Pepe Mujica presidente del Uruguay

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Dom 17 May, 2020 7:04 pm

Imagen

De Uruguay a España para esquilar 60.000 ovejas en plena pandemia

El miedo al coronavirus y las restricciones de viaje no han conseguido parar a Nicolás Olivera y otros 250 uruguayos que, contra todo pronóstico, parten este martes rumbo a España para esquilar a las miles de ovejas que les esperan para quitarse un «abrigo» que debería haber desaparecido en abril

Cada año, más de 300 uruguayos cruzan el océano Atlántico para «pelar» al ovino español, antes de regresar y hacer lo propio en su país, pero el cierre de fronteras por la COVID-19 impidió esquilar a su debido tiempo, y la cuenta atrás corre para una lana que no entiende de pandemias.

Natural del departamento (provincia) de Durazno (centro), estos últimos días han sido un no parar para Olivera entre los preparativos del equipaje y los desplazamientos a Montevideo para tramitar en el Consulado de España el visado que le permita trabajar en Europa durante la temporada lanera.

Con España prohibiendo la entrada de extranjeros no residentes y sin conexión aérea, todo parecía indicar que este año el uruguayo no podría partir hacia Murcia (sureste), como cada año desde hace siete, para trabajar en la esquila, pero Olivera siempre mantuvo la fe en que, a pesar de la COVID-19, él trabajaría.

«La esperanza nunca la perdimos, porque somos conscientes de que la oveja se tiene que esquilar. Si no se esquila de un año a otro presenta problemas de sanidad y de salud. Es un servicio que se tiene que hacer sí o sí», relata.

Olivera se sube este martes a las 20.30 horas (23.30 GMT) en un vuelo especial de Air Europa que regresa a Madrid después de haber devuelto a Montevideo a decenas de uruguayos varados en Europa.

En su equipaje no se permite el miedo al coronavirus, pero sí «precaución» y «conciencia», ya que viajan desde un país con apenas 700 casos y alrededor de 20 decesos a uno que supera los 250.000 positivos y donde han fallecido más de 25.000 personas.

«No se trata de que yo me cuido y el otro no, aquí nos tenemos que cuidar todos», asevera el esquilador, que asegura que tanto él como su cuadrilla usarán mascarilla, guantes y alcohol en gel.




Volver a “La Crispación”