ECOS DE SOCIEDAD

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Dom 12 Jul, 2020 4:44 pm


El baile de Enrique Ponce a lo 'Michael Jackson' que se viraliza

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Mar 14 Jul, 2020 1:21 am

Imagen


El padre de Ana Soria y su padrino Baltasar Garzón filtraron su relación con Enrique Ponce

El entorno de la joven estaba muy preocupado por si el torero no se atrevía a dar el paso y trataba a Ana como un capricho.


Enrique Ponce y Ana Soria han dado un paso de gigante publicando en redes sociales su primera foto imagen juntos: una instantánea en la que aparecen abrazados y con la que confirman que están enamorados. La joven de 21 años quiere demostrar que su amor por el torero es real, pero sobre todo que no es la tercera persona que apareció en el matrimonio de Ponce y Paloma Cuevas.

"Se está repitiendo algo que en realidad no es verdad, y es que el matrimonio llevaba roto dos años. El entorno de ambos decía que Ana no ha roto nada que no estuviera roto, hasta el hermano de Ponce dijo que éste no le había sido infiel a Paloma", aseguró Beatriz Cortázar en la crónica rosa de Es la mañana de Federico en esRadio.

"La Navidad pasada dieron una fiesta en su casa con compañeros de colegio de las niñas, con padres, con amigos... Ahí estuvieron bailando, dándose besos, abrazos. Estuvieron cenando en Tatel con Paula Echevarría y Miguel Torres, con Antonio Banderas... Como un matrimonio bien avenido, con todos los gestos de cariño que uno puede esperar de un matrimonio".

Lo que tampoco cuadra es que la relación de Ponce y Ana es de hace seis meses porque, según Cortázar, "se conocieron mucho antes y hay viajes a la nieve de los dos, no solo el famoso viaje a México". "Gente cercana me insiste en que este matrimonio no estaba roto hace dos años".



El entorno de Ana filtró la noticia

El pasado fin de semana los padres de Ana Soria se pronunciaron por primera vez desde que salió a la luz el noviazgo de su hija con Enrique Ponce. El "suegro" del torero reconoció estar muy agobiado con la expectación mediática y pidió respeto para su familia, huyendo en moto para evitar contestar a las preguntas de los reporteros que les esperaban a la salida de su casa. Cabe recordar que Federico Soria y Enrique Ponce son amigos desde hace muchos años y, a su vez, ambos mantienen una estrecha relación con Baltasar Garzón, padrino de bautizo de Ana.

La estrategia de Federico Soria habría sido actuar por detrás, ya que se habla de que tanto él como Garzón estaban muy preocupados por si el torero rompía el corazón de la joven. "Como no hablamos de una relación de meses y esto viene de antes, parece ser que su padre y su padrino estaban preocupados por si Ponce no acababa de dar el salto y afrontar su situación sentimental", desveló Cortázar. De ahí que las filtraciones y las fotos de la pareja vinieran del entorno directo de Ana, precisamente para acelerar algo que el torero no terminaba de rematar.

El entorno familiar no quería que se tratara a Ana como "la querida", ya que es "una niña muy formal y recta, una universitaria estudiosa y responsable" ni que fuera "un capricho con fecha de caducidad" para Ponce. "Lo que ya nadie duda es que la filtración inicial viene del círculo de Soria, de todos los que no querían que Ponce utilizara a la niña".


Avatar de Usuario
flipo

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor flipo » Mar 14 Jul, 2020 1:30 am

Imagen

Palomas mensajeras

La ruptura del matrimonio de los sositos Paloma Cuevas y Enrique Ponce ha destapado una vida paralela

Mariángel Alcázar


Paloma Cuevas se ha quedado compuesta y sin marido, después de que este, Enrique Ponce , ligara con una señorita de Almería, de nombre Ana Soria y de edad adecuada para ser su hija. Es lo que tiene casarse con un torero: tienes los cuernos asegurados. En todas las casas de los diestros aparecen cabezas de los toros que han matado (disecadas, claro) con su correspondiente cornamenta, así que las sufridas esposas, que según la tradición rezan varios rosarios mientras dura la corrida, viven rodeadas de cornamenta.

A los toreros, sin que se sepa muy bien la razón, les siguen por las plazas y, sobre todo por los hoteles donde pernoctan, muchas jovencitas atraídas por la profesión de riesgo y por el paquete, el que se les nota debajo de la taleguilla y el de los billetes que acumulan. Así conoció Belén Esteban a Jesulín , cuando este hace más de 20 años toreaba en la plaza de Benidorm, táctica que, curiosamente, tiempo después empleó María José Campanario, aunque esta vez el escenario fue Castellón.

El asunto Ponce-Cuevas ha desvelado una nueva vía de acercamiento entre aficionada y torero que no es otra que la de Instagram o cualquier red social pública, Por lo visto Ana Soria le daba a “me gusta” a todas las publicaciones de Ponce (quien, repito, tiene edad para ser su padre, ella tiene 21 y él, 48), como hacía con las publicaciones de otros toreros y quien sabe si también de futbolistas o cantantes. Se trata de insistir, hasta que al destinatario le pica la curiosidad de tanto like y responde y ya, si la cosa cuaja, pasamos a los mensajes directos, al número de teléfono, al WhatsApp y, al contacto con tacto, que diría Bertín Osborne. A Ponce le tocó, primero la vanidad, y después le despertó el pigmalión que todo hombre maduro lleva dentro cuando se trata de instruir a una jovencita.

Cuentan que el torero se llevó a la novieta a México para que le acompañara (y para tenerla bien amarradita y que no hubiera riesgo de escapes, ni derrotes,) pero luego volvió a casa con la dulce Paloma, que le cuidaba el nido y las dos palomitas, hijas de la pareja .

Así hubiera seguido el asunto pues, al parecer, y según han contado ellos mismos, Enrique Ponce y Paloma Cuevas tenían un acuerdo para seguir juntos socialmente pero permitiéndose una vida paralela. Es el típico pacto al que accede normalmente la esposa que mira para otro lado porque prefiere seguir teniendo un marido que la acompañe a las fiestas sociales y a las familiares, hasta que alguien rompe la baraja. Eran parte del grupo de sositos reunidos, sin más interés que su rancia compostura y mira tú por dónde, las vidas tan intensas que llevaban.

Paloma Cuevas formaba parte de un grupo de bellas y elegantes, a quienes no se les conocía más papel que el de esposa. Ahora toma protagonismo y se destaca su serenidad y el buen rollo con su ex para garantizar el bienestar y equilibrio de las dos hijas que comparten. Paloma, hija, saca el carácter y di la verdad: tu marido te ha puesto los cuernos y no de los que cuelgan en la pared.

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Mié 15 Jul, 2020 11:28 pm

Imagen Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Jue 16 Jul, 2020 2:46 am

Imagen

Póncelo, pónselo

El romance entre el torero y la estudiante de Derecho nos interesa más que las elecciones vascas y gallegas, esto es así.

BEATRIZ MIRANDA

WARNING: vamos a soltar un puñado de tópicos de señoro, tralará. Prejuicios heteropatriarcales, amigues. Aclaro: no soy Beatriz Gimeno, sino Miranda.

Me encantaría deciros que este titular es mío, pero no, se le ocurrió a Emilia Landaluce, mi jefa, que es más ingeniosa que yo... Con ella comento las noticias más leídas de elmundo.es este fin de semana. Pues bien, tanto el sábado como el domingo el perfil que publicamos sobre la nueva novia bella y joven que se ha echado al cuerpo Enrique Ponce tuvo más visitas que las elecciones vascas y gallegas en toda nuestra edición digital (la del periódico entero, no la de LOC). A lo que añado que si hubiera habido elecciones nacionales, probablemente hubiera ocurrido lo mismo.

En efecto, Ana Soria engancha más que Urkullu y Feijóo. Nos gusta o la odiamos más que a ellos, es todo un fenómeno clickbait. Así que por petición popular escribo del affaire, que dijo Voltaire, entre el matador y la rubita almeriense, sin duda el romance del verano. Ella, francamente, no me interesa nada. Lo que me preocupa es el trasfondo del episodio que protagoniza, que me ha hecho llegar a estas conclusiones.

-Enrique Ponce baila fenomenal. Ya le habíamos visto bordar el moonwalker en instagram, pero ahora todos nos imaginamos su movimiento de cadera en horizontal y llegamos a entender algunas cositas.

-Muchas mujeres son/somos malignas. Hay quien se ha alegrado de que Ponce deje a Paloma, ella encarna el prototipo de esposa rollamen y pluscuamperfecta que envidian, ergo, odian las imperfectas, que somos todas. Eso sí, es contradictorio porque también le desean/deseamos lo peor a la otra. Desde su aparición en escena todas temen/tememos que nos abandonen por una estudiante 20 años y 20 kilos menor que nosotras. La frase "saca muy buenas notas" en labios de Ponce hablando de su última conquista y no de su hija producen náuseas a quienes (casi, aclaro) tienen/tenemos la edad de Cuevas.

-Cuevas, además, que encima se mantiene delgada y joven cual veinteañera a los 40, nos hace plantearnos a algunas ¿entonces qué me ocurrirá a mí que soy más gorda y parezco más vieha? Ahora entendemos bien aquello de haz por ti, y no por nadie, el esfuerzo de cerrar el pico, estar en forma y untarte cremas, porque dejarte te van a dejar igual. Me cuentan que el figurón de Paloma, cuya hermana y madre son mujeres físicamente más reales que ella, es fruto de mucho sacrificio por verse bella. Querida, ábrete ya una cuenta en TInder y deja de posar sufriente con tu anillo de casada mirando abstraída a una bala de heno.

-Las declaraciones de la abandonada en ¡Hola! son de diván de terciopelo azul: asiente que están pasando el sufrimiento del divorcio "juntos", como todos los altibajos de su vida en común. No conozco mayor paradoja. Mientras ella llora en las revistas, él postea en Instagram abrazos con su novia yogur. Todo por el bien de sus hijas.

-Paloma no ha aprendido la lección. Se queja de la tormenta mediática, y no es que la merezca, pero la fomenta. Siempre se ha expuesto demasiado. En el cuché, en las redes... Ponce también. Con toda la cursilería cargada. El alarde de felicidad conyugal escuece a la España engañada, porque si Ponce le ha sido infiel a alguien, lo ha sido a todo el país, pero Paloma y el propio ¡Hola! también. Nos han vendido una moto que no funcionaba desde hace años (o esto es también otra moto tan grande como la del doctor Simón). La siguiente es que ¡Hola! le será infiel a Paloma dándole la portada del miércoles a Ana Soria. Algo que ocurrirá probablemente.

-La mayoría de hombres se ponen de parte de Ponce. Pocos se resistirían a un cañón como Ana Soria, quien fue, al parecer, la que llamó a la puerta del hombre casado y él la dejó entrar. No me gusta generalizar, pero no se puede poner la mano en el fuego por nadie, señoros y señorxs...

Moraleja: nunca des nada por sentado y ama incondicionalmente. Come y bébetelo todo. No hagas deporte, déjate en cuanto te cases. No aguantes a tu suegra por amor. Saca el rodillo cuando puedas. Siempre habrá una Ana Soria a la vuelta de la esquina y no, tu marido no es Enrique Ponce... ahora... pero algún día lo será. En efecto, la culpa de todo esto la tiene Podemos.

PD1.- ¿Ana Soría seguirá con Ponce cuando torne éste en Jaime Ostos? Pues sí, porque somos idiotas.

PD2.- Para comentarios, consultas, loas y/o críticas podéis escribirme a beatriz.miranda@elmundo.es, a Facebook y Twitter

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Jue 16 Jul, 2020 2:49 am


Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Jue 16 Jul, 2020 2:50 am


Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Jue 16 Jul, 2020 2:51 am


Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Sab 18 Jul, 2020 2:47 am

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





Y ENCIMA, EL COCODRILO. Lo de Ponce, Paloma Cuevas y Ana Soria se ha convertido en el culebrón del verano, camino de la década. Se dirá que lo del viejo y la joven o el mayor y la jovencita es más viejo que la tos, pero eso precisamente es lo que convierte esta historia en carne de tertulia, flor de papel que resistirá calores, fríos, nieves, lluvias, truenos y relámpagos. ¿Quién no conoce un caso así o varios, unos que acabaron bien y otros mal? Él le dobla la edad, así que tiempo hay para que se afilen “las lenguas de vecindonas” de doña Concha Piquer. Faltaba el detalle, la mascota de la historia, y nos la trae Diez Minutos: un cocodrilo de plástico al que se encarama la feliz pareja. Recuerda el unicornio que Luismi le llevó a Agatha otro verano. ¿Dónde está? Deshinchado, en un rincón del cuarto de la piscina, si no ha ido ya al camión de la basura. ¡Cuántos amores así! ¡Y cuántas sabrosas charlas!



EL DESPLANTE AL CALENDARIO. “Ponce presume públicamente de su relación con Ana Soria” titula ¡Hola!, con mala intención. Desde que estalló la crisis, se ha constituido en el alcázar del palomismo y para el sector que apoya a la abandonada, eso de “presumir en público” –sólo Pedro Sánchez sería capaz de presumir en privado–, condena al infiel, por serlo y por desconsiderado. En realidad, los dos bandos, el enriqueanista y el palomista, se van decantando a gran velocidad: el del torero, mediante el uso y abuso del desplante mediático, que coincide con las juveniles prisas instagrameras de Ana. El de Paloma, recurriendo al calendario, para negar que nunca le fuera infiel porque hace dos años largos que habían roto. Corren datos y vídeos de hace bien poco y donde se les ve felicísimos y con las niñas. Paloma empieza a imponerse.




LAS CAMPOS, SOLUCIONES INMOBILIARIAS. Desde que ‘Chogüí’ Arrocet abandonó el casoplón de María Teresa Campos, y años atrás, se hablaba de las dificultades para su venta, muchos la reputaban imposible, porque el mercado está mal. Pero todo depende del precio y de la suerte. Y, al final, la han tenido. Vendido el casoplón y donada al Prado la obra pictórica de Bigote, quedaba por reinstalar a Terelu, y qué mejor mudanza que irse a la portada del ¡Hola!, y encima de la pareja de moda. “Con la venta del ático, mi economía está saneada: borrón y cuenta nueva”, dice, y añade que advirtió a su hija Alejandra de que “lo de la televisión es muy difícil”. Casi como vender un piso en plena crisis.




EVA Y CAYETANO SE CONFINAN. La crisis de los Ponce-Cuevas mejora la cotización de los Cayetano-Eva, pero, por si acaso, la sevillana, delgada como siempre y como nunca, ha decidido irse a vivir a Sevilla. “Tras meses de incertidumbre”, dice en portada Semana, como si lo de Karelys hubiera sido para tanto. Lo sería para andar de mudanzas. Pero ahí está Cayetano, tan formal, respaldando a su inteligente costilla. ¡Qué de rumores cuando haga el paseíllo con Ponce!


EL MUNDO / SÁBADO 18 DE JULIO DE 2020

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Dom 19 Jul, 2020 2:49 am

Imagen

Luces y sombras de lo de Enrique Ponce y Ana Soria

EMILIA LANDALUCE

Me resistía a hablar de la huida de Enrique Ponce con Ana Soria pero esta semana la contemplación de la flamante pareja cabalgando un cocodrilo hinchable en aguas de Mojácar me ha brindado la oportunidad de realizar un análisis sociológico del prototípico varón español. Según lo puede percibir el asistente a cualquier cenáculo que lo merezca, es natural dedicar al menos 10 minutos a especular con los motivos por los que el torero casi cincuentón ha dejado a su stupendissima mujer Paloma Cuevas y se haya dedicado ahora a refocilarse en público con una jovencita de 23 años. Evidentemente hay algunas incógnitas o luces y sombras, que es como en internet titulamos este tipo de disertaciones.

●●●

El matrimonio Ponce-Cuevas era un rollo. Las clases altas dejaron de creer en el amor cuando se produjo el divorcio de Kyril de Bulgaria y Rosario Nadal, epítome de la idealidad conyugal. Ponce y Cuevas también jugaban al finismo (distinto al cinismo) taurino en las numerosas citas sociales a las que acudían como pareja de cuento Disney (Fantasí como dirían Las Seventies). En su persecución de la perfección, ella llegó a postularse a sustituta de la Preysler como imagen de Ferrero Rocher. El caso es que por lo que cuentan, la vida de Paloma era un continuo sacrificio en pos de ese ideal estético, lo que le dejaba poco tiempo para las diversiones más allá de la infusión de manzanilla y el hinojo. De hinojos dicen se habría postrado Ana Soria para lograr que el torero diese el paso de anunciar su separación de la hija del apoderado. Hay quien dice que fue el propio Baltasar Garzón el que se encargó de filtrar la noticia a los medios pues es padrino de la prole Soria. Pero ay... en Almería hay dos abogados que se llaman igual. Al final esto es algo tan viejo como que la mujer se explaye para obligar a la otra parte a tomar una decisión.

●●●

Es difícil saber lo que pensarán los padres de Ana Soria de la sobreexposición de su niña en las redes sociales y en los medios de comunicación en donde hasta dedican una psicóloga a analizar sus gestos. ¿Qué padre querría ver a su pequeña del alma en pleno trío acuático con su novio cincuentón y un cocodrilo hinchable? Además, los programas de TV dedican cientos de horas a las diferentes especulaciones. ¿Cómo se conocieron? ¿Cuánto llevan? La canción de Rocío Jurado: "Se va a reír de ti. ¿Qué vas a hacer con tanta vida en tu brazos? (...) Se va a reír de ti... cuando después de amar, te pida amar de nuevo". Cuando Manuel Alejandro compuso la letra es evidente que no existía la viagra, maldición de los matrimonios y puntilla de los viejos verdejos por sus estragos coronarios. Y no nos referimos solo al petardazo que suele dar el corazón sino a las rupturas familiares -incluso económicas- que puede generar un madurito enamorado de una chicuela. En fin: con ese tipo de amor no se puede luchar. Ánimo Paloma.

●●●

Dicen que Ana Soria tiene un prometedor futuro. De hecho su única comunicación con la prensa (además de cerrar y abrir una y otra vez su perfil de Instagram) ha sido a través del brillante bachiller Rafa Mora. Su relación es lo más curioso del asunto Ponce. ¿Por qué Ana Soria tenía el teléfono del tronista? ¿Por qué le ha elegido como portavoz de la pareja? En cualquier caso, Ponce postergó un acto programado para el martes. Es decir: ¿Acaso pretende evitar a todos salvo al cocodrilo de goma?

●●●

Pese a la sororidad, la mujer joven suele ser enemiga de la cónyuge veterana. La afirmación es una generalidad malintencionada en un mundo Disney pero en realidad muchas compiten en desigualdad por los favores del macho Ponce. Basta verlo ejecutar el Moonwalker de Michael Jackson con colita sin viagra o bailar en patinete con una de sus niñas. A ellas nos debemos los medios además de a nuestros lectores más fieles. ¿Qué pasará? Ponce sabe lo que sufren los hombres con las mujeres y lo que siente una mujer a la que su hombre no satisface en todos los aspectos. No hay que ser injustos. Sólo creemos en los cuentos de hadas porque apenas superan las diez páginas.

Avatar de Usuario
MIGUEL DE MOLINA

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor MIGUEL DE MOLINA » Dom 19 Jul, 2020 8:03 am

CANTA: '' ARACELI,FLOR DE NARDO'' // HARTO ESTABA DE MORDER CARNE MORENA// Y BLANCURA LE PEDIA EL PALADAR// Seguro que eso le pasa a Ponce: '' harto estaba de morder carne dura// y carne tierna le pedia el paladar// Lastima que esa copla tan bonita del genio malagueno, no la hayan grabados otras copleras.

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Dom 19 Jul, 2020 3:14 pm

Imagen

Ana Soria estalla: "No he roto ningún matrimonio"

Ana Soria ha realizado su primera entrevista a un medio de comunicación tras salir a la luz pública su relación con el torero Enrique Ponce para afirmar que "no he roto ningún matrimonio. Si el amor se acaba no puedes hacer nada. Cuando Enrique y yo nos conocimos él ya estaba separado de su mujer. Nosotros llevamos juntos unos ocho meses... y su matrimonio llevaba roto desde hace dos años" según ha expresado en una entrevista en La Razón.

"Eso no significa que vaya a dejar la carrera, quiero terminarla y ejercer como abogada" afirmaba la joven estudiante de Derecho en la Universidad de Granada, que ha renunciado a la plaza Erasmus en Polonia con la que contaba para el siguiente curso. "Mi vida ha cambiado. Puede adivinar en cierto modo por qué me quedo", confiesa.

Ana recalca que no quiere ser presa de la prensa rosa ni lo busca: "No sé lo que están diciendo por ahí sobre mí. No llamo a ningún paparazzi para que me pille con Enrique. Al revés, intento que no nos vea nadie, aunque entiendo que a veces es imposible", afirma.

Antes los últimos polémicos mensajes publicados en sus redes sociales, la estudiante afirmó que "no eran para nadie en concreto. No busco ningún enfrentamiento con nadie", a la vez que puntualizó sobre la diferencia de edad entre el torero y ella que "eso no nos importa, estamos muy enamorados, y el amor no conoce edades".

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Lun 20 Jul, 2020 2:55 am

Imagen


Caso Ponce: de padre a 'zorro plateado'

Superados los 40, dicen que la biología provoca que los hombres busquen carnes más jóvenes con las que procrear. El instinto...

JAVIER BLÁNQUEZ


Partamos de la idea de que el varón es una implacable fábrica de semen. Decimos varón porque como hay quien sostiene que algunos hombres menstrúan, y se ponen como basiliscos o terraplanistas si les llevas la contraria con esa paparrucha de la biología, es importante acudir a palabras no contaminadas en su significado estricto para referirnos a cosas tan abstractas como un señor con pene, más salido que el pico de la mesa, al que le gusta eyacular con fines lúdicos y, llegado el caso, reproductivos. [Un apunte: lo de los hombres que menstrúan ya estaba en el judaísmo atávico; era una idea asociada a los conversos sin tradición, los que hacían la circuncisión mal y, durante días y como castigo, sangraban de la herida].

El varón tiene una función que, aunque casi nunca cumpla, subyace en su naturaleza, y le acerca al toro o al caballo: echaría el chorro siempre que pudiera, mejor dentro de una hembra -que es una mujer desprovista de pene-, y además es de gatillo fácil: en unos cinco minutos puede tener el tema resuelto si viene descansado. Además, el varón es fértil hasta bien entrado el declive de su vida y de su hombría, mientras que la hembra tiene un ciclo más corto. Esperemos que estas obviedades, que igual ya no aparecen en los libros de texto, no ofendan.

Una manera muy fácil, primitiva, pero certera de explicar por qué muchos hombres, llegada la crisis de los cuarenta y pico, intentan reiniciar su vida abandonando a la compañera de siempre para juntarse con una muchacha joven, se puede sostener a partir de esa rama argumentativa: antes que un ser civilizado -nos sobrestiman, en serio-, el hombre es un animal primario con cerebro de reptil que piensa con la entrepierna. Luego, quizá, hace un esfuerzo inteligente y se aguanta, e incluso se resiste al divorcio y lee a Wittgenstein, pero el instinto está ahí, y a veces se abre paso, sobre todo si le ha sonreído la fortuna y ha cundido el gimnasio.

Al hombre maduro que se ve incapaz de contener su impulso sexual lo hemos llamado de muchas formas. Ya nadie habla de los viejos verdes, salvo que sean monárquicos, pero los viejos verdes -que son la consecuencia, como decía Umbral, de haber sido antes un joven verde, redundancia- siguen ahí. Algunos lo explican en Twitter, como el escritor Fernando Sánchez Dragó, que presume de tener una novia de 27 años; otros lo hacen público a los cuatro vientos, como Mick Jagger, el líder de los Rolling Stones, que pasados los 70 volvió a engendrar un hijo con la bailarina Melanie Hamrick, cuatro décadas más joven que él.

En cualquier caso, la tipología de varón maduro que busca la compañía de mujeres de edades comprendidas entre los 25 -que es el límite máximo que permite Leonardo DiCaprio a sus novias- y los 40, que sería la horquilla fértil, muy por debajo de los resultados electorales de Feijóo, recibe una taxonomía concreta en inglés, que es la de silver fox. El zorro plateado sería el arquetipo popularizado por Richard Gere o George Clooney: en su avanzada madurez peinan canas que parecen extraídas de una mina del Perú, sostienen una planta apuesta gracias al yoga y a los trajes de Armani, proyectan una virilidad aún resistente y emanan un aura de triunfo.

De jóvenes no eran más que buenas perchas con un mentón perfilado, pero pasados los 40 tienen la cuenta bancaria más saneada que la economía holandesa, y la seguridad de que nada en la vida se puede torcer ya. Entonces es cuando el instinto, como el esclavo que sostenía el laurel de la victoria al general romano, le susurra en el oído: recuerda que eres semental. Este arquetipo funciona también como un reloj en las relaciones homosexuales.

Así que, con máxima precaución y vergüenza preventiva, asumimos que la tesis aquí expuesta es más simple que el mecanismo de un grifo, y que ninguna universidad americana la aceptaría como paper para sus estudios de género, pero en la vida a veces es más fácil sacar la navaja de Ockham que un tocho de Judith Butler, y concluir, con la mayor sencillez, que la biología es tozuda, y que hay hombres que toman decisiones consultando con su polla antes que con la almohada o el abogado.

Si Alejandro Sanz se ha separado de Raquel Perera para arrimarse a una párvula de nombre muy parecido pero menos años en el pasaporte, o si Enrique Ponce ha sustituido los gráciles movimientos de sus bailes en TikTok por las sudorosas embestidas del coito con la veinteañera Ana Soria, podemos buscar explicaciones sostenidas en un montón de hojarasca post-estructuralista, pero al final es siempre lo mismo: antes de que el macho entre en declive, éste quiere break free, como cantaba Freddy, y romper con las cadenas asfixiantes de las relaciones largas, quizá ya viciadas, salpicadas de reproches, sospechas y rutinas, para darse la última oportunidad de sentirse pleno, alfa y eyaculador, que es cuando, como le indicaba Scarlett Johannsson a Bill Murray en Lost in Translation, se compra uno el Porsche. Y así que la última gota caiga, si no dentro de una bella matriz, al menos en la tapicería del coche.

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Lun 20 Jul, 2020 3:03 am



Ana Soria, en exclusiva a LA RAZÓN: “Yo no he roto ningún matrimonio”

La novia de Enrique Ponce renuncia al Erasmus para no separarse del torero: "Llevamos juntos unos ocho meses... y lo suyo llevaba roto desde hace dos años»

La relación de Enrique Ponce y Ana Soria está totalmente consolidada. Tanto, que la estudiante de tercero de Derecho ha decidido renunciar al Erasmus en Polonia, donde pensaba estudiar a partir de septiembre, aunque asegura que «eso no significa que vaya a dejar la carrera. Quiero terminarla y ejercer como abogada»; es. además, la profesión de sus padres. Federico, su progenitor, es un prestigioso letrado de Almería, con bufete propio. Y aunque Ana no se cierra a otras experiencias, desmiente que vaya a dedicarse «al mundo de la moda y las pasarelas o al de las influencers. Tampoco he participado en ningún desfile. Es mentira». Personas próximas a la joven aseguran que «está asustada con el revuelo montado al desvelarse su relación sentimental con Ponce. Es unachica ajena al mundo del corazón y está muy nerviosa. No le gusta ser protagonista de los comentarios de la gente. Ni busca popularidad ni nada que se le parezca. Es solo una mujer enamorada».

Ana habla desde el otro lado del teléfono con una voz muy dulce y cálida. Comenta que «es la primera vez que tengo una conversación con un periodista, y si lo hago con usted es por la amabilidad que transmite. Me ha mostrado un gran respeto desde que descolgué el teléfono. Y eso que lo cogí porque pensaba que era usted otra persona, porque no suelo responder cuando me llaman desde números desconocidos». Es muy educada y simpática. Su aspecto angelical se corresponde con su carácter. «No sé lo que están diciendo por ahí sobre mí, pero quiero aclarar que yo no propicio nada, no llamo a ningún paparazzi para que me pille con Enrique. Al revés, intento que no nos vea nadie, aunque entiendo que a veces es imposible», confiesa.

Con respecto a su decisión de renunciar al Erasmus en Polonia, afirma que «mi vida ha cambiado, es evidente. Y puede adivinar en cierto modo por qué me quedo. Pero no voy a decir todo lo que tengo en mente hacer después del verano. No es una decisión de ahora, sino de hace meses».No responde cuando le cuestiono si entre sus planes está acompañar a Enrique en la temporada en América. Da la callada por respuesta. Pero alguien próximo deja entrever que viajará con Ponce cuando sus quehaceres universitarios se lo permitan. Tampoco tiene claro si «seguiré estudiando la carrera en Granada o cambiaré la matrícula a otra universidad, está por ver». Esta misma semana, una web publicaba que Paloma Cuevas y Enrique Ponce podrían haber roto recientemente y no hace dos años, dando a entender que la aparición de Ana habría sido el detonante de su separación: «No es cierto. Yo no he roto ningún matrimonio. Si el amor se acaba no puedes hacer nada. Cuando Enrique y yo nos conocimos él ya estaba separado de su mujer. Nosotros llevamos juntos unos ocho meses... y su matrimonio llevaba roto desde hace dos años».

El pasado 23 de junio, Paloma Cuevas colgaba en las redes una fotografía con el abuelo del diestro acompañada de un pie que daba lugar a malentendidos: «Con el abuelo de mi marido». La palabra «marido» confunde. Pero Ana afirma que «ella puede llamar a Enrique como quiera, eso ya no es cosa mía. No la conozco». No quiere el menor enfrentamiento con Cuevas, asegura que «no me he enfrentado nunca a nadie. En redes sociales escribo siempre lo que me apetece y están muy equivocados si piensan que un mensaje que subí hace unos días estaba dirigido a ella. Es mentira. Simplemente era un mensaje de ‘‘vive y deja vivir'‘, y hay gente que lo ha malinterpretado. No era para nadie en concreto. Lo mismo que existen personas buenas en esta vida, también encontramos malas. Repito: no quiero el menor enfrentamiento».

Enrique tiene 48 años y Ana 21, la diferencia de edad no parece ser un obstáculo en su relación: «Eso no nos importa, estamos muy enamorados, y el amor no conoce edades. Es totalmente libre». De momento, confirma que no hay planes de boda, desmintiendo a aquellos que anunciaron una ceremonia a corto plazo. Fue el caso del programa «Sálvame», en el que dieron por hecho que la pareja se casará este mismo año. Pero Ana reconoce que «no nos hemos planteado nada en ese sentido, estamos en el comienzo de nuestra relación, es muy pronto para pensar en una boda. El futuro dirá... Lo único que puedo decirle es que somos muy felices y estamos muy enamorados». Me insiste en que «no quiero protagonismo y deseo que esta relación se mueva en los cauces de la tranquilidad. Sé que es complicado no salir en los medios, pero es lo que me gustaría». Un deseo difícil, o imposible, porque la estudiante y el torero son, ahora mismo, la pareja del momento.

Las hijas, tema delicado

No conoce a las dos hijas de su pareja, «todo en su momento, es un tema muy delicado y no quiero hablar de esto», apunta. Pero una de sus amigas confirma que «Ana es muy niñera y le gustaría ser madre dentro de unos años, no ahora, es un sueño por cumplir. Primero quiere acabar su carrera y dejar la maternidad pendiente. Además, desea ejercer en el futuro como abogada. Supongo que se incorporará al bufete de su padre. Si han aparecido fotografías suyas que dan a entender que posa como modelo, nada más lejos de la realidad. Se las hace por diversión».

Las últimas imágenes de la pareja aparecieron el pasado miércoles en una revista del corazón, disfrutando de unos días de ocio y baño en una playa almeriense. Muestras de cariño y sonrisas. Enrique parece un quinceañero que se enfrenta al primer amor. Igual que cuando conoció a Paloma, con la que ha vivido veinticuatro años de matrimonio aparentemente feliz. Aunque el final, tan inesperado para casi todos, haya sido sorpresivo. Pasaba por ser la unión perfecta, no se conocieron graves crisis, pero hasta la perfección puede resquebrajarse cuando menos te lo esperas. Hoy queda un cariño de amigos y un gran respeto. Y dos hijas maravillosas de por medio a las que sus padres no quieren hacer daño. La separación es de mutuo acuerdo y sin mayores desafueros. El torero reaparecerá en los cosos taurinos el próximo día 1 de agosto en la plaza sevillana de Osuna. Y allí estará Ana en lo que supondrá su primera aparición pública para animar a un Ponce profundamente enamorado.

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Lun 20 Jul, 2020 3:42 am

Imagen







Volver a “Cajón de Sastre”