EL CASO JUANA RIVAS

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: EL CASO JUANA RIVAS

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Etiopia » Sab 17 Nov, 2018 7:17 am

Juana Rivas, "manipuladora" y con "funcionamiento mental patológico" según la perito imparcial italiana


Juana Rivas "muestra una gran capacidad manipuladora" sobre sus hijos, y un "grave funcionamiento mental patológico asociado a desorganización del pensamiento". Sufre "una emocionalidad lábil" y "no es capaz de procesar sus experiencias". Ha "triangulado" a su hijo mayor en el "conflicto" con su ex marido, Francesco Arcuri, convirtiendo al crío, de 12 años, en "recipiente de las ansiedades maternas". La madre de Maracena tiene, en fin, una comprensión "de la realidad deficiente", y es "totalmente inconsciente del daño psicológico generado" por ella misma a sus hijos, de 4 y 12 años, apartándolos de su padre entre 2016 y 2017 -hechos por los que ha sido condenada en España a cinco años de cárcel-. Los durísimos entrecomillados son obra de la psicóloga encargada de valorar quién debe quedarse a los niños por el magistrado de Cagliari que juzga la causa. Se llama Ludovica Iesu, es doctora en Psicología, su dictamen es presuntamente imparcial y ha elaborado un demoledor informe tras realizar 32 entrevistas y pericias durante cinco meses, entre febrero y julio de este año. Sus conclusiones, a cuyo contenido ha tenido acceso EL MUNDO: que es Arcuri quien debe cuidar a los niños porque Rivas es "incapaz de comprender las emociones profundas de sus hijos" y llega incluso a "confundir sus propias necesidades con las de sus hijos". Por todo ello, recomienda que los niños se queden de forma estable con el padre y que la madre sólo los vea en vacaciones.
El alcance del informe no es, conviene aclarar, habitual en las pericias regladas en España. Lo que en este país suele despacharse en ocasiones en pocos días ha llevado aquí cinco meses y 177 páginas de minuciosa reconstrucción del nacimiento, auge y destrucción de la relación de Rivas y Arcuri, y del efecto de todo ello sobre sus hijos.Y entrevistas, tanto de la perito del juez como de los de cada una de las dos partes, con los niños y sus padres, familiares de ambos lados, profesores y pediatras de los niños, psicólogos que les han tratado antes... Hasta se han realizado varios encuentros y dinámicas de juego de los niños con cada uno de sus padres.Arcuri, "aunque muestra rasgos narcisistas y dificultad para transmitir sus emociones, es un padre preocupado de las necesidades de sus hijos y dispuesto a escuchar (como surge de los testimonios de profesores, pediatra y educador en casa )", reza el informe, que entra después en el conflicto que mantiene G., el hijo mayor, con el padre: "En interacciones con su hijo G. demostró habilidad para contener la agresión verbal, a pesar de la frustración que su hijo tiene" Para la psicóloga, el crío, de 12 años, sufre lo que en Italia aún se llama síndrome de alienación parental, y en España se denomina "interferencia": la inclusión instrumental de los hijos en el conflicto entre los padres, obligándoles a tomar partido por una de las partes. Para la defensa de Rivas, no hay evidencias científicas de la existencia de dicho concepto -"no está aceptado por la comunidad científica internacional", sostienen-, y por ello G. habría referido aún abusos de su padre al juez italiano en la vista del pasado martes. La psicóloga, en este aspecto, se alinea con Arcuri y cree que el hijo, separado de su padre junto a su hermano pequeño durante 13 meses entre 2016 y 2017, está tomando partido por la parte que percibe como más débil, su madre, pero que ésta "confunde sus propias necesidades con las de sus hijo. El informe llega a señalar que Rivas "manifestó gran capacidad manipuladora contra los menores" por ejemplo cuando, al ir a declarar ellos ante los peritos, "los presentó como 'amigos' de la madre, proponiendo una mistificación de la realidad".El perito de Rivas lo rebateLas conclusiones de Iesu son rebatidas, también duramente, por Miguel Lorente, forense de la Universidad de Granada, en un informe solicitado por Juana Rivas. Lorente asegura que la psicóloga ha obviado, "hasta parecer molesta", la violencia supuestamente sufrida por Rivas por parte de su ex marido. La acusa también de subjetiva a la hora de valorar el caso, de hacerlo con base a prejuicios -Arcuri fue condenado por agresión a su mujer en 2009 y posteriormente tuvieron al hijo pequeño-.También de obviar cartas en las que el padre admite los malos tratos y promete cambiar. Acusa a la psicóloga, además, de obviar los malos tratos sufridos por Rivas a la hora de calibrar a esta "como mujer patológica". Además, le acusa de haber cometido errores metodológicos a sabiendas para favorecer a Arcuri. Sin embargo la psicóloga Ludovica Iesu, encargada por el juez de la pericia, en efecto no entra a valorar si se produjeron los episodios denunciados por Rivas, pero se permite señalar que "cree necesario aclarar que las declaraciones de G. [el hijo mayor] sobre una agresión del padre a él parecen más conectadas a un conflicto parental que no a una experiencia real del niño".'
Inconsciente del daño que causa'
Acerca del estado mental y emocional de Rivas, el informe es devastador: "La señora es totalmente inconsciente del daño psicológico que ha generado la separación de los niños de un año de su padre". Cuando se le preguntó por ese periodo respondió que "estaban bien". "Se ha demostrado incapaz de comprender el estado emocional de los niños, y para entender una condición psicólogica diferente de la suya". También se le acusa de dificultar constantemente el vínculo de los hijos con el padre: "Los ejemplos de la no protección de la figura paterna por la madre son numerosos. No reconoce ninguna calidad, aunque sea básica, al señor Arcuri". Llega el informe a presentar a Rivas como una persona dependiente y necesitada de algún tipo de tutela: "Siempre necesita una referencia externa que tome decisiones en su lugar. En el pasado ese papel fue desempeñado por el señor Arcuri", sostiene la psicóloga, que vincula a Rivas "desorganización del pensamiento" dado que su "narración pierde conexiones lógicas y manifiesta una importante labilidad emocional y una prueba de la realidad deficiente. Más aún. Enumera la psicóloga varios extremos declarados por Rivas y contradichos luego por la realidad. La perito no enuncia la palabra mentira, pero hacia ahí se dirige. Por ejemplo, aseguró en sede judicial que un profesor de G. le había asegurado que perdería el curso a causa de absentismo escolar, y acto seguido el profesor lo desmintió.Por ejemplo, que su hijo pequeño D. estaba sufriendo daños por parte de su padre, cuando "los pediatras han dejado claro que el niño en absoluto estaba en situación peligrosa". Por ejemplo, manifiesta que un doctor determinado le sugirió "robar" a sus hijos, dicho doctor lo niega en sede judicial. Incluso refiere que llamó en determinadas ocasiones y a determinadas horas a sus hijos, y después los registros telefónicos lo desmienten, apunta el demoledor informe. La defensa de Rivas niega estos extremos y asegura que están retorcidos y forzados por Iesu.

https://www.elmundo.es/andalucia/2018/1 ... b4689.html

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Lun 29 Oct, 2018 7:03 pm

Imagen

Juana Rivas despide a su abogado tras criticar al Centro de la Mujer de Maracena

La maracenera lo ha anunciado a través de un comunicado. El letrado, José Estanislao López, denunció ayer que o cesaban las "injerencias" del entorno de su cliente o se plantearía abandonar la causa

El abogado José Estanislao López deja de ser el representante legal de Juana Rivas en España. Pese a que fue el letrado quien ayer dio un ultimátum al Centro de la Mujer de Maracena en el que pedía que o cesaban las "injerencias" y"atajos a la legalidad" o se plantearía abandonar la causa, finalmente ha sido la propia Juana Rivas quien ha decidido prescindir de sus servicios. ¿Los motivos? Las discrepancias surgidas sobre la forma de gestionar su situación tras las declaraciones del jurista.

En un comunicado, Rivas dice haberse visto "obligada" a adoptar esta decisión, pese al "buen trabajo" realizado hasta ahora por el letrado y el "cariño" que le profesa, después de que éste haya empezado a "ir por libre".

El abogado puso ayer de manifiesto las "injerencias" del entorno de Rivas, que según dijo en agosto de 2017 ya propició "equivocaciones" en la gestión de su causa, y se mostrara "totalmente opuesto" a cualquier actuación que suponga "atajos o caminos" que la lleven fuera de la legalidad. Además, advirtió que si continuaban estas "injerencias no deseadas ni queridas", se plantearía incluso dejar la defensa.

En el comunicado, Rivas mantiene que en una conversación con su hasta ahora abogado el pasado 24 de octubre, le dejó "muy claro" que su voluntad es "la de seguir trabajando en equipo y unidos".

"Es la única manera que veo para ganar esta carrera de fondo, porque cada uno tiene un papel crucial, y él en estos momentos no lo está valorando", agrega Rivas.

Dice no entender por qué el letrado, pese al "brillante trabajo" desempeñado, ha realizado "en estos momentos especialmente duros" para ella pronunciamientos "que no se corresponden con lo sucedido".

"Jamás en estos días he hecho nada sin el previo consejo de mis letrados en España y mis letradas en Italia, los cuales trabajan en estrecha colaboración con el Centro de la Mujer de Maracena y siempre en el marco de la más estricta legalidad, para la mejor defensa de los derechos de mis hijos, los cuales no están siendo protegidos por la Justicia Italiana", concluye.

Juana Rivas se desplazó recientemente a Italia, donde permanece estos días, para ver a sus hijos y analizar su situación judicial.

Una vez allí y tras pasar el fin de semana con los niños, el domingo pasado decidió no entregarlos al detectar un hematoma en el menor de cuatro años que ella atribuye a presuntos malos tratos por parte del padre, al que denunció.

Finalmente entregó el jueves a los niños en una comisaria de Cagliari, la capital de Cerdeña, en cumplimiento de una resolución judicial, tras reunirse con el cónsul español en Italia para pedirle que medie en su causa.

Ultimátum del abogado de Juana Rivas al Centro de la Mujer de Maracena
El 'déjà vu' de Juana Rivas: retiene a sus hijos en Italia

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Assia » Jue 25 Oct, 2018 11:20 pm

Gracias Etiopia: me hubira gustado que hubieras dado tu opinion sobre esa carta del nino de 12 anos. Ayer, cuando lei el articulo colgado por Invitado, no quise opinar porque se muy poco sobre este caso. No obstante, me parece muy extrano esa carta de 1 nino de 12 anos.

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Etiopia » Jue 25 Oct, 2018 7:57 pm

Juana Rivas devuelve a sus hijos a su ex marido en una comisaría italiana
ANDALUCÍA

25 OCT. 2018

Juana Rivas ha entregado en la tarde de este jueves a sus dos hijos, de cuatro y 12 años, al padre, Francesco Arcuri, después de que la justicia italiana haya emitido una orden para que lo hiciera, aunque ella ha garantizado que continuará en este país los próximos días.La entrega de los niños se ha producido en dependencias de la Policía italiana en Cagliari (Italia) en la tarde de este jueves, según han indicado a Europa Press fuentes del equipo jurídico de Francesco Arcuri. Esta madre de Maracena (Granada) ha sido condenada en España a cinco años de prisión y seis sin la patria potestad de sus hijos por sustracción de menores, después de que hace dos veranos incumpliera las resoluciones judiciales que le obligaban a entregarlos al padre, al que acusa de malos tratos. La sentencia no es firme y ha sido recurrida por su defensa. La semana pasada ella volvió a Italia para estar con sus hijos y el domingo decidió no devolvérselos al padre, tras lo que le denunció por supuesto maltrato a los niños. Su expareja, el italiano Francesco Arcuri, ha negado reiteradamente haber maltratado a sus hijos y en los últimos días ha emprendido distintas acciones para solicitar que Juana Rivas se los entregara atendiendo al régimen de visitas fijado por el juzgado.Juana Rivas volvió a prestar declaración este jueves ante la Policía italiana en relación a la denuncia de malos tratos hacia los niños y un día antes, el miércoles, se reunió en Cagliari con el cónsul general de España en Roma para pedirle que se investigue este asunto ante la "vulnerabilidad extrema" en la que a su juicio se encuentran. El equipo que asesora a esta madre de Maracena (Granada) ha señalado en un comunicado remitido a Europa Press que, tras las "últimos episodios" ocurridos, el tribunal civil que lleva el tema de la custodia ha fechado la escucha del hijo mayor, de doce años, para el 13 de noviembre, pero mantienen que esto no es acorde con las "exigencias de protección y de inmediatez" que "los hechos denunciados requieren".

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mié 24 Oct, 2018 9:59 pm

Imagen

Las cartas del hijo mayor de Juana Rivas: «Por favor, que alguien nos ayude»

«Yo no quiero que le pase nada a mi padre, pero que nos deje vivir con mi madre porque ella nos cuida de verdad»

Según el menor, los insultos son habituales: «Figli di puttana, bastardo, gilipollas, pedazo de mierda, me dice que tengo problemas mentales, que soy igual que mi madre»



El Centro de la Mujer de Maracena remitió el pasado domingo, 21 de octubre, un informe al Ministerio de Asuntos Exteriores para justificar la nueva negativa de Juana Rivas –que ya ha sido condenada a cinco años de cárcel por sustraer a sus hijos– a entregar a sus hijos al padre, al que otra vez ha denunciado por el último episodio de presunto maltrato hacia los menores. El informe recoge diversos documentos, como un parte médico de lesiones referente al hematoma que habría descubierto la madre en la espalda del niño pequeño. Además, se recogen tres misivas manuscritas en las que el mayor de los hermanos describe la convivencia con su padre «como una peli de miedo»

El testimonio directo de los menores hasta ahora no había trascendido. ABC reproduce a continuación con la máxima fidelidad posible los extractos de las tres cartas firmadas por el menor de 12 años tras editar faltas ortográficas y algunas confusiones idiomáticas en las que se mezclan expresiones de la lengua italiana con la española. En estos textos, el niño detalla continuos episodios de violencia física y psicológica por parte del padre.

«Hola, os quiero explicar lo que me pasa desde que nací con mi padre y mi hermano», comienza uno de los textos dirigidos a un remitente indeterminado: «Cada día me llama mierda, no valgo nada, soy un gusano asqueroso, me agarra las muñecas de los brazos, me pega tortazos, empujones... y a mi hermano lo abandona y le amenaza haciéndole creer que todo es normal».

Insultos, agresiones y abandono

«Figli di puttana, stronzi, paccalo bastardo, ti faccio fuori, schifoso, verme schivoso, coglione, sei una merda, infame che non sei altro, bastardo». Son algunos de las expresiones descalificativas que Francesco Arcuri habría proferido a su hijo, cuyo relato prosigue con un ritmo vertiginoso: «Tira a mi hermano por las escaleras, nos da tortazos nos tira sillas, me empuja contra la pared apretándome el pecho, me aprieta sus manos en mi cuello sin dejarme respirar, es muy feo para mí que no puedas respirar porque me da mucho miedo de que me muera. Me aprieta de las muñecas y delos brazos, me amenaza, me tira de la camiseta hasta arrancármela».

«Cada día me da miedo pensar que a mí o a mi hermano nos pegará con un palo o nos matará! Yo veo casi imposible pedir ayuda o poder resistirme! Tengo miedo de que se caiga un vaso o que se derrame el agua, intento no decirle nada aunque me haga sufrir tanto! No quiero que me quede aquí! Tengo mucho miedo! Hoy me he levantado hundido, pensar que hoy me tengo que ir!», exclama el niño, que en otra misiva insiste en que el maltrato es diario e incluye multitud de insultos que habría proferido Francesco contra sus hijos, que podrían haber estado en situación de abandono, de acuerdo con el relato del niño.

Según el niño, tras las riñas de su padre, Francesco «a veces se pone a ver la tele tan tranquilo como si no hubiese pasado nada o no nos da la cena hasta que nosotros le pedimos perdón por todo lo que ha pasado y yo aunque estoy dolorido, porque después de los golpes y las voces me duele la cabeza a veces también el estómago, por ejemplo esta semana desde el lunes hasta el jueves he estado muchas horas en la cama sin fuerzas y con un cojín en la barriga que me ayuda a que me duela menos, esta semana sólo he podido ir el lunes al colegio».

«Ayuda» para «seguir viviendo»

Las distintas narraciones de el niño coinciden, además de en el relato de las agresiones continuadas, en su petición de auxilio: «Yo no quiero vivir toda mi vida de este modo por favor ayudarme a mí y a mi hermano. Tengo mucho miedo a que sigamos viviendo en Italiano quiero vivir toda mi vida de este modo por favor ayudarme a mí y a mi hermano. Tengo mucho miedo a que sigamos viviendo en Italia, a no poder vivir con mi madre, tengo mucho miedo de que esto no se acabe de no ver a mi familia porque mi cuerpo no pueda respirar más. Por favor, que alguien me explique por qué la vida de mi hermano y mía parece que no vale nada».

El menor quiere «seguir viviendo» e insiste en su pedir ayuda a un receptor indeterminado: «Por favor, que alguien nos saque de aquí, yo no quiero que le pase nada a mi padre, pero que nos deje vivir con mi madre porque ella nos cuida de verdad. Por favor que alguien nos ayude a que mi padre no nos pueda hacer todo el daño que quiera». «No sé qué le pasa a mi padre, tengo mucho miedo. Pero algo muy malo le pasa porque hace cosas muy malas a mí y a mi hermano», sostiene el pequeño.

«Por ejemplo cuando vamos al pueblo, a veces tengo el móvil sin sonido y él me llama y yo no respondo en ese momento cuando vuelvo en el coche me lo hace pagar muy caro, cuando me subo en el coche empieza casi siempre metiéndome de tirones en los brazos insultándome», comenta el niño, que vuelve a plasmar una retahíla de insultos y descalificaciones por parte de su padre: «Me das asco, eres una mierda, no vales nada, ti faccio fuori, te quito del medio, me dice que tengo problemas mentales y que me va a llevar a un psiquiatra, bastardo, pequeño bastardo, hijo de puta, eres igual que tu madre, gilipollas, mi familia de España no vale nada y que mi madre y yo hemos aprendido de ellos y que no merezco verlos más».

«Todo eso mientras conduce dándome manotazos, golpes, tortazos, a veces parando el coche en medio de la carretera y haciéndonos pasar mucho miedo, me tira de los pelos y me escupe en la cara, sus voces son tan fuertes que entran dentro de mi cabeza, mi hermano también sufre mucho con esto porque él no comprende como yo que mi padre pierde la cabeza, siempre tengo miedo de que nos va a matar, es como una peli de miedo y no puedes escapar, a mi hermano también le dice los mismos insultos y le hace mucho daño cuando me defiende y a mí me da mucha pena cuando veo su cara de miedo llena de saliva en esos momentos creo que no vamos a llegar a la casa», asegura el menor.

Episodios concretos

Las cartas del menor desarrollan varios episodios concretos de violencia habrían tenido lugar supuestamente en los últimos meses, como el ocurrido tras una conversación telefónica del niño con su madre. «Él no soporta que hable con ella y me lo hace pagar muy caro», asegura el menor: «El martes necesitaba hablar con mi made porque la echo mucho de menos, con ella me siento seguro, nos cuida y nos quiere de verdad. Quería hablar con ella en intimidad pero él no me dejaba solo, solo pude hablar unos minutos con ella porque él me pedía que colgara, yo estaba muy triste y con mucho dolor de barriga, y entonces le pedí por favor que me dejara hablar 5 minutos con mi madre y darle las buenas noches».

«Él no dejaba de decirme que sólo tenía 30 segundos, me dejó sólo hablar unos pocos de minutos estresándome con que solo tenía 30 segundos. Mi madre me calmó. Cuando colgué me quitó el teléfono, me cogió de las muñecas haciéndome mucho daño, diciéndome que lo había desilusionado, que habían pasado más de dos minutos, diciéndome "trozo de mierda (pezzo di merda) yo a ti te mato (ti faccio fuori)". Al menos pasaron más de 30 minutos insultándome y amenazándome, esa noche como tantas otras no podía dormir del miedo y del dolor, imagino que nos mata a mí y a mi hermano porque él se pone muy agresivo y te tiembla todo el cuerpo de las cosas tan malas que te dice y que te hace», continúa el menor, que en otra misiva detalla otro hecho específico.

«El viernes me pasó un episodio que me cuesta recordar por el dolor», lamenta el menor: «Tenía que venir a Cagliari a las 5 y 15 para hacer una actividad con mi madre y mientras íbamos en el coche mi padre perdió los nervios sin ningún sentido me agarró muy fuerte de las muñecas y del brazo y poco después paró el coche gritando en medio de la carretera tirándome del pelo gritándome y pegándome patadas, a mi hermano lo callaba: le gritaba. Luego cogió mis cosas y me las rompió al suelo, me agarró de nuevo de los brazos y las muñecas y seguimos con el coche».

«Tuve mucho miedo, yo y mi hermano. […] Por favor, os pido ayuda y que todo se acabe pronto. Porque es muy duro para mí y mi hermano que es muy pequeño. También me grababa el audio con el móvil diciendo cosas de mentira cuando conducía el coche y cuando paró el coche a torturarnos decía "Me estás haciendo daño" cuando me lo hacía a mí y gritaba muchas veces que yo le hacía daño y yo estaba quieto con mucho miedo y es mentira él me agarraba de las muñecas muy fuerte y yo con mucho miedo lloraba y también mi hermano», sostiene Gabriel, que remacha otro escrito con una última petición de auxilio: «AYUDA NO AGUANTAMOS MÁS! Firmado Gabriel».

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Jue 18 Oct, 2018 9:40 pm

Imagen

Juana Rivas recurre la condena a cinco años de cárcel por sustracción de sus dos hijos

El abogado pide a un juzgado español que asuma la denuncia de 2016 por maltrato que Italia no investiga


Juana Rivas insiste en que ningún juzgado español le ha permitido en los últimos dos años y medio demostrar que huyó de Italia con sus hijos porque, supuestamente, sufría malos tratos por parte de su expareja Francesco Arcuri. Y lo ha intentado en numerosas ocasiones, alega su abogado en el recurso a la sentencia que la condena a cinco años de cárcel y seis de pérdida de la patria potestad de los dos menores por su sustracción. Las razones que Rivas ha recibido tribunal tras tribunal para no entrar en esos presuntos malos tratos son dos: “Evitar dilaciones injustificadas del proceso” o que ese supuesto delito “nada tiene que ver con el objeto de esta causa [la sustracción]”.

El origen del conflicto judicial se remonta a hace dos años y medio. Juana Rivas convivió con su expareja y sus dos hijos en un pueblo de Cagliari (Italia) desde 2013 hasta mayo de 2016, cuando viajó con los niños a Maracena (Granada). Una vez en España, Rivas alegó que era víctima de violencia de género y denunció a Arcuri. Además, no entregó los niños a su padre hasta agosto de 2017, tras haber desaparecido con ellos durante un mes. Arcuri interpuso una denuncia en ese mes contra Rivas por sustracción de sus dos hijos.

José Estanislao López, letrado de Rivas, mantiene que estos presuntos malos tratos nunca se han analizado en ningún juzgado español y, sin embargo, la sentencia deduce que “no había ocurrido nada”. Ese es uno de los varios ejemplos que López considera errores del juez en la interpretación de las pruebas. López insiste en que esos malos tratos son los que justifican toda la actuación posterior de Juana Rivas. El delito por el que fue acusada, la sustracción, requiere que no haya causa justificada. "La hay, pero no nos han dejado probarla", viene a decir López a lo largo de las 32 páginas de recurso, como también que el juez ha creído a Arcuri, quien declaró en el juicio cosas que “lejos de ser ciertas se revelan como escandalosas faltas a la verdad”.

Imagen

El letrado de Rivas utiliza su escrito para anunciar que, ante la falta de atención de Italia a esa denuncia —la presentó en España, pero tras diversas vicisitudes judiciales fue trasladada a Italia—, ha solicitado a un Juzgado de Violencia sobre la mujer que asuma la investigación de ese caso, y aprovecha el recurso, además, para solicitar pruebas nuevas. Alega que no estaban disponibles en el momento del juicio porque se refieren a documentos y pruebas realizadas en el litigio que, en paralelo, se mantenía en Italia por la guardia y custodia de los menores.

El abogado transcribe episodios que se han relatado en el juicio, como el testimonio de los servicios sociales municipales de Carloforte, la localidad donde residían, que explicaron en el juzgado italiano que Juana Rivas acudió a ellos durante su estancia en Italia para intentar recomponer el núcleo familiar. El escrito recoge que los profesores del niño mayor admitieron estar preocupados por los signos que enviaba el menor. A partir de sus dibujos, explicaron, temían que ocurriera algo en la casa y propusieron enviar un educador a domicilio. Según un informe de los psicólogos de Rivas, la madre se mostró favorable, pero no Arcuri. Esos psicólogos, indica el abogado de Rivas, temían que pasara algo en un lugar tan aislado como su casa, en Carloforte, “una comunidad en la que no se presentan fácilmente denuncias respecto a conflictos familiares”.

Finalmente, el abogado de Rivas admite que la mujer pudo cometer errores en su actuación, pero deja caer toda la culpa en la deficiencia del asesoramiento legal previo y en que Rivas siempre actuó a instancias de lo que los abogados le decían en cada momento.

El abogado de Arcuri, Enrique Zambrano, considera que la apelación de Rivas "no dice nada que no haya repetido hasta la saciedad, siempre refiriéndonos a las afirmaciones que realiza, no a los argumentos que sustentan esas afirmaciones, que son tan cambiantes, según el día o el lugar donde las realiza, como débiles jurídicamente".

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mar 07 Ago, 2018 12:38 am

Imagen

Un tribunal ratifica que Juana Rivas podrá pasar 15 días con sus hijos este verano en Italia

La madre había pedido que los niños pudieran regresar con ella a España durante las vacaciones


Juana Rivas, condenada en España a cinco años de prisión por dos delitos de sustracción de menores, podrá pasar 15 días con sus hijos en Italia. El Tribunal de Cagliari (Italia) encargado de decidir sobre la custodia de sus hijos ha ratificado este lunes el régimen fijado para que pueda pasar dos semanas consecutivas con ellos este verano en Italia. Los abogados de Francesco Arcuri, la expareja de Rivas, han confirmado la decisión del tribunal.

Juana Rivas, vecina de Maracena (Granada), había pedido al tribunal italiano que durante las vacaciones escolares, los niños pudieran regresar con ella a España, teniendo en cuenta que sus recursos económicos son limitados y que el alojamiento en Cerdeña, donde permanecen los menores, cuesta el triple, según ha informado Efe.

"Aún estoy recabando fondos para sobrevivir (...) Estoy buscando medios y, cuando tenga los días, estoy a tiempo", ha explicado Rivas a Efe, recordando que la situación que está atravesando es "muy difícil" y que haber estado sin sus hijos durante casi un año le produce "mucho dolor".

Por su parte, Enrique Zambrano, uno de los abogados de la Arcuri ha declarado: "Ella nunca ha tenido ninguna prohibición para seguir viendo a sus hijos de la forma en la que estaba previsto".

Rivas fue condenada el pasado 27 de julio por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada a cinco años de cárcel y a seis de inhabilitación para la patria potestad de sus dos hijos por permanecer en paradero desconocido el verano pasado junto a ellos y no entregárselos al padre. El fallo, frente al que ha anunciado un recurso de apelación ante la Audiencia, le obliga también a indemnizar a su expareja y padre de sus hijos —condenado en 2009 por maltrato y al que volvió a denunciar en 2016—, con 30.000 euros, y al pago de las costas, incluidas las de la acusación.

Imagen

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Assia » Mié 01 Ago, 2018 2:23 am

Ah, solo las abuelas fuman.? Yo fumo y no soy abuela. Ancianas, jovenes y maduras tambien fumas, no lo olvides etiope.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por etiope » Mar 31 Jul, 2018 6:12 pm

Invitado escribió:Imagen

La petición de indulto para la maltratada Juana Rivas alcanza 200.000 personas

La petición de indulto para Juana Rivas, impulsada a través de la plataforma Change.org suma unas 200.000 firmas 48 horas después que se conociera su condena a cinco años de prisión por dos delitos de sustracción de menores por un Juzgado de Granada.

La iniciativa pide al Gobierno central y a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que hagan «todo lo posible» para conceder el indulto a esta vecina de Maracena «de manera inmediata» y para poner fin a lo que se considera una «injusticia». Los impulsores creen que, con la condena a Rivas, el Estado español ha dejado a sus hijos en situación de «vulnerabilidad máxima» y sin su madre que, destacan, «lo único» que hizo fue intentar protegerles de un hombre condenado por haberla agredido en 2009. «¿Es esta la justicia que queremos? ¿Una justicia que no cree a las mujeres, no escucha a los menores y que los empobrece económicamente cuando se atreven a denunciar?», se preguntan las asociaciones.

Violencia machista

También critican que el juez ni siquiera haya tenido en cuenta la denuncia por violencia de género interpuesta hace dos años, que sigue sin investigarse en los juzgados, y sostienen para pedir el indulto de Rivas que tampoco se respeta el Convenio de Estambul ni la ley de Protección Integral contra la Violencia de Género. Rivas ha sido condenada por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada a cinco años de cárcel y a seis de inhabilitación para la patria potestad de sus dos hijos por permanecer en paradero desconocido el verano pasado junto a ellos para no entregárselos al padre, una sentencia que recurrirá ante la Audiencia por considerarla un fracaso del sistema judicial. El fallo, notificado el pasado viernes a las partes, la obliga a indemnizar además a Francesco Arcuri, expareja y padre de sus hijos condenado en 2009 por maltrato y al que volvió a denunciar en 2016, con 30.000 euros, , y al pago de las costas, incluidas las de la acusación.


Dice EFE, porque nombre de periodisto o periodista no aparece:

b....]fue intentar protegerles de un hombre condenado por haberla agredido en 2009. ...por maltrato...[/b Fue condenado por un delito de lesiones en el ambito familiar, pago su condena. Para las locas estas del co~o , os (pongais como os pongais)y sus palmeros, es para siempre un maltratador y no lo es. Pero da igual. Como me gustaria que el susodicho os metiera un buen puro por difamacion.

.... la denuncia por violencia de género interpuesta hace dos años, que sigue sin investigarse en los juzgados,...Y dale conque la abuela fuma! Que no compete a Espa~a esa denuncia, co~o ya!! A ver si tiene ovarios la panfila y va a Italia, va a ser que no!

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Mar 31 Jul, 2018 1:32 pm


JUANA RIVAS: YO NO CREO EN LA JUSTICIA HUMANA, SOLO EN LA DIVINA
Hoy, martes 31 de julio de 2018, el director de www.hispanidad.com, Eulogio López, manifiesta que no cree en la justicia.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Lun 30 Jul, 2018 4:24 pm

Imagen

La petición de indulto para la maltratada Juana Rivas alcanza 200.000 personas

La petición de indulto para Juana Rivas, impulsada a través de la plataforma Change.org suma unas 200.000 firmas 48 horas después que se conociera su condena a cinco años de prisión por dos delitos de sustracción de menores por un Juzgado de Granada.

La iniciativa pide al Gobierno central y a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que hagan «todo lo posible» para conceder el indulto a esta vecina de Maracena «de manera inmediata» y para poner fin a lo que se considera una «injusticia». Los impulsores creen que, con la condena a Rivas, el Estado español ha dejado a sus hijos en situación de «vulnerabilidad máxima» y sin su madre que, destacan, «lo único» que hizo fue intentar protegerles de un hombre condenado por haberla agredido en 2009. «¿Es esta la justicia que queremos? ¿Una justicia que no cree a las mujeres, no escucha a los menores y que los empobrece económicamente cuando se atreven a denunciar?», se preguntan las asociaciones.

Violencia machista

También critican que el juez ni siquiera haya tenido en cuenta la denuncia por violencia de género interpuesta hace dos años, que sigue sin investigarse en los juzgados, y sostienen para pedir el indulto de Rivas que tampoco se respeta el Convenio de Estambul ni la ley de Protección Integral contra la Violencia de Género. Rivas ha sido condenada por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada a cinco años de cárcel y a seis de inhabilitación para la patria potestad de sus dos hijos por permanecer en paradero desconocido el verano pasado junto a ellos para no entregárselos al padre, una sentencia que recurrirá ante la Audiencia por considerarla un fracaso del sistema judicial. El fallo, notificado el pasado viernes a las partes, la obliga a indemnizar además a Francesco Arcuri, expareja y padre de sus hijos condenado en 2009 por maltrato y al que volvió a denunciar en 2016, con 30.000 euros, , y al pago de las costas, incluidas las de la acusación.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Dom 29 Jul, 2018 3:37 am

Imagen


Miserables alrededor de Juana Rivas

TSEVAN RABTAN


En la película Amistad, de Steven Spielberg, el abogado de unos esclavos africanos -sometidos a juicio por asesinato de unos negreros- que intenta todo tipo de estrategias para salvarlos de la horca, incluso considerarlos jurídicamente como simples mercancías, es amonestado por el representante del grupo abolicionista que lo ha contratado, que no solo afirma que el caso ha de tratarse exclusivamente como un asunto moral, sino que llega a deslizar que, para su causa, quizás sea mejor que los esclavos finalmente sean condenados y ejecutados.

Cuando Juana Rivas siguió malos consejos y decidió que era buena idea no devolver a sus hijos a su padre y a su domicilio familiar, cometió un primer error. Cuando dos meses después de llegar a España presentó una denuncia en una jurisdicción incompetente, a la espera de que se remitiese a Italia, para crear una causa que justificase su decisión, cometió un segundo error. Cuando, tras obtener la custodia de los hijos por el tribunal competente, el padre inició un procedimiento internacional de devolución, que provocó una decisión de un tribunal español, ratificado por una Audiencia Provincial española, sobre la base de un informe psicosocial realizado por peritos españoles, y Juana Rivas decidió no cumplir con la decisión, cometió un tercer error. Cuando reiteradamente desobedeció las órdenes de diferentes tribunales que le daban, una y otra vez, plazo para cumplir, cometió un cuarto, un quinto, un sexto error. Cuando dio el paso de ocultarse con sus hijos, casi durante un mes, cometió un séptimo error.

Todos esos errores pudieron deberse a empecinamiento o a malos consejos recibidos. Pero lo más grave es que España se llenó de abolicionistas con levita que le trasladaban a Juana Rivas la idea de que su causa era la de todos. Esos abolicionistas no eran unos cualesquiera: un presidente del Gobierno, una presidenta de una Comunidad, ministros, diputados, presidentes de partidos, alcaldes, famosos opinadores. Todos ellos decían ser Juana, solidarizarse con Juana y comprender a Juana.

Todos decían ser Juana, pero ninguno sabía ni quién es Juana ni qué pasó


Por supuesto, ninguno de ellos sabía, ni sabe, quién es Juana en realidad o qué le pasó. Ni quién es Francesco Arcuri, o quiénes son esos dos niños que primero fueron arrancados del contacto con su padre y más tarde se van a ver privados de su madre. Qué van a saber. Pontifican, pero sobre ideales abstractos construidos usando a Juana, a sus hijos y al monstruoso torturador del que había que salvarlos como arquetipos adecuados para la causa. Todo es bueno para el convento: si Juana logra lo que quiere, el activismo triunfa sobre la justicia patriarcal; si es condenada y tiene que pagar, su sangre regará el patriótico campo de los ideales. En un ejemplo perfecto de derecho penal de autor, lo que menos importaba eran los hechos o las conductas concretas. Importaba que él era un hombre, condenado en el pasado por maltrato, y ella una mujer. Perfecto para los panfletos. Perfecto para una campaña veraniega de televisión y prensa, una borrachera de falso y fatuo sentimentalismo que permitía a millones ponerse del lado correcto a la hora del telediario.

Suelo decir a mis clientes acusados de algún delito que solo yo estoy de su parte. Nadie más. Grábense esto a fuego, por si acaso. Ni los que sinceramente creían ayudar a Juana Rivas, ni, menos aún, los que viven de la cosa pública y de chiringuitos que solo se autojustifican si la realidad se ajusta al credo sobre el que han medrado, están ni han estado de su parte. De su parte solo habría estado un abogado que hubiera hecho su trabajo. Uno que no velase por todas las mujeres, o por todos los niños, o por todos los seres puros, o por la civilización occidental, la salvación de la Humanidad o la causa de las víctimas abstractas. Uno que velase por su cliente; que le hubiese explicado: "si haces esto, Juana, es muy probable que termine cayéndote una pila de años de prisión y que, de paso, te prohíban ver a tus hijos, que crecerán sin ti, sin tu amor, sin tu preocupación, sin tu esfuerzo, sin tu influencia. ¿Quieres jugarte eso?".

También en Amistad, los esclavos presos, al ver desde la cárcel cómo un grupo de abolicionistas se acerca, se preguntan quiénes son; hasta que se arrodillan y uno de los esclavos presupone: "están enfermos". Luego los abolicionistas empiezan a cantar un himno religioso y, entonces, otro proclama: "¡son artistas!". Pero el primero añade: "pero, ¿por qué parecen tan miserables?".

Re: EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Assia » Sab 28 Jul, 2018 12:57 am

Creo que Juana Rivas recurrira la sentencia. Esta pobre idiota se tomo la justicia por su cuenta, llevandose a sus hijos en vez de hacer todo dentro de la legalidad. Es decir, solicitando a 1 juzgado la custodia de sus hijos como otras madres han hecho y seguiran haciendo.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Vie 27 Jul, 2018 6:27 pm



Juana Rivas se enfrenta a las consecuencias de haber tomado una decisión equivocada, asesorada con perversidad por quienes han utilizado su causa, y a ella misma, como excusa para conseguir su minuto de gloria y desafiar al Estado de Derecho por intereses ideológicos espurios.

El debate social debería centrarse en cómo la falta de ética de muchos colectivos que han hecho de la causa feminista un modelo de negocio muy rentable, permite que los menores acaben siendo, siempre, las víctimas más vulnerables e indefensas de los conflictos entre sus padres.

EL CASO JUANA RIVAS

Mensaje por Invitado » Vie 27 Jul, 2018 1:42 pm

Imagen

Juana Rivas, condenada a cinco años de cárcel y seis sin sus hijos

El juez considera que la madre de Granada cometió dos delitos de sustracción de menores y que afirma “explotó el argumento del maltrato”

Dos años y medio por la sustracción de cada uno de sus dos hijos, seis años de inhabilitación para ejercer la patria potestad sobre ellos, una indemnización de 30.000 euros por el daño moral y material hacia el italiano Francesco Arcuri, su expareja, y el pago de todas las costas del juicio. Esta es la sentencia que el juez ha dictado para la madre de Maracena (Granada) Juana Rivas 10 días después de que se celebrara el juicio, el pasado 18 de julio.

La sentencia, que es recurrible ante la Audiencia de Granada en el plazo de 10 días, ha sido dictada por el juez Manuel Piñar, titular del juzgado penal 1 de Granada y se adhiere casi en su totalidad a la petición de la defensa de Arcuri. La única discrepancia es que inhabilita a Rivas para ejercer la patria potestad seis años en lugar de ocho, como pedía Enrique Zambrano, abogado de Arcuri. El resultado es, también, muy similar a la petición del fiscal, aunque esta no incluía la indemnización.

Para José Estanislao, abogado de Rivas, la condena es “fundamentalmente injusta e incomprensible”. Al abogado le resulta especialmente chocante que el juez la escribiera el mismo día del juicio. Por su parte, Zambrano ha mostrado su satisfacción por una sentencia que recoge gran parte de sus peticiones e, incluso, de sus consideraciones en el escrito final del juicio oral.

El juez Piñar considera probado que Rivas cometió dos delitos de sustracción de menores y no ha tenido en cuenta en absoluto, ni como atenuante ni como eximente, la denuncia por violencia de género interpuso la mujer hace dos años, una denuncia que a día de hoy se mantiene durmiente en algún juzgado de Cagliari (Italia) y que dio origen al caso Juana Rivas. De hecho, el juez indica que "no es creíble la certeza de los hechos contenidos en esta denuncia, porque ningún juzgado ha declarado la veracidad" de estos.

El caso se remonta a mayo de 2016, cuando Rivas viajó a España con sus dos hijos y no volvió a Italia, donde llevaba conviviendo tres años con Arcuri, su pareja entonces. Allí se había trasladado Rivas con su hijo mayor, que ahora tiene 12 años, y allí quedó embarazada del hijo menor, que ya tiene cuatro años y medio. Rivas salió de Italia con un billete de vuelta para mes y medio después pero ya nunca volvió. El 9 de junio de aquel año acudió al Centro de la Mujer de Maracena, donde denunció haber sufrido malos tratos físicos y psicológicos en Italia. La directora del centro, Francisca Granados, le aconsejó que interponga denuncia por “malos tratos físicos y psicológicos habituales” lo que hizo días después. El 2 de agosto, comunicó a su expareja que no volvería a Italia.



Al negarse la mujer a regresar, el padre de los niños denunció los hechos y una juez ordenó en julio de 2017 la entrega a los niños a su padre. Ante el ultimatum judicial, Rivas desapareció con ellos y no volvió hasta casi un mes después. Antes de escapar con los niños, la mujer presentó una denuncia por malos tratos físicos y psicológicos contra el padre de sus hijos, que asegura que le decía que si le dejaba le quitaría a los niños y le arruinaría la vida.

Esa denuncia por malos tratos presentada en España tardó un año en llegar a Italia y hoy no se ha producido ningún avance. A pesar de que la denuncia está parada —"no tramitada", en palabras del juez en la propia sentencia—, Piñar explica en los hechos probados que, “salvo el episodio de malos tratos ocurrido en 2009 —en referencia a una condena contra Arcuri de 15 meses de cárcel por maltrato a Rivas—, no se ha acreditado ningún otro posterior, ni en G., el mayor de los hijos, se han detectado desajustes sicológicos relacionados con malos tratos contra él o por haberlos presenciado hacia la persona de la madre, ni se ha apreciado que la restitución al contexto paterno suponga un grave peligro para su integridad física o síquica”.

El juez, siguiendo bastante fielmente el informe del abogado defensor, aclara que Rivas “no especificó hechos, fechas o lugares concretos de maltrato ni de tortura” y que “Francesco Arcuri negó haberla maltratado después de aquel episodio de 2009”.

El juez Piñar dedica parte de su escrito a negar la existencia del maltrato —que no se juzgaba propiamente en este juicio— y al papel de la asesoría recibida en el primer momento. “La acusada toma parte en una campaña mediática, con rueda de prensa incluida, al frente de la cual aparece una tal Francisca Granados Gómez, quien adoptó la función de portavoz y asesora legal de Juana”, señala. Más adelante advierte que “los hechos muestran que ella [Juana] decide separarse en el verano de 2016 y por sí misma o porque alguien que le asesora, se percata que hay un escollo importante con la guarda y custodia de los dos niños y para obtenerla a su favor, decide explotar el argumento del maltrato”. El magistrado deja caer que el único efecto surgido de aquella denuncia es que “Juana Rivas obtuvo una ayuda en España de las que se conceden a mujeres maltratadas”.

Durante el juicio, Rivas alegó que se fue en mayo de 2016 con sus dos hijos de la isla de Carloforte (Italia) porque "no quería vivir más" bajo "las torturas" de su expareja y que, ya en España, no le entregó a los niños, pese a conocer las resoluciones judiciales que le obligaban a ello, porque estaban "escapando del maltrato" y quería protegerlos.

Arriba