LIBERALES

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 10 Ene, 2009 5:44 pm

La competitividad en la economía española

Durante décadas, la competitividad española estuvo determinada fundamentalmente por dos factores:

Los niveles bajos de salarios

Gracias a ello se podía producir una oferta que dado su bajo precio podía asegurarse cierta presencia en el exterior. Aunque, claro está, en condiciones mucho menos favorables que las de otros países más avanzados que competían no a través de precios sino de una manera más “noble” gracias a la mejor calidad, novedad, diseño o valor añadido de sus productos.

La pervivencia de esta estrategia mantuvo a España en una posición de segunda fila en el comercio internacional, detrás de las economía más competitivas, pero al fin y al cabo por delante de otras periféricas que habían estado tradicionalmente desconectadas de los núcleos centrales de la economía internacional.

Pero ni siquiera la posibilidad de mantener salarios más bajos y de ofrecer una gama de bienes y servicios baratos fue suficiente para ir garantizando la presencia en los mercados internacionales.

Por eso fue necesario recurrir periódicamente a otro factor que llegó a hacerse consustancial a nuestro modelo de crecimiento económico dependiente y poco productivo:

Las devaluaciones continuadas de nuestra moneda

Una forma espúria pero efectiva de mantener nuestra competitividad frente al exterior.

Nuestro país se modernizó pero de ninguna manera podemos decir que se modificara estructuralmente nuestro modelo económico, de modo que cuando entramos a formar parte del euro su vertiente exterior se mostró singularmente afectada.

A falta de la política cambiaria para ayudar a mejorar nuestra posición exterior, está claro que el único mecanismo de ajuste que nos iba a quedar era el de mantener los salarios más bajos que en nuestro entorno. Y, en general, el de seguir especializándonos en mayor medida en la oferta de bienes y servicios de bajo coste y precio atractivo a la demanda exterior.

Problemas

Por un lado, con la liberalización de los mercados cada vez iba a haber más economía dispuestas a competir con nuestros salarios, haciendo inútil nuestro esfuerzo por mantenerlos reducidos.

Por otro, un modelo como el nuestro basado en la construcción, en la demanda interna y en la producción de servicios dedicados a la venta necesita un mercado interno vigoroso, algo que casa dificilmente con la estrategia de restricción salarial continuada, de modo que la única salida que cabría para mantenerlo iba a ser la de recurrir, como se ha venido haciendo, al endeudamiento.

Por eso no es muy realista pensar que pueda ser viable mantener a la larga esta vía empobrecida y empobrecedora de competitividad

Alternativa complicada

Las empresas más acomodaticias, los bancos y los sectores más oligarquizados de nuestra economía se encuentran cómodos en este modelo.

Como resulta obvio a la vista de sus balances, ganan muchísimo y el riesgo que asumen es mucho menor.

Por lo tanto, no será fácil hacer que se muevan en otras direcciones más convenientes para forjar en nuestro país una auténtica sociedad del conocimiento y un tejido empresarial dinámico e innovador.

El hecho de que el 73% de los créditos solicitados por jóvenes empresarios ha sido denegado en los últimos tres meses (según la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios ) no es solo una expresión de la crisis que estamos viviendo sino del enorme coste de oportunidad que tiene el haber dado alas a un sistema financiero tan poco dado a apoyar la innovación como el que tenemos en España.

Pero es igualmente evidente que dejar que la economía española se deje llevar por la inercia que marcan estos grupos es muy peligroso y que nos puede llevar a un callejón sin salida en los últimos años.

Por eso me parece que el gobierno central y los autonómicos deberían ser mucho más beligerantes en este sentido.

Para pasar a otra lógica competitiva, que es lo que necesitamos, es imprescindible alcanzar una aceleración extraordinaria que solo podría venir de un amplísimo plan de choque que afectara a casi todas las dimensiones de nuestra política económica y social.

Y me temo que para ponerlo en marcha, el principal escollo a salvar no viene dado por la escasez de recursos sino por nuestro conservadurismo.

Aunque se han hecho esfuerzos para dotar a nuestras universidades de más medios, ningún gobierno se ha atrevido a adoptar medidas de control que garanticen que esos recursos se canalizan hacia el efectiva incremento de nuestra capacidad de generar conocimiento básico.

Aunque se gastan docenas de millones de euros en multitud de programas y planes formativos, ningún gobierno se atreve o es capaz de poner el orden suficiente que evite los solapamientos, la descoordinación respecto a los espacios productivos, la inutilidad de muchos de ellos, ni por supuesto la corrupta gestión que en demasiadas ocasiones les afectan.

Aunque las empresas reciben subvenciones millonarias por esos conceptos, nadie es capaz de poner el cascabel de la innovación al gato de rentismo predominante.

Y aunque se están llevando porcentajes cada vez más importantes de los recursos nacionales para I+D+i, nadie abre el debate sobre la utilidad efectiva de la investigación militar de cara a mejorar no ya el bienestar humano sino incluso la posición competitiva de nuestra economía.

Harán falta recursos, coordinación y mucha decisión política. Pero, sobre todo, imaginación para abrir nuevos caminos y valentía para no dejarse arrastrar por los intereses de quienes una vez más aprovecharán la coyuntura para tratar de aumentar sus privilegios. Ojalá lo consiga porque con el horizonte de 2013 por delante no está claro que haya una segunda oportunidad

Avatar de Usuario
Sultan

Mensajepor Sultan » Dom 25 Ene, 2009 3:29 pm

La excepción británica se acaba
El Reino Unido asiste atónito al desplome de su economía, su sistema financiero y su moneda


WALTER OPPENHEIMER 25/01/2009



"En estos momentos no se me ocurre una política más popular que fusilar a los banqueros y nacionalizar los bancos. Puede incluso permitirle a Brown ganar unas elecciones. Bien pensado, hasta podría sacarnos a todos de este follón". El autor de este comentario no es un frívolo columnista de poca monta o un militante de la izquierda radical. Es Philip Stephens, uno de los analistas políticos más prestigiosos -y moderados- del Financial Times. Consumado blairista en tiempos de Tony Blair, firme defensor del vínculo transatlántico, la confianza de Stephens en el libre mercado está fuera de toda duda.




Su comentario es una caricatura, pero es también una manera de hacerse eco de un estado de ánimo que va ganando terreno entre los británicos a medida que esta crisis se extiende en el tiempo y en el espacio y se va pareciendo cada vez más a una gran depresión. Los británicos están atónitos. No tanto porque el país esté desde el viernes pasado oficialmente en recesión -como tantos otros- sino porque en poco más de un año el Reino Unido ha pasado de ser una economía moderna en permanente crecimiento, ejemplo reformista de mercados abiertos basados en los servicios y muy en particular los servicios financieros e inmobiliarios, a convertirse en el peor alumno de Europa, con gran parte del sistema bancario intervenido por el Estado para evitar su desaparición, la libra esterlina, último reducto de orgullo y de independencia del Imperio Británico, malherida y quién sabe si a punto de pedir ayuda al mismísimo diablo en forma de integración en el euro, y con cada vez más voces preguntándose si el Gobierno británico tendrá que acabar sometiéndose a la humillación de pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), como ocurrió en los años setenta.

El último en comentarlo, aunque es parte interesada, ha sido David Cameron, líder de la oposición. El primer ministro, Gordon Brown, le ha contestado con desdén: "Eso es ridículo". Brown también ha menospreciado al financiero americano Jim Rogers, que ha dicho que no piensa volver a invertir en el Reino Unido. "Si cree que voy a construir mis políticas a partir de lo que digan un puñado de especuladores, está muy equivocado", dijo el viernes Brown en una entrevista en BBC Radio 4.

El excéntrico Rogers, fundador con George Soros del mítico Quantum Fund, vive en Singapur porque cree que el futuro está en Asia y opina que el Reino Unido "ya no tiene nada que vender". "Tenía petróleo, pero se está acabando. Y no le queda nada que vender. La City de Londres era un desastre y ahí han empezado muchos de los problemas. Siento mucho decirlo pero no voy a poner dinero en el Reino Unido. He vendido todas mis libras", ha dicho.

Desde el viernes, el Reino Unido está en recesión: el PIB, que había caído un 0,6% en el tercer trimestre de 2008, cayó el 1,5% en el cuarto trimestre del año, según los datos de la Oficina Nacional de Estadística. Una caída tres décimas superior a lo que vaticinaba la City. Según el Instituto Nacional de Investigación Económica y Social (NIESR en sus siglas en inglés), la economía británica está de hecho en recesión desde mayo pasado, aunque el buen comportamiento de los cuatro primeros meses del año pasado le permitirán cerrar 2008 con un crecimiento en torno al 0,7%.

Pero las cosas serán mucho peores este año. Las previsiones oficiales del Gobierno, una caída de la economía de entre el 0,75% y el 1,25% en 2009, serán revisadas a peor en los próximos presupuestos, en marzo. Esta semana, la Comisión Europea pronosticó una caída del 2,8% del PIB británico, el peor dato de la Unión Europea con la poco honrosa salvedad de las minúsculas economías de Irlanda y las tres repúblicas bálticas. Las previsiones de The Economist Intelligence Unit, publicadas el viernes, son aún más pesimistas: una caída del PIB del 3,2% este año y del 1,1% en 2010, en contra de la opinión de Bruselas de que el Reino Unido cerrará 2010 con un modesto crecimiento del 0,2%.

Como en toda crisis de este calibre, el paro ha aumentado y también esta semana se ha sabido que en noviembre había ya más de 1,92 millones de desempleados. Pero más allá de las tragedias del desempleo o de la frialdad de las cifras del PIB, esta crisis se está convirtiendo en un psicodrama para los británicos porque está cuestionando su sistema bancario, el futuro de su industria financiera e incluso la supervivencia de la libra esterlina. Algunos expertos han llegado a comparar estos problemas con los que llevaron al colapso a la banca de Islandia.

Primero fue el pequeño y provinciano Northern Rock. Luego el Gobierno tuvo que forzar la absorción de HBOS por Lloyds TSB. En octubre tuvo que entrar a saco en el capital del Royal Bank of Scotland (RBS) y del Lloyds/HBOS para evitar una debacle. Esta semana ha sido un calvario bursátil para Barclays, RBS y Lloyds Banking Group (la entidad surgida de aquella fusión inducida).

En octubre pasado, el primer ministro Brown enderezó su malbaratado prestigio político con un plan de rescate de la City que evitó el colapso del Royal Bank of Scotland -tercer banco del país, tras

HSBC y Barclays- y de la otra gran entidad escocesa, el HBOS (Halifax Bank of Scotland), que ya se estaba integrando en Lloyds debido a sus dificultades para digerir la crisis crediticia.

En aquel plan, el Gobierno puso sobre la mesa 400.000 millones de libras (550.000 millones de euros al cambio de entonces, 425.000 al de esta semana) de los que 50.000 se destinaron a reforzar el capital de los bancos con más problemas, 100.000 a doblar el fondo creado meses antes para que los bancos pudieran canjear activos sanos por bonos del Estado para conseguir liquidez y se pusieron al menos 250.000 millones de libras en avales para la banca.

Aquel plan se exportó al resto de Europa y a Estados Unidos como modelo a seguir. Pero no ha solucionado ninguno de los problemas de fondo de la banca británica: los bancos siguen sin prestarse dinero unos a otros y empresas y consumidores apenas tienen acceso a préstamos a pesar de que los tipos de interés han caído en picado: estaban al 5,75% en julio de 2007, al 4,5% en octubre de 2008 y al 1,5% desde el 8 de enero, el tipo más bajo en toda la historia del Banco de Inglaterra.

Brown y su ministro del Tesoro y canciller del Exchequer, Alistair Darling, presentaron el pasado lunes un segundo plan de rescate. Pero su impacto ha sido prácticamente nulo en el mercado, que ha seguido castigando a los bancos en la Bolsa, y también entre la opinión pública, que no ha sabido encontrar un mensaje claro. Quizá porque se trata de un plan más confuso y sin cifras. Y, sobre todo, porque la reacción del mercado da a entender que quizás ni siquiera el Gobierno está en condiciones de garantizar el futuro de la banca británica. "En el Reino Unido no hay ningún banco solvente. Y, si lo hay, yo no lo conozco", ha dicho también Rogers.

No muchos suscribirían esas palabras en el Reino Unido, pero la realidad es que el Estado posee ya el 70% del tercer banco del país, RBS, y casi la mitad del cuarto, Lloyds. Y esta semana se han podido leer editoriales en diarios tan conservadores como The Times pidiendo la nacionalización completa del RBS.

La crisis del sistema bancario ha ido acompañada del hundimiento de la libra esterlina, que cotizaba a dos dólares hace un año y el viernes se pagaba a 1,350 dólares, el cambio más bajo en casi un cuarto de siglo. La libra se ha pagado durante años a 1,5 euros y en estos momentos está al borde de la paridad con la divisa europea. Su debilidad es consecuencia de diversos factores combinados: los tipos de interés están por los suelos y se espera que bajen aún más, el mercado inmobiliario sigue en crisis, el déficit por cuenta corriente está por las nubes, las perspectivas económicas son muy malas, se han disparado los números rojos en las cuentas públicas y las turbulencias bancarias de los últimos días han acabado por debilitar a la divisa.

Todo esto ocurre en un país que presumía de vivir de su industria financiera y se reía de la trasnochada economía industrial de países como Alemania. Los británicos empiezan a darse cuenta ahora de que apostar de manera exagerada por la industria financiera es una debilidad semejante a la dependencia que la economía española ha tenido respecto al sector de la construcción.

Los ahorradores extranjeros se están marchando con rapidez del Reino Unido y, según el Bank of New York Mellon, sólo en septiembre y octubre del año pasado fueron retirados más de 100.000 millones de libras, tres cuartas partes del dinero que había entrado en los últimos cuatro años.

Willem H. Buiter, profesor de Economía Política Europea de la London School of Economics, hace ya meses que ha comparado la situación que vive el Reino Unido con la crisis bancaria que padeció Islandia: dos países excesivamente dependientes de su sistema financiero y respaldados por una moneda débil a nivel mundial, que al igual que el franco suizo o el yen han perdido cualquier opción a ser una moneda de reserva tras la aparición del euro.

Buiter y una treintena de autores defienden el ingreso de la libra en el euro en una recopilación de ensayos publicados hace unos días bajo el título común de "Diez años del euro: nuevas perspectivas para Gran Bretaña". Muchos de los autores concluyen que quizás la libra no necesitaba del euro hace 10 años pero que todo ha cambiado con la crisis y vale la pena reabrir el debate político sobre el ingreso.

En opinión de Buiter, el Reino Unido se enfrenta al peligro de tres crisis financieras al mismo tiempo: la de los bancos, la de la libra y la de la deuda soberana. "Sólo hay tres formas de manejar ese problema", asegura. "La primera es reducir el nivel de las actividades financieras internacionales de la City, incluso más de lo que se reducirían si la libra ingresara en el euro, para suavizar el excesivo peso de las finanzas en la economía británica. La segunda es convertirse en el 51º Estado de Estados Unidos. La tercera es adoptar el euro. Sólo la tercera es razonablemente posible", argumenta.

"Al no pertenecer a la zona euro, el Reino Unido es más vulnerable a la triple crisis financiera porque pertenece a un grupo de países caracterizados por un cuarteto de inconsistencias: un país pequeño con un sector bancario muy expuesto al exterior, con una moneda que no es divisa de reserva y con una capacidad fiscal limitada en comparación con la posible insolvencia de su sector bancario", explica. Hay tres países que comparten esa definición: Islandia, cuyo sector bancario era 9 veces mayor que su PIB, Suiza (6 veces) y el Reino Unido (4,5 veces).

Según Will Hutton, vicepresidente ejecutivo de The Work Foundation y ex director del dominical londinense de centro izquierda The Observer, si la crisis del Reino Unido se acentúa, el Gobierno deberá elegir entre estas tres opciones: recurrir al Banco de Inglaterra para imprimir dinero como tuvieron que hacer en su día los países de América Latina, lo que dispararía la inflación y empobrecería a la clase media; pedir un macropréstamo del FMI, la UE y Estados Unidos, lo que sería "un suicidio político", o, "la última y más digerible solución, ingresar en el euro para evitar la bancarrota nacional".

"Entrar en el euro no tiene por qué hacerte más solvente, pero los inversores afrontan un riesgo muy diferente, y eso es algo crucial", opina en su ensayo el alemán Wolfgang Münchau, uno de los miembros fundadores de Financial Times Deutschland. Münchau cree que el Reino Unido podría seguir fuera del euro si las cosas no hubieran cambiado pero que, en el escenario que se avecina en los próximos 10 años, "una política monetaria independiente

[el argumento principal de quienes defienden que la libra siga fuera del euro] puede acabar siendo lo contrario de una ventaja". "Ingresar en el euro puede significar un marco económico mucho más estable", asegura. Pero eso es algo que no ha dicho en público ningún parlamentario británico desde hace años. -

Avatar de Usuario
kira111

cont

Mensajepor kira111 » Dom 25 Ene, 2009 3:46 pm

Hola Sultan me alegro de leerte :lol: si los ingleses estan acojonados,,,,,,,,,,,,,,los espsñoles no veas como estamos,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,POR LO MENO YO :salute:

Avatar de Usuario
Star
Regadera
Regadera
Mensajes: 2364
Registrado: Dom 02 Nov, 2008 4:38 pm

Mensajepor Star » Lun 26 Ene, 2009 7:44 pm

Y yo, Kira111, una de las mías ya ha caído si cae otra, ya no podré vivir tan tranquila.
"Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar".

Ya veremos pero esto no tiene buena pinta.

Saludos.

Avatar de Usuario
el circo de la política

Mensajepor el circo de la política » Vie 06 Feb, 2009 11:38 am

"Juan Carlos no podía ver a Aznar ni en pintura"

"Para colmo de males, Aznar era 'joseantoniano' y de extrema derecha", afirma Loperena en 'El Circo de la Política'

Imagen

"Aznar era y continúa siendo un tipo insignificante y algo ridículo que nunca fue del agrado del Rey. En realidad Juan Carlos no le podía ver ni en pintura. Ni a él ni a su bigotillo a lo Hitler, ni a su media sonrisa de hiena, ni a sus ojos turbios de catavinos". Ésta es una de las frases del último libro de Josep Maria Loperena, El Circo de la Política, que narra, entre otros, el papel del Rey en el 23-F como integrante activo del golpe de estado para fortalecer la corona en el contexto político de la Transición o la relación entre él monarca y José María Aznar.

"Cuando ganó las elecciones en el 2000 por mayoría absoluta, Aznar ebrio de poder y de soberbia, pronunció una frase que dejó tieso al Rey: "¡Se ha terminado la Guerra Civil!". Con ella dio a entender que iba a proclamarse emperador de todas las Españas como un Napoleón cualquiera. Fue entonces cuando cambió radicalmente y comenzó a recorrer el camino de su dictadura blanca", explica el escritor. "Juan Carlos detestaba, desde mucho antes de su llegada al poder, su pinta innoble de funcionario de tercera y su carácter intransigente propio de un chusquero que no podía sonreír porque si lo hacía su faz se convertía en la de un chacal. Su amigo 'Rodri' (Rodrigo Rato) solía decir que tenía cara de “parálisis facial”. Al Rey, Aznar le parecía torpón, maleducado, simple y, al contrario de Felipe, poco dado a florituras con la palabra", añade.

Lopera también dice que "para colmo de males, Aznar era 'joseantoniano' y de extrema derecha. Juan Carlos solo compartía lo de la “unidad de la patria”. El resto de las Leyes Fundamentales franquistas, que en el fondo eran las que el nuevo presidente pretendía restablecer, no. "Iba a ser Aznar y no él quien representara el continuismo del 'ausente'", caviló Juan Carlos".

El Circo de la Política también narra la defenestración de Pasqual Maragall por el suyo propio partido y del presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero a causa de su perfil individualista y poco sumiso con respecto a las órdenes dadas desde Ferraz.

http://cultura.e-noticies.es/juan-carlo ... 25311.html

Avatar de Usuario
la corrupcion ddel PSOE

Mensajepor la corrupcion ddel PSOE » Vie 06 Feb, 2009 12:57 pm

el circo de la política escribió:"Juan Carlos no podía ver a Aznar ni en pintura"

Imagen


El problema es que Aznar no le dejaba pagar las pvtas con fondos reservados y que Aznar no era amiguito del rey de Marruecos e impidió que fuera a la boda de éste como jefe del Estado. Aznar se encontro con el gobierno mas corrupto y ladrón que jamás se ha visto en la historia de España. La fortuna multimillonaria de Juancarlos se hizo en la etapa del PSOE de Gonzalez donde la orgía de robos de dinero público arrastró a España a una ruina solo comparable a la que ahora no está organizando ZP con Solbes-Rubalcaba 2º parte.

Avatar de Usuario
Doña Consolacion

fir

Mensajepor Doña Consolacion » Vie 06 Feb, 2009 2:54 pm

Aznar ,no me gusta nada, pero hay que reconocer que le planto cara al rey,,,,cosa que es de agradecer,ya veremos como acaba ,

Avatar de Usuario
liberal

Mensajepor liberal » Vie 30 Oct, 2009 3:27 pm


Rodrigo Rato duda del capitalismo


El que fuera ministro de Economía del PP asegura que la eficacia de la economía de mercado "se tambalea" y que es necesario "cambiar de ideas"


JESÚS MORENO - Madrid - 30/10/2009 14:01

La fe neoliberal de Rodrigo Rato está en crisis. El que fuera paladín de las bonanzas del mercado como ministro de Economía, primero, y ex director general del FMI, después, ha declarado hoy que algunos de los principios que han fundamentado la teoría económica en las últimas décadas se han "tambaleado". Pone en cuestión, incluso, el papel y la eficacia del mercado.


Algunos acólitos de Rato se habrán rasgado las vestiduras al ver como el ex ministro cuestionaba los principios "tradicionales" de la economía en la clausura del VI Congreso de la Confederación de Directivos y Ejecutivos (CEDE).
"No vamos a volver atrás, es necesario cambiar de ideas"

Cree Rato que esta crisis ha cuestionado axiomas como que una inflacción moderada garantizaba economías estables. Y ha citado como ejemplo a crisis recientes, como la asiática, la de las empresas "puntocom" o la actual de la economía mundial: "Estas crisis no están generadas por una alta inflación sino por los flujos de capitales y el estallido de burbujas en algunos sectores.

Ver para creer. Rato ha destacado que esta crisis se ha producido dentro del "corazón" de la globalización, en los países industriales, ha indicado que, además, "los pesos políticos en el mundo han cambiado delante de nuestros ojos en menos de doce meses" y la 'foto' del G-8 como responsable de la economía mundial ha sido sustituida por la del G-20, en el que están representados muchos países emergentes, que son "los que dominan el ritmo del crecimiento" también este año.

Por otro lado, Rato ha afirmado que es necesario ir perfilando las estrategias de salida de la crisis, en primer lugar qué sucederá cuando se vayan retirando los estímulos económicos del sector público y, en segundo lugar, cómo se gestionará la "herencia" de esas políticas: el déficit y la deuda.

También, ha agregado, se deberá hacer frente a la "herencia muy compleja" del aumento del desempleo, ya que la recuperación "va a tardar en llegar" y la crisis ha podido afectar incluso al potencial de crecimiento económico.

Otro de los retos a abordar en el proceso de salida de la crisis, ha apuntado, es el del valor del dólar como única moneda de cambio mundial y la búsqueda de alternativas, como la representada por el euro. En ese sentido, Rato ha subrayado que España, por primera vez en su historia, afronta un cambio de ciclo económico "con una moneda fuerte" en el concierto internacional.

Rato asegura que "no vamos a volver atrás" una vez superada la crisis, que son necesarios cambios de "ideas" y "pensar de otra manera" en lo referente a cuestiones como el papel de los mercados, los bancos centrales o los mercados laborales. Toda una crisis de fe.

Avatar de Usuario
turismo gay

Mensajepor turismo gay » Mar 10 Nov, 2009 1:44 am

Imagen

La Comunidad de Madrid se promociona como destino de turismo gay

Madrid, 9 nov (EFE).- La Comunidad de Madrid se ha promocionado esta semana en San Francisco (Estados Unidos) como destino de turismo gay, tras constatar que la región recibe más de 3 millones de visitantes al año atraídos por la oferta turística homosexual y que estos gastan casi el doble de dinero que los heterosexuales.

Según el Gobierno regional, los turistas pertenecientes al colectivo LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) gastan alrededor de 130 euros diarios frente a los 80 de un turista heterosexual.

El perfil del cliente del turismo gay corresponde al de una persona entre 30 y 55 años, residente en zonas urbanas y con un nivel cultural medio-alto.

Se trata de un turista que suele concentrar su gasto en ocio y consumo personal (ropa, cosmética, estética), en el que invierte el 47% de sus ingresos.

Además, utiliza habitualmente las nuevas tecnologías y tiene gran disposición para viajar en cualquier época del año, lo que le distancia del turista convencional.

Los turistas homosexuales interesados por visitar la región proceden principalmente de Norteamérica, Alemania y Austria.

El 57% prefieren comprar productos por encima de la línea de calidad estándar y el 37% organizaron durante este año al menos unas vacaciones largas hacia Europa.

Según el Gobierno autonómico, Madrid es "referente para el colectivo homosexual en España, ya que ofrece una oferta específica para este tipo de público: más de 500 negocios entre hoteles, bares, restaurantes, cafeterías, discotecas, peluquerías, gimnasios y todo tipo de comercios dirigidos al público LGTB".

Con este mensaje, la empresa de promoción turística de la Comunidad Turismo Madrid y la Cámara de Comercio e Industria han desarrollado en la ciudad californiana de San Francisco unas "jornadas profesionales para promocionar la región como destino turístico y de compras, con especial atención a la oferta para el turismo gay".

Allí los responsables regionales han transmitido que en la Comunidad de Madrid se celebran más de 350 eventos al año de ocio, cultura y deporte orientados a este colectivo, entre ellos el festival de cine lésbico, gay y transexual de Madrid; el festival Ocio-Cultura de Gays y Lesbianas; Infinita 09 y el Festival Internacional de Cultura LGTB, Visible.

No obstante, una sus mejores tarjetas de visita ha sido el MADO (Madrid Orgullo), que con más de 2 millones de visitantes es la mayor celebración gay que se hace en Madrid, con conciertos al aire libre y multitud de acciones en el barrio de Chueca.

La Comunidad ha destacado que, el pasado día 2, las fiestas del Orgullo Gay de Madrid fueron premiadas como "mejor evento anual gay", un premio concedido por el canal Logo de la MTV dirigido al público LGTB y que ha sido anunciado en la 10ª conferencia de Turismo Gay y Lésbico celebrada en Boston.

"La Comunidad de Madrid realiza una intensa labor de apoyo al colectivo gay y muestra de ello es precisamente que sea esta región destino preferente de este tipo de turistas", asegura el Gobierno regional en un comunicado.

El pasado mes de mayo, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid firmaron un acuerdo para posicionar la región entre los cinco grandes destinos mundiales de reuniones, promocionarla en mercados emergentes y aumentar la llegada de turistas de alto poder adquisitivo, como el turismo gay y el de lujo.


http://www.abc.es/agencias/noticia.asp? ... urismo+gay



Pero la sociedad estabulada no es cosa de la izquierda??? :blackeye:

Avatar de Usuario
liberales

Mensajepor liberales » Mié 11 Nov, 2009 4:24 pm

11/11/2009

Rato reniega del discurso ultraliberal en su primer encuentro con Aguirre tras la crisis de Caja Madrid


“Si las cosas han cambiado, también nosotros tenemos que cambiar"


SERGIO COLADO

Rodrigo Rato y Esperanza Aguirre se han encontrado por primera vez en un acto público desde que Manuel Cobo desatascara con unas explosivas declaraciones el proceso para que el ex ministro presida Caja Madrid. Durante la inauguración de un foro empresarial, la presidenta regional ha apelado a la “teoría” y “la experiencia” para reiterar su defensa de las políticas económicas liberales y desregulatorias, así como sus críticas al gasto público del Gobierno central. A continuación cedía la palabra al ex vicepresidente entre elogios: “la persona que puede hablar con más autoridad y conocimiento de cómo se puede superar la crisis económica”. Sin embargo, Rato no ha dudado en desmarcarse ostensiblemente del discurso de su compañera. Tras subrayar la “aplaudida injerencia del Estado en las economías mundiales” ante la crisis, ha sentenciado que en este último año “muchas cosas dejaron de ser como eran” y que “si las cosas han cambiado, también nosotros tenemos que cambiar en algunas ideas”. También alertó de que “los muy liberales” lo son siempre “para liberalizar al prójimo”.



"Salida del armario" de Rato

El esperado encuentro ha incluido algunos de los tradicionales gestos de Aguirre, como cuando ante la abundante presencia de las cámaras ha bromeado con Rato diciéndole que eran las primeras imágenes que les tomaban “con posterioridad a tú salida del armario”, según recoge EFE. Un cambio de última hora ayudó a que la presidenta se sintiera más cómoda, y es que, en lugar del anunciado Alberto Ruiz-Gallardón, apareció el vicepresidente regional Ignacio González, el candidato de la lideresa a Caja Madrid quien se vio obligado a renunciar al puesto.

Defensa de las políticas liberales de la Comunidad
El marco del encuentro también era propicio para la presidenta: la apertura del I Congreso de Comercio y Servicios de la Comunidad de Madrid, organizado por la Cámara de Comercio madrileña y celebrado en el CaixaForum. Tanto el presidente de la Cámara, Salvador Santos, como el líder de la CEIM la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández, ensalzaron las políticas de la Comunidad de Madrid y reclamaron reformas estructurales al Gobierno de Zapatero. Así, Aguirre ha inaugurado el foro con una defensa de las políticas económicas liberales y desregulatorias basada en “la teoría” y en la “experiencia”. En línea con el discurso que mantiene Aznar, la presidenta ha insistido en que “hay quien cree que levantar y cerrar aceras, aumentar impuestos, el intervencionismo y el déficit publico” crea empleo, pero en su Gobierno apuestan por la austeridad y los impuestos bajos.

"Gastos sin tasa e innecesarios"
Tras criticar los “gastos sin tasa e innecesarios” del Gobierno y defender el proyecto de ley de la Comunidad en materia comercial que incluye varias medidas desregulatorias como la concerniente a la distancia necesaria ahora entre las gasolineras, ha dado paso a la conferencia “magistral” de Rato. “Magistral porque es la persona que puede hablar con más autoridad y conocimiento de cómo se puede superar la crisis económica (…) en dos años sacó a España del coma”, proclamó.

Rato se cae del caballo
El maestro, tradicional referente y defensor del liberalismo económico, ha tomado la palabra para desmarcarse ostensiblemente del discurso de su pupila Aguirre. En su repaso de la situación económica, Rato ha destacado tres fenómenos desde que hace un año estallara la crisis: “la aplaudida injerencia del Estado en las economías mundiales”, el mayor peso internacional de las economías emergentes, y las acciones gubernamentales coordinadas por organismos como el G-20.

“Muchas cosas han cambiado”
Para Rato, este año “muchas cosas han dejado de ser como eran” y nos encontramos ante “una nueva realidad”, por lo que hay que aceptar “la normalidad” de acciones como las intervenciones estatales, si bien se preguntó hasta cuándo serán vistas con buenos ojos. “Si las cosas han cambiado, también nosotros tenemos que cambiar en algunas ideas”, alertó. Insistió en que las tres últimas décadas se ha asegurado que “los mercados eran eficientes” y ahora “hemos descubierto que el aval púbico puede ser necesario, al menos en esta crisis”. En otro momento alertó de que “los liberales son siempre muy liberales para liberalizar al prójimo” e introdujo un apunte sobre el papel corrector de la política: “para eso está el Gobierno, para tener una visión de conjunto”.

El FMI contempla subidas de impuestos
Rato ha apuntado que el último crecimiento de la economía de EEUU hubiera sido más de dos puntos menos sin los estímulos públicos. También señaló que la institución que dirigió, el FMI, acaba de recetar en un informe a las economías desarrolladas una década de congelación presupuestaria –que sí contempla incrementos en sanidad- que incluye un incremento de los impuestos hasta del 3%. Por último, alertó de que por primera vez España afronta un escenario nuevo con crecimientos económicos muy bajos, apuntando que los países cuentan con un potencial de crecimiento que lógicamente se agota y que ahora son otros países emergentes los que tienen ese camino por recorrer.

Reforma laboral
En cualquier caso apeló a la necesidad de reformas en el marcado laboral, aunque sin concretarlas: “la sustitución del empleo [de su destrucción] por ayudas es necesaria pero hay cambios que son necesarios”. Apeló al papel de Europa en el escenario económico mundial y concluyó con que “no podemos perder la oportunidad de cambiar y es necesario que lo hagamos cuanto antes”


¿donde se meteran los liberales del foro jajajajajaj solo anda la facha enamorada del gangozo enano?

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 21 Mar, 2010 12:27 am


Las reformas financieras, promesas incumplidas


Un año después del G-20 de Londres en el que se pretendía «refundar el capitalismo», no ha habido prácticamente cambios en la regulación mundial por la incapacidad de los países para coordinarse


V. ZAFRA / P. BLÁZQUEZ - MADRID - 20/03/2010 23:00

"Las reformas financieras mundiales puestas en marcha en el último año pueden escribirse en un pie de foto. No se ha hecho apenas nada". Así resume Jordi Fabregat, profesor de Finanzas de Esade, lo que ha ocurrido desde que hace prácticamente un año el 2 de abril de 2009 se celebrara en Londres aquel G-20 en el que se iba a "refundar el capitalismo" y que todos los líderes calificaban de "histórico". Fue la palabra más repetida en aquel evento. Se dijo en todos los idiomas, desde el español de José Luis Rodríguez Zapatero, hasta el inglés de Barack Obama, pasando por el francés de Nicolas Sarkozy o el alemán de Angela Merkel.


Las intenciones de entonces, que después se repitieron en las reuniones de primavera y otoño del Fondo Monetario Internacional y en el G-20 celebrado en septiembre en Pittsburgh, prometían acabar con los paraísos fiscales, elevar las exigencias de solvencia a las entidades financieras, mejorar su supervisión, limitar los millonarios bonus de los banqueros, controlar a las agencias de rating o poner coto a los productos de inversión incomprensibles. Prácticamente todo cayó en saco roto. "No ha faltado iniciativa por parte de los gobiernos. Ha habido intenciones y proyectos muy concretos en EEUU y Reino Unido. Los problemas han aparecido cuando se ha tratado de coordinar todo a nivel mundial, porque las prioridades de cada país son diferentes", asegura Emilio Ontiveros, consejero delegado de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

La falta de consenso entre países hace muy difícil aplicar cambios

Ya en el G-20 de Londres, aparecieron dos bloques bien diferenciados: el formado por EEUU y Reino Unido (partidarios de aumentar la regulación, pero no de implantar medidas concretas como la limitación de bonus) y el liderado por Francia y Alemania (defensores en aquel momento de ser duros con los banqueros). Paradójicamente, los que más han avanzado desde entonces han sido Barack Obama y Gordon Brown, abanderado del control de los bonus y un impuesto para los bancos.

La zona del euro, en cambio, ha hecho gala de una inactividad que fue criticada este mismo viernes por el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, que pidió que la región se decida de una vez a crear un fondo para sufragar los costes de posibles bancarrotas y también que se forme "un cuerpo de bomberos" que gestione futuras crisis.

La equiparación de las normas en todos los países es una asignatura pendiente que tuvo un importante exponente en los bonus. "Ahí surge el debate de si las reglas deben ser mundiales", asegura Federico Steinberg, investigador principal de Economía del Real Instituto Elcano, quien cree que el empeño en que las normas sean globales es uno de los impedimentos para que se lleven a cabo. Como ejemplo, asegura que nunca habrá límites mundiales a los bonus de los banqueros por mucho que se discuta, "porque EEUU y China están en contra".

Los bancos están usando todo su poder para evitar normas más duras


El otro gran impedimento para que se apliquen aquellas reformas lo dejó claro Obama a mediados de diciembre: "Lo que realmente me parece frustrante es que los mismos bancos que se beneficiaron de los impuestos de los ciudadanos están luchando con uñas y dientes con sus grupos de presión en el Capitolio contra un control financiero". Ayer mismo, en su discurso semanal, Obama pidió a los legisladores que "resistan" las presiones para suavizar la reforma financiera que se debate en el Senado y que pretende que la Reserva Federal tenga más poderes como vigilante financiero. Las millonarias pérdidas que registraron en 2008 y la necesidad de recibir fondos públicos para sobrevivir han quedado atrás, y esas mismas entidades utilizan ahora sus recientes beneficios para argumentar que no hace falta endurecer las exigencias. "Los bancos de inversión mandan mucho y, obviamente, hay presiones de los mercados para ralentizar, bloquear y frenar las posibles reformas", reconoce Ontiveros.

Dentro de las reformas financieras, los expertos coinciden en señalar que los únicos avances que se están haciendo son las mayores exigencias de solvencia a los bancos. Y justifican la lentitud en estos cambios: "Si se aprieta mucho a la banca de golpe en medio de esta gran crisis, se puede provocar que entre en pérdidas", dice Fabregat.
Sin coto a la especulación

Donde también hay coincidencia es en que no se podrá controlar la especulación, por mucho que se intente y por mucho que los grandes líderes la critiquen. "Es un esfuerzo banal. Es ir contra una actividad intrínseca del ser humano", asegura Manuel Romera, director Técnico del Sector Financiero del Instituto de Empresa. Francisco López Ollé, analista de X-Trade Brokers, añade: "Decidir cualquier prohibición de productos financieros lleva tiempo, porque hay que estudiar sus consecuencias".

Así que, después de escuchar frases tan altisonantes como "estamos ante un reto sin precedentes", pronunciada por Zapatero, la comunidad financiera internacional ha asumido que no habrá tantos cambios como se prometían. Y hasta se da por hecho que habrá nuevas crisis similares en el futuro. "Va a haber innovación financiera que no vamos a poder evitar", dice Steinberg, quien añade: "El objetivo es estar mejor preparados que hace año y medio y tener un mejor colchón".

Y concluye: "Si alguien creía que iba a haber una regulación mundial nueva estará decepcionado, pero es que no era creíble lo que se planteaba".

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 04 Jul, 2015 4:31 pm



Conviertete en un SpanishLibertarian! (Escena Matrix)

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 04 Jul, 2015 5:31 pm



Fort Apache - ¿Eurozona europobreza?

En Fort Apache debatiremos sobre la pobreza con una mesa plural, indagando sobre las causas y consecuencias de la pobreza en Europa.

Para ello contamos con la presencia de:

Rafael Mayoral - Abogado
Fernando Díaz Villanueva - Negocios.com
Tania Sánchez - Izquierda Unida
Manuel Llamas - Libertar Digital
Emmanuel Rodríguez - Fundación Los comunes
Rubén Herrero de Castro - Profesor de Ciencia Política

Avatar de Usuario
0_0

Mensajepor 0_0 » Jue 09 Jul, 2015 11:56 pm

Imagen


La Bolsa de Madrid echa a los 'abuelos' del parqué porque dan mala imagen

La Bolsa no permitirá la entrada a partir de septiembre a los jubilados que acudían a diario al parqué desde hace décadas por los numerosos actos y su identificación con "los inversores" en los medios


Son una figura a la que estamos tan acostumbrados -llevamos viéndola toda la vida- que ni reparamos en ellos, como si fueran parte del mobiliario. Son los jubilados que pululan por el parqué de la Bolsa de Madrid y que aparecen siempre en las repetitivas imágenes de recurso que ponen las televisiones cuando hablan del mercado. Una reliquia de los tiempos anteriores a la operativa electrónica (ésa que ayer se cayó estrepitosamente en Wall Street), es cierto, pero que no molestaban a nadie. Hasta ahora.

Porque la empresa que gestiona el parqué, BME (Bolsas y Mercados Españoles), se ha cansado de ellos y ha decidido retirarles la acreditación a partir de septiembre. Oficialmente, la razón es que cada vez hay más actos en el parqué y les tienen que estar echando continuamente. Así, el miércoles hubo un 'toque de campana' por parte de la última incorporación al MAB, Greenergy, y hoy se celebra en el mismo marco el 50 aniversario del Instituto Español de Analistas Financieros. Y así, cada vez hay más jornadas, foros, presentaciones de empresas para analistas, etc.

Además, al gestor del mercado no le gusta nada que cuando las televisiones hablan de "los inversores", siempre les enfoquen a ellos. "Da la impresión de que los que mueven la bolsa son cuatro señores ancianos que deben de estar forradísimos, cuando para nada es así. Como es bien sabido, los que mueven la bolsa son los grandes fondos de inversión y pensiones, o los bancos de inversión, pero las televisiones fomentan esta identificación tan estrambótica".
Para evitar estos problemas, han tomado la decisión de echarlos definitivamente. Estos ancianos están acreditados por los brokers que tienen todavía un puesto en el parqué, que son quienes les facilitan el pase para acceder al Palacio de la Bolsa, situado en la Plaza de la Lealtad de Madrid. Son pequeños ahorradores a los que les gusta invertir en mercado y que van al parqué a pasar el día, ya que están jubilados. Pero como más sabe el diablo por viejo que por diablo, tienen un conocimiento enciclopédico del mercado y son referencia obligada para los periodistas novatos que aterrizan en el parqué sin saber una de bolsa.

No obstante, las fuentes consultadas explican que "sólo quedan diez", desde las más de 2.000 personas que acudían a diario a la Bolsa antes de la reforma del mercado de valores en 1989. Aún sobrevivieron unos cuantos brokers y sus clientes mientras coexistieron los corros tradicionales, donde se operaba de viva voz, con el mercado electrónico; pero fueron suprimidos en 2008. Además, algunos de estos 'abuelos' son muy mayores, con lo que no es infrecuente encontrar a alguno echando una cabezadita en un rincón del parqué en estos días de calor extremo a la hora de la apertura de Nueva York.


Los jubilados se rebelan

Aunque sean pocos y de edad avanzada, no están dispuestos a rendirse sin luchar. Así, han solicitado una cita con el Defensor del Cliente de BME, el organismo creado para atender las consultas y reclamaciones de los inversores. Éste les recibirá este mismo jueves, aunque se limitará a explicarles muy educadamente que es el sino de los tiempos y que no puede hacer nada para evitar su expulsión.

También están empleando tácticas propias de guerrilla. Así, se acercan a todas las cámaras de televisión -no sólo las de las cadenas que tienen set en el parqué, sino también las que acuden estos días para hablar de los desplomes provocados por la crisis griega- para pedirles que les saquen en sus planos. "Sacadnos por favor, que si no, nos echan", les piden. Pero tampoco parece que vayan a tener mucho éxito con esta medida. Eso sí, serán las últimas ocasiones en que podamos verles en los informativos. Y como dicen ellos, "es mucho más entretenido ir a la bolsa que mirar obras".

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 11 Jul, 2015 7:24 pm



3 mitos comunes sobre el capitalismo




Ron Paul: 'Ser anarquista es una gran idea'




El anarquismo en el pensamiento liberal: Anarcocapitalismo




Volver a “La Crispación”