EL CASO JUANA RIVAS

Sólo tú eres el responsable de lo que aquí se diga.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Mié 23 Ago, 2017 2:24 pm



Señala que las autoridades se han posicionado del lado de la madre
La Asociación Contra la Sustracción de Menores alerta de que el 'caso Juana' podría crear un "peligro precedente"

Acusa a las autoridades de vaciar de contenido los convenios para evitar el secuestro interparental

La Asociación Contra la Sustracción Internacional de Menores alerta sobre el precedente que podría sentar el caso Juana, que "podría suponer un peligroso precedente por su capacidad para vaciar de contenido los convenios internacionales".

En un comunicado difundido este miércoles, la Asociación critica asimismo la relevancia mediática que ha adquirido el caso, a raíz de la negativa de la madre a restituir a sus hijos a su ex pareja, el italiano Francesco Arcuri, pese a las sucesivas resoluciones judiciales que han venido dando la razón al padre.

En este sentido, la Asociación considera que el caso Juana ha trascendido el ámbito privado-familiar cobrando relevancia de interés general ante los sucesivos pronunciamientos de autoridades que "al posicionarse" al lado de la madre "han traspasado la barrera de la independencia judicial", ignorando que al otro lado y en otros casos "hay otros padres y madres" que han perdido a sus hijos "por comportamientos como el que se jalea desde las instituciones".

Esta organización, que dice defender "por encima de todo" el interés de los niños víctimas de la violencia pero también en el daño que supone privarles de "su derecho humano a la vida familiar" al separarles del cariño de toda una rama de su familia", apunta que son miles los niños secuestrados en Europa que se benefician de los convenios internacionales firmados para evitar la sustracción interparental.

"Es por ello", alerta el comunicado, que "la Asociación no puede permitir que este tipo de situaciones se consolide, sentando un precedente contrario a las relaciones familiares y al sistema de derechos humanos" establecido por el Consejo de Europa y en la ONU.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Jue 24 Ago, 2017 12:21 am

pena de pais

Imagen

Orden de alejamiento contra un parapléjico por malos tratos

Los hechos tuvieron lugar a mediodía de ayer, cuando el hombre, identificado como Juan Francisco M.G., nacido en 1954, en El Escobonal, en Güímar se presentó en su domicilio y su compañera no le permitió el acceso.

"Mi compañera Mercedes Hernández Díaz no le permitió a mi hijo que me abriese la puerta, por lo que tuve que llamar al 1-1-2 que envió a la Policía Local que se presentó en mi domicilio, pero a pesar de llamar insistentemente a la puerta nadie les abrió. Ellos me dijeron que lo sentían y que no podían hacer nada. Entonces llamé a mi otro hijo, Eduardo que se encontraba en Los Cristianos y me dijo: ´No te preocupes papá que ya voy para allá que yo tengo llave y te abro", según relató Juan Francisco, que tuvo que pasar la noche en el Albergue Municipal,
Marrero García logró finalmente acceder al domicilio y su compañera ya no estaba dentro. Sin embargo, cuando ésta llegó acompañada de su pareja le espetó: ´Tú que haces aquí, esta es mi casa". En ese instante se produjo una discusión en la que Mercedes Hernández acusó a su compañero de tirarle por los pelos, arrastrarla por la habitación y pegarle en un pecho. Sin embargo, las manifestaciones tanto de Eduardo, el hijo de Juan Francisco como la suya propia difieren bastante de la de la víctima.

Juan Francisco reconoció que sólo le agarró de una de sus manos para que no le pegase a su hijo Eduardo. Su madre argumentó ante la juez para ordenar la orden de alejamiento de su hijo que éste había amenzado en cuanto cumpliese la mayoría de edad con matar a su hermano.
la opinión de tenerife pudo hablar en la tarde de ayer con Ana Cristina Galván, letrada de Juan Francisco que mostró su malestar e indignación con la medida cautelar tomada con la juez.

http://www.laopinion.es/sucesos/2010/07 ... 93634.html

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16929
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Assia » Jue 24 Ago, 2017 3:06 am

Me gustaria conocer tu opinion, Etiopia. Voy a darte mi opinion aunque tu no este de acuerdo conmigo. ''Juana Rivas ya ha creado 1 precedente'' con haber salido en libertad. Ahora, cualquiera puede secuestrar a sus hijos menores y lavarle el cerebro envenenadolos conque el padre es 1 maltratador.Si el marido de Juana Rivas es 1 maltratador, por que Juana Rivas se dejo hacer otro hijo de 1 maltratador.?
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Jue 24 Ago, 2017 2:01 pm

Imagen

Jueces para la Democracia denuncia las descalificaciones y presiones políticas sobre los tribunales en el caso Juana Rivas

La asociación Jueces para la Democracia ha emitido un comunicado en el que lamenta las descalificaciones y presiones que se han vertido sobre los tribunales en el caso Juana Rivas.

Para la agrupación progresista, "los tribunales españoles han llevado a cabo una actuación diligente y proporcionada, con exquisito respeto a nuestro ordenamiento interno y los convenios internacionales que nos obligan".

Sin embargo, consideran que las actuaciones realizadas han sido sometidas a descalificaciones y también a "evidentes presiones desde el ámbito político pidiendo la inejecución de las resoluciones judiciales -tal como si los órganos judiciales pudiesen decidir no ejecutar lo juzgado cuando precisamente están obligados por la Constitución a ello- y la minimización del efecto del incumplimiento de las resoluciones judiciales".

La asociación también considera que "carecen de cualquier justificación", las acusaciones que se están deslizando desde algunos sectores "sugiriendo que la actuación de la Justicia en este caso responde a un decisionismo arbitrario, a la despreocupación por los menores, y a la ignorancia de las normas nacionales o internacionales aplicables".

Por todo ello, Jueces para la Democracia pide "mesura y ponderación", especialmente a los responsables públicos, "al expresar opiniones o ideas sobre concretas actuaciones y resoluciones judiciales, lo que es compatible con la crítica al contenido de las mismas como parte del derecho a la libertad de expresión y opinión que garantiza nuestra Constitución".

Además, la asociación asegura que sigue "echando de menos un pronunciamiento expreso en defensa de las actuaciones de nuestros Tribunales de nuestro órgano de gobierno, el Consejo General del Poder Judicial, cuya existencia se justifica esencialmente en la defensa de la independencia de los jueces y juezas".

En su escrito, la asociación también señala que las múltiples quejas y preocupaciones sobre la regulación actual en materia de sustracción internacional de menores y la regulación del régimen de custodia en los casos de violencia de género merecen "una seria reflexión, en la que sería conveniente valorar si el Convenio de la Haya debe actualizarse y contemplar alguna excepción a la reintegración de los menores en supuestos de malos tratos (u otros) cuando la víctima, una vez reconocida como tal, no tenga arraigo o protección en un entorno cercano".

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Jue 24 Ago, 2017 5:45 pm

Imagen

Juana de Arco, Juana la Loca, Juana Rivas

José Manuel García Sobrado

La elección de estas tres mujeres no es fruto del azar, sino el ejemplo de que siempre que aparece en la historia una mujer valiente, choca con hombres dispuestos a someterla.

.....

Juana Rivas es una mujer valiente que ha chocado con un hombre empecinado en subyugarla, que está pletórico de satisfacción por la deriva del proceso civil a la vía penal, lo que es regla con todos los maltratadores. ¿Pero eso no lo ven los fiscales y los tribunales? Por ahora el único que lo ha detectado, y actuado con mesura, ha sido el ilustre magistrado don José Luis Ruiz Martínez.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/o ... P13995.htm

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Jue 24 Ago, 2017 5:49 pm

Invitado escribió:Juana de Arco, Juana la Loca, Juana Rivas

José Manuel García Sobrado

La elección de estas tres mujeres no es fruto del azar, sino el ejemplo de que siempre que aparece en la historia una mujer valiente, choca con hombres dispuestos a someterla.


https://www.lavozdegalicia.es/noticia/o ... P13995.htm


Comentario de una lectora del articulo:

"El autor del artículo es el padre de una señora de Ourense que ha hecho exactamente lo mismo que Juana Rivas: trasladar su residencia de Oviedo a Ourense, sin permiso del padre de los hijos, y mantenerlos "ocultos" (por no decir "secuestrados") para que no pudieran ver al padre. Todo un ejemplo de la imparcialidad con la que "La Voz de Galicia" selecciona a sus articulistas respecto a esta cuestión."

Avatar de Usuario
Etiopia
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 960
Registrado: Mar 02 Dic, 2008 9:11 am

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Etiopia » Vie 25 Ago, 2017 12:54 pm

La juez da un ultimátum a Juana Rivas para que entregue a sus hijos el lunes

La juez da un ultimátum a Juana Rivas para que entregue a sus hijos el lunes EFE

Un auto del Juzgado de Instrucción número 2 de Granada obliga a Juana Rivas a restituir a sus dos hijos al padre, el italiano Francesco Arcuri, el próximo lunes 28 de agosto a las cinco de la tarde.


El nuevo auto, que emite el Juzgado que investiga los posibles delitos de sustracción parental de menores y desobediencia a juez a raíz de la desaparición de Juana Rivas el pasado 26 de julio, fija por tanto un nuevo ultimátum, después de que el pasado martes la madre de Maracena, sobre la que pesaba una orden de detención, se presentase ante el Juzgado de Guardia, que decretó su libertad provisional aunque no se pronunció sobre la obligación de entregar a los dos menores a su padre.
La juez expone en el auto que existen tres resoluciones firmes que obligan a Juana Rivas a restituir a los dos menores; que se le han concedido distintos plazos para poder ejecutar esas sentencias y que, una vez detenida y puesta a disposición judicial, la madre no ha declarado sobre el paradero de los menores, de los que en este momento se desconoce donde están. "La no entrega de los menores conlleva la imposibilidad material de ser oídos en su caso y si se estimare necesario, además de una posible alienación parental de los hijos, dado el tiempo que permanecen los menores bajo la potestad de su madre y otras personas que han debido tener que ayudar a la madre a custodiar dichos menores en paradero desconocido y bajo la presión circunstancial de la situación imputable a la madre", según expone la juez en el auto.
El prolongado 'caso Juana' entra así, otra vez, en una recta final que devuelve el pulso de Rivas con la Justicia al 'minuto uno', un mes y dos días después de su desaparición. Juana Rivas se resiste a restituir a los menores a Arcuri, condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito doméstico a tres meses de prisión. El italiano enmarca la sentencia en un acuerdo de conformidad para facilitar las visitas futuras a su entonces único hijo.
Desde la tarde del 26 de julio en que Juana estaba en paradero desconocido, los sucesivos intentos de sus abogados por ganar tiempo y abrir otros cauces judiciales que permitiesen prolongar el caso, se estrellaron contra la Audiencia Provincial, que rechazó el incidente de nulidad que planteaban los letrados, y el Tribunal Constitucional, que tampoco admitió el recurso de amparo por "extemporáneo". Ambas resoluciones, ya en agosto, se suman a las que sucesivamente en el último año han venido dando la razón a Arcuri.
El Juzgado de Instrucción 2 cita asimismo a declarar como investigada a la directora del Centro Municipal de la Mujer, Francisca Granados, que durante la etapa de Juana en paradero desconocido ha mantenido el protagonismo ante los medios de comunicación, como presunta inductora de la desaparición de los menores, además de la psicóloga de este mismo centro, María Teresa Sanz, y otras personas del entorno familiar de la madre de Maracena.
En la vía civil del caso, la representación legal de Francesco Arcuri, el padre de los niños, ha presentado un escrito en los últimos días para que se establezcan desde el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada, especializado en temas de familia, las medidas pertinentes para la ejecución de la sentencia que obliga a la madre a devolver a los niños al progenitor. El primer auto de este juzgado pedía a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que tomasen todas las medidas necesarias para que se cumpliese la restitución de los menores.

Avatar de Usuario
Etiopia
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 960
Registrado: Mar 02 Dic, 2008 9:11 am

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Etiopia » Vie 25 Ago, 2017 1:36 pm

Assia escribió:Me gustaria conocer tu opinion, Etiopia. Voy a darte mi opinion aunque tu no este de acuerdo conmigo. ''Juana Rivas ya ha creado 1 precedente'' con haber salido en libertad. Ahora, cualquiera puede secuestrar a sus hijos menores y lavarle el cerebro envenenadolos conque el padre es 1 maltratador.Si el marido de Juana Rivas es 1 maltratador, por que Juana Rivas se dejo hacer otro hijo de 1 maltratador.?
Assia


Ha salido en libertad condicional, pero tiene un monton de cargos que debe de responder. Precedente? No lo se. Lo unico que se es que, como no entregue a los ninos y se haga de forma legal en Italia, a las que tienen hijos en el extranjero las jode. Si alguien saca a sus hijos de Espana y no los quiere devolver, ese pais puede decir que Espana hace lo mismo, romper el convenio de la Haya, que ya firmo en su dia. Ademas dado la notoriedad del caso, en el extranjero se le podria denegar la custodia compartida a una espanola o espanol. Estas feministas de mierda se creen que en todos los paises actuan como ellas quieren. Los politicos espanoles y organizaciones feminstas afines a este caso, no tienen ni puta idea de donde se estan metiendo. El marido de esta loca no es un maltratador, por mas que lo digan, tuvo una condena en ambito familiar, no por maltrato, hace 9 anos. Lo que pasa que las feministas de mierda y en especial la asesora legal, quieren pintarlo de violencia de genero, cuando no la hubo y por supuesto es un caso de sustraccion de menores, ni mas ni menos. Todas las sentencias son a favor de el, no hay ni una prueba de maltrato en Italia, que lo hubiera denunciado y seria diferente, pero como ella es mas que nadie hace lo que le sale de alli abajo. Esta historia es una gran mentira, ella viene a Espana, pone una denuncia de maltrato ocurrida en Italia, automaticamente le dan la paguita de 426 euros, le pide al padre de sus hijos que le de manuntencion y el dice que nanai y rompe cualquier contacto con el. Los tribunales espanoles e italianos dictaminan que los crios y el caso a Italia, ella monta el numerito de maltratada, con guion de las feministas de estado y como en Espana, el ser varon es ser culpable, pues todos con la loca! Los crios son los perdedores aqui, y seguro que los ha manipulado tanto ella como los familiares de ella. Lo de hacer otro crio siendo maltratador, dice que estaba enganchada psicologicamente a el. Antes de hacerle el segundo crio, habian estado separados y tenian otras parejas, la loca esta se fue 4 meses a Asia de viaje con el maromo y le dejo el nino al padre, siendo maltratador? La historia de esta mujer no hay por donde cogerla. Y poco mas.
Saludos.

Avatar de Usuario
Invitado

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Vie 25 Ago, 2017 4:25 pm

Etiopia escribió:La juez da un ultimátum a Juana Rivas para que entregue a sus hijos el lunes

La juez da un ultimátum a Juana Rivas para que entregue a sus hijos el lunes EFE

Un auto del Juzgado de Instrucción número 2 de Granada obliga a Juana Rivas a restituir a sus dos hijos al padre, el italiano Francesco Arcuri, el próximo lunes 28 de agosto a las cinco de la tarde.



Ya ha vuelto la jueza titular y empieza a poner orden. Se le va a caer el pelo a la Paqui y su panda de feminazis subvencionadas.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16929
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Assia » Sab 26 Ago, 2017 1:25 am

Gracias Etioipia por tu buena y clara explicacion. Concuerdo contigo en todo lo que escribistes anoche (bueno,hora Australiana)
Saludos,
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Sab 26 Ago, 2017 4:01 pm

Imagen

Muchas gracias, Paqui

BERTA GONZÁLEZ DE VEGA


La sociedad española está en deuda con Paqui Granados, asesora, que no abogada, de Juana Rivas, citada por la juez Ángeles Jiménez como presunta inductora de un delito de sustracción de menores; hijos también -no se olvide- de Francesco Arcuri.

La titular del Juzgado de Instrucción número dos de Granada no estaba de guardia el día en el que Rivas se entregó a la Justicia. Libre en contra de la Fiscalía, agradeció la «humanidad» del juez que le tocó. Ayer, Ángeles Jiménez pidió que se cumplan las sentencias y recordó el papelón de la justicia española si no se ejecutaran.

Gracias al caso Rivas, la opinión pública ha abierto los ojos a los efectos colaterales de la Ley Integral de Violencia de Género y a la actuación de algunos centros De la Mujer, sostenidos con fondos públicos. Hace años, un juez de Jaén, Emilio García Rueda, explicó en una sentencia que las valoraciones del Instituto Andaluz de la Mujer eran «sesgadas» porque no tenían en cuenta el testimonio de los hombres.

Otro fallo, en Huelva, recordaba el «ensañamiento terapéutico» de las psicólogas con el hijo de un hombre que pasó tres años en prisión acusado de abusos sexuales, que no existieron. Una psicóloga del Ayuntamiento de Maracena, también citada como investigada, dice que trató como víctima de malos tratos al hijo mayor de Arcuri; él lo niega.

Gracias a la estrategia de defensa de Granados y a las adhesiones de políticos, Jueces por la Democracia recordó que los fallos judiciales están para acatarlos. De esa organización es una juez valiente, María Sanahuja, que no ha vuelto a hablar de denuncias falsas desde que le reprendiera el CGPJ, que no ha dicho ni mú ante declaraciones de políticos que instaban a Rivas a incumplir sentencias.

Este verano, mujeres con pancartas en las que se leía "Amor de Padre" se han enfrentado a otras que decían "Juana está en mi casa". Frente a las movilizadas por Granados han estado una ex novia de Arcuri, la pediatra de Carloforte -donde vivían los niños- y la psicóloga que dijo que no había peligro en que volvieran con él. Tan mujeres unas como otras.

Las verdaderas víctimas son las más perjudicadas por actuaciones de mentirosas como Vanesa Skewes, que acompañó a Rivas y a Granados a entregar firmas para que los maltratadores no pudieran ver a sus hijos. Cada vez hay más custodias compartidas y partes implicadas en asegurar el bienestar de los niños, con tanto derecho al amor de padre como al de madre. Cabe esperar que los mil millones de euros previstos en el Pacto Nacional contra la Violencia de Género se gasten mejor que en algunas empleadas del Área de la Mujer del Ayuntamiento de Maracena.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Dom 27 Ago, 2017 2:42 am

Imagen
Juana Rivas, a la derecha, junto a su hermana.


Juana Rivas: el Derecho también tiene género

Lo que nos ha certificado el caso de Juana Rivas es el peso brutal que la visión androcéntrica y machista del Derecho sigue teniendo en la aplicación e interpretación de las normas


Durante las últimas semanas he seguido con mucha atención, no solo por su importancia social y humana sino también por su complejidad jurídica, el caso de Juana Rivas. He constatado cómo en las redes sociales todas y todos nos convertíamos en apenas horas en expertos juristas, sin tener más conocimiento de los procedimientos en curso que lo que nos llegaba a través de las medios de comunicación y de los ecos, con frecuencia tan poco fundados, de quienes en Twitter o Facebook parecían tener más claro que nadie cuándo es posible interponer un recurso de amparo o de qué manera se debe actuar judicialmente para proteger los intereses de un menor. Todo ello en muchos casos con un nivel de vehemencia que parecía, cualquiera que fuera la posición que se estuviera defendiendo, que en Derecho no fueran posibles las divergencias, cuando la primera lección que yo le enseño a mi alumnado es que en el ámbito jurídico dos y dos casi nunca suman cuatro.

No voy a entrar por lo tanto a valorar aspectos concretos de las dos líneas procesales abiertas en el caso, la penal y la civil, para lo que, insisto, me faltaría manejar la que supongo prolija documentación que se ha generado en los últimos meses. No puedo más que adherirme al sensato y bien argumentado documento que hace unos días hizo pública la Asociación de Mujeres Juezas de España. Simplemente me voy a limitar a subrayar algunas de las sombras que ha puesto al descubierto el drama de Juana Rivas, justo además cuando nuestros representantes acaban de firmar un rimbombante pacto de Estado contra la violencia de género que, como ya puse de manifiesto hace unas semanas, me parece un documento formalmente muy valioso pero del que dudo de su eficacia real.



Desde mi punto de vista, el caso de Juana Rivas ha venido a subrayar, otorgándoles una atención mediática que no han tenido otros muchos supuestos casos de madres que han vivido situaciones similares, dos factores que hoy por hoy continúan siendo grandes lastres para la urgente necesidad de acabar con una lacra que pone en duda que nos podamos calificar como sociedad democrática.

De una parte, es evidente, pese a que el laberinto judicial a veces no nos deja ver bien las realidades últimas, que nuestros mecanismos procesales, y por supuesto los meramente preventivos, necesitan de reformas legislativas que los hagan más eficaces, además de una correlativa dotación de recursos que hagan posible en cualquier circunstancia la protección de las y los más vulnerables. En este sentido, también creo que ha llegado el momento de replantearse determinados instrumentos internacionales, como el tan citado Convenio de La Haya, que me da la impresión que resulta poco eficaz cuando hay que afrontar un asunto tan dramático como el de los hijos de Juana.

De otra parte, e incluso creo que este factor habría de ser el de atención prioritaria por parte de todas las instancias públicas, lo que nos ha certificado el caso de Juana Rivas es el peso brutal que la visión androcéntrica y machista del Derecho sigue teniendo en la aplicación e interpretación de las normas. Es decir, nuestros jueces y tribunales, como también una gran mayoría de abogados y de abogadas, y no digamos el Ministerio Fiscal, continúan haciendo oídos sordos al mandato establecido por la LO 3/2007 según la cual todos los poderes públicos deben aplicar en sus actuaciones la perspectiva de género.

Una perspectiva que, por lo tanto, habría de estar de manera principal y no solo transversal –ese es el sentido del mainstreaming de género– en la actuación de todos los operadores jurídicos. Una obligación que implica tener presentes: a) las relaciones de poder asimétricas que se dan entre hombres y mujeres, y que tiene unas singulares manifestaciones en el ámbito de las relaciones familiares y afectivas; b) la extrema vulnerabilidad de las mujeres, y con ellas de los menores de edad, que se hallan en una posición de subordiscriminación que hace que carezcan de equivalentes recursos para actuar con autonomía y, por lo tanto, con auténtica libertad.

Mientras que en este país no nos tomemos la igualdad de género en serio, también en las Facultades de Derecho, en la formación de todos los operadores jurídicos y en general de todos los profesionales que intervienen directa o indirectamente en la protección y atención de las mujeres maltratadas y de sus hijos, nos vamos a seguir encontrando con casos como el de Juana. Porque no basta con tener leyes que efectivamente protejan a los y a las más vulnerables, sino que es preciso incorporar a las pautas de interpretación del Derecho una dimensión, la del género, sin la que es imposible garantizar los derechos de quienes se hallan en posición de subordinación.

Porque, insisto, las leyes, por más perfectas que nos creamos que son, siempre son objeto de interpretaciones varias, necesitan de aplicadores que las moldean en función de los casos concretos, y en esos procesos es donde necesitamos mujeres y hombres que sean capaces de mirar más allá de la letra de la ley y, por tanto, de hacer reales valores constitucionales como la igualdad o la justicia. Una justicia que, de momento, sigue dando buenas muestras de continuar respondiendo mayoritariamente a los dictados del patriarca que es el que sigue dominando los púlpitos y las puñetas.

Mientras que el mundo del Derecho, tan reaccionario, tan cómplice del orden patriarcal, tan liberal, no sufra una transformación que permita al fin descoser lo que los varones hemos tejido durante siglos, mucho me temo que seguirá habiendo mujeres como Juana que se verán obligadas a desafiar la ley. Es nuestra responsabilidad por lo tanto evitar que esto suceda garantizando que ninguna de ellas se sienta más perdida que protegida ante un sistema que en muchos casos no hace sino multiplicar su proceso de victimización.

Octavio Salazar. Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Dom 27 Ago, 2017 2:44 am

Imagen
DE VACACIONES. A pesar de que Francesco fue condenado por maltratarle, Juana decidió volver con él, tener un segundo hijo e iniciar una nueva etapa en Italia. Arriba, embarazada, en Carloforte con su ex.


CUANDO JUANA Y FRANCESCO ERAN FELICES

En la semana en la que una juez ha pedido a Juana Rivas que entregue sus hijos a su ex, reconstruimos sus vivencias más idílicas: su ‘flechazo’ en una sala de música en vivo, su viaje en autocaravana por Marruecos o su comida en una ‘trattoria’ donde parecían una pareja feliz. Era el año 2014.

JAVIER NEGRE Y RAMÓN RAMOS


Agosto de 2017. Las televisiones retransmiten en prime time la disputa judicial entre una granadina y el propietario italiano de un hostal rural en Cerdeña. Luchan por sus hijos. Juana tiene una sentencia en contra. Pero ella recuerda que él «intentó estrangularla» y Francesco le acusa de haber llevado una mala vida, incompatible con el cuidado de sus criaturas. Hasta Rajoy se pronunció sobre su caso.

Año 2014. Los dos protagonistas de esta Guerra de los Rose sonríen ante el objetivo de una cámara. Le acompañan en una trattoria de Carloforte (Cerdeña) sus hijos y tres amigos. Todos felices. Hay complicidad. Es la viva imagen de la segunda oportunidad que se dieron Juana Rivas y Francesco Arcuri.

Hoy, tres años después, están enfrentados por la custodia de sus hijos, quienes han estado cuatro semanas escondidos junto a su madre en una guarida rural con piscina, internet y videojuegos, y deberán ser entregados mañana a su padre. Juana ha recibido un ultimátum del Juzgado de instrucción número 2 de Granada que le ha imputado (al igual que a sus familiares y a su asesora legal) un delito de sustracción de menores tras haberse negado a entregar a los niños como dictaban dos sentencias. Si no restituye sus hijos al padre, Juana se juega su ingreso en prisión. En su rostro ya no está la sonrisa que exhibía en aquel restaurante italiano. Cinco años antes de ese almuerzo, la granadina había conseguido que condenasen a su marido a tres meses de prisión por malos tratos. Él aceptó la pena para estar más cerca de su hijo, nacido un año después de que iniciasen su romance en Londres, con la misma pasión que los protagonistas de La la land.

Juana era la empleada de la sección de Deportes de El Corte Inglés de Granada que más bicicletas vendía. Sus jefes estaban encantados con ella, pero una amiga suya le convenció de probar suerte en Inglaterra. Salir de la rutina granadina. A Juana nada le ataba. La chiqui, como le llaman en familia, pidió una excedencia, llegó a la metrópoli londinense y encontró trabajo de camarera. Meses más tarde, conoció en una sala de música en vivo a un cuarentón italiano, con coleta y estética hippie, que regentaba un restaurante. Detrás de ese desaliñado look se escondía el hijo de un veterano periodista de La Repubblica procedente de una familia potentada de Génova. Francesco había llegado para trabajar en un negocio de antigüedades, pero pronto montó su establecimiento hostelero. No respondía al perfil de hombre que le gustaba a Juana. Era 15 años mayor que ella, pero Francesco, piropo a piropo, consiguió enamorarla. Había felicidad, feeling... y nació su primer hijo, Gabriel, a principios de 2006. No lo buscaban, pero a él le ilusionó por la edad que ya iba teniendo.

El embarazo fue un vía crucis y en ese trance Francesco y Juana deciden mudarse a Granada. Él siente un cierto hartazgo de Londres, y alquilan un piso en la Puerta Elvira de Granada. Forman una pareja perfecta. Es en esos meses de apacible convivencia cuando se produce el único encuentro entre Francesco y la actual asesora legal de Juana, Francisca Granados, directora del centro de la mujer de Maracena. Allí se organizaban encuentros familiares y en el recuerdo del italiano está que Granados lo ponía como ejemplo de marido tolerante con los derechos de las mujeres.

En Granada, el principal apoyo de Juana era Isabel, su hermana mayor, cuidadora de ancianos. Las dos se unieron más con la separación matrimonial de sus padres. Su madre era ama de casa y su padre, un conductor de camión que recorría Europa transportando 24.000 kilos de langostinos desde el puerto de Rotterdam hasta Madrid o cajas de cambio desde Sevilla hasta Eslovenia. Él se pasaba el día y la noche en la carretera, su sueldo de 3.000 euros era el único dinero que entraba en casa y su mujer le reprochaba que pasase tanto tiempo fuera.

Las continuas discusiones llevaron al matrimonio a firmar el divorcio y sus tres hijos (dos hembras y un varón taxista) se posicionaron del lado de la progenitora. Estaban más apegados a su madre porque él apenas había estado en el hogar. Se alejaron de su padre que tuvo que buscarse otro piso. Lo pasó tan mal que cuando su hija comenzó a hablarle de que no estaba bien con Francesco (le ocultó el maltrato), él le insistió en que no dinamitase la relación. «No quiero que te pase como a mí y a tu madre. No quiero que te quedes sola con dos niños. Eso es muy duro», le repetía Manuel a su hija. No deseaba que sus nietos creciesen en un hogar roto. No sabía que su yerno había sido condenado por malos tratos, y no quería que Francesco sufriese el distanciamiento de sus hijos que padeció él. Manuel, ahora que conoce la verdad de su hija, no se compadece.

La relación entre Juana y Francesco comenzó a fracturarse la mañana del 9 de mayo de 2009. Juana había regresado a su domicilio de madrugada y Francesco se lo reprochó. Él odiaba sus «salidas nocturnas». Ella, sus «celos» enfermizos. El relato de los hechos difiere según quien lo cuenta, pero lo cierto es que se intercambian denuncias: Juana dice que una amiga la vio con moratones, huellas de violencia cuando abría la tienda que regentaba por entonces en Granada, que la llevó a un médico, que levantó parte de lesiones y que llamó a la Policía. Francesco asegura que solo la cogió del brazo cuando Juana intentaba romperle el ordenador en la habitación del niño y que hubo un forcejeo. Fueron a juicio, pero en los pasillos del juzgado Francesco decide aceptar una sentencia de conformidad que recoge que «la cogió por el cuello». Le condenan a tres meses de prisión y a 15 meses de alejamiento. La sentencia establece que la guardia y custodia del menor la ostentará la madre, así como un régimen de visitas para el progenitor. Era lo que quería asegurarse Francesco al aceptar la pena.

La madre refiere que en 2012 tuvo que viajar a Italia para buscar al menor. Si fue o no, lo cierto es que nunca ha salido a colación durante el prolongado culebrón de este verano. El calado de la incidencia no debió ser de consideración, porque menos de un año después vuelven. Francesco y Juana habían tratado de poner tierra de por medio, pero con internet fue imposible resistir a la tentación de seguir conectados a través de Skype. Ella había probado suerte con un maestro granadino, con el que incluso se había ido de mochilera varios meses a Asia dejando a su hijo a cargo de Francesco. Sin embargo, seguía enganchada a su ex. Él tampoco la olvidaba y se fue a Granada a vivir un mes con Gabriel. Desde allí, le planteó a Juana hacer un viaje con su hijo en autocaravana. «La llevó por Marruecos y la convenció de irse a vivir a Carloforte», dice un allegado de Juana. Ésta reconoció que Francesco le prometió que «había cambiado» y que le ofreció un trabajo en un hostal rural que regentaba en Carloforte. Juana aceptó y se fue allí en la primavera de 2013.

Daniel, su segundo hijo, no tardaría en nacer pese al escenario de maltratos que dibuja ahora Juana. No lo buscaban. La pareja comienza a vivir en Carloforte y ella recuerda su estancia allí como si fuese el infierno. Sin embargo, visitantes del hostal sitúan a Juana en un entorno idílico. «Teníamos largas conversaciones con Francesco y Juana durante el desayuno y la cena, todos juntos, como amigos de la familia», escribía en agosto de 2015 una clienta en TripAdvisor. Nueve meses después de aquel comentario, Juana se marcha de allí con sus dos hijos. Tenía que regresar en junio pero decide quedarse y corta toda comunicación con Francesco. Mes y medio después de su regreso a España, Juana presenta una denuncia por malos tratos. Francesco supo que había sido denunciado meses después. Comenzaba su batalla judicial y mediática por recuperar a sus niños en un país ajeno donde algunos gobernantes se posicionaban del lado de su ex sin haberse leído la sentencia. Bien asesorado, el genovés ha inclinado la balanza judicial a su favor y se ha ganado a parte de la opinión pública. Juana sigue en manos de Francisca Granados, quien la asesora legalmente a pesar de no ser abogada. La última ocurrencia de Granados fue pedir auxilio a un ex presidente del Tribunal Constitucional ya fallecido. En el bando de Juana, algunos ya piden un recambio.

Con información de Berta G. de Vega.


EL MUNDO. CRÓNICA. DOMINGO 27 DE AGOSTO DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Dom 27 Ago, 2017 3:09 am

Imagen
Francesco Arcuri, ex pareja de Juana Rivas, en los Juzgados de Granada.


Me dijeron que eras malo

José Manuel Aguilar


En la primavera de 2016, Teodoro fue declarado inocente de abusar de su hijo menor. Para esa fecha él ya había pasado más de dos años en prisión y, sin embargo, hoy eso no es lo más importante para él. Con trabajo y terapia estamos intentando que todas sus secuelas psicológicas sean cosa del pasado. El gran problema es que, para cuando salió la sentencia, su hijo, aún supuesta víctima para todos menos para los servicios de la Junta de Andalucía, había recibido en torno a 150 sesiones de terapia para tratar el abuso que el Tribunal concluyó que nunca ocurrió.

El propio órgano judicial habló entonces de encarnizamiento terapéutico al referirse a este hecho. Hoy en día Teodoro no habla de su salud mental, lo que teme es la reacción de su hijo si vuelve a cruzarse con él, un menor que ha escuchado, es fácil imaginar que más de 150 veces, que su padre abusó de él, algo que nunca ocurrió. Teodoro sólo me pregunta, una y otra vez, que qué pensará su hijo de él y qué adulto será el día de mañana habiéndose criado en esa realidad.

El abuso emocional de algunos padres hacia sus hijos para que rechacen al otro progenitor es una situación muy frecuente en todas las sociedades occidentales y, en España, especialmente presente en los divorcios contenciosos. Este tipo de maltrato se llama alienación parental y es una de las formas que puede tomar la violencia en el seno de la familia. En 2004 publiqué el primer libro en español sobre este tema, y desde entonces, se han sucedido otros libros, trabajos, congresos y horas de docencia y formación sobre el mismo, míos y de otros profesionales. Todo porque, lo que nuestras abuelas llamaban malmeter, ha adoptado una forma contemporánea de abuso que está llevándose por delante miles de niños cada año, en las decenas de miles de divorcios contenciosos que pueblan nuestros juzgados.

Usted podría preguntarse si es tan fuerte la presión que ejercen los progenitores alienadores y yo les puedo asegurar que lo es, tan fuerte como para que un adolescente renuncie al sueño de su vida y diga no al ofrecimiento a jugar en un equipo de la primera división de fútbol porque su madre se lo ha ordenado, todo con tal de fastidiar al otro progenitor. Tan fuerte como para decir lo que haga falta con tal de sobrevivir. Como usted mismo haría si estuviera en una situación semejante, como pudieron comprobar mis colegas que estudiaron a los presos políticos o a los miembros de sectas. Sin embargo, no hace falta ser un profesional para comprender que el verdadero dañado es el niño, ahora y en el futuro.

Con el paso de los años, a aquellos primeros casos de divorcios conflictivos se han sumado un nuevo tipo de paciente: el niño aquel ahora adulto. Un sujeto que llega a tu puerta y te relata su infancia llena de presión emocional para que rechazara a su madre, de mentiras sobre su abuela que nunca le quiso y le encerraba durante días en un cuarto oscuro debajo de la escalera, de su tía que le daba comida podrida y le golpeaba hasta hacerle vomitar. Ese niño ahora tiene veinte, veinticinco o treinta años. Estudió, se casó y tal vez tuvo hijos a su vez, pero hoy sabe que eso nunca ocurrió, que su abuela se murió con la tristeza de no poder verlo, que se ha criado sin poder jugar con sus primos y que nunca hubo una habitación debajo de la escalera. Aún hoy le duelen las mentiras que su padre o su madre le contó; al relatar al terapeuta su pasado toma conciencia de que su actual ansiedad, el carácter compulsivo que despliega en cada uno de sus actos cotidianos o la tristeza que le acompaña cuando piensa en su papel como padre es fruto de aquella infancia sometida al miedo inventado.

Imagínese por un momento que es usted un niño y que lleva un año oyendo hablar con temor de uno de sus progenitores, viendo a su madre y su entorno familiar llorar, hablar mal del sistema judicial, de la injusticia en el trato recibido y mil cosas semejantes. ¿Qué sentimiento puede usted desarrollar hacia todo ello? ¿Tal vez el deseo de alquilar una furgoneta y llevarse por delante a los responsables de los males que han ahogado a sus seres queridos?

Finalmente, no puedo cerrar este apresurado artículo sin recordar que permitir y dejar que se consoliden con el mero paso del tiempo posturas de "o mío o de nadie", que tanto usan los maltratadores, de todo género y condición, tiene una alta probabilidad de acabar de una manera que luego todos lamentaríamos, estoy seguro que incluidos los propios responsables de ella, pero que para ese momento, como para mis pacientes hoy en día, ya todo llega tarde.

*José Manuel Aguilar Cuenca es psicólogo sanitario y judicial.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Dom 27 Ago, 2017 7:43 am

Invitado escribió:Imagen
Juana Rivas, a la derecha, junto a su hermana.


Juana Rivas: el Derecho también tiene género

Lo que nos ha certificado el caso de Juana Rivas es el peso brutal que la visión androcéntrica y machista del Derecho sigue teniendo en la aplicación e interpretación de las normas


Durante las últimas semanas he seguido con mucha atención, no solo por su importancia social y humana sino también por su complejidad jurídica, el caso de Juana Rivas. He constatado cómo en las redes sociales todas y todos nos convertíamos en apenas horas en expertos juristas, sin tener más conocimiento de los procedimientos en curso que lo que nos llegaba a través de las medios de comunicación y de los ecos, con frecuencia tan poco fundados, de quienes en Twitter o Facebook parecían tener más claro que nadie cuándo es posible interponer un recurso de amparo o de qué manera se debe actuar judicialmente para proteger los intereses de un menor. Todo ello en muchos casos con un nivel de vehemencia que parecía, cualquiera que fuera la posición que se estuviera defendiendo, que en Derecho no fueran posibles las divergencias, cuando la primera lección que yo le enseño a mi alumnado es que en el ámbito jurídico dos y dos casi nunca suman cuatro.

No voy a entrar por lo tanto a valorar aspectos concretos de las dos líneas procesales abiertas en el caso, la penal y la civil, para lo que, insisto, me faltaría manejar la que supongo prolija documentación que se ha generado en los últimos meses. No puedo más que adherirme al sensato y bien argumentado documento que hace unos días hizo pública la Asociación de Mujeres Juezas de España. Simplemente me voy a limitar a subrayar algunas de las sombras que ha puesto al descubierto el drama de Juana Rivas, justo además cuando nuestros representantes acaban de firmar un rimbombante pacto de Estado contra la violencia de género que, como ya puse de manifiesto hace unas semanas, me parece un documento formalmente muy valioso pero del que dudo de su eficacia real.



Desde mi punto de vista, el caso de Juana Rivas ha venido a subrayar, otorgándoles una atención mediática que no han tenido otros muchos supuestos casos de madres que han vivido situaciones similares, dos factores que hoy por hoy continúan siendo grandes lastres para la urgente necesidad de acabar con una lacra que pone en duda que nos podamos calificar como sociedad democrática.

De una parte, es evidente, pese a que el laberinto judicial a veces no nos deja ver bien las realidades últimas, que nuestros mecanismos procesales, y por supuesto los meramente preventivos, necesitan de reformas legislativas que los hagan más eficaces, además de una correlativa dotación de recursos que hagan posible en cualquier circunstancia la protección de las y los más vulnerables. En este sentido, también creo que ha llegado el momento de replantearse determinados instrumentos internacionales, como el tan citado Convenio de La Haya, que me da la impresión que resulta poco eficaz cuando hay que afrontar un asunto tan dramático como el de los hijos de Juana.

De otra parte, e incluso creo que este factor habría de ser el de atención prioritaria por parte de todas las instancias públicas, lo que nos ha certificado el caso de Juana Rivas es el peso brutal que la visión androcéntrica y machista del Derecho sigue teniendo en la aplicación e interpretación de las normas. Es decir, nuestros jueces y tribunales, como también una gran mayoría de abogados y de abogadas, y no digamos el Ministerio Fiscal, continúan haciendo oídos sordos al mandato establecido por la LO 3/2007 según la cual todos los poderes públicos deben aplicar en sus actuaciones la perspectiva de género.

Una perspectiva que, por lo tanto, habría de estar de manera principal y no solo transversal –ese es el sentido del mainstreaming de género– en la actuación de todos los operadores jurídicos. Una obligación que implica tener presentes: a) las relaciones de poder asimétricas que se dan entre hombres y mujeres, y que tiene unas singulares manifestaciones en el ámbito de las relaciones familiares y afectivas; b) la extrema vulnerabilidad de las mujeres, y con ellas de los menores de edad, que se hallan en una posición de subordiscriminación que hace que carezcan de equivalentes recursos para actuar con autonomía y, por lo tanto, con auténtica libertad.

Mientras que en este país no nos tomemos la igualdad de género en serio, también en las Facultades de Derecho, en la formación de todos los operadores jurídicos y en general de todos los profesionales que intervienen directa o indirectamente en la protección y atención de las mujeres maltratadas y de sus hijos, nos vamos a seguir encontrando con casos como el de Juana. Porque no basta con tener leyes que efectivamente protejan a los y a las más vulnerables, sino que es preciso incorporar a las pautas de interpretación del Derecho una dimensión, la del género, sin la que es imposible garantizar los derechos de quienes se hallan en posición de subordinación.

Porque, insisto, las leyes, por más perfectas que nos creamos que son, siempre son objeto de interpretaciones varias, necesitan de aplicadores que las moldean en función de los casos concretos, y en esos procesos es donde necesitamos mujeres y hombres que sean capaces de mirar más allá de la letra de la ley y, por tanto, de hacer reales valores constitucionales como la igualdad o la justicia. Una justicia que, de momento, sigue dando buenas muestras de continuar respondiendo mayoritariamente a los dictados del patriarca que es el que sigue dominando los púlpitos y las puñetas.

Mientras que el mundo del Derecho, tan reaccionario, tan cómplice del orden patriarcal, tan liberal, no sufra una transformación que permita al fin descoser lo que los varones hemos tejido durante siglos, mucho me temo que seguirá habiendo mujeres como Juana que se verán obligadas a desafiar la ley. Es nuestra responsabilidad por lo tanto evitar que esto suceda garantizando que ninguna de ellas se sienta más perdida que protegida ante un sistema que en muchos casos no hace sino multiplicar su proceso de victimización.

Octavio Salazar. Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba


Sera muy catedratico de derecho Constitucional pero de Internacional, parece que cojea. Precisamente este caso no tiene nada que ver con cualquier caso similar en el estado espanol. No es lo mismo una pareja espanola en estado espanol que una pareja internacional fuera del estado espanol. Cambiar algunos articulos del Convenio de la Haya podria estar bien en este caso para favorecer a la tal Juana, pero hay muchas Juanas en el extranjero a las que la justicia espanola se las pasa y se las ha pasado por el arco del triunfo y esos cambios ahora incluso, no las beneficiaria en absoluto, amen que el codigo civil y penal es distinto en cada pais, que por los tales cambios para favorecer a este desequilibrada pierdan la custodia y la patria potestad mujeres en el extranjero, pero eso no importa para este hombre. Quiere este senor catedratico, que su ideologia, pensamiento y cambio de leyes se propague por toda Europa, por las buenas o por las malas, que es adonde vamos a llegar. Se le ha dado mucho bombo a Juana, tanto los medios, organizaciones feministas, sociOlistos, podemistas.,peperos...solo por estar arropada por las feminstas de estado tiene el absoluto derecho a todo. Ya lo dice bien este hombre, la justicia dictaminada por los patriarcas no favorece a muchas mujeres y se quiere cambiar esto. Me parece bien que se le apoye, pero no se puede incurrir en la jurisprudecia de otro pais, solo porque a este hombre, por muy catedratico que sea, se posicione muy subjetivamente, hechos y pruebas es lo que deben juzgar y lno a trama de Pasion de Gavilanes. La justicia es ciega dicen, pero tambien dicen que donde esta ley esta la trampa, y esto es lo que han intentando tanto la tal Juana como la Paki, su asesora legal y siguen intentando los palmeros y palmeras legales.

Etiopia




Volver a “Foro Loko”