HABLEMOS DE SEXO

Sólo tú eres el responsable de lo que aquí se diga.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Yo trabajé para Torbe

Mensajepor Invitado » Mié 15 Jun, 2016 8:04 pm


Isabel, extrabajadora de Torbe.

Yo trabajé para Torbe

Tres chicas relatan a EL PAÍS su sórdida experiencia con el rey del porno español imputado y encarcelado por delitos de difusión de pornografía

Cuando ya no podía contener las arcadas y corría hacia el baño llorando para vomitar, el cámara la seguía hasta ahí y continuaba filmando. Un centenar de hombres habían practicado sexo oral con ella, uno detrás de otro. La chica, como tantas antes, venía de Ucrania, y según cuentan algunas compañeras, no tenía muy claro cuál era el trato. Tampoco cuánto iba a ganar ni qué tenía que hacer. “Cuando veían ahí a todos aquellos hombres se quedaban aterrorizadas. Había hasta 100. Muchas veces teníamos que bajar nosotras a comprarles una botella de vodka o algo así para que se emborracharan y pudieran hacer la escena”, relata Isabel, una de las actrices que trabajaba desde 2014 —y hasta dos semanas antes de su detención— con Ignacio Allende, más conocido como Torbe, el empresario del porno imputado y encarcelado por delitos de abusos sexuales, difusión de pornografía infantil y por trata de seres humanos.

Isabel, de 22 años, empezó a trabajar voluntariamente con Torbe. Como todas las españolas consultadas por este periódico. Le gustaba el sexo, cuenta, y le pareció una manera fácil de ganar dinero. Le ofrecieron un pack de escenas con decenas de hombres a la vez por las que cobraba 100 euros. Además, la pusieron a hacer webcam por horas. “Al principio me trataba bien. Pero luego como ya no le servía porque me tenía explotada me fue arrinconando. Me empezó a tratar mal. Seguía yendo a los bukakes (escenas con varios hombres eyaculando sobre una mujer) como mamporrera detrás de las cámaras”, recuerda.


Cuando veían ahí a todos aquellos hombres se quedaban aterrorizadas. Teníamos que bajar a comprarles una botella de vodka o algo así para que se emborracharan y pudieran hacer la escena", relata una trabajadora"


Imagen
Pero el problema relata esta extrabajadora de Putalocura (la productora de Torbe) y otras dos compañeras más con las que ha hablado EL PAÍS, empezaron cuando Torbe comenzó a rodar escenas para un empresario ucranio llamado Boris. “Traían chicas de ese país que nos sabían ni hablar español. Pero Mila, una mujer que hablaba su idioma, les exigía que tuvieran sexo oral con decenas de hombres y no las dejaba parar cuando lo pedían. Querían que las chicas lo pasaran mal, que tuvieran cara de sufrimiento. Que llorasen”, recuerda Inés (nombre falso), una de aquellas chicas, que conoció a Torbe cuando solo tenía 18 años y estuvo viviendo en su casa una temporada.

Aquellos rodajes los protagonizaban solo las ucranianas que mandaba el tal Boris. Nadie le vio nunca, solo a la mujer que trabajaba para él "como secretaria". "A las chicas españolas las tenía haciendo de mamporreras -preparan a los hombres entre bambalinas antes de salir con las chicas-. Era un olor insufrible, y un calor terrorífico. Todo por 50 euros. Era asqueroso. Hacía dos a la semana y así podía tener un pequeño sueldo fijo. A nosotras nos daban a entender que lo que se grababa ahí era para una productora rusa. Pero luego los vídeos no los veíamos subidos a ninguna parte. Creo que simplemente los vendían a un particular”, señala Isabel.

ANALÍTICAS FALSAS

Muchas mujeres se negaron a seguir teniendo sexo oral cuando descubrieron que las analíticas que les mostraban antes de las escenas eran falsas. O al menos, que no cubrían todas las enfermedades que les habían asegurado que podían descartar. “Eran solo para hongos, nos enteramos mucho más tarde. Nos lo contó uno de los chicos que venía a las escenas y el cámara. A mi me contagió Clamida [una enfermedad de transmisión sexual", señala Inés. "Nos decía que no pasaba nada, que esas enfermedades se curaban con una pastillita", resalta Isabel.

Todas las chicas españolas tenían que grabar siempre algunas escenas con Torbe. “Vivía solo y llevaba alguna chica a veces a casa. Solo había que tener sexo con él para las escenas, pero si no querías tenerlas te echaba de la productora”, recuerda Inés. Según esta versión, ninguna de las actrices tenía contrato y cobraban siempre en negro. “Pero nos exigía exclusividad. Si grabábamos con alguien más nos echaba. Si no llegábamos a las horas de la webcam, también”.


Traían chicas de Ucrania. Ellas no sabían exactamente qué venían. Querían que las chicas lo pasaran mal, que tuvieran cara de sufrimiento. Que llorasen", recuerda una exactriz de la productora


El negocio de las webcam era la otra pata de la empresa. Algunas chicas denuncian ahora que tenían que estar 10 horas al día conectadas para llegar a los objetivos que les marcaba. Mireia (nombre falso) trabajó durante un tiempo en Putalocura como chica webcamer (consiste en tener cibersexo con los clientes que pagan por minutos para conectarse con ellas a través de la web de de una determinada empresa que se lleva un porcentaje). Cuando le empezó a ir bien, quiso marcharse e instalarse por su cuenta. “Tuve muchos problemas. Amenazó con revelar mi nombre real y colgar fotos de mi cara (ella no enseñaba el rostro)”, recuerda. Finalmente cambió de empresa, pero no quiere saber nada de aquella época ni tener ninguna relación con Nacho, como llama a Torbe.

Avatar de Usuario
Invitado

Milo Moire

Mensajepor Invitado » Vie 24 Jun, 2016 4:40 pm



Arrestada la polémica artista Milo Moire por invitar a los viandantes a tocar sus pechos y genitales en nombre de los derechos de la mujer

  • Milo Moire ha estado viajando por Europa con su montaje de la 'caja de espejos'
  • Durante la performance invita al público a tocar sus genitales
  • Pretende reivindicar la protección de los derechos de la mujer
  • Fue arrestada en Trafalgar Square tras diversas quejas ciudadanas

Una mujer que viaja por Europa invitando a extraños a tocar sus genitales como una forma de arte, fue detenida en la Plaza Trafalgar de Londres.

La artista de performances Milo Moire estaba en Londres promocionando su show de la caja de espejos, en la que invitaba a los peatones a tocar sus pechos y genitales durante 30 segundos, cuando fue detenida por la policía tras recibir la queja de un ciudadano.

La artista suiza ya tuvo otros incidentes policiales tras pasear por un museo con un bebé en brazos o posar para selfies con turistas frente a la Torre Eiffel, siempre completamente desnuda.

http://www.milomoire.com/

ImagenImagenImagenImagen ImagenImagen Imagen ImagenImagenImagenImagenImagen


NAKED SELFIES | Performance by Milo Moiré (2015)


Performance Artist Milo Moiré Performs 'Plop Egg'

Avatar de Usuario
Invitado

Por qué se recurre a la prostitución

Mensajepor Invitado » Vie 08 Jul, 2016 6:53 pm

Imagen

Por qué se recurre a la prostitución: el estudio que desmiente lo que pensábamos

El debate sobre el trabajo sexual está cada vez más abierto y por eso estudios como el que se acaba de publicar nos ayudan a entender un poco mejor la mentalidad del cliente


Durante los últimos años se ha popularizado en Europa en general y en España en particular el debate sobre la prostitución. Cada vez hay un mayor número de opiniones diferentes, en muchos casos por la participación en el debate de las propias profesionales que recuerdan que no todo trabajo sexual tiene por qué ser esclavista. En definitiva, el abolicionismo convive con otras visiones menos restrictivas, incluso dentro del feminismo.

Para completar el complejo puzzle de la prostitución es de especial ayuda una investigación recién publicada en la revista 'Sexualities' y realizada por Susann Huschke, de la Universidad de Witwatersrand de Sudáfrica y Dirk Schubotz, de la Universidad Queen's de Belfast, en la cual desmontan “los estereotipos predominantes sobre los hombres que pagan por sexo, tal y como se utilizan continuamente en el discurso público sobre el trabajo sexual”.


Los clientes suelen ser más o menos pudientes y tener estudios. Tan solo cuatro de cada 10 son solteros"


En definitiva, como ya habían sugerido otros estudios, los clientes no son simplemente “explotadores y abusadores sexuales”, sino que recurren a la prostitución por un amplísimo rango de razones, que abarcan desde la experimentación (es el caso de un travestí heterosexual) hasta la incapacidad de encontrar pareja, pasando por aquellos que quieren mantener relaciones con mujeres sin compromiso o que no encuentran satisfacción sexual con sus parejas. Y lo hacen en un contexto que a los españoles les sonará: el de una sociedad donde tradicionalmente el sexo ha sido censurado por la religión. Concretamente por la Iglesia Católica, que en Irlanda, donde se llevó a cabo el estudio, sigue teniendo una gran influencia.


Así es el cliente: qué quiere y qué no

En los debates sobre prostitución, el cliente suele ser retratado de manera monolítica. Por lo general, se trata de un “misógino negligente o un pervertido sexual”. Sin embargo, señalan los autores, aunque pueda haber consumidores así, la simplificación no ayuda a entender las raíces del problema, sobre todo a la hora de tomar decisiones legales sobre la criminalización del trabajo de las prostitutas o la persecución del cliente.

Según los datos obtenidos después de que 446 clientes habituales completasen una encuesta 'online', complementados por entrevistas cara a cara con 10 de ellos, así como por los testimonios de 19 trabajadores sexuales, la única conclusión es que no existe el “putero” típico. Eso sí, ya que la mayor parte de clientes afirmaban no recurrir a la prostitución callejera sino a las escorts y a los burdeles (según el informe 'Radiografía de la prostitución en España' puede haber unos 1.500 locales así en nuestro país), estos suelen ser más o menos pudientes y con estudios.

Imagen
Manifestante protesta contra el arresto de los trabajadores sexuales de Rentboy.com


Estas son las principales razones por las que los hombres recurren a la prostitución:

  • Disfruto haciendo el amor con gente diferente (47%)
  • Me ha permitido explotar mi sexualidad (40%)
  • Me permite probar cosas que no había probado antes (41%)
  • Me gusta que no haya lazos emocionales (38%)
  • Me permite hacer cosas que no podría hacer con mi pareja (28%)
  • Es la única manera en que puedo hacer el amor (25%)
  • El secretismo me excita (21%)
  • Me hace sentir mayor confianza sobre mi cuerpo y sobre mí mismo (21%)
  • Es bueno para mi autoestima (19%)
  • Lo hice por curiosidad (16%)
  • Es rápido y fácil: no tengo tiempo para otras relaciones sexuales (16%)
  • Es la única manera en que puedo obtener satisfacción sexual (9%)
  • No me siento preparado para otras relaciones sexuales (8%)
  • Nada de lo anterior (<1%)


Cuando se les preguntó por qué razón dejarían de hacerlo, el 35% aseguró que en caso de tener de pareja y el 27% si pudiesen tener relaciones sin pagar"


Estas son las cosas que a los encuestados no les gusta de la prostitución:

  • Me siento como si tuviese que esconderme (41%)
  • Me preocupa que mis amigos y familia se enteren (39%)
  • Me preocupa el bienestar de la trabajadora sexual / prostituta (36%)
  • Me siento como si tuviese que mentir sobre lo que hago (31%)
  • Me preocupan los riesgos para la salud (25%)
  • Me gasto demasiado dinero (25%)
  • Echo de menos la conexión emocional (21%)
  • No creo que sea dinero bien gastado (12%)
  • No me gustan los lugares donde se lleva a cabo (10%)
  • Me hace sentirme avergonzado (10%)
  • Esperaba que me daría más que sexo (5%)
  • Daña mi confianza (3%)

Como se puede apreciar, dejando al margen el sesgo asociado a estas encuestas (en las que los participantes siempre salen bien en la foto), las respuestas sugieren que el cliente se preocupa más por la trabajadora de lo que se pensaba. Cuando se les preguntó por qué razón dejarían de frecuentar a las escort, el 35% aseguró que en caso de empezar en una relación de pareja y el 27% si pudiesen tener relaciones sin pagar por ellas, lo que refuerza el carácter sustitutivo de la relación. Algunos de ellos, además, afirmaron que aunque nunca habían visto maltrato a las chicas, dejarían inmediatamente de hacerlo si supiesen que sus parejas habían sido forzadas.


Imagen
La mayor parte de los encuestados acudían a burdeles.

El 97% de los participantes eran hombres, con tan solo un 2% de mujeres y un 1% de trans. La mayoría (64%) tenían entre 31 y 50 años, seguidos por aquellos que tenían entre 51 y 74 (un 21%) y los de entre 22 y 30 (un 14%). Cuatro de cada 10 eran solteros, y la mayoría de ellos preferían ver a diferentes mujeres (58%), aunque un tercio reconocía que prefería quedar siempre con la misma, algo que, por lo general, no era posible.


¿Legalización o criminalización?

Esta investigación se enmarca en las últimas reformas producidas en Europa respecto a la prostitución. En junio de 2015, Irlanda del Norte implementó castigos para los clientes de prostitución, “siguiendo la lógica de que si se criminaliza el pago por sexo, la demanda se reducirá significativamente, y si hay menos trabajo sexual, habrá menos tráfico de explotación sexual”. Seguía la estela de Islandia y Noruega, que habían hecho lo propio en el año 2008 y 2009, respectivamente, aunque la medida fue rechazada en Escocia en 2012 y en Irlanda en 2014.

La investigación pone en duda que sea una medida realmente útil. Según los resultados de la encuesta, solo el 7% de los clientes reconocía que dejaría de pagar por sexo si fuese ilegal, mientras que el 15% tendría que buscarse la vida, por ejemplo, en otro país. Tan solo el 4% pensaba que disuadiría a las trabajadoras sexuales, y el 57% mostraba preocupación por que la prohibición y criminalización no hiciesen otra cosa que empeorar aún más las condiciones laborales de las trabajadoras.

“Concluimos que los recientes debates públicos sobre la comercialización del sexo en Irlanda y la implementación del llamado modelo sueco en Irlanda del Norte constituye una 'cruzada moral' contra el trabajo sexual, que se percibe como una transgresión de la moral cristiana conservadora”, señalan los autores al final del 'paper'. “Empleando estereotipos negativos e ignorando la evidencia existente, los promotores de la prohibición del trabajo sexual han perdido la oportunidad de permitir un debate abierto y menos prejuicioso sobre los deseos sexuales de la gente y las normas sociales que les dan forma”.

“Estaba cachondo el 99% del tiempo”

Más allá de los datos, el 'paper' resulta interesante porque recoge algunos de los testimonios de estos hombres, que resumen a la perfección la gran cantidad de razones por las que se recurre a estos servicios. Uno de los casos más habituales, por ejemplo, es el de Roger, un autónomo de 50 años casado y con tres hijos. “Si tuviese una vida sexual activa en casa, definitivamente no utilizaría a las escorts, pero mi mujer nunca quiere”, explica. “Estamos felizmente casados, aún salimos, pero en lo que concierne al sexo… supongo que me he rendido”. Es una de las explicaciones más frecuentes: ante la frustración sexual, los hombres prefieren recurrir a una profesional antes que tener una aventura puesto que eso es menos arriesgado para su matrimonio. “Muchos participantes consideraban que estos eran una parte importante de sus vidas y no estaban preparados para dejar a su mujer e hijos”, señala el estudio


Cuando se piensa que todos los trabajadores sexuales son víctimas, no se puede discutir sobre las diferentes condiciones de trabajo en las que se encuentran"


Igualmente habitual es recurrir a la prostitución como hace el treintañero Philip, que creía en lo de “nada de sexo antes del matrimonio” hasta que, a los 35, vio la luz: “Era un buen chico católico”, explica. “Estaba cachondo el 99% del tiempo por eso, pero es la elección que había tomado por la manera en que me criaron… Y entonces llegué a ese punto donde la cosa era: ¿Por qué? ¿Es de verdad el sexo un pecado?” En algunos casos, hasta juega un papel sanador: es lo que ocurre con Paul, un jubilado de Belfast que cayó en una severa depresión después de divorciarse de su aposa. “Me hace sentirme mejor y ayuda con mi depresión”, reconoce. “Quiero algo, ella quiere dinero, los dos estamos felices. Fin”.

En otros casos, quizá minoritarios, pero igualmente relevantes, la prostitución llega allí donde las relaciones heterosexuales convencionales no llegan. Bob, por ejemplo, es un 'cross desser' al que le gustan las mujeres. “Tengo mis necesidades, quiero sexo”; explica. “Esta es la única manera en que puedo hacerlo… Me siento especial, aliviado”. Es también el caso de Nick, un cuarentón soltero con gustos peculiares: “Si conoces a alguien, incluso si lo conoces desde hace un mes, te preguntas, ¿cómo saco a pasear el fetichismo en nuestra relación?”, se pregunta. “Es lo que para eso me sirven las escorts, ya que listan sus servicios, así que si hay cosas que quieres probar, están ahí”. Algo común en muchos casos es ver los encuentros con prostitutas como una faceta separada del resto de sus vidas: “Las escorts proporcionan esa situación compartimentada en la que puedo experimentar sin que me juzguen”.


Imagen
Representante del Colectivo Inglés de Prostitutas manifestándose en las calles del Soho londinense.

Otra característica común a muchas de estas relaciones es que no son exclusivamente sexuales. Nick, por ejemplo, afirma quedarse charlando un buen rato después del acto. Roger añade que “la mitad del tiempo quiero que me arrullen, que me abracen de manera íntima...”Algunos de estos clientes recuerdan que las prostitutas no se parecen en nada a la imagen que dan de ellas en los medios de comunicación. “No son las heroinómanas violentas que pasan enfermedades de las que sueles leer, suelen ser gente maja”, señala Paul. “Descubrí que muchas de las cosas que me habían contado eran mitos y basura”.

Esa es, finalmente, la conclusión de los investigadores. Que “el deseo se encontrar placer sexual no significa automáticamente que los hombres que pagan por sexo simplemente busquen un cuerpo femenino pasivo y receptivo para el desahogo sexual”. Aunque casi todas las trabajadoras se han visto en situaciones desagradables, la mayor parte de clientes son capaces de respetar los límites que imponen. “Cuando todos los trabajadores sexuales son percibidos como víctimas indefensas del tráfico o de la industria del sexo, no hay lugar para discutir sobre las diferentes condiciones en las que se encuentran, sobre los comportamientos apropiados e inapropiados de los clientes, las formas en que las trabajadoras pueden hacer su trabajo más seguro y la promoción de las prácticas de reducción del daño y los servicios de apoyo que permitirían a más trabajadores del sexo protegerse de los clientes violentos y abusivos”, concluyen.

Avatar de Usuario
Invitado

Asexualidad

Mensajepor Invitado » Sab 09 Jul, 2016 8:25 pm



Así se vive sin deseo sexual

Un anuncio de televisión les dio alas, y acaban de fundar la primera asociación de asexuales de España


Con él se consiguen un par de cosas presuntamente fundamentales en la vida: procrear y orgasmar, clímax por partida doble y en sólo cuatro letras. Por eso, las personas que en este reportaje ofrecen su testimonio suelen escuchar que se están perdiendo lo mejor de la vida: practicar sexo, el sonido de los cuerpos y el crepitar del deseo.

Pero ellos no tienen sensación de pérdida. Rafa, María y Alex carecen de interés por el sexo, no les brota el pálpito y ningún latido viaja en su cuerpo de arriba a abajo. Son los fundadores, junto a medio centenar de personas más, de la primera asociación de asexuales de España : Asexual Community España (ACE).

"Hasta el pasado febrero éramos una comunidad virtual sin entidad jurídica. Hacíamos quedadas pero quisimos organizarnos formalmente, sobre todo quienes queremos hacer activismo", explica Rafa, 27 años, de profesión astrofísico. Y con activismo se refieren, fundamentalmente, a hacerse visibles.


Imagen

Rafael tiene 27 años, es físico y está terminando un máster en Astrofísica.


"La visibilidad es lo que más nos interesa", prosigue Alex, 23 años e informático: "La comunidad gay y lesbiana está reconocida, la gente sabe que existen, tienen reconocidos una serie de derechos... y respeto. Nosotros buscamos la visibilidad, que la gente reconozca que la asexualidad existe, y también que se reconozca como una orientación".

Ésta es la postura de Asexuality Visibility and Education Network (AVEN), la primera plataforma virtual sobre asexualidad, de habla inglesa, que en 2006 da pie a la formación de AVENes, su filial de habla hispana, de donde emerge la actual asociación en España (ACE).

"Si las orientaciones sexuales se definen hacia qué sexo o qué género se siente uno atraído de forma sexual (el opuesto, el mismo, varios), la combinación de no sentir atracción sexual por ninguno es también una orientación sexual aunque sea en el caso nulo", explica Marta Torca, conocida en la comunidad asexual virtual (y cada día más real) como Baikal y que se ocupa de las relaciones con la prensa.


Imagen

Alex tiene 23 años y no sólo se siente asexual sino también arromántico.

Y así lo demandaron el pasado 28 de junio durante la celebración del llamado Orgullo Crítico, en el que asociaciones vecinales y LGTB reclamaban un modelo de fiestas más reivindicativo. En este Orgullo Indignado quedó claro que la "asexualidad existe".

Las siguientes líneas formaban parte del manifiesto que aquel día leyeron: "Las personas asexuales no somos ni célibes ni castas, si queremos tenemos relaciones sexuales y las disfrutamos. Si nos apetece nos masturbamos. Todo ser humano tiene derecho a expresar sus emociones de forma libre, sin ningún tipo de veto social que lo juzgue, castigue o lo trate de enfermo. No somos inmadures, ni demasiado jóvenes, no nos falta conocer a ese alguien. No insistas, lo tenemos claro. No somos personas reprimidas, ni amargadas. Somos personas felices y plenas".

Inmadures no es una errata. Este colectivo emplea la letra e con un objetivo: el de la integración, más allá del género como división binaria. Ni inmaduras ni inmaduros: inmadures. Los términos son nuevos y, por tanto, también los conceptos. Existe por delante un futuro para reflexionar. Al respecto, cuenta María López, profesora de apoyo en una academia, y presidenta de la asociación, que fue una quedada de la comunidad asexual nacida en internet en Madrid el pasado febrero encendió la mecha.


Imagen

María López, 27 años, profesora, llegó a valorar si era homosexual en la adolescencia, antes de definirse como asexual.

"¿Por qué no abrir puertas y conseguir así que nos tomen en serio? Yo siempre noté que era diferente en muchas cosas. Con la llegada de la adolescencia, más... Y cuando llegas a los 18 y te das cuenta de que sigues igual empiezas a plantearte cosas, yo pensé si era homosexual, tuve todo tipo de etapas, pero tampoco me interesan las chicas...", resume. Como la incertidumbre persistía, decidió "preguntar a Google", y entonces apareció ante sus ojos la plataforma AVEN. Y un chorreo de términos: asexual, alosexual (que significa sexual) demisexual (pueden sentir atracción sexual sólo con quienes comparten un fuerte vínculo emocional) grisexual (sienten deseo esporádicamente)... El glosario es extenso.

Y el debate también. Para José Luis Beiztegui, sexólogo y miembro de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS) "emplear el término asexual para describir a quien carece de deseo sexual no es lo más correcto"», puesto que sexo significa, etimológicamente "sección o diferenciación entre hombre o mujer".

"Habría que estudiar el fenómeno desde la erótica, más que desde el sexo", propone. Y matiza también la consideración de la asexualidad como una orientación puesto que la "asexualidad se orienta hacia nadie". Sin embargo, prosigue Beiztegui, hay que acercarse a la asexualidad "más que con la espada combativa con comprensión y con respeto".

Aunque parece formar parte de su campo académico, hasta ahora la asexualidad no era motivo de estudio para la sexología, aunque en 1948 el autor del informe Kinsey elaboró una escala del deseo que reconocía no sólo la homosexualidad y la heterosexualidad sino también la asexualidad. Los llamó X, los llamó incógnita.

Reconoce Beiztegui que, en este proceso, tiene mucho que ver el reciente anuncio de la marca de colchones Flex, en el que los protagonistas se describen como asexuales. EL MUNDO ha hablado con algunas de las personas asexuales que aparecen en el anuncio, y también con Sra Rushmore, la agencia responsable del mismo. Ángela Cadiñanos, Elena Delgado y Ana Herrero son las mujeres responsables de que hoy, ahora, esté usted leyendo esto.



Campaña Flex Asexuales


"70 millones de asexuales en el mundo"

"La marca quería rejuvenecer y acercarse a los jóvenes. Como es una firma de colchones, nuestra primera idea fue el sexo. Pensamos: vamos a hacer lo contrario, reivindicar el derecho a no tener sexo", relatan. En el anuncio se señala que "70 millones de personas en el mundo son asexuales" .

El dato lo extraen de la cifra que más se repite si de asexualidad se habla, que un 1% de la población carece de deseo. Lo recabó el sexólogo Anthony F. Bogaert -al que hemos entrevistado para este reportaje- en uno de sus estudios sobre asexualidad y, desde entonces, es la mayor referencia numérica al respecto. "Bogaert preguntaba a las personas en su encuesta si les gustaban los hombres, las mujeres o nadie", recuerda Rafa, nuestro astrofísico, "y yo sigo lo que dice Bogaert porque me fío de su criterio", finaliza.



Asexualidad para principiantes


El deseo romántico

Una de las personas asexuales en el anuncio de Flex es Lucía Lietsi, autora del libro Diario de una asexual, para quien "la emisión supuso un paso de gigante para la causa". "La asexualidad es la pieza que le faltaba al puzzle", reflexiona Lietsi, "nosotros la consideramos una orientación tan legítima como cualquier otra. En la heterosexualidad, la atracción se dirige a individuos del sexo opuesto, en la homosexualidad hacia el mismo; en la asexualidad, simplemente no se da hacia ninguno. La gente piensa que no somos sexuales pero es un error. Muchos de nosotros tenemos una vida sexual plena, incluso en pareja, porque una cosa es tu orientación sexual y otra tus comportamientos sexuales".

Cuando parecía que se aclaraba algo, el asunto vuelve a complicarse. Si las personas asexuales carecen de deseo sexual, ¿qué tipo de vida sexual tienen? Lo explica la psicóloga y sexóloga Nuria Jorba: "Existe la grisexualidad y también la demisexualidad, personas que tienen atracciones románticas pero no sexuales, ¿cuántas veces comemos sin tener hambre?, en una relación sexual entre un alosexual (sexual) y un asexual no habrá pasión ni desenfreno, sino un compartir íntimo, conectar con la otra persona, como si yo no tengo ganas de cenar pero te hago la cena. Lo viven como una necesidad del otro, como algo más romántico. El problema es que se impongan o les impongan mantener esa relación sexual. Los asexuales también se masturban, es un tocarse a veces mecánico, como un estímulo físico".



Asexual Portraits Collaboration Project


"No es que pensemos así, es que somos así"

La forma de rechazo que reciben las personas asexuales por parte de la sociedad es la negación. Así lo cuenta Marta, la responsable de prensa de Avenes, cuando se le pregunta qué tipo de rechazo o rechazos recibe la comunidad asexual.

"Se tiende a pensar que esto es una 'tonteria' más. A la gente le cuesta asimilarlo, lo que es entendible ya que rompe con muchos supuestos y algunos lo toman como una especie de 'estilo de vida'. No es que pensemos así, es que somos así, pero el ser es algo que no se acepta tanto. Otros tiran de achacarlo a un problema mental o de hormonas y que, por tanto, es algo transitorio y que tiene cura. Vuelven a lo mismo: negar que haya gente asexual".

Se refiere Marta a dos disfunciones sexuales que se suelen mencionar cuando de asexualidad se habla: el trastorno hipoactivo del deseo y la aversión sexual. El propio Bogaert, considerado como el académico que más tiempo ha empleado en analizar la asexualidad, afirma que "futuras investigaciones deberían tratar el asunto", aclarando las diferencias entre unos y otros casos.

En una línea similar se expresa la también psicóloga y sexóloga Martina González Veiga, para quien "el problema no es la asexualidad sino la concepción que tenemos de las relaciones de pareja y la sexualidad". "Si hay comunicación, si hay equipo, si tienes educación sexual, las cosas no se complican tanto. Lo que sí ofrece la asexualidad es otra manera de ver las relaciones de pareja y los encuentros sexuales", cree.


"El amor romántico forma parte de la sexualidad"

Se desmarca el doctor José Díaz Morfa, presidente de la Asociación Española de Sexología Clínica y consultor de la sección de Psiquiatría y Sexualidad Humana de la World Psychiatric Association (WPA). "Se acerca al trastorno hipoactivo, pero no a la aversión sexual. Además, el amor romántico es parte de la sexualidad. Pueden tener algún conflicto larvado que les lleva a bajo deseo".

http://www.asexuality.org/sp/

Avatar de Usuario
Invitado

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor Invitado » Mié 28 Sep, 2016 2:15 am



PATRIA

Spot del Salón Erótico de Barcelona Apricots que se celebra del 6 al 9 de octubre en el Pavelló Olímpic Vall d'Hebrón. Contando con la colaboración de la mediática actriz Amarna Miller, el spot del Salón Erótico de Barcelona para su edición 2016 ilustra con varios cuadros meticulosamente trabajados a nivel visual y conceptual las muchas caras de la hipocresía en este país, las contradicciones en las que vivimos inmersos sin ni siquiera darnos cuenta (o sí...). La doble moral y la falta de escrúpulos campan a sus anchas en el suelo PATRIO.

Avatar de Usuario
Invitado

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor Invitado » Sab 25 Mar, 2017 6:23 pm

Invitado escribió:¿Por qué no penalizamos la mentira?

Nuestra sociedad se debate en profundas contradicciones al valorar la honradez y a la vez permitir que muchos mentirosos sigan mintiendo impunes
La confianza de la sociedad en los científicos parece basarse en la transparencia con la que gestionan la evidencia y los hechos, pero aún no se entiende en qué se basa la confianza en los políticos


En el mundo científico las mentiras acaban descubriéndose tarde o temprano. En el mundo de la política, generalmente también. La diferencia es que en el mundo científico la mentira tiene consecuencias más o menos fulminantes para el mentiroso descubierto, mientras que en el mundo de la política no pasa nada.


Lo que dicen los politicos perroflautas

Imagen

Lo que dice la ciencia LA CIENCIA

Sexo: Determinación sexual

En biología, el sexo es el conjunto de las peculiaridades que caracterizan los individuos de una especie dividiéndolos en masculinos y femeninos, y hacen posible una reproducción que se caracteriza por una diversificación genética.

Imagen

En el sistema XY para la determinación del sexo, el sexo de un organismo está determinado por el genoma que hereda. NO POR LAS CREENCIAS DE LOS PERROFLAUTAS

Avatar de Usuario
Invitado

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor Invitado » Sab 25 Mar, 2017 8:31 pm

El proceso de sexuación humana es mucho más complejo que lo aquí expresado y si, desde la ciencia también se tiene una explicación. Existe una ciencia, la sexología que estudia los sexos (lo que somos, no lo que hacemos), desde la sexología se debe abordar el tema de la diversidad sexual. Los agentes sexuantes actúan sobre las estructuras indiferenciadas dando lugar a estructuras sexuadas. Estos agentes pueden ser ginogenos o androginos. En el momento prenatal existen varios niveles de sexuación: Cromosómico,Gonadal, Genital Interno, Genital externo, Neural-cerebral y Hormonal (es decir no solo sexuan los cromosomas).
A nivel gonadal el agente que sexua es el gen SRY, a nivel genital interno la testosterona y el FICM... y así diversos agentes. Todo resultante del proceso de sexuación es siempre ginándrico (Ginándrico: constituído por elementos masculinos y femeninos).La sexuación es un proceso constituido de múltiples niveles que son diacrónicamente secuenciales y sincrónicamente interactivos.
Por lo que reducir el proceso de sexuación a los cromosomas es una idea demasiado simplista. Esto es un pequeño resumen a nivel divulgativo, para saber más sobre el tema quizás deban especializarse. Como os digo la sexología es una ciencia que se estudia en la universidad y estudia el hecho sexual humano. Por cierto de esto, ya hablaba el DR. Gregorio Marañón en su época, antes de que el fascismo le hiciera renunciar a su interés por el sexo.
Me gustaría concluir con un axioma de la sexología, las palabras de Havelook Ellis:
“entre los sexos – y en sus encuentros- se dan más situaciones cultivables que trastornos curables. Se trata de explicarse las cosas para ver de qué se trata, antes que tratar de modificarlas sin comprenderlas", también decía que "el estudio de los fenómenos lleva a comprender los problemas de otra forma".... a ver si nos lo aplicamos, que de opinólogos está el mundo lleno.
María

Avatar de Usuario
Invitado

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor Invitado » Sab 25 Mar, 2017 11:43 pm

Confundis el sexo o genero con comportamientos sexuales. Hay mujeres que lo hacen con mujeres y hombres con hombres pero son hombres y mujeres. La homosexualidad no es un genero si no un comportamiento sexual. Despues existe una minoria de androginos que biologicamente son dificiles de clasificar. La biologia, que es la que define machos y hembras, es una ciencia pero la sexologia es una rama de la psicologia y la sociologia, nada que ver.
Federica

Avatar de Usuario
Invitado

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor Invitado » Sab 25 Mar, 2017 11:52 pm

Existe una ciencia, la sexología que estudia los sexos (lo que somos, no lo que hacemos)

no sabes leer???

Avatar de Usuario
Invitado

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor Invitado » Dom 26 Mar, 2017 12:04 am

Invitado escribió: Existe una ciencia, la sexología que estudia los sexos (lo que somos, no lo que hacemos)

no sabes leer???


Perfectamente. La sexologia es una rama de la psicologia y es tan ciencia como la filosofia. Son ramas del conocimiento sin el rigor del metodo cientifico. La biología si es una ciencia a la hora de definir los sexos sobre una base médica y genética y solo existen machos y hembras con alguna pequeña excepcion de androginos. Elcomportamineto sexual no define el genero de un ser vivo. No hay mas. Federica

Avatar de Usuario
opinóloga

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor opinóloga » Dom 26 Mar, 2017 12:22 am

ya ...... :clap:

sexología
nombre femenino
Ciencia que estudia la sexualidad del ser humano, el comportamiento sexual y sus diferentes manifestaciones, desde el punto de vista psicológico y fisiológico.


fisiología
nombre femenino
1.
Parte de la biología que estudia los órganos de los seres vivos y su funcionamiento.
2.
Conjunto de propiedades y funciones de los órganos y tejidos del cuerpo de los seres vivos.

Avatar de Usuario
Invitado

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor Invitado » Dom 26 Mar, 2017 12:30 am

La fisiología es una rama de la biología y la medicina, no de la sexología. Lo sexologos son psicólogos especializados en comportamiento sexual. Un sexologo puede considerar la homosexualidad un transtorno o un comportamiento natural segun sus prejuicios morales porque la moralidad no se somete al metodo cietifico, es un fenomeno cultural.

Avatar de Usuario
erre que erre

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor erre que erre » Dom 26 Mar, 2017 12:50 am

La sexología es el estudio sistemático del hecho sexual humano, desde todas sus perspectivas, filogenéticas, ontogenéticas, antropológicas, socioculturales, fisiológicas, pedagógicas, clínicas e investigativas. La sexología, como ciencia y como profesión, implica, desde un enfoque multidisciplinar y/o lo interdisciplinar, a un gran número de disciplinas y especialidades médicas y humanísticas, abarcando así todos los aspectos de la sexualidad.

PD:opinóloga :x

Avatar de Usuario
Invitado

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor Invitado » Dom 26 Mar, 2017 12:58 am

Todas las ramas de la psicologia picotean de diversas ciencias y sobre un gazpacho de datos construyen teorías sobre la identidad humana ta peregrinaas como las filosóficas. Por ejemplo el psicoanálisis que tiene de metodo cientifico lo que yo de arzobispo de Teruel. Si ni siquiera la psiquiatria se puede considerar ciencia por el desconocimiento elemental del funcionamiento del cerebro humano, ya me contaras la psicologia y no digamos la sexologia ....

Cuentos chinos para hacer politica ...

Psiquiatría represiva en la Unión Soviética

Avatar de Usuario
Invitado

HABLEMOS DE SEXO

Mensajepor Invitado » Dom 26 Mar, 2017 1:12 am

el problema que veo .... es que no saben lo que es la sexología.

Sexología
La Sexología es la ciencia que estudia la sexualidad humana y todo lo relacionado con ello. Los aportes científicos de la Sexología inquieren sobre el sexo desde el prisma social, fisiológico y psicológico, siendo pues una disciplina que bebe de varias especialidades humanísticas y médicas.




Volver a “Foro Loko”