Trance (Dutch Passion)

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: Trance (Dutch Passion)

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Jue 20 Feb, 2020 3:25 am

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Lun 01 Jul, 2019 3:36 am

Imagen

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Lun 11 Feb, 2019 9:17 pm

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Mar 11 Dic, 2018 6:30 pm

hablando de drogas .... mete con calzador la pedofilia y se dice crestiano ... a cagar a la playa.

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Mar 11 Dic, 2018 12:29 pm


MARLBORO: LA LEGALIZACIÓN DE LA DROGA

Hoy, martes 11 de diciembre de 2018, el director de www.hispanidad.com, Eulogio López, recuerda que la droga enajena al hombre, le priva de su libertad, en mayor o menor medida.

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Mar 30 Oct, 2018 12:05 am

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Dom 21 Oct, 2018 2:51 pm

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Dom 14 Oct, 2018 1:38 pm

Imagen

Anatomía de una legalización

La venta libre de marihuana en Uruguay es un éxito empañado por dificultades imprevistas, como el veto de bancos a las farmacias que la venden

Uruguay fue el país pionero en la legalización de la marihuana. Desde julio de 2017, el Ministerio de Salud Pública vende en farmacias bolsitas de cinco gramos al módico precio de 200 pesos, unos 5,25 euros. No han aumentado las toxicomanías ni ha habido incidentes, los consumidores están contentos y la opinión pública es cada vez más favorable. Todo ha ido bien. Pero hay fenómenos paradójicos: persiste el mercado clandestino, la industria derivada del cannabis no despega y aparecen brotes especulativos.

“Está buena, flojita pero buena”, dice un chaval que fuma un porro matutino en la rambla de Francia, en pleno paseo marítimo de Montevideo. Ha comprado la marihuana en una farmacia y ha tenido que hacer cola. No porque haya avalanchas de consumidores, sino porque solo 17 de las casi mil farmacias uruguayas expenden hierba. Nada que ver con objeciones de conciencia, sino con la presión de los bancos. “Creímos en nuestra soberanía y no medimos bien ese factor”, reconoce Augusto Vitale, psicólogo, expresidente del Instituto de Regulación y Control del Cannabis y uno de los principales artífices de la legalización. “No contamos con la Terrorist Act estadounidense ni con las regulaciones de la ONU”. El hecho es que los bancos se niegan a trabajar con nadie relacionado con la marihuana, por temor a sanciones en el exterior, y eso amarga la vida a los farmacéuticos. Y a los cultivadores. Y a las empresas que quieren desarrollar medicinas, cosmética, alimentos o tejidos a partir de la planta.

Curiosamente, ahora que la marihuana es legal, se hace necesario crear redes de empresas que sirven como pantalla para ocultar el negocio, al menos de cara a los bancos. “La inminente legalización en un país tan grande como Canadá quizá relaje el prohibicionismo internacional y alivie estos problemas”, comenta Vitale.

Las dificultades no proceden únicamente del sector financiero. También hay frenos políticos. Al actual presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, médico de profesión, la marihuana le parece peligrosa. Igual que al Ministerio de Salud Pública. Con el anterior presidente, el carismático Pepe Mújica, el cannabis era cuestión prioritaria. Ahora es más bien lo contrario. El Gobierno prefiere mantener el asunto bajo un manto de discreción y un portavoz de la presidencia declinó hacer comentarios a este periódico. Regularizada la venta para uso recreativo, el desarrollo de la industria está paralizado por falta de marco legal. Los usos medicinales, el auténtico negocio para el sector privado y las arcas públicas, no avanzan.

“Partimos con ventaja y si no aceleramos en los próximos dos años, la perderemos frente a empresas de Canadá, Zimbabue, Lesoto, Portugal, Colombia y quizá México”, dice Eduardo Blasina, un respetado empresario y experto en cuestiones agrarias. Blasina fue accionista de Symbiosis, una de las dos empresas que recibieron licencia estatal para el cultivo de marihuana. Ya no lo es. Su grupo empresarial sigue apostando por los productos del cannabis, aunque, según él, “parece más fácil venderlos en cualquier ciudad alemana que en Montevideo”.

Hasta Chile, un país prohibicionista, va por delante de Uruguay en la medicina canábica. Ahí pesa una cuestión burocrática: el Gobierno uruguayo exige, para aprobar un producto, que pase por todos los trámites experimentales que se exigen a cualquier medicamento. Eso puede suponer una década. En otros países, la aprobación de aceites y pomadas derivados de la marihuana, como el cannabiol, eficaz contra los dolores crónicos y para complementar tratamientos oncológicos, requiere menos verificaciones. La diferencia tiene su explicación: en Uruguay, el Ministerio de Salud Pública es corresponsable, junto al fabricante, de cualquier efecto dañino de un medicamento.

“Hay muchas quejas y parece que olvidemos lo esencial: que la legalización funciona y que las cosas avanzan”. Juan Baz fue uno de los activistas que convencieron a Pepe Mújica —“sobre todo a su esposa, Lucía”, señala— de que impulsara la ley. Ahora es la voz de la sensatez. ¿Que la marihuana de las farmacias no es muy potente? “Normal”, explica Baz, “nadie quiere que un chaval sin experiencia compre una bolsita en una farmacia y acabe con una lipotimia. Los fumetas veteranos usamos hierba con un THC (componente psicoactivo) superior al 12%, y eso lo obtenemos con el autocultivo o en los clubes”. Baz se ha convertido en emprendedor, mantiene convenios de investigación con el Instituto Pasteur de París y ha lanzado un proyecto para desarrollar una industria canábica en el interior del país.

Imagen

Los clubes admiten hasta 45 socios y proporcionan hasta 480 gramos anuales a cada uno. Pero, como las farmacias, no pueden vender a extranjeros. Y Uruguay es un país turístico. La demanda foránea es uno de los factores que mantienen el mercado clandestino, que ya no es tan negro como antes, en el sentido de que carece de relación con la violencia y las bandas de narcotraficantes, pero sí es como mínimo gris. Poco más de un tercio de los consumidores uruguayos están registrados en farmacias o clubes. El resto siguen en la zona gris.

“Hablamos de marihuana legal distribuida ilegalmente”, precisa el sociólogo Sebastián Aguiar, que monitoriza desde la Facultad de Ciencias Sociales el funcionamiento de la legalización. Aguiar subraya que ha desaparecido del mercado el adulteradísimo “prensado paraguay” que se consumía anteriormente; hace notar que en 2017, por primera vez, la mayoría de la población respaldó la venta libre (44% a favor, 42% en contra, con un 90% a favor del uso medicinal) y pone en duda los sondeos que indican un aumento del consumo: quizá lo que ha aumentado con la legalización, sugiere, es la sinceridad de los encuestados.

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Jue 28 Jun, 2018 3:16 am



El mate con yerba de cannabis llega a Uruguay

Para los uruguayos, que tienen al mate como compañero a toda hora, la novedad se conoció hoy, cuando falta una semana para que el producto llegue a las góndolas

Casi un año después de que se aprobara la venta de marihuana en comercios públicos en Uruguay , según el gobierno la comercialización en farmacias llegó a casi una tonelada, reconoció que la mitad del consumo sigue en el mercado ilegal y habilitó la venta de un producto estrella: la yerba cannábica.

Para los uruguayos que tienen al mate como compañero a toda hora -en casa, el trabajo o paseos públicos-, la novedad se conoció hoy, cuando falta una semana para que el producto llegue a las góndolas.

Dos marcas de yerba tendrán cannabis en su contenido, pero sin efecto psicoactivo, ya que no contiene THC (tetrahidrocannabinol).

El secretario de la Junta Nacional de Drogas, Diego Olivera, dijo que desde que se inició la venta regularizada del cannabis se volcó al mercado cerca de una tonelada de la droga.

Olivera aceptó que al llegar a un año de la implementación de la venta en farmacias, la mitad de los consumidores sigue recurriendo al mercado ilegal.

En los últimos días otra farmacia se incorporó al mecanismo de venta de marihuana, pero esto aún es acotado a pocos casos. Las principales cadenas y la gran mayoría de este tipo de comercios no aceptó integrar la distribución de esta sustancia, tanto por problemas financieros para tener cuenta bancaria si vende marihuana, como por cuestiones de seguridad, en momentos en que el país atraviesa una dura escalada de robos, rapiñas y crímenes.

Imagen

Los uruguayos habilitados como "adquirentes" para la compra de cannabis en farmacias, llega a las 24.714 personas, lo que fue en aumento desde que el proceso fue abierto. Hace un año, no llegaban a 5000 los uruguayos inscriptos en el registro de consumidores de cannabis para comprar en comercios.

De unas 1000 farmacias en todo el país, apenas siete aceptan comercializar los paquetes de cannabis.

Además, están los 8601 cultivadores y los que integran los 91 clubes de membresía.

Los habilitados para cultivo personal pueden tener hasta seis plantas de cannabis psicoactivo hembras por cada casa-habitación, y producir hasta 480 gramos anuales. En tanto, los clubes de membresía pueden tener de 15 a 45 socios, con hasta 99 plantas y producción hasta 480 gramos anuales por socio.

Las dos marcas de yerba mate con cannabis que saldrán a la venta la próxima semana son "Cosentina" y "La Abuelita" y ya lograron habilitación del Ministerio de Salud Pública (MSP).

Un año atrás habían salido a la venta, pero fueron retirados de las góndolas por no tener aval oficial. El paquete tiene un diseño con hojas de marihuana para que sea fácil de identificar.

El precio del kilo al público será de unos 200 pesos uruguayos (unos 6,25 dólares) por paquete. Eso es casi 10% más que el precio de la yerba común.

Dos marcas de yerba mate con cannabis saldrán a la venta en Uruguay en julio

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Dom 24 Jun, 2018 12:45 am

Imagen

Pablo Iglesias ve "interesante" cultivar marihuana en España y exportarla a Canadá

El líder de Podemos plantea que una empresa pública asegure el control en el cultivo y la comercialización de la marihuana.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, cree que es "interesante" la propuesta de un compañero suyo de partido de cultivar marihuana en España por su "clima privilegiado" y luego exportarla "con denominación de origen" a Canadá, donde se ha aprobado su uso recreativo.

Iglesias ha opinado sobre este asunto en su cuenta de Twitter, después de que uno de los miembros del Consejo Ciudadano de Podemos, el sociólogo Jorge Moruno, aludiera a la legalización de la marihuana en Canadá. "España tiene un clima privilegiado que bien podría exportar marihuana con denominación de origen -como el vino- a Canadá; pero nada, será una locura....", ha escrito Moruno, miembro del área económica y modelo productivo del Consejo Ciudadanos. Un mensaje en su cuenta de Twitter al que ha respondido después Iglesias para decir que la propuesta le parece "interesante".

Iglesias admite que esa opinión "generará polémica" porque "es un tema en el que hay muchas posiciones", pero subraya que es "absurdo" que se pueda "comprar tequila o ginebra en un supermercado y que la marihuana sea ilegal".



Horas después, el líder de Podemos ha publicado un nuevo tuit en el que ha afirmado: "El mayor problema que genera el cannabis no es de salud pública, sino la delincuencia y la explotación asociadas al tráfico ilegal. Me parece más digno exportar marihuana y obtener ingresos para mejorar la sanidad y los servicios públicos que exportar armamento", ha dicho Iglesias en el segundo tuit.

La legalización para uso lúdico de la marihuana en Canadá -el segundo país del mundo en adoptar esa medida después de Uruguay- era una promesa electoral del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y llega después de siete meses de intenso debate parlamentario.

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Jue 21 Jun, 2018 3:37 pm

Ya estaba legalizado desde hace decadas como componente activo de muchos medicamentos.

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Lun 18 Jun, 2018 2:17 pm

Imagen

Portugal legaliza el cannabis medicinal

Los pacientes no podrán cultivar la planta para consumo personal y se podrá prescribir solo cuando otros remedios no hayan tenido efecto

Medicinas con cannabis, sí; autocultivo, no. El Parlamento portugués aprobó el pasado viernes la ley que regula fármacos, preparaciones y sustancias a base de cannabis para fines medicinales. El texto salió adelante con el voto favorable de todos los grupos, el socialdemócrata del PSD, el socialista del PS, el Bloco y el PC, con la única excepción del democristiano CDS. El PC fue el último grupo en dar su voto positivo, una vez reforzado en la ley el papel de Infarmed (la autoridad portuguesa del medicamento) e introducida la posibilidad de que el Laboratorio Militar participe la elaboración de la sustancia. La norma tiene el rechazo Consejo de Ética para las Ciencias de la Vida, que la considera una ley redundante pues ya existen en el mercado medicamentos a base de cannabis.

El texto recoge que debe ser un médico quien prescriba el uso del cannabis o de productos a base de esta planta y que emitirá una receta para que el paciente pueda comprarlo en una farmacia. También establece que se pueda prescribir solo cuando otros remedios no hayan tenido efecto en el tratamiento del paciente, una condición introducida por el PSD y a la que votó en contra, sin éxito, el Bloco de Esquerda. Los productos, a su vez, deberán estar autorizados por Infarmed.

Otra de las condiciones de la legalización es que las medicinas deberán siempre adquirirse en farmacias, nada de parafarmacias o de tiendas ecológicas. En la autorización y elaboración de estos remedios intervendrá Infarmed y el Laboratorio Militar, condición del PCP para votar a favor. No se aceptó, sin embargo, que la venta solo se realizara en las farmacias hospitalarias.

El Bloco, impulsor de la ley junto al partido verde PAN, pese a los recortes sufridos en la tramitación, considera un triunfo que se legalicen los aceites a base de cannabis y las flores deshidratadas de las plantas. Aún así, ha caído en el camino la posibilidad del autocultivo, uno de los puntos fundamentales para los proponentes de la ley. El argumento de la imposibilidad de controlar la producción personal ha sido definitivo para que cayera en el periodo de enmiendas, so pena de tumbarse la ley en su totalidad.

Portugal permite el consumo privado de cannabis desde hace 16 años, pero no su distribución. Otra cosa es la distribución para la exportación, que sí la permite. Es el caso de la empresa canadiense Tilray —dueña de la web leafly.com—, que ha sido autorizada por el Gobierno portugués a cultivar 25.000 metros cuadrados de cannabis en los alrededores de Coimbra.

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Vie 16 Mar, 2018 1:25 pm

Siete países del mundo donde se permite el consumo de marihuana

Países Bajos
República Checa
Canadá
Chile
Colombia
Uguruay
Estados Unidos

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Vie 09 Mar, 2018 3:28 am

Trance (Dutch Passion)

Mensaje por Invitado » Lun 12 Feb, 2018 2:53 am




Sito Miñanco, ‘el compa’

La detención del histórico capo pone de relieve que la actividad narcotraficante en Galicia sigue en auge. Sito forma parte de una serie actual de grandes señores gallegos de la cocaína asociados con Colombia

Nacho Carretero


Nunca se fueron, solo se hicieron invisibles. Los narcos gallegos ya no quieren que se sepan los metros cuadrados de sus mansiones ni tampoco desean lucir sus descapotables deportivos por Arousa. No quieren salir en prensa, ni en libros, ni en series. No era así antes de la Operación Nécora, hollywoodiense redada dirigida por Baltasar Garzón en 1990 que supuso el primer movimiento del Estado contra la mafia gallega después de años de interesado inmovilismo.

Los años más duros que ha vivido el narcotráfico gallego tuvieron lugar, precisamente, cuando la opinión pública concluyó que la actividad en el noroeste era cosa del pasado. Con el inicio del siglo XXI las descargas de cocaína colombiana en la costa gallega alcanzaron niveles de inundación. La discreción daba resultado: con el foco en otros escenarios los narcos galaicos consolidaron su asociación con los carteles colombianos. De tal manera que, llegados al año 2018, sobra decir que Sito ha vuelto a las andadas. Es que nunca se alejó de ellas.

Sigue habiendo relojes que pesan un kilo y cochazos venidos de Emiratos Árabes desfilando por las Rías Baixas. Pero quien los muestra no suele estar a la atura de los grandes señores de la fariña. Precisamente por eso alardean.

En la Galicia de hoy se podrían distinguir dos niveles. En el de arriba, en sombra, se sitúan un puñado de capos, entre los que, según las autoridades, se hallaría Sito Miñanco, tal vez el más poderoso de ellos. Son empresarios con grandes organizaciones bajo su mando (algunas de ellas con más de 300 integrantes directos e indirectos), barcos en propiedad (a veces constantemente a flote sobre el Atlántico, sin ir a puerto jamás) y contactos de alto nivel en casi todas las instituciones, con las que en ocasiones colaboran. Algunos de ellos viven en Colombia. Cuentan con la última tecnología en cuanto a comunicación y localización para pasar desapercibidos y, sobre todo, disponen de cortafuegos: es prácticamente imposible vincular un cargamento con ellos, ya que no entran en contacto jamás con la mercancía ni con quien la manipula.

Estos grandes capos gallegos son consolidados socios de las organizaciones colombianas proveedoras, es decir, las FARC y la bandas herederas de los grandes carteles de Medellín y Cali. Son años de alianza basada en la eficacia de los gallegos para introducir la droga en tierra y su capacidad para entregarla a organizaciones de Europa del Este (rusos y búlgaros, sobre todo) e italianas, encargadas de la distribución por el continente.

Los colombianos han probado muchas otras vías y ninguna de ellas les tranquiliza tanto como la gallega. Para ellos son ‘los compadres’, gente de confianza. De entre ellos, Sito es ‘el compa’ por excelencia, un socio con más de 30 años de alianza.

Estas organizaciones controlan el patio, nadie se mueve en la costa gallega sin su permiso y, quien lo hace, suele acabar entre rejas tras un oportuno chivatazo, cuando no borrado del mapa. Por debajo de ellos pululan multitud de clanes, algunos históricos de la costa gallega, otros de nueva generación, todos al acecho de poder alijar 200 o 300 kilos de blanca en un velero, un contenedor del puerto o un pesquero y que les resuelvan la economía de varios años. Es en este nivel donde la confianza se arruga: se delatan constantemente entre ellos, desaparece mercancía, se multiplican las traiciones… Todo un escenario de puñaladas por la espalda que convierte a Galicia en escenario recurrente de numerosas incautaciones.

Mientras estos clanes llenan de estigma, dinero negro, tapaderas y negocios las Rías Baixas (sin que a nadie en Galicia parezca importarle en exceso), los grandes señores siguen moviendo con discreción cantidades inimaginables. La Policía sospecha que Sito ha llevado a cabo en los últimos años unas seis operaciones, ninguna de ellas de menos de 3.000 kilos de cocaína; una, creen, de más de 7.000.

La última pista que los investigadores intentan relacionar con Miñanco es la interceptación el pasado octubre del buque Thoran en pleno Océano Atlántico con 3.800 kilos de cocaína. Su destino: la costa gallega.


Sito, del mar al mar

José Ramón Prado Bugallo creció como Sito, un apodo muy común en Galicia, al que añadió el sobrenombre de su familia, conocida como Los Miñanco. Lo hizo en el barrio de San Tomé de Cambados, lugar de pescadores.

Su prodigiosa habilidad para pilotar xurelas (como se conoce a las lanchas rápidas y planeadoras) le valió la confianza de Vicente Otero ‘Terito’, uno de los grandes contrabandistas de tabaco en la Galicia de los 70. De ahí a su propia organización. Junto a sus amigos Ramiro y Olegario montó la ROS (iniciales de los tres), una de las mayores organizaciones tabaqueras de Europa. Cuando Sito decidió que la fariña daba más dinero que el Winston de batea, Ramiro y Olegario decidieron plantarse.

El punto de encuentro fue Panamá, donde Sito acudía a lavar la ingente cantidad de dinero que el tabaco de contrabando le proporcionaba. También allí montaban sus tapaderas los capos colombianos. Fue Odalys Rivera, sobrina de un ministro del general Noriega, quien introdujo a Sito en los círculos adecuados. Tal fue el éxito social de Sito en Panamá que llegó a ayudar al general en la financiación de su gobierno. El ‘millonario gallego’, como le conocían, comenzó a dirigir envíos de prueba a Galicia cuando la Guardia Civil y la Policía todavía buscaban cajas de tabaco debajo de las bateas de la Ría de Arousa. De aquellos años se cuenta que Sito llegó a enviar barcos a Galicia cargados con cocaína, hachís y tabaco. Todo de una tacada.

Sito cuidó su imagen. Si alguno de sus hombres era apresado, le pagaba una pensión a la familia. También financiaba tratamientos médicos a vecinos, fiestas populares (llevaba a Cambados las mejores orquestas), presidía el equipo de fútbol Xuventude de Cambados, al que por poco sitúa en Segunda División y llegó a ser nombrado hijo predilecto de la localidad. Todavía hoy, en Cambados, es mucha la gente incapaz de hablar mal de Miñanco. En Galicia Sito amenaza con convertirse en un icono de la cultura pop, con canciones propias y kilómetros de relato sobre sus hazañas.

Su apego fue también su perdición. Según creen los investigadores Sito es uno de los pocos capos que metía dinero de su propio bolsillo en las operaciones, algo que llena de confianza a los proveedores colombianos. Siempre, además, tenía sitio para los viejos amigos: en la última redada ha caído, junto a él, David Pérez Lago, hijastro de Laureano Oubiña. Si recibía demasiados encargos de Colombia, los derivaba a otras organizaciones. El respeto que Sito despierta entre el resto de clanes y proveedores es altísimo. Lo consideran un hombre generoso y de palabra.

Su cercanía, sin embargo, le impedía delegar. Cuando asaltaron su chalé de seguridad de Madrid en su primera detención, en 1991, los GEO se toparon a Miñanco sobre unas cartas náuticas y un teléfono satélite. “Hostia, ahora sí que me trincasteis”, cuentan que dijo al ver a los agentes. Volvería a ser detenido en 2001 y se investiga ahora cómo ha sido posible que siguiese dirigiendo su organización desde la cárcel. Porque pocos dudan ya que no lo hiciera.

Otra vez, metidos ya en 2018, parece ser que la piedra en la que ha vuelto a tropezar Sito es la de querer controlar todo al detalle, la de no alejarse del mar del que nació. El no saber parar. O el no poder. Difícil, por ello, afirmar que este vaya a ser el último capítulo. El narco en Galicia sigue, por más que haya quien insista en que es cosa del pasado. Sito es la prueba.

Arriba