Letizia Ortiz: caballo de Troya

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensajepor Invitado » Vie 29 Abr, 2016 2:00 am

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Letizia humilla a Felipe en público

Mensajepor Invitado » Mar 10 May, 2016 3:47 pm

Imagen

La prensa portuguesa acusa a Letizia Ortiz de "humillar en público" a Felipe VI

La revista Flash asegura que "Letizia es frívola" y que es la culpable de que el Rey de España se haya alejado de su familia.

La relación de los reyes de España ha traspasado fronteras. Ya no solo le importa a la prensa española cómo va el matrimonio, también a la extranjera, como se puede ver en la revista Flash que titula: "Letizia humilla a Felipe en público".

Además, el magacín portugués asegura que la Reina "es frívola y ha alejado a Felipe de su familia". Añade que el matrimonio está en crisis y culpa a la expresentadora por su mal carácter, ya que "ella humilla a Felipe en público desde el primer día, desde el famoso 'Déjame terminar' de su pedida de mano".

Flash la califica como una persona "frívola, demasiado perfeccionista, egoísta, distante y obsesionada con su imagen", plasmando la mala imagen que tienen de ella. Esta no es la primera vez que la prensa extranjera critica a Letizia ortiz por su carácter distante y frío. La revista Bunte la describió como 'la condesa del terror'.

http://www.flashvidas.pt/a_ferver/detal ... blico.html



Avatar de Usuario
Invitada

Letizia humilla a Felipe en público

Mensajepor Invitada » Mar 10 May, 2016 4:50 pm

La prensa portuguesa NO acusa a Letizia. Solo se hace eco de lo que dicen los españoles.
Texto de la revista
Letizia está a ser alvo de várias críticas por parte dos espanhóis, que a acusam de humilhar o marido em público, ao mostrar-se cada vez mais distante de Felipe VI em actos oficiais.

Alguns membros do povo começam a descrever a rainha de Espanha como uma pessoa fria e de mau feitio, e acreditam que o casal está a passar por uma grave crise conjugal.


Está en portugués pero se entiende perfectamente.
No me gusta Letizia pero menos me gustan las manipulaciones dignas de la freidora.

Avatar de Usuario
Lily

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensajepor Lily » Mar 17 May, 2016 11:04 pm



Errores de Protocolo | Vulgaridad y populachería vana de la reina Letizia en exteriores
NO CABE A UN ROYAL CONDUCIRSE EN EXTERIORES BAJO LA VULGARIDAD POPULACHERA, PROSCRIBIENDO ASÍ LA DISTANCIA REGIA.

Decía el señor Mateo Sagasta en una memorable disertación ante las Cortes españolas, en el mes de junio del año 1872 (concretamente en la sesión del día 8), con ocasión de los debates acerca del Discurso de la Corona para abrir la legislatura, que por la populachería se establece una especie de puja de liberalidad en la cual nadie quiere quedarse atrás, todos van más adelante de lo que sus propias convicciones y las conveniencias del país les aconsejan; por la populachería (seguía diciendo el insigne diputado español) se aceptan muchas veces principios que, antes, por convicción se rechazaban, por la populachería, en fin, se adoptan ciertas direcciones y se establecen ciertas corrientes peligrosas para los mismos que las adoptan y las establecen. No reconozo nada más terrible para el Partido Liberal (proseguía) que la populachería, pues por la populachería se ve muchas veces a los hombres ir a donde no debían ir y, cuando ven la profundidad del abismo a cuyo borde han llegado sin apercibirse, entonces huyen espantados como la gallina que, empollando huevos de un águila, huye espantada de sus propios hijuelos. Y yo afirmo: ¡qué vigencia perpetua tienen estas sabias palabras, más de un siglo después de proferidas por el señor Sagasta!

Debemos reconocer que se ha estudiado poco la funcionalidad de los royals en exteriores. Generalmente se entiende que la representación comediográfica de las monarquías, a través de su guión director que es la regla protocolaria, se ha de desenvolver en el interior de palacio o en ámbitos cerrados que, aunque sean a cielo abierto, no pasen de ser patios, cubiertos o no. Las actividades de los royals en exteriores suelen tener un marcado acento de reencuentro con el populacho, bien desde el coche o la carroza abiertos, bien desde una balconada, saludando desde la aeronave, acaso en un parque inaugurando una feria o en un acuartelamiento, pero siempre respetando la distancia regia, sin entrar en circularidades ni en usos de corrillo. Pero la funcionaria royal Letizia La Fiztizia, como vemos en la videola, confunde la relación de un royal con la gentecilla, siempre voluble y de suyo anárquica, con la confusión y la mezcolachería. Lo hace en plena calle, sin preparación de ornamentos de ningún tipo, improvisadamente, con rápido despacho y superficial ejecutoria, lo que no casa con la serenísima alteza y el donaire de suave equilibrio que ha de estar en cualquiera de los gestos de un royal, cayendo en la vulgaridad, en la populachería, que destruye el principio de autoridad y deja que el populacho tome la Institución de la monarquía a chacota despendolada. Ni el peinado, ni el atuendo, ni el coche de Estado exaltan la majestad royal, todo es vano, cual semilla loca de estío.

Avatar de Usuario
Invitado

Doce tormentas para doce años de matrimonio.

Mensajepor Invitado » Dom 22 May, 2016 9:40 pm

Imagen


PREGUNTAS. MIGUEL ÁNGEL MELLADO

Doce tormentas para doce años de matrimonio. ¿Y un rayo de sol?


1. Cuando en mayo marcea... Sí, el abuelo Paco, Francisco Rocasolano, era muy dado a los refranes. No es descabellado suponer cuál se le vendría a la cabeza al observar cómo amaneció aquel 22 de mayo de 2004, día de la boda de su nieta. ¿Cuántas veces se habría referido al dicho popular “Cuando en marzo mayea, en mayo marcea” al subir a un pasajero en el taxi en una jornada imposible de conducir en la ciudad? Y desde Julio César se sabe bien que marzo, con sus idus y sus odios, no es mes de felices presagios.

El día de la boda del príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, con la periodista Letizia Ortiz no llovió sobre Madrid, jarreó. Solo la templanza del novio consiguió aplacar el carácter tempestuoso de la novia, enfundada en su vestido de Manuel Pertegaz, con su cola de 4,5 metros de larga, festoneada con blasones de la familia de él, y elegantemente rematada ella con una tiara de la reina doña Sofía, también de la familia de él. No había espacio para dudar del signo familiar imperante que presidiría la nueva vida de la 'ex' periodista. El abuelo Rocasolano pensó en el refrán, escrito por Verlaine de otra manera: “Llora mi corazón / Como llueve en la ciudad / ¿Qué languidez es esta / Que invade mi corazón?”. El mal augurio era el mismo.


2. La decepción de Felipe. En las relaciones en pareja siempre pasa. Las gracias primeras se convierten en gracietas y acaban siendo insoportables. Les pasó a doña Letizia, que se le vino el palacio encima, y a don Felipe, a quien tanta espontaneidad marital, una de las razones de su enamoramiento, le desestructuraba a veces. Amigos, sobre todo amigas, comenzaron a escuchar pronto de Letizia que no aguantaba tanto protocolo. Ahí comenzaron las desavenencias tempranas, amortiguadas por la inconmensurable capacidad de dominio del esposo. Que la futura reina de España rompiera el protocolo en la boda del llamado príncipe Nicolás de Grecia, en agosto de 2010, cuando se levantó en mitad de la cena para sentarse al lado de su marido, era asumible. Que se quejara, en un acto oficial, del daño que la hacían los zapatos, también. Incluso que comiera pipas en la calle con su guardaespaldas. Pero eso de salir con sus amigas cuando ella quisiera, donde quisiera y volviera a la hora que ella quisiera, sin el menor asomo protocolario, era inadmisible.


Imagen
Paloma Rocasolano, Juan Carlos I, don Felipe y doña Letizia, doña Sofía y Jesús Ortiz.


3. Choque con don Juan Carlos. La mayor tormenta en palacio se produjo en el año 13 (2013), aunque no fuera martes. Entre el todavía rey don Juan Carlos I con los Príncipes de Asturias, debido al comportamiento heterodoxo de doña Letizia. Según ha sabido este preguntón, hubo dos reuniones críticas y decisivas en días diferentes de ese año. Marcarían el sino del matrimonio Borbón-Ortiz. Don Juan Carlos, aún con ímpetu pese a sus problemas físicos, planteó crystal clear a los Príncipes de Asturias que así no podían seguir al poner en peligro la institución.

Apareció la palabra tabú: divorcio. Y con todas sus consecuencias, que en este caso era cumplir hasta la última coma de las capitulaciones firmadas por doña Letizia antes de casarse. En caso de divorcio, la madre renunciaría a los hijos si los hubiera, porque el primero reinaría en España. En una de estas reuniones doña Letizia, según fuentes solventes, levantó la voz a don Juan Carlos, como nunca le había sucedido a éste. A doña Letizia no le importaba perder todo, pero jamás renunciar a su hijas, lo que más amaba y ama en el mundo. “Así la hemos aplacado y tranquilizado”, confesó semanas después don Juan Carlos a un amigo. Y el matrimonio continuó hasta convertirse en reyes en junio de 2014, cada uno interpretando su papel.


Imagen
Posado de don Felipe y doña Letizia junto a sus hijas con motivo del 40 cumpleaños de doña Letizia.


4. Otra ruptura en palacio. La tormenta del día de la boda se transformó en tsunami en las familias Borbón Grecia y Ortiz Rocasolano. La boda del heredero inició el progresivo enfriamiento de él con sus hermanas, como pasa hasta en las mejores familias. Con la infanta Elena, tan unida a don Juan Carlos, no había empatía. Con Cristina, la ruptura fue total al estallar el caso Nóos.

Y esto afectó a las relaciones casi maternales de Letizia con su suegra. La entonces princesa de Asturias interpretó que el apoyo público de doña Sofía al matrimonio Urdangarin erosionaba el papel de don Felipe y, por ende, de su hija y heredera doña Leonor. Hasta el punto que, según publicó la periodista Pilar Eyre, doña Sofía se quejó a una prima alemana de las dificultades para ver a sus nietas Leonor y Sofía. Cuando Felipe de Orleans, tutor de Luis XV, vendió la mitad de los caballos de la cuadra del rey, Voltaire escribió: “Mejor hubiera sido vender la mitad de los asnos de dos patas que el monarca había heredado”. Eso ha pensado doña Letizia de la familia de su marido.


Imagen
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin seguidos de la infanta Elena y Jaime de Marichalar en la boda de don Felipe y doña Letizia.


5. El ex marido leal. Paradojas de la vida: Zarzuela entraba en estado de pánico al pensar qué podía soltar el primer marido de ella, Alonso Guerrero. Doce años después, el profesor de Literatura ni provocó tormenta alguna ni lluvia. En términos de estabilidad, Guerrero, republicano, ha sido el más leal ciudadano para la institución monárquica. Renunció con su silencio a cientos de miles de euros y a vender libros con la publicidad. Su mayor atrevimiento ha sido el título de su última novela, Un palco sobre la nada, en el que Letizia y Felipe se han debido de sentir a veces.


6. El primo infiel. David Rocasolana se convirtió en 2013, año en que cayeron truenos y rayos sobre Palacio, en atroz pesadilla. Forma parte del big bang habido en ambas familias en estos 12 años. El libro Adiós, Princesa, firmado por David, fue como un rayo lanzado por Júpiter contra los mortales: la pareja y la monarquía. No es difícil colegir por qué fue llamada a capítulo doña Letizia en 2013, con la amenaza de divorcio. El libro revelaba el aborto de la hoy reina, supuestamente cometido poco antes del anuncio de compromiso con don Felipe en aquel lejano noviembre de 2003. El abogado Rocasolano desaconsejó a su prima la firma del documento de cinco folios con las capitulaciones


7. El diluvio Erika. A falta de la lectura de los diarios que doña Letizia escribe con su meticuloso perfeccionismo, puede afirmarse que el carácter de la reina y, por efecto simpatía, del hoy rey, se vio alterado indeleblemente por el suicidio de Erika Ortiz Rocasolano en febrero de 2007. Tenía 31 años. ¿Hasta qué punto no ha influido mi decisión matrimonial en la muerte de mi hermana?, se preguntó. Y acto seguido culpó a los periodistas de la presión fratricida. Los directores de periódicos recibían llamadas desde Zarzuela no para tratar bien a don Juan Carlos o don Felipe sino para no tratar las desventuras de la otra familia más real, la de los Ortiz Rocasolano.


Imagen
Erika Ortiz Rocasolano y su marido Antonio Vigo en la boda de don Felipe y doña Letizia.


8. Y encima, el cuñado. Jaime del Burgo, íntimo amigo de doña Letizia, acabó siendo, además de marido de la hermana, Telma, la tormenta perfecta sobre la pareja real. Lo sabía todo de doña Letizia, a la que conoció antes que don Felipe. Además, le gustaba escribir mensajes a través del teléfono, otra de las debilidades de la esposa regia. Otro quebradero de cabeza para la corona. Jaime del Burgo también desaconsejó a doña Letizia firmar las capitulaciones matrimoniales, anímica espada de Damocles sobre la libertad de la reina.


9. Reafirmación de la personalidad. Los reyes han visitado esta semana el corazón de La Mancha. Plinio, el policía de Tomelloso creado por el escritor García Pavón, con sabiduría manchega habría reconvenido a la reina por desatención. Así como sucedió en la visita a Zacatecas (México), doña Letizia iba a su aire, lo cual, más allá de la educación, forma parte de su proceso de reafirmación personal constante, mal que pese al mismo rey. La profusa lluvia que suponen estas actuaciones acaba erosionando el terreno matrimonial, como bien se sabe en la fértil Mancha.


[html5=680]http://d1924z9jsk52ud.cloudfront.net/videos/10302/3026/1693026/1459667612078_10302.mp4[/html5]


10. Un detalle facial. Quevedo, que murió en Villanueva de los Infantes, otro pueblo manchego visitado por la reyes, no creía en la ciencia de las arrugas. Quitárselas dicen más que tenerlas. En el caso de doña Letizia, que haya pasado por el quirófano (nariz y mentón) y sus visitas a clínicas dermatológicas forman parte también de la reafirmación de su personalidad. Lo hace por ella, no por don Felipe, con una asiduidad mal vista en Palacio y que, a buen seguro, no comparte su marido. Las técnicas de rejuvenecimiento crean tanta adición como para algunos ser cortesanos en la Corte.


11. Mi reino por unas amigas. Conocidas como las “escuderas de doña Letizia”, han actuado como soporte de la reina y de espita para sus tensiones. Si no hubiera sido por ellas, es muy probable que doña Letizia no hubiera aguantado la olla de presión en que se convirtió su vida, y con la de ella, la de don Felipe. De la lista está a punto de caer una, Almudena Bermejo, casada con Fernando Peña, creador de sociedades evasivas en Panamá. Las amigas han sido como un claro para Letizia y una nube, a veces, para el marido.


12. ¡Ay, los amigos! Hablar de amigos es un asunto vidrioso en casa. Porque, "a ver, ¿cómo llegó Javier López Madrid a la vida de la pareja? ¿A través de quién? De ti, Felipe, era tu amigo", podría decir la reina. "Sí, pero yo no le escribí ese SMS tan estúpido con aquel sabemos quiénes somos y con esa despedida antológica de compiyogui", podía contestar el marido. A aquel López Madrid, ex amigo, acusado de uso fraudulento de las tarjetas black de Bankia y de mantener relaciones intimiditorias con una ginecóloga. Un SMS adornado con un merde dedicado al suplemento LOC, siempre tan molesto. Mejor no hablar de amigos ni de periódicos, pensarán el rey y la reina ex periodista.


Imagen
Javier López Madrid a las puertas de la Audiencia Nacional.


Y 13. Siempre que llueve, escampa. En el acervo popular, esta es una frase estoica muy común. También lo era, pues, para Francisco Rocasolano, el abuelo querido. En estos doce años tempestuosos para don Felipe y doña Letizia, cuya relación comenzó como un cuento de príncipes y princesas y acabó siendo de reyes, el pragmatismo de ambos salvó a la pareja del naufragio. Desde el primer día, se les divorció. Pero ahí siguen. ¿Y así seguirán otros 12 años? Muy profesionales, amantes de sus hijas y de su futuro, saben que la frágil nave monárquica difícilmente aguantaría un naufragio matrimonial. Lo cierto es que cuanto más hundidos parecen los actores reales, se van al cine y renacen como el ave fénix de sus cenizas.

Avatar de Usuario
Invitado

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensajepor Invitado » Sab 18 Jun, 2016 1:27 am

Imagen


REINA LETIZIA
BAJO EL ‘CHAPARRÓN’ DEL ÚLTIMO AÑO

Cuando se cumplen dos años de la proclamación de los Reyes, nobles, empresarios y periodistas hacen balance. Aunque la idea de una tercera república ha desaparecido de los programas electorales, la Reina sigue generando opiniones encontradas.

COTE VILLAR


HACE UN AÑO, LOS REYES celebraban su primer aniversario en el trono entregando las condecoraciones de la Orden del Mérito Civil a ciudadanos anónimos. Gente humilde, héroes de la calle cuyas vidas merecían un premio. El mensaje de los Reyes novatos era contundente, “estamos con vosotros, no vivimos en palacios lejanos”. Después, Don Felipe y Doña Letizia celebraron un almuerzo privado con representantes de los distintos poderes del Estado en el que también estuvieron presentes Don Juan Carlos y Doña Sofía. Todo fue impecable, un vehículo perfecto para la imagen de regeneración que impulsaron desde el primer minuto en que Don Felipe se hizo cargo de la Jefatura del Estado. Mañana, cuando se cumplen dos años desde su proclamación, no hay ningún acto programado. A los pies de plomo de la Corona en cualquier periodo electoral, se suma que el Estado está en funciones y no hay nadie con quien almorzar, por no hablar de que el juicio del caso Nóos está en su fase culminante. Si durante sus primeros 12 meses en el trono vivieron una auténtica luna de miel con la sociedad, hoy su posición parece más comprometida por el parón institucional y la sensación de “manos atadas” que fuentes internas de Zarzuela reconocen. “Son muchos los logros, pero no han tenido demasiadas oportunidades de publicitarlos”, aprecia una cronista real. Veamos.

Imagen

El día más difícil de la Reina

CARMEN REMÍREZ DE GANUZA


Aquella tarde en el Auditorio de Madrid fue, probablemente, la más dura de sus dos años como Reina. Doña Letizia andaba erguida, rígida como tantas veces, pero más frágil que nunca, apenas sostenida por el hilo de su brazo, colgado del brazo del Rey. Todas las miradas estaban puestas en ella, mientras la suya andaba perdida lejos, muy lejos de aquel circo de leones. Nunca el morbo había sido mayor a su alrededor. Su compi yogui se había hecho viral. Y ella debía hacer como si no pasara nada. A su lado, el Rey, amable e impenetrable, parecía haber robustecido su figura. Casi enternecía contemplar la manera, siempre sutil, en que encabezaba aquel breve desfile, vigilante, presto al rescate. Es lo que tiene la Monarquía. La tormenta de la publicación de los mensajes comprometedores con el ya imputado amigo Javier López Madrid había estallado en Palacio y allí había de ser sofocado. Ahora tocaba levantar barbilla y disimular. Porque lo que estaba en juego ese día no era la popularidad de la Reina. Lo que estaba en juego era la propia imagen de la Corona.

Hasta ese día, Doña Letizia había logrado construir todo un personaje. Su profesionalidad, su buen inglés, sus reconocimientos internacionales, sus causas sociales, su propia imagen de pasarela... la habían encumbrado como royal. Pero sobre todo, su notoria aceptación del papel secundario como Reina consorte, había limado antiguas antipatías entre la clase más acomodada, que ahora veía reeditadas, negro sobre blanco, las pruebas de su carácter más plebeyo. Aquello era como retroceder a la casilla de salida. Sólo que en plena crisis institucional. Al cabo de tres meses sin Gobierno y varios viajes al exterior suspendidos, a España sólo le faltaba un escándalo en la jefatura del Estado. Aquellas palabras de Don Felipe a su amigo caído en desgracia —“ya hablaremos”— habían salvado por los pelos al Monarca de un tipo de contaminación del que el año anterior se había blindado dolorosamente con la retirada del ducado de Palma a la Infanta Cristina. Las terminales de Zarzuela se encargaron de sembrar nuevos cortafuegos para la pareja real que hablaban de una indeterminada ruptura con el contaminante amigo. Pero no fueron los cortafuegos sino el cierre de filas de la clase política, mediática y social la que, poco a poco, apagó el incendio. Un incendio con algunos pequeños brotes, como el del vídeo de Zacatecas, en el que pudo verse a la Reina, un año antes, en plenas facultades de rebeldía personal frente a la regañina de su anfitrión, el presidente de México. La escasa agenda de aquellos meses ayudó a sacar del foco a Doña Letizia, que apenas hace semanas ha regresado a la luminaria, totalmente recompuesta, y consolidada en un personaje que pocos habrían adivinado dos años atrás. Basta ver su efigie en la Plaza Mayor de Salamanca, de moño y rosa impolutos, amadrinando una jura de bandera.


“REINA DE IZQUIERDAS”

“Así, ante el agotamiento de un sistema que ha devenido ilegítimo y que funciona de espaldas al pueblo, tenemos la obligación de impulsar desde la base [...] un nuevo proceso constituyente [...] que logre una constitución republicana, fundamentada en la participación ciudadana”. En el programa electoral con el que Izquierda Unida se presentó a las elecciones del 20 de diciembre uno de los principales puntos era conseguir la III República. De hecho, esa palabra, República, aparece hasta 19 veces en el texto. No la busquen en el programa con el que Unidos Podemos (ese matrimonio de Izquierda Unida con Podemos) se presenta a las elecciones del 26-J. No la encontrarán.

Otro recién llegado al cargo, el duque de Alba, lo valora así para LOC. “El Rey ha cumplido su papel admirablemente bien, ha superado todos los retos que se le han planteado y tiene un gran prestigio nacional e internacional. La Monarquía es un lazo de unión, una figura que al estar por encima de los partidos políticos, aporta estabilidad y continuidad al país. Eso es algo que ahora es más importante que nunca, y creo que todos lo han entendido”.

Un importante noble de la Corte insiste en esa idea: “Se ha dado un giro total a la situación, la Corona estaba muy mal, era muy atacada por distintos sectores de la sociedad, pero ellos le han dado un nuevo aire y han conseguido revertir la situación, lo están haciendo muy bien a pesar de todo”.

El elogio, sin embargo, no siempre alcanza a la Reina Letizia. Es un hecho que el mayor traspiés de este último año lo ha protagonizado la soberana, al filtrarse unos mensajes suyos de apoyo al empresario Javier López Madrid cuando ya estaba imputado por el caso de las tarjetas black. El hashtag #compiyogui se transformó en trending topic en España apenas un par de horas después de publicarse la noticia en eldiario.es. Inmediatamente se convirtió en tendencia a nivel mundial.

Un artículo publicado por la periodista Ana Romero el pasado 2 de junio ahondaba en esa sensación que parece compartir el sector más crítico de que el talón de Aquiles de la Corona actual es la soberana. Según la autora de Final de partida (La Esfera), el Rey Juan Carlos “sigue mirando de reojo a la Reina consorte. Le inquieta lo que ha denominado ‘falta de solidez’ de Letizia Ortiz”. No es nuevo que los ataques a la figura de esta Reina empeñada en modernizar las antiguas bisagras de Zarzuela vengan de los sectores más tradicionalistas. “Pienso que en estos dos años Letizia ha evolucionado”, aporta Pilar Eyre, autora de La soledad de la Reina. “Aquella princesa de Asturias que no sabía muy bien qué hacer con su vida, se ha trasmutado en una Reina segura de sí misma, con apego al cargo, consciente de su papel fundamental frente a la opinión publica y los nuevos partidos: su imagen, verdadera o no, de reina de izquierdas ha servido de contrapeso al papel más tradicional del Rey y la institución. Según dice una amiga suya ‘le ha quitado carcundia y caspa a la monarquía’. Por supuesto, esto le ha valido la animadversión de los viejos monárquicos, y no sé yo si contribuye a mantener la paz conyugal...”

Otra cronista real aporta un punto de vista diferente. “Tenemos a la Reina más preparada de la Historia, mucho más que la Reina Sofía. Letizia representa mejor a la mujer española del siglo XXI que la anterior soberana. Trabaja muchísimo pero quizá le falte algo de empatía, de saber hacerse llegar a la gente”. Las mejores oportunidades que tenía de hacerlo este año, además, han sido canceladas por la falta de Gobierno. Los viajes de Estado a Reino Unido, Japón o Corea se han diluido bajo el mantra de que no era el mejor momento. Si había una ocasión para lucirse y defender la marca España, ésa era la inauguración de la ampliación del Canal de Panamá, en la que ha participado Sacyr. Los Reyes no podrán ir porque es el mismo día de las (segundas) elecciones, el 26 de junio. En su lugar, Don Juan Carlos.

Juan Rosell, presidente de la CEOE, confirma ese especial hincapié de la Corona en su apoyo a los empresarios: “el Rey ha demostrado en estos dos años de reinado una sensibilidad y atención especial por la tarea y la actividad que desarrollamos empresas y empresarios. Por ejemplo, hace dos meses, CEOE tuvo el honor de que el Rey interviniera en el acto de clausura de nuestra Asamblea General. [...]. Allí le agradecimos el apoyo de la Monarquía al gran esfuerzo exportador de las empresas españolas. Al Rey le hemos acompañado en viajes de Estado y en visitas a países, en los que la Monarquía ha demostrado ser el principal embajador de España”. De hecho, si el presidente Barack Obama va a visitar a esta España “en funciones” es en gran parte al buen hacer de la Corona.

Matilde de Bélgica está sufriendo estos días una oleada de críticas después de que varios diputados del partido nacionalista flamenco N-VA se quejaran de que, en su opinión, tenía un excesivo protagonismo institucional. Su pecado, recibir en audiencia en el Palacio Real de Bruselas a Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial. Eso en España sería impensable. “El papel de la Reina es un tanto machista y probablemente el ser humano que es Letizia, la profesional que hay detrás, no esté demasiado de acuerdo con eso y esté esperando un momento más propicio para cambiarlo”, especula una periodista especializada. Un vistazo a los datos que arroja la Memoria de Actividades de la Casa Real en 2015 parece corroborar esa afirmación. La Reina se ocupa principalmente de los temas de Solidaridad, Cultura, Educación y Sanidad. Pero los asuntos de índole Institucional, de Defensa, Economía o Deportes son cosa del Rey.

A pesar de eso, la periodista María Teresa Álvarez, autora de Margarita de Parma y viuda de Sabino Fernández Campo, ve en Letizia a una mujer mucho más segura que antes: “Tiempos difíciles y complicados en los que Sus Majestades han cumplido a la perfección con la misión que la Constitución les ha asignado. En cuanto a la Reina doña Letizia, creo que, como persona inteligente y responsable que es, ha asumido su papel de forma ilusionada y con grandes deseos de hacerlo bien. Y lo está consiguiendo. Después de dos años creo que el balance es positivo; se la ve segura y más natural”.

A lo largo de este segundo año como Reina, Doña Letizia ha participado en 99 actos (frente a los 113 del periodo anterior), tres viajes oficiales (13) y 24 audiencias (28). Desde que el pasado 26 de octubre el presidente del Gobierno firmara el decreto de disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones, la Casa del Rey transformó su agenda. Los actos oficiales tendrían menos calado político y habría más trabajo de despacho. Entonces no sospechaban que llegaríamos al verano sin Gobierno, y durante meses la agenda ha languidecido entre rondas de consultas a los partidos políticos y el seguimiento escrupuloso del mandato constitucional. La Corona no está en funciones, pero a ratos ha parecido estarlo.

Imagen

Eso ha devuelto a Doña Letizia a las crónicas más frívolas. El color de sus labios, su famoso corte de pelo y demás elementos estéticos han sido asuntos que han ocupado mucho espacio en la prensa. Sin embargo, puede haber algo de miopía en la manera en que los medios enfocan (enfocamos) la figura de la Reina. Según un estudio realizado para LOC por Buzzmonitor (se han estudiado 10.048 tweets en perfiles públicos en Twitter, entre el 17 de mayo y el 17 de junio), los términos más asociados a “Reina Letizia” este último mes han sido “Club Bilderberg”, “Feria del Libro” y “visita a España de Michelle Obama”. En cuanto a los comentarios sobre los diversos miembros de la Familia Real, el 24,2% corresponde a la Reina Letizia y casi el mismo porcentaje (24,5%), al Rey.

Quizá por esa diplomacia preelectoral, la Reina Letizia ha decidido no reemplazar a Doña Sofía en el Club Bilderberg, ese misterioso foro de poderosos que se reúne una vez al año para decidir el destino del mundo. Aciertos y errores, como en cualquier novato. “Les sigue faltando transparencia y naturalidad. Cuando se murió Francisco Rocasolano, el abuelo de Doña Letizia, nos enteramos ya cuando estaba incinerado. Fue todo de un secretismo enfermizo. Esas cosas le restan puntos”, aprecia una cronista especializada. El primer año de reinado, los soberanos compartieron imágenes con sus hijas (antes de ir al colegio o recibiendo a su padre tras un viaje oficial), en un tren preparando un acto, en sus salidas nocturnas... En este segundo periodo “han plegado velas”. A la espera quizá del momento oportuno. Su momento, al fin.

EL MUNDO / LOC / SÁBADO 18 DE JUNIO DE 2016

Avatar de Usuario
Invitado

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensajepor Invitado » Jue 14 Jul, 2016 10:25 pm


Mascarada a dúo entre dos reinas de España | Sofía Grecia La Malquerida y Letizia La Fiztizia

Avatar de Usuario
Invitado

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensajepor Invitado » Vie 29 Jul, 2016 3:47 pm


LA REINA LETIZIA Y SU FINAL TRAJICO EN UN CENTRO PSIQUIATRICO

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16735
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensajepor Assia » Lun 01 Ago, 2016 6:41 am

Pero si este video del ''Investigado privado, descubridor de enigma y misterios (aunque aun no ha descubiero ninguno) ''arcologo'' licenciado o sin licenciar en Derecho, experto en patologia, recitador berreando, ''cantando o ladrando,'' guitarrista psiquitra, escritor, profeta Comandante de 1 guerrillas inexistente psiquiatra, ya lo colgaron en el hilo loko.? Pero como ya le conteste alli BUENO y QUEEEE.? Si Litizia se vuelve loca, pues ya la historia de Espana contaria con haber tenido 2 reinas locas: Juana, hija de los Reyes catolicos y casada tambien con 1 FELIPE como esta casada Letizia con otro Felipe.
Assia

Avatar de Usuario
Clodovea

CUANDO LETIZIA ENSEÑA LA ENTREPIERNA

Mensajepor Clodovea » Lun 03 Oct, 2016 6:03 pm


Avatar de Usuario
Invitado

Letizia oculta a Leonor

Mensajepor Invitado » Mié 02 Nov, 2016 9:40 pm


Crónica Rosa: Letizia oculta a Leonor de los fotógrafos
Federico aborda la actualidad rosa con B. Cortázar, Paloma Barrientos y Rosa Belmonte y las fotos sobre Letizia y la princesa Leonor.

Avatar de Usuario
Invitado

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensajepor Invitado » Vie 04 Nov, 2016 1:08 am

Patetica la Leti..... se habra creido que es la Jolie?


Avatar de Usuario
Invitado

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensajepor Invitado » Lun 14 Nov, 2016 11:18 pm

Imagen



PREGUNTAS. MIGUEL ÁNGEL MELLADO


    Letizia le hizo la cobra a Salam. ¿Se la hará a Trump?

La cobra, de pensamiento, porque finalmente el viaje de Felipe VI a Arabia Saudí, programado para este fin de semana, se suspendió in extremis debido al fallecimiento inesperado del hermano del rey Salam. De ahí que la cobra de la reina, que rechazó acompañar a su marido, fuera de pensamiento, no de obra.

Hace muchísimos años, in illo tempore decían los clásicos, en la España de la Acción Católica, yo tuve una especie de guía espiritual para conducirme por el buen camino. Debió de hacer muy mal su trabajo porque acabé de periodista.

Este sacerdote, guasón como buen manchego, dividía el pecado del sexo en una doble categoría: la del fornicio y la del 'pensamicio'. Según él, el 'pensamicio' era muchísimo más pecaminoso que el fornicio, porque el pensamiento, decía, siempre es más perverso y libidinoso que la mejor de las prácticas. Sabía de lo que hablaba.

Pero volvamos al presente. Por nada en el mundo quería la reina poner los pies en Riad. Letizia tiene cada día más claro su papel como reina consorte, y no como consorte del rey. Empecé a darme cuenta de ello hace cerca de 10 años cuando tuve el inesperado privilegio de ser recibido en Zarzuela por los entonces Príncipes, en audiencia privada. Sólo contaré un detalle, porque en este tipo de encuentros obra la regla no escrita de la confidencialidad.

Aquel día primaveral advertí con claridad que mi excompañera de profesión -"Yo ya no soy periodista", me aclaró- iba a ser definitivamente mi reina preferida y la reina del español medio. Estábamos sentados los tres, con el heredero en plan rey sol -o sea, en el centro- cuando nada más comenzar la conversación, la entonces Princesa de Asturias lanzó un ligero y plebeyo codazo a su marido, preguntándole de sopetón, como buena periodista que fue: “A ver, Felipe, dile a Miguel Ángel quién manda en casa, para que luego escriban lo que escriben”.

El futuro rey contestó como debía: “Pues... yo”. Mientras contemplaba la escena -el cómplice codazo, el ligero atoramiento del próximo Felipe VI y el dominio de la situación de la recién llegada a Palacio-, pensé: ¡Definitivamente, esta es mi reina... Al menos mientras haya monarquía! Me dije: adiós al abismo entre la realeza y el pueblo llano. Parecido a lo que exclamó el embajador español tras besar la mano de Felipe de Anjou, a punto de partir de Francia a España para ser coronado como Felipe V: “Ya no hay Pirineos”. Corría el año 1700.

Sirva este preámbulo para explicar por qué no ha de sorprendernos que la reina Letizia le hiciera la cobra al rey Salam de Arabia Saudí, así como el 31 de octubre hizo lo mismo al no estar presente en la jura del reelegido presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, so pretexto, en este caso, de que tenía que asistir al Congreso Mundial contra el Cáncer en París.


Imagen
Don Felipe y doña Letizia en una imagen de 2012, cuando eran Príncipes de Asturias.


Hoy daría lo que fuera por poder estar sentado de nuevo con los ahora reyes, en una conversación relajada y confiada como la de hace años. Para preguntar a la reina: 1) Por qué se negó a acompañar al jefe de Estado en una viaje oficial a Arabia Saudí donde estaba en juego un contrato de 2.000 millones para la construcción de cinco fragatas en los astilleros de Navantia, en Cádiz, con 3.000 empleos en juego. Y 2) Quién sigue mandando en casa.

Pasemos por alto la segunda pregunta. Para mentir ya están las encuestas electorales. Respecto a la primera, Letizia respondería off the record: 1) Porque una mujer como yo no puede visitar un país que tiene un embajador en Estados Unidos, también de la familia Al-Saud reinante, que, preguntado si los aviones de Arabia continuarán bombardeando Yemen y matando a cientos de niños inocentes, responde: eso es como obligarme a decir que jamás pegaré a mi mujer; 2) Porque yo no puedo visitar un país donde las mujeres tienen prohibido conducir; 3) En el que las mujeres casadas no pueden viajar solas y son acompañadas por un cuidador, el mahren, siempre de la familia del marido; 4) Un país donde un bloguero, Raif Badawi, ha recibido 50 latigazos en público y está en prisión a la espera de los 950 restantes a que fue condenado; 4) Un país donde 150 personas han sido ejecutadas en los últimos años, por decapitación en su mayoría, en algún caso por oponerse pacíficamente a la familia reinante; 5) Un país que subvenciona miles de mezquitas por todo el mundo -en España, también- promoviendo el wahabismo, corriente religiosa musulmana radical; 6) Un país en el que las divorciadas no pueden entrar por ser consideradas adúlteras; 7) Donde las extranjeras, al entrar, son provistas de una indumentaria para vestir de manera “decorosa”; 8) Un país en el que las presentadoras de televisión, según una norma reciente, han de vestir una abaya (túnica) y un pañuelo negro porque, según ha dispuesto la Asamblea Consultiva de Arabia Saudí, las periodistas no pueden mostrar su belleza...


Imagen
El Rey Salman no pasará sus vacaciones en Marbella.


De haber vivido Letizia en Arabia Saudí, Felipe no se habría fijado en ella, al no poder contemplar en pantalla sus encantos. Es más, ni la habría visto en pantalla, una divorciada como era.

Como digo, Letizia iba a hacerle la 'cobra' al rey Salam de Arabia Saudí con toda la razón del mundo. ¡Esta es nuestra reina!, podríamos decir muchos. Y, seguro, entre los muchos, la gran mayoría de las mujeres. Pero hay una pregunta más: ¿puede la esposa del jefe de Estado bailar la danza que le plazca, sea la de la cobra o la de las jirafas, por grandes razones morales e ideológicas que existan?


    ¿Le hará la cobra a Trump?

NO Motivos ha dado. ¿Se atrevería la reina feminista a no acompañar al rey en una visita oficial al presidente de Estados Unidos, Donald Trump? El mismo que dijo de la periodista Megyn Kelly, tras ser entrevistado por ella: “Podías ver cómo le salía sangre de sus ojos; le salía sangre de su… donde sea”. O que, chistoso, comentó sobre sí mismo: “Cuando eres una estrella puedes hacer cualquier cosa (a las mujeres); agarrarlas por el coño, lo que quieras”. De Trump, el Berlusconi con pelo, el King-Kong rubio, el nieto de alemanes con ramalazos, a veces, de Hitler con pelucón de zanahoria en vez de con bigote, acabaremos exclamando lo que Kissinger dijo de los dictadores sudamericanos: “Son unos hijos de puta, pero son nuestros hijos de puta”. Esperemos equivocarnos.


    ¿Iglesias y Trump, unidos por la P?

Por la P de Populismo. Y de podemos: Trump es el primer ciudadano normal -aunque suene a paradoja- que ha llegado a presidente de Estados Unidos sin ser político profesional ni militar después de más de 150 años de elecciones. Si Pablo Iglesias llega a ser presidente del Gobierno pronto, le sucedería igual. Donald ha conseguido ganar las elecciones situándose como un antisistema, como Pablo. Apelando éste y aquél a los hombres y mujeres olvidados de sus países. Hablando de la casta el uno y de los lobbys el otro. Dijo Trump: “No tengo tiempo para la corrección. Hay que arreglar el problema de este país”. Vociferó Iglesias en la investidura: “Me debo al honor de mi patria y los ciudadanos de mi país, no a los políticos de la triple alianza”.


Imagen


La televisión y una sociedad crecientemente injusta y desigual, en lo cultural y en lo económico, son los dos grandes aliados del de la trompa y del de la coleta. Eso sí: Pablo Iglesias, comparado con Donald Trump, es un pajarito sin alas y desplumado que despierta compasión.

Aceptemos que el mundo camina desnortado con un TomTom que parece programado hacia el abismo. No perdamos la esperanza. Como aconsejaba Confucio: sigamos comprando arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.

Avatar de Usuario
Invitado

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensajepor Invitado » Sab 19 Nov, 2016 2:07 am

Imagen
El gesto adusto de la Reina contrastó con la atención que mostraron la Princesa Leonor y la Infanta Sofía en todo momento.


REINA LETIZIA
SU SERIEDAD PROTAGONIZA LA APERTURA DE LAS CORTES

Las redes no tuvieron piedad con el evidente gesto de enfado de la esposa de Felipe VI en la solemne ceremonia. Las causas podrían hallarse entre los desplantes de los podemitas y el disgusto por sacar a sus hijas de su infancia ‘normal’, a lo que es muy reacia.

CONSUELO FONT


LA MAÑANA DE ESTE JUEVES, 17 de noviembre, tuvo lugar un acontecimiento muy señalado en el reinado de Felipe VI, ya que por primera vez presidía como monarca, acompañado de Doña Letizia y sus hijas Leonor y Sofía, la ceremonia de apertura de las Cortes Generales en una nueva legislatura. Discurso del Rey aparte, que fue en general muy bien valorado, el protagonismo no correspondió esta vez a sus hijas, que suelen acaparar la atención por lo poco que se prodigan en actos oficiales, pese a que Leonor y Sofía tuvieron una vez más un comportamiento exquisito en su estreno en un acto político. Ataviadas con sendos vestidos de corte imperio (en granate la Princesa de Asturias y en gris la Infanta), ambas saludaron, estrecharon manos y sonrieron incansables todo el tiempo, haciendo un esfuerzo sobrehumano por estar a la altura aunque sólo tienen 11 y nueve años.

Sin embargo, en esta ocasión el protagonismo, o, más que eso, la comidilla fue la Reina Letizia, por el talante ostensiblemente incómodo que exhibió desde que a las 12 en punto se bajó del Rolls Royce regio, luciendo por cierto un vestido verde cromo de Felipe Varela que ya ha repetido cuatro veces desde la fiesta nacional de 2014. Posteriormente, su expresión osciló entre el mal humor y la seriedad, cuando no la total ausencia, especialmente mientras asistía desde la presidencia del hemiciclo a los discursos de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y del propio Don Felipe, quien, tras acabar su intervención, dedicó una sonrisa de complicidad a su mujer, ante la que ella, impávida, dirigió su vista al infinito. Lo único que parecía acaparar su atención eran sus hijas, de las que estuvo pendiente cada segundo, marcándoles incluso con una seña cuándo tenían que aplaudir o parar de hacerlo.

Una actitud que desató una avalancha de comentarios en las redes sociales: “No entiendo la cara de enfado que luce la Reina desde esta mañana”; “La cara de Doña Letizia, un poema”, o “A la Reina se la ve con ganas de salir corriendo”. Era tan evidente que incluso una cadena de televisión requirió la opinión de Pablo Iglesias, el líder de Podemos, que zanjó la cuestión con bastante poca delicadeza: “No quiero ofender a nadie, pero el estado de ánimo de la mujer del jefe del Estado es algo que me trae sin cuidado”.


CAMISETAS REPUBLICANAS

Precisamente, los desplantes que los miembros de Unidos Podemos hicieron al monarca, negándose a aplaudir su discurso, permaneciendo sentados cuando entró, e incluso portando insignias republicanas (como Alberto Garzón o Diego Cañamero con su sudadera de “yo no voté a ningún Rey”), son parte de las causas que se barajaban para explicar el malestar de Doña Letizia. Otros, por contra, especulan con que la consorte de Felipe VI no estaba precisamente contenta con el rumbo político iniciado en esta legislatura, pues a diferencia de la Reina Sofía, fija en casi todas las juras de presidentes que se celebraron en Zarzuela siendo rey Don Juan Carlos, dio plantón en la de Mariano Rajoy, primera del reinado de Felipe VI, y también posteriormente en la de sus ministros.

Opiniones hay para todos los gustos, ya que no faltan tampoco quienes atribuyen el humor sombrío de Doña Letizia a la asistencia de sus hijas al acto, sobre todo en un día lectivo en el que tuvieron que perder colegio, pese a que Don Felipe acudió en mayo de 1979 a esta misma ceremonia también con 11 años, los mismos de Leonor. Es del dominio público que la Reina es muy remisa a exhibirlas en público, pues quiere que tengan una infancia lo más normal posible y alejada de los focos. Algo que subrayaron algunos tuits malintencionados como el de Tania Sánchez: “¿Las infantas no deberían estar hoy en el colegio?”. Más veneno llevaba el de la también podemita Carolina Bescansa: “Letizia, si llevas a tus hijas al Hemiciclo, prepárate para una campaña de insultos”, en alusión a las críticas que recibió ella cuando llevó a su bebé al Congreso. Habría que matizar que su hijo no es heredero a trono alguno, y además Leonor y Sofía han superado con creces la fase de tomar el pecho en el escaño.

Lo que sí es cierto es que a Doña Letizia parecían preocuparle más sus hijas, exageradamente quizá, ya que están muy bien educadas, que el acto institucional. La prueba es lo ocurrido durante el posterior besamanos, donde la Reina se limitó a estrechar la mano con un lacónico “buenos días”, mientras a su lado la princesa de Asturias y su hermana daban la mano a más de 600 personas. En la recta final, de repente, rodeó a las niñas y se las llevó a un sillón, ante la sorpresa de Mariano Rajoy, Ana Pastor y el propio Rey Felipe. Parece que Sofía, la pequeña, no se sentía muy bien o estaba muy cansada, ante lo cual el monarca se acercó a interesarse por su hija, siendo una vez más ignorado.

Situación un tanto peculiar que puso el broche al acto en el Congreso, ya que no se celebró la recepción en el Salón de los Pasos Perdidos que fue tradición durante los años del reinado de Don Juan Carlos. Tras la parada militar de despedida, mientras sus hijas montaban en un vehículo con el banderín del escudo de la Heredera, Doña Letizia subió de nuevo al rolls que les trasladó a ella y a Don Felipe a Zarzuela. Seguramente en ese trayecto se desveló la gran incógnita: la verdadera causa del malestar de la Reina.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 19 DE NOVIEMBRE DE 2016

Avatar de Usuario
Invitado

mujer juzgada por insultar a la reina Letizia

Mensajepor Invitado » Dom 11 Dic, 2016 6:12 pm

Imagen

Una mujer será juzgada por insultar a la reina Letizia en las redes sociales

La Fiscalía pide una multa de 7.200 euros por un delito de injurias a la Corona. La acusada publicó también mensajes sobre el rey Felipe VI y la princesa Leonor.

La Audiencia Nacional juzgará el próximo martes a una mujer que insultó a la reina Letizia en las redes sociales afirmando que es una "prostituta" y que su hija Leonor es en realidad una niña disfrazada del barrio madrileño de Moratalaz.

La Fiscalía pide una multa de 7.200 euros para la mujer por un delito de injurias a la Corona, después de que publicara diferentes mensajes en las redes sociales sobre la reina y también sobre el rey Felipe VI.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, en algunos de los mensajes, que publicó desde julio de 2015, aseguraba que doña Leticia estaba cometiendo una estafa por encubrir la supuesta inexistencia de su hija la princesa Leonor y que usaba para ello una menor anónima.

"¿Es cierto que son niñas de Moratalaz que acicalan y sacan en fotos?", se preguntaba en uno de los mensajes la acusada, María Patricia M.S., que usaba diversos perfiles en redes sociales vinculados a la misma dirección de correo electrónico.

En otros mensajes, afirmaba que la reina recibe una "comisión en negro" por las firmas de ropa que lleva, la insultaba llamándola "puta de lujo" y también se refería a Felipe VI, a quien tildaba de "putero".

Para la fiscal Susana Laneras, estos hechos son constitutivos de un delito de injurias a la Corona, por lo que le pide una multa de doce meses a razón de 20 euros diarios.

El juicio se celebrará el próximo martes ante el Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional.




Volver a “La Casa Real”