PODEMOS

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: PODEMOS

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 04 Jun, 2020 7:04 pm


El FRAP y Podemos. FORJA 075 - Fortunata y Jacinta

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 04 Jun, 2020 2:02 am

Imagen

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 04 Jun, 2020 1:20 am

Imagen

El 1 de Mayo del padre FRAP de Pablo Iglesias

Fue el bautizo de sangre, en 1973, del Frente Revolucionario en el que militaba, aunque ese día él estaba en la cárcel por repartir panfletos. Aquí la historia del grupo violento, su choque con el 'traidor' Carrillo y su salto a los atentados, del que Javier Iglesias se desvinculó ante un juez. En su libro dice que Stalin fue la excusa para la Guerra Civil

LEYRE IGLESIAS


Francisco Javier Iglesias Peláez, de 19 años, repartía propaganda ilegal para la conmemoración del 1 de Mayo cuando el 26 de abril de 1973 la Policía franquista lo arrestó en Madrid, según ha contado él mismo. El padre de Pablo Iglesias, calificado estos días de «terrorista» por la diputada popular Cayetana Álvarez de Toledo, militaba entonces en el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), como ha reconocido su hijo, y en su rama estudiantil, la Federación Universitaria Democrática Española (FUDE). Probablemente ya cursaba Derecho en la Universidad Complutense.

Aquellos días fueron agitados para el grupo revolucionario que, con ideas maoístas, pretendía levantar a las masas contra la dictadura. Dice un documento interno del FRAP que sus militantes repartieron hasta 400.000 octavillas en fábricas, barrios, institutos y facultades. Echaron el resto: el Día del Trabajador iba a ser una jornada importante.


Álvarez de Toledo e Iglesias enfrentados en un cuerpo a cuerpo

En aquella España del tardofranquismo, el FRAP era uno de los colectivos seducidos por la violencia y la revolución en los que se dividía la extrema izquierda. Había nacido como «frente de masas» del Partido Comunista de España marxista-leninista, el PCE (ml), escindido de la formación de Santiago Carrillo por su viraje hacia la reconciliación nacional, el eurocomunismo y la apertura de la URSS.

Liderados por el ex ministro republicano Julio Álvarez del Vayo, a Carrillo lo llamaban traidor, defendían la figura de Josef Stalin y admiraban a Albania, la dictadura soviética más dura, según cuenta Lorenzo Castro, doctor en Ciencias Políticas y Sociología y profesor del Máster de Análisis y Prevención del Terrorismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde ese mismo mes de abril, sus centenares de militantes tenían la orden del partido de constituirse en «grupos de combate y autodefensa». Serían el «futuro ejército popular».

«Era gente belicosa que solía ir con navajas. El 1 de mayo de 1973 fue la primera vez que llamaron a sus militantes a acudir armados con barras de hierro, navajas...», explica Castro. Ya no se trataba de defenderse sino de atacar. El día se saldó con un duro enfrentamiento entre los estalinistas, la Policía y los Guerrilleros de Cristo Rey, hasta el punto de que, cerca de Atocha, acuchillaron de muerte a un joven policía de la Brigada Político-Social, Juan Antonio Fernández Gutiérrez.

Imagen
Comunicado del Comite Pro-FRAP tras asesinar a un policía el 1 de mayo de 1973.

Fue el bautismo de sangre de la incipiente organización. En un comunicado, el Comité Coordinador Pro-FRAP reivindicó el asesinato del «esbirro» y la senda de la «violencia revolucionaria»: «Esta acción no es más que el comienzo de la justicia popular. (...) ¡Ni Franco ni monarquía: República Democrática Popular y Federativa!». Muchos militantes fueron arrestados y torturados. Seguidores del PCE de Carrillo lamentan aún hoy que hechos como aquellos ayudaron al régimen a justificar su represión al conjunto de la disidencia.

Ese 1 de Mayo Javier Iglesias lo vivió desde la cárcel, según ha relatado él. Detenido cinco días antes, el 28 de abril lo llevaron a Carabanchel. Y allí, enviado por Enrique Tierno Galván (amigo de su padre Manuel, funcionario del Ministerio de Trabajo y antiguo seguidor de Indalecio Prieto), le visitó como abogado José Bono, entonces pasante en su despacho. «Estuve en la cárcel hasta junio», dijo él hace dos años. «Éramos unos críos, y o pagabas 100.000 pesetas o te tirabas un mes de cárcel».

Por entonces puede decirse que el FRAP aún llevaba a cabo una «violencia de masas: atracos, cócteles molotov...», asegura Castro, que ha investigado con profundidad a este grupo y también a los GRAPO. Fue en verano de 1975 cuando se produjo el salto a lo que el especialista denomina claramente «terrorismo». Con la crisis del régimen agudizada y el FRAP muy tocado por la represión, en una cita en París el PCE (ml) dio a su brazo armado la consigna de que cometiera atentados individualizados contra miembros de las fuerzas de seguridad.

Y así ocurrió. Entre julio y septiembre tuvieron éxito tres veces. En Madrid mataron de ocho tiros a Lucio Rodríguez Martín, un policía que vigilaba las oficinas de Iberia, y con una escopeta y delante de un niño, a Antonio Pose Rodríguez, guardia civil de Tráfico. En Barcelona asesinaron por la espalda a Juan Ruiz Muñoz, peluquero de la Policía Armada.


LA DECADENCIA

El considerado autor material del crimen de Barcelona fue amnistiado. En cambio, tres condenados por los otros dos asesinatos fueron fusilados aquel 27 de septiembre junto con dos miembros de ETA. Fueron las últimas ejecuciones de Franco, que moriría dos meses después. Ya en la Transición, el PCE (ml) nunca recuperó la popularidad que le dio el violento FRAP, disuelto en 1978. Se opuso a la Constitución y acabó sumido en la decadencia, con su editorial (Ediciones Vanguardia Obrera) dedicada a difundir las obras de Stalin.

'Stalin en España. La gran excusa', publicado por Javier Iglesias en 2008.

El año pasado, el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch se vio condenado a pagar 15.000 euros a Javier Iglesias por lesionar su honor al publicar unos tuits en los que le vinculaba con el primer asesinato del FRAP en aquel mayo del 73. Ante un juez de Zamora, el viejo militante declaró, según recoge la sentencia, que terminó dejando el grupo: «Que formaba parte de organizaciones pro FRAP, añadiendo que cuando se constituyó éste formalmente lo abandonó por desacuerdo». Es probable que se refiriese a a la proclamación oficial del Frente, realizada en enero de 1974 en París.

Acabada la carrera, Iglesias ejerció de abogado en «despachos más radicales» que el de CCOO, donde empezó su mujer, Luisa Turrión, «y representó a la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos del FRAP en reuniones de la Gestora Pro Amnistía de Madrid», según escribe el periodista y ex miembro del Frente José Catalán Deus en Del FRAP a Podemos. Crónica de medio siglo (GrRound!, 2019).

La agencia Cifra le nombró en marzo de 1977 como abogado de la esposa de un miembro de los GRAPO, mientras que Turrión defendía a la mujer de otro acusado. El caso: los secuestros del político Antonio María de Oriol y el militar Emilio Villaescusa.

Con 66 años y ya jubilado, Javier Iglesias milita ahora en Podemos, aunque en 1986 se presentó a las elecciones por IU en Soria. En 2008 publicó un libro, Stalin en España. La gran excusa (editorial Raíces), en el que sin entrar en valoraciones sobre el dictador -«el libro no se propone, en absoluto, ser una defensa de Stalin»- sostiene que «el mito» de Stalin como «malvado ogro comunista» sirvió de excusa para la sublevación franquista, para la «vergüenza» de la no intervención de la URSS en la Guerra Civil y para las luchas entre socialistas durante la contienda.

Tras el agrio rifirrafe de este miércoles en el Congreso, el vicepresidente se ha mostrado orgulloso de la militancia de su padre. Su ex mujer le ha defendido como a «un luchador contra cualquier forma de fascismo». Para la ministra Irene Montero, personas como él son «héroes» que «se jugaron el tipo por la democracia».

En septiembre de 2018, el Gobierno de Pedro Sánchez prohibió un homenaje en Pamplona a los cinco fusilados del FRAP y de ETA por posible «enaltecimiento del terrorismo». El grupo convocante, Ahaztuak 1936-77, replicó: «Es enaltecimiento de la resistencia antifascista».

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Mar 02 Jun, 2020 4:14 pm

Invitado escribió:Imagen

Las parejas trayectorias de Dina Bousselham y Lilith Verstrynge hasta llegar al núcleo duro del líder de Unidas Podemos


Ya imaginamos cual es el nucleo duro del amado lider.

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Mar 02 Jun, 2020 4:05 pm

Imagen

De pupilas a asesoras, el camino de las amigas de Pablo Iglesias

Las parejas trayectorias de Dina Bousselham y Lilith Verstrynge hasta llegar al núcleo duro del líder de Unidas Podemos

Los cambios de opinión, las idas y venidas y decir una cosa para luego hacer la contraria son dinámicas muy comunes en el seno de Unidas Podemos. Unas formas de actuar que ayer se volvieron a constatar a primera hora de la mañana, cuando Dina Bousselham hizo llegar al Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional un escrito donde se retractaba de sus anteriores declaraciones sobre la tarjeta de memoria de su móvil robado en 2015 en una tienda de Madrid. Sobre los pormenores de este asunto se han escrito sendos artículos en las páginas de España de este diario a lo largo de esta semana, por lo que aquí lo único que cabe destacar es que la intención de Bousselham con esta nueva versión sobre la información privada que había en su teléfono es obstaculizar la imputación de Pablo Iglesias por dos delitos (uno de revelación de secretos y otro de destrucción de dispositivos electrónicos) en el marco de las investigaciones del caso Villarejo.

El vicepresidente del Gobierno y esta joven de 30 años nacida en Tánger se conocieron en las aulas de la Universidad Complutense de Madrid. Él era su profesor en una asignatura de Ciencias Políticas y a final de curso Iglesias premió el buen trabajo de su alumna con una matrícula de honor. Desde que le dio clase, y más todavía desde que terminó la carrera con un Erasmus en la Nueva Sorbona de París, Iglesias ha procurado tener a su pupila lo más cerca posible; hasta el pasado 12 de mayo, cuando se presentó en Twitter «La última hora», un portal digital que hace las veces de panfleto de la formación morada. Bousselham es quien dirige esta publicación, ya que en Unidas Podemos la consideran el azote de las cloacas y la adalid del rigor periodístico.

Imagen

En 2014 ella se convirtió en su principal asesora en Bruselas. Allí, entre intervenciones, la organización de su agenda y de los temas que ella creía importantes para que Unidas Podemos tratase en la Eurocámara, la relación entre Bousselham e Iglesias pasó de ser de obnubilación entre alumna y profesor, a convertirse en un trato de igual a igual. Llegaron a fraguar una amistad muy especial, aunque siempre han negado (a su manera, porque Iglesias no hace comentarios sobre su vida privada) que entre ellos hubiera otro tipo de conexión que trascendiera del plano laboral. «Por desgracia ha sido una constante en mi vida política que me atribuyan noviazgos», llegó a declarar Iglesias en marzo del año pasado en la Audiencia Nacional. En esa misma vista, como testigo, también participó Ricardo Sa Ferreira, quien en 2015 era el novio de Bousselham y en la actualidad es su marido. Ambos vivían en Bruselas y volvieron a Madrid ese año, cuando Iglesias se presentó como líder de Podemos a las elecciones generales.

Hija de Jorge Verstrynge

Meses después, en marzo de 2016, Podemos fichó a Lilith Verstrynge como becaria en el Parlamento Europeo. Allí permaneció tres años. Dejando a un lado que Lilith es la hija de Jorge Verstrynge, secretario general de Alianza Popular entre 1978 y 1986 y, con el tiempo, devenido en uno de los padres ideológicos de la formación morada, lo cierto es que ella y Bousselham han tenido trayectorias similares (tienen estudios en la misma universidad de París, hablan seis idiomas y se han curtido en Bruselas) para llegar a estar tan bien valoradas dentro del partido. Además, Dina nació en Tánger y vivió allí hasta los 18 años y el padre de Lilith también es de allí.

Imagen

El pasado mes de febrero Iglesias nombró a Lilith una de sus asesoras en la vicepresidencia del Gobierno. Esta joven de 27 años es una de las piezas clave del núcleo duro y de confianza de Iglesias, quien la considera una persona muy querida.

A Lilith le ha venido muy bien que estos días el foco de atención haya sido su compañera Dina, ya que al principio del confinamiento protagonizó todo tipo de virales vía WhatsApp y Twitter donde se decía que era la nueva toy girl de Iglesias. Bulos a un lado, tanto ella como Bousselham han pasado de ser aprendizas a asesoras del líder.

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Mar 02 Jun, 2020 3:38 pm

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Mar 02 Jun, 2020 2:15 am

PODEMOS

Mensaje por GOLFOS » Lun 01 Jun, 2020 4:48 pm

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Lun 01 Jun, 2020 3:49 am


Irene Montero, el 9-M: «La bajada de cifras el 8-M fue debido al coronavirus, pero no lo voy a decir...»
La ministra de Igualdad admite que las «medidas drásticas» de otros países tenían un efecto «limitado» contra el Covid

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Dom 31 May, 2020 3:00 am

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Sab 30 May, 2020 4:41 pm

"Con esto te quiero decir coletas que tengas cuidado"

"Cuídate mucho que la gente está muy caliente"

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Sab 30 May, 2020 4:32 pm

:pinocho:
:pinocho:

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Sab 30 May, 2020 1:48 am

Imagen
Dina Bousselham, a su llegada a la Audiencia Nacional para prestar declaración el pasado lunes 18 de mayo.


DINA BOUSSELHAM
SE CONTRADICE PARA ‘SALVAR’ AL JEFE

La ex asesora de Iglesias asegura ahora que la tarjeta que le dio el vicepresidente no estaba dañada. Este cambio podría revertir la delicada situación jurídica en la que estaba el líder de Podemos.

INMACULADA COBO


DESDE EL PASADO LUNES 25, a Pablo Iglesias (41), vicepresidente del Gobierno, se le retiró la condición de “perjudicado” en el Caso Villarejo. El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, dictó un auto donde a petición de la Fiscalía Anticorrupción, acuerda “la revocación a Pablo Iglesias de la condición de perjudicado y ofendido” en la pieza separada donde se investiga el robo del teléfono móvil de su ex asesora, Dina Bousselham (30). Además, se preparaba para pedir al Supremo que investigue al vicepresidente por dos posibles delitos: revelación de secretos y daños informáticos.

Para entender esta resolución judicial, habría que remontarse al inicio de este caso. Podemos denunció un “ataque de las cloacas” orquestado supuestamente por el comisario Villarejo en 2017, cuando en el apartamento de éste apareció un soporte de memoria con información sustraída del móvil de Dina, robado a finales de 2015. Entre los documentos, muchos relacionados con el funcionamiento del partido y también “fotografías” íntimas de Bousselham. Algunas de las conversaciones que supuestamente albergaba ese móvil fueron publicadas en la prensa, como las relacionadas con las declaraciones de Iglesias sobre la periodista Mariló Montero.

En el marco de la investigación del Caso Villarejo, se abrió una pieza separada llamada Dina. En 2019, Pablo Iglesias declaró en la Audiencia Nacional, en calidad de perjudicado, que el presidente del grupo Zeta, Antonio Asensio, le había entregado la tarjeta del móvil de su ex asesora. Asensio le habría dado la tarjeta al líder de Podemos basándose en una supuesta relación sentimental de Iglesias con Dina y asegurándole que no publicaría nada. Pero Iglesias no se la entregó de vuelta a Dina hasta meses después.

El juez García Castellón explica entonces que existen “dudas razonables” sobre en qué momento se le entrega esa información “reservada, sensible y además íntima”, apuntando a que el vicepresidente pudo tardar entre “entre cinco y 39 meses” en dárselo. Esta es la base de la posible imputación del vicepresidente por un delito de revelación de secretos.

Imagen
IRENE MONTERO
El ‘caso Dina’ estalló cuando Iglesias comenzó su relación con Montero en 2016.

Imagen
TANIA SÁNCHEZ
Después de tres años juntos, en 2105 Tania publicó una carta anunciando la ruptura.

En el auto, el juez también señala que la tarjeta que Iglesias entregó a Dina estaba “parcialmente quemada”. Por su parte, Iglesias declaró que pudo acceder al contenido de dicha tarjeta junto a Asensio en 2016. De aquí se extrae la posibilidad de hablar de un delito de daños informáticos.

Sin embargo, el caso ha dado un vuelco inesperado. Dina remitió el pasado jueves una carta a la Audiencia Nacional donde sostiene que cuando el vicepresidente del Gobierno le entregó la tarjeta de memoria de su móvil robado, ésta no estaba destruida. El pasado 18 de mayo aseguró lo contrario ante el juez Manuel García Castellón y los fiscales Anticorrupción del Caso Villarejo.

Bousselham manifiesta ahora que cuando el líder de la formación morada le dio la tarjeta del móvil “con el fin de proteger mi intimidad, mi vida familiar y mi relación de pareja, accedí a los elementos de naturaleza más personal e íntimos de ésta y por ello puedo indicar que inicialmente funcionaba, si bien no contrasté ni analicé todo su contenido”. También añade que cuando volvió a intentar acceder después, la tarjeta había dejado de funcionar. Este viraje podría remitir la delicada posición jurídica en la que estaba el vicepresidente.

Hay interrogantes que siguen en el aire. ¿Por qué Iglesias guardó la tarjeta y no se la dio a Dina inmediatamente? ¿Por qué Dina parece no querer dañar a Iglesias en sus declaraciones? Iglesias ha apelado continuamente a los ataques de las cloacas del Estado, pero no parece que guardarse la tarjeta de Dina con información “íntima” y “sensible” responda a una ética intachable, alejada de las cloacas que denuncia.

La relación de amistad entre Iglesias y Dina comenzó en la facultad y se hizo más fuerte en 2014, cuando ella se convirtió en su asesora. Por aquel entonces, el líder salía con Tania Sánchez, pero a principios de 2015 anunciaron su ruptura. Algunas voces apuntaron a que Dina habría sido la causa del distanciamiento de la pareja, algo que nunca fue corroborado. De hecho, Dina, llegó a declarar que la habían relacionado con Iglesias para tratar de dañarle.

Dina es clave para Iglesias en el Caso Villarejo, como ha quedado demostrado con su cambio de declaración. Bousselham nunca se ha desvinculado del proyecto de Podemos y ha ido ocupando distintas responsabilidades dentro del partido, por ejemplo, como miembro de la gestora de la formación morada en la Comunidad de Madrid. Con la llegada de Unidas Podemos al Gobierno, Dina se quedó sin cargo y fuentes del partido señalaron que se “quejaba de esta situación”. Esto quedó “solucionado” por parte de la cúpula de la formación morada cuando Dina se convirtió en la directora de La Última Hora, medio afín a Unidas Podemos, que pretendía ser enemigo de la “cloaca” y está cuestionado desde su nacimiento precisamente por ser eso mismo. Entre otras cosas, la cúpula “anima” a sus cargos y militantes a financiar al medio.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 30 DE MAYO DE 2020

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 28 May, 2020 2:04 pm


El FRAP y el 'pollo', otra lección de historia de Federico a Pablo Iglesias
Federico da una lección de historia sobre el origen, qué era y a quién asesinó el FRAP y sobre el águila de San Juan del escudo de España.

PODEMOS

Mensaje por Patxi » Jue 28 May, 2020 1:49 pm



:shock:

Arriba