ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Sab 18 Nov, 2017 6:09 pm

Imagen

CAMBIO CLIMÁTICO Nueva York, Londres, Shanghai, Río, Sidney y Miami entre las más afectadas
Así quedarían bajo el agua las grandes ciudades del mundo si no se frena el calentamiento global

La ONU ha lanzado la voz de alarma: si las emisiones de CO2 siguen al ritmo actual, el Acuerdo de París será papel mojado y el mundo se enfrenta a un aumento de temperaturas de tres grados (por encima de la línea de flotación entre 1,5 y dos grados). Y el impacto directo lo van a notar en las ciudades, donde vive más de la mitad de la población mundial.

De Nueva York a Sydney, de Shanghai a Río, decenas de ciudades costeras podrían enfrentarse al reto de una subida del nivel del mar de hasta dos metros, según las proyecciones del Scott Polar Research Institute de Cambridge. Más de 275 millones de personas se verían "desplazadas" por las inundaciones que afectarían muy especialmente a las grandes metrópolis del sureste asiático y a las costas superpobladas de Australia y Norteamérica.

La organización de científicos Climate Central -en colaboración con el diario británico The Guardian- ha intentado visualizar ese preocupante escenario. "La subida del nivel del mar significa más inundaciones y eso está ocurriendo hoy, tiempo antes de que llegue la inmersión total", advierte Ben Strauss, al frente del estudio. Aunque la subida gradual de las aguas es tan solo parte del problema. La otra es el incremento de los episodios de clima extremo, con tormentas cada vez más potentes y frecuentes, como severo anticipo del mundo que viene.

"El futuro del planeta nos lo jugamos en las ciudades", asegura el economista británico Nicholas Stern. "Los centros urbanos están sufriendo el problema y allí han de surgir también las soluciones. Vamos a pasar de tener el 50% al 70% de la población en las ciudades y tenemos el imperativo moral, social y económico de lograr que sean más habitables. Necesitamos ciudades más eficientes, más vivibles y menos congestionadas. Si las seguimos construyendo como hasta ahora, seguirán contribuyendo al cambio climático y serán muy vulnerables".

La voz de las ciudades la llevó a la Cumbre del Clima en Bonn el ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, cubriendo el inmenso hueco dejado por Donald Trump. "Hemos venido a reemplazar a Washington", dijo Bloomberg, que anunció la creación de un grupo (American Pledge) que aúna a las ciudades, los estados y las empresas norteamericanas.

"El Gobierno de EEUU puede haberse retirado del Acuerdo de París, pero el pueblo americano sigue comprometido a lograr los objetivos", recalcó Bloomberg. "La meta es lograr que las temperaturas no aumenten más de dos grados y que se queden incluso bien por debajo. Y la responsabilidad de las ciudades, como cunas de la innovación, es fundamental en ese empeño. Necesitamos ciudades campeonas que marquen el camino e inspiren el cambio profundo que necesitamos".



El epicentro de la economía china está considerada como la ciudad más vulnerable del mundo a las inundaciones. Las proyecciones de Climate Central estiman que hasta 17,5 millones de personas podrían verse desplazadas en caso de un aumento de las temperaturas de tres grados. Pese a los esfuerzos recientes de la ciudad para protegerse de las inundaciones (incluido el mayor sistema de drenaje construido en China), gran parte de la ciudad quedaría bajo el agua: del distrito financiero de Lujiazui a la zona histórica de Bund, pasando por los dos aeropuertos y la isla de Chongming.


Osaka

Grandes partes de la ciudad comercial por excelencia en Japón quedarían bajo el agua y más de cinco millones de personas se verían afectadas en el peor escenario posible de aquí a 2070. Osaka tiene una red de barreras marinas que se han mostrado efectivas en el pasado pero que quedaron gravemente dañadas en el tsunami de 2011. La ciudad se debate ante la necesidad de una inversión millonaria para mejorar sus defensas.


Río de Janeiro


Las playas de Copacabana, el aeropuerto nacional y la mayor parte de la infraestructura construida para los Juegos Olímpicos quedarían bajo el agua en un escenario de tres grados. La universidad federal ha elaborado un 'plan de adaptación' al cambio climático, pero las autoridades políticas no han pasado a la acción.

Alejandría

La Biblioteca de Alejandría sería una de las primeras víctimas de la subida de las aguas. Se estima que unos tres millones de habitantes se verían afectados en la histórica ciudad egipcia, pese a la inversión anual del Gobierno de 35 millones de euros para proteger el norte, insuficientes en cualquier caso ante la magnitud del problema.

Sidney


Australia es otra de las 'zonas cero' del cambio climático, con Sydney, Melbourne, Brisbane y Perth sufriendo directamente el impacto. El puerto de Sydney, la Ópera y el Jardín Botánico se verían parcialmente inundados incluso con una subida de 74 centímetros del nivel de las aguas, que era la proyección inicial del Panel Intergubernamental del Cambio Climático. "La pregunta no es si ocurrirá, sino cuándo llegaremos a los dos metros si persiste el nivel actual de emisiones", advierte el profesor John Church, de la Universidad del Nuevo Sur de Gales.

Nueva York


El huracán 'Sandy' trajo en 2012 el apocalipsis acuático a la Gran Manzana. Más de 40 personas murieron al paso del huracán de Categoría 1. La subida de las aguas que dejó parcialmente inundado el Bajo Manhattan, incluido Wall Street y las obras del World Trade Center, así como toda la franja costera de Brooklyn y el aeropuerto JFK. "'Sandy' cambió por completo la percepción del cambio climático y nos hizo ver que es algo que está ocurriendo aquí y ahora", advierte el ingeniero Daniel Zarrilli, encargado de fortificar las defensas de la ciudad junto a un equipo de 60 expertos y de poner en marcha un plan de "adaptación" al cambio climático de 16.000 millones de euros.

Situada en una posición extremadamente vulnerable, en pleno estuario del río Hudson, Nueva York ha experimentado ya una subida de las aguas de 30 centímetros desde 1900. Las proyecciones prevén un aumento de hasta 70 centímetros de aquí a 2050 y hasta 1,80 metros para 2100.

El agua podría llegar en el peor de los casos hasta Central Station y Times Square, y cubrir gran parte del Midtown con la doble crecida del Río Hudson y el East River. Tan solo el Alto Manhattan y Central Park quedarían en seco en este escenario catastrofista visualizado por el cortometraje 'Dos grados'.

Londres


La barrera del Támesis es la segunda más grande del mundo (después de la de Oosterscheldekering, en los Países Bajos). Pero Londres, también levantada en pleno estuario, no está suficientemente protegida de las pleamares y las tormentas extremas, que ya tienen nombre propio en el Reino Unido. El Parlamento de Westminster, la Torre de Londres y el distrito financiero de Canary Wharf son algunas zonas de riesgo en caso de inundaciones.

La organización Practical Action ha elaborado un mapa virtual del Metro en 2100, con más de 30 estaciones inundadas, y ha pedido una puesta al día de las infraestucturas para adaptarse al cambio climático.

Un hipotético aumento de las temperaturas de tres grados tendría también un efecto devastador en la costa occidental de Inglaterra y podría causar la inundación casi total de ciudades como Hull, Grimsby o Skegness. El agua llegaría prácticamente hasta las puertas de Cambridge y Peterborough.

Miami

El paso reciente del huracán 'Irma' convirtió muchas calles de Miami en auténticos ríos, en imágenes que recordaron a Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina. Situada en primerísima línea de fuego, vulnerable año tras año al azote de los huracanes caribeños, Miami es una de las ciudades más amenazadas del mundo por el cambio climático.

Si las temperaturas aumentan tres grados, más de 2,7 millones de habitantes se verían afectados por las inundaciones, que podrían cubrir hasta una tercera parte del estado de Florida (incluida la residencia del escéptico Donald Trump, 'Mar-A-Lago', convertida en un auténtico lago del que sobresaldría en todo caso el torreón).

Tras la última y devastadora temporada de huracanes, los políticos locales han puesto en marcha una iniciativa -'Miami forever'- para financiar con 160.000 millones de euros la elevación de carreteras, la construcción de nuevos diques y sistemas de bombeo de agua. La ciudad ha nombrado a un oficial-jefe de 'resiliencia' y se están planteando incluso abandonar los vecindarios de más alto riesgo para refozar otros.

Palo Alto

El cambio climático llama también a las puertas de Silicon Valley. En febrero de 1998, y como consecuencia del fenómeno climático El Niño en el Pacífico, la zona se vio sacudida por fuertes tormentas y subidas del nivel de las aguas.

El análisis de Climate Central prevé que las inundaciones en los los próximos 30 años pueden afectar a unos 145.000 habitantes, principalmente en la zona de Palo Alto y San Mateo, donde tienen su sede compañías como Facebook y Oracle. El aeropuerto de San Francisco y la Universidad de Stanford también se verían seriamente afectadas (y en menor medida, la localidad de Mountain View, donde está ubicada Google).

"La bahía de San Francisco está muy urbanizada y no cuenta con apenas defensas", se lamenta Kristy Dahl, de la Unión de Científicos Preocupados. "San Mateo podría sufrir hasta 26 inundaciones al año en 2060 con una subida moderada de 1,2 metros", advierte. "En muy poco tiempo, mucha gente podría estar en una situación crítica".

California, por extensión, es una de las zonas de mayor riesgo ante el cambio climático, amenazada por las inundaciones y la erosión en la costa, y por los fuegos y el aumento de las temperaturas en el interior. El gobernador Jerry Brown estuvo en Bonn en ausencia de Donald Trump y reclamando «un mundo sin carbón».

España

Las ciudades costeras españolas, de Cádiz a A Coruña, pasando por Gijón, Bilbao, San Sebastián, Málaga, Alicante, Valencia o Barcelona se enfrentan también a severos escenarios en el caso de un aumento de las temperaturas de tres grados.

Climate Central destaca sin embargo el riesgo de "sobrecalentamiento" de Madrid como ciudad interior. La capital de España figura en el cuarto lugar del mundo entre las ciudades que sufrirán un mayor aumento de las temperaturas de aquí a 2100, superada tan sólo por Sofía, Skopje y Belgrado.

Las peculiaridades geográficas de Madrid y la alta contaminación pueden amplificar el efecto "isla de calor" y propiciar un aumento de las temperaturas en verano de 4,3 grados (proyección moderada) o hasta de 8 grados (peor escenario posible).

Decenas de ciudades podrían tener temperaturas medias en verano por encima de los 45 grados y alcanzar registros hasta ahora insólitos. En julio de este año, se alcanzaron picos de 54 grados en Mitrabah (Kuwait) y Turbat (Pakistán), y de 53,7 en Ahwaz (Irán), mientras en Phoenix (EEUU) se superó el techo de los 50 grados.

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Sab 30 Sep, 2017 11:23 pm




Al Gore recobra confianza en la lucha contra el cambio climático

Planeta Futuro presenta en exclusiva un extracto del documental 'Una verdad muy incómoda: ahora o nunca', que se estrenará el próximo 6 de octubre

"En 10 años ya no podremos invertir el calentamiento", alertaba en 2006 el exvicepresidente de Estados Unidos, Al Gore. Acababa de protagonizar Una verdad incómoda, un documental que esbozaba un aterrador panorama del planeta y fue galardonado luego con dos oscars. Una década después, el político recobra algo da fe y cree que no todo está perdido en la lucha contra el cambio climático. En un viaje alrededor del mundo, que le lleva de Groenlandia a India, a través de Europa, Asia y Estados Unidos, Al Gore ya no se pregunta si debemos cambiar y qué, sino si lo estamos haciendo con la rapidez necesaria. El nuevo documental, Una verdad muy incómoda: ahora o nunca, se estrena el próximo 6 de octubre y el tráiler ya puede verse en YouTube. Planeta Futuro presenta hoy un extracto del documental en exclusiva, Los glaciares se derriten.

En esta nueva entrega, dirigida por Bonni Cohen y Jon Shenk, Al Gore reconoce que nunca ha habido tanto en juego, pero confía en que los peligros del cambio climático se pueden superar mediante el ingenio y la pasión que atesora el ser humano. Sus esperanzas echan raíces en las acciones correctivas que, a su juicio, se han sucedido en los últimos años, como las crecientes inversiones en energía renovable o la firma del Acuerdo de París (aunque el presidente de EE UU, Donald Trump, posteriormente haya abandonado este compromiso).

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Mié 27 Sep, 2017 6:39 pm


EL HOMBRE ES EL CAUSANTE DEL CAMBIO CLIMÁTICO. ¡CLARO! Y DE TODO
El director de www.hispanidad.com, Eulogio López, denuncia la obsesión por culpar al hombre de todo.

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Jue 07 Sep, 2017 2:19 pm


EL HOMBRE FERTILIZA LA NATURALEZA, NO LA DESERTIZA
El director de www.hispanidad.com, Eulogio López, recuerda que el hombre no desertiza la naturaleza. Todo lo contrario.

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Mié 06 Sep, 2017 12:37 am

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Sab 29 Jul, 2017 12:05 pm

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Sab 29 Jul, 2017 1:52 am

Lo que no te cuentan en los telediarios: crece la superficie de nieve y hielo en Groenlandia.



ImagenImagen

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Jue 27 Jul, 2017 1:52 pm


INSISTO: MÁS PROVIDENCIA Y MENOS ECOLOGÍA
Hoy, el director de www.hispanidad.com, Eulogio López, recuerda que la ecología no hace más que angustiar a los hombres.

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Mié 26 Jul, 2017 2:02 pm


¿ECOLOGÍA? MEJOR CONFÍE EN LA PROVIDENCIA
Hoy, el director de www.hispanidad.com, Eulogio López, recuerda que es más eficaz confiar en Dios que en el reciclaje o el cambio climático.

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Dom 23 Jul, 2017 12:20 am

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Sab 22 Jul, 2017 7:26 pm



Cambio Climático: ¿Qué dicen los científicos?
El cambio climático es un tema urgente de discusión entre políticos, periodistas y celebridades ... pero ¿qué dicen los científicos sobre el cambio climático? ¿Los datos validan quienes dicen que los humanos están transformando la tierra en catastróficamente caliente? Richard Lindzen, físico atmosférico del MIT y uno de los principales climatólogos del mundo, resume la ciencia detrás del cambio climático.





Lo que no te han dicho sobre el cambio climático
Desde tiempos inmemoriables, nuestro clima ha estado y estará cambiando. Patrick Moore explica por qué el "cambio climático", lejos de ser un desastre causado por humanos, es, por una miríada de razones complejas, un hecho de la vida en el Planeta Tierra.

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Mar 11 Jul, 2017 6:48 pm

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Mar 11 Jul, 2017 5:32 pm

Imagen

La mayoría de los europeos minimiza el papel humano en el cambio climático

El 51% cree que la actividad humana no es la principal responsable de las alteraciones del clima

España destaca como el país con más crédulos: el 60% de los españoles acepta que el cambio climático tiene un origen humano



A pesar de Donald Trump, parece haberse alcanzado un cierto consenso global sobre la necesidad de combatir el cambio climático. Sin embargo, el reparto de responsabilidades por esa alteración todavía confunde a la población. Una encuesta realizada entre 10.000 europeos, publicada hoy, muestra que la mayoría de estos ciudadanos minimiza el papel de los humanos en el origen del cambio climático. Únicamente el 46% cree que la mano humana es la principal responsable de este cambio global, que es la explicación que nos da la ciencia. Frente a esta explicación científica, un 51% opina que o bien el cambio se debe esencialmente a una evolución natural (8%) o es una mezcla de los dos factores anteriores (42%) o directamente que el cambio no existe (un residual 1%). Un 2% no sabe qué contestar.

El estudio, publicado en Frontiers in Marine Science, muestra que únicamente el 18% de los europeos cree que el cambio global es el mayor problema que afronta el mundo. Pero quizá lo más interesante de sus conclusiones sean las diferencias que se dan entre países y entre grupos demográficos. Por ejemplo, España destaca como el país que mejor conoce este problema: el 60% de los españoles sabe que el cambio climático tiene un origen humano, el dato más alto de los diez países encuestados y que contrasta, en el otro extremo, con el 26% de los estonios.

"Los ciudadanos españoles destacan por su convencimiento de que el cambio climático se debe a la acción humana, y sus convicciones de estar adecuadamente informados sobre el cambio climático, su nivel de preocupación y concienciación sobre este tema, y su voluntad y su respaldo a actuaciones para atajar las causas del cambio climático", explica el oceanógrafo Carlos Duarte, que está entre los firmantes del estudio. "Los españoles también destacan entre los ciudadanos que confían más en los científicos y entre los que menos confianza tienen en opiniones sobre el cambio climático de amigos o familiares, como el primo de Rajoy", bromea el científico.

"Sin embargo", aclara Duarte, "al profundizar y hacer preguntas sobre hechos objetivos, como el aumento de la temperatura o del nivel del mar, se constata que su nivel de información es aún precario y que tienden a magnificar los cambios ya constatados, confundiendo previsiones futuras de modelos con hechos ya acaecidos". Este aspecto es lo que más le preocupa a Duarte, director del Centro de Investigación del mar Rojo, perteneciente a la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá. La encuesta, que se centra esencialmente en los problemas que afrontan los océanos por culpa del cambio climático, indica que muchos ciudadanos dan por hecho que ya se han producido algunas de las situaciones más temibles: tienden a exagerar los cambios e impactos que el océano ya ha experimentado, confundiendo estos con los que se prevé que puedan ocurrir, al ritmo actual de emisiones, a finales de este siglo.

"Esto apunta a un grave error de comunicación de los científicos, que al insistir en los cambios que podrían ocurrir hacia fin de siglo, hemos confundido al público. Creen que esos cambios han ocurrido ya: 2º C de calentamiento, un Ártico sin hielo en verano, y un océano cuyo nivel ha aumentado en más de 50 centímetros", explica el oceanógrafo. Y añade: "Esto lleva a la desesperanza y la inacción, pues si ellos piensan que esos cambios ya han tenido lugar, ¿cuál será su incentivo para evitar que estas cosas ocurran?".

En general, los ciudadanos europeos se muestran preocupados, se sienten relativamente bien informados (Alemania, Italia y España a la cabeza) y confían en la información sobre los impactos del cambio climático que les llega desde los científicos. Sin embargo, su información parece centrarse en la pérdida de hielo, la contaminación de los mares y la sobrepesca, mientras que otro problema esencial, como es la de la acidificación del océano, está fuera de su conocimiento ("es un problema que, en general, no entienden", lamenta Duarte).

Como es natural, son los ciudadanos que viven en la costa o vinculados al mar los que más preocupados se muestran sobre el efecto del cambio sobre los océanos. "Las mujeres están mejor informadas y más preocupadas", asegura Duarte, y sin embargo el porcentaje de hombres que aseguran sentirse bien informados de todos estos problemas es mayor que el de las mujeres. Los jóvenes se sienten menos preocupados que los más mayores, pero priorizan tomar acciones contra las causas del cambio, como reducir las emisiones de CO2, como también sucede en países como España e Italia. Los mayores, en cambio, priorizan actuaciones para adaptarse al cambio climático y mitigar sus consecuencias, como levantar defensas costeras.

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por Invitado » Dom 18 Jun, 2017 2:20 am

Imagen
ADOLFO EN LA ANTÁRTIDA. Ante una descarga glacial. «Entre 2002 y 2006 la pérdida de agua se ha duplicado»


EN LOS POLOS OPUESTOS DEL CAMBIO CLIMATICO

DEL DESHIELO A LA OLA DE CALOR. Ella es matemática y él, químico y geólogo. Y llevan décadas viajando al Ártico (ella) y a la Antártida (él) para medir cómo se derrite el planeta. Ellos se centran en los mejores sensores naturales: los glaciales. El mayor deshielo se está produciendo en el Polo Norte. “Si Trump no cree en el cambio climático, que se venga con nosotros a verlo”, dicen los españoles


Carmen descubrió el color azul insólito en el verano de 1997. En su primera expedición al Ártico. Un añil único que sólo existe en el interior de los glaciares. Allí estaba la joven Carmen —enfundada en un grueso traje amarillo— suspendida sobre un abismo de hielo. De hielo azul como ningún otro. Las manos bien sujetas a una cuerda, los ojos vivaces, la sonrisa congelada… Y a aquella exploración, al vasto casquete glaciar Vatnajokull, en Islandia (parte de la región ártica), le seguirían otras tantas decenas más.

El viaje de Adolfo empieza antes. En la otra punta de la Tierra. Este hombre de poblada barba gris pisa por primera vez territorio antártico a finales de 1987. Y es que Adolfo fue parte de la excursión que levantó en la isla de Livingston, en el archipiélago de las Shetland Sur, la primera base antártica española. La que lleva el nombre de Juan Carlos I.

La historia de Carmen Domínguez, alias Karmenka, y Adolfo Eraso es la de dos españoles que miden cómo se derriten los polos. O los glaciares que allí se encuentran. Lo hacen en cada extremo del planeta. Él, químico, académico y doctor en geología. Ella, doctora en matemáticas y profesora de la Universidad de Salamanca. La suya es una labor titánica. Extrema. Como las temperaturas que deben aguantar en cada visita que hacen a las regiones polares. Así, los últimos 20 años de su vida han transcurrido de expedición en expedición. El resultado es una base de datos única y viva (porque sigue creciendo) del derretimiento glacial. Una prueba inequívoca de que el cambio climático continúa. Y de que el calentamiento global no «fue creado por y para los chinos», como enarbola Donald Trump.

—¿Qué opina de la afirmación del presidente de EEUU? —le preguntamos a Adolfo.

—Yo no opino, yo investigo. Tengo cientos de miles de datos que me respaldan —sentencia él de un tajo.

Adolfo habla de las cifras de descarga glacial —hielo que se pierde en forma de agua— que han ido recopilando desde finales de los años 80. Desde que se desplazó hasta la Antártida para ayudar a instalar la base española. En esa ocasión, hizo mediciones sólo durante las dos o tres semanas que estuvo allí. Pero le bastaron para poder compararlas con las recabadas 13 años después. Así notó que la descarga glacial entre 1987 y 2000 se había duplicado. «Una pérdida de agua brutal», lamenta. Agrega el experto que después entre 2002 y 2006 pasó lo mismo. El valor se duplicó, pero en menor tiempo. En sólo cuatro años.

La descarga glacial «es un parámetro muy exacto y estable», dice Eraso. Es también una evidencia clara —y visible— de la existencia del calentamiento global. El aumento gradual de la temperatura ambiente, provocado por este fenómeno, hace que la masa de hielo de los grandes casquetes polares disminuya por fusión (es decir, que se derrite). Eso es lo que se conoce como descarga líquida glaciar y a la larga hace que el nivel del mar aumente.

Karmenka y Adolfo han bautizado su proyecto con el nombre de Glackma. Una contracción de tres palabras: Glaciar, Criokarst (cuevas o relieves en hielo) y Medio Ambiente. La iniciativa existe como tal desde 2001, aunque ya habían explorado juntos desde 1997. Para ellos las expediciones se han convertido en un modus vivendi. Exclama el geólogo: «Ya no las cuento. Sé que paso de 100…». Entre el Polo Norte y el Sur. Si en una imagen se ve a Carmen en Svalbard (79ºN), a menos 37 grados centígrados, pala en mano y rodeada de nieve, en otra estará Adolfo, pipa en la boca y mochila a la espalda, en el casquete glaciar Collins (62ºS).

Además de exactas, las mediciones que respaldan el trabajo que hacen en Glackma son continuas. Éstas se registran —cada hora de cada día— en las ocho estaciones distribuidas en los dos hemisferios. Cuatro están en el norte: en el Ártico Sueco (68ºN), Islandia (64ºN), Svalbard (79ºN) y en el norte de los Urales (68ºN). Otras cuatro en el sur: en la Antártida insular (62ºS), Patagonia Argentina (49ºS), Patagonia Chilena (51ºS) y en la Península Antártica (65ºS). Las que los expedicionarios llaman estaciones son en realidad sondas (conectadas a data loggers) que van almacenando información sobre el comportamiento de los glaciares. Incluidos los datos de pérdida de hielo. Son, en total, 70.008 mediciones al año.

Todas y cada una de las estaciones se encuentran en el interior de un glaciar. En concreto, en el punto donde confluyen los ríos, pequeños y grandes, producto del drenaje del glaciar. Llegar hasta allí no es fácil. Se accede a través de pozos en hielo— o moulins, que es el término empleado en glaciología— algunos de hasta 60 metros de profundidad. Luego están las cuevas y conductos que hay que recorrer hasta llegar al lugar perfecto para colocar la sonda. «Sé que me juego un poco la vida», reconoce Adolfo, quien estando a días de cumplir los 83 años no ha dejado de explorar entre las gélidas grietas. Siguiendo kilómetros y kilómetros de ríos subterráneos…

Menos mal que es hábil espeleólogo y que Carmen, de 48 años, se ha convertido en una gran bajadora a golpe de experiencia. De prueba y error. De manos ensangrentadas en la primera expedición al Ártico (por no usar guantes) a descender moulins de 55 metros como si lo llevara haciendo desde siempre. Y no sólo es bajar una vez a colocar la sonda en el lugar adecuado. Es subir y volver a bajar cada tanto para recoger los datos y poder analizarlos.


Imagen
KARMENKA EN EL ÁRTICO. Tiene 48 años y aquí se le ve bajando a uno de los pozos del Polo Norte para recabar datos del deshielo, en 1997. Ha llegado a bajar a 55 metros de profundidad.


EN LA NEVERA DEL MUNDO

Eso es precisamente lo que ha hecho Karmenka hace un par de semanas. Acaba de regresar de una excursión de 40 días al Ártico Sueco y a Islandia. Esta vez se ha unido al grupo Carlos Caraglia, fundador de la International Alliance for Nature Conservation (IANC), expedicionario y operador de cámara. La matemática cuenta a Crónica que desde 2013 no iban de expedición. Lo hace desde el Land Rover blanco en el que han recorrido los 12.000 kilómetros de ida y vuelta que separan España de estas regiones polares. En ese año les cortaron la financiación y los dos viajes al año que hacían en verano a cada uno de los polos se acabaron. «Esta vez», asegura, «el presupuesto ha salido de nuestros bolsillos».

Han sido días duros. De soportar vientos de 180 kilómetros por hora o nevadas muy intensas. De dormir en tiendas de campaña o no hacerlo. De llevar una dieta de comida liofilizada… Pero ha valido la pena. Aunque perdieron los datos de la estación del Ártico Sueco (había desaparecido), la información recabada en Islandia dice mucho de lo que está pasando en el planeta. Han podido determinar que la onda de descarga de hielo —el periodo en el que se registran los valores máximos de deshielo— se extiende ahora fuera de los meses de julio y agosto, como era habitual. Entre 2014 y 2017 este periodo ha pasado de durar de dos a seis meses (de mayo a octubre). Es decir, que el tiempo de duración del periodo de máximo deshielo se ha triplicado en sólo tres años.

Pese a las dificultades, no es una labor que les pese demasiado. A Karmenka, ávida lectora de las novelas de Julio Verne, la pasión por la naturaleza le viene desde niña. También a Adolfo. Cuando era crío exploraba las montañas y cavernas de su Estella natal. Dice que le gusta hinchar los pulmones en el Polo Sur. Que allí, rodeado de nieve, se siente «como en su tierra», Navarra. Ese es su laboratorio. Donde puede observar en silencio. Y eso que admite que «investigar en la Antártida no es nada sencillo». Pero el veterano geólogo no es de los que se rinde fácilmente (eraso significa acometer en euskera). Ni un melanoma maligno —que ya le quitaron— pudo frenar su ímpetu explorador. Ese cáncer fue el precio a pagar por estar tanto tiempo en zonas donde hay agujeros en la capa de ozono.


CAMINOS CRUZADOS

Los caminos de estos dos científicos se cruzaron cuando Carmen viajó de Salamanca a Madrid para recibir un curso en la Universidad Politécnica de Madrid. La casualidad (y la curiosidad) la llevaron hasta una conferencia impartida por un profesor llamado Adolfo Eraso. La expedicionaria lo relata en el libro Diario Polar (2011). Era una charla sobre su experiencia en el glaciar Perito Moreno, en la Patagonia. Fascinada por las historias del hidrólogo en el fin del mundo, supo allí que aquello era lo que quería hacer…

Y si en la novela de Verne el joven Axel, su tío Otto y el guía Hans descienden por el volcán Snæfellsjökull para llegar al centro de la Tierra, Karmenka se interna en los moulins para encontrar evidencias del calentamiento global. Explica la matemática que los glaciares son «sensores naturales», unos chivatos del clima. Se dice incluso que en ellos está la clave de nuestra supervivencia como especie. Al recopilar y analizar los datos que obtienen de sus gélidas profundidades, monitorean la evolución del cambio climático.

La ola de calor que esta semana ha recalentado España, con máximas de 42º y mínimas de 25º en Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía, es, según ella, uno de los efectos del derretimiento de los polos y del cambio climático. «Los glaciares desempeñan un papel muy importante en el sistema climático global», explica. De hecho, son los responsables de que el clima sea como lo conocemos hoy y de que se den las condiciones favorables para la vida. Dice la investigadora que cuando los glaciares se funden a gran velocidad, como está pasando, los fenómenos atmosféricos se vuelven cada vez más violentos. Las sequías se alargan, las lluvias son más torrenciales, las olas de calor, más intensas y frecuentes...

La diferencia entre el deshielo de uno y otro hemisferio es también una evidencia. Según los datos recabados por los investigadores de Glackma, la descarga glacial en el Ártico es de 3,5 a cuatro veces mayor que en la Antártida. Karmenka detalla que «esto sucede porque la Antártida es un continente entero hecho de hielo, con puntos de altitud de hasta cuatro kilómetros». Mientras que el Polo Norte está formado por hielo marítimo. Pero hay otro factor: «El hemisferio norte abarca a los países que más contaminan».

¿Qué se puede hacer para frenar el deshielo? Adolfo dice que «hay que estudiar el fenómeno muy a fondo primero, que no está del todo hecho». Para Karmenka la clave reside en la divulgación de sus investigaciones enfocadas sobre todo en los jóvenes. Por eso en Glackma apuestan por compartir sus conocimientos con estudiantes, a quienes invitan a seguir las expediciones virtualmente desde sus aulas (a través de El blog de Karmenka, una suerte de diario de viajes). «Porque es imposible cambiar las mentalidades adultas».

—¿Qué le diría a Trump, que no cree en el cambio climático?

—Que se venga con nosotros a verlo —responde la matemática de los glaciares en medio de una risotada.


EL MUNDO / CRÓNICA / DOMINGO 18 DE JUNIO DE 2017

ONGS Y ONU SE FORRAN CON EL TIMO DEL CALENTAMIENTO

Mensaje por ola de calor » Dom 18 Jun, 2017 12:41 am

¿Por qué lo llaman ‘ola de calor’ cuando es cambio climático?



Los medios de comunicación dedican páginas y minutos a hablar de la ola de calor -que cada año parece adelantarse más al verano en España- pero solo de forma excepcional se apunta al cambio climático como una de las causas de la misma.

Llevamos ya varios días con temperaturas muy altas en la mayor parte de la Península Ibérica. Estas temperaturas son tan anormalmente altas que están generando situaciones críticas como la vivida en un colegio de Valdemoro, en el que hubo que atender a 50 chavales afectados por golpe de calor en su colegio. Los medios de comunicación están dando una información prolija sobre la ola de calor, aunque solo de forma excepcional se apunta al cambio climático como una de las causas de la misma. En realidad estamos ante un nuevo récord, que solo puede explicarse en el marco de las subidas globales de temperaturas: el cambio climático. Desde mi punto de vista es imprescindible comunicarlo así, ya que pareciera que el cambio climático fuera un fenómeno abstracto cuyos impactos nunca acaban de concretarse, y no es así.

Los informes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) ya apuntaban el aumento del número y la intensidad de las olas de calor, como uno de los impactos esperables en nuestra región. Así lo llevan diciendo al menos desde el cuarto informe publicado en 2007: “Desde 1950, las olas de calor han aumentado y se han generalizado e incrementado las cantidades de noches cálidas. También hay más regiones afectadas por sequías, pues la precipitación sobre tierra ha disminuido relativamente mientras que la evaporación ha aumentado debido a condiciones más cálidas”.

Hubo polémica en Europa sobre las causas de las olas de calor extremas que causaron cientos de víctimas en 2003, pero una amplia revisión bibliográfica realizada por un equipo científico internacional y publicado en Climate Central en julio de 2015, concluía que se ha multiplicado por cuatro la incidencia de las olas de calor en Europa debido precisamente al cambio climático. Ese estudio hacía una correlación casi indudable con el cambio climático como causa de las olas de calor, y esta misma mañana Ricardo García Herrera, catedrático de Física de la Atmósfera de la Universidad Complutense de Madrid, respondía con un inequívoco sí a la pregunta de la periodista Pepa Bueno sobre la posible correlación entre la actual ola de calor y el cambio climático.

Esta tendencia de altas temperaturas sigue la tendencia confirmada por la NASA, la NOAA y la OMM que constataron que 2016 fue el año más caluroso desde que se tienen registros. El año pasado la temperatura global se situó 1,1 grados centígrados por encima de la que había en la era preindustrial. 2016, además, fue 0,07 grados más caliente que 2015, cuyas altas temperaturas ya fueron un motivo de alarma mundial.

La ola de calor que sufrimos con tanta intensidad a comienzos de este mes de junio no es un fenómeno ajeno a ese aumento de las temperaturas causado por el cambio climático. Por tanto es imprescindible abordar la cuestión en toda su magnitud. En tiempos de Trump, y de sus necias palabras y acciones, debemos de responder llamando a las cosas por su nombre: no digan ola de calor, cuando debemos decir cambio climático.

Arriba