Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Lun 09 Abr, 2018 3:56 am

PREGUNTAS. MIGUEL ÁNGEL MELLADO


    Dicen que yo, Letizia, me comporté como una beoda camorrista

(Si el rosetón de la catedral de Palma, el más grande del mundo en el estilo gótico, pudiera hablar confesaría que el Domingo de Resurrección se puso rojo. Su gigantesco ojo de 13 metros de diámetro, con sus 1.236 cristales repartidos divinamente en sus 150 metros cuadrados, no daba crédito a lo que contemplaba más abajo, en el mundo de los reyes y los plebeyos, mortales todos).

“SÍ. Voy a sincerarme por una vez desde que soy reina. Agradezco este rincón que se me ofrece. Como alguna vez me dijeron cuando ejercía de periodista: me alegro de que me haga usted esa pregunta. He visto el infausto vídeo, no sé, 10, 15, 50 veces, así de obsesiva soy, y al contemplarlo era como si se me fueran cayendo, una a una, las nueve campanas de la catedral”.

“Una, otra… Pero la última, la más gorda, la N´Eloi, la de 4.517 kilos, la sentí más encima aún al descubrir, al final, un comentario apenas audible de una de las asistentes al espectáculo que di. No sé cómo será esa señora que habla al fondo, pero me la imagino como una de mis abuelas. Alguien, tras gritar Sofía, Sofía, dice: mala, es muy mala, es muy mala”.


Discusión entre las reinas Sofía y Letizia (subtitulado)

“Y, claro, se refiere a mí. Y no, yo no soy tan mala, de verdad. Mi marido, el rey Felipe, sabe que me he esforzado como nadie en hacer méritos. Y eso que, como he comentado alguna vez entre amigos, la monarquía no es una meritocracia, sino una gametocracia. Yo hice mi papel al tener a Leonor y a Sofía, Sofía la auténtica para mí, como diría mi admirado Anson”.

“¡Ay mis hijas! Leonor, una niña de 12 años, atrapada, por más que yo lo intente, en su papel de princesa de Asturias. En su imagen. Y ahora, ¿qué puedo hacer tras el dichoso video? Fijaos lo que os digo. He visto dos videos diferentes del arrabalero espectáculo que di. Uno, el que está tomado desde detrás y yo aparezco de espaldas. De acuerdo, en ese me comporto como un borracho beodo queriendo fastidiar la foto de los novios. La primera pasada a la derecha, haciendo como si me interesara saludar a una señora, quizás la que luego me llamó “mala, muy mala”. Luego vuelvo al lado izquierdo para, finalmente, situarme delante de mi suegra, haciendo barrera, impidiendo, como si fuera Sergio Ramos, que Paco, uno de los fotógrafos de la Casa Real, metiera gol con la foto que yo no quería que Sofía se hiciera con las niñas”.

“Otras cincuenta veces me he visto el segundo video, en el que una voz del pueblo de Palma me llama “mala, muy mala”. Así como si se tratara del Poema del Mío Cid, yo fuera el malvado rey Alfonso y mi suegra la campeadora. En ese momento en el que una voz del pueblo burgalés dice aquello de qué buen vasallo si hubiese buen señor… A lo que iba. El segundo vídeo está tomado desde un extremo y a mí se me ve el lado derecho de la cara, el bueno. Pues en éste… De acuerdo, me comporto como el cuñado camorrista que se pone el día de la boda delante de la pareja y le dice a la novia, en este caso, mi suegra, te vas a enterar como no trates bien a mi cuñado… Pero no hablemos de cuñados y cuñadas, que ese es otro tema espinoso”.


Nueva perspectiva de la pelea de las reinas

“Borracha, camorrista… No, yo solo soy una madre obsesionada por la educación de mis hijas, en cumplir las normas que yo dicto y entiendo. Y ya le había advertido a Sofía, mi suegra, que no quería fotos en un acto público, como tampoco dejo a mi madre que se las haga. Ya sé que mi madre no es nieta e hija de rey, hermana de rey, esposa de rey, madre de rey como Sofía… Sí, pero mi madre Paloma es tan abuela de la princesa de Asturias como Sofía. Y en esto, tanto monta, monta tanto. A quien no le guste, que se aguante”.

“Leonor reaccionó así, despachando por dos veces de su hombro la mano de su abuela porque sabía que yo no quería esas fotos. De hecho, me culpo porque soy yo quien pone la mano sobre la de Leonor, que a su vez está apoyada sobre la de mi suegra, y soy yo quien comienza a empujar la mano de las dos hacia abajo, apeándolas del hombro de la niña. Esos segundos en los que Leonor desaira por dos veces a su abuela los tengo clavados en el cerebro como si fueran estiletes dirigidos por mi cuñada Cristina”.

“Porque yo sólo soy y me siento una madre obsesionada por la educación y la imagen de sus hijas. Bueno, y por la mía. Y tras el video, mi labor se ha venido abajo. Por mi culpa, Leonor se ha caído del cuento de hadas y el rosetón de su imagen ha estallado y quedado hecho añicos”.

“La vida sigue, aunque tras este nefasto Domingo de Resurrección todo esté un poco más muerto aún en Palacio. Como he declarado alguna vez, Felipe, fundamentalmente, es una buena persona. Hasta Jaime Peñafiel lo reconoce. Peñafiel, por cierto, ha pedido que Felipe se divorcie. También mi suegro, Juan Carlos, al poco de casarnos se atrevió a comentar en voz alta: ´Ya veis que Felipe no es tan inteligente como algunos dicen´. Un día, leyendo El Principito a Leonor y Sofía pensé que la maldición del baobab se había apoderado de Zarzuela. El árbol, con sus gigantescas raíces subterráneas, arruinaba cada día mi existencia allí dentro. Dicen que los malos espíritus del baobab se vengan de los cazadores que van a África a matar elefantes y leones”.

Imagen
Los reyes, los reyes eméritos, sus nietas... en el cumpleaños de Juan Carlos I.

“¿Nos divorciaremos? ¿Otra vez? Nuestra relación, durante larguísimas temporadas, es de conllevanza, como decía Ortega y Gasset de España y Cataluña. Por cierto, hay quien le pide a Felipe mano dura, que me aplique el 155, que se plante, que me quite los actos y la asignación. Que deje las cosas claras como en su discurso catalán de octubre pasado. ¡Hablar claro! Si nadie sabe lo que pasa en el piso de al lado, para conocer qué sucede en una casa de más de 1.000 metros cuadrados”.

“¡En fin, qué horror! Dentro de poco voy a leer con mis hijas un libro que he descubierto. No, no es El amor de Penny Robinson. ¡Qué razón tiene mi ex Alonso! Todo es culpa del amarillismo de la prensa. Han aprovechado ese medio minuto del p… vídeo para socavar mi imagen que, se mire por donde se mire, tanto sacrificio y esfuerzo nos cuesta a todos. La mía y la de Leonor. No quiero pensar qué sabia y artera mano se esconde detrás de la filtración de esa secuencia última del video procedente de mi antigua casa”.

“El libro que he descubierto se llama El oro. Es de Blaise Cendrars. Narra la aventura del helvético Johann August Suter en Estados Unidos en la primera mitad del siglo XIX. Se instaló en lo que ahora es California tras sobrevivir a los indios en un largo viaje. Cuando creía ser feliz, tras convertirse en el hombre más rico, poderoso y afortunado, en sus inmensas tierras daba una patada y salían pepitas de oro, su vida derivó en una ruina. Toda una enseñanza. ¿Cómo me ha pasado a mí? Se lo explicaré a Leonor y a Sofía para que comprendan que no es oro todo lo que reluce. Fin”.

(El rosetón de la catedral de Palma no sabe cuándo volverá a ver a la reina Letizia. La reina vigente… Y reina regente, según el artículo 59 de la Constitución y en caso de que Felipe VI, como humano que es, muriese de pronto y Leonor no fuera mayor de edad. Por esta razón el vídeo de autos no es baladí. Porque no narra un hecho privado de una nuera con su suegra y las nietas, sino la actuación incalificable de una reina consorte y la influencia negativa que en este episodio ejerce sobre la futura e hipotética reina de España, la princesa de Asturias Leonor Borbón Ortiz).

Avatar de Usuario
iNVITADA

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor iNVITADA » Lun 09 Abr, 2018 11:24 am

Invitado escribió:Juan Carlos: vetó a Letizia en su visita al hospital

La esposa de Felipe VI no llegó este sábado a entrar en la UCI, donde se encontraba el Emérito, por expreso deseo del propio don Juan Carlos, que vetó la presencia de su nuera. Doña Letizia, acudió para hacerse las fotos de la reconciliación con doña Sofía, a la que tuvo que abrir la puerta del coche delante de todos los fotógrafos, un acto cargado de simbolismo tras el rifirrafe de Palma de Mallorca.

Sencillamente, el Rey no ha querido recibirla, según se ha afirmado en Mediaset. La cadena de Paolo Vasile no solo ha aportado ese dato, que evidenciaría la tensión en el seno de la Familia Real. "En la comida que hubo después de la Misa de Resurrección hubo reproches constantes entre don Juan Carlos y Letizia delante de las niñas. De hecho, el rey emérito llegó a decirle a su hijo Felipe: 'Si tuviste el coraje de casarte con ella, tenlo para ponerla en su sitio", dijo Gustavo, uno de los contertulios del programa que presenta Jorge Javier Vázquez. Según este medio, esas palabras enfadaron tanto a la reina Letizia que abandonó la comida en familia que tuvo lugar en el Palacio de Marivent el domingo 1 de abril, después del tristemente famoso rifirrafe entre doña Sofía y su nuera.

Recordemos que lo que ocurría de cara al público este sábado en torno a las seis de la tarde, fue que los fotógrafos y reporteros se apostaban en las puertas del Hospital Universitario Sanitas de La Moraleja, convocados y expectantes, después de que don Juan Carlos fuera intervenido de su rodilla derecha. Se vaticinaba que el rey Emérito iba a recibir la visita de los reyes y de doña Sofía, como así ocurrió. Lo que vimos fue un guión que podría formar parte de la operación lavado de imagen de doña Letizia: amabilidad e incluso sumisión de Letizia a su suegra, nada que ver con lo que ocurrió tras la Misa de Pascua del domingo de Resurrección en Palma. En esta ocasión la reina Letizia desplegó sus mejores sonrisas, gran amabilidad y hasta cortesía con la madre de Felipe VI. Le abrió la puerta del vehículo en el que los tres acudieron al centro médico. Otra cosa es lo que no vimos, y esta vez no había público grabando con sus móviles ni cámaras de TV.

Monumental cabreo de don Juan Carlos: vetó a Letizia en su visita al hospital - Informalia.es
Última edición por sarkweber; Hoy a las 12:19







LAS COSAS COMO SON HAY VERDADES , TAMBIEN MENTIRAS COMO ESTA PUBLICADA AQUI , PUES LETIZIA FUE RECIBIDA ACOMPANADA DE SU ESPOSO Y SOFIA , AYER LOS MISMOS CON LEONOR Y SOFIA !

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Lun 09 Abr, 2018 11:42 am

Letizia, la reina que no nos merecemos

Va a ser verdad que España no tiene remedio. Y Puigdemont lo ha visto mucho antes que la mayoría.


Causa tanta perplejidad como vergüenza la campaña tan barriobajera que se ha desatado contra la Reina por un incidente tan bobo como el de la no foto tras la Misa de Palma.
Doña Letizia podrá gustar más o menos;caer más simpática o antipática; merecer más o menos elogios desde que forma parte de la Familia Real. Pero las diatribas furibundas que está recibiendo por una nadería tan insustancial dice muy poco de los españoles como sociedad moderna y democrática. Entre la clase política, quien mejor ha reaccionado ante tamaña zapatiesta ha sido, cómo son las cosas, alguien tan poco sospechoso de ser monárquico como Pablo Iglesias. Enfrente, los muy defensores del sistema dirigentes del Partido Popular, que en su mayoría han optado por la callada, como si el silencio ante la dimensión que ha adquirido este esperpento -mediático- no contribuyera a agigantar el daño a la imagen de la primera institución del Estado


No puede ser que los mismos ciudadanos que, según las encuestas, valoran tan positivamente el reinado de Felipe VI y su papel y el de su familia, de pronto por un rifi rafe de pitiminí entre la Reina y la Emérita se declaren a favor de enviar a Doña Letizia a Guantánamo, bajo cadena perpetua revisable.


Pero, claro, en esta época de la posverdad, de lo viral, de las fake news y del juicio perdido irremediablemente, resulta que pesa mucho más que la soberana se equivocara -o no- con un mal gesto hacia su suegra en un momento inoportuno, que el hecho, por ejemplo, de haber sido una de las artífices del Mensaje a la Nación que Felipe VI pronunció en octubre ante la deriva del desafío independentista en Cataluña, y que tantos elogios ha reportado al Monarca.

Sobre el hecho de marras, que no debiera merecer tanta atención ni tanta especulación malsana, se podrían abrir sin embargo nuevas vías de interpretación. Y, desde luego, una de ellas sería la de situar la carga de la responsabilidad en quien la tuvo, al menos en el origen, que no fue otra que la hoy tan querida Doña Sofía. La Emérita, una vez más, volvió a actuar como una abuelaza; pero desde luego lo que no hizo el pasado domingo en Palma fue comportarse como una reina.



Porque la secuencia de los hechos demuestra a las claras que su capricho de hacerse la fotito con sus nietas era inoportuno y rompía el protocolo, que obligaba a los miembros de la Familia Real a salir del templo con mayor ritmo, orden y concierto, para ya en el exterior poder ser todos retratrados como Dios manda por los fotógrafos que allí había. Que a Letizia le pudieron los nervios, su carácter hipercontrolador y vaya usted a saber su irritación por lo que fuera..., de acuerdo, se acepta. Y no estuvo bien. Fue una nadería, pero lo simbólico tiene importancia en la Corona y convendría que no se repitiera.


Pero la metepatas fue Doña Sofía. Y eso no lo afea nadie. Si lo que queremos es una familia burguesa cualquiera, en la que la abuela actúe como una octogenaria más, y no una Familia Real, en cuyas apariciones públicas debe regir algo de pompa y de majestad, mejor declaremos la República y que nos representen en la Presidencia el matrimonio Aznar o Belén Esteban y su "Migue".

Se ha abierto la caja de Pandora y ahora todo son arremetidas contra Letizia por su mal carácter, por sus modales plebeyos... Se la podrá acusar de muchas cosas. Y, de hecho, no faltan voces estos días que se mesan las barbas acusándola de estar a punto de derribar la Monarquía.
Pero la realidad es que, mientras se tumbe o no, Doña Letizia si algo ha hecho ha sido apuntalarla. Que aquí sufrimos todos una desmemoria que da gusto.



Cuando Felipe VI subió al Trono en junio de 2014, la Corona como institución estaba más que de capa caída. Llevaba años suspendiendo en todas las encuestas -la mayoría, no publicadas- y los republicanos se frotaban las manos. ¿Es que es preciso volver a recordar qué había pasado en la institución en los últimos tiempos?


[b]Tendrá culpa Doña Letizia de que su cuñada, la Infanta Cristina se hubiera sentado en el banquillo; de que su cuñado político, Iñaki Urdangarin, esté condenado por corrupción a varios años de cárcel y a punto de ingresar en prisión; de que su cuñada, la Infanta Elena, se hubiera divorciado tras protagonizar un final de relación muy tormentosa en el que demostró muy poca humanidad hacia alguien que había sufrido un ictus paralizante; de que su sobrino Froilán no deje de comportarse como un chulángano cualquiera y protagonice un escándalo tras otro, incluidos disparos al pie; de que su suegro, Rey nada menos, apareciera cada día en los papeles por asuntos tan feos como el de tener a su novieta Corinna viviendo en unas instalaciones a escasos metros de su mujer oficial...
No es fácil reinar en un país como España, donde al menos uno de cada ocho ciudadanos no quiere ser español;y donde, tras 40 años de democracia, seguimos a vueltas con eternos debates identitarios y sin una bandera que se pueda exhibir a gusto de todos. Pero mucho más complicado es aún reinar cuando los propios miembros de la dinastía reinante han tenido comportamientos tan inadecuados que han puesto a la institución en la picota.[/b]

De nada de lo dicho tienen culpa alguna Don Felipe ni su mujer, Doña Letizia. Ah, pero, claro, ella es culpable de haberle arruinado una foto a su suegra y de no tener el carácter risueño de Máxima de Holanda. Qué cosas.
¿A alguien puede extrañarle que con todo lo que ha llovido en Zarzuela en la última década y con todo lo que esté pasando en España últimamente, Letizia, por el bien de la institución y por el futuro de sus hijas, se haya refugiado en una coraza hiperprofesional de su rol, e intente refrenar al máximo sus emociones?
Tiempo habrá para caer mejor, para relajarse un poco..., si es que España sigue existiendo... Ya decíamos que somos desmemoriados. Tampoco Doña Sofía era tan querida como ahora se dice cuando era mucho más joven. En la Transición, la mitad al menos de los españoles identificaba la Corona con el franquismo, y no sentía mucho aprecio que digamos por "la griega". Pues no tuvo que esperar tiempo Doña Sofía para que se empezara a valorar su labor y su servicio a España. Y, en el camino, siempre las críticas malintencionadas y los bulos engordados... Que si no se ha esforzado por aprender el castellano después de tantos años, que si no pasaba en nuestro país más que días sueltos, porque se iba a Londres medio año a casa de su hermano Constantino...

No, no ha sido siempre tan querida la hoy Emérita como ahora se pretende... Nunca en la Historia lo han tenido fácil las esposas de nuestros reyes para meterse a los españoles en el bolsillo.
[/b]
Y, en todo caso, por más que se merezca Doña Sofía el respeto bien ganado que tiene hoy en día, ni su perfil ni su modelo servirían para estos tiempos. Para empezar, los españoles no aceptarían tener hoy como Reina a una mujer joven como Letizia que soportara vivir en un matrimonio de ficción y para la galería, haciendo ella y el Rey vidas separadas.

Doña Sofía lleva varios años ejerciendo mucho más de madre y abuela que de reina. Y se le perdona que haya actuado ante el escándalo Nóos como lo ha hecho, porque su tiempo histórico ya es otro, y eso le ha permitido mantener un vínculo bien ostentoso con la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, que a Don Felipe y Doña Letizia no se les hubiera perdonado. Entonces, mejor no establezcamos comparaciones odiosas ni mezclemos churras con merinas.

Sea más o menos difícil su carácter, la Reina no ha cometido aún ningún tropiezo de verdad. Y está encarnando una institución tan difícil con mucha más dignidad y profesionalidad que muchos de los que nacieron ya con la sangre azul. Le falta mucha proyección, mucha agenda institucional y mucho peso internacional, cuestiones de las que no se le pueden culpar a ella, sino a los responsables de la institución, empezando por su marido, el Rey, y al Gobierno, que en última instancia marca la actividad de la Corona.

Pero, en el espacio que le dejan, Doña Letizia lo está haciendo bien. Y su papel en apoyo de Don Felipe es fundamental. No vale decir que qué bien lo está haciendo el Rey, y no reconocerle a ella parte sustancial del mérito. Empezando por una cuestión tan importante hoy en día como la oratoria. Qué poco se acuerdan algunos de cómo hablaba en público Don Felipe. ¿Qué diríamos hoy de un Rey que se expresara ante los medios y los auditorios con tanto balbuceo, con tan poca convicción, con tan poca

presencia escénica?


Gracias a Doña Letizia, el Rey de España es en la actualidad, entre todos los monarcas europeos, no sólo uno de los más preparados, sino también uno de los que más aplomo y seguridad ofrece en sus intervenciones. Y sus discursos no son sólo contundentes en cuestión de imagen. Están cargados de enorme contenido. Ytambién ahí la Reina juega un papel clave, en la sombra, silencioso, entre bambalinas, como le corresponde.

Pero, en fin, echemos en la hoguera a Doña Letizia. Porque lo importante es que su rictus no se relaja. Los españoles sólo nos merecemos que nos hubiera tocado una Mette Marit.



EL MUNDO
Eduardo Aolvarez

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Lun 09 Abr, 2018 12:07 pm

Las malas
08/04/2018 10:57


La madrastra de Blancanieves. Maléfica de la Bella Durmiente. Cruella de Vil que secuestraba perritos para hacerse abrigos de pieles. La Reina de Corazones. Úrsula la pulpo que obliga a la sirenita a besar a un humano. Jessica Rabbit. La señorita Rottenmeier.
Y ahora Letizia Ortiz Rocasolano. Cómo nos gusta colocar el cartel de "Aquí hay una mujer mala". Esta semana nos hemos recreado de lo lindo en la historia de varias villanas, entre ellas la de nuestra reina, a la que ya llevábamos mucho tiempo pisándole los talones para confirmar nuestra sospecha. ¿Lo ves? (codazo) te lo dije: es mala.

Pocas veces un vídeo de 15 segundos dio para hacer la saga más larga de la historia. Hemos visto la misma grabación en bucle y desde distintos ángulos. Con cada visionado hemos creado un nuevo titular que constata la maldad de su/sus protagonistas. "Pugna de reinas", "El origen de la mala relación", "Letizia muestra su verdadera cara", "Los numeritos de la Reina", "Otros desplantes de la Reina a su familia política". En esta secuencia la madre es mala, la hija es mala y hasta la abuela es mala. Los únicos que se salvan son ellos, no porque nunca compitan, sean infieles o tengan mal genio sino porque su competitividad es "sana" y sus deslealtades simples tonteos. En este capítulo del cuento ellos también son los nobles que se preocupaban por traer la paz al reino.

No creo que esta situación le pille de sorpresa a la Reina Letizia porque a ella le colocamos desde el principio el papel de mala. La que ha ocupado el lugar que no le corresponde. La que habló por encima del príncipe. La que está demasiado delgada. La que está demasiado fibrada. La que tiene demasiadas operaciones de cirugía. La que va demasiado maquillada. La que no es cercana. La que es poco humana. La que ha decidido irse de vacaciones. La que sonríe poco. La mala madre. La mala nuera. La que crea malestar en la familia... Se nos da fatal hablar de las cosas que hacen bien las mujeres y fenomenal apalearlas en público desmereciendo sus méritos y criticando su cuerpo o su atuendo. Yo a la Reina Letizia la veo igual de metida en la mierda que a una mujer cualquiera. Lo fácil es atacarla. El reto reconocer la parte de nosotras que hay en ella. Esta "mala" nos está poniendo delante de la cara los fallos del sistema: si eres mujer debes cumplir a la perfección tu papel y lo hagas como lo hagas serás condenada a la hoguera.

Que levante la mano quien no haya tenido un rifirrafe con su familia. Quien no le haya girado la cara a algún familiar pesado o haya intentado zafarse de un abrazo en un momento dado. Que tire la primera piedra la que no haya sentido presión por su aspecto físico y por cumplir años. Algunas personas dicen que a los reyes y las reinas se les paga para no cometer fallos. A lo mejor nos estamos equivocando de diana y lo que tenemos que cuestionar es el concepto de monarquía y si tiene sentido hoy día. No se me ocurre peor tortura que pagarle a alguien por fingir no ser humano. Para una vez que la Reina, la Princesa y hasta la "emérita" nos descubren su lado más mundano les hacemos un escarnio. Quizás seamos peores quienes nos reímos sin hacer nada. Quizás ellas no sean tan malas, sino simplemente humanas.


https://www.huffingtonpost.es/yolanda-d ... s-homepage

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Lun 09 Abr, 2018 12:25 pm

El video viral de la Familia Real, ¿problema de protocolo?
By Carlos Fuente in Uncategorized

Ayer y hoy los medios de comunicación y las redes sociales han ardido a propósito de las imágenes difundidas por el diario El Mundo del supuesto “rifirrafe” entre la reina consorte Letizia Ortiz y la reina honorífica, Sofía de Grecia, al término de la Misa de Pascua en la Catedral de Palma de Mallorca, el pasado domingo. Motivos para la cobertura mediática y para generar, en consecuencia, millones de comentarios hay, pues no es habitual que estas cosas se produzcan, al menos en público. Y las imágenes son las que son. En un análisis superficial, los ciudadanos se han quedado con la imagen de una madre que dificulta la fotografía de una abuela con sus nietas a la salida de misa.
Entendemos ese posicionamiento (aunque no lo compartimos), pero es nuestra obligación como profesionales de protocolo ir más allá, y no quedarse con la “anécdota” (¿puedo llamarlo así?), que en mi modesta opinión no cuestiona las normales relaciones de las “reinas”.

Pienso que, desde el máximo respeto, admiración y reconocimiento por ambas personalidades, la Reina Honorífica se equivoca al no seguir el protocolo que en ese preciso momento era necesario observar y empeñarse, además, en hacerse un posada con sus nietas en un lugar que no es el adecuado, ni el oportuno. Y considero que quizá la Reina Consorte, ante un hecho consumado, pudiera haber evitado convertir en noticia mundial algo que nadie hubiera notado.

No quiero entrar en consideraciones de si existen o no relaciones buenas, malas o regulares, pues sencillamente las desconozco, y por lo visto en el video no puedo dedir absolutamente nada, más allá de un mero “incidente” que puede ocurrir en el seno de cualquier familia (aunque es evidente que la Familia Real no es una familia cualquiera). Vayamos más allá de lo que se ve y en mi condición de conocedor de la materia, quisiera analizarlo desde el punto de vista protocolario, que es en mi modesta opinión, donde está el origen de esta situación.
Soy consciente de que mucha gente me criticará por no entender el derecho de una “abuela a hacerse una fotografía con sus nietas a la salida de misa” o por no condenar un posible exceso de celo en la observancia protocolaria por parte de la madre de la Princesa de Asturias, Leonor, y de su hermana, la infanta Sofía, o simplemente por entender a una persona que no es del agrado de algunos. Soy consciente, pero no voy a renunciar al análisis técnico-protocolario como hago habitualmente en este blog

Tradición y costumbre

Por tradición y costumbre, acude cada año a la Misa de Pascua en la Catedral de Palma de Mallorca, y suele ser el momento de la foto anual de sus miembros, en la actualidad reducida a seis personas (citados por orden de precedencia, de acuerdo a la normativa vigente): Felipe VI, Letizia Ortiz, Leonor de Borbón, Sofía de Borbón, Juan Carlos I y Sofía de Grecia. Cuando Juan Carlos I era rey titular, la Familia Real era más amplia y concurrían más miembros, y ha sido en su etapa un buen medidor del “estado de la cuestión”.
Se sumó Marichalar, luego desapareció tras el divorcio; Urdangarín, más tarde apartado por sus procesos judiciales; se unió Letizia como Princesa, luegos sus hijas, etc. De alguna forma, era el “momento referencia” para los medios de comunicación y, en consecuencia, se convirtió en una obligada fotografía.


El protocolo que se ha venido siguiendo para la salida de la Familia Real del templo catedralicio camino del lugar señalado para la foto, pasa por la aplicación del correcto orden de precedencias, de tal manera que los primeros que han de salir por la puerta principal son los Reyes, seguidos de sus hijas y finalmente de los Reyes honoríficos. En ese orden se dirigen tras la misa hacia el lugar fijado para la realización de la fotografía, donde esperan los medios acreditados.
Sin embargo, por razones que desconocemos, se descompone esta tradicional salida. En ello influye, además, la decisión de la Reina Honorífica de realizar dentro del templo una fotografía a solas con sus dos nietas. No se hizo porque la Reina Consorte, entró en la escena y la imagen no pudo ser captada. No soy quién para juzgar si hay intencionalidad o no en evitar la foto, pero en cualquier caso, Sofía de Grecia, persona muy valorada y con gran oficio en la materia, sabe perfectamente que no puede abrazar a sus dos nietas y pedir una instantánea (nunca lo ha hecho en un acto público así).
Por su oficio sabe que es tiempo de seguir las pautas establecidas (que ella siempre ha cuidado), y en respetar mientras dure el evento la relevancia del Jefe del Estado (su hijo Felipe VI) y su esposa e hijas. No debió intentar hacer la foto (tiempo tendría más adelante y, además, ¿qué sentido tiene hacerla en ese momento en el que evidentemente “no toca”?). Debió esperar a la salida ordenada de la Familia Real y tras su reagrupamiento hacer la fotografía oficial prevista. Ya en privado que haga lo que considere oportuno para su álbum personal. En cualquier caso, de haberse respetado el orden protocolario seguramente no se hubiera producido la “anécdota” (si se me permite seguir llamándola así).


Foto dentro del templo

[b]Por otra parte, me ha sorprendido mucho que la propia Reina Honorífica intente realizar una fotografía de tono estrictamente familiar, dentro del propio recinto, saliendo de un oficio religioso al que acude en su condición de Reina Honorífica, como puede acreditarse por el tratamiento protocolario dispensado por los máximos responsables del clero mallorquín.

No acude como abuela, aunque lo sea. Me ha sorprendido porque en una ceremonia religiosa como ésta la Familia Real ha tenido siempre el máximo respeto y ha evitado realizar fotografías de índole familiar en el interior del templo en situaciones públicas.
Insistir en la foto cuando obviamente no correspondía nos ha sorprendido, insisto, en una señora que siempre ha destacado no sólo por su afabilidad y cercanía, sino por su rectitud en la observancia protocolaria.


Pero hecha ya la intencionalidad, la entrada en escena de la Reina Letizia complica la situación, convierte en oro un video que probablemente no tenía valor alguno y que terminaría por viralizarse. No es por disculpar a nadie, pero estar ahí y tomar decisiones cuando se está modificando un protocolo que va perjudicar claramente al rey Felipe VI (que es quien debe darse el máximo protagonismo junto a su familia más próxima), no debe ser nada fácil. Tampoco entiendo el (permítase la expresión) “empecinamiento” de la Reina Madre en volver a intentar la fotografía en el exterior cuando el rey Felipe VI aún no había salido. ¿Por qué? ¿No había tiempo después o en la intimidad

Frontera entre lo institucional y lo personal

En fin, el tema es delicado como ha podido observarse en los medios y en los comentarios de periodistas, políticos y ciudadanos, cada uno con sus criterios y primeras impresiones, pero es evidente que el protocolo en estos casos debe observarse porque está en juego la imagen general de la Familia Real en momentos muy delicados. Claro, el “¿por qué de la foto pretendida por la Reina Honorífica?” cuando no correspondía y la entrada en cámara de la Reina Consorte no ha hecho más que disparar los comentarios acerca de un posible mal estado de las relaciones personales.
No sé si son buena o malas como apuntaba antes, pero sí puedo decir que me ha sorprendido mucho la actuación de una Reina muy respetada y querida que en ese momento no ejercía de abuela (aunque lo sea), sino de esposa del que fuera Rey o en cualquier caso de madre del que es Rey. Separar esa frontera es esencial para tratar de analizar técnicamente de forma correcta lo ocurrido y no concluir en frases o comentarios o posicionamientos que probablemente no se correspondan con la realidad.


Daño al estilo moderno de la Corona

El esfuerzo que Felipe VI está haciendo por acabar con vicios cortesanos, con los continuos y agobiantes seguimientos de “prensa glamourosa”, no merece estas imágenes, y menos algunos comentarios que hemos escuchado.
A cada uno le puede gustar más una persona que otra, pero esto no es un duelo de imagen personal.
Estamos hablando de la Familia Real, cuyo Jefe (de Casa Real) es el rey Felipe VI. Un comentario de una conocida periodista en televisión esta mañana me parece fuera de lugar, pero reproduzco porque la he oído este día por decenas: “Letizia va a tener muy complicado superar la imagen de impedir a la abuela hacer la foto con sus nietas”. La periodista, antes de esa afirmación, debería explicar el protocolo y costumbre que sigue la Familia Real en los eventos públicos (por cierto cada vez más llano, sencillo y próximo) y seguramente ayudaría a que quienes le oigan a tener mejores criterios y no fomentar comentarios facilones y algunos injustos.
[b]
[b]Estoy convencido que la Reina Consorte Letizia Ortiz no trató de impedir la foto –si era esa su intención, que no lo sé- por motivos diferentes a los protocolarios, ni tan siquiera por iniciativa propia. Pero es cierto que el empeño de la reina Sofía ha hecho un flaco favor a su propio hijo Felipe, que tanto esfuerzo está haciendo por liderar una Corona al estilo moderno sin renunciar a su obligado papel de Jefe del Estado, que en tal condición acudió a la ceremonia religiosa.


http://carlosfuente.es/2018/04/video-vi ... protocolo/

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Lun 09 Abr, 2018 3:50 pm


Crónica Rosa: La "reconciliación" de Letizia y Sofía
Federico comenta toda la actualidad del corazón con Beatriz Cortázar, Rosa Belmonte y Emilia Landaluce.

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Lun 09 Abr, 2018 7:06 pm

VANITATIS



Luis Medina apoya a la reina Letizia: "El papel de doña Sofía es estar en segundo lugar"

No todos los vips se han posicionado a favor de la Reina emérita, el hijo de Naty Abascal se pone del lado de la mujer de Felipe VI en esta inesperada crisis monárquica


El desencuentro entre las reinas Letizia y Sofía al finalizar la misa de Pascua en la catedral de Palma se ha convertido en uno de los asuntos con una gran repercusión mediática nacional e internacional. Personajes conocidos han opinado en sus cuentas sobre el vídeo que muestra la mala relación entre la consorte y la madre de don Felipe.

La mayoría de las opiniones y comentarios en las redes sociales son favorables a la Reina emérita y cargan contra la actitud de doña Letizia. El empresario Luis Medina, hijo de Naty Abascal, nieto de la duquesa de Medinaceli y conocedor de lo que significa el protocolo ha visto el vídeo. Asegura que “me da mucha pena y creo que no le hace bien a la monarquía”.
Al preguntar si en realidad a quien no beneficia es a doña Letizia, Medina es muy claro en su respuesta. “Guste o no, doña Letizia es nuestra Reina y lo va a seguir siendo. Es a la que hay que hacer caso. Doña Sofía lo fue y ahora es emérita. Considero que su papel es estar en segundo lugar. Si doña Letizia no quiere que en ese momento se fotografíe a las niñas, lo tiene que aceptar. Ella es la titular y por lo tanto marca los tiempos. Si dice que no, es que no. Ya habrá otro momento”.

"Lo fácil es ir a por Letizia"
Luis Medina añade que “con esto no quiero decir que me parezca bien el gesto de la Reina, que es muy poco acertado, pero hay que ser objetivo con la situación. Doña Letizia no tiene a la opinión pública a su favor y lo fácil es ir a por ella. Las críticas en este caso me parecen poco equilibradas y habría que hacer una evaluación más justa". Respecto a la Princesa de Asturias, considera que “en cualquier caso es lo de menos. Si la madre marca unas pautas, es a ella a quien hay que hacer caso”.
También señala que el protocolo quien lo marca y decide “son los Reyes. Lo que ahora puede parecer raro con el tiempo cambia. Y pongo un ejemplo, la reina Victoria Eugenia fue la primera que se convirtió en imagen de una marca como era la crema Pons. Y después su lugar los ocupó María de Rumanía. ¿Estaban las dos fuera del protocolo? Pues no, porque eran ellas las que lo marcaban”.

El nieto de la duquesa de Medinaceli espera que este lío entre Reinas no tenga más trayectoria futura y acabe aqui

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Lun 09 Abr, 2018 7:15 pm

EL MUNDO

Lo que aprendió Leonor

RAFA LATORRE
6 ABR. 2018 03:07


Esta siendo, seguro, una experiencia desagradable pero puede que sirva para que la princesa Leonor aprenda algunas lecciones interesantes. Que el tiempo es elástico, no sólo para los monarcas sino para todos, y que 30 segundos pueden durar días, incluso meses. Siempre, en los casos más dramáticos.

A la princesa le ha tocado crecer en una España en permanente estado de opinión. Una perpetua regurgitación interpretativa capaz de ocupar con cualquier presunción horas de tertulia, millones de teras en trinos, cejijuntos editoriales a cámara, encuestas acientíficas. ¿Pedro Sánchez se limpió la mano -a que ya no se acordaban- tras saludar a un negro? ¿La madre limpió el beso de una abuela de la frente de la nieta?
El hecho ya no vale nada para el periodismo, el nuevo dios es la especulación. Nadie sabe, y mejor para el show que así sea. Ninguno de los antepasados de Leonor se habrá sometido a esta servidumbre tortuosa de escuchar el chismorreo en toda su pureza, sin que haya pasado por la depuradora de los medios. Poner el oído y escucharlos a ellos, que la conocen y a los que no conoce.
Para su alivio, pronto habrá aprendido también que la memoria nunca fue tan frágil porque nunca fue tan sentimental y que el fulgor del escándalo es ahora más brillante pero también se extingue antes.
Fíjese si no, Doña Leonor, en cómo los medios andan ahora compadeciéndose de su abuelo Don Juan Carlos: qué bochorno habrá pasado, pobre hombre, asistir a un espectáculo tan denigrante para la imagen de la Corona, él que tanto ha... ¡Don Juan Carlos! Como lágrimas en la lluvia.
Durante estos días de pesadumbre en palacio, la princesa también habrá aprendido que hay colectivos intocables, y a ellos no pertenecen las reinas, no, sino las abuelas, los enfermos, las víctimas o los atléticos.
La síntesis de todos es el Pueblo, del cual nada conocemos excepto que nunca se equivoca.

Ésta es quizás la lección más difícil de asumir pero ella tiene el ejemplo de su madre para recordársela siempre. El Pueblo quiso una reina plebeya y cuando la tuvo, jamás le perdonó que lo fuera. Hasta el punto descarnado de que cabe sospechar -yo también me lanzo a la especulación, que hay que ganarse la vida- que quiso a una reina plebeya precisamente para no perdonárselo jamás.
El Pueblo es una trituradora de almas y Su Alteza, que tantos privilegios disfruta, debería ir renunciando a cualquier tipo de misericordia porque si es demasiado lista pagará como si fuera demasiado tonta, que el sino de una princesa es ser siempre demasiado. De lo que sea.

EM OPINION

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Lun 09 Abr, 2018 8:46 pm

Hay que ve qué trabajos os manda el Señor, Majestad. No sólo teneis que abrir la portezuela del automóvil a la bruja de vuestra madre política, sino que además os veis obligada a colgar todos estos kilométricos rollos patateros, que no convencen ni al que los escribió, empleando el seudónimo de Invitada.
Me da a mí que habéis sacado el título de Periodismo por el mismo procedimiento que Cifu su máster, porque se ve a la legua que no tenéis ni idea de lo que es la comunicación persuasiva.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Lun 09 Abr, 2018 11:23 pm

Invitada = Queen Letys ... ???? :shock: :sherlock

Spoiler:
Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Lun 09 Abr, 2018 11:54 pm



Esa es la Letizia autentica entregada a la causa y al servicio de España la de ahora no sabemos quien sera ... ha habido un cambiazo :roll:

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Mar 10 Abr, 2018 11:30 am

"Yo defiendo a Letizia"



Todas las familias felices se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera. No voy a decir que Letizia sea nuestra Ana Karenina, ojalá, qué grandes momentos nos regalaría. Pero el inicio de esa gran novela, con el que han arrancado estas líneas, resume como pocos el drama que se ha liado con el famoso vídeo del rifirrafe entre la reina y Doña Sofía en la Misa de Pascua en Palma.

Estamos acostumbrados a perdonar a los hombres de la realeza, a reyes cazadores de elefantes y a yernos reales condenados a cárcel por corrupción, pero somos incapaces de disculpar nada que venga de ella, de Letizia, esa mujer que siempre, haga lo que haga, consigue poner en jaque a la monarquía. Esta vez, con apenas unos segundos de imágenes, ha conseguido quitarnos por fin el velo. Nos ha recordado que eso que vemos ahí no es más que una Real familia infeliz.


Letizia no tiene quién la defienda. Lo suyo, más que un reinado, es una salida continua a los leones. La odian por su carácter seco y su perfeccionismo, por su ropa, por su cara, por intentar reinar desde su propia personalidad, sin renunciar a sí misma entre el protocolo y La Zarzuela.
Aceptamos que un rey sea campechano (cercano, dicen porque es hombre; vulgar, si fuera mujer) como Don Juan Carlos, a pesar de sus salidas de tono y de sus desplantes a Doña Sofía; a pesar de sus amantes y de sus amistades corruptas.
A las reinas, sin embargo, las queremos siempre en segundo plano, como la emérita, siempre difuminada entre su familia numerosa, desenfocada en el trono, obligada a besar en público la frente de su marido infiel. Acostumbrada a la obediencia desde la cuna.


Letizia, la Reina plebeya, quiere salvar la monarquía con todas sus fuerzas, lo desea con todos los átomos de su ser. Hace tiempo que olvidó su republicanismo pasado, ahora quiere que la institución perdure. Pero es lista y sabe que su supervivencia, a la larga, sólo será posible si se reinventan.

Ya no pueden vivir de las rentas que tantas décadas salvaron a Don Juan Carlos, el Rey inmune por salvar la democracia. Eso ya no basta para defender su existencia. Letizia sabe que, para que su hija reine, tienen que quitarse la caspa. Sabe que en 2018, el año del 8M y del Me Too, una reina no debe renunciar a sí misma, ni ser sumisa ni complaciente. En 2018, una reina debe reivindicarse, justo lo que hace Letizia.

De las mujeres esperan que seamos simpáticas y agradables, dóciles y maleables. Así son las de la familia del rey Felipe VI: inofensivas y dicharacheras como Elena; 'infatuadas' y mansas como Cristina; desenfocadas y contenidas como Sofía. Letizia no es nada de eso ni quiere serlo. Y por eso la odian.

La insultan, la llaman hasta maltratadora. No hay techo para odiar a Letizia. A ella, trabajadora, disciplinada y perfeccionista, la han llegado a llamar hasta vaga.
Que no quiere trabajar las 24 horas del día, dicen, cómo se le ocurre a una reina querer descansar de la exposición pública. Aunque no sé muy bien dónde ven a esa reina perezosa. Entendería que hubieran tachado de holgazán al rey Juan Carlos cuando se fue de vacaciones a cazar elefantes, justo cuando acababa de pasar una semana de asueto en Palma. Eso son 15 días de descanso a todo lujo en plena crisis económica y laboral española. Nadie lo llamó vago. Tuvo que pedir disculpas, aquel famoso "lo siento mucho, no volverá a suceder", por haber disparado a un paquidermo. Pero no por vago.


A Letizia la llaman vaga hasta cuando se esfuerza en hacer bien su trabajo. En el vídeo de la Misa de Pascua en Palma, la vemos emperrándose en que doña Sofía siga el protocolo. La reina emérita sabe perfectamente cuál es el orden a seguir y, por algún misterioso motivo, quiere saltárselo. Yo me pregunto qué dirá entre
susurros Doña Sofía, la mujer contenida, para que prenda así la mecha de su nuera.


Me pregunto qué clase de abuela será, para que su nieta se aleje de ella.
Dar por sentado que todos los abuelos y abuelas son panes de dios es otro de los tópicos con los que se ha cebado el famoso vídeo.
Como si los abuelos fueran una especie aparte en la que sólo hay seres amorosos y bondadosos. Una excusa más para que Letizia sea la perra del infierno que quieren que sea, para poder seguir insultándola. La madre tiene aleccionadas a sus hijas, dicen, para que no quieran a su abuela.
Las tiene poco menos que alienadas. Como suele ocurrir en estos casos, la mala es ella, el resto son unos santos. Y volvemos a quitar el foco de lo importante: lo que nos dicen los niños. Nunca los escuchamos. En este caso, Leonor, cría antes que futura reina, nos cuenta su versión mientras quita dos veces el brazo distante de su abuela. Mientras mira a su madre con amor.


https://www.harpersbazaar.com/es/cultur ... a-defensa/

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Mar 10 Abr, 2018 4:01 pm

Es inútil, Majestad, no os ha llamado Dios por el camino de la propaganda convincente. Abandonad todo fingimiento, renunciad a ese plebeyo apodo que utilizáis para colgar interminables artículos de prensa carentes de la menor credibilidad, y que a lo único que invita es al cachondeo (el apodo y los artículos).
Podréis llamaros Majestad -de momento, ya vendrán las oscuras golondrinas- pero lo que no podéis llamaros es Graciosa, y mucho menos Serenísima, ya que perdéis la
serenidad con gran frecuencia.
Ay Letizia, que me parece que te vas a quedar compuesta y sin trono, sin dinero y sin hacer siempre lo que quieres.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 18595
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Assia » Mié 11 Abr, 2018 12:31 am

Con respeto Invitada, si como dice ese articulo Letizia quiere ''salvar la monarquia...'' Letizia fue obligada a ser de taxita de su suegra. A mi, solo me abre la puerta de 1 taxi el taxista y si viajo en el coche de 1 familiar, yo solita me abro la puerta para salir del coche. Vaya espectaculo ridiculo al que obligaron a Letizia de ser al taxista de su suegra.
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Re: Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Jue 12 Abr, 2018 7:30 pm

Assia escribió:Con respeto Invitada, si como dice ese articulo Letizia quiere ''salvar la monarquia...'' Letizia fue obligada a ser de taxita de su suegra. A mi, solo me abre la puerta de 1 taxi el taxista y si viajo en el coche de 1 familiar, yo solita me abro la puerta para salir del coche. Vaya espectaculo ridiculo al que obligaron a Letizia de ser al taxista de su suegra.
Assia



menos mal que no ha amputado la mano de Sofi, con un portazo de puerta..




Volver a “La Casa Real”