La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Águeda del Caudillo

Mensajepor Invitado » Mié 17 May, 2017 5:07 pm

ImagenEl alcalde del pueblo ha propuesto que los restos de Franco estén enterrados en Águeda.

Memoria histórica
"Que nos traigan a Franco. Para el pueblo de Águeda sería como Lourdes y Fátima"

Águeda del Caudillo fue fundada por Franco el domingo 9 de mayo de 1954. Ahora, 63 años después, sus habitantes ofrecen sus terrenos a la familia Franco para acoger los restos del dictador si lo expulsan del Valle de los Caídos.

“Franco, Caudillo de España, al visitar el día 9 de mayo de 1954 las zonas de Riego de Águeda, inauguró este pueblo que, como modesta ofrenda al jefe del estado, lleva el nombre de Águeda del Caudillo, en prueba de gratitud por sus constantes afanes colonizadores". La cita no solo está grabada en piedra en una placa que preside la plaza del ayuntamiento de la localidad de Águeda (Salamanca), antigua Águeda del Caudillo: también sus habitantes la tienen interiorizada como una letanía sagrada, un mantra que repiten y que no aceptan a debate. Franco, el dictador, es para ellos una especie de héroe, el salvador de su pasado, alguien a quien no se le puede toser, acaso porque fue él quien fundó el pueblo. Y por eso creen que quién mejor que ellos para custodiar los restos del exjefe del Estado.

Hace cosa de un mes, Águeda del Caudillo dejó de existir para convertirse tan solo en Águeda. Al aplicar la Ley de Memoria Histórica, se eliminó la referencia a Franco del nombre de la localidad. Era uno de los ochos pueblos que conservaban la alusión al dictador en su denominación. Fue entonces cuando los vecinos decidieron que tenían que “hacer algo”.

La solución surgió de ellos. Si Franco se va de la montaña, ellos le acogerán en su seno. Por eso su alcalde, Germán Florindo de la Nava (PSOE), ha decidido comenzar a preparar el terreno por si acaso. La semana pasada llamó a varios de los familiares de Franco para ofrecerles el pueblo como lugar en el que acoger sus restos mortales. Algo que, asegura, es una iniciativa que parte de los vecinos de la pedanía salmantina.



Quizá por eso, Gregorio, uno de los 112 habitantes de la pequeña pedanía con autonomía propia pero que pertenece a la localidad de Ciudad Rodrigo, asegura que la decisión “es positiva para el pueblo”. “El tema es muy sencillo. No hay que darle más vueltas. Está toda Ciudad Rodrigo que dicen que sería la bomba. Que lo traigan. ¡Vendría la gente! Vendrían igual que a Fátima o a Lourdes. Aquí es algo que quiere todo el mundo salvo los tres o cuatro políticos de turno”, asegura a EL ESPAÑOL. El alcalde asiente, como el resto de los vecinos.

Águeda puede que haya eliminado de su nombre la referencia al general que dirigió España durante 40 años de una gris y opresora dictadura. Sin embargo, las almas de sus habitantes, como los carteles que conducen por la carretera A-62 hacia la localidad, siguen teniendo grabado el nombre del autócrata. No lo esconden. No les importa la polémica generada. Están orgullosos de ello. Y quieren rendirle homenaje.

Esta es la historia de un pueblo que Franco creó de la nada -expropiando y expulsando de paso a unos cuantos campesinos- y que ahora se lo quiere “agradecer” recibiendo sus restos. Con ellos, y con otros recuerdos del régimen, quieren montar “ un museo de la memoria histórica”. Los ‘hijos’ de Franco honrando al dictador, su padre, montándole un parque de atracciones, una especie de centro de peregrinación del franquismo.


ImagenEl alcalde (centro) con dos vecinos del pueblo frente a la cruz que emula a la del Valle de los Caídos y frente a la cual pretenden enterrar al dictador.

Los símbolos franquistas persisten en el pueblo

Águeda está formado apenas por medio centenar de viviendas agrupadas en torno a una enorme plaza principal, en la que se sitúa el ajado edificio del ayuntamiento, la iglesia y unos setos bajos que configuran un pequeño paseo en el centro de la explanada. Todas las casas son blancas, con detalles amarillos, como si de un barrio indiano se tratase.

Aparte de la placa, en el pueblo hay otro símbolo cuyos habitantes relacionan con el imaginario franquista. Se trata de la cruz situada en la parte trasera de la iglesia. Una cruz que emula a su gigantesca gemela en el mausoleo de la sierra de Madrid. “Siempre la hemos llamado la cruz de los caídos, porque es como la del Valle de los Caídos”, explica uno de los vecinos. “Y es aquí donde queremos que le entierren”.

Estos símbolos permanecen pese a que en el pueblo se aplicó la Ley de Memoria Histórica. Otros fueron retirados. La hoy llamada “Calle Principal” fue en su día la “Avenida del Generalísimo”. La “Calle de José Antonio Primo de Rivera” hoy ya no existe. Pero los vecinos guardan esperanzas. Quieren tener consigo – y lo ven factible- al hombre que les puso un pueblo a sus abuelos y a sus padres a las afueras de Ciudad Rodrigo.
La propuesta del alcalde y del pueblo

En la mañana del martes apenas hay gente en Águeda. Entre el asfalto y las casas comidas por el tiempo tan solo se escucha el sonido de los pájaros y el zumbido de las moscas. Florindo, el alcalde, recibe a EL ESPAÑOL en un día ajetreado. No dejan de llamarle de todas las televisiones para que se explique ante su polémica propuesta.

Germán Florindo se pasó al PSOE en las últimas elecciones autonómicas. Tras 20 años con el PP, decidió que quería cambiarse de partido. Lleva toda la vida metido en política. Nació en Águeda del Caudillo y aquí sigue. Ahora, al frente de la localidad, abandera la propuesta de traer a Franco. “Ya que fue Franco el que inauguró el pueblo, le vamos a ofrecer a la familia que traiga aquí sus restos”, asegura a EL ESPAÑOL. “Nosotros ya no entramos si fue muy malo o fue muy bueno, porque tampoco nos correspondió esa época. La gente opina que está bien que se pueda traer, porque sería una inyección económica para el pueblo”.

Águeda no tiene escuela. El sistema de cañerías es el mismo desde que Franco mandó construir el pueblo. El bar es un bajo destartalado lleno de cajas con cascos de botellas de cerveza en el que se reúnen unos pocos ante una televisión y un futbolín polvoriento. Son los vecinos los que ejercen de barrenderos y de operarios municipales. Pero ahora, este pequeño recodo a pocos kilómetros de la frontera, vuelve a ser noticia 63 años después de que el dictador lo fundara. “Ahí nos metemos aunque no sé cómo saldrá la gresca”, dice el alcalde. “Ya que vino a inaugurar el pueblo y nos dio las casas a los vecinos, traerlo aquí es una forma de acogerlo. Yo creo que la polémica está un poco ida de tono”.

La familia Franco, con quien se han puesto ya en contacto, opina que se trata de una buena opción en caso de que haya que trasladar al dictador del mausoleo del Valle de los Caídos. La semana pasada esa posibilidad se volvió más real que nunca tras la aprobación de la Proposición No de Ley en el Congreso de los Diputados por la cual todos los grupos políticos (excepto el PP, que se abstuvo) solicitaron al Gobierno la retirada de los restos de Franco del lugar en el que están en este momento.

En un momento dado de la conversación, comienzan a aparecer los vecinos del pueblo, que se acercan al alcalde para arroparle e intervenir en la conversación. Uno de ellos, motero de pro, no duda en defender la labor del dictador para con el pueblo. “Esto, que es todo zona de regadío, lo hizo él. También hizo los pantanos. ¿Cuántos pantanos han hecho desde que no está Franco?”.

-Bueno, pero para hacer esos pantanos, Franco echó a mucha gente de los pueblos en los que vivían. Expropió sus casas. Les quitó sus terrenos. Por no mencionar muchas otras cosas.

- Pero bueno, vosotros los periodistas estáis siempre fijándoos en lo malo. Y yo creo que hay que fijarse en lo bueno que Franco hizo. Si tanto estamos en libertad, por una chorrada de placa, ahora se está moviendo todo esto a nivel internacional. Esto lo pide el pueblo. ¿Por qué hay que quitar el nombre de Águeda del Caudillo si lo inauguró él?

ImagenTodavía una placa conmemora en el pueblo el día en el que el Caudillo lo inauguró

La opinión de los vecinos

Avanzada ya la charla, se acerca otro vecino del pueblo. Lleva bajo el brazo la Gaceta de Salamanca. Se lo muestra al regidor.

-Bueno, qué. ¿Bien, no?

Una página entera en el interior del diario está dedicada a la propuesta del alcalde. Lo anuncian en la portada. Su partido le insta a que “reflexione” sobre lo que está haciendo en los últimos días. Germán, sentado en un banco, observa la portada, se encoge de hombros ante esa apreciación. Le importa, literalmente, “un bledo”.

-Su partido le da un toque de atención.

-Sí, sí. Me dicen que recapacite.

-¿Y qué opina?

-Bueno, cada uno en su pueblo tendrá que hacerle caso a los vecinos, ¿no? No sé, es lo que yo pienso.

Al punto se acercan dos mujeres y un tercer hombre. Evidentemente, no hablan de otra cosa en los últimos días. Esa mañana han estado muy atentos al televisor por si emitían las entrevistas que hicieron el día anterior en el pueblo. A las tres, la hora de las noticias, correrán de vuelta a sus casas a ver el telediario. Salen en dos cadenas diferentes. No se lo quieren perder. Pero, entretanto, apoyan al alcalde y participan en la conversación con el periodista.

- Su partido le dice: “Cuanto más lejos estén los restos de Franco mejor”.

-¿Pero qué va a opinar el PSOE ahora, tal como está en estos momentos? -interviene el motero.

-Si lo van a sacar del Valle de los Caídos, nosotros ofrecemos un sitio. Oye, si se lo van a llevar de ahí, que nos lo traigan aquí. Nosotros hemos cumplido con quitar lo de Águeda del Caudillo. Y así, seguiremos siendo Águeda, pero tendremos al caudillo -responde el alcalde, con confianza.

ImagenEl día que se fundó el pueblo, el diario ABC destacaba en su crónica, un tanto sentimentalista, que "Franco y su esposa debieron sentir estremecerse de piedad sus almas, al percibir en sus manos el calor de los labios de aquellos hermanos nuestros"

Avatar de Usuario
Invitado

Los judíos que salvó Franco

Mensajepor Invitado » Jue 18 May, 2017 4:34 pm

Imagen

Los judíos que salvó Franco

4 de octubre de 1944, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Félix de Lequerica, escribía a su embajador en Budapest, Ángel Sanz-Briz, el siguiente telegrama: "Ruego se extienda la protección al mayor número de judíos perseguidos". Así España salvará a un número indeterminado de judíos húngaros, más de 5.000, durante el peor año de la persecución bajo la ocupación alemana.

En 1924, el Gobierno del general Primo de Rivera, dentro de su política de promoción de la Hispanidad, dio en conceder la nacionalidad española a los judíos sefardíes, es decir, a los descendientes de los judíos españoles expulsados por los Reyes Católicos en 1492. La medida era más propagandística que otra cosa, pero veinte años después iba a tener unos resultados inesperados. A lo largo del año 1944, a la embajada española en Hungría, dirigida por el embajador Ángel Sanz-Briz, llegan noticias inquietantes: los judíos de Budapest están siendo deportados en masa y se rumorea que son enviados a la muerte. El encargado de negocios de la legación, Miguel Ángel Muguiro, y después Sanz-Briz contactan con el ministerio de Asuntos Exteriores y, como primera pro- videncia, deciden recuperar aquella vieja medida de la dictadura: en nombre de la españolidad de los sefardíes, la embajada española empieza a acoger judíos a los que de inmediato se provee de la correspondiente carta de nacionalidad. A partir de ese momento, como nacionales de un país tercero, su vida queda a salvo. Muchos de ellos permanecerán viviendo en la propia embajada. Cuando Sanz-Briz abandone Budapest, un italiano, Giorgio Perlasca, nombrado cónsul de España, continuará su labor. Se calcula que por este procedimiento se salvaron de la deportación no menos de 5.200 judíos húngaros.




Sanz-Briz no fue el único: otras embajadas españolas en Europa emplearon el mismo procedimiento. ¿Fueron iniciativas personales, aisladas, o el Gobierno de Franco estuvo detrás del caso? Es muy difícil saberlo. De la documentación se deduce que el Gobierno, como mínimo, estuvo al tanto y dejó hacer. Desde 1943 –cuando la ocupación alemana de la Francia de Vichy– hay constancia de que las legaciones españolas protegían a los judíos sefardíes. Cuesta imaginar que en un régimen rígidamente autoritario como el de Franco, y más en aquellos años y en esas circunstancias, un embajador pudiera obrar por su cuenta en un asunto que perfectamente podía desencadenar una crisis diplomática de envergadura. Por otro lado, los embajadores protagonistas siempre han dicho que actuaron con el conocimiento del gobierno. Sólo a partir de los años 70 empezó a reconocerse a España por esta labor. Y poco.

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Vie 19 May, 2017 2:21 am


El bronco rifirafe entre Toni Bolaño y un miembro de la Fundación Francisco Franco: "Es usted un fascista"
El periodista y colaborador de Espejo Público Toni Bolaño ha protagonizado un tenso encontronazo con el miembro de la Fundación Francisco Franco, Jaime Alonso. La polémica se desató después de que la fundación mantuviera que no hubo trabajos forzados por parte de los presos que construyeron el monumento del Valle de los Caídos.

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Vie 19 May, 2017 6:07 pm

Poco a poco se va sabiendo la verdad. A los de la propaganda solo les queda insultar con el 'fascistas' de siempre. Al campito.

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Vie 19 May, 2017 6:32 pm

presos políticos voluntarios a trabajos forzados donde la mayoría dejaron la osamenta allí ..... a la mierda fascista.

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Vie 19 May, 2017 6:33 pm

El Valle de los Caídos, síntesis y símbolo de nuestra historia reciente

Pío Moa - Historiador

Todos hemos oído propalar por los medios de masas, incluso de leyendas, la fábula de los 20.000 presos políticos esclavizados en trabajos forzados, con un enorme índice de mortalidad, malos tratos y desatención médica. Parecían estar describiendo el Gulag, con cuyo régimen tanto han simpatizado estos sujetos, y baste recordar el episodio Solzhenitsin. En fin, el mismo Preston, algo menos salvaje o menos botarate que esta gente, ha reconocido que el Valle es “una maravilla”; pero, fiel a la manipulación propagandística, propone que allí se exponga cómo fue construido por presos políticos forzados. Por mi parte, creo que estaría bien una placa que explicase que unos pocos centenares de presos acusados de delitos graves e incluso terroríficos, trabajaron allí algunos años redimiendo penas de hasta cinco y seis días por cada uno trabajado, de modo que una cadena perpetua de treinta años se reducía a cinco o seis; que lo hicieron voluntariamente, cobrando sueldo; que se les permitió vivir allí con sus familias; que muchos solicitaron seguir trabajando allí al extinguir su condena; que no hubo malos tratos y que la siniestralidad fue sorprendentemente baja: el primer muerto a los ocho años de empezar las obras, y en total dieciséis. Todo lo cual está perfectamente documentado, al revés que las calumnias hoy en boga. Puede añadirse que, al revés que muchas obras faraónicas e inútiles actuales, no costó nada al erario, sino que fue sufragado con donativos y loterías especiales.

¿Por qué precisa esta gente inventar y difundir sistemáticamente la mentira? Porque tienen por excelentes unas ideologías confusas y contradictorias, y en función de esa excelencia imaginaria y en pro de unos ideales gratuitos creen justificado desvirtuar la historia de la manera más indecente. Y cuentan con la colaboración pasiva del PP

BOIRA_A
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 971
Registrado: Dom 15 Ene, 2012 1:41 pm

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor BOIRA_A » Dom 21 May, 2017 10:16 pm

Invitado escribió:presos políticos voluntarios a trabajos forzados donde la mayoría dejaron la osamenta allí ..... a la mierda fascista.


Sí, 15 muertos en todos los años y NINGUNO de los presos, le recuerdo que para trabajar en esa obra, habia que solicitarlo por escrito y que lo mismo habia presos que personas libres y que eran muchos los que quisieron trabajar para redimir penas y por que la comida era mejor y se les facilitaba un baracon para la familia Asi que menos lobos, que ya peinamos canas
[font=Comic Sans MS][/font]

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Lun 22 May, 2017 12:25 am

"Llamadle Cuelgamuros"
El periodista José María Calleja da la palabra a presos republicanos que trabajaron en la construcción del gigantesco mausoleo ordenado por el dictador Franco, en el que siguen mezclados, a veces contra la voluntad de sus familias, los restos de víctimas y de victimarios
OtrosConéctateConéctateImprimir
JOSÉ MARÍA CALLEJA
3 MAY 2009
Tiene Tario -llamado al nacer Trinitario- esa memoria precisa para lo esencial, aunque tarde en engatillar las palabras, posiblemente por esa mezcla de catalán y español que bulle en su cabeza y que le lleva a decir que en el Valle de los Caídos hace falta una buena "escombrera", una buena barrida de signos religiosos, de explicaciones fascistas para un monumento al que él le marca el territorio empezando por el nombre:

"Yo no lo llamo Valle de los Caídos, yo le llamo Cuelgamuros, porque ¿de qué caídos estamos hablando? Allí hubo "caídos" republicanos. Por ejemplo, un grupo de republicanos nacidos en Salamanca, los desenterraron sin pedir permiso a sus familiares, los trasladaron a Cuelgamuros y los enterraron allí. Estaban en el cementerio de su pueblo y los llevaron hasta Cuelgamuros sin pedir permiso a sus familiares y sin pensar que podía no hacerles ninguna gracia estar enterrados al lado de José Antonio Primo de Rivera".

Penado con ocho años por una pintada, Nicolás Sánchez-Albornoz fue a parar a Cuelgamuros. Y logró fugarse

Fue un gran negocio. Los condenados en el Valle eran alquilados a las empresas constructoras a 10,50 pesetas al día

José Antonio Primo de Rivera, que ni siquiera obtuvo acta de diputado en las elecciones de febrero de 1936, yace hoy en el Valle de los Caídos después de haber permanecido durante 20 años en el monasterio de El Escorial, donde están enterrados los reyes de España. Ha tenido el fundador de la Falange Española un tratamiento de alteza real del fascismo que no debería mantenerse hoy, 70 años después del final de la Guerra Civil, después de más de treinta años de democracia. La tumba de José Antonio en el Valle de los Caídos es uno de los elementos que chirrían en una memoria democrática.

Tario Rubio tenía 22 años cuando trabajó "como un esclavo" en Cuelgamuros. Se había alistado voluntario al Ejército republicano, con 18 años. En 1938 fue capturado por Franco y hecho prisionero. Estuvo en ocho cárceles, en dos campos de concentración, y pudo cambiar los días de reclusión por el trabajo en el Valle de los Caídos.

"Nosotros oíamos explosiones continuamente. Oíamos explosiones y veíamos pasar camiones cargados de gente. Eran presos que traían de las cárceles de Madrid. Yo no trabajé en el agujero, trabajaba en la carretera de acceso. Había varios destacamentos, unos estábamos en la carretera; otros, en el agujero; otros, en la explanada, pero en el momento de estar allí no teníamos conocimiento de qué era lo que se estaba haciendo por otros presos unos kilómetros más arriba, sólo escuchábamos constantemente el ruido de los barrenos y veíamos pasar los camiones llenos de presos".

(...)

Tario no quiere que vuelen el Valle, no cree que haya que derruirlo ni convertirlo en un garaje, como sugiere con sorna un amigo suyo. Insiste en mantenerlo como un lugar de la memoria que sirva para explicar la barbarie de Franco y la brutalidad del franquismo. "Igual que no se puede destruir Mauthausen, por muchas calamidades que se pasaran allí, no se puede destruir Cuelgamuros. Este monumento franquista debe servir como una pieza para explicar nuestra historia", pero después de "una buena escombrera" de los símbolos franquistas y religiosos que hoy definen el monumento.

"Si hubieran destruido Mauthaussen, hoy sería difícil explicar cómo era un campo de exterminio. ¿Quién contará qué es lo que pasó allí cuando ya no quedemos supervivientes?", explica Tario.

Tario Rubio es una especie de contable de los lugares del franquismo aún vigentes en nuestra democracia. Así, cuenta con orgullo que tiene registrados en Barcelona nada menos que nueve mil símbolos franquistas aún vigentes "con el yugo y las flechas", informa.

En el Valle de los Caídos, Franco es calificado como "anterior jefe del Estado". En el interior de la basílica, en cuyo altar mayor está enterrado, no se le define como dictador. La presencia de los restos mortales de Franco y de José Antonio Primo de Rivera dentro del templo, en el que hay enterrados también presos republicanos, duele a los pocos supervivientes que trabajaron en la construcción del Valle en contra de su voluntad.

No se cuenta en el Valle la forma en que fue construido; no se narra la explotación de los que allí trabajaron, tampoco se dice cómo muchos de ellos murieron en aquellos trabajos forzosos, o enfermaron de silicosis y perdieron la vida años más tarde. Tampoco se dice que los traslados de los muertos republicanos se hicieron o engañando a sus familias o sin decirles una palabra y de forma clandestina, en siniestros camiones negros.

"Yo quitaría los símbolos franquistas y religiosos, pondría una buena explicación sobre lo que fue Franco y las condiciones en que allí trabajamos, como esclavos, y pondría allí un archivo no sólo de la Guerra Civil y del franquismo, también de la historia de España. No quitaría los escudos, los dejaría acompañados de una buena explicación, con letras muy grandes".

(...) En Guadarrama hace 10 meses de frío y uno de calor. Un frío que endurecía aún más las condiciones de trabajo. "El aire de Guadarrama es muy sutil, mata a un hombre y no apaga un candil", explica Tario citando un ripio que leyó no se acuerda dónde. "Cuando llegué a Cuelgamuros estaba todo nevado. Hacía un frío insoportable. Los presos dormíamos amontonados en los barracones para tratar de evitar un frío helador", recuerda.

Tario arremete contra el abad del Valle de los Caídos, "que dice muchas mentiras y barbaridades" como "que teníamos dos pesetas de paga al día. Lo cierto es que nos daban 50 céntimos por día, que los pagaban al final de la semana, y que el Estado se quedaba con una 1,5 pesetas al día, en concepto, decían, de manutención. Fuera, en la calle, el jornal era de 13 o 14 pesetas diarias. La diferencia entre lo que se cobraba en Cuelgamuros y lo que cobraban los obreros que no estaban allí iba para un fondo que servía para pagar las obras de Cuelgamuros. Nos mintieron, porque decían que esa diferencia iba a una cartilla que nos entregarían al salir de la cárcel, pero lo cierto es que la diferencia entre lo que nos pagaban y las 13 o 14 pesetas diarias que cobraba un trabajador de fuera iba para construir Cuelgamuros".

(...) Sostiene Tario: "Es falso que en los 19 años que duraron las obras murieran sólo 14 trabajadores, como dicen las cifras oficiales. Yo he hablado con gente que trabajó en el agujero (en la cripta) y me han dicho que cada día había una docena de heridos, que el trabajo era durísimo y que se hacía en unas condiciones lamentables; por supuesto, sin ninguna seguridad. Catorce muertos en 19 años, ¡no se lo creen ni ellos!"

No quiere ni pensar este ex preso superviviente del Valle de los Caídos en las penalidades que tuvieron que pasar los otros presos que construyeron la abrumadora cruz -de 150 metros de alto y con brazos de 46 metros de ancho, con una anchura en su interior que permitiría el paso en paralelo de dos coches-; trabajando a esas alturas, en medio del frío y con unas condiciones de trabajo que despreciaban la seguridad de los trabajadores, concepto que no existía en el régimen de Franco, y menos aún, para los presos republicanos.

(...) Nicolás Sánchez-Albornoz tampoco quiere llamar Valle al valle, ni Caídos a los caídos. Prefiere hablar de Cuelgamuros y, a diferencia de Tario Rubio, se niega en redondo a visitar el lugar en el que fue condenado a trabajos forzados en 1947 y del que se fugó en agosto de 1948 -en una huida de película- con su compañero de cautiverio Manuel Lamana. Nicolás llama "bicho" a Franco y considera que el mausoleo del dictador en Cuelgamuros es incompatible con la democracia.

Nicolás está vivo, es historiador y tiene 83 años. Manuel era escritor, murió en el exilio, en Buenos Aires, en 1996, cuando tenía 74 años de edad.

Nicolás Sánchez-Albornoz y Manuel Lamana eran, a fines de los cuarenta, dos jóvenes estudiantes universitarios, llenos de vitalidad y que hubieran merecido vivir más tiempo en la libertad por la que lucharon contra un Franco entonces en pleno esplendor dictatorial. Eran miembros de un sindicato clandestino de estudiantes, la Federación Universitaria Escolar (FUE), que fue legal en tiempos de la República y en el que militaban los estudiantes de la izquierda republicana.

Una noche, Nicolás y Manuel decidieron hacer una pintada en la Universidad Complutense con un texto tan revolucionario a los ojos del dictador como éste: "¡Viva la Universidad libre!". Detenidos por la policía, los dos jóvenes estudiantes fueron juzgados y condenados, en 1947, a ocho años de cárcel. ¡Ocho años de cárcel por una pintada! Los dos jóvenes antifranquistas deberían cumplir su condena con trabajos forzados en el Valle de los Caídos.

Mientras trabajaban en unas condiciones lamentables, idearon una fuga rocambolesca que les salió bien, que cambió sus vidas, que les llevó a la libertad, hasta París, primero, y después, al exilio en Argentina, donde Nicolás trabajó como historiador, y Manuel, como escritor. Protagonizaron una fuga tan de película que fue llevada al cine años después, en 1988, por Fernando Colomo. Colomo tituló la cinta Los años bárbaros. Asesorado por Sánchez-Albornoz, Fernando Colomo hizo una película desternillante, tragicómica, basada en el hecho real de la fuga, pero con variaciones añadidas, y que permitía ver, entre risas, la caspa del régimen y las ganas de vivir, de vivir en libertad, de los dos jóvenes antifranquistas, condenados por Franco a ser peones-presos.

(...) La fuga se produjo con la colaboración necesaria y externa del antropólogo Francisco Benet, hermano del escritor Juan Benet, de la escritora norteamericana Barbara Probst Salomon y de la también ciudadana estadounidense Barbara Mailer -hermana del escritor Norman Mailer-, que es la que puso el coche que permitió la huida. (...) El tono humorístico de la película de Colomo molestó a la escritora Barbara Probst Salomon, a pesar de que Colomo había contado con el asesoramiento de Nicolás Sánchez-Albornoz, que le había pedido que contara una historia que funcionara como tal, con los añadidos necesarios sobre el anclaje en el hecho central: la fuga de dos jóvenes de un campo de concentración abierto y difícil de vigilar como era Cuelgamuros.

Los dos detenidos huyeron del Valle de los Caídos, fueron recogidos por Barbara Mailer, Barbara Probst y Francisco Benet en un coche y, después de un viaje accidentado -se les estropeó el vehículo, estuvieron a punto de detenerlos-, llegaron a Barcelona. Tuvieron que pasar a pie la frontera con Francia, se perdieron en el monte y finalmente llegaron a París. Nicolás Sánchez-Albornoz viajó desde allí hasta Argentina, donde vivió 18 años de largo exilio, hasta que regresó a España, donde llegó a dirigir el Instituto Cervantes. Manuel Lamana, que había padecido, antes de ser detenido en España, dos años de campo de concentración en Francia, viajó en un carguero a Argentina y allí murió, en el exilio, 38 años después de fugarse de Cuelgamuros y tras relatar su experiencia en su novela Otros hombres.

Nicolás Sánchez-Albornoz no entiende que se admita el mausoleo franquista como tal. (...) A diferencia de otros países de la democrática Europa, donde mausoleos como éste son inimaginables, España acoge en un edificio excesivo, gigantesco y sin parangón, a un dictador sanguinario y a un dirigente falangista. (...) No parece que Franco se merezca un enterramiento de esa envergadura. Con ese currículo de sangre, Sánchez-Albornoz se subleva ante el hecho de que Franco siga enterrado en un mausoleo inmenso, entre honores simbólicos y arquitectónicos que le entronizan como caudillo de España por la Gracia de Dios, y con la cruz presidiendo su tumba. No yacen así ni Hitler ni Mussolini, ni ningún otro dictador de la Europa de tradición democrática. (...) El mausoleo del dictador Franco forma parte de Europa y resulta una anomalía, el Valle de los Caídos no es un hecho privativo de España, es algo europeo, sostiene. "El Valle era un gran negocio", explica Sánchez-Albornoz, "los que estábamos condenados a trabajar allí estábamos alquilados a las empresas que hacían la obra, Huarte y Banús, por 10,50 pesetas al día. A nosotros nos daban 50 céntimos a cada uno. Los patronos tenían obreros a precio de saldo y disciplinados".

(...) Franco consiguió que en un mismo enterramiento estuvieran victimarios y víctimas, presididos todos ellos por él mismo y por José Antonio Primo de Rivera.

El Valle de los Caídos es un pleonasmo de muertos. El Valle de los Caídos fue no sólo una obsesión enfermiza del dictador, fue una obra carísima realizada en un país en el que los españoles se morían de hambre, de enfermedades y de penurias. Nunca sabremos cuántas escuelas, cuántos hospitales, cuántas viviendas, cuántas carreteras se hubieran podido construir con el cemento, la arena, la mano de obra y el dinero empleados en la construcción de un edificio espantoso. (...) Como mínimo, los familiares de los muertos republicanos que lo deseen deberían poder rescatar a sus familiares y enterrarlos como ellos quieran, en el lugar en el que ellos quieran, de una manera digna, sin miedo. (...) El Valle de los Caídos debería dejar de ser el relato franquista de la Guerra Civil, el certificado del triunfo del dictador, y pasar a convertirse en el lugar que sirva para explicar la perversión de la dictadura de Franco y de su régimen aniquilador

PD vos peinarás canas pero no cambiarás la historia ..... ya está escrita.

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Lun 22 May, 2017 12:33 am

Invitado escribió:PD vos peinarás canas pero no cambiarás la historia ..... ya está escrita.


Tu la has escrito y reconocido: les pagaban por su tabajo ademas de la manutencion y vivir con sus familias y encima reducian penas. Claro que no era el paraiso pero nada que ver con los gulags de Stalin que habriais puesto vosotros si ganais la guerra, panda de golfos.

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Lun 22 May, 2017 12:46 am

yo no escribí esto .... lo escribieron dos que se fugaron .... y dicen que entraban camiones de presos...... pero no salían.
fanático talibán donde escribieron: les pagaban por su tabajo ademas de la manutencion y vivir con sus familias si dormían en barracones amontonados por el frío. mentiroso sinvergüenza no cambiareis la historia .... está grabada a sangre y fuego. fascistas.

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Mar 23 May, 2017 4:22 pm

Imagen
El mito de Guernica se resiste a morir

Alemania evita calificar el bombardeo de Gernika como "crimen de guerra"

El Gobierno de Angela Merkel, en una respuesta parlamentaria a Die Linke, incide en calificar el bombardeo que asoló la ciudad vasca hace 80 años como una “infracción del derecho internacional público”

El bombardeo de la aviación nazi sobre la población indefensa de Gernika no fue un crimen de guerra. Al menos, el Gobierno de Angela Merkel en Alemania evita calificarlo de esta manera y utiliza el concepto de “infracción del derecho internacional público” para explicar la matanza indiscriminada de los Junker Ju 52 y Heinkel He 51 de la Legión Cóndor en 1937.

Así se desprende de la respuesta parlamentaria que el Gobierno de Merkel ha entregado al diputado de Die Linke en el Budestag Andrej Hunko y a la que Público ha tenido acceso. El Gobierno alemán se remite en este asunto a lo que ya declaró el expresidente de Alemania Roman Herzog en 1997, cuando se cumplieron 60 años de la matanza, que también evitó el concepto de "crimen de guerra".

El Gobierno alemán admite "la responsabilidad histórica" aunque considera que no tiene obligación alguna de reparar a las víctimas. En este sentido, el Ejecutivo alemán explica que "no hay una base jurídica que para la compensación o reparación por parte de Alemania”.

Gestos de reparación

El diputado alemán Hunko también inquiere al Ejecutivo alemán sobre qué "gestos de reconciliación" ha efectuado hasta la fecha. En este sentido, Berlin señala que se construyó una "cancha deportiva en Gernika" por 3 millones de marcos y que se apoyó el proyecto del Centro de Investigación por la Paz Gernika Gogoratuz con 16.300 euros. El diputado Hunko, no obstante, denuncia que el Gobierno alemán no ha apoyado económicamente al proyecto de hermanamiento de Gernika y Pforzheim, tal y como solicitó el Bundestag.

Pago de prestaciones

La respuesta parlamentaria del Ejecutivo señala que los exmiembros de la Legión Cóndor que sigan vivos tiene derecho a recibir una prestación ya que su servicio en la Legión Cóndor cuenta como servicio militar regular. No obstante, el Gobierno asegura que no puede ofrecer más información sobre cuántos están recibiendo esta prestación porque se trata de una competencia de los diferentes estados y no del Gobierno central.


Para +info

Cinco mentiras sobre Guernica, el bombardeo peliculero que ha inflado la izquierda
Las seis mentiras sobre el bombardeo de Guernica
Guernica, la mentira que nunca muere

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16930
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Assia » Mié 24 May, 2017 2:14 am

No, el cuadro de Guernica sigue en el Museo de la Reina Sofia y no se puede ver hasta las 4 y media de la tarde. Por lo menos asi fue el pasado mes de Abril. Los que murieron en ese bombardeo nazi fueron inocentes personas que aquel dia fueron a la marqueta con sus crios. Eligieron para bombardear Guernica el dia que mas gente acudia a esa marqueta. No es ''inflado ni peluqulero'' de la izquierda, esta escrito en buenos libros escritos por autores ingleses imparciales. Si vas al Museo de la Reina Sofia, sientate ante 1 pequena pantalla donde 1 ingles explica el significado de ese cuadro. Lastima que es ingles murio antes de completar e interpretar ese cuadro. Lo acabo de interpreter el hermano de ese ingles que ahora mismo no recuerdo su nombre. Cualquiera puede comprobar lo que digo, si va al Museo de la Reina Sofia en Madrid.
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Sab 27 May, 2017 2:34 am



DESDE EL 24 DE MAYO, CAMPAÑA DE CROWDFUNDING
MAQUIS: Un largometraje de mujeres que recupera la memoria histórica

España, 1949. Mientras en el monte sigue la guerrilla, en el llano las mujeres sufren la represión. En cada casa hay un conflicto del que nadie quiere hablar; algunas prefieren olvidar y otras, seguir luchando. Maquis es una película sobre esas mujeres que lucharon en silencio.

Ayer se lanzó la campaña de crowdfunding de Maquis, un proyecto que quiere dar voz a las mujeres de la posguerra de una España dividida. La iniciativa parte del director y guionista Rubén Buren, biznieto de Melchor Rodríguez, el llamado «ángel rojo», último alcalde del Madrid republicano que salvó de la muerte a 11.000 presos del bando nacional. Tras nueve años de investigación y desarrollo de una narrativa propia en otros formatos como el teatro o la literatura, Maquis aparece como un proyecto de largometraje que quiere utilizar la ficción para hablar de una época olvidada y de un contexto complejo: la insurrección en los montes durante la posguerra. Maquis es un proyecto distinto porque hace algo que en España se nos olvida a veces: recordar.

Imagen

La campaña de financión busca reunir 13.500 euros para iniciar en septiembre el rodaje del film en los municipios castellano-manchegos de Luzón (Guadalajara), donde ya se grabó el teaser, y Madridejos (Toledo). Todos los detalles se pueden ver en Verkami:
http://vkm.is/maquispelicula

SINOPSIS:
España, 1949. Mientras en el monte sigue la guerrilla, en el llano las mujeres sufren la represión. En cada casa hay un conflicto del que nadie quiere hablar; algunas prefieren olvidar y otras, seguir luchando. Las mujeres de los pueblos guardan terribles secretos, entre el miedo, el machismo y el silencio de un país que no quiere recordar.

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Jue 01 Jun, 2017 6:06 pm

Manuel Lapeña, primero por la izquierda, muestra una fotografía de su padre fusilado, acompañado de su familia en su casa de Zaragoza el pasado 12 de mayo.

La descendiente de dos fusilados pide a la ONU su exhumación del Valle de los Caídos

María Purificación Lapeña Garrido ha presentado una denuncia contra España por la vulneración reiterada al derecho judicial reconocido desde hace un año

La batalla legal de María Purificación Lapeña Garrido no termina, ni siquiera después de lograr la victoria en los tribunales. Esta aragonesa ha presentado una denuncia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) contra España por no cumplir la sentencia que reconoce el derecho a la exhumación de su abuelo y su tío abuelo del Valle de los Caídos, donde fueron enterrados tras ser fusilados por el régimen franquista.

El pasado 30 de marzo de 2016 el juez de apoyo de San Lorenzo de El Escorial José Manuel Delgado emitió un auto por el que reconocía “el derecho a la digna sepultura" de los Lapeña. En julio Patrimonio Nacional afirmó que cumpliría las resoluciones judiciales "escrupulosamente", pero una vez que las recibió, pidió dos informes más. El resultado es que un año después, los cuerpos de los hermanos represaliados siguen enterrados en el mausoleo franquista.


Imagen
"Hemos acudido a Naciones Unidas buscando un fallo humanitario que haga cumplir al Gobierno español la sentencia que reconoce el derecho a exhumar a los hermanos Lapeña, fusilados como tantos otros por ser demócratas", señala el abogado de la familia, Eduardo Ranz, en un comunicado.

“No se debate el derecho a la reparación de las víctimas, sino la vulneración de la tutela judicial efectiva de la demandante”, indica Ranz, quien recuerda que la sentencia es firme y que “ningún ente público, administrativo o judicial ha procedido a su cumplimiento”.

Por ello denuncia al Estado español por incumplir los pactos civiles y políticos, y pide que se dicte un fallo por el que María Purificación Lapeña recupere los restos de su abuelo y de su tío abuelo, Manuel y Antonio Ramiro Lapeña Altabás.

Una de los documentos en los que se basa la denuncia, según detalla Ranz, es un reciente informe fotográfico publicado por la Cadena SER con imágenes del interior de la cripta del Valle de los Caídos que permiten apreciar que la exhumación es “viable” y que no hay ningún obstáculo que la impida, lo que demuestra la “falta de sensibilidad del Gobierno español con las víctimas”.

Ranz ha explicado a EL PAÍS que a partir de ahora el Gobierno tiene la posibilidad de presentar alegaciones y que el proceso se resolverá en unos seis meses. Añade que el resultado podría dar lugar a una resolución ejecutiva e incluso desembocar en una sanción para España.

El letrado recuerda que en el último lustro el caso de los Lapeña ha sido visto por un Juzgado de Instrucción de San Lorenzo de El Escorial, la Audiencia Provincial de Madrid, el Tribunal Constitucional, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el Juzgado de Primera Instancia número 2 de San Lorenzo de El Escorial y el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.

Avatar de Usuario
Invitado

La Memoria Histórica: verdades y mentiras

Mensajepor Invitado » Vie 02 Jun, 2017 10:14 pm

Imagen

Presupuestos
La Guardia Mora de Franco recibirá 7,2 millones de los Presupuestos Generales

Interior reserva, además, 729.000 euros destinados a reconocimientos de guerra para veteranos que participaron los conflictos de Ifni-Sahara.

La Guardia Mora de Franco recibirá 7,2 millones de euros de los Presupuestos Generales del Estado de 2017. Este dinero viene a cubrir el gasto en pensiones para el personal marroquí que pasó a integrarse dentro de la guardia personal de Franco.

La sección de Clases Pasivas de los Presupuestos destina esta cantidad millonaria para unos 18.000 veteranos y familiares que fueron partícipes del régimen franquista.

Interior reserva, además, 729.000 para reconocimientos de guerra a aquellos veteranos que participaron en los conflictos de Ifni-Sahara. La medalla de méritos de Guerra de Ifni-Sahara fue derogada en el Real Decreto 1040/2003, sin embargo, Interior continúa reservando compensaciones económicas para los militares que participaron en aquel conflicto impulsado por el régimen franquista.

La Guardia Mora de Franco fue una unidad militar de origen marroquí que prestó servicios de Guardia Personal de Franco durante buena parte de la dictadura (hasta 1956). Esta estaba conformada por soldados de las fuerzas del ejército africanista que participaron activamente durante la Guerra Civil sembrando el terror a su paso con numerosas matanzas y violaciones.

Caracterizados por sus trajes típicos, aparecían casi siempre a caballo, franqueando al dictador en los desfiles militares del régimen.

La Guardia Mora fue disuelta en 1956, tras la Independencia de Marruecos, regresando la mayor parte de esta a su país natal. En 2010 el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Taib Fasi Fihri, pidió al Gobierno español que garantizase pensiones para las familias de aquellos marroquíes que combatieron en la Guerra Civil por parte del franquismo. Parece que al Gobierno no le ha costado mucho satisfacer estas premisas.




Volver a “La Crispación”