La república constitucional - Diario español

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
diariorc

Servilismo y propaganda - República constitucional

Mensajepor diariorc » Lun 13 Sep, 2010 1:54 am

Imagen

servidumbre voluntaria
Servilismo y propaganda

Si el negocio bancario se revela como un gigantesco fraude que ha acabado por consumir su potencial especulativo, inyectémosle nueva savia de los contribuyentes para recomponerlo; si la actividad de los partidos estatales es un permanente engaño que ha dilapidado los recursos públicos agostando la economía productiva, sigamos votando -o participando en la farsa electoral- para regenerar la corrupción.

No es extraña ni novedosa esa enfermiza necesidad de reverenciar y entregarse al opresor. Muchos, incluso, extraen placer –un abyecto placer- de tal abandono. En el castigo que el amo les proporciona encuentran los siervos una vía de expiación de sus propios pecados ¿o acaso no son culpables de haber vivido por encima de sus posibilidades cayendo en la tentación de los jugosos y envenenados préstamos, además de renovar su confianza en un gobernante incompetente cuando podían haberse guarecido bajo el manto protector de un nuevo jefe supremo? Pero los masoquistas que se abandonan en las urnas al arbitrio y el abuso de las autoridades partidocráticas y sus compinches financieros no hallan purificación alguna, sino más envilecimiento.

El totalitarismo que requiere una continua coacción acaba por ofrecer alguna grieta y resquebrajarse. La garantía de su mantenimiento residiría en que los comisarios políticos y sus lacayos pudieran gobernar una población de esclavos que adorasen su propia condición (como aquellos que se hicieron matar en la guerra de secesión americana por pura devoción hacia sus amos). Y para inducirles a amarla y por tanto descansar en una eficacia sin fisuras, el moderno totalitarismo sigue contando con la educación/domesticación y la propaganda mediática, reconciliando ininterrumpidamente a los súbditos con su destino: la servidumbre.

El mayor triunfo de la propaganda se logra no cuando se hace algo, sino cuando se impide que ese algo, lo más importante por hacer, se haga. Grande es la verdad pero el silencio puede abarcarla y recubrirla durante mucho tiempo.

Por el simple procedimiento de no mencionar o llamar la atención sobre cuestiones que deberían ser ineludibles, de correr, en suma, una cortina de acero entre las masas y los hechos y argumentos políticos que los oligarcas consideran indeseables, la propaganda totalitaria de los partidos estatales ha influido en la opinión de manera mucho más eficaz que si hubiera recurrido a las denuncias de la disidencia democrática y a la pretensión de refutar la teoría de la Libertad política.

Mauricio Valdés

http://diariorc.com/

Avatar de Usuario
Invitado

el roto

Mensajepor Invitado » Mié 29 Sep, 2010 3:11 am

Imagen

Avatar de Usuario
diariorc

El sistema de libertades

Mensajepor diariorc » Jue 18 Nov, 2010 9:16 pm

Imagen

El sistema de libertades

En su libro Frente a la Gran Mentira, Antonio García-Trevijano afirma que «la pasión cultural de la que depende la relación ideal de poder entre los pueblos y entre los hombres es la libertad». Al referirse a la libertad como «pasión cultural», García-Trevijano subraya enérgicamente el aspecto político, social o colectivo de aquella, aunque acto seguido, como para equilibrar lo dicho en la primera parte de su afirmación, señala que «el hombre más fuerte del mundo, al decir de Ibsen, es el que está más solo, porque la libertad primaria consiste en el hecho continuado de no estar sometido, en palabras de Locke, “a la voluntad incierta, desconocida o arbitraria de otro”. Y la forma genuina de esta libertad es la independencia».

La espeluznante crisis económica que padece España en la actualidad pone de manifiesto la íntima correlación que existe entre las libertades. Pues si la libertad individual consiste fundamentalmente en la ausencia o, al menos, en la limitación de la coacción exterior por parte del orden social establecido -y por esta razón se dice que es una libertad negativa o “libertad de”- y la Libertad política radica en la positiva “libertad para” participar en la gobernación del Estado por medio de la elección y destitución de sus gobernantes, al traer a colación otro tipo de libertad, la «libertad como independencia», que puede emplazarse simbólicamente entre ambas formas canónicas de libertad, aparece en el primer plano la llamada «libertad económica».

Esta es una libertad de carácter social o colectiva, que participa de ambas clases de libertad, “de” y “para”, cuya importancia se destaca por si misma frente a los estropicios que la actual crisis económica -cuyo origen tiene en España un inequívoco y característico tufo político- causa tanto en los individuos tomados aisladamente si consideramos, por ejemplo, el fenómeno del paro, como en la sociedad en su conjunto, si nos fijamos en la destrucción del tejido empresarial y el empobrecimiento de la nación.

La libertad económica como “libertad de” define precisamente la independencia física y económica del individuo, que solo puede alcanzarse con relativa facilidad cuando la sociedad y el Estado no ponen excesivas trabas -títulos, permisos, regulaciones, tasas, impuestos, aranceles, trámites burocráticos, barreras territoriales- o ejercen una coacción insuperable -intervención o estatalización de la economía, dirigismo económico- sobre su trabajo o actividad económica productiva. La existencia de un mercado libre y la descentralización del poder político son condiciones de la libertad e independencia económicas y eficaz antídoto contra la tiranía que resulta de la concentración del poder político y económico en las mismas manos.

Hace muy pocas décadas Milton y Rose Friedman ya anticiparon el peligro de la excesiva intervención del Estado en la economía -«intervencionismo económico»- en su obra de economía política Libertad de elegir: «Más tarde o más temprano -vaticinaban-, y tal vez antes de lo que la mayoría de nosotros espera, un sector público cada vez más intervencionista destruirá tanto la prosperidad que debemos al sistema de libre mercado como la libertad humana proclamada de manera elocuente en la Declaración de Independencia.»

Esta afirmación es fácil de contrastar en la España actual de los partidos políticos estatales, donde una oligarquía política y económico-financiera se ha apoderado de la mayor parte de los recursos económicos y productivos de la nación utilizándolos exclusivamente en su propio beneficio, causando, al tiempo y de manera irrevocable, la ruina del Estado y la depauperación de la sociedad.

La causas en este caso son estrictamente políticas, puesto que se derivan de la presencia en el corazón del Estado de unos entes despóticos -los partidos políticos- que, después de secuestrar la libertad política, se nutren, sin tasa ni control, a costa del propio Estado, llevando a un ingente número de empleados al paro y a un número no muy inferior de empresas a la ruina.

Y no es difícil darse cuenta de que sin independencia económica, será difícil, por no decir imposible -y basta con fijarse en los parados- que los ciudadanos puedan ejercer sus derechos políticos, que, dicho sea de paso, les fueron expropiados durante la crisis política de la proterva Transición política, mediante el sistema electoral de listas de partidos perpetrado en las elecciones de 1977 y consagrado en la Constitución de 1978.

De lo dicho anteriormente, y de lo pronosticado por el matrimonio Friedman, es fácil deducir la consecuencia última y más inquietante de todo esto, que no es otra cosa que la temible pérdida de las libertades estrictamente individuales, como la libertad de conciencia y de expresión, la libertad de movimientos o la inviolabilidad física individual, de cuyo peligro advertimos signos cada vez más preocupantes en nuestro país. Y si podemos admitir ciertas limitaciones a nuestra libertad, impuestas por el carácter complejo e interdependiente de la sociedad actual con objeto de evitar otras restricciones todavía peores, es evidente que hemos sobrepasado con mucho el límite de lo admisible.

Avatar de Usuario
Republica

Teoria pura de la Republica - Antonio Garcia Trevijano

Mensajepor Republica » Mié 05 Ene, 2011 11:34 pm


La construcción teórica que García-Trevijano cierra con su “Teoría Pura de la República” está destinada a ser acreedora intelectual de todo el que se reclame demócrata y del que, como único medio posible de alcanzar la Democracia, se haga llamar con coherencia, republicano.

Si ya conceptuar sustantivamente, por primera vez, lo que la República significa como acción humana para alcanzar la Libertad política supone un hito en la historia del pensamiento político, en el ámbito del diseño institucional y papel de la Justicia en el engranaje estatal la precisión terminológica de este tratado destierra cualquier posibilidad de confusión a la hora de definir las instituciones judiciales y su rol como imprescindible contrapeso de los poderes estatales.

Efectivamente, por si no fuera suficiente con definir por primera vez la República por lo que es y no por lo que no es, la construcción institucional de la arquitectura jurisdiccional que aborda García-Trevijano, pone a las claras, con originalidad terminológica, la creación ex novo de los mecanismos necesarios para que la Justicia se constituya por primera vez en España como auténtico contrapeso de la tendencia natural del poder político a remover los límites que el Derecho pone a su actuación, evitando sus más perniciosos efectos como son la corrupción y el totalitarismo.

Esa novedad, esa originalidad, se marca con una precisión conceptual que nada casualmente difiere de la actualmente empleada, dejando así clara la imposibilidad de la simple reforma de instituciones enemigas de la libertad colectiva con las que solo cabe la ruptura mediante su sustitución por otras nuevas.

Por ejemplo, la definición del Consejo de Justicia por oposición al actual Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), separado en origen de los poderes del estado, con presupuesto propio y elegido por un cuerpo electoral técnico, es buena muestra de ello. No podría nunca hablarse de una reforma del actual CGPJ porque su origen y finalidad institucional es únicamente coherente con el principio de poder monolítico, sólo dividido funcionalmente, característico de este Estado de partidos coronado.

Lsa misma precisión terminológica es la que lleva a definir como potestad y autoridad judicial y no como poder a la profesión judicial, de tal manera que, así, hábilmente, permite reservar la definición de “poder estatal” al que la potencia de la Nación representada concede a la Asamblea (Consejo de Legislación) como poder legislativo, y al que la potencia ejecutiva del Estado cede al Consejo de Gobierno, como poder ejecutivo.

En palabras del propio autor: “Cuando las palabras no designan con exactitud las cosas reales que se refieren, cuando hay un conflicto semántico entre lo designante y lo designado, el significante y el significado, la realidad del lenguaje sustituye y suplanta a la realidad de la materia expresada”.


http://diariorc.com/


Comentarios

Avatar de Usuario
Anson

Teoría Pura de la República

Mensajepor Anson » Mar 22 Feb, 2011 11:04 pm

Imagen

Luis María Anson

Teoría Pura de la República


Querido Antonio:

Recuerdo bien el día en que presenté tu libro El discurso de la República ante un millar de universitarios en el Paraninfo de la Complutense. Me agradó especialmente el espíritu de libertad que presidió aquel acto literario e intelectual. Creo conocer bien tu pensamiento y por eso lo respeto profundamente. Desde tu republicanismo razonado, estuviste durante un tiempo al lado de Don Juan de Borbón porque considerabas que aquel exiliado antifranquista podía ser el mejor cauce para la libertad en España. Tu papel en muchos aspectos durante aquellos años agónicos de la dictadura fue determinante y no ha sido reconocido como, en justicia, se merece.

He leído las 700 páginas de tu Teoría Pura de la República. En este libro has soleado tu sabiduría política y tu calidad intelectual. Nadie que te lea sin telarañas en los ojos podrá negar la altura de tu pensamiento y el servicio que desde él haces a la causa de la libertad. Sagaz es tu análisis de la Revolución Francesa y certera tu denuncia de la partitocracia actual.

No hace falta que te exprese mi discrepancia sobre la forma de Estado. La conoces muy bien. El debate Monarquía-República me parece estéril. Lo que importa en las formas de Estado es el contenido. Y tu planteamiento a favor de la libertad en una sociedad moderna condena lo mismo a algunas monarquías que a ciertas repúblicas.

Siempre has tenido enemigos que no te perdonan el éxito y también muy numerosos amigos que te admiran. A mí me complace felicitarte públicamente por la calidad de tu libro, por la serenidad con que está escrito, por la lección que supone para la soberbia de los dirigentes de los partidos políticos, por el respeto que manifiestas a los que no piensan como tú.

Avatar de Usuario
Trevijano

Entrevista Antonio García-Trevijano

Mensajepor Trevijano » Mar 22 Feb, 2011 11:46 pm

Imagen

Antonio García-Trevijano

"La juventud debe poseer ideales o se traiciona a sí misma"

Generación XXI

Después de protagonizar diversos acontecimientos de importancia en la época de la Transición, y de haber proclamado la libertad como bandera del ideal cívico republicano a mediados de los años 90, en El discurso sobre la República; parece que Antonio García-Trevijano ha renunciado, actualmente, a la política activa, aunque nunca al pensamiento político y, en especial, a descubrir a través de las llamadas pasiones -para él, verdaderas llaves de conocimiento-, las causas de los comportamientos que han hecho posible el orden presente.

Generación XXI.- Actualmente, ¿en qué posición política te encuentras?

García-Trevijano.- Mi pensamiento político no ha cambiado desde el año 66, simplemente, he sustituido la acción política por el discurso; que no deja de ser otra forma de acción, aunque indirecta. Y si renuncié a la acción era porque no existía materia prima para actuar. Los partidos se convirtieron en aliados de las oligarquías; integrándose totalmente en el sistema.

¿Cuál es tu libro de pensamiento político más importante?

Yo creo que es Frente a la gran mentira, porque realiza un estudio sistemático sobre la libertad política y, además, posee gran coherencia, algo que es muy difícil de encontrar en este tipo de libros. En este sentido, tengo una condición excepcional, ya que pocos pensadores han estado en la lucha política, como es mi caso; prácticamente, mi formación política o, al menos, la fundamental, ha sido adquirida mediante la acción. A partir de ahí, ha comenzado mi reflexión, mi adquisición cultural.

[flash width=380 height=300 loop=false]http://video.google.com/googleplayer.swf?docid=1406596320502048750[/flash]

¿Por qué has titulado tu última obra Pasiones de servidumbre?

G-T. Porque todas ellas son pasiones distintas. Hay una costumbre de creer que las pasiones son solamente: el dolor, el placer... Éstas, que son las primitivas, las instintivas, no son las únicas porque la complejidad del mundo social es tan grande que ha creado un engranaje amplio y complejo de pasiones. Decidí este título para el libro porque, examinando las pasiones más visibles en los comportamientos actuales de los españoles, todas van orientadas a obedecer, a dar tranquilidad al Estado; en ese sentido, son pasiones de servidumbre porque no es la razón la que actúa sino el subconsciente. Yo he seleccionado sesenta pasiones diferentes en las que sólo algunas son de liberación, como es el caso del orgullo o la dignidad.

Eso supone aplicar tu pensamiento político a las costumbres sociales...

Sí. Pero hay que tener en cuenta que yo no parto de un prejuicio para ir acomodándolo a los hechos; yo parto de los hechos para vislumbrar si conducen o no a la formación de un juicio. Por ejemplo, en el examen de las conductas, me he centrado en lo que el lenguaje nos puede enseñar y he comprobado que el lenguaje siempre se corrompe para favorecer la irresponsabilidad del poder.

De todas las pasiones que has estudiado, se encuentra la llamada por ti "el misterio de la servidumbre voluntaria", que se encuentra en el centro mismo de toda tu obra, ¿podrías explicarnos en qué consiste este concepto?

G.T.- La cuestión estriba en resolver el misterio de por qué tantos miles de personas obedecen a alguien que no tiene más poder que el que ellas mismas le han otorgado. En El discurso de la República trato de explicar los resortes que el poder utiliza para conseguirlo.

Tu concepto antropológico del hombre es un poco pesimista, quizá cercano a Maquiavelo. Has llegado a reconocer que no te puedes entender con un optimista antropológico como Rouseau.

[flash width=380 height=300 loop=false]http://www.youtube.com/v/6Z9hpSdSuhg[/flash]
Yo creo que no, que soy optimista. Si bien es cierto que no creo en el progreso como algo lineal; pero sí creo en la libertad como agente transformador de las condiciones de vida. En lo que no creo y, teniendo en cuenta que en la mayoría de los grandes filósofos predomina el pesimismo, es en el vitalismo tipo Ortega, en el "yo soy yo y mis circunstancias"; ese principio sí que implica un profundo pesimismo. Mi optimismo radica en el poder de la libertad.

Tu pensamiento político es deudor de la Ilustración, de la racionalidad política; pero la irracionalidad y el instinto están muy presentes en tu obra...

Mi concepción del Estado es pasional; en ella están Montesquieu, Rouseau... Pero también la Escuela Escocesa en lo referente a los sentimientos morales y, en este sentido, he aportado al pensamiento político la idea de que las pasiones explican mejor el Estado que las razones.

¿Por lo que también aportas una lectura moral?

Sin duda. Aunque no soy moralista, reconozco que las pasiones, en su fondo, son un dato moral, instintivo, una moralidad irracional. Las pasiones secundarias, las aportadas por la sociedad, son las perversas.

¿Por qué, dentro de la sociedad, das tanta importancia a lo político?

La respuesta es sencilla. Creo que lo único que puede equilibrar al ciudadano de la dominación de las multinacionales y del poder, en general, es decir, la única manera para dejar de ser esclavo es participar, a través de la libertad política, en el control del poder. La política sintetiza todos los tipos de poderes existentes en la sociedad; aunque la persona política esté a las órdenes de una multinacional o de un banquero, cuando se expresa, expresa poder.

¿Para ti el sistema político imperante en los Estados Unidos es el mejor?

G-T.-Primero, hay que distinguir entre el sistema institucional y el práctico, la realidad. En ese sentido, el sistema institucional norteamericano me entusiasma, en cuanto a su separación de poderes, a su desarrollo de la democracia. En España, ahora se está planteando el tema de la independencia judicial y, todavía, algunos se rasgan las vestiduras. Aunque mucho más escandaloso es que no exista separación entre el parlamento y el gobierno.

En este sentido, con un sistema de separación de poderes como el norteamericano, al menos, es concebible que la evolución de la sociedad no esté muy alejada de la institucional y que sea más factible combatir la degeneración en la práctica de la política.

Por eso, la última elección de presidente en los Estados Unidos ha sido fantástica, porque en ella se ha visto el sagrado respeto que sienten todos a la decisión del Tribunal Supremo. En cambio, en España, ¿en dónde se resolvería una situación semejante, si no existe ninguna institución de prestigio?

Desde ese punto de vista, partiendo de tu análisis político, ¿te encuentras fuera del sistema?

Siempre he estado fuera del sistema.

¿Del sistema capitalista...?

En ese sentido no, porque nunca he sido ni comunista, ni socialista. Dentro de mí no pervive ninguna añoranza utópica de que la igualdad pueda regular el mercado. Aunque yo no pongo al mercado por encima del Estado; ni a los que tienen poder económico por encima de los políticos.

Sí siento una simpatía personal hacia los anarquistas históricos franceses; reconozco en ellos que, aunque con un importante componente poético, fueron capaces de poseer una gran integridad moral.

[flash width=380 height=300 loop=false]http://video.google.com/googleplayer.swf?docid=7894328686034712048[/flash] Volviendo a tu último libro, en él dedicas todo el primer capítulo a la Transición como época de génesis en donde se conforman las ideas, las costumbres y las mentalidades del presente, ¿tuvo tanta importancia?

G-T. Sin duda. El denominador común que guía los sentimientos de los españoles actuales se encuentra en el hecho repentino de recuperar las libertades. Todo se explica desde ese momento, cuando la gente admite la mentira colosal de creerse que existen libertades políticas y de que éstas han sido conquistadas por el pueblo.

El análisis de las pasiones de poder abre el segundo gran apartado de tu libro. Llama la atención la pasión de la antipolítica en los jóvenes.

En cada etapa biológica, el individuo tiene que responder a lo que le exige la naturaleza. La juventud debe poseer ideales o se traiciona a sí misma, y será una juventud vieja, apática. Y tiene que aprender, fundamentalmente, de la acción.

Tú posees tu propia escuela de pensamiento, ¿por qué ésta no se ha desarrollado en la Universidad?

La razón se encuentra en causas objetivas. La Universidad no puede tolerar que dentro de ella exista una escuela de pensamiento libre. Ello produciría que el resto de los catedráticos quedaran en ridículo al no poder decir impunemente la gran cantidad de tonterías que explican todos los días a los alumnos, como, por ejemplo, cuando hablan de la Constitución y aseguran que la soberanía reside en el pueblo. En la enseñanza actual está la imposición absoluta del mecanismo de obediencia al poder.

¿Por eso eres un proscrito?

Naturalmente, y por eso me resulta tan milagroso que exista un periódico que recoja mi pensamiento o una editorial que publique mis libros. Yo denuncio las mentiras con el fin de hacer a las personas libres.

¿Qué significa el término, creado por ti, y que denominas "república constitucional?

Tanto en la idea como en el nombre me inspiré en Montesquieu, que defendió lo que él llamaba "monarquía constitucional" frente a la monarquía absoluta. Monstesquieu definió en conceptos lo que vio en los hechos: el rey tiene el gobierno pero no puede legislar; lo que supuso el fundamento de la Revolución Francesa. Una república constitucional, que no ha existido nunca, sería la que hicera la revolución actual frente a la monarquía constitucional.

¿No existe, pues, la democracia?

No, porque la verdadera democracia implica, al menos, una separación de poderes y un gobierno representativo de la sociedad, no de los partidos.

¿Pero existe posibilidad de cambio dentro de la sociedad española?

Hechos como el indulto al juez Liaño o la reivindicación judicial del pago salarial por parte de los funcionarios, suponen un avance en la consecución de la necesaria separación de poderes, y un avance para la consecución de la democracia.


Antonio García-Trevijano en Facebook
Blog de García-Trevijano
Diario la República Constitucional
Vídeos de García-Trevijano


Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21375
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Mié 23 Feb, 2011 12:58 am

Tengo entendido qu ese tratamiento especial a"Isidoro"(Felipe Gonzalez )y a su camarada Javier Solana se los daba el acual rey Juan Carlos I,se dice, confirmado por Javier Solana que entraba a entrvistarse con Juan Carlos escondido en l portamaleta de 1 coche.

Franco odiaba toolo lo rojo y confundia hasta el rosa palido (los socialistas) con EL ROJO DE SANGRE DE TOROS.

Quien cono(si ~ se puede creer lo que dga 1 "republicano" qu apoyo la monarquia en la persona de Don Juan, padre del actual rey de Espana?

Avatar de Usuario
Totana

Trevijano discurso Totana 2007

Mensajepor Totana » Mié 23 Feb, 2011 1:13 am



Trevijano fragmento de discurso en Totana 2007

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 23 Feb, 2011 1:17 am



Otro fragmento del discurso de Trevijano en Totana 2007

Avatar de Usuario
SOY TAN INCULTA QUE...

Mensajepor SOY TAN INCULTA QUE... » Jue 24 Feb, 2011 5:47 am

.....NO COMPREND BIEN A ESTE TIPO. Alun colega lo podria explicar?


Anoche oi sus videos. Comprendi o creo que comprendi que este tipo djo que todos los politicos firmaron en su despacho que seria los espnoles los que decidieran el sistema politico espanol. Despues entendi que todo los politicos se "derritieron" psando la alfombr roja de la moncloa y se "cagaron" en sus firmas,decidiendo aceptar la monarquia impuesta por Franco que otra Guerra Civil. Pero este Senor abogado no hizo lo mismo?

Leyendo el articulo de Anson, Anson nos dice que el tal abogado,fue por 1 tiempo monarquico apoyando a Don Juan de Borbon porque era enemigo de Franco. Vamos, es que no habia en el exilio republcanos anemgos d Franco? Que necesidad tuvo 1 republicano de apoyar a 1 monarquia en la figura del Conde de Barcelona...? La verdad es que no entiendo.

Sluos,Assia

PD Si no fuera pedir demesiado me gustaria que el TROLL sultanete,no contestara a mi mensaje.

Avatar de Usuario
Trevijano

Programas de acción - Antonio García-Trevijano

Mensajepor Trevijano » Dom 15 May, 2011 3:14 am

Programas de acción

El libro tercero de la Teoría Pura de la República contiene un capítulo sobre la filosofía de la acción colectiva que ha de realizarla. Allí se dice que, por tratarse de una actividad correspondiente a las llamadas acciones graduales, la primera fase comienza con la asimilación, difusión y divulgación de la Teoría, en pequeños círculos familiares, vecinales, profesionales, docentes y culturales. Esa fase ha comenzado con la presentación pública de mi Teoría en Vigo, Coruña, Santander, Murcia, Lorca, Bullas, Totana, Granada y Córdoba, ante auditorios que han oscilado entre 125 y 600 personas entusiastas. La ola de éxito no debe ocultar dos serios escollos. Por un lado, la comprensión de la Teoría no está a nivel popular. Por otro lado, el dinamismo de los actos públicos de presentación no tiene correspondencia ni reflejo en nuestro Diario. Para hacer frente al primero, está en formación un consejo editorial, dirigido por David Serquera, capaz de resumir, en 20 o 30 páginas vigorosas, el libro tercero de la Teoría Pura, y de publicar el magnífico trabajo realizado en este Diario por Pedro González sobre la inseparación de poderes. Yo mismo prologaré estas dos publicaciones.

Para superar el segundo escollo, hago un llamamiento a los repúblicos mencionados en la dedicatoria de mi Teoría para que escriban constantemente en nuestro Diario, sobre la adecuación de la misma a la conquista pacífica de la Libertad política y la instauración de la democracia, como también a la superación inmediata de la crisis económica mediante la prohibición de toda clase de subvenciones del Estado a partidos políticos, sindicatos, organizaciones no gubernamentales, entidades culturales, expediciones militares, gastos autonómicos y municipales no productivos. Imagen Los repúblicos expertos en economía y contabilidad de los Presupuestos del Estado y las Autonomías deben traducir en cifras las repercusiones que esta prohibición absoluta y permanente tendrá en el déficit público. Cuando estos artículos puedan formar un librito de 30 o 40 páginas, el consejo editorial, del que también formará parte Lorenzo Alonso, redactará el texto, que también prologaré. Una prestigiosa editorial acepta, en principio, la publicación y distribución en ediciones masivas de estos folletos de lujo. Este mes escribiré en el Diario, en homenaje a sus generosos Directores, escasos de material publicable, para ponerlo en consonancia con el vivo ritmo del MCRC.

El primer sábado de la Feria del Libro, estaré en la editorial Ciudadela-Buey Mudo y en Marcial Pons para dedicar mi Teoría Pura y Ateismo Estético. La 1ª edición de la Teoría quedará agotada con las ventas en la Feria y la compra de 150 ejemplares por empresarios de Órgiva, que han puesto un fajín con la frase “La obra cumbre de un alpujarreño universal”. Durante el mes de junio, Belloch y el “Heraldo de Aragón” organizarán la presentación de mi Teoría en Zaragoza; Pablo Castellanos y el Diario de Mallorca en Palma; Gómez Marín y el diario El Mundo en Sevilla; el Presidente de la Federación de Tenis, Sr. Escañuela en el Ateneo de Sanlúcar. Las presentaciones continuarán sin interrupción en julio. Durante el mes de agosto, de acuerdo con nuestro compositor Armando Merino, estamos preparando un espectáculo musical con presentación del libro en Málaga y las principales urbes de la Costa del Sol. El 16 de mayo se grabará un programa en Inter-economía sobre las elecciones del 22, donde participaré a pesar de que se emitirá el mismo día 22 a las cuatro de la tarde.


Antonio García-Trevijano

Comentarios

Avatar de Usuario
Carajoy

Listillos

Mensajepor Carajoy » Mié 18 May, 2011 8:56 pm

Listillos

La inteligencia está íntimamente ligada a una comprensión de las cosas y las personas anclada en lo universal de la experiencia. La listeza, en cambio, está ceñida a lo concreto, mucho más aún que la astucia, donde predomina lo estratégico y tiene un ojo puesto en el largo plazo. Es llamativo que apenas se hable de la cualidad o lo sustantivo de la listeza, y que el uso se restrinja a lo adjetival: alguien listo. Esto ya apunta a su falta de verdadera sustancia. El origen etimológico del listo o de la listeza es desconocido. Coromines lanza sus hipótesis en su Diccionario (del latín «lēgēre»: leer, escoger), y Álvaro d’Ors hace lo propio en el segundo de sus Ensayos de Teoría Política. Listo provendría del griego «lestés», que significa pirata. Dadas las connotaciones negativas del término, lo segundo parece más probable.

La partidocracia es el reino de los listos, más aún, para ser completamente claros, de los listillos, donde la inteligencia se ve forzada a buscar refugio en lugares cada vez más anodinos. Por ello es difícil que la situación se mantenga durante mucho tiempo. Entre los listillos hay varias categorías. Está, por ejemplo, el listillo lameculos, un adulador temeroso del poder y que sin embargo vive al calor del poder. La mayor parte de los Ministros partidocráticos pertenecen a este grupo. Tenemos también a los más listos. Éstos son los que optan por salirse de la escena principal de la opinión pública (España) para dominar, con igual o más poder, un segmento del país. Así los llamados barones autonómicos, cuyos conflictos con la administración central no pasan de ser un ajuste de cuentas entre listos, a saber, respecto a la recepción de más fondos. Evidentemente la conexión listillo-dinero es esencial.

Después está el grupo de los ultralistos. Los ultralistos tienden a salirse del marco, y, en cuanto tales, rozan, si no entran de lleno, en lo directamente satánico. El ejemplo paradigmático aquí es Felipe González, quien hasta se pavonea de haber podido (en realidad sólo querido) matar a gente. Este tipo de listo es por supuesto el que despierta más admiración entre los listos de segunda clase, quienes le admirarán. El ultralisto es generalmente temido, y parece indestructible. Pero un vistazo a la experiencia histórica indica que si dictadores abiertamente sanguinarios, que amasaron una concentración de poder mucho mayor, acabaron por caer, también pueden hacerlo fácilmente los ultralistillos. Con crímenes prescritos o sin ellos, no puede tardar el día en que caiga sobre ellos el oprobio y la vergüenza.


Finalmente, está el listo tonto pero oportunista. Éste es tal vez el tipo central, y mientras no advenga la República Constitucional, tendremos que soportar su dominio inane, vacuo, blandengue, melifluo y conyunturalista. Aquí el ejemplar clave es sin duda Rajoy, y los que vengan detrás de él. Como dijo Cortázar en cierta ocasión, “los cronopios nunca son completamente humanos”. Algo parecido puede decirse de los listillos. Don Mariano, ¡pleideblús!


Fermín Ortea

diariorc.com

Avatar de Usuario
Qué cerdo Trevijano

Mensajepor Qué cerdo Trevijano » Mié 18 May, 2011 9:01 pm

El mierda este de Trevijano hizo la constitución del tirano Obiang, si lo pillo lo difunteo, qué cerdo. Por pi demñas, es un tipo que quiere acabar con kas autonomlias. Matarlo es poco, hay que colgarlo por los guyevos y cortarselos. Es un vulgar fascista.

Avatar de Usuario
Democracia real

Democracia real ya: Infantilismo político

Mensajepor Democracia real » Jue 19 May, 2011 7:13 pm

Democracia real ya: Infantilismo político


La psicología infantil se explica por la no percepción de la necesidad de un proceso de realización de los deseos. El niño ignora que la satisfacción de sus deseos exige la previa existencia de lo deseado, lo cual necesita tiempo y trabajo. Tampoco sabe que los mayores han de tener la capacidad y los medios de procurárselo gratis. La enfermedad infantil del comunismo fue el izquierdismo, del mismo modo que la enfermedad senil de los partidos es la partidocracia. Si el movimiento democracia real no añadiera el adverbio YA, para indicar que la quiere ahora mismo, se podría pensar que es otra manera de designar a la democracia material o social, como idea distinta de la expresada con las palabras democracia formal o política. Pero en el caso español no es posible entender lo que significa democracia real sin ponerla en relación con la democracia fingida en la Monarquía de Partidos. Este último aspecto hace atractiva y simpática a la democracia real. Y no hay infantilismo alguno en la pretensión de suprimir enseguida, incluso con un solo acto colectivo de gran magnitud, todas las ficciones del como si tuviéramos una democracia política.

A través de David Serquera, el MCRC mantuvo conversaciones con la plataforma Democracia Real, tratando de encontrar puntos comunes para la acción inmediata. Y tuvo la desagradable sorpresa de verse rechazado a causa de su programa de acción, limitado exclusivamente a la conquista de la Libertad política colectiva, mediante la apertura de un período de libertad constituyente, sin mezcla de reivindicaciones sociales o económicas de carácter ideológico. El infantilismo político desprecia la historia. El mayo francés era tan simpático porque no pretendió ser alternativa de poder, y tan absurdo políticamente porque, sin quererlo, provocó en las urnas el mayor triunfo de la reacción. El MCRC no está encerrado en una torre de marfil ni en el jardín de Epicuro. Pero no tomará parte en acción pública alguna que se aparte del objetivo único de su existencia: la conquista pacifica de la libertad política colectiva.

El MCRC está hoy en la calle, con folletos y octavillas, contra el sistema de listas, que es el fundamento de la partidocracia. Se podría esperar que en vísperas electorales, la plataforma “democracia real ya” pidiera la abstención, la derogación de la ley electoral y la adopción del sistema uninominal por mayoría a doble vuelta en cada distrito. Pero las únicas voces que se escuchan piden listas abiertas, como si esa insignificancia (la experiencia italiana demostró que solo usó la apertura un 3% del electorado) pudiera cambiar el hecho de que el sistema proporcional no es representativo del elector ni de la sociedad civil. El MCRC emprenderá todas las acciones que exija la libertad política colectiva.


Antonio García-Trevijano



    La libertad política es aquella que permite a los gobernados elegir y deponer a sus gobernantes. Es fácil caer en el error de considerar la libertad política como una consecuencia natural de las libertades civiles (como la libertad de expresión, de asociación, etc.) e identificarla con el derecho al voto. Nada más lejos de la realidad. La libertad política presupone la existencia de libertades civiles, pero no a la inversa: la existencia de libertades civiles no garantiza la libertad política. Para asegurar la existencia y permanencia de la libertad política en una verdadera democracia, los mecanismos necesarios deben estar incorporados a las reglas recogidas en la constitución (separación de poderes y representatividad)

    Diccionario Político de la República Constitucional




Volver a “La Crispación”