MACHISMO

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: MACHISMO

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Lun 22 Ene, 2018 3:34 am

Imagen


VIOLENCIA DE GÉNERO
Mayores e invisibles

Apenas hay datos y protocolos sobre la violencia de género en mujeres mayores. Miles de ellas están atrapadas desde hace décadas en el maltrato sin ser conscientes y sin posibilidad de rehacer sus vidas

Nacho Carretero




“Que te maltraten durante uno o dos años es horrible. Ahora imagínate haber sufrido maltrato, golpes e insultos, durante 48 años. Eso es toda la vida. Toda una vida maltratada”. Rosa acepta contar su caso desde el anonimato. Se casó cuando tenía 22 años y hoy está a punto de cumplir los 80. Su marido murió hace nueve. Convirtió su vida en un infierno.

“Era imprevisible”, cuenta Rosa en la mesa de una cafetería solitaria, en un barrio de Madrid. “Se enfadaba de pronto y comenzaba como a encenderse y a perder el control. Y eso acababa normalmente en un empujón o rompiendo muebles. Un par de veces llegó a pegarme, aunque no era lo habitual. Lo suyo era destrozar cosas, insultarme, gritarme. Me hacía entrar en pánico. Una noche me empujó y yo me clavé el radiador en la espalda. Casi me deja en silla de ruedas. Todavía hoy padezco de la columna”.

Rosa fue maltratada por su marido durante toda su vida. Lo llamativo es que ella nunca se consideró a sí misma víctima de maltrato. Para Rosa, que su marido le hiciese dormir en el suelo si consideraba que las relaciones sexuales no habían sido satisfactorias o que no le dejase hablar por teléfono si no estaba él delante, era lo que le había tocado. Y había que aceptarlo.

Es este razonamiento uno de los obstáculos más importantes que dificulta ayudar a mujeres mayores víctimas de violencia de género. Un asunto que apenas cuenta con atención, que no dispone de mecanismos y protocolos propios. Y que sume en el silencio y en el olvido a miles de mujeres en España que, durante décadas, han sido maltratadas por sus maridos. Y que todavía lo siguen siendo.


Resignadas

Apenas hay datos de la violencia de género en mujeres mayores de 65 años. El último registro del balance anual de Violencia Doméstica y de Género del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2016 muestra que las mujeres mayores apenas denuncian y suponen, a ojos de la oficialidad, una parte muy pequeña del total de víctimas.

A falta de estadísticas globales, cabe tomar en cuenta los números de distintas asociaciones o administraciones para poder aproximarnos a una idea. En el Hospital Clínico San Carlos de Madrid disponen de una Comisión contra la Violencia en cuyo último registro anual se concluye que un tercio de las mujeres mayores de 65 años con señales de violencia resultan ser víctimas de violencia de género.

Marisa Rebolledo es pedagoga social y experta en violencia de género. En los últimos cinco años se ha especializado en violencia contra mujeres mayores, a quienes ofrece formación y asesoramiento a través de un programa del Espacio Ágora. “Falta un estudio profundo y serio a nivel nacional. Este es uno de los problemas más desconocidos que tenemos en España y su gravedad es altísima. Necesitamos datos, conocer la situación y que la gente tome conciencia”.

Explica Marisa que la mayoría de mujeres mayores desconoce las ayudas y las herramientas para salir de una situación de maltrato. “No tienen acceso a ellas o a la información para conocerlas”.

Otro factor que esconde esta problemática es el relacionado con la mentalidad y cultura de muchas mujeres de la tercera edad en España. “Pertenecen a una generación educada en el franquismo y el catolicismo, que acepta su rol y asume que el matrimonio debe ser para siempre. Que es su obligación luchar porque así sea”. Las reflexiones que Marisa escucha de las mujeres en sus jornadas de formación están siempre vinculadas a la asunción: ‘es lo que Dios me ha dado’ o ‘es lo que me ha tocado’.

Esta mentalidad evita, en muchas ocasiones, que las mujeres maltratadas tomen conciencia. Que se vean a sí mismas como víctimas. A no ser que hayan recibido una paliza, es poco probable que, sin formación e información, estas mujeres se reconozcan como maltratadas. Sin ayuda, son incapaces de detectarlo.

La doctora Montserrat Lázaro del Nogal es geriatra en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Explica que, efectivamente, uno de los principales escollos con los que se topa es el silencio. “Algunas mujeres mayores han sido educadas en el machismo, crecidas en la naturalidad de la agresión, minadas de autoestima. Son las que todo lo callan, lo perdonan o ni lo identifican. Es la violencia machista en la última edad. Es un grave problema oculto del maltrato de género”, afirma.

La propia Marisa Rebolledo explica que la mayoría de mujeres perdonan a sus maltratadores o se niegan a hablar mal de ellos tras su fallecimiento. “Hay ahí una mentalidad de pertenencia a su marido, de incapacidad para enfrentarse a él incluso después de muerto”


Atrapadas en el machismo

Ana María se casó cuando tenía 20 años después de solo 11 meses de noviazgo. “A mí me pasó lo que me pasó porque me casé con un hombre que no conocía”, dice en el salón de su casa en el centro de Madrid. “Fue como un flechazo, un amor de esos muy romántico y todo era maravilloso. Pero al cabo de uno o dos años empezaron los problemas”.

Se trataba primero de enfados, gritos y golpes contra las puertas. Con el tiempo llegaron los empujones y enseguida las palizas. “Empezó a beber. Bebía a diario y no quería ir a trabajar. Se pasaba el día en el sillón tirado y de ahí al bar. Yo me puse a buscar trabajo porque teníamos tres hijas y había que sacar esa casa adelante, pero él no me dejaba. Se ponía en la puerta, bloqueándome el paso, y me decía que yo no iba a trabajar”.

Ana María recuerda con pánico los años que duró su matrimonio. “Yo estaba en casa con mis hijas y, si veía que pasaban las nueve de la noche, ya nos preparábamos. Ya sabíamos lo que nos esperaba porque venía bebido. Yo, cuando miraba el reloj y eran más de las nueve, temblaba”.

El sonido de las llaves entrando en la cerradura de la puerta era la señal. “Un día entró, vio que le estábamos esperando para cenar y empezó a gritar que por qué no habíamos cenado. Se puso a tirar todo y destrozó un mueble tirando la olla de la comida contra él”. Ana María recibió varias palizas a lo largo de su vida. “Lo peor era por las noches. A veces yo estaba durmiendo y me caía un bofetón de improviso. Yo pasaba las noches en un estado de tensión, de nervios. No sabía cuándo me podía dar una bofetada”.

El infierno lo aguantó Ana María durante casi 30 años. Hasta que una noche, borracho, su marido le puso una pistola en la cabeza mientras ella estaba en la cama. Así la tuvo toda la noche, hasta el amanecer. Cuando él se quedó dormido, Ana María se fue con lo puesto y jamás regresó. “Yo di el paso, empujada por mis hijas. Al cabo de unos días de escaparme me planteaba volver, era mi marido, estaba solo… Pero mis hijas me dijeron que, si regresaba, me olvidara de ellas. Así que nunca volví”.

Ana María dio el paso gracias a sus hijas. No es lo habitual. La mayoría de mujeres mayores no se plantean salir de la relación o romper con la situación de violencia. Porque no pueden. Cuando eran jóvenes no tenían a dónde ir, la mayoría de ellas sin trabajo y dependientes económicamente de sus maridos. Además, en casi todos los casos la familia e incluso los hijos se oponían a que las mujeres dieran este paso. “Llegado a los 70 u 80 años, pues les resulta más fácil aguantar lo que les queda que dar el paso tan traumático de romper con todo y reiniciar su vida. Tienen callo”, dice Marisa Rebolledo.

“Cuidaron de sus hijos, de sus casas, de sus padres, de sus suegros. No cotizaron. No tienen, por tanto, una pensión que les dé libertad. Es precisamente su dependencia económica la que lleva a sus hijos e hijas a no querer o no poder hacerse cargo de ellas cuando deciden dar el paso. Si los hijos no apoyan, es imposible que una mujer mayor deje atrás una vida de violencia. Es el grupo de mujeres de mayor vulnerabilidad, el que tiene más dependencia emocional, física y hasta económica. Y menos oportunidades para rehacer su vida”, añade la doctora Montserrat Lázaro.

Ana María explica el caso de una amiga suya, también maltratada, que huyó de su casa y la Guardia Civil la arrestó y la devolvió al domicilio acusada de abandono del hogar. Ella misma, Ana María, recuerda el día que su hija fue a pedir ayuda al vecino por una paliza que le estaba dando su marido. “El vecino llegó y le pidió a calma a Antonio. Diciéndole, ‘a ver Antonio, para hombre, déjalo ya’, como si nada. Y yo en el suelo ensangrentada. Cuando años más tarde denuncié, ese vecino le prohibió a su mujer testificar. Dijo que no era asunto suyo”.

Aquella denuncia de poco sirvió. El juez ni siquiera miró a los ojos a Ana María ni le dejó hablar. Su marido fue absuelto. Aquellas experiencias, esas formas de funcionar, permanecen todavía en la cabeza de muchas mujeres mayores que desisten si quiera de intentarlo.

“Yo ahora -termina Ana María- veo a una chica jovencita a la que su novio le dice déjame ver tu móvil, con quién estabas o algo así y pienso: huye, huye que aún estás a tiempo”.


Viudas y todavía víctimas

Explica Marisa Rebolledo que a las mujeres viudas no se les considera víctimas de violencia de género porque su marido ya ha fallecido. “En realidad -denuncia- ellas siguen padeciendo los efectos del maltrato. Son víctimas. Son mujeres que han estado aguantando 40 o 50 años de violencia y ahora sufren estrés postraumático, terrores nocturnos, síndrome de indefensión y secuelas físicas irreparables”. Calcula Marisa que un 40% de las mujeres mayores víctimas de violencia de género son viudas.

El problema es que no existen protocolos específicos para ellas. Apenas hay estudios sobre violencia de género en la tercera edad en España. “Se necesita formación específica para ayudar a estas mujeres, articular una atención especializada y ayudas para que puedan rehacer su vida. Y no existen en España donde se ha empezado a hacer caso a esta problemática hace solo 5 o 6 años”, dice Marisa Rebolledo.

“Los profesionales sanitarios tienen dificultades para identificar a mujeres mayores víctimas de maltrato de género. Faltan medios y recursos. También la sociedad tiene dificultades para reconocer este problema”, explica Montserrat Lázaro.

A la invisibilidad también ayuda el reducido número de asesinadas con respecto al total de víctimas. Esto se debe a que la mayoría de mujeres mayores no plantan cara, no intentar revertir la situación, algo que, normalmente, desencadena el asesinato. “Produce más alarma social cuando la víctima es joven. Y es comprensible. Pero la sociedad debería abrir los ojos con respecto a lo que está pasando con sus mujeres mayores. Ellas lo van aguantando en silencio”.

Cuenta Marisa que la principal demanda, la mayor esperanza que se encuentra en las mujeres a las que forma y asiste es clara: “Que se muera antes que yo. Unos 3 o 4 años antes y así poder tener un poquito de vida tranquila”.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Sab 20 Ene, 2018 4:24 am


La campaña #noseasanimal de la Junta de Andalucia

Imagen

http://faunacallejera.com/

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Jue 18 Ene, 2018 11:27 pm


Críticas a la legión por sus cánticos machistas en un desfile en Sanlúcar

"Yo prefiero tener un tanque a tener una mujer porque el tanque va a la guerra y la mujer la guerra es"; "Yo prefiero tener un cabo a una mujer, porque el cabo te da la hostia, y la mujer la hostia es" o "Yo prefiero tener un perro a tener una mujer porque el perro ladra que ladra y la mujer ladrona es".

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Jue 18 Ene, 2018 5:20 pm

Imagen

Brigitte Bardot: "Muchas actrices calientan a los productores para tener un papel"

"Para que se hable de ellas, cuentan que han sido objeto de abusos", ha indicado la actriz y mito erótico en los años 60. "Me parecía encantador que me dijeran que era guapa o que tenía un buen culito. Este tipo de piropo es agradable".

Brigitte Bardot considera que la mayor parte de las denuncias de acoso sexual en el cine que se han conocido en los últimos meses son "casos hipócritas" y afirma que muchas intérpretes "calientan a los productores para tener un papel". En una entrevista con la revista Paris Match, la que fuera actriz y mito erótico de los años 60 indicó que toda la polémica provocada por los abusos a actrices "ocupa el lugar de temas importantes sobre los que habría que debatir". "Yo nunca he sido víctima de acoso sexual. Y me parecía encantador que me dijeran que era guapa o que tenía un buen culito. Este tipo de piropo es agradable", señaló. Bardot, que está retirada desde hace años del cine y se dedica a la defensa de los animales, acusó a actrices de calentar a productores para tener papeles. "Después -añadió-, para que se hable de ellas, cuentan que han sido objeto de abusos. En realidad, más que beneficiarles eso les perjudica", indicó Bardot.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Jue 18 Ene, 2018 2:54 am

Imagen

Un colectivo feminista asturiano plantea una huelga de mujeres contra el patriarcado y contra el capitalismo

La iniciativa tiene ecos de aquella famosa huelga de las mujeres atenienses lideradas por Lisístrata para acabar con la guerra. Un colectivo feminista asturiano, Asturies Feminista 8M, plantea una huelga de mujeres que afecte a todos los ámbitos, desde el educativo al de la sanidad, pasando por el de los cuidados y todo el ámbito laboral. El lema es claro: "Si paramos nosotras, paran los servicios y para todo". El sábado habrá una reunión en la briblioteca del Fontán de Oviedo para preparar el paro de cara al próximo 8 de marzo, día de la Mujer Trabajadora. La Plataforma Feminista de Asturias ya se ha mostrado a favor de este paro de mujeres. La iniciativa tiene un aliento nacional, y el pasado sábado se reunieron 500 integrantes de colectivos en Zaragoza para impulsar la huelga feminista.

Pero falta algo más, el apoyo de los sindicatos. Por eso van a emplearse a fondo en los próximos días para que éstos se unan a la huelga general que plantean. "El año pasado ya se intentó, pero los sindicatos no la secundaron y hubo algunas personas sancionadas", explica una portavoz de Asturies Feminista 8M. Para este colectivo, la reivindicación va más allá del tópico de la igualdad económica. Se trata de que las mujeres tienen problemas para ascender por el hecho de serlo, de que se las reduce a determinadas actividades y de que les están vedadas mejoras laborales.

"Entendemos que el mundo no funciona sin nosotras, queremos pararlo todo y demostrar al mundo, a los gobiernos, a la sociedad, que somos imprescindibles", reza el manifiesto de la iniciativa. "La contradicción capital-vida nos ahoga en el día a día. El sistema colapsaría sin nuestro trabajo cotidiano de cuidados", añaden. La huelga se plantea contra el patriarcado y contra el capitalismo, y se invita a los hombres a participar, y no solo parando en sus puestos de trabajo. "Tenemos un montón de tareas para facilitar que tus compañeras lleven a cabo la huelga. Es tu día para gestionar el trabajo de reproductivo (los hijos) y de cuidados"

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Mié 17 Ene, 2018 2:12 pm


EL PROBLEMA DE LA MUJER ES EL DESAMOR: POR DESAMORADAS, DEGENERADAS, DESQUICIADAS
El director de www.hispanidad.com, Eulogio López, denuncia el feminismo, que tanto ha contribuido a la degeneración de la mujer.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Mar 09 Ene, 2018 1:41 pm


SÍ, LA MUJER ES SEXO DÉBIL, QUE NO INFERIOR
El director de www.hispanidad.com, Eulogio López, recuerda que hasta los académicos pueden cometer tonterías.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Lun 25 Dic, 2017 1:53 pm




Las prostitutas responden a la campaña "Soy putero" con su propio vídeo

Tras la polémica campaña en pos de abolir la prostitución que protagonizaron dos youtubers, las prostitutas se dirigen a los abolicionistas para defender su punto de vista.



Hola Abolicionista

Así empieza esta contra campaña que hemos creado como respuesta a todas las campañas que directamente ha hablado de nosotras, sin nosotras. Las trabajadoras sexuales. Nos hemos unido unas cuantas compañeras de diferentes sectores de la prostitución para hablar directamente de NUESTRO trabajo y dar a conocer la realidad, la realidad de la apenas nadie habla. Hemos estado silenciadas durante mucho tiempo. Ahora ya no.

Así que estas somos nosotras. Las que ejercen, las que estamos con los clientes, las que conocemos la realidad y las que pedimos como se ve en el video: Que se nos escuche.

Trabajadoras sexuales en lucha.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Dom 24 Dic, 2017 6:39 pm

Lo terrible de estos crímenes

Javier Marías 10 DIC 2017

La dificultad de combatir la violencia machista estriba en que en ella no hay conspiración ni proselitismo: cada sádico toma su decisión a solas.


CADA VEZ hay más desesperación respecto a la llamada violencia machista (nunca emplearé la insensata expresión “de género”). Se suceden las protestas y las campañas en su contra, y se exigen “medidas” para atajarla y erradicarla. Todo ello con razón, pero, lamentablemente, con escaso sentido de la realidad. Lo terrible de estos crímenes, y la dificultad para combatirlos, estriba en que son individuales. No hay una conspiración de varones que prediquen el castigo a las mujeres que los abandonan. No hay proselitismo, a diferencia de lo que ocurre con el terrorismo, fuera el de ETA ayer o el del Daesh hoy. Tampoco, como con el actual independentismo, hay “evangelización”. No se intenta convencer a los hombres de que maten a mujeres, no se trata de una “causa” que busque “adeptos”. Por desgracia (bueno, no sé qué sería más trágico), cada bruto o sádico va por su cuenta y toma su decisión a solas. Lo más que puede concederse es que haya el factor mimético que suele acompañar a cualquier atrocidad, al instante imitadas todas. En ese aspecto, siempre cabe preguntarse hasta qué punto la sobreexposición en los medios de cada maltrato o asesinato de una mujer no trae consigo unos cuantos más, del mismo modo que los eternos minutos y enormes planas dedicados a cada atentado yihadista tal vez propicien su multiplicación. Pero poco puede hacerse al respecto: si ustedes recuerdan, durante los años más sangrientos de ETA, cuando ésta llegó a matar a unas ochenta personas cada doce meses, había ocasiones en que los asesinatos ocupaban tan sólo un “breve” del periódico, y eso no logró que disminuyeran. Por mucho que las noticias den malas ideas o estimulen la más nefasta emulación, es imposible dejar de informar de los hechos graves e indignantes.

Lo cierto es que cada crimen machista va por su cuenta, con su historia particular detrás. Cada asesino asesina sin confabularse con otros (salvo en casos tan irresueltos como los de Ciudad Juárez, donde sí pareció haber conjura), ninguno necesita el aliento, el beneplácito ni la propaganda de sus congéneres. Contra eso es muy difícil luchar. ¿Endurecer las penas? Desde luego, pero no es algo que importe a los asesinos de sus parejas o exparejas, los cuales se suicidan con frecuencia —o más bien lo intentan— después de cometido su crimen (uno se pregunta por qué diablos no lo hacen antes). ¿Educar desde la infancia? Sin duda, pero no parece que eso dé mucho resultado: un alto porcentaje de adolescentes españoles ve hoy “normal” el control de sus “chicas” y hasta cierta dosis de violencia hacia ellas. Es deprimente, y da la impresión de que, lejos de mejorar las mentalidades, las vamos empeorando. No sé, cuando yo era niño, nos pegábamos de vez en cuando en el patio o a la salida del colegio. Las niñas, rarísimamente, y no pasaban de tirarse del pelo, poco más. Conocíamos, sin embargo, una serie de normas inviolables: era inadmisible pegarse con un compañero de menor tamaño o edad; también ir dos contra uno (“mierda para cada uno”, era la frase infantil); y, sobre todo, a una chica no se le pegaba jamás, en ninguna circunstancia. Eso se consideraba una absoluta cobardía, algo ruin, algo vil. El que lo hacía quedaba manchado para siempre, por mucho perdón que pidiese luego. Pasaba a ser un apestado, un individuo despreciable, un desterrado de la comunidad. Y esas enseñanzas se prolongaban hasta la edad adulta. A una mujer no se le pone la mano encima, a no ser, supongo, que sea muy bestia y se nos abalance con un cuchillo en la mano, por ejemplo. Pero éramos conscientes de nuestra mayor fuerza física y de que era intolerable emplearla contra alguien en principio más débil (insisto, sólo en lo físico).

Obviamente, no todo el mundo cumplía esas reglas, porque, de haber sido así, no habría habido en el pasado palizas de maridos a sus mujeres, y ya lo creo que las ha habido, probablemente más que hoy. Al fin y al cabo, durante siglos se consideró que no había que entrometerse en la (mala) vida de los matrimonios, y que esas palizas y aun asesinatos pertenecían a la “esfera íntima o familiar”, una verdadera aberración.Lo que sí es relativamente nuevo, algo cada vez más extendido, es que los varones maltratadores maten también a los hijos de la mujer, para causarle el mayor dolor imaginable. Ha dejado de ser una rarísima excepción. Los niños de mi época nos creíamos bastante a salvo, precisamente por ser niños incapaces de infligirle el menor daño a un adulto. ¿Cómo iban éstos a hacerle nada a una criatura no ya indefensa, sino inofensiva? Dudo que los críos de hoy se puedan sentir seguros, a poco que se les permita ver o leer las noticias. Las mujeres llevan siglos viviendo con un suplemento de miedo, al ir por la calle y aun en sus casas. Los niños, no, y quizá ahora sí. Lo peor es que, como sociedad, poco podemos lograr contra todo esto, más allá de exigir jueces más severos y repudiar a los maltratadores hasta el infinito. Pero es ingenuo creer que eso les va a hacer efecto. Es lo que tienen los crímenes personales, que nada disuade a cada asesino individual.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Sab 23 Dic, 2017 2:05 pm

MACHISMO

Mensaje por Tal cual » Vie 22 Dic, 2017 2:50 am

Te creo

LEILA GUERRIERO 6 DIC 2017


En octubre, una argentina que regresaba a Buenos Aires por Air France notó que el pasajero francés que iba a su lado se estaba masturbando. Llamó a una azafata, pidió cambiar de asiento, le dijeron que no había, la sentaron en el sitio de la tripulación, junto a los baños, y se desentendieron. Ya en destino, la mujer denunció al pasajero y al personal de vuelo, cuyos miembros declararon durante horas en una comisaría. Todo se supo en noviembre, no por la denuncia de la pasajera sino porque el presidente de Air France “comunicó a la cancillería argentina su indignación por la detención arbitraria de los tripulantes”. El pasajero desmintió su acto de onanismo y dijo que había tenido problemas “desde el principio” con la pasajera, que se había negado a cambiarle el asiento para que él viajara junto a un amigo. A la mujer nadie le preguntó nada.

Hace unos años yo volaba desde Panamá junto a un hombre de gran porte que había cedido su asiento en el pasillo para que un par de ancianos pudieran viajar juntos, cambiándolo por uno incómodo, en el centro. Cené y me dormí. Desperté con la mano del tipo bajo mi trasero. Sentí violencia ciega, lo insulté. Su cara fue toda una respuesta: me miró como si estuviera loca, sabiendo que yo sabía que esa era la cara que él iba a poner si yo hacía escándalo. Me levanté. Busqué otro asiento. No había. Y no pedí ayuda a la tripulación. Sé lo que hubieran visto: “Mujer, edad mediana, viaja sola: histérica” versus “hombre amable ayudó a viejitos”. Pasé la noche en vela, junto a él. La respuesta al motivo de mi silencio es la pregunta que muchos de ustedes se están haciendo ahora: por qué no dije nada entonces. Esa pregunta que me vuelve a mí —no a él— sospechosa. No dije nada para evitar que otros hicieran lo que ustedes hacen: dudar de la única evidencia que una mujer, en esas circunstancias, tiene: la palabra propia.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Jue 21 Dic, 2017 3:31 pm


DE LA MESNADA A LA MANADA
El director de www.hispanidad.com, Eulogió López, recuerda que la liberación sexual ha disparado el número de agresiones sexuales. ACLARACIÓN sobre el caso de Pontevedra: la joven que denunció abusos sexuales por parte de 10 chicos admite ahora que se lo inventó.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Lun 11 Dic, 2017 5:06 pm


EL MACHISMO NO AUMENTA LOS EMBARAZOS ADOLESCENTES, LA IMPUREZA SÍ
El director de www.hispanidad.com, Eulogio López, alerta contra el peligroso feminismo imperante.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Vie 08 Dic, 2017 12:37 am


SILENCIADOS, cuando los maltratados son ellos www.silenciados.org
Trailer del documental "SILENCIADOS, cuando los maltratados son ellos". Un proyecto que trata de dar voz y visibilidad a los miles de hombres maltratados por sus parejas, víctimas de leyes injustas y sexistas y de las denuncias falsas por violencia de género así como por los regímenes de custodia de sus hijos en caso de separación/divorcio.




Estreno Documental SIlenciados Barcelona Intento Boicot Feminista
Imágenes del intento de boicot por parte de miembros del neofeminismo radical en el estreno del documental "SIlenciados, cuando los maltratados son ellos". En un momento del vídeo, la reconocida actriz Carme Sansa menosprecia a los hombres víctimas de violencia en el entorno doméstico alegando que son "cuatro hombres".

MACHISMO

Mensaje por Hola, putero » Lun 04 Dic, 2017 10:37 pm



“Hola, putero”: la campaña contra la prostitución que señala al cliente

Cuatro de cada diez hombres han pagado por sexo en algún momento de su vida, convirtiendo a España en el primer país de la Unión Europea en consumo de prostitución, según datos de la Asociación de Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituída (APRAMP) y el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad en 2016.

"Voy a contarte un secreto: ninguna de las mujeres a las que has pagado querían estar contigo". Así lo denuncia la nueva campaña contra la prostitución "Hola, putero", impulsada por Towanda Rebels. Se trata de un espacio de noticias sobre feminismo y humor feminista, en el que la periodista Teresa Lozano y la actriz Zúa Méndez hacen un repaso de la actualidad semanal y denuncian el machismo a través de un canal de Youtube.

La campaña denuncia que la prostitución "no va de sexo, va de poder: tú pagas por violar". Lozano y Méndez instan a llamar a las cosas por su nombre: "Cuando tú hablas de consumidores que pagan por un servicio y de trabajadoras sexuales, yo hablo de puteros y de esclavas".

Las dos activistas señalan que no ponen el centro de la cuestión en el derecho de las mujeres a prostituirse, sino en por qué el hombre cree que tiene derecho a comprar mujeres. "Tu dinero legitima lo que haces", concluyen.

https://twitter.com/hashtag/HolaPutero

Arriba