LA PRENSA EN CRISIS

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
montoya

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor montoya » Jue 18 Ene, 2018 1:57 am

Invitado escribió:eulogio, los gitanos son de raza humana ...


No existe la raza humana colega, es la especie humana.

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Jue 18 Ene, 2018 10:00 pm

a decir verdad .... especie suena con mas verdad .... :up: y bueno venía de escuchar al eulogio ese y ajajajajajajajajajjaaj
lo que yo trato siempre de decir es que la genética manda.
se dan casos que un blanco tienes mas genes parecidos al de un negro que a de un blanco.
dijeron que revelarían datos geneticos de la población mundial ... pero na nay ... me interesaba por las migraciones humanas, desde el principio y eso, pero prefieren milongas a verdad.

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Sab 27 Ene, 2018 3:33 pm

Imagen

Adiós, señor quiosquero

Marta García Aller


En los 90, cada domingo Manolo vendía “fácilmente” en su quiosco más de mil periódicos solo de El País. “Ahora un buen fin de semana no llegan a cien y es del que más vendo”, explica este quiosquero que lleva desde hace 56 años trabajando “362 días al año” en la céntrica plaza de Santa Bárbara en Madrid. “Antes además había una veintena de cabeceras que han desaparecido… Esto se acaba”, comenta resignado mientras apoya en la repisa, junto a las pilas y los chicles, el crucigrama del ABC que estaba haciendo para amenizar las 16 horas al día que pasa en su quiosco.

Acaba de llegarle el último ejemplar de la revista Tiempo y de Interviú, dos míticas revistas que dejan de publicarse tras casi 40 años en los quioscos. Le da “mucha pena” cada vez que cierra un medio, pero lo que más le preocupa al quiosquero es la rápida caída de ventas de la prensa diaria porque “es de lo que comemos y su caída se ha acelerado muchísimo en el último año”. Los datos del Estudio General de Medios (EGM) lo corroboran: los periódicos han perdido más de 850.000 seguidores solo en 2017. Hay 9,6 millones de lectores diarios, según las cifras oficiales, la mitad que hace 10 años.

Las víctimas colaterales de la crisis de los medios impresos están siendo los quiosqueros, que poco a poco van desapareciendo del paisaje urbano. Solo en 2017 han cerrado un millar de puntos de venta, según la Asociación Nacional de Distribuidores (ANDP), que son los intermediarios que los sirven. Pero los quiosqueros son mucho más alarmistas: “Hay zonas de Madrid menos céntricas donde la caída ha sido mayor del 50%”, afirma Rafael Artacho, presidente de la Agrupación Nacional de los Vendedores de Prensa (ANVP), que cuenta con 2.000 asociados en España.



Tanto editores como distribuidores son más conservadores en las cifras de cierres que dan porque, según Artacho, “no les interesa reconocer la caída real y nos están dando falsas esperanzas mientras buscan nuevos puntos de venta en cadenas comerciales y en supermercados”. Calcula que en el último año han cerrado más de 200 solo en Madrid, más de un 10% de media. “Nuestros asociados están cayendo como moscas, sobre todo en barrios y periferia”, alerta.


Cuánto cuesta un quiosco

“La gente ve los quioscos cerrados y nos preguntan si podrían abrirlos”, afirma Artacho. “Pero cuando les contamos las condiciones nos dicen que parece que en vez de un quiosco vayan a montar una boutique de lujo”, lamenta. Ante la falta de demanda, las licencias también están en caída libre: “Hace diez años por un traspaso se pedían 45.000 euros, ahora menos de 15.000”, añade.

Imagen
El último quiosco que ha cerrado en Madrid es el de María Jesús y su marido Sandalio. El domingo 31 de diciembre a las dos de la tarde bajaron la persiana del que ha sido el sustento de su familia en un barrio de Móstoles desde hace 37 años y no la van a volver a levantar. “Los vecinos nos dicen que les da mucha pena, pero yo les digo que a mí ninguna”, confiesa María Jesús, que tiene 62 años y ayuda a su marido, en silla de ruedas por una enfermedad degenerativa. “Ahora, al menos, podemos sentarnos en una terraza al sol a tomar un café, que no lo habíamos hecho nunca”, afirma María Jesús.

“El cierre ha sido un descanso porque no cubríamos gastos”, confiesa mientras reconoce que no se acostumbra a tener tiempo libre, acostumbrada a abrir el quiosco de siete de la mañana a nueve de la noche. “Si hubiéramos podido librar al menos un día hubiéramos aguantado, pero como las publicaciones salen todos los días no podíamos cerrar… Que si el lunes sale el Pronto, el miércoles las revistas del corazón y los fines de semana los dominicales… Había que abrir de lunes a lunes. Una vida muy esclava”. Si alguien quisiera el traspaso, le sería de gran ayuda para su jubilación. “Pero está complicado”, reconoce.

Para ofrecer todas las publicaciones un quiosquero tiene que trabajar con las dos distribuidoras que las sirven. “Una nos pide un aval de 18.000 euros y otra de 2.000 solo para empezar a servir”, explica Artacho, que desde la asociación de vendedores gestiona los traspasos. “Además hay que sumarle el coste del transporte cada semana, que pueden ser más de 600 euros; el canon del ayuntamiento (en Móstoles unos 900 euros al año), y hay que pagar autónomos…”.

La ANVP calcula que entre la gestoría, los avales, el canon hacen falta unos 70.000 euros para abrir un quiosco y unos ingresos de 3.500 al mes solo para cubrir costes. “El 80% de los de nuestros asociados no los ingresan, solo los de calles muy céntricas”, afirma Artacho. “Es normal que muchos estén cerrando”.

“Que las condiciones para abrir puntos de venta no sea inasumible va en interés de todos, pero no es algo exclusivo de España, los cierres suceden en todos los países de nuestro entorno”, explica José Manuel Anta, secretario técnico de ANDP (Asociacion de Distribuidoras de Prensa y Revistas). “Y que cierren los quioscos no solo es un problema para ellos, también para las editoriales, que cada vez encuentran más complicado vender su producto. Su supervivencia también va en nuestro interés porque mientras un quiosco típico tiene 800 referencias, un supermercado solo ofrece unos 45 ó 50 títulos. La limitación de la oferta preocupa mucho a los editores”, explica.


Buscando un culpable

“No veo futuro a esto, pero aquí seguiré hasta que el cuerpo aguante”, comenta Manolo, que a sus 72 años recuerda que era quiosquero antes incluso de tener quiosco: “Mi familia empezó a vender periódicos en esta esquina de Santa Bárbara hace más de cien años”, recuerda. “De joven los iba vendiendo voceando por las calles y los teníamos en una caja ahí en medio de la acera”. No se jubila porque aunque él y su mujer tenían ahorros “de cuando en los buenos tiempos se ganaba bastante dinero, tuve que gastarlos durante la crisis en ayudar a mis hijos, que se quedaron sin empleo”.

Su céntrica ubicación hace que el suyo sea uno de los quioscos más transitados de Madrid, pero aun así reconoce que “hay meses que lo que gano no llega a 800 euros”, confiesa. “Aún tengo clientes fijos, pero ya nadie de menos de 50 años me viene a comprar un periódico, todo lo leen en internet”, lamenta. Aunque Manolo opina que la culpa de la crisis de los quiosqueros la tiene la red, sobre todo “la tienen ellos”, dice señalando la pila de periódicos de su quiosco, “que empezaron a publicarlo todo gratis y ahora se lamentan de que van a desaparecer y nosotros, claro, vamos detrás”.

María Jesús tampoco le ve futuro al oficio. Recuerda como si fuera hace un siglo el boom de los coleccionables que hubo hace 20 años. “Se vendían muchísimas enciclopedias, vídeos, música… Pero quién va a comprar todo eso ahora si lo buscas en internet en dos segundos”, pregunta.

El inicio del declive empezó hace unos diez años. “Empezamos a notar que la gente que venía todos los domingos antes del aperitivo a llevarse su periódico iba dejando de venir poco a poco. Primero por la crisis y ahora porque todo el mundo se informa en el móvil”. Según María Jesús, lo que en los últimos años les ayudó a mantener el negocio abierto han sido sobre todo “las revistas infantiles que se les antojan a los niños y las botellas de agua”, confiesa.

Para Artacho, más allá de la crisis de las publicaciones en papel, culpa a que los editores no se hayan adaptado a la nueva realidad: “Los vendedores de prensa no tenemos alternativas para conseguir las publicaciones y el distribuidor nos impone condiciones leoninas de transporte y suministro”, dice Artacho. “Nos están ahogando cada vez más, aunque tratamos de renovarnos”.

Según los distribuidores, sin embargo, el cierre de quioscos “es una mala noticia para todos”, insiste Anta. “Les estamos ayudando lo que podemos porque cuando cierra un punto de venta no lo ganan los de alrededor”. Calcula que cerca del 50% es una compra de impulso que se pierde. “Nuestro futuro va ligado al de los quiosqueros”, afirma.

Abrir grafico en otra ventana

Manolo coincide en que internet no es el único problema de estos tiempos: “Madrid está despoblándose de vida”, lamenta mientras mira cómo ha cambiado el barrio que “le ha hecho feliz”. Y añade: “Cada vez hay menos vecinos y empresas en el centro de las ciudades. Están convirtiendo Madrid en un decorado para turistas y la gente de paso no hace el mismo gasto”.

Mientras hablamos bajo el techo que cubre el quiosco de la lluvia, un señor con un papel en la mano se asoma a preguntarle una calle que según Manolo está la cuarta a la derecha. “Algunos que vienen mirando el mapa en el móvil a preguntarme una dirección porque se fían más de lo que les diga yo”, presume. “Soy como el patriarca de este barrio”. Y como prueba cuenta que guarda como un tesoro, en su pequeño almacén de periódicos, el chuzo que le regaló el último sereno que hubo en Santa Bárbara cuando se jubiló allá por el año 64. En este rato solo ha pasado un hombre, que se ha llevado un Marca.




Buscando una solución

“Nuestra lucha es que siga habiendo quioscos”, dice Artacho. “Somos el alma de los barrios y estamos buscando alternativas para sobrevivir, pero nos ponen muchas trabas en las ordenanzas municipales; no nos dejan vender otras cosas”. Además de que les deje vender más variedad de refrescos, golosinas y frutos secos sin trabas, la asociación de vendedores pide a los ayuntamientos que les permita alternativas como la recarga de la tarjeta de transportes (desde que no hay metrobús en Madrid ya no están autorizados) y convertirse en punto de entrega de paquetería para la compra por internet. “Estamos en todas partes y podemos seguir siendo muy útiles si nos dejan, pero necesitamos un avance regulatorio que no llega”, reclama Artacho. “Si la gente ha pasado a usar internet para todo, ¿por qué no nos podemos los quiosqueros beneficiar de ello también entregando paquetes de venta online?”

Según los distribuidores, “los poderes públicos deberían intervenir para favorecer la fiscalidad y las ayudas públicas para la modernización, porque el acceso a la información es un derecho de los ciudadanos y la alternativa a comprar productos impresos debería existir”, dice Anta.

También los editores apuestan porque los medios en papel tienen mucha vida. Según la Asociación de Medios de Información (AMI), que representa a ochenta medios tanto digitales como impresos, “nunca desaparecerá la prensa impresa”. Y desde esta asociación defienden la importancia fundamental de los quioscos, así como tener “una capacidad y actitud de trabajo conjunto entre los medios, las distribuidoras y los puntos de venta para abordar las evoluciones y adaptaciones que sean necesarias”. Su esperanza es que “la demanda de publicaciones impresas permanecerá todavía muchos años y que queremos seguir estando ahí”.

Los quiosqueros, sin embargo, son mucho más pesimistas. Quedan unos 20.000 puntos de venta en toda España, y pese a la lucha por reinventarse y los apoyos que les manifiestan editores y distribuidores, los vendedores no creen que su futuro dependa de la venta de periódicos: “Nosotros somos los que damos los buenos días a los lectores todos los días, no son un número del EGM, y la realidad es que están dejando de venir”, afirma Artacho, que calcula que en 2022 quedarán, “con suerte”, una cuarta parte de quioscos “como no actuemos rápidamente para evitar la escabechina”.

Manolo también es pesimista. “No hay futuro, pero día a día esta sigue siendo mi vida”, comenta. No podrá leer este reportaje en su quiosco de Santa Bárbara porque no saldrá en papel, y el quiosquero no quiere “saber nada de internet”. No lo usa porque “es lo más coherente” con el odio que le tiene. Un vecino del barrio al que saluda por su nombre le acerca un café en vaso de cartón y tres azucarillos. “¿Ves lo bien que me tratan en el barrio?”. Me despido de él deseándole buena suerte y acordándome del chuzo de aquel sereno, símbolo de una época que también acabó.

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Sab 27 Ene, 2018 3:41 pm

Invitado escribió:

EL ROTO



:clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :clap:

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Sab 10 Feb, 2018 6:52 pm

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Jue 15 Feb, 2018 7:54 pm

Imagen

Hackean a La Razón y a Marhuenda y llenan su Twitter de porno

Para celebrar San Valentín, unos hackers decidieron acceder a la cuenta de Twitter de La Razón y de su director, Francisco Marhuenda, y llenarla de enlaces a páginas porno.

Una contraseña es todo lo que separa una cuenta de redes sociales de un hacker con la suficiente habilidad y tiempo. Por mucho que nos esforcemos por poner contraseñas fuertes y métodos dobles de verificación, vemos como regularmente cuentas importantes van cayendo en manos de estos piratas digitales. Nadie está a salvo, en los últimos meses hemos visto como las cuentas de Twitter del Barcelona o de HBO han sido víctimas de estos ataques. Las últimas han sido La Razón y su director, Francisco Marhuenda.

El mismo director lo ha confirmado en su cuenta, ya recuperada, esta mañana:


Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Lun 19 Feb, 2018 9:54 pm


Avatar de Usuario
malos tiempoa

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor malos tiempoa » Mié 21 Feb, 2018 6:53 pm

Valtonyc, 'Fariña' y ARCO: 24 horas negras para la libertad de expresión en España

Dos sentencias judiciales y una autocensura ponen de relieve las horas bajas que vive la libertad de expresión y de creación. Un rapero, un libro y una obra de arte son las últimas víctimas de una persecución de este derecho fundamental.

Imagen

Malos tiempos para la libertad de expresión en nuestro país. Este derecho expresamente recogido en el artículo 20 de la Constitución ha quedado cercenado a través de tres casos que se han sucedido en apenas 24 horas. En dos de ellos ha sido la Justicia la que ha dictado sentencia y en el otro ha sido la propia autocensura la que ha hecho el trabajo previo, como tantas veces sucedía en la dictadura franquista.

Ayer, el Tribunal Supremo ratificaba la sentencia a tres años y medio de cárcel que había impuesto la Audiencia Nacional al rapero Valtonyc. Sus delitos: enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona. Por la noche se conocía la decisión de una juez de Collado Villalba de secuestrar el libro Fariña, obra en la que el periodista Nacho Carretero profundiza en la historia del narcotráfico gallego. La razón: una demanda del exalcalde de O Grove por supuesta vulneración de su derecho al autor. Y hoy, ARCO ha instado a una galerista a retirar una serie de 24 fotografías de Santiago Sierra titulada Presos Políticos en la España Contemporánea, en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras o los jóvenes detenidos por agresión a dos guardias civiles en Altsasu (Navarra).

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads
El rapero Valtonyc, a prisión
En el caso de Josep Miquel Arenas Beltrán, conocido como Valtonyc, el Supremo desestimó sus argumentos y confirmó la sentencia de la Audiencia. Así, el rapero tendrá que ir a la cárcel para cumplir una condena de tres años y medio. Y es que para el Alto Tribunal los contenidos de sus canciones "no quedan amparados por la libertad de expresión o difusión de opiniones" y sí suponen un enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias a la Corona y amenazas a Jorge Campos, presidente de la asociación Círculo Balear..

En concreto, se trata de diez canciones del álbum Residus de un poeta , otros diez temas bajo el título Mallorca es Ca nostra; y, por último, otras dos canciones que fueron subidas por el rapero a Youtube con el título de Marca España y El fascismo se cura muriendo. Aquí se pueden leer las frases exactas por las que se le condena.


Las reacciones políticas y del mundo de la música no se hicieron esperan alzando la voz en contra de una sentencia en la que se condenaba la libertad de expresión y de creación. Por la noche, el hashtag #RapearNoEsDelito se convirtió en Trending Topic. Y las redes se llenaron de muestras de solidaridad y apoyo al rapero. Joaquín Urias, exletrado del Tribunal Constitucional, asegura en una entrevista a Público que "los delitos de enaltecimiento del terrorismo y de injurias a la Corona no deberían existir" porque "dejan demasiado espacio para la persecución ideológica del disidente".

Precisamente por enaltecer el terrorismo se sienten hoy en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional dos tuiteros. Mari Flor M.G. y Luis S.S. son juzgados por publicar mensajes en los que ensalzaban la actividad terrorista de ETA, degradaban a sus víctimas y arremetían contra la Policía y conocidos periodistas y políticos, unos hechos por los que la Fiscalía pide para cada uno dos años de prisión.

Secuestro del libro 'Fariña'
Pero cuando todavía el fragor del debate en torno a la sentencia a Valtonyc seguía candente, la opinión pública conocía otra decisión judicial cuanto menos polémica. La juez de Collado Villalba (Madrid) Alejandra Fontana acordaba el secuestro cautelar del libro Fariña, en el que el periodista Nacho Carretero profundiza en la historia del narcotráfico gallego, a petición del exalcalde de O Grove (Pontevedra) José Alfredo Bea Gondar, quien demandó en enero a Carretero y a la editorial Libros del KO por supuesta vulneración de su derecho al honor. Bea Gondar les reclama 500.000 euros de indemnización.

El exalcalde de O Grove aparece citado en "dos líneas" del libro, de 400 páginas, por supuestos vínculos con el narcotráfico gallego. Por ejemplo, su nombre aparece en este extracto: "Aquel junio de 1991 Orbaiz Picos se ofreció al cartel de Cali para traer 2.000 kilos de cocaína. Lo hizo a través de Alfredo Bea Gondar, alcalde de O Grove por AP en 1983 y 1991 (este último año ganó con mayoría absoluta, después de haber sido acusado de narcotráfico, aunque duró dos días en el cargo), quien aceptó la propuesta y se puso en contacto con Manuel González Crujeira 'o Carallán', al que ya conocemos de su época como colaborador de 'Sito Miñanco'".

Sin embargo, el efecto que ha provocado la noticia del secuestro es que el libro se haya convertido en número uno en ventas en Amazon. Un 'efecto Streisand' en toda regla. Un secuestro que llega, además, dos años después de que el libro se estrenara y tras nueve ediciones del mismo.

Lo que no ha logrado el exalcalde de la localidad gallega es frenar la emisión de la serie de televisión producida sobre esta obra y que será emitida en los próximos meses. En este caso, la juez argumentó que la fecha de emisión de la serie es incierta, así como el guión de la misma, por lo que sería desproporcionado paralizarla.

ARCO retira una obra sobre 'presos políticos'
Y esta mañana, una obra que se iba a exponer en ARCOMadrid ha sido retirada. A instancias de IFEMA, la galerista Helga de Alvear ha decidido quitar de su estand la serie de 24 fotografías de Santiago Sierra titulada Presos Políticos en la España Contemporánea, en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart o los jóvenes de Altsasu. La obra, valorada en 80.000 euros, fue vendida antes de su retirada.

IFEMA justifica que "desde el máximo respeto a la libertad de expresión, entiende que la polémica que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas, está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018. Por tanto, es su responsabilidad, como organizadora, tratar de alejar de su desarrollo los discursos que desvíen la atención del conjunto de la feria".

Unas explicaciones que no han convencido a Santiago Sierra. El artista madrileño ha mostrado su "relativa sorpresa y decepción" y considera que la decisión "daña la imagen" del evento y "del propio estado español". En su perfil oficial de Facebook, Sierra ha afirmado que la decisión también "constituye una falta de respeto hacia una galerista como Helga de Alvear, que participó en la puesta en marcha de la Feria, así como hacia la madurez e inteligencia del público".

"Finalmente --añade-- creemos que actos de este tipo dan sentido y razón a una pieza como ésta, que precisamente denunciaba el clima de persecución que estamos sufriendo los trabajadores culturales en los últimos tiempos".

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Mié 21 Feb, 2018 7:13 pm

El juez dicta orden de búsqueda y captura de Anna Gabriel
sólo en España


Imagen

La exdiputada de la CUP Anna Gabriel sigue en Suiza. Este miércoles no acudió a declarar ante el Tribunal Supremo, tal y como había anunciado su defensa, por los supuestos delitos de rebelión o sedición y malversación. Gabriel ya ha anunciado que solicitará asilo político si España pide su extradición.

Con ella de nuevo de actualidad, han regresado a los medios de la derecha española los habituales insultos y descalificaciones que, con gran tufo machista y clasista, le suelen dedicar.

“Gorda”, “guarra”, “sudorosa”, “fofa”, “antidesodorante”, “mugrienta”, “fea”, “regular de ver”… Son sólo algunos de los insultos y comentarios sobre su físico y su imagen, que poco tienen que ver con la crítica política. El odio que tanto se busca en las redes y en los usuarios anónimos, pero en periódicos y radios a la vista y el oído de todos sin que se vea indignación en el Gobierno, declaraciones de ministros o comunicados de la APM.

Este miércoles, uno de los últimos en sumarse al habitual coro de descalificaciones contra Anna Gabriel ha sido el periodista Carlos Herrera desde la radio de los obispos, la Cadena Cope. En su editorial, asegura que Anna Gabriel se quita “el pelo de la dehesa, el flequillo mutante” y “se pone desodorante”. Y luego vuelve a repetir: “Lo mismo que ha hecho Anna Gabriel en Suiza: abandonar el feísmo, ponerse desodorante, vestirse un poquito de Chanel. Es tan pija que parece Rita Maestre. Ahora que, en el fondo, cuando la mona se viste de seda mona se queda”

Los exabruptos de Herrera son sólo el último de los ejemplos. Hace dos días, Alfonso Ussía escribía un artículo en La Razón trufado de descalificaciones contra Anna Gabriel titulado: “Suiza”.

El su texto en el diario dirigido por Francisco Marhuenda, asegura que “está gorda, fofa" y "regular ver”. No contento, añade: “El problema de Anna Gabriel no es el dinero, de lo cual me congratulo, sino los granos que emergen y surjen de la piel motivados por el exceso de chocolate”.

Alfonso Rojo tampoco se ha quedado atrás. El tertuliano que hasta hace poco aparecía en la televisión pública y al que el ahora director de Los Desayunos de TVE, Sergio Martín, calificó como “excelente periodista” es uno de los más activos a la hora de descalificarla. El pasado domingo publicó un tuit en el que pedía “montar una colecta para regalarle champú y pagarle un peluquero a esta de la CUP”.

El diario que dirige Rojo, Periodista Digital, es un auténtico nido de insultos a Anna Gabriel. “Mugrienta”, “antidesodorante”, “chica Rexona”… Prácticamente no hay un artículo sobre la exdiputada que no contenga una descalificación o un insulto. El este pseudomedio, podemos encontrar titulares de noticias y de artículos de opinión como estos: “El acojonante recibimiento de una periodista venezolana a la 'guarra' Anna Gabriel”; “La sudorosa Anna Gabriel 'hace un Puigdemont', huye de la Justicia y anuncia que se queda en Suiza”; “La sudorosa Anna Gabriel se ha debido poner hasta desodorante”

Imagen

Uno de los primeros en abrir la veda fue el presentador Eduardo García Serrano, quién aseguró que "Puta y malfollada" le van como anillo al dedo a Anna Gabriel, en un vídeo en el que aseguró que la entonces diputada de la CUP tapa con "harapos propagandísticos el cuerpo con el que la madre naturaleza la ha castigado”.

En septiembre de 2017 apareció una pintada en la Universitat de València con una diana y el texto “Tiro a Ana Gabriel”. “El fascismo es esto. A ver si aparece la Fiscalía”, denunció entonces Jordi Évole.

Imagen

EL FASCISMO CAMPA A SUS ANCHAS EN ESPAÑA

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Mié 21 Feb, 2018 7:18 pm

[/youtube]

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Mié 21 Feb, 2018 7:22 pm

Don Álvaro y el rap del mondongo

Explicar el funcionamiento de la justicia española no es nada fácil, especialmente cuando el que pide explicaciones es un delincuente que comparece ante el Congreso. Don Álvaro Pérez -el artista anteriormente conocido como “el Bigotes- pregunta cómo es que nunca han prestado declaración el marido de la actual ministra de Defensa, Ignacio López del Hierro, y Ángel Piñeiro López, ex gerente del PP en Galicia y amigo de Mariano Rajoy desde que ambos compartían pupitre. Muy buena pregunta, le han respondido. En efecto, es bastante difícil responder por qué estos dos personajes, que sí aparecen a menudo en el listado de los papeles de Bárcenas, nunca han sido ni siquiera citados a declarar ni a sentarse en el banquillo, mientras que Don Álvaro sí, a pesar de que su nombre no aparece en los papeles. A lo mejor es porque no está casado con una ministra o porque no fue amigo de la infancia de Mariano. Lo más sencillo sería responder como algunos mendigos de mi barrio: “Es triste de pedir, más triste es de robar”.

La explicación se torna todavía más tenebrosa cuando uno repara en las distintas velocidades de la judicatura hispánica, la “justicia minipimer”, como la he llamado alguna vez. Cómo es que los dos Jordis y ocho políticos catalanes han acabado entre rejas en apenas unas semanas mientras que Urdangarín sigue viviendo a cuerpo de yerno de rey en Suiza en espera de la sentencia del Tribunal Supremo. Cómo es que la tuitera Cassandra fue a prisión cuando todavía no se habían enfriado sus tuits nostálgicos sobre el retorno de ETA mientras que el comisario Ginés y los nueve policías de Coslada acusados de extorsión, cohecho, amenazas y tenencia ilícita de armas llevan más de una década distraídos entre papeleos judiciales. O cómo es que el rapero Valtonyc acaba de ser sentenciado a tres años de cárcel mientras que otro rapero mucho más célebre, Federico Jiménez Losantos, sigue paseando impertérrito su metro y medio de mala leche después de un rap radiado a través de las ondas en que amenazó con descargar una escopeta sobre Bescansa, Errejón y varios blancos más de Podemos.

Probablemente se trate de una cuestión de oído, de que Valtonyc, Cassandra, los dos Jordis, Oriol Junqueras y el resto de cantantes no entonaban bien, no berreaban con el fervor patriótico de Marta Sánchez, ni tampoco cantaban las letras adecuadas. Cantar en este país se ha convertido en un deporte de riesgo -no digamos ya lo de decir gilipolleces en público, como Cassandra o el tuitero al que condenaron unos días atrás por decir que eran pocas las mujeres asesinadas, con la cantidad de putas que hay. El que está cantando ahora, con grave riesgo para sus cuerdas vocales, es Don Álvaro Pérez, que ha tenido que afeitarse para que los bigotes no le desfiguren la voz. Esta deforestación generalizada, que empezó con Aznar y siguió por su doble de altura, el ex ministro Soria, no implica necesariamente la metáfora, aunque parece que a Don Álvaro sí que se le va a caer el pelo. Mira que se lo advirtió su abogado.

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Mié 21 Feb, 2018 7:28 pm

Cosas raras de los jueces de España

FEBRERO 21, 2018
Resulta cuando menos fascinante que los ardores carcelarios de los shérifes del Tribunal Supremo se hayan apaciguado de repente al llegar él, el hereu por méritos, el primogénito político de Jordi Pujol, el depositario de sus intrigas y financiaciones, el Tom Hagen de la ex molt honorable famiglia.

El otrora juez dos pistolas Pablo Llarena ha decretado libertad sin fianza para Artur Mas, príncipe del pujolismo. A mí me parece cojonudo. No legitimo prisión preventiva para ninguno de los actores del procés. Si fue rebelión, que sean todas así, políglotas e incruentas, gamberritas y quiméricas, con niños, globos y flores, con votos y urnas de juguete, con todo menos con policías cabreados. Y que borren de una vez el delito de rebelión del código penal cuando no se saquen armas o volquetes de putas a la calle.

El caso es que pasan los juicios y los días, y a uno le da la impresión de que, alrededor de los Pujol, hay como un cordón sanitario o judicial o inmanente que garantiza la impu/inmunidad del clan. Nuestras leyes implacables mantienen en prisión y sin derecho a misa al beato incorrupto Oriol Junqueras, mientras Jordi y Marta Ferrusola pasean en telesilla por Andorra dejando caer de cuando en vez algún billete de 500 sobre la blanca nieve. Ahora el bello hereu, el conseller de Obras Públicas y Economía del tardopujolismo, el primer leproso del tres-per-cent, el chico de los secretos, es enviado a casa por Pat Llarena Garret sin fianza y con muchas sonrisas.

A los Pujol y sus adláteres no se les debe aplicar la máxima neoliberal too big to fail. En todo caso habría que periclitarlo a too wise to fail. Jordi Pujol no es demasiado grande, pero sí demasiado sabio para caer. O eso maliciamos algunos analfabetos que dedicamos el tiempo libre a andar rescatando bancos por ahí.

A mis sanguinarios y dicharacheros trolls no les habrá pasado desapercibida cierta contradicción en mis disertos, pues de todos es sabido que Artur Mas ya fue condenado en firme por el asuntillo este del procés. Le cayeron dos años y cerca de seis millones de euros por la consulta del 9-N. Se puede decir que Mas fue el primer serial killer del procés. Convicto y confeso.

Pero Llarena no computó antecedentes, cosa rara en un juez, a la hora de poner en libertad al silencioso y risueño (qué bien sonríe este hombre) Artur Mas.

Es curioso que aquella condena de 2017 contra Mas fuera dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. O sea, su tribunal catalán. Según muchos togados expertos que salen en la tele, la misma sala que debería haber juzgado en primera instancia a todos los locuaces locuelos del procés, en lugar del Supremo y el Tribunal de Orden Público, hoy más conocido como Audiencia Nacional.

El resumen es que Oriol Junqueras y los Jordis siguen mamando talego mientras los Pujol y su hereu, Artur Mas, el gran muñidor del procés desde su investidura de “transición nacional” en 2010, continúan danzando por las Ramblas con permiso del TS. Algunos amigos míos de vocación maledicente andan largando por ahí que hay mucho miedo a que los Pujol y el hereu tres-per-cent se sietan ofendidos por algún juez (español) y empiecen a filtrar historias a la prensa sobre sus otrora amigables relaciones con altos dignatarios de PP y PSOE. Y que por eso nadie les toca demasiado los huevos. Pero vivimos en España, coño, donde todo el mundo sabe que está súper ultra garantizada la división de poderes, o sea. Y Valtonyc a la cárcel. Que no nos falte un rapero.

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Mié 21 Feb, 2018 7:35 pm

No somos la Grecia antigua, somos el Marruecos moderno


Parece un mal virus. Uno de esos que, por el estado febril acumulado, nos hacen delirar viviendo una realidad dulce y distorsionada. ¿Dónde están los límites del humor? ¿Y los de la libertad de expresión? Mientras vemos desfilar a artistas, humoristas, usuarios de redes sociales o activistas por los juzgados, no hacemos otra cosa que planteamos, una y otra vez, estas mismas preguntas, como pretendiendo llegar a un consenso cívico –imaginen música clásica de fondo– que trace la línea justa en el lugar correcto para que todos nos sintamos cómodos conviviendo como sociedad avanzada que somos. Somos prácticamente griegos antiguos en túnica debatiendo en el ágora cómo mejorar lo que nos rodea. Cómo nos gusta engañarnos. Es deporte nacional hacer que nada está pasando, fingir que no conocemos la respuesta, gigantesca e incómoda, a estas dos preguntas de moda: los límites están donde decide trazarlos aleatoriamente quien tiene el poder para hacerlo. Quienes no tenemos poder censor o represivo no podemos responder dónde está un límite del que somos víctimas, una línea que nos mueven a su antojo y beneficio. Estamos ridículos con estas túnicas.

En la España de los ochenta, la de los años de plomo del terrorismo de ETA, no había condenas de terrorismo por usar palabras. Hoy sí. Como explica el magistrado Miguel Pasquau, “en el año en el que ETA renunció de manera definitiva a las armas hubo cinco sentencias por este tipo delitos, en 2012 fueron diez, en 2013 subieron a 15, mientras que en 2014 se quedaron en 14 y en el año 2015 ascendieron a 25”. La linde se movió hace tiempo y no ha sido el viento, amigos del ágora, sino los dueños del cortijo. Cuando desapareció el terrorismo real en España, el de las explosiones reales y las balas reales que asesinaban realmente, hubo quien decidió inventar uno nuevo. Fundaron la nueva banda terrorista nacional sin contar con los propios terroristas. No avisaron y nos pilló por sorpresa. A falta de terrorismo real, la nueva banda la crearon con leyes que ponían calificación de “terrorismo” a palabras escritas o cantadas. Esta semana, un rapero balear ha sido condenado a tres años y medio por usar expresiones violentas en las letras de sus canciones y por injuriar a la Corona. La sentencia la aplauden los mismos que aplaudieron en el Congreso nuestra participaron en la masacre –real como las bombas de ETA– de Irak a cambio de unos pies encima de la mesa. Se escandalizan por la violencia escrita y se llevan las manos a la cabeza. Cuidado que se van a manchar la frente de sangre.

Cuando el ambiente represivo es el adecuado, la pelota rueda sola. Esta mañana nos enterábamos de que se retiraba de ARCO la obra de Santiago Sierra, un artista que mostraba los rostros pixelados de quienes, según su criterio, eran presos políticos en la España actual. La propietaria del espacio, IFEMA, confirmaba que habían pedido su retirada para evitar la polémica. Censurar una obra que denuncia un Estado represivo, para evitar polémicas. El chiste se hace solo. Un rato antes conocíamos que una jueza ordenaba el secuestro cautelar del libro Fariña sobre el narcotráfico gallego a petición de un exalcalde de O Grove al que la obra –basándose en conclusiones judiciales– relaciona con los narcos.

La pelota sigue rodando. No creo que, como dicen muchos, haya sido una semana horrible para la libertad de expresión en España. No estoy de acuerdo. Solo ha habido más tráfico del habitual de censura y juzgados en una España que se sigue acercando de forma natural a Rusia, Turquía o Marruecos. Y nosotros con la túnica…

Avatar de Usuario
Invitado

LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Invitado » Lun 26 Feb, 2018 7:48 pm

esto es lo que ponen los medios ......

De celebrarse hoy las elecciones andaluzas, el PSOE de Susana Díaz se mantendría como primera fuerza, con un 34,1% de los votos, y muy por debajo de él habría una convulsión política inédita hasta ahora, pero que todas las encuestas coinciden en señalar: la segunda fuerza más votada dejaría de ser el PP de Andalucía, líder de la oposición durante casi cuatro décadas, y que se vería relegado por el espectacular salto adelante de Ciudadanos.

El partido naranja, socio de legislatura de los socialistas, lograría el 19,8% de los votos, alimentándose del desgaste y el descontento en las filas del PP, que obtendría un 18,3%. La fragmentación de la derecha andaluza permitiría a Susana Díaz aumentar su ventaja respecto a su principal rival en algo más de 14 puntos. Podemos aparece estancado en la encuesta y pasa de tercera fuerza a cuarta, con un 10,5% de votos, mientras que IU mejora levemente su resultado (8,3%).


y yo me pregunto y pregunto... IU no es parte de podemos ?????? o andalucía es diferente ajajajajaajajjaj ...... 10.5 + 8.3 .... vamossss 18.8 que creo que es mas que 18.3. :shock: :shock: :shock:

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 19375
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: LA PRENSA EN CRISIS

Mensajepor Assia » Mar 27 Feb, 2018 12:58 am

No creo que Anfdalucia sea diferente y confio que los andaluces no olviden lo que dijo el naranjito en Malaga:'' A LOS ANDALUCES NO HAY QUE REGALARLE EL PESCADO, HAY QUE ENSENARLOS A PESCAR'' AY, disculpad, pero textualmente no recuerdo la frase del naranjito. En andaluz clarito: los andaluces son unos vagos y hay que ponerlos a trabajar y no darle prensiones. a los desempleados.
Assia




Volver a “La Crispación”