EL CASO JUANA RIVAS

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: EL CASO JUANA RIVAS

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mar 28 Nov, 2017 6:52 pm

Imagen

Rechazado el recurso de Juana Rivas para que se reabra su caso por malos tratos

La Audiencia de Granada entiende que los hechos denunciados ocurrieron en Italia y que por tanto la jurisdicción competente es la italiana.


La Audiencia de Granada ha desestimado el recurso de Juana Rivas contra los dos autos del Juzgado de Violencia sobre la Mujer 2 de Granada en los que se deniega la reapertura de las diligencias por supuestos malos tratos contra su expareja, el italiano Francesco Arcuri, al entender que los hechos denunciados ocurrieron presuntamente en Italia y que por tanto la jurisdicción competente es la italiana.

En un auto notificado este martes, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial expone que el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer descartó abrir el caso porque "ya obraba una resolución firme sobre la falta de jurisdicción" española para investigar el asunto.

Además, a instancias del Ministerio Fiscal, se había remitido a la autoridad italiana la denuncia que Juana interpuso en Granada. En ella se refiere a unos supuestos malos tratos sufridos por parte de Arcuri (como insultos, vejaciones, humillaciones, y agresiones), durante su convivencia en Carloforte (Italia) a partir de junio de 2013, cuando reanudan la convivencia después de un periodo de separación, hasta su llegada a España para disfrutar de unas vacaciones en mayo de 2016.

Uno de los argumentos esgrimidos por la defensa de Juana Rivas para pedir la reapertura del caso fue la circunstancia de que Francesco Arcuri se trasladara a territorio español para recoger a los niños, tras determinar el Juzgado que ella se los tenía que entregar, dentro del procedimiento civil que se abrió por sustracción de menores cuando ella los sacó de Italia sin permiso paterno.

Este extremo lo rechazó el Juzgado en su momento y lo refrenda ahora la Audiencia Provincial de Granada, que ve "absolutamente inasumible" una doble investigación "por dos Estados soberanos en el ámbito de la Comunidad Europea, de unos mismos hechos, contraviniendo Tratados internacionales sobre la materia".

La Audiencia sostiene que de la ampliación de la denuncia de Juana Rivas no se extraen nuevos hechos que justifiquen una reapertura de las diligencias.

También opina que su criterio de personarse, un año después, en las actuaciones como acusación particular y solicitando la reapertura de las diligencias por malos tratos, "parece más bien ir presidido por el interés de impedir la resolución judicial" que le obligaba a la entrega forzosa de los menores al padre.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mié 01 Nov, 2017 3:02 pm

Imagen

Juana vuelve con sus hijos: "Piden que estemos juntos para siempre por Navidad"

Este martes se han visto por primera vez Rivas y Arcuri desde que ella huyera con los niños a España en el verano de 2016, aunque sólo "de refilón". La próxima vista del juicio en el que se dirimirá sobre la custodia de los menores será el 30 de noviembre.

Juana Rivas se ha reencontrado con sus hijos justo a la salida de la primera sesión del juicio en el que se decidirá su custodia. El encuentro ha tenido lugar en Cagliari (Cerdeña), gracias a una resolución judicial que daba un permiso a la madre de Maracena para poder pasar dos días junto a los niños, de 3 y 11 años.

La reunión no se pudo producir este lunes: su expareja y padre de los menores, Francesco Arcuri, alegó que no podían acudir "por motivos urgentes", según indicó la letrada de Rivas en Italia, Eugenia Álvarez, a EL ESPAÑOL. La defensa del padre esgrime que no se pusieron de acuerdo en el lugar de recogida, puesto que "entendían" que debía realizarse en el domicilio de los menores, en el islote de Carloforte. Es allí donde tienen fijada su residencia habitual con Arcuri, que fue condenado a prisión por "lesiones en el ámbito familiar" en 2009.



Ahora, Juana Rivas está "muy feliz", tal y como ha asegurado ella misma a este periódico. Este martes pudo abrazar por primera vez a sus hijos en dos meses, desde que se los entregó a Arcuri de acuerdo con una orden judicial.


Su defensa, optimista ante la posición del juez

"Estamos los tres muy bien, muy felices, estamos divirtiéndonos", asegura Rivas. Su defensa también se muestra optimista tras la primera sesión del juicio que resolverá la guardia y custodia de los menores, donde consideran que el magistrado "se ha mostrado sensible a lo que le ha contado Juana".

La próxima vista del juicio se celebrará el 30 de noviembre. En la sesión de este martes se han visto por primera vez Rivas y Arcuri desde que ella huyera con los niños a España en el verano de 2016, aunque sólo "de refilón", indica la abogada Álvarez. En esa época fue cuando se produjeron los supuestos malos tratos que siguen investigándose tras la denuncia de Rivas en España.

Imagen

De momento, Juana relata a este diario que lo único que le dicen sus hijos es "que lo consiga. Me dicen 'consíguelo ya mamá, por favor'. Antes me decían que para Halloween; ahora, me piden que estemos juntos para siempre desde Navidad".


Dos procesos judiciales

Al margen de este proceso sobre la custodia de los niños, que pertenece a la vía civil, Juana Rivas está siendo investigada por el Juzgado de Instrucción 2 de Granada por supuesta desobediencia judicial y sustracción de menores después de que saliera de Italia con los niños sin el permiso paterno y pasara un mes ilocalizable incumpliendo la orden judicial que le obligaba a entregárselos a su expareja.

Imagen

Mientras tanto, la investigación abierta por la vía penal en el Juzgado de Instrucción 2 de Granada contra Juana Rivas por sustracción de menores y desobediencia judicial sigue su curso y, según las fuentes consultadas por Europa Press, se encuentra ya "muy avanzada", a la espera de una serie de informes que permitirían el cierre de la instrucción.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mar 31 Oct, 2017 1:40 am

Imagen

Arcuri no entrega sus hijos a Juana Rivas

Una orden judicial permitía a la madre pasar hasta el miércoles con los dos menores sin presencia paterna

Francesco Arcuri, finalmente, no ha llevado a sus dos hijos esta tarde al lugar en el que tenía que recogerlos Juana Rivas. La madre de Maracena, que en julio pasado se fugó con los dos niños para no entregárselos a Arcuri, no ha podido reunirse hoy con ellos a su llegada a Italia como tenía previsto. Una resolución judicial permitía a Rivas estar con los dos niños, de 3 y 11 años, durante su estancia de tres días en Cagliari, donde debía acudir para el juicio en el que se iba a dirimir de manera definitiva la guardia y custodia de los dos niños. Pasadas las cinco de la tarde, Juana Rivas y sus abogados han llegado al hotel donde residirán estos días y se han dado cuenta de que los niños no habían llegado ni, probablemente, iban a llegar. Ante eso, Mª Eugenia Álvarez, la abogada de Rivas en Italia, ha presentado un escrito en el que se establecía un nuevo límite para la entrega, las 7 de la tarde. A esa hora, como todas las señales hacían prever, ni Arcuri ni los niños se han presentado. Llegada la hora límite, los abogados de Juana se han dirigido a comisaria para interponer una denuncia.

Enrique Zambrano, abogado en España de Arcuri, explica las circunstancias por las que no ha sido posible el reencuentro. “Hemos esperado todo el fin de semana a que la señora Rivas nos indicara si iría a Italia o no. Finalmente, la confirmación de que sí lo haría, y de que quería reunirse con sus hijos, nos ha sido comunicada a las ocho de la mañana de hoy. Nos indicaba que quería reunirse con ellos a las cuatro de la tarde en Cagliari. En esas circunstancias, Francesco Arcuri no ha tenido tiempo material para el traslado de los niños al lugar donde estaba su madre”. El equipo de Arcuri considera que mañana, tras la comparecencia de Arcuri y Rivas ante el juzgado número uno de lo Civil del Tribunal de Cagliari, será el momento más apropiado para el reencuentro materno filial.

La reunión de Juana Rivas con sus hijos ha sido un asunto que llevaba fraguándose algunos días antes de la resolución judicial del viernes pasado. En un primer momento, Mª Eugenia Álvarez contactó con los abogados de Arcuri en Italia para ello. Éstos no se negaron pero insistieron en que el encuentro estuviera supervisado en todo momento por Arcuri o alguien de su confianza. La letrada de Rivas no estuvo de acuerdo y tras intervención del juez, se dictó una resolución por la que la reunión sería supervisada por la propia Álvarez o por Addolorata Marseglia, la otra letrada italiana del equipo de Arcuri. Esa resolución, incumplida hoy, ha sido también recurrida por la representación legal de Arcuri, que pide, al menos, una supervisión neutral como la de los Servicios Sociales de Carloforte. También quieren que la reunión entre la madre y sus hijos sea limitada en el tiempo a un par de horas al día.

Detención de Rivas

Por otro lado, el viaje de Juana Rivas a Italia ha requerido de sus abogados una investigación que les permitiera viajar con la tranquilidad de que no sería detenida por ninguna causa pendiente. Finalmente, según declaraciones de José Estanislao López a este diario, consiguieron una certificación judicial que les indicaba que no habría tal detención. No son de la misma opinión en el equipo legal de Arcuri. Según sus abogados, en este momento en un juzgado penal de Cagliari existe una causa contra Juana Rivas por sustracción de menores. Enrique Zambrano explica que la demanda civil por sustracción de menores que Arcuri presentó contra su expareja en agosto de 2016, tres meses después de la salida de Rivas con sus hijos de Carloforte, ha derivado en una causa penal al no haber entregado a tiempo a sus hijos. Aunque no esperan una detención, en el equipo legal de Arcuri sí consideran la posibilidad de que la policía la detenga para ficharla e interrogarla sobre su marcha de Italia y todo lo acontecido después.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Lun 30 Oct, 2017 2:09 pm

Imagen

Juana Rivas viaja a Italia para pasar varios días con sus hijos

Un juez italiano permite a la madre de Maracena estar con los dos menores durante su estancia en el país para el juicio por la guardia y custodia

Dos meses y dos días después de entregar sus dos hijos a su padre en unas dependencias judiciales de Granada, Juana Rivas podrá volver a pasear libremente con ellos. Será en Italia, donde un juez ha dictado una resolución que permite a Juana estar con sus niños desde la tarde de hoy lunes, en la que llegará a Italia, hasta su vuelta a España el 1 de noviembre. Madre e hijos podrán estar juntos sin la supervisión del padre, Francesco Arcuri, ni de ningún abogado o representante de éste. Sí estará obligada a tener cerca de algunas de sus dos letradas en Italia, que deberán comunicar a Arcuri su itinerario y su lugar de residencia estos días.

El auto ha sido dictado en respuesta a una petición de María Eugenia Álvarez, abogada en Italia de la madre de Maracena (Granada). La decisión judicial ha sido una sorpresa para la madre, que no contaba en un futuro cercano con pasar tiempo en persona con sus hijos. La única relación de Juana con sus hijos en estos dos meses ha sido a través de móvil o videoconferencia.

Juana Rivas viaja a Italia originalmente porque debe comparecer el martes a las 9.00 en el juzgado número uno de lo Civil del Tribunal de Cagliari, capital de la región de Cerdeña. Allí, un tribunal debe decidir de modo definitivo quién de los dos, Juana o Francesco, se hace cargo de la guardia y custodia de los dos menores, de 3 y 11 años de edad. Ese mismo tribunal otorgó dicha guardia y custodia a Francesco, de modo temporal, el 3 de julio pasado. Ahora, la sentencia será definitiva. No obstante, no se espera una decisión en esta sesión.

José Estanislao López, abogado de Rivas, explica que "en esta comparecencia, los jueces van a interpelar tanto a Arcuri como a Juana; no habrá más testigos, ni niños, ni peritos ni pruebas. Eso, si ocurre, será en una fase posterior". Si no hay retrasos en su plan de viaje, Juana Rivas llegará a Cagliari este lunes pasadas las cuatro de la tarde. Tres horas después, aproximadamente, podría estar en Carloforte, el pequeño pueblo de Cerdena en el que viven con su padre

La del tribunal de Cagliari es la última etapa de una larga secuencia de denuncias, fugas, desencuentros y enganchones judiciales entre madre y padre que han acabado con ellos y sus hijos en el centro de una de las batallas parentales más mediáticas de los últimos años. De hecho, el equipo de abogados de Juana Rivas ha tenido la precaución de asegurarse de que no existe ningún caso abierto contra Juana en Italia que pueda provocar su detención al pisar suelo italiano. Un certificado judicial en su poder, comenta López, así lo asegura.

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Etiopia » Mar 19 Sep, 2017 6:41 am

Agresion sexual???


Caso Juana Rivas: el otro sumario

Son las diligencias 1627/17 del juzgado número dos de Granada. Tratan de averiguar si un hijo de Juana Rivas, la mujer víctima de malos tratos que se quedó con ellos en España desde el verano de 2016, sufrió una agresión sexual. La jueza ordenó a finales de agosto a la Guardia Civil que investigue las lesiones que sufrió el niño. Un informe psicológico, en cambio, no ha detectado señales de que fuera víctima de “violencia sexual”.

Se recibe llamada del hospital Materno Infantil solicitando la presencia del médico forense por sospechas de una agresión sexual a un menor”. El aviso llegó al juzgado número dos de Granada, que dirige la magistrada María Ángeles Muñoz, el 11 de abril a las cinco y media de la tarde. El menor es hijo de Francesco Arcuri y Juana Rivas. El padre fue condenado por golpear a la madre en 2009; ella denunció a su ex marido de nuevo por malos tratos, incluido un intento de estrangulamiento, en julio de 2016. Y decidió quedarse en Maracena (Granada) con sus hijos y no entregarlos al padre, que vive en Italia y tiene su custodia ahora.

Las investigaciones han revelado que el niño y su madre estuvieron en Urgencias del hospital Virgen de las Nieves de Granada. Fueron acompañados de un policía municipal.[/b] En el informe de la pediatra ya se recoge que la madre “ha denunciado al padre por maltrato físico” y que “el padre ha denunciado a la madre por sustracción de menores”. Tras ver las lesiones del niño, la médica avisó al juzgado y acudió la forense de guardia.

Esta otra especialista, tras examinar al menor, emitió un informe, que incluye fotografías, en el que asegura que fueron las profesoras del niño las que “en varias ocasiones llamaron a la madre” y le advirtieron de sus dolores. La forense concluyó que no se podía descartar que el menor hubiera sido objeto de una agresión sexual.

En mayo, la Fiscalía de Menores de Granada abrió un expediente para que “se depuren responsabilidades” y la Junta de Andalucía puso en marcha una “información previa” para determinar si el niño sufría “indicios de desasistencia”. El expediente incluye el cuestionario SIMIA –donde se valora el posible maltrato como grave– y recoge que la madre no había dado una explicación convincente de las lesiones que presentaba su hijo.

[b]Psicólogos


El menor fue derivado al Programa de Evaluación y Tratamiento de Víctimas de Violencia Sexual de la Fundación Márgenes y Vínculos para que fuera examinado por psicólogos especialistas.

A finales de agosto, en plena batalla entre Juana Rivas y su ex marido, la jueza dio un plazo de 15 días a la fundación para que emitiera su informe. También ordenó a la Guardia Civil que practicara diligencias de investigación sobre la supuesta agresión sexual. El 30 de agosto, la fundación entregó el informe basado en entrevistas con el hijo de Juana Rivas y Francesco Arcuri. El escrito consta de siete folios, recoge los antecedentes del caso e incluso que el informe médico indicaba que el niño había referido que “alguien” le había hecho daño.

Entrevistas

Los psicólogos se entrevistaron varias veces con el menor durante el mes de mayo, también con la madre. Fuentes próximas al caso refieren que Juana Rivas se mostró “colaboradora en todo momento”. El crío, por su parte, explicó que su madre lo llevó al médico y recordó que sufría dolores, pero no supo dar una causa concreta de ellos.

Las mismas fuentes indican que la madre se mostró “preocupada” porque su hijo hubiera podido ser víctima de un delito tan grave, y que no pudo señalar un posible agresor, si es que este existiera. La mujer planteó otras posibilidades para explicar las lesiones, en alusión a problemas de estreñimiento que sufren ambos, madre e hijo. En cuanto a la Hoja de Consulta del Centro de Salud, Juana Rivas explicó que el médico no entendió bien lo que le contó su hijo y añadió que ella estaba en desacuerdo con lo que se escribió allí.

El menor no relató en las entrevistas haber sufrido ningún episodio de violencia sexual y el informe concluye que deberán ser los médicos los que determinen el origen de sus lesiones. En las conclusiones se establece, según fuentes del caso, que en las entrevistas con el niño y su madre no se detectaron “indicadores psicológicos relacionados con una presunta violencia sexual” y que tampoco puede determinarse “la compatibilidad de los indicadores médicos con una situación de violencia sexual”. Las psicólogas proponen finalmente que, dado que el origen de la sospecha es “principalmente” médico, se realice un seguimiento al niño y añaden que aunque el menor no ha atribuido sus lesiones a una causa concreta, eso no eliminaría la posibilidad de que haya podido ser víctima de algún tipo de agresión. | Sigue leyendo.
http://www.interviu.es/reportajes/artic ... ro-sumario

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Lun 18 Sep, 2017 11:54 pm

Imagen

El objetivo de Arcuri: meter a Juana Rivas en la cárcel y que no vea a sus hijos

El equipo legal italiano del condenado por agredir a Rivas pretende batallar para lograr que ella ingrese en prisión hasta un máximo de diez años. Sus abogados también quieren la custodia permanente de los hijos para Arcuri.


"No quiero ver a Juana en la cárcel", decía Francesco Arcuri en una entrevista hace tan solo dos semanas. También aseguraba que no se cerraba a una custodia compartida. Aquellas declaraciones aparentemente reconciliadoras ahora quedan atrás: su estrategia legal pasa por lograr el ingreso en prisión de Juana Rivas y de que esta esté lo más lejos posible de sus hijos, tal y como informa El País.

El equipo legal italiano de Arcuri, encabezado por Bruno Poli, ha dejado claro que habrá batalla y que esta consiste en el máximo castigo posible: que Juana Rivas vaya a la cárcel. Poli señala que en la vía penal italiana solo está viva "la denuncia contra la madre por sustracción de menores, cuya pena máxima en Italia es de cuatro años [de cárcel] y suspensión de patria potestad", explica a EL ESPAÑOL. No queda ahí: están preparando otro procedimiento que no sería el de sustracción de los niños, sino el de su secuestro. La pena de cárcel ya no sería de uno a cuatro años, sino de uno a diez.

Mientras el equipo legal español que representaba a Arcuri (liderado por José Luis Sariego y que abandonó su defensa a principios de septiembre) proponía "una custodia compartida en Italia", los abogados italianos lucharán por una custodia permanente para Arcuri (ahora mismo tiene la guardia y custodia provisional), así como modificar su derecho de visita (de ilimitado a que solo pueda verlos en Italia y en presencia del padre).

Imagen

Según Bruno Poli, esto se debe a "la manifiesta peligrosidad de que la señora Rivas pueda volver a secuestrar a los niños". Además, le requerirán 500 euros mensuales a Juana Rivas en concepto de manutención de los hijos de tres y once años.

Por su parte, el equipo legal de Juana Rivas, encabezado por Juan de Dios Ramírez y José Estanislao, rechaza mostrar sus cartas sobre la defensa que llevará a cabo. De Dios Ramírez solo apunta que batallarán en Italia, a donde acudirán, y que "Poli y su equipo pretenden meter miedo a Juana".

Estas últimas cuestiones (custodia y manutención) se decidirán en el próximo gran juicio, que tendrá lugar el 31 de octubre en Italia. De momento, Arcuri, que fue condenado a tres meses de prisión en 2009 por agredir a Juana Rivas, no permite que ella se comunique con sus hijos. De Dios Ramírez y Estanislao han presentado en Italia una demanda para que exista una comunicación diaria entre ella y sus hijos a través de internet.

Por otro lado, el abogado italiano del condenado por agredir a Juana Rivas ha desmentido al anterior abogado español, José Luis Sariego, que aseguró en un comunicado que este habría denunciado a periodistas y políticas, así como habría presentado una denuncia contra la ley de violencia de género española. Asegura que esto último es "falso", a pesar de que Sariego dijo hablar en nombre de Arcuri. Poli sí reconoce que se presentarán "entre seis y siete denuncias" [por difamación] pero no ha especificado contra quiénes.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Lun 18 Sep, 2017 7:44 pm



EL JUICIO SERÁ EL 31 DE OCTUBRE
Nueva entrevista a Juana Rivas: ‘A mi hijo le dicen que corte la llamada’
Entrevista a Juana Rivas después de que el abogado de su exmarido realice varias acusaciones contra ella. Al parecer, ha logrado retomar el contacto con sus hijos

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Sab 16 Sep, 2017 3:00 pm

Imagen

La justicia italiana permite a Juana Rivas hablar con sus hijos a diario

Los abogados del padre de los menores han anunciado que recurrirán la medida

Un juez italiano ha emitido una resolución que permite a Juana Rivas hablar a diario con sus dos hijos menores, ahora en Italia, a través de videollamada. Rivas no tenía contacto con ellos desde el pasado 28 de agosto, fecha en la que entregó a los dos niños a su padre, quien, poco después, se trasladó con ellos a Italia. Hace una semana que la madre ha recuperado el contacto con los niños. La decisión judicial no ha gustado en absoluto a Francesco Arcuri, expareja de Rivas, y a su equipo legal. Enrique Zambrano, el nuevo abogado en España de Arcuri, ha explicado a EL PAÍS que consideran esta decisión “temporal” porque el equipo de letrados italianos la ha recurrido, “si no para dejarla sin efecto, al menos para limitarla, de momento”.

Rivas fue obligada por una resolución judicial a entregar a los dos menores, de tres y 11 años, a su padre, Francesco Arcuri, tras haberlos traído a España desde Italia hace ahora casi año y medio. Pocos días después de esa entrega, Arcuri volvió con los niños a su casa en Carloforte, localidad italiana donde antes convivían los cuatro. Juana denunció entonces a través de sus abogados que el padre le impedía toda comunicación con los niños y el equipo legal anunció que pondrían en marcha en el país italiano un procedimiento “urgentísimo” para obligar al padre a permitir esa comunicación. Ahora, y desde hace una semana, según ha confirmado Zambrano, Juana habla con sus hijos diariamente a través de videollamada. El nuevo letrado de Arcuri desconoce si esa resolución es consecuencia directa de la acción judicial anunciada por los abogados de Rivas.

Bruno Poli, portavoz italiano del padre de los niños y miembro de su defensa, había reconocido que, efectivamente, el padre había cortado la relación telefónica o por videollamada de la madre con sus hijos. Para ello, apeló al hecho de que, anteriormente, “ella no ha dejado que su padre tenga contacto con ellos en un año y medio”.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Sab 09 Sep, 2017 3:23 am



Juana Rivas: "Francesco estuvo dándome golpes e insultándome sin dejarme dormir"

La exmujer de Francesco Arcuri se sincera en el plató de 'Espejo Público' desvelando uno de los peores momentos de su relación con Francesco. "Yo entre en depresión: solo daba el pecho a mi hijo y dormía" asegura Juana.


Juana Rivas relata el día a día de su relación con Francesco y cómo fue el infierno que vivió la noche en la que se produjo la denuncia. Su entonces marido estuvo pegando sin cesar a Juana desde las cinco de la mañana hasta la hora de abrir la tienda.

"Franceso estuvo dándome golpes e insultándome hasta la hora de abrir la tienda. Yo ya estaba cansada, me dormía, entonces me sentaba en una silla, la volcaba y me daba bofetones. Me tumbaba en la cama y me daba en la espalda hasta que me caía al suelo" explica Juana.

En un momento de forcejeo consiguió escapar a la tienda y fue entonces cuando una amiga la vio y la acompañó al hospital. "Al principio no quería decir nada al médico, pero fue el quien dijo que había sido mi pareja", afirma la exmujer de Francesco. Fue en ese momento cuando el médico se dio cuenta de la gravedad del asunto y llamó a la policía.

Pero Juana no quería denunciar, tal y como declara: "me impedía denunciar la culpabilidad de que es el padre de mi hijo". Aún así se subió al coche de policía y la llevaron a un centro de la mujer donde terminó denunciando el maltrato de su pareja.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mié 06 Sep, 2017 9:36 pm



Directora de los hijos de Juana Rivas en Italia: "El hijo hizo dibujos oscuros e inquietantes"

'Espejo Público' habla con la directora de los hijos de Juana Rivas en Carloforte, Italia. Este martes Juana tiene que declarar en el juzgado, ahora mismo todo el mundo está pendiente de su llegada para declarar como acusada de la "sustracción de los menores" que no quiso entregar "a un maltratador".

María Luisa Ferrerós, experta en psicología infantil, analiza en el programa este martes los dibujos del hijo de Juana Rivas y Francesco Arcuri: "El niño se siente dividido"


EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mié 06 Sep, 2017 5:38 pm

Imagen

El ex de Juana Rivas denuncia en Italia la ley de violencia de género por "vulnerar sus derechos"

Los abogados que representan a la expareja de Juana Rivas, Francesco Arcuri, han denunciado en Italia la ley de violencia de género española por entender que "vulnera sus derechos" y que está siendo utilizada por el entorno de esta madre de Maracena (Granada) para "justificar la comisión de otros delitos, como el secuestro", así como para "desobedecer" a la Justicia.

Arcuri se trasladó la semana pasada con sus dos hijos, de 11 y 3 años, a Italia después de que Juana Rivas acatara la orden judicial que le obligaba a entregárselos tras permanecer casi un mes ilocalizable con ellos, motivo por el que está siendo investigada por los supuestos delitos de desobediencia judicial y sustracción de menores por el Juzgado de Instrucción 2 de Granada, donde fue citada a declarar este pasado martes.

El abogado de Arcuri, José Luis Sariego, ha señalado este miércoles en un comunicado que su cliente es "como ciudadano de la Unión Europea y conforme a la legislación europea, un hombre inocente" y considera "intolerable que se diga que en Italia no se protege a las personas maltratadas en el ámbito familiar".

Ha avanzado que ya se ha presentado en Italia una demanda solicitando "una indemnización millonaria" contra periodistas y políticos que, según afirma, "han difamado" a Arcuri en redes sociales y medios de comunicación.

"Entre ellas, deberán responder ante la justicia italiana, la presidenta de una comunidad autónoma española y varias parlamentarias españolas que, en Italia, no poseen la especial protección que poseen en España", agrega el comunicado.

El equipo jurídico de Arcuri también ha pedido auxilio al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y ante la Comisión Europea, a través de varios europarlamentarios italianos, ante lo que considera una "inadmisible intromisión en la vida privada de un ciudadano italiano".En la misma demanda, han denunciado la ley de violencia de género española "por vulnerar sus derechos y las de todos los hombres que vivan en España, entre los que se encuentran varios ciudadanos italianos".Para Sariego, "la discriminación que sufren los hombres en España es intolerable, ya que basta que una mujer diga soy maltratada para que los derechos humanos que posee todo ciudadano europeo que viva en España, desaparezcan".De hecho, mantiene que "los derechos de los niños reconocidos en los tratados internacionales desaparecen en España en cuanto una mujer dice" que es maltratada y opina que esta normativa, que a su juicio ha sido un "fracaso social y político", está siendo utilizada por el entorno de Juana Rivas para "justificar la comisión de otros delitos, como el secuestro y maltrato a unos niños, así como para desobedecer a la Justicia".La defensa de Arcuri agrega en el comunicado que en los niños que "han sufrido un secuestro físico y emocional" como el que a su entender han sufrido los de hijos de Juana Rivas "es recomendable cortar todo contacto con aquellas personas que los tuvieron secuestrados".

El abogado de Juana Rivas, Juan de Dios Ramírez, anunció el martes al término de su declaración ante el juez que la madre no ha podido comunicarse desde el pasado jueves con los menores y se ha solicitado por ello un procedimiento de "inaudita parte" a fin de que se pueda establecer una comunicación "inmediata" y con carácter de urgencia por videoconferencia, después de que se haya levantado acta notarial de "los intentos de llamadas" y de comunicación a través de whatsapp.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mié 06 Sep, 2017 4:28 pm

Imagen

Juana Rivas: "Me dijo que aún no me mataba, que me quedaba mucho por sufrir"

La madre de Maracena ha concedido una entrevista en la que ha relatado los maltratos a los que la sometió su expareja, Francesco Arcuri.

Juana Rivas ha explicado en una entrevista los maltratos que sufrió a manos de su expareja, Francesco Arcuri. En El Programa de Ana Rosa ha explicado que se trataba de vejaciones tanto físicas como verbales.

Concretamente ha explicado lo que ocurrió una noche que salió a bailar en la playa con unos amigos, "la más grave". Previamente, había pedido varias veces a Arcuri salir, y varios amigos se ofrecieron para quedarse con los niños. Él se había negado, igual que hizo esa noche de junio, en la que había una "fiesta de la luna llena".

"El día que yo sentía que me moría, yo entro a casa. Era de madrugada, no sé si las cinco o las seis, estuvimos bailando en la playa. Y al abrir la puerta pues ya me coge del pelo... Me da cosa contarlo por si llega a mi hijo. Me empieza a golpear por la casa y me encuentro en el salón que me está estrangulando", cuenta Juana.

La madre de Maracena cuenta cómo intentó sobrevivir: "Yo intento luchar, quitarle las manos, pero al final pierdo las fuerzas porque no puedo respirar. Siento que me estoy muriendo. Imagino que él se da cuenta y me quita las manos. Yo ya me había hecho mis necesidades encima. Él me dice que no me preocupara, que aún no me iba a matar, que me quedaba mucho que sufrir."

Sobre los insultos, Juana, que el pasado martes se declaró inocente en el juzgado de Granada, ha asegurado en el programa de Telecinco que "hablamos de los peores insultos que puedes imaginar, que no me gustaría ni repetirlos".

Igualmente ha explicado que los maltratos físicos no eran cosa de una vez: "Tenía muchas manías con alimentos. Cuando hacía una paella, se me olvidaba y ponía pimiento, me decía que era una falta de respeto, que lo hacía aposta y al final acababa agarrada de los pelos y contra un azulejo delante de los niños."

Juana también ha explicado cómo intentó avisar a la Policía: "Él me persigue y me quita el teléfono. En una ocasión, consigo hablar con ellos, pero se corta la señal y la cosa se queda allí."

Del mismo modo, ha explicado que no consigue ponerse en contacto con sus hijos: "Desde hace un tiempo no tengo teléfono, pero llamó desde el teléfono de mi madre y de mi hermana. Él sabe que soy yo. Escucha mi voz y me cuelga cuando le pido hablar con mis hijos. No sé con qué idea lo hace."

Además, afirma que ha" seguido viviendo el maltrato tras separarme porque las conversaciones con mis hijos eran sobre qué hacía mamá, con quién ha estado mamá, que amigos tiene mamá. Es un hombre súper celoso."

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mié 06 Sep, 2017 12:10 am

Imagen

Juana Rivas se declara inocente y dice que se llevó a sus hijos para protegerlos

El abogado de la madre de Maracena (Granada) lamenta que la juez centrara el interrogatorio en la sustracción de los menores por parte de la mujer y no se tratara el ámbito de violencia doméstica.


Juana Rivas ha comparecido este martes en el juzgado de Granada que la investiga por la presunta sustracción de sus dos hijos. La madre de Maracena se ha declarado inocente y ha asegurado que actuó en todo momento para proteger a los menores, según ha informado su abogado, Juan de Dios Ramírez, al término de la declaración.

Tras su comparecencia ante la juez de Instrucción 2 de Granada, María Ángeles Jiménez, en la que solo ha respondido a las preguntas de su defensa, el letrado de Juana ha explicado a los periodistas que han tratado de enmarcar su declaración en el supuesto maltrato del que fue víctima, si bien la juez se ha ceñido a los hechos por los que se le investiga, lo que, según el abogado, les genera "indefensión".

Según ha señalado, han pretendido que Juana "describiera el entorno de violencia hacia ella y sus hijos" por parte de Francesco Arcuri, el padre de los niños, de 3 y 11 años, que están con él en Italia desde la semana pasada, cuando la madre los entregó ante la Guardia Civil en cumplimiento de un ultimátum judicial tras permanecer casi un mes en paradero desconocido.



Pero la juez, según el letrado, "ha intentado por contra que el interrogatorio no abarcase esos extremos", sino que solo se centrara en la conducta de Juana Rivas como investigada por la presunta sustracción de menores y desobediencia a la justicia.

Para su abogado, "resulta necesario un adecuado esclarecimiento del entorno en el que se produce y se ha producido" la conducta de Rivas porque, de lo contrario, se "cercenaría" su derecho a la defensa y les generaría "indefensión", de ahí que a lo largo de la declaración hayan hecho constar varias protestas, según ha dicho.

Por otra parte, debido a la "imposibilidad" de comunicarse con sus hijos desde el jueves pasado, el equipo jurídico de Rivas ha solicitado un procedimiento de "inaudita parte" en Italia para restablecer la comunicación "inmediata" y por vídeo conferencia.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Lun 04 Sep, 2017 2:10 pm


JUANA RIVAS: NO EXISTE EL PRESUNTO DELITO
El director de www.hispanidad.com, Eulogio López, recuerda que el virus feminista llega hasta el presunto delito

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Dom 03 Sep, 2017 2:48 am

Imagen
FRANCESCO Y SUS HIJOS: DE GRANADA A CARLOFORTE. El viaje desde que recuperó a sus niños hasta la isla donde quiere reconstruir su vida. El viernes estaba en la playa con ellos. Se deja retratar para ‘Crónica’ con los pequeños, lucen serenos... Mientras, Juana, la madre, ha cambiado de defensa, tiene cinco abogados, uno de ellos, defensor de altos cargos de la Junta en el caso de los ERE.


“NO QUIERO VER A JUANA EN LA CÁRCEL”

Ha sido un regreso “difícil”, sin confiar en nadie, dice a ‘Crónica’. Jamás se imaginó saliendo de España junto a sus hijos con un plan oculto, a escondidas. Llevan cuatro días en Carloforte y Francesco se reconoce triste y enfadado. Los tres han vuelto a la playa. Desde allí recuerda Granada como una pesadilla


Francesco Arcuri, Gabriel y Daniel llevan cuatro días en Carloforte, pero nada es como se imaginó el padre cuando, en julio, fue a Granada, con resoluciones judiciales que ya le daban la razón, para llevarse a sus hijos de vuelta a su casa, al hostal del que Juana Rivas se los llevó para unas vacaciones que acabaron en secuestro parental. Está triste porque ahora, allí, revive una y otra vez lo que ha sido agosto. Y la vuelta, por coche, tren y avión. Como si fuera un fugitivo. «Esperaba que me acompañaran al avión, me saludaran y me dijeran que lo sentían por lo que había pasado y así no fue», explica con la voz quebrada, por primera vez, desde que comenzó su pesadilla. Con la misión de llevar a sus hijos a Carloforte cumplida, mira atrás, a las cámaras apostadas detrás de los árboles que rodean su casa, y se rompe sólo un poco: «Fue un viaje muy difícil porque no confiaba en nadie. Es una lástima. Después de ganar no sé cuántos procedimientos, me habían dejado solo... Hay veces que siento tristeza y miedo», añade. En el viaje, de tres días, su hijo mayor iba muy contento. Se puso triste al llegar. Como Arcuri. Había sido la casa familiar. De la que se fue Juana Rivas con los niños.

La granadina entregó a sus hijos sin documentación y, además, a Arcuri le tendieron una última mina legal, según fuentes del caso. La alegría del reencuentro se vio enseguida difuminada por un continuo salto de obstáculos, pero él no quiere dar más detalles: «Ha sido mi viaje, con mis niños, se quedan con nosotros y ya está». Un periplo en el que han acabado ayudando activistas de asociaciones pro custodia compartida porque, a su pesar, su lucha se ha convertido en una bandera, justo lo que no quería cuando, al llegar a Granada, vio que Juana Rivas había optado por coger la del feminismo. No era su guerra. Ahora, sí. Un mes más tarde de lo previsto por él, Arcuri llegó a la comandancia de la Guardia Civil montado en un coche con una pegatina a favor de la custodia compartida, de una asociación de Granada. En Italia le ha apoyado Bruno Poli, con una organización llamada Bebés Robados que ayuda a los padres a recuperar a los hijos que sus parejas se han llevado al extranjero sin su consentimiento.

A finales de julio, cuando chequeó en el hotel de Granada, se imaginaba a los niños bañándose en Cala Vinagre enseguida, el mar a los pies del hostal que regenta en Carloforte, temporada alta en el Mediterráneo. Aunque el entorno de Juana Rivas ya había organizado concentraciones en contra de entregar a los niños a un maltratador —por la sentencia a tres meses de prisión por una pelea en 2009 y la denuncia que puso ella en julio de 2016, cuando decidió que se quedaba en España—, él quiso permanecer ajeno y pensó que podría llevarse a los niños «quizás con algún amigo suyo del colegio», olvidar el último año y gestionar la custodia compartida. Jamás se imaginó saliendo de España con un plan oculto, a escondidas.

No le abandonaron en ese periplo final esos activistas que, al principio, se había negado a conocer. Él sí era activista, pero contra las armas, a favor de la agricultura ecológica, del dialecto local de genovés antiguo que se habla en Carloforte, amante de un instrumento aborigen de Australia. Nada en común, en principio, con esos señores enfadados con la Ley Integral de la Violencia de Género. Tampoco le dejó tirado la Embajada de Italia. Esos han sido sus apoyos en las últimas semanas, cuando pasaba del desánimo a la indignación: «¿Cuántas veces me tienen que dar la razón los tribunales para que me pueda llevar a mis hijos?», decía a mediados de agosto, cuando las fuerzas policiales le daban largas sobre el paradero de Juana Rivas, cuando sopesó la posibilidad de contratar a un detective, cuando su ex iba repartiendo cartas donde relataba el supuesto infierno de malos tratos en la isla sin que los periodistas enviados especiales al islote cercano a Cerdeña encontraran a nadie que corroborara la versión de la granadina. Sólo un vecino, «que me odia porque no comparto con él el pozo de agua», le criticaba. Ha salido en todas las televisiones, «pero nadie habla de la pediatra, que nos veía tan contentos».

Su cuñado Alberto se ofreció a organizar una página en Facebook con testimonios que le apoyaran, pero Arcuri se negó: «No quería alimentar la bola en la prensa». Cuando el entorno de Rivas hablaba de él «como un terrorista» las noticias llegaron a una ex novia suiza del italiano, con el que vivió en Londres 10 años, que quiso hacer público su parecer para decir que jamás en ese tiempo la maltrató, ni psicológica ni físicamente. En las calles de Granada y en las redes ya había carteles con su cara y la leyenda de «Yo también soy Francesco» frente al «Juana está en mi casa» de las asociaciones feministas que apoyan a Juana Rivas y que han organizado ya una concentración en varias ciudades para el 9 de septiembre. En una de las comparecencias judiciales, varias mujeres se plantaron delante de las feministas con el cartel de «amor de padre». El caso Arcuri daba más relevancia mediática que nunca a los que se creen perjudicados por las denuncias falsas de la Ley de Violencia de Género y los que piden que la custodia compartida sea la fórmula habitual.

El fin de los malos ratos parecía que llegaba el lunes pasado, cuando Juana Rivas decidió cumplir la última orden judicial y entregar a los niños incluso antes de las cinco, hora fijada por la juez. Él había pasado el fin de semana inquieto. Sabía que ella había contratado el martes 24 de agosto a un potente equipo de abogados de Sevilla, justo cuando arreciaban las críticas al asesoramiento de Paqui Granados, directora del área de Igualdad del Ayuntamiento de Maracena. Ese día Juana Rivas, puesta en libertad por un juez de guardia cuando se entregó el día anterior, estuvo en un notario de Motril y dio poderes a cinco letrados sevillanos. Uno de ellos, José Estanislao López Gutiérrez, defensor de dos altos cargos de la Junta en el caso de los ERES.

El martes, cuando Arcuri trataba de alcanzar Italia con su plan oculto, se reunía el consejo de gobierno de la Junta de Andalucía por primera vez tras las vacaciones. El titular de Susana Díaz era «un padre maltratador no debería tener la custodia de sus hijos». Pero ya no le ofreció a Juana los servicios jurídicos de la Junta de Andalucía, como había hecho un mes antes. La granadina no los necesitaba: tenía a cinco abogados, algunos de los cuales acompañaron el jueves a su hermana Isabel y a sus padres, que se negaron a declarar cuando les preguntaron de qué manera habían ayudado a Juana a esconderse con los niños. Esa era la primera mañana de Francesco y sus dos hijos en casa. Ahora tocaba esconderse de las cámaras.

El último fin de semana en Granada, Arcuri leyó el artículo Me dijeron que eras malo, del psicólogo José Manuel Aguilar, en el que explica qué le pasa a los niños manipulados por sus padres. «Pobrecitos mis hijos, tengo que prepararles un futuro mágico», decía. El domingo tenía ya un plan sobre cómo irse de España y sus sensaciones: «Estoy nervioso. No sé si los niños tienen pasaporte». No tenían. Pero para lo que él no estaba preparado es para que, ya con sus hijos, le dijeran que podría ir en calidad de perjudicado a un juzgado, a ver un caso abierto a raíz de una exploración médica en febrero a Daniel, el pequeño. Habría que hacer una pericial a los niños. Y le dijeron que los viera un equipo psicosocial. Pero optó por rechazar ese ofrecimiento.

Su entorno legal de ahora, mantiene que, de haber acudido al juzgado, seguramente no podría haberse marchado a Italia, que ese fue el último cartucho legal de Juana Rivas. Ahora, en Carloforte, medita atónito. Intenta perdonar todo. No sabe si puede. Se sigue haciendo preguntas. «¿Qué pretendían?».

Imagen
FAMILIA Y DOLOR. «Me duele no haber sido capaz de mantener una familia feliz y unida, como en un sueño», recuerda Francesco. Como cuando él y Juana disfrutaban de su vida juntos, con sus hijos, durante navidades de 2014 en Génova (izquierda) o en un viaje a camello en Marruecos (abajo).
Imagen


ASÍ ESTÁN LOS NIÑOS

«Daniel está alegre y contento», dicen del pequeño, que fue concebido en Carloforte, el niño de la reconciliación definitiva, eso parecía, con Juana. De fondo se escucha una voz alegre e infantil que pide jugar y dice «ciao» al teléfono. El empeño en ser una familia es lo único que se echa en cara ahora. Haber aguantado tanto «una relación tóxica que pueda haber convertido a mis hijos en víctimas».

Gabriel tiene ratos. El viernes al mediodía estaba jugando con unos vecinos, como la noche anterior, cuando bajaron al pueblo. Pero también está enfadado y, a veces, triste. Nada que no sea previsible para un psicólogo sobre un niño de 11 años del que su madre se despidió con una conversación larga, que ha estado en tratamiento psicológico en Maracena como hijo de un maltratador, aunque no hubiera sentencia alguna. Se cumple al dedillo lo que ocurre en estos casos y el niño se culpa de la situación inicialmente.

Franceso Arcuri es un tipo sosegado y reflexivo al que, en los platós de televisión, le han reprochado que no derramara lágrimas en público, como hace Juana Rivas. En su encierro en Granada ha estado leyendo un libro de viajes de un inglés por China y ha salido a hacer deporte, con miedo a ser reconocido. Ha estado en contacto con su amigo Gustavo Wilhelmi, un entrenador de esquí que le acogió en su casa después de la pelea que dio lugar a su condena por maltrato en 2009 y, finalmente, accedió a conocer a algunas de esas personas que le apoyaban en las puertas de los juzgados con carteles de «custodia compartida». Y ellos fueron importantes el lunes. El martes. El miércoles. En esos detalles del viaje que no quiere revelar. Antonia Carrasco, la portavoz de GenMad, la Asociación de Víctimas de la Violencia de Género de Madrid y portavoz del actual abogado de Arcuri, José Luis Sariego, puso a disposición del italiano toda la ayuda posible para gestionar psicológicamente la situación y, aunque siempre había confiado en él, dice que, después de verle con sus hijos, todavía más.

Ella fue de las pocas que pudo romper el aislamiento de Arcuri, además de su antiguo amigo Gustavo. Él le decía que no quería ser la cara de ninguna causa, que su cruzada era personal y se limitaba a querer que se cumplieran las resoluciones judiciales. Pero, a medida que cundía en él la frustración por ver que nadie buscaba a sus hijos de manera activa y que el entorno de Rivas proseguía contando las casi torturas a las que —supuestamente— le sometía el italiano en la isla, con una ampliación de denuncia por violencia de género, se abrió a algunos miembros de ese colectivo. Fue la fase en la que se declaró «atónito» ante la campaña que trataba de conseguir que «yo de repente fuera el imputado y Juana, la víctima, cuando es ella la que ha cometido el delito de una sustracción de menores».

Entonces, a mediados de agosto, desde su habitación de hotel, escribía: «Espero que este caso sirva para iniciar una profunda reflexión sobre cómo las campañas de difamación no pueden estar por encima de la ley... Me dan ganas de vomitar», dijo entonces, leyendo lo que se escribía y contaba de él en algunos medios.

El viernes por la tarde bajaba a la playa de la mano de Daniel. Gabriel les esperaba. «Me duele no haber sido capaz de mantener una familia feliz y unida, como en un sueño», decía hace dos semanas, como han sido siempre los Arcuri en Génova, donde Juana pasó las navidades de casi los últimos 10 años. Ahora, es otra familia. «Es una historia de amor y luego de mucho dolor, dos personas que al final se ven como dos desconocidos, con necesidades diferentes, con dos hijos», explica. Intenta olvidar y quiere que se vayan las cámaras. A pesar de todo, no se cierra a una custodia compartida, «no quiero ver a Juana en la cárcel». Granada, ahora, sólo es una pesadilla en la que no desea que vivan sus hijos.


EL MUNDO. DOMINGO 3 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Arriba