CIUDADANOS

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: CIUDADANOS

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mié 24 Abr, 2019 3:51 am



:calceta:

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mié 24 Abr, 2019 3:49 am

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mar 23 Abr, 2019 2:25 am




Entrevista a ALBERT RIVERA


Albert Rivera: "Prefiero un Gobierno sin Vox"


Albert Rivera: "Los escaños de Ciudadanos irán para echar a Sánchez del Gobierno"


Albert Rivera: "Hay que recobrar puentes pero antes hay que volver a la democracia"


Albert Rivera sobre Inés Arrimadas como candidata a la presidencia: "Eso lo tendrán que decidir l...

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Dom 21 Abr, 2019 3:14 am

Imagen
Albert Rivera, durante un mitin de campaña de Ciudadanos en Málaga.


Desastre Rivera

El drama de Ciudadanos no estriba en la incomprensión cainita del liberalismo, sino en su renuncia a ocupar el centro

RAÚL CONDE


Ernesto Giménez Caballero, un fascista de verdad, sostuvo en Manuel Azaña. Profecías españolas (Ediciones Turner) que en política, para triunfar, hay que aparentar ser lo contrario de lo que es. "No por inmoralidad, sino porque las masas lo son a su vez así: de doble fondo; piensan una cosa queriendo la contraria. Esa es la gran tragicomedia de la política". Este axioma explica por qué Albert Rivera cree que el electorado indultará sus giros de cadera, edulcorados gracias a las canonjías mediáticas del naranjismo.

La moción de censura sacó del carril a Cs. Entonces auxiliaba a un PP exangüe y soñaba con desplazar al PSOE. Ahora firmaría un gobierno con una ultraderecha que huele a olla podrida y a sacristía vieja. La degradación de las expectativas riveristas es proporcional a su pésima digestión del sanchismo. Se entiende que censure con duros epítetos la distensión con los independentistas; no la obsesión personalista que le lleva a presentar a Sánchez como un peligro público o cualquier otra sandez de este calibre. El programa socialista repudia la autodeterminación, mantiene la reforma laboral y entierra el impuesto a la banca. Garicano es más compatible con Calviño que con Lacalle. Sin embargo, queriendo taponar la fuga de votos a su derecha, Rivera insiste en limitar sus opciones a ser vicepresidente de un Ejecutivo echado al monte de la aznaridad. Grave error. El cordón sanitario a un partido fundador de la democracia del 78 puede liquidar su liderazgo. Quizá eso justifica la operación de mover a Arrimadas de la Ciutadella a las Cortes.

El espacio de Cs tras el salto nacional giraba alrededor de los valores constitucionales, los derechos de ciudadanía y el europeísmo. Todo eso saltó por los aires con el tripartito andaluz y la bacanal nacionalista de Colón. Esta foto minó la posición de centralidad naranja e instaló a su presidente en la bronca, síntoma de desesperación. A partir de ahí, cuesta abajo: pucherazos en primarias de saldo, aceptación de la foralidad (¿en qué quedó aquello de los libres e iguales?) y un goteo de fichajes en plan coche escoba del bipartidismo, tránsfugas incluidos. El giro a la derecha ha quedado sellado en su doctrina económica: no sólo ampara pingües rebajas fiscales para las rentas altas, sino que descarta prohibir a los bancos abrir oficinas en paraísos fiscales, elimina las propuestas destinadas a acabar con las Sicav y se olvida de regular las puertas giratorias. ¿Regeneración? Quia.

El drama de Rivera no estriba en la incomprensión cainita del liberalismo, sino en su renuncia a ocupar el centro y asumir su papel histórico. Puedes tener tres millones de votos o quedarte en la mitad. Lo que no puedes es alardear de moderado y acabar trajinando leyes con los iluminados que aún berrean el falso mito de la Reconquista.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mar 09 Abr, 2019 1:30 am

Moderno y liberal, llámame

DAVID GISTAU




A DIFERENCIA de Pablo Iglesias, que se dice capaz de agarrar sus contradicciones y cabalgar sobre ellas como sobre el toro mecánico de una verbena, Albert Rivera no siempre parece consciente de las paradojas en las que incurre su discurso y que son pequeños daños colaterales de una vocación de maleabilidad táctica. Como ejemplo, basta señalar que ayer colocó en el mismo pasaje de su intervención una contradicción tan flagrante como denunciar el «adoctrinamiento» nacionalista que se practica en las escuelas catalanas para después, a modo de anuncio solemne, declarar que tiene la intención de imponer como asignatura obligatoria una equivalencia constitucional de la Formación del Espíritu Nacional (FEN) del Movimiento: Formación del Espíritu Constitucionalista (FEC).

Se puede entender su preocupación cívica en un momento español francamente disolvente para las convenciones constitucionales. Pero que los niños sean adoctrinados en las aulas por parte del Estado no es malo o bueno en función de si el adoctrinamiento coincide o no con los valores propios. En ese sentido, tan ampuloso de credo constitucional, a Rivera no queda más remedio que decirle que también los nacionalistas catalanes y los franquistas del FEN creían iniciar a sus niños en el conocimiento de la verdad verdadera y de los valores adecuados para la vida en sociedad. Aun anunciándose continuamente con una combinación de adjetivos que valdría para el perfil de una web de ligue –Albert, moderno y liberal–, el candidato de Ciudadanos tiene el estatalismo tan metido en algún meandro de la mentalidad que no sólo cree que al Estado le corresponde moldear las ideas de mis hijos –adoctrinarlos con la FEC para que sean unos constitucionalistas fetén–, sino que además considera que del Estado depende ejecutar un anhelo tan jeffersoniano como el de llevar a los hogares de las clases medias nada menos que «la felicidad». Mirá vos. Van a venir los de Ciudadanos a casa a prepararnos cenas románticas y a tocarnos el violín.

Tanto en lo de los valores como en lo de la felicidad cabe decirle al Estado, incluso a este posible de Rivera imbuido de narcisismo constitucional: limítese a no incordiar y a no esquilmar con una presión fiscal socialdemócrata –ya la aplique la izquierda o Cristóbal Montoro–, de lo demás nos ocupamos nosotros mismos.

El discurso de Rivera sigue siendo sólido en lo que concierne al rechazo del independentismo, del golpismo y de las componendas mendicantes de un Sánchez capaz de «cualquier cosa» con tal de conservar el poder. Hasta de amenazar con la purga a un abogado del Estado, Edmundo Bal –nombre de novela de Alejandro Dumas–, si no se aviene a descargar la acusación. Hace bien en advertir de cuán penosos pueden resultar estos nueve meses de ignominia constante elevados a una legislatura de cuatro años.

Pero, al mismo tiempo, ese esfuerzo por rebajar siempre el sabor demasiado fuerte de la palabra España con su eufemismo reglamentario –la Constitución–, puede hacerlo pasar por un líder demasiado pacato en un tiempo en que Vox encauza la desinhibición de cierta España harta de cabalgar, no ya contradicciones, sino complejos. Esa es la parte de su electorado, fugitiva de Mariano Rajoy, que parecía no gustar a Ciudadanos y que ahora se le está marchando al maquis para vivir entre fuegos campamentales y no entre aseadas pretensiones centristas.

Rivera es convincente cuando dice que no quiere hablar de los huesos de Franco ni del pasado, sino del porvenir. Cuando asegura que pretende ser un elemento cohesionador, no polarizador, en esta división primaria, anacrónica, entre rojos y azules a la que España parece abocada de nuevo aunque sea con armamento de fogueo. Lo que pasa es que, estallada la guerra cultural y pendiente el cumplimiento del afán de revancha por las rendiciones gubernamentales, volvemos a estar en una España en la que, por desgracia, semejantes propósitos suenan como la tibieza de un tercerista incapaz de escoger posición en la trinchera que le corresponde. Ahí sí surge cierta melancolía por una España eternamente atropellada por los hunos y los hotros que tampoco se va a librar ahora.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Jue 04 Abr, 2019 3:28 am

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Jue 21 Mar, 2019 1:09 pm


LO SIENTO ALBERT: LIBERTAD E IGUALDAD SON INCOMPATIBLES

El director de Hispanidad.com, Eulogio López, recuerda una tautología olvidada: nadie es igual que su vecino...afortunadamente.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Lun 04 Mar, 2019 3:05 am



Ciudadanos reivindica un “feminismo liberal” para diferenciarse de Vox

Albert Rivera, Inés Arrimadas y las principales dirigentes de la formación presentan un decálogo de principios feministas


Decálogo de "feminismo liberal" de Ciudadanos

1. El feminismo es una causa de todos: no es patrimonio de nadie.
Su defensa la abandera cada ciudadano comprometido con la igualdad entre hombres y mujeres.

2. Nunca habrá igualdad sin libertad. El liberalismo percibe la emancipación del individuo sin distinción de sexo, nacimiento, etnia, raza o religión. Por eso, el feminismo liberal es el que defiende que toda mujer tiene igual libertad individual que el hombre.

3. El feminismo es necesario en España y en Europa: queda mucho camino para la igualdad. Por muchos avances obtenidos, sigue existiendo una desigualdad notable en las oportunidades de las mujeres, una brecha salarial inaceptable y la evidencia de una mayor dificultad de las mujeres para alcanzar sus metas. Mientras la igualdad plena no esté conseguida, el feminismo será el arma principal para dar esa batalla.

4. Que ninguna mujer tenga que elegir entre su carrera y su familia. La incorporación de la mujer al mercado laboral no ha ido acompañada de políticas efectivas que permitan ejercer la corresponsabilidad entre mujeres y hombres que demanda la sociedad del siglo XXI.

5. Feminismo no es decir ‘portavozas’, es cambiar políticas. El objetivo de la igualdad no se logra confrontando a los ciudadanos con ideologías caducas, se consigue con políticas públicas efectivas que eliminen las barreras que existen a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

6. El feminismo liberal no excluye al hombre: es una batalla de toda la sociedad. Los hombres son imprescindibles para la tarea que se propone el feminismo liberal. No podemos ignorar a la mitad de la sociedad para emprender la batalla de la igualdad de derechos y deberes.

7. El feminismo liberal pone la educación en el centro. Los ciudadanos deben ser formados de tal manera que se reconozcan en igualdad de derechos y deberes, oportunidades y aspiraciones, posibilidades y metas.

8. Ni un paso atrás en la lucha contra la violencia machista. Tan reduccionista resulta decir que todas las mujeres nacen víctimas como falso que la violencia machista no existe. Es urgente implementar el pacto contra la violencia machista para erradicar esta lacra.

9. Nadie habla por mí: en el siglo XXI, paternalismo NO, solidaridad entre mujeres SÍ. La mujer no se ha sacudido la tutela del varón para caer en la tutela de otras mujeres que pretendan hablar en su nombre.

10. Guerra de sexos es pasado, feminismo liberal es presente y futuro. El feminismo liberal representa el futuro en la lucha por la igualdad. Ningún grupo de presión puede hablar en nombre del conjunto de las mujeres.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mar 26 Feb, 2019 2:01 am

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mar 26 Feb, 2019 1:56 am

Mudanza

DAVID GISTAU




NO ES fácil comprender que el último acto de Inés Arrimadas antes de su mudanza haya sido la excursión a Waterloo. Parece una idea inspirada por las bromas de Boadella encarnando al presidente de Tabarnia delante de la casa de Puigdemont. Pero Boadella puede hacerlo porque el humor bufonesco siempre fue el ámbito de expresión de su profunda inteligencia, más allá de a qué plaga la enfrentara. En el caso de Arrimadas, no es posible ver las ventajas de que la ganadora de las elecciones catalanas, una mujer que ha cimentado su excelente reputación en el contexto institucional más importante de los posibles –el parlamentario–, termine haciendo el troll en un jardín como si fuera a hacer la gamberrada de llevarse, no a un presidente prófugo, sino un enano de escayola. ¿Lo próximo será llamar al timbre de Puigdemont y salir corriendo? ¿Impedirle dormir de noche con caceroladas como hacen las hinchadas en el hotel de concentración del rival? Hay tal cantidad de políticos con necesidad de hacerse notar que la escalada de experimentos creativos, en el ambiente electoral, puede llegar a poner en riesgo toda dignidad, suponiendo que alguna quede intacta. Y nos reíamos de los jinetes spenglerianos de Vox.

Por otra parte, el movimiento de Arrimadas a Madrid conlleva riesgos, no para el partido, sino para ella. Siempre ha sido posible distinguir en Cs dos naturalezas distintas. El microclima catalán, caracterizado por la resistencia al nacionalismo y por la defensa del ciudadano frente a la concepción sacralizada del territorio y su destino manifiesto, ha llenado a Arrimadas de épica y razón moral, de valores personales unívocos. En la dimensión nacional, por el contrario, aparece un partido veleta en la creencia popular, logrero, ambiguo, socialdemócrata por la mañana y liberal la tarde de ese mismo día, capaz de exigir la dimisión de un presidente justo antes de votarlo en su investidura o de definir como emergencia nacional la erradicación de un régimen autonómico que sólo se prolongó gracias a su apoyo. Se entiende que Rivera, con la imagen algo deteriorada por esta falta de solidez y fiabilidad que le obliga poco menos que a jurar solemnemente, como el adúltero en casa, que esta vez no volverá a coquetear con el PSOE, utilice el comodín de Arrimadas como coartada moral. Pero el peligro es en qué puede convertirse ella fuera de un ambiente tan marcado por verdades absolutas y sometida a las veleidades y los bandazos de Cs cuando regatea en el bazar.

Re: CIUDADANOS

Mensaje por Assia » Lun 25 Feb, 2019 4:00 am

No se si este sera el HILO y TEMA apropiado. Si no lo es, que La Adminstracion lo cambie por favor. Ya hace mas de 1 semana que tanto la prensa espanola como revistas chismosas, estan mezclando a Miguel Poveda como admirador de Ciudadanos. Ni por 1 segundo me cabe en la cabeza que Poveda vote por Ciudadanos. Poveda es 1 hombre de izquierda y es el unico que ha hecho 1 homenaje a Federico Garcia Lorca. Solo teneis que teclear en GOOGLE: '' no me encontraron''( YouTube) Poveda se refiere en esa copla en ritmo flamenco a que no encontraron el cadaver de Lorca. Poveda NO esta en esa pandilita de cantantess amigos de Rivera. Si Poveda tiene alguna relacion con Rivera se debe a que la que fuera ex-companera sentimental de Rivera trabaja desde hace algunos anos en la Casa de discos que promociona a Poveda. Poveda dio 1 concierto dedicado a Garcia Lorca creo que se titulaba: '' ENLOQUECIDO'' No se quien ha levantado ese ''bulo'' de meter a Poveda en esa pandillita de amigos cantantes y admiradores de Albert Rivera y su partido politico.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Dom 24 Feb, 2019 2:51 am

La fascinación farandulera de los jóvenes líderes pop

DAVID GISTAU




CUANDO los primeros diputados de Podemos llegaron al Parlamento, con ellos no entró tanto La Gente como la chismografía erótica. No porque fueran más sensuales, sino porque eran más jóvenes. De pronto, allí donde antes imperaba el amansamiento...

...matrimonial –más allá de lo que cada uno hiciera en la clandestinidad–, el Hemiciclo se convirtió en un Melrose Place sin piscina donde los cronistas dedicábamos un buen rato de las conversaciones a actualizar novedades sexuales y a conocer la última hora de las parejas rotas o recién formadas, muy transversales algunas de ellas para la carga de violencia verbal que entonces tenían los debates. Tanta gente joven y emocional, con voluntad de vivir intensamente un momento político diferente y encerrada en un mismo lugar: como para que no volara la ropa interior como en los conciertos de Frank Zappa.

Los periodistas veteranos contaron entonces que, en el primer Parlamento de la Transición, el ambiente era parecido. Coincidían dos factores: la juventud de muchos recién llegados y la emoción propia de una época fronteriza, de un hecho posiblemente histórico al que uno ha sido llamado a participar. Si, para algunos, un congreso de odontología es una emocionante oportunidad erótica, cómo no va a serlo estar en una forja del tiempo nuevo amenazada por el golpismo y la reacción. Con todo, el hedonismo de la nueva política, más o menos oculto bajo la impostura de la dolida conciencia social y de la devoción auxiliar de los predicadores, fabricó una percepción distinta de la de aquellos jóvenes de la Transición de los que se decía que se teñían canas para hacerse más venerables: los de ahora terminaron por adaptar a la política el revuelo superficial de lo It, de las boy-bands, de los actores de serie juvenil que son fotografiados en la calle junto a su nueva pareja, «somos sólo buenos amigos». Todo cambió. Los jóvenes políticos posaban en las revistas como ídolos del pop, o en las alfombras rojas con esmoquin de aceptar un Goya, incluso los que en teoría eran feroces caudillos revolucionarios. La política dejó de consistir en exponer al electorado a una familia convencional que podría ser la de cualquiera, así como en presentar credenciales de madurez y estabilidad mediante la paternidad, la solidez familiar y el bagaje libresco. Ahora que sólo se habla de series, y sin ningún pudor, el Rivera que todo se lo explica a través de Borgen respondió una vez, a la pregunta de qué había leído ese año, que llegó a empezar una novela de Lucía Etxebarría. Hasta la misma Reina, trascendiendo la gravedad numismática de su antecesora, adaptó a la Corona la figura de la WAG Instagramer, aparentemente más frívola, que hizo que al Rey le encajara un acrónimo de futbolista, FB6. El matrimonio Sánchez metió Moncloa en esta misma corriente de lo It en la cual el Falcon es un complemento de vestuario como de irse los parvenus a su primer veraneo en Saint-Tropez.

La pareja recién filtrada a los mentideros, la de Rivera y Malú, es la síntesis perfecta de esta transformación del ecosistema político de la que escribió el otro día Manuel Hidalgo. Hablamos de líderes que no se vuelven menos fiables ante el electorado por el hecho de enlazar noviazgos de famosos en lugar de fundar familias y por convertirse en personajes del couché que dan la misma carnaza liviana que cualquier socialité. Es decir, los políticos entraron en un ámbito del cual antes huían espantados porque su seriedad tecnocrática corría el riesgo de ser sometida a abrasión. Hay que reconocerle a Sánchez que fue el primer líder de un partido clásico en comprender esto, y por ello irrumpió en programas como el de JorgeJa que no son precisamente como cuando Bernard Pivot entrevistó a Felipe González sobre sus gustos literarios en Apostrophes.

    Imagen
    AMORES ‘PRÈT-A-PORTER’ L a nueva política ha conseguido que el político profesional se convierta en la nueva ‘socialité’. La relación de Rivera y Malú, recién consagrada por el ‘couché’, es significativa de estos tiempos en que políticos jóvenes, refractarios a la imagen familiar y convencional, pasean por la espuma de los días como ídolos del pop monos y enamoradizoso.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Sab 23 Feb, 2019 3:24 am

Imagen
Beatriz Tajuelo cada vez tenía más protagonismo como ‘primera dama’ de Cs.


EL SOPLO QUE FILTRÓ LA RELACIÓN DE ALBERT RIVERA Y MALÚ

La cantante está convaleciente y no había motivos para que un fotógrafo hiciera guardia en su casa. La relación coincide con el fin de la del líder de Ciudadanos con Beatriz Tajuelo. La carrera de Malú puede verse afectada por el romance.

ANTONIO DIÉGUEZ


SU VIDA SENTIMENTAL Gonzalo Miró era el único novio conocido de Malú. La relación comenzó a principios de 2015 y terminó a finales de 2017. La intérprete de ‘Aprendiz’ fue vinculada sentimentalmente en el pasado con el actor Antonio Velázquez y el futbolista Sergio Ramos. Por su parte, Rivera se separó en octubre de 2013 de la psicóloga Mariona Saperas después de dos décadas y una hija en común. El presidente de Ciudadanos inició después una relación con Beatriz Tajuelo, que terminó el pasado mes de noviembre, como filtró el equipo de Rivera.

CIUDADANOS CONTINÚA su temporada agitada y no únicamente por las elecciones. Si el mes pasado se hizo pública tanto la ruptura de Albert Rivera (39) con Beatriz Tajuelo (40) como el divorcio de Juan Manuel Villegas (50), además del inesperado tercer embarazo de Begoña Villacís (41), ahora la formación naranja trata de afrontar la última tormenta mediática. Este miércoles 20, el mismo día en el que su líder se enfrentaba a Pedro Sánchez en el último pleno del Congreso de los Diputados, la revista Semana sacaba a la luz unas fotografías de Malú entrando en el chalet de Rivera el 14 de febrero y abandonando el inmueble a la mañana siguiente. Según dicha publicación, celebraron juntos San Valentín. Como demuestra el material gráfico, la sobrina de Paco de Lucía no quiso pasar esa romántica fecha sola, y eso que hacía tan sólo dos semanas antes la habían intervenido quirúrgicamente de su tobillo izquierdo en el Hospital Puerta del Sur de Móstoles (Madrid), motivo por el que canceló su gira. De ahí que los paparazzi captaran a la artista saliendo de su domicilio con muletas el Día de los Enamorados. Ya en un Audi de color negro conducido por un chófer, Malú se desplazó hasta la casa del presidente de Ciudadanos, situada en Pozuelo de Alarcón (Madrid) y accedió a la vivienda por el garaje para extremar toda precaución.

Alejandro Sanz (50) cuenta con un papel clave en esta relación, pues Albert y la cantante se vieron dos veces en diciembre en la vivienda que el artista posee en La Finca, la exclusiva urbanización madrileña, que es el mismo inmueble que puso en venta hace un año por 11 millones de euros.

“Alejandro hace muchas cenas en su casa con gente muy distinta. Puedes ver allí desde Sergio Ramos hasta Finito de Córdoba. O Pablo Alborán y Helena Tablada. Le gusta mucho mezclar gente”, desliza a LOC un invitado a esos encuentros. Sanz convocó a varios amigos el pasado 11 de diciembre con motivo del estreno de un videoclip. Entre los asistentes estuvieron Rivera y Malú, además de Fernando Tejero, Pablo López y Miguel Poveda, para quien, curiosamente, trabaja Beatriz Tajuelo, ex del político.


JUGANDO AL DESPISTE

A la semana siguiente, Alejandro organizó una cena más íntima por su 50 cumpleaños, a la que el presidente de Ciudadanos y la sobrina de Paco de Lucía llegaron juntos. Pero, tal y como confirman a este suplemento, jugaron al despiste en la gran celebración del 18 de diciembre, mismo día en el que el intérprete de Corazón partío alcanzó su medio siglo de vida. Entre los 80 invitados a esa fiesta, que tuvo lugar en el restaurante Ramsés, sí que figuraba Malú, pero no Albert.

Rivera, con la acreditación al ‘backstage’ de un concierto de Malú.

A pesar del papel clave de Alejandro Sanz en esta historia, Rivera y Malú se conocen desde antes. Ya en diciembre de 2016, el líder de la formación naranja acudió al concierto que la cantante ofreció en Barcelona. De hecho, Albert contó con una acreditación que le permitió acceder al backstage del Palau Sant Jordi. Es habitual que el político se reúna con los artistas en sus conciertos, como ocurrió el año pasado con Raphael, Pablo López y Fito & Fitipaldis. Sin embargo, hace dos años tanto Albert como Malú disfrutaban del amor por separado: mientras que la primera trataba de llevar en secreto su relación con Gonzalo Miró, con quien rompió en otoño de 2017, el catalán salía con Beatriz Tajuelo. Aun así, Rivera no dudó en mostrar públicamente su admiración hacia la cantante vía Instagram: “Anoche en el Palau Sant Jordi demostró por qué es una de las mejores artistas españolas. Muy grande”. Además de coincidir de nuevo en junio de 2017, en el concierto que Alejandro Sanz realizó en el estadio Vicente Calderón para conmemorar el 20 aniversario de su disco Más, Albert volvió a ver a Malú en directo el pasado 14 de diciembre en la capital, tres días después de estar con ella en casa de Sanz y ya separado de Tajuelo. Terminado el recital, el presidente de Ciudadanos piropeó a la sobrina de Paco de Lucía en Instagram: “Qué suerte tenemos los españoles de contar entre nosotros con una artista y una mujer del talento, el arte, la sensibilidad y la energía de Malú. Su nuevo espectáculo es de lo más completo que se puede ver en la música nacional e internacional. De verdad, ¡no os lo perdáis!”.


El equipo de Rivera insistió mucho en que el líder había roto con Tajuelo en noviembre. Ahora calla cuando se ha sabido que en diciembre ya había tenido varias citas con la cantante

LA EX, AL TANTO

Aunque la admiración de Rivera hacia la cantante empezaba a ser más que clara, lograron mantener sus citas en secreto hasta principios de febrero, cuando surgieron los primeros rumores. Por esas fechas, Beatriz Tajuelo aumentó su actividad en las redes: además de abrirse una cuenta en Instagram, la ex del político comenzó a dejar mensajes crípticos en Twitter.

“A pesar de los errores, a pesar de las caídas, a pesar de las lágrimas, a pesar de las heridas, a pesar de las… Malas decisiones y compañías. A pesar de los pesares y pese a quien le pese, seguimos brillando, seguimos soñando, seguimos luchando. ¡Seguimos en pie!”, publicó el pasado día 13, la víspera de San Valentín. Sobre si la ex azafata de Air Nostrum ya conocía el nuevo romance, resulta difícil que no estuviera al tanto por amistades en común, como Miguel Poveda. No obstante, la periodista Lydia Lozano aseguró en Sálvame esta misma semana que Albert llegó a solapar relaciones: “Él se separa de su pareja porque ella les pilló”. LOC se ha puesto en contacto con la familia de Tajuelo para contrastar tales informaciones, pero se ha mostrado totalmente opaca: “No vamos a hablar. Ni desmentir ni confirmar”.

Otros medios también difunden estos días que hay más fotos de Rivera y Malú en actitud más cariñosa, pero que, de momento, permanecen guardadas en un cajón. Son rumores sin fundamento, ya que desde Semana y otras revistas deslizan a este suplemento que no poseen más material. La única incógnita en este bombazo es la identidad del paparazzi que destapó el romance. “Siendo un político, no se va a saber. Pero está claro que hubo un chivatazo. Ningún fotógrafo hace guardia en casa de Malú porque sí. Si encima ella estaba recién operada, no tenía sentido que saliese ese día a la calle”, comentan a LOC desde una agencia de noticias.

Los lectores de Semana no fueron los únicos sorprendidos al ver la portada. El bombazo también pilló por sorpresa a la cúpula de Ciudadanos, pues no hubo ningún aviso por parte del semanario. Aun así, el equipo de la formación no tardó en ponerse de acuerdo para dar la misma respuesta: “No hablamos de la vida privada de Albert Rivera”, manifestaron distintas fuentes procedentes del partido. Sorprendentemente, varias de esas personas fueron las mismas que se encargaron de filtrar el pasado 7 de enero la ruptura del político con Tajuelo.

Tras ser operada de su tobillo, Malú recibió el alta médica el 2 de febrero. La cantante y Rivera tienen raíces andaluzas. Pepe de Lucía, padre de la cantante, es de Algeciras (Cádiz), mientras que la madre y los abuelos del político nacieron en Cútar, un pueblo de Málaga.

En esa ocasión, Ciudadanos sí controló la situación. Por un lado, aprovecharon para hacer público el embarazo de Begoña Villacís días después, información que habían negado a LOC. Pero también, desde la formación naranja, se insistió en que el noviazgo del catalán y Tajuelo se había terminado en noviembre.

Dentro de Ciudadanos se encuentran preocupados por cómo puede afectar este idilio a corto plazo a Rivera. No hay que olvidar que las próximas elecciones generales se celebran el 28 de abril. Sin embargo, Personality Media, consultoría de márketing especializada en posicionamiento de celebridades, analiza el impacto del romance en sus protagonistas y opina que la mayor perjudicada será Malú.


INCREPADA

“En la medida en que esta relación se pronuncie o sea más explícita, más afectará a la imagen de la cantante. Si hace gala y campaña junto a su nueva pareja, le puede generar un problema”, explican a LOC desde dicha consultora, que incide en la buena valoración que hacía el público de Malú hasta esta semana: “Entre las 783 mujeres nacionales incluidas en el estudio de Personality Media, ella ocupa el puesto número 20. Tiene muy buen posicionamiento en valores como llamar la atención, modernidad y marcar tendencia”. De momento, muchos fans de Malú ya se encuentran divididos. Incluso, algunos de los que se refieren a la pareja como Malbert no dudan en transmitirle a su ídolo en las redes que desaprueban la relación, llegando a dejar comentarios negativos en su cuenta de Instagram.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 23 DE FEBRERO DE 2019

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Jue 21 Feb, 2019 3:25 am



EL ENTORNO DE ALBERT RIVERA CALLA SOBRE MALÚ

El político y la artista. Sólo unas semanas después de anunciar el fin de su relación con Beatriz Tajuelo, el equipo del presidente de Ciudadanos evita confirmar su romance con la cantante: “No hablamos de su vida privada”

MARINA PINA MADRID


La vida privada de Albert Rivera vuelve a ser noticia apenas un mes después de que confirmara su ruptura con Beatriz Tajuelo. El presidente de Ciudadanos mantiene una relación con la cantante Malú.

La información la ha desvelado la revista Semana. La publicación ilustra su reportaje con unas fotografías tomadas el día de San Valentín. En ellas se puede ver a la cantante abandonar su domicilio de Madrid en un coche con conductor que la lleva hasta la casa que Rivera tiene en Pozuelo de Alarcón.

La cantante permaneció en el domicilio toda la noche y al día siguiente el mismo coche la llevó a su casa. Pese a la naturalidad con la que en su día se habló del romance de Rivera con Tajuelo, su entorno ahora no quiere valorar la relación con Malú.

«No hablamos de su vida privada» es el mantra que varias fuentes de Ciudadanos repiten a La Otra Crónica ante las preguntas sobre la relación. Aunque las voces oficiales no desmienten el romance, tampoco ofrecen más datos que los que ya aparecen en la revista.

La publicación asegura que Malú y Rivera estrecharon su amistad hace dos meses y que desde entonces su relación es conocida por el círculo de amigos que tienen en común y que pertenece al mundo artístico. La incipiente pareja se codea con Miguel Poveda y también con Alejandro Sanz, padrino artístico de Malú y amigo de Rivera.

De hecho, el autor de Corazón Partío ha organizado dos fiestas en su casa a las que, según Semana, han acudido juntos Malú y Rivera. La primera fue en diciembre del año pasado, cuando Sanz celebró su 50 cumpleaños. La segunda tuvo lugar hace unos días, cuando el cantante organizó un pase privado para mostrar a sus amigos su nuevo videoclip.

Los últimos aconteci-mientos en la vida de Albert Rivera sitúan el principio de la relación con Malú cercano a la ruptura con Tajuelo. El pasado 9 de enero, el equipo del político filtró la noticia de su ruptura con la ex azafata después de cuatro años de relación. Según confirmaron, la pareja se separó en noviembre pero Rivera manejó los tiempos para desvelar la ruptura cuando más le convenía a él. La ex del líder de la formación naranja tuvo dos meses para rehacer su vida y abandonar el domicilio conyugal.

A tenor de la nueva ilusión del político, puede que la filtración de la ruptura tuviera algo que ver con Malú, ya que el pasado 14 de diciembre el líder de Ciudadanos estuvo en el concierto que la cantante ofreció en el WiZink Center de Madrid. «Qué suerte tenemos los españoles de contar entre nosotros con una artista y una mujer del talento, el arte, la sensibilidad y la energía de Malú. Su nuevo espectáculo es de lo más completo que se puede ver en la música nacional e internacional, de verdad, ¡no os lo perdáis!», escribió Rivera en su perfil personal de Instagram junto a los hashtags #Malú #Oxígeno #España #arte y #Devuelvemelavida.

Esta es la tercera relación pública del político. Rivera está divorciado de Mariona Saperas, con quien tiene una hija de ocho años. A los pocos meses de la separación, el líder de la formación naranja comenzó un romance con Beatriz Tajuelo, quien desde el año 2014 permanecía a su lado y cada día cobraba más protagonismo en los actos públicos del político. Con el fin de su relación, Tajuelo volvió a residir en Barcelona y continúa trabajando a las órdenes de Miguel Poveda, amigo de Rivera y de Malú.

La vida privada de la cantante es igual de hermética que la de su nueva ilusión. Hasta 2014 no se relacionó a Malú con ningún personaje público. Entonces comenzó una relación con el televisivo Gonzalo Miró. El noviazgo duró tres años y, desde la ruptura en 2017, no se conocía ninguna otra pareja a la sobrina de Paco de Lucía.

De momento, parece poco probable que Malú se pronuncie sobre el noviazgo, ya que en la actualidad se encuentra de baja tras la rotura de ligamentos que sufrió el pasado mes de octubre y que le ha obligado a suspender su gira.

Tampoco parece que Albert Rivera o su entorno vayan a confirmar la relación- Aunque, a pocas semanas de comenzar la campaña electoral, el equipo de Rivera tendrá que valorar si les conviene de cara al electorado que sea el único candidato soltero... o si es mejor que Malú entre en escena.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mié 20 Feb, 2019 7:16 pm

Imagen

Arriba