Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Mar 17 Mar, 2020 10:04 pm


Felipe VI renuncia a su herencia y akorrala a su padre

El Rey Felipe Vi lanzó un comunicado público desde la Casa del Rey renunciando a su herencia proveniente de su padre el rey emérito Juan Carlos I. El comunicado es una medida para paliar el impacto de la investigación llevada a cabo por la fiscalía hacia el monarca

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Mié 18 Mar, 2020 10:37 am

Gesto necesario, drama personal

Don Felipe se ha visto obligado a sacrificar la imagen de su padre para salvar la Monarquía y también la estabilidad de la democracia en medio de una gran tempestad política
17/03/2020
Pedro García Cuartango

Hay una frase de William Shakespeare en «El mercader de Venecia» que podría haber cambiado el destino del Rey Emérito: «El padre sagaz conoce el carácter del hijo». Don Juan Carlos no supo intuir la reacción de su Heredero cuando le nombró beneficiario de una fundación panameña llamada Lucum, que recibió 100 millones de dólares de la Casa Real Saudí hace años.

Ese desconocimiento o ese error de cálculo ha sido letal para el Rey Juan Carlos, que se equivocó al dar por hecho que su hijo aceptaría un dinero de procedencia dudosa y no declarado a Hacienda, con lo cual le hacía cómplice de un presunto delito. Don Felipe ha reaccionado con coherencia y rectitud al renunciar a esa herencia, poner los hechos en conocimiento del Gobierno y retirar la asignación oficial a su padre

Todo lo sucedido podría ser el argumento de un drama de Shakespeare como «El Rey Lear» o «Hamlet», dos obras maestras en las que el escritor inglés disecciona las complejas relaciones entre padres e hijos. En la primera, Lear castiga injustamente a su hija Cordelia, que es la única que realmente le ama y no busca beneficiarse de la herencia real.

Salvando las distancias, Don Felipe ha preferido renunciar a un patrimonio que no conocemos —todo evidencia que Don Juan Carlos tiene o ha tenido otras cuentas en Suiza— a cambio de preservar su honorabilidad personal, que es el principal activo del que dispone en unos momentos en los que los cimientos de las instituciones son más débiles que nunca.

La decisión de repudiar públicamente a su padre no sólo le blinda de futuros ataques y ayuda a preservar el futuro de la monarquía. Es una medida que evita una crisis del sistema democrático de imprevisibles consecuencias en un contexto en el que los movimientos independentistas buscan el menor pretexto para romper la Constitución y desestabilizar la convivencia

Yo nunca he sido monárquico ni lo seré jamás, pero prefiero mil veces vivir en una monarquía parlamentaria como las que existen en Europa que en una república africana o en una dictadura de las muchas que hay por el mundo. La Institución tiene en España toda la legitimidad puesto que fue votada por una inmensa mayoría de ciudadanos en 1978. Sería además injusto no reconocer los servicios prestados por Don Juan Carlos a la consolidación de la democracia tras la muerte del general Franco y a su papel en la Transición al margen de su conducta personal.

En este momento, resulta necesario recordar que el anterior monarca fue esencial en la recuperación de las libertades y en el impulso de un proceso democrático que hubiera fracasado si el Rey no hubiera apoyado la liquidación del régimen del yugo y las flechas.

Yo estudiaba en la Universidad de Vincennes en París cuando falleció el dictador en noviembre de 1975. Por aquel entonces, muchos veíamos en Don Juan Carlos un instrumento para la continuidad del franquismo. Pero nos equivocamos y afortunadamente la Transición fue un éxito, por mucho que ahora haya surgido un intento de algunas fuerzas políticas de cuestionar lo que se hizo en aquella etapa.

Pero si los ciudadanos estamos en deuda con el padre de Don Felipe por su papel en el advenimiento de la Democracia tras casi cuatro décadas de dictadura, todo indica también que Don Juan Carlos no ha sido ejemplar en su vida privada y, por ello, ahora tiene que pagar un precio que incluso puede parecer excesivo. No hay duda de que el obligado gesto de Felipe salva la imagen de la Monarquía, pero deja muy deteriorada la figura de su predecesor de cara al juicio de los españoles y de las generaciones venideras.

Lo que ha hecho Felipe VI, un hombre cabal y consciente de sus obligaciones, ha sido sacrificar a su padre para salvar la credibilidad de la institución, que hubiera entrado en una crisis de imprevisibles consecuencias sin atajar este problema. Y con ello ha apuntalado un régimen democrático en el que el consenso que suscita su figura es esencial. Su iniciativa era necesaria, pero ha sido muy dolorosa, como quien se amputa un brazo para evitar que la gangrena se extienda por el cuerpo.

El antecedente de Don Juan
Cuando se está al frente del Estado, la defensa de los intereses generales debe primar sobre los sentimientos y los vínculos familiares. Así lo entendió Don Juan, abuelo del actual Monarca, cuando renunció a sus derechos dinásticos en 1977 para que la monarquía se consolidara en España. Fue un gesto de una gran generosidad.

En aquella decisión, Don Juan sacrificó sus ambiciones personales en aras de un bien superior. En la adoptada ahora, Don Felipe ha tenido que matar simbólicamente a su padre para ser digno de las responsabilidades que ejerce. Algo que, sin duda, le ha generado un dilema moral en el que ha tenido que romperse algo muy profundo en su interior.

En un país donde los gestos de coherencia y de decencia son cada día más escasos, la decisión de Felipe VI tiene un carácter ejemplificador y pone en evidencia que no hay nadie por encima de la Ley, aunque la Constitución otorgue al monarca la inviolabilidad durante el ejercicio de su cargo.

Es obvio que no existe la posibilidad de exigir una responsabilidad penal al Rey, pero ello no le exime de una responsabilidad moral que es mucho más importante para ser digno de sus altas funciones. No hay duda de que en sus años de Reinado Felipe VI ha actuado con una ejemplaridad que le legitima y que resulta justo resaltar.

Cuando el Estado estuvo en peligro por la amenaza independentista, el Rey asumió la defensa de la Constitución y de la legalidad vigente. Y ahora ha adoptado una decisión muy dolorosa que probablemente nunca se perdonará en lo personal pero que era inevitable para salvar la monarquía y la legitimidad del sistema democrático, cuestionado hoy por fuerzas políticas que han olvidado los trágicos errores de nuestra historia y nos quieren conducir de nuevo a un escenario de odio y enfrentamiento.

El noble Gloucester se lamenta en «El Rey Lear» de sus acciones y afirma que fue el diablo el que le confundió. El gran enigma es por qué Don Juan Carlos se arriesgó a tirar por tierra todo su legado al sucumbir a las tentaciones del dinero. No hay una respuesta para ello, pero Don Felipe tendrá que pilotar la nave con una gran habilidad si no quiere naufragar en la tempestad que se ha desencadenado.

https://www.abc.es/espana/abci-pedro-ga ... ticia.html

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Mié 18 Mar, 2020 12:59 pm


Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Mié 18 Mar, 2020 4:56 pm


Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Jue 19 Mar, 2020 2:51 am

Imagen


Inviolable

Un jefe del Estado republicano es un ciudadano responsable ante sus conciudadanos cuando deja el cargo; un jefe del Estado monárquico no es un ciudadano, es soberano, es irresponsable y vitalicio

José María Mena

El coronavirus ha irrumpido en nuestras vidas de tal modo que ha dejado en un olvido provisional todas las noticias que hace 15 días parecían importantísimas. Las noticias sobre Corinna zu Sayn-Wittgenstein parecía que eran de relevancia definitiva. No todos los días la fiscalía de Ginebra investiga un presunto asunto de blanqueo de capitales relacionado con un rey. No todos los días la realidad confirma los rumores históricos de forma tan clamorosa. No todos los días aparecen en un mismo relato, con tintes de sainete, finanzas regias, espías oficiales, el inefable y temible excomisario Villarejo y la examiga entrañable (suponemos que exentrañable) de un exmonarca exinviolable.

Ya ha habido quien plantea cuestiones relacionadas con el presunto blanqueo, su entidad jurídico-penal, y en el supuesto de que constituyera delito, su autoría. Y, necesariamente, esta cuestión lleva a otra: la eventual e hipotética posibilidad de que en España se haga lo que ya se ha iniciado en Ginebra.

La primera duda se plantea porque las Constituciones de las democracias monárquicas europeas siempre recogen el criterio histórico de la inviolabilidad del monarca, pero siempre lo hacen añadiendo que los actos del rey deben estar refrendados por el gobierno. Así está establecido en la Constitución belga, holandesa y sueca. Y la danesa, además, todavía habla de la sagrada persona del rey. En España todas las Constituciones monárquicas del siglo XIX mantenían similar fórmula de irresponsabilidad del rey. Y Franco, enemigo de las Constituciones, se autoproclamó responsable únicamente “ante Dios y ante la historia”. Son los restos, más o menos descarnados, de una institución de la Edad Media.

En Francia hace tiempo que acabaron con ese vestigio medieval, inaugurando una nueva era histórica en la que los jefes del Estado no eran sagrados e inviolables. El Presidente de la República francés no puede ser acusado durante su mandato, quedando suspendidos todos los plazos de prescripción, de modo que los procedimientos contra él podrán reanudarse o iniciarse un mes después del cese de sus funciones. En Alemania la Ley Fundamental establece que la Cámaras legislativas pueden acusar al Presidente Federal ante la Corte Constitucional Federal no solo por violación de la norma constitucional sino también de cualquier otra ley federal. Incluso está previsto el cese cautelar desde que se presente la acusación. En Italia el Presidente de la República no es responsable de los actos realizados en el ejercicio de sus funciones. Por cualesquiera otros actos responde ante el Tribunal Constitucional junto con un jurado. En Portugal el Presidente de la República responde por sus actos realizados en el ejercicio de sus funciones, ante el Tribunal Supremo, y por los delitos ajenos a sus funciones responderá ante los tribunales ordinarios al término de su mandato. En la Constitución republicana española de 1931 el Presidente de la República podía ser acusado por el Congreso ante el Tribunal Constitucional, y si este admitía la acusación el Presidente era cesado.

En España, hoy, la persona del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados por los representantes políticos correspondientes. Todavía hay quienes pretenden minimizar las diferencias entre la jefatura del Estado monárquica y republicana. Pero, evidentemente, esa diferencia es diametral. Un jefe del Estado republicano es un ciudadano responsable ante sus conciudadanos cuando deja el cargo, y en algunos países incluso durante su mandato. Un jefe del Estado monárquico no es un ciudadano, es soberano, es irresponsable y además su cargo es vitalicio.

Por eso en España el problema se planteó con la abdicación. Al día siguiente Juan Carlos de Borbón no era rey, ya no era inviolable, y había actos privados realizados durante su mandato, y otros posteriores, que estaban bajo sospecha en los rumores de la corte, y más tarde también han resultado sospechosos en Ginebra. El gobierno de Rajoy se apresuró a atender al rey emérito en peligro, modificando la ley en menos de un mes, dándole al soberano emérito y a su mujer un fuero especial ante el Tribunal Supremo. Tener este fuero no quiere decir que sea inviolable, pero parece que le arropa bastante frente a las sospechas de finanzas blanqueadoras que, según Corinna, realizó tras la abdicación. Pero, ¿y los actos privados similares, sin refrendo político, realizados durante su mandato? Pues muy sencillo, o interpretamos que no son actos propios de un rey sino de un financiero privado con más o menos escrúpulos, de los que sería plenamente responsable, o nos resignamos a tener una Constitución con un último rescoldo medieval, que algún día habrá que apagar.

José María Mena fue fiscal jefe del TSJC.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Jue 19 Mar, 2020 2:58 am


Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21993
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Assia » Jue 19 Mar, 2020 3:26 am

Bueno Invitado, a mi me gustaria que antes de juzgar a la reina Isabel II leyeras 1 de sus biografias. Y si no quieres leer su biografia, puedes leer la entrevista que el gran escritor Perez Galdos, le hizo a la mencionada reina en Paris. Se puede encontrar muy facilmente (la entrevista) en GOOGLE. Hizo muchas cosas malas y ella mismo lo reconece pero como ella mismo dice: '' SI UNOS POLITICOS ME ENCENDIAN LA LUZ, OTROS POLITICOS ME LA APAGABAN'' En el mismo GOOGLE encontraras '' ISABEL II DE ESPANA LA REINA MAS DIFAMADA'' y ya sabemos lo que quiere decir ''difamar''

PD Por otra parte lei en tono humoristico que '' ESPANA NO PUEDE VIVIR SIN LOS BORBONES'' Si echan a 1 Borbon por muchos anos que tarde los Borbones vuelven otra vez a Espana.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Vie 20 Mar, 2020 1:31 am

Imagen

Inviolables

Jordi Sedó

Asistí atónito la semana pasada al «no» perpetrado por la derecha y por el PSOE ante la petición de ERC, Unidas Podemos y el Grupo Plural, donde se integra JxCat, de creación de una comisión de investigación en el Congreso sobre los 100 millones de dólares que el rey emérito podría haber cobrado en comisiones y que aparecieron en un banco suizo, caso que está siendo investigado tanto por la Fiscalía Anticorrupción como por el ministerio público en el país helvético. Lo mismo se podría decir de una presunta donación que Juan Carlos I habría hecho a Corinna zu Sayn-Wittgenstein y que apareció en las Bahamas.

Tampoco es que podamos esperar mucho más del PSOE y de los partidos de la derecha, pero lo que más sorprende de ese «no» es la razón que se ha esgrimido para rechazar de plano esa comisión, que es, ni más ni menos, que el Rey es inviolable según la Constitución.

Mi formación en derecho es escasa. Más bien, nula. Sin embargo creo poseer un sentido común homologable al del resto de los mortales y eso me llevó a consultar el capítulo de la Carta Magna donde aparece, efectivamente, que el Rey es inviolable.

En el artículo 56.3, se puede leer: «la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64 […]». Y en el artículo 64.2, dice, efectivamente, «De los actos del Rey serán responsables las personas que los refrenden».

En ninguno de estos dos artículos, que son los que arrojan luz sobre la responsabilidad del Rey, dice explícitamente que la inviolabilidad del Rey se refiera estrictamente a los actos de Estado, pero, de su lectura, aplicando aquel sentido común al que antes me refería, se colige que esa inviolabilidad se refiere, efectivamente, a aquellos actos de Estado que el Rey hubiere llevado a cabo refrendados por alguna persona con atribuciones para hacerlo, que es quien, según la Constitución, debe asumir la responsabilidad; y, de ninguna manera, se refiere a actos no refrendados por nadie como parece ser el caso de los 100 millones o la supuesta donación a Corinna. ¿O es que sí hay alguien que haya refrendado esas presuntas transacciones dinerarias y la consiguiente fuga del correspondiente capital a Suiza? Porque si es así, que salga a la luz por favor.

El texto constitucional no dice tampoco que actos delictivos que el Rey supuestamente hubiera llevado a cabo hayan de quedar impunes, sino que, según yo entiendo, se infiere que su inviolabilidad se basa en que la responsabilidad se traslada a los que refrendan sus actos. Lo que está claro es que esa responsabilidad, si hay delito, no puede extinguirse como la llama de una cerilla.

Por tanto, soy del parecer que sí se puede exigir esa responsabilidad. Al rey emérito o a los que hayan refrendado ese acto, si es que los hay, que no creo… ¿O es que, en virtud de esa inviolabilidad, el Rey podría permitirse llevar a cabo actos delictivos de manera impune? Pongamos por caso, siempre en el ámbito de los supuestos, abusos sexuales a menores, un asesinato o un acto de apropiación indebida. ¿Debo entender que un Rey español, amparado por la Constitución, no tendría que responder por esos actos en el caso –y siempre, naturalmente, en el ámbito de los supuestos– de que los cometiera?

Según yo entiendo, de acuerdo con el texto constitucional, esa posibilidad no se contempla, a mi entender, porque cae por su propio peso que el Rey, como cualquier otro español, debe estar sujeto a las leyes del país del cual ostenta la máxima representación. Pero, claro, yo no soy ducho en leyes y podría estar equivocado. Y pudiera ser que, efectivamente, el Rey tuviera carta blanca para delinquir. Pero es que, en ese caso, se impone una modificación inmediata de nuestra Constitución porque no sería de recibo que, en pleno siglo XXI, con todos nuestros políticos apelando con frecuencia a la necesidad de preservar la igualdad entre todos los españoles, se permitieran tales licencias al español que ostenta la representación del Estado.

Y, en cualquier caso, lo que seguro que no prohíbe la Constitución es que se efectúe una investigación, aunque luego, en virtud de esa inviolabilidad devenida impunidad, no pudiera tener consecuencias penales. Porque entiendo que los ciudadanos tenemos derecho a saber. Y lo digo tanto en un sentido como en el otro. Porque, de esa investigación, podría resultar que se demuestre que el rey emérito, efectivamente, haya cometido el delito del que le acusan, pero también podría resultar lo contrario. Y los españoles deberían saber la verdad, tanto si es una como si es la otra.

Mientras escribo este artículo, salta a los medios otro posible escándalo de corrupción en la Corona, esta vez con el Rey Felipe VI como protagonista, que, presuntamente, podría ser un segundo beneficiario de un fondo de 65 millones de euros en paraísos fiscales que el rey emérito habría recibido como regalo de Arabia Saudita. Cierto es que el Rey ha reaccionado con rapidez manifestando no ser conocedor de ello y rechazando la herencia de su padre y cualquier bien procedente de actos ilegales o ilegítimos. Pero eso no pasa de ser un gesto, un mero brindis al sol porque para rechazar una herencia, hay que haberla recibido previamente. Cuando llegue el momento, veremos… Sin embargo, no se puede negar al Rey la valentía de reconocer tácitamente la culpabilidad de su padre.

La monarquía es una institución caduca que se sostiene gracias a valores que no son de este siglo. Los tronos, las cabezas coronadas, las reverencias, la pompa, los tratamientos especiales y, sobre todo, su pervivencia al margen de las urnas y de la voluntad de los ciudadanos, esa sucesión automática por vía hereditaria, son signos que nos muestran la distancia que hay entre esa institución y las democracias occidentales del siglo XXI.

El artículo 57.1 de la Constitución, por ejemplo, establece que la Corona es hereditaria y que «La sucesión al trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos». Es decir, establece un orden de preferencia que no prima ningún valor que se pueda considerar, en realidad, un mérito para ostentar dignamente la representación del Estado, sino elementos tan vaporosos y poco relevantes como el sexo, la edad o el grado de parentesco, que no contienen ningún valor en sí mismos. Medioevo en estado puro.

Pero es que, además, según el artículo 57.4, «Aquellas personas que, teniendo derecho a la sucesión en el trono, contrajeran matrimonio contra la expresa prohibición del Rey y de las Cortes Generales, quedarán excluidas en la sucesión a la Corona por sí y sus descendientes». Es decir que la institución puede constitucionalmente entrometerse en la vida privada y en las decisiones personales de los posibles sucesores al trono y, no contenta con eso, castiga también a sus descendientes como si de una especie de pecado original se tratara. Más medioevo.

Por otra parte, el artículo 59.4 establece que para ejercer la Regencia hay que ser español, lo que me parece una arbitrariedad innecesaria. Pero es que el 60.1 va más allá todavía, ya que exige que, en caso de muerte prematura del Rey, el tutor del Rey menor sea no sólo español, sino español de nacimiento, otra arbitrariedad que no tiene ninguna razón de ser, sino el nacionalismo español.

Creo que todo lo que se relaciona con la monarquía española y la monarquía misma tienen que ser sometidos a una revisión profunda bajo parámetros democráticos, porque me temo que la Constitución española, que en su día fue refrendada por una mayoría de españoles aterrorizados por el rumor de sables que se percibía como música de fondo en 1978 y que se agarraron a ella como a un clavo ardiendo, hoy no obtendría, ni mucho menos, los votos suficientes como para seguir siendo el árbitro de todos los conflictos que se producen en el Estado, que son muchos y muy graves.

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Vie 20 Mar, 2020 4:48 pm

Banderas en homenaje a los muertos del coronavirus en respuesta a las caceroladas

La Unión Monárquica de España invita a colocar enseñas con crespón negro en recuerdo de los fallecidos por la epidemia


Imagen
Bandera con crespón en homenaje a los fallecidos por la epidemia del coronavirus -

Almudena Martínez-Fornés

MADRID 20/03/2020

En respuesta a las caceroladas contra la Corona convocadas por la izquierda radical, la Unión Monárquica de España ha puesto en marcha una iniciativa, apolítica, con la que se pretende rendir homenaje a todas las personas fallecidas por el coronavirus, que en plena epidemia ni siquiera pueden ser despedidas como se merecen por sus seres queridos.

La iniciativa lleva por lema «Tu bandera en tu balcón» y consiste en colocar la enseña nacional con un crespón o un lazo negro todos los domingos o de forma permanente en recuerdo de los muertos por el Covid-19.

El presidente de la Unión Monárquica de España, Joaquín Corominas, explica que con esta iniciativa «queremos unir a todo el pueblo español, uno de los más solidarios del mundo y que ahora, más que nunca, debe estar unido».

https://www.abc.es/espana/casa-real/abc ... ticia.html

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Vie 20 Mar, 2020 4:53 pm

España recibe medio millón de mascarillas «gracias al apoyo del Rey»

Don Felipe ha dado las gracias este viernes a Jack Ma, fundador del Grupo Alibaba, por el envío del material


El Rey ha agradecido en la mañana de este viernes a Jack Ma, fundador del Grupo Alibaba, la donación de 500.000 mascarillas a España para ayudar a luchar contra la expansión del coronavirus. Dicha donación ha sido posible, según un comunicado de la Fundación Jack Ma, «gracias al apoyo de Su Majestad el Rey y en estrecha colaboración con los Ministerios españoles de Sanidad, Consumo y Bienestar«, cuya acción fue crucial para obtener una rápida respuesta y la entrega del material sanitario.

En el comunicado, las Fundaciones Jack Ma y Alibaba añaden que el primer envío de las 500.000 mascarillas llegaron a Zaragoza el pasado miércoles día 17 procedentes del aeropuerto de China, y que el resto del material llegará en los próximos días.

La donación forma parte de las iniciativas puestas en marcha por la Fundación Alibaba y la Fundación Jack Ma para ayudar a las zonas del mundo más afectadas afectadas por el coronavirus. Además de la distribución de material sanitario, estas iniciativas incluyen equipos médicos y fondos para investigar tratamientos contra el Covid-19.

https://www.abc.es/espana/casa-real/abc ... ticia.html

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Vie 20 Mar, 2020 5:09 pm

Invitada escribió:[b]España recibe medio millón de mascarillas «gracias al apoyo del Rey»

¿No se estará llevando Preparao una modesta comisión por su "apoyo"?

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Vie 20 Mar, 2020 7:31 pm


Por qué le hicieron cacerolada al Rey por su discurso

El rey Felipe Vi dio un discurso sobre la crisis sanitaria el miércoles pasado en directo, en vivo. analizamos el lenguaje gestual y puesta en escena. Así como una comparativa con el discurso de la reina Isabel II a través de su canal oficial en rrss

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 21 Mar, 2020 3:20 am

Imagen
FELIPE VI REY
Designado como beneficiario segundo de los 100 millones de dólares que la monarquía saudí entregó presuntamente a Don Juan Carlos.
DOÑA LETIZIA ESPOSA
Mantiene una relación pésima con sus dos cuñadas, Elena y Cristina, según se ha podido comprobar en varios actos públicos.
INFANTA ELENA HERMANA
La más próxima a Don Juan Carlos y su “ojito derecho”. Su alto tren de vida está amenazado por la decisión de su hermano de rechazar la herencia.
INFANTA CRISTINA HERMANA
La esposa de Iñaki Urdangarin, la más independiente de los tres hijos de Don Juan Carlos y Doña Sofía, aunque se ha aproximado a ellos.
DON JUAN CARLOS PADRE
Caído en desgracia debido al escándalo por los 100 millones de dólares donados por la monarquía saudí, a los que Felipe VI ha renunciado.
DOÑA SOFÍA MADRE
Mediadora entre todos los conflictos entre Don Juan Carlos, sus hijos y sus hijos políticos, últimamente también se ha vuelto a aproximar al Emérito.

EL PARAGUAS ECONÓMICO EN LOS MOMENTOS DIFÍCILES DE LAS INFANTAS ELENA Y CRISTINA

El ‘repudio’ económico de Felipe VI hacia su padre pone en una situación complicada a la hija mayor del Rey emérito, la que siempre ha sido su ‘ojito derecho’ y una fuente de desvelos desde su infancia. La mala relación de Doña Letizia con sus dos cuñadas amenaza así el alto tren de vida al que están habituados Elena y sus dos hijos, Froilán y Victoria Federica, dado que Don Juan Carlos siempre ha velado económicamente por sus familiares más allegados, de sus hermanas a sus hijas.

CONSUELO FONT

INFANTA CRISTINA
YA NO ES LA ÚNICA CAÍDA EN DESGRACIA

Considerada una ‘apestada’ en Zarzuela, su relación con el Rey emérito había mejorado últimamente.

CONSUELO FONT


EL REPUDIO DE DON FELIPE A SU PADREprobablemente habrá traído malos recuerdos a la Infanta Cristina, pues pasó por un trago similar en junio de 2015, cuando su hermano le despojó del ducado de Palma tras ser condenada junto a Urdangarin a la pena de banquillo por el caso Nóos. Considerada una apestada, Zarzuela trazó un cordón sanitario, que algunos atribuyen a la influencia de la Reina Letizia, cuya relación es pésima con su cuñada. Sin embargo, el actual escándalo protagonizado por Don Juan Carlos tiene para ella una parte positiva, como es la de no ser ya el único miembro de su familia caído en desgracia por su comportamiento “poco ejemplar”.

A diferencia de la Infanta Elena, la relación entre Cristina y su padre no ha sido un camino de rosas. De carácter mas frío, la ex duquesa de Palma, según allegados a la familia real, “era la más independiente, siempre fue más a lo suyo, postergando a su familia”. Algo que demostró en 1992 cuando, pese al disgusto paterno, se afincó en Barcelona, pues su corazón entonces latía por Álvaro Bultó, el fallecido aventurero catalán. Lo volvió a demostrar cuando en 1996 conoció a Urdangarin en los Juegos Olímpicos de Atlanta y pese a la oposición de Don Juan Carlos, amenazó con irse a vivir con él si no daba luz verde al compromiso. De nuevo desoyó las consignas paternas cuando apoyó a Iñaki en su decisión de dedicarse a los negocios tras dejar el balonmano, que Don Juan Carlos, quizá por experiencia propia, consideraba arriesgada para un yerno.

La etapa mas difícil fue cuando, con Urdangarin ya imputado y con el caso Nóos sangrando la imagen del monarca, la Infanta, pese a las súplicas paternas, se negó tanto a desmarcarse de su marido como a renunciar a sus derechos al trono, gesto que hubiera proporcionado un balón de oxigeno a la institución. Tras la abdicación, los dedos acusadores se dirigieron a la Infanta, pues Nóos abrió la espita por la que empezó a hacer aguas la monarquía de Don Juan Carlos, que acabó de hundir la irrupción de Corinna Larsen tras la crisis del elefante de Botsuana.

A partir de ahí, se abrió una sima entre padre e hija, pese a que tanto Doña Sofía, que siempre apoyó a Cristina, como la Infanta Elena, convertida en incondicional de su hermana, intentaban mediar. Algo que dio frutos cuando Don Juan Carlos viajó a Ginebra por el 50 cumpleaños de Urdangarin en enero de 2018. Con Iñaki en prisión, Cristina empezó a normalizar sus relaciones familiares, participando en un posado familiar con los Reyes en el 80 cumpleaños de Doña Sofía, al que acudió con sus cuatro hijos. En abril de 2019, el emérito viajó a Alemania junto a Doña Sofía y sus hijas para presenciar un partido de balonmano de su nieto Pablo. Coincidió con la decisión entonces secreta de Don Felipe de renunciar ante notario a los sospechosos fondos que pudieran provenir de su padre. La operación castigo contra Don Juan Carlos, que en junio abandonó la vida oficial, estaba en marcha.



A PRIMERA HORA DE LA MAÑANA del pasado viernes, 13 de marzo, en vísperas del estado de alarma decretado por el Gobierno por la crisis del coronavirus, Don Juan Carlos abandonaba el domicilio de la Infanta Elena en el asiento de copiloto de su coche. Lo hacía, según testigos, por el garaje del edificio, ubicado en el madrileño barrio del Niño Jesús. La gran incógnita es ¿por qué buscó refugio el padre de Don Felipe en el hogar de su primogénita? La respuesta llegó dos días después, el domingo, en ese durísimo comunicado que emitió Zarzuela, donde el Rey Felipe decidió repudiar públicamente a su padre. Lo hizo tras la información del diario The Daily Telegraph de que aparecía como segundo beneficiario sin su consentimiento de la fundación offshore Lucum y también como titular de la cuenta desde la que se hizo la presunta donación de 100 millones de dólares por la monarquía saudí al emérito. En los estatutos de la fundación figuraba que Don Felipe tenía que mantener durante toda su vida al resto de la familia real y satisfacer las peticiones que pudieran hacerle Doña Sofía y las Infantas. Pero Don Felipe no solo renunció a su herencia y a cualquier dinero que pudiera “no estar en consonancia con la legalidad”, sino que le despojaba de la asignación de 194.232 euros anuales que percibía de la Casa Real.

Un trago terrible para Don Juan Carlos, que a sus 82 años, con la movilidad muy mermada y convaleciente de su delicada operación en agosto de triple bypass aortocoronario, buscó consuelo en la que en el plano afectivo es su verdadera familia: la Infanta Elena y sus hijos, Froilán y Victoria Federica. Tanto es así, que tras su abdicación, una de sus mayores preocupaciones ha sido la situación de desamparo en que quedaban sus hijas, sobre todo Elena a la que, tras su divorcio de Marichalar y la tensa relación que mantiene con su ex, se ve muy sola en la crianza de Froilán y Victoria Federica, que no son chicos fáciles. Elena, que junto con Cristina fue apartada de la familia real y de los actos oficiales tras la proclamación de su hermano en junio de 2014, mantiene una relación distante con el Rey Felipe y, sobre todo, con su cuñada Doña Letizia.

Según revela un allegado al emérito, “Don Juan Carlos teme que cuando él desaparezca, peligre incluso el trabajo de Doña Elena en la fundación Mapfre. Cristina al fin y al cabo, aparte de La Caixa, está blindada en la fundación Aga Khan, pues el soberano ismaelita es íntimo de su padre”. El futuro de las infantas y sus nietos es la gran preocupación que el emérito comparte con Doña Sofía, tanto que se considera el principal motivo del acercamiento que tuvo el matrimonio este 2019, en que han limado asperezas. Han aparecido juntos en varias ocasiones, solos y haciendo piña con sus hijas en lo que algunos han tildado de frente “anti-Letizia”. Con ellas se les ha visto en viajes como el de abril a Alemania para asistir a un partido de balonmano de su nieto Pablo Urdangarin, al que acudieron también su nieta Irene Urdangarin y la madre de Iñaki, Claire Liebaert, o en julio a una regata en Sanxenxo, que Doña Sofía pisaba por primera vez, acompañados por su primogénita.

Elena, la mas Borbón de los tres hermanos, ha sido el ojito derecho de su padre desde niña. Con él comparte aficiones como los toros, la caza, la vela y la buena mesa, algo que ha inculcado a Froilán y a Victoria Federica propiciando que se unieran a su abuelo y a ella en muchas de sus excursiones gastronómicas. Últimamente, dados los achaques de salud de Don Juan Carlos, Elena se ha convertido en su lazarillo, incluso se ha integrado en el clan de Sanxenxo, el circulo de vela paterno. Además su papel como mediadora en la familia ha sido fundamental tras el escándalo Nóos que enfrentó a Don Felipe y a la Infanta Cristina, y la tensión matrimonial que entre los eméritos se desató tras la irrupción en escena de Corinna Larsen, la ex amiga entrañable del Rey Juan Carlos. En su vendetta ha puesto al emérito al pie de los caballos ante la justicia, al desvelar la supuesta donación de 100 millones de dólares que le hizo el rey saudí Abdul Aziz al Saud y acusándole ante el comisario Villarejo de utilizarla como testaferro.

Pero también la Infanta Elena ha sido para Don Juan Carlos una fuente de desvelos, pues de pequeña sus travesuras ponían el alma en vilo a sus padres y a toda Zarzuela. Aún recuerdan el susto cuando se escapó a toda velocidad en un kart por los jardines y casi se asfixia al modo Isadora Duncan al engancharse su melena en una rueda. En la adolescencia, sorteó sus dificultades académicas con ayuda especializada y gracias a los desvelos de su tutor, Carlos García Revenga, a quien Don Juan Carlos premió nombrándole jefe de la secretaría de la Infanta. García-Revenga vigilaba tanto sus escarceos amorosos como que no cometiera deslices como fundar una empresa, Ginoscéfalos, siguiendo el ejemplo de Urdangarin, que fue clausurada sin llegar a operar.

Asimismo a raíz del divorcio de Marichalar, siguió funcionando el paraguas paterno, sobre todo en cuestión material. Lo que en 2008 le propició un trabajo en la fundación Mapfre como directora de proyectos socioculturales con un sueldo de 200.000 euros anuales, según se publicó entonces, que con el tiempo se han visto incrementados.

A eso sumaba la asignación que recibía de la Casa Real por sus actos institucionales que, aunque entonces era secreta, suponía cerca de 70.000 euros anuales. Dinero que, como la Infanta Cristina, dejó de percibir cuando su hermano eliminó a ambas de la familia real, pagando así Elena los platos rotos de Cristina por el escándalo Nóos. La ayuda paterna se materializó además en el piso de 500 metros que adquirió en el barrio del Niño Jesús, cuyo precio se calcula en 1,8 millones, por no hablar de la universidad en la que estudian Froilán y Victoria Federica, que asciende a 20.000 euros anuales por cabeza.

Pero el escándalo por los fondos de Don Juan Carlos en la fundación Lucum y otras entidades abre ante Elena de Borbón un incierto futuro, ya que se establecía que el segundo beneficiario fuera Don Felipe y si éste faltaba el dinero fuera a parar a las Infantas Elena y Cristina y a sus nietas Leonor y Sofía. Ahora, con el rechazo regio a esa multimillonaria herencia, el porvenir de la Infanta y sus hijos puede verse amenazado. ¿Se verán las Infantas también obligadas a renunciar? Porque es improbable que el Rey Felipe repita el rol protector de Don Juan Carlos, que siempre veló económicamente por sus hermanas, Pilar y Margarita, dada la relación distante que mantienen, marcada por la escasa química de la Infanta Elena con Doña Letizia.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 21 DE MARZO DE 2020

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Vie 27 Mar, 2020 5:30 pm

Imagen
Guillermo de Inglaterra con sus hijos en un foto de archivo

Queremos aplausos en el jardín de Zarzuela

Carlos García-Calvo



La imagen de los príncipes George, Charlotte y Louis de Cambridge, biznietos de Isabel II, aplaudiendo a todo el personal médico y sanitario británico en el jardín ha dado la vuelta al mundo. Las caras de los sonrientes y minúsculos Windsor han sido como unas inyecciones de optimismo en vena para paliar estos momentos tan difíciles.

Dicho esto, nos hacemos una pregunta: ¿Dónde están la Princesa de Asturias y su hermana la Infanta Leonor? ¿Como no vemos una imagen de ellas haciendo un 'beau geste' de este tipo? Imaginamos que están deseando hacer algo, pero el protocolo de su absurda existencia de descalzas reales a tiempo parcial, se lo impide.



Imagen
Me he desayunado hoy con el semanario "Point de Vue" que vuelve a los quioscos después de casi dos semanas de ausencia. Su 'cover story' (es decir, portada) algo sensacionalista que lleva días anunciando en las redes a bombo y platillo, está dedicado al Corinnavirus, con un retrato de la Larsen y sus labios pulposos con el título "Corinna y Juan Carlos, la historia de amor que hace temblar a la monarquía española".

El reportaje no aporta nada que no supiésemos del deprimente Corinnagate pero, en cambio, el artículo que lo precede dedicado a Felipe VI, "Un rey dentro de la tormenta" no podía ser más simpático y lisonjero. Le dan prioridad sobre uno en el aparecen reyes y príncipes herederos europeos trabajando desde sus hogares como Guillermo de los Países Bajos.

Imagen

La semana pasada aplaudirán la visita sorpresa del Rey al hospital de campaña montado en Ifema o su trabajo junto a la Reina en Zarzuela hoy. Esperemos que traiga fotos de la Princesa de Asturias y la Infanta Leonor, que aunque estén estudiando telematicamente, tendrán un momento para aplaudir.

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Lun 30 Mar, 2020 9:22 pm

PRENSA INTERNACIONAL

La prensa francesa pone a Felipe y Letizia como ejemplo ante el coronavirus

El trabajo de los Reyes en los últimos días no ha pasado desapercibido para 'Paris Match', alabando la visita de don Felipe a Ifema y el trabajo que están llevando a cabo desde Zarzuela


Imagen
Los reyes Felipe y Letizia, en una imagen reciente.

30/03/2020

El trabajo que están realizado los reyes Felipe y Letizia estos días dentro de los muros de Zarzuela no ha pasado desapercibido para la prensa internacional, especialmente para la francesa 'Paris Match', quien siempre suele tener hueco entre sus noticias para los soberanos españoles, sean más negativas o positivas, como en este caso, en el que no han dudado en alabar la labor de ambos frente al coronavirus, contando en su titular cómo se han movilizado completamente frente a la tragedia que azota nuestro país.

Desde el portal digital destacan la visita que hizo el rey Felipe a las instalaciones de Ifema para comprobar de cerca el funcionamiento del hospital de campaña que se instalaba unos días antes en tiempo récord, bien protegido por mascarilla y guantes como medida de prevención ante el contagio, además del trabajo que ha realizado desde su despacho, en una semana centrada en la crisis provocada por el coronavirus: "Tuvo contactos con varios ministros, representantes locales electos, autoridades militares, jefes de Estado extranjeros, así como con el equipo de gestión del mercado de distribución de alimentos más grande del país, los interlocutores sociales y las organizaciones sindicales".

Imagen
Así refleja la publicación francesa 'Paris Match' el trabajo de los Reyes.

En este caso, más acostumbrados a que Letizia cope los titulares y sus diferentes looks sean el tema principal de las noticias que suelen dedicar a los Reyes, su trabajo no se destaca tanto, debido a que ha sido mucho menos intenso por el periodo que ha tenido que pasar en cuarentena tras coincidir el pasado 6 de marzo con Irene Montero, quien daba positivo solo unos días después. Aunque tampoco lo dejan en el olvido, enumerando las reuniones telefónicas que ha mantenido con numerosas asociaciones, de las que hemos tenido conocimiento a través del Twitter de la Casa Real.

Así, con el titular "Felipe y Letizia se movilizaron por completo ante la tragedia", esta conocida publicación francesa pone su trabajo como ejemplo de buen hacer frente a la crisis del coronavirus, ante la que no se han quedado quietos, a pesar de que han paralizado por completo su actividad pública. Precisamente, su última aparición conjunta fuera de Zarzuela fue en París, en un encuentro con Emmanuel y Brigitte Macron para honrar a las víctimas del terrorismo, por lo que también sus nombres ocuparon numerosas cabeceras del país.
Imagen
Los Reyes, junto a Emmanuel y Brigitte Macron, el pasado 11 de marzo en París.

https://www.vanitatis.elconfidencial.co ... h_2524952/




Volver a “La Casa Real”