La voz de César Vidal desde el exilio

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen


Avatar de Usuario
Invitado

Emilio Botín: Dinero, sexo, fórmula 1, drogas y muerte

Mensajepor Invitado » Mar 07 Nov, 2017 8:17 pm

Imagen

El presunto asesinato de Emilio Botín
Dinero, sexo, fórmula 1, drogas y muerte

Emilio Botín fue asesinado, según la querella, por el narcotraficante Jesús Samper, amante de su hija Ana Patricia, la actual presidenta del Banco de Santander


Emilio Botín fue asesinado. Eso dice la querella presentada en el Juzgado Central de Instrucción nº 1 de Madrid. Más de dos millones de personas han conocido la primicia que les ofrecía La noticia que ofrecía La Tribuna de Cartagena, una información que en pocas horas se convertía en viral obteniendo más de 800.000 visitas en latribunadecartagena.com y causando que cientos de periódicos digitales y páginas webs (sin ningún pudor ni respeto a la autoría de la información que la legislación ampara) divulgaran la noticia.

Más de dos millones los españoles han tenido conocimiento del escándalo sobre la muerte del dueño del Banco de Santander y ningún gran medio de comunicación (prensa, radio y televisión) se han hecho eco de la noticia ¿Por qué este silencio en torno a todo lo que ocurre alrededor del Banco de Santander? ¿De verdad hace falta explicarlo?

No es sólo (que ya sería mucho) el dinero que la entidad de los Botín gasta en anuncios publicitarios en todos los medios que callan es que, además, son muchas las operaciones bancarias que los grandes grupos de comunicación mantienen con el Banco de Santander. Dice el viejo refrán castellano “nadie muerde la mano que te da de comer”. Pero el impacto producido por la noticia que desvelaba La Tribuna de Cartagena no lo ha podido detener, siquiera, todo el dinero de la familia Botín. Recordemos que La Tribuna de Cartagena informaba, en absoluta primicia periodística : “Emilio Botín no falleció por un infarto en su domicilio de Somosaguas sino que fue asesinado en su propio despacho de la Presidencia del Banco de Santander de la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte. Esta es la afirmación recogida literalmente en la querella presentada en el Juzgado Central de Instrucción número 1 de Madrid por el letrado Carlos Javier Sánchez-Seco Vivar, que podría hacer tambalear las más altas estructuras políticas y financieras de España pues considera (entre otros) a la actual presidenta del Banco de Santander Ana Patricia Botín y a su madre, la viuda del banquero Paloma O´Shea, encubridoras y, posiblemente inductoras, del asesinato de Emilio Botín llevado a cabo por el narco Jesús Samper Gaviria y los responsables de seguridad del Banco Carlos Martínez, Carlos Rubio y José Manuel García Entrena. Precisamente los querellados, además de Ana Patricia Botín y su madre, Paloma O´Shea, son Jesús Samper, Carlos Martínez, Carlos Rubio y José Manuel García Entrena.

Y ninguno de los grandes medios de comunicación ha dicho nada. No fuimos los primeros en tener la noticia. Antes que nosotros tuvo la querella encima de su mesa el conocido director de uno de los tres periódicos digitales más importantes de España. Y no pudo publicarla. Sí quiso pero, repetimos, no pudo publicarla. Las conexiones con el Banco de Santander pudieron más que su ambición periodística de sacar a relucir la verdad. Y devolvió las pruebas a la misma fuente que después nos las entregaba a La Tribuna de Cartagena. No sé si ustedes se han detenido a pensarlo pero hay que ser muy valientes para publicar lo que hemos publicado. Nosotros no nos inventamos nada. Ni damos veracidad a la información ni se la quitamos. Nos limitamos a reproducir lo que dice la querella presentada por el letrado Carlos Javier Sánchez-Seco Vivar y de la que conoce todos los extremos el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz Gómez, uno de los magistrados más valientes de la judicatura española. Pero el hecho de que la querella afirme que Jesús Samper, narcotraficante colombiano y amante de desde hace años de Ana Patricia Botín, actual presidenta del Banco de Santander fuera el que ejecutó el asesinato, aún parece más repertorio de novela negra americana en la que se junta el dinero, la pasión por el mundo del motor, el sexo, la droga y la muerte como resultado final, casi imprescindible de la trama. Pero les aseguramos que no se trata de un relato novelesco ni de un guión cinematográfico. Botín se había trasladado con su amante, María Sánchez del Corral a Italia a ver el que sería su último Gran Premio de Fórmula 1, una pasión por el motor que patrocinaba con mucho dinero y que compartía con la mujer de su vida (que no era su mujer Paloma O´shea). También compartía con ella trabajo, era su Directora de Marketing Corporativo y Marca, y pensaba llevarla al altar tres meses después. Se lo había dicho a su mujer y hasta había preparado un listado de bienes a dividir. También se lo había comunicado a sus hijos. Paloma O`shea (con la que estaba casado) y Ana Patricia Botín (su hija a quien no quería ni por asomo como heredera) decidieron matarlo. Eso no nos lo inventamos en La Tribuna de Cartagena.

Carecemos de la imaginación suficiente para elucubrar un plan tan siniestro. Eso es lo que dice la querella presentada contra la viuda del banquero y la hija (actual presidente del Banco de Santander) por inducir al asesinato. Y fue asesinado en la propia Ciudad Financiera que el Banco de Santander tiene en Boadilla del Monte y en la que, hace tiempo, había ordenado construir un lujoso apartamento junto a su despacho. Y allí le mataron tres hombres: el amante de su hija, el narcotraficante colombiano Jesús Samper Gaviria, Carlos Martínez, Carlos Rubio y José Manuel García Entrena. Tampoco nos inventamos nada de esto. También es literalmente lo que dice la querella presentada ante el juez Santiago Pedraz. Fue –decíamos- en la Ciudad Financiera del Banco de Santander, un complejo que dota de mejores y mayores medidas de seguridad que la embajada de los estados Unidos de la calle Serrano. Pero no fue preciso desactivar ninguna alarma. Los dos compañeros de ejecución del viejo banquero eran (nada más y nada menos) los propios responsables de seguridad de la entidad financiera. Le agarraron por detrás y le inyectaron en el cuello una dosis (no sabemos de qué) mortal de necesidad. Y allí quedó tendido el cuerpo de Botín mientras el narco Jesús Samper llamaba por teléfono a su amante y le daba la noticia que esperaba: “Ya está. He matado a tu padre”. Y Ana Patricia Botín, sin despeinarse, cogía inmediatamente un vuelo en jet privado en dirección a Madrid y desde el avión daba órdenes por teléfono para que a su llegada, en la sala contigua a donde yacía cadáver Emilio Botín, se produjera el anómalo nombramiento de ella como presidenta del Banco. ¿Creen ustedes que somos capaces de inventarnos algo así? Trabajaríamos en Hollywood. También lo dice la querella y aporta todo lujo de detalles que son del conocimiento del titular del Juzgado Central de Instrucción nº 1 de Madrid. Nosotros nos hemos limitado a contarlo, ¡que no es poco y hay que andar sobrado de arrestos!

Una historia de las más bajas pasiones y de los más caros vicios. Una historia que esconde una gran cuestión económica (Botín quería a toda costa que fuera su hijo Javier quien le sucediera) y a Ana Patricia no podía ni verla. De hecho, harto de los deslices extramatrimoniales de la hoy presidente del Banco de Santander, ordenó a Jesús Samper que se marchara de España, que se dedicara en exclusivo a sus negocios del narcotráfico y que desapareciera de la vista de su hija y de la suya. Y tampoco nada de esto lo inventa este diario. También estos extremos son absolutamente del conocimiento de la autoridad judicial.

De todas formas, la cuestión de las drogas no sólo tocaban de cerca a Botín por la relación que mantenía su hija, desde hace años, con Jesús Samper (que según dice la querella) era un narcotraficante colombiano. La familia y su imperio financiero siempre han sido relacionados con la financiación ilegal o con el blanqueo de dinero procedente del narcotráfico.

Pero el escándalo sobre la muerte de Botín no queda sólo en conocer qué le ocurrió de verdad al patrón del banco más poderoso de España. Lo que la información publicada ha vuelto a poner sobre el tapete es la posible relación del Banco de Santander con el dinero procedente del narcotráfico.


Imagen


Ya finales de la década de los 90, se hizo célebre la “Operación Casablanca", una investigación policial que permitió a las autoridades norteamericanas desmantelar una red de blanqueo de dinero procedente del tráfico de drogas y, por primera vez, establecer una relación probada entre el narcotráfico procedente de los cárteles mexicanos y varios entidades bancarias. Y el nombre del Banco de Santander fue de los primeros en salir a la palestra junto a los bancos mexicanos Bancomer, Serafín y Confía. Corría el año 1.998 del pasado siglo y entonces, gracias a la “Operación Casablanca” la policía logró incautar 35 millones de dólares.

El método de blanqueo de dinero consistía en que un mensajero del cartel de "Juárez" o de "Cali" ingresaba el dinero resultante del narcotráfico en una cuenta bancaria en Los Ángeles. Después realizaba una transferencia a otra cuenta en un banco mexicano, donde los banqueros conocían la procedencia del dinero. Entonces estos bancos mexicanos giraban el dinero a unas cuentas del cartel en Los Ángeles, con lo que se cerraba el ciclo de blanqueo de dinero. Las investigaciones de la “Operación Casablanca” llevadas a cabo por las autoridades de Estados Unidos, duraron más de tres años y pusieron por primera vez al descubierto la mayor trama de blanqueo de dinero por narcotráfico conocida hasta el momento. Y allí estuvo ya, omnipresente, a través de su filial mexicana el Banco de Santander. Y no debió aprender la lección la presidencia del Banco porque nunca dejó de andar metida en líos relacionados con el blanqueo del dinero presuntamente procedente del narcotráfico.

No hace tanto que la Audiencia Nacional investiga al Banco de Santander por presunto blanqueo de dinero relacionado con la “Lista Falciani”. De hecho, el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, conforme a la información obtenida por la denominada “Lista Falciani” ya ordenó (en su día) el registro de la Ciudad Financiera del Banco de Santander en Boadilla del Monte, el mismo lugar donde (según la querella presentada) fue asesinado Emilio Botín. El juez de la Mata investigó la posible colaboración entre el Banco de Santander y el británico HSBC, en el blanqueo de capitales, posiblemente procedentes del narcotráfico. Entonces, agentes de la UCO requirieron información en relación con los fondos alojados en el Banco de Santander, procedentes del HSBC, con la sospecha de que el capital viajaba desde Suiza hasta España.

Dentro de la misma “Lista Falciani” el Banco Santander también fue investigado por un posible delito contra la Hacienda Pública, una investigación que los abogados de la familia Botín entienden prescrita por tratarse de operaciones del año 2.007, pero el blanqueo de capitales tendría prescripción si se demostrara que tras aflorar el dinero la entidad financiera continuó realizando operaciones delictivas para eludir la acción de la Agencia Tributaria. Los agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil estuvieron durante horas practicando registro en la Ciudad Financiera del Banco de Santander en Boadilla del Monte, el mismo lugar donde –según la querella presentada- se produjo el asesinato de Emilio Botín. Los miembros de La Benemérita intentaron obtener pruebas que incriminaran al Banco de Santander en la existencia de fondos ocultos a la Hacienda Pública.

También gracias a la famosa “La Lista Falcani” supimos que la familia Botin, directamente, había ocultado en Suiza, durante varios años, más de 2.000 millones de euros, cuestión que se solventó con el pago de una multa.

El Banco de Santander también fue investigado en los estados Unidos por posible blanqueo de dinero procedente del narcotráfico, según reveló la revista financiera de EE UU Bloomberg Markets Magazine (BMM). La publicación señalaba, en un reportaje que diversas entidades bancarias multinacionales de Europa, Estados Unidos y México habían blanqueado miles de millones de dólares procedentes del narcotráfico. El reportaje revela que WellsFargo, Bank of America, Citigroup, American Express y Western Union habrían realizado operaciones financieras utilizando dinero procedente de las actividades ilícitas de los cárteles del narcotráfico mexicanos. La información publicada por Bloomberg Markets Magazine (BMM) reveló la existencia de aviones para transportar hasta 22 toneladas de cocaína, que fueron adquiridos con fondos opacos procedentes de algunas de las entidades investigadas. En dichas investigaciones aparecía el Banco de Santander junto a otros bancos, entre los Citygroup (dueño en México de Banamex) y, de nuevo, el británico HSBC. Según el autor del reportaje de BMM, Michael Smith, los bancos de Estados Unidos, México y la Unión Europea habrían permitido que a través de sus cuentas los narcotraficantes mexicanos movieran al menos 39.000 millones de dólares en los últimos 20 años. Pese a que el Banco de Santander aparecía en las filtraciones como “entidad supervisada”, el banco que ahora preside Ana Patricia Botín consiguió pasar de puntillas por tan tenebroso asunto. La única entidad financiera que entonó el mea culpa fue Wells Fargo que admitió conocer, desde el año 2.004 el riesgo de ciertas operaciones que no controló tal y como era su deber. Ese arrepentimiento no fue gratis: gracias a él se le permitió al grupo financiero Wells Fargo llegar a acuerdos con el Departamento de Justicia de Estados Unidos por los cuales el banco se comprometió a reformar sus sistemas de vigilancia y abonó una multa de 160 millones de dólares.

Pero volvamos a España y a los problemas que el Banco de Santander está teniendo dentro del territorio patrio porque, además de la Audiencia Nacional, muchos han sido los juzgados locales que han tenido que abrir procedimientos por delito fiscal y blanqueo de capitales en los que aparece involucrado el Banco de Santander; así, por ejemplo, la Audiencia Provincial de Madrid condenó al empresario Jacob Benzaquen Belilty a siete años de cárcel por haber ocultado en el HSBC más de nueve millones de euros.

Aunque la familia Botín no se sulfura. Si no se sulfuró para celebrar un consejo de administración teniendo a su padre muerto en la habitación de al lado donde, tan sólo unas horas antes, su amante se lo había cargado (que no lo decimos desde La Tribuna de Cartagena sino la versión, que conocer perfectamente Su Señoría porque así lo sostiene la querella presentada) cómo va a perder los nervios por la imposición de una multa. La familia Botín está muy acostumbrada a acumular multas. La Sala III del Tribunal Supremo confirmó la sanción de un millón de euros impuesta, el 12 de junio del 2.015, por el Consejo de Ministros al Banco Santander, como sucesor por una falta muy grave prevista en la ley de prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

Y no hablamos de un incumplimiento puntual. El Banco de Santander se ha hecho grande a base de sucesivos incumplimientos. Y tampoco lo decimos nosotros. Esto lo dice el Tribunal Supremo: "En el presente supuesto, no podemos hablar de un incumplimiento ocasional porque de la muestra se detectan 601 incumplimientos (225 en ingresos de cheques, 10 en cobros de cheques, 17 en transferencias y 349 en ingresos en efectivo). Vamos, que se incumplen las normativas muchas más veces de las que se cumplen. En particular, en ingresos en efectivo se analiza una muestra de 350 operaciones y en 349 de ellas no se tiene la documentación preceptiva". Y miren lo que sigue diciendo el Tribunal Supremo respecto del Banco de Santander: "Añade que la muestra son más de 602 operaciones, por un importe de más de 50 millones de euros, con lo que no puede decirse que sea irrelevante”.

Y en relación con los indicios delictivos de las operaciones, la sentencia destaca que “los mismos están siendo objeto de una investigación abierta en el Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional. Asimismo, la Sala considera proporcionada la sanción de un millón de euros, y rechaza la pretensión del banco de reducirla a 150.000 euros. Expone que está en la zona de mínimos, ya que la horquilla del tramo inferior en que se encuentra iba desde los 150.000 euros hasta los 83,5 millones de euros, y finalmente se ha fijado en un millón”.

Y no vamos a hablarles de los negocios del Banco de Santander en Panamá y otros paraísos fiscales. Ni de sociedades pantalla. Ni de miles de cosas que resultan muy aburridas. Pero que las conocemos. Desde La Tribuna de Cartagena sólo reivindicamos y defendemos nuestro derecho a informar de manera veraz y objetiva (que es lo que hacemos), no inventando nada pero contando la verdad aunque a algunos (por muy poderosos que sean) les duela.

http://latribunadecartagena.com/not/268 ... -y-muerte/




La Voz de César Vidal
Editorial: ¿Fue asesinado Emilio Botín? (2) - 07/11/17





Avatar de Usuario
Invitado

La voz de César Vidal desde el exilio

Mensajepor Invitado » Sab 11 Nov, 2017 2:34 pm

Ana Patricia Botín podría verse obligada a abandonar la presencia del Banco de Santander
Soraya Sáenz de Santamaría conoció el posible asesinato de Botín y pudo haber paralizado la investigación

Con un millón seiscientos mil lectores, la noticia sobre la querella por el asesinato de Emilio Botín hace que La Tribuna de Cartagena arrase entre los periódicos digitales y provoca que un grupo de accionistas del Banco de Santander exija la dimisión de Patricia Botín al frente de la presidencia

Imagen

Nos trasladamos hasta Barcelona para reunirnos con nuestra fuente. Se trata de alguien de impecable trayectoria en el mundo de las finanzas. Nos facilita abundante y acreditada documentación que iremos desgranando, en esta y sucesivas entregas, para llegar a conocer qué pasó en realidad la noche de 9 de septiembre de 2014 en la Ciudad Financiera del Banco de Santander en Boadilla del Monte. Recordemos, una vez más, que la versión oficial sobre la muerte de Emilio Botín la sitúa un día después, el 10 de septiembre y no en Boadilla del Monte sino en su domicilio particular en Somosaguas, una residencia familiar en la que hacía mucho tiempo que no vivía Botín que iba a divorciarse para contraer matrimonio con su amante María Sánchez del Corral, directora de Marketing Corporativo y Marca del Banco de Santander.

Ana Patricia Botín y su extraordinario poder económico que ejerce sobre todos los grandes grupos de comunicación españoles ha conseguido, hasta el día de hoy, que la prensa, radio y televisión en España haya silenciado la noticia ofrecida en primicia exclusiva por La Tribuna de Cartagena en relación con la querella presentada ante la Audiencia Nacional, en el Juzgado Central de Instrucción número 1 de Madrid.

Sin embargo, la contundencia de las informaciones ofrecidas por La Tribuna de Cartagena, que en pocas horas ha superado el millón seiscientos mil lectores, ha convulsionado las redes y ha originado la reacción de un importante grupo de inversión norteamericano, propietario del 3,8 % del banco español, que estaría exigiendo, de manera inmediata, la dimisión de la actual presidenta, acusada del asesinato de su padre, Ana Patricia Botín, en la querella referida.

La querella considera artífices del asesinato del patrón de la banca española al amante de Ana Patricia Botín, el narcotraficante colombiano Jesús Samper y a los responsables de seguridad de la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte, Carlos Martínez, Carlos Rubio y José Manuel García Entrena e, inductoras del homicidio a la propia Ana Patricia Botín y a su madre, la viuda del banquero, Paloma O´Shea.

Lejos de todo amarillismo y de cualquier atisbo al sensacionalismo informativo, desde La Tribuna de Cartagena en ningún momento nos hemos pronunciado, siquiera de manera sibilina, respecto a la veracidad o no del asesinato del banquero; tan solo nos hemos limitado a reproducir lo que dice la querella presentada por el letrado Carlos Javier Sánchez-Seco Vivar y de la que conoce todos los extremos el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz Gómez.

Sin embargo, un importante grupo accionaria norteamericano, poseedor de casi el 4% del Banco de Santander ha dicho ¡basta! (hay que recordar que la participación de la familia Botín en el Banco de Santander, hasta ahora intocable, es inferior al 2%). Las continuas irregularidades que han caracterizado la gestión de Ana Patricia Botín desde que accedió a la presidencia del Banco de Santander, han rebasado todos los límites de paciencia de un grupo de accionistas para los que todo no está permitido, ni aun tratándose de un negocio tan turbio como lo es el de la banca. Así las cosas, desde el referido grupo accionarial se acusa a la actual presidenta del Banco de Santander y a su equipo de gestión, de haber sobrepasado todos los límites éticos e incluso legales, y entienden que su manera de conducir a la entidad bancaria supone un grave peligro para su propia estabilidad empresarial y la del mercado financiero.

Según fuentes del citado grupo de accionistas, la mayoría de los beneficios declarados por la entidad bancaria procederían de operaciones sometidas a fundamentadas sospechas jurídicas: la compra de Arbengoa, para cuya transacción el Banco de Santander no dudó en mentir al Consejo de Administración y conseguir, de este modo, el cese de Felipe Benjumea -tras comprometerse a una posterior ampliación del capital que después nunca se produjo-, la adquisición del brasileño Banespa, las continuas inyecciones de capital para la adquisición de oficinas en colaboración con otra entidad bajo sospecha, el Royal Bank of Scotland, todo ello unido al creciente poder de un personaje tan conocido por su desmesurada ambición, como por su falta absoluta de escrúpulos, Miguel Zorita, expresidente de la auditora del Santander Deloitte y responsable de la estrategia carente de la mínima ética exigible en Duro Felguera.

Sólo faltaba, para acabar de rebosar el vaso de la paciencia de los accionistas norteamericanos, la reciente compra por un euro del Banco Popular, una vergonzosa adquisición que ha contado con la aquiescencia del gobierno de España, muy especialmente de Soraya Sáenz de Santamaría, a la que habrá que dedicar un capítulo entero en esta tenebrosa e inacabable historia negra que está envolviendo al Banco de Santander.

Imagen

La adquisición/donación del Banco Popular, que ha dejado en bancarrota a más de trescientas mil familias españolas, se ha realizado con ocultación al Consejo de Administración de importantísimos datos, así como con mentiras y balances falseados a los organismos de control financiero de España, para conseguir, finalmente, uno de los mayores pelotazos en la historia de la banca que servirá para tapar la mala gestión económica de Ana Patricia Botín al frente del banco.

No en vano, la justicia española podría, de un momento a otro, decretar medidas cautelares en relación con la irrisoria compra por un euro del Banco Popular a manos del Banco de Santander, habida cuenta de que, ya ni el Ejecutivo, tan empeñado como está la vicepresidenta en favorecer a la entidad financiera y acallar toda crítica -incluso, de los medios de comunicación-, es capaz de detener la avalancha que se le viene encima; por ello, podría producirse, esta misma semana, una paralización judicial que afectaría de manera inmediata a la de venta a BlackStone de un 51% de la cartera inmobiliaria del Banco Popular.

No hubo autopsia a Emilio Botín. El Gobierno de España conocía desde el primer momento, la sospecha de asesinato del banquero

Imagen

Según un documento confidencial al que hemos tenido acceso desde La Tribuna de Cartagena, con fecha 6 de abril de 2015, tanto la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sánez de Santamaría como el Gobernador del Banco de España, Luis Linde, son informados del presunto asesinato del banquero Emilio Botín, de la posible autoría atribuida a Jesús Samper (narcotraficante colombiano y amante de Ana Patricia Botín) y a tres miembros del equipo de seguridad del propio Banco de Santander, Carlos Martínez, Carlos Rubio y José Manuel García Entrena y de la posible inducción al asesinato atribuida a la propia hija del fallecido, Ana Patricia Botín y a su viuda, Paloma O´Shea.

Se les hace entrega de un detallado informe en el que se relata el modus operandi, la autoría, las inductoras, los motivos, el irregular Consejo que se improvisa en el despacho contiguo a donde se encuentra el cadáver del banquero para elegir a Ana Patricia Botín como nueva presidenta y, sobre todo, la inexplicable ausencia de informe de autopsia médico forense, prácticamente preceptiva en cualquier muerte similar, aún más, tratándose de una figura de primera magnitud económico-financiera a nivel internacional.

Se les pide la intervención, investigación y se deja en sus manos la conveniencia de comunicarlo a las autoridades europeas e internacionales (BCE, FED…etc).

10 días después, el 16 de abril de 2015, ante la falta de reacción alguna tanto por parte del Gobernador del Banco de España como de la vicepresidenta del Gobierno, se protocoliza ante el notario de Madrid, don Francisco Javier Monedero San Martín, escrito de acusación que el citado notario presenta ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional un día después, el 17 de abril de 2015, solicitando se practiquen las pruebas que se crean convenientes para verificar la posible existencia de un delito de tal magnitud.

Imagen
Jaime Pérez Renovales, el hombre de la vicepresidenta en el Santander

Lejos de prestar colaboración, Soraya Sáenz de Santamaría, que tenía entre su equipo de más directos colaboradores a Jaime Pérez Renovales, exdirectivo del Banco de Santander (en excedencia desde diciembre de 2011), habría ordenado a su colaborador la vuelta inmediata a la entidad financiera, de manera aparentemente normal. Analizado esta acción, con la perspectiva del tiempo transcurrido y el posible homicidio sin investigar y completamente silenciado, todo indica a una maniobra de la vicepresidenta para controlar las investigaciones internas del Banco sobre el posible asesinato del banquero. No le ha ido nada mal seguir las órdenes de su jefa, Soraya Sáenz de Santamaría: en la actualidad, Jaime Pérez Renovales es, nada más y nada menos que el secretario del Consejo de Administración del Banco de Santander.

http://latribunadecartagena.com/not/284 ... santander/



Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16968
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: La voz de César Vidal desde el exilio

Mensajepor Assia » Mié 15 Nov, 2017 12:25 pm

Este Cesar Vidal desde el exilio es 1 mas del grupo de el eminnte pensador. Por tener, tiene, a Centeno en su programa para hablar de economiia. Habla mas o menos como el eminente pensador. Los 2 son admiradores de Putin y los 2 han negado los rumores que Putin haya estado mezclado en incitar a los independentistas catalanes. Culpable segun Vidal.? Soros que anda mezclado en politica interna de otros paises. Me temo que este Vidal confunde a Soros con la Fundacion de este multimillonario que hace poco dono miles de millones de dolares para promocionar el progresimo en paises de democracia dudosa. O es que esta es la primera vez que los catalanes han pedido su independencia.? No fue el filosofo Ortega y Gasset el que dijo la famosa frase de: '' EL PROBLEMA DE CATALUNA ESTA EN MADRID Y NO EN CATALUNA''

Muy orgulloso esta Vidal de haber sido su programa el primero que anuncio del supuesto asesinato de Botin. Que Botin no murio en la casa familiar no es 1 secreto para nadie a estas fechas. Pero que lo asesinara el primo de Pablo Escobar, amante de su hija Ana Patricia, es otra cosa. Primero, porque segun todos los chismes que se cuentan sobre ese supuesto asesinato del banquero hay muchas personas que al parecer de 1 forma o de otra lo sabian porque Botin tenia escoltas o estaba siempre acompanado. Tan tontos iban a ser los supuestos asesinos y complices del asesinato de Botin que lo enterreraron.? Lo mas probable hubiera sido que Botin hubiera sido incinerado.
Assia









Volver a “La Crispación”