LETIZIA ORTIZ LA MAS ELEGANTE DEL MUNDO

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LETIZIA ORTIZ LA MAS ELEGANTE DEL MUNDO

Mensajepor Invitado » Lun 08 Oct, 2018 2:57 pm

Je, je, y las consortes del Presidente de la República Francesa tampoco, pero las pilinguis españolas que ruedan por el mundo, a base de rodar y rodar, acaban políglotas.

Avatar de Usuario
Invitada

LETIZIA ORTIZ LA MAS ELEGANTE DEL MUNDO

Mensajepor Invitada » Mar 09 Oct, 2018 10:56 am

Invitado escribió:Je, je, y las consortes del Presidente de la República Francesa tampoco, pero las pilinguis españolas que ruedan por el mundo, a base de rodar y rodar, acaban políglotas.



Que quiere decir "pilinguis" ?????????????????

Supongo lo encontrare en un diccionario latinoamericano .

Avatar de Usuario
Invitado

LETIZIA ORTIZ LA MAS ELEGANTE DEL MUNDO

Mensajepor Invitado » Mar 09 Oct, 2018 12:55 pm

Hay una manera de saberlo, pero hay que ir por fases sucesivas:
1º: Aprender a leer
2º: Consultar el Diccionario de Uso del Español de María Moliner.

Avatar de Usuario
Invitado

LETIZIA ORTIZ LA MAS ELEGANTE DEL MUNDO

Mensajepor Invitado » Mar 09 Oct, 2018 2:15 pm

Imagen
Doña María Juana Moliner Ruiz

Pilingui: Prostituta, pelandusca (informal)

Avatar de Usuario
Invitado

LETIZIA ORTIZ LA MAS ELEGANTE DEL MUNDO

Mensajepor Invitado » Mar 09 Oct, 2018 2:41 pm



Letizia La Fiztizia patizamba en París

TODA FUNCIONARIA ROYAL EVITARÁ LA PATIZAMBIA, YENDO ERGUIDA, HOMBROS ATRÁS, CADERA ADELANTE Y TALÓN CON TALÓN.

El lenguaje de la monarquía es un lenguaje de gestos, que es todo un arte o, por mejor decir, es el arte del poder, la sublimación del poder a través de la estética para hacerlo digerible al indómito y anárquico populacho. Los discursos y las homilías son propias de los politicastros y charlatanes de gabinete. En siglos atrás, como aún hoy, la intersección del poder con el arte se producía a través de la suntuosidad barroca de los palacios, a través del jardín, aunque fueran casas de campo para retiro, y a través de los gabinetes de historia natural, que hoy vienen a ser los museos.

La géstica andadora de una funcionaria royal es sorprendentemente poderosa para encender la llama de la admiración del reino. Nos paramos hoy en la géstica propia de las piernecillas, que incluye también los brazuelos, pues una géstica de brazos o manos disipada y danzarina en el aire produce sensación de inseguridad, que se traduce en falta de confiabilidad hacia la persona del funcionario royal. De la misma forma, piernas separadas a modo de patizambia, cuando las faldurrias encintan la figurilla, semejan pantorrillas sin control que sugieren un donaire frívolo, siempre objeto de chanzas y chacotas. Por eso las funcionarias royales deben esforzarse por mantener las piernecillas juntas, gesto de suma estética funcional como nunguno. Procurar que, siendo erguida la postura, los hombros tiendan hacia atrás, lo que evita toda luz de corva sulueta, que la cadera tienda hacia a delante, al tiempo que las piernecillas, yendo juntas en paralelo, ofrezcan un paso en el que los piés vayan talón con talón, procurando ejecutar los pasos posando primero las puntas de los piés antes que los tacones. Se trata de caminar en línea recta sin requiebros al paso, como si se estuviera pasando sobre un alambre de circo. El ejercicio de esta gimnástica gestual produce en el populacho una admiración mágica, al tiempo que consigue que la funcionaria royal entretenga sus momentos, haciendo de la experiencia un éxtasis de divertimento sin igual. El suelo, que es el gran enemigo de una funcionaria royal, nunca debe ser objeto de auto-observación, la mirada siempre sobre el llano horizonte de los mares y, cuando se tienen delante a próceres o gentecilla en besamanos o en saludas, la mirada debe acompasarse con la postura erguida, procurando no mirar nunca a los ojos, pues eso comunica la máxima potencia de la majestad real.

Vemos a la funcionaria royal Letizia La Fiztizia acompañando a Felipe El Preparao en una visita a la exposición sobre la pintura de Juan Miró Ferrá, organizada por los Museos Nacionales de Francia, las Galeries Nationales, en el Grand Palais de París, que es su espacio museístico emblemático. Los dos van junto al presidente de la República Francesa y su esposa. Sin embargo Letizia La Fiztizia sigue olvidando que si está en este acto, como en todos, es para que la gentecilla la observe y la vea. La principal servidumbre de un royal es que le vean, mucho más que le oigan, y para ser bien visto ha de procurarse una géstica excelsa, en especial conduciéndose la real figurilla mediante piernecillas que no incurran en patizambia alguna.




Volver a “La Casa Real”