POSESION Y EXORCISMO

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Betty

Mensajepor Betty » Mar 06 Sep, 2011 11:53 pm

Assia escribió:Pobre Einstein,! estoy segura que no soy yo sola en Australia quien lo cree el padre de la bomba atomica o por lo menos el encargado de vigilar o dirijir
la investigacion. Me alegro que hayas escrito esos 2 mensajes aclarando todo. Osea,Einstein solo se limito a firmar 1 peticion al entonces Presidente Roosevelt y fue esa firma lo que lo mantuvo en 1 infierno por el resto de su vida.


La firma y el apoyo al Proyecto Manhattan, que fue decisivo para convencer a Roosevelt. Mucha gente cree que Einstein es el padre de la bomba atómica.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16846
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Mié 07 Sep, 2011 8:40 am

Betty, que agradecida te estoy con haber aclarado la verdad sobre Einstein.
El pobre hombre se culpo tanto y repitio tantas veces su remordimiento, que no sorprende que muchas personas crean lo que yo creia hasta ayer,que el fue el que descubrio la atomica. Su famosa frase de que el mundo entero lo haria responsable de esa horroroza carniceria.

Un abrazo,Assia

Avatar de Usuario
Zabulon

Mensajepor Zabulon » Sab 26 Nov, 2011 8:06 pm

Imagen

EXORCISMO | MARTA, LA POSEÍDA
El exorcismo que yo viví en Madrid

JOSÉ MANUEL VIDAL

    -«Hic est dies» (éste es el día), dice el exorcista con el crucifijo en la mano.

    -No, responde una voz ronca de hombre que sale de la garganta de la posesa, una preciosa chica de 20 años.

    -«Exi nunc, Zabulon», (sal ahora, Zabulón), repite el sacerdote.

    -No.

    -¿Por qué no quieres salir?

    -Para servir de testimonio.

    -¿De testimonio de qué?

    -De que Satanás existe.
Se corta la tensión en el ambiente penumbroso de la capilla.Satán luchando contra Dios. Una batalla a la que asisto atónito y en primera fila por primera vez en mi vida. «Esta debe de ser la razón por la que me invitó a presenciar el exorcismo. El diablo quiere publicidad», pienso en medio del shock. Mi mente gira a toda velocidad. Estamos en el clímax de un ritual que, hasta ahora, no encajaba en mis esquemas. Y eso que en el seminario los curas siguieron alimentando mi miedo infantil al Maligno, siempre dispuesto a tomar posesión de un alma. Después del Concilio Vaticano II, el dogma de la existencia del diablo pasó a ser una «parte vergonzosa de la doctrina» y, como tantos otros católicos, también yo prescindí de ella.

El exorcista, José Antonio Fortea, párroco de Nuestra Señora de Zulema, está exhausto. Y eso que sólo tiene 33 años. Pero lleva ya más de una hora luchando, crucifijo en ristre, contra Satanás. Marta (nombre ficticio de la posesa), en cambio, se encuentra tan fresca como al principio y no deja de rugir, bufar, revolverse y agitar su cuerpo como un resorte. Con una fuerza inusitada para una chica de 20 años, más bien menudita y de rasgos dulces. Son las 12,30 de la mañana de un día cualquiera y llevo hora y media presenciando un exorcismo.

Un par de días antes, recibí en mi móvil una llamada especial. Especial no por ser de un cura (recibo muchas), sino por ser de un exorcista católico (hay un par de ellos en España) que suelen mantenerse muy alejados de los periodistas.Quiere invitarme a presenciar un exorcismo. Me quedé de piedra.Asistir a un exorcismo oficiado por un sacerdote autorizado por el Vaticano es un auténtico caramelo para alguien especializado en información religiosa. Hasta ese momento y a pesar de llevar más de 20 años en la profesión, lo único que había conseguido fue entrevistar al exorcista oficial de Roma, el padre Gabriel Amorth. Ya entonces, al dedicarme su libro había escrito: «A José Manuel, con mi gratitud y con la advertencia de no tener jamás miedo del diablo».

Confieso que por miedo decidí devolverle la llamada al padre Fortea y pedirle que dejase venir conmigo a un compañero de la agencia EFE, también especialista en información religiosa. Aceptó.Nerviosos, el día señalado nos desplazamos en coche hasta la diócesis de Alcalá. Era un día radiante. Llegamos a la parroquia con mucha antelación. Cuestión de prepararse psicológicamente.Por el camino, bromitas y nervios. El exorcista nos había citado en su parroquia, una iglesia moderna, de ladrillo rojo, situada entre pinos. El interior, sencillo y limpio. Con un retablo y una gran cruz en medio. En un lateral, la pila del agua bendita con una inscripción: «El agua bendita aleja la tentación del demonio».

A las 10,30, el exorcista sale del templo y viene a nuestro encuentro.Es alto y delgado. Lleva gafas y una barbita bien recortada.Su aspecto impone. Quizá, por relacionarlo con su profesión de echador de demonios. Embutido en una sotana de un negro inmaculado, su tez blanquecina y su frente despoblada todavía resaltan más.Nos invita a dar un paseo para ponernos en antecedentes del caso.

SIETE DEMONIOS

«No soy ningún showman ni quiero publicidad. Si estáis aquí es porque os necesito para liberar a la chica. Tendréis que ser muy prudentes. No podréis dar pista alguna que permita la identificación ni de la muchacha ni de su madre. Preferiría que tampoco me nombraseis a mí, pero acepto ese sacrificio en aras de una mayor credibilidad.Pero sólo Dios sabe lo que me cuesta y los problemas que me puede acarrear. Y no tengáis miedo. A vosotros no os pasará nada».Insiste en la seriedad del tema. Asegura que en el Antiguo Testamento aparece 18 veces la palabra Satán. Y en el Nuevo Testamento, 35 veces la palabra diablo y 21 la palabra demonio. El propio Jesús hizo muchos exorcismos o lo que los Evangelios llaman «expulsar demonios». Fortea recuerda también que Juan Pablo II ha realizado al menos tres exorcismos reconocidos y advierte que la creencia en el diablo constituye uno de los pocos rasgos comunes a la práctica totalidad de las religiones. «Es el punto ecuménico por excelencia». Aprovecha para hacer un pequeño repaso por las distintas religiones y épocas históricas y las diversas teorías.Sigo mostrándome incrédulo. Me da la sensación de que trata de condicionarnos buscando justificaciones en la Historia.

Para hacerlo aterrizar en lo concreto, le preguntamos detalles del caso. Nos cuenta que se trata de un chica poseída por siete demonios. Que ya expulsó a seis, pero que el último se resiste.«Se llama Zabulón, es un diablo casi mudo pero muy inteligente.Su nombre ya sale en la Biblia. Siempre queda el jefe para el final. Llevo ya 16 sesiones y todavía no he conseguido expulsarlo, cuando en los casos más normales, basta con dos o tres». No quiere dar más detalles de la endemoniada. Sólo dice que vendrá acompañada por su madre, «que es una santa», y que la posesión se debió a un hechizo que le hizo una compañera de instituto, a los 16 años. «En una de las primeras sesiones le pregunté cómo había entrado y me respondió un nombre que yo no conocía. Su madre me dijo que era una compañera de clase, que había invocado a Satán para hacer un hechizo de muerte contra ella. Y de hecho, primero estuvo gravísima y a punto de morir. Una vez que sanó, comenzaron los fenómenos raros».

Desde entonces, su madre empieza a detectar cosas raras en su hija: muebles que se mueven, objetos que se rompen y, sobre todo, una inquina especial hacia los objetos religiosos, cuando era de misa dominical. Hasta que un día, de noche, oye ruidos extraños, se levanta y, cuando abre la puerta de la habitación de su hija, la ve sobre la cama, levitando.

Como no quiere perder a su única hija, comienza a buscar remedios.Habla con el párroco, que la remite a dos famosos psiquiatras.Pero ambos diagnostican que la chica es absolutamente normal.Ninguna explicación científica para los constantes dolores de cabeza que torturan a su hija. Y entonces, María (nombre ficticio de la madre), a sus 60 años, se lanza a la búsqueda de un exorcista.Recorre casi todas las diócesis españolas. Ningún obispo quiere saber nada de su caso. Está ya dispuesta a trasladarse con ella a Italia a ver al padre Amorth, cuando le hablan de un exorcista español que acaba de salir en la tele porque ha publicado un libro, Demoniacum, sobre los exorcismos.

En ese instante vemos llegar un taxi. «Son ellas», dice Fortea.María, la madre, es pequeña, delgada. Su mirada es todo dolor: «Creo en Dios y sé que, tarde o temprano, liberará a mi hija de las garras de Zabulón. Llevo cinco años de calvario. No lo sabe nadie de mi familia. Ni mis hermanos», confiesa. María es viuda y, cada vez que se desplaza desde su casa a la cita con el exorcista (prácticamente, una sesión por semana), tiene que inventarse alguna excusa. «No lo entenderían y no quiero que mi hija quede marcada para siempre».

EL RITUAL

A su lado, Marta sonríe tímidamente. Pequeña, de grandes ojos negros, un poco tristes, tiene la cara picada de una mala adolescencia.Pelo negro, recogido en una coleta. Los labios gruesos y sin pintar, aunque contraídos en una mueca casi de dolor. Lleva unos vaqueros, un niqui azul cielo de manga corta y cuello alto y unos zapatos negros. Es guapa. Sus ojos llaman la atención, pero más que timidez desprenden miedo, mucho miedo. Me parece una chica de lo más normal que, nos cuenta, estudia Matemáticas en la Universidad. «Es imposible que esté poseída», pienso para mis adentros.

El padre Fortea abre la capilla, en los bajos de su parroquia donde dice misa a diario, y vuelve a cerrar con llave por dentro.Es pequeña, acogedora. Dentro, penumbra y silencio absoluto.Fuera, un sol radiante. El exorcista pide ayuda para transportar una colchoneta forrada de plástico verde, grande y pesada, para colocarla al pie del altar. La capilla, rectangular, tendrá unos 25 metros cuadrados. Sin ventanas. En el centro, un altar enorme.Encima un mantel blanco y seis velas encendidas, amén de una gran Cruz de Trinidad, apenas iluminada por la luz mortecina de un halógeno. Al fondo, la imagen de un Pantocrátor iluminado y el Santísimo. En un lateral, una imagen de la Virgen con el Niño en brazos.

Nada más entrar en la capilla, madre e hija se preparan para el rito. Marta se pone unos calcetines blancos, mientras su madre saca del bolso un rosario, un crucifijo de unos 15 centímetros y una postal de la Virgen de Fátima, y los coloca al lado de la colchoneta. Trato de registrar el más mínimo detalle en mi mente. Sigo pensando que asisto a un montaje. Marta se recuesta en la colchoneta boca arriba, mirando a la cruz. María se arrodilla a su lado, una postura que no abandonará durante las siguientes dos horas y media. El padre Fortea reza un rato de rodillas, se quita la sotana, bebe agua y se sitúa sobre el extremo de la colchoneta más alejado del altar.

Presiento que el rito va a comenzar. Me siento, expectante, en el banco. El exorcista extiende su mano derecha y la impone sobre el rostro de la joven, sin tocarla. Luego, cierra los ojos, agacha la cabeza y susurra varias veces una plegaria ininteligible.Un alarido desgarrador, el primero, rompe el silencio de la capilla, penetra en mi alma y me pone la carne de gallina. No es humano.Es un chillido sobrecogedor y profundo el que sale de la garganta de Marta. Pero no puede ser ella. No es su tono de voz. Es ronco y masculino. El padre Fortea sigue rezando y los rugidos se suceden.Poco a poco, el cuerpo de la joven se estremece vivamente. Su cabeza se mueve de un lado a otro con lentitud al principio, con inusitada rapidez después.

«SAL, ZABULÓN»

Ante la salmodia del exorcista, la joven gime y se retuerce sin parar. Al instante, el gemido se convierte en rugido desgarrador, altísimo, furioso. El exorcista acaba de colocar el crucifijo sobre su vientre y entre sus pechos, mientras la rocía con agua bendita. Patalea con tanta furia que el crucifijo se cae y la madre lo recoge una y otra vez y se lo vuelve a colocar de nuevo, mientras le acerca el rosario que Marta arroja a lo lejos, con furia. Parece tranquilizarse un poco pero, inmediatamente, vuelve a rugir. No hay un momento de respiro. El padre Fortea acaba de invocar a san Jorge y, al oírlo, la joven grita, bufa, pone los ojos totalmente en blanco, arquea el cuerpo y se levanta toda entera un palmo de la colchoneta. No doy crédito.

    -Besa el crucifijo, dice el exorcista.

    -No.

    -Jesús es Rey.

    -Assididididaj.

    -Secuaz de Satanás, estás en tinieblas.

    -Assididididaj

    -Estás haciendo mucho bien. Por tu culpa, mucha gente va a creer en Dios.

    -No.

    -Sal, Zabulón, te lo ordeno en nombre de Cristo. Te espera la condenación eterna. No hay salvación para ti.
Mientras el padre Fortea sigue conminando a Zabulón, las manos de la joven se han ido transformando. Son como garras. El exorcista arrecia sus plegarias y sus exhortaciones: «Hoy es el día. Sal, Zabulón. Sal de esta criatura en nombre de Dios». La joven se desata en temblores. Los gritos se elevan hasta el espanto. Y con voz ronca dice: «Asesinos». Es entonces cuando el padre Fortea le pregunta por qué no sale y Zabulón le contesta: «Para que la gente crea en Satanás».

Agotado, tras hora y media de lucha, el exorcista se levanta y sale de la capilla. Esto no puede ser una impostura ni un montaje.Hay que tener muchas agallas para dedicarse a esto. Y menos mal que los casos de posesión, según cuenta después el padre Fortea, son muy pocos. Él lleva cinco años ejerciendo y sólo ha tenido cuatro en España. Pero, mientras preparaba su tesis, asistió a otros 13 exorcismos. Se nota que tiene práctica: manda, templa, insiste y, con voz suave pero enérgica, tortura al diablo sin piedad. Con lo que más le duele. Siempre en nombre de Dios. No parece tener miedo alguno. Y eso que ya sabe lo que es ser atacado por Satanás. Una vez, en un exorcismo, dice que el diablo le hizo sentir la misma sensación y el mismo dolor que el que lleva un puñal clavado en el brazo.

Fortea sale de la capilla y mi corazón se acelera, pensando qué puede ocurrir ahora sin la presencia tranquilizadora del exorcista.Pero no pasa nada. O sí. María, la madre, coge las riendas del rito y comienza a repetir las mismas o parecidas frases del exorcista.Con calma, pero con decisión, parece no dirigirse a su hija, sino al Maligno que la posee:

    -En nombre de Cristo te ordeno que salir.

    -No.

    -Abre los ojos y mira a la Virgen, le increpa mientras pone a su vista una postal de la Virgen de Fátima. Pero, por toda respuesta, obtiene un bufido. Entonces coge el crucifijo.

    -Es tu Creador, ¿lo ves?

    -Sí, dice la voz de ultratumba acompañada de rugidos y bufidos constantes.

    -Míralo, Zabulón, no te resistas. Sabes que es tu día y tu hora.Ha llegado tu día y tu hora.

    -Noooo...

    -¿Por qué te resistes?

    -Estoy harto. Ya te lo dije muchas veces.

    -Di a esos señores por qué no te vas.

    -Uhhhh.

    -Díselo claramente.

    -No quiero.

    -Díselo en nombre de Cristo

    -Para que crean en Satanás.

    -San Jorge, ven. san Jorge, ven. Ven, san Jorge. Sal de ella san Jorge.

    La posesa se detiene un segundo, sonríe y dice, con sorna:

    -Sal, san Jorge...
Coge al vuelo el error de la improvisada exorcista y lo mismo hará, un rato después, con una pequeña equivocación del padre Fortea. Pero María no se da por vencida. Es una auténtica Dolorosa al pie de la cruz de su hija poseída. Me da tanta pena que también yo me arrodillo y, entre lágrimas, suplico a Dios (por lo bajo, no me atrevo a intervenir más directamente) que, por lo que más quiera, libere a Marta. Mi compañero hace lo mismo. Hacía tiempo que no rezaba con tanto fervor.

Entonces entra de nuevo el exorcista, coge una cajita con hostias consagradas del sagrario y se coloca delante de la joven:

    -Mira al Rey de Reyes y arrodíllate ante Él.

    -No.

    -Siervo desobediente y rebelde, arrodíllate, repite el padre Fortea, mientras exhibe la hostia consagrada.

    -Asesino, déjame.

    -San Jorge, haz que se arrodille.
Y como un resorte, ante la mención de san Jorge, la posesa se arrodilla y el padre Fortea le hace abrir la boca para que reciba la sagrada comunión. Y continúa torturando al diablo que anida en Marta. Tras darle la comunión, coge una Biblia y recita el Apocalipsis: «Entonces el diablo fue arrojado a la lengua de fuego y azufre... allí será atormentado día y noche por lo siglos de los siglos». Y hace repetir al diablo frase por frase.

    -Repite: Cuánto más me hubiera valido seguir a la luz.

    -Cuánto-más-me-hubiera-valido-seguir-a-la-luz, repite a regañadientes y arrastrando cada palabra.
Y así durante un buen rato. El exorcista parece un maestro que enseña a un niño rebelde, que repite a la fuerza, entre bufidos y alaridos, frases como éstas: «Señor, tú eres Rey. Yo soy tu criatura. Nada escapa a tu poder. Eres el Alfa y Omega...»

    -Ya no más. Me estoy cansando, gruñe.
Pero el padre Fortea arrecia en su acoso, coge un banquito y se sienta ante la posesa con un crucifijo en la mano. «Hic est dies», repite con fuerza. Por un momento, creo que lo va a conseguir.

    -Cuanto más tardes en salir, más gente creerá en Dios. Eres un predicador de Dios. Acércate, siéntate y besa a Cristo crucificado.Dale un beso de respeto y homenaje.
Como zombi, Marta se sienta y se acerca a la cruz. Tiene los ojos en blanco y echa espumarajos por la boca, pero besa el crucifijo.Entonces Fortea la coge suavemente por un brazo, le hace levantar y la obliga a recorrer la capilla y besar a la Virgen y al Sagrario.

    -Aquí está Dios. Repite siete veces: Iesus, lux mundi. La posesa repite, pero al terminar le lanza una mirada como de fuego y le dice:

    -Asesino, déjame, no puedo más. Pero el exorcista continúa un buen rato.
Ha pasado otra hora. Fortea se toma un respiro. «Ahora usted», le dice a la madre. Y sale de la capilla. Y María se inclina sobre su hija y comienza a increpar a Zabulón:

    -Tienes que dejar esta criatura. Por la sangre de Cristo, déjala ya. Sus ángeles están con ella. Vienen los tres arcángeles. La Virgen te va a aplastar la cabeza...
Zabulón sigue bufando y retorciéndose, pero no parece que esté dispuesto a irse. Al rato entra de nuevo el padre Fortea:

    -¿No temes la sentencia de Dios?

    -Sé cual es, grita desgarrada.

SOLOS CON LA ENDEMONIADA

El padre Fortea mira a la madre: «No se va a ir. Dejémoslo por hoy». Se levanta y se va. Los gritos se detienen en seco. Noto cierta decepción en el rostro de María. Me da la sensación de que esperaba que fuese hoy. Ha pasado casi tres horas de rodillas, pero en su cara no hay signos de cansancio, sólo de cierta desilusión.Recoge con paciencia la estampa de la Virgen y el crucifijo y sale de la capilla. Mi compañero y yo nos quedamos solos con la endemoniada. Unos segundos que se hacen eternos. Nos hemos quedado pegados al banco, sin respiración. De pronto, se vuelve hacia nosotros, abre los ojos (que ha mantenido en blanco durante tres horas) y nos lanza una mirada que no olvidaré mientras viva.Sus ojos son de otro mundo. Nunca vi algo así en mi vida. Al instante, la mirada vuelve a ser la de Marta, que nos sonríe, se levanta con tranquilidad, se sienta en el banco y se quita los calcetines blancos que dobla con sumo cuidado. Noto que apenas suda, a pesar de las tres horas de ejercicio continuo. Se pone los pendientes y nos vuelve a sonreír.

    -¿Cómo éstas?

    -Cansada

    -¿Sabes lo que ha ocurrido?

    -No, no recuerdo. Y mientras nos habla, coge la estampa y el crucifijo, a los que hace un rato tanto odiaba, y los besa con cariño.

    -¿Te duele la garganta?

    -No.

    Y su voz es tan suave como cuando llegó. Nadie diría que por esa misma garganta salieron aullidos durante tres horas.

    -¿Sabes por qué estás aquí?

    -Sí, eso lo sé. Sé que tengo...
No termina la frase. Respetamos su silencio. Salimos y nos sentamos en un salón contiguo los cinco. Marta está tranquila. Vuelve a ser la chiquilla tímida de antes. «Todas las noches», nos cuenta María, «antes de acostarme cojo el crucifijo, del que nunca me separo, y bendigo mi habitación: «En nombre de Dios, malos espíritus salid de esta habitación. Y ella, antes de acostarse, siempre me pregunta: "¿Mamá, has bendecido la habitación?"» Pero aún así pasa miedo. Como cuando las manos de su hija se convirtieron en garras al tocar la cruz o cuando la persigue con los dedos abiertos, en forma de cuernos, para clavárselos en los ojos.«Siempre amenazas que, afortunadamente, nunca cumple».

Y antes de despedirse, repite una súplica: «Que se conciencien la gente y los obispos. Que haya muchos más exorcistas». Abraza a su hija, se suben las dos al coche del padre Fortea y se van.Marta se vuelve y nos mira. Sus ojos son el grito de angustia del esclavo encadenado. El padre Fortea queda en llamarme cuando se produzca la liberación definitiva.

Rezo por Marta y por su madre. Lo que vi no es un montaje.

[list]



CIENCIA VERSUS MITOLOGÍA

por PABLO JÁUREGUI

El corresponsal científico de EL MUNDO pone en duda experiencias como los exorcismos

El papel de la ciencia es buscar la verdad evitando cualquier prejuicio que pueda desvirtuar un análisis objetivo de los hechos.No es de extrañar, por tanto, que a lo largo de toda su historia, y por supuesto también hoy, a principios del siglo XXI, la ciencia haya chocado frontalmente con la religión. Desde un punto de vista científico, todas las religiones son sistemas de pensamiento mitológico que se dedican a proclamar sus diferentes verdades como dogmas de fe sagrados, sin aportar pruebas que avalen sus creencias, ni respetar procedimientos de investigación que demuestren la validez de sus planteamientos. Como dijo el sociólogo alemán Norbert Elias, la ciencia es ante todo una destructora de mitos.Y desde esta perspectiva, su deber es siempre descubrir lo que realmente se esconde detrás de experiencias supuestamente sobrenaturales.Un buen ejemplo de esta tarea científica ha sido el estudio que acaba de publicar la revista Nature esta misma semana, en el que se ha descubierto un mecanismo cerebral que explica el fenómeno de los viajes astrales (supuestas experiencias místicas en las que el alma de una persona abandona su propio cuerpo y levita en el aire). Según han comprobado el neurólogo Olof Blanke y sus colaboradores del Hospital Universitario de Ginebra al estudiar el caso de una mujer epiléptica, este fenómeno se debe a una excitación anormal del girus angular, una región cerebral que se ocupa de relacionar lo que ven nuestros ojos con la forma en la que nos percibimos a nosotros mismos. Al explorar el cerebro de su paciente con unos electrodos, los investigadores comprobaron que al activar una descarga eléctrica sobre el girus angular, la mujer tuvo la sensación de que estaba flotando fuera de su cuerpo. La evidencia de este trabajo ha desmontado uno de los grandes mitos de la parapsicología. Y desde esta misma óptica, ante el relato de un supuesto exorcismo, cualquier hombre o mujer de ciencia sólo puede mostrar un escepticismo absoluto, y proponer que las personas que aseguran haber pasado por una experiencia de este tipo sin duda estaban padeciendo algún tipo de trastorno cerebral como el que se acaba de descubrir.


ASÍ ES ZABULÓN

«No habla demasiado, pero es muy inteligente». Así describe el padre Fortea a Zabulón, el enemigo contra el que viene luchando desde hace siete meses. Al principio, el padre Fortea pensó simplemente que así se llamaba el décimo hijo de Jacob y Lía, su mujer. Después, investigando un poco más, cayó en la cuenta de que se las estaba viendo con uno de los demonios más poderosos del infierno.

Ha aparecido sólo tres veces en la Historia. La primera, en Ludón (Francia), en el siglo XVI. Casi todas las monjas de un convento quedaron poseídas por multitud de diablos, que las atormentaban sin pausa. El jefe era Zabulón. La segunda fue en los años 50, en un caso de exorcismo realizado por el padre Cándido, el exorcista italiano maestro del padre Amorth. Y ahora, ha vuelto a aparecer.




Avatar de Usuario
Exorcistas

Mensajepor Exorcistas » Sab 24 Mar, 2012 12:50 am



The Exorcist Files
Sacerdotes y miembros de la Asociación Internacional de Exorcistas nos narran, con todo detalle, experiencias aterradoras en las que se enfrentaron a las fuerzas del mal.

Discovery Channel ha colaborado con el Vaticano en la elaboración de este documental sobre los casos reales que ha investigado la Iglesia católica de posesiones demoniacas y exorcismos. “The Exorcist Files” y recrea historias reales en los que la Iglesia ha investigado posibles casos de lugares y personas poseídas por el demonio. Para elaborar este proyecto, Discovery Channel ha tenido acceso a los archivos del Vaticano y ha podido entrevistar a los religiosos expertos en exorcismos, que raramente salen en televisión.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 25 Jul, 2012 3:20 am

Imagen


Cómo golpear a las brujas y sus herejías con poderosa maza


Malleus Maleficarum, traducido como Martillo de las brujas. Para golpear a las brujas y sus herejías con poderosa maza, fue escrito por dos inquisidores germanos del siglo XV con la airada motivación que expone su título y definido por Carl Sagan como “uno de los documentos más aterradores de la historia humana”. Es, también, mi libro de cabecera junto con el Mein Kampf. Dos lecturas reconfortantes para aclarar las ideas al final del día y dormir plácidamente abrazado a mi peluche.

En estos tiempos de incertidumbre no hay mejor cosa que revisitar a los clásicos en busca de buen consejo. Hoy en día ya no se escriben libros como los de antes, como bien dice Sánchez Dragó mientras lanza una severa mirada por encima de sus gafitas. Y como toda campaña ministerial insiste en que leer es intrínsecamente bueno, parece que sin importar el qué, abordemos entonces este tomo de más de seiscientas páginas pues seguro que alguna sana enseñanza extraeremos.

El martillo de las brujas[/i] fue publicado en 1486 por Heinrich Kramer y Jacob Sprenger, dos inquisidores a los que el Papa Inocencio VIII concedió una bula. La obra no gustó a la iglesia por no coincidir con su demonología, pero el éxito del libro fue arrollador. Pasó a convertirse en el manual de todo buen inquisidor durante el Renacimiento y fue el mayor best-seller durante los siglos XVI y XVII, sólo superado por La Biblia.

Como era costumbre en la época, lo importante no era la originalidad del autor sino la fidelidad a la tradición, de ahí que esté conformado por numerosas citas de autoridades, desde La Biblia a Ciudad de Dios de San Agustín. Pero tanto en la elección de esas citas como en las aportaciones propias del autor (que sería, según algunas fuentes, Kraemer casi en su totalidad, aportando Sprenger el prestigio de su nombre), se aprecia una mente erudita, rigurosa y volcada en el estudio… pero también sujeta a una desquiciada obsesión por el sexo y por las mujeres. Es, en definitiva, un alarde de crueldad, superstición y fanatismo sencillamente espeluznante. Lo cierto es que este libro no acaba en boda, y siento el spoiler.

El contenido y propósito es el de desenmascarar y destruir a las brujas, mujeres que habían pactado con el diablo para obtener poderes con los que dañar a sus vecinos y extender la herejía en la Cristiandad. Una vez son identificadas y detenidas las sospechosas de acuerdo a los indicios descritos por ellos, Kraemer y Sprenger establecen el proceso judicial al que deben ser sometidas, que generalmente concluía con ellas ardiendo en la hoguera en obediencia al precepto bíblico: “No dejarás que viva una bruja” (Éxodo 22.18).

¿Pero cuáles eran los indicios que les hacían sospechar de la existencia de la brujería y de la amenaza que representaban? “Las confesiones de los brujos en los tormentos nos han dado una tal certeza de los crímenes perpetrados, que no podemos, sin riesgo de nuestra propia salvación, cesar en nuestra actividad inquisitorial contra ellos”. Véase la lógica circular del argumento: se tortura a uno sospechoso hasta lograr que confiese crímenes que justifican el sistema inquisitorial de detención y tortura de más sospechosos.

¿Y quienes son sospechosos? Aquí la cosa se pone interesante, porque dedican cientos de páginas a explicar que prácticamente toda mujer es una bruja. No seré yo quién diga que andaban completamente equivocados, pero vaya, que tampoco es como para quemarlas en la hoguera. Eso ya es excederse un poco y perder las formas, en mi opinión.


Una mujer que piensa sola, piensa mal

“Qué otra cosa es la mujer sino la enemiga de la amistad, la pena ineludible, el mal necesario, la tentación natural, la calamidad deseable, el peligro doméstico, el perjuicio delectable, el mal de la naturaleza pintado con buen color”. Según la docta opinión de estos eruditos la naturaleza inferior de la mujer la hacía más propensa a ser tentada por el diablo, de ahí que la gran mayoría de los actos de brujería estén cometidos por estos seres de “lengua mentirosa y ligera”, a los que no se puede dejar solos dado que “una mujer que piensa sola, piensa mal” pese a lo difícil que acaba resultado, dado que “es un defecto natural en ellas no querer ser gobernadas”.

En la tercera viñeta puede verse a la bruja cometiendo torpezas carnales con el demonio[/left]

Y es que la cosa ya viene de lejos: “cabe destacar que hay un defecto intrínseco en la formación de la primera mujer, dado que fue hecha de una costilla doblada, es decir la costilla del pecho, que se curva en una dirección distinta a la del hombre. Y así, con esta malformación, es una animal imperfecto, siempre traiciona”.

Las imágenes y metáforas se suceden en torno a la misma idea: “Este monstruo [la mujer] toma una triple forma: se presenta bajo la forma de un león radiante; se mancha con un vientre de cabra; y está armada de la venenosa cola de un escorpión. Lo que quiere decir: su aspecto es hermoso; su contacto fétido; su compañía mortal”. Vamos, que no son partidarios.

Citan también el Eclesiastés: “encontré a la mujer más amarga que la muerte; es un lazo de cazadores, una red su corazón, y sus brazos son cadenas. Quien agrada a Dios, la huye”. ¿Y por qué las mujeres no pueden evitar ser tan rematadamente malas? “es insaciable la boca de la vulva, de ahí que, para satisfacer sus pasiones, se entreguen a los demonios”. Ah, vale, tiene sentido. Aquí llegamos entonces al otro elemento que como antes señalaba distingue a este libro junto a su ardiente misoginia: la omnipresencia del sexo.


Penes que viven en nidos de pájaros y se alimentan de avena

La Cuestión VIII del libro trata de dar respuesta a la pregunta “¿Pueden los diablos impedir la potencia genital?”, mientras que la Cuestión IX se dedica íntegramente a reflexionar en torno a “¿Pueden ilusionar las brujas hasta el punto de hacer creer que el miembro viril ha sido separado del cuerpo?”, un tema al que le dedican también íntegra la Cuestión VII de la Parte II. La respuesta es sí. Aunque prefieran recrearse varias páginas en ello: “Gregorio cuenta de una monja que comió una lechuga; ésta, empero, tal y como enseguida confesó el diablo, no era una lechuga, sino el diablo en forma de lechuga o metido en la misma lechuga”. Por eso hay que pasarlas bien por debajo del grifo antes de hacerse una ensalada, que si no mira.


Entonces ella se puso a 20 uñas, el demonio la agarró por las caderas y...

Pero Kraemer y Sprenger, al gozar de un intelecto mucho más agudo que el mío, van más allá e infieren de esa anécdota que el miembro viril puede ser ocultado a su dueño por una ilusión de los sentidos, provocada por las brujas en su colaboración con el diablo. La solución: matar a la bruja para acabar con el encantamiento. Como luego veremos, matar a las brujas era la solución que se les venía a la mente a estos dos inquisidores para resolver casi cualquier problema. Algunos de ellos particularmente extraños:

“Queda la cuestión del juicio que nos merecen esas brujas que coleccionan miembros viriles en gran número (veinte o treinta) y van a colocarlos en los nidos de los pájaros o los encierran en cajas donde continúan moviéndose como miembros vivos, comiendo avena o alguna otra cosa”.

Curiosa imagen, especialmente porque está descrita con sincera preocupación (todo el libro tiene una tremenda seriedad, otra cosa es que logre trasmitirla al lector). Pero como si del adolescente protagonista de Supersalidos se tratase, esta peculiar fijación con los penes continúa:

“Un hombre relata que había perdido su miembro y que para recuperarlo había recurrido a una bruja. Esta mandó al enfermo trepar un árbol y le concedió que cogiera el miembro que quisiera de entre los varios que allí había. Cuando el hombre intentaba tomar uno grande, la bruja le dijo: no cojas ese, que pertenece a uno de los curas”.

Ignoro si el manuscrito original tenía dibujos de pollas en los bordes de las páginas, no me atrevería a negarlo. En este otro breve episodio relatan cómo alguien:

“Realiza el acto venéreo que los hombres acostumbran a realizar ante las mujeres , una y otra vez, por sí mismo y sin que los gritos ni las instancias de su mujer le hagan desistir de volver a empezar cada vez. Cuando lo ha hecho tres o cuatro veces tiene por costumbre decir estas palabras: “vamos allá otra vez”. Y ocurre que tras de una enorme cantidad de asaltos de estos cae redondo al suelo completamente agotado y sin fuerzas”.

Suena a película de Ozores, ciertamente. Su interés por el sexo continúa por otras vertientes fisiológicas, al explicarnos como “la sede de la lujuria en los hombres se encuentra en los riñones, desde donde desciende el semen, como en las mujeres se encuentra en el ombligo” o que “el semen en la polución nocturna proviene de un humor superfluo que lógicamente no conlleva una potencia generatriz tan grande”. Pero siendo las poluciones nocturnas un tema candente del que podrían decirse muchas cosas, resulta mucho más sugerente este otro que abordan un poco después: “De si la delectación venérea resulta mayor con los íncubos que con los hombres”. A elucubrar sobre ello dedican una apreciable cantidad de palabras. Es decir, sentados ante sus mesas en el scriptorium estos dos monjes pasaron un tiempo imaginándose en la piel de brujas fornicando con diablos para dilucidar cuán placentero podría resultar. Por lo que escriben no llegaron a una conclusión demasiado clara, pero debieron pasar un rato entretenido al menos. Y es que a juicio de nuestros dos inquisidores las brujas parecían estar pensando siempre en el sexo. Vamos, como ellos.

“Así nosotros hemos conocido a una bruja, que vive todavía, defendida por el brazo secular, que en el curso de la misa, cuando el sacerdote saluda al pueblo diciendo “dóminus vobiscum” añade en lengua vulgar ‘méteme la lengua en el culo’.”

Qué mujer más impertinente y cochina, vive Dios. Es comprensible que tal comportamiento en misa les disguste, aunque ese “que vive todavía” suena contrariado, como murmurando entre dientes “si de nosotros dependiera…”.


Cómo torturar a una acusada hasta que diga lo que queremos oír

Porque en lo que de ellos dependió mandaron con entusiasmo al tormento y la muerte a las que luego despectivamente llamaban “mujercillas quemadas”. Sin que se les crease la menor mala conciencia, muy al contrario:


“Muchas otras cosas nos han ocurrido a nosotros, como inquisidores, en el ejercicio de nuestro cargo. Como es poco elegante alabarse a sí mismo, es mejor pasarlas en silencio que incurrir en reputación de fanfarronería“.

Pero si bien no parecían tener ningún remordimiento, su equilibrio mental bajo los parámetros actuales tal vez podría cuestionarse:

“Cuántas veces, tanto de día como de noche, nos han asaltado las brujas no sabríamos decirlo. Unas veces como monas, otras como perros o cabras, por sus gritos e injurias, nos turbaban cuando por la noche nos levantábamos a rezar, con el fin de que lo hiciéramos sin devoción“.

También les asaltaban inspiradas revelaciones sobre el mundo si acaso el mal les ganaba la partida en su infatigable lucha contra –a ver si no me dejo nada- la brujería, oniromancia, necromancia, pitonicia, geomancia, hidromancia, aeromancia, piromancia, horoscopia, haruspicia, aufures, interpretación de los sueños, quiromancia, y espatulomancia. Sin su vigilancia de estos males:

“Allí donde el profeta predice la destrucción de Babilonia y la presencia en ella de monstruos: allí vivirán las avestruces, allí danzarán los sátiros. Los peludos son los hombres de los bosques; hirsutos, íncubos, sátiros, especies de demonios“.

Toma nota, Tolkien. Para ellos, las brujas eran enemigos con los que no se negocia y sus pecados superaban a los de los malos ángeles. Tenían el hábito de despedazar y comer niños, podían provocar un aborto con sólo tocar a una mujer embarazada, dejar a un niño fascinado, desataban tormentas sin dificultad -la última bruja quemada en Inglaterra fue culpable de provocar una al quitarse las medias- entregarse a torpezas carnales con el demonio y transportarse de un lado a otro por el aire. Aunque no mencionan que lo hagan a bordo de una escoba, si hacen referencia a que pueden servirse para ello en un trozo de madera o una silla, a la que previamente han barnizado con un ungüento extraído de haber hervido a un bebé. Curiosamente al ser detenidas perdían su poder, explican. Lo cual las hacía vulnerables al peculiar sistema judicial teorizado en esta obra y tan frecuentemente puesto en práctica durante los siglos XVI y XVII.

Aunque una acusada en principio podían disponer de abogado, este sólo debía aceptar el caso si su causa era justa. Si, de lograr abogado, éste la defendía con mucha vehemencia era señal de que podía haberlo embrujado, lo que demostraría que ella era una bruja. Ni el abogado ni su defendida debían ser informados del nombre de los acusadores, lo cual como es lógico dificultaba notablemente su tarea y daba carta blanca a acusar indiscriminadamente a quien lo deseara, al no tener que rendir cuentas ni exponerse a consecuencia alguna.

Podían ser utilizados testigos que sean esposo o esposa o hijos, pero sólo como testigos de cargo, no de descargo. Cualquier testimonio en contra de la acusada era bienvenido para Kramer y Sprenger, incluso el de mujeres, pues si bien “son pendencieras y realizan sus deposiciones por envidia, no cuentan con la astucia de los magistrados”, que sabrán discernir qué parte hay de verdad en su deposición.

Pero si pese a todo no lograban encontrar ningún testigo, eso no absolvía a la acusada, dado que “el diablo no obra a la descubierta”. En tal caso se debía torturar a las acusadas para que confesaran. Aunque añaden piadosos que los verdugos debían hacerlo no con alegría, sino con turbación interior. Si durante la tortura la acusada no lloraba, entonces era bruja. Pero si lloraba no significaba que fuera inocente, puesto que “cuando la mujer llora, está intentando engañar” y las brujas tiene mil estratagemas para fingir las lágrimas.

El juez podía engañar a la acusada prometiéndole el perdón si confiesa culpabilidad, e incluso le era permitido compincharse con amigos o verdugos para que estos ofrecieran dejarla huir si reconocía ser una bruja. Pero no vaya a creer el lector que estas maneras fueran mezquinas, arbitrarias y que entonces ya valiera cualquier cosa. El procedimiento legal exigía que para que tales trucos tuvieran validez hubiera un escriba tomando nota, generalmente escondido tras la puerta de la celda.

Otro recurso al alcance del juez era preguntar a la acusada si para probar su inocencia estaba dispuesta a sufrir el tormento del hierro candente. Si respondía que sí entonces quedaba demostrado que era una bruja, dado que una inocente no querría exponerse a semejante tormento, mientras que una bruja sí lo haría al saber que el demonio la protegerá del dolor.

Si pese a semejante evidencia el juez aún dudase, entonces se realizaba esta prueba. Consistía en poner en contacto con la piel de la acusada un hierro al rojo vivo. Si la piel se quema entonces estamos ante una bruja. Pero si se diera el insólito caso de que la piel quedase intacta ello no sería prueba de inocencia, advierten, puesto que la acusada podría contar con la ayuda del demonio para protegerla.

Y si finalmente una bruja no era hallada culpable entonces sería liberada, que por lo que llevamos viendo debía ser tan probable como llegar a la prueba final de Humor Amarillo sin una sola mancha de barro en la ropa. Pero cuidado, eso no significaba que esa mujer fuera inocente -se apresuran a aclarar- sino que simplemente todavía no había podido ser declarada oficialmente culpable. Existiendo la posibilidad de realizar posteriores juicios donde por fin quedase demostrado lo bruja que era.

Viendo lo anterior, parece que estos dos inquisidores hayan sido los fundadores del Estado de Derecho por la vía negativa: la arbitrariedad de los procedimientos, la presunción no de inocencia sino de culpabilidad, la acusación sin pruebas, la nula capacidad de defensa del acusado, la imposibilidad de éste de no testificar contra sí mismo (“me acojo a la quinta enmienda” como dicen en las películas americanas), la tortura como medio lícito para obtener información… un compendio de todo lo que no debe hacerse si se aspira a aplicar justicia. De forma que simplemente basta con darle la vuelta como un calcetín a las enseñanzas de Kramer y Sprenger y ahí tenemos la legalidad de las democracias contemporáneas. Sería interesante conocer hasta qué punto a los teóricos de la Ilustración, constitucionalistas y legisladores de siglos posteriores les sirvieron como referencia para poder hacer lo contrario. Puede que en cierta forma debamos estar en deuda con ellos…

Tal como decíamos al comienzo, el divulgador Carl Sagan se refería a El martillo de brujas en términos muy poco halagadores, como buen humanista partidario de la razón y la ciencia. En su libro El mundo y sus demonios cita parte de una lista del año 1598 de la ciudad alemana de Wurzburgo, con aquellos que fueron quemados tras tan grotesco proceso. Lejos de la frialdad y el rigor burocrático de los registros civiles contemporáneos, la curiosa forma en que está escrito permite atisbar el paisanaje de la época y acercarnos a algunas de las muchas víctimas de las enseñanzas de Kramer y Sprenger:

“El administrador del senado, llamado Gering; la anciana señora Kanzier; la rolliza esposa del sastre; la cocinera del señor Mengerdorf; una extranjera; una mujer extraña; Baunach, un senador, el ciudadano más gordo de Wurtzburgo; el antiguo herrero de la corte; una vieja; una niña pequeña, de nueve o diez años; su hermana pequeña; la madre de las dos niñas pequeñas antes mencionadas; la hija de Liebler; la hija de Goebel, la chica más guapa de Wurtzburgo; un estudiante que sabía muchos idiomas; dos niños de la iglesia, de doce años de edad cada uno; la hija pequeña de Stepper; la mujer que vigilaba la puerta del puente; una anciana; el hijo pequeño del alguacil del ayuntamiento; la esposa de Knertz, el carnicero; la hija pequeña del doctor Schuitz; una chica ciega; Schwartz, canónigo de Hach…”

Javier Bilbao

Avatar de Usuario
egzorcysta

Exorsismo de Anneliese Michels

Mensajepor egzorcysta » Mié 12 Sep, 2012 3:59 pm

Imagen

Primera publicación en el mundo
Curas polacos lanzan «Egzorcysta», una revista dedicada a la «caza del demonio»

Se trata de la primera publicación en el mundo dedicada en exclusiva a los exorcismos

Unos sacerdotes católicos polacos, aprovechando la popularidad de que goza actualmente el exorcismo en su país, se han aliado con un editor para lanzar una revista mensual que es, según ellos, la primera en el mundo dedicada exclusivamente a la caza del demonio, tal y como informa la Agencia France-Press.

El primer número de la revista Egzorcysta, de 62 páginas, fue publicado por la editorial Polwen, que tiró 15.000 ejemplares para venderlos a 10 zloty (2,34 euros, 3,10 dólares). Incluye artículos con títulos como «Satanás es una realidad» y «New Age, el aspirador espiritual».

«El aumento del número de exorcistas en Polonia, que ha pasado de cuatro a más de 120 en 15 años, es muy elocuente», declaró el padre Aleksander Posacki, profesor de filosofía, teología, demonólogo y exorcista, en una conferencia de prensa realizada el lunes en Varsovia por el lanzamiento del mensual.

Exorcismos auténticos y gratuitos

Irónicamente, el sacerdote atribuyó el aumento de las posesiones por el demonio en uno de los países más católicos de Europa al cambio del comunismo ateo por el capitalismo de mercado, en 1989. «Esto se debe indirectamente al cambio de sistema, el capitalismo crea más oportunidades para hacer negocios en el campo del ocultismo. Predecir el futuro se ha convertido incluso en una categoría de trabajo para el fisco», declaró el padre Posacki a la AFP. «Si la gente puede ganar dinero con eso, por supuesto que eso va a prosperar y el daño espiritual aumentará también» dijo, apresurándose a añadir que un exorcismo auténtico es absolutamente gratuito.

El sacerdote, que también forma parte de una comisión internacional de expertos exorcistas de la Iglesia Católica, señaló «la impotencia de las diferentes escuelas de psicología y psiquiatría» frente a comportamientos extremos que las terapias convencionales no logran sanar. «La posesión es lo que resulta de cometer el mal. Robar, matar y otros pecados», declaró a la prensa, agregando que los demonios son expulsados siguiendo un protocolo de oraciones rituales que fueron aprobadas en 1999 por el papa polaco Juan Pablo II.

Confusión con enfermedad mental

Otro sacerdote exorcista, el padre Andrzej Grefkowicz, reveló que había mucha demanda de exorcistas, los que en Varsovia tenían una lista de espera de tres meses. Según él, los sacerdotes exorcistas trabajan con psiquiatras para no confundir una enfermedad mental con una posesión. «Yo invito a psiquiatras a las reuniones cuando tengo dudas sobre un caso, y a menudo ambos llegamos a la conclusión de que se trata de una enfermedad mental, de histeria, y no de posesión», indicó el padre Grefkowicz.




Documental del Exorsismo de Anneliese Michels
Documental emitido por la television Polaca donde entrevistan a los personajes que estuvieron directamente comprometidos en este caso de Posesion, que se dio en Alemania.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 24 Jun, 2013 12:07 am

Imagen


Exorcismos reales en España: así se identifica y se expulsa al demonio

El padre Portela, sacerdote de uno de los santuarios más activos, en San Campio (Vigo), explica el procedimiento


En 1973 la gran pantalla proyectaba la película «El Exorcista», de William Friedkin, una cinta que cuatro décadas después sigue siendo una producción de culto. La historia de la niña de 12 años Regan MacNeil y su lucha contra el demonio dio la vuelta al mundo, pero las influencias satánicas no son algo que se quede en la ficción.

Expertos en demonología, la rama de la teología que estudia la naturaleza y las cualidades del demonio, apuntan hacia Galicia como uno de los lugares en los que se practica un número significativo del total de exorcismos.

Esto no se debería necesariamente a que en la comunidad se produjesen un mayor cantidad de casos, sino al prestigio de algunos santuarios para la aplicación de la bendición y afrontar esas circunstancias.

El santuario de San Campio, en Tomiño (diócesis de Vigo-Tui), es precisamente uno de esos puntos a los que las personas que tienen inquietudes espirituales acuden con más frecuencia.

Desde hace casi 44 años el padre José Luis Portela, sacerdote del santuario, atiende las necesidades de los fieles que, él mismo explica, llegan de diferentes puntos de España, además de practicar exorcismos.


Media de 50 personas

«Diariamente viene una media de 50 personas a recibir la bendición y a pedir la ayuda y el apoyo del sacerdote», y hasta 150 los domingos, explica Portela. Aunque pueden pasar semanas sin que ninguna presente influencias satánicas "luego puede haber semanas en las que vengan dos o tres personas que sí".

Pero, ¿cómo identifica cada caso antes de practicar un exorcismo? Una de las críticas más recurrentes a este tipo de prácticas es la de generar confusión entre dolencias psiquiátricas y posesiones.

Sin embargo, el sacerdote sostiene que la lucha contra el demonio no se realiza a la ligera.«Una persona con influencia satánica se resiste a entrar en el templo, rechaza al sacerdote, si se la rocía con agua bendita le quema, al igual que si le impone la mano en la cabeza», describe.

Además, reacciona violentamente contra el sacerdote «porque es quien va combatir al demonio» o «habla lenguas extrañas», algo que «un enfermo no hace», abunda.

Tal y como describe las características de un poseído, parece que Hollywood no exagera ante los exorcismos. Portela despeja dudas al asegurar que «las películas muchas veces se basan en los hechos que ocurren en la realidad», pero «también muchas veces la verdad supera a lo que nos presentan en el cine».


Situación de confianza

Para conocer la situación en la que se encuentra cada persona, el representante de la iglesia autorizado para estas prácticas mantiene una conversación en la que percibe si existe una influencia diabólica. «Se entra en diálogo, se genera una situación de confianza, se entra en contacto», dice.

En caso de que se determine que no hay presencia de Satán «se aplica una bendición». «A nadie le hace mal que un sacerdote lo escuche y lo comprenda o recibir una bendición», mantiene, aunque lo que sufra sea una dolencia psiquiátrica que deba ser tratada por profesionales de la medicina.

De confirmarse esa «influencia del demonio», continúa, se recurre «al agua bendita, la imposición de las manos consagradas de los sacerdotes y unas oraciones». Si la posesión ofrece mayor resistencia «se realiza un exorcismo mayor» con «oraciones con más fuerza».

El proceso puede extenderse durante semanas, ya que después se realiza un seguimiento. De hecho Portela relata un caso en el que después del exorcismo, de recibir la absolución y la comunión, durante ese «seguimiento» el demonio «volvió a manifestarse».

«Cuando una casa queda limpia, hay mucha gente que quiere ocuparla, lo mismo sucede con los exorcismos y las personas», ejemplifica el Padre Portela.

Los ritos en la mayor parte de los casos se realizan ante testigo, familiares normalmente. Además de ayudar al sacerdote que «al enfrentarse a una fuerza sobrenatural se expone a patadas, golpes poniendo en peligro su propia vida», sirve de garantía para que la persona poseída «por influencia del demonio no acuse al sacerdote de que la estaba agrediendo».


No creyentes

Tras explicar la consecuencia, el responsable de San Campio se adentra en las causas. «En la mayor parte de los casos las personas viven alejadas de Dios», independientemente de género o edad, por eso es necesario «orientar a la persona».

Hay cuatro causas principales por las que se producen las posesiones. La primera, «por participar en ritos satánicos», como la güija, con lo que «se queda ligado al demonio».

Otro de los motivos es la «consagración de un niño al demonio por parte de sus padres que realizan prácticas satánicas». Una de las más comunes es «el pacto con el demonio». En estos casos «se pacta rendir culto al demonio a cambio de que eche abajo un negocio, arruine a esta familia». En cuarto lugar se encuentran «los maleficios».

«En nuestros tiempos, consciente o inconscientemente se le ha dado la espalda a Dios», considera el Padre Portela y la «lejanía de Dios y de los actos de la religión» tienen una repercusión directa.

Ahora, «los cristianos se avergüenzan de llevar una cruz o una medalla de la Virgen que puede servir de protección» y «los cambian por símbolos paganos e incluso satánicos, a veces sin darse cuenta».

Por eso invita a que se reconduzca el camino que aproxima más a Dios y que los jóvenes «abandonen la tendencia aventurare en relación a cuestiones satánicas como puede ser la güija», concluye.

Para creyentes, escépticos, críticos o curiosos, el espíritu y la influencia de Dios o Lucifer, ángel caído, seguirá siendo, en el subconsciente colectivo, objeto de reflexión. «Resiste al demonio y él huirá de ti» (Santiago 4:7).

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 17 Ene, 2014 11:59 pm



EQUIPO DE INVESTIGACIÓN | EXORCISTAS
Vidal: "Rouco está convencido de que Madrid es una ciudad del pecado"

Madrid es el lugar donde se libran las grandes batallas: políticas, económicas y según la Iglesia... religiosas. Aseguran que el demonio planea sobre la ciudad y por eso, han nombrado ocho nuevos exorcistas.





EQUIPO DE INVESTIGACIÓN | EXORCISTAS
Una aldea en Galicia: gran templo de los exorcismos

Es el único lugar en España donde los exorcismos son de dominio público. Galicia es tierra de ritos, magia y espíritus. Hay un sitio famoso por ahuyentar al demonio y salvar a los fieles de sus garras.

Avatar de Usuario
Get Out!

Mensajepor Get Out! » Jue 20 Feb, 2014 4:09 am



El exorcista Bob Larson expulsando al diablo Jezebel de una abuela de 89 años.

BOB LARSON
El exorcista por internet

  • Este pastor evangélico expulsa al Maligno de cualquier endemoniado a través de la Red por sólo 295 dólares
  • Su negocio le reporta enormes beneficios y tiene dos hijas que ya siguen sus pasos


Por 295 dólares (215 euros), el reverendo Bob Larson le hace un exorcismo a cualquiera. Lo único que necesita es que el endemoniado tenga una buena conexión de internet y un ordenador con cámara. También vale una tableta. Porque Larson usa Skype, un servicio de voz e imagen de Microsoft para expulsar a los demonios. El desarrollo de internet abre infinitas posibilidades a la expulsión del Maligno.

El sistema de Larson es simple: lo que se hace en el endemoniado -por ejemplo, administrar óleos en su frente- él lo hace en la pantalla del ordenador. Lo más que puede pasar es que el monitor quede hecho una guarrada, pero, ¿qué es eso a cambio de la expulsión de Satanás? Eso sí, todo depende de que el Maligno no interfiera con la Red, arruinando la conexión o llenándola de los ecos que a veces destrozan la experiencia de Skype. Pero, si todo va bien, Larson hace su exorcismo 'online' en una hora.

Las prácticas de este cristiano evangélico han sido criticadas por muchos. "Es como bautizar por teléfono", es una de las críticas más comunes que se le hacen. Pero su fama lo resiste todo. Su reputación tampoco se ha visto dañada por el descubrimiento de que una parte de los más de 100 vídeos que ha colgado en internet están muy editados para exagerar sus poderes exorcistas. De hecho, a sus casi 70 años, Larson está creando una dinastía. Su hija Brynne (18 años) ha creado un equipo de Exorcistas Adolescentes para no dejar a Satanás un alma en Arizona, junto con sus amigas, las hermanas Tess y Savannah Sherkenback (18 y 21 años).

Larson afirma haber echado al demonio de unas 20.000 personas. Eso le convierte en el mayor exorcista conocido del mundo. Desde luego, en el menos modesto: "Nadie sabe tanto de posesiones demoníacas como yo", ha declarado. Y, posiblemente, en el más rico. Larson vende de todo, incluyendo vídeos, por 33 euros, en los que explica cómo extraterrestres demoníacos están tomando al asalto de la Tierra. Pero la mies de este pastor es mucha, y los segadores, muy pocos: según sus estimaciones, hay 3.000 millones de endemoniados en el mundo.

El criterio empleado por Larson para determinar quién "tiene signos de presencia diabólica" y quién no es relativamente sencillo. Desde tener tendencias homosexuales hasta pesadillas... Todo es signo de posesión. Los conocimientos para expulsar al demonio, según Larson, no exigen mucha profundidad teológica. Pero sí astronómica. Porque, según dice, "los extraterrestres han venido a conquistar la Tierra". Mientras lo logran, el exorcista se está forrando con Sacerdocios Bob Larson (BLM, por sus siglas en inglés), una empresa que, según algunas informaciones, da varios millones de dólares de beneficios anuales. No consta si Larson reinvierte las ganancias en Microsoft.



http://www.youtube.com/user/boblarsonexorcism/videos

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 29 Jun, 2014 12:37 am

Imagen

Rocían a Marilyn Manson con agua bendita en Moscú

Un grupo de activistas cristianos ortodoxos rusos asaltaron al controvertido cantante antes de un concierto

Un grupo de activistas cristianos ortodoxos rociaron con agua bendita al cantante Marilyn Manson y a su banda justo antes del concierto previsto para este viernes en Moscú, según informan medios locales.

El líder del movimiento extremista religioso Voluntad de Dios, Dimitri Enteo, comunicó el ataque. Sus integrantes arrojaron "agua bendita y huevos" al músico (denunciado en numerosas ocasiones por sus supuesta tendencias satánicas, algo que el artista ha tachado de exageración) y sus acompañantes a la salida de su hotel.

Manson no pudo realizar su concierto en la capital rusa por una amenaza de bomba, según informó después el portal de noticias Russia Today.

Una semana antes, más de 400 residentes de Novosibirsk, donde Manson iba a celebrar otro concierto en el marco de su gira rusa, exigieron la suspensión del evento al denunciar que las letras del artista suponían una mezcla de «obscenidades, propaganda a favor de las drogas, perversión sexual y abuso de la fe cristiana».

Avatar de Usuario
O_O

Mensajepor O_O » Sab 06 Dic, 2014 2:48 am

Imagen


Investigan el intento de suicidio de una joven sometida a trece exorcismos en Valladolid

Fue trasladada al convento de San Joaquín y Santa Ana para que el único exorcista de Castilla y León la liberara del diablo


El Juzgado de Instrucción 2 de Burgos investiga desde el pasado 26 de agosto el intento de suicidio de una joven burgalesa, menor de edad cuando sucedieron los hechos y que acaba de alcanzar la mayoría de edad, que fue sometida a trece exorcismos , según desvela en su edición de hoy Diario de Burgos y recoge la Agencia ICAL.

La víctima declaró en la Comisaría de Burgos que en mayo de 2012 comenzó a sufrir «problemas de anorexia acompañados por problemas nerviosos de ansiedad», que sus padres interpretaron como «una posesión demoníaca».

Los progenitores de la víctima se encuentran imputados, después de que la joven declarase que su madre y el grupo religioso de la 'Milicia de Santa María' la animaran a realizarse actos de flagelación como cortes en las muñecas. De los hechos relatados en el atestado, la magistrada María Dolores Fresco señala que «presentan características que hacen presumir la posible existencia de delito de violencia de género, lesiones y maltrato familiar».

El 24 de septiembre de 2013 la chica decidió acabar con su vida tirándose desde un tercer piso, pero sobrevivió, si bien sufrió lesiones muy graves en la columna vertebral, las muñecas y el tobillos derecho, lo cual le dejó inicialmente postrada en una silla de ruedas.

Después de mantener varias conversaciones y gestiones con un seminarista, una profesora de religión y un párroco de Burgos, sus padres habrían llegado a la conclusión de que estaba «poseída por el demonio», por lo cual, en abril de 2014, la trasladaron al convento de San Joaquín y Santa Ana, de Valladolid, para que el único exorcista de Castilla y León en ese momento le liberara del diablo. Según la denuncia, esta ceremonia se repitió hasta en 13 ocasiones diferentes.

Parte de la familia de la víctima denunció el 13 de agosto ante el Servicio de Atención a la Familia (SAF) de la Comisaría estos hechos, que podrían ser presuntamente constitutivos de delitos de lesiones graves, trato degradante, coacciones, inducción al suicidio y violencia física y psíquica habitual.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 06 Dic, 2014 3:01 am

El Arzobispado de Burgos reconoce haber sometido a exorcismos a una menor

La menor intentó suicidarse tras ser sometida por sus padres a trece exorcismos


El Arzobispado de Burgos ha reconocido en una nota de prensa que una menor burgalesa fue sometida a varias sesiones de exorcismo en Valladolid, con un exorcista "legítimamente nombrado" por su obispo, tras un intento de suicidio.

El escrito da respuesta a una información publicada hoy por Diario de Burgos que indicaba que una menor se habría intentado suicidar tras ser sometida por sus padres a trece exorcismos, algo que según el rotativo investiga un juzgado de Burgos que estudia la posible existencia de delitos en lo ocurrido.

En la nota del Arzobispado se indica que han hablado con los padres de la joven, que acaba de cumplir 18 años, y han asegurado que la decisión de llevar a su hija al exorcista fue "bastante posterior a su intento de suicidio".

Los padres, según el Arzobispado, consideraron conveniente llevar a la niña al exorcista de Valladolid en el mes de abril y las sesiones concluyeron en junio de este año, con el convencimiento de los padres de que ya estaba "sanada".

Los padres también han relatado al Arzobispado que acudieron tiempo atrás a un exorcista de Madrid, aunque la niña no recibió entonces ningún exorcismo.

El asunto se ha destapado a raíz de la denuncia interpuesta por seis tíos maternos de la joven, según el Diario de Burgos, aunque los acusados no han recibido todavía notificación judicial.

En todo caso, el Arzobispado de Burgos niega que el párroco de la iglesia burgalesa de Nuestra Señora del Rosario haya sido confesor habitual de la joven y asegura que tampoco ha tenido nada que ver con la decisión de llevarla al exorcista, como al parecer indica la denuncia de los familiares.

De hecho, en la nota se afirma que las personas que hayan colaborado con los padres en este asunto lo han hecho a título personal, "nunca por mandato de la parroquia o del Arzobispado".

La nota concluye recordando que los exorcismos son una práctica religiosa que se ha mantenido en la tradición de la Iglesia como un derecho de todos los fieles.

El Código Canónico exige que el exorcista sea nombrado por el obispo y que valore la oportunidad de realizarlo. El Arzobispado de Burgos reconoce que el exorcista de Valladolid está "legítimamente nombrado" por su obispo.


Posible maltrato familiar

La magistrada, una vez analizado el relato de la menor ante la Policía Nacional y leídas las declaraciones de los padres ante los agentes, decidió el 26 de agosto abrir diligencias previas, informa el Diario de Burgos. De los hechos que aparecen en el atestado la juez señala que "presentan características que hacen presumir la posible existencia de delito de violencia de género, lesiones y maltrato familiar".

Ante la Policía Nacional la menor declaró que en mayo de 2012 comenzó con "unos problemas de anorexia acompañados por problemas nerviosos de ansiedad" y que dejó de comer "por hacer penitencia", la misma razón que le llevó a realizarse "cortes en las muñecas".

Tras varios intentos frustrados el 24 de septiembre de 2013 decidió acabar con su vida tirándose desde un tercer piso. Según la denuncia, los exorcismos se repitieron hasta en 13 ocasiones. En vista de que no tenían mucho éxito fue obligada a rezar todos los días y en una ocasión se desmayó por llevar mucho tiempo de pie. Su padre le dio varias patadas mientras le gritaba que se levantara. En otra ocasión, al no querer rezar el rosario, le ataron las piernas y las manos y le introdujeron una braga en la boca.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 14 Dic, 2014 2:30 am

Imagen

Exorcismos, el pan nuestro de cada día

El caso de una menor exorcizada en Burgos revela la persistencia de estos rituales


“¿Quién eres? ¿Satanás, Belcebú, el diablo en persona?”, preguntó el exorcista a la joven. Como ella no contestaba, el sacerdote concluyó que estaba poseída y comenzaron las sesiones de exorcismo.

La escena es parte de la declaración de una joven en un juzgado de Burgos. La protagonista de esta historia comenzó a sufrir anorexia en 2012, cuando todavía no había cumplido los 18 años. La enfermedad la llevó a padecer una agonía —con intento de suicidio incluido— que, de la mano de sus padres, se incrementó más allá de sus aflicciones habituales. La fuerte religiosidad que envuelve a esta familia la condujo a creer fervientemente en la posesión de su hija. La niña decía “que tenía un demonio dentro” que la castigaba. Decidieron entonces someterla a sesiones de exorcismo.

En total fueron 13. Las paredes del convento de San Jerónimo de Valladolid acallaron “el miedo y la impotencia” que sentía ante las oraciones de sus padres y las del sacerdote José Hernández, que pedían al demonio que abandonase su cuerpo. Estaba atada, con crucifijos sobre la cabeza.

El pasado fin de semana la historia salía a la luz. El Diario de Burgos revelaba una investigación policial a raíz de la denuncia de los tíos de la menor. Ese mismo día, el viernes 5 de diciembre, el Arzobispado burgalés emitía una nota “aclaratoria” en la que se puede leer: “El intento de suicidio de la joven no ha sido consecuencia de los exorcismos practicados”. Reconocía así que se habían producido. Justificaba, además, que “los exorcismos son una práctica religiosa que se ha mantenido en la tradición de la Iglesia como un derecho de todos los fieles”. Los exorcismos están avalados por la Iglesia, también para los niños. Quienes los practican aseguran que se realizan “muchos más de los que se piensan”....

+++

Avatar de Usuario
666

Mensajepor 666 » Mié 26 Ago, 2015 3:54 am

Imagen


“En las clínicas abortistas se realizan rituales satánicos con bebés asesinados”

Zachary King reconoce en una estremecedora entrevista cómo el aborto es utilizado en rituales satánicos en los que los fetos asesinados son ofrecidos a Satanás y después devorados por las almas entregadas al diablo.


Zachary King era un niño normal de un barrio estadounidense que creció en un hogar Bautista. Comenzó a practicar la magia a los 10 años, se unió a una secta satánica a los 13 y ya había violado a conciencia los 10 mandamientos para el momento en que tenía 15 años de edad. Desde su adolescencia a la edad adulta adquirió experiencia y poder para explícitamente liderar la agenda de Satanás, como líder de una comunidad de brujos y brujas. La agenda incluía, señala, abortos rituales.

Su próximo libro titulado: “El aborto es un sacrificio satánico” extiende lo que en esta entrevista testimonia…

Zac, ¿Podrías explicarnos cómo fue que caíste en el satanismo?
Todo comenzó por una fuerte curiosidad, me preguntaba si la magia era real. En la década de los ’70 crecí viendo películas sobre brujos y magos. Teníamos un juego en la escuela llamado “Bloody Mary” (Sangrienta María) o “I Hate You, Bloody Mary” (Te odio Sangrienta María), que era ir al cuarto de baño y decir a viva voz esa frase un determinado número de veces, con las luces apagadas… No teníamos ni idea de qué estábamos buscando, porque de repente apareció esta cosa de miedo en el espejo y todo el mundo salió corriendo del cuarto de baño, con un susto de muerte, excepto yo. Pensaba que era algo genial. Por entonces también jugaba partidas de Dungeons and Dragons cada fin de semana y siempre yo elegía ser el mago o hechicero. Con el tiempo, me comencé a preguntar si podría hacer magia de verdad e intenté un par de hechizos para obtener dinero. Aunque resultó, pensé que era sólo una coincidencia, así es que para una tercera vez que lo hice realicé el hechizo frente al demonio en el baño (llamándolo con el canto “Bloody Mary”)… al hacerlo pedí obtener una cantidad mayor de dinero que las dos anteriores. Conseguí mil dólares al día siguiente. Desde entonces me convencí de que la magia era real.

Tenía unos 12 años cuando un amigo me presentó aquél grupo que jugaba Dungeons and Dragons. Ellos también creían que la magia era real. Resultó que eran un comunidad (aquelarre) satánica. Mucha gente me pregunta por qué no corrí a esconderme al darme cuenta de ello. Bueno, yo crecí en los años 70, cuando la televisión mostraba aquelarres satánicos que sí eran realmente aterradores… Además estos chicos tenían casi todos los juegos de video y películas de ciencia ficción o fantasías que me gustaban. Era como un club de niños y niñas con un montón de diversión. Déjame ponerlo de esta manera, ellos sabían cómo reclutar. Sabían todo lo que un niño querría hacer, así que se involucraban con nosotros de esa manera.

Ese fue mi primer culto. Estuve allí hasta los 18 años. Luego me uní a la Iglesia Mundial de Satanás, que es una organización con culto en todo el mundo. La posición que yo alcancé fue la de High Wizard (Gran Mago). Era un aquelarre satánico y allí las personas hacen la magia que en el aquelarre se precise. Podían ser hasta 10 (en cada asamblea satánica). Los Gran Mago de un aquelarre oscilan entre 2 a 5 y nuestro trabajo era viajar por todo el mundo haciendo los maleficios rituales que nos pedían. Me refiero a estrellas de rock, cine, figuras políticas, ricos… no hay límite para quien pidiera un hechizo ritual y pudiere pagar por ello.

Eras entonces un Gran Mago en el satanismo… ¿Cómo lograste este rango?
Se dice que a los High Wizards los elige Satanás. Desconozco si hay un criterio. Yo tenía dones mágicos desde los diez años y alcancé el grado de Gran Mago a los 21 años… Satanás te elige y en un culto tan grande (Iglesia Mundial de Satanás), hay un director general y un directorio. Ellos te dicen que has sido elegido, tú decides si aceptas y entonces te entregan un libro que contiene tus funciones de trabajo…

¿Qué papel juega el aborto en los rituales satánicos, y cuando fue la primera vez que te involucraste en un aborto vinculado al satanismo?
Justo después de cumplir los 14 años los miembros del aquelarre me llamaron y me dijeron que participaría de un aborto en unos nueve meses. Luego comenzamos una fiesta de sexo entre los jóvenes de 12 a 15 años y una chica de 18 años. Su objetivo era quedar embarazada para abortar poco antes de los 9 meses. Cuando lo supe dije en voz alta: ‘genial’. Pero no tenía idea de qué era un aborto. Les pregunté a los miembros del aquelarre y me lo explicaron. También dijeron… te ayudará un médico y una enfermera. “¿Es eso legal?”, pregunté. Me respondieron: “Sí, siempre y cuando se intervenga dentro del útero. Mientras el bebé está todavía dentro de la mujer, puedes matarlo”… En el satanismo, matando a alguien o durante la muerte de alguien es la forma más eficaz para lograr la efectividad de un maleficio. Si deseas obtener la aprobación de Satanás, para que te dé algo que quieres, matar a alguien es el mejor camino. Es la máxima ofrenda a Satanás; que mates a un no nacido es su máximo objetivo.

Háblanos del primer aborto que viviste como un ritual satánico.
El primero fue como tres meses antes de cumplir los 15 años… había un médico y una enfermera (especialistas en abortos)… El ritual comenzó a las 11:45 de la noche y el maleficio inició a la medianoche, la hora de las brujas… La muerte del niño ocurrió a las 03:00 am, la hora del diablo… (el bebé fue canibalizado).

¿En cuántos abortos rituales participaste?
Antes de ser Gran Mago, cinco. Después 141 más.

¿Alguna vez hiciste un aborto ritual en una clínica de abortos?
Sí, yo celebré rituales satánicos en clínicas de aborto. Fueron unos 20 abortos rituales dentro de estas instalaciones… La Iglesia Mundial de Satanás no es la única organización que hace sacrificios satánicos en estas instalaciones. Hay otras organizaciones de brujería, como los wiccans, que están realmente involucrados en los abortos que se realizan en esas instalaciones. A veces te invitan a hacerlo porque el director de la instalación, algún alto ejecutivo o en ocasiones el médico es un satanista… Ahora, al final del día, todos los días, los grupos satánicos hacen su ritual -como una Misa Negra-, por lo general alrededor de la medianoche… donde ofrecen a Satanás todos los bebés que hayan sido matados ese día. No importa el por qué las mujeres abortan, pues todos esos bebés son dedicados a Satanás al final del día.

¿Alguna vez fuiste impedido de completar un aborto o el ritual debido a que personas católicas rezaban fuera de una clínica de aborto?
…Me pasó alrededor de tres veces… los tres abortos no se concretaron por algo inesperado que sólo puede ser atribuido a las oraciones que algunos rezaban afuera (de la clínica de abortos).

¿Qué dices a las personas que oran fuera de las instalaciones de aborto?
En primer lugar, ¡no se detengan! Nada de lo que sucede en esa clínica de aborto puede hacerte daño. Claro, habrá demonios por todas partes, pero hay que pensar en Satanás como un perro con una correa… él no te puede morder. Deben estar en estado de gracia cuando vayan. Lleven una botella de agua bendita. No la aspergee sobre las personas que van al centro de abortos o que se oponen a tu oración, porque te llevarán a los tribunales de justicia. Aspergea sobre ti mismo cuando llegues y cuando te vayas, sobre todos los miembros de tu familia. Si usted puede recibir la Santa Comunión antes de llegar allí, sería lo ideal. Si vas a misa ese día, después de la Misa quédate unos minutos pidiendo a Nuestro Señor que envíe a su Madre contigo. Lleva un rosario contigo porque darás un golpe mortal al diablo con él. Hay cosas a las que el diablo teme, pero sobre todo, él tiene miedo de los católicos bien formados; un católico que entiende su fe y comprende de qué se trata la guerra espiritual. Él (Satanás, los demonios) no quiere pelear con alguien que tiene toda su armadura.

En enero de 2008, mientras trabajaba en un quiosco de joyería, Zachary tuvo un encuentro con la Santísima Virgen que cambió su vida. En el medio del centro comercial, absorto en la imagen de la Medalla Milagrosa, Zachary experimentó una paz que sobrepasó todo entendimiento. Esa paz fue Jesucristo, el Príncipe de la Paz. El amor de Nuestra Señora, dice Zachary, lo rescató del infierno llevándolo directamente al corazón de Jesucristo. Él empezó luego a ir a la iglesia católica St. Francis Xavier en Vermont y en mayo de 2008 (durante el mes de María), Zachary King fue sacramentalmente recibido en la Iglesia Católica. El testimonio de Zachary es una invitación a recibir ahora mismo la misericordia y el perdón de Dios que está para todos en el sacramento de la reconciliación y la Eucaristía.

Avatar de Usuario
Ben Venuto

Mensajepor Ben Venuto » Vie 11 Sep, 2015 11:36 am

Surje una página web sobre exorcismos en seis lenguas

La página exorcismus.org tiene como el objetivo ayudar a la gente de todo el mundo a reconocer su estado espiritual y darse un apoyo para mejorarlo.

Prinicipalmente, incluye los artículos que dan un bueno enfoque al tema de las acciones diabólicas - comunes y supernaturales. Tras la enseñanza propia, permite a la persona reconocer su estado con los primeros auxilios. Si la situación resulta peligrosa, hace fácil contactar con un exorcista adecuado.

En este momento, hay 47 artículos en inglés y 12 en español. Hay planes de construir una lista de exorcistas para que el contacto con ellos sea simple - en España tal como en América Latina.

Se puede hacer clic en "me gusta" en Facebook - https://www.facebook.com/Exorcismusorg-459863540746517 y permanecer actualizado.

+++




Volver a “Cajón de Sastre”