Isabel Preysler y adosados

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitado » Dom 26 Nov, 2017 3:11 am

Imagen


Isabel Preysler cataliza las guerras de los Vargas Llosa y los Boyer

Mariángel Alcàzar


Parecía que el armisticio había llegado a las relaciones entre todas las ramas familiares vinculadas con Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, pero en realidad la guerra seguía latente. En tiempo, aunque no en espacio, del lado Boyer y del lado Llosa han estallado dos minas al paso de los vencedores colocadas por los agraviados.

Gonzalo Vargas, el mediano de los hijos del premio Nobel y su segunda esposa, Patricia, se ha enfadado porque sus hijas posaron, encantadas de la vida, por cierto, con su abuelo, su novia y Tamara Falcó en la entrega de unos premios en Nueva York, y Laura, hija del fallecido Miguel Boyer y su primera esposa, Elena Arnedo, ha confirmado que no está invitada a la boda de su hermana Ana con Fernando Verdasco. Isabel Preysler, la mujer perfecta que nunca se enfada con nadie, es el denominador común de todas las desavenencias, su felicidad y armonía, su calma oriental, esconde tormentas.

Isabel siempre ha mantenido unidos a sus cinco hijos: los tres que tuvo con Julio Iglesias, Chábeli, Julio José y Enrique; Tamara, nacida de su matrimonio con Carlos Falcó, y Ana, la hija que tuvo con Miguel Boyer. Unidos por vía materna, no puede decirse lo mismo de sus relaciones con los hijos que sus respectivos padres tuvieron con otras mujeres. Los hermanos Iglesias Preysler y los cinco hijos que el cantante ha tenido con Miranda Rijsburger no han compartido nunca una foto, ni una celebración familiar; Tamara es quizá la única que mantiene lazos con los hijos del marqués de Griñón, sobre todo los mayores, Xandra y Manolo Falcó Girod, pero no existe cercanía con los pequeños, Aldara y Duarte Falcó de la Cierva. Quizá porque ahora los hijos mayores de Carlos Falcó tienen ahora una enemiga común: Esther Doña, la última marquesa de Griñón a la que algunos superan en edad.

Ana, la hija en la que Miguel Boyer se refugió tras su ruptura familiar con su primera esposa e hijos, nunca se ha relacionado con sus hermanos Laura y Miguel, como ya se puso de manifiesto tras la muerte del padre. La boda de la hija pequeña de Isabel Preysler con el tenista Fernando Verdasco, que tendrá lugar el 8 de diciembre en la isla caribeña de Moustique, ha sacado de nuevo a la luz el distanciamiento.

La imagen de Isabel Preysler siempre ha sido la de una mujer conciliadora y ella misma se ha esforzado en no alimentar las polémicas. Nunca ha tenido una mala palabra con nadie y ha sabido lidiar en la intimidad con los problemas; es más, durante años ha conseguido que las críticas al modo de gestionar su entramado familiar hayan sido silenciadas, tapadas por su extraordinaria capacidad para las relaciones públicas. Isabel es perfecta y punto.

La realidad, es otra. Isabel siempre ha salido ganadora de todas las rupturas familiares y en su ya larga trayectoria sentimental ha dejado como perdedores, tanto a sus ex maridos, incluido el exitoso Julio Iglesias, como, sobre todo, a las parejas pasadas, actuales o futuras de éstos a las que siempre se ha comparado con Isabel, compendio de virtudes, belleza y habilidad social.

Es cierto que las críticas a Isabel nacen del resentimiento y aunque muchos de sus damnificados podrían destrozar su imagen, la mayoría son suficientemente inteligentes para pasar página. No es el caso de Gonzalito Vargas Llosa, que estos días arremete contra su padre atacando a Isabel Preysler. La acusa de aprovecharse de la ingenuidad de sus hijas para colocarlas en una foto familiar, una memez que esconde en realidad la verdadera razón de su cabreo: comprobar como su padre, todo un premio Nobel, actúa de figurante en la corte de Isabel Preysler. Tampoco eso es cierto de todo, ya que Vargas Llosa es suficientemente mayorcito para saber lo que hace y en su vida había sido tan feliz como ahora cuando todo el mundo le hace caso. Vanidoso, porque él lo vale, le encanta pasarse el día en las revistas presumiendo de novia, de felicidad y de, paso, de literatura. Además, cómo puede Gonzalo Vargas criticar a la novia de su padre cuando él mismo consintió en que Genoveva Casanova acaparara todo el protagonismo de la entrega del premio Nobel al escritor peruano. Gonzalo se llevó a su entonces novia a Estocolmo integrada en el grupo familiar y ella, a pesar de que llevaba una pierna escayolada, se acompañó de un fotógrafo de cabecera para que documentara su presencia junto a los Vargas Llosa, enfunda en los mil y un conjunto de pieles que le prestó una conocida peletera. No es pues Gonzalito el más indicado para criticar a Isabel. Como tampoco Laura Boyer, que tuvo 25 años para perdonar que su padre hubiera abandonado a su madre, se queje ahora de que Isabel les dejó aparte.

Avatar de Usuario
Invitado

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitado » Dom 26 Nov, 2017 3:13 am




La nueva (y secreta) vida de Patricia Llosa, exmujer de Mario Vargas Llosa
Imagen

Una sala de cine en el despacho del Nobel, "footing" mañanero, admiradores secretos y una intensa agenda cultural... Hablamos con la familia y amigos de la "ex guardiana" del escritor.


El 10 de junio de 2015 la vida de Patricia Llosa dio un vuelco. Ese día se enteró por la prensa de que el fin de su matrimonio con el escritor Mario Vargas Llosa era algo definitivo. Incrédula ante los rumores, solo atinó a emitir un comunicado para desmentir la relación de su marido con Isabel Preysler: “Hace apenas una semana estuvimos en Nueva York celebrando nuestros 50 años de casados. Rogamos que respeten nuestra privacidad”. Cuando se confirmó la noticia de la ruptura, muchos familiares y amigos de Patricia Llosa creyeron que su mundo se rompería en pedazos.

“Yo temía que esto tendría unas consecuencias nefastas para mi madre —me dice su hijo menor, Gonzalo Vargas Llosa, el único miembro de la familia que ha desaprobado públicamente la relación del paterfamilias con la Reina de corazones—. Sobre todo porque desde los 18 años ella había dedicado enteramente su vida a mi padre. Al principio el hecho de perderlo le afectó mucho, pero me ha sorprendido su extraordinaria capacidad para superar el drama, para no dejarse derrumbar y seguir adelante”.

Genoveva Casanova, quien fue novia de Gonzalo entre 2010 y 2011 y mantiene una excelente relación con su exsuegra, coincide. “Patricia es una luchadora nata y tiene una clase increíble. Ha sido ejemplar como se ha enfrentado a su nueva vida —reconoce la mexicana—. Siempre ha sido modélica. Le contaré una anécdota que la retrata a la perfección. Después de la cena de los Premios Nobel de 2010 se ofreció un primer vals. Mario quería sacarla a bailar, pero ella le dijo: ‘Invita a Genoveva, que le hará ilusión’. Yo esa noche iba con muletas, pero ni muerta lo rechazaba. Me regaló el primer baile de su marido como nobel. Nunca olvidaré ese gesto tan bonito. Desde el primer día ha sido muy protectora conmigo y lo sigue siendo”.

Ingrid Yrivarren, ex Miss Perú Mundo, conoció a Patricia en 2006 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Volvieron a coincidir en 2011 cuando Vargas Llosa protagonizó una función de Las mil noches y una noche en el Palacio de Bellas Artes de México. Congeniaron al instante y desde entonces es uno de sus grandes apoyos. “Todos estábamos muy preocupados por los cambios que la separación podría provocar en su vida, pero acabo de estar con ella y la veo mejor que nunca: activa, viajante, curiosa…”, me explica la exmodelo y empresaria que preside Viva en el Mundo, una ONG que promueve las relaciones culturales entre Perú y México.


Imagen

CÍRCULO DE CONFIANZA

Para Gonzalo, las amigas de su madre han jugado un papel fundamental en los últimos dos años: “Ha recibido el apoyo incondicional de ellas, tanto en España como en Perú. Han demostrado una enorme lealtad. Pero eso no me sorprende, porque mi madre siempre ha sido leal a ellas. La fidelidad es una de sus grandes virtudes”. Teresa Pinilla, exasesora de Naciones Unidas e íntima de Patricia desde hace décadas, da fe de la dedicación incondicional de su amiga: “Aun en las situaciones máscomplicadas, no se olvida de los suyos. Yo me he quedado sorprendida al ver que, en medio de la vorágine, nunca olvida un cumpleaños”.

Llosa es muy apegada a su círculo. Rosario Chocano es su confidente desde que tenían siete años y compartían pupitre en el colegio Sagrado Corazón Sophianum de Lima. Todavía recuerda el día que la conoció. “Patricia venía de Piura, una ciudad al norte de Perú —evoca en conversación telefónica con Vanity Fair—. Llegó triste a la capital, porque echaba de menos a su gente. El primer día de clase me acerqué a ella y desde entonces nunca nos hemos separado”.

Ambas amigas viven en el mismo edificio, una construcción de líneas modernas frente al mar en el barrio limeño de Barranco. Llosa ocupa la quinta y la sexta planta; su confidente, la primera. “Siempre estamos juntas. A las 7:30 de la mañana abro mi puerta y ella ya está bajando en el ascensor para salir a pasear. Nuestro día comienza con una larga caminata en la que conversamos de política y actualidad. Hay humor y alegría en esas charlas. Muchos no lo saben, pero es muy divertida. Siempre tenemos algo de que reírnos”, cuenta Chocano.


Imagen
Mario Vargas Llosa y su prima Patricia en su juventud.


LA VUELTA AL MUNDO

En realidad, el día de Llosa comienza mucho antes. Se despierta a las cinco y media de la mañana, como cuando vivía con su marido y tenía que atender la lista interminable de llamadas y peticiones que recibían desde Europa. Ahora aprovecha las horas de silencio antes del alba para devorar libros. “A veces le tengo que meter prisa y ella dice: ‘Espérate, que termino este capítulo’. Es muy disciplinada en todo”, explica Chocano.

Durante sus caminatas, Patricia pasa por un malecón que lleva el nombre de su ex. Pero, según su mejor amiga, la celebridad del barrio es ella: “Todo el mundo la conoce y la quiere. La gente se le acerca y la saluda”. Teresa Pinilla me lo confirma: “La reconocen y la paran por la calle. Sin ir más lejos, hace unos días fuimos a comer a un restaurante en Lima y un señor empezó a piropearla. Deseaba tomarse una foto con ella. Al final logré convencerla”.

Gonzalo Vargas Llosa me explica que su madre ha intentado conscientemente continuar con muchas de las actividades o rutinas que antes compartía con su padre para mantener “cierta estabilidad”. Esa terapia posdivorcio incluye seguir viajando por el mundo como cuando vivía con el nobel. En julio se interna en la clínica Buchinger de Marbella para una sesión de detox, en agosto acude al Festival de Música de Salzburgo y en diciembre pasa Año Nuevo con su familia en República Dominicana. Este verano también ha estado en Italia. Teresa Pinilla la acompañó. “Estaba tan contenta y tranquila que hasta cantaba”, me dice.

“Tiene alma de viajante y de capitana: le gusta planear las cosas, tener la agenda muy armada, escoger los espectáculos y restaurantes. Es muy organizada”, apunta Yrivarren. En su discurso de aceptación del Premio Nobel, Vargas Llosa también lo reconoció: “Ella lo hace todo y todo lo hace bien. Resuelve los problemas, administra la economía, pone orden en el caos, mantiene a raya a los periodistas e intrusos, defiende mi tiempo, decide las citas y los viajes, hace y deshace las maletas, y es tan generosa que, cuando cree que me riñe, me hace el mejor de los elogios”.

Pero dentro de esa terapia de continuismo y organización, la ex del literato ha hecho un cambio drástico y cargado de simbolismo: ha transformado el antiguo despacho biblioteca de Vargas Llosa en una sala dedicada a su gran pasión: el cine. En esa habitación, desde donde el autor divisaba la Lima “bella y horrible” de la que tantas veces escribió, su ex ha instalado una pantalla gigante para ver películas con sus amigos. “Ahora Patricia está haciendo realmente lo que quiere, ya no tiene ese trabajo agobiante de antes. Goza de más tiempo para leer, para ir a los conciertos y al teatro…”, me dice Chocano.

Genoveva Casanova destaca su “cultura y hambre de seguir aprendiendo” y Teresa Pinilla habla de un “renacer” de su amiga: “Ha florecido. Siempre ha sido una persona culta e interesada en cosas sustanciales. Siempre ha tenido talento, rigor y competencias, pero antes todo ello estaba al servicio de una persona. Ahora lo puede compartir con todo el mundo”.

En estos dos años Llosa se ha convertido en una fuerza cultural en Lima. Junto a un grupo de amigas ha creado el capítulo peruano del National Museum of Women in the Arts, una institución con sede principal en Washington dedicada al reconocimiento de la labor artística de las mujeres. Se reúnen semanalmente en el Museo de Arte Contemporáneo de la capital. “Solo el 5% de las paredes de las pinacotecas del mundo expone obras hechas por mujeres. Queremos cambiar eso en todos los campos del arte. Patricia preside el comité de literatura. Visita a escritoras peruanas y las promueve”, explica Pinilla, que forma parte de esta organización.

También está muy involucrada en la versión peruana del Hay Festival, el certamen literario que se celebra cada mes de noviembre en Arequipa, la ciudad natal de su exmarido. Su hija Morgana suele acompañarla. “Ha estado implicada desde el inicio”, subraya Cristina Fuentes, directora del evento. “Nos ha apoyado en todo momento, con presentaciones a patrocinadores y gente clave, con soporte moral e inteligente y con presencia desinteresada y generosa”, añade. “Ahora la invitan a muchas cosas, ya en un rol protagonista —me dice Pinilla—. Pero es tímida, da sin pedir reconocimiento. No le gusta figurar, aunque ha sido y es el motor de todo lo que ocurrió y ocurre en su entorno”.

Me cuentan que con esa misma reserva intenta mantener unida a su familia. “Es una de sus grandes preocupaciones —reconoce Gonzalo—. Después de la separación corrimos el riesgo de que la ‘tribu’, como llamamos nosotros a la familia, se destruyera. Por eso en estos últimos años ha seguido dedicándole mucho tiempo a sus tres hijos —Álvaro, el mayor, y Gonzalo viven en Londres; Morgana, en Lima— y a sus seis nietos, organizando viajes familiares y manteniéndose en constante comunicación con todos. Si una de mis hijas, que viven a miles de kilómetros de mi madre, amanece un día enferma, ella lo sabe antes que yo. Es la madre y la abuela perfecta”.


LA MEDIADORA

Quizá también sea una ex modélica. No tiene relación con su anterior marido, pero alienta a sus hijos a que lo vean. Los dos varones están distanciados desde que ocurrió la separación. El mayor tomó partido por el padre y el pequeño, por la madre. Ella intenta tender puentes entre ambos. Este verano los reunió en Salzburgo. Ayer, 22 de noviembre, la matriarca cumplió 72 años y juntó a parte de la “tribu” en Lima. También pasarán juntos la Navidad en Perú y recibirán el Año Nuevo en República Dominicana. “Su dedicación a todos ellos es admirable. Lo que ha hecho en estos últimos años es único. Siempre ha sido para mí un gran referente como madre, esposa, suegra, abuela y mujer”, sentencia Genoveva Casanova.

Su entorno me advierte de que jamás dará una entrevista para hablar de su exmarido. Últimamente el dolor los ha acercado. En octubre perdieron a un amigo, el famoso pintor peruano Fernando de Szyszlo. “Están destrozados, porque era un apoyo para ambos”, me dicen. El escritor no pudo estar en el entierro, pero le dedicó una tribuna en El País con un final turbador: “El mundo a mi alrededor se va despoblando y quedando cada día más vacío”. Ya no cuenta con Patricia, “la prima de nariz respingada y carácter indomable” sin la que, según él, su vida se hubiera disuelto en un “torbellino caótico”. “Ella es la persona más decente que conozco —apunta Teresa Pinilla—. Es leal hasta con aquellas personas que no siempre se han portado bien con ella”.

Imagen
Patricia y Mario en los años ochenta. Él la definió como una mujer de carácter indomable. "Sin ella, mi vida se habría disuelto", dijo el escritor en 2010.

Imagen
Cuando el escritor recibió el Nobel, en 2010.

Avatar de Usuario
Invitada

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitada » Dom 26 Nov, 2017 11:50 am

Isabel Preysler cataliza las guerras de los Vargas Llosa y los Boyer

Mariángel Alcàzar



Cuantas bobadas en el articulo de esta mujer , que piensa la invitaran a la boda de Ana.

En este articulillo , ataca hasta a el hijo porque salio con Genoveba , para defender la Isabel no necesitas meterte con la vida privada de un hijo de M.V.L ,se puede debatir de cada linea que ha escrito esta cortesana , ya conocida como aduladora , supongo que aviso a Isabel del articulo saliendo en su defensa, seguro que un dia de estos Isabel en recompensa te invita a cenar en su casa , con otros de tu calaña !

Esta prensa es de lo peor !

Avatar de Usuario
Invvitada

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invvitada » Lun 27 Nov, 2017 6:10 pm

Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
Invitada

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitada » Lun 27 Nov, 2017 6:35 pm

Imagen
Imagen

E..T.
Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
Invitada

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitada » Lun 27 Nov, 2017 6:47 pm

Imagen
Imagen
Imagen

BOIRA_A
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 971
Registrado: Dom 15 Ene, 2012 1:41 pm

Re: Isabel Preysler y adosados

Mensajepor BOIRA_A » Lun 27 Nov, 2017 11:58 pm

Pero si esta mujer en el cuello solo tiene huesos, tanto darle culto al cuerpo, es de mi quitan y parece mi madre de los vieja que esta otra esqueleti
[font=Comic Sans MS][/font]

Avatar de Usuario
Invitado

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitado » Mar 28 Nov, 2017 1:30 am

De cara está mil veces mejor la patricia :lol:

Avatar de Usuario
Invitado

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitado » Mar 28 Nov, 2017 1:50 am

Invitado escribió:De cara está mil veces mejor la patricia :lol:


Varguiiitaaas vuelve con mami

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitado » Mié 29 Nov, 2017 3:01 am


BOIRA_A
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 971
Registrado: Dom 15 Ene, 2012 1:41 pm

Re: Isabel Preysler y adosados

Mensajepor BOIRA_A » Mié 29 Nov, 2017 8:46 am

Pues sí esta mejor la Patricia mas natural, pero no sabe usar el carrete y la Preysler sí
[font=Comic Sans MS][/font]

Avatar de Usuario
Invitada

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitada » Sab 02 Dic, 2017 8:20 pm

La mala relación de Isabel Preysler con los hijos de sus maridos
El último maremoto informativo ha puesto de manifiesto la cara más oculta del entorno de Isabel


Por Semana - 23/11/2017 17:16


No está siendo una semana fácil en Miraflores. En un hecho sin precedentes, Isabel Preysler se ha visto atacada por dos personas del que se suponía que era su entorno familiar.

La vida amorosa de la filipina siempre ha estado marcado por el poco tiempo que ha pasado entre que finalizaba una relación y comenzaba la siguiente y, aunque siempre había habido rumores sobre la poca relación que entablaba Isabel con las familias de sus nuevos maridos, esta semana ha quedado de total manifiesto.

Cuando Isabel Preysler se separó de Julio Iglesias era madre de Chabeli, Enrique y Julio. Con una familia numerosa ya establecida, sólo pasaron dos años hasta que la ‘reina de corazones’ rehízo su vida con Carlos Falcó.

En 1980 Isabel empezó una relación con el Marqués de Griñón que, por aquel entonces, llevaba cerca de diez años separado y tenía la custodia de sus dos hijos: Manuel y Sandra, con quienes Isabel nunca llegó a tener una relación fluida. Durante los últimos años de matrimonio con el Marqués surgieron los rumores que relacionaban a la socialité con el por entonces Ministro de Economía Miguel Boyer.

Cuando Isabel ya se había separado de Carlos y se oficializó su noviazgo con Boyer, el político ya era padre de Miguel y Laura. Una vez más la historia se repetía e Isabel nunca estableció un trato directo con los hijos de su marido. Tanto es así que la propia Laura se ha encargado de asegurar que si ellos no tienen trato con Ana Boyer Preysler es por cómo su madre hizo que no les tuviese ningún cariño.

Tras la muerte de Miguel en 2014 llegó Mario Vargas Llosa a la vida de la de los bombones dorados. La madre de Chabeli, Enrique, Julio, Tamara y Ana sorprendía al mundo al comenzar una relación sentimental con el ganador del premio Nobel que, además, seguía casado. Si la noticia fue una sorpresa para el público en general, para la familia del peruano fue un autentico shock, hasta el punto de quedar totalmente dividida. Como hemos podido ver, las relaciones en el núcleo de la familia de Mario no han conseguido llegar a un estado de paz que, además, cada vez parece más lejano.

Avatar de Usuario
Carrete

Re: Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Carrete » Dom 03 Dic, 2017 4:14 am

BOIRA_A escribió:Pues sí esta mejor la Patricia mas natural, pero no sabe usar el carrete y la Preysler sí


Para mí el carrete es más actitud que técnica. Tratar a tu marido como compañero, novio, amante y no como tu "hijo".

No paro de ver señoras que parecen las madres de sus maridos ( en todos los sentidos), luego los tíos se van con otra. Y me pregunto: ¿ Se van con otra porque es más joven o porque es una "novia" y no una "madre" que es en lo que se han convertido sus mujeres ??

Avatar de Usuario
Invitada

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitada » Dom 03 Dic, 2017 3:43 pm

P. BARRIENTOS
Vanitatis


Carlos Falcó, el caballero al que sus mujeres engañaron

Carlos es un caballero de 80 años con cinco hijos de tres mujeres diferentes que a su vez han tenido y tienen un importante perfil mediático. Y las tres lo abandonaron



Carlos Falcó ha tenido que esperar ocho décadas para que se cruzara en su camino Esther Doña, la "mujer de mi vida", como él mismo definió a su nueva pareja cuando la presentó oficialmente. Se conocieron en Málaga, en el transcurso de una cata en un restaurante donde ella estaba ayudando a un familiar. El destino hizo que uno de los empleados no fuera ese día a trabajar y su lugar lo ocupó la actual marquesa de Griñón.

La historia de amor con final feliz se ha rubricado con la fiesta posnupcial organizada este viernes en El Rincón, la finca de caza y viñedos en la que vive el matrimonio desde que el marqués le pidió que fuera su compañera de viaje. Para acallar bocas se inscribieron como pareja de hecho en noviembre pasado y rubricaron su unión legal casándose civilmente hace un mes. Lo hicieron en la más estricta intimidad y anunciando que lo celebrarían por todo lo alto como así ha sido.

"A la cuarta va la vencida ", contaba con humor a Vanitatis hace unos meses añadiendo que era el hombre más feliz del mundo. "Esther le cuida, se ocupa de su cosas, se somete a una dieta de adelgazamiento aunque no lo necesite para que a Carlos le resulte mas llevadera su dieta y sobre todo le ha dado ilusión y unas ganas locas de disfrutar de la vida", como apuntan los amigos que han compartido fines de semana de campo con ellos.

Esther Doña, una mujer acostumbrada al bullicio de Málaga y a un mundo de diversión acorde con sus 40 años cambió su existencia por la rutina que supone vivir en el campo con un caballero de 80 años con cinco hijos de tres mujeres diferentes que a su vez han tenido y tienen un importante perfil mediático. Y las tres le abandonaron.

Jeannine Girod, madre de Manolo y Sandra; Isabel Preylser, que tuvo a la dulce Tamara, y la penúltima Fatima de la Cierva, progenitora de Duarte y Aldara. No tuvo suerte y los matrimonios duraron de poco a mucho como fueron los casi 20 años de unión con Fátima de la Cierva. Se divorciaron en el 2011 y cuatro años después conoció a Esther que a su vez había estado casada dos veces. No tuvo hijos y eso facilitó también la relación con el aristócrata al que dedicó desde el primer momento tiempo y alegría.

Jeannine Girod, hija de una acaudalada familia de joyeros, se enamoró de Ramón Mendoza, presidente del Real Madrid, y abandonó al padre de sus hijos. A diferencia de las separaciones siguientes, este divorcio no tuvo altavoz mediático y fue muy triste para el marido abandonado. En aquellos años era raro que las mujeres dejaran a sus cónyuges y Jeannine recibió muchas críticas dentro del mundo social en el que ambos vivían.



Con Isabel Preylser, la historia de amor resultó mas efímera de lo esperada. Empezaron a verse cuando aún la novia de Vargas Llosa estaba casada con Julio Iglesias y vivía en la casa familiar de San Francisco de Sales. El primero que los descubrió fue el doctor Iglesias Puga al coincidir en el garaje del edificio. Para no llamar la atención el marqués dejaba a su amiga en ese lugar. Papuchi guardó el secreto, pero ya sabía que el matrimonio de su hijo estaba sentenciado. Al cabo del tiempo Isabel hizo público su nuevo enamoramiento y tiempo después se casaron y nació Tamara. La llegada al mundo del bebé no sirvió para unirlos y al cabo de cuatro años, Isabel Preysler abandonaba a su marido por Miguel Boyer.



Esta segunda separación resultó muy dura para Falcó porque fue documentada gráficamente. Se publicaron reportajes del marqués saliendo de la que había sido su casa, en El Viso, y organizando la mudanza con los operarios. Cuadros, enseres domésticos, maletas, trofeos de caza salían de la vivienda y los empleados los colocaban dentro del camión ante un compungido marido.
Después de tres fracasos matrimoniales, el aristócrata repite por cuarta vez con Esther, su último tren con el que quiere pasar el resto de su vida.

Avatar de Usuario
Invitado

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitado » Lun 04 Dic, 2017 2:44 am

Imagen

Imagen




Volver a “Cajón de Sastre”