Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensajepor Invitado » Mar 28 Jul, 2020 1:10 am

Imagen

La amistad íntima de Corinna Larsen con el Rey emérito se traduce en dos imputaciones

La empresaria alemana está siendo investigada por un delito de blanqueo de capitales y otro de cohecho

ESTEBAN URREIZTIETA

La decisión del juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón de reabrir la pieza separada Carol del denominado caso Tándem ha costado a la empresaria alemana Corinna Larsen su segunda imputación en un procedimiento judicial. Ya estaba imputada por un delito de blanqueo de capitales y ahora se enfrenta a una investigación por cohecho.

¿Por qué reabre el juez García Castellón la 'pieza Carol'?

El titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional ha decidido reabrir la pieza que versaba sobre las grabaciones del comisario José Manuel Villarejo a Corinna Larsen después de que la Policía Judicial haya encontrado nuevas pruebas. El primer instructor de la causa, Diego de Egea, acordó el archivo el 7 de septiembre de 2018 al no advertir indicios de delito en las conversaciones en las que la ex amiga íntima del monarca emérito explicaba al ex alto mando policial y al ex presidente de Telefónica, Juan Villalonga, los negocios ocultos de Don Juan Carlos. No en vano, destacaba que durante el periodo aludido por Corinna, el entonces jefe del Estado era inviolable. Sin embargo, la Unidad de Asuntos Internos ha entregado al juez durante los últimos meses una batería de informes, el último el 30 de abril de este año, en los que advierte del hallazgo de documentación sobre un posible encargo profesional de Corinna a Villarejo.

¿En qué consistió el encargo?

La Policía intervino en el domicilio del abogado Rafael Redondo, socio de Villarejo, un disco duro que contenía una carpeta denominada Partners que, a su vez, albergaba otra bautizada como Carol. En ella figuraban audios de reuniones de Villarejo y el propio Redondo con Corinna y una serie de documentos en formato Word que aludían a gestiones, reuniones y un apoderamiento. En una de las cintas intervenidas por los investigadores, el juez destaca que Larsen "le expone sus inquietudes respecto a una asistente personal española, quien pudiera estar filtrando información referente a su vida privada". En el marco de esta conversación, "Villarejo le recomienda a Corinna chequear las llamadas y mensajes de la asistente para saber con quién habla o a quién escribe". En este sentido, le pide que le "facilite su número de teléfono en España" porque se iba a encargar de "chequearlo". La empresaria alemana le respondió que "perfecto", porque entendía que esa información sería "muy importante". También le solicita el comisario "algún correo español para mirarlo" y le añade que dispone de "los mejores especialistas del mundo" para su supuesto espionaje. "Villarejo le ofrece a Corinna sus servicios de forma insistente", subraya el juez en el auto de reapertura.

¿A quiénes imputa el juez García Castellón en su auto?

Además de imputar a Corinna Larsen por la comisión de un supuesto delito de cohecho al contratar a un alto comisario de Policía en activo, el juez ha citado, también en calidad de investigados, al abogado Rafael Redondo -socio de Villarejo-, a quien le fue intervenida una grabación con una larga conversación con la ex amiga íntima del Rey emérito abordando la prestación de los servicios mencionados, y al ex presidente de Telefónica Juan Villalonga. Este último, subraya García Castellón, según comentan Villarejo y Corinna en las grabaciones confiscadas, pidió al ex comisario "ayudar a muerte" a la empresaria en el espionaje a su ex asistente. En otro pasaje de las conversaciones grabadas, Larsen facilita a Villarejo todos los datos que le pidió para iniciar la investigación y le dijo que podían "hacer un buen negocio" juntos.

¿Pagó Corinna Larsen a Villarejo?

Una vez descubierto el presunto encargo falta por acreditar si medió un pago, extremo que todavía está por determinar y que deberá ser concretado durante la instrucción. Sin embargo, el juez de la Audiencia Nacional estima que los elementos anteriormente descritos "justifican, cuanto menos, esclarecer si se llegó a materializar el encargo referido, en qué consistió y si se abonó cantidad o si hubo ofrecimiento o promesa de compensación". "Toda vez", añade, que tanto Corinna como el comisario José Manuel Villarejo "hablan de hechos que pudieran haberse cometido en España, como es la obtención de información a través de servidores radicados en territorio nacional (habitualmente usados por la organización investigada)", en referencia a las bases de datos de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional.

¿En qué afecta al Rey emérito la reapertura?

La pieza Carol que acaba de reabrirse no se dirige contra el Rey emérito, a pesar de que las grabaciones que la vertebran aluden constantemente a operaciones opacas supuestamente realizadas por él y nunca declaradas al fisco español. A priori, las pesquisas se van a centrar en el supuesto espionaje encargado por Corinna Larsen con la intermediación de Villalonga y si por estos servicios la empresaria germana pagó al ex alto mando policial.

¿Qué otras investigaciones siguen abiertas?

El Rey emérito está siendo investigado en estos momentos por la Fiscalía del Tribunal Supremo, al que la Fiscalía Anticorrupción ha enviado las diligencias que abrió, precisamente, a raíz de las cintas de Villarejo en relación con la adjudicación de las obras del AVE a La Meca y el reparto de comisiones que rodeó a la adjudicación a un conglomerado de empresas españolas. De manera paralela, la Fiscalía suiza mantiene abiertas otras diligencias de investigación en las que desentraña las operaciones de Don Juan Carlos en Suiza y analiza el papel de sus presuntos testaferros, Dante Canonica y Arturo Fasana, para comprobar si han participado en un delito agravado de blanqueo de capitales. Una de las principales operaciones investigadas por Suiza es la donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí a Don Juan Carlos, que éste desvió posteriormente a una cuenta de Corinna. Esta operación, instrumentada a través de la fundación panameña Lucum, nunca fue comunicada a Hacienda y, por lo tanto, no tributó los preceptivos impuestos. La Fiscalía del Supremo examina, por consiguiente, si el delito fiscal está prescrito y si realmente el pago saudí fue una donación, en cuyo caso no existiría un origen ilícito, o si por el contrario se trata de un soborno y si los movimientos de fondos posteriores pudieron ser constitutivos de un delito de blanqueo.

Avatar de Usuario
Invitada

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensajepor Invitada » Jue 30 Jul, 2020 11:13 am

Villalonga, a Villarejo tras ver a Corinna: "A quien hay que sacarle el dinero a lo bestia es a Villar Mir"

Madrid
29/07/202005

El expresidente de Telefónica y el comisario jubilado hablaron exultantes tras su primer encuentro con Corinna Larsen en Londres
La información sobre el AVE a la Meca que les dio Corinna les sirvió para trazar un plan y sacar dinero al presidente de OHL por sus presuntas "mordidas"
Juan Villalonga y José Manuel Villarejo se describen como un "equipo" de "imparables"

Un "equipo" de "artistas", "imparables" y "profesionales". Así se definían a sí mismos el comisario jubilado y encausado José Manuel Villarejo y el expresidente de Telefónica Juan Villalonga, exultantes tras su primera reunión con Corinna Larsen en Londres en el año 2015, en la que ella les había hablado de las cuentas del rey en Suiza". Cuatro horas había durado el encuentro con Corinna, que también les habló de las comisiones que presuntamente cobró el rey de empresarios por conseguir que Arabia Saudí concediera la obra del AVE a la Meca a un consorcio español liderado por OHL, la compañía presidida entonces por Juan Miguel Villar Mir.

Tras el encuentro, con esos datos, Villalonga y Villarejo no hablan de Juan Carlos I. Fijan como objetivo al expresidente de OHL: "Es acojonante. Lo de Villar Mir es... a quien hay que sacarle la pasta, a lo bestia, es a Villar Mir", le decía el expresidente de Telefónica al comisario encausado mientras se dirigían en un taxi a un restaurante italiano.

Los dos se las prometían felices mientras planeaban otro futuro encuentro con la amiga del emérito, veían "la pasta" que había en el asunto. De hecho se refieren a los "100 millones de empresas españolas y luego le devuelven la mitad...". Más allá de sacarle la pasta, no describen cómo lo van a conseguir, pero sí dejan claro que hay que hacer "lo de Villar Mir" y que lo quieren hacer a medias. Fuentes de la investigación lo entienden como un plan para extorsionar al empresario, aunque al menos por ahora no hay pruebas de que se llevara a cabo.

Villalonga, imputado

La conversación forma parte de la grabación que originó la apertura de la "pieza Carol" en junio de 2018, archivada tres meses después y reabierta este mismo lunes. La Fiscalía Anticorrupción solicitó su archivo porque en ese momento "no había indicios suficientes", pero siguió investigando esta charla y miles de horas más registradas por la grabadora de Villarejo.

Ahora estos diez minutos de compadreo pueden tener consecuencias para Juan Villalonga, que acaba de ser citado como investigado en la Audiencia Nacional el mismo día que Corinna Larsen, el 8 de septiembre. El juez le va a preguntar por su papel en la relación de Villarejo y la antigua amiga del rey Juan Carlos, a los que él presentó.

En principio, la causa se ha abierto para investigar si Corinna Larsen encargó a Villarejo que espiara a su asistenta personal. Sin embargo, igual que será difícil que se esquive el asunto de las cuentas del rey en Suiza, también lo parece que se eviten las preguntas sobre esta conversación. En ella queda claro que Villalonga no se limitó a presentar a Villarejo y a Corinna sin más. En realidad los dos se comportaron como un par de compinches que conseguían "toda la información" posible para sacarle beneficio, como siempre hacía Villarejo.

En cuanto al aparente "objetivo", el expresidente de OHL, hasta ahora no ha sido llamado a declarar ante ninguna instancia, a pesar de que durante el encuentro, Corinna Larsen le contó a Villarejo que el propio rey Juan Carlos había hablado de su comisión por el AVE a la meca con Villar Mir y de que "le pidió su parte" por mediar entre el consorcio empresarial y Arabia Saudí.

Esa parte, ha pasado de las manos de Anticorrupción a la Fiscalía del Supremo, porque toca "demasiado de cerca al rey emérito", y en caso de ser investigado, debería serlo allí.

Los "profesionales"

Sin parar de reírse, en la grabación se escucha la autosatisfacción que sienten Villarejo y Villalonga. "Somos imparables, somos imparables, Juan. Somos un equipo, ¿eh?", le dice el comisario jubilado a Villalonga. Él lo confirma, feliz por el éxito, y usa sus propios términos: "Unos artistas", "unos profesionales", aunque no aclara de qué.

Son casi las primeras palabras que se dicen al salir del encuentro con Corinna Larsen, que en palabras de Villalonga, "tiene un morbo... tiene acceso directo a Hillary Clinton".

Las risas y las exclamaciones de satisfacción son constantes entre los dos mientras repasan como ha ido el encuentro y hacen cuentas de todo lo que han sacado: "Lo de Álvaro de Orleans", primo y presunto testaferro del rey; "lo de la compañía aérea del rey"; o el intento de robo a Corinna en Mónaco, que ellos habían utilizado para impresionarla con la información propia.

Por lo que se escucha, salieron convencidos de estar bien encaminados para hacer negocio y contaban con tener más encuentros, y haberlos, los hubo, al menos entre Villarejo y la empresaria alemana. De una de esas citas posteriores, cuya grabación ha sido aportada a la causa este mismo año, se desprenden los indicios de que ella contrató al comisario, dueño de una empresa de detectives, para que vigilara a su asistenta personal en España.

Las precauciones de un espía

En su camino hacia el taxi, Villarejo hizo gala ante su acompañante de sus conocimientos como "espía" y le contó las precauciones que había tomado antes del encuentro. Según se le oye decir, primero se "había ido a un hotel, y luego a otro"; había apagado los teléfonos durante la reunión; y además, el día anterior había dado una vuelta por la zona para ver si había algo raro, por si Corinna estaba "controlada".

Lo que no le dice Villarejo en ningún momento a su aparente "colega" Juan Villalonga, es que llevaba una grabadora en marcha, que registró las cuatro horas de charla con Corinna y también lo que se dijeron entre ambos. Apenas fueron diez minutos, pero colocan al expresidente de Telefónica en una situación, cuanto menos, comprometida.

Villarejo y Villalonga no se verán las caras en la Audiencia Nacional, porque el juez ha citado al excomisario para el 7 de septiembre y a Villalonga para el 8. Está por ver si Corinna aparece y si lo hace en persona o por videoconferencia, como hará diez días después en un juicio contra Villarejo abierto por una demanda por calumnias del exdirector del CNI, Félix Sanz Roldán.

En esa ocasión, Corinna está citada como testigo de Villarejo, ya que en su primer encuentro le contó que la había amenazado.

https://www.niusdiario.es/nacional/trib ... 45263.html

Avatar de Usuario
Invitado

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensajepor Invitado » Sab 01 Ago, 2020 3:21 am

Imagen


CORINNA / JUAN VILLALONGA
PASTA DE VILLAR MIR, CHANTAJE, MENTIRAS Y CINTAS DE VILLAREJO

El ex presidente de Telefónica puso en contacto a Corinna con el comisario. Los tres tendrán que declarar en septiembre y aunque Villalonga niega cualquier complicidad con Villarejo se le escucha decir: “A Villar Mir hay que sacarle la pasta a lo bestia”. El nexo es su esposa fotógrafa

EDURNE URRETA


Cuentan que en una de las fotos que Corinna Larsen (50) encargó a la mujer de Juan Villalonga (67) la polémica amiga del Rey Juan Carlosaparecía posando con un elefante -¿vivo?-, en referencia burlona al fatídico accidente de Botsuana, principio del fin del reinado de Juan Carlos I, hoy cuestionado por las revelaciones de la entrañable amiga al comisario Villarejo en una grabación en la que también estaba presente Villalonga.

El ex presidente de Telefónica, protagonista de la vida social y económica de este país durante el aznarismo, vive desde hace varios años a caballo entre Londres y Montecarlo junto a su tercera mujer, la baronesa alemana Vanessa von Zitzewitz (44), y su hijo pequeño, Rodrigo, de 9 años. Salpicado por el escándalo de las stock options (se enriqueció utilizando información privilegiada gracias a su cargo) abandonó España y se embarcó en otras aventuras empresariales y también amorosas.

Su discreta vida de millonario desaparecido del mundanal ruido ha saltado por los aires cuando su nombre ha vuelto a aparecer vinculado al turbio comisario Villarejo y a Corinna Larsen. Los tres han sido citados a declarar en septiembre por el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que ha reabierto la pieza Carol, donde se investigan los audios del comisario Villarejo con la ex amiga del Rey Juan Carlos en donde Corinna desgrana lindezas como que el Rey Juan Carlos tiene una maquina de contar billetes o que su afán por el oro y los diamantes es casi insaciable.

Villalonga aparece en las grabaciones de la conversación que mantuvieron los tres en Londres en junio de 2015. En ellas Corinna muestra -en un sorprendente español para los que la conocen: "Apenas chapurreaba 'café por favor' y esas cosas..."- su temor a que el Rey Juan Carlos la utilizara por ejemplo como testaferro con un terreno en Marrakech.

Imagen
Juan Villalonga y su mujer, Vanessa von Zitzewitz en 2010.

El juez de la Audiencia Nacional le preguntará a Villalonga por su papel en la relación de Villarejo y Corinna, a quienes presentó, mientras que la comisionista alemana tendrá que responder si encargó a Villarejo espiar a una de sus empleadas, una ex asistente personal española de la que sospechaba que filtraba información sobre su vida privada. Corinna dice que quería frenar los ataques que atribuía al CNI para minar su prestigio y recurrió a Villalonga, que está casado con una de sus mejores amigas. Vanessa von Zitzewitz es alemana, como Corinna, y es su fotógrafa de cabecera. Suyas son las fotos que ilustraron las entrevistas que la ex amiga del Rey Juan Carlos concedió a EL MUNDO y a ¡Hola! en 2013, después de que estallara el escándalo de la cacería de Botsuana y los españoles descubrieran su existencia ligada a la del Monarca.

Imagen
Villalonga y Adriana Abascal, si segunda mujer.

TRES MUJERES, 7 HIJOS Y MILLONES
Villalonga siempre quiso ser el número uno en todo y durante un tiempo lo logró. Siempre tuvo una gran capacidad de liderazgo y supo rodearse de influyentes amigos. José María Aznar, a quien conoció en el colegio, fue uno de ellos. Durante su Gobierno fue nombrado consejero delegado de Telefónica. Corría el año 1996 y antes había pasado por JP Morgan y por McKinsey en Estados Unidos. Durante su gestión al frente de Telefónica privatizó la compañía y creó un gran grupo multimedia, pero también cobró sustanciosos bonos. En julio de 2000 abandonó la compañía con una millonaria indemnización tras salir a la luz el escándalo de las stock options (opciones para la compra de acciones) donde se vieron implicados directivos de Telefónica que ganaron 500 millones. Su vida sentimental también ha sido azarosa. Villalonga se ha casado tres veces. Con su primera mujer, Concha Tallada, amiga de Ana Botella, tuvo tres hijos. En 1998 la dejó por la mexicana Adriana Abascal, tuvo otros tres hijos. Tras el divorcio llegó la alemama Vanessa von Zitzewitz, madre de su hijo pequeño, Rodrigo.


Corinna no es la única persona conocida retratada por Von Zitzewitz. Charlene de Mónaco, Carla Bruni y George Clooney han posado también para ella, así como el propio Rey Juan Carlos, con quien coincidió hace 18 años en una cacería en Italia. Los caballos del emir de Qatar también han sido fotografiados por la baronesa, que está muy introducida en los ambientes cataríes.

FLECHAZO EN GSTAAD

Villalonga y Von Zitzewitz se casaron en septiembre de 2010 en una íntima ceremonia en Mónaco a la que solo asistieron los más cercanos de la pareja. Se conocieron en una fiesta en Gstaad sólo unos meses antes. Villalonga debió sentirse fascinado por la rubia aristócrata alemana porque le pidió que se casara con él casi de inmediato.

La fotógrafa se convirtió en su tercera mujer tras Concha Tallada, gran amiga de Ana Botella, y la mexicana Adriana Abascal, la viuda del multimillonario Tigre Azcárraga, dueño de Televisa. Un mes después de la boda, Villalonga presentó a su flamante esposa en Madrid. Fue en el cumpleaños de Montse Fraile, la mujer de José María García. Desde entonces, la pareja no se ha prodigado mucho por España, donde Villalonga acabó defenestrado tras haber reinado en los años 90 como empresario y directivo y haber engrosado sus bolsillos con millonarias indemnizaciones.

"Villalonga era dios, tenía muchísimo poder y estaba en todos los fregados, como Villarejo, que en esa época ya hacía encarguitos fuera del sistema y lo resolvía todo. Aunque Villalonga lo niegue, es imposible que no se conocieran", asegura una persona que ha seguido la trayectoria del ex presidente de Telefónica a lo largo de los años.

En una de las conversaciones grabadas por el comisario se detecta el compadreo existente entre ambos. La grabación se produjo después del primer encuentro de Villarejo y Corinna y en ella Villalonga hace referencia a Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL, encargada de las obras del AVE a la Meca. "Es acojonante. Lo de Villar Mir es... a quien hay que sacarle la pasta, a lo bestia, es a Villar Mir", se le oye decir al ex presidente de Telefónica en tono jocoso. Villalonga tendrá que dar cuenta de esta y de otras conversaciones con el turbio Villarejo quien, muy a su pesar, le ha vuelto a poner de actualidad en España.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 1 DE AGOSTO DE 2020




Volver a “La Casa Real”