~ LOS DUQUES DE ANJOU ~

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
el cunado

e borbon

Mensajepor el cunado » Sab 07 Sep, 2013 5:51 pm

el borbon tiene un cunado choro ladron estafador dagostino

Avatar de Usuario
la agüela

como una rosa

Mensajepor la agüela » Lun 16 Sep, 2013 12:41 am

Imagen


Carmen Franco: «¿Mi secreto para sentirme joven? Tener ilusión y... unas buenas piernas»

La duquesa de Franco cumple hoy 87 años. Su amigas, sus viajes y sus nietos ocupan su tiempo


La llamada estaba destinada a María Dolores Bermúdez de Castro, duquesa de Montealegre y persona de la máxima confianza de Carmen Franco y Polo. Hoy, la hija única de Francisco Franco cumple 87 años y la intención era charlar con María Dolores sobre quien es una de sus amigas más íntimas. Al otro lado del teléfono, sin embargo, emerge la voz de doña Carmen, marcada por una sorprendente vivacidad. Tras agradecer la felicitación por su cumpleaños, y ante la pregunta a vuelapluma sobre cuál es el secreto de esa vitalidad, explica: «Tener ilusión, proyectos interesantes y... unas buenas piernas (se ríe). Desde hace muchos años tengo unas maravillosas amigas y, gracias a Dios y aunque casi todas somos viudas, estamos bien de salud, lo que nos permite movernos sin parar». Su propósito más cercano, nada menos que un encuentro con el Papa Francisco. «Esta semana nos vamos a Roma, pues nos recibe el Santo Padre. Y es que mientras el cuerpo aguante, no hay que darle tregua», sentencia.

A lo largo de la conversación telefónica detalla que no hace ningún régimen especial, «pero no me privo de nada», puntualiza. Y no, no es forofa de Internet. «Eso ya es muy complicado para nosotras y hemos vivido bien si él, ¿para qué usarlo?».
En segundo plano

La duquesa de Franco nació el 14 de septiembre de 1926. Es, pues, de la misma quinta que Ana María Matute, María Dolores Pradera, Isabel II de Inglaterra, la duquesa de Alba... y hasta Fidel Castro.Famosa desde que era una cría, protagonista de cientos de portadas en revistas y periódicos, partícipe en su día de galas, viajes, bailes, fiestas y actos oficiales de distinto signo, centro de atención de todos los objetivos, poco se sabe de su vida actual. Se la ha conocido como la hija de Franco, la esposa del marqués de Villaverde, la madre de Carmen Martínez Bordiú, la abuela de Luis Alfonso de Borbón... Y apenas ha concedido entrevistas. No le gusta ser protagonista. Por discreción, por timidez, casi nunca habla de ella misma ni de los suyos.

Así pues, es María Dolores Bermúdez de Castro quien se encarga de desvelar cómo es hoy la vida de esta mujer, célebre entre anteriores generaciones y una desconocida para las nuevas. «Carmen es como una hermana para mí -explica la duquesa de Montealegre-. Nuestras madres fueron compañeras de colegio y nosotras también. De Carmen te puedo contar que es una señora impresionante, con una educación muy recta, una amiga comodísima, lo mismo le gusta la tortilla de patatas que el caviar. Es muy fácil convivir con ella».


Todo queda en familia

Carmen Franco vive regularmente en Madrid, aunque pasa una temporada en verano en el Pazo de Meirás, que acaba de retomar su régimen de apertura al público durante cuatro días al mes. El resto del tiempo lo invierte en visitar a sus hijos, a sus nietos y a sus amigas. «Tiene una costumbre -dice María Dolores- y es que en su casa de Madrid siempre convive con un nieto. Empezó con Luis Alfonso, hasta que se casó con Margarita Vargas. Continuó con Francis (hijo Francis Martínez-Bordiú y María Suelves), hasta que se independizó. Y ahora le toca a uno de los hijos de Cristóbal y Jose, que es guapísimo y encantador. Es una abuelaza y los nietos se disputan ese turno».

Doña Carmen se mantiene en forma leyendo, asistiendo a conciertos, paseando, viendo los toros en la tele o comentando películas en casa de alguna del grupo. Tampoco perdonan los juegos de cartas. «Nos gustan el ‘‘gin rummy’’ o el ‘‘remigio’’ (similar al chinchón) y, a veces en las partidas, nos juntamos unas 30 señoras, casi todas viudas, y nos lo pasamos mejor que si fuéramos jóvenes. Todas mujeres, eso sí, porque no sé lo que pasa pero los señores dan un resultado fatal. Son más flojuchos, y la verdad es que no nos divierten tanto», dice la duquesa de Montealegre.

Viajan siempre que tienen la mínima oportunidad: en octubre del año pasado, Carmencita hija las invitó a Pekín y antes del verano, seis del grupo visitaron el Danubio Doña Carmen y su amiga reconocen que han vivido juntas «buenos y malos momentos». Ahora tiene una existencia cómoda e intenta disfrutar de ella. «Se considera una privilegiada que, en lugar de llorar por lo que ha perdido en la vida, trata de sacar el máximo partido a lo que tiene, que es muchísimo».

«Hay que disfrutar -remata la hija de Franco-, porque tenemos salud y la tenemos para eso, para ayudar a los demás en lo que podamos y tener y conservar a las buenas amigas. Siempre haremos planes juntas».

Avatar de Usuario
Campechanía

Mensajepor Campechanía » Mar 17 Sep, 2013 3:16 am

Aunque no sea partidario de la monarquía preferiría a ese señor como rey antes que al Felipe. Al menos Luis Alfonso no se ha casado con una zorra.

Avatar de Usuario
yatamos

Mensajepor yatamos » Mar 17 Sep, 2013 8:47 pm

¿por? la preferencia digo.

¿qué diferencia (moral) hay entre casarse por dinero o porque folle bien?

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 27 Oct, 2013 10:08 pm

Imagen


La calavera que atesora Luis Alfonso de Borbón no sería del Rey Enrique IV

Los Borbón-Parma y los Orleans presentan pruebas de ADN que desmontan el hallazgo realizado por el aspirante al trono francés


Luis Alfonso de Borbón vuelve a toparse con los Orleans en su reivindicación del trono francés. Hace menos de un año, el hijo de Alfonso de Borbón y Carmen Martínez-Bordiú presentó una investigación científica que demostraba que él era el poseedor del cráneo legítimo de Enrique IV de Francia y III de Navarra, «el rey sin cabeza», considerado como el primer Monarca de la dinastía Borbón. Diecinueve científicos, coordinados por el médico forense Philippe Charlier y financiados por el hijo del difunto Duque de Cádiz, cotejaron unos supuestos restos de sangre de Luis XVI con la cabeza, confirmando su autenticidad.

Charlier concluyó que existían hasta 22 evidencias anatómicas, históricas, patológicas y antropológicas que mostraban que se trataba de la cabeza momificada del Rey, famoso por pronunciar la frase «París bien vale una misa» para acabar con las guerras religiosas entre católicos y hugonotes en la segunda mitad del siglo XVI.

Con este informe, Luis Alfonso pretendía enterrar la cabeza –desaparecida durante siglos– en el panteón real de la Basílica de Saint-Denis de París y con ese gesto apuntarse un tanto de cara a los legitimistas franceses que lo apoyan en su carrera hacia al trono francés, que se disputa con la familia de Enrique de Orleans, Conde de París.

Sin embargo, una nueva investigación que acaba de salir a la luz pone en duda la legitimidad del cráneo y con ello, la valía de Luis Alfonso como «velador» del legado de los Reyes de Francia y pretendiente al Ducado de Anjou. El investigador belga Jean-Jacques Cassiman, director del servicio de Genética humana de la Universidad de Lovaina, estudió los supuestos restos de ADN de Luis XVI y los comparó con muestras de sangre de tres descendientes vivos de la rama de los Borbón, lo que le llevó a concluir que no se trata de sangre del Rey francés y que, por lo tanto, la cabeza que posee Luis Alfonso tampoco es auténtica.

Los príncipes Sixto y Axel de Borbón-Parma y el príncipe Antônio João de Orleans-Braganza, miembro de la Casa Imperial de Brasil, fueron quienes cedieron material genético propio para desmontar la teoría del bisnieto de Franco. Además, estas pruebas han servido para clarificar que estos tres príncipes descienden sin rastro de ilegitimidad de Luis XIV y de su hermano, el duque de Orleans (según Cassiman, los tres tienen el mismo cromosoma «Y», que poseen todos los hombres de la familia Borbón), lo que ha encendido los foros orleanistas, que ahora exigen que el hijo de Martínez-Bordiú también se someta al estudio para demostrar la «pureza» de su sangre.


Un paria entre los nobles

Lo cierto es que detrás de este nuevo estudio se encuentran varios miembros de la familia Orleans, quienes han cuestionado la veracidad del hallazgo desde un principio. Cuando Luis Alfonso anunció el descubrimiento, el Conde de París declaró públicamente: «Acaparar los oropeles de la historia es una forma de intentar probar que se existe».

La controversia sobre la autenticidad de la cabeza no es un capítulo más en la larga historia belicosa que enfrenta a Luis Alfonso con los Orleans, sino quizá el más dramáticos de todos. Esta nueva investigación amenaza con dejar en el aire los planes del hijo del difunto Alfonso de Borbón, que ya había pedido autorización al Gobierno francés celebrar una ceremonia para restituir el cráneo con honores de Jefe de Estado. Por ahora, los supuestos restos de Enrique IV deberá seguir descansando en una caja fuerte bancaria de París.

Luis Alfonso, que es sobrino segundo del Rey y dice tener «una relación cordial» con la Familia Real, utiliza el tratamiento de Alteza Real pese a que existe un Real Decreto de 1987 que lo prohibe. Recientemente, Beatriz de Orleans, madre de Carlos Felipe de Orleans, auténtico Duque de Anjou según los orleanistas, explicaba a ABC: «Le tengo mucho cariño a Luis Alfonso, es un buen niño, pero no está obrando bien al utilizar un título que no le pertenece. Por mí, que llame a sus hijos como quiera, pero en Francia no serán reconocidos como tales». Parece que la ciencia también ha tomado partido en esta intriga palaciega.

Avatar de Usuario
mis bombachas

Mensajepor mis bombachas » Lun 28 Oct, 2013 3:29 pm

Que mala espina me da este tio, tiene una pinta de pretencioso que no se lame.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 28 Oct, 2013 5:13 pm

relamido, pretencioso y con calavera en casa incluida !!!!! Socorro !!!!! :shock:

Avatar de Usuario
bobamaria
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 503
Registrado: Lun 08 Abr, 2013 2:36 am

Mensajepor bobamaria » Lun 28 Oct, 2013 6:20 pm

yatamos escribió:¿por? la preferencia digo.

¿qué diferencia (moral) hay entre casarse por dinero o porque folle bien?

Pues a mi me parece por lejos más rastrero casarse con alguien por interés (tú pones el dinero y yo los blasones) que porque folle bien. Eso al menos indica que hay algo de la otra persona que te gusta y complementa, aunque sea follar :happy0021:

En otro orden de cosas, que creepy eso de coleccionar calaveras y otras chucherias humanas, jaja. La única vez que vi una reliquia, de San Enrique de Osso, que trajeron on tour a nuestro colegio Teresiano en Chile, creo recordar que por su beatificación?, fui a verla pensando que se trataba de alguna pieza de ropa, un escrito, algo así. Era un hueso amarillo del pie, asqueroso, me dieron ganas de vomitar! guácala! :mrgreen:

Avatar de Usuario
arenita
En tratamiento
En tratamiento
Mensajes: 1318
Registrado: Sab 31 Ago, 2013 6:59 pm

Mensajepor arenita » Lun 28 Oct, 2013 8:16 pm

bobamaria escribió:
yatamos escribió:¿por? la preferencia digo.

¿qué diferencia (moral) hay entre casarse por dinero o porque folle bien?

Pues a mi me parece por lejos más rastrero casarse con alguien por interés (tú pones el dinero y yo los blasones) que porque folle bien. Eso al menos indica que hay algo de la otra persona que te gusta y complementa, aunque sea follar :happy0021:

En otro orden de cosas, que creepy eso de coleccionar calaveras y otras chucherias humanas, jaja. La única vez que vi una reliquia, de San Enrique de Osso, que trajeron on tour a nuestro colegio Teresiano en Chile, creo recordar que por su beatificación?, fui a verla pensando que se trataba de alguna pieza de ropa, un escrito, algo así. Era un hueso amarillo del pie, asqueroso, me dieron ganas de vomitar! guácala! :mrgreen:


¿¿¿aunque sea follar??? pues para mí... eso sería lo mejor... debe ser el hambre jajajaja
qué bueno lo de la reliquia!!! pobre nenas viendo huesitos de santo con lo ricos que están los que se comen!! jajaja

aquí en españa es ahora la época de los huesos de santo, que son como unos rulitos pequeños hechos de azúcar y yema de huevo... empalagan un poco. Ah! y los buñuelos, que son como una especie de masa de churro o algo así relleno de nata o de crema. ¿Tú conoces españa? aquí todo se celebra comiendo cosas típicas

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 25 Ene, 2014 9:37 pm

Imagen

Víctor Vargas con María Beatriz Hernández, la madre de su último hijo, en un campeonato de polo


VÍCTOR VARGAS
SUEGRO ‘REAL’ Y BANQUERO DE MADURO

El magnate compra medios que deja que controle el líder venezolano a cambio de favores en sus negocios. Su ex se niega a concederle el divorcio

DANIEL LOZANO / Caracas
BEATRIZ MIRANDA / Madrid


Imagen

ENTRE NIETOS

Con su hija Margarita, su yerno Luis Alfonso y sus tres nietos en un campeonato de polo. Antes de ser padre de su último hijo este verano, la mayor ilusión del ‘Rey Midas’ eran sus nietos. Luis Alfonso controla los negocios de su suegro desde España y trabaja en su banco BOD.


Imagen

SIGUEN CASADOS

‘Nonó’ Santaella y Víctor Vargas, separados pero no divorciados, ya que el TC de Venezuela anuló el divorcio de ambos firmado el año pasado. ‘Nonó’ no quiere divorciarse por sus férreas creencias religiosas a pesar de que Víctor tiene ya otro hijo de otra relación


Imagen

VICTORIA CHAVISTA

HEREDEROS DEL COMANDANTE. La sombra de Hugo Chávez es larga y ancha gracias a Maduro, si bien el nuevo líder de Venezuela no respeta a pies juntillas todas las decisiones que tomó su mentor. En relación a Víctor Vargas, ha retomado relaciones con él por conveniencia. Si Chávez no le permitió al suegro de Luis Alfonso adquirir el Banco de Venezuela, porque prefirió que lo gestionara el Estado, y también le prohibió que fusionara sus bancos BOD y Corp Banca, Maduro le ha permitido llevar a cabo esta última operación a cambio de que le deje meter la nariz en la línea editorial de los dos periódicos de la Cadena Capriles que acaba de comprar. Una estrategia perfecta para proseguir con la hegemonía propagandística de su partido en el país. Así, todos contentos.



Cuando el famoso banquero Víctor Vargas (61 años) visitó la Cadena Capriles en abril pasado, quedó impresionado. Su redacción en Caracas, una de las más modernas de América Latina, integra tres periódicos, varias revistas y sus ediciones digitales. Lo nunca visto para unos ojos neófitos en el mercado de los medios, acostumbrados a los grandes placeres de la beautiful. Periodismo puro que nunca había interesado al suegro de Luis Alfonso de Borbón, al que sólo le gustaba hasta la fecha aparecer en el cuché o en las publicaciones especializadas en polo, su gran pasión al margen del dinero.

Sin embargo, las cosas han cambiado. Por algo Vargas se mutó el nombre antes de ingresar en la élite de la sangre azul, de la mano del duque de Anjou, también bisnieto del dictador Franco. De un plumazo, pasó de ser Víctor Vargas a Víctor José de Vargas e Irausquin.

Razones tenía para ese arranque snob. Luis Alfonso de Borbón (39 años), pretendiente legitimista al trono de Francia, necesitaba un padre a la altura de su título y no sólo un suegro rico. Algo que incrementó la ambición de don Víctor, en la actualidad banquero de Maduro a tenor de sus últimos movimientos. Una ambición que se extrapola también al terreno sentimental. Separado pero no divorciado de Leonor Santaella, madre de Margarita y María Victoria, sus únicas hijas, Víctor Vargas tuvo un niño el pasado verano con la diseñadora de joyas e ingeniera María Beatriz Hernández. Una treintañera con la que convive desde que su matrimonio hiciera aguas.

A pesar del nacimiento de su delfín, aspirante también a heredar una fortuna de 1.200 millones a repartir ahora entre tres, el magnate, cuyos contactos se los debe a la familia de su ex, tiene una relación estrecha con Luis Alfonso. Es más, trabajan juntos, ya que el duque de Anjou es director suplente del banco de su suegro. Cuando se casó con Margarita de Vargas en 2004, el joven ya llevaba 15 años huérfano de padre; de hecho, este jueves es el 25 aniversario de la muerte del duque de Cádiz en un accidente de esquí en Colorado (EEUU). Por eso, Luis Alfonso se abrazó a los Vargas con fuerza al casarse con Margarita. La pérdida de su padre se sumaba a la de su hermano Fran, muerto en otro accidente de tráfico hace 30 años. Víctor Vargas, por su parte, que también conocía de cerca la desgracia debido a la muerte de su único hijo varón por una infección a los 18 años, se unió mucho a su yerno, hasta entonces un joven solitario, criado por su abuela, Emmanuela Dampierre, ante una madre ausente, Carmen Martínez-Bordiú, que ya había rehecho su vida con distintos hombres.

Víctor de Vargas, en un ascenso sin freno a la cúspide chavista, ha rejuvenecido y eso se palpa en sus nuevas transacciones. Además, tiene en su yerno a su máximo ayudante y confidente. Tras su reciente paternidad, Vargas ha adquirido por 140 millones de dólares la Cadena Capriles a través de una empresa de gestión de capitales familiares en conflicto. La operación se llevó a cabo en la isla de Curaçao a través de testaferros. Una ley chavista impide a los bancos participar en los medios, pero fue la alta jerarquía del chavismo la que le pidió que se hiciera con los diarios más importantes: Últimas Noticias y El Mundo.

Tras varios meses de burocracia, los nuevos dueños aterrizaron en la Cadena Capriles, que no tiene nada que ver con el líder opositor. Sus periodistas supieron que todo cambiaría cuando vieron cómo la diputada chavista Desirée Santos se incorporaba al mando. Todo ello sin Vargas, que se hizo representar por sus abogados. No estaba, pero movía los hilos al ritmo que se marcaba desde el Palacio de Miraflores: Vargas, dueño del Banco Occidental de Descuento (BOD) «le pidió al director de Cadena Capriles, Omar Lugo, que se portara bien con el gobierno», señala a LOC una fuente solvente.


PROPAGANDA POLÍTICA

Días más tarde, Maduro apareció enfurecido en televisión cargando contra El Mundo por una portada que no le gustó, ordenando su boicoteo y enfatizando la «perfidia» de sus nuevos dueños. «Vargas se asustó porque Maduro no le atendía el teléfono y mandó a botar a Lugo», desvela la misma fuente. El chavismo ha acelerado la búsqueda de la hegemonía comunicacional, asfixiando a los pocos medios independientes y comprando la única televisión crítica, además de la Cadena Capriles. Quiere silenciar al opositor Henrique Capriles.

Vargas, dueño del BOD, demostró con su reacción que es un camaleón de los negocios capaz de mutarse en rojo cuando opera en Venezuela, en azul en la Europa de las fiestas Reales y en blanco, el color de su equipo de polo Las Lechuzas de Caracas, en EEUU. «La gente dice que tengo un Ferrari, un avión y un yate. Pero no es verdad. Tengo tres aviones, dos yates, seis casas… ¡He sido rico toda mi vida!», aseguró en una entrevista el Wall Street Journal. No mentía. Por eso ostenta sus riquezas, entre las que incluye una famosa mansión en Palm Beach de 70 millones, el avión ejecutivo más caro del mundo, el Gulftstream G550, otra finca en Venezuela a la que accede en helicóptero, un penthouse en Caracas, otro apartamento de lujo en Nueva York, su magnífica cuadra para practicar polo en Sotogrande... Pero frente a estos delirios de grandeza se interpone la memoria colectiva. Sus compañeros de estudios en la universidad le recuerdan como un joven ambicioso de una familia de la clase acomodada caraqueña (su padre médico, su madre jueza de la Corte Suprema). Fue su primera mujer, Carmen Leonor Santaella, alias Nonón, quien le abrió las puertas. «Tenía un Alfa Romeo que le había regalado ella. Su comportamiento ya le delataba en aquellos tiempos».

El resto de su historia es muy conocida: se casó con Leonor, desembarcó como un marine en los negocios, creció económicamente hasta que se divorció de la mujer que le hizo rico, bendijo el matrimonio de su hija con la Realeza española con una megafiesta que todavía se recuerda en Santo Domingo y se unió con una joven a la que dobla la edad.

Hace poco se ha conocido en Caracas que el divorcio concedido este año a Vargas ha sido anulado por el Supremo. De esta forma se abriría un nuevo laberinto jurídico del que se puede beneficiar Santaella. Escándalos que no desentonan en Europa. Desde la boda Borbón y Vargas, con las bachatas de Juan Luis Guerra como música de fondo, el suegro exhibió su poder: funcionarios chavistas junto al líder de la oposición entonces, Manuel Rosales, hoy exiliado en Perú. En paralelo, mucho dinero, que se ha afianzado tras permitir el gobierno la fusión de sus dos bancos: BOD y Corp Banca. Algo que llevaba intentando desde hacía cinco años, pero que el propio Chávez había paralizado. Hoy, tras intervenir en la compra de la Cadena, la unión bancaria se ha acelerado de forma vertiginosa.

La Venezuela millonaria sabe que Chávez y Vargas también tuvieron desencuentros, pese al firme apoyo que el banquero proporcionó al líder durante la huelga petrolera de 2002, un jaque que le acercó al abismo. Vargas comenzó a moverse como pez en el agua entre los chavistas. Y es que a los bancos privados venezolanos que mantienen buenas relaciones con el Gobierno les va muy bien.

Vargas acrecentó su fortuna como intermediario en la compra y reventa de bonos de la deuda argentina e intentó adquirir el Banco de Venezuela, perteneciente al grupo español Santander, pero el comandante quiso que lo controlara el Estado.

A la muerte de Chávez, la búsqueda de la hegemonía comunicacional de Maduro ha devuelto a Vargas a la primera línea. El magnate, que hace cuatro años aseguraba no tener inquietudes políticas («no soy político, soy banquero», decía), ha tenido que bailar con la más fea para no frenar su ascenso. Mientras otros empresarios huyen de Venezuela, él se queda. Porque a este lado del Atlántico ya está su hijo Luis Alfonso.




LA REVOLUCIÓN DEL SUEGRO BANQUERO DE LUIS ALFONSO. Con una fortuna de 1.200 millones apoya al presidente de Venezuela, Maduro. Ha comprado por 140 millones un grupo de comunicación, hasta ahora antichavista. El padre de la esposa de Luis Alfonso ha tenido un hijo con una joven sin estar divorciado


EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA / SÁBADO 25 ENERO 2014

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 25 Ene, 2014 9:38 pm

Imagen

LUIS ALFONSO DE BORBÓN
«ECHO MUCHO DE MENOS A MI PADRE»

El hijo de Carmen Martínez Bordiú habla para LOC en el 25 aniversario del fallecimiento de su padre Alfonso de Borbón, una «gran persona»

MARÍA EUGENIA YAGÜE



Este 30 de enero se cumplen 25 años de la muerte de Alfonso de Borbón Dampierre, a los 53 años, en un accidente de esquí, en la estación americana de Beaver Creek, en Colorado. Cinco años antes, el 5 de febrero de 1984, el coche que conducía el duque de Cádiz se empotraba contra un camión, después de saltarse un stop en Corella, Navarra. El duque regresaba cansado a Madrid después de esquiar en Astún con sus hijos Francisco, de 11 años, Luis Alfonso, de 10, y la señora que cuidaba a los niños, Manuela Sánchez Prat.

El pequeño Francisco no sobrevivió al impacto. Luis Alfonso tardó en recuperarse y Manuela también consiguió salir adelante, mientras Alfonso de Borbón pasaba varias semanas inconsciente y en grave estado. Cuando volvió a la vida nunca superó la muerte de su hijo mayor Francisco. La pérdida del niño le produjo una enorme amargura y profundizó todavía más las malas relaciones de Alfonso con Carmen Martínez-Bordiú. Después de siete años casados, la nieta mayor de Franco le había dejado para instalarse en París con el anticuario Jean Marie Rossi.

La muerte del pequeño Francisco de Borbón Martínez-Bordiú y pocos años después la de su padre, perpetuó la leyenda de infortunios y fatalidades que acompañaban a esta rama de los Borbones. Su hijo Luis Alfonso le recuerda hoy como «un gran padre, una gran persona y muy cariñoso», declara a LOC desde Venezuela, donde trabaja estos días en los negocios familiares de su suegro, Víctor Vargas.
[imageleft]Imagen[/b][/imageleft]
Luis Alfonso, de 40 años, es un hombre feliz junto a Margarita y sus tres hijos, después de superar una infancia traumática bajo el estigma del infortunio. «Le sigo echando mucho de menos, pero el tiempo pasa y el tiempo cura muchas heridas. Y afortunadamente tuve después el cariño de la familia de mi madre, que me ayudó a soportarlo. Si mi padre viviera y pudiera verme ahora, creo que estaría orgulloso de cómo es mi vida y mi familia. Los niños le gustaban mucho, estaría encantado con sus nietos».

Su padre tenía fama de introvertido, serio, lejano. Son etiquetas injustas que salen de gente que no conoce de lo que habla. De puertas adentro no era así en absoluto. Alfonso de Borbón, eterno pretendiente a tronos imposibles, los de España y Francia. Hombre sin arraigo, después de una educación sin patria, en fríos internados lejos de España.

Nieto del rey Alfonso XIII pero hijo de padres divorciados. El infante don Jaime, su padre, era un sordomudo que renunció de forma dudosa, según sus hijos, al trono de España. Su madre, Emmanuela Dampierre nunca tuvo ningún sentimiento hacia España. Alfonso fue un incomprendido por su familia, por su esposa y por los españoles.

Sus hijos podrían haber redimido tanta adversidad pero se fue antes de disfrutar lo suficiente del único que le quedaba, Luis Alfonso, por el que sentía adoración. ¿El duque de Cádiz llevaba en los genes la mala suerte? Las primeras personas que se acercaron a darle auxilio poco después del accidente, le oyeron murmurar «¡Mon Dieu, mon Dieu!», mientras intentaban rescatarle del amasijo de hierros en que se había convertido su coche. ¿Se sentía sobre todo francés cuando pensaba que estaba a punto de morir? «Mi padre, como yo, asumimos la herencia histórica y cultural que nos viene de Francia, no hay que renunciar a la Historia», dice Luis.

Luis Alfonso asiste a los actos dinásticos de los monárquicos franceses que le consideran heredero al trono de Francia, pero siempre eligió España para vivir. Cambió Nueva York, donde vivía con su esposa Margarita, para instalarse con la familia en Madrid, y cuando Carmen Martínez-Bordiú le pidió que viviera en París con ella, después de la muerte de su padre Luis aceptó pero en la víspera del viaje le dijo a su madre «que le dolía la tripa».

Carmen comprendió que su hijo prefería quedarse en casa de su abuela Carmen Franco, donde todavía vivía Jaime su tío, que fue para él como un hermano. Luis Alfonso ha conseguido sobrevivir al apellido Franco y a las tragedias de su rama dinástica con discreción. Pero tiene ideas propias y orgullo. Hace unas semanas paseaba por el Rastrillo de Madrid, colgado de su brazo, a don Leandro de Borbón, el hijo de Alfonso XIII que ignoran y desprecian los Borbones de la Zarzuela. «Es lo que haría cualquier persona de bien con un familiar que merece afecto y respeto», explica a LOC. «Mi padre habría hecho lo mismo», subraya.


EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA / SÁBADO 25 ENERO 2014

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 27 Abr, 2014 5:01 pm

Imagen

Los ha celebrado de forma íntima
Los discretos 40 años de Luis Alfonso de Borbón

Paloma Barrientos

Luis Alfonso de Borbón ha cumplido cuarenta años y ha preferido celebrarlo de una manera discreta. En realidad, desde que tomó las riendas de su vida ha sido así. Aunque se esperaba que los cuarenta los celebrara por todo lo alto al ser una fecha redonda, finalmente no ha sido así. El año pasado, reunió a un grupo de amigos en un restaurante de Madrid y esta vez ha preferido una reunión más intima a la que, por supuesto, no faltó su abuela, que ha sido siempre su referente. Cuando murió el duque de Cádiz, Luis Alfonso no quiso vivir en Paris con su madre y Jean Marie Rossi, que en aquel momento era su segundo marido. La duquesa de Franco ha sido y es una de las personas que más quiere y la que siempre ha estado presente en su vida.

Al hijo de Carmen Martínez Bordiú no le gustan las grandes concentraciones sociales y procura pasar lo más desapercibido posible aunque, cuando se le pregunta por su historial, dice que asume quién es pero que “eso no quiere decir que me guste aparecer en los medios. Tengo una vida muy tranquila y normal con mi mujer, mis hijos y mis amigos, mi trabajo”. Para figurar ya está Carmen Martínez Bordiú, que es la imagen más excéntrica de la familia. Si al principio a él le disgustaban los líos amorosos de su madre con novios de quita y pon y maridos estacionales, el tiempo le acabó dando la razón. A Luis Alfonso el último amigo/novio de su madre, Luis Miguel Rodríguez, le cae muy bien y, de hecho, han compartido algún almuerzo y cena.

Imagen


Luis Alfonso nació el mismo día en que en Portugal se conmemora la revolución de los claveles. Casualidades de la vida ya que, a diferencia de su tío Francis Franco, Luis Alfonso no ha entrado nunca en temas políticos. Ejerce de duque de Anjou con las tradiciones que conlleva el titulo y el ser heredero legítimo al trono de Francia, una quimera que no le quita el sueño. Con una vida marcada por la tragedia de la muerte de su padre, hoy Luis Alfonso de Borbón es un hombre feliz junto a su mujer Margarita Vargas, una mujer simpática y sin pretensiones sociales. Ella se ha acoplado perfectamente a la vertiente más publica de lo que significa estar casada con él y procura mantener un perfil bajo.

El matrimonio de sus padres, Víctor Vargas y Leonor Santaella, se derrumbó de un día para otro, cuando se su supo públicamente que el magnate venezolano esperaba un hijo de una diseñadora de joyas con que la que convive actualmente porque aun no se pueden casar. La suegra de Luis Alfonso pasa mucho tiempo en Madrid con su hija y sus tres nietos. Luis Alfonso es vicepresidente del Banco Occidental de Descuento, cuyo dueño es su suegro. Se encarga de la parte internacional y eso le obliga a viajar continuamente. Margarita, su mujer lo tiene asumido y asegura que no lo lleva mal. El día que se mudaron a Madrid desde Caracas, donde prácticamente vivían enclaustrados, y rodeados de un ejército de guardaespaldas, sabían que, a cambio de esa libertad, Luis tendría que viajar a menudo a Venezuela, como así ha sido.

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 21 Jun, 2014 2:38 am

    Imagen


    ENVIDIA DE TRONO... Y PAZ ENTRE BORBONES

¿QUÉ?
UN PASEÍLLO AGRIDULCE. Ser el aspirante al trono de un país que presume de republicano y pasó por la guillotina a tus antepasados no debe ser fácil. Sin embargo, Luis Alfonso de Borbón, duque de Anjou, sigue empeñado en reivindicarse como futuro rey de Francia con la misma insistencia con la que la teletienda nos anuncia lociones crecepelo: sabemos que no van a funcionar, pero la fantasía (capilar) tienta demasiado. Al pasar por delante del trono, quizás quiso subir esos peldaños para sentarse y descubrir si ese cojín aterciopelado merece dar tanto la brasa. Pero, frustraciones aparte, aquellos metros tuvieron un regusto de victoria para él....


¿POR QUÉ?
RECONOCIDO POR SUS PRIMOS. El hijo de la nietísima Carmen Martínez-Bordiú y el duque de Cádiz es tan bisnieto de Alfonso XIII como el Rey Felipe VI, sin embargo, nunca había sido recibido en Zarzuela. En los corrillos, Luis Alfonso rumiaba el poco apoyo que sus parientes prestaban a su causa. Don Felipe no conoce a sus hijos, mientras que es padrino de un retoño de los Orléans, dinastía rival en sus ambiciones galas. Que le invitara al besamanos indica que algo está cambiando en la relación entre los primos borbones. O, al menos, respecto a Luis Alfonso... porque Dado Lecquio, tan bisnieto de Alfonso XIII como ellos, no tuvo oportunidad de lucir palmito regio.


¿Y AHORA?
UNA MUJER ABURRIDA. Hay gente que no necesita de corona para reinar. Por ejemplo, los banqueros. Margarita Vargas pertenece a esa estirpe. Hija de un magnate venezolano, la señora de Luis Alfonso gasta el mismo gesto adusto que su príncipe. Ella sabe que no necesita capa de armiño (le bastan los petrodólares de papá), pero aguantó estoica esta recepción en la que la casta suda y hay colas kilométricas para estrechar una mano. Todo sea por Luis Alfonso y sus aspiraciones. Sin embargo, ese gesto de cansancio sobre un modelo de Roland Mouret, hacen que LOC lea su pensamiento: «¿Qué necesidad? Con lo bien que estaría yo en mi playa de Santo Domingo». Y tanto, nena.


EL MUNDO LA OTRA CRONICA SÁBADO 21 JUNIO 2014

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Dom 28 Sep, 2014 1:34 am

CARLOS P. ORLEANS
«EL DUQUE DE ANJOU SOY YO»

El hijo de Beatrice de Orleans celebra hoy una fiesta y convoca con el mismo título que ostenta Luis Alfonso de Borbón, al que está enfrentado

MARÍA EUGENIA YAGÜE



Este sábado por la noche, la ciudad lusa de Estoril recobra un pasado en el que reyes y príncipes en el exilio soñaban con recuperar el trono y conspiraban en vano para conseguirlo. Carl Philippe de Orleans (41), hijo de Beatrice y Henri de Orleans y afincado en Portugal desde su boda con Diana Alvares Pereira de Melo, duquesa de Cadaval, ha convocado a miembros de familias reales y potentados de toda Europa a una gran fiesta, Le bal de la Riviera, en beneficio de la Cruz Roja portuguesa. Entre los invitados españoles, Luis Medina Abascal, pero ningún familiar de Don Juan de Borbón. Y eso que el padre del Rey Don Juan Carlos fue desde Estoril todo un símbolo de la resistencia monárquica contra el régimen de Franco.

    ¿Por qué no ha invitado a ningún familiar de Don Juan?

    No están porque la fiesta es muy británica. La hacemos este año en honor de Ian Fleming, que se inspiró en Estoril para escribir Casino Royal, la primera novela de James Bond. Se cumplen 50 años de su muerte, viene su familia y los príncipes de Kent. Nuestro patrocinador es Cartier y podía haber estado Simoneta Gómez-Acebo, que trabaja con ellos (y es nieta de Don Juan), pero tenía otro compromiso.


    ¿Cuál es el motivo de esta celebración?

    Yo he escrito Reyes en el exilio, un libro que trata precisamente de las familias reales que se exiliaron a Estoril, Cascaes y Sintra. Descubrí un universo increíble, de personajes reunidos en un paraíso triste porque el resto de Europa estaba en guerra o la posguerra y un exilio nunca es la felicidad.


    Las monarquías de hoy van por otros caminos...

    Desde luego, el ambiente es muy diferente, pero sólo recordamos el pasado, no intentamos que vuelva, aunque por ejemplo, estará María Gabriela de Saboya. Su padre el rey Humberto vivió aquí cuando tuvo que abandonar Italia y su hermana, María Pía, se casó en Estoril. Y estarán la princesa Lea de Bélgica, el gran duque de Rusia, un jeque de los Emiratos...


    Hay quien dice que la nostalgia es un error, ¿está de acuerdo?

    Es que el propósito de la fiesta, como le dije, es recordar el pasado, no revivirlo. Hay una gran diferencia. Además, el objetivo es también económico y turístico. Muchos europeos se van de Estoril y Cascaes entusiasmados por su belleza, así que decidí trabajar para promocionar estos sitios. El gobierno portugués y las autoridades locales están encantadas y prestan toda su colaboración.


    ¿Y por qué un nombre en francés para la celebración?

    Porque es, o ha sido, la lengua internacional de la diplomacia y de la realeza.


    ¿A qué se dedica?

    Tengo una empresa de comunicación de eventos para marcas de lujo extranjeras en Portugal. Y he creado una línea de marroquinería masculina, que se fabrica en Ubrique.


    En la invitación para esta noche, usted convoca como duque de Anjou. En España, Luis Alfonso de Borbón también lleva este título. ¿Con cuál nos quedamos?

    Invito como duque de Anjou porque lo soy. Sólo hay uno.


    Es la eterna polémica. Tanto los Orleans como Luis Alfonso de Borbón se consideran herederos del trono de Francia, ¿cuál es su opinión al respecto de este asunto?

    Son argumentos encontrados de apasionados de la historia y prefiero no entrar. Luis Alfonso vive su vida y yo vivo la mía. Y punto. No voy a hacer nada contra él y él no hace nada contra mí. Además, este un tema de realeza y hoy Francia es una república.


    Pero los tribunales franceses le dieron la razón a Alfonso de Borbón Dampierre, el padre de Luis Alfonso, cuando reclamó el título como suyo...

    Más que nada dijeron que no eran aptos para decidir, porque la demanda les era ajena. Se puede interpretar que le dieron la razón, porque una justicia republicana no entraba en un tema monárquico.


    Los partidarios de los Orleans argumentan contra Luis Alfonso que es bisnieto de un dictador (Francisco Franco) y que sus partidarios son ultraconservadores frente a unos Orleans liberales y afrancesados...

    Eso es innegable. Siempre hemos sido modernos y socialmente avanzados. Mi abuelo, el conde de París, contaba con la admiración de Charles De Gaulle y François Mitterrand.

    Imagen

    LUIS ALFONSO DE BORBÓN (40) es Luis XX en el trono de Francia para los legitimistas, enfrentados al pretendiente de los Orleans. Invitó como Alteza Real a su boda con Margarita de Vargas, lo que provocó la ausencia de la Familia Real española.


    El Rey Felipe VI fue padrino de bautismo de su hija, la princesa Isabelle, pero no conoce a los hijos de Luis Alfonso, con el que han estado años sin contacto, ni asistieron a su boda. Las comparaciones son inevitables.

    Todo es mucho más sencillo. Mis padres se establecieron en España hace 40 años, conocemos al Rey de toda la vida y somos familia. Le pedí sencillamente a un primo ser padrino de mi hija y aceptó con normalidad y afecto. No significa que se incline por una rama u otra, aunque sé que se hicieron comentarios absurdos de que así me reconocía como duque de Anjou.


    ¿Por qué Luis Alfonso se presenta como Alteza Real?

    No lo sé. Tampoco sé por qué se llama duque de Anjou.



EL MUNDO LA OTRA CRÓNICA SÁBADO 27 SEPTIEMBRE 2014

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 01 Nov, 2014 2:23 pm

Imagen


LUIS ALFONSO DE BORBÓN
UN FIESTÓN PARA SUS DIEZ AÑOS DE MATRIMONIO

El hijo de Carmen Martínez-Bordiú y su esposa, Margarita Vargas, celebrarán por todo lo alto el éxito de su relación. Irá lo más granado de la ‘jet set’.

EDUARDO VERBO


EL PRÓXIMO SÁBADO 8 DE NOVIEMBRE,la finca de las Tenadas, ubicada a 15 kilómetros al norte de Madrid, acogerá la gran fiesta de Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas. El bisnieto de Franco y su señora quieren celebrar por todo lo alto su décimo aniversario de boda. Por eso, han invitado a más de 400 personas que disfrutarán de una cena a la altura de la ocasión servida por el cátering La Blonda, en un lugar cuidado hasta el detalle por la interiorista Isabel López-Quesada.

Se espera que acudan numerosos rostros conocidos, que serán inmortalizados por el fotógrafo de la revista de cabecera de la pareja (¡Hola!).

El diseño que lucirá la venezolana será una de las grandes sorpresas de la velada. Su estilista, Cristina Reyes, ha sido vista en repetidas ocasiones en el taller del diseñador Jorge Vázquez, responsable de la revolución estilística de la bella caribeña y todo un must en el Madrid más chic, aunque la decisión final todavía es una incógnita. Otro de los nombres que suenan para un día tan especial es el de la firma Pronovias. Nada confirmado por el momento.

Las Tenadas, antiguas naves ganaderas, se han convertido en los salones preferidos del establishment para las grandes ocasiones. De hecho, hace unas semanas se casó allí el hijo de Federico Trillo, embajador de España en el Reino Unido. Al enlace acudió la plana mayor del Gobierno.


UNA DÉCADA DE AMOR

La reboda del pretendiente legitimista al trono francés y su princesa no será menos y estará animada por una actuación estelar, como ya ocurrió cuando se dieron el primer sí, quiero, que fue amenizado por David Bisbal, Juan Luis Guerra, Los del Río y Pepe, el Marismeño.

El benjamín del fallecido duque de Cádiz y la heredera del banquero de Nicolás Maduro recordarán en el gran evento del próximo sábado su enlace, que tuvo lugar el 7 de noviembre de 2004 en la República Dominicana (la ceremonia religiosa, en la iglesia de San Estanislao de Cracovia, situada en los Altos de Chavón; el convite, en la finca de los Vargas Santaella en La Romana). Los fastos no estuvieron exentos de polémica: excesiva seguridad, declinación en pleno de la invitación por parte de la Familia Real española, el ligue frustrado del padre de la novia con la madre del novio...

Precisamente, la asistencia de Víctor Vargas a la próxima celebración es un misterio. Tras protagonizar un largo y complicado proceso de divorcio de Carmen Santaella, se refugió en los brazos de la diseñadora de joyas María Beatriz Hernández, 30 años menor, con la que tiene un bebé de cerca de un año. De asistir, el morbo estaría servido.

Luis Alfonso y Margarita son ahora un feliz matrimonio que sobrevive al continuo vendaval sentimental de sus respectivos progenitores. A la separación de los padres de la venezolana, se une la boda de Carmen Martínez-Bordiú con José Campos (2006), su posterior divorcio, su noviazgo con Luis Miguel Rodríguez y la reciente ruptura con éste. Diez años dan para mucho. Lejos de esta inestabilidad, los anfitriones de la gran fiesta del otoño han logrado formar una familia unida junto a sus tres hijos: Eugenia, Luis y Alfonso.

Tras vivir unos años en Nueva York, decidieron instalarse definitivamente en Madrid allanando el camino hacia la gloria monárquica. Aquí, Margarita perfecciona su francés «por lo que pueda pasar» en el país vecino, aunque, de momento, se tendrán que conformar con ser los reyes de la noche.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 1 DE NOVIEMBRE DE 2014




Volver a “La Casa Real”