CIUDADANOS

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: CIUDADANOS

Re: CIUDADANOS

Mensaje por Assia » Lun 24 Jun, 2019 2:13 pm

Perdon, s me olvido anadir:'' por el giro del partido a la derecha''

Re: CIUDADANOS

Mensaje por Assia » Lun 24 Jun, 2019 2:06 pm

Segun EL PAIS, ''Toni Roldan deja C's por el alto coste para Espana a la derecha del partido...'' No he leido la noticia ompleta.

Re: CIUDADANOS

Mensaje por Assia » Mar 18 Jun, 2019 10:15 am

Por favor, no me robes el mensaje que solo he copiado algo de LA REPUBLICA COM.

'' DOS DIAS DESPUES DEL 15 J, CIUDADANOS ROMPE CON WALLS POR APOYAR A COLAU Y VOX CONGELA SU PACTO CON EL PP.'' Por mi parte, ojala y las elecciones generales se repitieran porque de esta forma, cualquiera gobierna a Espana.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mar 18 Jun, 2019 1:57 am

PRESIÓN

DAVID GISTAU




EN EL partido Cs, uno de los más angurrientos durante esa apertura de las puertas de las rebajas de Harrod’s que fue La Negociación, de vez en cuando surge el recordatorio de que existe un grupo de fundadores venerable y cenacular. Son la unidad de Asuntos Internos, capaz en un momento dado de pedir a Rivera que devuelva la placa y la pistola y suba a su habitación castigado sin postre. Porque hay cierta condescendencia paternalista con el muchacho en bolas aquel.

Como no han mutado al mismo tiempo que Rivera, un campeón mimético de la adaptación a la oportunidad, se mantienen apegados al motivo fundacional: sustituir la socialdemocracia en Cataluña cuando ésta fue abducida por el nacionalismo y dejó desamparada a media gauche divine que veía venir el tractor. Cs lo creó Zapatero sin querer por una explosión en el laboratorio mientras mezclaba sustancias volátiles. Fue un descubrimiento casual, como la viagra y el LSD, aunque con otros efectos una vez consumido.

Los fundadores de Cs, que no representan el oficialismo en un partido que no quiere un peso intelectual que lo haga demasiado rígido en los zafarranchos de trinque, se están pronunciando de una manera de la que cabe deducir que Rivera se les ha ido de las manos y Valls es el hijo que habrían querido tener. Ah, ponerlo ahora a Valls desnudo en un póster, genesíaco como las praderas americanas antes de que llegara el tren. Remendarle el himen a Cs después de que Rivera lo arrastrara a la perdición en la plaza de Colón. Porque en la presión –«¡formidable presión!»– de los fundadores a Rivera para que facilite la investidura de Sánchez hay un propósito expiatorio. Que pasa por regresar a un ámbito, el de los salvoconductos socialdemócratas en regla, mucho más cómodo para existir y lleno de compensaciones relacionadas con el complejo de superioridad moral. Y obtener de Sánchez la retirada del tablón de proscritos donde figuran, bajo la palabra Wanted, los rostros de los temibles miembros de la Banda de los Trifachitos.

El premio prometido es, por tanto, sacar a Cs del reverso tenebroso. La coacción consiste, si no acepta, en hacerlo culpable de que a Sánchez no le haya quedado más remedio que volver a entregarse a una serie de personajes radicales y conjurados contra el sistema pero tan oportunamente rehabilitados por la credencial progresista que no asustan ni a Macron, el zahorí de ultras.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Lun 29 Abr, 2019 1:24 pm



Inés Arrimadas, sobre un pacto con el PSOE: "Vamos a ser coherentes, ni un solo español nos ha votado para hacer a Sánchez presidente"

Inés Arrimadas descarta que Ciudadanos vaya a pactar con el PSOE para formar Gobierno. Asegura que su formación va a ser "coherente" y no van a fallar a sus votantes. "Ni un español nos ha votado para hacer a Sánchez presidente", señalaba.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mié 24 Abr, 2019 3:51 am



:calceta:

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mié 24 Abr, 2019 3:49 am

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mar 23 Abr, 2019 2:25 am




Entrevista a ALBERT RIVERA


Albert Rivera: "Prefiero un Gobierno sin Vox"


Albert Rivera: "Los escaños de Ciudadanos irán para echar a Sánchez del Gobierno"


Albert Rivera: "Hay que recobrar puentes pero antes hay que volver a la democracia"


Albert Rivera sobre Inés Arrimadas como candidata a la presidencia: "Eso lo tendrán que decidir l...

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Dom 21 Abr, 2019 3:14 am

Imagen
Albert Rivera, durante un mitin de campaña de Ciudadanos en Málaga.


Desastre Rivera

El drama de Ciudadanos no estriba en la incomprensión cainita del liberalismo, sino en su renuncia a ocupar el centro

RAÚL CONDE


Ernesto Giménez Caballero, un fascista de verdad, sostuvo en Manuel Azaña. Profecías españolas (Ediciones Turner) que en política, para triunfar, hay que aparentar ser lo contrario de lo que es. "No por inmoralidad, sino porque las masas lo son a su vez así: de doble fondo; piensan una cosa queriendo la contraria. Esa es la gran tragicomedia de la política". Este axioma explica por qué Albert Rivera cree que el electorado indultará sus giros de cadera, edulcorados gracias a las canonjías mediáticas del naranjismo.

La moción de censura sacó del carril a Cs. Entonces auxiliaba a un PP exangüe y soñaba con desplazar al PSOE. Ahora firmaría un gobierno con una ultraderecha que huele a olla podrida y a sacristía vieja. La degradación de las expectativas riveristas es proporcional a su pésima digestión del sanchismo. Se entiende que censure con duros epítetos la distensión con los independentistas; no la obsesión personalista que le lleva a presentar a Sánchez como un peligro público o cualquier otra sandez de este calibre. El programa socialista repudia la autodeterminación, mantiene la reforma laboral y entierra el impuesto a la banca. Garicano es más compatible con Calviño que con Lacalle. Sin embargo, queriendo taponar la fuga de votos a su derecha, Rivera insiste en limitar sus opciones a ser vicepresidente de un Ejecutivo echado al monte de la aznaridad. Grave error. El cordón sanitario a un partido fundador de la democracia del 78 puede liquidar su liderazgo. Quizá eso justifica la operación de mover a Arrimadas de la Ciutadella a las Cortes.

El espacio de Cs tras el salto nacional giraba alrededor de los valores constitucionales, los derechos de ciudadanía y el europeísmo. Todo eso saltó por los aires con el tripartito andaluz y la bacanal nacionalista de Colón. Esta foto minó la posición de centralidad naranja e instaló a su presidente en la bronca, síntoma de desesperación. A partir de ahí, cuesta abajo: pucherazos en primarias de saldo, aceptación de la foralidad (¿en qué quedó aquello de los libres e iguales?) y un goteo de fichajes en plan coche escoba del bipartidismo, tránsfugas incluidos. El giro a la derecha ha quedado sellado en su doctrina económica: no sólo ampara pingües rebajas fiscales para las rentas altas, sino que descarta prohibir a los bancos abrir oficinas en paraísos fiscales, elimina las propuestas destinadas a acabar con las Sicav y se olvida de regular las puertas giratorias. ¿Regeneración? Quia.

El drama de Rivera no estriba en la incomprensión cainita del liberalismo, sino en su renuncia a ocupar el centro y asumir su papel histórico. Puedes tener tres millones de votos o quedarte en la mitad. Lo que no puedes es alardear de moderado y acabar trajinando leyes con los iluminados que aún berrean el falso mito de la Reconquista.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mar 09 Abr, 2019 1:30 am

Moderno y liberal, llámame

DAVID GISTAU




A DIFERENCIA de Pablo Iglesias, que se dice capaz de agarrar sus contradicciones y cabalgar sobre ellas como sobre el toro mecánico de una verbena, Albert Rivera no siempre parece consciente de las paradojas en las que incurre su discurso y que son pequeños daños colaterales de una vocación de maleabilidad táctica. Como ejemplo, basta señalar que ayer colocó en el mismo pasaje de su intervención una contradicción tan flagrante como denunciar el «adoctrinamiento» nacionalista que se practica en las escuelas catalanas para después, a modo de anuncio solemne, declarar que tiene la intención de imponer como asignatura obligatoria una equivalencia constitucional de la Formación del Espíritu Nacional (FEN) del Movimiento: Formación del Espíritu Constitucionalista (FEC).

Se puede entender su preocupación cívica en un momento español francamente disolvente para las convenciones constitucionales. Pero que los niños sean adoctrinados en las aulas por parte del Estado no es malo o bueno en función de si el adoctrinamiento coincide o no con los valores propios. En ese sentido, tan ampuloso de credo constitucional, a Rivera no queda más remedio que decirle que también los nacionalistas catalanes y los franquistas del FEN creían iniciar a sus niños en el conocimiento de la verdad verdadera y de los valores adecuados para la vida en sociedad. Aun anunciándose continuamente con una combinación de adjetivos que valdría para el perfil de una web de ligue –Albert, moderno y liberal–, el candidato de Ciudadanos tiene el estatalismo tan metido en algún meandro de la mentalidad que no sólo cree que al Estado le corresponde moldear las ideas de mis hijos –adoctrinarlos con la FEC para que sean unos constitucionalistas fetén–, sino que además considera que del Estado depende ejecutar un anhelo tan jeffersoniano como el de llevar a los hogares de las clases medias nada menos que «la felicidad». Mirá vos. Van a venir los de Ciudadanos a casa a prepararnos cenas románticas y a tocarnos el violín.

Tanto en lo de los valores como en lo de la felicidad cabe decirle al Estado, incluso a este posible de Rivera imbuido de narcisismo constitucional: limítese a no incordiar y a no esquilmar con una presión fiscal socialdemócrata –ya la aplique la izquierda o Cristóbal Montoro–, de lo demás nos ocupamos nosotros mismos.

El discurso de Rivera sigue siendo sólido en lo que concierne al rechazo del independentismo, del golpismo y de las componendas mendicantes de un Sánchez capaz de «cualquier cosa» con tal de conservar el poder. Hasta de amenazar con la purga a un abogado del Estado, Edmundo Bal –nombre de novela de Alejandro Dumas–, si no se aviene a descargar la acusación. Hace bien en advertir de cuán penosos pueden resultar estos nueve meses de ignominia constante elevados a una legislatura de cuatro años.

Pero, al mismo tiempo, ese esfuerzo por rebajar siempre el sabor demasiado fuerte de la palabra España con su eufemismo reglamentario –la Constitución–, puede hacerlo pasar por un líder demasiado pacato en un tiempo en que Vox encauza la desinhibición de cierta España harta de cabalgar, no ya contradicciones, sino complejos. Esa es la parte de su electorado, fugitiva de Mariano Rajoy, que parecía no gustar a Ciudadanos y que ahora se le está marchando al maquis para vivir entre fuegos campamentales y no entre aseadas pretensiones centristas.

Rivera es convincente cuando dice que no quiere hablar de los huesos de Franco ni del pasado, sino del porvenir. Cuando asegura que pretende ser un elemento cohesionador, no polarizador, en esta división primaria, anacrónica, entre rojos y azules a la que España parece abocada de nuevo aunque sea con armamento de fogueo. Lo que pasa es que, estallada la guerra cultural y pendiente el cumplimiento del afán de revancha por las rendiciones gubernamentales, volvemos a estar en una España en la que, por desgracia, semejantes propósitos suenan como la tibieza de un tercerista incapaz de escoger posición en la trinchera que le corresponde. Ahí sí surge cierta melancolía por una España eternamente atropellada por los hunos y los hotros que tampoco se va a librar ahora.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Jue 04 Abr, 2019 3:28 am

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Jue 21 Mar, 2019 1:09 pm


LO SIENTO ALBERT: LIBERTAD E IGUALDAD SON INCOMPATIBLES

El director de Hispanidad.com, Eulogio López, recuerda una tautología olvidada: nadie es igual que su vecino...afortunadamente.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Lun 04 Mar, 2019 3:05 am



Ciudadanos reivindica un “feminismo liberal” para diferenciarse de Vox

Albert Rivera, Inés Arrimadas y las principales dirigentes de la formación presentan un decálogo de principios feministas


Decálogo de "feminismo liberal" de Ciudadanos

1. El feminismo es una causa de todos: no es patrimonio de nadie.
Su defensa la abandera cada ciudadano comprometido con la igualdad entre hombres y mujeres.

2. Nunca habrá igualdad sin libertad. El liberalismo percibe la emancipación del individuo sin distinción de sexo, nacimiento, etnia, raza o religión. Por eso, el feminismo liberal es el que defiende que toda mujer tiene igual libertad individual que el hombre.

3. El feminismo es necesario en España y en Europa: queda mucho camino para la igualdad. Por muchos avances obtenidos, sigue existiendo una desigualdad notable en las oportunidades de las mujeres, una brecha salarial inaceptable y la evidencia de una mayor dificultad de las mujeres para alcanzar sus metas. Mientras la igualdad plena no esté conseguida, el feminismo será el arma principal para dar esa batalla.

4. Que ninguna mujer tenga que elegir entre su carrera y su familia. La incorporación de la mujer al mercado laboral no ha ido acompañada de políticas efectivas que permitan ejercer la corresponsabilidad entre mujeres y hombres que demanda la sociedad del siglo XXI.

5. Feminismo no es decir ‘portavozas’, es cambiar políticas. El objetivo de la igualdad no se logra confrontando a los ciudadanos con ideologías caducas, se consigue con políticas públicas efectivas que eliminen las barreras que existen a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

6. El feminismo liberal no excluye al hombre: es una batalla de toda la sociedad. Los hombres son imprescindibles para la tarea que se propone el feminismo liberal. No podemos ignorar a la mitad de la sociedad para emprender la batalla de la igualdad de derechos y deberes.

7. El feminismo liberal pone la educación en el centro. Los ciudadanos deben ser formados de tal manera que se reconozcan en igualdad de derechos y deberes, oportunidades y aspiraciones, posibilidades y metas.

8. Ni un paso atrás en la lucha contra la violencia machista. Tan reduccionista resulta decir que todas las mujeres nacen víctimas como falso que la violencia machista no existe. Es urgente implementar el pacto contra la violencia machista para erradicar esta lacra.

9. Nadie habla por mí: en el siglo XXI, paternalismo NO, solidaridad entre mujeres SÍ. La mujer no se ha sacudido la tutela del varón para caer en la tutela de otras mujeres que pretendan hablar en su nombre.

10. Guerra de sexos es pasado, feminismo liberal es presente y futuro. El feminismo liberal representa el futuro en la lucha por la igualdad. Ningún grupo de presión puede hablar en nombre del conjunto de las mujeres.

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mar 26 Feb, 2019 2:01 am

CIUDADANOS

Mensaje por Invitado » Mar 26 Feb, 2019 1:56 am

Mudanza

DAVID GISTAU




NO ES fácil comprender que el último acto de Inés Arrimadas antes de su mudanza haya sido la excursión a Waterloo. Parece una idea inspirada por las bromas de Boadella encarnando al presidente de Tabarnia delante de la casa de Puigdemont. Pero Boadella puede hacerlo porque el humor bufonesco siempre fue el ámbito de expresión de su profunda inteligencia, más allá de a qué plaga la enfrentara. En el caso de Arrimadas, no es posible ver las ventajas de que la ganadora de las elecciones catalanas, una mujer que ha cimentado su excelente reputación en el contexto institucional más importante de los posibles –el parlamentario–, termine haciendo el troll en un jardín como si fuera a hacer la gamberrada de llevarse, no a un presidente prófugo, sino un enano de escayola. ¿Lo próximo será llamar al timbre de Puigdemont y salir corriendo? ¿Impedirle dormir de noche con caceroladas como hacen las hinchadas en el hotel de concentración del rival? Hay tal cantidad de políticos con necesidad de hacerse notar que la escalada de experimentos creativos, en el ambiente electoral, puede llegar a poner en riesgo toda dignidad, suponiendo que alguna quede intacta. Y nos reíamos de los jinetes spenglerianos de Vox.

Por otra parte, el movimiento de Arrimadas a Madrid conlleva riesgos, no para el partido, sino para ella. Siempre ha sido posible distinguir en Cs dos naturalezas distintas. El microclima catalán, caracterizado por la resistencia al nacionalismo y por la defensa del ciudadano frente a la concepción sacralizada del territorio y su destino manifiesto, ha llenado a Arrimadas de épica y razón moral, de valores personales unívocos. En la dimensión nacional, por el contrario, aparece un partido veleta en la creencia popular, logrero, ambiguo, socialdemócrata por la mañana y liberal la tarde de ese mismo día, capaz de exigir la dimisión de un presidente justo antes de votarlo en su investidura o de definir como emergencia nacional la erradicación de un régimen autonómico que sólo se prolongó gracias a su apoyo. Se entiende que Rivera, con la imagen algo deteriorada por esta falta de solidez y fiabilidad que le obliga poco menos que a jurar solemnemente, como el adúltero en casa, que esta vez no volverá a coquetear con el PSOE, utilice el comodín de Arrimadas como coartada moral. Pero el peligro es en qué puede convertirse ella fuera de un ambiente tan marcado por verdades absolutas y sometida a las veleidades y los bandazos de Cs cuando regatea en el bazar.

Arriba