Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensajepor Invitado » Sab 30 Sep, 2017 2:47 am




María Teresa Campos

Pasmo morrocotudo! ¡María Teresa Campos en el debate de ‘Gran Hermano’ del domingo con Jordi González! ¿Qué ha pasado con el programa que se estaba preparando en las cocinas de Telecinco? ¿Quizás Teresa se aburre y mientras no llega su gran momento se entretiene como esos futbolistas del Barça que para no desentrenarse juegan con los juveniles? ¿O tal vez las otras estrellas de Telecinco en paro han conspirado para que le den este puesto a Teresa y quedarse ellas con el trozo más suculento del pastel? La respuesta es mucho más simple de lo que imagino y me la ofrece la propia interesada ¡yo, siempre yendo a las fuentes de la noticia!

Campos me confiesa con sencillez: “Esto del debate de ‘Gran Hermano’ ha sido nada más que una visita, la primera después de lo que me ha ocurrido. Me lo han pedido y lo he hecho”. Pero no me fío y sigo profundizando: “¿Has ido solo porque te lo han pedido? ¿A cambio de nada?”. Y Teresa me desarma al responderme con humildad, “por eso y por Jordi, muy amigo mío y una gran persona”. Y no dice más porque Teresa es, ante todo, un caballero.

■ ■ ■

Cayetano Martínez de Irujo

¡Eh, Cayetano Martínez de Irujo, sorpresa! El próximo fin de semana será el concurso hípico mundial del Club de Polo de Barcelona y ¡te van a hacer un homenaje para rememorar los JJOO del 92! Estarás con los otros jinetes olímpicos, Luis Astolfi (el ex de la infanta Elena), Kike Sarasola (el de los hoteles) y Luis Álvarez Cervera (muy simpático). Espero que acuda tu hermana Eugenia, a la que hace años podíamos ver por las instalaciones del club con la niña en la cadera, falda larga, pulseras en los tobillos y su peculiar estilo hippy. Y los concursantes extranjeros se extasiaban y juntaban las manos, “olé, una zíngara”. (Creo que lo del homenaje era secreto, alguien va a dejar de saludarme…).




Sí,pero...
ALEJANDRO ALBALÁ

Has estado con la hija de la Pantoja y has ido a contarlo a televisión. Vale, muy bien. Eres un chico educado, no hablas a gritos, eres alto, bastante mono y no pareces mala persona.
Todo esto es verdad, sí…

Sí, pero…

¿Te das cuenta, querido muchacho, de que en el fondo no nos importas nada? ¿No te has percatado aún de que tu único mérito es haber estado con Chabelita, y una vez expuesto el tema con pelos y señales ya no tienes ningún interés? ¿Qué tu discurso nos aburre, tus opiniones son irrelevantes, tus inquietudes no aportan nada a nuestras existencias y que tu popularidad será tan corta como la vida de una flor? ¿Mi pronóstico? ¡Por Navidad no recordaremos ni tu nombre! ¡Habrás quedado como una muesca más en la pistola de Chabelita! ¿Qué significa eso? Pues mira, antes, en los western, se marcaba una señal en la culata de… Es igual, déjalo.


Avatar de Usuario
Invitado

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensajepor Invitado » Lun 09 Oct, 2017 2:50 am

Imagen
NO ES POR MALDAD / Pilar Eyre

La señora marquesa y la boda de Pedro J.



Marqués de Griñón y Pedro J.

¡Dos bodas, dos! ¡Dos veteranos con mujeres más jóvenes! La del marqués de Griñón (80) con la enigmática Esther Doña (38). Me cuentan en plan maldad que a Esther le encanta ser aristócrata, y que lo primero que ha hecho una vez desposada ha sido advertir a amigas y servicio que el tratamiento que le corresponde es excelencia o señora marquesa.

La segunda boda, la de Pedro J. Ramírez (65) y la abogada Cruz Sánchez de Lara (45). Un amigo de Pedro me confiesa que, “está enamoradísimo, antes para él lo primero era el periodismo y después la familia, pero ahora…” yo le corto, “¡ahora va por delante su mujer!” y ríe, “tanto no, van a la par... Comparten aficiones y se divierten juntos como nunca lo hemos visto”. Otro amigo añade, “ahora es más cercano, solo desde la estabilidad que le da su relación puede sacar las inmensas fuerzas que se necesitan para dirigir un digital diario”. Y resume, “hay un antes y un después de esta boda, ¡Cruz es justo lo que Pedro necesitaba! ¡Más que una cruz, es la horma que mejora el zapato!” Alguien estará acariciando un gatito…



■ ■ ■

Mario Vargas Llosa

¿Mario Vargas Llosa y Hugh Hefner? ¿Qué tienen en común? ¿Qué los dos toman…? ¡No sean mal pensados! El fundador de Play Boy recientemente fallecido y el Premio Nobel eran ¡casi amigos! Mario escribía regularmente para la revista y ha enviado a las “viudas” un telegrama de pésame.

Vargas Llosa está promocionando en Latinoamérica el libro de su hijo Álvaro 'El estallido del populismo'. Una gira fatigosa sin la compañía de su amada, pero el último viaje a Perú fue muy decepcionante para Isabel, ya que las señoras de la sociedad limeña la recibieron de uñas por fidelidad a Patricia, ¡le hicieron feos y llegaron incluso a anular a última hora una cena en casa de un ilustre notario! Además, Álvaro le habría pedido a su padre que su madrastra no los acompañara para evitar a la prensa del corazón.

Una precaución que no tomó el propio Mario la semana pasada, presentando junto a Isabel sus 'Conversaciones en Princeton'. ¡Solo se preguntó por la futura boda de Ana Boyer y Fernando Verdasco, nadie se interesó por su excelente libro! Por cierto, no aparece en la lista de los diez más vendidos de la semana (tranqui, Mario, el de Terelu tampoco).

■ ■ ■

Infanta Cristina

¡Veinte años de la boda de la infanta Cristina! De ese día de calor impresionante, que hizo que se desmayaran tanto la mujer de Leopoldo Calvo Sotelo como Barbeito, compañero de Urdangarin, recuerdo sobre todo el fastuoso traje de Lorenzo Caprile con hilos de plata, ¡y el peinado! Cristina había llevado a Llongueras una foto de su bisabuela la reina Victoria Eugenia para que se lo copiara. Iba muy maquillada y estaba guapa pero con el rostro algo abotagado, de lo que algún periodista malicioso dedujo que la infanta se había sometido a un tratamiento a base de pinchazos de vitaminas y ácido hialurónico. Y debe decirse que, contra viento y marea, la pareja ha cumplido las promesas que se hicieron aquel día y siguen juntos. Pocos de los que estaban allí pueden decir lo mismo.

■ ■ ■

The Rolling Stones

¡Los Rolling, fuera del escenario, no se hablan! ¡Su complicidad solo funciona mientas actúan, puesto que no tienen ninguna relación personal entre ellos! Se supo en su concierto en el Estadio Olímpico de Barcelona. Todo estaba calculado para que, mientras el público bailoteaba y pedía bises, ellos salieran por separado, por puertas distintas y cogieran diferentes coches, ¡ni siquiera se dijeron adiós!







Sí,pero...
CHENOA

Chenoa. Te queremos. Nos robaste el corazón cuando saliste con la naricilla enrojecida contándonos que Bisbal te había abandonado. ¡Vive Dios, qué identificadas nos sentimos todas! Ahora has escrito un libro, bien, estás en tu derecho, la prueba es que todo el mundo lo hace.

Sí, pero…

¡En la rueda de prensa has estado de un borde y un antipático subido! Riñendo a los periodistas que te preguntaban por la cobra ¿pues de qué te van a hablar, muchacha? ¿Del teorema de Pitágoras? Tu gesto despectivo, tu tonillo prepotente, tus ademanes de hastío y aburrimiento, me han parecido desproporcionados e injustos hacia los colegas que estaban allí cumpliendo con su obligación y haciéndote un favor de paso. No sé qué te ocurría, prefiero pensar que era un malhumor pasajero y que tú eres tan encantadora como dicen tus fans y amigos. Va, vamos a olvidarlo y empezar de nuevo. Chenoa, te queremos.


Avatar de Usuario
Invitado

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensajepor Invitado » Sab 14 Oct, 2017 3:30 am




Kiko Matamoros

Kiko Matamoros. Es el protagonista del momento. Pero su voz no es la de un triunfador, sino la de un hombre profundamente cansado, pero lúcido.

“¿Si estoy arrepentido de haber dejado Sálvame? En absoluto, he tomado la decisión adecuada, no podía más, estos últimos años me han pesado mucho”. Le pregunto si han sido duros, “mucho, sobre todo al final. El programa ha ido cambiando, ha tomado una deriva que yo creo que va en contra de lo que fue su auténtica esencia… Lo comenté con Jorge Javier fuera de cámaras y me dio la razón, ¡no sé como lo van a enderezar, pero ya no es mi problema!”.

Me extraño de que, si lleva tiempo sintiéndose mal, no se haya decidido hasta ahora, “ya sabes cómo son estas cosas, Pilar, llega un día en que no puedes más, intentas seguir y es imposible”. Le revelo que a muchos nos parece que Kiko Matamoros es el malo que se volvió bueno y me da la razón, “he cambiado, sí, reconozco que he sido cruel e implacable, al principio lo haces porque es lo que se espera de ti, quieres contentar a los que te han contratado y vas subiendo el listón sin darte cuenta, pero a la vez te encuentras incómodo, no estás contento con lo que haces… E intentas rectificar, pero no por imagen, sino para estar en paz con tu conciencia”.

Le pregunto si se arrepiente de algo, “de mucho, he hecho daño a mucha gente, lo sé, y me gustaría pedirles perdón uno a uno, pero…” Se queda callado. Un largo silencio. Inquiero: “¿hay algo que te haya dolido especialmente?” Duda y al fin confiesa, “sí, haber hablado de mi padre, y en esos términos”. Kiko contó en la Caja en el año 2011 que nunca se había sentido querido por su padre y que este había sido muy estricto con él. “Seguramente exageré, pero sobre todo causé daño a mis hermanos desvelando asuntos que solo pertenecen a nuestra intimidad, al ámbito familiar… No tenía que haberlo contado, no sé porque lo hice.” Larga pausa. Prosigue con la voz rota, como si se estuviera haciendo daño a sí mismo, “¡y que mi padre se muriera con esa pena! Me preguntaba, ¿tan mal lo hice? No me lo voy a perdonar, si se pudiera volver atrás, eso sería lo que querría borrar”.

■ ■ ■

Kiko Matamoros

Kiko, que me concede esta entrevista puramente por amistad, está en un sitio público, se oyen ruidos de platos al fondo y voces de niños. Creo que le llaman. Le pregunto si entre sus compañeros de Sálvame le queda algún amigo y me contesta, “seguro que nos resultará más fácil mantener una amistad fuera que dentro” (Me parece curiosa la forma en que dice “dentro”, yo, que he hablado con personas que han estado en prisión, he oído pronunciar ese “dentro” para referirse a la cárcel con este mismo tono). Intento sonsacarle qué va a hacer en el futuro, “tengo varios proyectos en mente, trabajo en televisión desde hace 17 años, pero también he tenido otros oficios…” Enumero sus posibilidades, pues sé que es persona de recursos, “puedes hacer de modelo o relaciones públicas, organizar eventos, veladas de boxeo, agente de artistas, coach, comentarista de deporte, política o televisión…” Escucha, quizás tomando nota, y al final le suelto “¡y un libro!”. Se echa a reír (qué bien ríe Matamoros) y me contesta con cierta chulería, “no creas que no me lo han propuesto”. Así pues, no hay marcha atrás, como dice la gran Chavela Vargas “en el tren de la ausencia me voy/mi boleto no tiene regreso…” Suerte, amigo.





Sí,pero...
ISABEL PANTOJA

sabel Pantoja. Vale, ya he visto sus fotos en bañador en las que estaba oronda y flácida. También me he dado cuenta de que debido seguramente a un estiramiento facial, su frente se ha ampliado de forma considerable, además de tener el culo caído y celulitis en los muslos.

Sí, pero…

Pero ¿es que acaso todos tenemos el tipo de Lara Álvarez? ¿Es que nuestros rasgos son tan perfectos como los de Paz Vega? ¿Es que lucimos la insultante juventud de Clara Lago y la elegancia de un hijo de Naty Abascal? Y, perdonen, aunque así fuera, no tendríamos derecho, y, lo que es peor, no tendría gracia ninguna que nos burláramos de los estragos de la edad, de un físico desafortunado, de un bigote o de unos kilos superfluos. Pero lo que más me duele es que se diga “es normal por lo vieja que es, ¡60 tacos!” ¿Vieja? ¡Anda y que os vayan dando, amiguitos!


Avatar de Usuario
Invitado

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensajepor Invitado » Dom 22 Oct, 2017 2:55 am

Imagen
NO ES POR MALDAD / Pilar Eyre

Doña Letizia y su móvil



Susana Griso

Me encuentro a las dos personas que más tiempo en directo en televisión están haciendo estos días. Ferreras cinco horas y Susana Griso seis. Los dos son altos, inteligentes y desprenden tanta energía como una dinamo. Pero ahí se acaba todo parecido.

Mientras Susana después de su maratón televisivo se mantiene impecablemente peinada y maquillada, sonriente, afable y educadísima como una lady inglesa, Ferreras suda, se pasa nerviosamente la mano por el pelo, te saluda y habla por el móvil a la vez, casi se oyen crujir sus circunvalaciones cerebrales. Sin ponerse de acuerdo, ambos me dicen lo mismo, “estamos muy preocupados con lo que está pasando”. Les felicito por las buenas audiencias de sus programas y ambos tienen idéntico gesto, entre modesto y agradecido, “lástima que sea por un tema tan grave”.

Entro en maquillaje con la colega Pilar Cernuda, joven y pimpante como siempre, “trabajo tanto que no tengo tiempo de envejecer”. Como una tromba se sienta a nuestro lado Anna Balletbó, exdiputada socialista más conocida como “la mamá de los gemelos del congreso”, y pide a la maquilladora “déjame tan estupenda que luego me llamen mis ex”. Aunque añade, “pero yo no quiero estar guapa, quiero estar viva”. ¡Nos carcajeamos! ¡Entre las tres casi debemos sumar doscientos años!

■ ■ ■

Doña Letizia

Letizia en la recepción del Palacio Real el 12 de octubre. Hablaba mucho con las periodistas, pero en tono mesurado, sin las risas ni el tono alto habitual en ella. Dos veteranos en estos encuentros me cotillean que a una ministra consorte que le dio por hacer un ‘plongeon’ desmesurado, le dirigió tal mirada de reproche que la dama casi se cayó al suelo. ¡Y otra noticia bomba! ¡La Reina no llevaba móvil! Arguyo que es lo normal, y ambos se echan a reír: “No, querida, lo normal es que esté hablando o enviando mensajes a una velocidad endiablada desentendida de lo que sucede, y es Felipe el que tiene que entretenernos, eso que Dios no le ha dotado con la campechanía del padre”. Y me cuentan una anécdota reveladora: mis amigos estaban en un cóctel y se dieron cuenta de que doña Letizia permanecía en un rincón sin que nadie le dirigiera la palabra, tecleando nerviosamente en el móvil. “Le dijimos a don Felipe, señor, vamos a acercarnos a hablar con la Reina para que no se sienta sola, y él nos respondió con una punta de irónico humorismo, ‘¿y quién os ha dicho que ella quiere hablar con vosotros?”

■ ■ ■

Ana Pastor

Los reyes no fueron este año a la fiesta del premio Planeta, que ha ganado Javier Sierra, con Cristina López Barrio de finalista. Apuntes en mi servilleta: la presidenta del Congreso Pastor de noche siempre se viste de rojo y se alegra cuando ve al conseller de cultura Santi Vila, son íntimos, ella (recuerden, es del PP) acudió a la boda de Vila y un atractivo cocinero brasileño, (ya están divorciados y él tiene nueva pareja).

Boris Izaguirre va de blanco: “Rubén y yo teníamos ganas de volver a esta ciudad donde tan felices hemos sido”. Y Risto Mejide me da una lección de marketing, “cada palabra de más explicando tu libro, son mil ejemplares vendidos menos”. Su mujer, Laura Escanes, sonríe misteriosamente mientras mi hijo, que se dedica a temas de moda, me susurra “es la influencer más influencer de todas”. Màxim Huerta tiene aún los ojos tristes, es duro perder un padre, Raquel Sánchez Silva es bajita, estilosa y muy guapa, y Creuheras, el gran jefe, al final me da un abrazo apretado y me dice al oído, “dadas las circunstancias, todo ha salido muy bien”.



Sí,pero...
CARMEN MARTÍNEZ BORDIÚ

Carmen Martínez Bordiú. Tienes un novio nuevo, Tim, el australiano. Treinta y cuatro años más joven, de profesión filósofo. Estáis muy enamorados, la edad no es un problema, vais en serio, la familia contenta. Vale, bien.

Sí, pero… ¿nos creemos todo esto, admirada Carmen? ¿No tenemos tanto miedo a que nos tilden de retrógrados que comulgamos con ruedas de molino? ¿Alguien puede pensar que la duquesa de Franco y Luis Alfonso de Borbón estén bailando la jota en estos momentos de la alegría que tienen? Y esa profesión de filósofo ¿en qué consiste? Hablemos claro, nietísima: lo que todos pensamos es que te has agenciado un toy boy para darle gusto al cuerpo y pasarlo bien. Porque salís a cenar, vivís en una casa de lujo, viajáis a lo grande, y yo me pregunto como buena catalana ¿y todo esto quién lo paga? Pero, oye, tú a tu aire… pero si quién yo me sé levantara la cabeza…





Volver a “La Casa Real”