CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 25 Feb, 2013 3:31 am

Venid a la casa de Dios.
Todos seréis recibidos con los brazos abiertos.
En el templo de Jehová todos vuestros pecados serán absueltos.
Vosotros los pecadores que no cumplisteis con los mandamientos de nuestro padre tendréis la oportunidad de abrazar la palabra de Dios.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 27 Feb, 2013 4:14 am



La Iglesia: 'En caso de violación, es legítimo impedir la fecundación'

    ● 'Nosotros no conocemos una píldora del día siguiente sin efectos abortivos'
    ● 'Las razones de la renuncia son las que el Papa ha dicho; lo demás, cábalas'
    ● 'Cuando el Papa aceptó su cargo conocía problemas de suciedad en la Iglesia'

"La violación no es un acto conyugal, sino un acto de injusticia y violencia. En ese caso, es legítimo impedir la fecundación". Así de claro se pronunció el secretario de los obispos, Juan Antonio Martínez Camino, sobre la reciente decisión de los obispos alemanes de aprobar el uso de la píldora del día después en caso de violación. Parece abrirse una rendija en el bloque de la doctrina moral sexual de la Iglesia... O no.

Porque, una vez enunciado el principio, el portavoz de la Conferencia episcopal entró en matizaciones. Ese supuesto sólo es aplicable siguiendo la doctrina católica, si realmente se descubre o se ha encontrado ya una píldora del día siguiente que no sea abortiva y que, simplemente, evite la fecundación.

"Si hay una píldora que evite que haya concepción en casos de violación, entonces es lícito evitarla", explicó. Lo que no tiene claro el obispo es que exista esa píldora. O si existe, los obispos no la conocen. "Nosotros no conocemos una píldora del día siguiente sin efectos abortivos. Si la hay, con la doctrina que tenemos se puede utilizar".

A su juicio, en el caso de que existiese esa píldora, su utilización para evitar la fecundación no atentaría contra el principio general del no matarás ni provocarás un aborto. "Si la hubiere, ya nos enteraremos", añadió el prelado. Hasta ahora, lo que los obispos españoles saben es que "todas las píldoras del día siguiente tienen ese posible efecto abortivo. Luego, su uso es ilícito. Si en Alemania la hay, nosotros no la conocemos. A nosotros no nos consta que existe esa posibilidad técnica".

¿Si existiese esa píldora no abortiva y que puede impedir la fecundación se podría utilizar entonces como un anticonceptivo, teniendo en cuenta que la Iglesia se opone a la utilización de cualquier anticonceptivo?, se le preguntó al secretario del episcopado. Y monseñor Martínez Camino contestó: "Sí, pero solo en caso de violación, porque, como dice la encíclica Humanae Vitae, eso no es un acto conyugal".


"El Papa no renuncia por huir"
Por otra parte, Camino reconoció que los obispos españoles sienten mucho "tener que dejar de contar ya con la guía magisterial luminosa de Benedicto XVI", pero acogen su decisión "con filial reverencia". En cuanto a las razones de su renuncia, Camino fue muy tajante: "Son las que él dijo, lo demás son hipótesis y cábalas infundadas".

Y el portavoz explica su taxativo juicio con el siguiente razonamiento: "Cuando aceptó su cargo, no ignoraba los problemas de suciedad en la Iglesia ni las debilidades humanas ni el gran desafío que supone el ejercicio del ministerio petrino... Si alguien conocía la situación de la Iglesia y del mundo era él. Por lo tanto, no fue por huir de ningún desafío concreto, sino porque no se siente capaz de ejercer el ministerio de Pedro".

En cambio, Camino no quiso pronunciarse ni sobre el caso del cardenal escocés O'Brien, cuya renuncia acaba de aceptar el Papa por "comportamiento inapropiado", ni sobre el del cardenal norteamericano Mahony, acusado de encubrir a curas pederastas. "No tengo elementos de juicio suficientes para pronunciarme sobre estos casos concretos".

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 08 Abr, 2013 2:08 am



Salvados ¡Que Dios te lo pague!

El periodista Jordi Évole aborda en este capítulo de Salvados titulado “Que Dios Te Lo Pague”, los negocios inmobiliarios de la Iglesia católica en Navarra, donde a través de un proceso de inmatriculaciones, el arzobispado de la región se ha apropiado de numerosos inmuebles registrándolos a su nombre y revendiendo alguno de ellos para hacer caja. Todo parte de unas declaraciones del diputado del PSOE, Juan Moscoso, que denuncia que en Navarra, la Iglesia puede registrar bienes a su nombre cual si fuera un notario. Algunos de esos bienes son de dominio público.

Por esa razón, Évole se traslada a Pamplona para conocer el caso de primera mano. Allí se entrevista con Pascual Larumbe, de la Plataforma por la Defensa del Patrimonio Navarro, quien le explica que la Iglesia lo que hace es aprovecharse de la existencia de una ley hipotecaria heredada del franquismo que fue ampliada en 1998 por el Gobierno de Aznar. “Esa ley equipara a la Iglesia con el Estado, la provincia, etc., a la hora de inmatricular bienes, a la hora de inscribir por primera vez un inmueble que no había sido registrado antes”.

Según Larumbe, al Arzobispado de Navarra le vale “un certificado que traiga de su propia casa” para apropiarse de dichos bienes. “Dan fe de que es suyo porque sí”, añade. Según esta plataforma, el Arzobispado ha obtenido 1.087 propiedades de 1998 a 2007. Uno de esos inmuebles fue el Hogar del Peregrino, situado en Pamplona y que el ayuntamiento de la localidad tuvo que comprarle a la propia Iglesia para recuperar su uso público pagando cerca de medio millón de euros y 2.000 metros cuadrados de terreno para la construcción de una parroquia.

Pero no sólo en Pamplona. Évole acude a Ziriza, un pequeño pueblo navarro, donde el Arzobispado hizo un negocio superior a 200.000 euros revendiendo propiedades que había inmatriculado previamente. Rafael Gorostidi, que fuera alcalde de la localidad de 2007 a 2011, tilda de “robo clarísimo” el negocio de la Iglesia que ha adquirido varios inmuebles en el lugar “de una forma marrullera” obteniendo “casi cuatro o cinco veces el presupuesto del ayuntamiento” a cambio.

En defensa del Arzobispado no habló su máximo mandatario, sino Javier Cherrez, su portavoz, quien rechaza que la Iglesia se haya apropiado “de nada”. “Lo que se ha hecho es correcto y no es un privilegio. No hay otra institución en España que estuviera aquí antes de España y antes de la constitución del Reino de Navarra. Si hay algo que yo lo vivo como que es mío y sé que es mío, no tengo que dar explicaciones a los partidos políticos”, añade.

El portavoz del Arzobispado asegura que “ningún párroco tiene ningún atisbo de avaricia, codicia o negocio” y que “viven entregados” porque “son unos tiazos”. Sobre el caso del Hogar del Peregrino, que dice no conocerlo, Cherrez cree que no hay “problema” en que la Iglesia “disponga de un dinero para destinarlo a lo que quiera”. “Mejor nos iría a todos si se destinaran más fondos a la Iglesia para obra social”. Cherrez considera que a la Iglesia se le trata “distinto” porque “es distinto”. “Es un bicho raro, no hay otra igual, es única”, concluye.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 16 Abr, 2013 5:46 am

Imagen


Rouco reprende al Gobierno y Europa Laica exige transparencia a los obispos

■ El presidente de la Conferencia Episcopal ve urgente una reforma de la ley que garantice el derecho a la vida
■ Europa Laica exige que la ley de transparencia alcance a los obispos
Imagen El Estado destinó 94 millones para profesores de religión en 2012


El cardenal de Madrid, Antonio María Rouco, no comprende al Gobierno, y lo lamenta con severidad. Lo dijo esta mañana con contundencia en el discurso inaugural de la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE). “No es fácil entender que todavía no se cuente ni siquiera con un anteproyecto de Ley que permita una protección eficaz del derecho a la vida de aquellos seres humanos inocentes que no por hallarse en las primeros estadios de su existencia dejan de gozar de ese básico derecho fundamental. Es urgente la reforma en profundidad de la legislación vigente. Se ha de poner coto cuanto antes a este sangrante problema social de primer orden”, sentenció.

También exige el cardenal arzobispo la radical supresión del matrimonio entre personas del mismo sexo. Afirmó: “Hemos de reiterar también que es urgente la reforma de nuestra legislación sobre el matrimonio. No se trata de privar a nadie de sus derechos, ni tampoco de ninguna invasión legal del ámbito de las opciones íntimas personales. Se trata de restituir a todos los españoles el derecho de ser expresamente reconocidos por la ley como esposo o esposa”.

Rouco habló a las once de la mañana en la llamada Casa de la Iglesia, en Madrid, en un discurso que, en su mayoría, dedicó a ponderar lo bien que ha resultado la renovación en el pontificado romano, hace algo más de un mes, tanto por la, en su opinión, providencial renuncia de Benedicto XVI, como por la acertada elección de su sustituto, el jesuita argentino Jorge Mario Bergoglio. “No se lo esperaban los medios de comunicación y muchos de sus comentadores”, sostuvo. Antes había afirmado que la Iglesia está viviendo “un especial tiempo de gracia, desde la nunca vista despedida pública de un papa ejerciendo su ministerio de pastor de la Iglesia universal, hasta la celebración del cónclave, en un clima de extraordinaria expectación mundial, crecida, si cabe todavía más, con la elección del papa Francisco”.

Fue muy al final del discurso cuando el líder del catolicismo español entró en materia política, prácticamente a la misma hora en que el presidente Rajoy iniciaba en Roma su visita de fiel católico al nuevo pontífice y, más tarde, al primer ‘ministro’ vaticano, el cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone.

Dijo Rouco: “Persiste la crisis económica con su cortejo de paro -especialmente de desempleo juvenil- y de falta de medios para hacer frente a los compromisos contraídos en la adquisición de viviendas o a la debida atención a los ancianos y a los emigrantes. Persiste la desprotección legal del derecho a la vida de los que van a nacer y persiste una legislación sobre el matrimonio gravemente injusta. Persiste la ausencia de protección adecuada para la familia y la natalidad, en especial, para las familias numerosas. La calidad de la enseñanza sigue dejando mucho que se desear, siendo así que de ella depende en tan gran medida el futuro de la sociedad. Por eso, es legítimo el pluralismo social y político entre los católicos. Sin embargo, el pluralismo legítimo no debe ser confundido con el relativismo”.

A la misma hora en que los obispos ponían de nuevo sobre la mesa del Gobierno sus exigencias de poder fáctico en crisis, el presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, hacía el recuento de los dineros que el Estado español, a través de sus diferentes Administraciones, da cada año a la Iglesia católica (11.337,1 millones de euros: el 1% del PIB) por muy diferentes conceptos, incluido un práctico régimen de paraíso fiscal. También presentaba en conferencia de prensa la campaña anual pidiendo a los contribuyentes no poner equis alguna en las dos casillas habilitadas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o IRPF, tanto a la Iglesia católica (la única confesión que aparece en ese impreso), como a los llamados Fines sociales. Europa Laica reclama, en consecuencia, que la futura Ley de Transparencia incluya a los obispos y sus innumerables organizaciones.

Sostiene Francisco Delgado: “El culto y el clero de cualquier organización religiosa y de las organizaciones a su servicio, deberían estar financiadas, exclusivamente y de forma voluntaria, por las personas que son fieles o se sienten atraídas por esa doctrina religiosa. De hecho, la propia Iglesia católica en los Acuerdos económicos de 1979, se comprometió a su autofinanciación progresiva. El pacto no sólo no se ha cumplido, sino que el Gobierno del PSOE lo incrementó en 2008. Esta circunstancia nos da pié para indicar que esos Acuerdos, al ser incumplidos por la propia iglesia católica, al margen de otras consideraciones de presunta inconstitucionalidad, no son válidos y el Estado está obligado a anularlos o revisarlos”.

Este año, los obispos reciben del Ministerio de Hacienda, en entregas mensuales en una cuenta de la CEE, 248 millones para culto y salarios, de acuerdo con lo aprobado en la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2013. Según el cálculo de Europa Laica, ello supone 260 euros por habitante, sea niño o anciano, católico, ateo, judío, protestante o musulmán, sin que los fieles católicos pongan ni un solo euro más de su bolsillo. Lo proclama la propia Conferencia Episcopal en su campaña invitando a sus fieles que marquen la equis en el impreso del IRPF. “Ni se paga más, ni te devuelven menos”, sentencian los anuncios que estos días se ponen en marcha.

Pese a todo, el portavoz secretario general de la CEE y obispo auxiliar de Rouco en Madrid, el jesuita Juan Antonio Martínez Camino, repite cada año, con gran desparpajo, que la Iglesia católica no figura en la ley de Presupuestos Generales del Estado y que se financia con el dinero de sus fieles.

Además del dinero que se detrae de Hacienda para culto y salarios eclesiásticos por la equis correspondiente en el IRPF, el catolicismo recibe un porcentaje alto de lo asignado por los contribuyentes a “fines sociales” (en torno a otros 120 millones), para 40 organizaciones no gubernamentales (ONG), dependientes de alguna de las 40.000 instituciones católicas (diócesis, parroquias, órdenes y congregaciones religiosas, fundaciones,. universidades, hospitales, centros de enseñanza concertados, etc.)

Concluyó esta mañana el presidente de Europa Laica: “Después de 35 años de democracia formal y con una Constitución que, aun en su calculada ambigüedad en esta materia, establece “que ninguna confesión tendrá carácter estatal”, las relaciones del Estado con la iglesia católica en materia económica, no sólo siguen con la misma orientación que en la dictadura, sino que, en términos cuantitativos, se ha acrecentado considerablemente. Ello significa que estamos, en la práctica, en un Estado “confesional (católico)”. Exigimos pasos políticos y sociales a favor de la construcción del Estado Laico, entre otros, la derogación de los Acuerdos de 1979 con la Santa Sede y del concordato nacionalcatólico del 53, la elaboración de una ley de libertad de conciencia, eliminar los conciertos educativos con los centros privados católicos y sacar la enseñanza de la religión y moral católicas de los centros escolares, entre otras medidas”.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 16 Abr, 2013 11:09 pm


Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 16 Abr, 2013 11:47 pm

Peste de iusnaturalistas

Tsevan Rabtan


Avisó en twitter @Lupe_, (llegué a escribir “la simpática @Lupe”, pero luego me sonó condescendiente y decidí no incluirlo, como pueden ver) del discurso dado por el sucesor de San Pedro en el Bundestag. Se hacía la tuitera una pregunta retórica: “¿con qué se puede estar en desacuerdo?” Todos sabemos que está feo responder las preguntas retóricas, así que, en vez de hacerlo, expresaré con qué estoy de acuerdo y luego seguiré.

Sigo. Es interesante situarse en el terreno formalmente propuesto por el Sumo Pontífice: ¿hay un ámbito no religioso, más allá de los puros hechos, indiscutible, del que podamos extraer una noción de justicia, de lo que está bien o mal? Bien. Me situaré en ese terreno, pero yo lo haré de verdad, no como el vicario de Cristo, que después de comenzar el partido, cambia las reglas. ¿No me creen? Lean:

    “En consecuencia, la naturaleza podría contener en sí normas sólo si una voluntad hubiese puesto estas normas en ella.”
Es igual. Aunque hubiese prescindido de Dios, seguiría en desacuerdo. El discurso se fundamenta en un uso deliberadamente ambiguo de los términos justicia y derecho. Ratzinger (de ahora en adelante lo llamaré así, ya que se me han acabado los sinónimos) habla del derecho como equivalente o, más concretamente, como derivado de la justicia, declarando de forma reiterada que el derecho que no es justo no es derecho. Lo hace citando a San Agustín. En el texto traducido se hace decir a Ratzinger:

    “Quita el derecho y, entonces, ¿qué distingue el Estado de una gran banda de bandidos?”, dijo en cierta ocasión San Agustín
Bueno, San Agustín no dijo eso exactamente. En De Civitate Dei (Liber IV [IV]) afirma el pecador devenido en santo:

    “Remota itaque iustitia quid sunt regna nisi magna latrocinia?”

    ”¿Sin la justicia que son los reinos sino grandes latrocinios?”
Pensé, al principio, que se había producido un problema de traducción, sobre todo cuando comprobé, en una versión inglesa del mismo discurso, que se optaba por la palabra “justice”; pero no, el cambio se produce como consecuencia de la utilización por Ratzinger del término Recht, que puede (según he visto) traducirse por derecho y legislación, al igual que por justicia y razón.

“Nimm das Recht weg – was ist dann ein Staat noch anderes als eine große Räuberbande”, hat der heilige Augustinus einmal gesagt.

Me ha comentado mi particular traductora de alemán que, a pesar de la existencia de otras palabras para “justicia”, la elegida es la más natural. La traducción al español, en última instancia, no sería del todo correcta (a pesar de que también los españoles –peste de iusnaturalistas- admitimos que una acepción de derecho sea la de justicia), porque yo creo que hay un matiz trascendental que diferencia ambos términos. El derecho se refiere al conjunto de reglas aplicables, mientras que justicia es un término moral, una especie de desiderátum, en mi opinión indefinible en términos absolutos. San Agustín no habla de la “ley”, habla de la “justicia”, y por esa razón, en ese mismo pasaje cita la anécdota del pirata que reprocha a Alejandro Magno que la única diferencia entre ellos es de tamaño: él es un pirata porque es pequeño y Alejandro un emperador porque es grande. En cualquier caso, que Ratzinger cite esa obra es estupendo para ver dónde nos lleva el orador, que actúa como lobo con piel de cordero. Lo digo porque La Ciudad de Dios nos habla de un lugar en el que encontraremos la paz, la felicidad y la racionalidad, pero ese lugar no es de este mundo, sino del otro, y se basa en la obediencia no a la naturaleza, sino a Dios:

    “Quapropter ubi homo Deo non seruit, quid in eo putandum est esse iustitiae? quando quidem Deo non seruiens nullo modo potest iuste animus corpori aut humana ratio uitiis imperare. Et si in homine tali non est ulla iustitia, procul dubio nec in hominum coetu, qui ex hominibus talibus constat. Non est hic ergo iuris ille consensus, qui hominum multitudinem populum facit, cuius res dicitur esse res publica .”

    “Por cuanto allí donde el hombre no sirve a Dios, ¿qué puede haber en él de justicia? En aquéllos que no sirven a Dios en ningún modo, puede justamente el alma dominar sobre los vicios del cuerpo y la razón humana. Y si en ese hombre no hay justicia, sin duda tampoco en una comunidad de hombres como él, y de ella no se puede derivar ese acuerdo sobre el derecho que convierte en pueblo a la multitud y que llamamos república.”

    De Civitate Dei (Liber XIX [XXI])
En fin, demostrado que todos podemos citar a San Agustín (autor que nos resulta muy cercano, puesto que vivió otro default o fin de los tiempos, el del Imperio Romano), puedo continuar.

Ratzinger nos dice que los teólogos cristianos no impusieron un derecho revelado. Esto es falso, naturalmente. Sí, el derecho romano (uno de las grandes creaciones de la civilización occidental) fue parcialmente asumido, y con modificaciones, pero lo fue en la medida en que coincidía con la visión que se iba imponiendo (según se iba creando y cambiando) por las autoridades religiosas. Además, las legislaciones de los países cristianos se completaron con normas y prohibiciones destinadas a adaptar el comportamiento de la gente a la ley de Dios. No creo que sea necesario poner muchos ejemplos, pero, para que no se me acuse de inconcreto, ¿qué otra finalidad tenían las normas destinadas a lograr la conversión de los judíos o por qué se aplicaron directamente los cánones del concilio de Trento en muchos países católicos, entre ellos todos los Reinos de Felipe II? Entre esos cánones se encuentra éste:

    “CAN. I. Si alguno dijere, que el hombre se puede justificar para con Dios por sus propias obras, hechas o con solas las fuerzas de la naturaleza, o por la doctrina de la ley, sin la divina gracia adquirida por Jesucristo; sea excomulgado.”
Les aseguro que después de la excomunión pasaba algo más. Y me parece un chiste defender que la institución que tuvo por Papa a Gregorio VII buscaba un derecho basado en conceptos no revelados de racionalidad o justicia, y que haya “tomado posición contra el derecho religioso” ya desde San Pablo. En uno de sus Dictatus, Gregorio VII afirma respecto a la autoridad del Papa:

    XVIII.“Quod sententia illius a nullo debeat retractari et ipse omnium solus retractare possit”. (Que su sentencia no sea rechazada por nadie y sólo él pueda rechazar la de todos).
Alguien dirá que hay que distinguir la Iglesia de sus teólogos, como se dice que no hay que confundir los vicios y pecados de los pastores con los de la Iglesia. ¡Ah! Siempre me llama la atención la referencia permanente a la presencia del cristianismo (prácticamente hasta el siglo XX) en el nacimiento y desarrollo de todo tipo de conceptos, disciplinas e instituciones. Es un argumento literalmente abusivo. Hasta hace muy poco tiempo sólo se podía pensar en Europa, escribir en Europa, crear en Europa, siendo cristiano. Al menos formalmente cristiano. Los conceptos básicos del derecho de gentes, y aquéllos que terminarán dando lugar a lo que en el discurso papal se llama Iluminismo, se produjeron en siglos en los que cualquier sospecha de ateísmo te llevaba a la muerte, a la cárcel o al destierro. Donde no hay libertad, hay que poner en entredicho las cosas que dice y hace la gente. Y si se producen avances bajo regímenes tiránicos, suelen ser resultado de una tensión permanente de ampliación de las fronteras, pero sin traspasar demasiado el límite. Eso, en Europa, se hacía cerca de príncipes que tenían el poder suficiente como para contrariar, algo, a la Iglesia. La realidad es que la religión cristiana, como todas las religiones dominantes, trato de imponer su mensaje absoluto y las consecuencias de ese mensaje, y sólo por razones que tienen que ver con la atomización de los Estados y la carrera de armamentos, con la presencia del pasado grecolatino y con el desarrollo científico, ha ido perdiendo bazas desde aquel momento en que se convirtió en doctrina dominante.

Naturalmente, ahora la Iglesia, magistral en eso de cambiar para que todo siga igual, se ha refugiado en conceptos abstractos de naturaleza y justicia, para atacar al positivismo. Y maestra como es en la búsqueda de aliados circunstanciales, le lanza un guiño a los ecologistas, con una versión manifiestamente tan irracional como la propia. Dice el Papa:

    “Gente joven se dio cuenta que en nuestras relaciones con la naturaleza existía algo que no funcionaba; que la materia no es solamente un material para nuestro uso, sino que la tierra tiene en sí misma su dignidad y nosotros debemos seguir sus indicaciones.”
Volvemos de nuevo a lo mismo: el horror vacui, el miedo a la ignorancia, como fuente para los desvaríos. ¿Dignidad de la Tierra, indicaciones de la Tierra? Ratzinger dice que el positivismo no puede explicar la razón y que del positivismo, como explicación de hechos, no puede nacer ningún puente hacia el ethos. Imaginemos que es cierto, a pesar de resultar harto discutible, ¿por qué eso debe implicar que tengamos necesariamente que encontrar respuestas en otros lugares? Más aún, ¿por qué tienen que existir esas respuestas? ¿Por qué hay que dar ese salto irracional y derivar nuestras instituciones de una explicación sobrenatural? Porque eso es lo que hace Ratzinger, trucar la discusión. Dice que el terreno común para las fuentes del derecho, sobre todo en lo relativo a eso que llamamos derechos del hombre, es la racionalidad, pero sólo lo hace para, mediante su definición, introducir sus visiones religiosas del mundo, de la creación y del hombre. Su racionalidad no es mi racionalidad.

Yo no creo que exista una fuente inmanente de la que derive la dignidad del hombre. Más aún, no creo en la dignidad del hombre como fuente de nada. No creo que exista un derecho natural. Europa y la civilización occidental son un producto de siglos, un producto humano. Estoy conforme con que nos parezca mal y castiguemos el homicidio y la esclavitud, y con que las mujeres voten, pero lo estoy no porque aparezca grabado en palabras eternas, sino porque hemos ensayado y nos hemos equivocado, y hemos caminado hacia una sociedad que busca un equilibrio en la libertad y la paz. Y ese equilibrio se asienta en principios bien terrenales: sencillez y generalidad, búsqueda de la paz social. Sin embargo, lo que nos parece tan claro no lo fue antes. Cuando el legislador americano nos dice, hablando de Dios, que tenemos derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, no incluye en el “todos” a las mujeres o los negros. Y también en aquel momento su interpretación de lo natural remitía a Dios y a la “naturaleza” y “dignidad” del hombre. Esos conceptos sólo tienen valor por ser precisamente funcionales, eso que tanto horroriza a Ratzinger. La provisionalidad y fragilidad de nuestras construcciones jurídicas son su mayor fuerza. No habrá referencia no falsable o que no sea producto del tiempo, de la discusión y del ensayo tranquilo, que las haga tambalear si reconocemos que no tenemos por qué presuponer que haya un más allá en el que se anclen. Los conceptos absolutos son peligrosos porque son indiscutibles. Si convertimos en dogma una visión de lo racional y natural, no admitiremos otras evoluciones. Seremos dioses, como los sicilianos del Príncipe de Salina, y oprimiremos a los que piensen de otra manera.

Lo más valioso de la cultura europea es precisamente lo más adjetivo. Huyamos de lo sustantivo, el lugar de las tiranías. La libertad es una facultad, una capacidad de hacer. De las cosas que hemos pensado y hecho, se derivó una idea estupenda: pensar y actuar libremente, sometiéndonos, como ciudadanos, a leyes que nos hacían iguales. Esas leyes están construidas sobre la sencillez y la abstracción, pero están repletas de arbitrariedades admisibles porque son mejores que sus alternativas, y la muerte y la destrucción nos lo han enseñado. Y dentro de la muerte y la destrucción hay que incluir las visiones totalizadoras que llenaron los campos de Europa de sangre por cuestiones como el magisterio sobre la interpretación de la palabra de Dios.

Estoy encantado, porque no soy un memo como Dawkins, de escuchar a Ratzinger antes que a un asesino de médicos abortistas, pero no me engaña esa supuesta búsqueda de una inmanencia no religiosa, común a todos los hombres, como tampoco me engaña la entusiasta adhesión al big bang. Y para comprobar de qué habla el Pontífice basta con recordar que considera contrario a la naturaleza humana una legislación que permita el divorcio, el matrimonio homosexual, el aborto en cualquier circunstancia o la investigación con células madre. Su oposición se basa en dogmas. Por eso insiste tanto en hablar de que Europa no tiene cultura si, en la formación del derecho, no considera “otras convicciones y valores”. No, esto no es cierto. El positivismo no nos dice que alguien no influya o intente influir para que la legislación represente unos valores. No, lo que dice es que no es admisible el discurso de los que dicen que lo bueno y lo justo está ya dado, previamente dado. Y si nuestros ordenamientos se han ido haciendo rígidos en un determinado núcleo es porque le ha ido bien a la mayoría y porque ha sido bueno para los negocios. Y ese núcleo, en parte, fue anatemizado por las diversas sectas cristianas, incluyendo las mayoritarias, como la que representa el Papa. Huid, ya lo veis, de los falsos conversos.

No hay una verdad religiosa, ni biológica, ni social, que sea fuente de las reglas que nos hemos dado. Sólo hay conveniencia y adaptación razonables. Muchas personas necesitan constituciones eternas, reglas inmutables. Es comprensible. Ya lo sabían los primeros legisladores: es más práctico el tabú religioso que la simple prohibición. A personas así les termina dando igual que el avión sea una maqueta de madera. Por aquí, hace tiempo que decidimos que el avión sólo sirve, si vuela.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 07 May, 2013 5:05 am

Imagen


Máster en chanchullos por la Universidad Católica

    ● Apalabraron su llegada al Centro Príncipe Felipe con el entorno de Camps
    ● El ex jefe del Consell participó en un máster de investigación como docente
    ● La Católica de Murcia recibió 50.000 m2 de suelo público, cortesía del PP
    ● Compite con una 'empresa fantasma' por hacer un hospital en Valencia y gana

Aunque en la oferta de titulaciones de la Universidad Católica no constan estudios sobre el trato y la relación institucional con las Administraciones públicas para abrir facultades prácticamente sin coste económico, lo cierto es que lleva a cabo la tarea con unas probabilidades de éxito desconcertantes. Su expansión por un territorio es prácticamente viral y, a menudo, inicia su actividad aun sin haber recibido autorización oficial o sin haber entregado la documentación necesaria.

El último episodio del que ha tenido noticia ELMUNDO.es ocurrió durante los años 2011 y 2012, cuando se produjo un acercamiento interesado de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir (UCV) al Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) con un propósito terrible.

Terrible, ahora se sabrá por qué. En varias reuniones con los responsables del centro de distintas directivas, los representantes de la institución académica tantearon la posibilidad de establecer una colaboración permanente que permitiría a la universidad disponer libremente de parte del espacio y del equipamiento técnico del centro. Lo terrible: que era a cambio de nada. La Católica se propuso ser las alas del CIPF cuando el CIPF ya tenía la cara a un palmo del suelo.

En el convenio que se presentó, Juan Morote, como gerente de la Católica, planteaba (julio de 2012)_a la entonces directora, Rosa Valenzuela, las condiciones que regirían el acuerdo entre ambas instituciones. Más que un contrato, lo que la Católica solicitaba era la firma de una carta de privilegios. El CIPF cedería una de las torres de 540 metros cuadrados, con dos laboratorios de 250 metros cuadrados cada uno, y varios laboratorios ubicados en el sótano.

En ningún caso se especifican cantidades de arrendamiento. Esto es: la UCV iba a disponer de la novena parte del espacio total del CIPF (3 torres de 3 plantas), más las salas que quedarían a su disposición, por lo que el acceso de los investigadores del CIPF quedaría si no restringido, limitado. Además, en una cláusula especialmente llamativa —"[...] la UCV_tendrá capacidad de arrendamiento de equipos tecnológicos"— la universidad aún podría obtener beneficio del subarriendo del equipamiento tecnológico del CIPF a terceros. Tampoco se haría cargo del coste de los servicios generales (luz, agua, limpieza, seguridad...). Para esto ya estaba el CIPF.

La propuesta fracasó porque la entonces directora general del complejo, Rosa Valenzuela, calificó las cláusulas de "abusivas" y consideró que los fines de la Católica se alejaban demasiado de la estrategia que su equipo había definido. En cualquier caso, la Ley de Fundaciones impedía ofrecer suelo sin contraprestaciones. Las negociaciones continuaron, esta vez sin seguir el orden lógico, que hubiera sido escuchar las correcciones de la directora, Rosa Valenzuela, para que informara a su equipo y elevar después la propuesta y las conclusiones a Conselleria. Pero no.

La llegada de la Católica a los laboratorios del CIPF se apalabró directamente con Presidencia. Una adherencia simpática que se explica por el ideario católico que comparten el ex jefe del Consell Francisco Camps y la universidad vinculada al Arzobispado de Valencia, por la que la UCV resultó también muy beneficiada en la cesión de terrenos de titularidad pública (más de una quincena de sedes en suelo valenciano), en su disputa con el CEU y en la homologación de títulos que en un primer momento el Gobierno le denegó (Medicina). El ex presidente Camps, tras ser forzado a dimitir en julio de 2011 por su procesamiento en el caso de los trajes, del que resultó absuelto, participó como docente en un máster universitario en formación en investigación académica.

Con el relevo en la dirección (el conseller de Sanidad Luis Rosado fue destituido, y con la llegada de su recambio, Manuel Llombart, también la máxima responsable del CIPF, Rosa Valenzuela), la Católica vio el camino despejado para recuperar su ambicioso proyecto. Al frente del centro de investigación se situó Isabel Muñoz, miembro de la junta de gobierno de la Católica. Con ella se produjeron más despidos, que se sumaron a los del ERE, y aún hoy se desconoce un plan de viabilidad creíble que permita la pervivencia del que en su día fue el centro de referencia en investigación biomédica de la Comunidad Valenciana.

Según algunas fuentes, la Católica, tras ver complacido su anhelo de entrar en el CIPF con sus condiciones (una lotería ganadora sin número), su propósito sería acaparar el servicio de diagnósticos patológicos para proveer a clínicas y hospitales. Además, la UCV tiene intención de levantar un hospital en la zona de Campanar. Acudieron dos interesados a la convocatoria. La otra firma (se desconoce cuál) abandonó a última hora. Fuentes municipales del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia confirmaron a ELMUNDO.es que el nombre no se podrá consultar hasta que el expediente llegue a la mesa de contratación, siempre que el equipo de Gobierno quiera.


50.000 metros como estímulo al emprendimiento

Otro de los casos en los que la Administración benefició a la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) ocurrió en Sant Joan. El gobierno local cedió 50.000 metros cuadrados de suelo público sin contraprestaciones. Además, la UCAM pretendía ampliar su campus negociando personalmente con los propietarios de los terrenos que lindan con la parcela regalada.

También en Alicante, la Conselleria de Agricultura puso en manos de la Universidad Católica de Valencia el control de la investigación pesquera, que hasta ese momento coordinaba el Instituto Ecológico Litoral de Alicante. A pesar de que el convenio encareció los trabajos de investigación (de 54.000 a 170.000), a la UCV le resultó muy ventajoso el trato del Gobierno valenciano para conseguir créditos en uno de los títulos que acababa de incorporar a su oferta: Ciencias del Mar.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 21 May, 2013 3:02 am

Imagen


Los obispos reclaman que la Religión conserve su “dimensión evangelizadora”

La Conferencia Episcopal publica orientaciones para padres, sacerdotes y profesores tras la aprobación del proyecto de de ley que refuerza la asignatura confesional


La Conferencia Episcopal Española defiende que "la enseñanza religiosa escolar está al servicio de la evangelización", por lo que ha "de hacer presente en la escuela el saber científico, orgánico y estructurado de la fe, en igualdad académica con el resto de los demás saberes". El texto “Orientaciones pastorales para la coordinación de la familia, la parroquia y la escuela en la transmisión de la fe”, dirigido a padres, sacerdotes, catequistas y profesores de Religión, ha sido publicado hoy, apenas tres días después de que el Gobierno aprobase el proyecto de ley para reforma escolar y que el Ministerio de Educación anunciase que, con ella, la materia confesional volverá a contar para la nota media y para conseguir becas, como cualquier otra asignatura.

En el documento, los obispos defienden esa labor evangelizadora de la asignatura de Religión —"no se puede reducir a un mero tratado de religión o de ciencias de la religión, como desean algunos"—, pero también otras: la "teológica y científica del saber religioso (síntesis de la doctrina católica)", la "trascendente de la persona (sentido último de la vida)", la "humanizadora (concepción cristiana de la persona)", la "ético-moral (principios y valores)", y la "cultural e histórica (relación fe-cultura)".

En el texto, la Conferencia Episcopal se queja de "las dificultades legislativas y administrativas, la indiferencia e infravaloración por parte de padres y alumnos, y hasta el menosprecio que la enseñanza religiosa experimenta entre los conocimientos científicos y sociales". Sin embargo, con la reforma que impulsa el ministro José Ignacio Wert, los obispos van a ver realizadas sus insistentes demandas: desaparecerá de entre las asignaturas Educación para la Ciudadanía, los alumnos deberán estudiar obligatoriamente Religión o su alternativa (Valores Sociales y Cívicos en primaria y Valores Éticos en secundaria) y su nota volverá a contar para todo, incluso para obtener becas o para los procesos de admisión de alumnos. Esto último no aparece en el texto del proyecto de ley que en las próximas semanas se empezará a tramitar en el Congreso, sino que Educación se ha comprometido públicamente a establecerlo así en los reales decretos que habrán de desarrollar la ley.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 21 May, 2013 3:05 am

Imagen


Los obispos defienden la ‘Ley Wert’ y atribuyen “saber científico” a la asignatura de Religión

■ Los obispos defiende la igualdad académica de la Religión con Matemáticas o Ciencias, tal y como establece la futura 'Ley Wert'
■ Atribuyen "saber científico" a la asignatura



Los obispos españoles defienden la "igualdad académica" para la asignatura de Religión que recoge el proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros, que establece que tanto la asignatura de Religión como su alternativa --Valores Culturales y Sociales en Primaria y Valores Éticos en Secundaria-- serán evaluables y que la nota contará para la media del curso "a todos los efectos".

"Los profesores deben ser conscientes de que la enseñanza religiosa escolar ha de hacer presente en la escuela el saber científico, orgánico y estructurado de la fe, en igualdad académica con el resto de los demás saberes", señalan los prelados en el documento 'Orientaciones pastorales para la coordinación de la familia, la parroquia y la escuela en la transmisión de la fe', redactado por la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y aprobado la XCVII Asamblea Plenaria y por la última Comisión Permanente.

Además, los obispos piden una formación en principios y valores éticos o morales no solo dentro sino también "fuera de la asignatura de Religión" de forma que la cultura religiosa católica se integre "en el conjunto de las ciencias humanas" sin que llegue a confundirse con la catequesis.

Sin embargo, dicen haber constatado que en la sociedad actual la aportación de los centros de enseñanza al desarrollo personal de sus alumnos se ve "muy limitada y condicionada por otras influencias" y se encuentra con "dificultades legislativas y administrativas", con "indiferencia e infravaloración por parte de padres y alumnos" y con "menosprecio" hacia la enseñanza religiosa frente a los conocimientos científicos y sociales.

En este sentido, apuntan que, a pesar de "algunas voces discordantes sobre la presencia de la religión en la escuela", hay motivos que la autorizan como el hecho de que su aprendizaje es "necesario para comprender la civilización europea" y para discernir "adecuadamente, asimilando lo positivo y declinando lo negativo".

"Sin un conocimiento adecuado de la religión es misión imposible comprender nuestra civilización. Para conocer la filosofía, la literatura, el arte, las costumbres populares, las fiestas y los valores morales de la civilización que hemos heredado no hace falta creer en la religión católica, pero sí es preciso comprender la religión", subrayan.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 24 May, 2013 1:38 am

Dice la sartén al cazo:

Imagen


Martínez Camino acusa al PSOE de tener “poca tradición democrática”

El portavoz de la Conferencia Episcopal critica que es "totalitario" oponerse a las clases de religión


El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, ha calificado hoy de "totalitarios bajo apariencia de tolerancia" los planteamientos de los partidos, como el PSOE, que se oponen a la clase de religión, que ha calificado de "servicio democrático".

En una entrevista en la cadena Cope, Martínez Camino se refería así al rechazo de algunos grupos a que la asignatura de religión vuelva a computar en las notas medias para obtener becas."Son malas épocas y partidos con poca trayectoria democrática que se han creído con la capacidad de decidir qué tienen que pensar los ciudadanos y decir qué se enseña en la escuela porque es universal y común para todos qué se queda en la casa y en la parroquia porque es particular y privado", ha declarado.

A su juicio, considerar que la religión es algo que "no tiene que tener presencia en la plaza pública" supone "relegarla injustamente" y "cercenar" los derechos de los ciudadanos católicos y de las instituciones católicas y de la Iglesia.

Este hecho implica, según Martínez Camino, que los dirigentes políticos que se oponen "no tienen una percepción adecuada de lo que es la realidad social", porque, según ha asegurado, el 72% de los padres que llevan a sus hijos al colegio, quieren que estudien religión. Camino ha defendido que los acuerdos entre la Iglesia y el Estado en el asunto de la religión en la escuela son un derecho constitucional: "Cuando [el PSOE] dice que va a revisar estos acuerdos no quiere decir que va a quitar el derecho a los españoles quiero entender que se haría de otra manera (...) Lo otro sería retrotraernos, retrocedernos a momentos, a épocas en las que el Estado ha aptropellado el derecho fundamental de la libertad de enseñanza y de libertad religiosa", ha dicho en la entrevista refiriéndose a "una deriva ya conocida históricamente en los momentos totalitarios de Europa".

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 24 May, 2013 10:30 pm



'La Iglesia y los políticos tienen miedo porque se les cae el chiringuito'

Enrique de Castro lleva toda la vida luchando contra la pobreza en el barrio madrileño de Vallecas, a pie de calle. Ahora, un libro ('Así en la Tierra', de Marçal Sarrats) hace balance de las cuatro décadas de trabajo del conocido como 'cura rojo', que saltó de la calle a los medios hace unos años cuando el Arzobispado intentó cerrar la parroquia de San Carlos Boromeo, hoy Centro de Pastoral.

Firme en sus convicciones, su camino, dice, lo marca el Evangelio, y en muchos temas, como el aborto o el matrimonio homosexual, le ha llevado en dirección opuesta a la de la jerarquía eclesial, aunque él insiste en que no hay enfrentamiento. Cree que el nuevo Papa trae "nuevos aires" pero, dice, cambiar las cosas en la Iglesia será difícil. La respuesta, asegura, hay que buscarla en las calles.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 27 May, 2013 12:53 am



Una famosa presentadora egipcia ha dividido a la sociedad musulmana al desafiar a un imán y quitarse el velo islámico en plena entrevista en vivo. "Uso el velo por Dios y no por ti", le espetó.


Periodista egipcia se quita el velo en directo ante un imán: "Lo uso por Dios, no por ti"


La entrevista al conocido clérigo islámico fundamentalista Yousuf Badri de la periodista Riham Said en la cadena egipcia Al-Nahar TV tuvo un desenlace inesperado. Said acusó a Badri de aplicar una doble moral religiosa y de corrupción, y se quitó en medio del programa su velo islámico.

La trifulca empezó ya en el estudio antes de salir al aire. "¿Tengo que hacer esta farsa de ponerme el velo sólo para la entrevista? Fuera usted puede hablarme sin que yo me ponga el pañuelo, pero cuando los televidentes nos ven, ¿usted me quiere hacer usarlo?", le espetó la periodista al religioso.

"Quizás te quieras quedar con el hijab después del programa, ¿quién sabe?", le respondió Yousuf Badri. "Usted, en su vida diaria lidia todo el tiempo con mujeres musulmanas que no usan velo", le respondió enojada la mujer.

Cuando arrancó la emisión en directo, la periodista apareció con un pañuelo en la cabeza, pero cuando la entrevista abordó el tema de los supuestos acosos sexuales por parte de religiosos musulmanes que practican exorcismos, el tono se caldeó, el clérigo no quiso contestar y la periodista gritó: “¿Por qué no hablamos de las cosas que realmente le interesan a la gente?”

A continuación la mujer se quitó el velo y le reprochó al imán que recibiera 1.000 liras egipcias del canal por participar en la entrevista, reprochándole que “desde que comenzó la transmisión, no hizo otra cosa que atacarme". "No le pagamos para que venga a gritarme", remachó.

"O ella cambia el discurso o me voy", advirtió Yousuf Badri. "Haré cerrar el canal", amenazó luego. Sin ermbargo, la periodista no bajó el tono e insistió en que no iba a ponerse el velo de nuevo. "Estas son las personas que llevan a los medios a los tribunales. Es una pena que personas así se metan en nuestra religión. Soy yo la que se va, y no tú", fueron las últimas palabras de la periodista antes de abandonar el plató.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 29 May, 2013 8:58 pm




Los obispos prometen a los alumnos de Religión las claves contra la crisis

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha lanzado un vídeo titulado 'Una asignatura apasionante' en el que se muestra a un profesor de religión y moral católica durante el primer día de clase y a sus alumnos, que pasan de mostrarse indiferentes a prestar atención a lo que se les explica. Según indica la CEE, esta acción forma parte de una campaña dirigida especialmente a los jóvenes para que descubran que la materia de Religión es "una asignatura apasionante", tal y como dice el maestro del vídeo, que añade que es una materia que puede dar las claves para evitar crisis como la actual. Lucha religiosa contra la corrupción

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 12 Nov, 2013 3:33 am



El Arzobispado de Granada edita un libro que enseña a la mujer a ser sumisa

La autora, periodista, casada, madre de una familia numerosa y "sumisa", se cuestiona qué viene después del beso final de los cuentos y películas y recalca, según la editorial, que "ahora es el momento de aprender la obediencia leal y generosa, la sumisión"

La editorial Nuevo Inicio, una iniciativa directa del Arzobispado de Granada, ha editado un libro titulado 'Cásate y sé sumisa' de la autora italiana Costanza Miriano en el que por 16 euros se enseña la "obediencia leal y generosa, la sumisión".

La editorial Nuevo Inicio, presidida por el arzobispo de Granada, Javier Martínez, como parte de su responsabilidad en relación con la dignidad cultural de la fe, según detalla en su página web, ha editado el libro de Costanza Miriano 'Cásate y sé sumisa'.

Esta publicación, la novedad de la editorial granadina y que según adelantan algunos medios regionales Costanza entregó al Papa Francisco, inaugura una colección sobre la vida experimentada a través de los ojos de la mujer y desde la fe cristiana, según detalla el Arzobispado de Granada.

La autora, periodista, casada, madre de una familia numerosa y "sumisa", se cuestiona qué viene después del beso final de los cuentos y películas y recalca, según la editorial, que "ahora es el momento de aprender la obediencia leal y generosa, la sumisión".

El libro de la autora italiana ha sido ya líder de ventas en Italia y se inspira en la frase "esposas, estad sujetas a vuestros maridos", de san Pablo a los Efesios.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 17 Nov, 2013 9:43 pm

ONG católica envía 3.000 rosarios a las zonas afectadas por el tifón Haiyan

La ONG católica Rosarios para la Vida ha enviado 3.000 rosarios a las víctimas del tifón Haiyan que asoló varias provincias en la región central de Filipinas el pasado 8 de noviembre, informaron hoy los medios locales.


La ONG católica Rosarios para la Vida ha enviado 3.000 rosarios a las víctimas del tifón Haiyan que asoló varias provincias en la región central de Filipinas el pasado 8 de noviembre, informaron hoy los medios locales.

La Conferencia Episcopal de Filipinas señaló que los rosarios "satisfarán las necesidades espirituales" de los damnificados, al tiempo que también la ONG católica Cáritas se está movilizando para asistir en las tareas de ayuda.

El monseñor filipino Pedro Quitorio bendijo los rosarios antes de enviarlos a las islas de Leyte y Samar, las más afectadas por el desastre.

"Sabemos que a través de la oración de alguna forma sobreviviremos como personas y perseveraremos en la vida. Debemos enfatizar la dimensión espiritual a nuestra gente", afirmó William Lorenzo, portavoz de Rosarios para la Vida.

"Por supuesto que sabemos que las necesidades físicas son importantes, pero también lo es el lado espiritual de las víctimas en esta calamidad reciente", aseveró Lorenzo.

Numerosos sacerdotes y monjas participan también en la asistencia a los supervivientes en las provincias asoladas por el tifón en Filipinas, donde el 80 por ciento de sus 94 millones de habitantes se declara católico.

Según el último recuento de víctimas oficial, Haiyan causó 3.681 muertos, mientras que hay más de 10 millones de damnificados, 12.544 heridos y 1.186 desaparecidos.




Volver a “La Crispación”