Ha muerto Erika Ortiz

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Lectora

Mensajepor Lectora » Mar 20 Feb, 2007 9:08 pm

cerdita escribió:Vete a lamerle el culo a Aznar, Gachupina hija de la gran puta, inmoral, perra fascista


Hombre no insultes asi a la Princesa, es cierto que filmo la Gachupina Picantona, pelicula porno en Mexico, pero eso fue ya hace mucho tiempo. No le digas puta, inmoral perra y to eso vale.

Avatar de Usuario
****

Mensajepor **** » Mar 20 Feb, 2007 9:09 pm

no se por que insultais, yo no le veo lagrimas tampoco, mira bien la foto y me dices si tiene lagrimas?

Avatar de Usuario
Conpermiso
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 624
Registrado: Jue 05 Oct, 2006 1:39 pm

Mensajepor Conpermiso » Jue 22 Feb, 2007 3:19 pm

Ver la foto de una persona, sea cual fuere, quebrada por el dolor y ponerse a resaltar que está llorando SIN LAGRIMAS es un poco fuerte, no? Claro que aquí se puede decir todo lo que se quiera, siempre que no se le falte el respeto a algun forero. Ahora.... los sentimientos que volcamos en los post dan un poquito de miedo a veces.

Avatar de Usuario
KIKO -EXILIADO-

Mensajepor KIKO -EXILIADO- » Jue 22 Feb, 2007 4:56 pm

Delirios Sectarios.

Estos seres no conciben el Amor,la tristeza ni cualquier sentimiento humano.Solo se nutren de Odio,un Odio feroz.

Avatar de Usuario
Conpermiso
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 624
Registrado: Jue 05 Oct, 2006 1:39 pm

Mensajepor Conpermiso » Jue 22 Feb, 2007 7:48 pm

Kiko: que gusto coincidir con usted en el Foro y en la opinión. Bienvenido luego de una larga ausencia.

:salute:

Avatar de Usuario
tomate

Mensajepor tomate » Sab 24 Feb, 2007 3:11 pm



Aqui hay tomate
-Fernando Gracia habla sobre su libro y Erika Ortiz.
-la Princesa Letizia reaparece por segunda vez tras la muerte de Érika.

Avatar de Usuario
Koka kola

Mensajepor Koka kola » Sab 24 Feb, 2007 5:01 pm

Yo tambien estoy con el senor Cervantes en esta.

Que odio y que rabia .

Avatar de Usuario
Koka Kola

Mensajepor Koka Kola » Sab 24 Feb, 2007 5:05 pm

Perdona Kiko, que me haya confundido el modelito y te he

llamado Cervantes :lol:

Avatar de Usuario
...

Mensajepor ... » Jue 08 Mar, 2007 4:55 am

[table][mrow]
[col]Erika Ortiz Rocasolano: La muerte que consternó al Palacio de la Zarzuela

Frustración y un protagonismo no deseado acabaron con la vida de la hermana menor de Letizia, que recordaba con nostalgia las clases de ballet que compartieron cuando niñas. Una conexión íntima que se rompió al punto que sus apariciones públicas complicaban el protocolo de la casa real española y a la propia princesa de Asturias.
[col]Imagen
[/table]


Ese día la princesa Letizia había despertado de mejor ánimo. Las constantes náuseas y los mareos habían disminuido. Estaba consciente que toda España, incluida la familia real, demostraba su preocupación por este segundo embarazo. Un embarazo que ha sido complicado por su propia naturaleza. Todo parecía mejorar en La Zarzuela y la sensación en los salones del palacio era que la futura reina de España, por fin, entraba a un sexto mes en cinta con mejor semblante. Letizia estaba alegre.

Sin embargo, algo se le escapaba de las manos, algo que estaba fuera de su dominio la mantenía inquieta. Si bien estaba sin su nueva familia, los Borbón –que andaban todos repartidos por el mundo en giras de representación– se sentía acompañada por la pequeña Leonor.

Esa mañana la vida en palacio era sólo paz, pero a medida que avanzaba el día, los empleados comenzaron a mostrar rostros de consternación. No pudieron esperar más y le dijeron que tenía una conferencia telefónica urgente. A eso de las 14.40 horas escuchaba a través del teléfono la noticia más triste de su vida.


[table][mrow]Imagen[mcol]Imagen[row]Imagen[col]Imagen[/table]



“Mi hermana ha muerto”

Los que conocen de cerca a Letizia dicen que es una mujer valiente, que no llora con facilidad. De hecho, cuando llegó al altar con el príncipe Felipe de Asturias llamó la atención de que ni siquiera derramara una lágrima. Por el hecho de haber estado casada y divorciada, posiblemente no se emocionó. Esta vez, no obstante, ese llamado de la policía de Madrid la dejó consternada. Estalló en llanto y gritó como nunca lo había hecho: “¡Mi hermana pequeña ha muerto!”.

Las conjeturas de la muerte de Erika Ortiz Rocasolano, de 31 años y madre de una niña de seis años, se manejaron con cautela. Costó que se hiciera público el informe de autopsia que dejaba en claro que el deceso se había debido a una ingesta excesiva de tranquilizantes y antidepresivos. Ello confirmó la hipótesis del suicidio. Las pruebas eran suficientes: el hallazgo de envases de plástico de medicamentos en la basura, otro frasco vacío en su habitación y una depresión que se venía arrastrando desde hace un año y que hablaba de una mujer trastocada emocionalmente por causas comprobadas: frustración, abandono, un complejo de inferioridad frente a su hermana y una vida pública que ella no había elegido.

Erika siempre fue, de algún modo, la más imparcial de sus hermanas. Cauta, reservada, sin muchas expectativas de una vida exitosa y algo soñadora, la última hija del matrimonio Ortiz-Rocasolano fue desde un principio la más retraída de su casa, un hogar de clase media, donde un abuelo taxista y una mamá enfermera hacían todo lo posible para acceder a una mejor posición económica. Por eso, cuando la familia decidió dejar la ciudad de Oviedo para partir a Madrid, la pequeña Erika –entonces de once años– sintió su primer desarraigo.

De ese viaje, perentorio en su vida, le costó recuperarse. Luego vino la separación de sus padres y sus dos hermanas dieron enormes giros en sus vidas. Letizia, dos años mayor, se realizó profesionalmente como flamante reportera, después conductora de noticias y, finalmente, princesa consorte del heredero de la corona española. Thelma, un año mayor, se licenciaba con honores en ciencias económicas y lograba cumplir su sueño de trabajar en una ONG internacional. Tomó un avión a Filipinas, que la llevó a trabajar con Médicos sin Fronteras. Raras veces regresó a España, salvo para las celebraciones familiares encabezadas por una mediática Letizia. En esos tiempos, la carta de presentación de Erika era: “Yo soy la hermanísima y estoy muy feliz”.



[table][mrow]
[col]Imagen
[col]Imagen
[row]
[col]Imagen
[col]Imagen
[/table]


Aprietos económicos

La vida de Erika se tornó dura y difícil. Logró terminar sus estudios de Bellas Artes, pese a que nunca desarrolló alguna disciplina plástica con rigor. En esos años, conoció a un compañero de facultad. Su nombre: Antonio Vigo, un escultor cuatro años mayor, de más entusiasmo que proyecciones. En eso se parecían y consolidaron su amor. Nunca se casaron y tuvieron una hija que llamaron Carla y que hoy tiene seis años. Aunque Antonio fue oficialmente la pareja en todas las actividades de la corona, incluida la foto oficial de la boda del príncipe Felipe con Letizia, las desavenencias terminaron destruyendo la convivencia.

Los apremios económicos fueron una causa. A tal punto llegó la precariedad que Erika se empleó como vendedora de libros puerta a puerta. No fue suficiente y decidieron partir a Asturias, esta vez a la pequeña ciudad de Ribadesella, a la casa de los abuelos paternos de Erika. Tampoco les fue bien y regresaron una vez más a Madrid.

Al volver, Erika y Antonio se instalaron en un departamento en un barrio de clase media en las afueras de la capital española. Todo parecía empeorar. Letizia había contraído matrimonio con el príncipe y, desde el palacio de la Zarzuela, le dejaba su departamento de soltera como una forma de solidarizar con su alicaída situación.

Paralelamente, Erika se convirtió, sin proponérselo, en una figura mediática y en objeto de acoso de los paparazzi. Se sentía como un blanco que afectaba constantemente la imagen de su hermana. La autoexigencia de éxito, belleza y un afán de la sociedad española por aristocratizar a los Ortiz-Rocasolano, terminaron gatillando el término de su relación con Vigo y una tremenda depresión en una vida sin muchos brillos.


Un nuevo amor

Su ruptura con Antonio Vigo salió a la luz pública y sólo entonces se supo que no estaban casados. Aunque siguieron caminos separados, trataron de mantener una relación civilizada por su hija Carla. No obstante, más de alguna vez se les vio discutiendo en alguna plaza pública. Pero la gota que rebasó el vaso fue cuando la prensa captó con horror el momento en que Antonio Vigo sacaba del departamento que compartían cada una de sus pertenencias envueltas en cajas de cartón que iba trasladando en un carro de supermercado.

Pasaron meses de soledad y abandono, pero antes de que se cumplieran un año de la ruptura, Erika creyó haber encontrado un nuevo amor y la posibilidad de rehacer su vida con un atractivo camarógrafo, Roberto García Campos. Su nueva pareja, un año menor que ella, trabajaba en la productora audiovisual Globomedia, donde Erika se desempañaba en el departamento gráfico.

Terminó el 2006 y Erika, aun con nuevo trabajo, nuevo departamento, flamante novio y con su hija matriculada en el exclusivo colegio madrileño Willoughby College, no pudo superar su depresión. Pidió nuevamente una licencia médica y se refugió por un rato en la figura de su padre, Jesús Ortiz.
Cuando en apariencia todo iba mejorando, hace dos semanas, le dieron el alta siquiátrico. Para ella no fue una gran noticia. Se durmió dejando varias notas, aparentemente para su famila. Roberto García la encontró en su departamento. Tras tocar varias veces a su puerta, como ella no respondió, usó su propia llave. Erika llevaba doce horas muerta. Roberto llamó a la policía. Letizia, al otro lado de la ciudad, informada por su famila, irrumpía en llanto y no dejaba de recordar esos primeros pasos de ballet que le enseñó a quien era su querida “hermanita pequeña”.

Sus restos fueron incinerados y sus cenizas fueron esparcidas en Asturias, de donde Erika nunca hubiera querido salir. Más de una vez comentó: “Nuestra infancia en esas tierras fue la época más feliz de mi vida. Las tres tenemos en la memoria sus olores y sus sabores. Allí estarán siempre nuestros mejores recuerdos”.


Por: Alfredo López


http://www.cosas.cl/Index.aspx?txtBuscador=&id_tipo=1329&id_tema=2022&IDDoc=1057266

Avatar de Usuario
la carta

Mensajepor la carta » Jue 08 Mar, 2007 5:24 pm

Letizia ya tiene la última carta de Érika

Imagen Imagen

Un mes después de la trágica desaparición de su hermana Érika, Letizia ya tiene en su poder la carta que la infortunada joven le escribió en la que, según fuentes de la investigación de las que se hizo eco El País en su edición del 4 de marzo, explica la difícil última etapa de su vida. A pesar del impacto emocional que supone recibir un mensaje de este calibre, también contribuye a entender en parte lo sucedido.

Érika era una mujer joven, con una hija preciosa, se había enamorado de nuevo y tenía un buen futuro por delante. No parecía que hubiera razones para su bajísimo estado anímico y de ahí la angustia y también la desesperación de sus familiares más directos que, abatidos por la pena, se preguntaban una y otra vez ¿por qué?

Sólo para los suyos

Como se recordará a primera hora de la mañana del 7 de febrero, cuando Roberto García descubrió el cuerpo sin vida de su novia, el suceso pasó a manos del juez, quien se incautó todas las pruebas que se recogieron en el piso donde vivía Érika.
Ya entonces se dijo que se habían encontrado cinco cartas y se pensó que Érika habría dirigido una de ellas al juez y las otras a sus familiares.

Sin embargo, el periodista Jesús Duva publicaba en el diario El País que no había tal misiva para el magistrado, sino que la hermana pequeña de la princesa de Asturias había escrito a sus padres, Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano, a sus hermanas Letizia y Telma, y al padre de su hija, Antonio Vigo, a quien le corresponde cuidar de la pequeña Carla, quien con sólo seis años necesita una especial atención para asumir, con las explicaciones adecuadas para su corta edad, que mamá ya no está con ella.

No han trascendido detalles sobre el contenido de las cartas, aunque lógicamente estarán cargadas de emoción y son ya un tesoro de valor incalculable para los suyos.

Cuando Letizia se ha encontrado entre sus manos con las últimas palabras de su hermana pequeña, la conmoción habrá sido inevitable.

Se querían entrañablemente y cabe pensar que, a lo largo de estas terribles cuatro semanas, la Princesa habrá repasado una y otra vez los últimos encuentros con Érika, buscando un gesto o una palabra reveladora del verdadero estado anímico de su recordada hermana.

Avatar de Usuario
el dolor de Letizia

Mensajepor el dolor de Letizia » Lun 12 Mar, 2007 8:06 pm

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
el dolor de Letizia

Mensajepor el dolor de Letizia » Lun 12 Mar, 2007 8:21 pm

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
quien podia imaginarlo?

nadie

Mensajepor quien podia imaginarlo? » Lun 12 Mar, 2007 8:25 pm

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
la vida es un misterio...

Mensajepor la vida es un misterio... » Lun 12 Mar, 2007 8:33 pm

Pero poner fotos en un foro no. A ver si aprendemos.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
el dolor de Letizia

Mensajepor el dolor de Letizia » Mar 13 Mar, 2007 10:50 pm

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen




Volver a “La Casa Real”