LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Boda del príncipe Leka de Albania

Mensajepor Invitado » Mar 04 Oct, 2016 3:12 pm



El príncipe Leka de Albania y Elia Zaharia días antes de su boda
El príncipe Leka de Albania y Elia Zaharia nos reciben en su residencia unos días antes de convertirse en marido y mujer

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Jue 13 Oct, 2016 2:50 pm



Muere el rey de Tailandia, el monarca que más años llevaba en el trono

Protegido por draconianas leyes de lesa majestad, ha sido una figura unificadora en un país dividido

El rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, ha muerto este jueves a los 88 años, según ha informado la casa real. "Ha muerto pacíficamente a las 15.52 (10.52 hora peninsular española) en el hospital Siriraj", precisa el comunicado oficial. El soberano había sido sometido a un proceso de hemodiálisis el sábado, pero desde entonces se encontraba "inestable". "Aunque recibió los mejores cuidados de su equipo médico, su condición había empeorado", indica la Casa Real. Su muerte sume a Tailandia en un periodo de incertidumbre. Su heredero, su único hijo varón Vajiralongkorn, de 64 años, no goza del mismo prestigio que su padre. La ausencia del hombre que ha permanecido en el trono durante 70 años -el monarca de reinado más largo en la actualidad mundial y en la historia de su país- puede sumir al país en una crisis política, que a su vez tendría consecuencias económicas.

Mientras todos los canales de televisión conectaban en directo para transmitir la lectura del comunicado, en el exterior del hospital cerca de un millar de personas se reunían para llorar la muerte del único rey que la mayoría de los tailandeses ha conocido. El primer ministro, el general Prayut Chan-ocha se dirigía a la nación para confirmar que Vajiralongkorn será el nuevo soberano, de acuerdo con la Constitución.

La Tailandia de hoy es muy diferente de la de 1946, cuando Bhumibol se convirtió en el rey Rama IX. Es un país moderno, con una pujante clase media y convertido en la segunda economía del sureste asiático, por detrás de Indonesia. Pero también es una nación dividida, de crecimiento estancado, gobernada por una clase alta tradicionalista poco dispuesta a renunciar a sus privilegios. El soberano, omnipresente en retratos por todo el país, está considerado casi un semidiós, protegido por unas leyes draconianas de lesa majestad que prohíben la más leve insinuación de una crítica.

Aunque estas leyes hacen difícil verificar hasta qué punto las manifestaciones de lealtad son sinceras, y pese a que desde el exterior se le ha criticado por su silencio en torno a asuntos como los derechos humanos, en general Bhumibol ha sido considerado un soberano ampliamente popular. Desde que comenzó a hacerse pública la gravedad de su estado, los tailandeses se han agolpado frente a las puertas del hospital, vestidos del auspicioso color rosa, para desearle una mejoría. La suya ha sido una figura unificadora y que ha evitado en varias ocasiones el caos en un país que en 8 décadas ha visto sucederse 19 Constituciones, 19 golpes de estado y una miríada de primeros ministros civiles y militares.


Imagen


El noveno rey de la línea de Chakri nació el 5 de diciembre de 1927 en Cambridge (Massachusetts, EE. UU.), donde su padre, el príncipe Mahidol Adulyadej, cursaba sus estudios. Fallecido su padre cuando el pequeño Bhumibol apenas tenía dos años, el príncipe se educó principalmente en Suiza, a donde se trasladó a residir su madre, Sangwan, de sangre plebeya.

Bhumibol llegó al trono en 1946, después de que su hermano mayor, Ananda, Rama VIII, falleciera de un misterioso disparo en su habitación del palacio real en Bangkok. No fue coronado inmediatamente: regresó a Europa para continuar sus estudios incluso antes de que concluyeran los 100 días de luto oficial. La ceremonia para entronizarlo no ocurriría hasta 1950, ya casado con Sirikit, a quien había conocido mientras el padre de ella era embajador tailandés en Francia y con quien ha tenido cuatro hijos.

Si sus primeros años en el trono los pasó a la sombra de líderes militares fuertes -el absolutismo había sido abolido en 1932, y desde entonces la monarquía había atravesado una etapa de decadencia- su papel empezó a adquirir un nuevo protagonismo a partir de 1957, cuando asumió el poder el general Sarit Dhanarajata. Desde el trono se aportaba legitimidad al militar y el primer ministro protegía el papel del soberano. Se recuperaban entonces formalismos abandonados un cuarto de siglo antes y que hoy día son parte integral del protocolo, como la práctica de prosternarse ante el soberano en una audiencia.

Mediante visitas a las provincias, un interés genuino en la agricultura -tiene registradas varias patentes a su nombre, incluido un método para conseguir lluvia artificial- y aficiones que varían desde la fotografía a la vela pasando por el jazz, logró forjarse una imagen de soberano piadoso y benévolo.

Aunque privado en teoría de influencia en la política de su país, no ha dejado de ejercer un papel, a veces en la sombra y a veces de manera directa.

En 1973 acogió en el palacio real a manifestantes en favor de la democracia perseguidos por los soldados. Pero esa posición no fue la misma tres años más tarde, cuando la región vivía aún las repercusiones de la guerra de Vietnam y la corte tailandesa había visto con horror cómo un régimen comunista ponía fin a la monarquía en Laos. El 6 de octubre de 1976 grupos paramilitares y Fuerzas Armadas tailandesas masacraban a estudiantes de izquierda en la Universidad de Thammasat, en una jornada que aún hoy muchos consideran el día más negro de la política tailandesa moderna.

Pero la influencia más notoria del soberano tuvo lugar en 1992, cuando docenas de manifestantes fueron tiroteados mientras protestaban por los intentos del antiguo general golpista Suchinda Kraprayoon de convertirse en el nuevo primer ministro. El rey convocó a Kraprayoon y a su rival, el general retirado Chamlong Srimuang, a palacio. La imagen de los dos poderosos militares genuflexos ante el soberano en una audiencia televisada causó una profunda impresión entre los ciudadanos. Poco después, la democracia quedaba restaurada.

Más ambiguo ha sido su papel en los incidentes de 2006, durante el mandato de Thaksin Shinawatra, un político que suscita una amplia aversión en los círculos palaciegos tradicionalistas. Mientras la salud del soberano empezaba a declinar -desde ese año ha residido la mayor parte del tiempo en el hospital-, Bhumibol públicamente declinaba intervenir en la crisis. Pero muchos vieron su mano detrás de la anulación en los tribunales de las elecciones que habían dado el mando al magnate de las comunicaciones. Y los detractores del gobierno de Thaksin o del de su hermana, Yingluck Shinawatra, han invocado con frecuencia el nombre del rey. El último de ellos, el general Prayut Chan-ocha, que en agosto de 2014, y con la bendición del soberano, se convertía en primer ministro tras un golpe militar. El enésimo golpe del reinado de Bhumibol.

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Dom 16 Oct, 2016 1:47 am

Imagen
El aspirante italiano al reino de la Dos Sicilias concede a LOC su primera entrevista a un medio español. Y carga contra las pretensiones de su contrincante, su primo Pedro de Borbón, hijo del infante don Carlos, figura muy vinculada a Don Juan Carlos


CARLOS DE BORBÓN-DOS SICILIAS
“YO SOY EL ÚNICO HEREDERO AL TRONO”

El duque de Castro habla por primera vez sobre la disputa con su familia española. No oculta su enfrentamiento con Pedro de Borbón: “Ninguna familia real ha dado crédito a sus pretensiones”. Y reivindica su puesto: “¡Yo soy el único heredero al trono!”

MARINA PINA


Carlos de Borbón-Dos Sicilias (53) no entiende el crédito que en España se da a su sobrino Pedro de Borbón-Dos Sicilias. Hijo del Infante don Carlos, desde que su padre falleciera en 2015 lidera su batalla por la jefatura de la casa de las Dos Sicilias, de la que es legítimo pretendiente Carlos, no Pedro. Cansado de 60 años de guerra en España, el duque de Castro concede a La Otra Crónica su primera entrevista para dar su versión del conflicto familiar. Lo hace por correo electrónico desde su casa de Mónaco, una semana después de acudir a la boda de Leka de Albania.

La disputa comenzó en 1960. Con la muerte del príncipe Fernando de Borbón-Dos Sicilias sin descendencia, su hermano Carlos era el legítimo heredero, sin embargo, renunció a sus derechos para casarse con María de las Mercedes de Borbón. Dejó de ser príncipe de las Dos Sicilias para convertirse en infante de España. Desde ese momento su hermano Rainiero fue legítimo pretendiente al trono. Pero la entente cordiale alcanzada por los hermanos terminó con sus hijos cuando el infante Alfonso se autoproclamó heredero de las Dos Sicilias, obviando a su primo Fernando, hijo de Rainiero.

La rama española de la familia, apoyada por la Familia Real, siguió usando el título de duques de Calabria primero con el infante Don Carlos y tras su muerte, con su hijo Pedro, quien se considera el jefe de la Casa. Ninguno reconoce a Carlos, duque de Castro, como jefe de la Casa Real de las Dos Sicilias. Es precisamente en esa condición como el duque de Castro explica a LOC la lucha familiar por primera vez ante la prensa española. Lo hace en una entrevista por correo electrónico, en la que también habla de la exposición de la Casa de la Moneda Virtuti & Merito, organizada por el III centenario del nacimiento de Carlos III y para la que ha prestado varias obras.


    Imagen
    Carlos de Borbón-Dos Sicilias está casado con Camilla Crociani y tienen dos hijas, la heredera María Carolina y María Clara, duquesa de Capri


    Próximamente va a venir a España, ¿qué es lo que más le gusta de nuestro país? ¿Aprovechará para visitar a sus familiares?

    Mis antepasados, empezando por los Reyes Felipe V y Carlos III, fundador de la Orden que lleva su nombre, pertenecen a la historia de España. Vuestro país no puede dejarme indiferente, pese a que mi corazón sea italiano. Lo que más me gusta de España es la forma que tiene este país de construir su futuro sin renegar de su alma ni de sus tradiciones. España es un viejo país con un Rey joven. ¿Qué mejor símbolo de la modernidad en su continuación? No hace falta mencionar que me hará muy feliz poder encontrarme con el Rey y la Reina con ocasión de nuestra visita en España. Nuestras hijas tienen casi la misma edad. [Tras su matrimonio con la millonaria italiana Camilla Crociani en 1998, la pareja son padres de María Carolina (13), duquesa de Calabria, y María Clara (10)].


    Viene a España en calidad de pretendiente al Trono de las Dos Sicilias, sin embargo, la monarquía española reconoce a su sobrino Pedro como el jefe de la Casa de las Dos Sicilias.

    Como usted dice, soy yo quien, con la ocasión de esta magnífica exposición organizada por la Real Casa de la Moneda, he prestado a España los recuerdos históricos ligados al reino de Carlos III en Nápoles. Si estos objetos de familia están en mi posesión, y no en manos de mi primo don Pedro, tiene que haber una razón. Y ésta es muy simple, ¡yo soy el único heredero! Mi abuelo, el Príncipe Rainiero, tenía dos hermanos mayores. Fernando murió sin descendencia masculina en 1960 y Carlos Tancredo se casó en 1901 con la hermana mayor de Alfonso XIII y renunció a sus derechos dinásticos. Por ende, abandonó su nombre y ocupó el prestigioso título de Infante de España. Este príncipe jamás renegó de esta renuncia. ¡Hubiera sido considerado perjurio! Fue 60 años más tarde cuando su hijo decidió usurpar los títulos que nunca le habían pertenecido. Por razones de las cuales yo no estoy al corriente, parece ser que sus pretensiones fueron útiles a la política dinástica de Franco.


    ¿Tuvo la oportunidad de saber por qué don Alfonso revocó la renuncia al trono de su padre?

    Lo que siempre se ha dicho en la familia es que una vez que el general Franco eligió a Juan Carlos como Príncipe de España para poder acceder al trono después de su muerte, don Alfonso hubiera sido invitado a caer en el olvido y obligado a buscarse otra corona...


    ¿Cree que Don Juan Carlos nombró a su primo Carlos infante para que no utilizase el título al que había renunciado su bisabuelo?

    Su Majestad Don Juan Carlos dio a mi primo Don Carlos el título de Infante de España por una única y buena razón, y es que esta parte de la familia de los Borbones pertenece de pleno derecho a la Casa Real de España y no a la Casa Real de Borbón de las Dos Sicilias.


    Pese a que en 2014 la familia pareció reconciliarse, usted no acudió al funeral del infante Don Carlos en 2015.

    Yo deseaba fervientemente esta reconciliación para poner fin a unas diferencias familiares que habían envenenado la vida de mi abuelo, y después la de mi padre. No quería dejar tal legado a mi hija. Mi padre ya no estaba en este mundo y la salud de don Carlos era muy frágil. Así que quise abrir el diálogo con su hijo don Pedro. Así que aceptamos en Nápoles, en el 2014, reconocer mutualmente los títulos de la familia que nosotros ostentábamos. Fue una gran concesión por mi parte, pues les recuerdo que el bisabuelo de don Pedro había renunciado solemnemente a todos sus derechos sobre los títulos napolitanos y que ningún miembro de la familia real de las Dos Sicilias no ha reconocido jamás las pretensiones de la parte española. La única respuesta a este gesto de concordia ha sido un comunicado de don Pedro el pasado mes de mayo, proclamándose jefe de la Casa Real de Borbón de las Dos Sicilias. ¡Una provocación que estaba de más!


    ¿Habló con él después de eso?

    Yo expliqué por correo a don Pedro que él no tenía ningún derecho a ostentar los títulos que reivindicaba y que esperaba que respetase la Ley y la Historia a la que él se acoge pero que a veces olvida por su conveniencia.


    ¿Cree que estas disputas afectan a la imagen de la Casa?

    En el extranjero seguramente no. Ninguna familia real ha dado el más mínimo crédito a las pretensiones de don Carlos ni a las de su hijo don Pedro. Hasta yo me sorprendo de que estas pretensiones sean tomadas en serio en España. No hay que olvidar que Su Majestad Juan Carlos pudo acceder al trono gracias a la doble renuncia de sus dos tíos, el Príncipe de Asturias y el duque de Segovia. No quiero imaginar cuál sería la indignación del pueblo español si los descendientes de uno de estos príncipes viniera hoy a reclamar la corona de España...


    Las monarquías monegasca, danesa y belga le reconocen como legítimo aspirante al trono, ¿por qué no lo hace la española?

    La condesa de Barcelona se negó a reconocer las pretensiones de don Alfonso y de su hijo don Carlos con respecto a la corona de las Dos Sicilias, pero todo el mundo conoce bien la estrecha relación entre el Rey Juan Carlos y don Carlos. Puede ser que no quisiera herirlo. Estoy convencido de que con el tiempo la familia real se desvinculará de estas afirmaciones basadas en la nada. Como ya les he dicho, no creo que la familia real tenga ningún interés a que se pueda poner en tela de juicio el principio de la intangibilidad de las renuncias dinásticas.


    Ha prestado seis piezas de su colección para la exposición Virtuti & Mérito, que recuerda a Carlos III.

    Carlos III, que es nuestro antepasado común con el Rey Felipe VI, jugó un rol muy relevante en la historia de Italia y de España. De cierta forma él encarna esta Europa de los Borbones que dominaba el continente en el siglo XVIII. Reinó sucesivamente durante el curso de su larga existencia sobre los ducados de Parma y Plasencia, sobre los reinos de Nápoles y Sicilia y finalmente en España. Por donde pasó dejó una profunda huella. Este gran cazador se reveló también buen capitán y un diplomático refinado, e Italia le debe el haber escapado sutilmente de las garras austriacas. Por otro lado, dejó un inmenso legado cultural en el sur de Italia. A él le debemos el castillo de Caserta, la ópera San Carlos de Nápoles y sobre todo las excavaciones de Pompeya y el templo de Paestum que revelaron a toda Europa los tesoros de la antigüedad greco-latina. Una vez convertido en rey de España llevó al reino a realizar unas grandiosas reformas.


    ¿Se reunirá con su sobrino Pedro en su visita?

    Sería un placer, pero hay una condición previa a dicha reunión: que su conducta sea la de un verdadero príncipe español -que ya es de por sí un gran honor- y que no pretenda a títulos pertenecientes a una Casa Real en la cual su familia ya no tiene ningún derecho desde hace 115 años.



PEDRO DE BORBÓNDOS SICILIAS
EN LUCHA POR LOS TÍTULOS ITALIANOS


Príncipe de las Dos Sicilias, duque de Calabria, conde de Caserta y jefe de la casa de Borbón-Dos Sicilias. Así es como se presenta Pedro de Borbón-Dos Sicilias y Orleans (47), ante las casas reales europeas. Sin embargo, mientras él insiste en proclamarse jefe de la casa italiana, su tío Carlos le recuerda que su antepasado renunció a los derechos sucesorios cuando emparentó con la familia real española. Tras la muerte del infante don Carlos en 2015, su hijo Pedro asumió como propia la lucha por los derechos al trono de las Dos Sicilias.

En una forma de zanjar las disputas familiares, su tío Carlos le reconoció en 2014 el uso de los títulos napolitanos de la familia a cambio de que él le reconociera jefe de la casa. Así, Pedro de Borbón, siguiendo el acuerdo, podría ser duque de Noto y Caputa – títulos que ahora lleva su hijo Jaime (23) – , duque de Calabria y conde de Caserta. Dado que Pedro no reconoció a su tío Carlos como jefe de la casa tras la muerte del infante en 2015, el duque de Castro sólo reconoce a Pedro como duque de Calabria, título que comparte con la heredera legítima al trono de las Dos Sicilias, María Carolina. La niña, de 13 años, es también duquesa de Palermo. Por último, la segunda hija del duque de Castro, María Clara, es duquesa de Capri.

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Mié 26 Oct, 2016 11:44 pm

Imagen


Andrea Pascual y Beltrán Gómez-Acebo bautizan a su hijo Juan en una ceremonia familiar, en Cáceres
La infanta doña Pilar y doña Margarita, abuela y tía abuela, respectivamente, estuvieron presentes


    Imagen

    Imagen

    Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Sab 05 Nov, 2016 2:09 am

Imagen
Última imagen de Aiko de Japón (dcha.), tomada en noviembre de 2015 en la residencia de los herederos Naruhito y Masako (izq.)


AIKO DE JAPÓN
SU DÉBIL SALUD, EXCUSA A FAVOR DE LA LEY SÁLICA

Lleva meses sin acudir al colegio por sentirse apática. Su nacimiento abrió el debate sobre la sucesión de las mujeres pero sus problemas son una excusa del Gobierno para no modernizar el trono.

ISMAEL ARANA


"LA PRINCESA ESTÁ TRISTE... ¿QUÉ tendrá la princesa? Los suspiros se escapan de su boca de fresa, que ha perdido la risa, que ha perdido el color”. Estos versos, con los que da inicio uno de los poemas más famosos de Rubén Darío, es lo que ahora mismo se preguntan miles de japoneses al ver cómo Aiko (14), “la princesa que apenas sonríe”, vuelve a pasar por un momento complicado en su hasta ahora corta vida.

La hija de Naruhito (56) y Masako (52), herederos del milenario Trono del Crisantemo nipón, lleva un mes sin acudir a las clases de la escuela femenina Gakushuin por padecer “problemas de salud”, según dio a conocer la semana pasada la agencia de la Casa Imperial. Por este motivo, la joven permanece enclaustrada en su residencia tokiota, un hecho que ha disparado las especulaciones acerca de cuál es su estado de salud real, más aún teniendo en cuenta la escasez de información oficial y sus antecedentes familiares.

Pese a que en abril la princesa comenzó su tercer año de secundaria con normalidad, el pasado 26 de septiembre empezó a sentirse mal, lo que le ha obligado a estar recluida en casa. Aquejada de males tan dispares e inconcretos como dolor de estómago, fatiga e inapetencia, los doctores apuntan al estrés de los exámenes y al sobresfuerzo que realizó para prepararse para una exigente prueba deportiva de atletismo como causas de sus dolencias.

Sin entrar en detalle, la Casa Imperial informó de que los médicos encargados de tratarla descartan cualquier enfermedad grave pese a que continúa sin poder mantenerse en pie de manera estable. “Aiko mejora poco a poco”, apuntaron, gracias a un tratamiento basado en el reposo y aderezado con música, lectura y paseos por los jardines de la residencia en la que se encuentra. Además, la adolescente está gozando de toda la atención de sus padres, y su madre incluso llegó a cancelar un acto oficial para poder permanecer al lado de su hija.

Pese a los intentos de los portavoces oficiales por acallar cualquier rumor que ponga en duda su versión, no han dejado de crecer las especulaciones sobre si Aiko estaría volviendo a tener dificultades con sus compañeros de colegio. Durante varios meses entre 2010 y 2011, la princesa tuvo que ser acompañada a diario por su madre a clase porque había quedado conmocionada por el “comportamiento brusco” de algunos compañeros. Al parecer, un grupo de alumnos estuvo acosando a otros, entre ellos a la princesa, lo que llevó al Palacio Imperial a intervenir y pedir medidas a los responsables del colegio.

Sin embargo, hay quien va más allá al interpretar los trastornos que sufre ahora, y aventuran que pacede algún tipo de problema psicológico, inclusive el inicio de una depresión.

Desde pequeña, Aiko ha sido una niña seria y poco sociable, por lo que la apodaron “la princesa que apenas sonríe”. La propia Casa Imperial ha reconocido con anterioridad que la menor ha tenido problemas de adaptación debido a su timidez, una actitud que muchos relacionan con el influjo de su madre, conocida popularmente como “la princesa triste”. Desde hace años, Masako padece una depresión que le ha llevado a estar ausente durante grandes periodos de tiempo de la vida pública.

Encorsetada por un protocolo imperial asfixiante, Masako sufre una depresión crónica tras las continuas presiones recibidas por no haber concebido a un heredero varón. Aunque ahora parece estar algo recuperada, todavía se sigue medicando y sus apariciones públicas son contadas.

Tras varios intentos fallidos de inseminación artificial y algunos abortos, la venida al mundo de Aiko en 2001 fue una tremenda alegría para ella y su marido Naruhito, que por fin veían cumplido su sueño de ser padres. Pero entre el Gobierno y el encorsetado entorno del trono japonés el nacimiento de la niña no fue tan bien recibido, ya que esperaban impacientes la llegada de un varón que asegurara la dinastía.

En el moderno Japón de hoy en día, sigue vigente la Ley Sálica que incapacita a una mujer el subir al trono, por lo que Aiko jamás podrá ser emperatriz del país a menos que se modifiquen las leyes, algo que en la actualidad no parece probable. Si con la llegada de la princesa aún surgieron algunas voces progresistas que abogaron por derogar esta ley tan discriminatoria para las féminas, el nacimiento en 2006 de Hisahito, hijo del hermano de Naruhito, Fumihito, enterró cualquier posibilidad de avanzar en ese camino, ya que garantizaba la existencia de un varón que podrá seguir con la línea masculina al trono.


EL MUNDO / LOC / SÁBADO 5 DE NOVIEMBRE DE 2016

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Dom 06 Nov, 2016 1:27 pm



Hablamos con Dimitri de Yugoslavia, el príncipe joyero

Avatar de Usuario
Invitado

'La Reina de España'

Mensajepor Invitado » Vie 25 Nov, 2016 6:20 pm



Penélope Cruz y su encuentro con la reina Letizia
Con motivo del estreno de 'La Reina de España', Penélope Cruz recuerda la visita de doña Letizia con mucho cariño: "Fue una visita muy bonita y especial, mucha gente no lo sabía y ver la cara de la gente fue genial. Ella apoya mucho el cine, le encanta y fue encantadora, fue el broche final del rodaje".

Avatar de Usuario
-Artemisa-
Pequeño saltamontes
Pequeño saltamontes
Mensajes: 172
Registrado: Sab 03 Dic, 2016 6:54 pm
Flag: Spain

Re: LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor -Artemisa- » Vie 16 Dic, 2016 9:59 pm

Meghan Markle, tras la estela de Wallis Simpson

La novia del príncipe Enrique es actriz y divorciada La prensa inglesa especula con un inminente anuncio del compromiso

María José Iglesias 12.12.2016 | 09:03

Los tiempos han cambiado también en la rígida corte británica. La prensa inglesa especula con la próxima boda del príncipe Enrique, el benjamín de Carlos de Gales y Lady Diana Spencer, que desde hace unos meses sale, por lo visto en serio, con la actriz californiana residente en Canadá, Meghan Markle.

Enrique, Harry para los ingleses, se ha prendado a sus 32 años de la intérprete, protagonista de la serie "Suits", de 35, divorciada e hija de una afroamericana y un director de fotografía de Hollywood. La relación prospera hasta el punto de que el palacio de Kensington emitió un comunicado confirmando el noviazgo, siguiendo el modus operandi de las casas reales del Viejo Continente que sólo se pronuncian cuando hay material para ello. Así pasó en España hace trece años cuando el Rey Felipe (en aquel momento Príncipe de Asturias) se prometió con la entonces periodista Letizia Ortiz.

En Inglaterra se especula con un inminente anuncio del compromiso, más tras saber que tres días después de la comunicación oficial la intérprete causó baja provisional en la serie y voló junto a su novio para instalarse en Kensington, igual que hizo Letizia, cuando ya convertida en novia oficial se mudó a la Zarzuela para iniciar su formación principesca. Pero si en España la historia recuerda a la protagonizada por los actuales reyes, en Inglaterra seguro que la reina Isabel, que adora a sus nietos, no podrá evitar pensar en el episodio vivido por su tío, Eduardo VIII, duque de Windsor, que renunció a la corona para casarse con la doblemente divorciada americana Wallis Simpson, cediendo el trono a su hermano, el padre de la actual monarca. Las cosas son diferente y hoy el divorcio ha llegado a casi todos los hijos de la soberana, exceptuando al príncipe Eduardo. Además Enrique no está llamado a ceñir la corona, máxime teniendo en cuenta que su hermano Guillermo, duque de Cambridge y heredero, es padre de dos hijos que aseguran la continuidad de su línea dinástica. Aun así, a Meghan cuesta verla como la candidata ideal a princesa de la Gran Bretaña. Los británicos esperan expectantes la evolución del romance y muchos confían en que sea un capricho más entre los muchos "affaires" protagonizados por Harry, uno de los príncipes más "fiesteros" de Europa, dejando aparte a Andrea de Mónaco que sigue en forma. De momento, nada presagia una crisis. Hace unos días el "Daily Mail" fotografió a la actriz entrando en la residencia oficial del príncipe tras una intensa jornada de compras en las selectas tiendas de la zona, ataviada de forma deportiva, con unas botas Hunter y una gorra. La pareja se conoció hace unos meses en la presentación de Invictus Games, la ONG benéfica para discapacitados del Príncipe, en Canadá. Cuentan que los dos se quedaron altamente impactados el uno con el otro.

La intérprete trabaja en los platós desde muy joven y aun así ha tenido tiempo de graduarse por la Universidad Northwestern, donde obtuvo una doble titulación en Teatro y Relaciones Internacionales. Hasta trabajó una temporada en la Embajada estadounidense en Buenos Aires (Argentina). Antes de salir a la luz su noviazgo con Enrique, a la estrella televisiva, que se considera una auténtica "foody", se la relacionó con el golfista Rory McIlroy en 2014 y meses más tarde con el chef canadiense Cory Vitiello.

http://www.lne.es/vida-y-estilo/gente/2 ... 26407.html

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Mié 22 Feb, 2017 9:14 pm



Día de San Valentín! Momentos románticos de la parejas Reales.

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Dom 26 Feb, 2017 2:44 am

Imagen
Izquierda, Ameera, que da conferencias por todo el mundo. Derecha, Reema, que ha abierto gimnasios femeninos por todo el país.


REEMA / AMEERA
LAS PRINCESAS QUE QUIEREN ROMPER LAS CADENAS EN ARABIA SAUDÍ

Estas dos mujeres, separadas de príncipes de la dinastía Al Saud, encabezan movimientos para conseguir más derechos en su país. Reema ha conseguido licencia para abrir gimnasios femeninos mientras que Ameera graba videoclips con mensajes contra los hombres.

FRANCISCO CARRIÓN


En el reino en el que las mujeres no pueden trabajar, conducir, someterse a una intervención quirúrgica o viajar sin el permiso de un tutor varón, dos princesas se han propuesto romper las primeras cadenas que sojuzgan a sus súbditas. Reema bint Bandar Al Saud (42) y Ameera Al Taweel (33) comparten algunos retazos de biografía: ambas se educaron en Estados Unidos, regresaron a casa, se casaron con príncipes saudíes y acabaron divorciándose. Desde entonces han desarrollado una meteórica carrera pública que las ha convertido en el rostro del cambio amable que trata de abrirse paso en la cuna del islam más intransigente, un país bendecido por los petrodólares pero anclado en los tiempos del profeta Mahoma. Reema y Ameera, cada una a su manera, han roto una lanza por una población femenina condenada a vivir en un estado de eterna infancia. Un gesto que muchos juzgan escaso.

Pequeñas victorias, como la licencia para abrir una cadena de gimnasios exclusivos para mujeres que Reema ha logrado estos días. "No es mi papel convencer a la sociedad. Me limito a abrir las puertas de nuestras chicas a un estilo de vida saludable que evite las enfermedades provocadas por la obesidad y la falta de movimiento", explica la princesa en declaraciones a la prensa local. A finales de este mes el Gobierno concederá la licencia y Reema está decidida a impulsar la apertura de locales en "cada barrio y ciudad" del país. La luz verde, sin embargo, no está exenta de restricciones. Las féminas podrán nadar, correr o ejercitar los músculos a base de pesas pero les seguirán vedados deportes competitivos como el tenis, el fútbol, el voleibol o el baloncesto. "La normativa está en consonancia con la política diseñada por el secretario del comité olímpico saudí que señaló en 2014 que a las mujeres sólo se les permitiría competir en disciplinas aceptadas culturalmente que se adecuaran a la interpretación literal del Corán como la equitación, el tiro con arco o la esgrima", recuerda el politólogo James M. Dorsey.

Reema -que desde el pasado agosto ocupa la vicepresidencia de los asuntos femeninos de la Autoridad General de Deportes saudí- ha asumido las líneas rojas, consciente tal vez de lo fútil que resultaría declararle la guerra a los guardianes de la ortodoxia. "Aquí las palabras feminista, radical, activista, liberal o el empoderamiento no son útiles para mis objetivos. Si las pronunciara, perdería a la mitad de mi público", reconoció la princesa en una entrevista reciente. Con dos retoños -Turki y Sara-, Reema presume de ser madre soltera desde que en 2012 finiquitara su matrimonio con Faisal bin Turki bin Nasser, un príncipe que preside Al Naser, uno de los clubes de fútbol más populares del reino. Afincada en Riad, el rostro de una nueva generación de saudíes de sangre azul vivió durante más dos décadas en suelo estadounidense. Entre 1983 y 2005 su padre fue embajador saudí en Washington. Reema, graduada en estudios museísticos por la Universidad George Washington, regresó a su patria un año después de que su progenitor abandonara el cargo.

En la última década ha despuntado en los negocios -fue la primera saudí en dirigir una compañía- y en las labores sociales. Una de sus iniciativas, 10KSA, figura en el libro Guinness de los Récords Mundiales después de que 8.264 mujeres con pañuelos color rosa formaran la cadena más grande del mundo para concienciar sobre la lucha contra el cáncer de mama. Defensora de que el acceso de la mujer al mercado laboral no es "occidentalización sino evolución", Reema aspira a potenciar la presencia femenina en los torneos internacionales -las saudíes compitieron por primera vez en los Juegos Olímpicos de Londres 2012- e insiste en los beneficios económicos del paso. "Su participación en el deporte generará 250.000 empleos", deslizó hace unos meses tras advertir de que el reino "no puede tener a la mitad de su población sin trabajar".

Una máxima que también propugna la joven Ameera Al Taweel, graduada en administración y dirección de empresas por la Universidad estadounidense de New Haven. A sus 18 años, mientras le hacía una entrevista, se enamoró del príncipe Al Waleed bin Talal (61), un influyente multimillonario y representante del ala más liberal de la corte saudí del que terminó separándose hace tres años. Ahora reparte sus días entre la filantropía como vicepresidenta de la fundación de su ex marido, la dirección de una empresa que busca a nuevos talentos árabes en el sector tecnológico y las conferencias que ofrece por todo el planeta. Los derechos de las súbditas de su país, donde casi cualquiera de sus acciones depende del plácet de tutor varón (mahram), no han dejado de estar entre sus prioridades. Hace unas semanas celebró públicamente un videoclip protagonizado por unas mujeres que corrió como la pólvora entre las redes sociales y acabó convertido en la protesta más irreverente contra la esclavitud de las saudíes. Al grito de "Ojalá todos los hombres se hundieran en el olvido" o "Si Dios nos librara de los hombres", las actrices recorrían las calles en patinete, jugaban al baloncesto o bailaban a la luz del día en un jardín. Aunque algunas de sus declaraciones públicas han suscitado malestar en la ultraconservadora corte saudí, Ameera no ha claudicado. "He recibido muchos mensajes negativos. A veces incluso amenazantes", llegó a reconocer en una entrevista a la televisión Al Arabiya. "No represento a todas las mujeres saudíes. Quizás al sector de las jóvenes saudíes", suele matizar quien admite que sueña con ser una de las primeras féminas en conducir por las carreteras de su país. "Las saudíes estamos trabajando para que se nos trate con igualdad y reclamar nuestros derechos. Yo creo personalmente que no hay nada en la religión que prohíba conducir a las mujeres. Este veto debería ser levantado. Las saudíes son inteligentes y quieren lograr cambios para las generaciones venideras. No hay marcha atrás".


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 25 DE FEBRERO DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Mar 28 Mar, 2017 4:39 pm

Imagen
Alicia de Borbon y Parma (a la izquierda) junto a Ana de Orleans (derecha) en el funeral de Carlos de Borbon Dos Sicilias, en octubre de 2015.

Muere Alicia de Borbón, tía del rey Juan Carlos

Alicia de Borbón- Parma y Habsburgo Lorena tenía 99 años y era infanta de Españ


Imagen
Alicia de Borbón-Parma y Habsburgo-Lorena, la última tía viva de Juan Carlos I, ha muerto este martes en Madrid a los 99 años, según fuentes próximas a la familia. Era infanta de España.

Nació princesa austriaca y recibió el título de infanta de España por su matrimonio con Alfonso de Borbón-Dos Sicilias (1901-1964), hermano de María de las Mercedes, condesa de Barcelona y madre del rey Juan Carlos. Tuvo tres hijos: Teresa María, Inés María y Carlos. En octubre de 2015 murió Carlos, que ocupaba el primer puesto en la línea de sucesión a la corona española después de los descendientes del rey Juan Carlos I, y fue enterrado en el Palacio de El Escorial.

Tanto don Juan Carlos como doña Sofía han mantenido siempre una estrecha relación con esta rama de la familia y en especial con don Carlos y sus hijos.

La fallecida, por su condición de infanta, tenía derecho a haber sido enterrada en el Panteón de Infantes del Monasterio de El Escorial. No obstante, pidió recibir sepultura en el panteón de la familia Borbón-Parma en Austria.

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Sab 01 Abr, 2017 2:37 am

[conte]Imagen
LA CASA ROSADA Ésta es la residencia en la que Balada vivía. Ahora, el inmueble, de 555 metros cuadrados construidos sobre una parcela de 900, es de los ocho nietos de los Reyes eméritos. UNA HISTÓRICA FARMACIA La farmacia Llabrés, ubicada en Ses Voltes, Ciudadela, fue declarado Bien de Interés Cultural por ser una joya del Art Nouveau balear. UN BAR LLAMADO ROYAL Balada también legó a los Reyes una propiedad de dos plantas en la calle Federico Pareja de Ciudadela. En la planta baja hay un bar con un nombre sugerente: el Royal. La Fundación Hesperia la está rehabilitando. UN VIEJO EDIFICIO Éste es un edificio de 536 metros cuadrados en la calle Jerònia Alzina, en el que residen inquilinos. Balada también legó una finca rústica de 28.167 metros cuadrados.



LA HERENCIA DEL SEÑOR BALADA, A LA VENTA PARA CONSEGUIR LIQUIDEZ

Los Reyes, a través de la Fundación Hesperia, han puesto a la venta una casa de 167 metros en Ciudadela, Menorca, y quieren hacer lo mismo con otros inmuebles de la ciudad, que les legó el misterioso millonario.

EDUARDO VERBO


EN 2009, LOS ACTUALES REYES Y LOS ocho nietos de los monarcas eméritos se enfrentaron a una inusitada tesitura. Juan Ignacio Balada Llabrés, un monárquico menorquín desconocido en palacio, pero famoso por su excentricidad y poderío en Ciudadela, quería que ellos fueran los herederos de una fortuna cercana a los 10 millones, concretamente 9.832.995,42 euros, entre propiedades y dinero. En caso de no aceptarla, este potentado interesado por la masonería y la cábala subrayó que fuera a parar al estado de Israel. Una disyuntiva que planteó muchos interrogantes desde el principio en la Casa del Rey por si se trataba de un regalo envenenado, pero que finalmente aceptaron.

En el testamento, Balada dispuso que Felipe, Letizia, sus hijas y sus seis sobrinos recibieran la mitad de la herencia (unos cinco millones de euros) y que crearan con la otra mitad una fundación que tuviera por objeto “el estudio y el apoyo a la institución monárquica”, así como otros fines sociales y culturales. La extraña singladura culminó con la creación de la Fundación Hesperia, que se ha consolidado como un revulsivo para la investigación en el ámbito de las enfermedades raras y la inserción en el mercado de trabajo de jóvenes discapacitados en la isla.

Ahora, los Reyes, a través de esta institución que presiden honoríficamente y cuya sede está en Zarzuela, han decidido desprenderse de algunas de las propiedades de esa mitad que pertenece a la citada fundación, con el objetivo de conseguir liquidez para otros proyectos filantrópicos.

Como ha podido saber y confirmar LOC en exclusiva con fuentes cercanas a Hesperia, desde hace unas semanas se encuentra a la venta una casa que formaba parte del caudal hereditario de Balada, sita en la calle Gustavo Mas de Ciudadela, Menorca (vea las imágenes en la portada). Se trata de una residencia en mal estado –hay un tramo apuntalado y necesita de reforma completa– que consta de 167 metros cuadrados construidos, de los cuales 82 son de vivienda y otros 82 del garaje, según figura en la información registral. Dispone de tres habitaciones, un baño, lavadero, salón comedor y una cocina (eso sí, destartalada). El precio de salida fue de 190.000 euros, pero actualmente ha bajado y se puede adquirir por 175.000.

EL CASO DE LAS DOS SOBRINAS DESHEREDADAS

La decisión de Juan Ignacio Balada Llabrés de legar sus bienes a los actuales Reyes fue especialmente polémica porque no se acordó de su familia. Juan Ignacio nunca se casó ni tuvo hijos, pero sí que tenía dos sobrinas, la radióloga María del Carmen Arregui Llabrés, que reside en Santa Cruz de Tenerife, y su hermana Pilar, con las que tenía relación y quienes, al parecer, se desplazaron hasta Menorca para cuidar a su tío, quien murió el 18 de noviembre de 2009. Aunque en un principio se afirmó que litigarían su herencia a los entonces príncipes de Asturias, luego este punto fue desmentido. A pesar del interés que despiertan, nunca han atendido las llamadas de los periodistas. Sólo para hablar de su madre María Llabrés Piris, la primera mujer en ejercer la medicina en Baleares. Tan sólo un día después de que Balada muriera, el albacea del testamento, el abogado Joan Viñas Vila, cambió la cerradura de las propiedades. Aficionado a la música, legó a los Reyes un valioso piano de la marca Petrof que ahora usan en la escuela municipal de música.

El responsable de la venta es la Inmobiliaria Artrutx y, más específicamente, la agente Esther Pons Montes. En este domicilio ha residido durante los últimos años M.M., una octogenaria que mostró su preocupación cuando se conoció la polémica decisión de regalar sus bienes por parte de Balada, que todavía es hoy motivo de tertulia en la pequeña Ciudadela. Esta inquilina pagaba todos los meses 100 euros de alquiler por la vivienda a la fundación de los Reyes, unos peculiares arrendadores.

Fuentes oficiales de la citada Hesperia corroboran a LOC que el interés por vender otras propiedades es real. Felipe y Letizia esperan sacarle rédito económico al resto de propiedades que pertenecieron a Balada, un hombre recordado por su tacañería y su misteriosa vida, y que ahora figuran a nombre de Hesperia. Entre ellas, hay un inmueble de tres alturas en la calle Federico Pareja de Ciudadela cuya planta baja es la conocida cafetería Royal, así como un edificio de 536 metros cuadrados en la calle Jerònia Alzina y una finca rústica denominada Huerto Llabrés de 28.167 metros cuadrados, ambas también ubicadas en Ciudadela. En algunos casos, estas viviendas tienen inquilinos, una circunstancia que complica la posibilidad de ponerlas a la venta.

Los Reyes también recibieron tres edificios –en manos hoy de la fundación– en la calle José María Quadrado de la misma ciudad, calle conocida como Ses Voltes, en pleno centro histórico. El número 15 es una casa de tres alturas (un edificio cercano de similares características y en la misma calle ronda los 470.00 euros), mientras que los números 17 y 19 albergan la famosa farmacia Llabrés, también conocida como Ca S’Apotecària, que hace años cerró sus puertas.


DIFICULTAD FINANCIERA

Esta intención de vender por parte de los Reyes se explica por el momento de complejidad financiera que atraviesa la Fundación Hesperia. La rehabilitación de esta farmacia, declarada Bien de Interés Cultural y muestra del Art Nouveau balear por sus vidrieras y los muebles de su interior, está suponiendo un importante dispendio de dinero, ya que su estado de conservación era semiruinoso. “Cientos de miles de euros”, declaran desde Hesperia. Las obras comenzaron hace unos meses y, tal y como confirma Andreu Hernández, gerente de la Fundació per a persones amb discapacitat, la antigua farmacia será para el uso de esta institución. El resto del edificio podría también rentabilizarse, un escenario que todavía no está planeado.


A NOMBRE DE LOS NIETOS

Otros de los bienes heredados por Sus Majestades fueron la finca rústica Binitalaiot, en situación de proindiviso con otros propietarios, las sobrinas de Balada. Este terreno ya no pertenece a los monarcas. Además, Balada también legó la casa en la que residía, ubicada en la plaza Joan de Borbó de la ciudad. A diferencia de los anteriores inmuebles, éste no es propiedad de Hesperia, sino de los ocho nietos de los Reyes eméritos, tal y como figura en el Registro de la Propiedad. De Felipe Juan Froilán, el mayor, a la Infanta Sofía, la más pequeña. Se trata de una casa de 555 metros cuadrados sobre una parcela de 900 metros cuadrados.

Según contó el periodista Josep Pons Fraga en Diario Menorca, este domicilio estuvo a punto de venderse en el año 2016, pero finalmente la operación se frustró. Actualmente, hay un pequeño equipo de servicio que mantiene la vivienda en la que Juan Ignacio Balada Llabrés vivió hasta el 18 de noviembre de 2009.

Del cumplimiento de las últimas voluntades del millonario menorquín en relación con los nietos reales, estaba el reparto de 27.295 para cada uno procedentes de la extinción de la sociedad inmobiliaria Adalab y otros valores que cotizaban en Bolsa, actividad a la que Juan Ignacio Balada Llabrés era muy apasionado.

Siete años después de su muerte, la sombra de este benefactor de la monarquía sigue siendo alargada. Su controvertido testamento (en el que no contó con sus dos sobrinas ni con sus vecinos de Ciudadela) ha terminado beneficiando en cierta medida a la ciudad que nunca entendió tanta generosidad con los poderosos. Casa Real, convertida en una especie de agencia inmobiliaria desde que los Reyes y los ocho nietos de los eméritos aceptaron la millonaria herencia, no ha querido hacer declaraciones al respecto.


Balada también legó a los Reyes una propiedad de dos plantas en la calle Federico Pareja de Ciudadela. En la planta baja hay un bar con un nombre sugerente: el Royal. Éste es un edificio de 536 metros cuadrados en la calle Jerònia Alzina, en el que residen inquilinos. Balada también legó una finca rústica de 28.167 metros cuadrados.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 1 DE ABRIL DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Vie 12 May, 2017 3:55 pm


Las Royals atesoran colecciones de bolsos de mano
Para las damas de la realeza resulta imprescindible el bolso de mano o también conocidos como "Clutches", ya que simbolizan un elemento principal en sus looks.

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Sab 10 Jun, 2017 2:12 am

Imagen
Vista aérea del solar donde se están construyendo los chalés



CUATRO CHALÉS DE LUJO EN LA CASA DE DON JUAN DE BORBÓN

El hogar madrileño donde vivieron los padres del Rey Juan Carlos tras el exilio fue testigo de históricos avatares. Tras varias ventas y un juicio por comisión ilegal (al sobrino del Rey), sólo quedan los escombros y un proyecto de obra.

CONSUELO FONT



Fachada de ‘Villa Giralda’, la vivienda de los condes de Barcelona, tras regresar del exilio en Estoril (Portugal).

LA MADRE DEL REY, ENCIMA DE CADA DETALLE

Cuando en 1987 los condes de Barcelona adquieren ‘Villa Giralda’, en la exclusiva urbanización Puerta de Hierro, su extenso jardín era una selva. Muy cerca se asentaba un poblado gitano, algo que a la madre del Rey le hacía gracia: “Los teníamos en Villamanrique y en Estoril y nos llevábamos muy bien”. Aprovechando un viaje de don Juan a Australia, ella misma supervisó la decoración y obras de reforma para albergar una secretaría, la sala de audiencias, la zona noble, un área de servicio… También se volcó en adecentar el jardín, donde entre sus árboles centenarios, ordenó plantar macizos de claveles y jazmines, para recordar a su Sevilla natal. Cada rincón llevaba su sello.


EN UN INMENSO SOLAR DE LA CALLE Guisando, en la exclusiva urbanización Puerta de Hierro de Madrid, muy cerca de donde viven Isabel Preysler, la infanta Doña Pilar o el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, y su yerno, Javier López Madrid, se están poniendo hoy los cimientos de una promoción de cuatro mansiones de lujo, dotadas de más de mil metros de jardín con piscina particular, a un precio que oscila entre los 2,8 y los tres millones de euros cada una. Las viviendas, de 600 metros cuadrados, constan de seis dormitorios en suite, en los que predomina el mármol y la madera y que están dotadas de todo tipo de detalles, como la climatización por suelo radiante. En el gran cartel que anuncia la promoción, se puede leer en letras doradas “Guisando 25, vivir lo excepcional”.

Una publicidad que, en este caso, sí responde a la realidad, ya que en esa extensa parcela de 4.229 metros cuadrados se levantaba Villa Giralda, la histórica residencia donde vivieron hasta su muerte los padres del Rey Juan Carlos, don Juan y doña María, tras instalarse definitivamente en Madrid. Fue a partir de 1981 cuando dieron por concluido su exilio de Estoril (Portugal), donde residieron desde 1946 en la otra Villa Giralda portuguesa, algo que tardó en producirse, puesto que a don Juan le costó sudor y lágrimas aceptar que no ocuparía el trono español.

La designación en 1969 del Príncipe Juan Carlos como sucesor a título de Rey por parte de Franco abrió una sima entre padre e hijo. De hecho, pese a ser proclamado monarca Don Juan Carlos en noviembre de 1975, su padre tardó casi dos años en renunciar a sus derechos dinásticos, lo cual hizo en mayo de 1977, reconociéndole como Rey. Al final cedió en buena parte por la insistencia de su esposa, doña María, y salvado este gran escollo, la tensión se fue suavizando.

Los condes de Barcelona comenzaron a hacer frecuentes viajes a España hasta que se plantearon afincarse en Madrid, donde, además de Don Juan Carlos, residían sus otras dos hijas, las infantas Pilar y Margarita, y sus nietos.

Tras una corta etapa en otro chalet más pequeño de la urbanización Puerta de Hierro, en 1987 adquirieron su residencia definitiva en la calle Guisando 25 de este mismo enclave. La mansión se levantaba sobre una extensa parcela de 4.229 metros cuadrados salpicada de árboles centenarios y constaba de dos edificaciones: la principal, de 825 metros (repartidos en dos plantas, una baja de 390 metros más representativa, un primer piso abuhardillado de 270 metros, donde estaban las habitaciones privadas, y un semisótano de 165 metros) y otra, que era una especie de pabellón de servicio de 46 metros cuadrados en una única planta con dos habitaciones, comedor, aseo y cocina.

Fue la propia doña María la que se encargó de supervisar las obras de acondicionamiento y decorarla con muebles y objetos de gran valor histórico y sentimental. Por ejemplo, esos maceteros de la Compañía de Indias con el escudo de armas de Francia regalo de su madre, princesa de Orleans, o la campana del velero Giralda de Alfonso XIII o esos azulejos decorando su fachada rosada traídos del exilio en Estoril… También ese retrato de don Juan con uniforme de almirante honorario, dignidad que le concedió su hijo el monarca, y para el que posó tres meses antes de morir, en la Navidad de 1993, cuando los médicos de la Clínica Universitaria de Navarra le permitieron pasar sus últimas fiestas en Madrid junto a los suyos.

En esta Villa Giralda, ahora derribada por la piqueta, símbolo de la reconciliación entre padre e hijo, los condes de Barcelona vivieron quizá la etapa más plácida de su convulsa existencia, una vez restaurada la monarquía en España, ya que Don Juan Carlos intentó resarcirles del amargo trago de cederle a la fuerza el trono, colmándoles de atenciones y reconocimientos.

También en su interior ocurrieron sucesos trágicos, como la muerte súbita de la infanta María Cristina de Borbón y Battemberg en diciembre de 1996 tras una reunión familiar. Asimismo, sus estancias fueron testigos del drama que en 1988 supuso el terrible diagnóstico de cáncer de garganta que aquejó al conde de Barcelona y le provocó la muerte el 1 de abril de 1993, con 79 años. Doña María, que en 1982 se fracturó la cadera (el mal de los Borbones) y en 1985 se rompió el fémur por una caída, permaneció sus siete años de viudedad en una silla de ruedas, lo cual no le impedía viajar, ir a restaurantes o acudir a los toros a ver a su ídolo, Curro Romero. Gracias a que en todo momento era atendida por una pequeña corte, integrada por sus íntimas Amalín, viuda de Ibarra, y Chipi Gálvez, viuda de Aguirre, además de la vizcondesa de Llantero o la condesa Zamowsky, a quienes el Rey Juan Carlos apodaba “las damas de doña María”.

Junto a ellas, los fieles Eugenio Hernansanz, secretario de don Juan, y Jesús Velasco, su ayudante de cámara, además de los escoltas, al mando del teniente José Santas, a quienes la muy taurina doña María apodaba “mi cuadrilla”.

Imagen
Obras de construcción de chalés sobre el terreno donde estaba el hogar de los condes de Barcelona.

A su muerte, que se produjo el 2 de enero de 2000 a los 89 años por un paro cardíaco en el palacio lanzaroteño de La Mareta, donde había pasado la Nochevieja con la Familia Real, Villa Giralda fue heredada por Don Juan Carlos y sus hermanas, doña Pilar y doña Margarita. Aunque aseguran que la voluntad de don Juan era que no se desprendieran de ella, lo cierto es que Don Juan Carlos disfrutaba de una posición más que holgada, aunque no así sus hermanas, doña Pilar, que quedó viuda con cinco hijos, y doña Margarita, ciega de nacimiento, a quienes suponía una considerable ayuda la venta de la mansión, que se formalizó en febrero de 2002.

Su primer comprador fue la empresa Comercializadora Peninsular de Viviendas (CPV) por un precio oficial de 2,7 millones de euros, del que Don Juan Carlos y sus hermanas se embolsaron 900.000 euros cada uno. Pero parece que esa no fue la cifra real, lo que derivó en un gran escándalo cuando, posteriormente, CPV quebró y fue intervenida judicialmente por estafar a 1.200 familias, terminando sus promotores entre rejas.

El proceso judicial interpuesto por los acreedores destapó la supuesta comisión millonaria cobrada en secreto por dos sobrinos de Don Juan Carlos, Bruno Gómez-Acebo, hijo de la infanta Pilar, y su primo Marcos Gómez-Acebo, por intermediar en dicha venta. Cifra que ascendía a un millón y medio de euros. Se desveló así que, en realidad, el precio pagado por Villa Giralda había sido de 4,3 millones de euros, operación que, según fuentes cercanas a Zarzuela, se hizo a espaldas de Don Juan Carlos y sus hermanas.

El chanchullo acabó sentando en el banquillo, en noviembre de 2012, a Marcos y Bruno Gómez-Acebo, que tuvieron que devolver la jugosa comisión, al retrotraerse la venta por orden del juez.

Tras este escándalo, la suerte posterior de Villa Giralda se convirtió en secreto de Estado, aunque sí se sabe que su siguiente propietario fue el grupo inmobiliario Lábaro, que también quebró.

Imagen
De izq. a dcha.: doña María, don Juan y sus hijos, las infantas Margarita y Pilar y Don Juan Carlos.

Por fin, y tras llevarse a cabo su derribo este pasado mes de febrero, el grupo Luante Inversiones, propietario de la constructora Tilmon S.A., ha puesto los cimientos de esta promoción de cuatro chalés de lujo, Guisando 25, que se levantarán sobre la que fue residencia de los condes de Barcelona en Madrid. Fuentes de la promotora han asegurado a LOC que dos de ellos ya están vendidos, aunque no se ha desvelado la identidad de sus compradores.

Quién sabe si serán conscientes de que muchos rincones de su mansión se levantan sobre trozos de la Historia, como ese comedor de Villa Giralda cuyos muebles decoran hoy el Nuevo Pabellón, la residencia del Rey Felipe, pues don Juan se los dejó a su nieto en herencia. Ese comedor en el que muchos domingos, Don Juan Carlos se sentaba con su madre a comer y, en la sobremesa, a fumarse un habano. “¿A ti quién te ha dado permiso para fumar?”, le regañaba entonces su madre. “Perdón, mamá, ¿puedo fumar?”, se disculpaba el Rey muerto de risa. “Señor, está en su casa”, respondía invariablemente la condesa de Barcelona.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 10 DE JUNIO DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Dom 23 Jul, 2017 2:38 am

SHEIKH NASSER BIN HAMAD AL-KHALIFA
EL PRÍNCIPE CICLISTA QUE PARTICIPÓ EN EL TOUR

Hijo del actual rey de Bahréin, su pasión le ha llevado a montar un equipo profesional que corre por primer año en el tour con resultados regulares. Además, practica triatlón e hípica. Su figura es controvertida.

FRANCISCO CARRIÓN


Para un forofo de ciclismo no hay final más apoteósico que el del Tour de Francia, con los sufridos supervivientes de la prueba deslizándose por los adoquines de los Campos Elíseos de París y cruzando un decorado de ensueño, la Concorde o el Grand Palais alternándose al fondo. El acontecimiento tiene lugar este domingo. Una esperada meta que este año cruzará un nuevo equipo, el Bahrain Merida, el sueño más personal del príncipe Sheij Naser Bin Hamad al Jalifa (30). Hijo del actual rey de Bahréin, Naser es un deportista nato. Su página web y su cuenta de Facebook dan contada muestra de sus gestas en triatlones, carreras ciclistas o torneos de equitación. Una actividad febril que compagina con la presidencia del comité olímpico local y la guardia real.

La puesta de largo de su último capricho, el Bahrain Merida, acaeció el pasado enero. Con un presupuesto anual que ronda los 17 millones de euros, el equipo está integrado por 27 corredores. Una inversión por encima de la media de los 18 clubes integrados en el UCI WorldTour, la élite del ciclismo internacional, que corre a cargo de empresas petroleras, siderúrgicas y telefónicas del reino y el fabricante de bicicletas taiwanés Merida. "A pesar de que es un equipo nuevo, es muy grande. No falta de nada y todo está muy bien planteado", comenta a LOC el jiennense Javier Moreno, uno de los cuatro españoles que militan en el club. "Tenemos también un masajista español. Somos cada uno de un país pero la convivencia es genial", agrega el ex del Movistar, apesadumbrado por el irregular estreno del Bahrain Merida. "Hemos tenido mala suerte. Las cosas no han salido como queríamos".

En las entrañas del club, el príncipe es un personaje reverenciado. "Lo conocimos durante la presentación del equipo en Bahréin. Es un hombre muy cercano y muy aficionado al ciclismo y el triatlón. Nos contó sus rutinas en la bicicleta y nos sigue de cerca. Se le ve que físicamente está en forma", reconoce Moreno. Naser no esconde sus pasiones ni su biografía. Alumno de la academia militar Sandhurst de Reino Unido es padre de dos niños y una niña. Desde septiembre de 2009 está casado con Shaija bint Mohamed bin Rashid al Maktum, hija del actual emir de Dubai. En las redes sociales, comparte instantáneas variopintas en las que aparece jugando con sus hijos, entrenando en la piscina, compartiendo jornada con los príncipes herederos de Dubai y Abu Dabi o trajeado junto a la familia real británica.

"A nosotros nos parece genial que haya decidido crear un equipo como éste y saber que está siempre muy encima de lo que hacemos", desliza Moreno. La suya y la de los otros tres corredores patrios no es la única contribución española al equipo. El veterano Purito Rodríguez figura como embajador y mentor de jóvenes de la aventura. Contactado a lo largo de a la semana por este suplemento, su representante ha rechazado la posibilidad de una breve entrevista alegando problemas de agenda. "Puedes añadir que a partir de este momento te he dicho que ya no vuelvas a dirigirte a mi para nada", agrega.

Y es que en el Bahrain Merida no es oro todo lo que reluce. El equipo arrastra las propias y alargadas sombras de su urdidor, un príncipe a la que la castigada oposición bahreiní acusa de desempeñar un papel clave en la brutal represión que desde 2011 ha firmado la familia Al Jalifa con la ayuda de sus vecinos del golfo Pérsico. En los primeros compases de las revueltas de un país de mayoría chií gobernado con puño de hierro por una monarquía suní, Naser amenazó en público con castigar a los atletas que participaran en el fallido levantamiento. "A todos los que piden la caída del régimen, un muro caerá sobre sobre sus cabezas. Cualquiera que esté implicado en este asunto y sus redes de apoyo será castigado. Ya sea un atleta, un activista o un político. Hoy es el día del juicio. Bahréin es una isla y no hay escapatoria", declaró en televisión en abril de 2011. Desde entonces el país se ha convertido en una cárcel, con arrestos masivos y continuas denuncias de torturas.

"Naser debería estar ante un tribunal por sus crímenes relacionados con la legislación internacional sobre tortura y no dirigiendo un equipo ciclista y disfrutando de sus vacaciones en Europa", apunta a LOC Maryam al Jawaja, hija de un activista de derechos humanos que cumple una salvaje cadena perpetua. Hay víctimas que aseguran incluso haber sido maltratadas por el propio Naser. Para la disidencia local, la apuesta por el ciclismo o la Fórmula 1 son burdos intentos de blanquear la realidad de un reino sumido en el terror. "Los corredores de su equipo -dispara la joven- deberían saber que Naser representa la represión y la tortura. Mientras ellos pedalean, mujeres y hombres son asaltados y detenidos en Bahréin. Deberían preguntarse si es la imagen que quieren representar.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 22 DE JULIO DE 2017




Volver a “La Casa Real”