La misteriosa muerte de Asunta Basterra

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

La misteriosa muerte de Asunta Basterra

Mensajepor Invitado » Dom 21 May, 2017 2:59 am

Imagen
Fotograma del documental 'Caso Asunta'


“Cuando salga me reuniré con mi hija”

El padre de Asunta dice en un documental que emitirá Antena 3: “Tengo decidido el cómo y el dónde. Nadie volverá a saber de mí, ni Rosario Porto”

MANUEL JABOIS


Rosario Porto llora al teléfono mientras insiste en que no sabe por qué en el cuerpo de su hija apareció lorazepam: pide volver a estar con ella, y dice antes de colgar que espera que Asunta hubiese recibido en vida un poco de la mucha felicidad que le dio a ella. Alfonso Basterra escribe cartas desde prisión en las que primero se muestra destrozado por “la locura y la rabia”, y anuncia que “cuando salga no pararé hasta encontrar al que mató a mi hija, y entonces podrán encerrarme con un motivo”, pero semanas después dice haber encontrado el camino al perdón: se lo pide a aquellos que le condenaron y que planeó asesinar al salir de prisión (“hicieron su trabajo de la mejor forma que pudieron, les pido perdón por mis terribles pensamientos”) y anuncia su final: “Tengo decidido el cómo y el dónde (…) Mi condena es no haberla protegido cuando debía, y tras mi fallecimiento (…) me reuniré con ella: mi niña me necesita y yo a ella”.

La entrevista a Rosario Porto y las cartas que escribe Alfonso Basterra, los dos condenados por el asesinato de su hija Asunta, de 12 años, son parte de una investigación periodística que se ha prolongado más de dos años obra de Bambú Producciones, con la producción ejecutiva de Ramón Campos y la dirección de Elías León Siminiani, y que Antena 3 estrena el miércoles a las 22.30 horas. El documental Caso Asunta, que consta de tres episodios, revela imágenes, sonidos y testimonios inéditos sobre un crimen que se reconstruye desde todas las perspectivas, y explota las contradicciones de los acusados en sus declaraciones y del juez y el fiscal en el propio juicio.

Uno de los agujeros negros señalados es el “señor de Vedra”, como se conoce al amante de Rosario Porto, un hombre casado con el que Porto estaba ilusionada tras su divorcio de Alfonso Basterra. No fue llamado a declarar como testigo pese a que, por la cronología de sucesos, podría haber aportado un testimonio clave sobre el estado en el que se encontraba Rosario Porto. El documental da constancia de dos fechas clave. El 4 de julio Manuel y Rosario rompen la relación, y esa noche Rosario sitúa el ataque de un desconocido a su hija queriéndola matar mientras dormía (la niña lo cuenta por whatsapp a una amiga suya, y se hace una foto con una marca en el cuello; Porto, que dijo haber sorprendido al asesino, no denunció el asalto y nadie forzó el portal ni la puerta de casa). Después de ese 4 de julio, los amantes no vuelven a verse hasta el 20 de septiembre; al día siguiente, Asunta es asesinada. La investigación abre una pregunta: si Rosario es acusada del asesinato, ¿el testimonio del hombre con el que acaba de estar no es de interés? Fue desestimado para proteger su intimidad familiar y no hacerlo salir al ruedo de la picadora de carne televisiva.

Imagen
Llegada del padre de Asunta a la finca familiar para un registro.

El trabajo de las tertulias de aquellos días queda en evidencia cuando el documental pone el foco en las fotos que se difundieron de Asunta en presunta pose erótica. Vestía medias de rejilla, minifalda y estaba maquillada. El escándalo que recorrió los medios se desmonta cuando los periodistas de Bambú hablan con la profesora de baile de Asunta y consiguen imágenes del festival de fin de curso: todas las niñas fueron vestidas así para el espectáculo. Al llegar a casa, antes de bañarse, sus padres sacaron a Asunta más fotos; el juez Vázquez Taín, uno de los protagonistas del documental, afirma sin embargo que la niña parece drogada y que tiene las pupilas dilatadas. Imágenes como la de Asunta envuelta en una sábana, fingiéndose una especie de momia, tienen más sentido en el contexto de sus disfraces, innumerables, que el documental muestra.

Del semen que aparece en la camiseta de Asunta se supo a quién pertenecía (un acusado por abuso sexual que demostró estar en Madrid el día del asesinato), así que se achacó a una contaminación en laboratorio presuntamente a causa de unas tijeras, pero nunca se confirmó cómo llegó el semen de ese hombre a la camiseta de la niña. Tampoco se pudo aclarar el hecho de que Asunta fuese vista en dos lugares distanciados de Santiago con apenas dos minutos de diferencia: el testimonio de una amiga suya que la vio “segura al 100%” con su padre (Basterra declaró no haber salido de casa esa tarde; la investigación periodística arruina la defensa de Basterra -que dijo que la amiga se equivocaba de día- y encuentra una cámara que muestra a la chica con la bolsa de la tienda en la que dijo haber estado) y la presencia de la niña en el coche de Rosario Porto dirigiéndose a Teo, donde la mataron. Tampoco se supo en el juicio por qué Asunta, que tenía una cantidad ingente de lorazepamn en el cuerpo, podía caminar por sí misma tres horas después.

Llamada al 112

El documental arranca con la llamada al 112 del hombre que encontró a Asunta tirada en una pista forestal (“hay una niña tirada, creo que está muerta”) y se dedica pormenorizadamente a los hechos. Ni Rosario Porto ni Alfonso Basterra salen indemnes de un trabajo que evidencia sus contradicciones y el cambio de declaración de ella. Los dos aparecen en la investigación como lo hicieron en sus declaraciones y como los grabaron en sus respectivas celdas (el documental muestra la conversación completa): Basterra, contra el que menos indicios había, entero, firme y seguro; Porto, rota y llorosa, achacando a su estado de shock un cambio de versión tan importante como el pasar de decir que había dejado a la niña en su piso cuando desapareció, a contar que la llevó a Teo después de saberse que unas imágenes mostraban a la niña dentro de su coche.

Avatar de Usuario
Invitado

Lo que la verdad esconde: Caso Asunta

Mensajepor Invitado » Lun 22 May, 2017 7:14 pm



'Lo que la verdad esconde: Caso Asunta' cuenta con testimonios de profesores que trataron con Asunta Basterra o los guardias civiles que detuvieron a Rosario Porto en el tanatorio.

Avatar de Usuario
Invitado

Lo que la verdad esconde: El caso Asunta

Mensajepor Invitado » Vie 26 May, 2017 1:52 am




Avatar de Usuario
Invitado

La misteriosa muerte de Asunta Basterra

Mensajepor Invitado » Lun 21 Ago, 2017 3:07 am

Imagen
Rosario Porto y Alfonso Basterra, durante el juicio.


ENTREVISTA A ROSARIO PORTO, MADRE DE ASUNTA
Rosario Porto: “Tengo que seguir viva para encontrar a quien lo hizo”

EL PAÍS habla con la madre de Asunta, condenada por el asesinato de su hija. Cuatro años después, ella sigue negando la autoría del crimen


Corre la tarde del lunes 10 de julio tras unas cortinas que dan penumbra pero no alivian el calor de este día en A Coruña. Es el despacho de José Luis Gutiérrez Aranguren, el abogado de Rosario Porto, y en el quinto piso de este edificio modernista del corazón de la ciudad reina un profundo silencio: es preciso estar alerta para cuando suene el teléfono. La madre de Asunta Basterra, que cumple 18 años de prisión en la cárcel pontevedresa de A Lama, telefoneará como suele hacer todas las semanas, pero esta vez para hablar con EL PAÍS.

Los reclusos con prisión comunicada tienen derecho a efectuar 10 llamadas semanales a unos pocos números autorizados. Son conexiones con el exterior de menos de cinco minutos, controladas por un contador de tiempo que corta automáticamente la línea cuando acaba la cuenta atrás. Instituciones Penitenciarias ha negado a este medio acudir a la cárcel para entrevistar a Porto, por lo que la conversación se lleva a cabo vía telefónica, a lo largo de las cinco llamadas seguidas que ella realiza esta tarde previa al día en el que cumple 48 años. En ocasiones hace una pausa antes de contestar y en otras, se le quiebra la voz, pero la madre de Asunta responde a todas las preguntas que da tiempo a formularle. Habla de su intento de suicidio con "entre 140 y 160" pastillas el pasado febrero y vuelve a negar, como ha hecho desde su detención, haber drogado con Orfidal y asfixiado con un objeto blando a su niña de 12 años el 21 de septiembre de 2013. Su abogado ha anunciado que acudirá al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo después de haber agotado aquí todas las instancias judiciales. Uno tras otro, los tribunales españoles han confirmado la condena por asesinato contra Porto y su exmarido, Alfonso Basterra.


Pregunta. ¿Mató usted a Asunta?

Respuesta. No lo hice.

"EN UN CORREO, ALFONSO NOS DECÍA: 'PODÉIS VENIR Y AHOGARME CON UN COJÍN"

S. R. P.


P. Explique algunas frases que han quedado ahí para siempre de la conversación que fue grabada en los calabozos de A Coruña tras la detención de Basterra. ¿Cuando usted dice que iba “matando cuanto insecto había” a cojinazos… era porque sabía que, según las primeras conclusiones de la autopsia, la niña había sido asfixiada con un objeto blando?

R. Yo no sabía nada. También se dijo que sabía lo de las cámaras [de seguridad que captaron a la madre y a la hija en el coche camino del chalé donde supuestamente la niña murió], y ni siquiera eso me lo había comentado mi abogado. No fue que cambiase de versión al conocer eso, sino que cuando llegué a declarar ante Taín [el juez instructor] estuve tratando de rememorar todo lo que hice para que sirviera de la mejor ayuda posible.


P. ¿Y cuando le pregunta a su exmarido “te ha dado tiempo a hacer eso”, a qué se refiere?

R. Ay, esto es ridículo... Cuando nos divorciamos, Alfonso no encajó muy bien las cosas y me envió una serie de mails sin pies ni cabeza y que yo guardé, porque tengo el mal hábito, o el buen hábito, de guardar todo. Y los había guardado con la esperanza de que en algún momento se pudiese hablar con él y decirle "fíjate las barbaridades que escribiste, este no eres tú y por favor, céntrate, porque esto no favorece nada a nuestra relación, que tenemos que tener de la mejor y más sana forma posible por el bien de nuestra hija". Yo cuando vinieron [los agentes de la Guardia Civil] a mi casa no tuve ningún problema en darles mi ordenador, mi teléfono, el de Asunta… todo lo que pudiese favorecer la investigación. Desde el minuto uno les dije que se llevasen lo que fuese. Pero luego caí en que en mi cuenta tenía guardados esos correos de Alfonso. Y ya que había sospechas sobre nosotros me pareció que lo único que iban a hacer era complicar mucho más las cosas.


P. Usted le reprochaba en los calabozos: “Tu imaginación calenturienta nos puede jugar malas pasadas”.

R. Lo de la imaginación calenturienta era porque Asunta y yo… los mosquitos no eran nuestros amigos, y entonces matábamos los mosquitos o con un cojín, o con una almohada, y en alguno de esos mails, Alfonso nos dice: 'podéis venir y ahogarme con un cojín, que no quiero seguir viviendo'.


P. En esa charla parece que él ocupaba el papel dominante en la pareja.

R. El divorcio fue una liberación en cierto sentido. No es que me manipulase pero es cierto que… la forma en que hizo complicó mucho todo. Aunque yo no hubiese hecho las cosas bien acepté mi parte de responsabilidad y traté de hacerlas mejor en adelante.


P. ¿Se arrepiente de haberse apoyado en él cuando cayó enferma y después, en los siguientes meses? [previos a la muerte de Asunta, en los que pone el foco la investigación judicial]

R. Yo en lo único que pensaba era en Asunta. Una depresión fastidiada como las que he padecido, claramente a consecuencia del lupus, te inhabilita por completo para la vida... Eso era lo que yo no quería que sintiese mi hija. Si yo estoy mal y me desatiendo, desde luego no voy a atender a mi hija. Pensaba que su padre… bueno, la niña había recuperado en parte a su padre; esa cercanía era lo mejor para ella. Aunque bueno, generalmente era yo la que llevaba más la dirección, la organización de la vida de Asunta, de cómo debíamos enfocar no solo sus estudios sino también sus emociones.


P. ¿Cómo se encuentra ahora?

R. Trato de no enloquecer con toda esta situación. Es complejo, y me exige un serio esfuerzo diario para no perder la salud física ni mental, para no desorientarme del objetivo que me guía. No puedo fallarle a Asunta, ni fallarme a mí misma ni a todos los que me han estado apoyando, que han sido a lo mejor no muchos, pero sí los mejores.


P. ¿Sospecha de alguien que lo hiciese?

R. Si sospechase de quién lo hizo… Es uno de los temas que más me atormenta aquí dentro. Darle vueltas y vueltas a las cosas… ¿Sería alguien cercano, sería alguien lejano…? Por qué esas aparentes pruebas que yo calculo que son un cúmulo de malas casualidades o una cierta intención de hacer parecer cosas que no son. Ojalá tuviese una sospecha, es mi mayor interés en la vida que se encuentre a quien lo hizo. No sé muy bien para qué porque eso no me va a devolver la vida de mi hija.


P. ¿Está diciendo que alguien le pudo tender una trampa, una encerrona?

R. No sé cómo explicarlo… ¡Me parece tan paranoico! ¿Una encerrona por qué? Mi padre era un hombre digno, íntegro y honrado, y mi madre tres cuartos de lo mismo. Y de lo único que me precio es de que en sus funerales, esos actos sociales en los que no creo mucho, tuve la sensación de que la gente les apreciaba de verdad y les respetaba. Ser abogado en Santiago toda tu vida y tener el respeto de la gente por tu seriedad y tu integridad no es fácil. Entonces… ¿una encerrona por qué? ¿Quién?


P. ¿De Alfonso Basterra nunca ha tenido dudas?

R. Nunca tuve dudas de lo muchísimo que quería a su hija, porque la quería con locura. Pero hubo dudas de que… al principio..., bueno, el divorcio al principio no fue tan fácil como pareció. Evidentemente, en todo el maremágnum alguna vez se me ocurrió, pero al instante lo descartaba por descabellado. Y después de la apertura del sumario fue evidente que no, totalmente imposible.


P. ¿Esa persona que entró la noche del 4 al 5 de julio de 2013 en el piso en el que vivían Asunta y usted y que supuestamente intentó atacar a la niña no pudo ser él?

R. Bajo ningún concepto. Yo me habría dado cuenta de que era Alfonso, y la niña también. No, del todo, no. Aunque los perritos de la vecina no ladrasen, porque [a diferencia de lo que esta testigo dijo en el juicio, que aseguró que uno de sus canes siempre alertaba de los desconocidos] no ladraban muchas veces. En mi casa había cenas, venían montones de gente; se iban a las dos, a las tres, a las cuatro de la mañana y jamás ladraron esos perritos.


P. La acusación, buscando un móvil, dijo que a usted la niña le estorbaba.

R. Al adoptar a Asunta, una cosa que me molestaba mucho cuando hacíamos proselitismo de la adopción internacional eran los periodistas que me decían la bobada de que Angelina Jolie y Madonna también habían adoptado, y que si ahora se adoptaba por moda. Yo siempre decía que por moda me podía comprar un par de botas de 200 euros, que las metía en mi vestidor y ni lloraban, ni amaban, ni me generaban ni emociones ni sentimientos. Adoptar por moda es una imbecilidad y además estaríamos entrando en la mente de Angelina y Madonna, y yo nunca me he tomado un café con ellas para que me expliquen por qué adoptan. Asunta no me molestaba en absoluto, era el centro de mi vida.


P. Por esta razón, cuando salga de prisión, cómo se imagina la vida.

R. Es el problema [solloza], no me la imagino. Me cuesta mucho imaginármela. Me ha costado mucho asimilar que no estaba… ha sido una de mis batallas aquí dentro. Antes me repetía la frase “por ausencia de proyecto no conviertas a tu hijo en tu proyecto de vida”. Pero inevitablemente Asunta era una parte muy importante de mi proyecto de vida y mi proyecto de vida no está. No está y es más… no sé por qué, por quién, por qué se han hecho tan mal las cosas... Me convenzo todos los días de que tengo que seguir viva para seguir luchando, para encontrar a quien lo hizo.


P. Sin embargo, en febrero, ¿intentó quitarse la vida?

R. Sí, claro. No lo intenté, lo tenía clarísimo.


P. ¿Y lo va a volver a hacer?

R. (Pausa) Me esfuerzo constantemente para no... Tengo la sensación, y suena un poco esotérico, que no me querían del otro lado y me mandaron para este... las tres personas que más quiero que tengo del otro lado. Para hacer algo que está pendiente de hacer. Tengo que estar aquí para luchar.


P. El último intento fue muy serio; una dosis muy fuerte.

R. Mi decisión personal había sido esa. Nada tenía que ver con esa bobada de que me iban a cambiar de centro penitenciario [de Teixeiro, en A Coruña, a A Lama, en Pontevedra]. Era algo que maduraba hacía tiempo. Las personas responsables maduramos esas cosas de manera demasiado seria y civilizada, a lo mejor, no lo sé, pero era muy consciente de lo que hacía.


P. ¿Es la tercera vez que intenta suicidarse en la cárcel?

R. La segunda. Y la primera no fue tan clara, fue más un momento de desesperación. Ahora lo he visto con otra claridad distinta. Bueno, supongo que siempre acabas ahí por la desesperación. En realidad yo acabé por la más absoluta de las impotencias, por lo bien que funcionan los cuerpos de seguridad y nuestra Justicia; por su incompetencia.


P. En la pista forestal donde apareció el cuerpo de su hija sigue habiendo un mausoleo espontáneo en el que destaca un cartel que dice “dinos Asunta desde el cielo qué pasó con tus abuelos”. Entre un millón de rumores más, se llegó a poner en duda que hubieran fallecido de muerte natural.

R. (Habla emocionada) ¡Es que vamos, tener que contar esto me rompe! Es increíble lo que tengo que aguantar y soportar. Mis padres murieron ambos de muerte natural. Mi padre se encontró a mi madre muerta en la cama en torno a las diez de la mañana y no me localizó a mí hasta el mediodía. Mi padre estaba en casa con mi madre, habían dormido juntos, y creo recordar que la autopsia certificó infarto. Mi padre… comimos el 25 de julio juntos. Estábamos haciendo obras en el piso de la calle General Pardiñas. Al día siguiente, a eso de las nueve de la mañana, Alfonso pasaba por el piso y yo estaba en la peluquería. Y me llamó para decirme que fuese lo antes posible. Ya estaba fallecido. El forense certificó una embolia; no lo sé, él sabrá… Creo que fue el mismo que practicó la autopsia a Asunta, y en la autopsia de Asunta solo hubo irregularidades.


P. ¿Cuáles son esas irregularidades?

R. Es un tema que me duele mucho, a día de hoy soy incapaz de pensar en eso. Aquí dentro no puedo: “Deja el pesimismo para tiempos mejores”. La autopsia no se hizo de la forma correcta, y eso se lo puede demostrar mejor mi abogado. El hecho de que hubiera un solo forense en lugar de dos… y además, la fecha definitiva creo que es de diciembre, lo cual es bastante extraño cuando se practica entre el 22 y el 23 de septiembre. Creo, aunque a mí me bailan un poco las fechas porque en la cárcel un día es igual a otro, y a otro, y a otro, y a otro.


P. Usted también puso en duda el análisis toxicológico de Asunta que revelaba que había tomado Orfidal los tres últimos meses.

R. Por supuesto. Quizás se han equivocado de pelo. Es absurdo. Es que… la niña hubiese tenido síndrome de abstinencia, es todo un sinsentido. Asunta jamás hubiera tomado una medicación sin habérselo preguntado a su madre. Era una niña hÍper responsable. Alfonso estoy convencida de que a su hija nunca le dio un Orfidal. Yo por descontado que no lo hice.


P. ¿Y esos “polvos blancos” que dijo la niña que usted le daba, que a usted le había dado una médica en el portal… cuando no se encontró rastro de antihistamínico en el pelo?

R. Fue la pediatra claramente: me encontré a Sabela en el portal y me preguntó "¿qué antihistamínico estás tomando tú?", "Aerius", "bueno, pues ya con 12 años si te parece dáselo". Asunta era complicada para echarle unas gotas porque se las tenía que echar mamá en los ojos... cuando era pequeñita y tenía una pupa tenía que salir corriendo del despacho porque quería que la pupa se la limpiase yo. Eran pequeñas concesiones que le hacía. Mi madre me decía que la tenía un poco consentida en ese aspecto pero bueno, me gustaba consentirla en eso. En el mundo de las emociones me gustaba consentirla en la medida en que pudiese.


P. ¿Por qué en el juicio rebajó los episodios violentos de Basterra que les había contado a los forenses durante la instrucción?

R. Porque me parecía que era añadir un componente que solo tenía que ver con Alfonso y conmigo. Esos episodios violentos jamás tuvieron nada que ver con su relación con su hija. Él dijo que yo había sido una magnífica madre y yo creo que él también fue un buen padre. Quizás en el momento del divorcio no lo llevó del todo bien, los primeros meses. Pero luego a fuerza de insistirle yo, con la ayuda que necesitaba, le fue mucho mejor.


P. Lo normal es que para un padre el peor dolor sea la muerte de un hijo.

R. Efectivamente, e imagínese si luego a uno le acusan de haberlo matado… primero por un testamento, luego por un amante, después porque me estorbaba. Eso del estorbo quiero verlo yo. Para nada, mi hija no era un estorbo. Cada año que pasa me pregunto cómo iniciaríamos este curso escolar…


P. Cómo tocaría el violín ahora…

R. (Una vez más se le quiebra la voz) Tengo el momento de llegar a casa y encontrarme con un violín metido en una maleta. Nadie lloró como yo por Asunta. Pido respeto para ella porque creo que no se ha tenido ninguno, y los que decían defenderla [en evidente referencia a la Asociación Clara Campoamor, que se presentó como “la voz de la niña”] lo único que han hecho ha sido mancillarla.




Volver a “Cajón de Sastre”