Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensajepor Invitado » Sab 09 Nov, 2019 2:57 am



Pepa Flores

¡Marisol! ¡Estuve con ella! ¡Fue la bomba! Ya convertida en Pepa Flores, retirada en Altea junto a Antonio Gades, venía a Barcelona a un mitin del Partido Prosoviético de los Comunistas, escisión por la izquierda del PESUC, y me enviaron a entrevistarla. En el Borne no dejaban entrar a periodistas y tuve que recurrir a mi parentesco con un miembro del partido para colarme. ¡Qué belleza de mujer, dios, qué belleza! Iba con vaqueros, pañuelo rojo al cuello con la hoz y el martillo, y olía a sudor limpio. En la mano, un vaso de vino peleón. Abrazaba a todos y, cuando subió al pequeño estrado, el cocal se vino abajo con su voz enronquecida: "Hay que tener fuerza, compañeros, fuerza y confianza en el triunfo del comunismo, la lucha debe continuar, ¡solidaridad con los pueblos de Latinoamérica oprimidos por las dictaduras fascistas! ¡Argentina, Chile, Uruguay, Guatemala...!". Cuando se pusieron a cantar la Internacional, puño en alto, aproveché para identificarme. Pepa se molestó. "Huy, hija, si yo ya no doy entrevistas... Todas las que salen por ahí son inventadas, ¡pero si tengo un disco que la discográfica no saca porque me niego a promocionarlo! ¡Soy una trabajadora de la canción y no una estrella! Solo vengo a actos como este porque es más importante mi presencia aquí que en una discoteca hablando de frivolidades... Vengo a poner mi granito de arena en la lucha contra el fascismo, contra el desencanto, en la recuperación de la alegría revolucionaria...".

Le confesé que me impresionaba verla tan cambiada, y ella se revolvió. "No tanto, porque yo por dentro siempre he sido Pepa Flores. Antonio y yo pertenecemos al pueblo y por ser del pueblo nos hemos hecho comunistas, pero de ningún partido, ¡siempre vamos a estar a la izquierda de los partidos! ¡Por el comunismo es por lo único que vale la pena luchar y morir!. Con un gesto, detuvo a un militante que pretendía expulsarme: "Es una trabajadora como nosotros". Le pregunté cómo era su vida. "Mi vida es mi compañero, mis hijas y la lucha revolucionaria". "¿Y el amor?", le dije. Me miró con asombro, ay, esos ojos: "Compañera, parece mentira que no lo sepas, ¡todas las revoluciones se hacen por amor!". Llovía. Era 1983.

■ ■ ■

Familia real

"Leonor ha sido instruida sobre la relación de Catalunya con la corona y nada le ha cogido por sorpresa”, me informa una persona que ha estado cerca de la Casa Real durante años, aunque ahora “ya no pinto nada”, me descubre con resignación.

“Sabe las responsabilidades que conlleva ser princesa de Girona, como enfrentarse a actitudes hostiles, no a ella, sino a la corona que representa y heredará, y también conoce qué es la libertad de expresión, eso se lo enseña muy bien su madre, doña Letizia”.

Mi interlocutor admite que “don Felipe se crió entre algodones, fue un niño mimado que no tuvo que enfrentarse a las dificultades con las que se encontrará su hija”. Y el hombre reflexiona en voz alta: “Lástima que no dejen intervenir en su educación a don Juan Carlos, que le podría contar su experiencia con grupos de falangistas que le tiraban tomates podridos y le gritaban: ‘no queremos reyes idiotas’, ¡y el episodio con los abertzales en Gernika!”. Suspira: “¡Cómo me gustaría que el rey emérito tuviera más trato con su nieta, su consejo le enriquecería!”. Estamos comiendo y, mientras pincho una hoja de lechuga, pregunto como quien no quiere la cosa: “¿Es que no tienen trato?”. Largo silencio… “No, don Juan Carlos y doña Sofía solo ven a sus nietas en actos oficiales… Pasan meses enteros sin encontrarse”.




Sí,pero...
ROCÍO FLORES
Dulce, tímida, ojos lánguidos y tristes… Sobria en palabras, con una mochila de desgracias que no podemos ni imaginar. Esa madre… Ese padrastro… Esa infancia… ¡Ay, qué daño! ¡Chiquilla, nos robaste el corazón! Sí, pero…

Tu presencia totémica en el plató de ‘Gran Hermano’ me empieza a resultar inquietante. Esa apabullante seguridad en ti misma, ese dominio del gesto y de la palabra, esa… Frialdad, digámoslo al fin, ante las más dulces expresiones del amor paternal que formula Antonio David, o las preguntas incisivas de Jorge Javier, me perturban.

Y esas fugaces miradas asesinas a los que consideras tus enemigos me dan miedo. Es como si se descorriera por un momento una cortina en una ventana y atisbáramos el interior de una casa oscura y siniestra. ¿Y si lo que tomamos por timidez fuera simplemente soberbia? Pero no, no, qué digo, no me hagas caso, querida niña, es hablar por hablar… qué sé yo…


Avatar de Usuario
Maritxu
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 691
Registrado: Lun 16 Sep, 2019 5:05 pm
Ubicación: Zugarramurdi
Flag: Spain

Re: Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Mensajepor Maritxu » Sab 09 Nov, 2019 10:14 am

"Lástima que no dejen intervenir en su educación a Don Juan Carlos"
Esa frase xD

Avatar de Usuario
Invitado

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensajepor Invitado » Jue 14 Nov, 2019 2:17 am



Leonor y Sofía

¿Pero qué inventos son estos? Ni Leonor ni su hermana Sofía perciben un sueldo, como se dice por ahí, aunque sí una pequeña paga semanal que les entregan sus padres. ¡Pocas ocasiones tienen de gastársela, no van a ningún sitio aparte de las casas de sus amigas!

No han pisado nunca unos grandes almacenes, ni una cadena de ropa juvenil, ni cogido el metro, ni frecuentado un bar, ni siquiera –ay– una librería… Esos paseos callejeros acompañadas de fotógrafos que suelen hacer en Palma no dejan de ser una performance, sin nada que ver con la vida real.

Entonces, ¿cómo se gastan los treinta euros semanales que les entregan sus padres? “Escogen por internet y compran por persona interpuesta”. ¿Y qué compran? “Regalos para su familia y para las fiestas de cumpleaños a las que acuden, por ejemplo”.

Y una constatación, quizás sin importancia, pero quizás no. Frente al encorsetado “la princesa de Asturias y su hermana la infanta…” que suele decir don Felipe, Letizia se refiere a ellas con desenfado como “Leonor y Sofía” o “mis hijas”. Muy distinto de esa vieja anécdota de doña Sofía, que a la pregunta de “¿cómo están las niñas?” que le hizo una azafata, respondió: “Las niñas no sé cómo están, pero las infantas muy bien”.

■ ■ ■

Carlota Corredera

El jueves 28, en el hotel Gran Vía Hub, Carlota Corredera presentará en sociedad su libro 'Hablemos de nosotras'. Son conversaciones llenas de complicidad y emociones, con personas interesantes que, sí, además son famosas.

Le pregunto a la compañera por qué se ha decidido a dar este paso teniendo una agenda laboral tan complicada, y me responde rauda y veloz: “Pero, Pilar, si me hice periodista para poder escribir libros como ‘Hablemos de nosotras’, ¡entrevistar me fascina y el feminismo me apasiona!”. Y puntualiza, con ese dulce acento gallego que solo se le nota en la intimidad: “Quiero llegar a las mujeres, pero también a los hombres, ¡sin ellos es imposible alcanzar la igualdad real!”. Alba Palacios, Verdeliss, Chenoa, Anabel Alonso, Anna Ferrer, Cristina Cifuentes, Laura G. Molero, Miriam González y Sonia Vivas se confiesan ante Carlota. ¡Habrá que leerlo!

■ ■ ■

Julio Iglesias

“Julio Iglesias presenta una vulnerabilidad conmovedora, muchos lloramos cuando dijo que actuaba en Londres, en el teatro más bello del mundo, por última vez”. Eso comenta la crítica londinense del recital que Julio Iglesias acaba de ofrecer en el Albert Hall, lleno hasta la bandera.

Julio se sentó en un taburete en el fondo del escenario, evidenciando ciertos problemas de movilidad, cantaba con los ojos cerrados y el público, entregado, dejaba de respirar para oírle mejor. “Su voz es frágil, tiene 76 años, pero su presencia sigue siendo apabullante”, comenta otro periodista.

Julio habló en buen inglés del amor –“adoro, respeto y aprendo de las mujeres, pero me gusta coquetear, ¿qué voy a hacerle?”–, recordó su primera actuación en Londres en 1973, contó recuerdos de infancia y de cuando estuvo en Inglaterra casi adolescente persiguiendo a una chica llamada Gwendoline, narró con voz rota el empeño de su padre para que estudiara inglés y terminara Derecho… Y después suspiró: “Nadie me dijo que esto iba a durar tan poco”. El público se puso en pie y le dedicó una de las ovaciones más largas que se recuerdan en este legendario auditorio. “Una velada pasada de moda pero emocionante”, resumió The Telegraph. ¡Te queremos, Julio!





Sí,pero...
MAESTRO JOAO
Seductor. El camarada que todas quisiéramos tener. Divertido e ingenioso, con mucho mundo. Entregado a los amigos, generoso… Ese hombro sobre el que sueñas recostarte cuando sufres alguna desgracia. Sí, pero…

¡Nunca he visto a un ser humano pasar de una forma tan fulminante de encantador a odioso! Como Yago, empezaste a verter tu sutil veneno en el oído de la infeliz Adara, valiéndote de tu disfraz de buena persona, y con refinada astucia has ido dejando a tu paso un reguero de matrimonios destrozados, reputaciones despedazadas, amistades rotas…

¡Cuanto más hundías la flecha ponzoñosa de tus palabras en la carne de tu víctima, en su pobre alma desorientada, mejor te lo pasabas y, reconozcámoslo, más disfrutaba la audiencia! ¿Maestro Joao? ¿Demonio Joao? ¡Qué pena, cuánto talento al servicio de una causa tan perversa! (Y si todo es comedia… lo has hecho muy bien).





Volver a “La Casa Real”