LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16953
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Assia » Mar 27 Sep, 2016 5:42 am

Gracias Invitado por colgarno esa noticia. Yo le he ojeado en EL MUNDO.
Saludos,
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Sab 08 Oct, 2016 2:45 pm

Imagen
A punto de que se conozca la sentencia del ‘caso Nóos’, la última sorpresa llega en formato de “triángulo social”. La juez del tribunal, Samantha Romero, sale desde hace unos meses con Xisco Cardona, amigo de Diego Torres, quien se alojó en su casa durante el juicio.


SAMANTHA ROMERO
LA JUEZ DE ‘NÓOS’ SALE CON UN AMIGO DE TORRES

La presidenta del tribunal que está a punto de dictar sentencia contra Diego Torres e Iñaki Urdangarin se ve desde hace meses con un ex cura compañero de instituto del socio del ex duque. Se alojó en su casa durante el juicio.

CONSUELO FONT


Una Infanta de España en el banquillo, el yerno del Rey en plena cuenta atrás para entrar en prisión, su socio disparando correos íntimos contra la monarquía, miembros de la cúpula de Casa Real imputados, la acusación popular de Manos Limpias bajo sospecha de chantajear a Don Juan Carlos... hasta aquí los bombazos que ha deparado día tras día el juicio por el escándalo Nóos, cuyos encausados principales son Iñaki Urdangarin y su ex socio Diego Torres, y que quedó visto para sentencia el pasado 22 de junio. Cuando ya nadie esperaba más sorpresas del "juicio del siglo", quedaba por asistir a la traca final en forma de inesperado triángulo, como digna guinda de este culebrón regio: la relación que mantiene desde este verano la juez que preside el tribunal, Samantha Romero, de 43 años, encargada nada menos que de redactar la sentencia, con Francisco (Xisco) Cardona Vidal, de 52, un sacerdote en vías de secularización que es como un hermano para Diego Torres.

Imagen
Samantha Romero, presidenta del tribunal que ha juzgado Nóos.

Hasta el punto de que el ex socio de Urdangarin se alojó en su domicilio del paseo marítimo de Palma mientras se celebró el juicio, e incluso fue durante una cena en su casa donde tuvo lugar la reconciliación entre Iñaki y Diego Torres, que rompieron en 2008, en presencia de sus respectivas esposas, la Infanta Cristina y Ana Tejeiro. Algo que, sin embargo, pone en tela de juicio el círculo cercano al ex socio de Urdangarin. "No hubo tal reconciliación como si se tratase de una película, todo fue más natural, se saludaron, se preguntaron por sus familias, algo normal, todo esto se ha desorbitado bastante" asegura a LOC un personaje muy vinculado a Torres.

La relación entre la juez Samantha Romero y el íntimo de Torres, que destapó hace unos días el diario Última Hora de Baleares, comenzó como una amistad pura y dura en el mes de marzo, cuando ya el juicio de Nóos llegaba casi a su ecuador, aunque parece que no fue hasta este verano, con el caso visto para sentencia, cuando surgió algo más. Un "algo más" que sus protagonistas tampoco se han preocupado mucho de esconder, ya que el citado periódico publicaba una foto de ambos en una boda, a la que, según se detalla, habían acudido como pareja.

Imagen
ESPERANDO UNA CONDENA CASI SEGURA
Iñaki Urdangarin espera angustiado la sentencia del juicio Nóos, prevista para este otoño, para ver en qué quedan esos 19 años y medio de cárcel que solicita el fiscal. En medios judiciales se da por seguro su ingreso en prisión. Si la Infanta Cristina y sus hijos permanecen en Ginebra, podría cumplir condena cerca de Vitoria, donde vive su madre, o en Barcelona, donde vive su hermana.


Se trataba del enlace de la aristócrata menorquina Mar Morgades de Olives. Y es que Francesc Cardona es un menorquín que ha seguido muy vinculado a su isla, donde conserva grandes y poderosos amigos, y donde desarrolló buena parte de su carrera eclesiástica llegando a desempeñar el cargo de vicario judicial.

Nacido en Mahón el 6 de junio de 1964, su amistad con Diego Torres, nacido también en la capital menorquina en mayo de 1965, data de la niñez, cuando acudían al mismo instituto, el Joan Ramis. Nadie podía sospechar que a ambos chavales el futuro les depararía destinos tan dispares, ya que Torres, que ambicionaba ser un empresario rico, dejó con 18 años su isla para afincarse en Barcelona, donde logró su sueño, aunque el precio sean esos 16 años y medio de cárcel que le solicita el fiscal.

Xisco por su parte sintió la llamada de la vocación y se hizo sacerdote. Formado en las universidades de Islas Baleares, Navarra y la Gregoriana de Roma, donde estudió Empresariales, Filosofía y Letras y Derecho canónico, compaginó la docencia como profesor de instituto con el sacerdocio. Ha sido párroco en varias iglesias menorquinas, como San Martí des Mercadal, donde se le recuerda como un religioso carismático, que además de dotar a la iglesia de órgano y renovar la red eléctrica, fundó el club parroquial. "Xisco se salía del molde típico de cura, le atraía navegar y montar a caballo, de hecho en las fiestas de Saint Joan de Ciudadela ha participado como caixer (jinete)", asegura uno de los miembros de su parroquia, que rememora: "Le gustaba el contacto de la gente y era muy coloquial, por ejemplo recuerdo una felicitación navideña donde decía 'que el amor condimente vuestros ágapes'. Era además un hombre culto que hablaba perfectamente inglés e italiano". Cualidades que pronto llamaron la atención de las autoridades eclesiásticas aupándole a una pujante carrera que inició en 2006 como notario eclesiástico de Menorca, luego vicario judicial y en 2013 juez del tribunal eclesiástico del Obispado de Mallorca para asuntos menorquines.

XISCO CARDONA
Cardona y Romero se conocieron hace unos meses, aunque su relación no empezó hasta el verano, una vez que el juicio de Nóos estaba visto para sentencia.

DIEGO TORRES
El ex socio de Urdangarin y Francisco Cardona fueron compañeros en el instituto Joan Ramis de Mahón.



Su último destino como párroco fue la iglesia de San Rafael, en Ciudadela, donde fue sustituido en julio de 2015, coincidiendo con su decisión de colgar la sotana e iniciar su secularización. Se trasladó a vivir a Mallorca, donde alquiló un apartamento en el paseo marítimo de Palma, incorporándose como profesor del colegio Saint Pere, un centro concertado.

Época que prácticamente coincide con el traslado en abril a la audiencia de Palma de Samantha Romero, la juez que preside el tribunal del Caso Nóos. Poco podía sospechar esta joven y brillante magistrada cuando regresó a su Mallorca natal, donde vino al mundo en 1972, que su nuevo destino trastocaría tanto su vida. Educada en las monjas del colegio Santa Teresa de Es Pont, en Inca, se licenció en Derecho en la Universidad de Islas Baleares con brillantes notas. En el año 2000, con sólo 28 años, sacó las oposiciones a la judicatura, siendo destinada en 2002 como juez a Vilanova i la Geltrú, en Barcelona. Posteriormente, recaló en la Audiencia de Tarragona, donde formó parte del tribunal penal de la sección II, hasta que en abril de 2015 obtuvo plaza en la Audiencia Provincial de Palma. Algo que le proporcionó gran alegría por regresar cerca de los suyos, aunque no imaginaba que un mes después, en mayo, le caería en suerte por turno el juicio más mediático del siglo, con la Infanta Cristina sentada en el banquillo. Además, la renuncia del presidente del tribunal, Juan Pedro Yllanes, para presentarse en las listas de Podemos, hizo recaer en ella la presidencia del tribunal, que componen otras dos jueces, Rocío Martín y Eleonor Moyà.

Imagen
Francisco Cardona

Todo un impacto para esta mujer seria y muy rigurosa en su trabajo, que al contrario del juez Castro, el instructor, aborrece la popularidad y formar parte del circo mediático. Soltera y sin hijos, ha vivido hasta ahora volcada en su profesión y los que la conocen aseguran que es una mujer muy educada y sencilla, que ocupa su tiempo de ocio en leer o viajar. Lejos de la dureza que se supone a un juez, es dulce y de trato afable, lo que se palpa en su imagen, muy femenina, con su melena suelta de mechas rubias.

Tras asimilar a duras penas su nuevo rol de "juez estrella", el destino le preparó otra nueva jugarreta esta primavera, cuando hizo amistad con Xisco Cardona, quien resultó ser gran amigo de Diego Torres, el hombre que junto con Urdangarin era el acusado estrella de Nóos y cuyo destino estaba en sus manos como presidenta del Tribunal. Este verano, ambos fueron vistos en la cala menorquina de Fornells, donde Xisco, ya liberado de sus vínculos eclesiásticos, ha ejercido como monitor de vela.

Posteriormente, su asistencia juntos a un enlace en Ciudadela ha catapultado a la palestra su relación, levantando una considerable polvareda. Algo que el allegado a Diego Torres antes mencionado considera que también se ha sacado de madre. "Estas islas son lugares pequeños, donde todos se conocen y es mas fácil intimar que en una gran capital, pero de ahí a lo otro..." manifiesta, asegurando: "En todo caso, todo el mundo tiene derecho a tener una vida privada sin que se siembren sospechas, y conociendo a esta juez, no hay nada en esta tierra que le haga desviarse una coma en sus sentencias, por lo que su relación con Cardona, sea la que sea, a Torres no le va a afectar para bien ni para mal".

Imagen
RELEVANTE EN LA IGLESIA MENORQUINA
El ex sacerdote Xisco Cardona ocupó importantes cargos eclesiásticos en Baleares hasta su secularización, entre ellos notario del obispado de Menorca, vicario judicial y juez del tribunal eclesiástico del obispado de Mallorca. Puestos que, además de la docencia, compatibilizó con los de párroco en iglesias menorquinas como San Rafael. En julio de 2015 colgó la sotana.

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Sab 17 Dic, 2016 2:50 am

Imagen
La Infanta Cristina abandona junto a su marido, Iñaki Urdangarín, la Audiencia de Palma tras una de las sesiones del 'caso Nóos', el pasado mes de septiembre.


Discrepancias sobre la pena a Urdangarin retrasan la sentencia del 'caso Nóos'

Una de las jueces se opone a la redacción inicial de la sentencia al considerarla "muy favorable" para el marido de la Infanta Cristina. Las magistradas intentan evitar que haya un voto particular y revelan a su entorno injerencias de la cúpula judicial de Baleares

ESTEBAN URREIZTIETA


La sentencia del caso Urdangarin se encuentra en punto muerto después de que la primera versión no haya convencido de manera unánime al tribunal de la Audiencia de Palma. Según aseguran a EL MUNDO varias fuentes próximas a las tres magistradas, al menos una de ellas la ha considerado «muy favorable y a la baja» en lo que respecta al ex duque de Palma y a su socio Diego Torres y su posicionamiento ha abierto la posibilidad de que emita un voto particular.

Este extremo quiere ser evitado tanto por parte del propio tribunal del caso Nóos como por la cúpula judicial de Baleares, que considera que el pronunciamiento debe ser dictado por unanimidad.

Esta discrepancia en torno a la posible condena a Iñaki Urdangarin constituye en estos momentos el punto de fricción que ha llevado a la ponente, Samantha Romero, a solicitar una prórroga al Tribunal Superior de Justicia hasta marzo de 2017 después de haber agotado el plazo inicial, que vencía el pasado día 5 de diciembre.

Las mismas fuentes coinciden en que la principal discrepante sería la magistrada Rocío Martín, que se habría mostrado disconforme con la versión inicial, al considerarla excesivamente benévola con el marido de la Infanta Cristina.

Romero disponía para redactar la resolución del mismo periodo de tiempo que duró la vista oral del caso Nóos, que se prolongó desde febrero a junio de este año.

Desde entonces ha estado deliberando con sus compañeras Eleonor Moyá y Rocío Martín para confeccionar el fallo más esperado de los últimos años, en el que se analiza la trama urdida por Urdangarin para lucrarse con fondos públicos a costa del Instituto Nóos, una entidad sin ánimo de lucro que presidía y que suscribió contratos millonarios con los gobiernos de Valencia y Baleares.

Tras la solicitud de prórroga, la máxima instancia judicial de las Islas aceptó bajo el convencimiento de que las tres magistradas no agotarán el tiempo extra para dictar sentencia en una causa integrada por 17 acusados. Entre ellos se encuentran Urdangarin, al que la Fiscalía pide 19 años de prisión, y la Infanta Cristina, para la que el sindicato Manos Limpias solicita ocho años por delito fiscal.

LOS PUNTOS CLAVE

La discrepancia. Una de las jueces mantiene que la primera versión del fallo es demasiado benévola con Urdangarin y ha pedido endurecerla. Las fuentes consultadas coinciden en señalar a la magistrada Rocío Martín.

Quieren unanimidad. Tanto el tribunal del 'caso Nóos' como la cúpula judicial de Baleares desean que la sentencia se dicte por unanimidad, sin votos particulares.

El fondo del asunto. El tribunal se cuestiona si debe condenar al ex duque de Palma por el mayor delito, la malversación, y si pone al mismo nivel los pagos de Baleares con los de Valencia y Madrid.


Diario de Mallorca avanzó el pasado 28 de noviembre la existencia de «tensiones» en el tribunal que han llevado a demorar el fallo. Este periódico ha podido confirmar dicho extremo, así como que se han puesto en cuestión elementos esenciales de la acusación formulada por el Ministerio Público que, en el caso de cristalizar, permitirían al duque de Palma salir mucho mejor parado de lo previsto en un principio teniendo en cuenta la elevada pena solicitada por el fiscal Pedro Horrach.

Otras fuentes consultadas por este diario apuntan a que se habría podido llegar a poner en duda incluso la comisión por parte de Urdangarin de un delito de malversación de caudales públicos, el más penado de cuantos se le atribuyen, así como su culpabilidad en los contratos adjudicados al Instituto Nóos por parte de las administraciones públicas de Valencia y Madrid.

Se habría barajado incluso la posibilidad de cuestionarse uno de los dos delitos fiscales que le atribuye la Agencia Tributaria por cobrar comisiones millonarias de multinacionales a través de la sociedad instrumental Aizoon, que comparten Urdangarin y la Infanta.

Si bien se ha llegado a apuntar que estas diferencias han desembocado en la ruptura de las relaciones entre las magistradas, su entorno insiste en que siguen manteniendo un trato fluido a pesar del «lógico desgaste» que provoca un proceso judicial de estas características. Asimismo, este periódico ha podido confirmar que las jueces han decidido blindarse ante cualquier posible injerencia en el fallo.

Hasta el extremo de que la ponente ha rehusado mantener contacto durante los últimos meses con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, Antonio Terrasa, y con el máximo responsable de la Audiencia de Palma, Diego Gómez-Reino.

En este mismo sentido, habría rechazado acudir a una convocatoria oficial que teóricamente tenía como objetivo interesarse por la marcha del fallo a la vista de la ralentización del resto de asuntos derivada de la elaboración de la sentencia del caso Nóos. El motivo es que el tribunal ha percibido gestos de este tipo como injerencias y así se lo han revelado a sus más allegados.

Romero tiene dedicación exclusiva para poder centrarse de lleno en la sentencia, y determinados sectores de la judicatura balear han transmitido internamente cierto malestar por el colapso derivado de este proceso.

Todavía sigue siendo una incógnita el devenir de la Infanta Cristina pero las referidas fuentes coinciden en que con respecto a ella no han surgido notables diferencias.

En otro orden de cosas, también se han producido discrepancias en el seno del Ministerio Público no ya por el fallo sino por el momento en que el fiscal Pedro Horrach debe hacer efectiva la excedencia voluntaria que ha solicitado para dedicarse a la abogacía privada.

La intención de la Fiscalía Anticorrupción pasa por que el fiscal espere a que se haga pública la sentencia y colabore en los recursos que se puedan interponer ante el Tribunal Supremo. Sin embargo, la intención de Horrach pasa por irse el próximo 1 de enero.

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Sab 17 Dic, 2016 11:55 am

8.- ¿Qué saben Gürtel, Púnica, los ERE de Andalucía, Valencia toda, las tarjetas black o Urdangarin de nosotros?

Lo saben todo. Nos conocen demasiado bien. Somos sus cómplices activos o pasivos, y lo saben. Lo que realmente nos indigna de ellos no es que robaran, sino que nos dejaran fuera del negocio.

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/12/ ... b464c.html

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Jue 16 Feb, 2017 3:41 pm

Imagen

La sentencia del caso Nóos se hará pública este viernes a las 12

Tras varios meses de retraso, este viernes se conocerá la sentencia del caso Nóos y el futuro de sus principales imputados.


La Audiencia de Palma notificará este viernes a mediodía la sentencia del caso Nóos, que determinará la absolución o condena de la infanta Cristina, su marido, Iñaki Urdangarin, y las otras 15 personas que compartieron con ellos el banquillo de los acusados.

Algo más de un año después de que empezara el histórico juicio, se conocerá el desenlace, no definitivo porque cabe recurso, de un proceso en el que se juzgó la presunta trama urdida para beneficiar con fondos públicos a entidades creadas por Urdangarin y su exsocio, que percibieron unos 6 millones de varias administraciones públicas, así como el supuesto plan posterior para defraudar a Hacienda.

Las tres juezas del tribunal, Samantha Romero, Eleonor Moyà y Rocío Martín, no han llegado a agotar el plazo que concedió el Tribunal Superior de Justicia de Baleares a la primera de ellas, exonerada hasta el próximo 31 de marzo del reparto de otros asuntos, para que se dedicara solo a redactar la sentencia.

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares ha anunciado que el fallo será trasladado a las partes a las 12.00 horas mediante el sistema telemático de comunicación judicial, Lexnet, y la sentencia completa será notificada en la sede de la Audiencia en Palma.

Las condenas que piden las seis acusaciones van desde los 107 años que suman las que reclama la Fiscalía Anticorrupción a los 192 del sindicato Manos Limpias. La petición de condena más alta es la de este sindicato para Urdangarin: 26 años y 6 meses de prisión.

Urdangarin se enfrenta a una petición de condena de 19 años y 6 meses de prisión por parte de la Fiscalía Anticorrupción por presuntos delitos de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude, estafa, falsedad, dos delitos contra Hacienda y blanqueo.


¿Prisión o multa para la infanta?

A su esposa, la infanta Cristina, solo la acusa Manos Limpias, que pide para ella una condena de 8 años de cárcel por colaboración en dos delitos fiscales, mientras que la Fiscalía solo la consideraba responsable a título lucrativo por un importe de 587.413 euros.

Entre los principales acusados figuran también el socio de Urdangarin, Diego Torres, presunto autor de delitos de prevaricación, fraude, tráfico de influencias, malversación, contra Hacienda, falsedad, estafa, falsificación y blanqueo, para quien la Fiscalía pidió 16 años y medio de condena y Manos Limpias 22 años y medio.

El expresidente del Govern y del PP balear y exministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, acusado de delitos de malversación (en concurso con prevaricación y falsedad) y fraude presuntamente cometidos por contratar con Nóos al margen de la legalidad, afronta peticiones de condena de 5 años por parte de la Fiscalía y la Abogacía de la Comunidad Autónoma de Baleares, y de 11 por parte de Manos Limpias.

El resto de acusados son Ana María Tejeiro, esposa de Torres; su hermano Marco Antonio Tejeiro, contable del Instituto Nóos; el asesor fiscal Salvador Trinxet; el ex director general de Deportes de Baleares José Luis Pepote Ballester; el exdirector de la fundación Illesport Gonzalo Bernal; el exdirector del Instituto Balear de Turismo, Juan Carlos Alía; y el exsecretario de esta misma institución Miguel Ángel Bonet.

También fueron juzgados el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau; el exsecretario de Turismo de la Comunidad Luis Lobón; el exdirector de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA) de Valencia José Manuel Aguilar; el también exdirector de CACSA Jorge Vela; la exresponsable jurídica de esa sociedad pública, Elisa Maldonado; y la exconsejera delegada de la candidatura Madrid 2016, Mercedes Coghen.

Avatar de Usuario
*Ipanema*
Pequeño saltamontes
Pequeño saltamontes
Mensajes: 172
Registrado: Mié 20 Abr, 2016 6:03 am
Flag: Spain

Re: LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor *Ipanema* » Vie 17 Feb, 2017 11:58 am

http://www.eldiario.es/zonacritica/Urda ... 98702.html

Un retiro cartujano para Urdangarin

El exduque rechazó todas las ofertas de pacto con la fiscalía por no devolver el dinero defraudado

Lo decía un personaje de la serie 'Crematorio', para tranquilizar a la mujer del corrupto protagonista cuando estaba a punto de entrar en prisión: "Si te espera dinero fuera, la cárcel es menos cárcel. Es un retiro cartujano. Pagas por tus pecados, y luego vuelves a la vida de antes".

Así suele ser para los presos VIP: se toman la cárcel como una temporada de retiro monástico, que aprovechan para estudiar, escribir, hacer deporte, meditar, y tener buen comportamiento para que te descuenten tiempo de condena. Apuesto a que tienen algún coach que les prepara mentalmente y les hace ver la cárcel como una oportunidad de crecimiento personal. Cuando te quieres dar cuenta estás saliendo los fines de semana, y pronto durmiendo en casa, eso si no te cae antes un indulto.

Este viernes Iñaki Urdangarin sabrá cuánto durará su retiro cartujano. Dicen los enterados que los 19 años que pide el fiscal se pueden quedar en la mitad o menos. A partir de ahí, la cuenta habitual: si te caen ocho años, hazte a la idea que con buen comportamiento y rebajas, como mucho cumplirás tres o cuatro, la mitad en régimen abierto. Y eso sin contar con que puedes aplazar el ingreso a base de recursos, y hasta lograr una rebaja en el Supremo. Con todo, Urdangarin sabe que no se librará de entrar en prisión, aunque solo sea por salvar con su foto enchironado la maltrecha imagen de la justicia y de la monarquía.

Yo no querría pasar ni cuatro meses entre rejas, ni se los deseo a nadie; pero Urdangarin no debe de temer mucho al trullo, porque dejó pasar todas las oportunidades para negociar con la fiscalía. El exduque no estaba dispuesto a asumir las dos condiciones inevitables: reconocer su culpabilidad y devolver el dinero. Él insiste en que es inocente, no hizo nada malo, le asesoraron mal, confiaba en la Casa Real. Soberbio y avaricioso, vive convencido de que todo esto es un malentendido, o peor aún: una cacería injusta contra él.

En cuanto al dinero, le han ido embargando fianzas, y espera una buena multa. Pero alto ahí, falta un detalle: la causa contra Nóos se refiere siempre al dinero público que le sacaron a las administraciones, y el defraudado a Hacienda. ¿Y qué pasa con todas esas empresas privadas que no querían perderse la fiesta habiendo por medio un yerno del rey? Sí, esas que pagaban dinerales por informes de corta y pega. Más de la mitad de los ingresos de Nóos salió de lo más granado del empresario español. Y hasta ahora, que sepamos, ninguna ha presentado denuncia.

Así que, en el mismo cuaderno en que echará la cuenta de los años de retiro cartujano, puede ir calculando también el dinero que le quedará cuando salga. ¿Cuánto? Quién sabe. Además de Nóos, durante un tiempo cobró un sueldo millonario de Telefónica, e imaginamos que con tanta fortuna algo tendrá por ahí invertido o a buen recaudo.

De las cuentas de su esposa tampoco sabemos mucho. Pese a los embargos, y con el marido en paro, la familia vive en Ginebra una vida de lujo entre piso, colegios privados, abogados y vacaciones. Como dice el cuplé, "¿de dónde saca pa tanto como destaca?". Cristina de Borbón trabaja (desde casa, parece) en La Caixa, que le paga 238.000 euros anuales, suponemos que por media jornada, pues le queda tiempo para trabajar en la Fundación Aga Khan (montada por un príncipe amigo de su padre), a cambio de una cantidad ignota ( 300.000 al año, dicen). Y si todo falla, siempre puedes recurrir a papá, que lo mismo te presta un millón para comprar el palacete, que llama a algún amigo que tenga un puesto libre en su empresa.

Habrá quien piense que el trago pasado no se paga con nada. Que no es solo la cárcel, sino la humillación, los años de proceso, el señalamiento público, los insultos por la calle, los hijos marcados para siempre, el distanciamiento con parte de la familia, el daño a la monarquía. No sé. Supongo que para curarse de eso también sirven el retiro cartujano y el coaching. Y que te quiten lo bailao, y lo por bailar, que la justicia es igual para todos, y ya veremos si el "duque empalmado" no acaba siendo "duque indultado".

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16953
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Assia » Vie 17 Feb, 2017 12:32 pm

ABSUELTA LA INFANTA Y URDAGARIN CARCEL POR 6 ANOS Y A SU SOCIO TORRES 8 ANOS DE CACEL Segun he leido los titulares de EL MUNDO ahora mismo. SI, SI,SIIII, LA JUSTICIA ES IGUAL PARA LA INFANTA QUE LO FUERA PARA ISABEL PANTOJA.
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Urdangarin condenado a seis años, la Infanta absuelta

Mensajepor Invitado » Vie 17 Feb, 2017 2:16 pm



Urdangarin, condenado a seis años y tres meses de cárcel. La Infanta, absuelta

Torres, sentenciado a 8 años. El exduque de Palma ha sido condenado por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y dos delitos contra la Hacienda Pública. La Infanta deberá pagar 265.088 euros

El fiscal pedirá prisión inmediata para Urdangarin


Documento: Lea el fallo de la sentencia del caso Nóos

Urdangarin, el condenado por confiado
El exduque de Palma siempre actuó como si no fuera a pasarle nada, no se sabe si por inocencia pura o inducida


La Infanta, el final del cuento
Cristina de Borbón no obtiene consuelo, ya había perdido, la vida nunca será como antes y le dolerá igual quedarse sola que no haber tenido razón

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Vie 17 Feb, 2017 5:19 pm

que manada de lameculos ... el personal y la prensa y se atreven hablar de las repúblicas bananeras y españa es una verdadera monarquía platanera.
de absuelta na nay
Para la infanta Cristina de Borbón, en calidad de responsable civil a título lucrativo, responderá, conjunta y solidariamente con su marido, con 265.088,42 euros.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16953
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Assia » Vie 17 Feb, 2017 9:18 pm

En EL MUNDO (Columna a la derecha ) comentario del Juez Castro: '' QUE SE LO PREGUNTEN A GENTE COMO PANTOJA A VER SI LA HAN TRATADO BIEN.'' No he leido el articulo. Solo he leido el titular.
Assia

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16953
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Assia » Vie 17 Feb, 2017 9:18 pm

En EL MUNDO (Columna a la derecha ) comentario del Juez Castro: '' QUE SE LO PREGUNTEN A GENTE COMO PANTOJA A VER SI LA HAN TRATADO BIEN.'' No he leido el articulo. Solo he leido el titular.
Assia

Avatar de Usuario
Invitada

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitada » Sab 18 Feb, 2017 5:49 pm

La Infanta Cristina, obligada a renunciar a sus derechos al trono.

La Casa del Rey mantiene las distancias tras la absolución de la Infanta Cristina: "Máximo respeto a la independencia de la Justicia"

EDUARDO ÁLVAREZ
18/02/2017

No sirve para nada. Y, sin embargo, resulta imprescindible. La Infanta Cristina debe renunciar a sus derechos sucesorios. Aunque no parece que tenga entre sus planes ese gesto de grandeza.

Desde el momento en el que se judicializó el caso Nóos, no debió mantenerse aferrada a su eslabón en el orden a la sucesión al trono -hoy ocupa el sexto puesto-. Porque, independientemente de que hubiera cometido o no algún delito, había actuado con suma irresponsabilidad y se había beneficiado de fondos de procedencia ilícita, tal como refleja ahora la sentencia.

Con la llegada al trono de Felipe VI, desde Zarzuela se presionó a Doña Cristina para que renunciara. Ella se negó en redondo, por temor a que se interpretara como la asunción de una culpabilidad que jamás ha admitido.
Y, así, forzó a su hermano a despojarla del título de Duquesa de Palma y a imponer una reorganización de la Familia Real para excluirla de la misma -en el proceso, Doña Elena resultó injustamente damnificada-.

Doña Cristina tendría un gesto de grandeza que la Corona necesita.

Pues bien, Doña Cristina ya puede presumir de inocencia. Pero sabe que su imagen ha quedado dañada para siempre. Y nadie como ella comprende el alto valor simbólico que tendría para la Monarquía su renuncia sucesoria. Recordemos que es una decisión estrictamente personal. Sólo un cambio en la Constitución -impensable hoy- podría arrebatarle esos derechos contra su voluntad.

El artículo 57 de la Constitución establece con claridad el orden regular de sucesión en la Corona española. En la actualidad, al Rey Felipe le siguen sus dos hijas -la princesa Leonor y la Infanta Sofía-;y a éstas, la Infanta Elena y sus dos hijos -Froilán y Victoria Federica-. Después de todos ellos, se sitúa la Infanta Cristina, por delante de sus cuatro vástagos, quienes no perderían sus derechos sucesorios en caso de que ella renunciara. Nunca se ha desarrollado la Ley orgánica que debiera regular las abdicaciones y renuncias, y todas aquellas dudas de hecho o de derecho en el orden a la sucesión de la jefatura del Estado.

Si Doña Cristina diera el paso que desde aquí le pedimos, nos encontraríamos ante una situación tan insólita como cuando Don Juan Carlos Iabdicó, que habría de resolverse en el Parlamento. Lo que está claro, insistimos, es que nadie puede forzar a la Infanta a renunciar -ni siquiera el Rey-. Se trata de un acto de carácter voluntario, personalísimo, unilateral e irrevocable.

Volvamos al principio. En España -a diferencia de Monarquías como el Reino Unido-, ocupar el sexto puesto sucesorio no sirve para nada. No lleva aparejados privilegios, ni asignación ni responsabilidades. Y ni siquiera en caso de una tragedia que acabara con la vida de todos los que la preceden, cabe imaginar a Doña Cristina en el trono, después de lo que ha llovido, porque en las modernas Monarquías parlamentarias sobre los derechos dinásticos prevalece la necesaria voluntad de los parlamentarios -como representantes de la soberanía nacional- para proclamar a un nuevo rey. Y, pese a todo, qué importante es que la Infanta renuncie. Vaya si lo es.

http://www.elmundo.es/espana/2017/02/18 ... b4627.html

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Lun 20 Feb, 2017 1:58 am



El problema más allá de Urdangarin
Manuel Jabois analiza la sentencia del caso Nóos pocas horas antes de que se haga pública

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Lun 20 Feb, 2017 2:00 am



Cuando la Justicia privilegia actitudes en la Familia Real que ofenden el sentir de la nación, se ataca a la nación y se degrada la función ejemplar de la Corona.


El viernes, en su programa Cowboys de medianoche, emitido por error a la hora de En casa de Herrero (¿O era al revés? Me gusta tanto Luis cuando se mete conmigo, que a veces se me confunden los podcast), mi entrañable amigo y admirado profesional criticó con todo derecho el editorial de LD y mi propia opinión sobre la sentencia que ha condenado a los españoles a devolverle más de un cuarto de millón de euros a la infanta Cristina, que para seguir en Lausana tuvo que pagar 600.000 de fianza, una pequeña parte de los ocho millones en que dice que vendió el palacete de Pedralbes, edificado en granito delictivo, sin ingresos legales de ella ni del que, según la sentencia, es marido pero no socio, que justifiquen la compra.

Los argumentos de Luis Herrero, aunque en mi opinión errados, son sólidos y vale la pena discutirlos con la franqueza y libertad que, porque podemos permitírnoslo, usamos en esta casa. La justicia no debe ser ejemplarizante sino justa, dijo Luis y dijo bien, pero luego, contra lo que yo dije torpemente (y utilizó él hábilmente), añadió: "no puede ser un escarmiento". Escarmiento suena mal, hasta rima con ensañamiento, pero, sinceramente, pocos tienen tanta experiencia como yo en materia de escarmiento judicial. Lo he padecido en todas las instancias y sentencias, siempre pertrechadas con eso que los peritos llaman sólidos fundamentos jurídicos, de los que pavimentan las sólidas sentencias de la sólida e independiente Justicia española, cuya corrupción política es, como diría Gallardón de madrugada, moooyyy sólida.

En mi caso, qué casualidad, la corrupción judicial fue teledirigida por ese mismo Gallardón, ministro de Justicia, que urdió con Rajoy y con nuestro cowboy fiscal Torres Dulce el salvamento judicial de Cristina y la condena paralela a modo de compensación -ejemplarizante- de su socio y marido. La justicia utilizada políticamente como escarmiento por mi opinión sobre la vileza policial y judicial del 11M me llevó al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que, pese a los trucos de Gallardón y su Gobierno, condenó al Reino de España por vulnerar mis derechos fundamentales. No argumento pro domo mea ni contra domo Ludovici, o sea, para fastidiar a mi amigo Luis. Subrayo que distingo tanto como cualquiera, o más, entre el escarmiento como ejemplo del uso de la Ley contra la impunidad y como abuso de la Ley para asegurarla.

Afortunadamente no soy jurista. "Para enterrar a los muertos como debemos -decía León Felipe- cualquiera sirve, cualquiera menos un sepulturero". Una Justicia tan politizada y, por ende, corrompida como la española viene usando tanta sabiduría jurídica para perpetrar infamias que no sé cómo aún se esgrimen argumentos "técnicos" en juicios políticos de cabo a rabo. Pero vayamos a los fundamentos de lo justo, que es más que lo legal y mucho más que lo judicial. Yo creo que la Justicia debe ser justa y ajustada a la Ley, pero como hay infinidad de leyes para hacerla más o menos justa, entiendo que la condena no es sólo una sanción física al condenado sino que tiene una función de advertencia –no diré escarmiento- para la ciudadanía en general. La Justicia es pública para que todos sepan que se hace, que hay Justicia.

Tampoco creo que la función última de la pena sea la rehabilitación del condenado y la famosa reinserción social me parece una majadería que atenta contra el sentido común, la libertad, la responsabilidad individual y la idea misma de Justicia. Tras cumplir la pena, ya decidirá el condenado si se reinserta o se reinsarta en la actividad criminal, que es lo que hace casi siempre. Esa inmensa cantidad de reincidentes en todos los delitos comunes debería llevarnos a desterrar de una vez el mantra progre de la reinserción o su pío antecedente "odia el delito y compadece al delincuente", dizque de Concepción Arenal. Toda víctima odia, salvo que sea santa, Madina o el Padre Ángel, al delincuente que comete un delito contra ella. Y la función del juez, Ley en mano, es ayudar a la víctima a remediar su padecimiento, avisando a la sociedad que se castigará a cuantos perpetren daños similares. Los Urdanga son la prueba de que la reinserción es un timo judicial.


¿Se juzgaba a la Corona? ¡Naturalmente que sí!

Yendo de lo particular amistoso a lo general apestoso: este viernes, todos los medios de obediencia pepera o sociata (y, sobre herrada, errada vocación cortesana) se molestaban muchísimo ante la posible reacción de la opinión pública contra la sentencia. ¡Aún no se había producido ninguna y ya la condenaban! ¿Pero es que en el Caso Urdangarín -decían indignados- se juzgaba a la Corona? Pues naturalmente que sí, forzosamente sí. Cuando una familia tiene el privilegio de usufructuar la Jefatura del Estado está obligada a dar ejemplo de conducta y los ciudadanos deben pedírselo. Por eso es tan lesiva para la Corona una sentencia que la inmensa mayoría de los españoles considera un trato de favor a un miembro de la Familia Real. No se juzgaba guillotinar a Cristina ni a 'Campechano' pero sí comprobar lo que dijo Juan Carlos I al estallar el caso: que "la Justicia debe ser igual para todos"; y sobre todo, lo que Felipe VI en su coronación colocó como piedra angular para justificación y duración de su reinado: la ejemplaridad.

¿De verdad cree alguien, como repiten el PP, el PSOE y sus medios adictos, que con esta sentencia queda claro que ha triunfado el Estado de Derecho? El derecho a abusar del Derecho, ejemplificado en Rajoy, Gallardón, Horrach, Roca y la campechanía andante, contante y sonante, sí, sin duda. Pero por más que se empeñen, como en el 11M, en repetir que se ha hecho justicia, lo que, con todo respeto al Tribunal, parece la sentencia del caso Nóos es una solemne chapuza, por no decir, más popularmente, una charraná.

Felipe VI, en el gran discurso contra la corrupción de su padre, que, oculto tras su inexplicada abdicación entre sombras corináceas, ni siquiera asistió a la coronación de su hijo y a las encendidas ovaciones a la Reina Sofía -en mi opinión equivocadas, pero que eran una forma de abuchear a Campechano-, dijo que la Corona, en una monarquía constitucional, debe ser siempre un referente moral. Tenía y tiene razón. Como símbolo de la Nación española, el Rey y su familia deben servirla con el respeto que los españoles de todos los siglos, sabios y lerdos, ricos y pobres, "grandes e pequenos", merecen. Lo importante de la Corona de España es España, no la Corona. Y cuando la Justicia privilegia actitudes en la Familia Real que ofenden el sentir de la nación, se ataca a la nación y se degrada la función ejemplar de la Corona. Y eso es lo que ha pasado: Rajoy puede presumir de haber absuelto a Cristina pero al precio de condenar a Felipe VI. La afrenta a la igualdad de los españoles ante la Ley que para muchos supone esta sentencia no la llevará sobre su cabeza Cristina, sino su hermano el Rey. Antes de enfangarse en la cortesanía juancarlista, Rajoy debería haber pensado en la Corona. Urdanga no irá o irá a la cárcel -de forma rauda y "justiciera"- pero pronto desaparecerá con su señora. El Rey se quedará.


La doctrina de los estigmas y la Fiscalía de las llagas

Como bien decía el editorial de LD -el primero de los publicados en la órbita constitucional-, cuando Rajoy, en la terrible entrevista de A3TV, aseguró que "creía en la inocencia de la infanta" y se jactó de que "le iba a ir bien" (no creía que le podía ir bien, sino que así iba a ser), la sentencia futura quedó fatalmente politizada. Y se convirtió en un juicio a la Corona, porque este presidente, que va a dejar a todas las instituciones del Estado como unos zorros, asumió por sí y para Cristina la doctrina Bacigalupo, por la que a su jefe político y benefactor Felipe González había que evitarle la "estigmatización" de ser llevado ante la Justicia como cualquier presunto delincuente. En su caso, ni más ni menos que por los asesinatos del GAL.

De aquellos invisibles estigmas felipistas hemos pasado a las visibles llagas de 'Sor Patrocinio Horrach'. Y no puede haber sentencia justa cuando la instrucción del caso ha sido una escandalosa sucesión de obstrucciones a la Justicia encabezadas por la Fiscalía. El Pacto del Cortafuegos, que no fue una conspiración (palabra usada tras el 11M para negar las conspiraciones evidentes) sino una concertación delictiva, fletada por el Capitán Garfio Rajoy, con Gallardón en la proa, Torres Dulce en la popa, Rubalcaba de polizón, Spottorno en la bodega y Juan Carlos en la santabárbara, nunca se ha ocultado. Al revés: se aireó para que todo el mundo, sobre todo judicial y mediático, supiera por dónde iban los tiros: a la cabeza del juez Castro. ¿Cómo pueden decir los medios que la Zarzuela ha guardado siempre un "exquisito respeto a la Justicia", si el mismísimo portavoz de 'Campechano' respaldó públicamente a Horrach y atacó zafiamente al juez Castro cuando éste decidió imputar a la Infanta? Y tras él, la jauría política y mediática.

¿Cómo podemos olvidar que el Ministerio de Hacienda y Vanity Horrach acometieron la tarea legalmente imposible y éticamente execrable de salvar a la Infanta como fuese? Según la sentencia, Cristina ha sido condenada por dos delitos fiscales pero en las hemerotecas consta que Montoro, además de observar el vuelo y desaparición de once fincas de la Infanta en un ordenador, porque el DNI de Cristina se confundió con otro (es el número 4, fácil de confundir), tuvo la desvergüenza de admitir como buenas facturas que la Agencia Tributaria reconocía que eran falsas. Los falsificadores se equivocaron de año fiscal, pero a Montoro no le importó. Y eso que en otro país se consideraría una epopeya de prevaricación, aquí tuvo el eco de la abogada del Estado ante el Tribunal: "lo de que Hacienda somos todos, es sólo un eslogan". Tenía que restregárnoslo por las narices.

Pero esa sentencia que Luis Herrero dice que le han dicho los que más saben de eso que está fundamentadísima, asegura que "ha quedado acreditado" lo que está desacreditado. Y los medios elevan esa temeraria afirmación a "hechos acreditados judicialmente". Otra vez, como pasó con el 11M gracias al PSOE y al PP gallardonizado de Rajoy, se pretende imponer "la verdad judicial" sobre la evidencia de que está falseada de raíz. Lo único acreditado es que Hacienda obstruyó sistemáticamente la acción de la Justicia, coló como exculpatorias declaraciones falsas, se burló del juez Castro con el DNI de Cristina y se choteó de todos al servicio de la estrategia trapisondista de Horrach. Lo "acreditado" está desacreditadísimo.


Horrach y sus delitos de género

Por desgracia para la Justicia y desdoro para la Corona, la estrategia del vanidoso fiscal de Palma ha sido, sencillamente, ridícula. Afirmar que la Infanta era inocente porque está o estaba enamorada y el amor "nublaba su entendimiento" ofende a la sensibilidad de todas las mujeres, hombres y viceversa, porque identifica a la mujer española con el florero y la idiotez. Yo creo que, por maltrato intelectual, ha incurrido en un delito de género. Del género machista y del género imbécil, dirá alguno, pero de género.

Sin embargo, Cristina, que, como ha recordado el juez Castro, se negó pertinazmente a contestar a sus preguntas, escudándose en el "no sé", "no recuerdo" y "no me consta" durante largas horas y llegó a decir que no sabía lo que era una cuenta corriente, tiene una esmeradísima educación, pagada por los españoles, habla varios idiomas, hizo Ciencias Políticas y un máster en relaciones internacionales, tuvo despacho en La Caixa treinta años ¡y no sabe qué es una cuenta corriente! Supo gastar millonadas y vivir a todo tren. Mejor que sus hermanos. Pero la infeliz no se daba cuenta.

La versión oficial de la fundamentadísima sentencia y el triunfo del Estado de Derecho tiene un obstáculo. Aun estando tan enamorada y siendo tonta del bote, Cristina se niega a renunciar a los derechos sucesorios a la Corona de España (tal vez, triunfante el Pacto del Cortafuegos, lo haga ya absuelta). Y otro más: aunque retonta, según Horrach, se realquiló su propio piso, contrataba en negro, personalmente, al servicio, firmó con su marido -y socio al 50%- las cuentas de todos los ejercicios de todas sus sociedades, entre ellas Nóos y Aizoon, siendo la segunda, según el propio fiscal, mero instrumento para gastar lo que captaba la primera; también es copropietaria del palacete dizque vendido de Pedralbes, de dos casas de alquiler en Mallorca, de una nave en Tarrasa y de fondos que, por el monto del atraco a empresas privadas (al Villarreal de Fernando Roig, 800.000 euros), podrían ascender a decenas de millones de euros. Imposible saberlo porque Hacienda se negó a averiguarlo. ¡Y la condenan por delito fiscal!

De las entidades públicas atracadas no hablamos porque la sentencia apenas habla. Condena a tres años a Matas por dar dinero a la 'Absuelta', pero a cambio de tanto rigor, perdona a Gallardón y su Coghen los 120.000 euros robados del Ayuntamiento de Madrid para el filósofo Urdanga, al que considera, en peligrosa interpretación, muy bien contratado por la trama valenciana porque lo fue como deportista y no como yernísimo. ¿Saben las juezas que tres millones y medio de euros no los cobra ni el Valencia CF? Bah, no importa. La sentencia está sólida, solidísimamente fundamentada.


El triunfo del amor

Lo que sí hay que reconocerle a la 'Absuelta' es que, estando tan enamorada, no ha sido tan rencorosa como para disolver el matrimonio y bienes gananciales. Al publicarse los correos de su Urdanga pudo constatar sus amoríos con la que le llamaba "ojos azules", la recalificación de su título como "Duque de Em-palmado" y el macrosueldo que le gestionó la entrañable Corina y que él desdeñó por escaso. No como el de Telefónica que, por gestión paterna, le permitió vivir varios años en los USA sin naufragar en la avara povertá. Es un consuelo ver cómo la institución matrimonial sobrevive a lo que, según la sentencia, en la línea amorosa de la fiscalía, habría sido un monumental engaño de Urdanga a su señora, haciéndole creer que nadaban en dinero por su mérito, empalmado con la eficacia y elongado hasta la fortuna, ayudada por la audacia. Y pese a todo, no se ha separado del delincuente que ha hundido su nombre, arrastrado a su familia y enfangado a la Corona. ¿En tan poco nos tiene a los españoles esta Infanta que prefiere conservar a su pareja, por la cuenta que le tiene, antes que evitar el sofocón a la nación y la degradación a la Monarquía?

Evidentemente, sí. Y razones, políticas y judiciales, no le faltan.

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Lun 20 Feb, 2017 2:03 am

Imagen



PREGUNTAS. MIGUEL ÁNGEL MELLADO


    El gato por liebre de la infanta Cristina ¿y otros despropósitos?

El 17 de febrero de 1937, una atractiva joven norteamericana, en Madrid para estudiar arte interpretativo, se disponía a comer acompañada de su madre. Tras tomar la segunda cucharada del guisado con liebre, ambas llegaron a la misma conclusión. En un reportaje publicado años después en el National Geographic Magazine, lo contaba así: “El gato guisado nos costó a mí y a mi madre un dólar el plato. Somos estadounidenses y aún teníamos dinero. Dos españoles ancianos, menos afortunados, nos observaban a través del ventanal del restaurante”.

“La carne oscura y surcada de tendones, como la de la liebre por la que la hacen pasar, fue la primera que comíamos en seis semanas, salvo la de caballo”. La estudiante Gretchen Amelia Schwinn, nacida en Los Ángeles (California), pagó, dejó una propina y salió escopetada porque a unos kilómetros sonaban disparos de la artillería del ejército franquista. No tenía tiempo para quejarse al camarero de que le habían dado gato por liebre.

Exactamente 80 años después, este 17 de febrero de 2017, poco antes de la hora de la comida, los españoles en general tuvieron la misma sensación que Gretchen: la ensaimada judicial a modo de sentencia emitida desde Palma de Mallorca tras meses de deliberación daba gato por liebre. Sobre todo, al escuchar la absolución de la infanta Cristina, la colaboradora necesaria sin la que Iñaki Urdangarin, condenado a seis años y tres meses de prisión, habría sido incapaz de vender unos clínex en un semáforo. (Léase, seis millones de euros en propinas procedentes de diferentes instituciones del Estado, además de otras grandes empresas).

No es que el pueblo soberano, siempre con ganas de joder a los poderosos inalcanzables, esperase una condena ejemplar del tipo El Verdugo. Como homenaje a la película de Berlanga, estrenada precisamente otro 17 de febrero (de 1964), no habría estado mal. En este caso, el garrote vil para la monarquía española y para Felipe VI habría sido que Cristina, séptima en la línea de sucesión, hubiera tenido que entrar en prisión.

Ahora bien, del garrote vil a la exoneración total de la infanta había pasos intermedios. Tanto es así que al juez Castro, instructor del caso Nóos, el (desa)guisado de la sentencia ni le supo siquiera a gato, sino directamente a rata.

Personalmente, la condena leve (por los méritos que había hecho) del duque emPalmado –como él mismo firmaba en emails- me ha dejado flácido. Más ofensivos, intelectualmente hablando, resultan los argumentos aceptados por el jurado (formado por tres mujeres) para dejar libre de toda culpa a Cristina. Porque resulta que la infanta de España, tan bien preparada, con fama de inteligente y aplicada, no se enteró de nada.


: la directora del área internacional de la Fundación La Caixa, capacitada para desarrollar complejos proyectos de ayuda en países de todo el mundo, trabajo por el que recibe unos 200.000 euros al año, no se enteró lo más mínimo de las cuentas de sociedades en las que participaba con su marido, Iñaki Urdangarin. Y si no se enteraba de esto, tampoco podía imaginarse que dormía con un prevaricador administrativo, un malversador de caudales, un falsificador de documentos, un traficante de influencias y un delincuente contra Hacienda. Todas estas figuras penales le son atribuidas a Iñaki en la sentencia para condenarle a seis años y tres meses de prisión.

Cristina de Borbón y Grecia no es una cualquiera (dicho esto sin ánimo de ofender). Es la séptima persona en la línea de sucesión a la Corona y a la Jefatura del Estado, detrás de las princesas Leonor y Sofía, de la infanta Elena y de los hijos de ésta, Froilán y Victoria. Si mañana sucediera una catástrofe imposible e impensable de imaginar, sería por derecho (im)propio la reina y Jefa de Estado al haber quedado libre de culpa en el referido juicio. Se supone que Urdangarin no podría actuar de rey consorte durante siete años y un mes al haber sido inhabilitado para un cargo público durante este tiempo.

Son los beneficios de hacerse la tonta. Por las redes sociales circula un DNI apócrifo de la infanta Cristina. Primer apellido: No sé. Segundo apellido: No me consta. Nombre: No lo recuerdo. Fecha de nacimiento: lo lleva mi marido. Hija de: papá.

Papá es Juan Carlos, en otro tiempo el número 1. El rey emérito ha sido el otro gran exonerado de este juicio. En cierto modo, Iñaki Urdangarin es el hijo más parecido que ha tenido don Juan Carlos, aunque sea hijo político. Unidos por el desparpajo, la afición a las mujeres, la moral laxa, el gusto por el dinero, el poco amor a la lectura y el mucho por el divertimento, la reducida capacidad dialéctica compensada con un don natural para relacionarse socialmente.

Imagen
Corinna, Iñaki Urdangarin, don Juan Carlos y Cristina en los premios Laureus 2006.

Esto era lo que don Juan Carlos pensaba de sus dos yernos: Jaime de Marichalar, un zoquete; Iñaki Urdangarin, un talento. Un talento de los de San Marcos. Como escribe el evangelista en la parábola de los talentos: “Porque a todo el que tiene se le dará y tendrá de sobra (Iñaki); pero al que no tiene, aún aquello que tiene se le quitará (Jaime); y a ese criado inútil arrojadlo fuera a las tinieblas…”. Fue lo que el rey emérito hizo con Marichalar.



    ¿HAY DINERO PARA EL AUTISMO?

NO , pero sí para robar. Puede que sea demagógico. Pero por encima de todo el caso siguiente es real. El jueves, cuando la sentencia del caso Nóos (Nos, así hablan los reyes, en mayestático), nos recordaba que Urdangarin y su compinche Diego Torres sablearon durante años a diferentes instituciones autonómicas, hasta sacarles un mínimo de seis millones de euros, una pareja amiga me contaba su problema familiar. Resulta que tienen un precioso niño con autismo que cumplirá en unos meses tres años. Quieren matricularlo en un colegio público especial, en Madrid, pero no podrán hacerlo porque no cumplen ¡¡¡el protocolo!!!

El protocolo de la Comunidad de Madrid consiste en lo siguiente: para que un niño autista pueda ingresar en un aula especial, tiene que haber estado todo un año escolar matriculado en un centro público. Como apenas hay guarderías públicas capacitadas para pequeños con este problema, los padres se encuentran con el siguiente dilema al alcanzar la edad de escolarización de su pequeño: o lo matriculan a los 3 años en una clase normal, sin recibir atención especial, y pierden así un año en el que la maduración de niños con trastorno del espectro autista es fundamental, o jamás podrán beneficiarse de la gratuidad pública en un tipo de asistencia necesariamente cara.

El protocolo, en la antigua Grecia, era la primera envoltura que contenía un rollo escrito. Cuando el acta era oficial, el protokollon llevaba el sello de autentificación. La verdad del envoltorio (del protocolo) de la Comunidad de Madrid es que se ha reducido el dinero dedicado a la enseñanza en general, y en casos tan especiales y sensibles como el autismo.

Hace un par de años, la Comunidad de Madrid presumía de ser pionera en la atención a niños y adultos con autismo porque la Consejería de Asuntos Sociales destinaría cuatro millones de euros. Dos menos de los que robó Urdangarin.

Como en España, por lo que se ve todos los días, hay muchos urdangarines, 40.000 coches oficiales (22 veces más que en EEUU) y más de 160.000 políticos con ingresos públicos, ¿cómo es posible que se aduzcan protocolos y gaitas para casos de extrema necesidad en la enseñanza? Pero este es otro juicio pendiente de una buena sentencia electoral.




Volver a “La Casa Real”