Causas de la ruptura entre Felipe e Isabel Sartorius

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen


Avatar de Usuario
turbo

Isabel Sartorius. La niña de Alpedrete

Mensajepor turbo » Vie 07 Oct, 2011 3:56 am



Isabel Sartorius. La niña de Alpedrete
Carmelina es el nombre de la vaquilla a la que Isabel Sartorius debe torear en el reto que le hemos propuesto esta semana.

Avatar de Usuario
tv

Mensajepor tv » Mar 01 Nov, 2011 5:34 pm



El reto veloz de Isabel Sartorius




Isabel Sartorius se sube a un globo

Avatar de Usuario
LOC

UNA VIDA MARCADA POR SU MADRE COCAINÓMANA

Mensajepor LOC » Sab 04 Feb, 2012 7:35 pm

Imagen

MADRE E HIJA. Isabel Sartorius (47 años) y su madre Isabel Zorraquín, en la boda de su hermana Cecilia en 1990 en Peraleda de la Mata (Cáceres).


ISABEL SARTORIUS
UNA VIDA MARCADA POR SU MADRE COCAINÓMANA

La que fue novia de Don Felipe publica unas reveladoras memorias escritas desde la sinceridad. Ahora se entiende que el gran impedimento a su noviazgo no fue el divorcio de sus padres

CONSUELO FONT



La noticia es un auténtico bombazo. Isabel Sartorius (47 años), el primer gran amor del príncipe Felipe, va a publicar un libro que saldrá a la luz en los próximos días. El título: Por ti lo haría mil veces. Pese a lo ambiguo de la frase, no se refiere a su vida amorosa, sino a la relación más dramática y compleja de su difícil existencia. Se trata de su propia madre, Isabel Zorraquín, fallecida en abril de 2009 y víctima, según ahora da a conocer su hija, de una grave adicción a la cocaína. Sartorius desvela esta dolorosa relación de codependencia entre una madre adicta y su hija primogénita, que llega a aparcar su propia existencia para engancharse a los problemas de su madre drogodependiente y darles tal prioridad que se convierte en actriz secundaria de su propia vida. En este doloroso escenario, Isabel va desgranando a tumba abierta dramáticos episodios de su compleja infancia y adolescencia, como su difícil relación con su padrastro, el poderoso mandatario peruano Manuel de Ulloa, quien empujó a su madre al infierno de la cocaína. También su subsistencia diaria en un entorno familiar entregado al sórdido mundo de la droga. Sin obviar que, tantos episodios de ansiedad y tristeza le provocaron serios trastornos de adicción a la comida, originándole problemas de sobrepeso.

Imagen

ORÍGENES ARISTÓCRATAS

RANCIO ABOLENGO. Elizabeth Ibarguren, Chiquita, abuela de Isabel Sartorius, descendía de la aristocracia hispana. Por este motivo, su hija Isabel Zorraquín pasaba largas temporadas en España. En uno de sus viajes conoció a Vicente Sartorius (arriba), marqués de Mariño, un joven sumamente atractivo. Se casaron en 1963. Dos años después nació Isabel, aunque antes de separarse, la pareja tuvo otros dos hijos Cecilia y Luis.

Los marqueses de Mariño se separaron en 1973, cuando Isabel sólo tenía ocho años.



No se deja tampoco en el tintero su noviazgo con el príncipe Felipe, quien en ese momento se convirtió en su bastión y compartió con ella su terrible drama, lo que permite descubrir una faceta humana hasta ahora inédita del heredero al Trono. Y por supuesto, su polémica relacion con el aristócrata jerezano Javier Soto, padre de su hija Mencía, con quien tras anunciar un matrimonio en Londres que nunca existió, volvió poner en diciembre del año 2001 fecha a una boda que se canceló.

Según revela a LOC un miembro de la editorial: «No se trata de unas memorias, aunque algunos las intenten presentar así. Es cierto que el libro tiene tintes autobiográficos y por supuesto hay capítulos donde aparecen el príncipe Felipe y Javier Soto, el padre de su hija, pero el argumento central es la compleja relación entre madre e hija».

    POR SU MADRE
El objetivo de Isabel era dar testimonio de un trastorno que la ha marcado, el de la codependencia, por el cual «quien convive con un adicto se vuelve tan dependiente que deja de vivir su vida, para vivir la de la otra persona y a menudo también se destruye con ella», asegura este personaje, quien subraya que el objetivo de la hoy colaboradora del programa Espejo Publico (Antena 3) desnudando su intimidad ha sido ayudarse a sí misma y también a los que puedan estar en su misma situación. «Cuando falleció Isabel Zorraquín empezó a madurar la idea. Hay que ser valiente para contar lo que ella cuenta. Lleva casi tres años enfrascada trabajando en ello y la razón de que aparezcan vivencias suyas con una serie de personajes conocidos es que, como no es una experta en el trastorno de la codependencia, ha utilizado su propia experiencia para que se comprendiera mejor. Para ella es muy importante el aspecto personal, de hecho no ha cobrado ni un euro de exclusiva por publicar el libro, aunque se llevará el habitual porcentaje de autor en las ventas, ni piensa hacerlo por las entrevistas que conceda a los medios de comunicación. Siente que se lo debía a sí misma y también a su madre»

Isabel Zorraquín, madre de Isabel Sartorius, tuvo un final dramático. Su adicción le había provocado un gran deterioro en su organismo y, aunque a sus 69 años tenía graves problemas de salud, nada hacia prever el fatal desenlace la madrugada del 21 de abril de 2009, sola, mientras dormía, en su casa de Buenos Aires. En la ciudad donde decidió quedarse definitivamente, tras haber vivido en Madrid, Lima y Londres, pese a haber terminado la última relación sentimental que mantuvo en su azarosa existencia, con un psiquiatra argentino, que también acabó en ruptura. En la capital del Plata residía su hija menor, Cecilia, a quien precisamente había llamado horas antes de morir y le había confesado que no se encontraba bien. Ella prometió pasar a verla al día siguiente, pero ya no volverían a hablar. Isabel Sartorius, cuando le comunicaron la triste noticia, tomó un vuelo rumbo a Argentina para asistir al entierro de aquella mujer que idolatraba pero con quien había mantenido una relación sumamente compleja.

    ASÍ ENTRÓ EN LA DROGA
Isabel Zorraquín Ibarguren, una dama de espectacular belleza, era argentina de nacimiento, pero se sentía española de corazón. Su madre, Elizabeth Ibarguren, Chiquita, descendía de la más rancia aristocracia hispana, y por este motivo, desde niña, Zorraquín pasaba largas temporadas en España. En uno de sus viajes conoció a Vicente Sartorius, marqués de Mariño, el padre de Isabel, un joven noble y muy atractivo del que se enamoró. Se casaron en 1963, instalándose en un chalé de la exclusiva colonia de El Viso, en Madrid, y de esta unión nació Isabel, el 20 de enero de 1965, y sus dos hermanos, Cecilia y Luis. Pero el matrimonio no funcionó y Vicente Sartorius acabó abandonando a su mujer, de la que se divorció en 1973, cuando la que sería primera novia del príncipe contaba sólo ocho años.

    El problema de Isabel Zorraquín comenzó cuando conoció a Manuel de Ulloa, primer ministro de Perú

    La constitución fuerte de Ulloa, de origen indígena, le permitía consumir grandes cantidades de cocaína

    El peruano abandonó a Zorraquín por Elizabeth de Yugoslavia, después novia de Richard Burton

    Isabel ha escrito el libro porque piensa que se lo debe a su madre y cree que así puede ayudar a otros
Isabel Zorraquín conoció posteriormente también en Madrid al que sería su segundo marido, el político peruano Manuel de Ulloa, por aquel entonces recién divorciado, quien tras la salida del poder de su amigo Fernando Belaunde Terry, del partido Acción Popular, había decidido instalarse una temporada en España. Cuando Belaunde volvió al poder, Ulloa regresó a Perú, donde fue nombrado primero responsable de Economía y posteriormente primer ministro entre 1980 y 1985. A este país le siguió Isabel Zorraquín, con la que contrajo matrimonio civil en Lima, con sus tres hijos y ésta es la razón por la que Isabel Sartorius vivió en Perú buena parte de su infancia y adolescencia. Pero de nuevo la mala suerte se cebó en el destino de su madre, ya que, según el testimonio de un antiguo colaborador del político peruano, «era un hombre muy atractivo e ingenioso, un auténtico seductor. Pero su problema era que consumía gran cantidad de cocaína. Como era un individuo muy fuerte, su constitución indígena le permitía resistir. Sin embargo, los que estaban a su lado y seguían su ritmo, acababan destrozados».

Verano de 1989. Don Felipe (entonces 21 años) es fotografiado con Isabel Sartorius (24 años). La relación se prolongó hasta mayo de 1993. Desde entonces, la bella ha vivido siempre bajo la sombra de haber sido la que pudo ser... Años en los que se ha teorizado hasta la extenuación sobre los motivos que provocaron la ruptura. ¿Padres divorciados? ¿Demasiado mayor para el príncipe...? LOC adelanta la verdadera razón: la relación de codependencia que mantenía con su madre Isabel Zorraquín, adicta a la cocaína, desde su matrimonio con el primer ministro peruano Manuel de Ulloa. Esto es precisamente lo que
contará Isabel Sartorius en sus memorias, de próxima aparición.

El drama, conocido por Casa Real, ha sido ocultado hasta ahora. «La gente no imagina lo extraordinario que es Felipe de Borbón», ha confesado Isabel.



    EL COMIENZO DE LA ADICCIÓN
Así le sucedió a Isabel Zorraquín, su propia esposa, que acabó cayendo en una grave adicción a la cocaína, que poco a poco fue minando su organismo y de hecho se convirtió en la enfermedad que acabó destruyéndola, afectando también muy duramente a la vida de sus tres hijos. La más marcada fue Isabel, seguramente por ser la primogénita y sucederle en una edad en que ya era consciente de lo que ocurría.

En Lima y pese al complejo entorno familiar que le tocó vivir al principio de su adolescencia, cursó la educación secundaria en el colegio de las dominicas y después en Madrid en uno bilingüe, el Saint Chaumon, que pagó su padrastro, Manuel de Ulloa, quien pese a lo tormentoso de su matrimonio, se hizo cargo de la educación de los tres hijos de su esposa. Posteriormente, Isabel Sartorius decidió marcharse a EEUU para cursar Ciencias Políticas en la American University de Washington, compatibilizando sus estudios con algún trabajo esporádico, como el de camarera en un restaurante francés. Entretanto, el matrimonio de su madre con el mandatario peruano había saltado también por los aires, ya que Ulloa abandonó a Isabel Zorraquín para unirse a una princesa europea, Elizabeth de Yugoslavia, quien posteriormente acabaría en brazos del actor Richard Burton. Zorraquín dejó Lima para instalarse en Buenos Aires, ciudad donde residía su madre.

Tras acabar sus estudios universitarios y gracias a su dominio de cuatro idiomas, Isabel Sartorius ejerció como traductora en la ONU una temporada, hasta que en 1987 regresó a Madrid, donde residía su padre, Vicente Sartorius, quien posteriormente se casó en segundas nupcias con la princesa Nora de Liechtenstein, una mujer de inmensa fortuna y muy activa en obras solidarias, que todavía sigue siendo un gran apoyo para Isabel, pese a que el marqués de Mariño falleció repentinamente en 2003.

En 1987, Isabel Sartorius, con sólo 22 años, se instaló sola con sus dos hermanos pequeños, Cecilia y Luis, de los que siempre se ocupó como una madre, en el chalecito familiar de El Viso que fue el primer hogar matrimonial del marqués de Mariño e Isabel Zorraquin.

Dos años más tarde, en el verano de 1989, saltaba a la palestra cuando una imagen suya hecha con teleobjetivo en aguas mallorquinas desveló su relación amorosa con el príncipe Felipe, quien contaba sólo 21 años, tres menos que ella. Este noviazgo, pese a no ser santificado con el reconocimiento oficial de Zarzuela (La Casa Real no anuncia noviazgos, sino bodas) duró hasta mayo de 1993, y marcó a Isabel, ya que aparte de convertirse en el objetivo más codiciado de la prensa, la catapultó a la posteridad como la novia. Pero no estuvo exento de polémica, ya que ante el compromiso que no llegaba circularon todo tipo de dimes y diretes: que si Isabel era tres años mayor, que si no era de sangre real, que si era hija de divorciados, que si tenía un pasado, que si la reina le negaba el plácet… especulaciones sin demasiado fundamento.

El mayor obstáculo nada tenía que ver con los cuchicheos de salón que se escuchaban. La realidad es que a Isabel no se le podía enmendar una coma como candidata a princesa de Asturias ya que, ademas de ser muy guapa y aristócrata de origen, tenia una magnífica formación, pues a sus cuatro idiomas y su licenciatura en Ciencias Politicas sumaba un máster en Relaciones Internacionales que cursó en la escuela diplomática cuando vino a vivir a Madrid.

Ahora todo cobra sentido. ¿Podía dañar a Felipe de Borbón y al futuro de la Corona el que saliera a la luz que la madre de la princesa de Asturias era adicta a la droga? Evidentemente. El drama se guardó bajo siete llaves y hasta ahora sólo lo conocían sus más allegados, entre ellos, el príncipe Felipe, su novio entonces, para quien Isabel nunca ha escatimado los mayores elogios. Según ella misma confesó. «La gente no imagina el extraordinario ser humano que es Felipe de Borbón y cómo me ha apoyado en los momentos difíciles».

    Imagen

    MUY AMIGAS. Isaebel Sartorius con la princesa Letizia en una terraza del Pardo. Imagen de mayo de 2010


    LA AYUDA DE DON FELIPE
«Fue el gran bastión de mi existencia, cuando tuve que afrontar terribles problemas familiares que superaban la capacidad de mis veintipocos años». Acabada la relación, el príncipe se convirtió en un gran amigo, y aún a día de hoy, continua siéndolo. Paradójicamente, también lo es la princesa Letizia, que ha acogido a Isabel con los brazos abiertos.

Ambos han sido depositarios del gran secreto de Isabel. Un secreto que ahora ha decidido desvelar. Por ella misma pero, sobre todo, por su madre, Isabel Zorraquín, fallecida en 2009 y que según revela alguien que la conoció muy de cerca: «Era una mujer de gran corazón y muy bella, pero no tuvo suerte. No supo organizar su vida y su existencia fue muy desgraciada».


    Imagen

    MADRAZA. Isabel con Mencía, la hija que tuvo con Javier Soto en 2001.


EL MUNDO LOC SÁBADO 4 FEBRERO 2012

Avatar de Usuario
tv

Mensajepor tv » Mié 08 Feb, 2012 3:17 am



Isabel Sartorius, una vida marcada por los dramas familiares

Su madre, Isabel Zorraquín, ha sido su gran amor y a la vez su gran desgracia. Así lo desvela Isabel Sartorius en unas reveladoras memorias en las que desgrana con sinceridad su vida.

Las memorias que acaba de publicar Isabel Sartorius desvelan el gran secreto de su familia, la grave adicción de su madre a la cocaína. En este libro "Por tí lo haría mil veces", Isabel cuenta con pelos y señales cómo aparca su vida para engancharse a los problemas de su madre drogodependiente. Su objetivo era dar testimonio de un transtorno que la ha marcado, el de "la codependencia."

"Quien convive con un adicto se vuelve tan dependiente que deja de vivir su vida para vivr la de la otra persona y a menudo también se destruye con ella", asegura Isabel. Nuestra colaboradora reconoce que tantos episodios de ansiedad y tristeza le provocaron serios transtronos de adicción a la comida originándole problemas de sobrepeso. No es la primera vez, ya lo hizo en Espejo Público.

Su infancia y adolescencia no fue fácil..... y superar la muerte de su madre el peor trago que le ha tocado vivir. Más que los años de persecucción que sufrió por parte de los paparazzi por ser la novia de Don Felipe. Tras la publicación de estas sorprendentes memorias, se ha abierto la caja de pandora.

Hay quien especula que la adición de su madre fue el mayor obstáculo para que fuera postergada como la novia perfecta del entonces joven Príncipe. ¿Podría dañar a Felipe de Borbón y al futuro de la Corona el que saliera a la luz que la madre de la princesa de Asturias era adicta a la droga?. El drama se guardó bajo llaves y sólo poca gente lo conocía, entre ellos, el príncipe Felipe. Ahora, tanto el Príncipe, como Doña Letizia son auténticos amigos de Isabel Sartorius.

Avatar de Usuario
tv

PRIMERA ENTREVISTA EN TELEVISIÓN 06/09/2010

Mensajepor tv » Mié 08 Feb, 2012 3:44 am










PRIMERA ENTREVISTA EN TELEVISIÓN
"He estado mucho tiempo recluida por miedo a que me hagan daño"

Isabel Sartorius se sincera por primera vez en televisión. Reconoce haber estado mucho tiempo recluida en casa "por miedo a que me hagan daño". Aunque asegura que, con la ayuda de algunas terapias de autoayuda, ha logrado superarlo. Isabel conducirá a partir del lunes 13 una sección de autoayuda en Espejo Público.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21560
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Mié 08 Feb, 2012 5:59 am

Esta Isabel, Isabelita, es 1 asquerosa. No sabe la tia que hacer para vender y ganar dinero de la forma que sea. Verguenza tenia que darle escribir ese libro con la tragedia de su madre que segun lei en otro foro era 1 secreto a voces. RESPETA LA MEMORIA DE TU MADRE Y NO VENDA SUS MISERIAS,CANALLA! PONTE A TRABAJAR DE 1 VEZ VAGA!

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 15 Feb, 2012 3:36 pm

Imagen

Isabel Sartorius adelanta extractos de su libro en el que desvela la historia de su vida contada por ella misma.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 17 Feb, 2012 1:21 am

"La Reina no tuvo la culpa de mi ruptura con el Príncipe"

Isabel Sartorius asegura en sus memorias que los Reyes la trataron "excepcionalmente bien" durante su noviazgo con don Felipe y revela la adicción a la cocaína de su madre

I
sabel Sartorius a tumba abierta. A punto de publicar Por ti lo haría mil veces, unas sorprendentes memorias donde con emoción y sinceridad habla de su familia, de su hija Mencía y de su vida amorosa sin ocultar su noviazgo con el príncipe Felipe, naturalmente, ni su amistad con la princesa Letizia. Pero lo más singular de este libro es que desvela la dramática adicción de su madre, Isabel Zorraquín, a la cocaína.

En una extensa entrevista a Hola –nada menos que 22 páginas le dedica la revista, incluida la portada, que comparte con las fotografías exclusivas de Chábeli Iglesias antes de dar a luz-, Isabel, de 47 años, habla de su dolorosa experiencia y de una vida marcada por una enfermedad que sufren millones de personas en el mundo.

Explica, por ejemplo, que ha escrito esta autobiografía cumpliendo el deseo de su madre . “Escríbelo, Isa; escríbelo, Isa… Con todo lo que sabes, a lo mejor ayuda”. "Mi círculo de amigos sabía que lo estaba escribiendo, pero ninguno se lo ha leído. Los príncipes tampoco. Cuando hablé con ellos, todos me dijeron: 'Si tu quieres contar lo que ha sido tu vida, porque crees que puedes ayudar a otros, adelante”, continúa la colaboradora de Espejo público (Antena 3), que subraya que "por dinero, jamás escribiría este libro".

Casada en primeras nupcias en 1964 con Vicente Sartorius, marqués de Mariño, de este matrimonio nacieron Isabel, Cecilia y Luis, Isabel Zorraquín conoció en Madrid al que sería su segundo marido, el político peruano Manuel de Ulloa. Se casaron en Lima (Perú), en 1978, en una ceremonia civil y allí se fueron a vivir los tres hijos.

"A mi madre siempre la vi como víctima. Víctima del amor y de un matrimonio que le rompió el corazón. Puede que algunas personas no lo entiendan, pero fue eso". Asimismo revela cómo “recién casados como estaban, aquella tristeza de mi madre parecía fuera de lugar… Para cuando nos dimos cuenta, mi madre ya se había enganchado. Nunca pensó que la droga crease semejante adicción, que pudiese hacerle tanto daño. Nunca pensó que acabaría con su vida, que la terminaría matando…”. Murió el 21 de abril de 2009, a los 69 años, sola, mientras dormía en su casa de Buenos Aires.

En el libro cuenta que doña Sofía estaba al tanto de la situación de su familia y que siempre fue muy respetuosa. También dice que la Reina fue un gran apoyo para ella y el príncipe, aunque la leyenda le atribuye la culpa de la ruptura. “Diga lo que diga, no me lo creen. Sí, la leyenda está muy asentada en España: 'La Reina fue la culpable'. Pues no. No es lo que yo viví… No hubo presión por parte de los Reyes... Don Felipe solo tenía 21 años. Eramos muy jóvenes. Yo solo puedo decir que me trataron excepcionalmente bien”.

No elude hablar del príncipe, aunque asegura que le da pudor. “Me da vergüenza volver a hablar del príncipe porque es un señor casado y con hijas. Pero haga lo que haga, es lo primero que sale. No me ha hecho especialmente feliz volver ahora sobre una relación que terminó hace más de dos décadas. Y si lo he hecho es porque tampoco tendría sentido no hacerlo… Porque, ¿Qué podría hacer? ¿Dejar el capítulo en blanco?.¿Saltarme mi vida de los veinticuatro a los veintisiete?". Y reconoce que si no hablara de este decisivo momento en su vida, los lectores podrían hacerse muchas preguntas. “¿Por qué no habla de su relación? ¿Por qué no nombra a doña Letizia? ¿Se lo habrá prohibido La Zarzuela?".

Isabel Sartorius no tiene más que palabras de elogio para la princesa de Asturias y asegura que “es una persona muy positiva” y que cuando el cuerpo le pide aislarse, Letizia siempre la anima: 'Venga Isabel, que tienes mucho que aportar'...Pura energía. Conmigo nunca se ha andado con rodeos. Siempre me ha apoyado. Es una buena amiga. No me cansaré de decirlo. Punto", termina.

Avatar de Usuario
Letiburriz

Mensajepor Letiburriz » Vie 17 Feb, 2012 9:10 am

La Reina tenia grandes espectativas para su nene, y por eso dijo NO a Isabel Sartorius.

Y el destino le trajo a la soberana el conocido dicho.." ya que no quieres caldo toma dos tazas".., al fin que a Isabel no la quiso por ser hija de divorciados, y Letiburriz era divorciada. :juas:

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 18 Feb, 2012 1:52 pm

Imagen

Avatar de Usuario
LOC

ISABEL SARTORIUS. LAS MEMORIAS MÁS SINCERAS

Mensajepor LOC » Sab 18 Feb, 2012 8:00 pm

LA PANDILLA QUE CELEBRÓ LA NOCHEVIEJA DE 1990

COTILLÓN EN PALACIO. En Zarzuela, celebraban el comienzo de la década de los 90 al menos 15 invitados, tal y como demuestra la fotografía superior que Isabel Sartorius (4) -de 24 años esa Nochevieja- saca a la luz en el interior del libro con sus memorias. Como veinteañeros, el príncipe Felipe (1) -que estaba a punto de cumplir 22-, la infanta Cristina (3) -24 años- y la infanta Elena (5) -que tenía 26 por aquel entonces- festejaron la entrada de 1990 con copas, confeti, antifaces y serpentinas, como cualquier joven de su edad. Pero no en una gran fiesta en algún hotel, sino en un salón de su propia casa, el Palacio de la Zarzuela. Al evento invitaron a varios amigos que formaban parte de su pandilla del momento. Aunque situada lejos del príncipe en la imagen, Isabel Sartorius ya salía con el heredero al trono español. (Y lo estarían durante tres años más).

En la foto también aparece otra pareja, por lo menos actual: Carla Royo-Villanova (2), en la fecha una mujercita a dos días de cumplir 21 años, y su marido desde julio de 1993, Kubrat de Bulgaria (8) -24- que tienen tres niños. La misma edad que Kubrat Isabel y la infanta Cristina tenía la prima de esta última, Alexia de Grecia (6), la madrugada del 1 de enero. Hoy en día casada con Carlos Morales desde el verano de 1999 y es madre de cuatro hijos.

Otra habitual en el grupo de amigos de los hijos del rey era María Escudero (7) -1966- que, prácticamente tres años después, a finales de noviembre de 1992, se casaba con el abogado Antonio Camuñas (13 años mayor que ella), tal y como publicó el periódico ABC: «En la Iglesia parroquial de San Jerónimo el Real, de Madrid, se ha celebrado el enlace matrimonial de la señorita María Escudero Coll con don Antonio Camuñas Baena. [...] Firmaron como testigos por parte de la novia, Su Alteza Real la Infanta doña Elena...».

Avatar de Usuario
LOC

ISABEL SARTORIUS. LAS MEMORIAS MÁS SINCERAS

Mensajepor LOC » Sab 18 Feb, 2012 8:06 pm

Imagen


ISABEL SARTORIUS
«CON EL PRÍNCIPE HABÍA ADRENALINA»

Ella misma se llama la ex del príncipe. Hace dos semanas LOC adelantó el contenido básico de las memorias de Isabel Sartorius. ‘Telva’, en el número que pone a la venta la próxima semana,
publica la entrevista más íntima con la mujer que pudo ser princesa de Asturias


ANTONIO ROSSI



LA PANDILLA QUE CELEBRÓ LA NOCHEVIEJA DE 1990

COTILLÓN EN PALACIO. En Zarzuela, celebraban el comienzo de la década de los 90 al menos 15 invitados, tal y como demuestra la fotografía superior que Isabel Sartorius (4) -de 24 años esa Nochevieja- saca a la luz en el interior del libro con sus memorias. Como veinteañeros, el príncipe Felipe (1) -que estaba a punto de cumplir 22-, la infanta Cristina (3) -24 años- y la infanta Elena (5) -que tenía 26 por aquel entonces- festejaron la entrada de 1990 con copas, confeti, antifaces y serpentinas, como cualquier joven de su edad. Pero no en una gran fiesta en algún hotel, sino en un salón de su propia casa, el Palacio de la Zarzuela. Al evento invitaron a varios amigos que formaban parte de su pandilla del momento. Aunque situada lejos del príncipe en la imagen, Isabel Sartorius ya salía con el heredero al trono español. (Y lo estarían durante tres años más).

En la foto también aparece otra pareja, por lo menos actual: Carla Royo-Villanova (2), en la fecha una mujercita a dos días de cumplir 21 años, y su marido desde julio de 1993, Kubrat de Bulgaria (8) -24- que tienen tres niños. La misma edad que Kubrat Isabel y la infanta Cristina tenía la prima de esta última, Alexia de Grecia (6), la madrugada del 1 de enero. Hoy en día casada con Carlos Morales desde el verano de 1999 y es madre de cuatro hijos.

Otra habitual en el grupo de amigos de los hijos del rey era María Escudero (7) -1966- que, prácticamente tres años después, a finales de noviembre de 1992, se casaba con el abogado Antonio Camuñas (13 años mayor que ella), tal y como publicó el periódico ABC: «En la Iglesia parroquial de San Jerónimo el Real, de Madrid, se ha celebrado el enlace matrimonial de la señorita María Escudero Coll con don Antonio Camuñas Baena. [...] Firmaron como testigos por parte de la novia, Su Alteza Real la Infanta doña Elena...».



Ha contado el 1% de lo que ha sido su vida», nos comenta alguien muy cercano a Isabel Sartorius. El próximo día 22 saldrán al mercado sus memorias. De ellas se lleva hablando desde hace dos semanas, cuando en LOC avanzamos en exclusiva los primeros detalles. Por ti lo haría mil veces, un libro autobiográfico «dedicado a mi madre, Isabel, que sigue conmigo. A mi hija, Mencía, que lo es todo. Y más. A los que caen en el infierno de las drogas y a sus familiares. Para que el amor por la vida prevalezca siempre», escribe Isabel. Sólo muy pocos amigos sabían de su publicación. Y sólo dos amigas muy íntimas suyas lo habían leído justo después de que lo entregara a la editorial. Está dispuesta a afrontar los comentarios, asume que pasarán. Su único objetivo ha sido dar apoyo a gente que haya sufrido como ella. «Si contando mi experiencia puedo ayudar aunque sólo sea a una persona que esté sufriendo codependencia, soportar cualquier crítica habrá merecido la pena».

Telva publica en el número que se pone a la venta la próxima semana la entrevista más completa con Isabel. Una entrevista sincera y honesta, de la que adelantamos algunos de sus titulares. «Descubrí que mi madre era drogadicta a los 13 años recién cumplidos, cuando nos trasladamos a Perú… Mi madre había conocido a Manuel Ulloa, que años más tarde se convertiría en primer ministro. Un día mi hermana Cecilia me dijo: 'Isa he visto a mamá meterse unos polvos blancos por la nariz'. Yo no la creí, por supuesto, hasta que poco después lo vi con mis propios ojos».

Al igual que en el libro, en esta entrevista hay momento para todo. Para hablar de su madre, del sufrimiento, del amor, de sus hermanos, de su hija y de su relación con el príncipe Felipe. «Con el príncipe había adrenalina, sí. No tanto entre él y yo personalmente, como en todo lo que nos rodeaba». «Me quedo con lo que viví. Le quería con locura pero no podía más con esa situación de tensión, de tapar la imagen continuamente para que nadie saliera dañado, ni el príncipe ni mi familia».

    DEL COLE, A POR LA DROGA
Muchos pueden pensar que la vida de Isabel ha sido fácil. Pero muy probablemente no sería ése el término que ella elegiría para definirla. «En Perú, con 14 años, salía del colegio e iba a comprar droga para mi madre. ¡Imagínate! Yo era la hijastra supuestamente ideal del primer ministro de Perú, pero en realidad mi vida era un caos lleno de mentiras».

    «En Perú, con 14 años, salía del colegio e iba a comprar droga para mi madre»

    «Un día mi hermana Cecilia me dijo: ‘Isa, he visto a mamá meterse unos polvos blancos por la nariz’»
Su madre, Isabel Zorraquín, era una chica bien de Argentina. Llegó a España muy joven y se casó con Vicente Sartorius, marqués de Mariño. Isabel fue la primera hija del matrimonio. Después nacerían Cecilia y Luis. La relación con sus hermanos es fantástica, sobre todo con Cecilia, nos cuenta una persona allegada a ella. Con Luis es otro tipo de complicidad. En un momento determinado estuvo a punto incluso de realizar las funciones de su representante, aunque finalmente esa idea no se llevó a cabo. «Desde siempre ellos han sido más callados y tranquilos que yo. Tienen el don de pensar y actuar siempre por el camino correcto», asegura Isabel en Telva.

Imagen

NOVIOS. En 1990, fecha de la imagen, Felipe e Isabel salían juntos.
Al terminar la relación ella se marchó a Londres.
/ FOTOS: ÁLBUM FAMILIAR


Su madre fue de las primeras que le animó a escribir el libro. El día que murió, hace ya casi tres años, tomó conciencia de que debía hacerlo. Hasta entonces sólo lo había hablado con ella. «Era el ser más cariñoso del planeta. Jamás se metía en la cama sin decirte te quiero. Pero eso lo he valorado después…» La vinculación con su madre la transformaría. «Esa unión tan intensa nos enredó por completo y dejó en mí la semilla de un trastorno que marcaría mi futuro». La convertiría en una persona controladora, incapaz de disfrutar. «Me acostumbré a huir de lo que veía en casa porque mi madre era una víctima, una drogadicta. Andaba siempre con el corazón abierto… Durante años he tenido una relación de odio-odio conmigo misma. Mis emociones me controlaban, me quitaban tanta energía que no era capaz de enfrentarme al mundo. No tienes ni idea de quién eres, no te quieres…».

    EL PRÍNCIPE DE CUENTO
Al príncipe le dedica un capítulo entero. En ¡Hola! ha declarado: «Me da pudor, me da vergüenza volver a hablar del príncipe, porque es un señor casado y con hijas. Pero haga lo que haga es lo primero que sale. Creo que a mí me sentaría fatal que un novio siguiera hablando de mí después de 20 años. No me ha hecho especialmente feliz volver ahora sobre esta relación. Y si lo he hecho es porque tampoco tendría sentido no hacerlo... ¿qué podía hacer? ¿Dejar el capítulo en blanco? ¿Saltarme mi vida de los 24 a los 27?».

En su libro reconoce que si no hubiera tratado este noviazgo resonarían preguntas tipo: ¿se lo habrá prohibido Zarzuela? De él cuenta: «Mi relación fue algo especial. Muy profundo, muy espiritual. A su lado tuve una sensación de hogar, como si todo el dolor que hubiese sufrido hasta entonces hubiera tenido significado… Era el príncipe de las películas, el que llega justo a tiempo para rescatarte». «Una persona pura, tranquila, llena de aplomo. Y a la vez estaba lleno de vida y de ilusión. Era capaz de reírse a carcajadas sin perder el punto de elegancia».

    «Fui a una cena y me tocó al lado del príncipe. Fue un flechazo. Esa misma noche empecé a quererle»

    «Volvería a vivir la misma historia de amor con don Felipe otras veinte mil veces. Le quería con locura»
Desvela que fue un auténtico flechazo. «Me llamó un amigo común para decirme que estaban organizando una cena para el día siguiente… Confieso que no me apetecía ir y que me daba una pereza enorme. Mi madre estaba en Madrid en esa época y absorbía todas mis fuerzas. De todos modos fui y me tocó al lado del príncipe. Fue un auténtico flechazo, la verdad. Esa misma noche empecé a quererle. Recuerdo como si fuese ayer esa mirada, tiene un poder especial. Te mira y entiendes quién es. Lo entiende todo. Es increíblemente humano. Así es don Felipe: el ser más humano que he conocido». Pero la situación de tensión le desbordaba. En Telva desvela aspectos desconocidos. «Contaría con los dedos de la mano las ocasiones en las que quedé con don Felipe y no tuve que esconderme en el maletero del coche». «Él me ayudó a recomponer mi mundo interior, me decía: 'Tienes que querer a la gente como es. No todo el mundo es perfecto y no todo el mundo es como tú quieres que sea. Modera'. Intentó ayudarme para encontrar la paz, pero era muy difícil hacerlo con 30 paparazzi fuera».

«Creo que hicimos 200 o 300 portadas. Y el juicio constante sobre si podía o no podía ser reina, que si estaba o no a la altura, valorándome sin cesar a mi misma, a mi familia, ¡juzgando a mis padres!... Lo escribo ahora y sin embargo me doy cuenta que volvería a vivir la misma historia de amor con don Felipe otras veinte mil veces… Le quería con locura».

    LOS REYES, NO CULPABLES
Una historia que acabó pero que le dejó marcada, sobre todo para la opinión pública. Ella se refiere a sí misma en el libro como Isabel Sartorius, la ex del príncipe, un personaje con el que ya no está enfrentada y convive cómoda. «En este caso en concreto, si Isabel personaje ayuda a que el libro llegue a quién tiene que llegar, pues muy agradecida». «La reina fue un apoyo enorme para nosotros», relata. Y continúa en ¡Hola!: «No fue la culpable, diga lo que diga no me creen. Sí, la leyenda está muy arraigada en España. Pues no. No es lo que yo viví. En honor a ellos me parece muy injusto que se les culpe de algo que no hicieron. No hubo presión por parte de los reyes». En la entrevista que adelantamos desvela las causas del fin. «Nunca nos separamos. No hubo discusiones, ni una ruptura traumática, ni reproches, ni terceras personas. Me fui a Londres un poco a quitarme de en medio. Allí hice un curso en el Sotheby's Institute of Art y comencé a trabajar en Christie's. Pasamos de novios a amigos».

Con el tiempo se ha convertido en una mujer más fuerte. Tiene pocas amigas, pero las que tiene le apoyan incondicionalmente. Entre ellas la princesa Letizia. «Con ella no he comentado el libro». Pero sí habla de ella en él como una persona muy positiva, que le hace bien y le anima. Su pilar es su hija Mencía. A ella también dedica estas memorias y su existencia la relata como su auténtica salvación. «Ha nacido para enseñarme. Ella tiene los límites de las cosas integrados en su personalidad, es dócil, tranquila. Lo contrario que yo, que lo llevo todo al extremo. Me dice medio en broma: '¿No puedes ser una mamá normal?'. Ha vivido muy protegida por mí y por su padre».

«He madurado tarde, pero a veces hay que fracasar para triunfar». Actualmente Isabel está ilusionada en Espejo Público. Lo dejó hace unos meses para terminar de escribir el libro, pero su vuelta es inminente. Se considera una mujer nueva. «Nunca es tarde para comenzar de nuevo. Me he sentido desubicada durante mucho tiempo, pero la serenidad de ánimo ya no es una quimera para mi… Quiero viajar con mi hija, quizás hasta lance un blog… estoy preparada y sé que me espera lo mejor. Los problemas ya no me tumban».


EL MUNDO LOC SÁBADO 18 FEBRERO 2012

Avatar de Usuario
tv

Retrato de la madre de Isabel Sartorius

Mensajepor tv » Lun 20 Feb, 2012 4:14 pm




MEMORIAS DE ISABEL SARTORIUS
"Mis padres se querían mucho, pero no tenían nada en común"

Isabel Sartorius ha presentado su libro de memorias "Por tí lo haría mil veces", en el que relata cómo los problemas de sus padres influyeron en su infancia. Así como su etapa en la que estuvo saliendo con el Principe Felipe.

"Los problemas de mi madre comenzaron cuando se casó en segundas nupcias". Isabel Zorraquín Ibarguren, madre de Isabel Sartorius había fracasado en su primer matrimonio con Vicente Sartorius, marqués de Mariño y poco después se casó por lo civil con el político peruano Manuel Ulloa con quien se fue a vivir a Lima. Allí comenzó su verdadero calvario, pues Ulloa la inició en el mundo de las drogas. "Mi madre se sentía muy sola y se refuguió en la droga porque se sentía que había fracasodo en su segundo matrimonio", dice Isabel. "El problema de fondo de mi madre es que sufría por amor... y se refugió en las drogas. Sigue siendo una madre maravillosa. Ha sido el gran amor de mi vida".

En cuanto a su relación con el Príncipe Felipe, Isabel Sartorius reconoce que "me transmitió mucha tranquilidad". Aunque al principio no le dijo nada al Príncipe, Felipe no tardó en conocer la situación familiar de Isabel Sartorius. "Siempre me ayudó mucho". Uno de los principales problemas en su relación con el Príncipe fue el acoso mediático. "A pesar de todo lo pasado, volvería a vivir la misma historia", se confiesa.

Avatar de Usuario
turbo

Isabel Sartorius. Entrevista

Mensajepor turbo » Lun 20 Feb, 2012 4:20 pm



Isabel Sartorius. Entrevista parte 1




Isabel Sartorius. Entrevista parte 2




Volver a “La Casa Real”