Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 20116
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Mensajepor Assia » Jue 07 Feb, 2019 4:44 am

'' NO ES POR MALDAD'' Pilarica, pero tu, no dices la verdad sobre el pobre crio Julen. La Campo no lo hubiera salvado. Julen esta muerto y nadie podra devolverle la vida. PERO JULEN MERECE QUE SE LE HAGA JUSTICIA Y HASTA EL PRESENTE. NADIE PARECE QUE ESTE INTERASADO A HACERLE JUSTICIA A JULEN. LA GUARDIA CIVIL CREE QUE TODOS MINTIERON EN LAS PRIMERAS DECLARACIONES, PERO NADIE HA SIDO IMPUTADO POR ESE ''ACCIDENTE'' Espero que alguien sea impuitado pronto y se le haga justicia a Julen.

Avatar de Usuario
Invitado

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensajepor Invitado » Jue 14 Feb, 2019 2:52 am

Imagen
NO ES POR MALDAD / Pilar Eyre

Un consejo para Anabel Pantoja


Anabel Pantoja

¡Misterio en el clan Pantoja! ¡Lo que hoy es Anabel, ayer lo fue Sylvia! Cuando murió Paquirri, los periodistas nos acercábamos a la casa de Isabel Pantoja para ver a una chica muy mona, con las cejas muy gruesas, empujando un coche en el que iba el entonces Paquirrín y hoy Kiko Rivera. Le preguntábamos cómo estaba su prima (la madre de Sylvia era hermana del padre de Isabel) y nos contestaba con suave acento: “¡Digo! ¿Pues cómo va a estar? Destrozaíta”. Las primas eran uña y carne, Sylvia vivía con Isabel y como además cantaba bonito, quiso dedicarse a la música. Pero una mano negra le impedía despuntar, así que decidió emigrar a México. Antes de partir, le suplicó a su amiga Lina, la modista de los trajes de flamenca, que hablara con su prima, que ya no se le ponía al teléfono, “explícale lo desesperada que estoy, a ver si me echa una mano”. Mientras le probaba un vestido, Lina transmitió el recado a Isabel, que contestó secamente: “Dile que no te has atrevido a pedirme nada, esta conversación no ha existido, ¡no quiero saber más de ella!”. Una vez coincidí en televisión con Sylvia Pantoja, le preguntamos qué había pasado y nos contestó melancólicamente: “Isabel dejó de hablarme no sé por qué… Me acuerdo mucho de lo que nos queríamos”. Un consejo para Anabel. No cantes. Créeme, bonita.

■ ■ ■

Arturo Fernández

¡No lo invitaron a los Goya! ¡A nuestro actor más longevo y prolífico! Hablo de Arturo Fernández, la mejor voz de nuestro teatro. El 21 de febrero cumplirá noventa años y sobre un escenario sigue negándose a utilizar micrófono. “Solo se habla de mí por mis problemas con Podemos”, me dice con cierta tristeza. Le pido que me lo aclare: “No es cierto que no quiera actuar donde están ellos, son ellos los que no quieren que actúe”. “Pero no pueden prohibírtelo, tú eres empresa privada”. “Sí, pero en Cádiz, por ejemplo, solo hay teatros de propiedad municipal y el ayuntamiento de Podemos me niega el permiso para utilizarlos, aunque conmigo ganarían dinero, porque voy a taquilla”. Le sugiero que quizás ya no gusta la comedia ligera y se alborota con razón: “¡Pero si estoy en Sevilla, más de un mes, llenando todos los días! Lo que no gusta es que me manifieste públicamente como hombre de derechas. ¡Esto es sectarismo puro y duro!”. Y yo me emociono y tengo ganas de abrazarlo, porque su voz y su rabia no tienen un día más de veinte años.
■ ■ ■

Rafael Nadal

¡Rafael Nadal, duque de Manacor y grande de España! Con motivo de su boda, se ha reactivado la petición al Rey, que se inició hace dos años en una plataforma digital. Felipe VI no solamente no ha concedido títulos en sus cuatro años de reinado, sino que ha suprimido uno por mala conducta: ¡el de su hermana Cristina! Su padre, sin embargo, creó 47 distinciones nobiliarias, aunque le quedó la espinita clavada de no haber ennoblecido a su amigo Julio Iglesias, que tanto lo deseaba.

Una persona del círculo de Rafael Nadal me dice: “Nunca habla de eso, sigue siendo el mismo chico sencillo que conocí hace veinte años… El otro día estuve comiendo con él y se levantó para hacerse selfis con todos los que se acercaron a la mesa. Nosotros le decíamos: ‘deja a esos pesados’, y él nos reñía, es el tío más educado y responsable del mundo”. Y me suelta con una risita: “Lo de la boda lo sabía mucha gente, lo que nos extraña es que no os hayáis enterado antes…”. Ay, duele. Mucho.




Sí,pero...
GEORGINA RODRÍGUEZ

Georgina, no me caes muy bien. Eres sosa, rara, me pareces solo una figura de atrezo al lado de Cristiano Ronaldo. Nunca he entendido tu papel sumiso, de jarrón chino…

Sí, pero…

He escuchado hablar a tus familiares en televisión, entre espumarajos de rabia asesina: “La llamamos para decirle que sabíamos que estaba con un futbolista millonario y que nos enviara mil euros y se negó. Es una sinvergüenza y vamos a contar de ella lo más grande. ¡Vamos a destruirla!”. ¡Me dio miedo, no la persona en cuestión, sino ver a qué niveles de odio puede llegar la raza humana!

Georgina, no hagas caso a los que vociferan “es sangre de nuestra sangre”; cuando esa sangre está tan podrida, mejor sajar de un tajo certero y partir de la nada con una familia creada por ti. Me das mucha pena, niña.


Avatar de Usuario
Invitado

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensajepor Invitado » Mar 19 Feb, 2019 2:36 am



Belén Esteban

"Belén Esteban, en su primera entrevista en televisión –hace diecinueve años–, ¿cómo estuvo?”, pregunto a Ximo Rovira, el mítico presentador de ‘Tómbola’ de Canal Nou, que desvirgó –metafóricamente hablando– a la princesa del pueblo cuando casi nadie la conocía. “¡Quizás el personaje más potente que he visto!”.

Todo empezó con una llamada al teléfono de aludidos una semana antes. “Fue inesperado. Quería contestar a algo que se había dicho en plató y nos la pasaron en directo. Primero estábamos distraídos. Pero, poco a poco, empezamos a quedarnos alucinados. ¡Era una bomba! Se mostró natural y espontánea, con ese punto altivo que sigue teniendo. ¡Nos deslumbró y la llamamos para que viniera a la entrevista del sofá!”. ‘Tómbola’ era un territorio hostil para el clan Janeiro.

Pregunto si se la notaba nerviosa. “¡Qué va! Estaba muy cómoda. Nos ganó a todos con esa mezcla de autenticidad e inocencia que solo tiene ella, y que sigue conservando”. El programa lo vieron diez millones de personas, y Ximo –que ahora es un reconocido y prestigioso hombre de radio– no puede evitar una punta de nostalgia: “Guardo muy buen recuerdo de aquella noche. Y me gustaría pensar que a ella le pasa lo mismo”.

■ ■ ■

Infanta Pilar

Don Juan Carlos está muy preocupado por la salud de su hermana Pilar, su confidente y su mejor amiga. ‘Doña Pi’ –un nombre que ella detesta– no es, sin embargo, una persona afable. A mí, en concreto, me tiene una tirria descomunal. Pero yo la admiro porque ha sido una rebelde y merece ella sola una biografía que nadie ha escrito aún. Y valiente.

Tiene una condecoración portuguesa por su actuación heroica en el derrumbamiento de la estación Cais do Sodré de Lisboa, aunque su madre confesaba con resignación que era un cardo borriquero porque se negaba a ponerse falda y maquillarse. En el crucero Agamenón, fue su propio padre el que bajó a puerto, compró una barra de labios, le sujetó la cabeza y le pintó la boca, aunque la infanta daba alaridos descomunales.

Se casó enamoradísima con el apuesto duque de Badajoz. Vivieron con estrecheces en un pisito que les alquiló el bailarín Antonio. Y cuando su marido murió, dijo con entereza: “Tengo que ser fuerte por mis hijos”. Varios años después, se la relacionó en la radio con un importante empresario. Pero llamó indignada para decir que era mentira. Aunque todas las mañanas habla con Juan Carlos, no se trata ni con sus sobrinos ni tampoco con Sofía. Y como lee todo lo que sale sobre ella, en estos momentos estará despotricando sobre “esa señora que solo escribe bobadas sobre nosotros”. Espero que se recupere pronto, infanta.

■ ■ ■

Brad Pitt

¡Semental! ¡Vino a España, y donde puso el ojo, puso la bala! ¡Estoy hablando de Brad Pitt! A los nombres conocidos –hola, Makoke, querida amiga– tenemos que añadir, ahora, a una periodista –de momento– anónima, en Valladolid. Ocurrió durante la gala de la Seminci, en 1991, y lo contó el otro día Edu Galán en un acto muy serio, donde se homenajeaba al gran Raúl del Pozo. Edu conminaba a los colegas a salir de las redacciones. “Un grupo de estudiantes de periodismo decidió dar una vuelta ¡y una de ellas se tiró a Brad Pitt! ¡Se lo f… porque salieron!”. Brad, que estaba presentando ‘Thelma y Louise’ y tenía 27 años, bajó a tomar una cerveza al bar del hotel. Allí conoció a la chica, subieron a la habitación y, al final, el director del festival tuvo que sacarlo casi a rastras de la ciudad porque se negaba a irse. ¡No me extraña!




Sí,pero...
MASSIEL

ablé contigo hace poco.“Estoy tuerta de un ojo”, leo por ahí. “Tendrán que amputarle un pie”. Se habla de depresiones, de retiro… Me entristezco. Pero me digo que el paso del tiempo es inevitable y bla, bla, bla.

Sí, pero…

¡Te veo en televisión y estás como una rosa de Alejandría! Chispeante, burlona, con una memoria brutal, nos muestras lo que es una artista de verdad. Porque, en lugar de hablar de relaciones amorosas –eso tan pesado–, nos cuentas de Fidel Castro, Bertolt Brecht, Tierno Galván. Das un repaso a la historia de este país que tú has vivido en primera fila. Y, encima, estás guapa y tan vital que todos en el plató, desde Jorge Javier hasta Lydia Lozano, parecen figuras de cera. Que no se me enfaden los compañeros. Pero es que, cuando hay una estrella, hay una estrella.





Volver a “La Casa Real”