LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 21 Jun, 2014 9:04 pm

Imagen

Victoria Carvajal Hoyos, la primera novia del Rey, posa junto a sus padres, Isabel y Jaime, marqueses de Isasi


VICTORIA CARVAJAL Y HOYOS
LA OTRA PERIODISTA DE FELIPE VI

Hija de los marqueses de Isasi, ex mujer de Bruno Entrecanales y ‘bloguera’ económica, fue el primer amor del nuevo Monarca

EDUARDO VERBO


Victoria Carvajal y Hoyos es el nombre de la otra periodista que pudo convertirse en Reina de España. Hija de los marqueses de Isasi, fue la primera novia de Felipe VI. «Tenían 17 años, el típico noviazgo de jóvenes... pero ya hace mucho tiempo de aquello. Victoria no le da la mayor importancia y no quiere hablar de ello», confiesa Isabel Hoyos, madre de la primera amiga íntima del nuevo Monarca, en conversación con LOC. Un amor adolescente que no fraguó y que cayó en el olvido cuando Don Felipe comenzó a salir con Isabel Sartorius.

Victoria también tenía pedigrí y su aristocrática genealogía parecía encajar con los requisitos para ser pareja oficial del Heredero. Pero, desde muy pronto, la joven supo cuál era su sueño: convertirse en periodista. Una vocación profesional que, según las crónicas de entonces, rápidamente desacreditaron desde Zarzuela, aunque la madre de Victoria lo desmiente. «Se ha dicho siempre que la Reina Sofía dijo que el periodismo no era una profesión adecuada para la Corona, pero no es cierto. Su Majestad no despreció a mi hija, yo le tengo muchísimo cariño», prosigue Isabel Hoyos.

Al final, Victoria consiguió su propósito: se especializó en Finanzas y actualmente tiene un blog en el periódico El País, donde desgrana toda la actualidad económica.

Don Felipe conoció a la hija de Isabel Hoyos y Martínez de Irujo (sobrina carnal del primer marido de la duquesa de Alba y prima de los hijos de Doña Cayetana) y de Jaime Carvajal y Urquijo (ex compañero de escuela del Rey Juan Carlos y ex presidente de Ford España) en el aula. Ambos estudiaron en el entonces exclusivo colegio Santa María de los Rosales, donde Álvaro y Ricky Fuster también fueron compañeros de pupitre, entre otros muchos apellidos de relumbrón. Al mismo tiempo, Victoria (nombre regio donde los haya) y Felipe coincidían mucho durante el verano en Mallorca. Allí donde tenían la misma pandilla de amigos, pero su historia de amor no pudo ser. A pesar de ello, la relación entre ambos siempre ha sido buena.


BODA CON ENTRECANALES

Mientras por la vida de Don Felipe pasaban Gigi Howard, Carolina de Waldburg o Eva Sannum, Victoria Carvajal, mujer apasionada, educada y siempre despierta, le daba el sí, quiero a Bruno Entrecanales y Domecq, hermano de José Manuel, presidente de Acciona. A los fastos, celebrados en 1995 en La Cartuja de Valldemossa, nido balear de ricos, acudieron desde la Reina de España, hasta el Príncipe y la Infanta Cristina, desmontando de esta forma complots palaciegos. Victoria, madre de dos hijos, terminó separándose de Bruno, curiosamente también muy amigo de Felipe VI, ya que sus respectivos progenitores tenían mucho contacto debido a su recíproca pasión por la navegación.

El círculo cercano a Victoria recalca su fuerza interior y, cómo no, su belleza física, amén de su relativo parecido con la (eso sí, veterana) actriz Sally Field. No es casualidad este vínculo, porque, en sus ratos libres, Victoria es actriz de una pequeña compañía de teatro, de la que también han formado parte Lourdes Orduña, esposa de Eduardo Torres-Dulce, Fiscal General del Estado, o Sisita Milans del Bosch, musa literaria en la Transición de Francisco Umbral.

    Los dos estudiaron en el colegio de Los Rosales y solían coincidir en verano en Palma de Mallorca

    Victoria también es actriz y forma parte de una compañía junto a Sisita Milans del Bosch
Victoria, quien podría haberse convertida en Reina si su fugaz romance con el entonces Príncipe de Asturias hubiera prosperado, demostró la fuerza de la que hablan sus íntimos cuando le detectaron un cáncer, del que recayó. Finalmente, lo superó después de tratarse en Estados Unidos.

Quizá ese ímpetu lo heredó de su madre, Isabel Hoyos, quien hace unos años acaparó titulares en prensa por su lucha por el título de duquesa de Almodóvar y los marquesados que recibió por derecho propio a la muerte de su padre en 1996 y que recayeron en sus hermanos pequeños.

El 1 de septiembre del año 2000, Isabel, por medio de sus abogados Carlos Texidor y José Luis Mazón, denunció al Reino de España ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, amparándose en el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, ratificado en 1977 por España, que prohíbe la discriminación por razón de sexo y reclama el compromiso de los Estados a garantizar la igualdad entre hombres y mujeres. Madre e hija: mujeres valientes. Quizá demasiado para entrar en Palacio.


EL MUNDO / LOC / SÁBADO 21 DE JUNIO DE 2014

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 16 Jul, 2014 3:08 am

Imagen


Eva Sannum 'se descongela' en la isla de Formentera

● La ex de Felipe VI cambia Oslo por una escapada a las islas junto a dos amigas

● En Oslo dejó a su marido, el publicista Torgeir Vierdal, y sus dos hijos



Casi al mismo tiempo que el cadáver de un tiburón de dos metros y medio arribaba a la costa de Formentera, otro escualo de menores dimensiones, pero de mayor impacto informativo, Eva Sannum, embarcaba en un ferry en el puerto de Ibiza dispuesta a acabar con sus huesos en la misma arena que el animalito.

Mientras el Gobierno balear pelea en los despachos para que los nuevos Reyes de España repitan veraneo en Baleares como sus predecesores, Eva Sannum se ha dejado ver a la menor distancia de Felipe VI de la que la hemos visto en los últimos años.

Aprovechando la conexión directa entre Oslo e Ibiza, la ex modelo noruega y ahora publicista montó una escapada playera con dos amigas a la menor de las Pitiusas, alejada del bullicio de la noche ibicenca, y quizá con la única intención de poder emular con tranquilidad el top less que acabó oxidándo la corona que llevaba cuatro años labrándose en su relación con el entonces Príncipe Felipe.

Sannum fue sorprendida el pasado jueves sobre las 11.30 almorzando junto a sus dos amigas en uno de los bares del puerto próximo al atraque de los ferrys que hacen la ruta hasta Formentera. La modelo se estaba tomando un café con leche y un zumo de naranja mientras charlaba animadamente con sus amigas.

Hace poco más de un mes la ex modelo no dudaba en felicitar a Felipe VI a través de la prensa noruega por su coronación: "Es una decisión inteligente. Felipe es el hombre adecuado para el trabajo y para la situación en la que ahora está España".

Suponemos que Eva Sannum no podrá tomar muy buena nota de cómo esta España en unas islas donde lo habitual es cruzarte con 'celebrities' como Will Smith, Rafa Nadal, Carolina Kurkova, Kate Moss, Naomi Campbell, Paul McCartney o Franck Ribery.

Casi 13 años después de romper con Felipe VI, el balance es que Sannum ha logrado triunfar tanto en su vida personal como en la laboral. Casada con el publicista Torgeir Vierdal, ambos crían a dos hijos en un palacete renacentista en el que residen en Oslo.

A sus 39 años parece consolidada en su carrera como publicista en la agencia Try, donde ha obtenido varios galardones, entre ellos el prestigioso Lápiz de Oro, como escritora de textos publicitarios

Avatar de Usuario
Invitado

LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Mensajepor Invitado » Sab 27 Ago, 2016 3:27 am

Imagen


EVA SANNUM
EL ESCOTE VIKINGO QUE INDIGNÓ A LA CORONA

La imagen de la noruega con su vestido azul y su copa de brandy junto a Felipe de Borbón cumple 15 años. Ésta es la historia de la instantánea tomada en el baile de la boda de Haakon y Mette–Marit que les costó el noviazgo.

JUAN FORNIELE


RETROCEDAN CONMIGO 15 AÑOS. Yo me veo con el mismo pelo, ninguno, y enclaustrado en la redacción de EL MUNDO de la calle Pradillo. Era un martes 21 de agosto de 2001 y montaba guardia en Sociedad. Mi jefe, Vicente Mateu, andaba con la cara larga porque le acababa de caer un chorreo mallorquín. El director, Pedro J. Ramírez, en plenas vacaciones isleñas, había montado en cólera porque ABC llevaba cinco páginas de calentamiento de la boda del heredero noruego, Haakon, con Mette–Marit, la divorciada de “pasado salvaje”.

“Pedro J. quiere que demos cada día cinco páginas y Jaime Peñafiel, nuestro enviado especial, no llegará a Oslo hasta el jueves”. Lo teníamos chungo. Vi tan agobiado a Mateu que me ofrecí a ayudarle: “Si quieres, como hablo inglés, hago algunas llamadas a Noruega”. Por aquel entonces yo era el periodista de Comunicación, el encargado de hablar de otros medios y del periódico, así que mi experiencia en la Casa del Rey y en bodas era nula.

Llamé a la embajada de Noruega y la agregada de prensa me puso en antecedentes. Brujuleé por la Red y me topé con el diario Verdens Gang (VG). Volví a llamar a la diplomática y me explicó que era un rotativo “riguroso, con un punto sensacionalista como EL MUNDO, muy fácil de leer y el más vendido en toda Escandinavia”. Lo vi claro y les llamé. En la centralita me preguntaron si estaba interesado en “the royal wedding” y me derivaron a la redacción. Les solté mi perorata y cuando supieron que era español me pusieron con Jon Magnus, mi ángel de la guarda.

Magnus, un reputado corresponsal de guerra que trabajaba en la cobertura de la boda, arrancó a hablar con un español vigoroso y en seguida aceptó mi entente cordiale de colega : “Si quieres, podríamos compartir información, vosotros me dais la vuestra y nosotros os pasamos nuestras historias”. Jon me dio su móvil y desde ese mismo momento empezó a mandarme temas a chorro y a traducirme lo que publicaban sus compañeros. Sus palabras eran oro líquido que llenaban las páginas de EL MUNDO para sorpresa de Mateu y de Ramírez. Además, pese a mi sequía informativa, nunca se dio por engañado.

El sábado de la boda, 25 de agosto de 2001, hicimos una sección de bandera. Eso sí, faltó la foto ansiada. A Eva Sannum, como era la invitada más humilde, la sentaron en la última bancada, así que no coincidió con su novio, el Príncipe de Asturias. Pese a ello, hubo un momento en el que los fotógrafos cazaron a Eva, con su vestido azul y su escote de infarto, junto a Felipe de Borbón. Pero eran dos pasmarotes estáticos, no se miraban. Una imagen sin sustancia que ilustró la portada de EL MUNDO.

Me despedí de Jon Magnus, que montaba guardia desde su lancha en el Fiordo de Oslo “para pillar a Mette–Marit subiendo al yate real”, y respiré hondo. Ahí acababa mi misión o eso pensaba yo. Antes de dejar la redacción, Jon me había dicho que en el baile tenían a un reportero gráfico y que si lograban una fotografía mejor, me avisaría.

Eran las 23 horas y el cuerpo, que por aquel entonces era más joven, pedía fiesta. Charo Marcos, que estaba de guardia en la web y hoy hace carrera en la versión digital de RTVE, se subió al carro. También se apuntó Santi Recio, periodista de La Razón que hoy vemos en Telemadrid. La idea era irnos de party a una casa de la sierra de Madrid, pero antes teníamos que comprar hielo. Allí nos esperaba Olalla Cernuda, que trabajaba en elmundo.es y que hoy sigue dándole al periodismo tras pasar por rtve.es y abc.es.

Fue parar en la tienda de la primera gasolinera de la carretera de Colmenar y sonarme el móvil: “Hola Juan, soy Jon, tenemos una imagen cojonuda. Os la mandamos al periódico”. Charo, Santi y servidor nos quedamos de piedra. Y Olalla se quedó sin hielo. “Volvamos a la redacción y tú Santi, ni una palabra a La Razón”. Para redondear la operación, llamé al jefe de Cierre, Carlos Álvaro, y tirando un pelín de imprudente, le dije: “Para la rotativa”. Me costó convencerle, pero acabó llamando al director de guardia, Iñaki Gil, que nos dio luz verde.

La foto llegó y, efectivamente, era “cojonuda”. Se veía a Eva Sannum con sonrisa superlativa, con su escote en uve y una gran copa de balón llena de brandy. A su lado, un Príncipe Felipe exultante, con uniforme y risa contagiosa. Estaban felices, muy felices.

Pero cuando andábamos en plena faena, cambiando la crónica para hablar del encuentro y rehaciendo la portada, nos llamó el jefe de Fotografía de VG para decirnos que no podíamos usar esa imagen. Que alguien la había vendido en exclusiva a ¡Hola! por 100.000 dólares. Era como si nos hubieran quitado el juguete de las manos.

Cuando el barco hacía agua, Iñaki Gil terció y puso sus galones y su experiencia sobre la mesa para convencernos de todo lo contrario: “Juan, no te preocupes, el lunes lo negociamos y pagamos. Si no damos esa foto, Pedro J. nos mata”.

Yo temía que esto pudiera costarle la cabeza a Magnus, pero me vi sin fuerzas para frenar la exclusiva. Colocamos la foto a tres columnas en portada y titulamos con asepsia: “El Príncipe y Eva Sannum, juntos en la boda de Mette–Marit”. La primera dominical abría con Gescartera y también lucía una imagen de Figo con el torso desnudo. Por cuestiones de horario, sólo pudimos dar la foto en la edición que se vendió en Madrid.

Tras una pesadilla por sueño, me levanté para coger la bici y huir. Cuando llevaba 30 kilómetros sonó el dichoso móvil. Era Vicente Mateu: “Juan, enhorabuena, Pedro J. está entusiasmado y quiere que sigas con el tema. Vente volando para la redacción”.

Lo cierto es que Pedro J. no fue tan entusiasta porque no acababa de entender lo que había pasado: “Iñaki, ¿sólo hemos dado esa foto en la edición de Madrid? Entonces España no se ha enterado. Mándamela.”. En aquellos tiempos no había redes sociales, la web estaba en pañales y lo que se publicaba en la edición impresa no aparecía en ningún otro sitio. De hecho pasarle la foto al director en su veraneo fue una pequeña odisea.

Para agrandar la bola, los telediarios del domingo abrieron sus ediciones con la imagen exclusiva de EM. Y el pueblo llano y las radios comenzaron a llenarse de comentarios, de tertulias improvisadas: “¿Cómo se le había ocurrido vestir así a Eva Sannum? Era muy poco apropiado para la futura reina de España”. A la gente le pareció vulgar y compró la idea de que nuestro futuro Monarca debía emparentarse con alguien con sangre azul, no con un insinuante vestido azul. Y, mucho peor, con una copa de brandy en las manos.

Cuando Pedro J. pudo ver la foto lo tuvo claro. “¡¡¡Qué fotón!!!” Había que volver a darla en portada. “¿Repetir una foto de portada?” alegó Iñaki. “En Madrid en agosto no hay nadie” argumentó tajante el director. Y añadió: “Búscate una traductor de noruego y que te compren los periódicos de allí a ver qué dicen...” Es la primera vez, y la última que recuerdo, en la que hemos hecho algo así. Ni qué decir tiene que el lunes hubo quien tocó la puerta de EL MUNDO para cobrar la dichosa foto, pero esa es otra historia… A Magnus le cayó una bronca, pero la toreó con arte y diplomacia y nuestro binomio periodístico y personal sigue vivo.

Pero volvamos a la foto. De la noche a la mañana nos interesaba Eva Sannum. Mi director me envió a Noruega y allí me fui a contar la verdadera historia de una joven encantadora, hija de padres divorciados y de extracción humilde. Fui a su escuela infantil, estuve con ella en su barrio, haciendo la compra, en su facultad de Publicidad… Incluso hice guardia en la catedral católica, porque se rumoreaba que el obispo le daba clases para convertirla de manera urgente. Y todo de la mano del bueno de Magnus.

Después de aquel agosto, llegó septiembre. El septiembre del 11-S. Los rumores de un inminente anuncio de compromiso quedaron sepultados entre los escombros de los atentados en Estados Unidos. No era el momento. Puede parecer frívolo. El factor tiempo hizo su labor.

Pasaron los meses y las tensiones entre el Heredero y Don Juan Carlos se dispararon. De un lado, Don Felipe y su madre, la Reina, apostaban por el amor nórdico. Por el otro, el Rey escuchaba las críticas del pueblo y ejercía toda la presión para que aquella relación viera el punto y final. Y del lado del Rey, su fiel aliado, el jefe de la Casa de Su Majestad, Fernando Almansa.

El calendario corrió y llegó el 14 de diciembre de 2001. Era viernes y Asunción Valdés, directora de comunicación de la Casa, invitó a un café a los periodistas que cubrían la información real y me incluyó.

Nos recibió Aza y nos invitó a cafelito y turrón. Todo transcurría con relax hasta que alguien tocó la puerta, era Don Felipe. El Heredero nos saludó, se sentó en un sillón y dijo que nos quería contar algo. Comenzó a divagar y a mirar al suelo. Las palabras se alargaban y los silencios eran eternos. Parecía que en cualquier momento nos iba a anunciar el compromiso con la noruega, pero no fue así: “Eva y yo hemos decidido de mutuo acuerdo que no habrá compromiso”.

El resto de la historia ya la conocen. Después de la fotografía que no supimos digerir, el Príncipe se enamoró de una periodista, Letizia Ortiz, se casaron y tienen dos hijas. Además, ha heredado la Corona. Mientras, allá en la cosmopolita Oslo, Eva Sannum se enamoró y trabaja como publicista, criando a dos churumbeles rubicundos. Así, sin más. Sin dar la nota, sin lucrarse de su noviazgo principesco, ni lucir escotes temerarios. Toda una mujer real.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 27 DE AGOSTO DE 2016

Avatar de Usuario
Invitado

LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Mensajepor Invitado » Sab 10 Dic, 2016 2:39 am

Imagen
Sannum y Don Felipe, en la boda de Haakon de Noruega (2001), su primer y único acto ‘oficial’. Fue muy criticado su escote.


FELIPE VI
EL PRECIO FAMILIAR Y PERSONAL DE LA RUPTURA

Era modelo y de ropa interior. Y también culta, educada y elegante, lo que enamoró al Príncipe hasta plantearse el compromiso. Pero renunció al amor por las presiones y “por la responsabilidad que tenía con España”.

CONSUELO FONT


EL PRíNCIPE, DESHOJANDO LA MARGARITA

JUAN FORNIELES

Jueves, 13 de diciembre de 2001. Las Navidades al alcance de la mano. La directora de comunicación de la Casa del Rey, Asunción Valdés, y su mano derecha, Jordi Gutiérrez, me convocan a comer en un restaurante escondido en un entresuelo de la plaza Alonso Martínez de Madrid. Querían limar asperezas tras algunas informaciones que habían escocido a la Familia Real. Acompañado por mi jefe, Vicente Mateu, la diplomacia dio su fruto porque esa misma tarde me llamó Asunción para invitarme al día siguiente, a las 16 horas, al Palacio de la Zarzuela. La idea era tomar un café navideño con el jefe de la Casa, Fernando Almansa, y tener la oportunidad de conocer al resto de la tribu , los periodistas especializados en asuntos reales.

Lo cierto es que dudé y pensé en no ir (¿un viernes por la tarde?), pero al final Rafa Moyano, jefe de Sociedad por aquel entonces, me animó: “Ve y sigues haciendo relaciones”. Entonces, mi yo coqueto se dijo que no tenía indumentaria para tan magno evento. No quería repetir traje y no tenía el bolsillo para una excursión urgente a El Corte Inglés. La solución fue de traca: el jefe de Nacional, Josean Izarra, me llevó a su casa, me prestó un traje de aúpa y unos zapatos que harían furor en la pasarela de Milán. ¡Niquelado!

Llegué a una salita de Zarzuela, saludé a los compañeros y me dispuse a tomar un cafelito reguleras, tirando a torrefacto, con mantecados industriales y turrón en unidades plastificadas. La verdad es que esperaba más glamour , pero... Tras unas palabras amables de Almansa y recibir un regalo curioso, una moneda de 2.000 pesetas bañada en plata y de edición limitada, alguien llamó a la puerta. Era el Príncipe Felipe. El heredero saludó uno a uno a los periodistas, con nombre, apellido y anécdota incluida; pero cuando llegó mi turno dijo: “A usted no le conozco”. A lo que respondí: “Soy Juan Fornieles, de EL MUNDO”. Agrió un poco el gesto y me soltó: “Ah, sí, sí, ya le conozco”.

Felipe de Borbón se sentó en una butaca y nos pidió atención: “Quiero contarles algo”. Empezó a hablar de su relación sentimental con circunloquios y grandes silencios. Los invitados se afanaban en tomar notas y yo ponía cara de póquer: con tanto cambio de traje no llevaba ni libreta ni bolígrafo. “Pedro J. me va a matar”, me dije. Pasados unos minutos, Asunción Valdés se percató y me prestó un boli y un manoseado sobre tamaño A3 – el que contenía las monedas – para que apuntara. Las explicaciones fueron largas, el Príncipe lo estaba pasando fatal y con tanto rodeo no quedaba claro si lo que iba a anunciarnos era el compromiso con Eva Sannum. Deshojaba la margarita y no había quien supiera cuál era su decisión. Al final, su mirada languideció y nos confesó que habían roto “de mutuo acuerdo”. Adiós al cuento noruego. Se había impuesto la opinión de Don Juan Carlos y del staff de la Casa del Rey. El dichoso “cásate con quien debas”. Ahora que han pasado 15 años y muchos telediarios debemos preguntarnos si hicieron un servicio a España y acertaron presionándole. O todo lo contrario.



“DON FELIPE ESTABA ENTUSIASMADO con ella. Sabiendo que era la mujer que él quería, se pudo intentar arreglar para que su felicidad coincidiera con los deseos de los españoles. La prensa lo puede todo, se pudo dar la vuelta a las cosas, presentar a esa chica como una cenicienta moderna, hablar del drama que supuso el divorcio de sus padres y le obligó a ganarse la vida en las pasarelas… Ahora, si contribuyes a decir que su foto va a ir en la cabina de los camiones, no hay nada que hacer”. El protagonista de esta singular confidencia hecha a esta periodista meses después de que Don Felipe rompiera con Eva Sannum no es otro que el fallecido Sabino Fernández Campo, jefe de la Casa del Rey hasta 1993 y después consejero del Monarca. Fue uno de los personajes que, a instancias de Don Juan Carlos, se reunió con el entonces Príncipe para asesorarle en tan espinosa cuestión y de sus palabras se desprende que la cúpula de Casa Real no estuvo precisamente del lado del actual Rey en su “cruzada” sentimental, sino al contrario.

Son palabras que hoy cobran total vigencia, ya que este miércoles se cumplen 15 años de aquel 14 de diciembre de 2001, cuando en un encuentro navideño de los responsables de prensa de Zarzuela con periodistas, se presentó Felipe para dar a conocer el bombazo de su ruptura con Eva. “La relación no ha prosperado. Por razones estrictamente personales y particulares, cada uno seguirá su camino en la vida”. Un hecho sin precedentes, sobre todo porque en sus cuatro años de relación jamás se había reconocido tal noviazgo, pese a que en el entorno del Príncipe nadie cuestiona que la noruega fue su gran amor antes de conocer a Letizia. Como demostró en la cadena de elogios que le dedicó ese día: “Su fortaleza, dignidad, sensibilidad, capacidad de superación y determinación por llegar a la excelencia siempre me han impresionado. Y no sigo, porque no acabaría nunca”, concluyó emocionado y con el corazón roto.

Esa “oficialización” de la ruptura suponía también la rendición en la batalla sin cuartel librada dentro de palacio entre partidarios y detractores de la modelo, que se trasladó a los medios de comunicación y a la clase política. Desde Felipe González a Jose María Aznar, Gregorio Peces-Barba o el mencionado Fernández Campo desfilaron por Zarzuela para reunirse con el Príncipe. “Me llamó Don Juan Carlos y me dijo: Gregorio, Felipe no me hace mucho caso, ¿podrías darle algún que otro consejo para ver si contigo funciona?”, reveló Peces-Barba.

En el bando favorable a Eva se ubicaban los colaboradores de confianza de Don Felipe, amigos y allegados, que utilizaban ciertos medios de comunicación como mensajeros. En el contrario, la cúpula de Zarzuela, con Fernando Almansa como jefe de la Casa, con la aquiescencia del Rey Juan Carlos, aterrorizado por el peligroso efecto que un compromiso con la modelo podía suponer para la Corona.

Sirviéndose de periodistas de confianza, intelectuales y monárquicos de pro, como José Luis de Vilallonga, biógrafo de Don Juan Carlos, o el historiador Carlos Seco Serrano, se lanzó una contraofensiva mediática. “Sería inconcebible ver en el trono que ocuparon con dignidad perfecta María Cristina de Austria, Victoria Eugenia de Battenberg y hoy de manera ejemplar Doña Sofía, a una jovencita avalada por sus medidas perfectas de maniquí”, escribía Seco Serrano en ABC.

Eva y Felipe se conocieron en Oslo en el verano del 97, siendo el heredero noruego, Haakon, quien les presentó. Ese mes de septiembre, Eva se instaló en Madrid contratada por la agencia Magic, que dirigía un jinete amigo del Príncipe, Carlos Mundi, y en otoño la noruega ya apareció junto a él en algunos medios. Así, su romance no era secreto, si bien no parecía tener visos de seriedad dada su condición de modelo que, además, había desfilado en ropa interior y era hija de divorciados.

Sin embargo, bajo esa envoltura frívola se ocultaba una mujer de gran personalidad que con su carrera de modelo se costeaba sus estudios de publicista, era elegante, educada y, sobre todo, que enamoró al Príncipe hasta el punto de plantearse el compromiso. Algo que a partir de 1999 coincidió con un goteo en prensa de escapadas de la pareja pillada en Oslo, París, St. Moritz... Aunque la más impactante fue una portada de Hola en diciembre de 2000 durante sus vacaciones en La India. No era casualidad, atestigua un allegado a Don Felipe: “Fue una estrategia calculada para que los españoles empezaran a verla como futura reina. El siguiente paso, cuando el compromiso fuera inminente, era que apareciesen juntos en algún acto oficial o semioficial”.

La ocasión se presentó en la boda de Haakon de Noruega con Mette-Marit, celebrada el 25 de agosto de 2001, a la que fue invitada Eva Sannum. Allí se consumó su primera imagen semioficial, pero el resultado no fue el deseado para la pareja, ya que el escote que lucía Eva levantó gran polvareda.

Aunque eso no fue lo que frustró el inminente anuncio del compromiso, sino el atentado de las Torres Gemelas ese 11 de septiembre. Un inesperado balón de oxigeno para la cúpula de la Casa Real y el propio Don Juan Carlos, que colmó la paciencia de la modelo, harta del acoso de los paparazzi y de ser cuestionada como una cualquiera. La relación se fue al traste y fue la propia Eva quien desveló posteriormente el motivo: “No se me aceptaba”. Zarzuela incluso le sugirió que comunicara ella a la prensa su ruptura, a lo que se negó. “Era absurdo anunciar el final de algo que nunca fue reconocido”.

Una patata caliente que el Príncipe asumió ante los periodistas ese 14 de diciembre de 2001. No mencionó su calvario ni tampoco hubo comentario alguno posterior por parte de Casa Real, algo sorprendente, porque hubiera hecho ganar puntos al actual Rey. “Hubiera sido conveniente dar a conocer a los españoles que el Príncipe se sacrificó al dejarla, que renunció a sus sentimientos porque fue consciente de la responsabilidad que tenía con España, que es la verdad. Pero no se hizo”, apostilló Fernández Campo.






EVA SANNUM
SU ANÓNIMA Y ACOMODADA VIDA NORUEGA

La modelo está casada con un publicista y tiene dos hijos. Vive bien y lejos de la prensa, de la que no tiene buen recuerdo.

M. FLUXÁ


NO SIN CRÍTICAS NI SIN APOYOS MAnifiestos, durante cuatro años el entonces Príncipe Felipe mantuvo una relación no oficial con la noruega Eva Sannum. Para sorpresa de los periodistas que aquel 14 de diciembre de 2001 se congregaban en Zarzuela, el actual Rey de España anunció personalmente que cada uno iba a seguir su camino por separado.

“Espero que Eva y yo sigamos siempre siendo amigos. Sus cualidades son numerosas y quiero destacar algunas: su fortaleza, su dignidad, sensibilidad, capacidad de superación, sentido de la justicia y determinación por llegar a la excelencia de lo que se propone siempre me han impresionado”, afirmó Don Felipe.

Desconocemos si siguen siendo amigos. De hecho, la propia Sannum ha declinado hablar con LOC. “Mi experiencia en casos como éste es que al final [la entrevista] se escapa de mis manos y no tengo control sobre cómo será finalmente presentada y entendida en España”, se justifica por email amablemente.

De lo que no cabe duda es que su “determinación por llegar a la excelencia” ha permanecido intacta. Tras concluir su relación con el Príncipe, la ex modelo prosiguió con sus estudios de publicidad en la prestigiosa escuela Westerdahl de comunicación. Desde que se graduó, ha trabajado en varias compañías y actualmente ocupa el puesto de directora creativa en Geelmuyden Kiese, la mayor agencia de comunicación de Escandinavia.

Eva Sannum lleva una vida acomodada en la capital noruega. Y totalmente anónima. Es habitual verla vestida de modo informal (en las antípodas de aquel vestido azul que conmocionó a España), pedaleando por la calle comercial Bogstaveien regresando a su fabulosa casa, que data de 1880, en las inmediaciones del barrio de Majorstuen. O con su hijo pequeño en la Casa de la Literatura, frente al Palacio Real, algunos sábados en los que se organizan actividades para niños.

La discreción es una cualidad muy noruega y Eva hace uso de ella, al igual que su pareja, el publicista Torgeir Vierdal, con quien tiene dos hijos. Atrás quedan los paparazzi, portadas, comentarios y titulares sobre su vida que tuvo que padecer tanto en España como en Noruega, donde el diario VG anunció el final de la relación con un “muy sexy para España”.

La publicista sólo aparece en los medios noruegos en su papel de representante del público del Comité de Quejas a la Prensa de Noruega. En este sentido, a raíz de su experiencia, explicó que en “España y otros países con grandes mercados para los tabloides, la población con el tiempo ha sido educada en que la gente famosa es de propiedad pública”, según Sporten.com. El medio deportivo entrevistó a Eva sobre cómo al joven futbolista Martin Odegaard le afectaría vivir en España tras ser fichado por el Real Madrid. “La gente no acepta que él tenga derecho a una vida privada cuando sale del campo de fútbol y se va a su casa”, explicó. “En España la gente es de la opinión de ‘allí está, ha salido en el periódico, así que puedo molestarla, hablar con ella, tomarle fotografías y contar a los demás lo que he visto’”, añadió.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 10 DE DICIEMBRE DE 2016

Avatar de Usuario
Invitado

LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Mensajepor Invitado » Vie 13 Ene, 2017 1:20 am

Imagen
Gigi Howard, en varias imágenes en su perfil. INSTAGRAM


La lujosa vida de Gigi Howard, ex de Felipe VI, al descubierto en las redes

Esta americana, que salió durante un año con el entonces príncipe de Asturias, es madre soltera y tiene un negocio de cosméticos


Gigi Howard, la americana que conquistó al Rey Felipe en los años 90, es a día de hoy una atractiva madre soltera y empresaria que vive en Nueva York, en un espectacular apartamento con unas vistas inmejorables del Empire State. Actualmente, está volcada en su nuevo negocio, una empresa cosmética con un objetivo muy claro: combatir las arrugas. A tenor de su perfil en Instagram, a la ex pareja del entonces príncipe de Asturias le van muy bien las cosas.

Gigi presume de comer en buenos restaurantes, como el famoso Estiatorio Milos o el del NoMad Hotel. Un lujo que también se evidencia cuando Gigi, licenciada en Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad de Nueva York, muestra desde dónde ha despedido el 2016: en su maravillosa casa de Southampton, decorada por Helen Davis con una piscina donde organiza pool parties, al igual que otros famosos que pasan en este lado del Atlántico el verano.







Pero de lo que más presume Gigi es de su hijo de tres años, Richard. Se desconoce quién es el padre del niño. Gigi no ha rehecho su vida después de cancelar en 2005 su boda con el naviero Patrick Ammet justo un mes antes de casarse.



La empresaria, quien también ha trabajado para empresas como Lacoste o Natura Bissé, cuelga imágenes junto a sus hijo, como esta divertida en la que curiosamente aparece disfrazada de princesa, un destino al que finalmente no tuvo que enfrentarse en la realidad. Gigi salió con Felipe VI durante un año antes de que éste empezara una relación con Eva Sannum. Se conocieron en la ciudad de los rascacielos gracias a Pablo de Grecia, primo del entonces heredero. Don Felipe cursaba un máster en Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown.



Gigi también presume de sus padres con los que se fotografia a menudo. Su padre fue instalador de teléfonos en el condado de Bulloch, en el estado de Georgia, donde la propia Gigi y su hijo recogen la cosecha de algodón de la finca familiar.



Los destinos paradísacos también tiene cabida en el Instagram de quien pudo ser reina de España. Hace nueve semanas, Gigi disfrutó de unas vacaciones en Cancún, México, más concretamente en el elitista resort Rosewood Mayakoba en Playa Del Carmen, donde una de las mejores suites puede alcanzar los 900 euros por noche. Así, ¿quién añora una vida en palacio?


Avatar de Usuario
Invitado

LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Mensajepor Invitado » Lun 27 Feb, 2017 2:47 am

Imagen


La primera entrevista de Gigi Howard: "Sigo teniendo miedo a la prensa"
Imagen

La exnovia del rey Felipe habla de aquel horrible 1996 que terminó en un juicio y en su nueva vida como empresaria y madre soltera. Una exclusiva de nuestro número de marzo.


“Mi abuela decía que una persona de bien solo puede aparecer una vez en la prensa… en la sección de obituarios”, explica a Vanity Fair Giselle Howard (Statesboro, EE UU, 1972) antes de soltar una fuerte carcajada. Gigi, como se la conoce en su entorno, rompió el mandato familiar cuando un Jueves de Pasión de 1995 un paparazzo español, Carlos Hugo Arriazu, la pilló in fraganti en el Caribe junto al entonces Príncipe Felipe.

“Tienes que ser una persona muy especial para poder lidiar con la intensidad y la invasión de la prensa, y yo no era esa persona. Soy muy discreta y eso no era para mí. Aunque no lo creas, sigo teniendo miedo a la prensa. Me sorprende que pueda seguir despertando interés, pero también me aterra”. Le han ofrecido mucho dinero para hablar de ese episodio, pero jamás ha aceptado. “Es una cuestión de principios”, afirma.


Su historia con el príncipe Felipe

El príncipe Felipe tenía 27 años, estaba terminando su máster de Relaciones Internacionales en Georgetown y pronto volvería a España. En la Semana Santa de 1995, Gigi y él se escaparon al Caribe acompañados por el hijo de Constantino de Grecia y Marie-Chantal.

Las fotos salieron a la luz a los pocos días. Durante un par de meses nadie logró descubrir la identidad de “la chica americana que vuelve loco al príncipe”. O casi nadie. El 18 de junio de ese año, Arriazu se reunió con Howard en Central Park y la entrevistó. “Me dijo que era demasiado pronto para pensar en ser reina de España, pero que tampoco le importaría. Era un bombazo”, recuerda el fotógrafo en conversación telefónica con Vanity Fair.

La exclusiva nunca llegó a los quioscos. Solo 24 horas después de su encuentro en el parque, el periodista fue detenido por el FBI acusado de practicar escuchas ilegales a Howard, cargo que él siempre negó. El 5 de agosto de 1996, Gigi se sentó en el estrado y negó ser novia del príncipe. “Probablemente no mentía, porque no tengo dudas de que el juicio se llevó por delante su relación”, apunta Arriazu. “Supongo que la obligaron a testificar […] y se dio cuenta de que se estaba cometiendo una injusticia”, añade el paparazzo, que fue declarado culpable y sentenciado a seis meses de cárcel. Los amigos del reportero siempre hablaron de “una conspiración orquestada desde España”. Fue liberado a los dos meses y medio, pero bajo promesa de no volver a acercarse a ningún miembro de la familia real española.


Me dijo que era demasiado pronto
para pensar en ser reina de España,
pero que tampoco le importaría.
Era un bombazo”

________________________________



Madre soltera y empresaria

Pese al final agridulce de ese capítulo, Gigi guarda buenos recuerdos de España: “Sigo amando vuestro país. Tengo amigos en Madrid desde hace 20 años y voy a visitarlos”. Ahora vive centrada en su nuevo proyecto profesional, SiO, de una firma de belleza que vende unos revolucionarios parches de silicona que borran las arrugas del pecho y en el único hombre de su vida, su hijo de tres años Richard Southworth Howard.

Decidió ser madre soltera porque “tenía 42 años, no estaba casada, no tenía novio y quería ser madre. Así que busqué un donante anónimo y tuve un hijo”. Afirma que es duro ser madre soltera y profesional en Nueva York, pero asegura tener ciertos imperativos no negociables en relación con su hijo: “Lo visto todas las mañanas, lo llevo y lo recojo del colegio, voy a sus actos, lo acompaño a sus actividades extracurriculares y lo duermo todas las noches”. En relación al amor, Gigi lo tiene claro: “Nuestro círculo familiar podría ampliarse si conozco a alguien que pueda mejorar mi vida y la de mi hijo, pero ahora estoy centrada en Southworth y en mi marca, mi otro bebé”. 



Avatar de Usuario
Invitado

LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Mensajepor Invitado » Vie 16 Jun, 2017 2:01 am

Imagen


La nueva imagen de Isabel Sartoríus

Rosa Villacastín


Imagen
Sartorius, en una imagen de 2011.
LLEVABA tiempo sin aparecer públicamente, era como si la tierra se la hubiera tragado, hasta que de pronto el nombre de Isabel Sartorius saltó de nuevo a la portada de las revistas. En esta ocasión para hablar no de romances ni de su pasado al lado de ningún príncipe heredero, sino de algo mucho más prosaico y común: su lucha contra la obesidad, su intento por perder peso, algo que no lograba por más que se sometiera a múltiples dietas milagro porque, según ella, el problema es otro: sufre de hipotiroidismo, lo que le ha obligado a cuidar no solo su alimentación, también el estrés y la ansiedad.

Un problema que padecen muchas mujeres en el mundo, pero que solo algunas se atreven a manifestar en público, ya que lo que vende es la extrema delgadez. Lo ha hecho Carlota Corredera, Vicky Martín Berrocal y, ahora, ella, quizá porque con la llegada del verano la mayoría de las mujeres que no asumimos que con los años el cuerpo cambia, y que adelgazar en una semana lo que has engordado en 12 meses es misión imposible, empezamos una carrera desenfrenada por lograr el cuerpo perfecto.

Con el peligro que eso supone de no ponerse en manos de especialistas sensatos.

En el caso concreto de Isabel tiene un problema añadido, molestias en una cadera que le produce un gran dolor, por lo que tendrá que pasar por el quirófano para que le hagan un implante.

Por lo demás está igual de guapa, después de que la vida le sorprendiera con una historia que la ha marcado para siempre. Ya que cada vez que se habla de ella, o simplemente se la menciona, lo más recurrente es devolverla al pasado. Cuando era muy jovencita y tenía toda la vida por delante. El amor la convirtió en el oscuro objeto de deseo de la prensa.

Tan difícil le resultaba saberse espiada las 24 horas del día, que la vida se volvió para ella insoportable, más teniendo en cuenta que nunca buscó publicidad alguna, solo llegó en el momento más inesperado. De ahí que cuando descubrió que alguien hurgaba en sus bolsas de basura por si encontraban alguna carta o algún mensaje de valor, decidiera poner tierra de por medio.

Y de ser una persona cariñosa y amable se volvió desconfiada y huraña.

Solo el nacimiento de su hija Mencía le devolvió la felicidad.

Avatar de Usuario
Invitado

LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Mensajepor Invitado » Mié 16 Ago, 2017 1:00 am

Imagen
Portada de la revista 'Semana' del año 1991


Isabel Sartorius, la eterna novia del entonces príncipe Felipe, era muy 'sexy'

Y vuelve a serlo, pues se ha quitado 20 kilos en el último invierno según se ve en unas recientes fotos de Isabel, que recuerdan mucho a aquella joven

BEATRIZ MIRANDA


Nunca dos años de relación dieron para tantos ríos de tinta. Isabel Sartorius y el actual Rey Felipe VI estuvieron saliendo sólo dos años, de junio de 1989 a agosto de 1990, cuando ambos eran veinteañeros... Sin embargo, aún seguimos hablando de ello, casi 30 años después. Y eso que ambos rehicieron su vida: el Rey lleva ya más de 10 años casado con Letizia Ortiz e Isabel tuvo una hija con Javier Soto, que ahora se ha puesto el apellido Fitz-James Stuart, que queda mejor.

En realidad, lo de rehacer, en el caso de Isabel, es una forma de hablar. Su romance con el padre de su hija duró un suspiro y no le hemos vuelto a conocer varón fijo, nada que ver con su relación con el entonces Príncipe de Asturias, de la que claramente se ha beneficiado a la hora de ejercer de celebrity y cobrar de alguna forma por contar su vida en las revistas y 'photocalls'.

Pero aquí estamos hablando de trajes de baño. No podemos olvidar lo bien que le quedaba a Isabel el modelo estampado de Mickey Mouse que fue portada de la revista 'Semana' en agosto de 1991. Entonces era joven y bella, y no hablaba con los medios, lo que le hacía parecer una mujer misteriosa y seductora que no terminaba de convencer a España como consorte del futuro Rey. Sus padres estaban separados y, aunque aún no se conocían las adicciones de la madre, Isabel era plebeya de todo punto. Eso sí, menos que Letizia, divorciada, incluso de todas las novias extranjeras que vinieron después de Isabel: Gigi Howard, Eva Sannum...

Se nota que Isabel ha tenido que lidiar con la ansiedad toda su vida. Sus cambios de peso lo demuestran. Después de ser madre, hace 20 años, de su hija Mencía, que es igual que ella en sus mejores años, ha pasado de presenciar desfiles de moda 'curvy' a de pronto no ser reconocida por los 'paparazzi', cosa que ha ocurrido este invierno, en el que se ha quitado 20 kilos.

A final del año pasado, Isabel, que se ha citado en alguna ocasión con la mujer de su ex en una terraza para tomar una coca-cola fotógrafos mediante, dijo en un photocall que no podía frenar su engorde debido a su edad. Sin embargo, ha desafiado a la naturaleza y este verano se ha presentado tan estilizada y guapa como aquel verano mallorquín en que conoció al Rey de España.

Avatar de Usuario
Invitada

LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Mensajepor Invitada » Mié 16 Ago, 2017 11:27 am

Beatriz Miranda , que te pasa moza no tenias otro tema mas de actualidad , no sabes salir de Letizia ,Felipe ,las niñas , Juan Carlos , Sofia ,
Froilan ....... el unico tema recurrente de tu parte, sin ellos que escribirias, que serias :pukeright: :pukeright: tantos años han pasado y esta
latosa sigue con la envidia intacta , sigues atragantada que fue Letizia y no tu quien eligio Felipe :juas: :juas: respira mujer y vive , que hay cosas muy interesantes en esta vida, aunque tu estes atascada en una epoca de años atras; enterate estamos en 2017 despierta.

Avatar de Usuario
Invitado

LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Mensajepor Invitado » Vie 18 Ago, 2017 10:45 am

parece que a los que mas les preocupa estas mierdas de prensa rosa sobre la puta realeza es a los panchitos del otro lado del charco, curioso eh

Avatar de Usuario
Invitada

LAS NOVIAS DEL PRINCIPE FELIPE

Mensajepor Invitada » Vie 18 Ago, 2017 11:07 am

Cierto lo que dices , esos foros estan activos cuando nosotras dormimos porque estan en su matoria del otro lado del charco.

Con todo lo que pasa en Argentina, Brasil , Mexico y +++++ paises de Latino-America ,corruption , crimenes , traficos , prostitucion infantil , raptos , violencias familiales , podria continuar y se atreven a criticar a los españoles , la Monarquia.....

Un amigo me dice siempre que toda la escoria de esos paises se ha instalado en España y tiene razon




Volver a “La Casa Real”