Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 08 Jun, 2024 9:35 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
sábado 8 de junio de 2024


Imagen


A LAS REINAS DE ESPAÑA NO LES GUSTAN LOS TOROS

    Durante la última y reciente fiesta de San Isidro, 26 fueron los festejos taurinos que tuvieron lugar en madrileña la Plaza de Toros de las Ventas. Ni en una sola de las corridas se vio a la Reina Sofía, que desde hace ¡nueve años! no ha acudido a una corrida de toros. Su ausencia a este tipo de festejos se debe más a su coherente actitud ecológica que a un rechazo a la llamada Fiesta Nacional. Tampoco a Letizia quien sólo ha pisado una plaza de toros en… ¡cuatro! ocasiones en 20 años. La última vez, en 2009, presidiendo la corrida de la Prensa. Anteriormente, en 2008, en la corrida de la Beneficencia y en 2006 en otra corrida de la Prensa. Y durante su noviazgo, por aquello de hacer méritos acompañó a su prometido, el príncipe Felipe, a una corrida de toros en 2003. Esto es lo único que tiene en común con su real suegra.

    Cierto es que el hoy rey Felipe VI tampoco es un aficionado a los toros. Como lo es el Rey Juan Carlos (si, el Rey), que tiene un amor a lo Hemingway por los toros. A Felipe, que siempre ha mantenido una actitud ambigua con respecto a las corridas, se le vio por primera vez casi un año después de ser proclamado Rey, asistiendo desde la barrera del tendido 1 a la corrida de la feria de San Isidro, acompañado del matador de toros Eduardo Miura y del entonces Jefe de Su Casa Jaime Alfonsín.

UN DOLOROSO ANTECEDENTE

    La aversión de las reinas de España por las corridas de toros no es nuevo. Como ya he contado en alguna ocasión, existe un antecedente en la persona de la reina Victoria Eugenia, esposa del rey Alfonso XIII, cuya asistencia a las plazas de toros suponía un doloroso y difícil deber que la llenaba de horror. Pero sabía que mostrar su disgusto no era, precisamente, lo que tenía que hacer, aunque tampoco podía disimular, con forzadísima sonrisa que delataba su espantoso sentimiento, la íntima repugnancia que sentía ante lo que ella denominaba «holocausto sin emoción». Y como mujer inteligente que era, encontró una solución que me reveló personalmente en el transcurso de aquella inolvidable conversación de siete horas en su residencia de Lausanna.

CRUEL REGALO DE BODAS

    Durante aquella entrevista, veinte días antes de su muerte, me recordó el regalo que con una total falta de sensibilidad le hizo su su marido, el rey Alfonso XIII, con motivo de su boda: programar dentro de los festejos… ¡una corrida de toros!

      ■ «No tuve, siquiera, la oportunidad de mis primos, los Príncipes de Gales, y la delegación oficial británica, invitados a mi boda, que se negaron a asistir a un espectáculo de tanta repugnancia para el pueblo británico como son las corridas de toros».
    Y es que, en aquella época, los festejos taurinos eran bastante más sangrientos que lo son hoy, sobre todo en lo referente a los caballos, que salían a la plaza desprovistos de los petos. Empezaron a utilizarse y por influencia de la reina desde el 14 de febrero de 1928, cuando el ministro de la Gobernación Martínez Anido los declaró obligatorios en las plazas de primera y en todo tipo de plazas a partir del 21 de junio de 1928.

    No olvidemos que la boda del rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia se celebró el 31 de mayo de 1906. Y ese día quedo en su memoria con espanto:

      ■ «Nunca olvidaré mientras viva la terrible imagen de los dos caballos que un toro destrozó literalmente a cornadas justo debajo del palco real que ocupaba junto a mi marido. Como sabes, yo había crecido y vivido entre caballos».

EL TRUCO DE VICTORIA EUGENIA

    Cuando le pregunté cómo soportaba tanto dolor viendo aquellos caballos destrozados a cornadas cada vez que se veía obligada a asistir a una corrida, como mujer inteligente que era encontró una solución que me reveló personalmente en el transcurso de aquella inolvidable entrevista, solución que me sorprendió y me divirtió:

      ■«Me agencié unas gafas especiales, de cristales totalmente opacos, totalmente negros y que me impedían ver lo que estaba sucediendo en el ruedo. Los espectadores nunca lo supieron porque yo aplaudía cuando oía aplaudir al público».
    Este truco le ahorró sufrir, ya que no volvió a ver cómo los toros destrozaban los caballos que ella tanto amaba. Como sucedió en la última corrida sin petos el 27 de agosto de 1927 en Almería, donde se lidiaron toros de Alipio Pérez Tabernero, estoqueados nada menos que por Marcial Lalanda y en la que un toro de esa ganadería dio muerte a… ¡tres caballos! El toro se llamaba Corredor.





CHSSSSS ••• Según él, la nietísima le tiraba a la cabeza «lo que pillara» durante la etapa de su relación. ••• La hermanísima y su pareja han acudido a la Feria del Libro de Madrid para firmar la novela El cuarto poder (Ediciones Agoeiro), que han escrito al alimón. ¿Se lo compró Ella cuando visitó la Feria? ••• Dicen que su habitual palabrota era «jolines» (así la llamaban los amigos de Él). Pero también eran frecuentes «coño» y «hostias». Hasta que una de sus cuñadas le pidió que moderara su lenguaje. ••• Malos momentos para Él, que no puede dejar de firmar uno de los caprichos de Pedrito. «Tendrá que tragarse el sapo y firmar» (Eduardo Álvarez dixit). ••• Resulta curioso que la única voz que se ha oído hablar bien de Él es la del primer marido de su ex. «Es un hombre que ama profundamente a España». ••• ¡Que casualidad!: el décimo aniversario de la abdicación del Rey Juan Carlos (sí, el Rey) se produce coincidiendo con la estancia de Felipe en El Salvador, en la toma de posesión del nuevo presidente Bukele. ••• Aquel otro 2 de junio de 2014, Felipe también se encontraba en El Salvador en la toma de posesión del presidente Sánchez Ceren. Ese día, Mariano Rajoy hacía una declaración institucional anunciando la abdicación. ••• Es uno de los pocos famosos españoles que reconoce estar encantado con este Gobierno progresista. ••• El famoso ex torero fue el asesor taurino de Felipe en la última corrida de la Prensa, una cita de máxima categoría y su hija, la imagen para el cartel de la Feria de san Isidro. ••• Uno de los más prestigiosos críticos gastronómicos ha calificado de «muy malo» el último restaurante de moda inaugurado en Madrid, Las Salesas. ••• Es que el ser famoso o marido y yerno de mujeres famosas no es suficiente para dar bien de comer. La gastronomía es otra cosa, querido. ••• Coherente con su manera de pensar o por miedo a la gran pitada que le hubieran dado, no acompañó a Felipe en la corrida de la Prensa como hubiera sido preceptivo. Su ausencia fue calificada de espantá.

Imagen
SUBE BAJA
FLORENTINO PÉREZ

El gran empresario madrileño, presidente del Real Madrid desde el año 2000 como sucesor de Santiago Bernabéu, por su discreto comportamiento durante la final de la Copa de Europa en Wembley, en la que también estuvo el Rey Juan Carlos aunque en ningún momento los comentaristas le nombraron. Pocos saben que lo de Florentino estaba predestinado desde niño. Esa cicatriz que tiene cerca de la comisura del labio fue el resultado de una caída al tropezar con un escalón del… ¡Bernabéu!, cuando subía corriendo a celebrar, con su padre, un gol del Madrid.
SORAYA SÁENZ DE SANTAMARÍA

Vicepresidenta que fue en el Gobierno de Mariano Rajoy que, el día 2 de junio de 2014 y una vez finalizada la triste ceremonia de abdicación del Rey Juan Carlos (sí, el Rey) a la que asistió en la Sala de Columnas del Palacio Real, observó con desagrado que el documento que acababa de rubricar con su firma allí se quedaba sobre la mesa sin que nadie, salvo ella, se molestara en retirarlo. Parecía que sólo importaba que firmara y se marchara.
MIGUEL RÍOS

El famoso cantante «hijo del rock and roll» y paisano mío cumple este 8 de junio ochenta años. Con tal motivo es homenajeado por cuatro bandas míticas de su Granada natal en un concierto benéfico. Los beneficios del evento irán destinados a la fundación que lleva su nombre. Ha vuelto a arrasar con el Himno a la alegría, cuya versión en inglés A song of joy fue un éxito mundial. A lo largo de estos años, su estilo ha variado desde el rock&roll más primigenio al progresivo o pop, pero siempre… ¡Miguel Ríos! Felicidades, paisano.
GERARD PIQUÉ

El que fuera defensa del Barcelona Club de Fútbol ha sido acusado por la juez Delia Rodríguez, titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda, de haber cobrado comisiones millonarias, un total de cuatro millones de euros anuales por el traslado de la Supercopa de España a Arabia Saudí. Ello supone un delito de corrupción en los negocios y otro de administración desleal. ¡Vaya tipo!



OKDIARIO / 8 DE JUNIO DE DE 2024



Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 08 Jun, 2024 1:53 pm





Dios los da y ellos se juntan :up:

Avatar de Usuario
porra

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor porra » Sab 08 Jun, 2024 3:35 pm

De nada a todas las cocretas que se pasan a copiar :howdy :buttft7:

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 15 Jun, 2024 9:43 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
sábado 15 de junio de 2024


Imagen


A DIEZ MIL METROS DE ALTURA...

    El semanal de ABC del pasado 5 de junio publicaba una evocadora entrevista (evocadora para mí) con Reza Pahlavi, el hijo primogénito del fallecido último Shah de Persia en la que declara querer una revolución que obligue a caer el régimen de los ayatolás.

    La entrevista de Marc Pitake, del Der Spiegel, viene ilustrada por varias fotografías, entre ellas la de Farah con sus cuatro hijos, Reza, entonces de 15 años, Farahnaz de 13, Ali Reza de 10 y Leila de 6. Dramática imagen, ya que los dos últimos se suicidaron durante el exilio.

    También la fotografía de la coronación del Shah y Farah, el 26 de octubre de 1967, como emperadores de Irán y cuya ceremonia tuve el privilegio de vivirla directa y personalmente, y que la propia Farah quiso recordar a 10.000 mil metros de altura, en el vuelo de Air France de Amán a París después de que asistiéramos a los funerales del rey Hussein, el 7 de febrero de 1999.

    Imagen

    Ella viajaba en compañía de su hijo Reza Pahlavi en business. Mi gran sorpresa se produjo no sólo cuando, al verme, abandonó a su hijo y su cómodo asiento para sentarse junto a mí y Carmen, mi mujer, que íbamos en turista sino que, dirigiéndose a ella y a todos los que podían escucharle, confesó: «Aunque ustedes no lo crean, este periodista logró, el día de mi coronación, introducirse en mis habitaciones mientras me despojaba del manto y de la corona en compañía de mi esposo, después de la ceremonia de nuestra proclamación como emperadores de Irán».

    Yo había sido testigo con otros periodistas en el Salón de los Espejos del palacio de Golestan y allí, a tan sólo unos metros de distancia, pude ver cómo mi admirada Farah se arrodillaba a los pies del Shah, cual Josefina ante Napoleón, «para recibir en mi cabeza la corona de emperatriz. Me pareció que acababa de consagrar a todas las mujeres iraníes», según me comentó mas adelante en una entrevista.

    Finalizada la ceremonia, repito, los nuevos emperadores se trasladarían en carroza y con miles de soldados y policías protegiéndoles, cubriendo las engalanadas calles de Teherán, hasta el palacio de Niavaran, donde posarían en traje ceremonial, con mantos y coronas, ante la prensa acreditada.

    Imagen

«TEMÍ QUE LE DETUVIERAN»

    Al término del posado, los periodistas fueron invitados a abandonar no sólo la estancia sino el palacio. Yo, que lo conocía por haberlo frecuentado en numerosas entrevistas a Farah, decidí perderme por sus salones para llegar, ante mi sorpresa, a las habitaciones más privadas, donde me encontré a los Emperadores despojándose de mantos y coronas. Incluso fui testigo de cómo comentaban –en algunos momentos parecían estar discutiendo– la ceremonia, mientras Reza Pahlavi, el heredero que también participó en la coronación, daba saltos arrojando la gorra de su uniforme por los aires.

    «Cuando le vi, temí que le detuvieran de un momento a otro. Pero me dio por reír, pensando cómo había tenido la osadía de llegar hasta ahí sin que le detuvieran. No sabéis cómo se las gastaba la policía de aquella época…», comentó Farah en el avión sobre mi incursión en las estancias palaciegas, comentario que lanzó a viva voz a quienes la estábamos escuchando sorprendidos.

    Por todo esto y mucho más, al lector no le extrañará la dedicatoria que Farah escribió en el libro de sus memorias y que con gran emoción recibí el día que personalmente me entregó: «Para Jaime Peñafiel, que estas memorias sean un viaje a mi vida que tú conoces y aprecias tanto».

    Imagen

LA MANTILLA ESPAÑOLA

    Tanto que, tras el derrocamiento de la familia imperial y su salida del país aquel 16 de enero de 1979, el reencuentro con Farah no estuvo exento de emoción. No en vano yo había sido el único periodista en convivir con la familia imperial en vísperas de su derrocamiento y de su éxodo, más que exilio, buscando un lugar, no para vivir, sino para que el Shah pudiera morir. Cuando me recibió en la villa mexicana de Cuernavaca, yo le llevé como regalo una mantilla española. ¡Qué lejos estaba de pensar que cubriría su dolor, primero como viuda, tras la muerte del Shah en El Cairo, llevándola por primera vez en su entierro y luego en los funerales de sus dos hijos que se suicidaron!

¿EN QUÉ ME HABRÉ EQUIVOCADO?

    Durante aquella visita a Cuernavaca, apareció el ex emperador para saludarme, y, en medio de la conversación, de pronto se hizo una pregunta que me desconcertó. «Usted que ha visitado tanto mi país y que tan bien lo conoce, ¿en qué cree usted que me he equivocado para encontrarme en esta situación?». Y siguió reflexionando sin esperar mi respuesta que no la tenía: «Cierto es que muchas veces me he dicho ‘debería haber hecho esto, debería haber hecho lo otro…’. Y con esa idea en la cabeza me preguntaba cuándo, cómo y por qué. Pero al final me decía para consolarme: lo que ha pasado, pasó. Ya nada se puede cambiar, pero usted no puede imaginarse lo terriblemente doloroso que es cuando uno tiene que abandonar su país y, lo peor, para siempre. ¡Qué puedo decirle si ya ve como estoy!».

    Y en las cinco horas largas que duró el vuelo de Amán a París, tuvimos tiempo de recordar tantas y tantas cosas. Había olvidado ya los agravios de los países que no quisieron acogerles, después de la generosidad que ellos habían tenido cuando fueron sus anfitriones, pero a quien no olvidaría jamás fue a Jimmy Carter, el que fuera presidente de los Estados Unidos. Su presencia en Amán le impidió a ella asistir al entierro de Hussein para no encontrarse con quien tanto les había humillado, hasta el extremo que, cuando visitó oficialmente Irán, ya mantenía conversaciones con Jomeini preparando el golpe de estado que derrocaría al Shah. La gran traición.



CHSSSSS ••• ¡Con cuánto entusiasmo se la ve levantando el puño con las mujeres indígenas empoderadas de Guatemala! ••• Para hablar bien del hijo no tienes por qué insultar al padre. Y escribir que Felipe da una imagen que ni Brad Pitt es excesivo. ¡Un poco cortesano sí que me pareces! ••• Aunque la famosa suegra asista, como reclamo, al restaurante del yerno, dudo que sea capaz de hincarle el diente a la presa ibérica de la carta, según un famoso gastrónomo. «El restaurante está bien, pero no para comer» (Beatriz Miranda dixit). ••• Sigue con la misma obsesión de siempre cuando viaja: el baño sólo para mí. ••• Su ama de llaves era una joven novicia alemana de singular belleza. Corrían rumores pero… todo el mundo callaba (Manolo Vicent, dixit). ••• Según el compañero «las cartas del puto amo son de una perfidia victimista que es un gozo disfrutarlas». ••• Prefiero al hombre cada vez más «holograma de sí mismo» que al millonario violento y penoso protagonista de sus gansadas. ••• Ha cumplido 92 años y, según el de la voz de su amo, cumplirlos es una desgracia. Desgracia es no cumplirlos, querido. ••• Después de cinco meses hospitalizado por una infección de un hongo, celebra emocionado con la presentadora el fin de la pesadilla. ••• Reconoce que nunca sintió tanta alegría como cuando su hija nació y tanta tristeza al saber que ésta había decidido quitarse su apellido.

Imagen
SUBE BAJA
CARLOS ALCARAZ

Ese muchacho que, cuando sólo tenía 15 años, ya soñó con ganar el más prestigioso torneo de tenis, el Roland Garros, y lo consiguió el pasado fin de semana con 21, tras una remontada ante el alemán Alexander Zverev, el cuarto del mundo, después de 4 horas y 19 minutos. Se trata del décimo español en conquistar este prestigiosísimo trofeo con Rafa Nadal 14 veces y Arantxa Sánchez Vicario, 3. «Me tatuaré la Torre Eiffel en el tobillo izquierdo», ha declarado.
RUPERT MURDOCH

El magnate propietario de la cadena Fox News Sky y de los periódicos The Times, y The Sun, quien, a los 93 años cumplidos, se siente tan joven como para volverse a casar por… ¡quinta vez!, en este caso con una joven rusa de 67 años, de profesión bióloga molecular jubilada, después de divorciarse de su cuarta esposa, la ex modelo Jerry Hall, ex mujer de Mick Jagger con la que estuvo casado seis años.
CARLOS HERRERA

El querido compañero, director del programa Herrera en Cope, de larguísima y exitosa trayectoria, ha sido investido doctor Honoris Causa por la Universidad de Elche, la tierra donde nació su esposa, recibiendo los atributos que le califican como tal doctor: el birrete, el anillo, el libro de la Ciencia y la Sabiduría y los guantes blancos. «No hay libertad sin prensa», reivindicó en su discurso.
FRANCINA ARMENGOL

La peor presidenta del Congreso de los Diputados que ha habido en la democracia y como tal la tercera figura del Estado, por su sectario comportamiento como «una mera terminal de Ferraz». Su actitud, su vulgaridad y su falta de institucionalidad repele a la opinión pública. ¡Señora, compórtese y no mienta! Reconozca, humildemente, sus errores. Dudo que lo haga.



OKDIARIO / 15 DE JUNIO DE DE 2024

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 22 Jun, 2024 9:55 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
sábado 22 de junio de 2024


Imagen


¡FELIPE, NO TE DUERMAS!

    Difícil olvidar aquel grito de Don Juan Carlos en la dramática noche del 23F: «¡Felipe, no te duermas!». Y no porque se aburriera allí sentado, en el despacho de su padre en la Zarzuela, desde donde intentaba reconducir el golpe de Estado, sino porque…

    Nadie mejor que el general José Antonio Alcina, responsable de la educación y formación de Felipe, durante los diez años en los que fue su sombra, para hablarnos de las debilidades del hoy Rey de España. Aunque el ilustre militar y preceptor, ya fallecido, nos ha dejado un magnífico testimonio en su libro Así se formó el príncipe Felipe (La Esfera de los libros 2004) del que reproducimos unas impagables anécdotas sobre… ¡el sueño!

    Es comprensible que Felipe intentara que el libro de su preceptor no viera la luz. De hecho, su publicación estuvo congelada dos años, hasta que una editora, la gran Ymelda Navajo, decidió, contra viento y marea, publicarla como regalo de bodas. Todavía recuerdo la mirada, no precisamente cariñosa, que Felipe le dirigió a Alcina al pasar junto a él cuando abandonaba el templo de la Almudena, donde acababa de casarse.

    El 24 de abril de 1984, cuando José Antonio Alcina recibe la orden del Rey Juan Carlos de ocuparse de la educación y formación de Felipe, el príncipe sólo tiene dieciséis años y era entonces un niño mal criado, flojo en sus estudios, con faltas de asistencia y puntualidad en sus obligaciones escolares, déspota y con un gran problema añadido: el sueño. Así lo recuerda Alcina en su libro:

    «Estaba pasando una mala racha, un mal momento, quizá como consecuencia de su crecimiento, de su pubertad, lo que provocaba cierta vagancia, somnolencia y falta de interés en general. Se quedaba dormido hasta de pie. Sobre las siete y media de la mañana, la primera labor era despertarle de su habitualmente pesado sueño con toda clase de artimañas».

    Para despertarlo, el tutor recurría, según cuenta, a tirarle de los pies, abrir de par en par la ventana de la habitación o llamarle por teléfono desde la centralita de la Zarzuela: «Muchas veces, el sueño era tan profundo que todo aquello constituía una tarea casi imposible».

SE TRATABA DE UNA NARCOLEPSIA

    Los problemas de sueño de Felipe, a los dieciséis años, se presentaban no sólo en la cama a la hora de levantarse, sino también durante las clases. Para Alcina era un gran inconveniente. Si las impartían sentados, Felipe se dormía. De modo que recomendó asistiera a las clases de pie, aunque sin apoyarse, porque, de lo contrario, también se dormía. Y si colocaba los codos en la mesa, se quedaba profundamente dormido.

    Me extraña que el equipo médico de la Casa Real no se ocupara de estos episodios del sueño, que podría deberse a un trastorno llamado narcolepsia, un sueño sin previo aviso que suele manifestarse, estés donde estés y en cualquier lugar, en la adolescencia.

    El problema persistió durante la estancia de Felipe en el Lakefield College School de Canadá, donde permaneció desde septiembre de 1984 hasta acabar el curso escolar en 1985, acompañado siempre por su preceptor José Antonio Alcina. Allí, el régimen era muy exigente, estricto y se llevaba a rajatabla. Para empezar, había que levantarse a las seis y media de la mañana. El príncipe empezó a tener problemas con tan incómoda hora.

    «Aunque Chris, su compañero de habitación, hacía las veces de despertador, no conseguía despertarle y se desesperaba por el persistente sueño tan profundo. Había ocasiones en las que la gobernanta del colegio, Christina Machintush, tenía que recurrir a la bolsa de hielo sobre la cara de don Felipe».

    Me gustaría saber si esta alteración del sueño que sufría de niño sigue afectando, aún hoy, a Felipe VI. Aunque no olvidemos que a esta máxima se pueden acoger todos aquellos que, como Felipe, a veces se quedan dormidos, pero nunca… durmiendo.

NO SÓLO FELIPE…

    En el Congreso, varios han sido los diputados sorprendidos cuando dormían plácidamente. Quien no recuerda las imágenes de los dos diputados de Podemos, Mar García Puig y Raimundo Viejo, dormidos en sus escaños. Y a Albert Rivera dando cabezadas. Y es que el sueño, ese «estado prenatal» que decía Henry Miller, afecta por igual a todo ser humano, por aquello de que, si ovejas faltan, con un sueño basta.

    Y como hemos visto, dormir se duermen los políticos, los magistrados, como su señoría Julio de Diego, miembro del Tribunal en el juicio del caso Gürtel y hasta el propio Rey. Al menos, en la época en la que era príncipe.

    Una pregunta: ¿se seguirá durmiendo o se habrá curado de la narcolepsia. Y no sólo era esto. También, como mal estudiante que era, siempre acababa aprobando con ayuda de profesores particulares en casa, como Pilar Arpón y José Antonio Cervera Madrigal.

    Don Juan Díez, su tutor en el colegio de Los Rosales, pensaba que el mayor defecto de Felipe era… el reloj. Siempre llegaba tarde. También que no profundizaba en los temas que no le interesaban. Aunque en una entrevista en la revista Blanco y Negro reconocía:

    «No tenía más remedio que intentar ser buen estudiante. Lo que menos me gustaba eran las matemáticas. Prefiero las letras a los números. En una educación del tipo de la que recibo, no cabe faltar un día a clase ni salvarte de que te pregunten la lección».

    A pesar de lo que se dice ahora de que está muy preparado, en aquella época el test Wechsler le dio 27 puntos sobre 100, lo que marcaba una inteligencia nada extraordinaria, digamos que normalita.

    Al igual que le sucedió a su padre, sobre todo en las academias militares, algunos compañeros de colegio no parecían sentir una especial simpatía por Felipe. Por ser quien era y, además, rubio y con los ojos azules. Le consideraban un niño mimado por la suerte, un hijo de papá, que lo era y en grado sumo.

    Además de las asignaturas obligatorias que se impartían en el colegio, Felipe también recibió clases particulares de conversación, para la que no estaba muy dotado. Su comportamiento en público revelaba una extraordinaria timidez.

    En cuanto a la lectura, Felipe VI leía tan mal como su padre. En este terreno, hay que reconocer que el mérito es de Letizia quien, como profesional que es, ha sabido enseñarle a leer correctamente los discursos. A Dios lo que es de Dios y a Letizia lo que le corresponde reconocerle.

AQUEL NIÑO ES HOY FELIPE VI

    El 30 de enero de 1968, mientras Franco hacia una llamada para indultar a un condenado a muerte, como gracia por el nacimiento del heredero de su heredero, Don Juan Carlos saltaba de alegría en la clínica, entonces de Loreto, donde Doña Sofía había dado a luz. «Estaba seguro que iba a ser varón». Y abrazaba no sólo a mí sino a todo el mundo que se cruzaba por los pasillos. La primera llamada que hizo fue al generalísimo, quien lo único que preguntó fue: «¿Ha sido machote?». «Sí, mucho, mi general, como su padre», respondió el príncipe, emocionado.

    Sorprende que a Franco sólo le preocupara saber aquello. Incluso no preguntó por la madre. Pienso que estaba esperando a que naciera un heredero para nombrar a Juan Carlos sucesor a título de rey, como haría un mes más tarde. La segunda llamada fue, naturalmente, para el conde de Barcelona, el abuelo paterno: «¡Por fin tienes un nieto, papá!».

    Hoy puede pensarse que el nacimiento de Felipe colmó de alegría a los españoles. Yo creo que les daba igual. Prueba de ello es que el número de periodistas que cubríamos la noticia superaba apenas una docena con los que Juan Carlos, como podía verse en la fotografía de Europa Press que se publicó al día siguiente, en la que se identificaba al príncipe (entonces poco conocido) para que no hubiera errores: «El príncipe Juan Carlos, mirando a la cámara, brinda con los periodistas».

    La reina Victoria Eugenia se emocionó mucho con el nacimiento de su nieto y confirmó a don Juan Carlos que regresaría España para ser madrina de bautismo del bebé, que recibiría los nombres de Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos: Felipe por el apóstol y por ser un nombre tradicional en la familia; Juan por su abuelo paterno; Pablo, por el abuelo materno; Alfonso, por su bisabuelo paterno.

    El bautizo se fijó para el 8 de febrero en el palacio de La Zarzuela. La octogenaria Victoria Eugenia volvía a España después de 37 años en el exilio. Y lo hizo acompañada del jefe de su Casa, el duque de Alba, de su dama de compañía, la señora de Rich y de este periodista.

    «¿Volamos ya sobre España?», le preguntó nerviosa por el recuerdo de tantos años, por la cantidad de recuerdos que le traía su regreso.

    Victoria Eugenia como madrina y don Juan de Borbón, otro exilado, fueron los padrinos de aquel infante, bautizado con agua del río Jordán. Por fin había llegado aquel varón tan esperado. La continuidad estaba garantizada por aquel niño, hoy el rey Felipe VI. De su proclamación como Rey de España, el 19 de este mes de junio ha hecho ya…¡diez años!

    ¡Felicidades, señor!



CHSSSSS ••• Según Anne Bell, la nurse de Felipe, éste era un niño caprichoso, de mal carácter, déspota, inquieto, descarado y revoltoso. Se sentía el rey de la casa cuando su padre todavía no lo era. ••• Cuando nació Felipe, Juan Carlos brindó con los periodistas que nos encontrábamos en la clínica con sidra El Gaitero. ••• Doña Sofía fue la primera reina que daba a luz en una clínica. Las anteriores reinas e infantas parieron en palacio. ••• A pesar de la inminencia del parto, Sofía rechazó la camilla y descendió de su habitación al paritorio por su propio pie. ••• Las pocas personas que se encontraban en el pequeño vestíbulo de la clínica no la reconocieron cuando pasó ante ellos llevando la chaqueta del pijama de su marido. ••• De todas formas, la Familia Real poco interesaba entonces a los españoles. La monarquía no existía, pero sí la dictadura de Franco y, por tanto, que Doña Sofía diera a luz importaba muy poco. ••• Doña Sofía tardó en dar a luz a Felipe tan sólo veinte minutos. Se trataba de un niño muy hermoso que pesaba 4 kilos y 300 gramos y medía 55 centímetros de largo. ••• En aquella época no había ecografías. Sólo se sabía el sexo de la criatura tras el parto. ••• Era tal la ilusión, el deseo y el ansia de Sofía por dar a luz un niño que, a escondidas, compraba ropita celeste y rechazaba el rosa que empezaba a odiar. ••• «Ha sido varón. Estoy contentísima. Imaginaos, después de dos niñas (Elena y Cristina) nos ha nacido el varón». ••• No dijo «el niño» ni «un niño», sino «el varón». «Yo lo decía: a la tercera tiene que ser». Y fue.

Imagen
SUBE BAJA
SOFÍA DE GRECIA

Reina emérita de España, por su reacción al visitar la Casa de la Moneda, el 23 de octubre de 1979. Aquel año se había emitido un billete de 10.000 pesetas. Con motivo de dicha visita, no pudo disimular la pasión que sentía por su hijo y se mostró visiblemente disgustada por el nuevo billete sin su Felipe: ¿Por qué le habéis quitado, con lo guapo que está?, inquirió. Todos los presentes se quedaron molestos por la impertinencia de la Reina.
JUAN CARLOS DE BORBÓN

Rey emérito de España. El día que nació Felipe no solo saltaba de alegría sino que abrazaba a todo el mundo que se encontraba por los pasillos. Y tuvo el detalle de regalar un ramo de flores a cada una de las madres que habían dado a luz aquel día. Y la reacción de Franco, al conocer la noticia, fue bastante machista, entonces y ahora.
ALFONSO ARMADA

El ya desaparecido secretario general de la Casa del Rey, que fue a quien Felipe debe el haber salvado el dedo mientras jugaba con una puerta y se le desprendió una falange, en ausencia de sus padres, y quien asumió el mando para detener la hemorragia y reponer el dedo que Felipe parecía condenado a perder. Ante tal riesgo, lo llevó al hospital de la Cruz Roja, cerca de la clínica de Loreto, donde había nacido. Fue un éxito y, aunque salvó el dedo, recibió de doña Sofía la mayor reprimenda por haber permitido que le anestesiaran. ¡Qué injusta fue, aunque tenía una explicación!
VICENTE RÓDENAS

El joven alicantino de 23 años entonces, a quien el nacimiento de Felipe le salvó la vida. Ese día le iban a fusilar ya que le habían condenado a la pena de muerte por un atraco que salió mal y acabó desgraciadamente con la vida de un ex guardia civil, Ramón García, dueño de un estanco en la zona del puerto de Valencia. Un tribunal militar lo juzgó sin la menor garantía y le condenó a muerte por robo con homicidio. Fijaron la fecha del 30 de enero para fusilarle. Pero nació Felipe y, con ello, Vicente volvió a nacer. Si el parto de Doña Sofía se hubiera retrasado sólo unas horas, a Vicente Ródenas le habrían ejecutado.



OKDIARIO / 22 DE JUNIO DE DE 2024

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 29 Jun, 2024 9:08 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
sábado 29 de junio de 2024


Imagen


AMOR A PRUEBA DE ZAFIRO

    Aunque el matrimonio de Don Juan Carlos y Doña Sofía no puede considerarse como la historia de un gran amor, ni tan siquiera una historia de amor, a propósito del regalo sorpresa que la princesa Leonor y su hermana, la infanta Sofía, hicieron a su padre con motivo del X aniversario de su proclamación, me ha recordado, hablando de regalos y sorpresas, las que el emérito le dio a su esposa, sí, a Doña Sofía, en dos ocasiones. Sería mala señal que el recuerdo del gozo de aquellos regalos ya no fuera gozo, mientras el recuerdo del dolor, de tanta vulgaridad como ha habido en este matrimonio real, sí fuera dolor.

    La sorprendente historia que voy a recordar para los lectores de OKDIARIO me la contó la propia Doña Sofía, el 22 de noviembre de 1987, en el transcurso de una recepción en los jardines de la Embajada de España en Bangkok, con motivo de la visita oficial a Tailandia de los Reyes de España a quienes acompañé formando parte del séquito informativo. Hacía veinticinco años que, en el mismo lugar, habían vivido su luna de miel como príncipes o señores Benet (nombre que utilizaban para ocultar su verdadera identidad) y donde volvían como reyes.

    Con la emoción asomada a sus bellísimos ojos color uva, me hizo una revelación (sorprendente en ella, tan reservada para sus cosas más íntimas y personales).

    Con lo que voy a relatar, recuerdo lo que alguien que la conocía muy bien me dijo: «Para comprender y amar a Sofía hay que descubrirla». Yo la descubrí aquel día oyéndola confiarme lo que le había sucedido hacía tiempo, mucho tiempo, exactamente ¡¡¡25 años!!!»

EL RELATO QUE EMOCIONADA ME HIZO DOÑA SOFÍA

    «Nos habíamos casado hacía unos días. Bangkok era una de las escalas de nuestro viaje alrededor del mundo. Y, como recién casados que éramos, lo realizábamos solos. Durante el recorrido turístico por la ciudad entramos en una joyería donde descubrí un hermoso zafiro, mi piedra preferida, que quise comprar. Pero después de darle muchas vueltas y hacer muchas cuentas, llegamos a la conclusión de que no entraba en nuestras posibilidades económicas. Tanto el príncipe como yo nos quedamos muy tristes. Él, porque le hubiera gustado regalármelo. Yo, porque me hubiera gustado poderlo comprar».

    «Cinco años más tarde, exactamente en 1967, hicimos un viaje privado en compañía de un matrimonio amigo. Entre las ciudades que visitamos se encontraba Bangkok. Aunque parezca increíble, yo no había olvidado aquel zafiro que, por motivos económicos, no pude comprar cinco años antes. Y, aprovechando una mañana de compras a solas con mi amiga, decidí visitar la joyería para ver si aún tenían el zafiro e intentar comprarlo con mis ahorros. Pero cual no sería mi desagradable sorpresa al ser informada por el dueño de la joyería que dicho zafiro lo había vendido no hacía mucho. Me llevé un gran disgusto. ¡Pero qué le iba a hacer!»

LO QUE SUCEDIÓ A LA HORA DE LA CENA

    «Aquella misma tarde continuamos viaje hacia Bombay. Una vez en la ciudad india, Juan Carlos nos invitó a cenar. A los postres, sacó del bolsillo un estuche que me entregó. Al abrirlo, por poco me desmayo, ya que vi, emocionadísima, que se trataba del zafiro de mis sueños, el zafiro que yo había estado deseando y persiguiendo a lo largo de cinco años. ¿Qué había ocurrido? Muy sencillo y muy hermoso. El príncipe tampoco lo había olvidado. Y aprovechando que yo me había ido de compras, decidió hacer lo mismo, acudiendo a la joyería aunque, como me confesaría, sin muchas esperanzas de encontrar lo que buscaba. ¡Cuánto amor había entonces! Pero cuál fue su sorpresa al ver que el zafiro seguía allí después de… ¡¡¡cinco años!!! Y lo compró con todos sus ahorros. Fue uno de esos detalles que no se olvidan jamás. En aquel momento lo de menos para mí era la joya y su valor, que era muy considerable. Lo importante es que, después de cinco años, él no lo había olvidado».

    «Aquel zafiro, que luego lo monté en un broche, lo conservo como una de las joyas más amadas por su valor sentimental». ¿Lo seguirá siendo?

    Fue uno de esos detalles que, si no son de amor, sí de cariño, que es lo que queda cuando la pasión y el amor han desaparecido, si es que alguna vez existieron. ¿Cuándo se rompió la magia de aquel amor, al menos de aquel matrimonio? ¿En qué momento se convirtieron en una pareja de impulsos controlados y se sintieron más atormentados ambos de lo que parecía bajo una aparente normalidad? ¿En qué momento la Reina decidió cerrar los ojos y tirar para adelante arrastrando su amor?

    Aunque ustedes, queridos amigos de OKDIARIO, no se lo crean, aún hubo otro regalo más importante, sí, mucho más, que sorprendió a Doña Sofía hasta hacerla llorar a lágrima viva abrazada a su marido. Se lo contaré la próxima semana.



CHSSSSS ••• Sólo el papá de la embarazadita ha mantenido la dignidad cuando fue preguntado sobre el embarazo de su hija. ••• El resto de la familia, haciendo caja con las exclusivas sobre el acontecimiento. También la nena que puso precio al hijo que espera. ••• La desagradable sorpresa no sólo fue el embarazo, sino los problemas que el padre tiene con la Justicia. ••• «Una cosa es reconocer el balance positivo de estos diez años y otra agitar el botafumeiro hasta la caricatura. Menos mal que Letizia está siendo ejemplar» (Álvarez, dixit). ••• Según la reina Isabel II, «El principal problema de una monarquía es la familia». Esto me suena. ••• No dudo que sea un buen rey, pero le falta la espontánea simpatía de su padre. Se advierte que le cuesta ser simpático. ••• La comparecencia de Felipe VI en la balconada del Palacio Real, con motivo del X aniversario, me ha recordado la del día de su proclamación, que pasará a la historia como la del festival de besos al Rey Juan Carlos. (Sí, el Rey). ••• Todos querían besarle. No sólo Doña Sofía, sino también ¡Letizia! Hasta que dijo con gesto contrariado: «Vámonos ¡¡¡ya!!!». ••• Me alegro de que los 35.000 euros mensuales del alquiler de la villa Las Cañas, de mi duquesa de Alba, sea para Fernando, el más querido por mí de todos los hijos de Cayetana.

Imagen
SUBE BAJA
PALOMA BARRIENTOS

La querida y admirada compañera que ha presentado, en el salón de actos de la Asociación de la Prensa de Madrid, su último e interesantísimo libro Reina de corazones (Ediciones B) sobre Isabel Preysler. Desde Julio Iglesias hasta Miguel Boyer. Aunque estaba invitado, no acudí a la presentación por razones personales con la Asociación después de mi salida de El Mundo. Se me olvidaba informar que el acto fue presentado por otra querida compañera, Ana Rosa Quintana.
PEPA MUÑOZ

La famosa propietaria del no menos famoso restaurante El Qüenco de Pepa en Madrid, acaba de publicar sus memorias gastronómicas con el expresivo título Un puchero de verdades (Editorial Espasa). El nombre de esta empresaria está ligado al del World Central Kitchen, la ONG de su colega, el también cocinero José Andrés. Por su restaurante madrileño han pasado celebridades como Jill Biden, esposa del presidente de los Estados Unidos, que, según Pilar Vidal, le ha pedido que vaya a la Casa Blanca a cocinarle.
JULIAN ASSANGE

El pirata informático de 52 años, conocido como fundador de WikiLeaks, ha sido liberado de una prisión británica tras un acuerdo de culpabilidad, después de su batalla de 12 años contra la extradición a Estados Unidos para cumplir una condena de cadena perpetua, por la publicación de una de las mayores publicaciones de material clasificado: medio millón de documentos militares secretos. Durante siete años estuvo refugiado en la embajada de Ecuador en Londres y contraería matrimonio en la cárcel con su abogada Sara González Devant, que cambió su nombre para proteger a su familia, por el de Stella Moris y tienen dos hijos.
SARAH ALMAGRO

La joven malagueña de Marbella de 24 años que, sin brazos ni piernas y trasplantada de riñón, se ha convertido en campeona de España, de Europa y mundial de surf y sueña con ir a los Juegos Paralímpicos. «Perdí manos y pies pero con cabeza y corazón no existen límites». El 24 de julio de 2018, con la mayoría de edad recién cumplida, sintió que su vida la engullía un tsunami de infortunios. Se contagió de meningitis meningocócica. Luego vino el colapso multiorgánico. «No sabía que eso iba a derivar en la amputación de mis manos y pies. Es complicado ver las cosas positivas de una amputación pero yo estoy agradecida de estar viva, no de esta situación».



OKDIARIO / 29 DE JUNIO DE DE 2024

Avatar de Usuario
MELBA

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor MELBA » Dom 30 Jun, 2024 12:12 am

Tu, Penafiel, te das cuentas de las imbecilidades que escribes.? Voy acabar por NO leer a tantos idiotas. La mujer de Assage, cambio de nombre para proteger a su familia..? Y... NO pensaste Penafiel, la de familiares de militares norteamericanos que Assange puso sus vidas en peligros.? La mujer de Assage es una abogada sin ETICA PROFESIONAL, ENGANABA A LOS DE LA EMBAJADA PARA HABLAR CON ''SU CLIENTE'' Y SOLO IBA ACOSTARSE CON EL.

Esa historia de amor, te la conto Dona Sofia en espanol.? Porque yo escuche a Dona Sofia hablar en publico y entendi muy poco de su corto mensaje de agradecimiento,

PD: He recordado que (los que yo coozco) pagaron por la libertad condicional de Assange, todos mis conocidos son, ANTI_IMPERIALISTAS NORTEAMERICANOS COMO JOHN PILGER, QUE PAGO 10 MIL LIBRAS. En GOOGLE podeis escuchar en ingles, la verdad del ""HEROE" ASSAGE.

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 06 Jul, 2024 9:46 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
sábado 6 de julio de 2024


Imagen


LAS LÁGRIMAS DE LA REINA SOFÍA

    Aunque a ustedes les cueste creerlo, lo de Juan Carlos y Sofía fue, al principio, una historia de amor, creo. Cierto es que se conocían de adolescentes por haber figurado entre los invitados del Agamenón, aquel surrealista «crucero del amor» organizado por la reina Federica de Grecia, la mayor «celestina» de la realeza, para fomentar la endogamia e impedir la incorporación de miembros ajenos a la institución. No volvieron a coincidir hasta que se enamoraron bastantes años más tarde, al encontrarse, el 8 de junio de 1961, en una boda real, la del duque de Kent en Londres.

    – Por una vez el protocolo hizo bien las cosas, pues me asignó a Juanito como caballero acompañante.

    Fue un amor a primera vista, ¿un flechazo? Entre una princesa real, hija de reyes reinantes, y Juanito, el hijo de los condes de Barcelona. Ambos venían de relaciones sentimentales fracasadas.

    Sorprende que entre conocerse, ennoviarse y la boda, el 14 de mayo de 1962, sólo transcurrieron once meses. No porque hubiera un arreglo entre familias ni una boda de Estado, aunque el mérito, sin duda alguna, fue de la reina Federica. Lo único cierto es que Sofía se enamoró de Juanito. Tanto que fue el principio de una cadena de sufrimientos, aunque nunca se le haya oído una queja, un lamento o una crítica. Porque el matrimonio de Juan Carlos y Sofía fue la unión de dos personalidades muy diferentes pero complementarias. Mientras él es la carcajada, ella, el brillo de la inteligencia. De todas formas, y a pesar de la cultura «cuartelera» del Rey, hay que reconocer que siempre le faltará a la Reina ese encanto sorprendente, desenfadado y desenfrenado de Juan Carlos.

SOFÍA Y JUAN CARLOS ROMPIERON LA CAMA

    Si analizamos la trayectoria de las relaciones sentimentales de Sofía y Juan Carlos, advertimos que, a lo largo de todos estos años, todo se ha deteriorado en la relación de la real pareja. Y aunque como ya escribíamos es muy difícil, yo diría que casi imposible, saber en qué momento se produjo el principio del deterioro de las relaciones del matrimonio en el que hubo momentos apasionados y apasionantes, como el día que rompieron la cama, durante la primera noche en la que durmieron en el Pazo de Meirás, invitados por Franco en 1973: «Yo creí morirme de vergüenza. Le dije a mi marido ‘por lo que más quieras, no lo cuentes’, pero al día siguiente le faltó tiempo para soltarlo nada más llegar al desayuno familiar. A Franco y a toda la familia les hizo mucha gracia», recuerda Doña Sofía. Lo que no se sabe es lo que pensaron sobre el motivo por el que habían roto la cama. Fácil es deducirlo.

    Hoy me gustaría que los gestos, los detalles de Don Juan Carlos hacia Doña Sofía fueran algo natural y normal y no una noticia. Porque si un presunto amor se puso de manifiesto con el sorprendente regalo del zafiro, que recordábamos la pasada semana, mucho más elocuentemente expresivo fue lo que sucedió cuando Doña Sofía cumplió los 40 años, el 2 de noviembre de 1978.

LLORANDO ABRAZADA A SU MARIDO

    En esta ocasión, el regalo que el entonces Rey hizo a su esposa sólo es capaz de hacerlo quien está profundamente enamorado. No se trataba de acudir a una joyería y comprar una joya, que puede ser lo más cómodo y barato si partimos de la base de que todo aquello que se puede comprar con dinero, lo es. Lo difícil, lo que da la medida de un amor, es el detalle, la imaginación puesta al servicio de la felicidad de la otra persona.

    Don Juan Carlos sabía lo que la familia suponía para Doña Sofía. No sólo su marido y sus hijos, sino también su madre, sus hermanos, sus tíos, sus primos. Es un fuerte sentimiento que ha heredado, entre otros, de la reina Federica. Tenerlos ese día de su cumpleaños junto a ella era el más grande regalo que podía hacerle su marido, la felicidad más grande que podía darle en aquellos ya difíciles años de matrimonio.

    Y así, Don Juan Carlos puso manos a la obra. Sin que ella supiera nada, comenzó a contactar con todas aquellas personas que suponían algo en la vida de su esposa. Él deseaba que fuese una gran sorpresa, una de esas sorpresas que nunca, jamás se olvidan y que dan la medida, supongo, del amor que se tiene hacia esa persona.

    Para ello, y a escondidas, comenzó a llamar a unos y a otros convocándoles en Madrid la noche del aniversario. Contó con la complicidad de su hermana, la infanta Pilar, que ofreció su casa, el bonito chalet en el que entonces vivía en la urbanización de Somosaguas, concretamente en la calle de El Mirlo. (Después residiría en la no menos lujosa y exclusiva zona residencial de Puerta de Hierro).

    El día señalado y a la hora prevista fueron llegando la reina Federica, el rey Constantino y su esposa, Ana María, la princesa Irene y todos los tíos y primos de la rama alemana de la reina, a los que había tenido escondidos en hoteles y residencias de amigos.

    Lo difícil fue convencer a Doña Sofía de que la fiesta de su cumpleaños no iba a celebrarse en el palacio de La Zarzuela, que era lo lógico y natural, sino en casa de su cuñada. Y engañada fue hasta allí, muy disgustada, poco antes de las ocho de la tarde. Al entrar en la casa y acceder al salón, se encontró a todos los suyos allí convocados por quien, ese día, quiso demostrar los sentimientos hacia su esposa que, aunque siempre procura evitar que afloren, se abrazó a su marido llorando a lágrima viva. Era la primera vez que así se la veía.

LÁGRIMAS QUE CONMOVIERON A ESPAÑA

    Tuvieron que pasar nada menos que ¡quince años! para que los españoles viéramos a Doña Sofía, con la mano sobre el hombro de su marido, llorando por verle llorar por la muerte de su suegro, el conde de Barcelona. A lo peor, aquel acercamiento fue sólo momentáneo, aunque la muerte de Don Juan irá siempre unida a las lágrimas de la Reina. Nunca jamás unas lágrimas han conmovido tanto a un pueblo como aquellas derramadas en el Monasterio de El Escorial, cuando el cadáver del padre de Don Juan Carlos desaparecía a hombros de la comunidad de agustinos, camino del pudridero. No quiero pensar que aquel día fue como una tregua de lo que ella aún amaba. Un gesto de ternura, incluso de piedad, tan necesaria para la vida de los sentimientos.

    En mi ya larguísima vida profesional en la que he sido testigo de tanto dolor, no recuerdo que las lágrimas de una persona merecieran tal cantidad de artículos, editoriales, comentarios y cartas al director como las que la Reina Sofía derramó aquel sábado 3 de abril de 1993. Según Ovidio, «las lágrimas pesan siempre más que las palabras». ¡Y cuánto pesaron aquellas lágrimas de la Reina!



CHSSSSS ••• No es justo calificarla de senil cuando sólo tiene 81 años. Lo escribe quien ya ha cumplido ¡¡¡92!!! ••• Ante el presidente, siento piedad y asco, como el ex presidente. Lo escribe el compañero y lo comparto yo. ••• La mejor explicación para hechos como estos la dio el jovencísimo hijo del ex duque: «Son cosas que pasan». ••• Nueva versión de la separación de un matrimonio de famosos «No es un fracaso, sino un cambio de rumbo desde la lealtad y la fidelidad». ¡Toma ya! ••• El ansia dineraria del astro portugués del fútbol en Arabia le juega una mala pasada. Como se está viendo en el campeonato, es evidente su declive que le hace llorar públicamente. ••• Primero fue el cáncer del super jefe. Después el de la bellísima nuera. Y ahora la hermana, la sustituta oficial, ha perdido la memoria tras la caída de un caballo. ••• Aunque ya lo hicieron de una manera simbólica y cutre en el programa, ahora anuncia su boda para el otoño. ¿Previo pago por la exclusiva? ••• El famoso y mediático jinete cambia de compañera como de montura. Después de tres años ha roto con su pareja. Y van ya… ••• Mientras todas siguen rentabilizando el embarazo de la nena, a ésta no le han gustado las amplísimas declaraciones de mamá en el programa donde ha empezado a colaborar, of course. ••• Como ella, estoy cansado de esos hijos que presumen de pasar de la prensa del corazón y luego venden sus embarazos. ••• Nunca una familia ha explotado tanto un embarazo que avergonzaría a muchos padres. ••• Si a la nena le pagaron, según rumores, nada menos que 100.00 euros por la exclusiva de su embarazo, ¿cuánto se pagará por la comparecencia de las respectivas mamás en un programa de la tele? ••• Este embarazo, a los tres días de conocer a un individuo, avergonzaría a muchos padres.

Imagen
SUBE BAJA
MAXIMILIANO DE HABSBURGO

Archiduque de Austria, 63 años, sobrino de la Reina Sofía, presidente de la Fundación Recal, una institución dedicada a la ayuda de personas adictas a las drogas, a las que estuvo enganchado en los ochenta, así como su hermana muerta por sobredosis. Por todo ello, pide «perdón a mucha gente». «Salir no fue fácil», reconoce con humilde valentía.
TAMARA ECHEGUYEN

La regatista orensana, bicampeona mundial de vela y campeona olímpica en Londres 2012, que, junto con el piragüista Marcus Cooper, portará la bandera de España en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Paris 2024 y en los que volverá a participar en pareja con Paula Barceló. Todo un privilegio representar a tu país en este histórico acontecimiento. Obligado es recordar que el Rey Felipe VI fue abanderado de los Juegos de 1992 y formó parte, también, del equipo de vela como Tamara.
JORGE JAVIER VÁZQUEZ

Mientras María Porcel hacía el elogio de los pechos
femeninos perfectos
en El País, el histriónico presentador Jorge Javier Vázquez se ocupaba en el programa de eliminación de los anteriores participantes de Supervivientes del físico de los concursantes con su habitual histrionismo.
TAMARA FALCÓ

La inefable hija de la archifamosa Isabel y uno de los rostros más habituales de la tele, donde da mucho juego, pero no para ser jurado del concurso de Telecinco Got Talent sin tener formación para ello, sustituyendo, a partir de septiembre, a la cantante Edurne. Y es que esta chica, desde que ganó MasterChef, no deja de aparecer en la tele. Siempre como protagonista. Ya sea para ser entrevistada o simplemente poniendo la cara. ¡Por algo será!, independiente de que de tal madre, tal hija.



OKDIARIO / 6 DE JULIO DE DE 2024

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 06 Jul, 2024 10:21 am

Mira que se repite con los temas, se olvidará de lo que escribe, porque de esto ya ha escrito anteriormente.
:x :x

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Lun 08 Jul, 2024 1:56 am

Imagen

Kalina y Kitín de Bułgaria, los príncipes menos convencionales de Europa

La reaparición estos días de la hija del rey Simeón luciendo un cuerpo muy musculado ha puesto de actualidad su peculiar estilo de vida y el de su marido, que cumplen este año su 22º aniversario de boda

Jaime Peñafiel



Por la edad que voy teniendo no es difícil que me encuentre con los hijos de esos padres que ya forman parte de mi vida. Es el caso de los reyes de Bulgaria, Simeón y Margarita Gómez-Acebo, a cuya boda asistí, en 1962, en la localidad suiza de Vevey.

Como ni el régimen franquista ni la sociedad de aquella época entendían el matrimonio de una pareja en la que la novia era católica y el novio, ortodoxo, la censura sólo autorizó la publicación de las fotos de Margarita. “Era como si me hubiera casado con un fantasma”, me reconocería la novia.

De este matrimonio nacieron cinco hijos, todos bautizados con un nombre que empieza por ‘K’: Kardam, Kyril, Kubrat, Konstantin y Kalina, que, ¡oh casualidad!, contrajo matrimonio con un joven que, a pesar de ser bautizado como Antonio José Muñoz, recibió el apodo de Kitín.

Imagen
​Kalina, de 52 años, lleva años practicando deporte y haciendo rutinas con pesas.

Kalina y Kitín de Bułgaria, hechos el uno para el otro

El destino quiso que la hija pequeña del rey Simeón y Kitín se conocieran a principios del 2000 y que descubrieran que estaban hechos el uno para el otro.

Kalina Sajonia-Coburgo y Gómez-Acebo, que ha sido actualidad por unas fotos que fueron tomadas en la repatriación del cuerpo de Fernando I de Bulgaria en las que se la veía muy musculada, siempre ha tenido un estilo poco convencional.

Con 52 años, se caracteriza por sus ‘looks’ con turbantes y complementos bereberes y por su aspecto tras haber sufrido una grave infección dental, y ha sido siempre una princesa moderna y alejada del estereotipo clásico de ‘royal’. “Soy deportista. Me dedico al entrenamiento”, ha declarado Kalina, que desde hace años sigue una rutina de levantamiento de pesas. Siendo como es, está claro que la hija del rey Simeón encontró en Kitín a su media naranja (y viceversa).

Imagen

Con él se casó en el 2002 y tienen un hijo, llamado Simeón Hassan, de 17 años; ha llevado una vida nómada, pasando largas temporadas en Marruecos, y comparte con él proyectos, como una expedición a la Antártida, la recuperación de culturas aborígenes y la creación de contenidos para documentales, entre otras muchas cosas.

Imagen
PASIÓN POR LA AVENTURA. Kalina y Kitín, padres de un niño, Simeón Hassan, han vivido 15 años en Marruecos y también han realizado expediciones a bordo de balsas de bambú.

Los dos comparten el mismo espíritu libre

Por su parte, Kitín, científico, explorador, navegante, aventurero y exmiembro de los Boinas Verdes, es hijo de un militar destinado en el antiguo Sáhara español. El azar quiso que naciera en Sidi Ifni hace 65 años.

De espíritu bohemio y nómada, este viajero incansable, embajador de buena voluntad de la Unesco desde 1997, es especialista en los sistemas de navegación antigua. Descendió el Nilo en piragua, cruzó el Mediterráneo, de Montecarlo a Túnez, en una tabla de windsurf; atravesó España y parte de Marruecos en ultraligero, convivió con una comunidad indígena de las islas Fidji, viajó al Polo Norte y atravesó los océanos en balsas de juncos, que protagonizaron tres expediciones ‘Mata Rangi’, en una de las cuales tuvo de compañera a su esposa, que quedó fascinada por aquel viaje y declaró: “Cuando navegué a bordo de la ‘Mata Rangi’ me impactó el crujido de toda la arboladura y de la estructura de la cabaña de bambú, atada con lianas y sin ningún clavo en toda la balsa. Ahí me di cuenta de lo primitiva que era la embarcación y comprendí las palabras de Kitín cuando dice que una balsa de juncos es una isla flotante que navega”.

Imagen

Está claro que la pareja comparte el mismo espíritu libre y una filosofía de vida que huye de los convencionalismos establecidos y el protagonismo social. Su matrimonio, podemos decirlo así y sin temor a equivocarnos, es toda una aventura.

Imagen
Kalina y Kitiín en una expedición.

Comprometidos con la cultura de los pueblos del desierto

Después de 15 años viviendo en Marruecos y entre tribus del Sáhara, en pueblos remotos y comprometidos en una lucha por conseguir que la Unesco declarara Patrimonio de la Humanidad el festival Moussem de Tan Tan de los pueblos del desierto, Kalina y Kitín se mudaron a Bulgaria al palacio de Vrana, en Sofía, que yo conozco muy bien.

“Siempre hemos querido vivir aquí. Me casé en Bulgaria, tuve a mi hijo Simeón en Bulgaria y ahora cumplo mi sueño de volver”, ha declarado Kalina, que, hace un año, se convirtió en la primera princesa que ha ingresado en el prestigioso The Explorers Club, fundado en 1904 en Nueva York, y del que forma parte su marido, hace casi tres décadas.

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 13 Jul, 2024 9:21 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
sábado 13 de julio de 2024


Imagen


CREYÓ QUE SE CONVERTIRÍA EN... REINA DE ESPAÑA

    El pasado 3 de julio, TVE emitía el programa Lazos de sangre, dedicado, en esta ocasión, a María del Carmen Martínez-Bordiú. Me sorprendió que los tertulianos no abordaran la faceta más polémica de la vida de la nietísima de Franco: las miserias de su matrimonio con Alfonso de Borbón Dampierre. Ella se creyó o la hicieron creer el cuento de la Cenicienta y, casándose con el príncipe azul… del Movimiento, ya se veía reina de España. Esta es la génesis de la historia.

    En el mes de septiembre de 1971, el doctor Martínez-Bordiú, inefable y polémico marqués de Villaverde, era invitado a un congreso médico en Estocolmo, donde ¡oh, casualidad! estaba de embajador Alfonso de Borbón, canonjía que le habían regalado, en enero de 1970, como premio de consolación por su buen comportamiento, al no haber incordiado, el 22 de julio de 1969, cuando Franco se pronunció por su primo Juan Carlos como sucesor a título de rey, en su propio perjuicio.

    -¿Te importa que venga también mi hija María del Carmen?

    Alfonso no permitió que se alojaran en otro lugar que no fuera la Embajada. ¿Que ocurrió entre aquellos muros de la representación diplomática? Alfonso, en sus Memorias, lo resume de una forma muy cursi y romántica: «De pronto, en la noche polar, la vi aparecer como un rayo de sol español».

    ¿Se enamoró tan perdidamente como dice?

NI PRÍNCIPE NI ALTEZA REAL

    «Por la brevedad de este noviazgo no llegué ni a conocerle», me reconocería Carmen años después, aunque a los quince días de aquel primer encuentro volvió a Estocolmo. El motivo de aquel viaje: llevar el «sí». Su padre, el marqués, así se lo había aconsejado. Coincidí con Carmen en el avión. Juntos hicimos el viaje hasta Estocolmo. Yo, que la conocía muy bien, la encontré aturdida, nerviosa, deslumbrada, tal vez ilusionada por convertirse en princesa. En aquel encuentro, ella, con veinte años, y él, con treinta y tres, se convertían oficialmente en prometidos. No niego que se enamoraran o que se ilusionaran, aunque sospechosos intereses sí que había. Aquel era un noviazgo politizado. Había prisa. Tanta que, a los tres meses del «sí» de la niña, el 23 de diciembre tenía lugar la ceremonia de petición en la que se fijó la fecha para la boda, el 8 de marzo de 1972.

    Con el anuncio del compromiso realizado por el infante don Jaime, padre del novio, desde París, comenzaron los problemas ya que en él se calificaba al novio como Su Alteza Real el príncipe Alfonso, duque de Borbón, cuando tan sólo era «excelentísimo señor» por ser embajador de España. Es el propio príncipe Juan Carlos quien acude a Franco a protestar: «Excelencia, en España solo hay un príncipe que es el Príncipe de Asturias». El General «escucha pero no oye», porque la familia siguió haciendo lo que le daba la gana. En las participaciones de la boda que salieron desde el palacio de El Pardo, al novio se le daba el tratamiento de Alteza Real y el título de príncipe. Franco llegó a decir que le querían quitar el título sólo porque se casaba con su nieta.

    No sé si fue después de la cena de pedida en el palacio de El Pardo, presidida por Franco y en la que Alfonso y Carmen ocupaban ya un lugar por delante y por encima de los príncipes Juan Carlos y Sofia.

¡NI QUE FUERA LA REINA DE ESPAÑA!

    Y no sólo esto. Incluso en muchos lugares y coincidiendo con numerosas pintadas en las que podía leerse: «¿Por qué una reina extranjera cuando podemos tener una reina española?». Al regresar a Zarzuela, el príncipe sorprendió a su esposa haciendo las maletas. Ante la pregunta de su marido, ella respondió: «Juanito, aquí ya no tenemos nada que hacer». Lo que se debía estar sufriendo en La Zarzuela sólo era comparable con lo que se estaba gozando en El Pardo. Mientras tanto, Salvador Dalí, gran pintor pero un miserable que lo mismo era republicano que franquista que monárquico, que se alegró del fusilamiento de Federico García Lorca y felicitó a Franco por los fusilamientos de septiembre de 1975, realizaba el cuadro que, como regalo de la novia, le ofrecía a Alfonso:

    -¿Qué quieres que te regale?, le preguntó Cristóbal, el futuro suegro.

    -Me gustaría un retrato de Carmen.

    -Dime el nombre del pintor.

    -Salvador Dalí.

    Para este cuadro se organizó un insólito y deprimente espectáculo que constituyó una auténtica profanación del Museo del Prado. Fue deseo de los novios que la última pincelada del cuadro ecuestre de la Princesa María del Carmen la diera Dalí ante Las Meninas de Velázquez. Lo peor es que para aquella bufonada de juzgado de guardia asistió todo el Gobierno. Yo también estaba allí y habría que leer, hoy, mi crónica en Hola. Vergüenza me daría. Porque, en un momento determinado, oí murmurar por lo bajo y muy bajo, a algunos de los asistentes: «¡Ni que fuera la Reina de España!». No era reina. Era algo más. Era la nieta más amadísima del dictador que quería ser reina. Algo muy diferente. ¿Quién le estaba calentando el caletre a la muchacha? La corte de El Pardo al completo.

«MAÑANA VOY A ABANDONARTE»

    Aunque hubo boda real, ¡y qué boda!, el matrimonio acabó afortunadamente como era de esperar. Lo más cruel es que Su Alteza Real la duquesa de Cádiz eligió para hacerlo el día y el momento más inoportuno. El mismo en que estrenaban su chalet en Puerta de Hierro para vivir en la que el pobre Alfonso pensaba que iba a ser el sueño de su vida, un sueño que al fin se cumplía. Él, que desde niño sólo había conocido internados, hoteles, colegios mayores, por fin iba a tener su primer y definitivo hogar.

    Y ese mismo día y no otro, a la hora de la cena, es cuando María del Carmen le dispara en pleno corazón a su marido: «Mañana voy a abandonarte».

    Y se fue. Para siempre. A París, para convertirse en la amante de un gabacho que, aunque viejo, tenía fama de ser un superdotado. Dejó de ser duquesa y Alteza Real para convertirse en la señora de Rossi. Ella, precisamente ella, que había querido ser… Reina de España.



CHSSSSS ••• ¿Será verdad que todos los nietos de Juan Carlos, excepto Leonor y Sofía, reciben de su abuelo un sueldo mensual de 10.000 euros? ••• A pesar de las infidelidades públicas que han destruido su matrimonio, él sigue llevando la alianza. Ella, por supuesto, desde hace tiempo sólo un gran anillo en el dedo índice de la mano izquierda. ••• Siempre sucede igual. En cada ola anual del EGM, todos los medios afectados resultan haber «cerrado su mejor temporada». ••• Me parece inadecuado y excesivo que a una nena de su edad le hayan condecorado con la Gran Cruz del Mérito Militar. ¿A que «mérito» se refiere? ••• De un tiempo a esta parte muchos herederos de las monarquías europeas se casan con quienes quieren pero no con quienes deben. ••• El 31 de agosto, contra viento y marea, la hija del rey nórdico contraerá matrimonio con un gurú espiritual negro: un chamán que buen partido le está sacando. Business is business. ••• Claro está. La novia sin renunciar a sus títulos y oropeles. ••• «¿A ninguna madre le gustaría ver a su hija embarazada de un joven que pasa por la modalidad de dormir en casa y pasar por la cárcel por estafa sólo para firmar?», (Jamina Sabadu pregunta). ••• ¿Fue la esposa del presidente catalán, fallecida esta semana, la antecesora de la mujer del actual presidente español? «No me falló nunca». ••• Mientras que el presidente regional, como hombre de principios, aparecía lógicamente con corbata, él, siendo el anfitrión del Foro, descorbatado. ••• Me gustaría saber a qué se debe la agridulce madurez de quien fuera la candidata perfecta a Reina de España como el primer y gran amor de Felipe. ••• La audiencia del primer programa Los Iglesias: hermanos a la obra, estrenada el pasado día 9 de julio en La 1 de TVE, interpretada por los hijos de Julio e Isabel en televisión no tuvo, al parecer, el éxito esperado. ••• Los 350 menas debían repartirse de la siguiente manera: 175 a Zarzuela y 175 a Moncloa.

Imagen
SUBE BAJA
PALOMA DEL RÍO

La periodista en el mundo deportivo desde 1986 hasta su jubilación en 2023 ha sido galardonada, por unanimidad, con el Premio Nacional de Televisión correspondiente al año 2024, concedido por el Ministerio de Cultura y dotado con 30.000 euros. Según el jurado, Paloma «ha destacado siendo una mujer pionera en el ámbito del periodismo deportivo, altavoz de la diversidad y un referente para todas las personas que se dedican al periodismo deportivo en España, ha contribuido con rigor y honestidad a un deporte mas exclusivo». En la amplia lista de galardonados figuran Karlos Arguiñano, las desaparecidas Victoria Prego y Concha García Campoy, entre otros.
LALLA SALMA

La que fuera mujer del rey Mohamed VI de Marruecos durante quince años –se divorciaron en 2018– se comporta como si lo siguiera siendo: se le ha visto llegar de vacaciones a la isla griega de Mikonos con sus hijos, el príncipe heredero Hasan y la princesa Tadiya y un séquito de 70 personas y 10 coches para su equipaje. Tras instalarse en una lujosa villa, decidió cambiar la decoración y traer sus propios muebles para adaptarla a sus gustos y hacer más placentera y cómoda su estancia. Mientras tanto, miles de ciudadanos marroquíes abandonan el país en pateras huyendo de la pobreza. Miedo da pensar cómo se comportaría si todavía fuera la reina consorte del sátrapa marroquí. Elemental, querido Watson, elemental. Sólo fijarse en su ilustre ex esposo.
JOAQUÍN GOOYACHE

Rector y no precisamente magnífico de la Universidad Complutense de Madrid, por su poco respeto al cargo al acudir, respetuosamente sumiso, a la llamada telefónica de la asistente Cristina Álvarez, ascendida a directora general con un gran sueldo, convocándole a una reunión con su jefa, Begoña Gómez, en Moncloa. «Y allá que se fue nuestro héroe» (Santiago González, dixit) para que la contratara con una cátedra de la citada Universidad especialmente creada para ella, saltándose los más elementales procedimientos. ¡Qué vergüenza de rector y qué poca categoría la de la Universidad con tal catedrática! Y como escribe mi compañero F. Jiménez Losantos: «Moncloa es una casa de citas para negocios inconfesables».
VICTORIA FEDERICA

La polémica y frívola hija de la infanta Elena y Jaime Marichalar, nieta de los reyes Juan Carlos y Sofía, y sobrina de Felipe y Letizia, con quienes mantiene una supuesta mala o nula relación hasta el extremo de exigir éstos que no coincidan en Marivent con Leonor y Sofía, como pretendía la reina emérita, a causa de su excesiva exposición mediática y publicitaria así como entrevistas y programas en televisión, cobrando y utilizando las redes sociales como el motor de su vida. Sin estudios ni trabajo se ha convertido en la más importante influencer de la sociedad española.



OKDIARIO / 13 DE JULIO DE DE 2024




Volver a “La Casa Real”