Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Jue 25 Nov, 2021 1:35 am




Llevo sesenta años de periodista. Durante todo este tiempo he sido testigo de más de cincuenta bodas reales, de coronaciones como la surrealista del “Emperador” Bokassa de Centroáfrica, la del rey Constantino de Grecia, la de Carlos Gustavo de Suecia, la de Beatriz de los Países Bajos, la del Sha y Farah. Asimismo, entierros como los de Diana de Gales, Gracia de Mónaco, Balduino de Bélgica, Husein de Jordania y sin olvidar el derrocamiento del hermano de la reina Sofía o la del Sha del Irán y su entierro en El Cairo. Amén de aquella fastuosa cena como las de la mil y una noche, como fue la de Persépolis.

Pero, nada como lo que viví, exactamente hoy lunes hace cuarenta y seis años, aunque a veces pienso que simplemente fue un sueño. Porque ese día, precisamente ese, los príncipes Juan Carlos y Sofía, después de haber soportado, durante trece años, humillaciones, desprecios y carencias, viviendo con 75.000 pesetas al mes para todo, como él mismo me reconoció, en un país donde raro no era el día en el que no había una campaña contra el del propio régimen y, sobre todo, después de la boda de la conspiración de la nietísima Carmen con su primo Alfonso de Borbón, el 22 de noviembre era proclamado Rey de todos los españoles, a las 13,20 del día.

Y la tarde de aquel día, precisamente de ese que hoy se cumplen cuarenta y seis años, los nuevos Reyes pasan la tarde en la soledad de su despacho de La Zarzuela con la sola y exclusiva compañía de este periodista. Sin que en toda la tarde hasta la hora de la cena nadie llamara a esa puerta ni sonara el teléfono una sola vez. Jamás he visto mayor soledad. Viéndoles, pensaba que, más que coronados, habían sido derrocados.

La familia se encontraba con el Conde de Barcelona, el gran perdedor de tal acontecimiento. La derecha monárquica o simplemente derecha, en la cola del Palacio Real para visitar la capilla ardiente de Franco, cuyo. Y la izquierda, lógicamente no la coronación del rey sino… celebrando la muerte del dictador. Solo este periodista les acompañaba en ese día tan grande y tan importante en su vida.

¿Y de qué hablaron?, se preguntará el lector. Simple y sencillamente recordado desde el día en que nos conocimos. Pero, como valgo, ya saben ustedes, más por lo que callo que por lo que cuento, muchas de las cosas de las que hablamos quedarán para siempre en mi recuerdo.

Lo que me sorprendió nada más que entrar en el despacho, ver al recién nombrado Rey, sentado en su mesa, limpiando cámaras fotográficas que tenía desarmadas.

¿Y doña Sofía?, sentada al otro lado de la mesa, abriendo telegramas y llorando. ¿Qué le pasa, Señora?, le pregunté. No han permitido que mi madre esté presente hoy, viendo como yo me convertía en Reina cuando ella ya no lo es.

Así hasta que el mayordomo, tocó a la puerta del despacho para anunciar que la mesa estaba servida.

Cuando abandoné La Zarzuela, que se encontraba sumida en la mayor oscuridad y silencio, pensé que había vivido un sueño.

    Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Dom 28 Nov, 2021 1:45 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
Sábado 28 de noviembre de 2021

Imagen


CARLOS GUSTAVO, LA DISLEXIA DEL REY

    Felipe y Letizia iniciaron el pasado martes un viaje de estado a Suecia, por invitación del rey Carlos Gustavo. Hacía nada menos que ... ¡42 años! que tal visita no se producía. Don Juan Carlos y doña Sofia lo hicieron el 16 de octubre de 1979. Como respuesta a aquel viaje, los reyes de Suecia visitaron España en marzo de 1983. Días antes, yo viajé a Estocolmo para entrevistar al rey. A lo largo de mi encuentro de una hora, el rey fue incapaz de responder a una sola de mis preguntas. Era Silvia, la reina, la encargada, con su propia voz, de interpretar los angustiosos y prolongados silencios de su esposo. “El rey dice”... “el rey cree”… “el rey piensa”... El gran sufrimiento de Silvia de Suecia, independiente del que le han producido las infidelidades del monarca, reflejadas en el polémico libro Monarca a su pesar sobre las aventuras sexuales del rey, ha sido la dislexia de su esposo, que le convierte en un hombre tímido, incapaz de expresarse con fluidez y que obliga a la reina a actuar como la mamá protectora de su marido. En noviembre de 1997, y en un comunicado oficial, los reyes reconocían que “la princesa Victoria se encontraba en tratamiento médico por sufrir una preocupante anorexia. Y, en la década de los 80, la propia reina Silvia reconocía públicamente la grave dislexia que padecía no solo su esposo, el rey, sino también su hijo, el príncipe Carlos Felipe y, en menor medida, su hija, la princesa Magdalena.

SUECIA NO ES ESPAÑA

    La monarquía del país que han visitado los reyes de España nada tiene que ver con la monarquía española. Porque cuando nace, el 14 de julio de 1977, la princesa Victoria y ante el diagnóstico de los médicos de que la reina no podría tener más hijos, el Parlamento decide enmendar la Constitución aboliendo la Ley Sálica para que Victoria pudiera reinar en su día ya que, desde 1818, solo los descendientes varones podían hacerlo. Pero, ante el estupor de los ginecólogos, la reina Silvia da a luz, el 13 de mayo de 1979, un hijo... varón, Carlos Felipe. Carlos Gustavo decide, porque para eso soy el rey, que su hijo varón sea su heredero. Y como tal lo proclama. Pero Suecia no es España, ni la monarquía sueca la española, ni el Parlamento del país nórdico parecido, ni por asomo, al español, por lo que siendo coherentes con la Constitución en la que consta la no discriminación en razón de sexo, el Parlamento se niega a reconsiderar la alcaldada del rey: “Mi hijo ha nacido con todos los derechos para ser el heredero”, dice el rey. “Pero los ha perdido”, le responden los constitucionalistas.

    Como consecuencia de ello y después de siete meses con Carlos Felipe como heredero por voluntad real, Victoria vuelve a ser la primera mujer entonces en convertirse en heredera. Aquí en España lo hubiera sido Elena si don Juan Carlos hubiera respetado la primogenitura, saltándose a la infanta, la mayor de los tres hermanos, en beneficio de su hermano Felipe, el menor de los tres hijos.

    Y las Cortes siguen sin reformar la machista Constitución española. La única en el mundo que discrimina constitucionalmente a la mujer en ese ofensivo artículo 57.1, cuando dice “la sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura (que el rey no respetó)... siendo preferida... en el mismo grado el varón a la mujer” ¿Por qué las feministas no se ocupan y preocupan de este tema en vez de las chorradas a las que nos tienen acostumbrados? Si no una reforma, que parece difícil, al menos una enmienda a ese discriminatorio texto.

ALEC BALDWIN COMO JUAN CARLOS EN SU DÍA

    La denuncia esta semana contra el actor Alec Baldwin por la negligencia en lo referente a la pistola que causó la muerte por un disparo accidental a su amiga Halyna Hutchins, la directora de fotografía en el rodaje del western Rust, el 21 de octubre pasado, me ha recordado, por su semejanza, el terrible accidente de la misma índole sucedido el 29 de marzo de 1956, que era Jueves Santo cuando el entonces Príncipe Juan Carlos, cadete en la Academia General Militar de Zaragoza y que disfrutaba de unos días de vacaciones con motivo de la Semana Santa junto a sus padres, los Condes de Barcelona en el exilio portugués de Estoril, mató a su hermano.

    Hacía tiempo que los condes de Barcelona no reunían a sus cuatro hijos. Según Paul Preston, autor de la mejor biografía, Juan Carlos el rey de un pueblo (Plaza y Janes 2003), Alfonsito “era agudo, inteligente y más simpático que su introvertido hermano mayor, el favorito de la familia”.

    Ese día toda la familia acudió a las seis de la tarde a la misa vespertina en la cercana iglesia de San Antonio donde todos comulgaron. Y esperando la hora de la cena Juanito y Alfonsito mataban el tiempo jugando en una habitación de la primera planta donde encontraron, en un cajón de un mueble, un pequeño revólver del calibre 22 que creían descargada, por lo que empezaron a jugar con ella. Y cuando Juan Carlos simulaba apuntar en broma con ella a su hermano, el arma se disparó y Alfonsito murió instantáneamente. Un disparo accidental, exactamente igual que el de Alec Baldwin, quien también creyó que el arma estaba descargada cuando apuntó con ella a Halyna Hutchins. Pero, a diferencia de lo que le ha sucedido al famoso actor, acusándole de negligencia, en el caso de la muerte de Alfonsito, la negligencia fue del conde de Barcelona, por dejar al alcance de sus hijos una pistola cargada.



CHSSSSS ••• Le ha dicho a su hija que le gustaría celebrar la navidad y sus 84 años en España. Así se lo ha trasladado ella a su hermano. Pero éste, miserablemente, no lo ve tan claro. Todo depende de que el “gran jefe” lo autorice. ••• La revista de mis amores, y hoy de mis dolores, no perdona que la más famosa de las españolas les haya traicionado prefiriendo para la gran fiesta de su cumpleaños a Telva, la competencia, y la castigan... ignorándola. ••• ¿Quién es esa médico sin doctorado, hoy politicastra chillona, que ha pedido, la muy imbécil, imitando a otro que tal anda, que los cuadros del Museo del Prado se distribuyan por todas las autonomías? ¡Nunca se ha oído mayor gilipollez! ••• La ex vice ha declarado: “Hasta que en el Consejo de Ministros se sienten tantas tontas como tontos se han sentado a lo largo de la historia no habrá llegado la igualdad”. ¡Es que ya ha llegado, querida, solo hay que mirar al Hemiciclo! ••• ¡Qué ridículo verles en un autobús de la EMT intentando dar muestras de campechanos, que no lo son. Papá si que lo era. ••• Que llevaría ella en el bolso cuando al caérsele se agachó rápidamente ¿Para que no se viera su contenido? ••• Me gustaría saber qué pensó Felipe en ese momento que ni se molestó en ayudarle. Tampoco lo hizo la reina Silvia. Ello me recordó cuando doña Sofía se cayó en la escalinata de la Casa Blanca y Hillary Clinton no movió ni un músculo para ayudarle.


SUBE BAJA
JOSÉ SACRISTÁN

Imagen

A sus 84 años ha recibido de la Academia de Cine el Goya de Honor 2022 “por ser un modelo de entrega, pasión, ética y profesionalidad, amén de ser el rostro y la voz del cine español en las últimas seis décadas”. El actor recibirá el galardón el próximo 12 de febrero.
SANDRA SÁNCHEZ

Imagen

La española de Talavera de la Reina que, a sus 40 años y después de haber conseguido el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio, se ha proclamado en Dublín campeona del Mundo de kárate, otra medalla, la 58. Todo en siete meses y con tan solo una semana de descanso
VIRUCA YEBRA

Imagen

Periodista que ha presentado en Madrid su novela La última condesa nazi (Espasa), apasionante vida de una mujer marcada por la historia que acabó encontrando el paraíso en la Marbella de la época dorada y por donde pasan aristócratas, artistas, homosexuales y nazis camuflados. Todos con nombres y apellidos.
JOSÉ JUAN MORALES

Imagen

Presidente de la Real Asociación Nacional de Criadores de Caballos españoles y responsable de la organización del Salón Internacional del Caballo, SICAB 2021, que se clausuró el domingo en su 30 aniversario, recuperando con éxito el esplendor de un evento internacional de referencia, todo un reto.



EL MUNDO / LOC / 28 NOVIEMBRE DE DE 2021

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Jue 02 Dic, 2021 1:47 am




El portavoz de los obispos españoles, Luis Argüello, reconoció, independiente de que los abusos sexuales a menores “son solo pequeños casos”, que la Conferencia Episcopal Española “es la primera en el mundo que aprueba un conjunto de normas para afrontar los casos de abusos sexuales contra los menores de edad”.

También dijo que la mayor parte de los abusados piden discreción sin hacer de su propio caso un asunto mediático.

Luis Argüello olvida que fue Juan Pablo II el Papa que más protegió la pederastia en la Iglesia.

No olvidemos que en su pontificado, el mayor pederasta de la Iglesia, el mexicano Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, investigado entre 1956 y 1959, era amigo de varios Papas pero, sobre todo, de Juan Pablo II que lo presentó en México, en 1979, como “un guía eficaz de la juventud y que iba camino de los altares”.

El cardenal Joao Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, reconoce ahora que el Vaticano tenía, desde 1943, documentos sobre la pederastia de Marcial Maciel.

A pesar de ello, Juan Pablo II le recibía con mucho cariño y deferencia. Famosas fotografías del Papa con Marcial Marciel abrazándole y bendiciéndole en el Vaticano, el 30 de noviembre de 2004.

Fue Benedicto XVI quien le forzó, en 2006, a retirarse a México el resto de su vida cuando una comisión de investigación ya había desvelado, sin ningún género de dudas, sus actividades delictivas y una vida de crápula, obligándole a renunciar a todo Ministerio público (misas, confesión y demás actividades sacerdotales). En atención a su avanzada edad, no fue sometido a un proceso canónico.

Una semana antes de que un Tribunal de la Santa Sede notificara la reapertura de la investigación contra el fundador de los Legionarios por abusos sexuales y pederastia, éste celebraba sus 60 años de sacerdote en el propio Vaticano en un acto presidido por el Papa Juan Pablo II y el cardenal Sedano, Secretario de Estado.

No entenderé jamás como Karol Wojtyla pudo ser elevado a los altares como san Juan Pablo II, cuando no solo conoció todos los delitos sexuales del criminal Marcial Maciel, sino que le amparó, protegió y distinguió públicamente como un ejemplo para la juventud.

En el proceso que le siguió se descubrió que había abusado, nada menos, que de ...¡¡¡111!!! menores, ¡¡¡ciento once!!!

“Muchos de los que habían sufrido abusos por parte de él, solían ser premiados con cargos”, declaró José Antonio Pérez Olvera, abogado mexicano, uno de los primeros legionarios en denunciar abiertamente a Maciel en 1997.

El muy canalla argumentaba que padecía una extraña enfermedad que los niños podían ayudar a aliviar. Necesitaba muestras de su semen y alguien que le ayudara a extraerla masturbándole.

¿Cómo pudo Juan Pablo II admirar a este individuo que le convenció de que el primer país a visitar como Papa fuera ... México? López Portillo, el Presidente, se resistía a recibirle. Maciel, que era confesor de la madre y hermanas del Presidente, habló con ellas y éstas le convencieron para que invitara al Papa. Wojtyla nunca olvidó aquel fino trabajo y durante tres décadas no dejó de recompensar la lealtad de Maciel, haciendo oídos sordos a las primeras denuncias de abusos sexuales en febrero de 1997:

“Lamentablemente no podemos abrir el caso del padre Maciel porque es una persona muy querida del santo padre y ha ayudado mucho a la Iglesia y se considera un asunto muy delicado”.

Tendría que morir Juan Pablo II, en abril de 2005, para que ya nada ni nadie salvaran a este protegido del impresentable Papa, de la pública condena.

Por todo esto, ¿se merecía Karol Wojtyla que lo elevaran a los altares como santo? Mejor ni siquiera recordarle.

    Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 04 Dic, 2021 1:55 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
Sábado 4 de diciembre de 2021

Imagen


LA HIJA DEL JEFE

    Cierto es que Inditex no era solo Pablo Isla, of course, pero por las circunstancias de la estructura de empresa familiar, Pablo Isla sí que fue Inditex. Aunque, por aquello de que donde el patrón es el que manda, y en beneficio de la hija del jefe, Pablo, con 57 años, “que no tenía prisa en salir”, según Carlos Segovia, se vio obligado a firmar el finiquito. Por aquello de la termodinámica familiar, y guste o moleste a quienes continúan al frente de la empresa, Pablo Isla siempre será... Inditex. Porque él y solo él la convirtió en el mayor imperio textil del mundo.

    Pero el paso del tiempo, que suele curarlo todo en la misma medida que lo deteriora, devuelve la serenidad suficiente para abordar con objetividad y sin el rencor de haber sido sustituido por la hija del jefe. “No es nada personal. Estamos muy contentos contigo pero la familia es la familia” y tú un empleado. Esto bien podría haber sido el argumento utilizado, según María Jesús Pérez en ABC. También hasta con amor. Porque el recuerdo de lo que fue una etapa hermosa y brillante, humana, porque Pablo tú vales no mucho sino muchísimo y, profesionalmente hablando, los espectaculares resultados lo avalan, tu nombre siempre estará unido a los grandes éxitos de Inditex. Trabajar en una empresa familiar nunca ha sido fácil. Lo sé por experiencia porque “la familia es la familia”, repito, en la que no solo manda el jefe, en este caso Amancio Ortega, sino hasta el marido de la hija, ese muchacho llamado Carlos Torretta, sin más oficio conocido y grandísimo beneficio que haberse casado con la hija del jefe, cuyo único protagonismo en este cambio ha sido “colarse en la rueda de prensa, en la que Pablo se hizo el harakiri, como si fuera un periodista más para ver y oír cómo explicaba Pablo Isla el acceso de su esposa al cargo”, según crónica de Carlos Segovia en EL MUNDO. Cuando Torretta mejor que nadie sabe que el único mérito de su mujer es ser hija del jefe como el de él, marido de la hija del jefe.

¿OTROS SEIS MESES DE CONDENA?

    Estos días, la opinión pública especulaba, basándose en unas palabras de la Infanta Elena, sobre el inminente regreso del Rey Juan Carlos, poniendo fin al exilio que su hijo y el presidente Sánchez le han condenado. “Si yo hubiera estado al frente del Gobierno, no hubiera permitido que saliera del país”, ha declarado el ex presidente Mariano Rajoy. Y regresaba con el fin de pasar la Navidad y su 84 cumpleaños si no en familia, al menos en su casa. Pero va a ser que no. Porque la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ¿por orden de su presidente? ha firmado este jueves un decreto por el que se prorroga otros seis meses más la condena. Exactamente, hasta junio de 2022. Creo recordar que no hace mucho la Fiscalía reconocía estar preparando el archivo de las diligencias contra el Rey y, el 3 de septiembre, que todavía no había decidido si le denunciaría. ¿Por qué ahora la inefable fiscal general firma este decreto? ¿Para impedir que Don Juan Carlos regrese el próximo 17 de diciembre como se ha aireado estos días? Ya se especulaba sobre “la ciudad por la que iba a llegar y el lugar donde se alojaría. Todo ello si no decide cambiarlo”. Querida Chelo, Dolores Delgado ya lo ha cambiado.

LA ÚNICA VERDAD SOBRE OLGHINA

    El 8 de enero de 1986 y en mi despacho de director de La Revista del Grupo Zeta yo y Olga de Robilant, ambos residentes respectivamente en Madrid y Roma, establecen los siguientes acuerdos:

    1.- La señora Olga de Robilant, cede la propiedad material y física y el copyright en exclusiva mundial de 19 cartas (57 cuartillas de folio, manuscritas) de Juan Carlos de Borbón dirigidas a ella. 2.- Por dicha cesión, la señora Olga de Robilant recibe un importe... que se le hace efectivo.

    3.- En el momento de la cesión de los aludidos manuscritos, la señora Olga de Robilant declara que no existen otras cartas de Juan Carlos de Borbón dirigidas a ella, por lo que debe entenderse que ha cedido a La Revista la totalidad de la correspondencia. 4.- La dirección de La Revista, en el momento de firmar estos acuerdos, declara reservar para sí cualquier decisión sobre la publicación de algún escrito o escritos relacionados con dicha correspondencia. ¡Más claro....!

    La historia de este documento comenzó el 2 de enero de ese año, cuando la señora Robilant me telefonea desde Roma solicitando un encuentro para ofrecerme un material que puede ser de mi interés. Para ello, viaja a Madrid, hospedándose en el Hotel Velázquez. Nuestro encuentro, en mi despacho de la calle de Serrano, donde me muestra lo que pretende venderme: las cartas de amor del Rey Juan Carlos.

    Ante mi lógica pregunta de si con aquella venta de una manifestación vital y también íntima de su relación con el Rey Juan Calos no suponía una desvergonzada traición, su brutal y sincera respuesta me descolocó: “El poder conservar tesoros, riquezas y una preciosa intimidad demostrando elegancia y nobleza, es un lujo que, por desgracia, tiene un límite prosaicamente material. En mi escala de valores, debo anteponer el bienestar y la supervivencia de mis hijos a la discreción de dama, de gentil mujer. En otras palabras, la mujer no puede hacer tanto regalo. De todas formas, puedo afirmar que en mi vida he callado más cosas que las que aparecen en estas cartas”.



CHSSSSS ••• Se dice que el buenazo de Urdangarin podría tener trabajo en Abu Dhabi cuando haya cumplido en su totalidad el régimen de semilibertad y no tenga que depender del programa de reinserción de delincuente económico, el 23 de junio de 2022. ¿Influencias del suegro? ••• “Tolosa” (todo lo sabe) es el apodo con el que el suegro se refiere a su nuera. ••• Resultaba un tanto antiestético: o sobraba tiara o faltaba cabeza. Un problema de proporcionalidad. ••• Le ha confesado a mi amigo Alberto Chicote que no le pagan mucho en los programas de la tele en los que interviene “por ser la ex de quien es”. Pienso que no te pagan más porque no lo vales, guapa. ••• Tiene dos yates de superlujo pero vende uno que le costó 95 millones por 76 para encargarse otro por el que pagará 182. Una obscena exhibición de riqueza del empresario gallego. ••• La princesa heredera criticó de manera subliminal el vestido de la real invitada. “Yo tengo otro igual, de la misma firma, pero con mangas, que es más elegante”. ••• Cuándo se dará cuenta que mostrar continuamente esos brazos tan musculados no es elegante y le resta feminidad. ••• Hasta la Casa Real se vio obligada a testimoniar su pésame aunque la autora fue siempre muy crítica con la Institución. Pero si lo había hecho el presidente, el Jefe del Estado no iba a ser menos. ••• A ella le hubiera gustado estar en el cementerio, pero se lo desaconsejaron.


SUBE BAJA
RAFAEL AMARGO

Imagen

No se que pensará Letizia ante la noticia de que el juez de instrucción llegara a la conclusión de tener motivos más que suficientes para enjuiciar, por tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal, al artista con quien ha debutado en el teatro la rebelde Carla Vigo, su sobrina carnal.
ALEXIA PUTELLAS

Imagen

Futbolista española que juega como delantera y centrocampista en el Barça e internacional con la selección absoluta de España, se ha convertido en la primera española en ganar el famoso y codiciado Balón de Oro, como la mejor jugadora del mundo, que lo ha recibido en la gala de París.
DONALD TRUMP

Imagen

Por el coraje de criticar públicamente a los duques de Sussex: “Harry ha sido utilizado y algún día se arrepentirá. Meghan ha arruinado la relación con la Familia Real y esto le duele a la reina, con quien ha sido irrespetuosa. Isabel II es una gran mujer y una persona histórica”.
DABIZ MUÑOZA

Imagen

El cocinero de la cresta, marido de la Pedroche, propietario de Diverxo, presume, desvergonzadamente, de subir el menú hasta los 365 euros, un 46% más del precio que mantenía hasta ahora. Estoy de acuerdo con Carmen Lomana que lo califica de “barbaridad”. ¿Redundará en beneficio de sus empleados?



EL MUNDO / LOC / 4 DICIEMBRE DE DE 2021

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Jue 09 Dic, 2021 1:57 am




La sociedad paga bien caro el abandono en que deja a sus hijos, como todos los padres que no educan a los suyos. De un tiempo a esta parte, lo estamos viendo con los hijos e hijas de esos padres y madres que uno ama tanto.

Cierto es que tener un hijo o hija no es tener un ramo de rosas que decía mi paisano Federico García Lorca. Hay tan pocos hijos que igualen a sus padres ¡por tantos que pueden menos, que pocos pueden más!

Siempre he dicho sin pudor que prefiero un perro a un niño (¡por favor, no me critiquen!). Por ello, me deja estupefacto ver el número de personas que aceptan el riesgo de tener hijos sin pensar que un hijo es un acreedor dado por la naturaleza que cuando se separa de ti, lanzado lejos de tu umbral, empieza a vivir su vida, transformándose en hijos e hijas que ya no conoces.

Lo estamos viendo estos días en la persona de la hija de un importante matrimonio, divorciado el, que se ha independizado de sus famosos padres para vivir su vida sentimental en pareja, a pesar de su juventud, reconvertida, en el mejor de los casos, en una importante “infuencer”.

Esta es la historia de una derivación familiar. Sucede igualmente si el hijo o la hija se han independizado, marchándose de casa o siguen viviendo su vida en el hogar familiar. Como es el caso de un matrimonio amigo mío, una pareja joven, culta y “progre” que aunque, sin pasar de todo, no se escandalizan de nada.

A mis amigos, ellos tan guapos, tan liberales, tan seguros y tan felices, se les ha caído hace unos días y, como vulgarmente se dice, todos los palos del sombrajo. Y hoy están llenos de confusión. Se sienten inseguros y no saben qué carta jugar en sus relaciones con los hijos.

Todo ocurrió una mañana de este otoño madrileño. Como todas, mi amigo, un gran ejecutivo, salió de su dormitorio pocos minutos después de las ocho dispuesto, como tiene por costumbre, a ducharse y afeitarse.

Y cuando más dormido que despierto se disponía a entrar en el cuarto de baño la puerta se abrió y ante sus ojos soñolientos apareció una jovencita de no más de 17 años, completamente desnuda, que, con la mayor naturalidad, le saludó, sin sorprenderse, sin inmutarse y sin taparse, por supuesto, con unos educadísimos buenos días, para desaparecer tras la puerta del dormitorio -TV-música-ordenador-tableta-movil-estudio del mayor de sus hijos, que tampoco tiene más allá de 18 años.

Mi amigo se quedó clavado en el repartidor al que se abren los distintos cuartos y el baño.

Y sin entrar en este, volvióse al dormitorio del que había salido, abrió la puerta, la cerró tras de sí para sentarse al borde del lecho matrimonial con la cabeza entre las manos:

● ¿Estás mareado? ¿Te pasa algo?, preguntó angustiada la esposa, incorporándose en la cama.

Aquella mañana, el matrimonio no se atrevió a salir de la habitación por temor a encontrarse con el hijo y su amiguita.

● ¿Crees que se habrán marchado ya? ¿Y si nos los topamos? ¿Qué podemos hacer?

Mi amigo quiso pedirme consejo. A mi, que soy casi un inclusero, sin padre, ni madre ni perrito que me ladre y, afortunadamente, sin ... hijos.

Algo así como el estado perfecto. ¡¡¡Qué felicidad!!!

    Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 11 Dic, 2021 2:13 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
Sábado 11 de diciembre de 2021

Imagen


EL SILENCIO DE DOÑA SOFÍA

    La historia del Rey Juan Carlos es un folletín en toda regla, entendiendo como tal esa historia por entregas durante semanas e incluso meses que presenta sucesos dramáticos y emocionantes, a menudo poco verosímiles, con incongruencias en la escabrosa conducta amorosa del protagonista. En este folletín real como la vida misma participan el hijo que le expulsó de la casa, la nuera, el presidente del Gobierno, la fiscal general del Estado, los jueces ingleses y, por supuesto.... la amante. Todo dios menos la sufridora y coronada esposa.

    En todo este dramático folletín llama la atención el silencio, desde el primer momento, de la persona, se supone más afectada, por ser todavía la sufridora esposa. De ella solo se sabe que el dramático día que su esposo era expulsado de Zarzuela y de España por su hijo y por el presidente del Gobierno, a ella se la vio de compras en El Corte Inglés. ¡Toma ya!

    Cierto es que a Doña Sofía no se le ha escuchado nunca quejarse de su complicada relación matrimonial, a diferencia de la reina Isabel de Inglaterra que, cuando le vinieron con el cuento de que su marido la engañaba, contestó con una inteligentísima frase que, en su día, le brindé a Doña Sofía: “A mi marido yo no le pido fidelidad, sino lealtad”.

    Que se sepa, y yo lo sé por confidencia de mi amigo, el inolvidable general Sabino Fernández Campo (¿para cuándo sus memorias, querida María Teresa?) solo en una ocasión Doña Sofía supo responderle con cierta dignidad al Rey que, en el fragor de una pelea y lleno de ira, le había gritado: “¡Te odio! ¡Te odio!”, diciéndole: “Ódiame, pero fastídiate, que no te puedes divorciar”.

    No hay duda de que la convivencia aporta mucha vulgaridad en la vida matrimonial de un hombre y una mujer y mucho más si se trata de una relación mal avenida como la de Juan Carlos y Sofía.

    De todas formas, la vida de la Reina emérita no ha sido ni es lo que se dice una existencia plenamente feliz. Como su antecesora, Victoria Eugenia, se trata de una mujer leal hasta el final y, también como ella, reconoce, con su comportamiento, que es el precio que debe pagar por otras “compensaciones” que yo no conozco. Pero ¡a qué precio!

COMO SU ABUELO ALFONSO XIII

    Posiblemente, Doña Sofía nunca se había parado a meditar que en Don Juan Carlos, como en su abuelo Alfonso XIII, la clave se encuentra en la genética de los Borbones y, como tal, es prisionero y finalmente víctima de la herencia y características de este linaje.

    La Reina Victoria Eugenia, en la última entrevista que mantuvo con este periodista el 15 de marzo de 1969, exactamente un mes antes de su muerte, el 15 de abril, al abordar su crisis matrimonial con Alfonso, que tanto le hizo sufrir, tanto como Juan Carlos a Sofía, lo justificaba con las siguientes palabras: “Desengáñese, Peñafiel, los españoles son muy malos maridos y aunque se casen enamorados, en seguida son infieles. En el caso de mi nieto Juan Carlos, también por la genética de los Borbones. Si yo le contara, tal cual como fue mi pobre marido”.

    Ignoro si Doña Sofía es una mujer tercamente decidida a cumplir con su ¿“deber”? Es tan realista que en modo alguno se compadece de sí misma por la situación que está viviendo y que debe estar afectándole en su dignidad de mujer engañada públicamente. No una vez, ni dos, sino mil veces.

¿QUISO HUMILLARLE?

    Creo que ha llegado a un perfecto equilibrio entre la facilidad y la simplicidad por un lado y las obligaciones de su rango por otro. Cierto es que no le ha quedado más remedio. No tiene ni tan siquiera a su madre para confiarse. Como hizo cuando descubrió con sus propios ojos la primera infidelidad, la primera de la que ella se enteraba, a los dos meses de ser proclamados Reyes. Su reacción fue coger a sus tres hijos para volar hasta la India, hasta Madrás, para refugiarse en los brazos de su madre, la reina Federica. Y lo hizo para no volver. ¡ Y volvió! Y se equivocó. Como cuando, encontrándose en Atenas con su familia, supo que su marido, el Rey, se había roto la cadera estando de cacería de elefantes en Botswana. Que era lo de menos. Lo grave era saber con quién estaba. ¡¡¡Corinna!!!

    Y aunque su familia griega le recomendó que no volviera, lo hizo posiblemente por aquello de “las obligaciones de su rango”. Nada más aterrizar en Barajas se dirigió a la clínica San José, no para visitar a su marido, sino para interesarse directamente con los médicos de la situación en la que se encontraba. Aunque, tres días después, cogió a toda su familia, incluido Iñaki Urdangarin, y volvió a la clínica para visitar a Don Juan Carlos. Un médico amigo mío que se encontraba presente en la habitación me contaba que vio a Letizia apoyada en el quicio de la puerta de la habitación y con la mano en la cadera, diciendo chulescamente: “¡Vámonos ya!”. Después comentaría: “Y decía que Felipe se iba a cargar la monarquía casándose conmigo...”.

    Doña Sofía regresó a la clínica ¿para humillarle ante sus hijos? o porque se creyó en el deber de hacerlo, a pesar del drama íntimo que estaba viviendo. Ese día prefirió cerrar los ojos ante lo que estaba viendo: el despojo humano de su marido por culpa de su imperdonable comportamiento.



CHSSSSS ••• Mientras ella estaba tomando tranquilamente con una amiga una botella de champán, los escoltas soportaban el frío en la pvta calle. ••• “O es más tonta de lo que parece o mucho más lista de lo que pudiéramos pensar”, como acertadamente ha dicho el compañero Jiménez Losantos. ••• El canalla y muy sinvergüenza hijo de su madre ha reconocido cínicamente que se gastó ocho millones, ¡¡¡ocho!!! en drogas. ••• Sin duda alguna era una grandísima escritora, casada con un grandísimo paisano mío, pero, también, una sectaria de cojones. ••• El hombre que participó en las reuniones secretas en Zarzuela para obligar a Don Juan Carlos a abdicar ha empezado a trabajar con el padre de la consorte real. ••• A propósito de la tan traída y llevada tiara lucida por la consorte, alguien muy inteligente ha dicho que “la monarquía tendrá más posibilidades de permanecer cuanto menos parezca una monaquía, cuanto menos se luzcan las tiaras”. No olvidemos que España es el único país comunista con monarquía. ••• ¿Será verdad que el frac del ministro de Asuntos Exteriores español en la cena de gala de los reyes en Suecia era de alquiler? ••• El Papa regresa de su viaje por Chipre y Grecia llevándose a 50 inmigrantes. ¿Para alojarlos en el Vaticano?


SUBE BAJA
LANDALUCE/BELMONTE

Imagen

Las compañeras autoras del magnífico libro Sobre nosotras, sobre nada (La Esfera) que, como escribe Arcadi Espada, “es una delicia más que una conversación entre las dos, el tema no es otra cosa que un monólogo a dos, una historia entra la amistad y el amor, digno del guión de una película”.
CORINNA LARSEN

Imagen

La cortesana incansable en su lucha contra su ex amante el Rey Juan Carlos, con una demanda interpuesta en los tribunales británicos contra él y contra el que fuera director del CNI, por acoso, seguimiento ilegal y difamación. Todo depende de si el tribunal decide si el Rey goza de inmunidad.
FRANCISCO BERGOGLIO

Imagen

El actual Papa, por sus palabras defendiendo al arzobispo de París, Michel Aupetit, que ha dimitido por una falta contra el sexto mandamiento. “Se trata de una falta parcial: pequeñas caricias y masajes a su secretaria. Los pecados de la carne no son los más graves”… depende de quien los practique, Santidad.
FLORA PÉREZ

Imagen

“La voz oculta de la marca”, según el dimitido y grandísimo ejecutivo Pablo Isla, y la gran triunfadora de los cambios en Inditex, ya que no solo ha logrado que su marido, Amancio Ortega, designe a su hija como presidente, sino también a sus cuñados, los hermanos de Flora, como directivos.



EL MUNDO / LOC / 11 DICIEMBRE DE DE 2021

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Lun 13 Dic, 2021 2:09 am

Imagen

Jaime Peñafiel: "Nunca he sido monárquico y no me gusta la monarquía como institución"

Pese a su vastísima carrera poblada de exclusivas, Peñafiel mantiene su mantra: "Valgo más por lo que callo que por lo que cuento". Y lo que calla arderá a su muerte

En pie monta guardia ya la sonrisa de Jaime Peñafiel, combinado hoy de abajo arriba: jugando su ropa con el verde oliva y ataviado él con unos ojos vidriosos de pupila pequeñísima y un iris bicolor, colmado en primera instancia por un marrón noche y vivo a causa de una esfera final que parece gris. Al fondo, unas cuencas golpeadas por el morado.

Se enseñorea por su casa mostrando altares de los recuerdos que nunca marcharán, al menos no lo harán de su memoria, mientras le invitamos a balancearse sobre su pasado. Y él, él se deja columpiar:

-Voy a cumplir 90, intento llevarlos con dignidad.


Don Jaime, ¿teme usted no a la muerte sino a cumplir años?
Mira... yo ya en la vida he hecho todo. Incluso he estado muerto, con el covid. Me contagiaron en marzo de 2020 en la finca que tenemos y el médico le dijo a Carmen [su mujer]: "Déjale morir en paz". Durante dos días estuve muerto y, de pronto, la enfermedad entró en crisis y salí adelante.

Pasó la enfermedad en casa y asegura que por se salvó. "Si hubiese entrado en un hospital o en una clínica", dice sin miedo a confundirse, "hubiese muerto, porque estaban todas infectadas, como le pasó a mi amigo el marqués de Griñón. El médico le dijo a Carmen que volviésemos inmediatamente de la finca a Madrid y mientras regresábamos en el coche nos paró la Guardia Civil. Acuérdate de que se había prohibido la circulación. El médico nos había recomendado que si nos daba el alto la Guardia Civil respondiésemos a los agentes que lo llamaran a él por teléfono, pero Carmen, que es una mujer con carácter, le dijo al guardia: "¿Pero no ve que se está muriendo?". Venía conduciendo ella y yo detrás, muriéndome. Cuando llegamos, le dijeron: "Que se quede en casa, que se muera en su casa". La verdad, lo único que me preocupaba en aquel momento era dejar a Carmen sola".

-A lo mejor por eso está aquí todavía.

-Aquí estoy -. Y sonríe.

José Juan Jaime Peñafiel Núñez nació en Granada, en un «carmen precioso» del barrio del Albaicín, como ya saben sus lectores. Y también nació en 1932, lo que implica que no es hijo de la Guerra sino hermano:

-A mi padre, que era ingeniero, parte de la Guerra le cogió en Málaga haciendo una ampliación del pantano de El Chorro. No pudo volver a Granada y fue mi madre quien aguantó con sus hijos. Cometió un error: el carmen en el que vivíamos fue asaltado por la gente de izquierdas, nos echaron de casa y mi madre se refugió, con una falta de inteligencia enorme, en casa de Montesinos. Montesinos era el cuñado de Lorca y a los tres días de escondernos allí fusilaron a Montesinos. Lo pasamos mal, pero bueno, viví la Guerra, la posguerra... Éramos cinco hermanos y cinco primos, todos viviendo en la misma casa. Yo tuve una infancia muy feliz. Mi padre era una persona bondadosa. Hay una carta fantástica que me envió mi padre cuando yo me hice minero...

¡Ayudante de picador!
¡Sí! Estaba estudiando Derecho y decidí pasar un tiempo en las minas de León, a 700 metros de profundidad. Y con una pala iba retirando el carbón que el picador sacaba. Yo tengo claustrofobia y lo pasé muy mal, muy mal. Y entonces mi padre me escribió una carta reconociendo que estaba viviendo yo una situación muy mala, que la vida de los mineros era muy dura, pero diciendo que no me dejara arrastrar por las ideas políticas de los mineros y que tuviera sentido común. Fíjate, me sorprendió allí una explosión en la que murieron 14 mineros y mi padre quiso ir a recogerme. Yo tenía sobre 20 años... Fue una experiencia muy buena.

Pero... ¿por qué decide usted irse a la mina?
Muy sencillo. En mi casa había una gran biblioteca, era de mi abuelo, que era magistrado, y había un libro donde el protagonista, Larry, que era escritor, decidía meterse en las minas del Ruhr, en Alemania. Me sorprendió y decidí ir a las minas de Sabero. Estuve dos años. Cogía permisos para venir a examinarme a Granada y volvía de nuevo.

En casa no había problemas económicos, ¿no?
No, en mi casa, no me gusta presumir, pero nunca hubo problemas económicos. Mi padre trabajaba mucho y éramos una familia muy acomodada. Simplemente quise vivir la experiencia, que fue muy enriquecedora en todos los aspectos.

Habla muchas veces de su padre, en cambio de su madre...
Es que si tengo que elegir siempre me quedaré con mi padre. Aparte de ser un gran profesional era un santo varón. Jamás le oí levantar la voz, jamás una mala palabra... Mi madre tenía mucho carácter y mi padre era el que cuidaba a sus hijos, mi madre era la que mandaba. Para mí, la entrevista más importante que he hecho ha sido la del príncipe Felipe de Edimburgo. Cuando lo conocí, lo miré con admiración, él se sorprendió, y le dije: "Es que usted se parece mucho a mi padre". Era el vivo retrato. Mi padre era un fachón fantástico, rubio -yo soy moreno-, era guapo y sobre todo era un gran padre de cinco hijos y de cinco sobrinos. En mi casa a la mesa éramos quince personas, se había muerto el padre de mis primos, que era un hermano de mi madre, y como vivíamos en la casa materna se creían con derecho a vivir ahí.

Parece que no llevó muy bien aquello.
Sí, sí, muy bien; era fantástico ese carmen. Hace unos años celebré allí un aniversario de mi boda. Es una casa de grandes recuerdos.

Venga, hábleme de ese carmen.
Esa casa, que es una casa solariega, fantástica, espectacular, parece un palacete. Teníamos un jardín del que nunca salíamos, porque no se nos permitía. Ni siquiera podíamos asomarnos a los balcones.

Hasta este momento, Peñafiel no había esquivado la mirada y ahora por vez primera la entorna en el horizonte que divisa desde su ático, como si estuviera forzando su memoria a un ejercicio inusitado.

¿Por qué no podían salir del jardín?
Era la norma de la casa. Nosotros bajábamos al jardín a jugar pero... En ese jardín hay un limonero en el que yo vi, desde la ventana de mi habitación cuando era niño, tendría cinco o seis años, cómo mi padre enterraba a mi madre después de haberla matado...

Pregunta el silencio.

-Era una época muy dura. Mi madre se había quedado embarazada y había una habitación en ese carmen que daba a la Alhambra, la llamábamos la habitación de los muertos porque cuando alguien enfermaba para morir lo metían ahí, para que muriese mirando a la Alhambra. Vimos que a mi madre la llevaban a esa habitación. Una noche, la oímos chillar y, al momento, se hizo el silencio. Al poco, desde mi habitación vi que alguien abrió la verja que da el carmen y vi a mi padre llevando el cuerpo de mi madre, cavando al lado del limonero y enterrándola. Para un niño aquello fue terrible, sobre todo conociendo la bondad de mi padre. Al día siguiente mi padre entró en mi habitación. Yo me aterré, pensé que venía a por mí y me llevó por esos corredores enormes a la habitación donde había matado a mi madre. Abrió la puerta de esa habitación y... y vi lo mejor que había visto en mi vida, un canto a la vida: vi a mi madre en la cama y en sus brazos tenía a mi hermana María Luisa. Mi madre había parido con dolor, como se paría entonces, y lo que mi padre había enterrado había sido la placenta.

Hasta la grabadora se ha quedado sin pilas.

-Fue una historia real -apunto que dice, riéndose o de la situación o de mí, no me queda claro- en la imaginación de un niño de cinco años. No te preocupes por la grabadora, lo entiendo, a mí me ha pasado de todo, yo soy un vademécum. ¿Tú sabes lo que es estar con el Sha en el exilio durante dos horas y no grabar absolutamente nada?

Un vademécum.

El pequeño Peñafiel se educó en los Maristas, "un colegio muy elitista". Nunca repitió curso pero tampoco era brillante. De hecho, el examen del Estado lo suspendió en Granada y acabó examinándose en Murcia: "Murcia era famosa porque ser un coladero". Estudió Derecho y dos veces Periodismo, una en la escuela oficial de Madrid y otra... "Yo por entonces ya era un reportero reconocido y Europa Press me pidió que me matriculase en Periodismo en Navarra, para darle un tirón, así que volví a matricularme e iba solo a examinarme, era un paripé. Por cierto, en un programa de televisión en el que coincidí con Carmen Rigalt me acusó de que me habían regalado el título de Periodismo en Navarra. ¡Pero si yo ya era periodista! [Ríe]. Hacía simplemente la concesión de ir. Rigalt llevaba razón y no".

Me estoy acordando de una anécdota suya que he leído sobre el amor, bueno, sobre hacer el amor o sobre el sexo, mejor dicho: ¿su primera relación la tuvo con una prostituta a los 16 años?
Eso seguro que aparece en uno de mis libros... Pues seguramente sí, sí. Y eso que no soy yo una persona que ha practicado el sexo con prostitutas, pero bueno, aquello fue de estas cosas... de... de...

¿De juventud?
De juventud.

Me recompongo, todavía ahora, de la historia sobre la habitación de la muerte, y veo una pintura, un retrato enorme de Carmen presidiendo una de las mesitas de la sala.

Apenas se habla hoy del amor y usted lleva casado casi 40 años.
Tuve un primer matrimonio, desgraciado, y es que es muy difícil acertar a la primera. Mi ex mujer era de Salamanca y aquello fue... mientras duró, duró. La primera vez me casé enamorado y de aquel matrimonio nació mi hija, Isabel, que después murió... Y después encontré el milagro de mi vida, que es Carmen. Me casé en Miami, con Julio Iglesias, gran amigo mío, de padrino de boda. Él quiso que me casara allí. Y cuarenta años... son muchos años.

Y Peñafiel se levanta y regresa al rato con un libro poblado de fotografías. Pasa las hojas, y sigue pasándolas y hasta empiezo a pasarlas yo.

-Siempre me he distinguido -se arranca-. Desde los cinco años llevaba corbata, y además de lazo, y practicaban un bullying contra mí... Pero siempre me dio igual. Mi padre me decía: "te van a arruinar la vida", pero a mí la vida no me la arruina nadie.

Otra página:

-Y aquí estoy vestido de minero, de minero auténtico. Y mira la casa, el jardín...

Ni asomarse a los balcones podía. ¿Por miedo?
No, pues para que no nos contaminaran.

¿Contaminaran de qué?
Nooo... Mira, los niños jugaban a la pelota en la plaza, donde estaba mi casa, y nosotros les oíamos desde el jardín. Cuando la pelota caía al Carmen corríamos a por ella para devolvérsela y poder salir a la calle.

Me da la impresión de que no le gusta mucho hablar de esa época, de la Guerra, de...
Nos protegían muchísimo.

Quizá usted no era consciente de lo que se estaba viviendo.
Para nada. Lo que sí recuerdo es el día en el que nos echaron del carmen. Ver a los vecinos del barrio mirando a mi madre salir con sus hijos y la gente en la plaza gritando y gritando contra nosotros; y nosotros, niños asustados, que no sabíamos lo que pasaba...Ocuparon la casa... Esas imágenes sí que te quedan.

-Aquí está Franco -señalo otra foto.

-Con Franco siempre me llevé muy bien, iba a las monterías, a las cacerías...

A veces parece que le molesta que le recuerden su relación con Franco.
No, no. Yo la asumo. Mi vida profesional me llevó por ahí, qué vamos a hacerle. La gente me dice: "Tú que ibas a las cacerías con Franco...". Sí, iba, y me quedaba solo con él durante horas. Mis conversaciones con Franco darían para 1.000 páginas, pero para 1.000 páginas en blanco, porque no hablaba.

Eso no puede ser así.
Estuve horas y horas pero hablábamos muy poco. Me acuerdo de una vez en la que yo llegaba de Japón, me había comprado la primera Nikkon y él, a quien le gustaba mucho la fotografía, me preguntó qué era eso. Yo por entonces me enrollaba, le explicaba que era la mejor cámara que había en el mercado y él respondía que no, que las mejores eran las alemanas. Un día, un día me quedé muy jodido.

"Él me miraba", explica Peñafiel lo vivido ese día jodido, "y yo lo seguía con la mirada, como el perro al amo", e imita a un perro alzando el cuello para seguir la voz de su amo. De pronto, Franco le habría dicho:

-Peñafiel -"con aquella vocecita que tenía", matiza- le voy a hacer una pregunta: ¿usted cree que mi fotógrafo es masón?

"Su fotógrafo era Campúa", añade. "Él sabía que teníamos relación. Me quedé desconcertado y justo en ese momento lo llamaron y se olvidó de mí, pero yo no me olvidé de él".

-Al día siguiente -continúa- había una montería que duraba varios días en la finca de Antonio Guerrero Burgos, en Toledo. Me dijeron que me iba con su excelencia y dije que no. Investigué un poco y supe el porqué de la pregunta sobre Campúa: a su hija alguien le había dicho que lo habían visto en Villa Giralda en Estoril en un santo de don Juan. Para Franco todo el que iba a Estoril era masón. Y yo he ido muchísimo.

La pregunta, supongo, es: ¿cómo y por qué empieza usted a tejer esa relación con el dictador?
Primero: ¡Hola! era como la revista oficial. Entonces yo empiezo a hacer los primeros reportajes al jefe del Estado, que era Franco, y a su familia. Y yo siempre he caído muy bien, ¿qué culpa tengo? Porque yo no soy cortesano, eh, desprecio a los pelotas, que hay en España muchísimos. Y, segundo, el dueño de la finca donde Franco iba a cazar, en el Castillo de Prim, era medio pariente mío, Antonio Guerrero Burgos, fundador del Club Siglo XXI. Me invitaba, había pedido permiso al Pardo para que yo pudiera ir. Y así empezó todo. Recuerdo que las monterías duraban tres días y después de las cenas Franco y yo nos quedábamos solos mirando la televisión, Franco ahí, con sus piernecitas colgadas en el sofá. Hablábamos, pues no sé de qué, le gustaban muchos los partidos de fútbol. Mientras, los demás estaban jugando a las cartas. Era yo como la figura obligada, como el perro, como la escopeta. Fui testigo de cuando Fraga le pego el tiro en el culo a la hija de Franco. [Y me da unos toques en el brazo, haciéndome más partícipe del cañonzo]. Era una cacería de perdices, no una montería. Iba por primera vez Fraga a una cacería y parecía un cazador del Corte Inglés: con su sombrero nuevo, su escopeta nueva... Las perdices son un bicho con un vuelo muy cambiante, hacen braaaaan [emula el vuelo de una perdiz con sus manos], y entonces Fraga vio una perdiz, la siguió, esta cambió de dirección y bajó tanto que pasó por detrás del culo de la hija de Franco y Fraga se lo dejó como un colador. Franco, que era hermético, directo, dijo: "Quien no sepa cazar, que no venga". Fraga pensó que por lo menos lo iba a fusilar. Menos mal que eran perdigones pequeñitos. Yo era un habitual, pero no tenía nada que ver con el franquismo ni nada.

No fue franquista y tampoco lo combatió.
Yo tuve la suerte de que estaba en una revista de evasión, que no opinaba. En mis reportajes no decía que Franco era el mejor ni nada. Lo único que escribí fue que era un gran cazador, porque donde ponía el ojo ponía la bala. La revista me permitía escribir sin calificar. Yo contaba lo que había visto. Lo más cruel que he visto, por cierto, fue ensillar a Franco. Lo subían a un caballo viejo y ver el momento en el que lo ensillaban a ese caballo viejo, cuando un guardia civil sujetaba al caballo, otro estaba detrás del caballo, un tercero aupándolo y un último al otro lado de Franco.... "Excelencia, excelencia, la pierna, la pierna", le decían si montaba mal, y si no la había echado bien, la pierna, se le bajaba y había que subirlo de nuevo. Era un momento tan cruel que a un fotógrafo de la agencia Efe, Ortiz, le dije: "No fotografíes ahora". Él hizo la foto, la vendió al extranjero, le quitaron el carnet y no pudo volver a ejercer hasta después de la muerte de Franco. Yo sabía lo que tenía que publicar y lo que no.

Se autocensuraba.
No. Yo sabía que eso no se podía publicar. No por falta de respeto, porque esa foto era periodística... Tengo yo fotos de esas... Pero yo no hacía elogio ni crítica, era aséptico, porque la revista tampoco me lo permitía.

En ¡Hola!, Peñafiel trabajó 22 años. Antes, en Europa Press, ya se había ganado un nombre y se había fogueado en medios locales, como la revista Ideal, y en el semanario Patria, "que era el periódico del movimiento". "En EL MUNDO llevo veintitantos años, todas las semanas sin parar. Es un drama, no la columna ni escribir, que eso es un oficio, sino buscar los temas, que es algo que te agota y que incluso te desconcierta. Suelo hacer muy poco caso cuando la gente me llama dándome noticias, porque a mí no me gusta que me utilicen".

Cuántas veces no se habrá sentido manipulado...
Muchas , la gente llama y sé que me están utilizando contra alguien, pero yo siempre doy las gracias y les digo que la vida me la busco yo. A ver, no todo el mundo te engaña... Hay gente que te ofrece noticias y un periodista está abierto a todo. Pero, claro, como yo me he convertido casi a la fuerza en un especialista de Letizia, he de tener mucho cuidado para que la gente no me utilice contra ella. Soy una persona muy independiente, quizá porque tengo independencia económica, por la edad... Escribo lo que creo que debo escribir, lo que el periódico me permite y, si no me lo permitiera, dejaría de escribir. Pero el periódico me respeta: no me toca ni una coma. Yo soy críticamente respetuoso. En 60 años solo he tenido dos o tres procesos.

Hombre, don Jaime, en una carrera tan vasta y con temáticas tan delicadas ¿me va a decir que no ha tenido problemas con la dirección de algún medio?
Tuve problemas con la famosa foto de la agonía de Franco. Acabé en el Supremo porque el marqués de Villaverde me denunció y luego él mismo me absolvió, pues en el juicio, cuando el presidente del tribunal le preguntó qué opinión tenía sobre mí, le respondió que fantástica. El presidente se quedó sorprendido. "¿Pero cómo dice eso si lo ha denunciado por ladrón?". Él mantenía que yo le había robado las fotos de la agonía de Franco de su mesa. "No, no, yo lo que quiero es que me diga quién se las ha vendido", respondía el marqués. El presidente se cabreó y le dijo que lo iba a procesar por falsa denuncia. Nunca voy a desvelar quién me vendió las fotos de la agonía de Franco. Y lo pasé mal. Porque yo le había prometido a aquella persona que no iba a desvelar nunca su identidad. Nadie lo sabe, ni en casa. A veces, creo que incluso yo lo he olvidado.

Fijo que en algún cajón de este salón están sus memorias con ese nombre...
Yo tengo un archivo, muy grande, y a Carmen le he dicho: "El día que me muera, quémalo todo".

¡Será verdad!
Sí, sí, porque hay cosas que no se deben publicar: fotos, cartas, grabaciones... Yo, en el fondo, soy muy respetuoso con la intimidad de las personas. Hay un límite que no se puede traspasar nunca. Yo tengo una norma, la gente ya la sabe, que valgo...

...más por lo que calla, que por lo que cuenta.
Y lo que callo lo callaré siempre.

Bueno, el Emérito alguna vez le ha dicho, como a Chávez, por qué no te callas.
Sí (se ríe muchísimo). Hombre, yo he sido crítico con don Juan Carlos, al que tengo un enorme respeto. Estoy cabreadísimo con su hijo por tenerlo como lo tiene en el exilio. Es el único caso de la historia donde un hijo echa a su padre de su casa, y de su país, eso es, además, anticonstitucional, va contra el artículo 19. Y Felipe, o Sánchez y Felipe, han incurrido en dos errores anticonstitucionales, porque lo han expulsado de su país y no le han dejado volver, cuando él puede volver cuando le salga de los cojones. No vuelve porque está asustado, no sabe cómo van a ser las reacciones, ¡no tiene casa! Los españoles son muy miserables, han olvidado los 40 fantásticos años de reinado de Juan Carlos. El Rey cometió un error, abdicar. La propia Reina Isabel le dijo: "Juanito, no abdiques nunca". Lo obligaron, me imagino que toda su familia. Felipe, me imagino que por que quería ser Rey y salvar la Institución, y Letizia, por razones obvias, porque quería ser Reina. Aunque es consorte del Rey.

Don Jaime, ¿qué pasó en ¡Hola!?
Me he acordado esto días con lo de Inditex lo que es trabajar en una empresa familiar: es terrible, porque ahí manda todo Dios. Manda el dueño, la mujer, el hijo, la sobrina... En ¡Hola! estaba el jefe, que era el dueño; estaba el hijo, que fue el sucesor; estaba la mujer del hijo del jefe... Ahí lo pasé todo lo bien que se puede pasar trabajando en una empresa familiar. Yo era casi el único redactor jefe que había. El hijo, que era el sucesor [por primera vez en toda la entrevista, Peñafiel no habla de corrido, medita cada conjunción], no sé si eran celos o envidia... Yo en ¡Hola! lo era todo, hice todas las grandes entrevistas, muy buenos reportajes... A través de Julio Iglesias coincidí en una cena con Reagan y su mujer y le dije que me gustaría hacerle una entrevista. A los pocos días, me la concedieron. Fue el principio del fin. Eduardo, que era el hijo del dueño, no sé por qué decide que la entrevista no la haga yo, que la haga Isabel Preysler, que es muy amiga de él y que estaba en la cumbre de la fama. Pero de pronto debió de pensar que eso era terrible y lo hace peor: en un gesto de nepotismo decide que la entrevista la haga su mujer, que no tenía nada que ver con la revista. Recuerdo que me fui a la URSS con los reyes en viaje oficial y Eduardo mandó a su mujer a Washington, hasta la propia Reagan se quedó sorprendida. Un director puede decidir quién hace una entrevista, lo que no puede es quitarle una entrevista a una persona. Entonces, cuando vuelvo de la URRS me encuentro con la portada de ¡Hola! a la señora Reagan por la mujer del dueño de ¡Hola!. Yo tengo un sentido de la dignidad profesional muy acusado, mi padre me enseñó a ser una persona digna, y le dije a Eduardo: "Prepárame la cuenta que en quince días, que es lo que me permite la ley, me voy". Se quedó desconcertado. Me marché. Con todo el dolor de mi alma. Yo no podía aceptar aquello. Podía aceptar que no interesara el personaje, que hiciera la entrevista y que no se publicara, pero que me la roben y que la hiciera su mujer o Isabel Preysler... Por cierto, me fui de ahí para casarme, me casé en un momento muy dramático de mi vida. En el 84. El caso es que si yo me quedo me hubieran pisoteado. Antonio Asensio, del grupo Zeta, me ofreció una nueva revista parecida a ¡Hola! , pero aquello era imposible, porque ¡Hola! es ¡Hola! . La Revista, se llamaba, en el que publiqué muy buenas cosas, como la agonía de Franco, empecé a pagar más que nadie, pero nada...

Y pasamos más fotos y seguimos hablando, de toda su vida pero también de toda su muerte: "Fíjate que cuando muere mi hija yo tenía muy buenas relaciones con el general Sabino Fernández Campos, ex jefe de la Casa del Rey. Y el día que se murió, el Rey me llamó casi llorando, en cambio la Reina...".

Usted pidió ayuda a la Reina Sofía.
Sí, para hablar, simplemente, como una terapia. Ella tenía esa Fundación... aunque qué me iba a dar, si mi hija estaba enganchada a la droga. Ella le pasó la carta que le escribí a Juan Carlos y él se cabreó mucho. Ese día, en fin, viene el general y me intenta consolar de una manera tan emocionante y tan generosa...

-Él había tenido diez hijos -explica- de los cuales se le habían muerto seis. Y yo le dije: "Tú mejor que nadie sabes lo que es la muerte de un hijo". Y me contestó:

-Sí, pero lo tuyo es peor que lo mío -¡va y me dice!- porque yo tenía diez hijos, con lo cual se podían morir, pero a ti se te han muerto los diez de golpe.

"Él se había acostumbrado a que sus hijos se fueran muriendo. El calvario fue tremendo, por eso yo odio todo lo que está relacionado con la droga. Mi hija era muy inteligente y muy culta, trabajó en Londres, en la delegación de la agencia Efe gracias a Anson, al que le pedí si me la podía colocar. Nunca entendí cómo una persona tan inteligentísima pudo acabar compartiendo la aguja. Al final cogió el sida. Yo, como sabes, no quise verla. Quizá por eso a veces lo soporto mejor. De la muerte de un hijo jamás te recuperas. Mira, cumplir años tiene un riesgo: te vas quedando solo. Hice cosas que a lo mejor no se entienden, como no querer ver a mi hija, pero es que si la hubiera visto desecha me habría perseguido el resto de mi vida.

Hablemos de los amigos que le siguen acompañando, Jaime.
Para mí... la amistad es más importante que la familia, porque los elijo y los cuido yo. Yo sin los amigos no puedo vivir. Ellos me cuidan, están conmigo sin que los llame... La familia está ahí como un peso terrible, yo no tengo familia. Tengo, pero no tengo.

¿Por qué dice que no tiene familia?
Porque no me relaciono con ella. Para mí la familia está ahí porque me ha caído. No sé quién decía que el estado perfecto es ser cunero, los que nacen en las casas cunas sin padre ni madre. A veces paso unas fases terribles en las que digo que prefiero a un perro que a un niño. Un perro jamás te abandona, jamás te engaña, está siempre esperándote; en cambio un hijo te traiciona, te abandona... La gente me dice: ¿cómo puedes decir eso? Es que lo siento. Si yo hubiera tenido perro en vez de hija el perro hubiera estado conmigo.

-...

- Sí, sí, sí; mi hija no estuvo conmigo tampoco. Yo no tengo perro porque a mi mujer no le gustan los perros, esa es otra... ¿Sabes cuando alguien te enseña las fotos de sus hijos? Yo siempre les digo que me enseñen las del perro.

Nunca había tratado con alguien como Jaime Peñafiel que, por cierto, solo come una vez al día "desde hace tiempo", sobre las seis/siete de la tarde. Dice que anda, "andamos", con su mujer, siete kilómetros cada día y que duerme de dos de la mañana a siete de la madrugada: "Carmen es una persona que fue ejecutiva de una multinacional alemana y eso debió de marcarle".

Y una pregunta clave:

¿Cuándo el hombre más monárquico de España deja de ser monárquico?
Primero, yo nunca he sido monárquico.

Hombre... Que usted pasó la tarde de la coronación de Juan Carlos con el nuevo Rey y su Reina consorte...
He sido juancarlista. Ahora ya no sé ni lo que soy. Mira que yo he tenido buena relación con todos los reyes del mundo, los he entrevistado a todos, estuve hasta en la coronación de Bokassa, donde comí carne humana, pero no me gustan las monarquías, no me gustan las monarquías como institución. Un régimen presidencialista me gusta. Ahora: he defendido y defiendo a don juan Carlos, no perdono a su hijo, porque pienso que ha sido un miserable con su padre, aunque su padre no haya sido ejemplar en los últimos años. Como decía la reina Victoria Eugenia, genéticamente los Borbones son como son; lo decía ella por experiencia, que estaba casado con un Borbón que sexualmente se lo hizo pasar fatal.

Antes de levantarnos del sofá, donde hemos dejado nuestra forma a conciencia:

Ese escudo que corona sus mocasines... ¿pertenece a alguna casa real?
A Louis Vuitton.

Y unas carcajadas. Y seguimos pasando fotos. Y viendo colmillos de elefante. Y tocando historia. Y rozando algún secreto. Y, claro, habrá que callarlo.

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Jue 16 Dic, 2021 2:06 am




Lo del rey Juan Carlos y la cortesana Corinna Larsen sigue siendo el culebrón real no de la semana ni del mes ni del año. Raro es el día que los periódicos y las tertulias de la radio y de la tele no se ocupan del tema. Cada día con una noticia diferente aunque igual que la del día anterior.

La última: el fiscal suizo archiva la investigación sobre los 65 millones a Juan Carlos de Arabia Saudi aunque confirma que intentaron, él y ella, ocultar movimientos de fondos con sus sociedades.

¿Facilita esta decisión judicial el regreso del rey a España, a su casa, con motivo de la Navidad y con motivo de su 84 cumpleaños, el próximo mes de enero?

Desgraciadamente, ¡¡¡no!!! Ni el presidente Sánchez ni su hijo lo desean. ¿Y doña Sofía?.

Me gustaría saber qué piensan mis lectores habituales sobre el silencio de quien todavía sigue siendo la esposa legal de don Juan Carlos. Nunca se ha pronunciado siendo como es la persona más agraviada pública e institucionalmente hablando.

No creo que exista en el mundo mujer más humillada por su marido que doña Sofía con públicas infidelidades aunque fue la única persona que la defendió el día que la nuera Letizia la agredió gesticularmente y de palabra a las puertas de la catedral de Palma, en abril de 2018. “Esto no se puede tolerar”, se le oyó decir ante el silencio de Felipe que, después de las palabras de su padre, solo dijo “No es el momento”. Cuando lo era. La agresión había sido pública y pública debía haber sido la reparación.

De todas formas, me gustaría que cualquier gesto físico de cariño o de ternura, o, simplemente, de deferencia de don Juan Carlos hacia doña Sofía fuera algo natural y nunca noticia.

Como en aquella ocasión de un día de marzo de 1993, cuando todos los periódicos publicaron la fotografía del Rey tomando del brazo a su esposa, al acudir a visitar al Conde de Barcelona en la clínica universitaria de Pamplona, donde agonizaba. Incluso El Mundo del 14 de marzo de 1993, dirigido entonces por Pedro Jota, le dedicó un editorial titulado “Cuando reinar es renunciar”. “Lo que nos muestra esa fotografía es algo mucho más próximo que todos podemos sentir y comprender: el acercamiento de una familia enlazada por los pespuntes de un halo que se extingue”.

También significativas fueron las lágrimas de la entonces reina cuando, en el funeral por el Conde de Barcelona en El Escorial, rompió a llorar viendo llorar a su marido. No quiero pensar que aquel día fuera como una tregua durante la cual doña Sofía no pudo, por menos, que concebir por don Juan Carlos un sentimiento de ternura, incluso de piedad, que se puso de manifiesto cuando colocó la mano sobre el hombro de su marido. Pero no tuvo respuesta. Tal vez porque ese día y en aquel momento se sentía solo con su dolor. Como hoy en el exilio de Abu Dabi. Ni aquel día ni hoy en los Emiratos tiene a nadie con quien compartir sus pensamientos y consolar el dolor de su soledad.

Pensemos en esto y no nos importe tener un recuerdo cariñoso hacia don Juan Carlos y compadezcámonos por su situación, recordando el gran Rey que fue.

    Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 18 Dic, 2021 2:06 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
Sábado 18 de diciembre de 2021

Imagen


EL REY DEBE VOLVER ¡¡¡YA!!!

    ...Y además, en olor de multitud. Se merece este acto de desagravio después de la injusticia sufrida durante 17 meses, exactamente desde agosto de 2020, cuando su hijo, sí, su hijo, aceptó la humillación que le imponía el mentiroso Pedro Sánchez para que echara a su padre del hogar y del país.

    ¿Es necesario que recuerde a los lectores aquel triste día, el más triste en la historia de la Monarquía española? ¡Cómo olvidar cuando Felipe VI, sentado a la mesa de su despacho, que antes lo había sido de Don Juan Carlos, aceptó que el Jefe de su Casa, el impresentable Jaime Alfonsín, la persona del staff de la Zarzuela que más odia al rey emérito, le humillara diciéndole ante la pasividad de Felipe VI: “De parte de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, debéis abandonar esta casa y el país”.

    Don Felipe no movió ni un músculo de su cara, permitiendo que un simple funcionario humillara a su padre en su presencia.

    Hoy, una vez que se ha despejado el horizonte judicial a pesar de la precipitada e incomprensible decisión de la fiscal general del Estado, la inefable Dolores Delgado, de prolongar hasta junio de 2022 la agonía, ya no existe impedimento legal alguno para que no regrese. Y más, cuando el Gobierno ha dejado manos libres a Felipe VI, para que sea él y no Pedro Sánchez, quien decida. ¡¡Vaya papeleta!!

    Cínicamente, Pedro Sánchez ha declarado por boca de su portavoz Isabel Rodríguez: “Seremos respetuosos con la decisión que adopte la Casa Real al respecto de su regreso”. Estas palabras están en contradicción con la decisión del Gobierno, en agosto de 2020, de que don Juan Carlos abandonara España. El mentiroso quiere dejar muy claro desde el principio que la decisión es de Felipe como Jefe de la Familia. ¡Qué cinismo!

EL CESE OBLIGADO

    Después del ridículo que han hecho Felipe VI y el Jefe de su Casa, alguien tiene que asumir la responsabilidad de aquel atropello constitucional. Porque, según el artículo l9 de la Constitución española de 1978, que con mucho gusto voy a repetir para recordárselo a los lectores, se dice: “Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional. Asimismo tienen derecho a ENTRAR Y SALIR LIBREMENTE de España... Este derecho NO PODRÁ SER limitado por motivos políticos o ideológicos”.

    No entenderé cómo aquel triste día de agosto ni Felipe, ni el Jefe de su Casa, Jaime Alfonsín, ni Pedro Sánchez, ni la entonces vicepresidenta Carmen Calvo ignoraron tal artículo constitucional, cometiendo aquel atropello. Alguien debe pagar por ello.

    Como no es posible pedir la destitución de Felipe VI, que mucho me gustaría, sí la de Jaime Alfonsín, a quien se debe aplicar esa frase metafórica de “matar al mensajero”, como aquel protagonista de Vidas paralelas de Plutarco o el de Antígona de Sófocles cuando dice: “Nadie ama al mensajero que trae malas noticias”.

    Por lo tanto se impone el cese inmediato del señor Alfonsín y a Don Felipe, que reconozca el tremendo error de su reinado, cuando condenó públicamente a su padre, retirándole incluso la asignación económica que recibía, sin tener presente la obligada presunción de inocencia.

    A pesar del archivo de la investigación en Suiza, donde el fiscal Yves Bertossa ha despejado el horizonte judicial, Zarzuela y, según Fernando H. Valls y Beatriz Parera de El Confidencial, enfría el retorno inmediato del emérito, aunque precisa que la decisión de volver ya no es de Felipe, sino de Juan Carlos. ¿Será cierto que Zarzuela ha enviado un emisario a Abu Dabi para negociar, si es que hay algo que negociar, cuándo debe volver? Pienso que esa decisión es innegociable si tenemos presente el artículo 19 de la Constitución. “Que vuelva a su casa y verá cómo le quieren y admiran la mayoría de los españoles” (Carta al Director de El Mundo de José C. Gardón).

LA FAMILIA REAL

    Ahora, cuando se especula sobre un inmediato regreso, todos se ponen de perfil. No solo Zarzuela sino también el Gobierno, trasladando toda la responsabilidad de la decisión a Felipe VI y éste a su padre. Pero Zarzuela no desea que don Juan Carlos regrese antes del discurso navideño para evitar polémicas.

    Se ignora cuál será el contenido del tradicional mensaje navideño que Felipe VI pronunciará el día de Nochebuena, aunque este año y por razones obvias no se hablará de la familia cuando las circunstancias han acabado con la Familia Real en el sentido más amplio y exacto de la palabra. Fue Felipe y solo él quien la redujo a lo que es hoy cuando declaró que Familia Real era él, su esposa Letizia, sus hijas Leonor y Sofía y aquel día también incluía a sus padres. Pero después de lo sucedido, en agosto de 2020, pienso que a Don Juan Carlos ¿ya no le considera miembro de la Familia Real?



CHSSSSS ••• La Fiscalía pide archivar el caso de los sabotajes al hospital Zendal al no haber autor conocido cuando todo el mundo sabe que Mónica García fue la instigadora. ••• Nunca entenderé cómo no se ha obligado, policial y judicialmente, a Juana a desvelar la identidad del violador de su hijo de 5 años. ••• Presume públicamente de hacer el amor todos los días preguntando a su marido ¿qué quieres, el de la mañana, el del mediodía o el de la noche? ••• Ella sabe, por triste experiencia, cuando le dijo al canalla del hijo de Pantoja, hablando de su adicción a las drogas, que los responsables “somos siempre nosotros”. Mucho le honran tales palabras. ••• El ministro más inútil e inoperante del Gobierno ha decidido convocar, el muy gilipollas, una manifestación contra las muñecas. ••• No entiendo el silencio del director del Cervantes y del Defensor del Pueblo sobre las agresiones al idioma español. ••• Que Madrid es un pueblo lo demuestran las mismas caras en todas las fiestas. Posiblemente porque no hay más cera que la que arde. ••• Las monarquías europeas sienten vergüenza de lo que está pasando en España. Genéricamente se sienten salpicadas institucionalmente. ••• Aunque parezca increíble, lleva veinte años sin saber si ha estado casada. ••• El cierre del caso por la muerte de su marido despeja definitivamente cualquier sospecha sobre alguna responsabilidad de su esposa. ••• La herencia que recibió a la muerte de su jefa no fueron los millones que se hablaron. Solo un piso de 290 metros en el barrio del Niño Jesús de Madrid.


SUBE BAJA
RAFAEL DEL PINO

Imagen

Presidente de Ferrovial, una de las grandes compañías de infraestructuras en el mundo, ha sido elegido por la Comunidad Empresarial Hispano- estadounidense, en la gala de la Cámara de Comercio de España en los EEUU, como el Empresario del Año.
DAVID BECKHAM

Imagen

Famosísimo astro del fútbol, que ha actuado como padrino en la boda de su padre, Ted Beckham, de 73 años y 30 casado con la madre del jugador. A la ceremonia, celebrada en Londres, también asistieron sus tres nietos además de los hijos de la novia, Hilary Meredith, una millonaria y abogada americana.
NADIA CALVIÑO

Imagen

Vicepresidenta primera del Gobierno, por sus inaceptables palabras contra el líder del PP, Pablo Casado, a quien, en conversación con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, le dijo: “Tu jefe es un desequilibrado”, después del rifirrafe que había mantenido con él en el Parlamento.
DOLORES DELGADO

Imagen

Fiscal General del Estado, por su decisión precipitada e incomprensible de prorrogar las diligencias sobre el Rey Juan Carlos hasta junio de 2022, una operación vista como una oportunidad para liberar a Felipe VI de la presión que puede suponer el regreso de su padre para el mensaje de Nochebuena.



EL MUNDO / LOC / 18 DICIEMBRE DE DE 2021

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Jue 23 Dic, 2021 2:04 am




Aunque las últimas noticias sobre el estado de salud del ex rey Constantino son tranquilizadoras, el edema pulmonar a su edad, 81 años, y los achaques que le han acompañado en estos últimos años causándole graves problemas de movilidad que le obligan a moverse en silla de ruedas, mantienen la preocupación familiar.

Incluso los rumores sobre el estado de salud de su hermano se dispararon cuando doña Sofia abandonó precipitadamente el concierto de Raphael en el WiZink Center de Madrid, antes Palacio de Deportes, al tiempo que públicamente y desde el escenario el cantante le deseaba “un feliz vuelo”.

Una pregunta, ¿que vuelo utilizaría a esas horas doña Sofia y su hermana Irene? ¿Un vuelo privado? ¿Un Falcon como Sánchez? La Zarzuela, como es habitual en tema privados, no quiso dar razón.

Cierto es que la pobre no gana para disgustos. Si no tenía ya bastante con lo que está sucediendo a quien todavía es su marido, ahora lo de su hermano.

A mi, personalmente, no me ha sorprendido esta urgencia para volar a Grecia. Porque sabido es que una de las grandes debilidades de la reina emérita es su hermano a quien se ha sentido muy unida desde siempre. En la alegría y en la tristeza, en la riqueza y en la carencia de trono.

Manuel Fraga, en “Memoria breve de una vida pública”, recordando su época de embajador en el Reino Unido, ha dejado constancia de las frecuentes visitas que doña Sofia hizo a su hermano en Londres donde vivía tras ser derrocado por los coroneles: cuatro veces tan solo en un año, 1974: el 5 de enero, el 15 de julio, el 2 de septiembre y el 30 de octubre.

A doña Sofía le sorprendió el golpe de los coroneles encontrándose en Atenas, donde había viajado con motivo del 50 cumpleaños de su madre, la ex reina Federica.

“Mi madre y mi hermana Irene se habían instalado en Pyschico, en la casa de siempre. Y ahí me alojé yo con mis hijas Elena y Cristina que habían viajado conmigo. Y ese día, precisamente ese, se produce el golpe de los coroneles. Entre las tres y las cuatro de la madrugada, nos despertó mi madre”.

La casa estaba rodeada de soldados. En la radio: marchas militares. Y de pronto dijeron que tres jefes, el brigadier Pattakos y los coroneles Makarezos y Papadopoulos se habían sublevado en nombre del rey. Al poco rato, llegaron unos tanques apuntando a la casa. El capitan de las fuerzas habló con mi madre en tono seco, cortante y autoritario: “¡Yo cumplo órdenes y de aquí no sale nadie!”. Y cortaron el teléfono”.

“En cuanto pude, telefoneé a Madrid y hablé con mi marido que estaba muy preocupado. A los dos días, abrieron los aeropuertos, tomé a las niñas y regresé”.

Fue una irresponsabilidad de doña Sofia, encontrándose como estaba embarazada de Felipe.

Al amanecer del 14 de diciembre de 1967, el rey Constantino y toda su familia abandonaron Grecia en dirección a Roma, con lo puesto hasta el extremo de que don Juan Carlos, con quien entonces Constantino mantenía una magnifica relación, le envió algunos trajes ya que eran de la misma talla. Pero aquella amistad de los cuñados se rompió por diversos motivos. Entre ellos, el comportamiento del emérito con su hermana. Hoy ni se hablan.

Nota: Ahora resulta que doña Sofía no ha ido a Grecia según la oficina del Monarca griego. Lo que no entiendo es por qué ella abandonó el concierto de Raphael y este desde el escenario le deseó feliz viaje.

    Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Lun 27 Dic, 2021 12:15 am

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
Viernes 24 de diciembre de 2021

Imagen


AHORA RESULTA QUE NO HA IDO

    Después de anunciarse que Doña Sofía había viajado a Grecia para estar junto a su queridísimo hermano enfermo, ahora resulta y según la oficina del ex rey griego que “ni la Reina Emérita ni la Princesa Irene han viajado para ver al Rey Constantino que sigue recuperándose de su neumonía en un hospital privado de Atenas”.

    Una muy lógica pregunta: ¿Por qué Doña Sofía abandonó, según se dijo, precipitadamente el concierto de Raphael en el Wizink Center de Madrid, antes Palacio de los Deportes, el 16 de diciembre y desde el escenario el cantante le deseó “un feliz vuelo”? Ítem más: yo telefoneé a Zarzuela, al Departamento de Prensa y, como siempre y dentro de esa exquisita “transparencia informativa”, no aclararon nada. O porque no sabían o porque, como es habitual, no suelen informar sobre actos privados. A mí, personalmente, no me sorprendió esta ¿fake news? A lo mejor, ese viaje y a esa hora no era para trasladarse a Grecia sino ¿a dónde?...

    Manuel Fraga, en Memoria breve de una vida pública, recordando su época de embajador en el Reino Unido, ha dejado constancia de las frecuentes visitas que la entonces Reina Sofía hizo a su hermano en Londres, donde vivía tras ser derrocado por los coroneles griegos. Cuatro veces en tan solo un año, 1974: el 5 de enero, el 15 de julio, el 2 de septiembre y el 30 de octubre. Tantas visitas dieron origen a que se comentara que Doña Sofia vivía en Londres cuando no era cierto.

    Otro ejemplo de lo que Constantino ha significado en la vida de sus sentimientos se puso de manifiesto cuando se produjo la caída de la monarquía griega. La entonces princesa Sofía, llorando pidió permiso para viajar a Roma a dar un abrazo a su hermano. Se le permitió, pero exigiéndole que estuviera de vuelta al día siguiente para no faltar al desfile entonces llamado de la Victoria. Aprovechó el viaje para llevarle a su hermano varios trajes de Don Juan Carlos, de la misma talla que Constantino, ya que tuvo que abandonar Grecia con lo puesto. La amistad entre los cuñados acabó mal, por razones obvias.

LA DAMA GAYÁ EN ABU DABI

    El conocido reportero gráfico Diego Arrabal y un equipo del programa Viva la vida de Telecinco, se trasladó recientemente a Abu Dabi para intentar realizar un reportaje a Don Juan Carlos. Lo consiguió a medias. La propia seguridad española no solo le puso todas las dificultades sino que, en colaboración con la policía del Emirato, les obligaron a eliminar las imágenes que hasta ese momento tenían, después de retenerles y amenazarles durante cuatro horas.

    Abu Dabi tiene leyes muy estrictas sobre la protección de la intimidad. La violación de esta norma se castiga hasta con penas de 20 años de cárcel.

    Afortunadamente, los reporteros españoles no solo han salido bien parados sino que han podido recuperar algunas de las imágenes en las que aparece una misteriosa mujer junto al Rey. Les informaron que se trataba de una doctora que le acompaña siempre y que la seguridad del Emérito no quería que saliera a la luz la identidad de la dama.

    Revisando las imágenes recuperadas, la compañera Pilar Vidal descubrió que se trataba de... Marta Gayá, uno de los grandes amores del rey y la mujer más discreta no ahora sino siempre. Se la conocía como “la dama del rumor” y la “dama gayá”.

MI NOCHEBUENA ESPERANDO A “LA NIÑA”

    A propósito de la Navidad, quiero recordar la de 1962, donde fui testigo de la llegada del marino navarro Carlos Etayo y sus hombres a la pequeña isla de San Salvador en Las Bahamas, reproduciendo la misma travesía que hizo Cristóbal Colón pero 470 años después a bordo de la carabela construida en los astilleros de Pasajes. Me trasladé hasta la pequeña isla el 20 de noviembre de 1962. Se suponía que si Etayo tardaba los 70 días de Colón, “La Niña” arribaría a San salvador el 27 de noviembre. Pero, por culpa de los alisios o por lo que fuere, se pensó incluso que había desaparecido en el Atlántico. Etayo y sus hombres llegaron 28 días más tarde. Exactamente... en la Nochebuena de 1962. Estoy seguro de que, mientras viva, jamás la olvidaré. Por el dramatismo, la tensión y la angustia de todas sus horas, tirado en una playa de San Salvador junto a Jesús Hermida, Tico Medina, Enrique Verdugo y Emilio González Navarro, con la inquietud que nos producía la suerte que hubieran podido correr nuestros compatriotas. Pensando en ellos, decidimos celebrar la Nochebuena con los mantecados, turrones y bebidas que el periódico Pueblo mandaba con sus periodistas para Etayo y sus hombres. Los restos de ese turrón y demás productos navideños que los periodistas enviados del periódico madrileño llevaron hasta la isla de San Salvador para ofrecerlos a los héroes navegantes, quedaron abandonados en la playa cuando supimos que Etayo estaba a punto de llegar. Y llegó. Se trataba de nueve hombres conviviendo tantos días en el reducido espacio de una carabela incómoda, de 13 metros de eslora x 3.36 metros de manga. Nueve hombres barbudos, nueve mundos humanos diferentes y nueve versiones para la misma aventura y ninguno sin hablarse. La convivencia, durante tantos días en un espacio muy reducido, la había destrozado.



CHSSSSS ••• Dicen que regresó de Londres rodeada de ¡¡cinco!! escoltas. ¿Tanta protección necesita la nena? Esto no ayuda a que la muchacha se forme como una persona normal. Muy al contrario. ••• Cuando mamá se ausenta por viajes ¿con quién se queda la otra nena? ¿Con la abuela materna o la paterna? ••• ¿Será verdad que a la abuela paterna no se le permite entrar en la casa cuando mamá no está? No me lo puedo creer. ••• Estoy dolorosamente harto de escuchar a gente que ni son periodistas ni tienen pvta idea de lo que sucede anunciando que el Emérito está a punto de llegar para refugiarse en la finca albaceteña de la viuda del marqués de Paul. ••• ¡Ay! los condicionales que diría Esther Palomera: “Podría”, “habría”, “estaría”, “sería”, conjunciones para envolver rumores irresponsables. ¿Es esto periodismo? ••• Ha reconocido con humildad, hablando de su matrimonio fallido con la venezolana, que “vivir conmigo es complicado, soy muy maniático”. Le honra. ••• No se puede comparecer en la tele para un mensaje institucional sin corbata, como hizo el “mentiroso” presidente el domingo desde Barcelona. ••• “No juego por dinero”, ha declarado. Pero sería bueno saber qué le han pagado los árabes por ese partido de exhibición en Abu Dabi. Y, encima, se ha contagiado. ¿Merecía la pena?


SUBE BAJA
ENRIQUE ROJAS

Imagen

Catedrático de Psiquiatría y director del Instituto de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid, ha recibido el Premio Pasteur de Medicina e Investigación otorgado por la Asociación Europea de Competitividad. Se trata de un importante galardón con el que se reconoce su extraordinaria trayectoria.
MIGUEL BOSÉ

Imagen

El muy irresponsable negacionista ha vuelto a pronunciarse en la televisión argentina contra las vacunas recomendando, el muy imbécil “apagar las televisiones del mundo y dejar de escuchar mentiras y la manipulación con que se está sometiendo a la gente”. Merecería morirse de Covid por el daño que está haciendo.
CHENCHO ARIAS

Imagen

El ilustre embajador de España que ha presentado en el Ateneo de Madrid su último libro titulado Esta España nuestra (Plaza y Janés) en el que hace un recorrido por mentiras de los separatistas catalanes y también la de dos embusteros formidables Trump y Sánchez, las de este último, más desvergonzadas.
PENÉLOPE CRUZ

Imagen

Ha sido reconocida como la “artista de importancia global” en una gala celebrada en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, tomando el relevo de George Clooney, premiado el pasado año. “Pe” recordó que, a los 19 años, se marchó a Nueva York para aprender inglés y poder trabajar en Hollywood.



EL MUNDO / LOC / 24 DICIEMBRE DE DE 2021

Avatar de Usuario
Maria Conception

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Maria Conception » Lun 27 Dic, 2021 11:10 am

“El Mundo” rectifica un artículo de Peñafiel deseando la muerte de Miguel Bosé

El diario ha rectificado el fallo en edición a través de uno de sus editoriales y ha pedido disculpas a los lectores por el error

26 diciembre 2021

Desde hace más de un año hemos conocido la postura negacionista del cantante Miguel Bosé sobre el coronavirus mediante discursos que abrazan la conspiración y, en ocasiones, la irresponsabilidad. Sin embargo, el periodista Jaime Peñafiel ha pasado todas las líneas rojas este sábado con la publicación de un artículo en el diario El Mundo en el que deseaba la muerte del artista.

“El muy irresponsable negacionista ha vuelto a pronunciarse (…) recomendando, el muy imbécil, apagar las televisiones del mundo y dejar de escuchar las mentiras. (…) Merecería morirse de covid por el daño que está haciendo”, atacaba Peñafiel con furia y, según muchos, desproporción. Entre esos que consideran el artículo un “error” está el propio periódico en donde se publicó el artículo, el diario El Mundo.





A través de uno de sus editoriales, el periódico ha lamentado las palabras de Peñafiel, las cuales considera “un error gravísimo” que el propio diario “no comparte”. “Jaime Peñafiel se ha expresado a título personal, en contra del código ético de este medio. Y por ello pedimos disculpas a los lectores”.

Una rectificación que “nunca debió haberse publicado” según el propio periódico y que ha sido bienvenida por muchos usuarios de las redes sociales, que siguen compartiendo el artículo de Peñafiel como muestra de “mal periodismo” y de persona que se “ha pasado cuarenta mil pueblos”.






https://www.esdiario.com/medios/9635088 ... -bose.html

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Lun 27 Dic, 2021 1:06 pm

Quién les manda tener a Peñafiel en plantilla. Peñafiel es un mal periodista, es desleal, hipócrita y además está gagá desde hace mucho tiempo. Las disculpas que se las ahorren, ya no tienen sentido cuando se permite a semejante plasta andar a sus anchas publicando estupidez tras estupidez, cuando no falsedad tras falsedad.

Avatar de Usuario
Maria Conception

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Maria Conception » Lun 27 Dic, 2021 4:17 pm

Que chistosos los de "El Mundo"... no saben leer ???? al parecer no, porque
si ignoran lo que escribe desde hace años este hombre :fire: se despiertan asi de repente
el no para de decir barbaridades porque nadie le ha frenado, y ha ido a mas, insultando
sin respetar a nadie que le caiga mal y adulando a quien para el representa "la aristrocacia"
que ignorantes :mrgreen:, inocentes :loker los de el Mundo no lo sabian :clown:

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Lun 27 Dic, 2021 9:02 pm

Okey, Mackey, pero Miguelito es una vieja loca que está muy malamente del meningito de la cabeza. Una cosa es perder aceite y otra decir insensateces.




Volver a “La Casa Real”