ECOS DE SOCIEDAD

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Lequio habla de Mar Flores

Mensajepor Invitado » Vie 08 Abr, 2016 12:48 am



Lequio, de Mar Flores: "Javier nunca ha sido el amor de su vida, ha sido un apaño"
"Mar no se mueve por instinto, lo tiene todo muy calculado. Y más cuando está en juego su futuro y el futuro económico de sus hijos" Así de duro se ha mostrado Alessandro Lequio con Mar Flores, con la que tuvo un romance de algo más de un año. "Creo que los problemas económicos de Merino están detrás de esta separación. Nunca ha sido el amor de su vida, ha sido un apaño", ha dicho el colaborador, que ha recordado su romance con la modelo. "En esa época estaba con Fernández Tapias y conmigo. Me empezó a gustar mucho y después de casi un año le dije que dejara a Tapias. Ella me decía que esperáramos un mes porque le iba a regalar la casa. Pasaba el mes y me pedía otro mes. No se la regaló porque le reventé el chiringuito porque quería que estuviera conmigo."





Lequio: "Como se frustró el matrimonio con Cayetano, Mar optó uno conveniente"
Alessandro Lequio sigue su particular cruzada contra Mar Flores. Lo hace simplemente por aportar datos a esta historia. "Lo he hecho para contextualizar la historia", ha dicho nuestro compañero. "Ella quería casarse con Cayetano Martínez de Irujo y cuando se frustró aquello optó por la practicidad de un matrimonio conveniente", ha asegurado Lequio.

Avatar de Usuario
Invitado

Lequio habla de Mar Flores

Mensajepor Invitado » Vie 08 Abr, 2016 12:50 am



Lequio: "Merino deja a Mar de abandonada y eso le viene bien a ella para vender pena"
Alessandro Lequio continúa su particular cruzada contra Mar Flores. No lo hace por despecho sino para contextualizar y por afán informativo. Así lo ha asegurado nuestro compañero, que hoy ha asegurado que su ex se está haciendo la víctima. "Merino deja a Mar de abandonada y eso le viene bien para vender pena", ha dicho Lequio.





Mar F. responde a Lequio: "Hay quien vende una vida modélica pero sigue mintiendo"
Una semana después de que Alessandro Lequio lanzara duros mensajes contra Mar Flores tras su separación de Javier Merino, la modelo ha respondido en la revista 'Hola'. En una entrevista telefónica por la que no ha cobrado nada, Mar Flores explica los motivos de su separación y lanza un duro mensaje a nuestro colaborador. "Hay quien vende una vida modélica pero sigue mintiendo", dice la modelo.


Avatar de Usuario
Invitado

Lequio habla de Mar Flores

Mensajepor Invitado » Vie 08 Abr, 2016 12:52 am



Mar Flores, en Twitter: "Del pasado no se vive, se aprende"
La opinión de Alessandro Lequio sobre Javier Merino y Mar Flores no ha sentado muy bien al exmatrimonio. "No hay más que decir", ha dicho el empresario, que ha preferido no entrar en polémicas. Por su parte, Mar Flores ha dejado clara su postura. "Del pasado no se vive, se aprende."








Alessandro Lequio, de Mar Flores y Javier Merino: "Aquí no hay separación"
Alessandro Lequio ataca de nuevo. Dos semanas después de que se anunciara la separación de la modelo y su marido, nuestro compañero tiene sus sospechas. "Aquí no hay separación. Me inclino a pensar que esto es una estrategia para proteger los bienes de Merino. Son suposiciones basadas en el conocimiento", ha dicho Alessandro, que mantuvo una relación de un año con la modelo.

Avatar de Usuario
Invitado

Crónica Rosa: Los escándalos de Mar Flores - 07/04/16

Mensajepor Invitado » Vie 08 Abr, 2016 4:21 am



Crónica Rosa: Los escándalos de Mar Flores - 07/04/16

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Vie 08 Abr, 2016 4:32 am

Sobre Gallardón y el episodio que comentan en la tertulia de Federico

Terremoto por una pregunta


"Cuando me contaron lo que había dicho Helena Almazán de las amigas de Ruiz-Gallardón me fui al bar de la Asamblea y quería meterme debajo de una mesa". Así confiesa que se sentía un diputado socialista cuando se enteró de que la portavoz adjunta del grupo, Helena Almazán, había amenazado al presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, con hablar de sus "amigas" por haber "humillado" a Cristina Almeida, presidenta del grupo PSOE-Progresistas, durante un debate parlamentario.Ruiz-Gallardón, al que Almeida había interpelado antes sobre la calidad de Telemadrid, le había echado en cara a la diputada que ella precisamente no podía hacerle esa pregunta porque había intervenido decenas de veces en programas frívolos. Y además de recordárselo, la golpeó dialécticamente sin cesar. "Cuando usted sale en una televisión cantando Si yo tuviera una escoba, ¿es eso televisión de calidad? ¿Son señas de identidad de una televisión de calidad que vaya usted a Crónicas marcianas con el ínclito padre Apeles? Y cuando Apeles va solo, ¿ya es telebasura?". Ruiz-Gallardón acabó su intervención preguntándose si lo que buscaba Almeida era entrar en Tómbola.

"Esto nos pasa por dejar que Almeida [presidenta del del PDNI, partido coaligado con el PSOE] hiciese esta pregunta. Se lo hemos puesto en bandeja. Pero cualquiera se lo dice a Almeida. Se cree que con decir cuatro vaguedades va a poder con él. Con Pedro [Sabando, portavoz socialista] no nos hubiera pasado esto", indicaba un diputado socialista.

Pocos minutos después del pleno, en los pasillos de la Asamblea, Almazán comentó lo sucedido en el hemiciclo. Amenazó con contar cuestiones privadas del presidente y "de sus amigas". "No, no. Yo no dije eso", explicó ayer Almazán. "Jamás diría algo así. Soy feminista y de izquierdas y jamás, jamás, me atrevería a insinuar algo parecido. Es cierto que hablé de amigas, pero sin connotaciones negativas. Hay mucho machismo, y hablar de amigas se entendió mal. De la vida privada de Ruiz-Gallardón no sé nada", asevera.

Cuando se le recuerda que algunos diputados socialistas han censurado sus palabras, Almazán replica: "Pero porque no estuvieron presentes cuando hice las declaraciones... Se enteraron por los periodistas, y éstos me han malinterpretado. Quizás porque la mayoría de los que me escucharon eran hombres. He pedido perdón, y lo volvería a pedir, pero nunca hablé de amigas en sentido negativo. Me refería a que Ruiz-Gallardón firmó un certificado, con los sellos de la Comunidad, a favor de Mar Flores para que le concediesen la custodia de su hijo. ¡Ojalá muchas madrileñas pudiesen pedirle lo mismo!". Pero mantiene que el presidente "no debió humillar a Almeida". "Pero así son los poderosos: sin respeto".

Por su parte, Cristina Almeida dijo: "No salgo de mi asombro. No entiendo por qué crispo tanto a este hombre. Sólo le pregunté por la programación de Telemadrid y salió diciendo que si yo cantaba lo de la escoba o que había hecho un programa con Apeles. Jamás he estado con Apeles ni le conozco, porque siempre me he negado, y en cuanto a que canté lo de la escoba, es verdad, pero con Los Sirex para un festival benéfico. Y uno de los guitarristas era un concejal de Convergència".

Y concluye: "Almazán sólo recordó que Ruiz-Gallardón es amigo de Mar Flores y Fernández-Tapias, personajes del papel couché. Lo que le ocurre es que es un misógino que no soporta que una mujer le lleve la contraria. Almazán le dio la réplica en los pasillos, porque no me dejaron en el pleno".

Teresa Nevado, secretaria general del PDNI, defendió a Almeida: "El fondo del asunto es la incapacidad del presidente para encajar las críticas y responder de lo que se está hablando. Echa balones fuera criticando personalmente a los demás. Ése es su estilo".

Los socialistas consultados no se dan por satisfechos: "Si cuando nos machacan en el pleno sólo somos capaces de sacar amistades de Ruiz-Gallardón, vamos arreglados. Lo de Almazán ha sido vergonzoso. Pero la culpa no es suya, sino de todos. Nos equivocamos cuando dimos la presidencia del grupo a Almeida", señala un guerrista.

Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2000

    (...) Tampoco fue algo fácil el salir en defensa de una mujer que en esos años era acusada, señalada, vigilada por la agresiva prensa rosa y que en 1997 luchaba judicialmente por la custodia de su primer hijo. En aquel entonces Gallardón era presidente de la Comunidad de Madrid y consideró un deber defender la honorabilidad de la modelo como madre. Firmó una carta dirigida al Tribunal de Turín donde se dirimía judicialmente el caso. Salió bien, Mar Flores mantuvo la custodia de su hijo aunque compartida con su primer apuesto marido. Sin embargo, la defensa de la reforma de la ley del aborto no tuvo el mismo resultado para el político. Afortunadamente en España parece más fácil defender a una modelo que molestar a todas las mujeres. Ruiz Gallardón ahora está más en sintonía con Naty Abascal que asegura en su página de ¡Hola!, “El universo de Naty”: “Es hora de nuevos propósitos. De mirar hacia la nueva temporada con mucha ilusión y hacer balance de las nuevas tendencias”. (...)

Avatar de Usuario
Invitado

Mar Flores, la confesión definitiva - 29 de julio de 2001

Mensajepor Invitado » Vie 08 Abr, 2016 5:06 am

Mar Flores, la confesión definitiva

SOBRE EL AMOR Y EL PODER. La vida de Mar Flores representa en gran medida la crónica sociológica de estos últimos años en España. A través de su peripecia se descubre con crudeza el perfil de personajes que han protagonizado un espacio del panorama nacional. La explicación sincera


A sus 32 años, la modelo Mar Flores asume con naturalidad su pasado

Quedar con Mar Flores es una cita con la bruja de Blancanieves.Al menos es lo que todos me habían advertido. Nunca hubiera sospechado que lo que iba a encontrar era más bien un Bambi asustado e indefenso.Su principal preocupación, ahora que ha encontrado la serenidad junto al empresario Javier Merino, consiste en tratar de evitar que le hagan más daño.

Nos reunimos por iniciativa suya. Desde el primer momento dejó claro que no quería ninguna compensación económica. Convinimos en que no habría grabadoras y que toda debería basarse en la confianza mutua.

El resultado ha sido la larga confesión de alguien que puede permitirse el lujo de ser sincera porque no espera el perdón de un público que ya le ha condenado.

No ha rehuido ninguna pregunta. Ha hecho un completo repaso a su vida y la verdad ha salido a borbotones, imparable y así ha quedado transcrita sin más censura por mi parte que la que impone el sentido común y las limitaciones de espacio.

Los recovecos más oscuros los recorrimos al atardecer, en la terraza del jardín, sentados en un amplio sofá sin más compañía que un par de mirlos que picoteaban en el agua de la piscina.

A primera vista Mar me pareció lo que es: una mujer de 32 años, guapa, con unas largas piernas y un tipo delgado y deportivo.Con la cara lavada, el pelo recogido y sin más adornos en sus manos que un sencillo reloj no se asemejaba en nada a la Mae West comehombres del estereotipo. Vestía un jersey amplio y unos vaqueros gastados.

A lo largo de las más de quince horas que pasamos juntos, su rostro irradiaba una belleza contagiosa cuando desvelaba con naturalidad alguna de sus verdades ocultas. Por el contrario adquiría una mueca desagradable, llena de tristeza, cuando intentaba callar las intimidades que esconde en los pliegues más aislados de su corazón.

No va de mártir, ni de santa. Asume su pasado con una sorprendente naturalidad. Asegura que no desea venganza aunque luego despedaza con la frialdad de un cirujano a cada uno de los hombres importantes de su vida. Los datos que aporta son descarnadamente duros e implacables: el egoísmo inmisericorde de Bertín Osborne; la violencia posesiva de su ex marido, Carlo Constanza di Castiglione; la ambición desmedida y la prepotencia de Fernando Fernández Tapias; la falsedad patológica de Alessandro Lequio; la debilidad mental de Cayetano Martínez de Irujo.

Habló mucho de las carencias afectivas de su infancia. De su temor constante a no estar a la altura de lo que esperan de ella.De su huida instintiva de todo lo que supusiera repetir la historia de su madre, una mujer que no supo romper con una vida en la que no era feliz y que sólo poco antes de su muerte, demasiado tarde, fue capaz de decirle: te quiero.

Pero hablar con Mar Flores es inevitablemente hablar de hombres.De los que ha amado, de los que detesta, de los que han jugado con sus sentimientos.

«Siempre he sentido necesidad de un hombre a mi lado. Alguien con quien compartir las cosas, los sentimientos. La soledad me parece lo peor de este mundo. Algo horroroso. No la soporto.Sólo he encontrado el equilibrio junto a alguien. No sé, tal vez me siento incómoda conmigo misma. Me ha costado mucho comenzar a aceptarme».

«He buscado con todas mis fuerzas el afecto. Los sentimientos son mi verdadero punto débil. Es por ahí por donde se me puede captar con facilidad. Muchos pueden pensar que me mueve lo material, pero las grandes decisiones de mi vida las he tomado siempre a golpe de sentimiento. Por eso no es difícil engañarme. Yo creo que ése es mi punto débil, el punto en el que se han basado muchas personas para conseguir mi confianza y mi entrega, para que me lance a fondo y sin pensar en las consecuencias».

Reconoce que conseguir cierta serenidad le ha costado un precio tremendo.

«Ahora comienzo a tener lo que quería. He logrado estabilidad económica gracias a mi trabajo y tengo lleno el apartado de la afectividad. Javier Merino es mi amigo, mi amante, mi confidente.Sabe todo sobre mí. No le he ocultado nada y lo ha comprendido.Estoy en un momento dulce. Si llego a casarme con él, en su momento, pues perfecto. Si no, pues sé que ahora no será un drama como en otras ocasiones. Me ha proporcionado la paz interior suficiente para que si sucede la separación no sea un desastre».

«Hasta ahora el amor, la separación han sido siempre muy traumáticos.Todo era muy dramático. Siempre pensaba: "Si esto no sale, si me deja, si no consigo que funcione...". Ahora tengo al fin la paz y está al margen de que mi relación funcione o no. Javier ha conseguido que me encuentre a mí misma, que al fin sea yo la dueña de mis actos, de mis sentimientos. Se lo agradeceré toda la vida, pase lo que pase».

Mucho de lo que tiene se lo debe al mundo de la moda. Sin embargo, no se ha sentido cómoda en él. No habla de él con cariño.

«El mundo de la moda siempre me pareció frío y distante. Es un trabajo monótono, demasiado competitivo. Luchar por tu físico te vuelve neurasténica. Es una profesión muy falsa, donde no hay compañerismo. Me pareció una competición donde nunca das la talla. En España nunca conseguí integrarme con mis compañeras.Claro que, por otro lado, te da independencia porque ganas dinero.Tiene de cualquier forma menos de glamouroso de lo que la gente cree».

Fue en el mundo de la televisión donde encontró mucha más vida, más fascinación, más pasión. Allí es donde vivió su primera aventura con un famoso.

«Yo empecé con Emilio Aragón en aquel programa, VIP Noche, ese en el que salía él con smoking pero con zapatillas de deportes.Era un compañero fantástico.»


    BERTÍN OSBORNE

    «Me hizo sufrir»
    «Fue en esa época cuando conocí a Bertín Osborne. Yo era una chica mona, totalmente de ida. El era un hombretón de 1,90 de estatura. La verdad es que me quedé, como se suele decir, con la boca abierta. Era apabullante. Sabía decir las cosas adecuadas y no le faltaba experiencia para conquistar a una mujer. Empezamos a tontear y acabamos más en serio. Sobre todo por mi parte. Yo creo que él tenía varias caras y a cada chica le decía una cosa diferente».

    «Bertín es capaz de manejar a las mujeres como le da la gana.A mí me cautivó y luego sufrí mucho. Todas me decían; te está engañando. Y era verdad, me engañaba. Supongo que no podía evitarlo.Él es él. Él es el famoso, el importante y no puede permitir que la persona que tiene a su lado le robe un átomo de protagonismo y menos que sea independiente y popular».

    La separación fue traumática para Mar.

    «Tengo que reconocer que lo dejó él. Fue una cosa fría y dolorosa.Lo hizo por teléfono. Me empezó a contar un rollo macabro. Eso de que le gustaban otras mujeres y que no podía evitarlo. En fin. Me enfadé mucho y lo pasé muy mal. No me pilló de sorpresa.En realidad ya lo sabías, pero preferías seguir adelante».

    «Fue entonces cuando comencé a tener esa sensación que me ha acompañado muchas veces. Sabes que te gusta alguien que te va a hacer daño y no puedes evitarlo. Es como un vértigo que no puedes parar. Ha sido una constante desgraciada en muchas ocasiones de mi vida».

    «Pienso que para una chica que empieza en ese ambiente de la televisión era importante que un famoso se fijara en ti. Te parecía interesante que te vieran con él. Suponía una forma de triunfar, de integrarte en el ambiente. Es algo que te halaga, sobre todo al comienzo. Luego te das cuenta de que le importas muy poco, de que te utilizan como un objeto bello, un adorno, un florero».

    «Ese tipo de personas sabe jugar con los sentimientos. Te dicen constantemente las cosas adecuadas. No es que quiera excusarme, pero saben hacerlo».

    «El orgullo me impedía volver con él. Yo nunca hubiera podido ser yo, ser Mar Flores a su lado. Otra vez tuve que plantearme elegir mi independencia, mi capacidad de hacer algo por mí misma.Como cuando dejé a mi primer novio, el que me venía a buscar al colegio para invitarme a tortitas con nata. El que se desplazaba a París algunos fines de semana para poder estar conmigo durante los nueve meses que aguanté allí, de casting en casting, sin conseguir trabajo después de haber ganado en España el concurso de la revista Elle para buscar «el rostro de los 90». En aquel momento preferí seguir mi propio camino y con Bertín me sucedió lo mismo».

    «Sufrí mucho. Me pasaba horas al lado del teléfono. Tuve 400 veces la tentación de llamarle. Fue una lucha terrible conmigo misma. No podía entender por qué no me llamaba. No me parecía tan mona la chica que salía con él. Fueron unos meses en que tuve que poner en danza mi orgullo. Estaban mis sentimientos por un lado y las infidelidades suyas por otro. El hecho es que al final no le llamé».

    Casi inmediatamente vino lo de Carlo Constanza di Castiglione, la gran pasión de su vida, la que le llevó casi al abismo. Había llegado a Madrid con el equipo italiano que se hizo cargo de Tele 5.


    CARLO CONSTANZA

    «Un trastornado»
    «Era sencillamente guapísimo. Tenía ese acento italiano tan especial y me persiguió a fondo. Lo hizo muy bien. Se encabezonó conmigo y ganó».

    «La verdad es que tardé en rendirme tres minutos. Él me había visto por los estudios de televisión. Utilizó a una chica amiga para que quedáramos a cenar. Éramos un grupo de cinco. Pero cuando yo llegué no había nadie mas que él. Cenamos los dos solos. Tomamos vino tinto. No hizo falta mucho vino para que yo cayera rendida.Me sentía como una princesa en un cuento de hadas. Sus palabras eran tan halagadoras. Todo fue perfecto. Tenía un puestazo, un coche maravilloso. Era adorable y, sobre todo, me quería. La noche terminó como tenía que terminar y en ese sentido reconozco que fue todo también perfecto».

    «Esto era en Junio. En verano nos fuimos a unas largas vacaciones de un par de meses. Estuvimos en Jamaica, en Estados Unidos.Todo iba rodado y a mi me parecía cada vez más perfecto».

    «Un día llegué a mi casa y les dije a mis padres que me iba a vivir con aquel italiano. Yo creo que les dio un patatús pero tuvieron que ceder. Yo estaba como atontada. Me mandaba cartas de amor constantes, me llegaban docenas de ramos de flores. Eran atenciones continuas. Las conversaciones telefónicas se prolongaban durante horas. Al final le dije a mi madre que me marchaba. Montó un pollo terrible. A ella no le convencía Carlo. Tenía una especie de intuición de que aquello no iba a ir bien. Ahora se que tenía razón».

    La madre de Mar aparece siempre como un factor esencial en su vida. Se había hecha cargo de la familia con muy pocos años.Tuvo que aceptar todo tipo de trabajos para sacar a todos adelante.No recibió afecto y no supo darlo. Mar presenció demasiadas discusiones.

    «Mi madre había sufrido mucho con mi padre. Para ella la vida siempre fue muy dura. Se equivocó si pensaba que al casarse con mi padre iba a poder liberarse. Pronto empezó una relación entre ellos que a mi madre le produjo un enorme sufrimiento. El matrimonio duró, gracias a su esfuerzo, 47 años. Pero no fue feliz».

    «Por eso recelaba de aquel italiano que había aparecido en mi vida. Lo que ocurre es que si algo tenía Carlo era una labia perfecta. Habló con mis padres y se empleó a fondo. Total que al final les convenció».

    «Yo reconozco que estaba totalmente colgada con ese hombre. Era una pasión ciega. En su apartamento vivimos de septiembre hasta mayo. Cuando nos casamos yo ya estaba embarazada».

    «Los problemas empezaron pronto. Él tenía unos celos tremendos por cualquier cosa. Yo me pasaba todo el día en casa. Él comenzaba a no llegar por las noches. Le dije que era absurdo que me hubiera ido a vivir con él para luego estar siempre sola. Así comenzaron las broncas entre nosotros. Unas broncas que cada vez iban a más. Yo participaba de ellas. Pienso que él sacó de mí esa parte oculta. Yo no quería aquello».

    «Me di cuenta de que él era un hombre violento, así que me volví a casa de mis padres. Comenzó a llamar por teléfono sin parar.Algunas llamadas duraban desde las doce de la noche hasta las tres de la mañana. Yo era terriblemente infeliz. Me pasaba el día llorando sin ningún motivo. Tenía ataques agudos de ansiedad.Él se las arreglaba para mandarme flores y más flores. Tengo que reconocer algo terrible. No he estado jamás enamorada de nadie como de ese hombre. Era una pasión ciega».

    «Me perseguía con todas sus armas. Y lo consiguió. No fui capaz de controlarlo, así que volví con él. Ni mi madre ni nadie fueron capaces de convencerme de lo contrario. Los sentimientos son mi perdición. Si me enamoro de alguien, puede hacer de mí un trapo, conseguir lo que quiera».

    «No sabía qué hacer para que las cosas cambiaran, así que opté por lo que había hecho mi madre con su marido: tratar de atraerlo, tratar de que todo fuese mejor dándole un hijo. Es una época en la que sufro la de Dios. Intento por todos los medios tener un hijo. Cada vez que tenía la regla lloraba desconsoladamente».

    «No teníamos un duro. Yo seguía colada por él hasta las patas.Le habían echado del trabajo y yo tenía que trabajar para mantener a mi familia. Me indigna cada vez que lo pienso. Me indigna el haberlo consentido y potenciado. No entiendo cómo no pude salir de todo eso. Lo que pasa es que tratas de justificarlo. La violencia era cada vez mayor».

    La pasión llegó demasiado lejos. Mar baja la voz y se aprieta las manos para intentar explicar lo inexplicable.

    «No entiendo cómo una mujer puede justificar la violencia de su pareja, el que te maltraten. Te hacen daño, te destrozan pero tú defiendes al que te lo hace».

    «No sé cómo contar esto, pero hoy estoy diciendo cosas que no he comentado nunca a nadie. La violencia podía acabar en pasión, en sexo. No sé. Tal vez no quería perderlo. No encuentro otra justificación.»

    Mar intenta con varias escenas detalladas profundizar en el declive de su matrimonio.

    «Vivíamos en Madrid, en el piso de Guadalquivir. Comimos. Era una tarde normal, sin el menor problema. Acabábamos de hacer el amor cuando se fue a trabajar. La verdad es que él no acudió al trabajo pero yo no lo sabía. Decidí ir a recogerle en la oficina y cuando pasaba por el VIPS le veo por casualidad a través de la cristalera enorme que estaba allí dentro morreando apasionadamente con una modelo de la agencia en la que él trabajaba».

    LA INFIDELIDAD. «Me comenzaron a temblar las piernas. Tuve una reacción instintiva. Entré decidida y fui hacia ellos. Ella tuvo sólo tiempo de decir: "¡Hostias, tu mujer!". Él no tuvo tiempo de decir nada. Me miró y yo, sin mediar palabra, le arreé un tortazo.»

    «Las discusiones nuestras comenzaron a ser habituales y cada vez más fuertes. Lo peor es que todo aquello acababa casi siempre en la cama, donde la pasión lo borraba todo. Me decía que prefería matarme a que yo me fuera. Un día, en medio de una bronca monumental, me cogió en brazos y me sacó al balcón. Vivíamos en un ático, en un quinto piso. Creí que me iba a tirar. Estaba como loco y no dejaba de repetir: "¡Prefiero matarte a que te vayas!"».

    «Fue un momento dramático en el que, de pronto, lo vi todo claro.Nuestro niño estaba durmiendo en la habitación del fondo. Era muy pequeño, todavía no podía enterarse de nada. Me sentí aterrorizada.Quería dejar aquello, y a la vez estaba extrañamente atraída por ese hombre. Sé que ahora es difícil de explicar pero acabamos en la cama».

    «A pesar de eso yo había llegado a mi límite. Esa misma noche, de madrugada, fui sin hacer ruido al cuarto de mi hijo, tenía nueve meses entonces, lo cogí en brazos y salí de aquel piso para refugiarme en casa de mis padres. Me recibieron alucinando.Fue el peor momento de mi vida. Me atrevo a decir que yo estaba enganchada sexualmente a ese hombre. Era como una droga».

    Luego vino la separación. El comienzo del calvario legal. El secuestro de su hijo por parte de Carlo, cuando se lo llevó sin previo aviso a Italia.

    «Yo nunca podré olvidar que si no es por Fernando [Fernández Tapias] probablemente jamás hubiera recuperado a mi hijo. O por lo menos la separación hubiera sido muchísimo más larga que esos cuatro meses. Para colmo, Carlo comenzó a ponerme una fama en Italia tremenda. Decía que yo era una drogadicta, que había trabajado en películas porno. Allí nadie sabía quién era yo así que supongo que muchos le creyeron a él».

    «Tuve que pasar por la humillación de tener que demostrar que yo era una madre normal. Yo pensaba, ¡hasta a una pvta le dan a su hijo! ¿Qué he hecho yo para merecer esto? Fue una época en la que me sentí la mierda más grande de este mundo».

    Mar fue enterándose poco a poco de las deudas de su marido. Tuvo que hacer frente a muchas de ellas y pasar por humillaciones muy duras.

    «En el año 96 llegué una vez al Casino de Madrid y me comentaron que quería hablar conmigo el director. Me dijo que el banquete de nuestra boda, que se había celebrado allí, estaba sin pagar y que le debía no sé cuántos millones». Me enseña documentos muy reveladores.

    NARCISISTA. «El peritaje para la nulidad matrimonial especifica, como ves, que Carlo sufre un trastorno de personalidad narcisista, que necesita ser admirado y que distorsiona la realidad. Destaca su habilidad de manipulación de otras personas en beneficio propio.Habla de inestabilidad emocional, de irritabilidad que puede llevarle a la violencia. En fin, bastante desastroso».

    En muchos momentos fue tan ingenuo que dejó grabadas sus amenazas en la cinta del contestador de Mar.

    «Decía cosas terribles como: "Te vas a pasar todas las vacaciones saliendo en todas las pvtas revistas como la mayor pvta del país...Vas a salir como lo que eres, una drogadicta, una fulana y una enferma de sida, en todas tus pvtas revistas. Eres la peor mujer del mundo. ¿Has entendido, cabrona?". Yo presenté las cintas el 9 de abril de 1997 en un juzgado. Realmente llegué a asustarme porque pasaban los años y Carlo seguía en la misma actitud. Hubo muchas ocasiones en que tuve pánico».

    «La pesadilla ha durado hasta el final. Cuando yo estaba con Cayetano, Carlo le escribió varias cartas de su puño y letra, en febrero del 99. En ellas le decía cosas como: "Tú, que eres un buen jinete, a ver si puedes con esa jaca que se acuesta con tal y cual y que sólo le interesa el dinero"».

    Cuando dejó a Carlo, Mar se desquitó de toda la opresión que había padecido.

    «Comencé a salir de noche y me di cuenta de que era una mujer que gustaba, que podía rehacer mi vida. Fue cuando comencé a desengancharme de él sexualmente. Eso le volvió loco. Fue una época en la que Javier Merino, mi actual pareja, me ayudó mucho.Comenzamos a ser amigos de verdad. Me aconsejaba, me daba cariño.Comprendí que había otras cosas y que tenía aún todo por delante.Pero yo a Javier no le ocultaba nada y siempre supo que yo tenía metido en la cabeza a Carlo, a mi ex marido, y que iba a ser muy difícil mi recuperación».

    «Empezó lo que yo llamo mi época frívola. Tenía que divertirme para tratar de olvidar. Después de toda la represión a la que me había dejado someter por mi ex, lo único que pretendía era desquitarme sintiéndome libre, sin compromisos, sin tener que dar explicaciones a nadie». «Me dediqué a conocer a mucha gente Hice lo que me dio la gana. En aquella época tenía una enorme inseguridad. También trabajé mucho. Necesitaba ganar dinero, estaba ansiosa por conseguirlo. Quería vivir bien y darle un futuro a mi hijo. No quería depender de alguien».

    El precio fue perder a Javier Merino, con el que había empezado a salir. Si en aquel momento no lo hubiera dejado, se habría ahorrado muchos disgustos y miles de páginas en la prensa del corazón. «Tuve un cierto éxito pero con un precio muy alto. Lo peor fue perder a Javier. Fui un poco Antoñita la fantástica y empecé a decidir que ahora iba a esta fiesta o viajaba a un lado y a otro. Consideré que eso era lo mejor para mi profesión.Javier me dio un ultimátum. Me lo tomé como en la ocasión de París cuando rompí con mi primer novio por seguir mi profesión de modelo. Lo poco o mucho que había conseguido en el plano profesional era lo único que me parecía mío de verdad. Lo único que poseía».

    «Es curioso. Un empresario puede salir contigo o con quien quiera sin renunciar a su trabajo. Sin embargo, una modelo tiene que renunciar a su profesión, a su ambiente, para poder irse con un empresario».

    «No estaba dispuesta a tener más humillaciones con un hombre por conseguir dinero. Me dediqué desenfrenadamente a hacer lo que habían hecho conmigo, a frivolizar con el amor. Lo hice por despecho. Éste es un país machista. Era como si necesitara demostrar a todos que una mujer puede hacer lo mismo. Que una mujer puede ir de un hombre a otro sin ningún compromiso, sin necesidad de dar explicaciones. Fue como un reto público».

    A Mar no le hubiera gustado ser hombre pero reconoce que no se comporta como muchos, demasiados, entienden aún que debe comportarse una mujer.

    «Reconozco que tengo un concepto bastante bajo de las mujeres.La mayor parte no son independientes, aceptan cosas humillantes.No se puede ser feliz aceptando toda tu vida servir sólo para lavar la ropa, planchar, cocinar y poner buenas caras sin importar lo que sientes. Así es imposible ser feliz. Al final estás vacía, no haces nada, como le sucedió a mi madre. No comprendo por qué no se rebeló. Por qué aguantó, por qué aceptó vivir sin afecto, sin cariño, sin amigos, sin compensaciones. Después de su muerte encontré algo escrito por ella que me confirmó su infelicidad.Yo creo que lo dejó para que lo leyéramos».

    Es curioso cómo Mar cayó de bruces en todo aquello que más odiaba.

    «En algún momento, creo que fue en la edad de la Confirmación, en el colegio, yo quise ser monja. Tendría 15 años. La verdad es que me duró muy poco. Supongo que lo hacía por imitación de las monjas. Recuerdo que me atraía ser misionera. Hacer algo grande por los demás. Sabía que eso significaba no tener marido ni hijos pero veía el lado bueno de esa situación. No tendrías que depender de alguien toda tu vida, ni soportarías problemas de encoñamiento. Me parecía que era un sistema de vida duro pero que te podía llenar. Me duró muy poco. Supongo que hasta que apareció aquel primer novio.»

    Todo cambió de nuevo cuando apareció en escena un hombre maduro, casado y millonario, Fernando Fernández Tapias.


    FERNANDO F. TAPIAS

    «Era monótono»
    «Mi época frívola fue una especie de grito, algo así como: "¡Os vais a enterar!". Entonces apareció Fernando. Nuestro encuentro pareció casual, pero estoy convencida de que vino a por mí directamente y puso los medios para conseguir que nos encontráramos. Nos llamaron de Radio España para un programa que hacían los empresarios.Nosotras, Sofía Mazagatos y yo, íbamos para hablar de nuestra experiencia con nuestra pequeña empresa de modelos que habíamos montado. Fernando estaba allí como presidente de los empresarios.Debió de encapricharse porque vino directamente. Fue muy directo.Me invitó a cenar y yo acepté».

    El vértigo del poder le enganchó rápidamente hacia un mundo desconocido para ella, con todas sus ventajas y servidumbres.

    «Al principio te hace mucha gracia. Te llama la atención toda la parafernalia que rodea al poder. Para mí era nuevo ese mundo de gente rodeada de guardaespaldas y todo eso. Desde el comienzo me vendió que había sido hiperinfeliz en los últimos siete años de su vida. Me convenció de que su matrimonio estaba roto.»

    Reconoce que nadie le engañó. Ella sola se metió en la boca del lobo.

    «La verdad es que me halagaron sus atenciones. Ten en cuenta que yo salía de vivir en la mierda, así que me dije: "¿Por qué no?" Para una vez que me trataban bien no iba a desaprovecharlo.Era gente de mucho dinero y yo comencé a sentirme como una reina.¿Por qué iba a dejar aquello?».

    «Fernando era un hombre atractivo en la distancia corta. Educado y atento. Comencé a sentirme bien con él. Notaba que él estaba feliz. Se desvivía por mí. No se trataba de grandes regalos.Estoy hablando de sentimientos. Me hizo sentirme amada. Además, yo comenzaba a tener un problema grave cuando Carlo se llevó a mi hijo a Italia. Me sentía impotente y Fernando tenía el poder suficiente como para ayudarme».

    «Yo sé que no era pasión por mi parte. Era algo más racional. Me sentí reconfortada de todas mis penalidades. Era una situación un poco paternal pero yo necesitaba cariño y atenciones, y él me las dio».

    «Todo era nuevo para mí. Cenábamos con políticos importantes, alternábamos con gente con mucho poder, algo muy diferente al ambiente en el que yo me había desenvuelto hasta entonces. Lo peor es que al final no pude aguantarlo. Me di cuenta de que en ese mundo había tanta mierda como en el que había abandonado».

    Después de unos meses surgieron las dificultades de la convivencia.

    «Estuvimos así casi un año. Luego comenzaron los problemas. Había mucha diferencia de edad. Nunca salíamos a divertirnos o a tomar una copa. Todo era monótono. Sólo había cenas y más cenas, un café como mucho y a dormir.»

    «Además, comenzó a decepcionarme ese mundo en cuanto me di cuenta de los asuntos en los que estaban metidos. Se comportaban de una manera muy cínica. Iban de parejas perfectas y luego, descaradamente, la mujer de un empresario muy importante le metía mano al primero que pasaba. Es un mundo en el que todo se mueve por el interés.Tienes que haberte criado en ese ambiente para soportarlo».

    Vio muchas cosas y sintió un pánico que todavía no le ha abandonado del todo.

    «No me atrevo a hablar de corrupción, pero el caso es que comenzó a entrarme miedo. Los que están dentro de ese ambiente no se dan cuenta. Todo les parece normal. Pero, si vienes de fuera, te deja desorientada. Todo se mueve en torno al dinero. Se ponen los cuernos, pero nadie se separa porque está la cuestión del interés económico. Comencé a no poder soportar a la gente que tenía a mi alrededor. En el fondo era un mundo con unas personas más frívolas y vacías que el que yo había dejado».

    «Es una gente extraña. Les llega el agua hasta el cuello y sin embargo se mueren de sed. Así lo escribí un día en mi diario.Tengan lo que tengan siempre les parece poco y por conseguir más son capaces de todo».

    Sabe que hay cosas de las que nunca hablará, pero no puede resistir la tentación de insinuarlas.

    PELIGRO. «No voy a entrar en detalles. Nunca lo he hecho ni lo haré. Pero vi demasiado. Comencé a asustarme. Chanchullos, líos económicos y políticos, todo mezclado. Está claro que el poder tiene un precio. Tienes que pasar por encima de muchas cosas. En un momento dado comprendí que tenía más información de la que yo quería tener. Comencé a experimentar una clara sensación de peligro. Pensé que aquello podía acabar jodiéndome la vida así que lo dejé».

    «Fue un cambio radical. Fernando había puesto a mi disposición detectives y abogados para poder solucionar el tema del secuestro de mi hijo. Se gastó mucho dinero. Cuando nos separamos yo seguí por un tiempo utilizando a sus abogados. Le pregunté si podía continuar con ellos y le dije que estaba dispuesta a pagarlos de mi bolsillo. Comenzaron los problemas hasta que comprendí que aquello sólo me estaba perjudicando».

    «Estoy convencida de que él pensaba: "Si las cosas se ponen mal con su hijo terminará volviendo a mí para que se lo solucione".Ahí sí que me entró un verdadero pánico a perder definitivamente a mi hijo».

    A Mar le salvó la campana, el instinto de supervivencia y otro hombre que al final sería su verdadera pesadilla.

    «Conseguí salir de aquello. Es gente que sacrifica todo en el altar de su ambición personal. Fue entonces cuando me di cuenta de que había venido a por mí descaradamente antes siquiera de conocerme. Fui su capricho. Ya sabes: "Quiero a esa mujer; haz los contactos que sean necesarios para que nos encontremos"».

    «Yo le planteé que aquello no iba a funcionar, por la diferencia de edad y por todo lo demás. Y entonces él cometió un error definitivo.Ya no se trataba de sentimientos. Esto no quiero que lo pongas pero quiso arreglarlo con dinero para que me casara con él. Aquello fue el fin. Intentaba comprarme y eso fue demasiado. Creía que por dinero me quedaría y fue exactamente lo contrario. En aquel momento aceptarlo me suponía dejar de tener problemas económicos, un seguro para mi futuro, para mi hijo. Lo que yo siempre había intentado conseguir. Pero le dije que no.»

    Fue cuando surgió el otro italiano, de algún modo parecido a su ex marido, que se iba a interponer en el camino de Mar para complicar definitivamente las cosas.


    ALESSANDRO LEQUIO

    «No me fiaba»
    «Lequio apareció en mi vida. Fernando lo sabía porque yo no se lo oculté. El debió de pensar: "Que se vaya con él y se divierta un poco. Ya volverá cuando me necesite". Pero de nuevo me cazaron por los sentimientos.»

    «Yo no conocía personalmente a Lequio. Nos encontramos en un desfile de moda en Galicia. Hacía cuatro meses que mi hijo estaba secuestrado en Italia y yo estaba desquiciada con ese tema. Lequio al ser italiano tenía, según me comentó, información de primera mano. Comenzó a captarme por ahí. Empezó a llamarme muy a menudo por teléfono y siempre empleaba la misma excusa. Utilizaba a mi hijo. Me daba alguna información suya. Me decía que estaba bien, que lo había visto».

    Lo cierto es que Mar se dejó engatusar a pesar de las advertencias de muchos.

    «Los dos éramos, según él, víctimas incomprendidas. Y yo me lo creí. Pensé que era posible que de él se hablaran cosas que no eran ciertas porque sabía por experiencia que eso puede pasar».

    «La realidad es que a mí me convenía aquel contacto, porque constantemente me pasaba información de mi hijo. Además no veas cómo ponía a caldo a Carlo y las barbaridades que decía de él. Es gente con mucha labia. Son personas capaces de envolverte de hacerte ver lo que ellos quieren».

    Lequio no supuso al principio la gran pasión desbordante que muchos imaginan.

    «Comenzó así una relación de amistad. Tengo que decir que aquello no me pareció la de Dios. Pero era más pasional que lo que había vivido con Fernando. Yo se lo conté a éste para que las cosas estuvieran claras».

    «Con Fernando tuve una relación con dos etapas muy distintas.Una primera en la que le fui absolutamente fiel. Luego seguimos viéndonos unos meses pero él sabía que no había nada que hacer y que yo había comenzado a salir con otras personas. Nunca se lo oculté como no le oculté lo de Lequio.»

    «A Fernando parecía no importarle demasiado. Me advirtió claramente de que estaba haciendo el gilipollas y de que me iba a equivocar completamente con Lequio.»

    «Insisto en que en mi primera etapa con Fernando le fui fiel y pensé incluso que algún día podría casarme con él. Luego vinieron las dudas, el aburrimiento, la distancia mental. Y es cuando empiezas a frivolizar, cuando conocí a Lequio. Fernando, a todo esto, planteó los trámites de su divorcio.»

    Unas fotos iban a cambiar definitivamente la vida de Mar Flores.El público vería en ellas algo inaceptable que le supondría el rechazo definitivo. Mar, para la gente, se había pasado de la raya. La verdad, sin embargo, fue mucho más complicada.

    «Con Lequio me veía de vez en cuando. Tenía que ir a Roma a un desfile y él me insinuó que cambiara de hotel para estar más cerca de su casa. Yo no podía sospechar que lo tenía todo calculado.Le hice caso y estuvimos tres noches juntos. Fue entonces cuando hicieron aquellas primeras fotos de Roma que tanto darían que hablar. Ellos habían calculado los lugares donde Lequio tenía que detenerse conmigo para besarme debajo de la luz de la farola.Yo debo reconocer que entonces estaba enamorada de Lequio. Me lo pasaba bien con él. Sabía ser un hombre atento y divertido y me dejé llevar. Jamás pude sospechar su doble juego. Estábamos enamorados o, al menos, eso es lo que yo creía.»

    «Fue Fernando quien me advirtió: "Todo eso te lo está haciendo él. Lo de las fotos es una cosa suya. Te está utilizando y no te das cuenta. Te va a perjudicar gravemente". Mi hermana mayor también me lo dijo. Me comentó que estaba loca. Que al final iba a tener que mantenerlo. Yo pensé que no me importaba, que si tenía que trabajar para mantenerlo lo haría. Pensé con ingenuidad que aquella relación iba a ser seria».

    «En realidad mi relación con Fernando ya se había terminado, pero oficialmente no era así, puesto que de vez en cuando solíamos vernos. Para mí lo de Lequio fue precisamente una justificación para romper definitivamente con Fernando. Éste, sin embargo, estaba convencido de que pronto me cansaría. De que Lequio era para mí sólo un capricho y que volvería con él. La posesión no tiene precio. Había renunciado a muchas ventajas económicas pero creo que hice bien. La libertad y la independencia es lo más grande que se puede tener».

    «Fernando siempre creyó que yo iba a volver. Lo ha intentado por teléfono. He vuelto a decirle que no. Sigo creyendo que yo para él sólo fui un capricho y que sigo siéndolo.»

    «Me decepcioné también por la actitud de Fernando cuando el asunto de su divorcio. Con su mujer se portó con una frialdad que me dejó helada. Al fin de cuentas era la madre de sus hijos y habían estado casados muchos años. También era terrible cómo trataba a sus hijos. No ha sido padre en su puñetera vida. No se ha ocupado de darles una vida afectiva. Tiene un hijo con una edad difícil con el que se porta como un nazi».

    LAS FOTOS. Hablamos con mucho detalle de las fotos en la cama con Lequio, las que se publicaron en Interviú en el momento más inoportuno para ella. Eran fotos, según ella, de muy mala calidad, de esas que se hacen para recuerdo y no para enseñar.

    «Por otra parte yo estaba vestida y allí no se veía nada raro.Estaba con mi pareja y punto. Por la mañana, muy temprano tuve que levantarme para tomar un avión y me siguió haciendo alguna foto más. Por ejemplo la que enseño el dinero que meto en una bolsa de viaje y que eran simplemente mis honorarios por el pase de modelos que acaba de hacer allí».

    «La revista que estaba enseñando él era el dominical del ABC.Yo en aquel momento no podía ver ninguna doble intención en todo aquello. El titular decía que yo quería tener una familia, casarme, rehacer mi vida, tener unos hijos, como todo el mundo. Pero no estaba involucrando en todo aquello a Fernando. Cualquiera que lea esa entrevista, que está en las hemerotecas, verá que mis respuestas no tienen ninguna relación con Fernando. Era imposible que en aquel momento yo comprendiera que, años más tarde, la revista que lo publicó iba a sacarle punta por ese lado. Lo terrible es que Lequio sí lo veía y que, además, era un hombre tan frío como para ser capaz de esperar mucho tiempo hasta que las fotos pudieran valer un dinero determinado y a mí me pudieran hundir del todo».

    Mar, sin embargo, pronto empezó a sospechar que ahí había algo raro.

    «De todas formas cuando volví a España empecé a pensar en que había cometido una estupidez. Lequio y yo habíamos hablado incluso de casarnos. A mí me faltaba un punto para confiar en él. Le llamé y le dije que no me fiaba y que quería recuperar las fotos y los negativos. Él me dijo que se había revelado fuera de España, en Roma, y que las había traído consigo a España. Las vimos y nos reímos. No me parecían para tanto. Nosotros estábamos bien y no podía imaginar lo que se tramaba».

    «Él me halagaba, me decía que me quería. Me insistía en que la Obregón había sido una mierda en su vida comparado conmigo. Tengo que reconocer que a mí me iba la marcha y que me lo quise creer.Me había ayudado mucho con mi hijo y, como pareja, funcionábamos bien. Por cierto, las fotos que se publicaron de Lequio desnudo en una revista pienso que estaban trucadas. La realidad era más normal».

    «Yo no ganaba nada con él desde el punto de vista material. Había dejado a todo un señor potentado por un mierdecilla sin un duro.Comencé a tener dudas serias. Sobre todo cuando empezó a hacerme llamadas y luego a enviarme faxes con los que se puede demostrar que mi actuación con esas fotos fue, al menos, de prudencia».

    «No las tenía todas conmigo, así que le llamé para recuperarlas y Lequio me dijo que, si las quería, podía ir a su casa a por ellas. Lo hice. Me explicó que había hecho las fotos para que no me fuera con Fernando. Me dio las dos series de copias y los negativos, aunque debo reconocer que aquella noche la pasé con él. Hubiera hecho cualquier cosa para recuperarlas».

    La ruptura de Mar con Lequio fue radical a partir de aquel día.

    «Yo no contesto ya a sus llamadas de teléfono y comienza a dejarme mensajes. Desconecto el contestador del teléfono y entonces empieza a mandarme faxes. Los he conservado y gracias a eso puedes ver que me engañó desde el primer momento».

    La primera carta, escrita en papel de color crema con membrete de Alitalia, (dos hojas escritas por las cuatro caras), se la manda desde el avión después de que se hubieran hecho las fotos de la cama en Roma. Las cartas y los faxes están escritos de su puño y letra, en italiano. Destaco algunos párrafos que no tienen desperdicio.

    «Te escribo desde el avión después de estas tres noches maravillosas que hemos pasado juntos... Puedo asegurarte que no eres una aventura para mí... Tengo que hacer grandes esfuerzos para no gritar tu nombre a los cuatro vientos y todo lo que significas para mí...Sé que piensas cosas negativas de mí, quieres resguardarte porque piensas que algún día pueda traicionarte. Créeme, amor, que en ningún momento lo he pensado».

    «Yo, Mar, no soy una persona que pueda traerte complicaciones, créeme cuando te hablo»... «Quiero ser tu proyecto más importante, porque tú lo eres para mí. Siempre tuyo: Alessandro.»

    ... «Mar, no entiendo nada. Me gustaría saber qué coño ha pasado.Por qué no llamas. Estoy muy mal, pero verdaderamente muy mal.Estoy enamorado de ti, ¿quieres entenderlo?».

    En otro fax le dice que las fotos de Roma de la farola no las hizo por dinero sino para que dejara a Fernando.

    CANCIONES Y POEMAS. ... «¿Me has perdonado? Tengo un agujero en el estómago. ¿Has escuchado las dos canciones que te he puesto? Estoy loco por ti. Te amo. Tuyo para siempre: Alejandro.»...«Me pregunto si entro en tus planes futuros. Tu confianza en mí es escasa».

    El 23 de marzo de 1997 le escribe una poesía: «Il celo e blu e io ti amo sempre di piu. No hago otra cosa que pensar en ti y en un futuro juntos. Alessandro».

    Tres días después, el 26 de marzo de 1997 le manda el último mensaje. Y tal vez el más revelador: «Nunca en mi vida hubiera jugado con las fotos. Tienes todas las copias. ¿O crees que me he guardado alguna? No me conoces... Ana y Antonia son el pasado y tú eres el futuro. Caes muy bajo si crees que soy capaz de traicionarte. Estoy empezando a cabrearme. Te estoy esperando.Tú no me conoces. La gente te está influyendo tanto que te está convirtiendo en ciega. Estoy enamorado de ti y lo único que he querido hacer era ponerte entre la espada y la pared para que decidieras tu futuro. Me estás haciendo sufrir. Estoy tan mal que ni te imaginas. Con tu comportamiento pienso que tú no me amas. ¿Qué esperas? ¿Cuál es tu miedo? Estoy loco por ti y estoy mal. Estoy empezando a cabrearme. Te estoy esperando. Alessandro.»

    Parece mentira que Lequio dejara esos documentos por escrito, pero así sucedió.

    «En el siguiente mensaje ya venía una fotocopia de una de las fotos. En castellano me ponía, como puedes ver: "¡No eres quién para criticar a nadie!". Luego fue capaz de esperar el momento en que esas fotos valieran más dinero. Al final acabaron publicándose [Interviú, 7 de febrero de 1999], sacándolas del contexto y con un texto en el que se insinuaban cosas que no eran ciertas».

    «No hay más fotos que las que se han publicado. Pero, claro, yo no sé si en su casa ha podido grabarnos mientras hacíamos el amor. Yo sé que a otros famosos les tiene grabados con chicas exuberantes».

    «En fin. Sucedió y tengo que asumirlo, pero mi responsabilidad en todo aquello fue nula. Sólo he pagado, y muy duramente, las consecuencias. Los sentimientos una vez más. Me volvieron a cazar a través de los sentimientos».

    De Cayetano apenas si quiere hablar. Asegura que se portó bien con ella en momentos claves.


    CAYETANO MARTÍNEZ DE IRUJO

    «Buena gente»
    «A Cayetano le conocí cuando ya lo había dejado con Lequio. Fue en una fiesta en Barcelona. Yo notaba que me miraba mucho. Nos dijimos hola y adiós y nada más».

    «Otro día me llamó al móvil. Estuvo un poco borde. Él creo que estaba en Francia y yo estaba con lo de la película».

    «A los tres meses, más o menos, me invitaron a una cena en el Palacio de Liria. Iba a asistir gente importante muy distinta entre sí, como el corredor de coches Carlos Sainz, la entonces ministra Loyola del Palacio o Luis María Anson. A partir de aquella noche quedamos a cenar para otro día y así, poco a poco, comenzamos a salir».

    «Me pareció un muchacho que, aunque era buena gente, estaba totalmente traumatizado por su madre. Tenía problemas graves y, en la medida de lo posible, intenté ayudarle. No lo digo yo. Lo reconoció su hermana, que vino un día a verme a casa para agradecerme todo lo que había hecho por él».

    «Me pareció un hombre muy desgraciado. No había recibido ningún afecto de niño. En algunas cosas tenía las meninges igual que un niño de seis años. Me entró una especie de instinto maternal.Sentía la necesidad de protegerlo. Me enterneció su ingenuidad.Por supuesto que yo siempre supe que él era un hombre infiel y que no podía evitarlo».

    «La verdad es que, a pesar de todo, él siempre se portó muy bien conmigo. Sobre todo cuando se publicaron las fotos y yo me fui al hospital porque mi cerebro dijo basta y no pude soportarlo más».

    «A veces pienso que, si él le hubiera echado dos cojones, a lo mejor lo nuestro hubiera podido funcionar. Bueno, no es verdad.No hubiera funcionado por muchas razones. Tendría que haber solucionado primero sus propios problemas. Además, su madre le dijo al final, después de estar dos meses en mi casa, que si seguía conmigo le desheredaba».

    «De todas formas hay cosas que no quiero contar y que nunca contaré.No tengo necesidad de hacer daño a nadie. Asumo mi pasado. Comienzo a tener equilibrio al lado de Javier. Tengo el divorcio, la nulidad.Soy una mujer libre. He conseguido estabilidad económica gracias a mi trabajo y no pienso entrar más al juego de las revistas.No haré más declaraciones que las absolutamente imprescindibles para mi trabajo. Quiero cerrar con esto un capítulo de mi vida y empezar otra vez». «Sé que será una etapa larga y difícil, pero la actitud consecuente será la que me lleve al equilibrio que tanto añoro. Soy consciente de los prejuicios que hay sobre mí. Reconozco que muchos han dictado ya su veredicto, pero yo voy a demostrar con el tiempo que he aprendido de mis errores.Que he madurado y que aún me queda mucha vida por delante. Merezco una oportunidad y la voy a aprovechar».

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Lun 11 Abr, 2016 11:40 pm



Mantilla y zapatillas de deporte, la combinación ganadora de Lourdes Montes y Eva González
Las mujeres de Francisco y Cayetano Rivera estuvieron en dos compromisos bien diferentes, pero en los que brillaron con luz propia

Avatar de Usuario
Invitado

anuel Benítez «El Cordobés» se separa tras cuarenta años de matrimonio

Mensajepor Invitado » Mar 12 Abr, 2016 10:41 pm

Imagen


Manuel Benítez «El Cordobés» se separa tras cuarenta años de matrimonio

La pareja no ha podido superar una fuerte crisis que arrastraba desde hace meses


Manuel Benítez «El Cordobés» ha puesto fin a cincuenta años de matrimonio con su mujer, MartinaFraysse, tal y como informa en exclusiva «¡Hola!». Al parecer, la pareja no ha podido superar una fuerte crisis que arrastraban desde hace meses.

Martina siempre ha llevado una vida discreta, manteniéndose en un segundo plano ante los focos. En una entrevista concedida en 2009 a este diario, la mujer del diestro comentó que «había sido esta una decisión personal». «Él ha sido todo y se debe a su público. Yo no. Yo soy parte de su vida privada. Y la vida privada de los seres es sagrada» declaró.

Manuel Benítez y Martina Fraysse contrajeron matrimonio el 11 de octubre de 1975 en Palma del Río, Córdoba. Ejercieron de padrinos Angelita, hermana del diestro, y Sebastián Almagro, piloto y amigo personal de la pareja. Fruto de ese amor nacieron cinco hijos: Maribel, Manuel María, Rafael, Martina y Julio, también matador de toros.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Mar 12 Abr, 2016 10:51 pm

Imagen


Exclusiva en ¡HOLA!, Manuel Díaz 'El Cordobés nos descubre el resultado de las pruebas de ADN

'Coinciden en un 99,9%' declara el diestro


El pasado mes de febrero, Manuel Díaz ‘El Cordobés’ comunicaba, en las páginas de ¡HOLA!, que había presentado una demanda de paternidad contra Manuel Benítez. Casi dos meses después, el diestro ha revelado, de nuevo en la revista, el resultado de esta decisión y de las pruebas de ADN. En una entrevista exclusiva en ¡HOLA!, la más importante de su vida, Manuel ha desvelado el resultado: “Coinciden en un 99,9%”. En las páginas del número que se pone a la venta el miércoles en los quioscos, se pueden leer las declaraciones y ver las imágenes del torero, que posa en su casa con su mujer Virginia.

“A mi padre le veo abandonado y solo, y me da pena porque yo, a mi manera, le quiero” asegura Manuel que añade: “Si mi padre viene a casa, le pongo un cuarto”. Aunque no mantienen relación, Manuel tiene alguna noticia de dónde se encuentra su padre ahora. “Lo último que sé de él es que lleva casi un mes en la finca de unos amigos, que se ha ido allí solo” dice.

Durante este tiempo que ha durado el proceso judicial, Manuel ha tenido en Virginia, sus hijos y también en su exmujer Vicky Martín Berrocal el mejor de los apoyos. Y es que calificó esta etapa como una de las más duras de su vida. Cuando no sabía aún los resultados, publicó una comparativa de imágenes con su padre y él cuando eran más jóvenes, instantáneas que no dejaban lugar a dudas con respecto al parecido que ahora el ADN ha respaldado. “A veces los genes te juegan una mala pasada y quien no quieres que se parezca a ti, se parece más que los que quieren parecerse. Cosas de la vida. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Yo estoy en el mío. ¿Y tú?” unas duras palabras dirigidas a su padre.

Este se ha mantenido en silencio durante todo este proceso, sin hacer comentarios acerca del mismo. Tampoco su hijo Julio quiso hacer declaraciones cuando se conoció la demanda, diciendo simplemente que la situación “no era agradable” y que “su padre estaba bien”.

En el mes de febrero, Manuel Díaz ‘El Cordobés’ explicó por qué había decidido dar este paso, en las páginas de la revista ¡HOLA! “La gota que ha colmado el vaso se produjo el otro día, cuando entrevistaban a Benítez en televisión y, al preguntarle por mí, se apartó como si fuera el demonio. '¿Por qué tu padre no quiere hablar de tí?', me dijeron mis hijos. Fue muy fuerte". "Siento un gran vacío y no quiero morirme con él. Necesito cerrar este círculo" dijo entonces.

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Mié 13 Abr, 2016 5:16 pm


Crónica Rosa: 'El Cordobés' se separa después de 40 años
Federico comenta con Alaska, Paloma Barrientos, Daniel Carande y Rosa Belmonte la separación de Manuel Benítez de su esposa.

Avatar de Usuario
sira

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor sira » Jue 14 Abr, 2016 12:09 am

Estoy oreocupada por Assia y BOIRA, Assia viene todos los dias y Boira tambien frecuenta mucho el foro. A ver si vuelven pronto..

Avatar de Usuario
Invitado

famosos disfrutan de la Feria de Abril

Mensajepor Invitado » Jue 14 Abr, 2016 12:12 am


Los famosos disfrutan de la Feria de Abril 2016
La Feria de Abril ya ha comenzado y muchos han sido los rostros conocidos que se han dejado ver por el Real. Raquel Revuelta y Laura Sánchez han lucido sus trajes de flamenca y han compartido una agradable jornada con Carlos Herrera, Cayetano Martínez de Irujo o Rosauro Varo, entre otros.



Lourdes Montes, 'desfila' en La Maestranza
Apasionada de los toros, Lourdes Montes no perdió la corrida previa al inicio oficial de la Feria de Abril. La diseñadora acudió acompañada de su hermana, Sibi, pero no de su marido, Fran Rivera, que estaba entrenando para su próxima faena

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Jue 14 Abr, 2016 12:13 am


El Cordobés ya tiene fecha para el juicio de paternidad
Manuel Díaz 'El Cordobés' acudirá al 28 de abril al juzgado, día en el que se celebrará el juicio que resolverá la demanda de paternidad que interpuso a Manuel Benítez 'El Cordobés'.

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Jue 14 Abr, 2016 4:52 pm



El hijo de ocho meses de Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, protagonista de la Feria de Abril

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21575
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Assia » Vie 15 Abr, 2016 4:21 pm

Manolillo CORDOBES, cuanto te has pagado HOLA por decir que a ''mi padre lo veo abandondo y solo.?'' Oh no. tu padre nunca estara ni ''abanonsado ni solo.'' Tanta lastima te da a ti de tu padre como el solo deseo de querer ''un abrazo'' de tu padre. Eres el tio mas liante,mas hipocrita y mas embustero de todos esas personillas que han hecho y hacen fortuna a costa de montar 1 vida y desgracia inventada a la pensa basura. Eres 1 sinverguenza Manolillo no solo por hablar mal de tu padre por cerca de 30 anos y cobrar, eres 1 ser despreciable por hasta haber falseado la desgracia de tu madre y no tener reparo en inventar que tus abuelos maternos, tiraron a la calle a tu madre cuando supieron que estaba embaraza de 1 demonio como eres tu. De que vivio tu madre durante su embarazo y recien nacido tu.? Eso nunca lo has comentado y hasta has tenido la suerte de que la prensa basura no te lo preguntara.

En la epoca en la que tu madre quedo embarazada de ti, las pobres mujeres como tu made, si que tuvieron que tirarse a la prostitucion si sus padres la echaban de sus casas. No tenian otro trabajo porque las sievientas como era tu madre, ninguna Sra. las queria para el servicio domestico.

Tu supuesto hermano Julio, adora a su padre y de las pocas verdades que dice Penafiel, ahi si dijo 1 verdad muy grannde: '' Julio 1 muchacho discreto... yo lo respeto pero no le perdono el dano que ha causado a mi familia.'' IMAGINO que ya tu supuesto herrmano Julio sabia que sus padres se divorciarian.
Tu padre, nunca estara ''abandonado y solo'' porque tu padre tiene hijos e hijas del matrimonio que todos estan rico gracias a las empresas que tu supuesto padre les ha montado en Cordoba. Al que yo veo ''abandonado'' de los empresarios taurinos es a ti, Manolillo, no has sido contratado por la empresa de la Maestranza hasta donde yo se y la empresa de LAS VENTAS, ya ha comentado que quiere ''sange nueva'' en la feria de San Isidro. Mucho vas a tener que esperar para cobrar lo que por ley te pertenece cuando muera tu supuesto padre. Poco importa a 1 canalla como eres tu, mientras la prensa basura te pague, podra salir de la hipoteca de tu finca.

Sabes por que nunca crei que solo queria 1 ''abrazo'' de tu padre y no queria ni ''1 duro de tu padre.?'' Simplemente, porque si solo hubieras querido ''1 abrazo'' de tu supuesto padre, hubieras llamado a su puerta y le hubieras dicho: dame 1 abrazo que solo es eso lo que quiero de ti. Si tu padre,te hubieras dado con la puerta en las narices, entonces es cuando podia haber ido a vender tu historia a la prensa basura. Tu supuesto pade, sabia muy bien como trataste a tus pobres y humildes abuelos maternos a cambio de pagne para ser mas desgraciada la vida de tu madre, mas melodrama, mas bien pagaba la prensa basura. Muchas pobres mujeres como tu madre, en esa epoca, se quedaban embarazadas y sus hijos de made soltera, no tuvieron la suerte de hacerse rico como tu vendiendo la maldad de tu padre,la de tus aburelos maternos y todo fue 1 drama falseado para ganar pagne. ERES 1 SER DESPRECIABLE MANOLILLO O SERA MEJOR ESCRIBIR QUE PARA MI, ERES 1 SER DESPRECIABLE Y REPUGNANTE MANOLILLO.
Assia




Volver a “Cajón de Sastre”