¿ERES UN PSICÓPATA?

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Test

¿ERES UN PSICÓPATA?

Mensajepor Test » Sab 03 May, 2008 8:10 pm

Lee esta pregunta, intenta encontrar la respuesta, y después mira el resultado al final. No es una pregunta trampa. Ninguna frase tiene doble sentido:

Una mujer, mientras asistía al funeral de su madre, vió a un hombre que no conocía. Pensó que ese era el hombre de su vida, tanto que se enamoró de él en aquel momento, pero no le pidió ni nombre ni teléfono y ya no pudo verlo de nuevo. Unos días más tarde, esta mujer mató a su hermana.

PREGUNTA: ¿por qué la mató?
(piensa un poco antes de responder)




Spoiler:
Esperaba que el hombre apareciera de nuevo en el funeral de su hermana.

Si has respondido correctamente, piensas como un psicópata. El autor de esta prueba fue un famoso psicólogo americano, y se utiliza para comprobar si tienes mentalidad de asesino.

Muchos asesinos en serie detenidos han participado en la prueba y han respondido correctamente. Si no has respondido correctamente, perfecto. Pero si lo has hecho bien, por favor, avísame para que te elimine de mi lista de distribución, ¿vale?

Saludos :wave:

Avatar de Usuario
Loli

Mensajepor Loli » Dom 04 May, 2008 4:39 am

Un interesante articulo para aprender a detectar psicopatas antes de que acaben contigo. :glasses



EL PSICOPATA, LA SUBJETIVIDAD VACÍA



Como marco psicopatológico vamos a describir los tres modos de patologías básicas: neurótico, psicótico y psicópata.

El neurótico pertenece a dos mundos, el mundo subjetivo y el mundo objetivo. Tiene trastornos que no le impiden la inclusión social, se comunica con los demás (el mundo objetivo) y también tiene un diálogo interior (el mundo subjetivo).

El psicótico, por el contrario, no tiene mundo externo, se tragó el mundo, se volcó totalmente hacia su interior, metió el mundo adentro y él quedó encerrado en ese mundo que armó y que nosotros llamamos delirio. El delirio es equivalente a un mundo, porque tiene reglas, personajes y define espacio y tiempo. Con esto obtiene una percepción omnipotente porque puede transmitir pensamientos y manejar ilusoriamente la realidad, interpretándola desde su sistema delirante. No es peligroso, porque su mundo es virtual (a lo sumo, te puede arrojar un tomate radioactivo…)

El brote psicótico es el momento en el que a la persona se le desarma la realidad, no sabe quién es ni dónde está, qué época de su vida es, el momento histórico no tiene sentido, tampoco los vínculos, queda aislado y le desaparece la identidad. A este proceso lo vive de forma tan aguda y desolada, que inventa un vínculo con un personaje, o confabulaciones imaginarias que, en el caso de la paranoia, lo persiguen.

La identidad depende de una cantidad de vínculos y de ubicaciones en espacios temporales, de normas, roles, mitos que la cultura asigna, se es en función de un entorno que se llama la realidad, si la realidad se desarma, se desarma el yo.

Muchas veces la esquizofrenia, que en el primer momento es sólo fragmentación, produce mucho desconcierto en los demás, y por eso al loco, al psicótico se lo encierra. Entonces éste percibe que lo van a forzar y se asusta, es decir aparece un componente paranoide, se imagina que hay un complot de los demás, todos son enemigos, inventa un marciano que lo persigue, etc. En general tienen delirios persecutorios, por eso se encierran o se aíslan, no hablan con la gente para no ser vulnerables, y uno se pregunta: “qué tonto ¿por qué se busca un enemigo?” Lo hace para poder interactuar con alguien, porque ese enemigo, al perseguirlo, le da una estructura de vida, que es huir y defenderse.

De alguna manera reconstruye un mundo, pesadillesco, y empieza a controlar, no lo que dicen los otros, sino los gestos que hacen. Por ejemplo: “se está tocando la boca, está disimulando algo que tiene en la boca, que a lo mejor es un veneno para mí, el otro está anotando lo que digo, aquél hace creer que es ciego pero me ve perfectamente…” Todo el mundo se le convierte en una pesadilla y con eso tiene, de alguna manera, un argumento. No inventa un amor, porque quedó aislado, el amor exige la respuesta del otro, en cambio el miedo no. No me importa si Frankenstein me quiere, lo que me importa es solamente que me persiga. Todo delirio se da por el fracaso del amor, que es un vínculo dialógico con el otro.

El psicópata, en cambio, es muy peligroso porque es una computadora, no pierde el tiempo en emociones, porque no puede sentirlas.

Podríamos decir que el psicópata es una persona que está vacía; así como el psicótico está lleno y el mundo queda vacío porque lo metió adentro, el psicópata es exactamente lo inverso, quedó encerrado afuera, su vida es una exterioridad.

Desgraciadamente, psicótico y psicópata son parónimos, suenan parecido, por lo que muchas veces se lee en el diario: “Un psicópata se escapó del Borda… “ y en el Borda, sólo hay psicóticos.

Entonces, el esquizofrénico es lo contrario del psicópata. El psicópata es el asesino serial, el estafador, el cana brutal y sin compasión, el torturador, es la persona que tiene un interior completamente vacío y maneja el mundo, él está fuera de sí mismo, está en el mundo, es como un robot y controla a los demás, vive afuera porque adentro no hay nadie.

Esto de que adentro no hay nadie, es una sensación que se tiene con los psicópatas graves, no hablo de los aspectos psicopáticos, un poco manipuladores que tenemos todos. Cuando se es un psicópata grave, su mirada en la interacción, nos da como un escalofrío, nos damos cuenta de que nos está mirando como a un objeto a manipular, no como un sujeto con el que interactuar.

Vi mucho esa mirada, desgraciadamente, en algunos de los pibes del instituto Almafuerte, que estructuraron personalidades psicopáticas, chicos con varios homicidios, a veces homicidios gratuitos. Había uno especialmente que inspiraba miedo, hasta los guardias le temían porque podía hacer un ataque inesperado. Un día agarró un lápiz y se lo enterró en el ojo a otro compañero sin ningún motivo, sólo para intimidar, porque con eso generaba el terror. En el taller de carpintería estaba “el jefe” que era muy grande (también le dicen el “pesado” o el “poronga”), y como él quería disputarle ese lugar, sin decir nada, sin que medie ninguna provocación, tomó un punzón y se lo clavó, sin que se le moviera un pelo, y así él quedó como jefe.

Lo que también vi ahí es que, el que estaba adentro y el que estaba afuera eran muy parecidos, porque los dos estaban con miedo de que el otro lo agrediera. Los pibes estaban verdugueados, y los guardias estaban esperando que en un motín les pongan al cuello un hueso de pollo afilado. Existe una paranoia mutua, el sistema es loco y produce psicópatas de los dos lados. El sistema judicial condena al chico sin que el juez lo vea, y el edificio se parece más a una perrera que a un lugar de rehabilitación.
El psicópata es el manipulador feroz. Esta característica, de tener vacío adentro, está percibida incluso por el lenguaje popular, el self que nosotros llamamos el núcleo yoico se puede superponer al término popular de alma, el alma es el núcleo más profundo que tenemos, independientemente de lo religioso, es el yo, es ese con el que hablamos cuando queremos ir hacia adentro, el lenguaje popular dice desalmado, que no tiene alma, y es que realmente da esa sensación, porque en la mirada no tiene ninguna arruga, son esas miradas frías, que producen inquietud.

Esto no tiene nada que ver con la violencia del alcohólico o la del golpeador. El psicópata es el manipulador, por ejemplo, podría ser un psicópata si golpea a la mujer muy cruelmente y la mujer lo sigue, no por miedo, sino por haber quedado fascinada por el sadismo de él, porque ya tenía un núcleo masoquista que el psicópata detectó. Es un juego donde la mujer queda atrapada en la dialéctica sadomasoquista, no es el juego del gato y el ratón, sino el de la serpiente y el pajarito; la serpiente desconcierta al pajarito porque está quieta y de pronto el pajarito se da cuenta que eso que está quieto es una serpiente, lo paraliza y en un instante se lo come.

El golpeador no, el golpeador puede ser una persona epileptoide, alcohólica, violenta, pero no manipula. El que manipula, a lo mejor golpea y desespera a una mujer y la lleva a que se mate, pero antes logró que pusiera la casa a su nombre porque manipula para delinquir.

El verdadero psicópata es el que hace que la victima se entregue sola, por eso es tan siniestro, porque manipula, percibe la escena deseada y la fascina con eso.

Un psicópata puede tener un núcleo paranoico, depresivo o histérico. El paranoico, es el militar que conduce a la muerte, como Hitler, o Videla. El histérico, es el gran seductor, que enamora y abandona, y el psicópata depresivo es el que detecta a una mujer depresiva grave y le dice: “quiero hacer con vos un pacto de muerte”. Adivina esa escena de amor y muerte de la mujer, pero antes le dice: “pongamos la casita a nombre de los dos”. Y cuando están en la cornisa del séptimo piso, le dice: “yo me tiro primero” y ella responde: “no, no, primero me mato yo, porque no soportaría verte muerto...” (que es lo que el psicópata había supuesto) y cuando ella se tira, él se asoma y piensa: “¡ Uy… cómo quedó! bueno… ahora, a vender la casa”.

Por eso el psicópata es muy difícil de detectar, porque fundamentalmente es seductor. Cuando una persona es demasiado encantadora los primeros diez minutos, me preocupo, porque casi seguro es un manipulador.

El psicópata es muy interesante de estudiar, porque es un personaje muy importante en épocas de crisis. Cuando fallan las instituciones, el psicópata llega al poder por manipulación, en cambio, cuando los encuadres institucionales funcionan, el psicópata no puede operar.

Por ejemplo, Menem era un psicópata histérico, manipulador, seductor, hay anécdotas de él que lo muestran como un gran tramposo. Fue muy peligroso por el lugar al que llegó, Menem hubiera sido un buen almacenero en La Rioja, un turco almacenero que vende y, a lo sumo, roba en el peso, pero que llegara a presidente y vendiera el país, fue culpa nuestra. En este caso, los argentinos nos comportamos como una mujer golpeada.

En cambio Videla era un psicópata mesiánico y Camps un psicópata sádico, todo torturador es un psicópata sádico.

Nosotros no podríamos ser psicópatas, nos resultaría muy difícil. Si nos obligaran a ser torturadores y empezáramos a cortar con un vidrio roto a una persona, cuando viéramos a la persona ensangrentada nos desmayaríamos, porque no podemos evitar identificarnos. En cambio el psicópata piensa: “Este vidrio no corta nada” y rompería otra botella.

En el caso de algunos de los pastores evangelistas, el pastor Jiménez, por ejemplo, se trata de un manipulador histérico. Trabaja para un público femenino que él seduce porque les hace caritas y les habla con voz de radioteatro. Los observadores de nuestra escuela que estuvieron en su templo dijeron que sintieron culpa porque estaban observando en forma tramposa y la gente estaba realmente entregada, vieron cómo generaba una histeria colectiva. Él hablaba de Dios y de cómo devolverle a Dios por los milagros concedidos a través de su Iglesia. En ese momento pasaban un sobre para que la gente depositara la plata.

El pastor norteamericano Jim Jones hizo que casi mil personas se suicidaran, ¿cómo lo consiguió? Como la hermandad estaba aislada, no había testigos, el único que hablaba era él y la gente no podía confrontar con la opinión de otros, estaban en un campamento en la mitad de la selva, en la Guyana, y él tenía todos los pasaportes, así que nadie podía irse. En general eran personas marginadas, sin destino, ex drogadictos, población negra. Decía que para aumentar la santidad y demostrar la lealtad, proponía un suicidio simulado. Simulaba poner cianuro en los refrescos y se los hacía tomar, la gente lo hacía porque consideraba que era un ritual religioso y de fidelidad a él.

Repitieron esto varias veces sin que hubiera veneno. Pero como el psicópata no puede admitir perder el control, cuando fue al lugar una inspección de la embajada de EE.UU. para cerrar la Comunidad, Jones prefirió destruir todo a través del exterminio, antes que caer él solo, porque el psicópata se considera el dueño de los demás, para él son objetos, no sujetos.

Para esto, hizo poner cianuro realmente, y como maniobra psicopática, hizo que primero le dieran de beber a los niños. Cuando los padres vieron que los niños morían, ellos, por la desesperación, se mataron. Esa es la habilidad del psicópata, los controló con la culpa.

Hitler era otro psicópata, proveniente de un pueblo que tiene características paranoides. Los alemanes, cada tanto, hacen un delirio guerrero. Hitler creaba una hipnosis colectiva, porque hacía los actos en los bosques, en base al fuego, con miles de banderas al viento, algo que es ancestral de los pueblos teutones. Lo hacía ante diez mil personas, a los alemanes no les cuesta nada ponerse en formación, bien rígidos. El resto se lograba con reflectores y luces, generaba una hipnosis colectiva, gritaba y gesticulaba, como salido de una ópera de Wagner, hablaba del sionismo internacional, los enemigos que iban a destruir Alemania, y con eso generaba el trance.

¿Cómo se distingue un psicópata de un líder? San Martín, por ejemplo, convenció a tres mil o cuatro mil campesinos de Mendoza que cruzaran Los Andes, con hambre y frío, para ir a pelear al otro lado de la cordillera. Hitler también preparó una guerra, pero, ¿cuál es la diferencia? que el final del juego para Hitler fue Alemania totalmente destruida, perdieron todos, y el final del juego para San Martín fue que consiguieron la independencia, ganaron todos.

El psicópata histérico es el menos peligroso, su secuencia es: seducción, engaño y abandono, después de prometer el amor eterno.

En cambio el psicópata paranoico es el más peligroso, porque puede llegar a ser un asesino. La psicopatía es funcional al sistema, en los cuerpos de seguridad, no podrían pertenecer a esas fuerzas personas que no tuvieran esa característica. Imaginemos que un policía le rompiera la cabeza a alguien y después dijera: “¿qué le hice?... usted no hizo nada y yo le reventé la cabeza, está lleno de sangre, y ahora yo me siento mal…” Si le pasara esto lo echarían, argumentando que no está cumpliendo con su deber.

En el momento actual el psicópata tiene dos destinos: si es pobre va a la cárcel y si es rico va al poder. En las épocas de crisis sociales, ningún político llega al poder sin componentes psicopáticos, pues la guerra por el poder se realiza en base a traiciones y mentiras.

El psicópata no siente culpa debido a que no tiene núcleo yoico, no lo pudo desarrollar, es alguien que desde chico fue tratado como objeto, no le permitieron percibirse como sujeto ni que percibiera la subjetividad ajena, con la cual poder construir su propia subjetividad, no aprendió que no somos objetos, que somos distintos a una piedra o a un animal, porque hay una percepción subjetiva empática que resuena con el otro. Seguramente le decían: “¿Estás triste? Bueno, andá y pegale a ese chico”, o: “¿Tenés miedo? Ahora viene papá y te pega”. No fue estimulado en sus sentimientos de empatía, de ponerse en el lugar del otro y suponer que adentro de ese otro hay un ser humano igual al que el tiene en la cabeza, aprendió que los vínculos humanos son una serie de actos y no una serie de emociones.

El psicópata es un personaje difícil de percibir, porque es nadie subjetivamente, es parecido a un robot, en las películas americanas aparece mucho el tema del extraterrestre, es el replicante, el que tiene rueditas en la cabeza, que no es una persona, es un aparato, un doble, no hay nadie adentro.

Cuando estuve en el manicomio de Nueva York, ya a punto de volverme, tuve ganas de hacer algo que, de haberlo hecho, seguramente hubiera ido preso, y era abrir un americano para ver “si había alguien adentro”.

El poder en EE.UU. tiene características psicopáticas, un imperialismo tiene que tener una personalidad psicopática, es inimaginable un imperialismo con una personalidad melancólica, que tire NAPALM a los vietnamitas y después sienta culpa: “¡Qué barbaridad, todos los pibes quemados…! No, ellos dicen: “dos mil quinientos mayores y quinientos menores muertos, la operación fue un éxito”.

Mataron a tres millones de vietnamitas y dijeron que fue para que ellos aprendieran lo que es la democracia. Y siguen tan simpáticos y sonrientes (ahora matan iraquíes).

Cuando se estaba por terminar el contrato del Canal de Panamá, decían que Noriega, el presidente, era traficante de drogas y era un delincuente, con esto justificaron la invasión para capturar a Noriega ¿y Pinochet, qué era?, ¿y Videla qué era? ¿y en Colombia, Escobar? No, el malo era Noriega, justamente donde estaba el Canal. Siempre tienen que tener la razón, siempre fueron ellos los agredidos y los buenos, todos criados por Walt Disney…

Rambo, por ejemplo (que es un psicópata oligofrénico) está todo el tiempo asesinando gente, y por supuesto que al final de la película no dice: “¡qué cantidad de gente que maté! a veces siento culpa”.

En cambio, en el Martín Fierro, cuando él mata al negro (que incluso lo había provocado), se siente culpable, y, como le contaron que no fue bien enterrado, piensa: “tendría que ir a rezarle un responso…” Fierro se dolió del otro, porque es un héroe épico melancólico, en cambio Rambo, el héroe de los norteamericanos, es un héroe robot de esa cultura de plástico, que no puede deprimirse ni sentir empatía.

Un psicópata nunca va a buscar terapia, porque le va bien, él manipula a los demás ¿para qué va a ir a terapia? ¿Para enterarse que está vacío adentro?

Por supuesto que hasta aquí estamos hablando de los casos graves, aunque hay psicopatías de distintos grados. Un psicópata puro por ejemplo, es un asesino serial, un torturador, es un Videla, un Massera, que no sólo no se arrepienten, sino que además lo justifican “en defensa de la cultura occidental y cristiana”, “pero usted cortó al bebé en pedacitos…”, y responden: “sí…, pero fue por la patria”.

Por supuesto hay formas intermedias, todos nosotros manipulamos un poco. Si yo no manipulara un poquito… en el año 1971 llevé treinta chicas de la Escuela de Pichón al fondo del Borda, todos los sábados, para hacer La Peña Carlos Gardel, pero, ¿por qué no soy un psicópata y soy más bien un líder? Porque la gente quedó contenta, aprendió, se sintió buena, se enriqueció emocionalmente con los muchachos de adentro; realmente fue una experiencia hermosa de solidaridad. Pero si yo no hubiera tenido alguna capacidad de enganchar, no hubiera convencido a nadie de que fueran todos los sábados al fondo de un manicomio… La diferencia con un psicópata, es que éste haría una Peña para enriquecerse él, usando para eso a los pacientes.

El psicótico, en cambio, nos mira y pensamos: “¿a quién está mirando?, ¿al de atrás?” porque no nos mira, nos atraviesa con la mirada, está mirando a otro imaginario, y por eso produce inquietud, porque nos hace desaparecer. El psicópata, en cambio, nos mira y nos capta, nos hace sentir que está calculando cómo nos va a cortar en pedacitos sin que se le mueva un pelo.

El psicópata grave no tiene cura porque no le conviene. Cuando yo atendía en el hospital de Nueva York, algunas veces, vinieron personalidades bastante psicopáticas, y en realidad venían a que yo les hiciera un certificado de locos, para que pudieran quedar impunes las cosas que hacían: “Yo soy enfermo mental, por eso le pego a mi mujer, soy así, eso es lo que pasa, no es que sea culpable”. Entonces yo les contestaba: “Ah, ¿usted quiere un certificado de impunidad?… Yo no doy ese certificado, para eso tiene que ir a la policía, ellos se lo dan a sus amigos”.

Muchas veces me preguntan: “Si no tiene cura ¿por qué lo explica?”… La respuesta es: para que nos defendamos de ellos. No lo explico para curarlos sino para defendernos, para no ser manipulados.

Una hipótesis que explica la conducta sádica (pues el sádico muchas veces registra lo que hace, filma el sufrimiento del otro, lo mira) es que, de alguna manera, busca salir de ese estado de ser cosa a través del dolor del otro, se comunica emocionalmente de una forma muy primitiva y sin éxito, no es que se conmueva, pero es como si con eso lo intentara.

En las películas aparece muchas veces el prototipo del sádico que lo es, no tanto por lo que hace, sino por la cara de goce que pone cuando lo hace, casi como si fuera un orgasmo.

En general el psicópata tiene que violar, porque no puede producir la emoción amorosa, el psicópata, por su sangre fría, es como un reptil, por eso la violación va muchas veces acompañada de atrocidades. En las películas americanas aparece demasiado, cada cinco películas una es de un sádico, las otras tres son de otro tipo de psicópatas. El delincuente es un psicópata y el policía, cuando lo mata violentamente, lo hace del mismo modo que el psicópata.

Astiz, por ejemplo, es el psicópata perfecto, puede mentir, simular. Para el que no tiene ningún sentimiento, es mucho más fácil simular cualquier cosa, puede ser un gran benefactor, una víctima, etc. Recordemos que cuando se infiltró en Madres lo aceptaron por su aspecto de niño indefenso.

Pero si uno está prevenido, puede detectar al psicópata, especialmente por la frialdad intimidante de su mirada, su rostro no tiene ninguna expresión.

Si aprendemos a percibir como terapeutas la mirada de quien vamos a asistir, distinguiremos las patologías y los matices en la histeria, la fobia, la depresión, la psicosis y la psicopatía.

A Astiz no lo he visto de cerca, pero he visto otros psicópatas. Yendo a los programas de televisión, uno a veces se encuentra con ellos, tienen una frialdad amenazante, y cuando se quieren hacer los compasivos es peor todavía, porque es una compasión falsa, dan más miedo que si sacaran un revólver. Como imagen, al psicópata grave, lo vemos como una mezcla entre un reptil y un robot.

Que el psicótico existe, lo creen todos enseguida, pero el psicópata es más difícil de aceptar como enfermo, porque no delira, maneja la realidad mejor que nosotros, porque justamente, no tiene interferencias provenientes de sus emociones internas, de las proyecciones e introyecciones, no se enamora realmente, no adquiere culpa, no se deprime, tiene grandes ventajas sobre nosotros, los pobres neuróticos (que nos pasamos sintiendo culpas y deprimiéndonos por los dolores de los demás…)

El chico de la calle tiene características psicopáticas, pero como es chico, todavía está en una etapa plástica, todavía puede aprender a empatizar. Al comienzo, el chico de la calle es frío, porque la vez que se entregó le fue mal, cada vez que manifestó emociones le fue mal, lo abusaron o lo abandonaron, entonces se fabricó una coraza. Además ¿se imaginan dormir donde otros caminan, en la calle? Él debe estar siempre hacia afuera, porque está permanentemente en riesgo, pibe que se duerme pibe que pierde, duermen con un ojo cerrado y otro abierto.

Volviendo al psicópata, lo definimos como el que quedó encerrado afuera, no tiene subjetividad, en cambio el psicótico es pura subjetividad, quedó encerrado adentro, por lo tanto es inofensivo.

El Borda es el lugar más seguro, no hay ninguna posibilidad de un ataque, y menos sexual, pero podríamos decir que no es seguro emocionalmente porque te encariñás. Por ejemplo, te dicen: “Hola, el año pasado viniste vos, Marta, y te habías separado de Eduardo…” y vos pensás: “Nunca se acordaron tanto de mí…” y te conmovés.

En cambio el psicópata está en el poder o en las fuerzas de seguridad. A los del servicio penitenciario, por ejemplo, el sistema los hace de piedra y ellos verduguean a los presos, que entonces se transforman en lo mismo, esto es un círculo vicioso. En este sentido es difícil cambiar el juego, porque si fueran todos los psicólogos a Devoto, de un día para otro y con una actitud de contención, se los comerían, o los matarían, porque primero hay que hacer una rehabilitación. Antes, y durante un buen tiempo, habría que ablandar esos corazones (de presos y guardia cárceles) y después sí podrían entrar los psicólogos.

Esta “paronimia” entre psicópata y psicótico, a veces confunde, se tendrían que llamar de otra manera, porque no sólo no tienen nada que ver, sino que son opuestos. En otros tiempos, el psicópata era llamado loco moral, ese era su diagnóstico psiquiátrico.

El psicópata verdadero, como algunos políticos, no va en cana. Un amigo criminólogo (Elías Neuman) me decía: “A la cárcel van los delincuentes fracasados”, los pobres, los que no pudieron aprender a psicopatear, porque el verdadero psicópata se transforma en juez coimero, en jefe de las fuerzas de seguridad, en estafador de bancos… lo hace bien porque es muy hábil.

El psicótico no, se retiró del mundo, se cree omnipotente y maneja el mundo desde su delirio, no tiene estrés, no somatiza. El psicópata tampoco somatiza pero hace somatizar a todos los demás.

Entre los psicópatas de la dictadura ninguno se sintió culpable ni se suicidó, porque tienen una superestructura ideológica: la defensa de la sociedad occidental y cristiana. Para los psicópatas paranoicos, todos los demás son agresores, y ellos mataron para salvar el país.

Hay una obra de Tato Pavlovsky que se llama “El señor Galíndez”, en donde el psicópata tortura al prisionero, y después se va a su casa y está con los hijos y les lee el Pato Donald. Está disociado, como ese asesino serial que mató a toda su familia y lo que dice el vecindario es: “Era tan amable, saludaba a todos sonriendo…”

En cambio nuestros bandidos rurales, Bairoletto, Mate Cocido, delincuentes grandes, no eran psicópatas, eran chorros, robaban a Bunge y Born pero repartían con los pobres. Bairoletto y el Gauchito Gil llegaron a ser santos populares, eran justicieros sociales.

Avatar de Usuario
marcelo mouhape
En tratamiento
En tratamiento
Mensajes: 1687
Registrado: Jue 21 Feb, 2008 4:48 pm
Ubicación: Tres Arroyos (Argentina)
Contactar:

LOLI, SE NOTA...

Mensajepor marcelo mouhape » Dom 04 May, 2008 3:25 pm

...que hace mucho que no tienes sexo.
Si dedicas tu tiempo a leer artículos tan extensos, no te queda tiempo para lo otro...
Saludos.

Marcelo Mouhapé.
"Porque el periodismo es un sacerdocio
no un negocio, usted necesita saber,
todo".
Ese es mi lema laboral y actúo de la misma forma en lo personal. Doy todo y me gusta recibir de la mujer que se permite ser mujer
absolutamente todo...
Saludos desde Tres Arroyos, Argentina.

Marcelo N. Mouhapé Furné

Avatar de Usuario
Loli

Mensajepor Loli » Dom 04 May, 2008 6:46 pm

marcelo mouhape escribió:...que hace mucho que no tienes sexo.
Si dedicas tu tiempo a leer artículos tan extensos, no te queda tiempo para lo otro...
Saludos.

Marcelo Mouhapé.


:grrr

Señor Mouhapé, intenta manipularme? es usted un psicopata sexual? en cualquier caso para leer artículos tan extensos es necesaria una mente despejada y a eso ayuda una sexualidad satisfecha. Compruebelo usted mismo cuando le sea posible.

:glob

Avatar de Usuario
Detalle

Mensajepor Detalle » Dom 04 May, 2008 11:02 pm

Además de no ser psicópata tampoco soy buen detective. Pensé que el hombre era el marido de su hermana, sin darme cuenta de este detalle...

vió a un hombre que no conocía.

Avatar de Usuario
Cuñaooo

Mensajepor Cuñaooo » Lun 05 May, 2008 12:00 am

Podía ser el marido de la hermana, que ésta se hubiera casado recientemente y no lo hubiese presentado a su familia.

Avatar de Usuario
Pame_87

Un articulo muy interesante

Mensajepor Pame_87 » Lun 16 Jun, 2008 5:33 am

De todo lo que he visto me llamo muchisimo la atención este articulo, creo que es algo muy interesante, la diferencia entre psicoticos y psicopatas. Muchas veces podemos tener un psicopata más cerca de lo que pensamos, ya que son seres realmente hábiles que nos podrían engañar muy fácilmente. Creo que también pasa el caso de los hombres que golepan a las mujeres ellos dan miles de señales de su carácter agresivo, sin embargo uno muchas veces hace caso omiso a esas señales, por ejemplo: aquellos hombres que hacen escandalos de celos, que le gritan a la mujer, ya muestran caracteristicas de un futuro golpeador y quizás un psicopata, sólo que parten de a poco.
Yo creo que en el mundo de hoy hay que ser precabido, ya que estamos rodeados de psicopatas y muchas veces no lo notamos.

Avatar de Usuario
psycos

Mensajepor psycos » Lun 16 Jun, 2008 4:36 pm

Pienso que es peligrsoso aliviar responsablidades eticas descargandolas sobre patologías que justifiquen nuestras maldades. El psicopata es el malvado o malvada por excelencia, aquel incapaz o poco sensible al dolor ajeno y a la empatia minima necesaria para sensibilizarse con las consecuencias de nuestros comportamientos sobre el projimo. ¿Eran el doctor Mengele o Stalin unos locos? No creo. Para mi eran unos simples HH de P.

Los psicopatas son conscientes del daño que provocan pero simplemente no son sensibles ante el sufrimiento ajeno., no sufren con él como harían las personas empaticamente "normales". Si esa frialdad se considerarse como enfermedad llegariamos a una situaccion en que las valoraciones éticas se reducirían a un diagnostico medico en el que la libertad individual no tendria cabida.

El psicopata no puede considerarse un enfermo mental porque al margen de su frialdad empatica vive e interacciona con la realidad en absoluta normalidad, siendo personas no solo plenamente integradas en la sociedad sino ademas en muchos casos triunfadores ensalzados por ella, porque el psicopata sabe dosificar y rentabilizar estrategicamente su "crueldad".

Por eso solo cabe la represion legal o moral ante tales comportamientos ya que no se pueden razonar sentimientos con quien no los tiene. Hay gente que mala como la hay buena me parece a mi y eso depende en general de un acto de voluntad personal favorecido por la educación y el ambiente.

Avatar de Usuario
psycos

Mensajepor psycos » Lun 16 Jun, 2008 5:02 pm

Mas alla si, pero hacia delante no hacia atras. Una animal que devora a su presa lo suele hacer por supervivencia, sea territorial o nutricional. Pero los humanos somos unos animales sociales especiales y tenemos necesidades grupales que marcan la pauta de los comportamientos individuales. Cualquier proceder que se considere socialmente peligroso debe conllevar o bien el castigo o bien la separación del grupo. El primer caso si hay responsabilidad plena y en el segundo si se detectan anomalias psiquicas.

Si el psicopata no se puede equiparar al resto de individuos empaticamente normales habria que considerarlo enfermo, lo que equivaldria a anomalo y en caso de peligroso para el resto del grupo ser aislado.

Pero ocurre con los psicopatas que son practicamente indetectables, a no ser que tambien tengan algun rasgo psicotico, con lo que de hecho no pueden ser considerados enfermos, e incluso en muchos casos especiales como las guerras pueden convertirse en individuos muy utiles para la sociedad. Pero tambien lo son en el dia a dia para muchas empresas como directivos y demas trabajos en los que se requiere frialdad para manejar gente. No creo que ser un HP sea una enfermedad a no ser que se acompañe de psicopatias.

Avatar de Usuario
sociópata

Mensajepor sociópata » Mar 17 Jun, 2008 10:45 pm

Según J Haidth en su 'hipótesis de la felicidad' la mayoría de los sicópatas no son violentos (aunque los asesinos y violadores en serie son sicópatas) Son mayormente varones, sin emociones morales, sistemas de ataduras ni preocupaciones por el prójimo. al no sentir verguenza o culpabilidad encuentran fácil manipular a la gente para conseguir su confianza, dinero o sexo.
Yo progresivamente me estoy volviendo sociótopa, cada vez me gusta menos la gente, voy por la calle o me subo en un autobús y encuentro a la gran mayoría fea, pobre, tonta (ignorante) y a menudo con malos modales. Detesto que la gente dependa de sus teléfonos móviles, que dependan de otros para su felicidad, veo a las personas como pequeños animalillos llenos de miedo a la vida y altamente manipulables por sus familiares y amigos, colegas de trabajo, por la prensa,los gobiernos, y por las costumbres de su tierra.

Unos imbéciles.

Por eso están condenados a vivir en 70 m2 y a tener un trabajo del que dependen toda su vida adulta y con el que solo alcanzan a sobrevivir. No es producto de la casualidad, sino el plan de vida diseñado por los grandes sociótopas para las masas aborregadas bajo su dirección. A veces aparecen sociótapas tan asqueados de la mediocridad de sus gentes que se convierten en sicópatas y con ley en mano les preparan una guerra civil, una peste, una limpieza étnica o cualquier otra delicadeza que les azote y haga desaparecer del mapa. Los sociótapas más tolerantes castigan la mediocridad de sus borregos con hipotecas a 20 años.

Avatar de Usuario
Redes

Redes: Protegerse de los psicopatas

Mensajepor Redes » Sab 23 Ago, 2008 3:41 am




PROTEGERSE DE LOS PSICOPATAS (46 min.)

Documental de REDES sobre psicópatas con Robert Hare y Vicente Garrido.

Avatar de Usuario
psicopatas

Mensajepor psicopatas » Sab 23 Ago, 2008 8:32 pm


Avatar de Usuario
mudjab

Pregunta a Loli

Mensajepor mudjab » Vie 19 Sep, 2008 9:50 pm

Hola

Me gustaria que me contestases, si sabes, puedes y quieres; una pregunta: Sin duda alguna, queda claro que hay psicopatas malos... Pero? Puede ser que existan psicopatas, digamos buenos? Es decir, como una respuesta de la naturaleza, para contrarrestar a esos psicopatas malos...
Lo digo porque sinceramente, y para que negarlo, yo me considero un psicopata pero muy buena persona....... Y lo que me encanta es detectar a todos esos psicopatas que rondan la vida diaria........ Y joderlos hasta el fin....... Ellos intentan primero atacarme como harian con cualquier victima... Pero........... Se encuentran con algo que no esperan........ Y es una lucha encarnizada........ En la que yo suelo ganar......... Limpiamente, sin muertes claro esta.......; Pero primero me gusta descubrirles que se lo que son, luego mostrarles que tengo la misma poca piedad que ellos, y tercero que a ver quien gana la batalla, si el, o yo............ Disfruto tanto con su confusion, con las batallas y las guerras que a veces se eternizan... Pero yo siempre digo que solo acabaran una vez haya muerto el "otro" o yo...... Y me gusta sobre todo dejarlos en evidencia delante de los otros; Digamos "dejarlos desnudos" y ver la cara de sorpresa de la otra gente........ Que ve asombrada que son autenticos monstruos.......... Aunque ello signifique que me vean a mi tambien, como alguien a quien evitar, quizas no como mala persona (repito que yo me veo buen tio) pero si a alguien con quien tener mucho mucho cuidado: "No despertar al oso dormido"
Que piensas de este relato?

Avatar de Usuario
respuesta

Mensajepor respuesta » Vie 19 Sep, 2008 10:08 pm

Los insociables, solitarios, hermitas son si lo analizas, gente a la que no le gusta estar con gente o sea sociópatas.

Avatar de Usuario
Invitado

Re: Pregunta a Loli

Mensajepor Invitado » Vie 19 Sep, 2008 10:11 pm

mudjab escribió:Hola

Me gustaria que me contestases, si sabes, puedes y quieres; una pregunta: Sin duda alguna, queda claro que hay psicopatas malos... Pero? Puede ser que existan psicopatas, digamos buenos? Es decir, como una respuesta de la naturaleza, para contrarrestar a esos psicopatas malos...
Lo digo porque sinceramente, y para que negarlo, yo me considero un psicopata pero muy buena persona....... Y lo que me encanta es detectar a todos esos psicopatas que rondan la vida diaria........ Y joderlos hasta el fin....... Ellos intentan primero atacarme como harian con cualquier victima... Pero........... Se encuentran con algo que no esperan........ Y es una lucha encarnizada........ En la que yo suelo ganar......... Limpiamente, sin muertes claro esta.......; Pero primero me gusta descubrirles que se lo que son, luego mostrarles que tengo la misma poca piedad que ellos, y tercero que a ver quien gana la batalla, si el, o yo............ Disfruto tanto con su confusion, con las batallas y las guerras que a veces se eternizan... Pero yo siempre digo que solo acabaran una vez haya muerto el "otro" o yo...... Y me gusta sobre todo dejarlos en evidencia delante de los otros; Digamos "dejarlos desnudos" y ver la cara de sorpresa de la otra gente........ Que ve asombrada que son autenticos monstruos.......... Aunque ello signifique que me vean a mi tambien, como alguien a quien evitar, quizas no como mala persona (repito que yo me veo buen tio) pero si a alguien con quien tener mucho mucho cuidado: "No despertar al oso dormido"
Que piensas de este relato?



qué significa "mudjab" :roll:




Volver a “Cajón de Sastre”