LOS NEGOCIOS DE JUAN CARLOS I: TREINTA AÑOS A CUERPO DE REY

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 10 Mar, 2013 6:09 pm

Los negocios del rey

Ignacio Escolar

¿Cobra el jefe del Estado dinero de empresas privadas por sus gestiones a favor o en contra de una u otra operación? La pregunta es pertinente porque los indicios empiezan a ser palmarios y porque, de confirmarse, sería un escándalo difícil de justificar. El rey ya cobra por defender los intereses españoles: ése es precisamente su trabajo. Y si se llevase comisiones añadidas, sería tan impresentable como si lo hiciese Mariano Rajoy. Por comparar, ¿alguien se imagina al presidente de la República francesa, o a su “amiga entrañable”, cobrando por gestiones empresariales mientras ocupa la jefatura del Estado?

Me hago la pregunta por una información que publica hoy El Mundo en su portada y que me resulta tremendamente familiar: Corinna asesoró a Lukoil ante Repsol y el Fondo Hispanosaudí. Según esa información, Corinna no llegó a cobrar porque aquella operación no salió, pero iba a comisión.

Hace más de cuatro años, escribí para Público una información que cuadra mucho con lo que El Mundo cuenta hoy: que el rey estaba intercediendo a favor de Lukoil. Juan Carlos de Borbón llegó a llamar seis veces el mismo día al entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero para apoyar la entrada de la petrolera rusa en el accionariado de Repsol.

En su momento, en noviembre de 2008, la información fue desmentida por el Gobierno. A mí, entonces director de Público, publicar aquella noticia me provocó algunos problemas que algún día contaré. Dos años después, uno de los cables de Wikileaks demostró que mi información era buena: que el rey se movió en apoyo de Lukoil, tal y como confesó al embajador de EEUU el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Bernardino León.

¿Qué interés tenía el rey en que una petrolera rusa comprase parte de Repsol? ¿Iba también a comisión, como su “amiga entrañable” Corinna zu Sayn-Wittgenstein?

--------

Al hilo, otro artículo que escribí en noviembre de 2008 sobre la operación de Lukoil: [hide=La caza del oso ruso.]

La caza del oso ruso.

Ignacio Escolar


Milagros del capitalismo refundado: se puede comprar el 30% de la primera petrolera española, una de las más importantes del mundo, sin poner ni un sólo euro. Al menos, eso intenta la rusa Lukoil, que ha aprovechado la compleja situación accionarial de Repsol para colarse en una multinacional donde todo cambia para que su presidente, Antoni Brufau, siga igual. Antes de seguir con el relato de los hechos, les presento a los protagonistas del partido.

En un rincón del campo, acorralada, está Sacyr Vallehermoso, una gran constructora con una situación financiera alambicada. La empresa que preside Luis del Rivero debe a los bancos 18.500 millones de euros, siete veces más de lo que vale en bolsa, 23 veces más que su beneficio bruto anual (por su propia seguridad, no intente hacer esto en casa). Hace dos años, cuando la burbuja inmobiliaria aún no había explotado, cuando el dinero era barato, Sacyr puso en marcha un ambicioso plan de expansión. Para diversificar su negocio y que no todo fuese ladrillo, compró a crédito el 20% de Repsol. Pagó caro, a 26,9 euros por cada acción, y hoy los títulos de la petrolera española valen la mitad. Sacyr, además de ser el primer accionista de Repsol, también cuenta con un 91% de Itinere, una empresa de autopistas. Ahora que la burbuja del ladrillo ya ha explotado, ahora que el precio del petróleo se ha desplomado, ahora que hasta los políticos inspiran más crédito que los bancos, Sacyr necesita vender para no ahogarse en su propia deuda. Hoy mismo es probable que cierre el acuerdo para vender Itinere, su otra gran inversión sin pies de ladrillo: una concesionaria de autopistas que probablemente comprará un fondo de infraestructuras del banco Citigroup por unos 7.500 millones de euros. Si dependiese de Luis del Rivero, las ventas de Sacyr se acabarían aquí, su compañía mantendría su porcentaje de Repsol a la espera de tiempos mejores. El problema es que ya no depende de él: la pelota está en manos de la banca.

En el centro del juego, para variar, está Emilio Botín. El Santander y Citigroup lideran el crédito sindicado concedido a Sacyr para comprar el 20% de Repsol. Prestaron 1.154 millones cada uno. También entraron en la operación Caja Madrid (933 millones), Calyon (563), ING (300), BPI (250), BCP (150), Popular (100), Banesto (100), Commerzbank (100) y el Sabadell (50); ninguno de ellos está como para regalar el dinero. La garantía para el crédito fueron las propias acciones de Repsol, pero con una condición: que si la cotización bajaba por debajo de los 21,2 euros, Sacyr tendría que poner sobre la mesa nuevas garantías. Hace más de tres meses que la acción de Repsol vuela muy por debajo de este límite: el viernes cerró a 13,90 euros y es difícil que vuelva a repuntar a corto plazo. Repsol es una de las petroleras que más sufre la caída del precio del petróleo, pues sus contratos en Latinoamérica, en Argentina o Brasil, establecen precios mínimos que ahogan su margen cuando el precio del barril de crudo baja de 140 a 50 dólares en apenas cinco meses. Y si el petróleo y el ladrillo caen a la vez, ninguna de las nuevas garantías que Sacyr puede ofrecer basta para convencer a los bancos.

Pero la partida no la han puesto en marcha los bancos. Ha sido Antonio Brufau, jugador del que más pague. El presidente de Repsol ha aprovechado el escenario para cobrarse viejas deudas. Nunca se ha entendido con Luis del Rivero, que lleva dos años intentando echarle del sillón aprovechando su posición de primer accionista de la petrolera. Ha sido el propio Brufau el que ha liderado la operación para traer a Lukoil hasta España. ¿Las condiciones? Hay una fundamental: su permanencia al frente de Repsol con un nuevo contrato, con un nuevo blindaje. Cuenta para ello con el respaldo de su antigua casa, La Caixa, que tampoco está contenta con del Rivero y también quiere aprovechar la coyuntura para apuntarse en los libros una plusvalía que no viene nada mal con la que está cayendo. La Caixa también pone la cama: no sólo vendería parte de sus acciones sino que también financiaría la operación. Para los legos en economía chiripitifláutica la jugada es marciana: la caja catalana presta a Lukoil el dinero para que compre sus acciones… con las propias acciones como garantía.

Lo que está claro es que la petrolera rusa está dispuesta a comprar, pero sin poner un duro. El monto total de la operación asciende a los 9.000 millones de euros, pero los rusos pagarán con dinero del monopoly. No podrían hacerlo de otra manera: su liquidez es de 1.300 millones de euros, tienen que pagar antes de fin de año créditos por 1.500 millones y hace unos meses, en junio, abordaron otra gran compra, una refinería en Italia por la que han pagado 1.350 millones de euros. Y no está el mercado como para pedir más créditos. La petrolera está dispuesta a comprar a 27 euros por acción, mucho más de lo que pagaría si comprase los títulos en la bolsa, pero con la condición de no poner un duro en efectivo ni tampoco más garantías que las propias acciones: simplemente pretenden cambiar el 20% de Sacyr por la deuda de la constructora, tal cual está, y comprar otro 10% con un nuevo crédito que lideraría La Caixa. Los bancos han pedido más garantías, pero dan por buena la jugada, pues permite cambiar un deudor asfixiado por otro al que se le supone más solvencia. De momento les vale para no tener que provisionar pérdidas y después ya veremos. Sin embargo, si Lukoil se sale con la suya y compra sin más garantías que las propias acciones, está por ver que los rusos después se queden si la cotización de Repsol sigue a la baja y no les dejan mandar.

Para Lukoil, la compra de Repsol interesa por varios motivos, todos ellos muy distintos a los intereses geoestratégicos de España y la UE. A la petrolera rusa le vienen bien las refinerías y la red de gasolineras (más de la mitad de las españolas son de Repsol), pero no necesita los contratos de extracción que tiene Repsol en Latinoamérica, pues a Lukoil le sobra con Siberia. El Gobierno teme que, si Lukoil consigue el control de Repsol, pague la deuda vendiendo esas reservas por las que tantas gestiones políticas se han hecho. Además, creen que la operación es una bofetada a Obama nada más empezar su mandato: con Repsol, la llave también para Gas Natural y Unión Fenosa, Rusia controlaría los únicos gasoductos de abastecimiento a Europa que aún no son suyos tras derrotar militarmente a Georgia. El papel del régimen de Vladimir Putin en la jugada es más que evidente: el propio vicepresidente ruso fue quien soltó el globo sonda de Gazprom al tiempo que Lukoil negociaba.

Pese a que la operación, que lleva en marcha varios meses, está ya muy madura, el Gobierno aún cree que es posible pararla. La solución pasa por La Caixa y también por el propio Luis del Rivero, que tendría que renunciar a ser Brufau en lugar de Brufau y aceptar mandar menos a pesar de ser el accionista con más títulos de la petrolera. Si Ia venta de Itinere se cierra ya, las posibilidades de que Sacyr no se vea obligada a vender aumentan bastante. El problema es que, desde el Estado (que no desde el Gobierno), hay también altas instancias que no quieren cazar al oso ruso.[/hide]

Avatar de Usuario
kokakolus
Pequeño saltamontes
Pequeño saltamontes
Mensajes: 125
Registrado: Lun 09 Ago, 2010 7:28 pm

Patrimonio oculto de la familia real española

Mensajepor kokakolus » Lun 11 Mar, 2013 3:49 pm




Avatar de Usuario
kokakolus
Pequeño saltamontes
Pequeño saltamontes
Mensajes: 125
Registrado: Lun 09 Ago, 2010 7:28 pm

Mensajepor kokakolus » Lun 11 Mar, 2013 3:51 pm

EL ROBO DE LA FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Todo sobre el robo de la colección de arte del Duque de Hernani

http://www.angelfire.com/rebellion2/borbonladron/

Avatar de Usuario
kokakolus
Pequeño saltamontes
Pequeño saltamontes
Mensajes: 125
Registrado: Lun 09 Ago, 2010 7:28 pm

Mensajepor kokakolus » Lun 11 Mar, 2013 4:54 pm

Los negocios del rey
por Ignacio Escolar

¿Cobra el jefe del Estado dinero de empresas privadas por sus gestiones a favor o en contra de una u otra operación? La pregunta es pertinente porque los indicios empiezan a ser palmarios y porque, de confirmarse, sería un escándalo difícil de justificar.

El rey ya cobra por defender los intereses españoles: ése es precisamente su trabajo. Y si se llevase comisiones añadidas, sería tan impresentable como si lo hiciese Mariano Rajoy. Por comparar, ¿alguien se imagina al presidente de la República francesa, o a su “amiga entrañable”, cobrando por gestiones empresariales mientras ocupa la jefatura del Estado?

Me hago la pregunta por una información que publica hoy El Mundo en su portada y que me resulta tremendamente familiar: Corinna asesoró a Lukoil ante Repsol y el Fondo Hispanosaudí. Según esa información, Corinna no llegó a cobrar porque aquella operación no salió, pero iba a comisión.

Hace más de cuatro años, escribí para Público una noticia que cuadra mucho con lo que El Mundo cuenta hoy: que el rey estaba intercediendo a favor de Lukoil. Juan Carlos de Borbón llegó a llamar seis veces el mismo día al entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero para apoyar la entrada de la petrolera rusa en el accionariado de Repsol.

En su momento, en noviembre de 2008, la información fue desmentida por el Gobierno. A mí, entonces director de Público, publicar aquella noticia me provocó algunos problemas que algún día contaré. Dos años después, uno de los cables de Wikileaks demostró que mi información era buena: que el rey se movió en apoyo de Lukoil, tal y como confesó al embajador de EEUU el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Bernardino León.

¿Qué interés tenía el rey en que una petrolera rusa comprase parte de Repsol? ¿Iba también a comisión, como su “amiga entrañable” Corinna zu Sayn-Wittgenstein?

http://www.kaosenlared.net/component/k2 ... l-rey.html

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 12 Mar, 2013 4:53 am

Imagen


El rey es un corrupto que nos ha vendido al integrismo

Enrique de Diego

Voy a hablar claro, como es mi estilo y como ha sido el de nuestros ancestros hasta esta etapa de degradación, miseria moral y lacayismo: el rey Juan Carlos es un corrupto que nos ha vendido al integrismo. Corolario menor, en el que no me voy a extender: Corinna es la amante que quería ser reina y la que iba a recoger las comisiones del Borbón a Kuwait, Qatar y Arabia Saudí.

Cuando a comienzos de 2011 publiqué “La monarquía inútil” sabía, era consciente de que rompía un tabú de cuatro décadas, abría la veda y acababa con la monarquía. Es mi mérito y me siento muy orgulloso de ello, a pesar de los pesares. También era consciente de que iba a ser perseguido y condenado al ostracismo, pero era fundamental asumir la responsabilidad de avisar a mis compatriotas que el epicentro de todos los males que asolan a la sociedad, el jefe de la casta parasitaria, el que la montó en una abrumadora compra de voluntades y estómagos agradecidos y el mayor corrupto de la nación –y la putrefacción en las sociedades empieza, como en los peces, por la cabeza- es Juan Carlos de Borbón. Era también fundamental denunciar que esa corrupción se perpetra al servicio de las petromonarquías integristas y especialmente de Riad y La Meca, con toda la gravedad y la traición que ello implica.

Era consciente de que con “La monarquía inútil” se abría la veda y eso representaba el fin, el principio del fin de la monarquía y ese engendro del juancarlismo porque ni el monarca, ni la falsa familia real, rota desde 1975, puro posado, ni el sistema que se sustenta sobre el rey –y le dio el título legal, porque no es mi rey, soy republicano, y Juan Carlos es la estricta indignidad nacional, el mal con ausencia de todo bien- iban a ser capaces de soportar el escrutinio de la opinión pública, de la verdad sin tapujos. Abrir la veda es abrir una senda por la que luego otros transitan, con los riesgos que ello conlleva. Es el problema de los pioneros o de los atalayaderos, como se decía en los tiempos medios. Y esos riesgos llegaron de inmediato, conminado furibundamente a callarme. Tan consciente de que los medios han funcionado con una espesa censura lacaya que recurrí a la publicación de un libro en la editorial que yo había puesto en marcha y que con “La monarquía inútil” alcanzó todo su sentido de aventura de libertad. Antes de publicarlo, me entrevisté con Jesús Cacho para sugerirle que debía culminar su obra con un libro sobre la corrupción de Juan Carlos, pero no estaba dispuesto, se había acomodado al sistema, así que asumí la tarea.

Durante cuarenta años no se ha informado de nada que pudiera perjudicar a Juan Carlos para mantener los privilegios de toda una casta de políticos, banqueros, empresarios del pelotazo y la comisión, periodistas cortesanos. Se ha ocultado la verdad, se ha mentido. Han mentido el Borbón y su disfuncional familia. Eso es muy grave para los medios de comunicación o incomunicación españoles, que han engañado literalmente a la sociedad española y que han llegado a la impostura de presentar a la familia real como ejemplar. Tanta mentira y tanta ocultación porque todo el sistema de la corrupción y el expolio pivota sobre el monarca; todo el expolio de las preferentes, todas las burbujas de la corrupción, todo el hundimiento de las clases medias a manos de una jauría de depredadores codiciosos se fundamenta en el falaz prestigio de la monarquía, en la mitología servil hacia un Juan Carlos que ha sido un desastre sin paliativos para España, de una frivolidad exasperante y de un aventurerismo irresponsable enervante.

Ante esta gran denuncia, que representa echar abajo toda la mitología de la transición como proceso heroico y benefactor, casi parece menor que explicara en “La monarquía inútil” que el 23-F fue un autogolpe monárquico por encargo de Juan Carlos, cuyo efecto más visible fue la decapitación del Ejército como institución.

Ahora, abierta la veda, con el elogiable celo de honradez de un juez casi anónimo, José Castro, con el caso Urdangarín, andan todos echando carreras mareados como patos, desde los lacayos de argumentario hasta las marujonas del corazones, sin atreverse, con todo, en entrar a fondo en la cuestión. Juan Carlos lleva toda la vida cobrando una comisión de cada barril de petróleo que viene de las petromonarquías. Esa fue una decisión que se adoptó el mismo día de la sesión de las Cortes en que es no se sabe qué muy bien, pero que empieza a reinar, en el despacho de José María de Areilza, en la Plaza de la Lealtad, número 2, por una veintena de patricios monárquicos, que deciden que Juan Carlos debe tener una importante fortuna para que esté tranquilo y que lo deben pagar los contribuyentes. A esa reunión asistió Manuel Prado y Colón de Carvajal que fue durante décadas el hombre del maletín y la carabina del adicto al sexo Juan Carlos, al que pilló Sofía en 1975 folgando con Sara Montiel. Los españoles llevamos pagando más cara la gasolina para hacer más rico al avaricioso Borbón.

Corinna lo que ha hecho ha sido ocupar la función de Sara Montiel, la de Sofía de Grecia y la de Manuel Prado y Colón de Carvajal. Y ahora, tras tanto trajín, y tanto Botswana (cacería que pagaron los saudíes, un empresario egipcio a sueldo de Riad) anda despechada. Normal, ni tener las joyas de Victoria Eugenia le consuela, ni el collar de esmeraldas de la colección de Liz Taylor, regalos del Borbón, “tuyo siempre”. Cuando Corinna, la princesa de pacotilla y divorcio, se entrevista con el príncipe saudí Al Waleed bien Talal, de la Kingdom Holding Company, en calidad de “representante del Jefe del Estado español” y como tal se la agasaja en una recepción en su honor en el Kingdom Resort –como se indicó en nota oficial del emporio saudí- perpetra una clara asunción de funciones impropias, pero el principal culpable es su amante zarzuelero. Y a lo que va a es a velar por los negocios corruptos de Juan Carlos, que es, según la revista Forbes, la cuarta fortuna de España, con 1.720 millones de dólares.

Está publicada –también en mi libro- por el jefe del gabinete del sha de Persia la carta de Juan Carlos en la que le pide diez millones de dólares y está el caso Kio en el que, sobre la sangre de los soldados, Manuel Prado y Colón de Carvajal y su señorito, le habían estafado a la familia Al Sabah la cifra de 55.000 millones de pesetas. Tranquilo, lector, todo eso está contado con pelos y señales en “La monarquía inútil” en el capítulo “La corrupción siempre empieza por la cabeza”.

[imageleft]Imagen[/imageleft]A lo que se ha dedicado Corinna es a la corrupción, al tiempo que al barraganeo. Menos rollos, lacayos, y menos ínfulas de la trepa sobre servicios gratis a España. No es la primera. Hay una larga lista de corruptos en el círculo de Juan Carlos: el citado Manuel Prado y Colón de Carvajal, Javier de la Rosa, el príncipe (de pacotilla) georgiano Zourab Tchokotua, Kasoghi, Mario Conde, que fue el banquero del monarca y tiene los documentos a buen recaudo pero no se atreve a cumplir con su obligación moral, los estafadores indultados Alberto Cortina y Alberto Alcocer –el encargado de despachar a Corinna fuera de la frontera, a la casa en Mónaco que por seis millones de euros le puso el Borbón-, Gerardo Díaz Ferrán, Arturo Fernández… No hay nadie honrado entre los amigos del monarca, porque también, al parecer, a los corruptos Dios les cría y ellos se juntan. Al margen de otras muchas cosas, si el rey es un corrupto, todo el sistema se corrompe y todos se creen –se han creído- investidos de la inviolabilidad del monarca. Y a imagen y semejanza del monarca, todos los políticos españoles se pretenden vitalicios, colocan a su familia y transmiten sus cargos a sus hijos. ¡Basta ya!

Por supuesto, es obvio, cualquiera lo puede entender, que si Juan Carlos no le hubiera abierto las puertas a Urdangarín no le hubiera recibido ni Francisco Camps, ni Jaume Matas, ni Alberto Ruiz Gallardón, ni Esteban González Pons, ni Rita Barberá, porque todos los generosos donantes del dinero del contribuyente eran -¡Oh! Casualidad- eran del PP, que en materia de corrupción es el mayor grupo mafioso de la historia de España y que en el abyecto y tú más queda muy mal parado, porque es incluso más corrupto, mucho más corrupto que el PSOE (Bárcenas ha robado mucho más que Luis Roldán). Sólo un apunte más sobre esta materia: encima de corrupto, Juan Carlos es un tacaño, porque podía dar algo de su inmensa fortuna a sus hijas, en vez de estar regalando joyas multimillonarias a su amante daneso-germana, en vez de enseñar a su yerno a vivir corruptamente del contribuyente. Y ahora ni le paga la fianza, ni la hipoteca, sin piedad ni para su hija, ni para sus nietos. Aquí no se tiene piedad con el español indefenso: Corinna vivía en El Pardo en la Colonia Mingorrubio en un pabellón o chalet de la Guardia Real. Es decir, en propiedades del Estado, con cargo al contribuyente, con escolta y protección de los servicios del Estado, que el CNI se ha dedicado durante años a tener un chalet picadero para el Borbón donde consumaba el coito. De Mortadelo y Borbón.

Todo esto está costando muy caro a los españoles en sufrimiento, miseria y hambre. Por eso publiqué “La monarquía inútil”, porque era fundamental jugármela por decencia y patriotismo. Se montaron las autonomías para que hubiera puestos para todos los políticos profesionales. Se ha convertido el periodismo en una cloaca, en un juguete roto. Pero mucho más grave: Arabia Saudí no es ninguna broma para España. Arabia Saudí es la financiadora del wahabismo y mantiene un criterio imperial del islamismo que amenaza a España, denominada Al Andalus, y que el jefe del Estado esté a sueldo de los saudíes es gravísimo. Ya está bien de eso del mejor embajador español: si sólo viaja de Marruecos a Suiza, y a Qatar, a Kuwait y a Arabia Saudí con el cazo puesto. Un detalle histórico: Juan Carlos acudió presto, el 21 de septiembre de 1992, a inaugurar la mezquita de la M-30, que se financió (2.000 millones de pesetas) y se financia con dinero saudí, y donde tuvieron su iniciación los terroristas wahabistas de la terrible masacre de Atocha el 11 de marzo de 2004. Y el wahabismo campa por sus respetos en una España que se islamiza a golpe de talonario hispano-saudí.

El sistema pivota sobre esta monarquía corrupta y corruptora y ambas tienen tan ligada su suerte, que el sistema caerá cuando la monarquía caiga, más pronto que tarde, y como Juan Carlos ya no da una –nunca la ha dado, pero antes no era público- y tiene menos credibilidad que Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal y Luis Bárcenas juntos, ahora andan con lo de la abdicación y lo bueno que es Felipe, que es un pavón, y saldrá mal, muy mal si lo intentan. Juan Carlos ha sido siempre un traidor: empezando por su padre, Don Juan, al que ninguneó y dejó en la estacada suplantándole, a Franco, a Adolfo Suárez, a los españoles, a Sofía de Grecia, por supuesto y con compulsión. No se votó la monarquía, se incluyó en el paquete de la Constitución, que no se sometió a referéndum, sino que se plebiscitó. En un referéndum hay opciones, en un plebiscito, sólo hay una. Y resulta que esta monarquía instaurada actualmente, por edad, la mayoría de los españoles ni la han refrendado ni la han plebiscitado y proceder a la sucesión es un trágala que carece de legitimidad y no tiene otra finalidad que mantener a la casta parasitaria y por eso quieren que abdique cuanto antes, porque esto se cae; se está cayendo sobre los españoles y se va a caer sobre ellos, porque la paciencia está agotada y está costando salir del aborregamiento de cuatro décadas, pero se saldrá. Así que es obligado un referéndum con dos opciones: monarquía o república.


Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 11 Abr, 2013 4:06 pm

Imagen

El Gobierno quiere dejar a salvo de la Ley de Transparencia la asignación del Rey y su agenda

Prefiere que sea la Casa Real la que decida qué cuenta sobre la partida que se establece en los PGE. El PP cree que el PSOE se está apropiando del discurso de Izquierda Unida sobre la Corona, lo que puede imposilitar un acuerdo sobre la Ley.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 11 Abr, 2013 11:34 pm

Los dineros del Rey y la herencia de su padre

Desde el año 1973 el gobierno autorizo a que, el entonces príncipe, recibiera un céntimo por cada barril de crudo que entraba en el país.


Imagen En España, a diferencia de los países sajones, donde una infidelidad puede arruinar la vida política de un candidato, los problemas de sexo no descalifican a nadie. Del rey abajo, a nadie. Ningún personaje público ha perdido la carrera a causa de la bragueta. Es más, se suele pasar en silencio sobre los problemas sexuales. Ahora bien, el tema de los dineros es de máximo interés para los españoles. Nada preocupa más al ciudadano que saber cuánto tienen quienes mandan. Y si es el rey, para que les cuento.

Recientemente, el New York Times, en un artículo dedicado a don Juan Carlos ofrecía una cifra sobre su fortuna, 1.800 millones de euros. En modo alguno respondía a la realidad. En ella se englobaba el Palacio de La Zarzuela y hasta el Palacio Real, que forman parte del patrimonio nacional.

Hasta ahora solo se conocía lo que Su Majestad el Rey recibe anualmente de los Presupuestos Generales del Estado. Y poco más. Este año: ocho millones de euros. Pero nunca, hasta hoy, su verdadera riqueza o parte de su fortuna.

De todas formas, siempre se pensó que don Juan Carlos poseía una fortuna desahogada, fruto de ¿Sus ahorros? , ¿Herencias?, ¿Comisiones legales como las del petróleo saudí y otras comisiones?

Cierto es que aquel joven pobre que accedió al trono en 1975 (hasta el marqués de Mondéjar llegó a pagarle algún que otro traje), hoy es un hombre rico, inmensamente rico aunque no en la cifra que se ha rumoreado e, incluso, publicado.

Aunque de un tiempo a esta parte existe transparencia para la mayoría de los asuntos de la Casa Real, incluso se han hecho público los sueldos del rey, 292,000 euros, y del príncipe, 146,000, el tema de los dineros sigue manteniéndose en la mayor opacidad. Nada se sabe sobre el dinero que puede constituir la fortuna personal de don Juan Carlos.

Por ello, grande ha sido la sorpresa de los ciudadanos conocer, mediante la exclusiva de Ana María Ortiz, en Crónica de El Mundo, que Su Majestad es un hombre rico. Incluso muy rico. Sobre todo, por los 375 millones de pesetas de la herencia de su padre, que es un pastón.

Pienso que no es este el único dinero que el soberano español posee. Cuando recibió la citada herencia ya tenía un gran capital. No olvidemos que, desde el año 1973, gracias a las gestiones que hizo, a petición de Franco, ante el rey de Arabia Saudí para que a España no le faltara petróleo en aquella crisis, el gobierno autorizo a que , el entonces príncipe, recibiera un céntimo por cada barril de crudo que entraba en el país.

Este acuerdo comisionista lo respetaron Adolfo Suárez y Felipe González. Ignoro quien acabó con tal práctica, ¿Fue José María Aznar? Aquello permitió que don Juan Carlos adquiriera una pequeña fortuna, incrementada, posteriormente, por otros, digamos, negocios.

A la opinión pública le ha sorprendido esta semana dos cuestiones: que el dinero heredado estuviera en Suiza y que el conde de Barcelona fuera un hombre tan rico. Siempre se pensó no lo era. En todo caso, un hombre que vivía de forma austera más que modesta, mientras su fortuna era superior a los mil millones de pesetas.

Incluso se llegó a publicar que el ex banquero Mario Conde había sufragado los gastos de la Clínica de Navarra en la que falleció. Absolutamente falso.

La historia es muy otra. Fue el naviero cántabro Fernando Pereda, un viejo monárquico inmensamente rico, quien, según José García Abad (“Don Juan, náufrago de su destino”, La Esfera), decidió enviar al conde de los Gaitanes, intendente de don Juan, cierta cantidad para contribuir a pagar los gastos de la enfermedad. Cuando el padre del rey lo supo y para no disgustar al naviero, rogó se devolviera ese dinero a sus hijos con la condición de no informar a su padre.

Lo de Suiza, que tanto ha escandalizado por aquello de la evasión de capitales, tiene una explicación: Alfonso XIII vivió siempre, desde que abandonó España en 1931, en el extranjero. Unas veces en Lausanne, otras en París o en Roma. En Suiza, también vivió, hasta su muerte, la reina Victoria Eugenia. Por ello, no tiene nada de extraño que el dinero estuviese depositado en bancos helvéticos.

A don Juan, la muerte de su padre el rey y la herencia recibida de él, también le sorprendió en el exilio. Por lo tanto, nada que objetar. Con respecto a don Juan Carlos, desconozco si los dineros de la herencia paterna fueron repatriados o siguen estando en cuentas corrientes en bancos suizos, como tal parece, lo cual no es ningún delito aunque si una falta de ¿Ética o estética?

¿Qué pueden las leyes donde solo el dinero es el rey?, que diría Petronio.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 16 Abr, 2013 4:43 am

Lío de Cospedal con la figura del Rey: "Su impunidad tiene que mantenerse"


Maria Dolores de Cospedal, en línea contraria a su compañero de filas, el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, ha afirmado que solo el jefe del Estado debe estar aforado. "Y creo que es así como tiene que seguir siendo", ha dicho este lunes en rueda de prensa. A continuación, y tras comprobar que el Rey no está aforado si no que es impune según la Constitución, ha rectificado. "Efectivamente -ha aclarado-, la figura del jefe de Estado en cuanto a su impunidad tiene que mantenerse". Cospedal se lía con el finiquito de Bárcenas.


Cospedal respondió así al ser preguntada si considera que la posible nueva Ley sobre la Corona debería incluir a toda la familia Real en el aforamiento, entre ellos el Príncipe Felipe o las infantas.

La dirigente popular recordó que la Constitución española dice quién es aforado "y el aforado es el Jefe del Estado y así debe seguir siendo, el Jefe del Estado". Después, y una vez corregida por otro periodista, la secretaria general del PP rectificó y concluyó en ese punto la rueda de prensa.

Avatar de Usuario
KIO

Mensajepor KIO » Dom 09 Jun, 2013 4:52 am



    El 2 de agosto de 1990 Sadam Husein invadió Kuwait, dando pie a la intervención militar norteamericana y británica para expulsar del emirato a los invasores y volver a instalar a la familia Al Sabah en el trono. Al final de la guerra se supo que, además de los pozos de petróleo, habían ardido unos 55.000 millones de pesetas que KIO mantenía en el Grupo Torras.
El 2 de agosto de 1990 Sadam Husein invadió Kuwait, dando pie a la intervención militar norteamericana y británica para expulsar del emirato a los invasores y volver a instalar a la familia Al Sabah en el trono. Solo al final de la guerra se supo que, además de los pozos de petróleo, habían ardido algo así como 55.000 millones de pesetas que la Kuwait Investment Office (KIO) mantenía en las cuentas de su filial española, el Grupo Torras. Buena parte de aquella cantidad se utilizó para el pago de favores políticos realizados en pro de la liberación del emirato, en concreto para permitir que los aviones de la USAF pudieran utilizar las bases españolas para repostar en su viaje al Medio Oriente. Al menos esa es la excusa que algunos golfos hispanos de alto copete pusieron para sacar los dineros a KIO.

La nueva rama de los Al Sabah que tras la retirada iraquí y con la ayuda de la CIA se hizo con el poder, pronto se dio cuenta del timo y procedió a querellarse en Londres y Madrid contra el presidente de KIO, Fahad Mohamed Al Sabah, miembro de la familia reinante; contra su primer ejecutivo, Fouad Khaled Jaffar, y contra su representante en España, Javier de la Rosa, presidente de Torras, el hombre que manejaba la manguera de los petrodólares kuwaitíes como cabeza visible del entonces primer inversor extranjero en España, con participación en el capital de casi todos los grandes bancos y con el control del primer grupo industrial del país. Por aquel entonces, De la Rosa convertía en oro lo que tocaba, haciendo rica a toda una cohorte de banqueros, abogados, asesores, políticos y otras especies que día y noche llamaban a su puerta pidiendo ser recibidos. El catalán hacía favores, franqueaba puertas y hasta pagaba vacaciones. En plena sede judicial, Rodrigo Echenique, ex consejero delegado del Santander, se vio obligado a reconocer haber sido invitado en 1989, con 14 miembros de su familia, a un crucero de Semana Santa por el Caribe en un yate de lujo.

-¿No es cierto que la factura la pagó Quail España?-, preguntó el martes 7 de marzo de 2006 el propio De la Rosa, en funciones de abogado defensor, al banquero.

-También me regaló usted unos gemelos; hoy no los llevo puestos…

El hombre que acudía a tomar el té con la Familia Real en la Zarzuela, que, entre otros obsequios, regaló al rey Juan Carlos un Ferrari, y se codeó con la oligarquía empresarial y financiera española (“tanto yo como mi padre tuvimos una relación fluida con De la Rosa, que duró largo tiempo”, declaró Emilio Botín ante el magistrado Javier Gómez Bermúdez), se convirtió tras el estallido del caso KIO en un apestado para quienes antes perseguían con ahínco sus favores. Con la asistencia letrada de su propia hija, ETERNITY LA DESQUILIBRADA DE LA CUENCA, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo le condenó el 21 de septiembre de 2007 a 6 años de prisión por el desvío de fondos de Torras, a través de las operaciones denominadas Pincinco y Quail. Era su tercera sentencia condenatoria desde que en 1993 comenzara la batalla judicial por el caso, puesto que ya había sido condenado antes por las operaciones Wardbase e Icsa-Impacsa.


    En el proceloso laberinto en el que durante años se convirtió el escándalo KIO, nada se supo en España de los dos gerifaltes kuwaitíes que ordenaban el trasiego de fondos que De la Rosa ejecutaba desde el grupo Torras.
En el proceloso laberinto en el que durante años se convirtió el escándalo KIO, nada se supo en España de los dos gerifaltes kuwaitíes que, desde sus gozosas mansiones londinenses, ordenaban el trasiego de fondos que De la Rosa ejecutaba desde el grupo Torras. Ello a pesar de las protestas de los abogados del catalán, que siempre argumentaron que no era posible juzgar a su defendido sin sentar al tiempo en el banquillo a sus jefes. Del jeque Fahad Al Sabah sabemos que vive un retiro dorado en las islas Bahamas; del primer ejecutivo, Fouad Jaffar, supimos esta semana que el Reino Unido se disponía a entregarlo a España, dando curso a la petición de extradición solicitada por el Consejo de Ministros el 15 de septiembre de 2000. ¿Por qué ha decidido Londres satisfacer esa demanda casi 13 años después de formulada? Jaffar será puesto a disposición del Juzgado Central número 3 de la Audiencia Nacional, cuyo titular, Javier Gómez Bermúdez, debería abstenerse al haber formado parte de otros tribunales que juzgaron piezas sueltas del caso, de modo que será otro magistrado quien le tome declaración y decida su situación procesal.

Las costuras morales del Régimen, al descubierto

La extradición de Jaffar es un éxito, dicen, de Baker & Mckenzie, en Londres, y de Valeriano Hernández Abogados, en Madrid, los bufetes que siguen llevando los asuntos de KIO en ambas capitales. Y un sobresalto repentino, un escalofrío, para la Zarzuela y su primer morador. Y es que, entre el elenco de personajes de la vida política y económica (Piqué, Acebes, Alierta, Guasch, Hermosilla, Echenique, Inciarte, Botín, Sarasola) que desfilaron por la Audiencia Nacional en este caso –y algunos que, sin hacerlo, tuvieron que ver con el affaire, caso de Felipe González o Rodrigo Rato, por no hablar de los responsables del Cesid (antiguo CNI) Calderón y Manglano, o de jueces tan sectarios como el ínclito Bacigalupo-, ninguno tan interesante como Manuel Prado y Colón de Carvajal, íntimo amigo, intendente y valido, en la acepción histórica del término, de S.M. el Rey. Un personaje clave en este escándalo en tanto en cuanto, en la orgía del dinero gastado por KIO en pagos políticos, con mordidas de todos los colores (400 millones de pesetas supuestamente pagados al PP a través de Rato; cerca de 120 millones a CiU a través Jaume Camps; 500 al Ayuntamiento de Madrid por la recalificación de los terrenos de Plaza de Castilla), el propio Prado reconoció en sede judicial haber recibido la bonita suma de 100 millones de dólares.


    Manolo Prado se negó a contestar las 40 preguntas que formulaba De la Rosa, incorporadas a un sumario sobrecogedor de nuestra historia reciente que explica por qué hemos llegado hasta aquí
El 15 de marzo de 2006, en su comparecencia ante el juez Gómez Bermúdez, Manolo Prado –que finalmente recibiría una condena simbólica, gracias a los buenos oficios de Bacigalupo- se negó a contestar al letrado De la Rosa, pero no tuvo más remedio que escuchar impávido la lectura de 40 preguntas que, con voz pausada, le formuló el catalán y que han quedado incorporadas al sumario. Un documento sobrecogedor de nuestra historia reciente, que explica por qué hemos llegado hasta aquí. He aquí las más interesantes:

8. Diga si es cierto que en el año 1988 y siguientes usted realizó múltiples gestiones institucionales, al mayor nivel, en interés de KIO y del Estado Kuwaití, como resultado de las cuales se produjeron entrevistas entre el jefe del Estado español y mandatarios kuwaitíes.

10. Si en el marco de dichas relaciones, en enero de 1992 acompañó al ex ministro de Finanzas kuwaití, Alí Califa Al-Sabah, y a Javier de la Rosa para celebrar una entrevista con S.M. el Rey de España. ¿De qué trató esa reunión?

15. Si durante la invasión de Kuwait por Irak colaboró, intervino y medió para que se pudieran llevar a cabo los aterrizajes encubiertos en bases americanas en España y pudieran repostar en tierra y en aire sobre suelo español.

19. Si es cierto que asistió a una cena junto a De la Rosa, Enrique Sarasola y los embajadores en España de Kuwait, de los EAU y de Arabia Saudí, y el ex ministro de Finanzas de Kuwait, Jassen Al-Kharafi, en el marco de la visita que dicha delegación realizó a España en demanda de auxilio para su país durante la invasión.

20. Si por los servicios prestados a KIO realizó una petición a dicha entidad de 100 millones de dólares, demanda que los mandatarios de KIO consideraron, en principio, excesiva.

22. Si por indicaciones suyas le consta que el Jefe del Estado llamó a De la Rosa y le convocó en Londres a una cena en el Hotel Claridge's, coincidiendo con la asistencia del Rey al día siguiente a la inauguración del curso de la academia militar de Sandhurst. Si le consta lo que en esa cena se habló con referencia a su pretensión de cobro.

24. Si esa misma noche no llamó usted a De la Rosa en su domicilio de Londres, para saber cómo había transcurrido la reunión, sabiendo que tras la misma habían hablado el presidente de KIO y el Jefe del Estado.

25. Si, por lo tanto, es cierto que el pago de los 100 millones de dólares (en dos entregas de 80 y 20) siempre se vinculó a KIO, y si no es menos cierto que usted mantuvo una serie de reuniones con altos mandos del CESID con relación a los 100 millones de dólares percibidos, y explique el contenido de dichas reuniones.


    Unas preguntas que podría responder ahora Jaffar poniendo en serias dificultades al Jefe del Estado, porque parece que 45 de aquellos 100 millones se los embolsó Manolo Prado
Los 50 millones ingresados en Coutts

Unas preguntas que han quedado en el limbo, como tantas cosas en esta peripatética España descreída y hastiada, y que sin duda podría responder de un tirón el señor Jaffar, poniendo en serias dificultades al Jefe del Estado, porque parece que 45 de aquellos 100 se los embolsó Prado, que resolvió con ellos su primer divorcio; 5 fueron a parar, vaya usted a saber por qué, a los bolsillos de S. Coburgo y C. Calabria, mientras los restantes 50 fueron ingresados en Coutts, “a private bank and a wealth manager with three centuries of experience”, que pasa por ser el banco de la reina Isabel II. Jaffar, que al parecer ha perdido su fortuna tras tener que hacer frente a la responsabilidad civil de su condena en el Reino Unido, podría contar también cómo fue él quien, en la sede de KIO en Londres y en histórica sesión (ante siete testigos, entre ellos Alberto Cortina, Alberto Alcocer, Álvaro Álvarez, Sarasola y Richard Robinson), fijó el precio de los terrenos de la plaza de Castilla donde hoy se alzan las torres de KIO, origen de la estafa que los Albertos, cuya fortuna sigue intacta, cometieron después con sus socios de Urbanor y por la que fueron condenados en firme por el Tribunal Supremo, aunque S.M. les salvó después el culo en el Constitucional.

Aquellas preguntas que en sede judicial fueron escuchadas por jueces y fiscales con la mirada perdida en el vacío al grito de trágame tierra, podrían ser respondidas hoy con pelos y señales por un Jaffar que lo sabe todo, porque todo lo vivió en primera persona y casi todo lo mandó. Puesto a largar, el kuwaití podría acabar con el jarrón del Sistema hecho trizas sobre el viejo suelo patrio. Su llegada a Madrid supondrá, en todo caso, el revival de aquella hoguera de las vanidades que inflamó el tejido empresarial, político y social español a finales de los 80 y primeros de los 90, y sentó las bases de la gran corrupción que ahora nos ahoga. Su presencia ante nuestros jueces debería ser, en suma, un recordatorio inclemente, inmisericorde, capaz de alertar a los españoles demócratas, como se ha dicho aquí tantas veces, de la necesidad de un saneamiento integral de nuestra democracia, condición sine qua non para la erradicación de una vez por todas de la escandalosa corrupción que padecemos.

Avatar de Usuario
de casta le

Mensajepor de casta le » Lun 10 Jun, 2013 3:37 pm

Imputadas tres primas del Rey y 12 empresarios por blanquear dinero en Suiza

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha citado como imputados desde este lunes hasta el próximo 17 de junio a 12 empresarios y tres primas lejanas del Rey Juan Carlos por participar presuntamente en el blanqueo de capitales que realizaba la trama mafiosa china dirigida por el empresasrio Gao Ping a través de cuentas bancarias en Suiza gestionadas por la denominada trama hebrea de la organización, informaron fuentes jurídicas.

Entre los imputados, a los que se atribuye un delito contra la Hacienda pública y otro de cooperación para el blanqueo de capitales, se encuentran el constructor Antonio Banús Ferré, el industrial Enrique Ortega Cedrón y tres parientes del monarca, María Margarita Borbón Dos Sicilias Lubomiska, su hermana María Inmaculada, y la hija de ésta, María Ilia García de Sáez.

El juez, que mantenía bajo secreto esta línea de investigación, ha citado este lunes a Banús Ferré y a Ortega Cedrón. Ambos han quedado en libertad con comparecencias mensuales a pesar de que la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado su ingreso en prisión eludible con sendas fianzas de 50.000 y 80.000 euros.

Banús Ferré ha admitido durante su declaración, según han señalado las citadas fuentes jurídicas, que tenía cuentas en Suiza y que se acogió a la amnistía fiscal, aunque ha asegurado que no recibió dinero de los responsables de la trama desmantelada con la 'operación Emperador'. Ortega Cedrón, por su parte, se ha negado a declarar.

Las tres primas del Rey habían sido citadas para este martes, aunque sólo María Illi García de Sáez acudirá, porque las otras han excusado su ausencia por motivos de salud, han informado fuentes jurídicas.

También han sido imputados José Velasco Meseguer y Santiago Calle Quirós, que declararán el próximo miércoles; José Antonio Fernando Gil González y Enrique Lasarte Pérez Arregui, que lo harán el jueves; y José Leandro Torrontegui y José Luis Torrontegui Fierro, que acudirá a la Audiencia Nacional el viernes.

El lunes 17 de junio el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 interrogará a Franscisco de Borja Otero, María Mercedes Gómez Arbex, Ignacio Miguel Bernar Elorza e Inmaculada Gómez Arbex.

'Reputados' joyeros

La trama hebrea de la supuesta red de evasión fiscal liderada por Gao Ping blanqueaba dinero a "reputados" joyeros de la comunidad judía que estaban asentados tanto en España como en Israel, según un oficio del Cuerpo Nacional de Policía contenido en el sumario de la 'operación Emperador'.

En las conversaciones telefónicas intervenidas a la trama se desprende que las primas del Rey María Margarita y María Inmaculada se relacionaban con la trama a través de la empresaria María Ilia García de Sáez.

Las actividades de la trama hebrea corrían a cargo de la rama empresarial dirigida por la ciudadana israelí Malka Mamman Levy, a la que la Fiscalía Anticorrupción considera "eje vertebrador de la organización criminal especializada en blanqueo de capitales", "nexo de unión" entre la estructura internacional y los clientes españoles, y "enlace de una serie de intermediarios de ámbito nacional dedicados al mercado del dinero negro".

La imputada tenía una relación directa con el experto en diamantes Menachem Casif Fouzailoff, al que solía referirse con el apodo de 'Meni'. Se trata, según los fiscales del caso, Juan José Rosa y José Grinda, de "un reputado joyero y experto diamantero" que era "popular entre los miembros de la comunidad hebrea en España" y actuaba como "intermediario" para el blanqueo de capitales de joyeros asentados en el Diamond District de Tel Aviv, el complejo más grande del mundo de producción de diamantes.

El joyero se habría granjeado "éxito en su ramo, no sólo por su pericia y profesionalidad" sino también por su "influyente posición en un entramado criminal de origen hebreo asentado en España" dedicado al contrabando y la evasión fiscal, según un informe del Ministerio Público que obra en la causa.

El Cuerpo Nacional de Policía recuerda en su informe que la industria de diamantes de Israel es "una de las más importantes en lo que se refiere a la producción de diamantes cortados en bruto para su comercialización", ya que aproximadamente la mitad de las gemas que se comercializan en el mundo proceden del Estado hebreo. En 2004, según este informe, Israel vendió más de 6,3 millardos de dólares en diamantes pulidos.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 18 Jun, 2013 4:13 am

El rey se vio con el mismo testaferro que usaron Gao Ping, Bárcenas y la Gurtel para evadir dinero a Suiza


La noticia es quizás la de mayor gravedad y magnitud que se ha publicado en España desde que murió Franco y está firmada por uno de los mejores periodistas españoles de investigación, Manuel Cerdán, ex director de la revista Interviú. Sin embargo, ningún periódico oficial se atreve a publicarla en España: el principal testaferro de los españoles que evaden dinero a Suiza, Arturo Fasana, se entrevistó con el rey Juan Carlos de Borbón en el Palacio de la Zarzuela. El periodista Cerdán ha tenido que utilizar un eufemismo para poder publicar tan escandalosa información y dice que el chófer del cabecilla de la trama Gurtel recogió a Farsana “en la Zarzuela”, pero salvo que el monarca tenga un defraudador entre su Corte de altos funcionarios con tal poder que autorice entradas y salidas de Palacio, se está refiriendo al propio rey.

En la red de blanqueo de Gao Ping ya cayeron tres primas del rey y un sobrino, Pedro de Borbón, trabaja con el “emperador de las perdices”: el empresario Francisco Garmendia Ugartechea, conocido como “Patxi Garmendia“, imputado en la trama. El juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, también ha imputado a María Margarita Borbón Dos Sicilias Lubomiska, su hermana María Inmaculada Borbón, y la hija de ésta, María Ilia García de Sáez Borbón.

La entrevista secreta en la Zarzuela se celebró en el verano del año 2008 y Cerdán aporta muchos datos sobre ella: “Arturo Fasana, el contable de la Gürtel y gestor de la cuenta Soleado, realizó al menos una visita al Palacio de la Zarzuela en el verano de 2008. Su presencia en el complejo real era reservada, por lo que no figuraba en la agenda oficial. Pero esa confidencialidad fue rota por el propio bróker helvético. A la salida de palacio le esperaba un automóvil Audi A8, de color azul oscuro, y su conductor no era otro que Andrés Bernabé, el chófer de Francisco Correa, con quien había concertado una cita ese mismo día. A partir de ese momento, Fasana quedaba retratado ante uno de sus clientes, que utilizaba sus servicios en Ginebra. El fiduciario helvético, a través de Rhone Gestión, tenía una amplia cartera de empresarios españoles a quienes, por medio de un entramado societario, les garantizaba opacidad para colocar su dinero en paraísos fiscales. De esa manera, mediante sociedades instrumentales, sorteaba los controles de la Agencia Tributaria”.



La cuenta suiza donde se evadían impuestos registra un pago de Blanco Balín (Repsol), amigo y empleado de la familia de los Albertos.

En una noticia anterior, el periodista asegura que la comisión rogatoria española que tomó declaración a Arturo Fasana en Suiza fue testigo de como el testaferro escondía primero y mostraba parcialmente después una carpeta con el nombre de “VIP´S” en la que figuran 32 españoles y 22 sociedades que han evadido de España 15.000 millones de euros. Pero como su contenido no formaba parte de la requisitoria judicial, Farsana pudo volver a guardarla, no sin antes advertir a los curiosos policías españoles que husmeaban por su despacho: “¡Deje usted eso en su sitio. Si le enseño el contenido de esa carpeta hunden a España!”. Según infolibre, en esa cuenta introdujo 566.000 dólares Ramón Blanco Balín, consejero delegado de Repsol con Alfonso Cortina, hermano de uno de “los Albertos”, los dos primos empresarios amigos de cacerías del rey: Alberto Alcocer y Alberto Cortina.

“La Policía sabe que Fasana está considerado como uno de los diez agentes fiduciarios más importantes de Ginebra y, posiblemente, el primero que más volumen de negocio tramita para clientes españoles. Él y su socio, Bertrand Hagger, gestionan una cartera de entre treinta y cuarenta hombres de negocios españoles. El contable les garantiza la opacidad y en esa tarea financiera lo ayudan su hijo Yannick y el abogado Dante Canónica. Todos ellos, hasta que estalló el caso Gürtel en febrero de 2009, se desplazaban con frecuencia a Madrid”, señala Cerdán.

Según esta investigación exclusiva, que ha sido silenciada en todos los medios oficiales y periódicos de papel españoles por afectar a la figura del rey, tanto la trama de evasión de capitales del chino Gao Ping, como la de Francisco Correa (cabeza del “caso Gurtel”) y Bárcenas, el tesorero del PP al que la justicia pisa los talones, utilizaban el mismo testaferro que el rey, pues éste aprovechaba sus visitas a España para entrevistarse con todos. De hecho, la noticia que firma Cerdán da cuenta de la citada visita a la Zarzuela, donde lo recoge después el chófer de Correa, con la policía siguiéndole los pasos. El periodista da además los nombres de todos los agentes que participaron en la operación y cuenta incluso como el asunto salió a relucir en la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso.



Cayo Lara echó un capote al rey en el “caso Corina”: lo enterró en el Congreso y elogió al director del CNI por su sinceridad

Es ahí donde el periodista comete un solo error, pues afirma que en dicha Comisión de Secretos el diputado de IU, Alberto Garzón, le preguntó al director de los servicios secretos españoles, Felix Sanz Roldán, si conocía las relaciones entre la compañía Rhone Gestión del testaferro Fasana y la princesa Corinna, “amiga entrañable” del rey. El militar lo desmintió rotundamente. En realidad quien hizo la pregunta fue el propio líder de IU, Cayo Lara, (los demás diputados de IU tienen vedado el estricto acceso a esa comisión) y aunque el director del CNI respondió con evasivas, Cayo Lara declaró después a los periodistas que el militar le había parecido “muy sincero” y que se iba “tranquilo” por su competencia, salvo en lo que aludía a Corinna.

Fue una triquiñuela: desde entonces, IU no ha vuelto a formular pregunta alguna en el Congreso sobre esta cuestión ni ha investigado lo más mínimo este asunto. Y es que en el Congreso es un secreto a voces que Cayo Lara y Sanz Roldán poseen una buena relación que se prolonga más allá de la política, por lo que IU “aunque a veces tenga que decir lo contrario por razones electorales, jamás pondrá en cuestión el modelo de Estado”, según fuentes parlamentarias de la coalición. Una manera de justificar el engaño a los electores de una de las formaciones más representativas de la partitocracia.


Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 24 Jun, 2013 3:56 pm

El rey se niega a pagar los impuestos de sus dos ferraris, pese a los requerimientos de Hacienda

La Agencia Tributaria ha abierto dos expedientes de impago a Hacienda por la importación de dos vehículos marca Ferrari que, procedentes de los Emiratos Arabes Unidos, fueron obsequiados al rey Juan Carlos tras una visita a Abu Dhabi junto a la princesa Corina. El expediente fiscal, que tiene fecha de diciembre de 2011, consta de una declaración tributaria complementaria y otra de requerimiento de pago por vía ejecutiva, pero no ha podido cobrarse aún porque la Casa Real española se niega a ello.

En el expediente consta como es el sr. Mohamed bin Rashid al Maktoum, a la sazón jeque y primer ministro de los Emiratos Árabes, quien envía desde Abu Dhabi dos ferraris, cuyo valor de mercado es de 500.000 euros. La legislación tributaria española obliga a los receptores de este tipo de dádivas a declararlas en el IPRF y abonar a Hacienda el impuesto correspondiente por la importación del vehículo. Según fuentes parlamentarias, el jeque Mohamed bin Rashid al Maktoum se negó a abonar dicho impuesto y alegó que debía ser el destinatario del regalo el que lo sufragara, toda vez que era la única cantidad que debía satisfacer por el costoso envío. Pero Casa Real no admitió tal obligación, alegó que los ferraris eran de Patrimonio Nacional y dio órdenes para que se retiraran sin pagar de la zona de aduanas del aeropuerto de Barajas (Madrid), toda vez que los dos vehículos llegaron en avión.

Los trabajadores de Barajas no se explican como pudo Casa Real retirar los dos ferraris de la aduana sin satisfacer los impuestos, algo que está contrastado porque al menos dos grupos parlamentarios poseen una copia de la declaración fiscal complementaria que se elaboró al respecto, así como la reclamación del pago por la vía ejecutiva. A cualquier ciudadano le es imposible retirar de la aduana de Barajas cualquier producto de importación si antes no se ha satisfecho el pago de los impuestos del mismo, pero alguien “de arriba”, según estas mismas fuentes, dio la orden para que los dos ferraris se recogieran en el aeropuerto y se llevaran a la Zarzuela sin sufragar ningún pago o promesa del mismo. Policías, inspectores de aduanas, funcionarios de Hacienda y trabajadores del recinto tuvieron que doblegarse ante las severas instrucciones recibidas por un alto funcionario que dejó además un documento escrito al respecto.

Aunque la documentación del “caso de los ferraris” del rey es pública y contiene un voluminoso conjunto de papeles oficiales con todos los impresos que una importación tan lujosa acarrea, ningún grupo parlamentario de los que componen las dos cámaras (PP, PSOE, IU, CiU, PNV, UPyD) solicitó explicación alguna cuando estalló el escándalo, no solo en España sino a nivel internacional. Entonces, Izquierda Unida fue el único partido que se limitó a realizar una inocente pregunta por escrito, la forma de control parlamentario más benigna para el Gobierno, toda vez que no obliga a explicación oral o comparecencia parlamentaria alguna y puede dilatarse meses en la respuesta. Obviamente, la Casa Real, a través del Ministerio de la Presidencia, respondió con una serie de vaguedades e incluso insolencias, pues alegó que ni pensaba venderlos para paliar el déficit público ni destinarlos a un Museo para disfrute de todos los ciudadanos: ““las posibles reformas normativas e iniciativas de distinta índole a las que alude Su Señoría no están incluidas entre los compromisos asumidos por el Gobierno”, le replicó a Cayo Lara.

Éste diputado, lejos de molestarse por el desplante, ni solicitó comisión de investigación alguna, ni obligó a comparecer al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro o a la vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría (la responsable de los gastos de la Casa Real), ni formuló ninguna pregunta en el pleno del Congreso o en alguna de las numerosas comisiones del Congreso o del Senado. La Casa Real y el Gobierno, en complicidad con la oposición, se limitaron a esperar a que “pasara el chaparrón”, en palabras de un diputado monárquico socialista, que pronosticó que “ni IU ni UPyD harán sangre del tema y el tiempo confirmará lo que digo”. Y en efecto, un año después, el tiempo le ha dado la razón: los dos ferraris fueron retirados de Barajas sin pagar un euro, ante la estupefacción de las decenas de trabajadores del aeropuerto que fueron testigos del abuso y el silencio cómplice de los 350 diputados y 265 senadores cuyos sueldos pagan todos los ciudadanos.


La Casa Real confirma que tiene los ferraris en su poder.

El Rey estuvo acompañado por Corina en el viaje a Abu Dhabi por el que recibió los ferraris.

Los ferraris forman parte de la colección de 72 coches del rey, según la Casa Real

Juan Carlos asegura por escrito que uno de los dos ferraris es para el príncipe Felipe

Respuesta oficial de la Casa Real sobre el uso y disfrute de los ferraris

Avatar de Usuario
sic

Mensajepor sic » Mar 25 Jun, 2013 5:49 am




Las partidas ‘ocultas’ de la Casa Real

La Fundación Civio han creado una herramienta muy útil llamada ‘¿Dónde van mis impuestos?’. Ellos intentan responder la pregunta. Quieren que “cualquier persona sepa realmente cómo se gasta el dinero de sus impuestos que es algo a lo que tenemos derecho y muchas veces los gobiernos, las administraciones no hacen el esfuerzo de explicarles a los ciudadanos en qué realmente gastan el dinero”, comenta David Cabo.


Lo que ha hecho la Fundación Civio ha sido recopilar todos los datos de los Presupuestos Generales del Estado para que la gente pueda entender las grandes partidas como las pensiones, pero también pequeñas partidas como la Jefatura del Estado que es el Presupuesto que gestiona el rey para sus cargos de confianza.

El Presupuesto oficial de la Casa Real son 8 millones de euros. Sin embargo, hay otra partida diferente de 6.150.000 euros de apoyo a la gestión administrativa de la Jefatura del Estado. Y es que, “el coste total es como un puzle. Tenemos pequeñas piezas como los 8 millones que gestiona el rey directamente, pero por ejemplo el Ministerio de Presidencia utiliza esto para pagar a los 135 funcionarios que trabajan en la Casa Real”, asegura el experto en transparencia.

Cuando se habla del Presupuesto de la Casa Real no se incluyen los otros costes, como por ejemplo los costes de los viajes del monarca al extranjero. Dentro del Presupuesto de Asuntos Exteriores, David Cabo señala una línea destinada a la Casa Real de 696.00 euros, para el coste de los viajes del rey fuera de España.

El director de la Fundación Civio destaca también el mantenimiento de los palacios. A nivel español es Patrimonio Nacional pero, por ejemplo, la residencia de verano del rey en Mallorca la paga la Comunidad Autónoma. David Cabo ha buscado en el BOE el Presupuesto de Baleares y “hemos visto que 1.672.409 euros se destinan cada año al mantenimiento del Palacio de Marivent”.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 03 Sep, 2013 6:16 pm



Crónica Rosa: ¿De dónde sale el dinero del Rey?
Federico e Isabel González comentan con Beatriz Cortázar, Rosa Belmonte y Emilia Landaluce asuntos como el dinero "prestado" por el Rey a Urdangarín o todo lo publicado sobre Letizia Ortiz y el tratamiento que la prensa está dando a la princesa de Asturias.




Volver a “La Casa Real”