ABSOLUCION A MARTINEZ INGLES POR INJURIAS CONTRA LA CORONA

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21993
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Dom 17 Feb, 2013 2:16 am

DISCULPAD QUISE DECIR QUE LA MONARQUIA ESPANOLA AUN TIENE UN 54% de apoyo de los espanoles

Avatar de Usuario
yt

Mensajepor yt » Dom 17 Feb, 2013 3:53 am



Suspendido el juicio contra el coronel Amadeo Martínez Inglés

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21993
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Dom 17 Feb, 2013 8:59 am

Lo que mas me ha desanimado de ese video es que, no se ve a ningun grupo de republicanos apoyando a Martinez Ingles en la puerta de la Audencia Nacional. Los de la prensa...? Esos siempre estan en todas partes.

GRACIAS yt por colgarnos el video.
Un abrazo,
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 21 Feb, 2013 4:14 am

El juez amenaza con detener a Martínez Inglés si no va al juicio

El fiscal pide una condena de 1 año y 3 meses de prisión para el excoronel por injurias al rey. Se basa en un artículo titulado"¿Porqué te callas ahora?", a propósito del caso Urdangarin


[imageleft]Imagen[/imageleft]El juez Central de lo Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrrubia, ha advertido al coronel retirado Amadeo Martínez Inglés, quien se enfrenta a un año y tres meses de cárcel por un delito de injurias al rey, de que será detenido si el próximo 12 de marzo no se presenta al juicio que se celebrará en este tribunal, informaron fuentes jurídicas.

Martínez Inglés fue citado el pasado día 13 de febrero para ser juzgado, aunque por un error en la notificación se presentó en la sede que la Audiencia Nacional tiene en la calle Prim de Madrid, en lugar de en el edificio de la calle Goya, en el que se iba a celebrar el juicio.

Tras aplazar la vista oral, el titular del Juzgado Central de lo Penal ha señalado el 12 de marzo como nueva fecha para su celebración y ha advertido al acusado de que, si no acude a la sede judicial, dictará una orden de arresto en su contra.

Martínez Inglés, que acudió a la cita en la Audiencia el pasado 13 de febrero vestido con el uniforme militar de paracaidista y con una chapa con la bandera republicana en la solapa, aprovechó para criticar a los jueces. "Se creen que soy un terrorista", señaló Martínez Inglés antes de tildar de "parodia" la acusación. "Ahora me dicen que es en la calle Goya, que me han mandado un telegrama hace dos semanas. Esta gente me quiere torear", apuntó.

El escrito provisional de acusación de la fiscal Carmen Monfort sostiene que la publicación de Martínez Inglés, que apareció el 12 de diciembre de 2011 en el periódico digital 'Canarias semanal', tenía el propósito de "menoscabar y dañar el prestigio de la más alta representación del Estado".

El artículo, que llevaba por título '¿Por qué te callas ahora?', criticaba la actuación del rey ante las actividades que se le imputan a su yerno, el duque de Palma, Iñaki Urdangarín, en el marco del 'caso Nóos'.

En el texto Martínez Inglés acusaba al rey de creer "provenir del testículo derecho del emperador Carlomagno" cuando en realidad lo hace "de la pérfida bocamanga del genocida Franco". Aseguraba que Juan Carlos I es el "último representante en España de la banda de borrachos, puteros, idiotas, descerebrados, cabrones, ninfómanas, vagos y maleantes que a lo largo de los siglos han conformado la foránea estirpe real borbónica" y le reprochaba su silencio ante las actividades del duque de Palma.

"Háblanos de todas las irregularidades y presuntos delitos cometidos por tu regia persona", pedía el coronel que advertía al Rey que "a todo cerdo le llega su San Martín". "A ti, y a toda tu familia y parentela más o menos cercana de enchufados, vagos y maleantes de toda laya, parece ser que está a punto de llegaros", agregaba.

Tras declarar como imputado ante el juez Ismael Moreno, el 17 de abril de 2012, Martínez Inglés señaló que su intención no era injuriar al monarca sino expresar sus "críticas a la dinastía borbónica en general". "Contra el Rey no tengo nada a título personal", aseguró.

En una entrevista con Público, el excoronel ha destacado que "el rey no puede quedar como un señor ejemplar y demócrata".

Avatar de Usuario
carne cruda

Mensajepor carne cruda » Jue 21 Feb, 2013 4:15 am



Carne Cruda 2.0 (19/02/13): "la caída de la Monarquía es cuestión de tiempo"
El coronel Amadeo Martínez Inglés, imputado por un delito de injurias a la Corona, visita la carnicería para hablar de sus problemas con la Monarquía y el Partido Popular. Además, os ofrecemos una entrevista acústica con The Godfathers, de gira por España y a punto de sacar nuevo disco. Y, de postre, nuevo episodio de "Compañeros"

Avatar de Usuario
AMI

Mensajepor AMI » Mar 05 Mar, 2013 6:38 am

Imagen


Reflexiones en torno a los eufemismos y la princesa Corinna
CORONEL AMADEO MARTÍNEZ INGLÉS: LA AMIGA ENTRAÑABLE


En este país, estimados amigos, somos especialistas en no llamar a las cosas (y a las personas) por su nombre, en jugar al equívoco, en usar y abusar de los eufemismos hasta extremos increíbles y ridículos. Así, por ejemplo, en los últimos tiempos, los españoles en general y los periodistas, tertulianos y dirigentes políticos en particular, en el colmo de la sumisión a lo políticamente correcto, nos hemos puesto de acuerdo en llamar “monarca” a un elitista cazador de elefantes por cuenta ajena; “profesional”, a una señora, también de rancio abolengo, con cuernos perpetuos; “duque”, a un chorizo institucional de larga mano; “infanta”, a una tontita que no se enteraba de nada pero ponía el cazo; “secretario de las infantas” a un orondo y risueño conseguidor regio; “conde”, a un abúlico testaferro, también regio; “ex tesorero”, a un bribón coge taxis de cuello blanco; “sobrecogedor”, a todo político inmerso en apócrifos listados de dinero negro partidario…



Y también, y de acuerdo con nuestro deprimido lenguaje social en el que la cobardía intelectual tiene gran peso especifico, los habitantes de este nuevo protectorado europeo denominado en la actualidad Merkelandia (antes, según la época, Celtiberia, Iberia, Hispania, Califato Cordobés, España, Borbonia…), nos hemos permitido calificar una y otra vez como “falso, salvo algunas cosas” a lo presuntamente muy veraz; como “cierto” a lo previamente manipulado; como “contrato en diferido y simulado” a lo que no deja de ser un descarado chantaje; como “indiscutible mayoría absoluta” a lo que a todas luces es una encubierta dictadura neoliberal; como “necesarios recortes” a las tajantes ordenes del nuevo Tercer Reich económico alemán… Sin olvidarnos del renuente trágala político consistente en llamar “Estado de las Autonomías” al demencial e ingobernable guirigay taifal, presuntamente federal, en el que a día de hoy nos ahogamos casi todos los ciudadanos españoles.


Y no para ahí la cosa porque, dejando de lado la sabiduría popular de siglos pasados, los que ahora malvivimos en la antes boyante, y ahora reseca, piel de toro ibérica, no nos sonrojamos en absoluto cuando llamamos “amiga”, “amiga íntima”, amiga entrañable”, compañera de caza”, “acompañante regia” o “asesora estratégica”, a una señora de muy buen ver, extranjera ella, a la que nuestros antepasados, los vasallos borbónicos de toda la vida, no se hubieran cortado un pelo en cargarle el nada honroso sambenito popular de “querida”, “amante”, “favorita”, “mantenida regia”, concubina e, incluso, el a todas luces feo y detestable de “barragana”.


Pero, amigos, así somos en este país. Tenemos una forma de ser y de hablar muy peculiar, utilizamos a mansalva la perífrasis y los eufemismos para enmascarar nuestro miedo y nuestro ancestral servilismo ante el poderoso. Ahora bien, a mí, que como escritor no tendría por qué molestarme para nada la libertad de expresión y el puro decir de cada quisqui, lo que más me desagrada (y por eso protesto) de todo este tinglado parabólico nacional es lo que acabo de mentar: el miedo, el miedo insuperable, el pánico (tanto personal como colectivo) de amplísimas capas de la sociedad española a enfrentarse al poderoso, al que gobierna, al famoso, al que tiene la sartén por el mango… que todavía en el presente, a comienzos del siglo XXI, sigue instalado, grabado a fuego, en el alma, teóricamente valerosa, de un pueblo como el español. Un pueblo, que si hacemos caso a la historia, conquistó medio mundo esparciendo por doquier cultura y esperanza y que en estos momentos se debate entre la pobreza, la sumisión y la ruina de los valores morales e intelectuales que fueron el motor de su valía histórica ¡Da pena de verdad, amigos!


Pero, y ya termino esta pequeña digresión personal sobre la actualidad que cubre la penosa realidad española ¿Por qué no nos rebelamos los españoles ante este lamentable estado de cosas? ¿A qué viene tanto miedo? ¿Qué tememos los ciudadanos de este país para arrastrarnos permanentemente ante el poderoso que desprecia y arruina nuestras vidas? ¿A un jefe del Estado cojo, lisiado, golferas, acabado, desprestigiado, enfermo, en permanente estado de revisión médica en el “taller” biológico (al que quizá ya esté unido con carácter permanente), que tuvo que pedir perdón por sus pecados al pueblo español (no al cardenal Rouco) y al que todo el mundo, incluidos los sorprendidos embajadores que presentan sus cartas credenciales esbozando una sonrisa ante su juego de muletas previo al besamanos, mira ya con una mezcla de compasión y deseo de que abandone cuanto antes su personal vía crucis? ¿Al presidente Rajoy, a punto de ser desahuciado de su vivienda oficial, con un partido cogido in fraganti cuando se repartía el botín del ladrillo, con una secretaria general que le ha salido tartamuda, con la espada de “Barcenocles” permanentemente sobre su cabeza (y la de todos los españoles) y que se pone como un flan en cuanto su aparato inmunológico le avisa de que la señora Merkel está cerca?


¡Venga ya, amigos, a ponernos las pilas y a reaccionar cuanto antes que la cosa está fea y el futuro más negro que la boca de un lobo estepario! Empecemos a llamar a las cosas, y a las persona, por su nombre, sin miedo alguno. El miedo no es una rareza, es algo consustancial con el ser humano pero muy fácil de canjear por el valor, estado anímico mucho más placentero y que rinde bastantes más beneficios morales y espirituales; aunque, todo hay que decirlo, en la mayoría de los casos muy pocos materiales.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21993
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Mar 05 Mar, 2013 1:31 pm

1 MILLON DE GRACIAS AMI por siempre colgarnos las opiniones de este ex-coronel,Martinez Ingles. A su edad,este ex- coronel deberia saber que nadie se va a mover en Espana por la III Republica. Es increible que este Sr. Martinez Ingles no este aun informado que todas las encuestas casi un 54% de los espanoles encuestados,prefieren la monarquia de Juan Carlos I con Corinna,Urdangarin y toda la plebe de la llamada familia ireal o familia real.

No hay mas que ver,como aplauden a la Sofi cuando sale en publico. Mientras los 2 partidos politicos mayoriatarios prefieran las cosas como estan poco podran hacer los espanoles. Bastantes problemas tienen tantas familias espanolas que no solo pierden sus puestos de trabajo y tambien sus casas. Ya sabemos el eslogan mas o menos: "...son Borbones y los Borbones todos han sidos muy mujeriegos..."

Un abrazo,
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 12 Mar, 2013 4:31 pm

Imagen

El coronel acusado de injurias al Rey: "Se creen que soy un terrorista y tengo más categoría que ellos"

Amadeo Martínez Inglés ha sido acusado de un delito de injurias a la Corona por un artículo en el diario Canarias Semanal titulado "¿Por qué te callas ahora?" en el que criticaba la postura del Rey en el caso Urdangarín.

El coronel Amadeo Martínez Inglés, acusado de un delito de injurias a la Corona, se enfrentará el próximo martes en la Audiencia Nacional a una petición de la Fiscalía de un año y tres meses de prisión por un artículo en el que criticaba la postura del Rey en la investigación judicial sobre Iñaki Urdangarin. El juicio fue suspendido el pasado 13 de febrero por la incomparecencia del acusado, después de que Martínez Inglés se presentara en la sede de la Audiencia Nacional de la calle Prim dispuesto a acudir a la vista, pero allí le informaran que estaba prevista en otras dependencias de este tribunal en la calle Goya.

El coronel informó a los medios de que en su citación figuraba la sede de la calle Prim y de que, al no tratarse de un error suyo, no acudiría al juicio. En declaraciones a los periodistas, Martínez Inglés criticó el sistema judicial español y añadió que no estaba dispuesto a participar en él.

"Ahora me dicen que es en la calle Goya, que me han mandado un telegrama hace dos semanas, es que esta gente me quiere torear. Se creen que soy un terrorista, yo, anda, soy un coronel que tiene mucha categoría, más que ellos", dijo el coronel.

Tras este episodio, el juicio al militar por un delito de calumnias e injurias contra la Corona se celebrará el próximo martes a las 11.30 horas en la sede de la Audiencia Nacional de la calle Goya.

En el escrito de acusación, la fiscal, que pide un año y tres meses de prisión, se limita a reproducir el contenido del artículo publicado el 12 de diciembre de 2011 en el periódico digital Canarias-Semanal, escrito, según el ministerio público, "con el propósito de menoscabar y dañar el prestigio de la más alta representación del Estado". En el artículo, titulado "¿Por qué te callas ahora?", el coronel criticaba la postura del Rey sobre la investigación del supuesto desvío de dinero público del Instituto Nóos, que presidió Iñaki Urdangarin. "¿Por qué callas ahora? ¿Por qué no hablas, y cuanto antes, a los españoles? Primero ¡faltaría más! de las andanzas presuntamente delictivas de tu deportivo yerno, ese caradura integral que se ha valido de su matrimonio y de la impunidad casi absoluta de que ha gozado hasta ahora la llamada familia real española para apropiarse de millones de euros del erario público", afirmaba en el artículo, informa Efe.

En abril de 2012, el coronel declaró al juez instructor que no tenía "nada en contra" del Rey y su intención no era la de injuriarlo, sino que desde hace años ha venido manifestando su postura crítica "con toda la dinastía borbónica", amparándose en la libertad de expresión. El coronel, que está separado del servicio desde 1990, entró en 2004 en la catedral de la Almudena sin invitación el día de la boda de los Príncipes de Asturias ataviado con el uniforme militar de gala.

El coronel Martínez Inglés vuelve a plantar al juez y es juzgado en ausencia

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 14 Mar, 2013 3:45 am

Imagen

La Fiscalía dice que criticar que el Rey asista a la Fórmula 1 en un avión militar no tiene "reproche penal"


El coronel retirado Amadeo Martínez Inglés es juzgado en ausencia


El coronel retirado Amadeo Martínez Inglés ha sido juzgado este martes en ausencia por el Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional porque no reconoce al tribunal por un delito de injurias a la Corona que habría cometido, según la Fiscalía, tras haber escrito un artículo calificando de "despreciable" a la Familia Real.

Durante el juicio oral celebrado esta mañana que ha quedado visto para sentencia, la fiscal Carmen Monfort ha sostenido que la publicación de Martínez Inglés, que apareció el 12 de diciembre de 2011 en el periódico digital 'Canarias semanal', pone de manifiesto que "concurren todos los requisitos" para condenar al acusado a una pena de un año y tres meses de cárcel porque en el escrito, a su juicio, hay "ánimo" de menospreciar y menoscabar la dignidad y la fama del Rey.

El artículo, que llevaba por título '¿Por qué te callas ahora?', criticaba la actuación del Rey ante las actividades que se le imputan a su yerno, el duque de Palma, Iñaki Urdangarín, en el marco del 'caso Nóos', así como que el Jefe del Estado hubiera acudido a un gran premio de Fórmula 1 utilizando un avión militar. Para la Fiscalía, las críticas hacia estos hechos no tienen "reproche penal".

Pero en el texto Martínez Inglés también acusaba al Rey de creer "provenir del testículo derecho del emperador Carlomagno" cuando en realidad lo hace "de la pérfida bocamanga del genocida Franco" y aseguraba que Don Juan Carlos es el "último representante en España de la banda de borrachos, puteros, idiotas, descerebrados, cabrones, ninfómanas, vagos y maleantes que a lo largo de los siglos han conformado la foránea estirpe real borbónica" y le reprochaba su silencio ante las actividades del duque de Palma.

"Háblanos de todas las irregularidades y presuntos delitos cometidos por tu regia persona", pedía el coronel en el articulo que advertía al Rey que "a todo cerdo le llega su San Martín". "A ti, y a toda tu familia y parentela más o menos cercana de enchufados, vagos y maleantes de toda laya, parece ser que está a punto de llegaros", agregaba.

Ante este tipo de afirmaciones, el Ministerio Público ha considerado "evidente" el ánimo de injuriar al Rey. Monfort ha añadido que "no puede escribir nadie como quiera" ni mucho menos "insultar" a través de los medios de comunicación, frente al hecho de que Martínez Inglés se ampara en el derecho a la libertad de expresión. "Nunca se ampara el derecho al insulto", ha agregado.

Según el Ministerio Fiscal, el Rey "puede y debe" convivir con ciertas críticas ligadas a su condición de Jefe del Estado. Sin embargo, "lo que no debe soportar" es "epítetos y palabras altamente ofensivas" de alguien que se ampara en el derecho a la libertad de expresión. "No necesitaba insultar", ha opinado la fiscal, para poner de manifiesto que está a favor de la República y en contra de la Monarquía, de lo que se desprende una intención "evidente" de menospreciar al Rey y a la Institución.

La Fiscalía ha afirmado que Martínez Inglés tampoco puede ampararse en que el artículo es fruto de un "arrebato" porque, en su opinión, la elaboración del texto requiere su tiempo para meditarlo y prepararlo.

En cuanto a los delitos como malversación de caudales públicos o alta traición contra el Estado que, según la Fiscalía, Martínez Inglés atribuía al Rey en su escrito, Monfort ha explicado que el coronel retirado es una "persona instruida, de lo cual incluso alardea", motivo por el cual la Fiscalía considera que "no desconoce la Constitución" que decreta la inviolabilidad del Monarca.

Por su parte, la abogada defensora de Martínez Inglés ha pedido la libre absolución de su cliente al considerar que "no hay razones suficientes" para condenarle por un delito de calumnias e injurias contra la Corona.

Así, la letrada ha basado su defensa en que el artículo de Martínez Inglés contiene razonamientos antes publicados en su libro 'Juan Carlos I, el último borbón' y en otros muchos de autores diversos. "Se basa en fuentes publicadas y de dominio público", ha destacado.

Asimismo, la defensa ha esgrimido que Martínez Inglés utiliza la palabra "presunto" a lo largo de todo el texto, que la actuación ha sido "única y exclusivamente como historiador y periodista" y ha denunciado el "tremendo proteccionismo" que, a su juicio, "existe en España con la Casa del Rey". Para la letrada defensora, el coronel retirado ha actuado dentro del derecho a la libertad de expresión, aunque "si bien no ha usado un lenguaje educado y elegante".


DECLARACIONES A LOS MEDIOS

Martínez Inglés ha explicado a los medios de comunicación que esperaban a las puertas de la Audiencia Nacional que se ha personado en el juzgado, una vez más vestido de uniforme, porque le habían citado y "por respeto más que nada a la justicia", aunque "no a estos jueces". Así, ha adelantado que si finalmente la sentencia es condenatoria, la recurrirá al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que, a su juicio, "con toda seguridad" le dará la razón.

"He llegado aquí. Me he presentado al juez, a la secretaria y quería que entrara ya directamente a la vista, pero me he negado en redondo. Les he dicho que yo no he cometido ningún delito", ha relatado, al tiempo que ha denunciado que "por un mero artículo de cuatro páginas que lo único que hace es refundir" lo que viene "años y años diciendo" le encausan. "¿Por qué? Ellos sabrán", ha destacado.

Así, Martínez Inglés ha insistido en que, "a parte de militar de militar y coronel", es un "escritor que tiene derecho a la libertad de expresión". "Es lo que he hecho al escribir ese artículo famoso de '¿Por qué te callas?'."En ese artículo ni injurio ni calumnio al Rey. El Rey se calumnia e injuria solito. Yo lo único que cuento es las cosas que ha hecho el Rey y las cosas que están en la calle que lo sabe todo el mundo por los medios de comunicación", ha enfatizado.

"Que si lo de Urdangarin, que si lo de Corinna, que si lo del 23-F, que si etcétera, etcétera, etcétera. Yo soy el mensajero, el que ha contado las cosas, el historiador, el investigador. Por eso me he negado en redondo. Yo no me siento en ningún banquillo de los acusados. Yo no he cometido ningún delito", ha destacado, al tiempo que ha aseverado que no reconoce al tribunal.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 21 Mar, 2013 4:45 pm

Imagen

Amadeo Martínez Inglés fue juzgado en ausencia
Condenan a una multa de 6.500 euros un coronel por injurias graves a la Corona

  • La Audiencia Nacional asegura que su artículo contenía injurias innecesarias
  • Afirma que exceden la libertad de expresión y atentan a su honor
  • Rechazar la monarquía -dice- no supone 'vilipendiar al Rey hasta la desmesura'

La Audiencia Nacional ha condenado a una multa de 6.480 euros al coronel Amadeo Martínez Inglés por un delito de injurias graves contra la Corona, cometidas en un artículo en el que criticaba, según el tribunal, con una "desmesura" innecesaria que incluía epítetos despectivos como "cabrón, putero y borracho".

El coronel está separado del servicio desde 1990 y fue juzgado en ausencia el pasado 12 de marzo después de que, vestido con un uniforme militar, abandonara la vista alegando que es inocente, dado que le ampara la libertad de expresión.

El juzgado de lo penal de la Audiencia considera en la sentencia que en el artículo publicado el 12 de diciembre de 2011 en el diario digital 'Canarias Semanal' "se vierten expresiones" injuriosas que son innecesarias "para la finalidad perseguida de crítica".

La sentencia señala que el autor dirige al Rey descalificaciones personales, y que aunque su defensa alegó que se refería a la dinastía borbónica en general, "es evidente que la intención del autor del artículo era referirse al actual monarca". "Pese al rodeo lingüístico empleado es clarísimo, hasta para el lector menos avisado", que se está refiriendo a Don Juan Carlos, señala la sentencia.

La defensa de Martínez Inglés se amparaba en la libertad de expresión y el tribunal entiende que para manifestar el rechazo a la monarquía no es necesario "vilipendiar al Rey hasta la desmesura".


'El Rey, como todos, tiene derecho al honor'

El coronel acusaba al Rey de ser "el representante en España de la banda de borrachos, idiotas, descerebrados, cabrones, vagos y maleantes", y en el que aseguraba que proviene "de la pérfida bocamanga del genocida Franco".

La sentencia recalca que el coronel emplea términos que "son desmesurados respecto del legítimo objeto de la crítica perseguida". "El Rey, como cualquier otro cargo público, tiene los mismos derechos que cualquier otro ciudadano español, es decir, que se respete su derecho al honor, que afecta al núcleo último de la dignidad de toda persona", añade.

En consecuencia, el tribunal condena al ex militar por injurias graves a la Corona, a la pena de doce meses de multa con cuota de 18 euros diarios, es decir, a un total de 6.480 euros, además del pago de las costas.

Martínez Inglés ha protagonizado otras polémicas. En el año 2003 fue llevado a juicio por participar en una manifestación contra la guerra de Irak vestido de uniforme y al año siguiente fue expulsado de la catedral de la Almudena tras colarse en la boda de los príncipes de Asturias.

Avatar de Usuario
sentencia

Mensajepor sentencia » Sab 23 Mar, 2013 2:26 am


Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 13 Abr, 2013 10:24 pm

CORONEL MARTÍNEZ INGLÉS: LA LOGÍSTICA DE DAVID

Amadeo Martínez Inglés.


Estimados amigos, compañeros, republicanos, demócratas y ciudadanos en general de esta doliente España de la corrupción, el pelotazo, la morosidad sobrevenida, la partitocracia, la transición de nunca acabar, el escarche, la mayoría absoluta del indolente Rajoy y el reinado del divino cazador de elefantes (y señoras de buen ver), señor Borbón (de los Borbones de toda la vida, desgraciadamente):


Dice un refrán español muy popular que "En la guerra, como en el amor, todo vale" y aunque modernamente se le están poniendo ya algunos reparos éticos y morales a tan sabio proceder (eso tan generalmente admitido de que "El fin no justifica los medios" con sus despreciables derivadas perseguidas hoy con ahínco por el TPI: crímenes de guerra y de lesa humanidad), la realidad es que en mi particular caso, estando como estoy inmerso en una dura guerra sin cuartel contra la obsoleta y ridícula monarquía española (que ahora nos enteramos de que, como el divino Bárcenas, tenía y, seguramente tiene, cuentas secretas en Suiza) y contra el inmenso poder del aparato represor de este Estado fallido postfranquista en el que todavía malvivimos los españoles, no me queda más remedio que dejarme de bobadas operativas y de timideces personales y tratar de concitar a mi alrededor toda clase de apoyos necesarios y suficientes para conseguir la victoria final. La lucha promete ser larga, enconada, el enemigo, es cierto, está débil, cansado y herido pero por eso mismo resulta más peligroso, y sería estúpido por mi parte que, además de planificar y dirigir las operaciones, pretendiera encargarme yo solito también de la logística y las vituallas y las pagara exclusivamente de mi bolsillo. Un encanto de estratega y de general en jefe para cualquier ejército que se precie pero alejado de la realidad crematística del momento.


Hace ya algunos días, en mi último artículo redactado en la presente Semana Santa, me permití recordar al respecto una famosa cita de Napoleón: "Las guerras se ganan con dinero, dinero y dinero". Y es cierto, aunque modernamente los estrategas militares hayamos completado y matizado la reflexión con esta otra: "Las guerras modernas se ganan con logística, logística y logística". Y así es. En cualquier operación importante un ejército enmienda en pocas horas y casi sin coste estratégico cualquier error táctico. Un error estratégico cuesta mucho más tiempo y esfuerzo corregir y casi siempre con importantes daños colaterales pero no invalida al cien por cien el éxito de la acción. Sin embargo, un grave error logístico y del perfecto cálculo de las necesidades de todo tipo que se deben poner a disposición de las tropas, desemboca en muy pocas jornadas en un desastre operativo total.


En la peculiar guerra en la que en estos momentos, querámoslo o no, estamos inmersos los republicanos españoles en general (esto ya no tiene vuelta atrás, amigos, o ellos o nosotros. La historia de España debe hablar y pronto) el enemigo Goliat (el cojo Goliat, para entendernos) dispone de un numeroso Ejército (soldados, alabarderos, funcionarios, guardias, mayordomos, estiralevitas, pelotas, camareros, amigas entrañables, limpiaescopetas, mecánicos de cadera… etc, etc) pero sobre todo, y esto es lo más importante, maneja una abundante logística pecuniaria (ocho millones y medio de euros en mano y más de quinientos en especie, además de los presupuestos generales del Estado que están en bloque a su servicio). En estos momentos, su osado oponente de primera línea, el pequeño y temerario David de la pluma y de la espada (a mí que me registren), que acaba de recibir un enorme y estéril zarpazo de fiera herida por parte de la vanguardia judicial del antes poderoso monarca del yerno de oro, sólo dispone de lo que lleva puesto, de su moderno uniforme de combate, de su moral de victoria inasequible al desaliento, de su fiel y mortífera honda y de una magra logística de supervivencia. Urge, pues, que entre todos los combatientes republicanos que nos aprestamos a la lucha final, le consigamos los pertrechos logísticos que necesita para aguantar la acometida y, si es posible, para renovar su honda y sus pétreos proyectiles con el fin de que de un certero golpe final pueda tumbar cuanto antes a nuestro común enemigo.


Me dejo de retórica, amigos. Ahí va la cuenta corriente que muchos compañeros y amigos me habéis pedido. Solo estará abierta hasta alcanzar la cantidad de euros necesarios para aguantar la acometida de la fiera judicial monárquica. Es decir, hasta el momento, ocho mil quinientos. Después, vosotros decidiréis. Y, por supuesto, la transparencia será máxima y los números a disposición de cualquiera que quiera saber sobre ellos.


Bankia 2038 2259 57 6000493143


Un abrazo, amigos. Y os diré un secreto. Sin logística, también se puede ganar. Hace ya muchos años que un tal Viriato lo demostró.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21993
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Sab 13 Abr, 2013 10:45 pm

Pobre ex-coroner Martinez Ingles.! Tan ingenuo es que cree que hay AUTENTICOS REPUBLICANOS EN ESPANA.? Los republicanos espanoles se pasaron al "juancarlismosrepublicacos." Confio que le ayuden a pagar su multa,Sr. Martinez Ingles. Yo estoy muy lejos para aportarle unos cuantos dolares,me costaria mas el envio que la aportacion que pudiera hacerle.Los bancos en Australia,cargan mucho por cualquier dinero que se envie al extranjero.

Siento curiosidad por saber la opinion que tiene el Sr. Trevijano de las opiniones de Martinez Ingles. Desde que el cura,dejo callao al Sr. Trevijano en 1 entrevista,no he vuelto a ver mas al Sr. Trevijano en entrevistas.

GRACIA Invitado por colgar el mensaje.
Saludos,
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 13 Abr, 2013 11:02 pm

El coronel condenado por insultar al Rey de España

ELTIEMPO.COM habló con el oficial (r.) que fue sentenciado por injurias graves contra la Corona.


“Sí, tú, último representante en España de la banda de borrachos, idiotas, descerebrados, cabrones, vagos y maleantes que a lo largo de los siglos han conformado la foránea estirpe real borbónica”.

Este es uno de los apartes de una columna que el coronel (r.) Amadeo Martínez Inglés publicó el 12 de diciembre del 2011 en el diario digital ‘Canarias Semanal’, en España, en la que se refirió no solo al rey Juan Carlos de España sino a los borbones, y que desató la ira de la Corona.

Estas frases, al igual que otras como “rey sin par que crees provenir del testículo derecho del emperador Carlomagno”, llevó a que la Audiencia Nacional española lo acabe de condenar a pagar 6.480 euros (unos 15 millones de pesos) por “injurias graves contra la Corona”. Para el juez José María Vásquez Honrubia, la libertad de expresión “no puede ponderarse como más o menos prevalente frente al honor de la Corona”, señala el fallo, expedido el 14 de marzo pasado y conocido por este diario.

Así las cosas, a sus 77 años, este veterano de guerra español, exalto mando franquista, pero separado de esa fuerza, se ratifica en esta entrevista con ELTIEMPO.COM de lo que escribió sobre la monarquía. Cuenta que denunció al rey Juan Carlos por su actuación en el fallido golpe de Estado del 23 de febrero (23-F) de 1981, en el que los militares se tomaron el Congreso e insiste en que el rey está “caduco” y “desprestigiado”.


¿Cómo fue el proceso de la demanda? ¿Cuándo se enteró de que existía?

El proceso de la demanda fue inusual y con intenciones aviesas y de intimidación personal por parte del Gobierno. No se dieron cuenta desde el principio que yo soy un veterano militar con experiencia de guerra y habituado a resolver dramáticos momentos personales. Me enteré de la misma, casi tres meses después de que el fiscal general del Estado ordenara abrir el procedimiento y la puesta en escena fue, como le digo, ridícula e infantil: dos coches patrulla de la policía llegaron a mi domicilio, con afán de amedrentarme, y cuatro agentes subieron por las escaleras profiriendo gritos y preguntando a los vecinos donde vivía el denunciado. No les abrí la puerta ni les hice el menor caso, aunque mi esposa se llevó, lógicamente, un buen susto. En aquellos momentos, recordé aquello tan conocido de “la democracia y el lechero” ¡Menuda democracia tenemos desgraciadamente en España! Se fueron después de alarmar a todo el mundo pero al día siguiente se volvieron a estacionar los mismos automóviles a la puerta de mi casa hasta que, después de verme entrar, subieron al piso a entregarme la citación judicial que portaban.


¿Por qué publicó la columna? ¿En algún momento pensó que le podría traer problemas?

Además de coronel del Ejército español separado del servicio activo, en la actualidad soy escritor, historiador y periodista. En esa fecha acababa de saltar a la opinión pública española un caso flagrante de corrupción en el entorno de la familia real, el protagonizado por el yerno del rey, Iñaki Urdangarín, duque de Palma. (Lea sobre la imputación a la infanta Cristina por el caso Nóos)

El enojo de la sociedad española tanto con el susodicho personaje defraudador como con la familia real en su conjunto era grande en aquellos momentos y la prensa lo reflejaba a diario. Yo en mi columna solo puse mi granito de arena aunque, debo reconocerlo, con un lenguaje bronco e, incluso, impertinente, pero nunca eché mano de la calumnia ni la injuria personal. Mis epítetos iban dirigidos contra la dinastía borbónica en su conjunto donde históricamente han proliferado reyes y reinas sin la más mínima cualidad moral o ética. En la columna volví a señalar los presuntos delitos cometidos que yo he investigado durante casi 30 años y que he puesto repetidas veces en conocimiento. Nunca pensé de todas formas que el Gobierno español o la Corona fueran a reaccionar contra mi persona pasando por encima de mi derecho a la libertad de expresión.


¿Va a pagar la suma por la cual fue condenado? ¿De dónde va a sacar los recursos para ellos? ¿Va a apelar de la decisión para que una segunda instancia revise la decisión?

Sí, por supuesto, voy a recurrir la sentencia y llegaré si es preciso hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos pues la libertad de expresión es sagrada, es un derecho protegido por la legislación internacional y por la carta de Naciones Unidas y recogido en las legislaciones básicas de los Estados democráticos y de Derecho. Si no me queda otro remedio antes de que el citado tribunal europeo se pronuncie, pagaré la cuantía de la sentencia (6.480 euros) pero, afortunadamente, el movimiento republicano actual es muy fuerte en España, la monarquía está cada día que pasa más desprestigiada, y lo más probable es que esa importante cantidad de dinero sea sufragada, en todo o en parte, por un gran número de ciudadanos españoles que aspiran a un pronto cambio político en este país.


¿Se ratifica en lo dicho en esa columna? ¿Por qué?

Sí, me ratifico en todo lo que expuse en su día en la famosa columna. Porque, como le decía en una pregunta anterior, dejando de lado la forma bronca e irrespetuosa empleada (no conviene olvidar que el artículo fue redactado para ser publicado en Internet) sólo dije en él verdades y denuncias contra el rey de España que, como historiador, ya había publicado en varios libros y centenares de columnas y trabajos periodísticos. En esta ocasión, sin embargo, el Gobierno del Partido Popular (casi, casi, extrema derecha), que acababa de obtener una mayoría absoluta en el Parlamento, estaba muy crecido, exultante de poder, y arremetió contra mi persona, equivocadamente, pienso yo, para tratar de apoyar a un rey desprestigiado y ya caduco al que le quedan muy pocos años, por no decir meses, de aferrarse a su poltrona regia.


¿Es la primera vez que es condenado por la justicia española por sus posturas hacia la Corona? ¿Tiene más procesos por sus posturas?

Esta es la única vez que he sido condenado por la justicia española. Yo soy un militar de Estado Mayor, con multitud de diplomas y estudios españoles y extranjeros, veterano de la guerra de Ifni (Marruecos 1958). Mis problemas con el Gobierno (no con la Corona) comenzaron en el año 1989 cuando formulé una propuesta nacional para erradicar el servicio militar obligatorio en España, puesto que no servía para tener un Ejército plenamente operativo y costaba la vida de doscientos reclutas al año en accidentes y suicidios. Solamente por presentar esta propuesta, salida de mis estudios profesionales, la cúpula militar del momento, todavía franquista de extrema derecha, me encarceló durante cinco meses y me pasó a retiro. Algo increíble en una nación europea y teóricamente democrática, pero cierto. Ante este descomunal ataque a mi persona, y a punto de ascender a general, tuve que reciclarme como escritor y periodista.


Usted pidió al Congreso que se indagara al Rey por sus actuaciones en el 23-F. ¿Qué ha pasado con esa denuncia?

Yo he investigado el 23-F durante casi treinta años y publicado sobre este tema cuatro libros, el primero de ellos en 1994 con el título de ‘La transición vigilada’. Después, títulos como ‘23-F El golpe que nunca existió’, ‘Juan Carlos I, el último Borbón’ y el último ‘La Conspiración de mayo’ en el que saco a la luz pública toda la trama golpista de la época.

Los dos últimos, con los títulos de ‘El rey que no amaba a los elefantes’ y ‘La Conjura de mayo’ están colgados en Internet, de descarga gratuita. La denuncia ante el Congreso, después de cinco intentos, fue aceptada a trámite hace ahora casi tres años pero sigue “en estudio y tramitación” hasta cuando Dios o los arruinados ciudadanos de este país queramos…


Llama la atención que en la sentencia se le cuestiona que asistió vestido de militar al juicio. ¿Por qué lo hizo? ¿No era una manera de provocar al juez de la Audiencia? También, su defensa insistió en que en su columna no se refería al Rey. ¿Se mantiene en esa postura?

Yo soy en la actualidad un coronel del Ejército español con todos los derechos, incluido el de vestir el uniforme militar, aunque esté separado del servicio activo. A la derecha española (el Partido Popular) le incomoda la mera existencia de un alto militar progresista y demócrata que, además, escribe y arrastra voluntades políticas y sociales. A raíz de mi separación del servicio activo ya intentaron que yo nunca más me vistiera el uniforme. Y en el año 2003, cuando yo me sumé en Madrid, con mi uniforme de coronel, a una macro manifestación ciudadana contra la ilegal invasión de Irak por parte del presidente Bush, me llevaron a los tribunales por uso indebido del uniforme reglamentario. Gané la demanda y el juez falló a mi favor resaltando una vez más que yo era un militar que tenía todo el derecho a salir a la calle vestido con mi uniforme.

Ahora, con motivo de la querella por mi columna, el juez (dirigido obviamente por el poder) ha pretendido de nuevo que yo no vistiera el uniforme, a lo que me he negado en redondo. Y acudí a la vista (a la que no entré y no me senté en el banquillo) vestido con el uniforme mimético de combate de los paracaidistas españoles. Mi abogada tiene razón cuando dice que yo no calumnié ni injurié directamente al rey. Mis duras acusaciones en la columna periodística iban dirigidas contra la dinastía borbónica en su conjunto.


A pesar de que tenía una carrera exitosa, ¿cree que sus posturas echaron al traste sus aspiraciones a ascender en la línea de mando?

Antes que ascender a general y meterme para el resto de mi vida profesional en un despacho a leer el periódico y degustar decenas de cafés en charlas con los compañeros de generalato (que es desgraciadamente a lo que se dedican preferentemente los altos mandos del Ejército español donde no abundan las unidades operativas de combate) preferí luchar para modernizar y democratizar ese Ejército profesionalizándolo y dotándolo de modernas Unidades. Me atacaron con saña los propios mandos que se beneficiaban de los 200 mil reclutas que acudían anualmente a filas, a los que convertían en sus lacayos, en sus esclavos. Tuve que abandonar el Ejército y mi carrera pero al final logré lo que me proponía: el Gobierno en el año 1996 quitó el servicio militar obligatorio y profesionalizó las FAS españolas. Todavía estoy esperando recibir algún agradecimiento, por vía oficial, a mi sacrificio.


Sus detractores aseguran que usted fue militar en la época del franquismo, que tanto cuestiona públicamente. También, se le critica sus palabras contra el Rey, cuando él es el jefe de las Fuerzas Armadas. ¿Qué piensa de estos cuestionamientos?

Sí, yo presté mis servicios en el Ejército de Franco porque cuando yo ingresé en él no había otro en España. Siempre he sido una persona respetuosa con la democracia, la libertad y el Estado de derecho pero en los años 50, 60 y 70 tuve que dedicarme en cuerpo y alma a mi profesión comenzando por una guerra y siguiendo con multitud de estudios, cursos y estancia en las mejores unidades de combate: paracaidistas y nómadas del desierto. El rey, es el jefe supremo de los Ejércitos españoles de una forma totalmente protocolaria. Ese cargo, ajeno al de jefe del Estado a título de rey, le fue concedido por el dictador Franco a título personal. Si me permite la descarada expresión: por “deseo testicular” de un autócrata, sin ninguna apoyatura ética, legítima o de deseo del pueblo. Por eso, para mí su magistratura carece de valor.


¿Cuál cree que es el futuro de la monarquía en España?

La monarquía española no tiene futuro. Está acabada. Va a morir por sus errores, sus corruptelas, su inanidad, su desvergüenza, su falta de legitimidad inicial, su ineptitud, su extemporaneidad… y porque el pueblo español ha perdido en los últimos años el miedo ancestral al Ejército y ahora quiere el verdadero cambio que no se pudo producir a la muerte del dictador Franco. La corrupción del caso Urdangarín ha sido solo la gota que ha colmado el vaso pero algunos llevamos muchos años luchando para que se conocieran los presuntos delitos y el abuso de poder continuo que ha cometido un rey como Juan Carlos I, que será con toda probabilidad “el último Borbón”.

ANDRÉS GARIBELLO
REDACCIÓN ELTIEMPO.COM

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21993
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Sab 13 Abr, 2013 11:35 pm

No se,no se, Sr. Martinez Ingles. Tengo entendido que el Tribunal Europeo,basa sus casos en la Constitucion del Pais en cuestion. La Constitucion espanola no le favorecera a usted, tal y como esta aprobada por 1 mayoria de espanoles. Si la memoria me es fiel,tanto el abogado-juez
de doble nacionalidad,australiana-britanica,Geoffrey Robertson,como Cherie Booth, se han quejados por lo dificil que es representar a 1 cliente,cuando 1 pais como Inglaterra,NO TIENE CONSTITUCION.




Volver a “La Casa Real”