Pepe Mujica presidente del Uruguay

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Jue 08 Feb, 2018 1:51 am


Pepe Mujica: "Quise cambiar el mundo y no pude"

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Lun 16 Abr, 2018 4:20 pm

Imagen

ENTREVISTA A LUCÍA TOPOLANSKY

Lucía Topolansky: "El tema de las nacionalidades en España me recuerda a Isabel la Católica a sangre y fuego"

La vicepresidenta de Uruguay, militante tupamara y pareja del ex presidente José Mujica, Lucía Topolansky, se muestra contraria a la existencia de monarquías y reivindica el derecho de autodeterminación. Asegura además que la izquierda de su país alcanzó el gobierno, pero no el poder.


Dice el calendario que es abril, pero sobre el pavimento de Montevideo parece enero. El sol cae con fuerza sobre General Flores, una avenida que conduce directamente al Palacio Legislativo, el Congreso uruguayo. Justo enfrente está la Plaza de los Mártires de Chicago, bautizada así en homenaje a los anarquistas estadounidenses que fueron fusilados en 1887 por pelear por sus derechos. Cada Primero de Mayo, este mismo parque sirve de escenario para la celebración del Día Internacional de la Clase Trabajadora.

Un siglo después, en los convulsos años setenta del siglo XX, otras y otros rebeldes se sumaron a la pelea por un mundo nuevo. Muchas y muchos cogieron las armas. En Uruguay lo hicieron bajo las siglas del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T). La muerte fue el destino de muchos de ellos.


Otros cayeron en manos de la dictadura cívico-militar (1973-1985) y permanecieron largos años en cautiverio. El mítico José Mujica, quien alcanzaría fama mundial tras ser investido presidente del país en 2010, fue uno de ellos. Su pareja, una montevideana llamada Lucía Topolansky, también.

Caluroso abril uruguayo, 9.30 de la mañana. Los autobuses, allí conocidos como “ómnibus”, van cargados hasta las orejas. Dentro del Palacio Legislativo, atravesando el majestuoso Salón de los Pasos Perdidos, está el despacho de Topolansky. Ahora es vicepresidenta del país. Tras ser elegida senadora en las últimas elecciones, esta mujer de pelo blanco y hablar pausado tuvo que asumir el cargo que quedó vacante a raíz de la renuncia del anterior número dos del gobierno del Frente Amplio (coalición de izquierdas), Raúl Sendic. Así, sin preverlo, se convirtió en la primera mujer que alcanza la vicepresidencia de este país de tres millones y medio de habitantes.

La conversación de Topolansky con Público duró una hora. Sobre su escritorio había una agenda con varias anotaciones, algunas carpetas prolijamente apiladas y un vaso de agua. No hacía falta más.

¿Alguna vez imaginó que iba a estar sentada en este despacho?
La política no es para mí una carrera, sino un compromiso militante.
La verdad, no. Yo no tengo la cabeza de algunos políticos tradicionales que dicen “voy a ser concejal, diputado, senador, ministro…”. La política no es para mí una carrera, sino un compromiso militante.

Por una serie de circunstancias estoy hoy aquí, y para mí es un puesto de militancia como cualquier otro.

¿El Uruguay de 2018 se asemeja en algo a aquel Uruguay por el que usted empezó a luchar?
No, para nada. No se asemeja el Uruguay, ni tampoco el mundo. Hoy estamos en un momento de cambio de época. Aparecen factores completamente nuevos, como internet o las redes sociales, que inciden en la política. Ahora hay libros que hablan de la “tecnopolítica”, pero yo ya no pertenezco a ese mundo. Por mi edad, he transitado otros caminos. Ahora parece que alguien contrata a alguien, saca una plataforma, le trabaja la cabeza a los electores y obtiene resultados. Esto es algo que habría que pensar mucho.

El Frente Amplio (FA) lleva 13 años gobernando en Uruguay. ¿Qué cambios ha logrado la izquierda?
En primer lugar, hay que tener en cuenta que el mundo ha ido cambiando. Actualmente hay transnacionales que tienen un PIB mayor que el de Uruguay. En otras palabras, es el capital financiero el que gobierna en el mundo. Pero como la única lucha que se pierde es la que se abandona, nosotros seguimos luchando.

Este pequeño escalón no es la llegada al poder, sino al gobierno, que es una cosa diferente. Estos tres gobiernos del FA han dejado un antes y un después para el Uruguay. Hoy se trata de un país con menos diferencias sociales, se ha reducido la pobreza y la indigencia, se desarrolla la educación pública gratuita y laica… Del mismo modo, nuestro país depende mucho del mundo exterior, y todos sabemos cómo se complicó todo: el libre comercio es una cosa que no existe.

El mundo es salvaje, cambiante… Ahora mismo podemos ver lo que está haciendo el presidente de EEUU y la guerra comercial que ha desatado. Uruguay es un pequeño barco en ese mar de aguas procelosas, y lo que tiene que intentar es manejar la vela de tal modo que la suerte de sus connacionales sea lo mejor posible. Eso es lo que ha hecho el FA, y esa es la gran diferencia con los gobiernos anteriores. Esperamos seguir gobernando para continuar subiendo escalones en la escalera de la igualdad y de la pública felicidad.

Es muy interesante esa diferencia entre “ser gobierno” y “ser poder” de la que usted habla.
La diferencia entre ser gobierno y ser poder es que una multinacional que se instala en Uruguay, genera valor agregado para la materia prima local, paga impuestos, etcétera, si el día de mañana le conviene irse a Burkina Faso, levanta el negocio y se va. Le importa un bledo, no tiene responsabilidad social del desastre que deja atrás. Manejar el barquito en ese mundo y tener los indicadores que tiene Uruguay es una proeza. Es verdad que todavía faltan cuestiones de igualdad o de mejorar el acceso a la vivienda. También se nos ha metido el tema del narcotráfico, que es una plaga mundial que condiciona a todo el mundo.

Aunque no somos un país de destino, sí lo somos de paso, y eso genera problemas. Ese problema debería solucionarlo EEUU, porque los consumidores de droga viven en EEUU, y si se acaban los consumidores se acaba el narcotráfico. Pero parece que los EEUU no quieren acabar con el consumo de droga.

Ustedes han dado pasos en esa materia con la legalización de la marihuana.
Sí, dimos pasos, y hay que dar más todavía, pero eso no basta. Uruguay no mueve la aguja del mundo porque es muy pequeño. Lo que hacemos es poner una señal testigo.

¿Esos pasos pueden ayudar a luchar contra el narcotráfico?
Creemos que el plan de represión que implementó EEUU fracasó en Colombia, en México y en el mundo. En realidad, EEUU tendría que invertir ese dinero en eliminar a los consumidores, pero eso no lo va a hacer. Ante esa situación, lo que hicimos nosotros fue sacarle el mercado a los narcotraficantes. Es como la ley seca: el mal existe, el consumidor está, pero que por lo menos sea el Estado el que regula eso.


Esa política en torno a la marihuana le ha dado fama internacional a Uruguay. También ha tenido mucha repercusión a nivel mundial el estilo de su pareja, el ex presidente Pepe Mujica. Ustedes no se mudaron a la residencia oficial y siguieron viviendo igual que antes. ¿Os sentís unos bichos raros?
En realidad el Uruguay es un bicho raro. Por eso le decía antes que probablemente el concepto de socialdemocracia haya nacido aquí. Pepe no es el único presidente que ha vivido en su casa: el actual presidente también lo hace, al igual que en su momento lo hizo el ex presidente (Julio María) Sanguinetti.

Hay una concepción republicana que va más allá de Pepe y del Frente Amplio, es un valor intangible que los uruguayos debemos preservar. Que el presidente tenga solamente dos policías en la puerta de su casa habla del Uruguay. Que el presidente pueda ir a una actividad pública sin tener una corte de milicos y de seguridad también habla muy bien de nuestro país. El presidente es un ciudadano como cualquier otro, sólo que tiene la mayor de las responsabilidades, y es así porque se la han dado los ciudadanos. Lo que hace Pepe es darle visibilidad a todo esto. Tuvo la virtud, porque es un buen comunicador, de plantear cosas distintas en los foros internacionales

“España nos duele”. ¿Cómo son las relaciones con España?
Con España tenemos una fuerte pata cultural. Nos guste o no, la historia de la conquista eliminó los pueblos originarios en Uruguay. Nosotros no tenemos la realidad de los países andinos o centroamericanos, donde hubo fuertes culturas precolombinas que se desarrollaron y que hasta el día de hoy están presentes y pelean. De los pueblos originarios de Uruguay, los que no fueron muertos se mimetizaron para sobrevivir. Nuestro país conformó su población con una fuerte emigración española e italiana, principalmente.

Se puede decir que nosotros descendemos de los barcos, y de los barcos descendieron nuestros antepasados, nuestros apellidos, los oficios y las ideas. Por eso mismo, con España hay un gran vínculo: es difícil encontrar a algún uruguayo que no tenga algún familiar de origen español. Hay una cuestión afectiva, y nos duele España. Todo lo que ocurre allí nos resulta muy cercano.

Los españoles tienen el gobierno que eligieron.
En lo personal podemos no estar de acuerdo con la existencia de monarquías porque somos republicanos, pero eso es un lío de los españoles. También somos partidarios de la autodeterminación y de la soberanía, pero no nos vamos a meter en ese lío. Los españoles tienen el gobierno que eligieron.

¿Está al corriente de la situación en Cataluña?
Sí. No podemos olvidar que hay muchos uruguayos que viven en Cataluña. Cuando una ve el tema de las nacionalidades en España, porque no solo es Cataluña, también es el País Vasco, los valencianos… lo primero que se le viene a la cabeza es la imagen de Isabel la Católica a sangre y fuego, con la cruz y la inquisición.

Esa imagen es castellana, esa Castilla de Isabel la Católica está ahí, omnipresente. Hay que tener en cuenta que los pueblos catalán y vasco se sintieron muy agredidos durante los larguísimos años de dictadura. Esas luchas se entienden; es lógico que vascos, catalanes hayan salido a poner en valor su cultura, sus raíces. Si los catalanes tienen razón o no, yo no me voy a meter, porque me queda grande y no me gusta estar metiéndome en rancho ajeno.

Hace ahora tres años usted participó en un acto a favor del proceso de paz en el País Vasco que se realizó en Montevideo
Yo creo que los procesos de paz hay que acompañarlos. Cuando la organización armada ETA quiere desarmarse y quien tiene que recibir la contraparte mira para el costado, es muy embromado, porque entonces no hay ninguna intención de paz, sino de revancha, de venganza. Cuando los conflictos están estancados no se sale queriendo masacrar al otro, sino buscando entendimientos de paz que no son nada fáciles, pero que son posibles. Ahí está la reivindicación, tibia además, que plantean los vascos de traer a los presos al País Vasco, que es nada, porque ni siquiera están pidiendo las libertades… Dentro de poco va a venir a Uruguay el lehendakari (Iñigo Urkullu), y le vamos a recibir.

¿Los retos de la izquierda en España se asemejan en algo a los que tienen en América Latina?
En realidad, creo que los retos de la izquierda se asemejan en el mundo. Tuve la oportunidad de conocer en persona a Manuela Carmena (alcaldesa de Madrid), y me pareció una mujer tremendamente centrada, muy respetada y muy sencilla, con una carrera interesante en el Poder Judicial. Considero que fue un acierto de Podemos levantar esa figura. Del mismo modo, me parece que si Podemos y otros sectores de la izquierda, incluido el PSOE -si bien ha virado mucho hacia el centro hubiesen encontrado un pacto de entendimiento -y creo que Pedro Sánchez peleó por eso-, habrían impedido que Rajoy estuviera en el gobierno.

Asimismo, si los seis grupos de izquierda que hay en Chile hubieran comprendido el pacto de entendimiento, allí no estaba ahora Piñera. En Perú se acaba de dividir el Frente Amplio, en Ecuador ídem de ídem… Uruguay tiene ese diferencial, y es lo único que le puede ofrecer a la izquierda del mundo: la unidad. ¿Cuál es la fórmula uruguaya? Unidad en la diversidad. En el Frente Amplio están desde el Partido Demócrata Cristiano hasta el Partido Comunista, estamos personas que provenimos de la lucha armada… ¿Qué nos une? Que tenemos unas reglas de juego a las que nos avenimos, un programa común y un compromiso ético.

“Siempre hice lo que se me antojó”. ¿Hay alguna posibilidad de que usted sea candidata a presidenta en las próximas elecciones?
No, ninguna. Yo estaba con causal jubilatoria de este tipo de funciones, pero no de la militancia. De hecho, los años que viva voy a militar. Hay causas imprescindibles, pero no personas imprescindibles.

¿Tiene usted tiempo para disfrutar de la felicidad?
Cuando uno se compromete con una causa sabe que va a tener dificultades, porque nada es gratuito.
Como soy feliz abrazando la causa que abracé, mi tiempo es ese. A mí nadie me planteó que tenía que militar en política; yo me tiré en esta pecera porque quise, libremente e incluso contra la voluntad de mi familia. A mi modo, soy feliz. Estuve presa, clandestina, pero a mi modo fui feliz.

Cuando uno se compromete con una causa sabe que va a tener dificultades, porque nada es gratuito.

Siempre hice lo que se me antojó, tuve la libertad de ir por donde quise, en el acierto y en el error. Voy a cumplir 74 años, y puedo decirle que viví al mango (a tope). Lo que yo le pido a la juventud es que se comprometa con una causa, que la viva al mango, no por arribita.

¿Pepe Mujica podría volver a ser candidato?
Yo pienso que no debe serlo. Cuando termine este periodo va a tener 85 años. También hay que pensar en la vida y si no precisamos esa figura más allá de lo concreto, que esté en otra dimensión.

Quizás ya lo está…
Sí, yo creo que ya lo está.

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Lun 16 Abr, 2018 4:59 pm

La vieja esta que se meta en sus asuntos.

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Lun 09 Jul, 2018 9:03 pm

PEPE MUJICA
Pepe Mujica:"La política ha abandonado las preguntas elementales y es un apéndice de la econometría"

En su chacra de las afueras de Montevideo, el ex presidente uruguayo (2010-2015) dijo que "la sensibilidad por los más débiles no es moderna" y explicó su idea de cómo se forjan la política y la cultura.

Imagen



En pleno Mundial visitamos a Mujica junto a Victor Santa María, secretario general del SUTERH) y Alberto Grille, director de la revista Caras y Caretas de Uruguay. Nos recibió con su calidez habitual y pudimos grabar, además, casi dos horas de diálogo. Se verán en “Latinoamérica Piensa” los próximos dos sábados a las 23 por A24.

Nos sentamos en un pequeño living atestado de libros y objetos de recuerdo mientras Lucía cocinaba milanesas fritas para el almuerzo.

Cuando lo vimos, Mujica ya había estado en la celda de Curitiba con su amigo Luiz Inácio Lula da Silva, a quien define como el "pacificador" de las contradicciones del Brasil.

¿Cómo encontraste a Lula?
Lo vi bien, más delgado, siempre con su temperamento jocoso, por un lado, y también horrorizado por lo que está pasando en Brasil desde el punto de vista de la enajenación del patrimonio del Estado y la transformación de la legislación laboral. Él considera que todo este episodio, que incluye la destitución de Dilma, es parte de un proyecto para cambiar las condiciones del país. Para que si un día vuelven dirigentes progresistas al gobierno, se encuentren prácticamente maniatados por compromisos establecidos a largo plazo a nivel internacional. Quiere decir que temperamento jocoso pero pensamiento bastante trágico. Lula es el único que está en condiciones de permitir que Brasil vuelva a su natural alegría de vivir.

Al ingresar al penal, ¿qué recuerdo te trajo de tu propia experiencia como preso de la dictadura durante 14 años?
Es paradojal. Es la mueca que tiene la vida. Esa cárcel donde está es muy moderna y se hizo en el tiempo de Lula. Está en una buena celda, grande, con un televisor y una cama común y corriente. No es para nada un lujo. Pero es una cosa decente. La cárcel mía no tiene comparación y espero que nunca a Lula le toque pasar algo parecido.

Habitualmente hablas contra la utilidad del rencor. ¿Cómo hiciste para transitar la prisión y vivir sin rencor?
Les tengo bronca al odio y al fanatismo. Una cosa es la pasión y otra cosa el fanatismo. El odio es como el amor, ciego. El amor tiene la ventaja de que es creador, reproductor. El odio es destructivo. Si uno vive mirando para atrás intentando cobrar o algo por el estilo cuentas incobrables y no se embebe hacia el futuro queda como dando vueltas a una columna. La naturaleza es sabia. Estaría bárbaro que nos hubiera puesto un ojo atrás para cuidarnos la espalda. Pero nos puso dos ojos para delante: la vida es mañana, es porvenir. Tengo recuerdos de dolor y de angustia. Pero hay que vivir por mañana. Tal vez sea una cuestión de temperamento. Nunca pensé que me iba a morir preso. Nunca pensé que cuando saliera no iba a seguir militando. Tampoco pensé que iba a ser presidente ni nada por el estilo y que me iba a meter en esta camisa de once varas. Estaba convencido de que iba a seguir luchando.

–¿Y de que te arrepientes?
Ufff. Tengo un montón de cosas. De lo que más me arrepiento es de la falta de velocidad para disparar. Me comí la cana porque me agarraron. Tendría que haber corrido un poco más rápido. Una falla atlética. Volviendo al Brasil, Lula es un hombre de diálogo, un reformista que permitió que casi 40 millones de personas salieran de la pobreza. Pero a pesar de que es un hombre de consenso las élites económicas avanzaron hasta poner preso a un hombre inocente, destituyendo sin causa a una Presidenta.

¿Cómo ves hoy la Argentina?
Viejo, yo soy uruguayo. O sea, un argentino al que patearon del puerto de Buenos Aires. Ésa es la historia verdadera y no me conviene hablar mucho de cómo veo a la Argentina. Sería como meterme en un pueblo que es mi pueblo pero al mismo tiempo quedaría mal interpretado.

Somos una misma nación, separada en dos países.
Sin duda. Lo que te puedo decir con preocupación, por historia, es que cuando a la Argentina le va mal a nosotros nos termina golpeando fuerte. Lo que más me asusta es esto del endeudamiento, porque después hay que pagar en algún momento y sé lo que pasa. Esta historia se repite. También estoy aburrido con la repetición de que la Argentina está fundida. Y no, no está fundida. La Argentina está jodida pero no está fundida. Porque después reflota. Tiene la desgracia de tener demasiados recursos naturales y cae en el despilfarro, pero es mi pueblo. Me duele.

¿Qué debería haber hecho la izquierda para dar la discusión del poder real en América Latina y para que estas cosas no ocurrieran?
Creo que la historia real no es fácil de compaginar con lo que nos puede parecer. Es un conjunto de acciones y reacciones y de limitaciones. Llegar al gobierno está muy lejos de llegar al poder. Y pienso que probablemente de esos 40 millones de personas que salieron de la pobreza, la inmensa mayoría, lo va a atribuir a su esfuerzo, a Dios, a cualquier cosa, menos a entender la política, que en su misión más esencial tiene que ver cómo se reparte la riqueza pública en una sociedad. Ese fenómeno se le escapa y entonces se ha incrementado la cantidad de consumidores. Que no equivale a la cantidad de ciudadanos que se dan cuenta del drama que viven. Por eso uno de los más graves problemas, que no es de hoy, es también en el fondo el esquema que tuvo mi generación.

¿Cuál sería el problema?
Pensábamos que el mundo cambiaba modificando las relaciones de producción y de distribución. Cambiando la estructura parecía que tendríamos un hombre distinto o mejor. Y no nos dimos cuenta tal vez (es mi interpretación) de que un sistema es a su vez generador de una cultura que le es funcional a largo plazo. Así como era funcional la resignación de la Edad Media a que esto fuera un valle de lágrimas porque luego vendría el paraíso. Esta etapa de sociedad hiperconsumista, donde estamos embarcados todos, es funcional a la lucha de la ganancia y a que seamos todos consumidores.

Hemos sustituido las viejas religiones por la nueva religión, que es el mercado. Eso es más fuerte que los ejércitos y que las cuestiones de fuerza, porque es una cultura tácita, subliminal, que está jugando en el seno de todos los hogares. Entonces hay 40 millones que salieron de pobres que demandan más y son prepotentes, potenciales consumistas. Y nos parece que eso es equivalente a ser más felices.

¿Qué pueden hacer los sectores populares para impulsar esa reforma cultural de valores teniendo en cuenta que el proceso que vivió América Latina se vinculó, principalmente, a la ampliación principalmente de derechos relacionados al consumo?
Cuidado con el análisis grosero. No es que no haya que intentar multiplicar los bienes de la sociedad. Es otra historia. Lo que pasa que esta cultura nos lleva de la mano, por un lado al despilfarro de medios que terminan siendo bastante superfluos y por otro a no atender necesidades vitales que una parte central de las poblaciones tiene. Si los africanos pudieran comer como los perros europeos no estarían peleando con la muerte. Ni ahogándose en el Mediterráneo. Acá hay una profunda cuestión ética, y la política hace mucho que la abandonó las preguntas más elementales y se transformó en un apéndice de la econometría: ¿es más feliz la gente? ¿Nos preocupamos de eso, o nos preocupamos solo del desarrollo? Es muy discutible que estemos mejor porque haya aumentado el PBI. ¿Es más feliz la sociedad japonesa que los muy poquitos aborígenes que quedan en la Amazonia?

Tengo mis severas dudas. Y unos y otros marchamos hacia lo mismo. Tenemos una única riqueza, que es el milagro de estar vivos, pero la vida se nos va y no hay supermercado que nos venda años de vida. Cuando compramos algo no compramos con plata, compramos con el tiempo de nuestra vida. Ahora, si toda nuestra vida se va en pagar cuentas... El mundo nunca produjo más que hoy en día pero ha crecido la desigualdad como nunca.

¿Cuál es la alternativa?
Es muy difícil imaginar cómo se construye una correlación de fuerzas que implique desaprender muchas cosas que son parte del sentido común de nuestras sociedades y construir un paradigma que busque un equilibro entre el yo y el nosotros. Esta cultura necesita que estemos dibujados como individuos. Somos antropológicamente gregarios, necesitamos de la sociedad. El progreso humano es consecuencia de nuestro instinto antropológico de agruparnos y funcionar en sociedad. Lo que ha construido la civilización es la consecuencia de haber vivido y erigido sociedades. Todo el progreso que nos rodea es consecuencia de esa construcción. La civilización es la solidaridad intergeneracional. Pero somos individuos.

¿Y entonces?
Hay una gota importante de egoísmo en cada uno de nosotros como la tiene todo ser vivo, porque estamos programados para luchar por la vida y hay que conciliar ese egoísmo con la existencia, con la necesidad de vivir en sociedad. Ése es el papel de la política. La política está para amortiguar los conflictos que tienen los individuos cuando construyen la sociedad. Da para discutir mucho. Bien, yo no puedo cambiar el mundo. Lo que puedo ir es educando gente para que no sea tan estúpida y la lleven enganchada de acá (se toca la nariz). Tengo que luchar en varios frentes.

¿Cuáles son los frentes?
Luchar para la comprensión de que vivir es hermoso y de hay que pelear en esta vida para que no te lleve esta cultura que te transforma en un pagador de cuentas. Tener libertad es tener tiempo libre para hacer lo que a vos te gusta.

¿Imaginabas que América Latina iba a ingresar en un período de retroceso como el de hoy en día?
Siempre lo desconfié. Yo tengo una interpretación pendular de la historia humana. Se habla de izquierda recién a partir de las divisiones en la Revolución Francesa. Pero toda la historia del hombre arriba de la tierra es una constante oscilación entre visiones más conservadoras y visiones mas humanísticas, hacia un lado y hacia el otro. Me siento históricamente pariente de Epaminondas, de los Graco, de Ashoka en la India. La sensibilidad hacia el dolor de los más débiles no es moderna. Es tan vieja como que el hombre anda arriba de la tierra ha estado en una lucha permanente. Por eso esta ola reaccionaria va a fracasar, nunca va a triunfar definitivamente, porque la nuestra tampoco triunfa definitivamente.

No hay derrota porque tampoco hay triunfo definitivo. La lucha es ir sumando escalones a favor de la civilización humana. Creíamos que luchábamos por el poder. En realidad nuestra lucha es por mejorar el contenido de esa herencia que se llama civilización.

¿Te imaginas nuevamente presidente de Uruguay?
No... Es es muy osado. ¿Vos sabes cómo se reproducen los yuyos? Son maravillosos. Tiran semillas y semillas. ¿Sabes lo que es domesticar un pasto y lograr que produzca semillas en una época más o menos regular para poderlo cosechar? Eso es domesticar. Los pastos naturales tienen una larga época de semillación y van tirando semillas. ¿Por qué? Porque priorizan la lucha por la vida.

La semilla puede caer en un momento en que no hay condiciones para germinar. Entonces viene una larga temporada en la que van tirando semillas y semillas. Yo estoy en una etapa de la vida para sembrar. Y para sembrar ideas. Para tirar estas ideas medio raras que tengo. Para que otros las hagan pelota y me critiquen pero que no se queden anquilosados repitiendo esquemas de hace 70 años.

–¿Tienes esperanzas de que esas semillas germinen?
Sí, siempre ha sido así.

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Mar 10 Jul, 2018 6:59 pm


Europa. 2018. Egoismo ante la inmigración. José Mújica ex presidente de Uruguay

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 19382
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Assia » Mié 11 Jul, 2018 2:11 am

Gracias Pepe. La gente que tuvimos que emigrar temenos muy mala memoria. Estado Unidos,Canada, Nueva Zelanda y Australia, paises ricos y todos fueron poblados por inmigrantes que nos creemos que son estos paises de NUESTRA EN PROPIEDAD.
Un abrazo querido Pepe.
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Mié 15 Ago, 2018 12:27 am


Avatar de Usuario
la zubia

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor la zubia » Vie 24 Ago, 2018 2:35 pm

Mujica: "España es una contradicción con patas y quedan heridas franquistas"
El expresidente de Uruguay ha recogido el premio internacional de poesía Laurel de Plata en la localidad de La Zubia (Granada).


LA ZUBIA (GRANADA)
El expresidente de Uruguay José Mujica ha asegurado en una rueda de prensa en La Zubia (Granada) que en España, país al que ha definido como "una contradicción con patas", "quedan heridas del franquismo".

"Quedan en España heridas del franquismo, son notorias; España es eso, una contradicción con patas", ha sentenciado en respuesta a los periodistas el político de 83 años, que ha añadido que su historia siempre tuvo una cara, resumida por Antonio Machado cuando habló del hombre ibérico y que, en parte, los uruguayos también han heredado.

Mujica, que anoche recogió el premio internacional de poesía Laurel de Plata, ha dicho que él "no está por la monarquía", pero que sí le interesa el pueblo español y la forma de ser que tiene.

Preguntado sobre la gestión por parte del ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, de la inmigración, ha dicho que "los gobiernos pasan y los pueblos quedan".

También ha lamentado que los seres humanos tengan "poca memoria" y ha recordado que, en su día, los italianos, al igual que los españoles, se marcharon a distintos países de Latinoamérica.

"Le debemos mucho a la inmigración, pero como están ricos se olvidaron", ha indicado el expresidente, quien cree que a su generación les "cambiaron las partituras" porque ahora resulta que China parece la "abanderada" del libre comercio frente a un Donald Trump y su máxima de primero América, "la de ellos", que no va al compás de la historia.

"Hay que garantizar tiempo libre a gente para que ejerza su libertad"
El expresidente uruguayo también ha criticado los "intereses" que hay detrás del capitalismo y ha apostado por acortar los horarios de trabajo, aumentar los ingresos y repartir mejor las ganancias para que la gente pueda "tener tiempo libre para ejercer su libertad".

El uruguayo de 83 años ha censurado un sistema económico basado "en el despilfarro", que genera "demasiada basura" y "cosas que hay que cambiar a cada rato".

"La izquierda se divide por ideas y la derecha defiende intereses, y por eso es más lúcida la derecha que la izquierda"
"Construimos porquerías que duren poco para generar ganancias y terminamos trabajando un montón de horas", ha expuesto Mujica, quien cree que funcionar de acuerdo a los intereses de capitalismo, que solo busca las ganancias, no da la felicidad a la gente.

"Hay que garantizar mucho tiempo libre para que la gente ejerza la libertad. Soy libre cuando tengo tiempo libre, no tengo obligaciones, hago lo que quiero con mi vida (...) Si multiplico las necesidades, lo pago con libertad", ha reflexionado.

Respecto a Uruguay, ha señalado que es un "pequeño país muy raro" que, hace 48 años, logró que toda su izquierda estuviera junta.

"La izquierda se divide por ideas y la derecha defiende intereses, y por eso es más lúcida la derecha que la izquierda", ha añadido el expresidente de Uruguay, país al que ha definido como una "negociación con patas permanente".

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Vie 24 Ago, 2018 6:09 pm

José Mujica: "España e Italia vomitaron millones de inmigrantes y se han olvidado rápido de su historia"

El expresidente de Uruguay recuerda que en el pasado, personas procedentes de España e Italia, entre otros países, emigraron a México y Uruguay y se les acogió

En un acto en Madrid, Mujica ha dado un repaso a la "cultura del capitalismo", haciendo referencia a la domesticación de la ciencia para aumentar la productividad

En relación a la reconversión monetaria de Venezuela: "Ha roto mecanismos de su propia economía sin tener la capacidad de sacarlos hacia adelante"

El expresidente de Uruguay José Mujica ha recordado este viernes en un acto en Madrid "la importancia de que un país no olvide su historia", haciendo referencia a la devolución a Marruecos de las 116 personas que saltaron la valla de Ceuta el pasado miércoles, en una operación inusual de la Guardia Civil y la Policía Nacional en la frontera sur de España. Mujica ha puesto a España ante el espejo de su historia, recordando que los españoles también se vieron obligados a salir del país y buscar acogida en otros estados.

"España e Italia vomitaron millones de inmigrantes y se han olvidado rápido de su historia", ha afirmado el expresidente uruguayo, que recientemente renunció a su cargo de senador. José Mujica también ha hecho referencia a las 40.000 personas por año procedentes de otros países que tuvo que recibir a partir de 1910 Uruguay, el país que presidió entre el año 2000 y 2015.


El exgobernante ha recibido este viernes el premio Abogados de Atocha en su decimocuarta edición. Mujica es un "referente en la lucha por la paz, la justicia, la democracia y la libertad", ha subrayado el presidente de la fundación de Comisiones Obreras y superviviente de la matanza de Atocha en 1977, Alejandro Ruiz, tras realizar la entrega.

Con respecto a las pensiones en España, José Mujica ha querido destacar la contradicción que reside cuando "la ciudadanía se pregunta quién va a pagar las pensiones de nuestros hijos y a la vez se oponen a la inmigración", reflexión que ha arrancado un sonoro aplauso. En opinión del expresidente latinoamericano, en pleno siglo de avance de la transformación digital, la sociedad "va a tener que luchar para que los robots paguen impuestos que mantengan a los viejos".

Mujica ha advertido además sobre los límites medioambientales y el peligro del crecimiento: "Los Gobiernos están desesperados por crecer y caminamos hacia el desastre porque los recursos no son infinitos. Hay mucho que luchar en relación a una renta básica, acortar los horarios de trabajo, cuidar el medio ambiente, cambiar los parámetros... El sentido progresista de la vida es una necesidad para la supervivencia de la especie".

El capitalismo –ha afirmado– ha creado una nueva cultura: "Ha domesticado a la ciencia y la ha puesto a trabajar para explotar la tecnología y aumentar la productividad".

"No por nacionalizar se progresa"
Preguntado por la "mala imagen" del socialismo en Venezuela, Ecuador o Argentina, Mujica ha respondido que "el verdadero problema de la izquierda siempre ha sido confundir sentimientos con realidad objetiva". En referencia a la reconversión monetaria del Gobierno de Maduro en Venezuela, Mujica ha sostenido que "ha roto mecanismos de su propia economía sin tener la capacidad de sacarlos hacia adelante".

"No por nacionalizar se progresa", ha defendido el ex gobernante y ha precisado que calificar de socialistas a países de latinoamérica como Argentina o Venezuela es "demasiado generoso", aunque atesoran ambos "intentos pretenciosos de construir modelos socialistas en torno a estos países".

José Mujica se ha identificado como miembro de una generación de personas que creían que era posible cambiar el mundo cambiando "las relaciones de producción y distribución de la riqueza". Pero, ha insistido, "ningún cambio material es suficiente si no va a acompañado de un cambio cultural".

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Vie 24 Ago, 2018 6:17 pm

Pues que vaya el Pepe con un buque de la marina de Uruguay a recoger negritos al Mediteraneo y se los lleve a su pais, el mas racista y que menos negros tiene de America por cierto.

"Así tratamos a los negros", el caso de racismo que conmociona a Uruguay

Consejos vendo ... :pinocho:

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Sab 25 Ago, 2018 4:30 pm

ya ... que listo ajajajajajajajaaj ... y que menos negros tiene de America por cierto.
demuestras que eres un ignorante, las razones de que en uruguay no hay muchos negros son otras.
para cuidar las vacas sueltas en el campo no tienes que traer esclavos para cuidarlas, con cuatro gauchos sobran.... el alambre hizo milagros.
montevideo fue el puerto negrero de españa en sudamérica .... pero otras regiones si necesitaban mano de obra y se creó un gran comercio (dicen millones de negros ... ya serán menos ... digo) en uruguay los negros pasaban al sector servicio, la mayoría fueron exportados.
los uruguayos son racistas ???? creo que no. que algunos uruguayos sienten prejuicios sobre el negro .... si.
listillo gris ... en montevideo el racismo va por barrios ajajajaajaj (broma) pero con todos los nazis que entraron, tanos y gallegos .... algún racista se habrá colado.
el racismo que hay en uruguay ... es mas sutil y se mezcla con clasismo... y son poca gente (generalmente de origen europeo) por eso digo, creo que no, pero un punto si lo hay.
en españa el racismo no es nada sutil.


Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Sab 25 Ago, 2018 4:40 pm

(generalmente de origen europeo)
tendría que decir de primera o segunda generación de europeos en las guerras y entre guerras.... luego está la patria vieja.

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Sab 25 Ago, 2018 4:43 pm

y después de las guerras.

PD: no los dejaron ahogarse en el plata.

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Dom 02 Sep, 2018 9:59 pm

Pepe Mujica en la Mostra: "Un millón de españoles fue a México y ahora se asustan de los inmigrantes"

Imagen

El ex presidente de Uruguay presenta dos películas en Venecia: 'La noche de 12 años', sobre su cautiverio en La dictadura y un documental firmado por Emir Kusturica sobre su vida

De repente, una estrella. "Más bien estrellado", corrige serio. Sea como sea, José Mujica (Montevideo, 1935), y al que todo el mundo a su alrededor llama Pepe, es desde hoy mismo actor. Y, por sus modales ante la prensa, se diría que consagrado. Sólo él puede presumir de tener dos películas en la Mostra de Venecia. Pero, aún más importante, sólo él puede estar orgulloso, o cuanto menos satisfecho, de ser él mismo. Sin más, con sus accidentes, sus deberes cumplidos y, claro está, sus manías. Que también. El que fuera el presidente número 40 de Uruguay presenta esta misma noche el retrato en forma de película firmado por Emir Kusturica El Pepe, una vida suprema, y lo hace un día después de ver como parte de su vida, la más dura, es retratada en La noche de 12 años, de Álvaro Brechner.Esta última narra el cautiverio que él y otros dos compañeros del movimiento Tupamaro sufrieron durante la dictadura militar desde 1973 hasta 1985. En el tiempo que anuncia el título no conocieron nada más que la soledad; un aislamiento forzado y cruel "que mordía", dice. La cinta se detiene puntual y rigurosa en exactamente eso: el silencio de unos hombres encerrados, apaleados, maltratados y solos. Completamente solos. Con pulso, el director reconstruye la geografía desolada de un tiempo desposeído de su propia condición de tiempo. "Lo que viví", dice Mujica, "me dejó todo lo que compone mi pequeño capital humano. Por eso mismo, me esforcé en no quedar prisionero del odio. Porque pude pensar... Ese tiempo me permitió rumiar todo lo leído. Pero, nunca me preocupé de cobrarle nada a nadie. Como cobrador sería un desastre".

Si se le pregunta por la venganza, alza sorprendido las cejas. "No la cultivo", dice. Y sigue: "La naturaleza nos puso los ojos hacia adelante, y hay cosas del pasado que hay que cargar con una mochila y andar con ella. Hay cuentas que no las paga nadie ni se deben intentar cobrar. Sólo vivimos hacia adelante. Lo importante de la vida es mañana". Si en cambio se le inquiere sobre la forma de sobrevivir en tan duras condiciones, se limita a abrir mucho los ojos: "No hay fórmulas. Cuando salimos de esa peripecia nos atendieron todo tipo de psicólogos. Quizá nos hemos quedado un poco locos". Y si la cuestión, por fin, es la del perdón, entonces lo que levanta son los hombros: "El odio es ciego, como el amor, pero el amor es creador. El odio sólo nos destruye". Y ahí lo deja.Cuenta que el ritmo de unos días oscuros y sin luz, se lo marcaban los detalles. "Las ratas aparecían siempre a la una de la mañana", recuerda. Se muestra convencido de que las mejores y más profundas enseñanzas provienen de la adversidad. "No sería lo que soy sin ese tiempo que pasé en soledad conmigo mismo". Y dice saber del valor real de asuntos habitualmente tan poco tenidos en cuenta como caminar, dibujar y repensar todo lo leído. "Claro está, para hacer esto hay que tener mucho tiempo", afirma y sonríe. Con los ojos más que con la boca.Cuando llega el momento de opinar y de hacerlo sobre el mundo, entonces Mujica saca a relucir el político que fue y que, pese a todo, sigue siendo. Cauto. "El nacionalismo es bueno porque sirve para crear una identidad, pero cuando cae en fanatismo, es peligroso porque destruye", comenta sobre la situación en Cataluña y fuera de ella incluso. "Un millón de españoles fueron en un año a México y ahora resulta que España se asusta de los inmigrantes", comenta parco, pero claro. ¿Y sobre la memoria histórica? Al fin y al cabo, Uruguay como España han tenido las dos que poner en orden un pasado cruento para imaginar un futuro soportable. "Ustedes los españoles no tienen un problema con la memoria histórica, tienen varios. No sé. Dicen que la memoria histórica es muy importante. Dicen. Yo lo que he visto por la historia es que el único bicho capaz de tropezar dos veces con la misma piedra se llama homo sapiens. Uno aprende con lo que vive, no con lo que le cuentan", concluye quizá algo críptico, pero muy en el papel de Mujica. Cosas de ser toda una estrella.Y dicho lo cual, vuelve al cine, a su película, para reconocer que en ese tiempo de prisión y tortura acabó por reconocer mucho de lo que ahora le define. Y es. "Cosas como un colchón, un vaso de agua o un váter donde orinar me hacía feliz. Los humanos nos hacemos unos líos bárbaros por nada y pasamos todo tipo de angustias por cualquier cosa. Si tengo una casa y comida en la nevera ¿para qué más?". Palabra de estrella. Quién lo diría.

Avatar de Usuario
Invitado

Pepe Mujica presidente del Uruguay

Mensajepor Invitado » Dom 02 Sep, 2018 10:20 pm





Volver a “La Crispación”