ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Vie 12 Abr, 2019 5:16 pm

Imagen
Elecciones Generales 2019
Sánchez ha acudido a 6 mítines del PSOE con el Falcon oficial desde que convocó elecciones

Desde la convocatoria electoral, el pasado 5 de marzo, Pedro Sánchez ha aprovechado en al menos seis ocasiones sus viajes como presidente del Gobierno, y por tanto con medios pagados por el Estado, para participar en mítines del PSOE. En estos casos, se desplazó en avión oficial y con personal y medios de La Moncloa.

Sánchez coordinó de esta forma la agenda para que sus compromisos como jefe del Ejecutivo y como líder del PSOE coincidiesen. En otras ocasiones, el partido prefirió sufragar el coste de un jet privado para evitar polémicas.

Así, un día después de que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicase el adelanto de los comicios, Sánchez participó en un mitin de los socialistas de Vitoria. Por la mañana había tenido una agenda repleta en Bilbao y San Sebastián, donde asistió a la apertura de la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático ‘Change the Change’, un acto en el que el presidente alabó los logros de su Gobierno en materia medioambiental, pese a estar expresamente prohibido por la ley electoral. Sus compromisos ese día incluyeron además una ofrenda floral ante la tumba de Clara Campoamor, también en San Sebastián, y la visita a la Real Academia de la Lengua Vasca, en Bilbao.

Imagen

El 13 de marzo, Sánchez ideó su itinerario como presidente con actos en Burgos y Gijón, donde asistió después a un mitin con militantes. Por la mañana, había visitado, como presidente, el Instituto Tecnológico de Castilla y León y la Catedral de Burgos y, ya por la tarde, el Centro de Atención Integral a Mujeres Víctimas de la Violencia de Género La Casa Malva, en la localidad asturiana. En Gijón estuvo acompañado además por la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.

El 25 de marzo, Moncloa coordinó distintos actos por Andalucía para que Sánchez acudiese, después, a un mitin en Málaga. La agenda de ese día incluyó una visita al Campus de Excelencia Internacional del Mar en Cádiz -provincia en la que concurre como cabeza de lista el ministro Fernando Grande-Marlaska- y al Oratorio de San Felipe Neri en Cádiz. Ya por la tarde, Sánchez estuvo en el Parque Tecnológico y el Museo Picasso de Málaga.

Un día después, repitió la táctica en Salamanca. Por la mañana, el dirigente socialista inauguró el Foro de la Organización Mundial de Turismo en el Parador de Turismo de Segovia y por la tarde se desplazó a Salamanca para, tras una visita a la Universidad y a una feria de ‘startups’ acabar ofreciendo un mitin con los socialistas de la provincia.

El 3 de abril participó en un acto de partido en Huelva, junto a la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz. Antes, había desplegado una intensa agenda en Sevilla, que incluyó un encuentro con el ex presidente de EEUU, Barack Obama, en el marco de la Cumbre Mundial de Turismo, celebrada en la localidad.

El pasado 9 de abril, visitó en León el Instituto Nacional de Ciberseguridad, para asistir, más tarde, a un mitin del PSOE en la localidad.

Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Vie 12 Abr, 2019 9:29 pm

Imagen
ImagenImagen :spain:

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21175
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Assia » Sab 13 Abr, 2019 3:44 am

Me duele en el alma que se siga homenajeando a Clara Campoamor y no se escriba la verdad. Nunca he leido (solo yo lo he comentado en este foro) que Clara Campoamor se largo de Espana en 1937 cuando la piel de toro de Espana samgraba por los cuatros costados en esa Guerra Civil Espanola. Es muy cruel olvidar a Victoria Kent, la mujer olvidada que tantas refomas buenas hizo en las carceles espanolas, Mientras, Clara Campoamor estaba en el exilio a salvo de los peligros y matanzas que habia en Espana, Victoria Kent estaba evacuando a crios desde Francia donde habia sido enviada por el gobierno de la II Republica (creo) como primera secretaria de la Embajada de Espana en Paris. Mientras, Clara Campoamor vivia en el exilio a salvo de todo peligro. Victoria Kent estaba siendo buscada por la Gestapo en Paris para ser devuelta a Espana. Fue 1 llamada anonima la que le dijo: '' VICTORIA, NO DUERMAS ESTA NOCHE EN TU PISO QUE LA GESTAPO IRA A DETENERTE'' Nunca supo Victoria quien fue el que la llamo para advertirle del peligro que corria. Victoria Kent rapidamente se exilio en La Embajada de Mexico en Paris donde permanecio 1 ano. Despues, tuvo que estar encondida 4 anos en Paris con identidad falsa en el piso de 1 mujer que le proporciono la Cruz Roja.

Hace ya algun tiempo la alcaldesa de Madrid, CARMENA AY CARMENA! comento que le haria 1 homenaje a Victoria Kent. Hasta la fecha, no ha habido ese homenaje a Victoria Kent y Victoria Kent sigue siendo ignorada y hasta desconocida por muchos espanoles. Mas de 1 vez en mis visitas a Espana cuando he preguntado a personas si sabian quien era Victoria Kent, o no habian oido hablar de ella o 1 Sra me dijo en el CORTE INGLES: '' Esa era la Sta. que no queria que la mujeres votaramos...'' Me enfurecio esa repuesta y le conteste que Victoria Kent solo queria aplazar el voto de la mujer y que de Sta, NADA DE NADA porque su padre era 1 sastre. Tanto me irrito que deje el dinero del cafe que me tome en el platillo y me fui por no seguir discutiendo.

Clara Campoamor NO PADECIO NADA DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPANOLA. SE LARGO DE ESPANA POR VENGANZA DE QUE NINGUN PARTIDO POLITICO LA QUERIA EN SU PARTIDO DE CANDIDATA. PERO CUANDO LA CAMPOAMOR, SE LARGO DE ESPANA EN 1937, EL GOBIERNO DE LA II REPUBLICA NECESITABA TODO EL APOYO DE LOS ESPANOLES REPUBLICANOS. De verdad que me duele que a esta fecha, se siga ignorando a Victoria Kent y se siga homenajeando a Clara Campoamor.

Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Dom 14 Abr, 2019 3:23 am

Y mira que podría haberse quedado de eterno veraneo

DAVID GISTAU




CON CAYETANA Álvarez de Toledo solíamos coincidir durante unos veraneos de los de la pérgola y el tenis. Nos juntábamos después de lavar de la piel el salitre, soltábamos a los niños en un prado, salíamos a cenar en muy agradable compañía y con el cárdigan de los relentes...

...montañeses que los conocedores de la ortodoxia norteña llevaban anudado al cuello. En aquellas cenas, siempre observaba una cosa de CAT. Mientras a su alrededor, con la coartada estival, todos nos esforzábamos por ser livianos y no dejar un solo golpe de ingenio sin reír, ella tenía algo ahí dentro, un radar con el que vigilaba el mundo, que no se apagaba ni le daba días de permiso jamás. Como un sentido arácnido que se pasaba la velada detectando agravios contra la libertad cometidos en unos confines del orbe demasiado remotos para quienes planeaban una chocolatada y un juego del pañuelo para el día siguiente, ya que iba a hacer mal tiempo y a la playa no se podría ir.

Aquella mujer, cuya cartografía moral, intelectual, lingüística y familiar abarcaba medio planeta y le permitía decidir de dónde deseaba ser –de dónde deseaba que fueran sus descendientes–, hizo algo increíble: desmentir a Cánovas. Es decir, pudiendo ser muchas otras cosas, eligió ser española. Más aún. Eligió ser una española para la cual los problemas del país y los genéricos de la libertad nunca dejarían de sonarle como un zumbido capaz de arruinarle hasta esas cenas de veraneo pensadas para decirse cuándo llegaste y cuándo te vas y tienes mejor cara que la que trajiste.

De ahí fluyó hacia una noción de la misión autoimpuesta que convierte su entrada en la vida pública, sin motivos alimenticios, en algo bien distinto al trinque mezquino de las criaturitas de aparato, que ni en la forma de hablar enseñan algo propio, característico, singular. Debo decir, y esto Cayetana lo sabe, que nunca comprenderé a aquellos que creen que un destino colectivo los aguarda para ser salvado; de igual forma que tampoco puedo entender a quien abandona un oficio, el del periodismo, que conserva destellos de su antigua belleza, para servir a un partido político y diluirse en esa alienante podredumbre jerárquica. Pero, obviamente, sobre su vida y sobre las llamadas de sus propios tam-tams decide ella. Y cualquier decisión que conlleve complicarse uno la existencia mediante la acción en lugar de quedarse en el puesto estático de amargo y de odiador merece admiración. Supongo que ella era consciente hasta del rencor social instantáneo, atávico, que desataría la irrupción nada menos que de una rubia blasonada. ¡En España!

El pasado jueves, después de que Cayetana continuara complicándose la vida en la montonera del odio de la Universidad Autónoma de Barcelona, le puse un mensaje para interesarme y sólo respondió: «Hemos entrado». Ni autocompasión ni lamentos ni descripciones de la turba. Vine a hacer algo y, pese a las patotas, pese al nacionalismo, pese a la violencia, lo hice; y por la puerta principal, parecía decir escuetamente. Me quedé pensando y, como conozco a la izquierda, la que está aliada con el buen salvaje nacionalista, creí que ese «Hemos entrado» tenía un peligro: podían igualarlo con el «Hemos pasao» de Celia Gámez, garbosas las tropas y llenas de cuplés. No, me dije, qué tontería, esta escena apabullante de violencia ejercida contra la libertad, nada menos que en el espacio universitario, no admite chorradas, ni siquiera de los intoxicadores habituales. Fue peor. En ese instante, la izquierda comenzó una feroz campaña de demolición de la víctima de ese acto para desacreditarla y postergar así las preguntas acerca de los monstruos políticos que fabrican para soltárselos al adversario, sin dejar por ello de hacerse los plurales y los exquisitos.

    Imagen
    Y AQUÍ, OTRA VEZ, EL ENEMIGO El ataque sufrido por Álvarez de Toledo demuestra dos cosas que marcan el porvenir español. Vuelven a estar vigentes los odios históricos que la Transición y la Democracia parecían haber atemperado. Y hay espacios públicos, cuando no pueblos, donde la presencia de un orador que no sea de izquierda o nacionalista se considera una provocación que legitima la violencia.

Avatar de Usuario
popurri

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor popurri » Lun 15 Abr, 2019 2:53 am


Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Lun 15 Abr, 2019 3:07 am


Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Lun 15 Abr, 2019 8:07 pm

Imagen

Feijóo frena a Abascal: Galicia se convierte en la 'zona oscura' de Vox

Santiago Abascal no tiene previsto visitar Galicia en su campaña electoral, según las previsiones iniciales. Será la única comunidad peninsular en la que no pronuncie un mitin

"Vox no tiene cabida en Galicia", sentenció Alberto Núñez Feijóo a principios de año. Así parece. Santiago Abascal no tiene previsto desplazarse a esta comunidad durante su campaña, salvo cambio de última hora en la agenda. El CIS le concedía un escaño por Pontevedra, la plaza en la que se presenta el general de División Antonio Budiño. Poco más.

Por la esquina gallega tan sólo se acerca Rocío Monasterio, la dirigente de Vox que ha cobrado particular protagonismo durante la precampaña. Y poco más. Abascal y su 'número dos', Ortega Smith, recorrerán todas las comunidades españolas menos Galicia. Un hecho que llama la atención en especial después de la actitud desafiante del presidente de la Xunta.

El objetivo prioritario de Vox es Andalucía, donde ya consiguió 400.000 votos en las autonómicas, factor clave para la defenestración de Susana Díaz, y donde confía en repetir un buen resultado, por encima de los 8 o 10 diputados que le predicen las encuestas.

Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Mar 16 Abr, 2019 12:24 am

ROJO

DAVID GISTAU




AUNQUE parezca mentira, hay gente que tiene pendiente el descubrimiento de la naturaleza violenta, claustrofóbica y regresiva del nacionalismo, su atmósfera contradictoria con la eclosión de la libertad. Así de difícil resulta retirar las credenciales de fotogenia izquierdista una vez que fueron concedidas. El pertinaz empeño de redimir el matonismo nacionalista, recurriendo a menudo al «Es que van por ahí provocando» de las minifaldas o a la ponzoñosa equiparación entre dos partes idénticas que se tendrían ganas la una a la otra –así de asquerosamente se está interpretando, en los medios de progreso plagados de absentismo moral, el estallido de violencia de esta campaña–, es un automatismo mental que tiene su origen en lo simpático que le pareció a la gauche-divine sacudirse la caspa posfranquista concediendo prestigio a las ideologías más lesivas con la condición de ciudadano libre que quedan en Europa.

No cabe esperar recapacitación. Ni siquiera ahora que ese bloque nacionalista olfatea una gran oportunidad consciente de sí y aliado con la izquierda que ha dislocado el ideal republicano hasta convertirlo en coartada de la antiespaña. No puede haber recapacitación porque la socialdemocracia tiene una necesidad instrumental de atraerse a esas pandillas aunque sea a costa de fingir que no se da cuenta de que, terrorismo aparte, ésta es la campaña más violenta desde las reminiscencias de pistoleros y bateadores de la Transición. Políticos democráticos, filósofos y profesores son agredidos en espacios públicos a los que acuden a hablar y la socialdemocracia busca una manera de culparlos a ellos de lo que les sucede. Para conservar inocente el monstruito necesario que va a meter en Moncloa.

Es una temeridad. Es una irresponsabilidad. Es una ceguera con tal de mantenerse uno aferrado al delicioso sentimiento narcisista de cuando el mundo era un lugar más sencillo en el que bastaba con decirse de izquierdas para sentirse en el lado correcto de la historia. Sigan ustedes aferrados al complejo de superioridad. Sigan haciendo chistes desdeñosos y pedantes con los votantes del reverso tenebroso del maniqueísmo progresista: los «Indeseables» de Hillary. Sigan advirtiendo de Franco mientras ocurren Rentería y Barcelona, mientras Iglesias, futuro vicepresidente, comulga en los aquelarres independentistas. Hagan todo eso y no olviden luego, henchidos de satisfacción, decirse ante el espejo lo mismo que Lastra: «Joder, soy más rojo que mi chupa». A disfrutarlo.

Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Mar 16 Abr, 2019 12:41 am


El Partido Popular ha lanzado un vídeo en redes sociales, coincidiendo con la campaña electoral de las elecciones generales, en el que simula la división en siete reinos como la famosa serie Juego de tronos y con el busca presentar al PP como el único que puede mantener el país unido.


Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Jue 18 Abr, 2019 3:03 am

Imagen
El 'número dos' del PP al Congreso por Madrid, Alfonso Suárez Illana, junto al presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, durante la Procesión de la Palma en Alicante.


La caravana de Dios

Las procesiones y los mítines se confunden en una campaña que cuestiona el laicismo

Rubén Amón


No existe discrepancia alguna entre el agnosticismo —o el ateísmo— y el fervor de la Semana Santa. La teatralidad, la sugestión escénica, el estrépito de las cadenas, el compás patibulario de los tambores, el jadeo de los penitentes, sobrepasan el estupor de la cuestión metafísica.

La procesión se convierte incluso en un fenómeno emocional y estético. En una tradición y en una liturgia cuya exuberancia no debería someterse al oportunismo político, ni por el exceso de pasión ni por la pulsión anticlerical de la izquierda.

Ha sido decisión de Sánchez colocar la campaña electoral en Semana Santa, de tal forma que las procesiones se confunden con los mítines. Se amontona en la calle la respectiva iconografía. Y se propaga desde las tribunas una desconcertante confesionalidad, más o menos como si estuviera en cuestión la reciente conquista del Estado laico.

Vox es el partido que más lo amenaza con la propaganda de la "cultura de la vida". Rocío Monasterio ha convertido su apellido en expresión propagandística del catecismo. La piedad católica y la lisergia del incienso obedecen, en realidad, a la nostalgia autoritaria del nacional-catolicismo, a la épica de la cruzada, al artefacto xenófobo de la reconquista, pero sorprende que el PP también se haya involucrado hasta las entrañas en el oscurantismo religioso.

El marianismo, gracias a Dios, vació el PP de sus obligaciones confesionales. Era un partido inequívocamente laico más allá de la militancia antiabortista de Ruiz Gallardón y de las experiencias místicas de Fernández Díaz, cuya cilicio tampoco le impedía pluriemplearse en las cañerías de la policía patriótica a semejanza de un inquisidor flamígero.

Tenía el PP sus legionarios de Cristo, sus príncipes del Opus, sus monaguillos promiscuos, sus plañideras, pero el liderazgo de Casado y la unción tardomedieval de Suárez Illana han explorado la última frontera de la idiosincrasia democristiana. Por convicciones de castellano antiguo. Y porque Vox ha forzado el discurso fundamentalista del embrión sagrado y de la eternidad. Se trata de proteger preventivamente al que no ha nacido y de condenar con la vida al que se quiere morir.

Ciudadanos es el único partido que antepone las libertades y la bandera del laicismo en los debates menos populares —la maternidad subrrogada, la prostitución, la eutanasia—, pues sucede que la extrema izquierda antisionista —donde esté el Ramadán que se quite el Via Crucis— y la izquierda convencional gustan de recrearse en el moralismo y el paternalismo con ambiciones de púlpito. Sucede con las denigradas madres de alquiler y con el utópico abolicionismo de la prostitución. Tolerarlas, regularlas, no significa transigir con el comercio, la trata, el proxenetismo, sino diferenciar las libertades individuales de su perversión o derivada delictiva. Hubiera sido absurdo quemar los campos de algodón para acabar con la esclavitud.

Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Jue 18 Abr, 2019 3:29 am

EL CASTING

ROSA BELMONTE




EN EL anuncio televisivo de una aplicación de citas, una señora se alegra de que el candidato a pareja le haya preguntado de qué color era su casco. Ese es mi hombre. Un motero. Como Albert Rivera (¿de verdad pensó que disfrazarse con un mono de piloto en plan 'busco a Malú' era buena idea?). El casting de Iván Espinosa de los Monteros para aceptar a Rocío Monasterio como novia fue preguntarle el nombre de tres ministros. Prueba superada. A la vista está. Vamos a aguantar a la parejita muchos años. A él con esa pinta barbada de quien acaba de llegar al Nuevo Mundo con morrión (o acaba de volver de las Cruzadas). A ella con esa voz de jefa de la Sección Femenina en los años 60.

Espero que algún día nos enteremos de cómo hizo Pablo Casado su alucinógeno 'casting' de candidatos. Desde Adolfo Suárez Illana (el cochero de Drácula le llaman algunos en Génova) a Isabel Díaz Ayuso, aunque de esta sabemos que tuvo mucho que ver su discurso de lorito en el programa de Mamen Mendizábal (pero es que mejora: «¿Cada vez que tenga una propuesta en positivo tengo que someterme al escrutinio público como si estuviera en 'Saber y Ganar'?»). O de Miguel Abellán a Juan José Cortés. Se puede tener respeto por la desgracia de este hombre y ningún respeto por su persona. Y mucho menos como presunto político. Que no digo que Cañamero y otros seres que ya han sido diputados sean mejores. Pero el sufrimiento como fuente de autoridad moral quiebra muchas veces. Ser víctima no es siempre argumento para exigir adhesión.

No se trata de estar a favor o en contra de la prisión permanente revisable sino del tonito empleado. El número uno del PP en la lista por Huelva al Congreso dijo en la radio que Pedro Sánchez «se sienta a la mesa con asesinos, criminales, violadores y pederastas que va a intentar dejar salir a la calle cuando quite la prisión permanente revisable». Lo mejor es que dijo «pedrastas», que, aunque involuntario, me parece un hallazgo lingüístico. Lo bueno también es que no se ha desdicho. Y eso por lo menos hay que reconocérselo, que aquí muchos lanzan la piedra y luego vuelven con ella en la boca como un perrito. Pablo Casado lo ha apoyado. «Mi amigo Juanjo Cortés», se refirió a él ayer en un mitin con su amigo Juanjo presente.

La política (es el único consuelo) tiene el mismo efecto estimulante para el espectador o el ciudadano que 'Gran Hermano' o 'Mujeres y hombres y viceversa'. Una se siente superior viendo a todos esos especímenes tratando de hacer el ridículo. Ahora en las listas, luego en el Congreso, el Parlamento Europeo, los ayuntamientos, las asambleas regionales. Mi casco es de color amarillo, para que se me vea bien.

Imagen
Albert Rivera celebra un acto electoral con motoristas en el mirador de Ángel Nieto.

Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Vie 19 Abr, 2019 2:23 am

Imagen
Cayetana Álvarez de Toledo luce vestido de satén de Boss.


Cayetana Álvarez de Toledo: "Barcelona es la zona cero del nacionalismo y el populismo"
Imagen

Nació en Madrid, creció en Londres, vivió en Buenos Aires y estudió Historia en Oxford. Ahora, esta marquesa amiga de Máxima de Holanda quiere reconquistar Cataluña para el PP. Descubrimos la fascinante vida de esta aristócrata metida a política.


La primera vez que Cayetana Álvarez de Toledo (Madrid, 1974) sintió algún tipo de discriminación por cuestiones de origen e identidad fue a los siete años. Entonces, ella acababa de llegar a Buenos Aires desde Londres, la ciudad donde había vivido casi desde que nació. Su madre, la argentina Patricia Peralta Ramos, quería que su hija se criara allí para que conociera a su familia y tuviera arraigo por su país. La escolarizó en el colegio inglés Northlands School, uno de los más caros y elitistas de la capital. En esa época, Argentina estaba en pleno conflicto de las Malvinas contra Reino Unido. “Era muy pequeñita. Recuerdo que me sentía una inglesita y en el colegio eran todos argentinos. Y había una guerra de las Malvinas. Me miraban y me decían: ‘Tú eres distinta, tú eres la inglesa’. Y bueno… Yo no me sentía rara. Si hay algo que me caracteriza es el rechazo profundo a las políticas de identidad y a catalogar a las personas como bloques identitarios. Seguramente, por mi experiencia personal y porque es lo que ha llevado a los grandes conflictos civiles a lo largo de la historia. El siglo XX es la historia de los nacionalismos y sus masacres. El siglo XXI está siendo la historia del auge del nacionalismo. Me preocupa. Yo soy una mezcla de identidades absoluta”.

Su madre es argentina; su padre, francés; y su apellido, español. Tiene cuatro hermanos por parte de padre —Francisco, Marcos, Sandra y Carmen— y una hermana por parte de madre —Tristana—. Cayetana nació en Madrid, creció en Londres y de los siete a los 17 años vivió en Buenos Aires. Luego volvió a Europa a estudiar Historia en Oxford, y años más tarde se trasladó a Madrid, donde realizó parte de la investigación de su tesis. Allí conoció a Joaquín Güell, tataranieto de Eusebi Güell, mecenas de Gaudí y patriarca de una de las familias más poderosas de Cataluña, además de primo de Ágatha Ruiz de la Prada. Con él se casó en 2001. “En aquella boda felicité a los padres del novio: ‘Qué chica más lista’, les dije", recuerda la diseñadora. "A lo que ellos, con elegancia, replicaron: ‘Sí, nos hubiera gustado que fuera menos lista”. Juntos, tuvieron dos hijas, Cayetana —de nueve años— y Flavia —de siete—, que hoy, sorpresa, llegan con ella a la sesión. Curiosas, rubísimas.

“Veníamos muchísimo a Barcelona. Adoro esta ciudad. Pero tienen problemas políticos graves. Es la zona cero del nacionalismo y el populismo. Entre Ada Colau y Puigdemont…”, asegura con su voz profunda y su seductor acento argentino. Su figura se ha catapultado a los medios desde que Pablo Casado la presentara como la candidata del Partido Popular por Barcelona. “Nuestra Messi”, anunció eufórico el líder del PP.

Imagen
Cayetana Álvarez de Toledo viste blazer y pantalón con bajo elástico, de Max Mara; camisa y sandalias de Javier Simorra.

Su nombramiento no ha dejado indiferente a nadie. ¿Una persona que vive en Madrid y no habla catalán, candidata por Barcelona? Las cejas de media España se levantaron sorprendidas —en Cataluña aún no las han bajado—. La primera extrañada fue ella misma, que hasta ese momento trabajaba como periodista en El Mundo. “Estaba feliz escribiendo mis crónicas”, recuerda antes de hacer una pausa para pedir una Coca-Cola al camarero: “Con todo. Ni zero, ni light, ni nada. Con mucho hielo y limón”. Y continúa: “Pero, a diferencia de lo que ocurría en otras épocas, la persona que me ofreció volver a la política es alguien de cuya convicción y coraje para afrontar este asunto en particular me fío. Me refiero a Pablo Casado”. Y sentencia: “Si no, yo no me hubiera vuelto al PP ni loca”.

Cayetana entró en el PP como jefa de Gabinete de Ángel Acebes en 2006 y salió del partido con una sonada carta abierta a Mariano Rajoy en 2015. Su crítica: la falta de mano dura del presidente en la política catalana. “Me sentía desamparada por el Gobierno y creo que muchos españoles sintieron lo mismo”. Entre ambas fechas, fue diputada durante dos legislaturas, 2007 y 2011. Sus conexiones con el establishment son indiscutibles. Entró en El Mundo de la mano de Pedro J. “Cuando empezó a salir con mi primo Joaco, me volqué con ella. Le presenté a muchísima gente. Entre ellos, al innombrable, que enseguida la metió en El Mundo”, me cuenta Ágatha Ruiz de la Prada. Y añade: “Es inteligentísima, pero brutal con las mujeres. Tiene cero empatía con ellas. Y claro, subestimar a la mitad de tu electorado…”. Con 30 años, se convirtió en la jefa de Opinión y también participaba en La mañana, el programa de Federico Jiménez Losantos. Desde 2011, es directora del área internacional de FAES, la fundación de José María Aznar.

Imagen
Cayetana, en la terraza del NH Hotel Collection Barcelona, con vestido de satén de Boss.

El “asunto particular” que ha devuelto a Cayetana a la arena política es el que lleva casi dos años ocupando el debate general. A saber: el proceso independentista catalán. Un proceso que ha popularizado la palabra sedición, que ha conseguido que todos los españoles sepan que hay un artículo 155 en la Constitución y que ha generado suculentos beneficios a la industria textil especializada en la confección de banderas. Un proceso que ha polarizado a la sociedad española, que amenaza con resquebrajar la unidad de España y que ha encumbrado a héroes y villanos en ambos bandos.

En este escenario de contienda ha irrumpido Cayetana Álvarez de Toledo con un discurso tan desafiante y cristalino como su mirada. “[Pedro] Sánchez es peor que Vox. Es la inmensa amenaza que tiene este país”; “Hay que decir la verdad. El proceso separatista es más complicado y más grave que el 23-F porque el 23-F no se hizo desde las instituciones, ni lo apoyaban los medios de comunicación, ni había manifestaciones en la calle”; “Miquel Iceta no tiene principios, criterio, escrúpulos ni remedio”.

Su discurso puede parecer radical, pero su dominio del lenguaje y su retórica son impecables. “Tiene una preparación intelectual de altísimo nivel. Ha elevado el nivel de la campaña”, asegura su amigo Mario Vargas Llosa. Y continúa: “Es modesta, pero de convicciones muy firmes. En la intimidad, es una persona absolutamente sencilla, con mucho sentido del humor”. Isabel Preysler también muestra su apoyo: “Le tenemos mucho cariño. Es, además, una persona muy cálida”.

Imagen
Álvarez de Toledo lleva camisa de popelín con volante y botonadura de Max Mara.

Sus debates son dignos de un maestro de esgrima. En las antípodas de aquel tuit que en la noche de Reyes de 2016 la lanzó a la fama, tan distinto a su tono elevado —y afilado— habitual: “Mi hija de 6 años: “Mamá, el traje de Gaspar no es de verdad”. No te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena. Jamás”. “Twitter no entiende de ironías. Salvo que pongas emoticonos con muchas caritas. Y yo detesto los emoticonos. Nunca los pongo. Me da como pudor”. Y, tras un sorbo a su Coca-Cola, continúa: “Cuando empecé a ver las reacciones, pensé: ‘Qué delirio absoluto’. Al día siguiente, a las nueve de la mañana me llamó un chico de La Vanguardia. ‘Hola, Cayetana. Perdóneme… Bueno, lo primero, preguntarle qué tal está su hija. ¿Se ha recuperado?’. Yo no entendía nada. Luego, me preguntó por el tuit. Y le dije dos cosas. Uno: ‘Me parece alucinante que me estéis llamando con esto el día de Reyes por la mañana’. Y dos: ‘Llevo años luchando con el tema del separatismo con la plataforma Libres e Iguales y tu periódico no me ha llamado jamás. La primera vez que me llamáis es por poner un tuit sobre los Reyes Magos. Alucinante”.

Es sábado y Cayetana ha arañado tres horas de su agenda para hacer este reportaje. No ha sido fácil. A primera hora ha tenido un acto, una rueda de prensa y una entrevista. Esta noche, una cena de trabajo. Mañana domingo arrancará el día con otro acto y por la tarde viajará a Madrid. El lunes, una reunión importante en Génova. Esa misma tarde volverá de nuevo a Barcelona. Hasta las elecciones pasará casi todos los días en la ciudad. Por eso, cuando se sienta para que la maquillen, se desploma en la silla, exhausta. Sufre de una calentura en el labio por el cansancio. Tras el maquillaje y el estilismo, llegan las fotos. Miradas a un lado, viento en el pelo, pies en el agua… A pesar de las indicaciones de la fotógrafa, Cayetana no se termina de relajar. “Parece que me ha pasado un tren por encima”, susurra cuando acaba la sesión, y se muestra casi contenta de que empiece la entrevista.

    ¿Qué le diría a la gente que la critica por no hablar catalán?
    El Estatuto de Cataluña dice que tiene el derecho y el deber de conocer el catalán y el español quien tiene vecindad administrativa de Cataluña. No es mi caso. Los españoles tenemos algo maravilloso que es la lengua común, que nos permite a todos comunicarnos.

    Usted aboga por la aplicación dura del artículo 155 de la Constitución.
    Bueno. Más o menos. Más allá de un artículo u otro, hay que hacer que la Constitución se cumpla. Si un corrupto se salta la ley y roba, debe tener un castigo. Si un político se salta la ley y destroza la convivencia, también.

    ¿No le da miedo que la aplicación implacable de la ley convierta a los independentistas en víctimas y se consiga el efecto contrario?
    La dureza no es la del Estado que reacciona y protege a sus ciudadanos. La dureza es de quienes patean el tablero. Los separatistas son de una dureza y una radicalidad extremas. Intentar convertir a vecinos en extranjeros es profundamente radical.

    El PP está en mínimos históricos en Cataluña. ¿No le parece suicida su candidatura?
    No, porque estoy profundamente preocupada por la continuidad del Estado constitucional español nacido en 1978. Creo que las próximas elecciones generales son realmente un punto de inflexión.

Imagen

Cayetana luce delgadísima enfundada en unos pantalones pitillo negros que le otorgan un aire rockero. Es agnóstica, se divorció en 2018, odia el rosa y tiene un lema: “Que por mí no quede”. En 2012, tras fallecer su padre, heredó el título de marquesa de Casa Fuerte. “Mis hermanos viven en Francia y no tienen mucho vínculo con España, así que se acordó que me lo quedara yo”, explica sin mucho interés esta mujer de nacionalidad francesa, por su padre, argentina, por su madre, y española, desde 2008, “por nacimiento y decisión”. Su amistad más mediática —más allá de la recientemente aireada con el periodista Arcadi Espada— es la reina Máxima de Holanda, amiga íntima de la infancia de su hermana Tristana. “Es tal y como la gente la percibe. Una mezcla de espontaneidad, simpatía e inteligencia. Lo que ha hecho como reina es admirable. No es fácil adaptarse a un país ajeno, con una lengua especialmente difícil y una tarea especialmente exigente”, asegura mientras aclara otras conexiones familiares con los Zorreguieta. “Mi primo es íntimo de su hermano Martín, y su madre, muy amiga de mi abuela. Ambas familias se conocen de toda la vida”, remata sin darle importancia.

Su madre pertenece a una familia clásica argentina. “Era una niña bastante rebelde que estudió Filosofía cuando nadie lo hacía y que a los 20 y pico años se enamoró de un pintor maravilloso de las vanguardias argentinas, Rómulo Macció. Un tipo muy de la izquierda, de los intelectuales, del universo de los pintores. Con él viajó a París, vivió el Mayo del 68 y visitó la Barcelona de los sesenta y setenta, una ciudad que en pleno franquismo se mantuvo efervescente y libérrima. Esa es la Barcelona que a mí me gustaría recuperar”. Juntos tuvieron una hija, Tristana.

Su padre, Jean Álvarez de Toledo, era hijo de un aristócrata de origen español nacido en Nápoles y una violinista francesa. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y los nazis invadieron Francia, se exilió en Nueva York. Con 14 años, alternaba las clases en el Instituto Francés con un trabajo en Voice of America, la radio gubernamental que informaba sobre la evolución de la guerra. Su jefe era Albert Camus, miembro de la Resistencia. “Tengo en casa el teletipo del desembarco de Normandía de cuando mi padre dio la noticia por la radio”, explica entusiasmada. Cuando Jean cumplió 18 años, en 1944, se alistó en el Ejército francés, cruzó el Atlántico empotrado en el Ejército estadounidense y se instaló en Casablanca. En la ciudad marroquí permaneció hasta el final de la contienda: “Mi padre era un hombre cultísimo y civilizadísimo, un gran seductor con un carisma apabullante que al terminar la guerra, en una Europa arruinada, tuvo que buscarse la vida”. Tras volver a París, encontró trabajo en una pequeña naviera en Róterdam que quebró y él compró al dueño por un dólar. Álvarez de Toledo no solo sacó la compañía a flote, la convirtió en millonaria. Sus barcos de carga circulaban por muchos países y fue así como, en los años sesenta, abriendo nuevas líneas de transporte marítimo, descubrió Argentina y se enamoró locamente del país: “Le recordaba a los paisajes de su infancia”. Allí también conoció a Patricia, la madre de Cayetana, en el estudio de Rómulo Macció cuando Jean, un hombre interesado en la pintura que llegó a tener una colección muy importante, fue a comprar un cuadro.

A pesar de las nacionalidades de sus padres y sus vínculos con distintas capitales del mundo, Cayetana llegó al mundo en Madrid. “La idea era que lo hiciera en Buenos Aires, pero me adelanté un mes”, recuerda. Su madre se puso de parto en una casa que ella y Rómulo tenían en Medinaceli, un pueblo de Soria, y donde la pareja disfrutaba largas temporadas. “Yo he pasado muchos veranos de mi infancia allí”. Para Patricia, Cayetana sería su segunda hija. Para Jean, la cuarta. “Tenía dos hijos, Francisco y Marcos, con una prima lejana que se convirtió en su primera esposa, Jacqueline. Luego, llegó Sandra, nacida de su relación con Sonia, una griega francesa maravillosa”, enumera Cayetana. Y luego, su madre, aunque esa relación no perduró. En el ocaso de su vida, tendría una última esposa, Dolores Aramburu, con quien adoptó a Carmen, que ahora tiene 12 años, la hermana pequeña de Cayetana, que vive en Inglaterra. Entre medias, mantuvo una relación de siete años con la aristócrata española Pilar González de Gregorio, chairman de Christie’s, quien ha declinado participar en este reportaje.

Rómulo y Patricia mantuvieron una relación de amistad y cercanía toda la vida hasta la muerte de éste en 2016. De hecho, cuando Patricia y sus hijas se instalaron en Londres tras nacer Cayetana, Rómulo vivía solo a tres manzanas. Jean, sin embargo, residía principalmente entre París y Buenos Aires. “Rómulo ha sido como un padre para mí”, explica, consciente de lo poco convencional que resulta su vida familiar.

El sol ha caído sobre Barcelona y el bar donde estamos, con vistas a la ciudad, se ha oscurecido. Imposible darse cuenta. No perderse en el árbol genealógico de Cayetana es más difícil que entender el conflicto catalán. “Uy, qué lío tienes”, me replica cuando le pregunto sobre algún Álvarez de Toledo que he rastreado en Internet con el fin de reconstruir su historia. Su semblante también se ha ensombrecido y parece cansada. Sus respuestas son cada vez más cortas. Su mirada magnética y desafiante del principio está apagada y hundida. Cuando damos por terminada la entrevista, nos espera una sorpresa. Un problema técnico ha dado al traste con las fotos y hay que repetir la sesión. Cuando se lo comunican, Cayetana esconde desesperada su cara entre sus manos y su pelo rubio la cubre como una cortina. No sabe si reír o llorar. Opta por lo primero. El único hueco posible en su agenda son las ocho de la mañana del día siguiente. Domingo. De nuevo, el maquillaje, el estilismo y las fotos: miradas a un lado, viento en el pelo, pies en el agua… Así que cuando la veo desaparecer delgada, menuda, con un irónico “Hasta dentro de unas horas”, me viene a la mente su lema: “Que por mí no quede”. Que por el resto tampoco.


Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Vie 19 Abr, 2019 3:04 am

Exaltación franquista :shock:

“La libertad siempre entra por la puerta principal, nunca por la puerta de atrás. Empezaron a cantar “No pasarán”. Y vaya si pasamos. Y volveremos a pasar: esa es la libertad"


Avatar de Usuario
Invitado

ELECCIONES GENERALES 28 DE ABRIL 2019

Mensajepor Invitado » Vie 19 Abr, 2019 3:06 am







Volver a “La Crispación”