TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 19229
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Lun 06 Ago, 2018 3:06 am

Ya salio el lector de Umbral de abogado de diablo y como siempe: sin colaborar en el foro mas que con la obsesion que tiene con Assia. No conoci ni a la duquesa de Medina Sidonia; ni conozco a su viuda. Solo tengo amistad con la guia del palacio. DEFIENDO QUE NO SE TOQUE EL TESTAMENTO QUE HIZO LA DUQUESA ROJA. QUE TODO SU ARCHIVO Y TODA LA RIQUEZA QUE HAY EN EL PALACIO QUEDE EN SANLUCAR DE BARRAMEDA DENTRO DEL PALACIO. ESO TAMBIEN LO HA DEFENDIDO ALMUDENA LA GRANDES Y 1 ESCRITOR JEREZANO. BONALD...? NO RECUERDO SU NOMBRE. ADMIRE A LA DUQUESA ROJA QUE FUERA A LA CARCEL SIN NINGUN PRIVILEGIO CON OTRAS PRESAS. Y COMO LA DUQUESA ROJA, ERA ANTI-FRANQUISTA, LA ADMIRE PERO NO LE LAMIE NUNCA EL CULO.Eso, nunca ha sido, ni es, ni sera mi estilo.

LA DUQUESA ROJA NO ROBO NUNCA AL ARCA PUBLICA, AL CONTRARIO, PAGO ESTUDIOS A HIJOS DE OBREROS DE SANLUCAR.PERO ESTA CANALLA, DEFIENDE A LOS EMERITOS QUE HAN HECHO 1 GRAN FORTUNA A COSTA DE LOS ESPANOLES. ATACA A LETIZIA SIN TON NI SON SOLO PORQUE ES ''LA NIETA DEL TAXISTA'' MEJOR NO SEGUI.

Avatar de Usuario
Invitado

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Lun 06 Ago, 2018 2:45 pm

Assia escribió:LA CHATA era gran aficionada taurina. Elena es ''iletrada taurina'
LA CHATA ERA SIMPATICA Y CADA VEZ QUE EL PUEBLO LLANO GRITABA: '' AHI VA LA CHATA,'' LA CHATA SE PARABA Y SONREIA A LOS ESPANOLES.


La Chata fue el mayor puton que conocio la monarquia española en una de las etapas mas caoticas y corruptas de nuestra historia. Una friki completa tu Chatita.


Imagen

La reina española cuya sexualidad desatada casi nos lleva al abismo

Su tiempo es el preludio de la descomposición de España, que advierte nítidamente de la presencia del mal y la corrupción moral arraigada de manera natural en la clase dirigente


Una infancia desatendida, unos padres a distancia sideral de las emociones más básicas que una criatura necesita; esto es, afecto, atención, referencias, apoyo, seguridad, etc., configuraron toda una declaración de intenciones sobre la crónica de un desastre anunciado. Su vida, la de Isabel II de España, comienza con un 'crescendo' galopante, casi infinito, hacia un vacío de afectos en el que superada la nubilidad y un matrimonio arreglado con un hombre que por su dudosa correspondencia y múltiples carencias en el territorio de lo masculino, no podía dar respuesta a una mujer exigente en la demanda de lo razonable. Pudiera ser que este desaguisado de matrimonio metido con calzador dejase aparecer una sexualidad desatada que la condujera al abismo, en el que la nada abraza a los huérfanos cual encantadora de serpientes de oficio avanzado.

En la sacra catedral del imperio de la historia, con su peculiar temporizador, un desperfecto en este espectacular escenario llamado vida puede pasar desapercibido; pero para un pueblo que vivía en la miseria más absoluta, la vida disoluta, la pompa y la indiferencia de la Corte hacia sus necesidades, no son nunca una buena carta de presentación.

A veces, la realidad es un canto a la energía cuando un pueblo está motivado y tiene el apoyo de sus gobernantes; de no ser así, la pérdida de esperanza se convierte en una melancolía patológica que puede ser vasta y crear resentimientos.

El tiempo de Isabel II es el preludio a la par que una nota fúnebre más, en la descomposición de España, que advierte nítidamente de la presencia del mal y la corrupción moral arraigada de manera natural en la clase dirigente, que con menoscabo y desprecio absoluto hacia la miseria instalada en el país –como si de una costra asumida con resignación se tratara-– pareciera un germen de una de desintegración difícil de embridar. Con ella, España vive un momento excepcional por lo caótico, y por las funestas maneras que apunta hacia el futuro. Sin duda, la proyección de una nación sin luz para ser guiada, ni para apaciguar un porvenir cada vez más decadente, en el que una intensidad desgarradora apunta hacia un callejón sin salida, sin halo alguno de esperanza, como el tiempo siguiente vino a demostrar.

Imagen

Revueltas en un país entretenido

En aquel tiempo, campesinos desarraigados y escupidos de sus tierras, jornaleros en paro, braceros que más bien parecían espectros, algunos avezados analfabetos que aspiraban al saber, y que no querían ser políticamente domesticados, comienzan a configurar una masa crítica que intenta cambiar el orden establecido.

Los caprichos de la torpe reina, que cambiaba de amantes a velocidad de vértigo, quedarán para la posteridad reflejados en anécdotas muy jugosas y coplas sin parangón dignas del ingenio de las muy ilustres comparsas de chirigotas gaditanas.

Cuando la agitación cobra visos de acabar a estacazos, las juntas revolucionarias y el general Prim por un lado, y las tropas afectas a la reina por otro, se lían en la batalla de Alcolea montándola parda. Ella, ajena a las cosas de la doméstica política, estaba en San Sebastián tomando una merluza a la koxkera regada con txakoli de Getaria, caldo al que era muy aficionada y cuya generosa ingesta le ocasionaba a veces, literalmente, algunos quebraderos de cabeza. De ella decía el papa Pio Nono, que era una puta muy piadosa. Un poco osado el purpurado para lo que debería de ser un más que obligado y sutil lenguaje diplomático, además del respeto debido a cualquier meretriz, aunque ésta porte una corona.
En este periodo, el ruido de sables se hizo notable, y de entre sus conmilitone hay que destacra las tres figuras del reparto de aquel convulso momento. Narváez y su fuerte sentido de Estado y responsabilidad institucional le llevaron a menudo a enfrentarse con la misma monarquía para salvarla de sus dislates. Sin embargo, el uniformado con mayor sentido de Estado, pragmático y con unas ideas de estados de tiralíneas fue O'Donnell. De Espartero, solo cabe decir que era un hombre de buena voluntad y escasas entendederas, amparado en su ampuloso uniforme de sastrería y una genitalidad rebosante de testosterona.

Pero ocurrían muchas cosas y en cascada. España nunca ha sido un país aburrido.


Incompetentes repartiéndose el gobierno

Para entonces, las juntas revolucionarias triunfaron y se lo creyeron. Donde hubo incrédulos, hubo fusilamientos muy convincentes, o palos aderezados con salsa de demagogia. Pero Prim, que era un hacha, les convenció para que entregaran la “artillería “y así en un periquete quedaron desmovilizadas las masas. Una vez conjugado y conjurado el susto de un lio monumental; las promesas del generalato y los lenguaraces políticos se diluyeron como agua de borrajas. Pero para aquel momento, la temperamental reina había puesto pies en polvorosa hacia Francia.

Las promesas de una república quedaban diluidas y la vuelta a los cuarteles de invierno del hambre, y las desgarradoras injusticias de siempre se volvían a hacer patentes. La estrechez de miras de la clase política impedía un salto cualitativo a la nación, que por una mera cuestión empírica, experiencia aparte, debería de haberse convertido en sabia y juiciosa. Pero no fue así una vez más. Aspirar a un futuro de adelantados, a una nación en vanguardia de la exploración, seguiría siendo poco menos que una quimera.

La época Isabelina es un clarísimo exponente de cómo una incompetente camarilla de políticos irresponsables se reparten el desgobierno –vía turnismo– de la nación, mientras nuevas tendencias políticas asoman inquietantes en el horizonte social pidiendo derechos. Entretanto, el lujo suntuario de la arrogancia se convierte en insulto hacia la gente condenada a la precariedad e incertidumbre cotidiana, algo que a juzgar por las actuales circunstancias, parece tener eco en el tiempo.

La historia de España es un reflejo de cómo se puede involucionar tras haber puesto picas en los cuatro puntos cardinales. En vez de buscar dotar de conocimiento y formación al personal, se dificulta el acceso de éste, a esos pagos donde campa la exclusividad, y en vez de concebir un país donde la cultura, que es la madre paridora de genios y oportunidades, se busca estupidizar al respetable para hacerlo más manipulable y necio. Quizás haya de ser así, y tengamos que vivir una ficción cuya trama nos parezca aceptable, tragando como los faquires el sable hasta la empuñadura.

El caso es que ninguna de las Cortes europeas tenía demasiado interés en meterse en el indefinido potaje español. Mas el astuto Prim tenía un as en la manga y se trajo de Italia a un demócrata formal y serio con intención de hacer reformas en la constitución y adaptarla a los nuevos tiempos. Pero las fuerzas reaccionarias eran muy poderosas.
Se le hizo el vacío, o directamente, la vida imposible. Era un tío educado, de visión avanzada y abierto al diálogo. Prim era su respaldo, pero a este preclaro general unos emboscados le endosaron una sinfonía de trabucos de muy oscura investigación, obligándole a cruzar el umbral antes de tiempo. Se cree que el autor intelectual, Antonio María de Orleans, duque de Montpensier, fue el principal sospechoso de instigar el crimen, aunque a Prim le sobraran los enemigos.

Los hombres de confianza Montpensier y del general Serrano –otro de los sospechosos– , que le sucedería en el gobierno, cayeron presos en pocos días, y de más de una veintena de hombres, siete de ellos fallecerían en prisión tras practicarles unos interrogatorios bastante cuestionables, y otra docena, morirían después de manera harto misteriosa.

Desamparado de la tutela de este brillante militar y acreditado estratega, a la par que conspirador conspicuo y sagaz; este fugaz rey de origen italiano, hastiado de intentar organizar lo que más parecía una corrala que un país serio, hizo las maletas y tomó las de Villa Diego; no sin antes pronunciar una sentencia premonitoria y un diagnóstico demoledor de esta extraña España. Si al menos fueran extranjeros los enemigos de España, todavía. Pero no. Todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra, agravan y perpetúan los males de la nación, son españoles.

Vida y muerte en el solar patrio

Isabel II, una mezcla de alquimia de inocencia y candidez, pagaría cara su ineptitud política. El enconamiento de los carlistas hacia su egregia majestad por su condición femenina, básicamente, y su obligado exilio tras el empuje de la revolución de La Gloriosa, no menoscaban logros obtenidos durante su reinado por algunos competentes ministros, que además de en su bolsillo, también pensaban en España, lo cual no deja de ser un valor añadido.

Sus logros: la instalación del ferrocarril, actuar como fulcro moderador de la ascensión de la burguesía en su pugna contra el acantilado inmovilista de la aristocracia, la habilidad manipuladora de la corrala patria , el postre que daba a sus amantes con galones para sedarlos de sus aspiraciones febriles de poder y el furor uterino que dispensaba generosamente entre advenedizos, arribistas y amantes puntuales; diseñan el gran fresco del 'perpetuum mobile' de este peculiar 'solar patrio', en el que los liberales echan un pulso a la Corona y la ponen contra las cuerdas.

Tras una afección respiratoria, aparentemente breve e indolora, esta mujer de proporciones no cuantificables, a distancia de prejuicios y estereotipos, se relajó profundamente en la mecedora de su casa parisina, para afrontar el último gran paso hacia un destino incierto, tras vivir una vida intensa y dejar la imagen de la Corona en un lugar discutible.

Como decía Marilyn Monroe, las desilusiones te hacen abrir los ojos y cerrar el corazón. Quizás esto fue lo que le ocurrió a esta reina mitad humanidad, mitad frivolidad.

Mientras una silenciosa desesperación se abría paso lenta e inexorablemente hacia una nueva España condenada a un parto con fórceps, La Gloriosa fue una breve ficción con la inconsistencia de un sueño, como aquella verdad que es como una manta que te deja los pies fríos.

Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 19229
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Lun 06 Ago, 2018 5:52 pm

Ay, ayyyy que malita estoy de historia. Gracias por recordarme eso de que LA CHATA fue reina de Espana. No lo sabia. Crei que LA CHATA solo fue Princesa de Asturias dos veces y fue su hermano Alfonso XII el que fue el rey de Espana. Pues si tu estas en lo cierto, pobre Infanta Elena! que la Rigalt la coparo con LA CHATA. Gracias por tu informacion historica. Siempre se aprende ''historia'' en este foro.

PD: Perdona que no hayas leido tu mensaje, es que como el Reverendo Pastor Cesar Vidal, me desperte para tomarme 1 vaso de leche.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 19229
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Lun 06 Ago, 2018 6:21 pm

Otro grave error mio: LA CHATA ERA ISABEL II O ERA HIJA DE ISABEL II.? Como hay ''muchos historiadores y solo hay 1 historia,'' no se si el historiador que yo lei, es de esos muchos hitoriadores. Segun lei, LA CHATA tenia 79 anos cuando se proclamo la II REPUBLICA y fue a la unica Borbon que el gobierno de la II Reoublica no quiso que LA CHATA se exiliara. La CHATA SE EXILIO Y MURIO EN 1 CONVENTO CREO, QUE A LOS 80 ANOS DE EDAD. De todas maneras, esa Carmecinta Rigalt hizo muy mal con comparar a la Infanta Elena con LA CHATA. Me voy a la cama con 1 libro hasta que me quede dormida. BUENOS DIAS ATODOS.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 19229
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Mar 07 Ago, 2018 2:24 am

Me he pasado por GOOGLE: teclear: LA CHATA enciclopedia libre, no es como tu dices Invitado. Segun GOOGLE y su enciclopedia libre, LA CHATA fue como la biografia que yo lei hace anos. De todas formas, insisto, que la Rigalt tuvo muy poco tacto encomparar a la Infanta Elena con LA CHATA.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 19229
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Mar 07 Ago, 2018 5:01 am

'' ROMANCE: LA CHATA EN LOS TOROS'' Recitado por Rafael Duyos.(GOOGLE) Como la grabacion es muy antigua busque la lirica de ese Romance y la encontre.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 19229
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Mié 08 Ago, 2018 10:47 am

'' LA CHATA FUE EL MAYOR PUTON QUE CONOCIO LA MONARQUIA ESPANOLA'' Donde leistes eso, lector de Umbral.? No sabia yo que Umbral fuera historiador. El libro de Umbral: '' LORCA, POETA MALDITO'' es para tirarlo a la basura. De que te sirves presumir y humillar a gente con eso: '' HABLAMOS EN ANDALUZ PERO ESCRIBIMOS EN CASTELLANO'' De que te sirve escribir en castellano si en ''TOITA TU VIA'' no has leido mas que la revista cotilla: PRONTO.? Por lo menos, deberias de haber pedido disculpas a los lectores de este foro por ese ERROR TAN GRANDE QUE HAS COMETIDO. Pero eso nunca lo has hecho porque eres 1 soberbio, 1 envidioso y con 1 corazon lleno de odio contra mi, que nunca he tenido ni un si ,ni un no, ni contigo ni con tu familia politica. SIMPLEMENTE DE LA NOCHE A LA MANANA DEJARON DE EXISTIR PARA MI TODOS VOSOTROS. Ese ha sido, es, y sera siempre mi estilo: cuando me hacen dano, ya estan muertos todos pra mi, sin dimes y diretes. LA CHATA NUNCA FUE REINA DE ESPANA.

Avatar de Usuario
Invitado

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Mié 08 Ago, 2018 1:37 pm

Assia escribió:'' LA CHATA FUE EL MAYOR PUTON QUE CONOCIO LA MONARQUIA ESPANOLA'' Donde leistes eso, lector de Umbral.? No sabia yo que Umbral fuera historiador. El libro de Umbral: '' LORCA, POETA MALDITO'' es para tirarlo a la basura. De que te sirves presumir y humillar a gente con eso: '' HABLAMOS EN ANDALUZ PERO ESCRIBIMOS EN CASTELLANO'' De que te sirve escribir en castellano si en ''TOITA TU VIA'' no has leido mas que la revista cotilla: PRONTO.? Por lo menos, deberias de haber pedido disculpas a los lectores de este foro por ese ERROR TAN GRANDE QUE HAS COMETIDO. Pero eso nunca lo has hecho porque eres 1 soberbio, 1 envidioso y con 1 corazon lleno de odio contra mi, que nunca he tenido ni un si ,ni un no, ni contigo ni con tu familia politica. SIMPLEMENTE DE LA NOCHE A LA MANANA DEJARON DE EXISTIR PARA MI TODOS VOSOTROS. Ese ha sido, es, y sera siempre mi estilo: cuando me hacen dano, ya estan muertos todos pra mi, sin dimes y diretes. LA CHATA NUNCA FUE REINA DE ESPANA.


Y tienes razon Assia, me he quedado de pasta de boniato al leer lo que ha puesto invitado sobre "la Chata" , que no era la reina Isabel II, era su hija mayor que tambien se llamava Isabel, pero la llamaban La Chata y por cierto era muy querida.
Saludos al foro.

Avatar de Usuario
Invitado

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 07 Oct, 2018 3:38 am

Imagen
Charles Aznavour, de joven, marcándose un baile con Edith Piaf.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

CHARLES AZNAVOUR
EL HOMBRE QUE SUFRIÓ A EDITH PIAF




Morir Aznavour y renacer la canción francesa ha sido todo uno. No digo que haya merecido la pena esa muerte, pero ya puestos, no está de más un revival. De Aznavour siempre decíamos lo mismo. Que era canijo y romántico, currante y vividor. Y sobre todo, genéticamente armenio. En mi vida solo he conocido a dos personas armenias. Una de ellas era Charles Aznavour, que nació en París pero traía los genes de Asia Menor. La otra persona es Lilit Manukyan, una concursante de Pasapalabra, que llevaba siete años residiendo en España cuando se presentó al concurso y lo ganó al completar el rosco. Lilit llamó la atención de los espectadores por su dominio de la lengua castellana. La única palabra que se le resistió fue sobaco. Lilit solo conocía axila.

En cuanto a Charles Aznavour, él consiguió situarse en las listas con versiones españolas de sus grandes éxitos. Pero no nos vayamos por las ramas. Entre decir Ils sont venus, ils sont tous là, dès qu’íls on entendu ce cri elle va mourir, la mamma o decir «Ya están aquí llegaron ya a la llamada del amor, está muriendo la mamáaaaa», no hay color. Suena mil veces mejor en francés. Tiene un toque marrón y harinoso muy interesante.

La Chanson, como bautizaron en sus años de esplendor a la canción francesa, tenía un eco muy especial.

QUIÉN ES: CHARLES AZNAVOUR, CANTANTE, COMPOSITOR Y ACTOR FRANCÉS, DE ORIGEN ARMENIO FALLECIÓ: EL LUNES A LOS 94 AÑOS PREMIO: FUE GALARDONADO CON LA ESTRELLA Nº 2618 EN EL PASEO DE LA FAMA DE HOLLYWOOD

Hija de la Chanson era la Cançó, que se llamó Nova mientras fue incubada en la barcelonesa Cova del Drac, en las predios de Tuset Street.

Vuelvo a Aznavour al tiempo que escucho La Bohème, uno de sus éxitos más deslumbrantes. Una buena combinación es alternarla con Les Anarchistes de Leo Ferré. La recomiendo.

La bohemia parisina no se entiende sin música. Charles Aznavour formó parte de esa bohemia en sus años jóvenes, antes de conocer a Ulla, su tercera esposa, una sueca que le hizo entrar en razón. Había sido un noctívago impenitente, pero pronto dejaría la nocturnidad y el pendoneo para dedicarse a la familia.

En sus años locos había sido amante de Edith Piaf, para quien trabajó como letrista y como chico de los recados. También como chófer. Piaf lo trataba mal. Entre que era pequeñito y dependiente de las mujeres, no se hacía respetar. Aznavour también compuso canciones para Juliette Greco, la musa del existencialismo.

En definitiva, la carrera del cantante francés puede resumirse en un dato que da cuenta de su desbordante éxito comercial. Me refiero a la cifra de discos vendidos, más de dos millones. Pero si los discos vendidos daban cuenta de la fidelidad de su público (un público que abarca varias generaciones), su biografía expresaba la sensibilidad que corría por sus venas. Siempre fue un hombre muy tierno, desde su nacimiento, en 1924, hasta su muerte, ocurrida esta semana, a la edad de 94 años. Y encima, seguía en activo.

Tiempo atrás, Manuel Vázquez Montalbán, en la presentación de un disco titulado Xavier Ribalta canta a Leo Ferré, dijo entre otras cosas, que la Canço era «el movimiento cultural más importante del siglo XX». Vázquez Montalbán se pasaba de generoso, pero algo de razón tenía. Xavier Ribalta, hoy, quiere precisar algo más: «La Chanson ostenta la paternidad de la Nova Cançó, lo que contribuye a agrandar sus méritos».

Hablando de Ribalta, a él lo conocí en un concierto que dio con Paco Ibáñez en Pamplona. Los dos medio vivían en Francia y conocían bien a los ídolos de la Chanson. También a Aznavour, aunque Ribalta e Ibáñez eran artistas con mayor carga ideológica que el autor de Que c’est triste Venise. Hoy, por su intensa trayectoria vivida, Ribalta está moralmente justificado para reconocer el mérito de la Cançó y, sin embargo, desdeñar los abusos del nacionalismo, en especial del que diariamente ocupa la primera página de los telediarios.

Retomo a Aznavour emprendiendo la despedida y cierre. He buscado datos sobre la familia del cantante, que escapó del genocidio armenio antes del nacimiento del pequeño Charles en París. El genocidio que vivieron los armenios en sus carnes es uno de los sucesos más terribles del siglo XX, y, aunque Aznavour no lo vivió, siempre lo tuvo presente. El imperio otomano masacró aproximadamente a dos millones de cristianos armenios en un precedente que habría de tener su réplica con el Tercer Reich y la Segunda Gran Guerra. Aunque el cantante no vivió ninguno de esos dramáticos momentos, jamás olvidaría el dolor de su pueblo, y acabó estableciéndose en Suiza, donde ejerció de embajador honorario de Armenia hasta la muerte.

Con la desaparición de Aznavour muere también el último peso pesado de la Chanson Française. La Nova Cançó, huérfana de referentes, se queda sola, a dos telediarios de ser enterrada con salvas de honor. Aznavour, junto con Leo Ferré, Jacques Brel y Georges Brassens, fueron los máximos representantes de la Chanson.

La lista es larga, pues también incluye toda suerte de cantautores y y cantantes que modulan a capela: Yves Montand, Claude François, Gilbert Bécaud, Françoise Hardy, Sacha Distel, Dalida, Juliette Gréco, Leo Ferré, Serge Gainsbourg, France Galle, etc.

El cuarteto formado por Aznavour, Brel, Brassens y Ferré componen lo más granado de la cúpula, sin olvidar a Edith Piaf, la más grande de la Chanson.


EL MUNDO / DOMINGO 7 DE OCTUBRE DE 2018

Avatar de Usuario
Invitado

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 14 Oct, 2018 3:46 am

Imagen
La Reina Letizia junto al Rey Felipe, este viernes en el Palacio Real.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

LETIZIA
‘OUTFITS’ Y PROTOCOLO




Chispea en Madrid. Mientras cruzo la plaza de la Armería en dirección al Palacio Real repaso mentalmente los actos que han presidido los Reyes estos días de suave otoño. El último ha terminado hace apenas unos minutos, no lejos de aquí, en el paseo de la Castellana.

La primera parte de los actos conmemorativos de la fiesta nacional siempre es la misma: el desfile militar, la ofrenda a los caídos y naturalmente, el himno, que lleva por título La muerte no es el final y fue compuesto por un cura vasco. Se trata de un himno que estremece a todo el mundo, tanto a los que creen como a los que no creen. El Rey silabeaba la composición por lo bajo. Margarita Robles, en cambio, parecía que lo cantaba a pleno pulmón, como si fuera el Asturias, patria querida.

QUIÉN ES: LA REINA LETIZIA (46 AÑOS). SU SEMANA: EL MIÉRCOLES ENCADENÓ DOS ACTOS. Y EL VIERNES, LA FIESTA NACIONAL. SU ESCENA: TRAS MOSTRARSE MUY SERIA, PROTAGONIZÓ SIN QUERERLO EL BESAMANOS, CON SÁNCHEZ A SU LADO.

.La ministra de Defensa aprendió esa composición cuando era secretaria de Estado de Seguridad, estando Belloch de ministro del Interior y Felipe González de presidente. Eran años de plomo y ETA mataba de corrido. No es extraño pues que Margarita Robles se supiera la letra de memoria. Los funerales la dejaron marcada.

Había amanecido nublado, pero Letizia seguramente esperaba un día soleado y le encargó a Felipe Varela un conjunto de vestido y americana de color pastel que hacía presagiar pascua florida. Dicen que fue un atuendo fallido, aunque para mí lo único que fallaban eran las mangas de la americana: demasiado largas. El caso es que Su Majestad permaneció todo el rato seria, sin ni siquiera acompañar la letra de la canción con los labios. Lo que son las cosas: el año anterior ocurrió lo mismo pero al revés. Aquel 12 de octubre de 2017 el sol reventaba las piedras y Letizia lucía un vestido gris que parecía de lanilla. Muy triste para una reina joven.

Perdonen si deslizo algún error al enumerar los trajes más significativos del ropero de Letizia. Quiero hacer memoria, pero el lorazepam ha hecho un agujero negro en mi cabeza y de nada sirve exprimirme las meninges. Tampoco sirven los trucos mnemotécnicos. Soy un desastre. Cuando necesito recordar una anécdota real, echo mano del fondo de armario de la Reina Letizia y, a partir de ahí, llego a su agenda. Cada acto está ilustrado con un vestido, un mono, un traje de chaqueta o un escote palabra de honor. La Reina protesta porque la prensa anda siempre a vueltas con sus estilismos, pero no podemos negar que presta un gran servicio al país. Pese a sus continuas quejas, la Reina se toma más en serio que lo que nunca pudimos imaginar. Cuando no se opera la nariz se cambia la pestaña, y cuando no se cambia la pestaña se pinta como una puerta. Esto último es quizás lo que aporta menos autenticidad a su imagen.

A la Reina le parece una humillación que los periodistas estemos tan pendientes de sus outfits. Esto no es cierto. O lo es, pero no del todo. La primera que presta atención a sus outfits es la propia Reina. En cualquier caso, por sus outfits la conoceremos. Veamos:

El día de la Salud Mental, la Reina enganchó dos actos seguidos. Al primero asistió sola y al segundo, con El Rey, su marido, que recibió en Zarzuela a Sebastián Piñera, presidente de Chile, y su esposa. Nunca le habíamos visto a la Reina repetir traje tan seguido. Ni siquiera tuvo tiempo de ir al baño (una duda: ¿las reinas van al baño o a la toilette?) y añadirse un foulard y un accesorio en el pelo.

Días atrás dio la campanada con dos atuendos de vestir en color azul marino. En ambos casos llevó el mismo peinado, un recogido muy favorecedor (con sendas greñas tipo Megan a los lados) que primero lució en la inauguración de la temporada del Teatro Real y luego en París con motivo de la exposición de Joan Miró. Los Reyes de España asistieron al acto en compañía de Emmanuel Macron y su esposa, la petite Brigitte, que se ha visto obligada a aumentar el tamaño de los tacones porque sus contrincantes se lo ponen cada día más difícil. Y no me refiero tanto a Letizia de España como a Melania de América, cuya estancia en París levantó chistes por un tubo.

El color azul marino tiene todas las trazas de ser el último descubrimiento de nuestra Reina. Tanto en la inauguración de la temporada operística como en su viaje a París para asistir a la exposición de Miró, la Reina fue generosamente halagada por los especialistas en moda. La revista ¡Hola! incluso le dio la portada con un primer plano de su rostro, como si fuera la portada de Vogue. Llamó la atención el exceso de maquillaje, pero su belleza no admitía pegas. Estaba impecable.

Todas las recepciones del Palacio Real se parecen, pero la del viernes tenía un divertido aire de romería. La cola atravesaba lugares inéditos, daba vueltas alrededor de sí misma, pasaba cerca de los WC y finalmente enfilaba el salón donde tenía lugar el besamanos. Ahí, en ese mismo salón, se produjo una escena propia de los hermanos Marx. Toda la prensa ha recreado esa escena, la de Sánchez y su esposa alineados con los anfitriones como si fueran una prolongación de la Familia Real. Guiada por el mimetismo, hasta Ana Pastor dio la mano al presidente con gesto de perplejidad. La cara de Sánchez y Begoña, inmediatamente reconvenidos por un responsable de protocolo para que hicieran un mutis rápido, fue de alquilar balcones. Respecto a los que están dando lecciones al mundo sobre los catetos y las catetas, sin comentarios.


EL MUNDO / DOMINGO 14 DE OCTUBRE DE 2018




Volver a “La Casa Real”