Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 26 Dic, 2020 8:02 pm

Imagen

Crece con fuerza el apoyo a la Monarquía pero la mayoría quiere que Juan Carlos deje de ser Emérito

El mensaje de Navidad del Rey Felipe VI consolida el vuelco a favor del actual modelo de Estado, tras un 2020 en el que llegó a haber más republicanos.


La percepción y el apoyo a la Corona en España están siguiendo una curva inversamente proporcional a la virulencia de las campañas en su contra que articulan medios y fuerzas políticas, incluso desde dentro del Gobierno. Pasado en 2020 su peor año desde la restauración de la Monarquía, los últimos sondeos vuelven a colocar a Felipe VI en una posición cómoda.

Envuelta la Casa Real en los escándalos personales y financieros de Juan Carlos, en su salida de España y atacada desde una Vicepresidencia segunda beligerantemente republicana, la Monarquía resurge. Así se desprende de los datos de la última encuesta de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, que arrojan que si mañana hubiera un referéndum, el 66,9% de los españoles votarían por la Monarquía, frente al 28,3% que lo harían por la República.

Bajando a las cifras por recuerdo de voto, se aprecia que sólo entre los simpatizantes de Unidas Podemos hay una mayoría republicana abrumadora (80,7%), si bien dos de cada 10 votantes de Pablo Iglesias siguen prefiriendo la Monarquía. Además, en el partido mayoritario del Gobierno se aprecia una clara división de opiniones: a pesar de la cada vez más explícita reafirmación de "la tradición republicana del PSOE", aún hay un 45,1% de sus votantes que prefieren el actual modelo de Estado, frente al 51,1% que votaría república.

Imagen

Iglesias sí tiene razón en una cosa, y es que la Monarquía tiene un "apoyo abrumador" de las derechas, si así llamamos a todo el espectro que hay desde Ciudadanos hasta Vox. Los liberales votarían en un 86% por mantener la Monarquía constitucional, y los votantes del PP se confiesan monárquicos en lo más parecido a la unanimidad, con un 94,7%. Los seguidores de Vox favorables a la Corona también son abrumadores, con un 91,1%.


Encuesta récord

Nada más acabar el mensaje de Navidad de Felipe VI, y dada la importancia del discurso de este año, EL ESPAÑOL y SocioMétrica lanzaron una de las mayores encuestas realizadas hasta el momento, en tiempo récord. Se ha sondeado a más de 10.000 panelistas a través de internet y redes sociales, con población aleatoria en toda España y todos los segmentos sociodemográficos. Una encuesta realmente representativa de la opinión pública de todo el país.

Repasando los sondeos anteriores, en general, el Rey ha levantado su prestigio y la credibilidad, no sólo a nivel personal sino también institucional. No hay más que ver que cuando EL ESPAÑOL comenzó en julio a publicar las exclusivas sobre los manejos de Juan Carlos para esconder en Suiza el presunto regalo de 100 millones de dólares del monarca saudí, otra encuesta de SocioMétrica para este periódico reveló que en España llegó a haber más partidarios de la República (49,3%) que de la Monarquía (48,9%).

Aunque eso cambió radicalmente en un mes, tras el anuncio de la salida del Emérito de España, en agosto. El vuelco de los datos, que se convirtieron en un apoyo del 54,9% a la Corona frente al 40,8% a la República, arrojó una conclusión, que la confianza de los españoles en Felipe VI es muy notable.

Felipe VI vs. Juan Carlos I

Y es que es al actual Monarca a quien hay que atribuirle este vuelco en las preferencias de los españoles. Tres datos así lo atestiguan en este último sondeo de SocioMétrica.

El primero es evidente: hay casi un empate técnico, pero son más los españoles que quieren que Don Juan Carlos deje de ser Rey Emérito (47,7%) que los que desearían que mantuviera el título honorífico (45%). Teniendo en cuenta las demás cifras de apoyo a la Monarquía que arroja la encuesta, que son inequívocas, la conclusión evidente es que el padre de Don Felipe es el único y verdadero lastre de la institución monárquica.

Imagen

En el desglose por recuerdo de voto, de hecho, se detecta la única respuesta de todo el sondeo en la que las mayorías de los seguidores de Ciudadanos no coinciden en su valoración con las del Partido Popular y Vox.

En esta cuestión del castigo ético Juan Carlos, los votantes liberales creen en un 47,6% que debe dejar de ser Rey Emérito (frente a un 40,9% que no). Tres cuartas partes de los populares y casi lo mismo entre los seguidores de la derecha radical defienden incluso en este punto al padre de Felipe VI.

Imagen

Queda aún más claro el crédito personal que los españoles le otorgan a Don Felipe en las diferentes evaluaciones que hacen los encuestados cuando son preguntados por la nota que le dan al papel hecho por la Monarquía Española a lo largo de estos más de 40 años, y cuando la cuestión es la misma pero se centra específicamente en Felipe VI.

Aunque en el primer caso, el aprobado es muy alto, con un 69,1% de los encuestados, la nota sube preguntando por Don Felipe, y llega al 72,7% de aprobados.

Imagen

La tercera y más evidente clave está en la visión de los votantes del PSOE. Los seguidores del presidente del Gobierno han entendido el mensaje de Pedro Sánchez, comprometido con la Monarquía parlamentaria que encarna Felipe VI. Y es que sí suspenden a Juan Carlos I (49,8%, frente a un 46,2% de aprobados) y sin embargo apoyan con decisión a su hijo. El Rey actual, por el contrario, recibe un 63% de notas positivas que más duplican al 30,1% de negativas.

Avatar de Usuario
Maria Concepcion

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Maria Concepcion » Mar 19 Ene, 2021 6:14 pm


Sergio Vila-Sanjuán: "El Rey Felipe VI debería mirar a Reino Unido para salvar la Monarquía"

El escritor catalán, autor de 'Por qué soy monárquico', habla en esta entrevista sobre la Monarquía, sus fortalezas y sus debilidades.


Imagen

12 JAN 2021

La Monarquía Española ha vivido momentos de esplendor, pero también enormes crisis. La abdicación de Juan Carlos I sirvió para aliviar parte de los problemas, pero el reinado de Felipe VI no solo no ha sido tranquilo, sino que ha estado lleno de preocupaciones para un Monarca que tiene que lidiar con un pasado comprometedor, un presente complicado y que debe afrontar un futuro poco claro. Sin embargo, la Monarquía en España no está agotada. Al compromiso del Gobierno de Pedro Sánchez, o al menos de la parte socialista, con la Corona y con Felipe VI, se le unen muchos españoles que son partidarios de una Monarquía Parlamentaria. Puede que la Monarquía en España no despierte la misma simpatía que en otros países en los que la Corona está más asentada, pero todavía tiene adeptos. Uno de ellos es Sergio Vila-Sanjuán, escritor y Premio Nacional de Periodismo Cultural 2020, que se ha lanzado a escribir 'Por qué soy monárquico' para defender por qué apoya a la Institución en general y a Felipe VI en particular. Sobre el libro y sobre Monarquía hemos hablado con el escritor catalán en una entrevista en la que se aborda el pasado, el presente y el futuro.

Bekia: ¿Por qué ser monárquico en general y por qué ser monárquico en España?

Sergio Vila-Sanjuán: Yo estoy a favor de las monarquías democráticas y constitucionales europeas. Primero porque en el ranking de los países con más calidad democrática del mundo de The Economist 10 de 15 son monarquías constitucionales. Países como Reino Unido, Suecia, Dinamarca o como Holanda tienen en común que son sociedades muy desarrolladas, pero que valoran mucho su historia y su tradición. De alguna forma, la monarquía sirve para hacer esta conexión entre lo más tradicional, lo más ceremonioso, las grandes instituciones y el mundo moderno, el mundo de vanguardia. En el caso de España yo creo que la monarquía es interesante y útil porque da estabilidad al país. En los últimos 40 años ha favorecido el desarrollo español. Bajo el manto de la monarquía, España ha entrado en la Unión Europea y en la OTAN y además la actual monarquía española surge de un momento de consenso que es la Constitución de 1978 y ha sido revalorado democráticamente en el Congreso en la Ley de Sucesión de 2014, por lo tanto es una Monarquía democrática.

B: ¿Crees que es un estigma decir que se es monárquico en España?

S.V.S: No, lo que creo es que en estos momentos hay un debate. Durante 30 años, la monarquía no se ponía en cuestión porque funcionaba bien. Todo el mundo estaba de acuerdo, incluso los republicanos decían: 'bueno, no vamos a entrar en esta batalla porque en estos momentos no vale la pena'. Había un consenso general sobre que la monarquía de Juan Carlos I funcionaba. Lo que ha pasado en los últimos 10 años es que coincidiendo también con la crisis económica, algunos grupos políticos han puesto en cuestión la institución monárquica y por otro lado Juan Carlos I acabó su reinado con unos comportamientos que como mínimo parecen un poco discutibles a raíz de la famosa cacería de Botsuana con Corinna Larsen que no han ayudado a dar buena imagen de la monarquía, sino todo lo contrario. Todo esto ha llevado a un cierto debate sobre la monarquía a pesar de que yo creo que el sucesor de Juan Carlos I, Felipe VI, ha cumplido muy bien su trabajo, ha estado donde tenía que estar, y de alguna forma vuelve a dar una imagen muy buena y muy positiva de la Institución.

B: ¿Debería haber un referéndum?

S.V.S: Creo que no porque los referéndums los carga el diablo. Mira el Brexit. Los referéndums obligan a la gente a polarizarse y a tomar decisiones que muchas veces se hacen muy en caliente y permiten vehicular malos humores relativos a otras situaciones. Yo creo que cualquier modificación de la Constitución y un referéndum sobre la monarquía lo sería, tendría que pasar por los preceptivos trámites. Hay un proceso establecido para modificar la Constitución que es garantista porque lógicamente las altas instituciones del Estado se tienen que proteger para evitar tentaciones de cambiarlas de un día para otro. Son cosas que ha costado mucho edificar y para cambiarlas hay que hacerlo con bastante prudencia.

Imagen
El Rey Felipe y la Reina Isabel, muy sonrientes en la cena de gala en honor a los Reyes de España en Buckingham Palace

B: ¿Qué puede hacer Felipe VI para proteger su reinado y salvar la Monarquía?

S.V.S: Tenemos que mirar a Reino Unido. La monarquía británica ha pasado por varias crisis, algunas muy fuertes como la abdicación de Eduardo VIII para casarse con Wallis Simpson o la muerte de Lady Di con todo lo que trajo de mala imagen para Isabel II. Ha tenido crisis fuertes y las ha superado porque en el país ven que es una institución rentable que genera buena imagen, incluso turismo. En España, Felipe VI está haciendo lo que le toca. En la pandemia ha estado muy en contacto con todos los colectivos, con gente que lo estaba pasando mal. En los dos funerales que ha habido, el de Estado y el religioso, todo el mundo ha coincidido en que de alguna forma el rostro visible fuera el del Rey y el de la Princesa de Asturias porque son rostros no partidistas y no sectarios en los que todo el mundo puede estar de acuerdo y en los que el ciudadano puede reconocer un símbolo del país. Yo creo que Felipe VI lo que tiene que hacer es seguir trabajando bien como está haciendo y esperar a que las aguas se remansen y que de alguna forma la monarquía vuelva a entrar en el funcionamiento diario positivo de España.

B: Hablas de un rostro apartidista. ¿Crees que la derecha se ha intentado apropiar de la figura del Rey y de la Monarquía?

S.V.S: No, del Rey no se puede apropiar nadie. El Rey está por encima de los partidos. Que tengan sus partidarios en un partido o en otro es positivo. La derecha lo ha defendido, pero el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y sus ministros socialistas también han mostrado claramente su compromiso con la monarquía. No se puede decir bajo ningún concepto que la derecha se ha apropiado del Rey porque la monarquía es de la derecha y de la izquierda, es de toda la sociedad española.

B: ¿Quién crees que es el mejor aliado político de Felipe VI y de la Corona?

S.V.S: El mejor aliado de la Corona es su propio comportamiento y yo creo que la sociedad española. Con motivo de este debate se han alzado voces del mundo de la empresa o de la cultura con testimonios a favor de la monarquía porque en los primeros años en los que ha habido este debate hemos visto sobre todo críticas. Ha terminado produciéndose una reacción desde sectores de la sociedad, desde la politología y desde el derecho diciendo que esta monarquía española que tan bien nos ayudó a hacer la transición del franquismo a la Democracia es una institución válida y que tenemos que mantener. Hay un movimiento en la sociedad de gente que está exponiendo sus argumentos a favor de la Institución.

Imagen

B: ¿En qué debería mejorar la Corona y en qué es un ejemplo?

S.V.S: Es un ejemplo en los aspectos sociales y culturales, algo que explico bastante en el libro. Todo el mundo de la cultura a través de las Fundaciones Princesa de Asturias y Princesa de Girona han servido para que la monarquía se conecte con representantes de la creación, del arte, de la literatura, del cine, de la historia o de la filosofía, con gente muy puntera. Es una de las cosas que dan buena imagen. En cuanto a mejorar habría que pulir un poco estos portales de transparencia en el futuro para que todo el mundo sepa muy bien cómo son las economías de la Casa Real y de todos sus integrantes. De todas formas, la Casa Real es una de las más baratas para el contribuyente de Europa. Su presupuesto es la cuarta parte del de la británica por ejemplo.


B: ¿Debería volver el Rey Juan Carlos a España o exiliarse definitivamente?

S.V.S: Lo que tiene que hacer es mantener un perfil muy bajo para no crear tensión con el actual Monarca y a mí me parece bien que esté fuera de España pero siempre disponible para que si en algún momento le llama la Justicia se persone y cumpla con sus obligaciones como ciudadano. No ganaríamos mucho con que él estuviera aquí. Con el Rey Juan Carlos van saliendo filtraciones una detrás de otra de una situación muy enrevesada que hay de por medio un policía encausado y encarcelado que se llama Villarejo y que cuesta un poco hacerse una idea clara de qué ha pasado en este caso. No son noticias nada agradables para el mundo monárquico.

B: ¿Debería acotarse la inviolabilidad del Rey a sus actos como Jefe del Estado o directamente eliminarse?

S.V.S: En la mayoría de países los Jefes de Estado tienen una figura de este estilo porque si no lo proteges de alguna manera pones muy fácil que personas o grupos adversos impidan un funcionamiento normal a base de denuncias o de querellas. Todas las legislaciones de países desarrollados contemplan algún tipo de protección al Jefe de Estado. Esto es normal.


B: ¿Se equivocó Felipe VI con su discurso del 3 de octubre de 2017 sobre Catalunya?


S.V.S: Era un momento difícil. En su día se dijo que había estado antipático y que además no había hablado en catalán, pero si hoy día lees ese discurso el mensaje que da es muy sensato y muy correcto. En Catalunya hay una serie de dirigentes políticos que se están saltando la ley, esto no puede ser, hay que volver a la legalidad porque cualquier diálogo político sobre cualquier posición es factible, pero dentro de la ley. Eso por un lado. Por otro, en su discurso, el Rey lanza un mensaje a los catalanes no partidarios del movimiento independentista y les dice que el Estado les va a cobijar y no va a permitir que la ley se vulnere. Creo que son las dos cosas que le tocaban porque el Rey, constitucionalmente es símbolo de la unidad del Estado. En vista de lo que estaba pasando en Catalunya no se iba a aplaudir. Su toma de posición es simplemente una llamada a restablecer la ley.


B: ¿Cómo son Don Felipe y Doña Letizia en las distancias cortas?

S.V.S: Les he conocido en distintos actos. Él me parece una persona por un lado seria y por otro lado bastante cálida. Es muy atento y muy rápido. Ella es una persona muy culta, muy cinéfila y como aparece en tantas películas sobre la monarquía, me parece admirable cómo llevan estas agendas cargadas que empiezan con actos a las 09:00 horas y acaban a las 22:00 horas, estrechando centenares de manos y estar de pie horas y horas. Es un cargo bello y con carga histórica, pero también sacrificado en el plano cotidiano.


B: Se habla del Rey Juan Carlos como heredero de Franco. ¿Había otra opción para la restauración de la Monarquía?

S.V.S: No se puede hacer contrahistoria, esa fue la que salió y es la que tenemos. Otra opción hubiera sido si Franco hubiera caído antes, que hubiera subido al trono Don Juan de Borbón, pero era muy difícil. Esa fue una opción que permitió hacer la Transición con el consenso de quien tenía entonces el poder y también de la oposición. Todo el mundo tuvo que ceder, pero fue una opción que salió bien, porque cuando el Rey Juan Carlos tomó posesión hizo lo que históricamente le tocaba, que era desmontar la estructura autoritaria del franquismo.

B: Conocemos los puntos fuertes de la Transición, pero analizándola con distancia, ¿qué fallos le encuentras?

S.V.S: Fallos todos los que quieras, pero yo cito una reflexión de Jorge Semprún, que fue Ministro de Cultura, y dice que fue una transición de terciopelo, como la revolución checa, porque tuvo que hacerse con un poco de amnesia por parte de todo el mundo porque la Guerra Civil todavía estaba muy presente. Estaba presente en vencedores y en vencidos y si todos los integrantes no hubieran hecho ese poco de amnesia y no hubieran intentado olvidar un poco el pasado, con la parte injusta que tiene sobre todo para los vencidos, eso del pasado se hubiera puesto sobre la proyección de futuro. Todo el mundo tuvo que ser generoso, especialmente los que representaban a los vencidos, y aceptó en aquel momento no poner en la picota una serie de personajes o de figuras para permitir que la Transición se pudiera hacer de forma eficaz.

B: Yendo muchos años más para atrás... En el libro realizas un repaso bastante positivo de Alfonso XIII, que ha sido un rey bastante denostado. ¿Consideras que fue un buen rey?

S.V.S: Fue un rey con muchas luces y muchas sombras. En sus primeros 20 años de reinado es un monarca con intención reformista que tiene sobre tres primeros ministros que modernizan la sociedad española que son Antonio Maura, Canalejas y Eduardo Dato, estos dos últimos mueren en atentados terroristas, lo cual ya explica que es una época con muchas tensiones. En ese periodo es un rey reformista que intenta mejorar la sociedad enfrentándose a problemas serios la guerra de Marruecos, que es una gran herida. En sus primeros años de reinado hace cosas buenas, porque además consigue la neutralidad española durante la I Guerra Mundial y en ese periodo hay un florecimiento de la cultura. Pero en cierto momento el Rey comete un error, que es el que le costará la Corona, que es aceptar que Primo de Rivera dé un golpe de estado y tome el poder. Al hacer esto el Rey vulnera la Constitución y esto es lo que le costará el reinado. Aunque él aceptó el golpe de estado para pacificar la sociedad y poner orden, da el poder a un militar autoritario que inmediatamente lo que hace es implantar una dictadura.
[

B: ¿Hubiera tenido otra opción Alfonso XIII en ese momento en vez de optar por la dictadura? ¿Qué podría haber hecho?

S.V.S: Lo que podría haber hecho según apuntan algunos historiadores es plantear en las Cortes la cesión de poder a Primo de Rivera. Si las Cortes hubieran convalidado que Alfonso XIII daba la Presidencia del Gobierno a Primo de Rivera, no hubiera violado la Constitución, con lo cual hubiera podido hacer un periodo autoritario, pero que no violara la Constitución. Es una posibilidad.



B: ¿Quién ha sido para ti el mejor Rey y quién el peor?

S.V.S: El mejor Rey de la historia de España es Carlos I, que es uno de los grandes formuladores de Europa, un hombre con una gran visión política, un hombre muy constructivo que crea muchas estructuras que han perdurado, que tutela el tema americano. Es la figura de un hombre prudente y sensato y es muy interesante porque es la que da la gran dimensión a España, a la unión de monarquías hispánicas. El peor probablemente sea Fernando VII, que fue un monarca frívolo, que perjuró, dijo una cosa e hizo otra, persiguió a los liberales. En fin, fue muy negativo Fernando VII.

B: ¿Cómo puede mantenerse la Monarquía en España?

S.V.S: Seguir trabajando día a día, trabajar bien, con seriedad por el país. La Monarquía lo que tiene es que imprime un poco de carácter y ritualidad a muchas actividades. Por eso la gente quiere que los Reyes inauguren cosas, estén presentes en sitios. A la sociedad le va bien tener unas figuras con este empaque. Creo que la Monarquía tiene que seguir trabajando día a día con seriedad y con mucha transparencia, porque en el mundo actual no se pueden hacer actividades opacas. El mundo actual es el mundo de la transparencia y la Monarquía tiene que intentar entrar en el universo de transparencia sin perder esa cierta magia, ese carácter ritual que es lo que le da el sentido.

https://amp.bekia.es/realeza/noticias/s ... monarquia/




Volver a “La Casa Real”