TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 16 Dic, 2018 3:16 am

Imagen
Pedro Sánchez quiere reunirse con Quim Torra.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

SÁNCHEZ Y LA LEY DEL EMBUDO




La resaca traerá cola. Ni un quintal de Almax logrará aliviar la acidez producida por las elecciones andaluzas. Al final, tanto los éxitos como los fracasos tienen una interpretación digestiva. Quizás, por eso, muchos sostienen que a Sánchez se le ha puesto cara de estreñido. Él sabrá. Una cosa es que las urnas hayan descabalado la situación, y otra que pretenda disimularlo imponiendo la ley del embudo.

Dicen que el presidente ha otorgado demasiado poder a Iván Redondo, el hombre de la chistera de oro. Puede ser, pero no me parece descabellado confiar en la magia. Los hay que confían en la Virgen de Lourdes, que también es mágica. A Redondo seguramente le han encomendado la localización de exteriores, pero no consta que haya preferido la Llotja de Mar al palacete Albéniz para celebrar el Consejo de Ministros del día 21 en Barcelona. ¿Razones? Las ya apuntadas por Teresa Cunillera, delegada del Gobierno en Cataluña. La Llotja está integrada en la ciudad, históricamente tiene peso económico y cultural, y su situación no es impedimento para la movilidad. El operativo está garantizado.

QUIÉN ES: PRESIDENTE DEL GOBIERNO Y LÍDER DEL PSOE. SU PROBLEMA: LA RELACIÓN CON SUS SOCIOS CATALANES. SU RECETA: UN CONSEJO DE MINISTROS EN BARCELONA TRAS EL FRACASO EN LAS ELECCIONES ANDALUZAS

La elección del palacete Albéniz suponía que el Gobierno quedaría aparcado en la montaña de Montjuic, una solución que no satisfizo al equipo del presidente, que contestó sin pensarlo dos veces: «Para quedarnos en la montaña de Montjuic nos quedamos en Moncloa».

Se ha insistido en que la elección de Barcelona para celebrar allí el Consejo de Ministros no ha de crear más problemas que los que en su día supuso Sevilla. A nadie se le escapa que, tras el fracaso andaluz, Pedro Sánchez quiere presencia del Estado donde se le echa de menos (al Estado, se entiende) y donde ya huele a colapso.

Aparte está el factor Torra, que es imprevisible. O no. A lo mejor es demasiado previsible. Más que un político, el president es todo un activista. Tiene un hijo en los CDR que le mantiene informado de las acciones callejeras y no oculta su simpatía por ellos. Conscientes de que pasarle la mano por el lomo al president podría desactivar su mal humor, los hombres de Moncloa le han hecho llegar una invitación para la gala de la noche anterior y una oferta de entrevista con Pedro Sánchez. Sin embargo, Torra últimamente sólo tiene cuerpo para las movilizaciones y hasta que no vea Barcelona patas arriba, no parará.

Con su permiso, vuelvo a Iván Redondo, de quien opino que tiene trazas de empollón, lo cual ya es decir mucho, y no precisamente malo. Los nuevos hijos del márketing y las relaciones públicas han descubierto la política como el destino profesional con más futuro. La política es maleable y cambiante, como esa plastilina con textura de moco que los niños trabajan con sus propias manos.

Uno de los primeros políticos españoles en recurrir al márketing fue ZP con ayuda de Miguel Barroso, cuya cabeza pensante dio un par de pelotazos y puso en escena a Carme Chacón, que luego sería su mujer. Bastantes años después, Pedro Sánchez ha seguido la estela ZP e Iván Redondo, la de Barroso. Sin embargo, al actual presidente le ha lucido menos el pelo, quizás porque ha actuado con más vanidad y menos fundamento que sus antecesores.

Espero que Sánchez haya aprendido de las imágenes que llegan de Francia. Nuestros vecinos del norte han vivido unas jornadas de protesta que pasarán a la Historia como la revolución de los chalecos amarillos. No es casual que los aglutinantes del descontento fueran esos gilets fosforitos que todos los automovilistas guardan en el maletero del coche. La historia no siempre se repite. Los sans-culottes del XVIII sí debieron de ser casuales, pero los chalecos amarillos, en absoluto (al estribillo: amarillo es, amarillo es).

En la era de la imagen, lo que no se visualiza no existe. Visualizar no es lo mismo que ver. Se puede visualizar mentalmente una imagen y, sin embargo, no verla con los órganos facultados para ello. Digo esto porque Francia nos ha regalado a lo largo del tiempo imágenes valiosísimas. Creíamos que visualizando mentalmente a María Antonieta con la cabeza apoyada en la guillotina ya lo habíamos visto todo, pero no era verdad. Todavía estaba por venir el mayo francés, con Daniel Cohn-Bendit, Dany el Rojo, y 50 años después, la revolución de los chalecos, en la que se ha visto participar a Brigitte Bardot abogando por las focas.

Contemplar la vida desde Madrid no es fácil, pero los franceses nos lo han puesto chupado. Nosotros, los catalanes, que todavía conservamos bajo la piel el latido supremacista, hemos sufrido una cura de humildad al contemplar el espectáculo francés. No hay nada como oír La Marsellesa callejera: en un minuto, el cop de falç se te cae por los suelos hecho añicos.

De aquí al 21 de diciembre, fecha prevista para el Consejo de Ministras [pido perdón: no sé si ha sido el corrector, o mi subconsciente, o el consciente de Santiago González, que se cuela en todas partes]. A medida que pasan las horas, crecen las llamadas a la insurrección y por todos los lados salen escamots disfrazados de caganers. Ustedes ya saben: el caganer es ese catalán de barretina que abona la tierra agachado en un rincón del belén [los catalanes decimos pesebre, pero si escribo pesebre, los que se me soliviantarán son los castellanos]. El escamot, por su parte, es un miembro de una organización paramilitar perteneciente al Estat Català y fundada por Francesc Macià. Los escamots iban uniformados con camisa verde militar, pantalones marrones y correajes de cuero, al estilo de otros grupos paramilitares de la época (véanse escuadras falangistas y juventudes hitlerianas).

El día 21 habrá muchas calles cortadas, aunque la ciudadanía no se quejará, pues desde 2012 se corta cualquier calle que te salga al encuentro. El personal ya está acostumbrado, y si no sucediera así, puede que incluso acabara echándolo en falta.

Supongo que Torra es un tío estupendo, dispuesto a dar su sangre por la patria catalana, pero sus movimientos de entrecejo le delatan como un tipo hosco y tirando a malhumorado al que nunca le han puesto delante un espejo para que busque en él las huellas del supremacismo.


EL MUNDO / DOMINGO 9 DE DICIEMBRE DE 2018

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Lun 10 Dic, 2018 10:32 pm

Otra vez has metido la ''patita'' Carmencita. Escribes de lo que sables y NO ESCRIBAS DE LO QUE NO SABES. Quienen son esos ''toreros...?'' El unico torero que has nombrado y esta en activo y con muy pocos contratos es Morante de la Puebla. Ortega Cano y Fran Rivera Ordonez estan retirados. Que cantantes han apoyado a VOX.? Solo 1 viejete como Jose Manuel Soto: 1 facha como lo es Fran Rivera Ordonez.
1 ignorante como yo, te digo Carmncita que siempre opinas de lo que no sabes. Morante no es de nada.
Morante solo quiere salir en la prensa para hacerse propaganda gratis. Morante abuso de 1 anciano que se creia que era ''el sabio espanol y el mejor jurista de Espana'' (Trevijano) 1 vez que Morante se hizo propaganda gratis en la MCRC de Trevijano, lo abandono y corrio por su pueblo la voz que el, Morante, leia al filosofo aleman: Nietzsche y ni siquiera nombro los libros escritos por Trevijano. Ese es Morante el torero que ahora apoya a VOX y que cada dia lo hemos visto en la prensa.

No sabes de lo que escribes ya Carmencita, metites ''bien la patita'' con comparar a la Infanta Elena con la Infanta Isabel LA CHATA. No solo en que la Infanta Isabel era aficionada taurina y la Infanta Elena es 1 ''taurinilla iletrada'' A la Infanta Isabel la queria hasta ese Madrid republicano. La Infanta Isabel era aclamada cada vez que paseaba por la calle de Alcala y hablaba con todos los que se acercaban a ella. La Infanta Isabel JAMAS llamo a 1 escolta para que echara a 1 fotografo. Todo lo contrario: La Infanta Isabel, siempre decia lo mismo: ''CUANTA GENTE VIENE A SALUDARME... GRACIAS, GRACIAS Y BUENAS TARDE...'' O ya no te acuerdas Carmencita cuando la Infanta Elena llamo a su escolta Tani para que no la fotrografiaran.?
No se si Susana Diaz esta acabada, pero en Andakucia, pese a quien pese, los que mas votos y escanos han ganado son los de PSOE Como ayer escribio Almudena Grandes en EL PAIS: Susana debe de bloquear el parlamento andaluz y que se repita la elecciones.

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 09 Dic, 2018 2:56 am

Imagen
Susana Díaz tras conocer los resultados de las elecciones andaluzas.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

‘SULTANA’ DÍAZ
EL PRINCIPIO DEL FIN




Susana Díaz fue la lozana andaluza de la política hasta el domingo pasado, cuando dejó de serlo para sorpresa de todos. A lo largo de la semana, en el PSOE se han cruzado apuestas sobre el grado de misericordia que cabe suponerle a Pedro Sánchez (si es que se le supone alguna) para levantar a Susana y ayudarla a continuar el camino. Ahora, frente a la misericordia se alza el revanchismo, una modalidad de odio capaz de desdoblarse en sentimientos subalternos como el rencor, la aversión o la antipatía.

Los peones de la todavía presidenta repican hoy lo que en su día dijo para frenar a Eduardo Madina en defensa de Sánchez. «Este chico no vale, pero nos vale», sentenció Susana señalando al hoy presidente. Se trataba de que Sánchez le guardara la silla mientras ella regresaba al Sur esperando el momento de dar el salto.

QUIÉN ES: SUSANA DÍAZ, PRESIDENTA DE ANDALUCÍA SU FRACASO: EL DESCALABRO DEL PSOE, QUE LA EMPUJA FUERA DEL PALACIO DE SAN TELMO. SU FUTURO: INCIERTO. EL EQUIPO DE PEDRO SÁNCHEZ LE HA MOSTRADO LA PUERTA DE SALIDA

Eso hizo. Susana volvió a Sevilla y perdió la silla. Típico. Todos los presidentes autonómicos contemplan la posibilidad de dar el salto a Madrid, pero no se atreven a reconocerlo y entonces dicen que la patria chica es lo primero. Le pasó también a Nuñez Feijóo, aunque en el momento de la verdad se arrugó y tuvo que tragarse las ilusiones con papas fritas.

Seguramente, Susana jamás imaginó que su ambición sería desplazada un día por estrategias de desprestigio procedentes del epicentro del partido. Era el mismísimo Sánchez quien pondría en marcha una operación de revanchismo contra Sultana Díaz. El domingo noche, tras hacerse públicos los resultados, Sánchez no dio la cara por la lozana andaluza. Cuando, el día después, el presidente tuvo ocasión de comentar entre los suyos su opinión del fracaso andaluz, no se anduvo por las ramas. Ella se lo ha buscado, dicen que dijo. Y fue más allá: «Adelantó las elecciones desoyendo a quienes le aconsejábamos no hacerlo, y luego centró la campaña electoral en los temas de Andalucía, sin deslizar una sola mirada hacia Cataluña».

Muchos analistas comparten hoy las opiniones de Sánchez, como las pésimas estrategias de campaña desplegadas por Susana Díaz. Oyéndolos, hasta parece que la hacen responsable de los escaños de Vox. No es por ayudarla a aligerar la carga de las responsabilidades en esta hora de navajazos, pero quienes han hecho más publicidad de Vox han sido, aparte de los terratenientes de El Ejido, algunas castas de toreros y cantantes con asentamientos en Sevilla y Cádiz: Morante de la Puebla, Fran Rivera, José Manuel Soto, Ortega Cano, etc. Afines a Vox son también algunos señoritos andaluces con seña de identidad mutilada (léase el ricito en la nuca). Son gente de morro fino pero hosca de ideas. Rurales de alta gama. Si vivieran en Gran Bretaña votarían Brexit. Son taurinos de buena fe y a veces hasta relinchan. Lo explico: cuando los andaluces de Jerez no salen señoritos, tienen bastantes posibilidades de salir caballos.

Así las cosas, el futuro de Susana se promete negrísimo. Sus adversarios, dentro o fuera del partido, le reconocen un liderazgo fuerte, pero una naturaleza que flaquea en momentos imprevistos. Por ejemplo: cuando Susana sufre un ataque de contrariedad, se esconde, y cuando se esconde, llora. En el PSOE andaluz saben que la debilidad de Susana Díaz es encerrarse en el váter a llorar.

Susana Díaz llegó pronto a la política y su liderazgo la situó siempre en una posición de privilegio, por delante de muchos hombres. Recordemos que el PSOE tardó bastante en sumir los postulados del feminismo: lo hizo a remolque de Zapatero y siempre con la boca pequeña. Después de ZP todos los que han apostado por el feminismo y la mujer cuota lo han hecho con el propósito de que la apuesta los favoreciera a ellos. Verbigracia: Sánchez.

Susana no fue una apuesta de nadie. En todo caso, de ella misma. Cierto es que Griñán se convirtió en su padrino político y la catapultó, pero hasta entonces fue sola, pisando con determinación y completando el circuito del aparato. A todos les sacó ventaja.

Nacida en Triana (concretamente, en El Tardón, una barriada de casas bajitas que constituye un apéndice de Triana), era hija y nieta de fontaneros y siempre se pronunció como perteneciente a la clase trabajadora, una expresión más benévola que la que habitualmente le adjudican los sociólogos: clase media baja.

La todavía presidenta aprendió a conspirar, y a rodearse de gente como ella a la que, andando el tiempo, colocaría como concejales y hombres de confianza. No era nada nuevo. Después de 36 años en el poder, los socialistas han copado casi todos los puestos de la mayor empresa andaluza (la Junta de Andalucía).

Si de algo puede presumir Susana es de haberse ganado el respeto de la sociedad sevillana (incluida la derecha) por el poderío institucional que emanaba de su personaje. Todo lo aprendió en el aparato. Primero en las juventudes socialistas y más tarde en el Ayuntamiento, como concejala, y en la Junta, como consejera. Mientras, estudió Derecho (tardó mucho en terminarlo), se casó y acuñó una frase que habría de servirle para dejar claro que en su casa no se corrompía nadie. «Yo no tengo la culpa de tener un marido tieso», decía.

La primera foto que se publicó de Susana Díaz nada más resultar elegida presidenta era una en la que aparecía junto a Fran Rivera durante un descanso de alguna procesión. Pese a su pátina semanasantera, Díaz siempre ha cultivado un aire sociata y por tanto laico. Ha sabido quedar bien con todas las Sevillas que hay en la ciudad. En la época de la foto Susana era joven y tenía un aspecto racial: vestía como de luto, y su melena era negra y de rizos aceitosos.

Veinte años después, Susana ha perdido raza y se ha puesto mechas. También ha adelgazado y ha aprendido a pisar fuerte. Justo cuando ya empezaba a parecerse a Merkel, llegó el principio del fin. Lejos queda el día en que le hicieron la cama a Madina, y más cerca pero también muy lejos, el fatídico día de los cuchillos largos, un larguísimo comité federal del que muchos salieron escaldados. Susana tenía los ojos hinchados de rabieta y Sánchez se fue a casa dispuesto a buscar trabajo. El Comité Federal eligió (por aclamación) a Javier Fernández para dirigir una comisión gestora hasta la celebración de un Congreso. En el recuerdo, las imágenes del interior de Ferraz eran sombrías y parecían sacadas de un aquelarre. No quiero ni acordarme.


EL MUNDO / DOMINGO 9 DE DICIEMBRE DE 2018

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Dom 02 Dic, 2018 4:06 am

No creo que haya 1 solo chino en China que no le hayan ensenado la filosofia de Marx. Despues de todo, Marx era economista y filosofo. Vamos, hasta la ''duena del circo'' la almana Merkel, aprendio la filosofia de Marx y cuando paso al Berlin democratico se olvido de Marx y de su filosofia.

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 02 Dic, 2018 3:02 am

Imagen
El presidente de China, Xi Jinping, y su esposa, Peng Liyuan.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

XI JINPING
MUCHOS CHINOS EN CHINA




Hacía años que no se montaba un pollo tan sonado con la vista de un presidente extranjero como el de esta semana de atrás con la llegada de Xi Jinping, el mandatario que tras reformar su Constitución (o como lo llamen allí) promete eternizarse en el poder, dejando a Fidel Castro a la altura de un principiante.

Digo que se montó un pollo y no me equivoco. Manadas de chinos salían del polígono Cobo Calleja en dirección a la plaza de Oriente para coger sitio y ver al líder, que no se llama Gran Timonel pero allá le anda. Venían tambien de La Latina, Usera, Legazpi, Delicias, Casa de Campo, Puerta del Ángel y por ahí seguido. Ni un ídolo del rock produciría tanta expectación.

QUIÉN ES: PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA POPULAR DE CHINA, ESTA SEMANA RECIBIÓ LA LLAVE DE ORO DE LA CIUDAD DE MADRID. EDAD: 65 AÑOS, CASADO, NACIDO EN PEKÍN. FORMACIÓN: ES INGENIERO QUÍMICO Y SE DOCTORÓ EN MARXISMO

El humorista Eugenio, sobre el que acaba de salir a la venta un libro escrito por su propio hijo, solía contar un chiste de rusos que todavía hace fortuna. «Muchos rusos en Rusia», contaba Eugenio con voz grave de fumador impenitente. El chiste se ha quedado desfasado en el tiempo y ya no creo que coseche risas. Ahora habría que decir «muchos chinos en China». Quizas demasiados.

Hoy, los chinos son la segunda potencia económica del mundo, a punto de adelantar a Estados Unidos, que es la primera. Estamos avisados, cualquier día dan el salto.

El viaje a España de Xi Jinping (camino del G-20) ha resultado un éxito. No nos engañemos, China lleva puesto el éxito allá donde va y, en esta ocasión, España ha sacado tajada del desparrame asiático. No hay día en que los chinos no se metan la mano al bolsillo para hacer una operación económica: carreteras en África, jamones en España, comercios en todo el mundo.

Mao hizo una revolución cultural y, pasado el tiempo, los chinos se están distanciando de él. A Mao le gustaba Stalin, pero no lo decía en voz alta, con lo cual pudo vender en occidente el romanticismo de su revolución, que nadie se lo afeó.

A Xi Jinping le gustaba cómo había montado Mao el culto del pueblo a su personalidad, de ahí que tomara buena nota. En los lideres carismáticos, el culto a la personalidad (yo, mi, me, conmigo) siempre empieza y termina en uno mismo. Xi Jinping es menos hermético que Mao y, de vez en cuando, se permite el lujo de entreabrir la puerta de su vida y mostrar su cotidianidad por algún resquicio. Verbigracia: se sabe que Xi es hijo de un revolucionario y tiene una esposa soprano; que trabajó en el campo durante la revolución cultural y que ahora su foto está en todas las calles y plazas de su país.

También se sabe que estudió química y política en la Universidad (como Rubalcaba, sólo que el líder chino se doctoró en teoría marxista y el líder del colegio Del Pilar prefirió hacerlo en socialdemocracia). Aquí hay quien compara a Xi con Franco (algún empollón, pues la mayoría ya no se acuerda de Franco).

Xi Jinping es un personaje venerado en toda China. Los chinos, en especial los jóvenes, están felices porque ha engordado el virus del consumismo y eso, en un país que se hace llamar comunista (o socialista de características chinas, como le dicen ahora), es algo peculiar y estrafalario.

China crece a una media de un 9% anual, lo que ha permitido reducir considerablemente la pobreza: de 40 millones de pobres a 10 millones.

La palabra comunismo (no confundir con consumismo) y el símbolo de la hoz y el martillo siguen apareciendo en los periódicos y en las propagandas chinas, pero cuando uno aterriza en Sanghai o Pekín, la realidad se impone, tozuda. Por todas partes asoman tiendas dedicadas a la industria del lujo: relojes de alta gama, ropa de firma, perfumes, zapatos, bolsos, etc. Del todo a cien se ha pasado al todo a mil, y de ahí para arriba. Un inconmensurable despropósito.

Xi Jinping es como un Papá Noel que ha conseguido el milagro del más difícil todavía: del comunismo al consumismo. Me explico: China no es el paraíso de la libertad, de hecho existen restricciones en Internet y no puede uno poner el canal de TV que se le antoje, pero la conquista de ciertos ideales capitalistas actúa de bálsamo y les permite afrontar los mecanismos de control de las autoridades chinas con el instinto de rebeldía anestesiado. Tianamen ha caído en el olvido.

Esto es sólo una pequeña visión panorámica del gigante chino en la actualidad. El sueño americano ya no despierta allí ninguna envidia. Ahora lo cura todo el mercado. Para los chinos de la nueva era, todo lo que se puede comprar es barato. Ése venía a ser el epílogo con el que se despedía Xi Jinping de España. Vino a comprar chorizo y jamón y uvas de mesa (hay más chinos que uvas, murmuraba un empresario español de la comitiva. Lo quieren todo, no tienen freno).

A nosotros, los chinos nos han alegrado la vida, aunque justo es reconocer que produce vértigo su naturaleza insaciable. Yo no les he quitado ojo. La reina Letizia, consciente tal vez de que no se puede vender todo, ha mantenido el tipo sin pestañear. Mientras el rey Felipe VI dulcificaba la expresión brindando con todas las condecoraciones puestas, Letizia, orgullosa y regia, encarnaba la imagen del «no pasarán». El acierto (esta vez sí) estaba en la magnifica tiara rusa que lucía. Los chinos no podrán comprar nunca la tiara porque no está a la venta. Hay que entender su significado y saber ganárselo.

Me resultó peculiar el atuendo del presidente chino en la cena de Estado. Seguramente era un atuendo de gala, pero a mí me parecía un vulgar clerygman, con el alzacuellos almidonado y blanquísimo. Es lo que tienen las galas. Nos gustan por su espectacularidad, pero resulta endemoniado descifrarlas. Y si son orientales, no digamos. En cambio, la esposa del presidente, es decir, la señora soprano, vestia con el toque práctico y confortable de una mujer occidental que gasta zapatillas deportivas para ir al curro.

En las antípodas de la señora soprano estaba la señora Sánchez. Ella, en estos primeros meses de lucimiento, ni borracha se hubiera puesto un vestido de corte sencillo. En su lugar optó por un cortinón magnífico. Desde aquí se lo digo: chata, date prisa en buscar modelos de relumbrón porque te queda poco tiempo.


EL MUNDO / DOMINGO 2 DE DICIEMBRE DE 2018

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Dom 25 Nov, 2018 6:51 am

A ver si el ''miserable duende'' no me borra el mensaje o me lo roba otra vez.
Rufian no es el primer politico que ha sido expulsado de 1 de las camaras del Parlamento. Mucha tinta se ha corrido en la prensa espanola por ese ''escupitajo''(que nadie asegura vio) de Rufian a Josep Borrell. Si es el mismo Borrell, Ministro socialista, me tuve que pasar por GOOGLE para recordar que el nombre de la novia de Josep Borrell es: Cristina Narbon. Los 2 se casaron en secreto hace 1 par de dias. Si Rufian no fuera 1 independentista, no se le hubiera dado tanta publicidad. Ana Pastor cumplio con su obligacion, pero como Ana Pastor otros/as mediadores/as del Parlamento, han hecho lo mismo: SU TRABAJO DE EXPULASR DE LA CAMARA A CUALQUIER POLITICO QUE SE HAYA PASADO EN SUS INSULTOS. El problema es que Rufian es independentista y entonces hay que insultarlo mas en la prensa que Rufian insultara a Borrell.

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 25 Nov, 2018 3:11 am

Imagen
El político de ERC (36 años) cobra unos 7.500 euros al mes del Congreso.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

GABRIEL RUFIÁN
HABÍA UNA VEZ UN CIRCO




Para el común de los españoles, la actividad del Congreso de los Diputados es un espectáculo a medio camino entre el circo Price y un auto sacramental. Incomprensible, dada la categoría del edificio que lo arropa: en el reinado de Isabel II ya era templo de la palabra. Visto por la tele, el Congreso resulta más pretencioso y amplio que al natural, pues al natural se te vienen encima los escaños con todas las señorías dentro. Los pasajes de la memoria están llenos de espejos deformantes. Suerte que hay trucos para combatirlos.

El recuerdo del 23-F influyó mucho en la configuración que nos ha quedado del Congreso. Desde entonces todo es menos impactante y normalito, más ceñido a la realidad gracias a las anuales jornadas de puertas abiertas que permiten el acceso de los ciudadanos.

QUIÉN ES: DIPUTADO POR ERC SU ‘HAZAÑA’: LA PRESIDENTA DEL CONGRESO LO EXPULSÓ EL MIÉRCOLES POR REITERADO MAL COMPORTAMIENTO QUÉ HIZO: LLAMÓ “FASCISTA” AL MINISTRO JOSEP BORRELL

Voy al grano. Una parte pequeña de los diputados que trabajan en la Cámara son conocidos por salir en televisión, y salen en televisión por ser los representantes del pueblo y dedicarse a la política. Los hay de todos los colores, además de buenos, feos y malos. El último espectáculo que nos llegó de ellos fue el miércoles, con motivo de la sesión de control al Gobierno.

Actualmente, el malo de la película es Rufián, de quien acabo de leer una entrevista publicada hace un par de años en un suplemento de este periódico. El señor diputado de ERC empezaba entonces a ser ruidoso y por tanto, conocido. No iba para Demóstenes (ni para Castelar), pero ya se había ganado fama de villano y trataba continuamente de justificarse sin conseguirlo. Yo más bien creo que era un papel adjudicado, pero de eso hablaré otro día.

Con tanto rifirrafe, Rufián ha perdido categoría, pero ha ganado anécdota. El otro día, viéndolo bajar del gallinero con los brazos abiertos como un Papa, me pareció estar asistiendo a una escena bíblica de superproducción americana. La barba recortada y la sonrisilla diabólica recordaban una versión cinematográfica del sumo sacerdote Aarón, quien, aprovechando la ausencia de Moisés, que había subido al Monte Sinaí para atender la llamada del todopoderoso, se dedicó a intoxicar al pueblo y a meterle ideas raras en la cabeza.

No digo yo que Gabriel Rufián tenga trazas de líder religioso (no lo imagino ni de rastafari), pero es un castigador nato y se toma algunos aspectos de la política (verbigracia, la cuestión identitaria) con fanatismo casi religioso.

Precisamente en la entrevista que Gonzalo Suárez le hizo a Gabriel Rufián hace dos años, se aprecia mezcla de veneración por el dogma y a la vez cierta querencia destroyer hacia todo aquello que no participa de la naturaleza del dogma. «Soy charnego e independentista», dice el chico, aunque luego retoma la frase y matiza «Soy charnego, mejor dicho, eso que ustedes entienden por charnego».

El miércoles fue un día incendiario, pero tenía más de martes de carnaval que de miércoles de ceniza. Había que ver las caras de los diputados mientras abandonaba su escaño camino del exilio. Dolors Montserrat, portavoz del PP, que es catalana y estas cosas le impresionan, recordó seguramente los tragos por los que ha pasado a propósito de los embates identitarios. En más de una ocasión ella ha sido protagonista de escraches yendo con su hijo de ocho años. Lo mejor que ha hecho, cuenta, ha sido enseñarle a no dramatizar, incluso a tomárselo a broma cuando a su paso cantan «fora, fora, fora, ministra española». Menudo papelón.

A mí me impresionó la cara de la presidenta Pastor después de expulsar al diputado de ERC. Tuvo que tocarle a ella la papeleta de ponerlo de patitas en la calle. Sí, a ella, que ejerce una presidencia químicamente pura. He leído en alguna parte que Pastor hizo pucheros e incluso que lloró. Tampoco nos pasemos. Yo no la vi llorar, aunque percibí dramatismo en su expresión, y no es para menos.

A la presidenta la desestabilizó el cruce de insultos y barbaridades que tuvo lugar en sus narices. En el templo de la palabra siempre se han oído expresiones gruesas, aunque no toque. Pero tampoco hay que clamar al cielo. La política ayuda a la producción de bilis; el día menos pensado oiremos blasfemar. Y si no, al tiempo.

No hay demasiada diferencia entre un enfrentamiento callejero (navaja mediante) y un enfrentamiento verbal con hostias volanderas (es decir, de escaño a escaño). Son cuestiones de orden y pueden controlarse. O mejor: deben controlarse. A propósito de la tribuna del Congreso: yo no vi llorar a la presidenta Pastor, como tampoco vi a Jordi Salvador (ERC) escupiendo a Josep Borrell o, lo que sería más posible, a Josep Borrell recibiendo el escupitajo de Jordi Salvador.

No es la primera vez que un escupitajo causa un altercado monumental. Teniendo en cuenta que los españoles hablamos fuerte y esparcimos lo que en catalán se llama «capellans» (literalmente, curas; metafóricamente, salivazos), mucha gente se siente escupida y da manotazos al aire cuando está en presencia de un interlocutor con los aspersores puestos.

Repito: no es la primera vez que alguien intenta montar un cisco por un quítame allá ese escupitajo. Creo recordar que en un programa del corazón, María José Cantudo acusó a una colaboradora de escupirle o al menos, haberlo intentado. Por mucho que le dieron al vídeo hacia atrás y hacía delante, no hubo manera de comprobarlo, pero a mí todavía me parece estar oyendo el griterío de los afectados.

Borrell es el que mejor uso hace de los modales. Para que luego digan de la gente de pueblo. Él vio al diputado de ERC lanzándole un misil por boca y la procacidad le asustó, pero a lo mejor sólo era un gesto de desdén, o tal vez de envidia cochina. Esto último no me extrañaría. El ministro de Exteriores es el más rico del Ejecutivo (su paso por Abengoa le ha dejado el riñón forrado), y eso altera los biorritmos de muchos compañeros que comparten bancada o, simplemente, hemiciclo.

Metidos en envidias, dentro de nada se formará en el Senado la comisión de investigación sobre la tesis de Sánchez y algunos ya están frotándose las manos. Dicen que el presidente está nervioso, por eso intenta quitarse de en medio cuando puede. Esta vez no van a perdonar, irán a saco. Las paredes del Congreso todavía tienen que oír más palabros. Esto sólo es el suma y sigue.


EL MUNDO / DOMINGO 25 DE NOVIEMBRE DE 2018

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 18 Nov, 2018 3:29 am

Imagen
El delantero del Barça en uno de sus viajes privados.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

OUSMANE DEMBÉLÉ...
... Y LOS OTROS NIÑATOS DEL FÚTBOL




El fútbol español no atraviesa su mejor momento. Tampoco el peor, dejémoslo así. Cristiano Ronaldo descubre la moda italiana sin moverse de su equipo, la Juventus de Turín, mientras Georgina toma nota de cómo ser elegante y no morir en el intento. Difícil lo tiene. Ronaldo se frota las manos y mira con el rabillo del ojo a Florentino, que no es Gianni Agnelli ni se le parece remotamente. Con un poco de paciencia, en Turín aprenderá los modales que habría desaprendido si se hubiera quedado en la Finca.

Imbuido de narcisismo y grandeza, Cristiano ha decidido no perder tiempo. Desde el epicentro de la Fiat, traza planes para el futuro. Precisamente ahí germinó el imperio de los Agnelli, que siempre ha recibido los honores de una familia real. Eso sí es historia, y no las tropecientas copas de Europa que ganó el Madrid mientras se quitaba la panceta del subdesarrollo.

QUIÉN: MANSOUR OUSMANE DEMBÉLÉ, NACIDO EN VERNON (FRANCIA) HACE 21 AÑOS. SU CACHÉ: EL BARÇA PAGÓ 150 MILLONES AL BORUSSIA DORTMUND POR SU TRASPASO. SU PECADO: DICEN QUE ES TESTARUDO E INDISCIPLINADO.

Pero no sólo al Madrid le escuece la nostalgia viendo cómo Cristiano Ronaldo alterna su protagonismo con el de Lapo Elkan, nietísimo de l’avvocato Agnelli. El Barça también se lame algunas heridas. Precisamente el domingo pasado, en el Nou Camp, se mascó la tragedia de la derrota. Para ir al grano, el Barça perdió ante el Betis, haciendo realidad la utopía feliz del manque pierda. Los aficionados béticos, que son felices de por sí (incluso sin ganar), han delegado en Joaquín para que ponga letra y música a la celebración. Es el responsable de la jarana, las palmas y el colegueo. Joaquín tiene cuerda para rato, pero si se le tuerce la cosa, siempre podrá llamar a la puerta del Club de la Comedia. Éxito asegurado.

El domingo pasado no era un día cualquiera. A la hora de empezar el encuentro, en las gradas se apreciaba un hueco muy significativo. Era el hueco correspondiente a Ousmane Dembélé, el franco-afro del Barça sancionado por haber hecho novillos en el entrenamiento. Dembélé había batido ya algún récord mundial de impuntualidad cuando la mañana del lunes decidió no acudir al entrenamiento por razones que sólo él conocía. Según fuentes periodísticas, el jugador se sintió indispuesto, lo que enseguida fue interpretado como resaca o gastroenteritis aguda (cagalera).

La ausencia del futbolista en el entrenamiento del lunes no sorprendió a casi nadie, dada la inclinación del chico a cierta haraganería. Dembélé es testarudo e indisciplinado, comentaron los más viejos del lugar: «Normal: tiene 21 años», añadieron otros, ya de vuelta de la experiencia. Se supone que Dembélé empezará a reaccionar de un momento a otro. La lupa pende ahora sobre su cabeza y no están los tiempos para perderlos.

Todo había empezado con la marcha de Neymar al Paris Saint-Germain, un fichaje que no pasó inadvertido a los ojos de nadie: 222 millones de euros, uno detrás de otro. Total: el más caro de la historia (luego vendría el de Cristiano Ronaldo y el de Coutiño). En el mundo de los ojeadores se hablaba mucho entonces de Ousmane Dembélé, un chaval ligero y flaco a quien apodaban el mosquito porque recordaba a los zancudos. Llevaba el fútbol en la planta de los pies y corría. Nacido en Francia, sus antepasados procedían de Mali y Senegal. Él se había formado en el Stade Rennais y el Borussia Dortmund, adonde el Barça fue a buscarlo con parte del dinero fresco obtenido por la venta de Neymar (130 millones).

Julio César Iglesias, que ama el fútbol y se fija en todos los detalles, recuerda cuando el futbolista fue presentado en el Nou Camp con el rito que acompaña estas celebraciones. A la afición le gusta que el futbolista haga una pequeña demostración de su talento balompédico, como si estuviera en el circo. Levantar el balón con el empeine tres, cuatro, seis veces, siete, ocho, 10, 12, 20, 30... Hay futbolistas que son capaces de tirarse una hora dándole con el empeine; en cambio, hay algunos que le dan con la rodilla, con el hombro y ¡hasta con la espalda! Una auténtica proeza. Dembélé quiso que fuera así, pero no lo consiguió.

Con la punta de la zapatilla levantó el balón, y cuando quiso jugarlo se le cayó. Tampoco salió el segundo intento, ni el tercero. Se acercó entonces a uno de los balones que había esparcidos en el campo y de un disparo lo lanzó a la grada, pero quiso que la suerte se le cruzara a medio camino y a punto estuvo de lesionar a un fotógrafo. Definitivamente, no era su día.

La liga avanza en bloque. Más que un campeonato de fútbol parece una carrera ciclista. El pelotón va en cabeza, con Barça y Real Madrid, Atletico de Madrid y Español, Alavés y Sevilla. Pero la cantidad de partidos que generan la Liga y las Copas es insuficiente ante la demanda de encuentros. El fútbol crece y crece. Los partidos amistosos se suman a los planificados por los organismos oficiales (UEFA, FIFA, etc.). Desde Frankfurt hasta Pekín, y desde Buenos Aires a Japón, el fútbol es el alimento que no cesa. El opio del pueblo, que se decía cuando las dictaduras. El negocio del fútbol va muy lejos. No se sabe si primero fue la pasión o el negocio. Seguramente la pasión. Donde hay pasiones prende el negocio rápidamente. En cambio, un partido amistoso no da un céntimo. El fútbol se acabará cuando siempre se enfrenten solteros contra casados.

El fútbol es la pasión desatada, mientras que los futbolistas son los deseados. Del mismo modo que los ligones van a la puerta de un instituto para ver lolitas, las lolitas van a la salida de los entrenamientos para ver (y captar) futbolistas de postín.

El futbolista en versión alta gama es un ejemplar que se casa con artistas, igual que los toreros se casaban con mises. Cambia de camisa como de coche y de peinado. Lo que más le identifica es su adicción a los peinados excesivamente evolucionados. Para entendernos: el futbolista de última generación se traza la raya del pelo con el cortacésped. Véase Sergio Ramos.


EL MUNDO / DOMINGO 18 DE NOVIEMBRE DE 2018

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 11 Nov, 2018 3:12 am

Imagen
Santamaria y Cospedal juntas en un acto en Madrid en mayo.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

MARÍA DOLORES DE COSPEDAL
ADIÓS A LAS MATRIARCAS




La política está cada día más apestosa. Hoy señalo al PP pero la racha puede cambiar en cualquier momento. Últimamente, ni un solo día nos libramos de ese señor con gorra de chulapo que cruza cabizbajo el telediario mientras se tapa la cara con una carpeta. No hay nada más cutre que estar condenado a un vídeo de risa. Que se lo pregunten a Rato, cuya imagen más difundida ha sido la de factor de Renfe tocando la campana de la estación para celebrar la salida a bolsa de Bankia.

Pero dejemos a Rato tranquilo, que todavía debe de estar contando los pasos que mide su celda (todo se andará: así aprenden contabilidad los novatos).

QUIÉN: MARÍA DOLORES DE COSPEDAL LA NOTICIA: EL PASADO MARTES ANUNCIÓ QUE ABANDONABA LA POLÍTICA. SU ETERNA PELEA: DOS DÍAS DESPUÉS, SÁENZ DE SANTAMARÍA FUE NOMBRADA MIEMBRO DEL CONSEJO DE ESTADO.

Ahora, en la cárcel, el comisario se frota las manos, mientras afuera a muchos no les llega la camisa al cuerpo. Normal. Cada vez que se hace público el resultado de un nuevo trapicheo, la tierra tiembla bajo los pies de una docena de ex cargos públicos.

La última ha sido María Dolores de Cospedal. A ella no debió de pillarle por sorpresa, pues enseguida estalló: «Yo no miento. Nunca he negado conocer a Villarejo». Le faltó un pelo para decir: «Sólo somos buenos amigos».

Todo el mundo conoce a Villarejo, aunque sea de lejos... Yo le puse cara cuando saltó a la fama el Pequeño Nicolás. Ahora es el propio Villarejo el que les pone cara a los otros. El hampa nunca olvida las fisonomías.

María Dolores, acosada por sus propios fantasmas, sigue el camino marcado con otros pesos pesados del partido: la dimisión. Lo dejaron claro: el que la hace la paga. Bien es verdad que hay unos cuantos leales dispuestos a reivindicar a la ex secretaria general, pero Casado, que no se fía y lo ve todo por el rabillo del ojo de Teodoro, está decidido a fumigar las malas hierbas. Ya lo dijo Javier Maroto refiriéndose a los trabajitos sucios que se ceñían sobre Javier Arenas: «No es adecuado espiar a un compañero. Respecto a la despedida de sus fieles, hay que reseñar las palabras del ex ministro Zoido al glosar la “altura de miras” de Cospedal, así como “su generosidad para no perjudicar al partido”».

Cospedal deja bien situados a sus amigos políticos que estos días han desviado sombras de sospecha hacia Soraya Sáenz de Santamaría, a la sazón íntima enemiga de Cospedal, ahora encantada con la idea de responsabilizarla a ella de la difusión de los audios.

No se sabe qué puede sentarle peor a la ex secretaria general, si las reprimendas de Casado vía Teodoro o la versión contaminada de Soraya Sáenz de Santamaría, que el otro día tomó posesión de su cargo en el Consejo de Estado. Con todo, eso no era lo peor. Este periódico publicaba el viernes en portada una foto de tres ex vicepresidentas del Gobierno (Teresa Fernández de la Vega, con ZP; Soraya, vicepresidenta en la era Rajoy y Carmen Calvo, vicepresidenta actual con Pedro Sánchez). La imagen debió de sentarle como una patada a la dimitida Cospedal, que abandonaba su escaño de forma vergonzante el mismo día que Soraya salía a hombros para entrar en el Consejo de Estado.

El hilo conductor de este dramático enredo ha sido sin duda el duelo (silencioso, pero elocuente) entre Cospedal y Sáenz de Santamaría, ambas abogadas del Estado y alumnas aplicadas de Mariano Rajoy.

Cospedal siempre tuvo celos de Sáenz de Santamaría. Ciertamente ella era más alta, más guapa y tenía los ojos más azules, pero eso no le bastaba. Sus excursiones a las cloacas, lejos de solucionarle los problemas, la han rodeado de daños colaterales cuya responsabilidad corresponde en buena parte al fantasmón de su marido, el tal López del Hierro. Precisamente algunos de los amigos de la pareja sostienen que el error de Cospedal fue pedirle ayuda a él.

Los enfrentamientos con Soraya se han producido en las dos esferas de poder que ha ocupado la ex presidenta de Castilla La Mancha: el partido y el Gobierno. Rajoy debió de vérselas negras para capear los vendavales entre sus prefes. En el partido algunas voces comentan que Cospedal y Sáenz de Santamaría se odiaban como sólo saben odiarse los hombres. Es posible que les perjudicara la cercanía, pues las dos competían por lo mismo y se pisaban mutuamente el terreno. Cuando Soraya entró en el Gobierno arrambló con el CNI, pero más tarde llegó Cospedal a Defensa y se quedó con las ganas de acapararlo también. Margarita Robles tuvo más suerte con Pedro Sánchez. A ella le dio Defensa y se apropió de los tres ejércitos más el CNI con Félix Sanz dentro.

La moción de censura no aplacó la enemistad de Soraya y María Dolores, que no supieron doblegar las pasiones a la inteligencia. Con el Gobierno en manos del PSOE, ellas siguieron odiándose. Ya no compartían espacios, pero el odio había hecho callo. Ni la una ni la otra necesitaban exteriorizarlo. Se les notaba sin esfuerzo.

La pasión le sirvió a Cospedal para crecer políticamente. Soraya, en cambio tuvo peor suerte porque no era apasionada. Soraya siempre ha dado una imagen de opositora brillante y abnegada, pero nada pasional. Su discurso de las primarias estuvo deshabitado de emoción y le facilitó la victoria a Pablo Casado. Ahora, apartadas las dos mujeres de la senda política, es posible que recobren cierto grado de normalidad. Nunca se harán amigas, pero con la mirada puesta en otro horizonte, tal vez logren olvidar la manía que las une.

Cospy y Soraya pertenecen a un matriarcado que ayudó a consolidar al PP. Ahora todo se ha tambaleado. Fallecida Rita Barberá, ahogada Cristina Cifuentes en sus propias fantasías y exprimida Esperanza Aguirre por los dos hombres a los que ayudó y que la han dejado a los pies de los caballos, el PP se queda sin mujeres de peso. El ciclo lo cierra Cospedal, que en su día no consiguió sacar adelante una estrategia para evitar el encarcelamiento de Villarejo. Los miembros cospedalistas del Gobierno acusaron su disgusto al sospechar que aquel encarcelamiento desencadenaría males mayores, como así ha sucedido. Ahora veremos si suman y siguen las adversidades. Toquemos madera, por si acaso.


EL MUNDO / DOMINGO 11 DE NOVIEMBRE DE 2018

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 04 Nov, 2018 3:15 am

Imagen
Leonor, este miércoles, mientras leía el artículo 1 de la Constitución.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

PRINCESA LEONOR
LA RATITA PRESUMIDA TENÍA VOZ DE MUJER




La niña Leonor siempre apuntó maneras de ratita presumida recién salida del cuento: dulce, primorosa, con cara de porcelana y lazos en el pelo, Leonor de Todos los Santos estaba llamada a ser princesa de Asturias y suceder a Felipe VI en el trono de España. No corren buenos tiempos para la monarquía, pero todo parece indicar que así será, aunque no sabemos por cuánto tiempo.

El miércoles, la princesa Leonor, a la que muchos seguimos llamando infanta para no causar agravios entre hermanas (Sofía, siendo menor, le saca tres dedos a la princesa de Asturias), protagonizó su primer acto oficial con parlamento en el Instituto Cervantes. Allí se procedió a la lectura de la Constitución, y a la princesa le tocó el artículo 1. Pues bien. De la ratita presumida no quedaba ni su sombra. Leonor había ensayado la lectura con ayuda de su madre, que por algo fue periodista y locutora (fue y sigue siendo, pues el periodismo, como el sacerdocio, imprime carácter). El resultado superó a su propio padre cuando, a la misma edad de Leonor, leyó un discurso en el Teatro Campoamor durante una entrega de los Premios Príncipe de Asturias.

QUIÉN ES: PRINCESA DE ASTURIAS Y PRIMERA EN LA LÍNEA DE SUCESIÓN AL TRONO. TIENE 13 AÑOS. SU DEBUT: LEYÓ POR PRIMERA VEZ EN PÚBLICO, EN EL INSTITUTO CERVANTES. EL IMPACTO: SU ROSTRO ACAPARÓ TODAS LAS PORTADAS

Leonor leyó sin trabucarse, levantando de vez en cuando la mirada hacia el público y manteniendo energía y rotundidad para que todo el mundo la oyera. No se puede negar que Leonor es hija de su madre. Han salido calcadas.

Escuchando a Leonor en su primera lectura pública estaban las llamadas altas instancias. Del rey para abajo: Pastor, Sánchez y Lesmes, titulares de los tres poderes del Estado, más el presidente del Tribunal Constitucional. La madre de la criatura permanecía en primera fila sin pestañear. Los informadores que tomaban nota del momento histórico resaltaron la actitud de la reina siguiendo ansiosamente la lectura de la hija. Rendido a las dotes de la princesa Leonor también estaba su abuelo, el rey emérito, dispuesto a perdonar los nervios de la nieta.

Todos recordamos al príncipe Felipe cuando se estrenó con su salto a la fama del año 81. No había entonces un solo español que no estuviera prendado del principito más hermoso de Europa. Todos los príncipes europeos de la época eran rubios, pero hermosos sólo había uno y era él, Felipe de Borbón.

A la edad de Leonor, Felipe tenía un timbre de voz flojo y algo tímido. Sonaba a Borbón, aunque decir eso ahora, acostumbrados a la voz madura de sus 50 años, puede parecer gratuito y hasta faltón. La que no tiene voz borbona es su hija, la princesa Leonor. Nadie podía imaginar hace tres o cuatro años que aquella ratita presumida se destaparía entrando en la preadolescencia con voz rotunda de mujer. El otro día sólo le faltó un poco de nervio, pero sólo un poco. En eso ha ganado a su padre.

La princesa de Asturias no se ha revelado como la ratita presumida que parecía cuando sólo levantaba un palmo del suelo, ni como la nieta respondona de la catedral de Palma, cuando las dos reinas se enfrentaron ante las cámaras y a los dos reyes no les quedó más remedio que quedarse helados.

Todo hay que decirlo. El tiempo pasa y muchas cosas se olvidan. Por suerte para la monarquía, la princesa de Asturias ha madurado y si hubo algún berrinche que amenazara con pasar a la historia, ahora vemos que está solapado. Mejor así. Las hijas de los reyes han sido criadas en la buena educación, y a los españoles nos gusta comprobarlo, como en su día nos gustó comprobar que le dan al brócoli más que al caviar o que gastan pasión por el deporte (para quien no lo sepa, a la infanta Sofía le encanta jugar al fútbol).

En las pequeñas vidas de Leonor y Sofía hay algunas puertas cerradas, pero no constituyen ningún secreto real. A ellas nunca se las ha visto jugar con muñecas, lo que no significa que les hayan sido prohibidas, aunque a juzgar por las veleidades de la reina LZ, en Zarzuela los Reyes Magos reciben más encargos de literatura y cine que de tonti-barbies. ¿O no dijeron que el director de cine preferido de la princesa de Asturias era Kurosawa? Le pega. Si en su día creímos que Alfonso Guerra leyó a Balmes a los ocho años, lo de Kurosawa también podemos creerlo.

De Leonor depende el futuro de la monarquía, pues el presente está hecho fosfatina. Nunca la institución monárquica ha estado tan cuestionada como ahora. Las primeras fotos que ardieron en plazas y cunetas fueron las de Juan Carlos de Borbón y Sofía. Los elefantes de Botswana aún no habían llegado al National Geographic ni Corinna Larsen a la Historia de España. Eran los primeros brotes nacionalistas llegados de la mano de Artur Mas. «¡El Borbó, el Borbó!», gritaban las falanges de la CUP señalando a Juan Carlos, el héroe de la Transición.

Hoy los Comités de Defensa de la República siguen gritando «¡el Borbó, el Borbó!», pero se refieren a Felipe VI, cuyo discurso del 3 de octubre de 2017 todavía lo llevan atravesado.

Desde entonces el rey es la punta de la pirámide, el último valladar. Muchos apoyan el discurso severo del monarca, que ante la pasividad y el acojone de los gobernantes se vio obligado a dar un puñetazo sobre la mesa.

A partir de entonces todo vino seguido: los desplantes de Gerona (y la hospitalidad de los Hermanos Roca), los saludos negados, los malos modos.

A Felipe, que visto desde fuera nunca pareció tan patriota como su padre, le nombraron persona non grata en muchos rincones de Cataluña. El propio Parlament aprobó, días atrás, una resolución que, entre otras cosas, pedía la abolición de la monarquía.

Los principales ofensivas antimonárquicas proceden de Podemos. El partido de Iglesias se ha pronunciado contra la monarquía en toda España, pero cuando lo hace en Cataluña, va sin frenos.

En cuanto a Sánchez, él lo tiene más complicado. El Gobierno no alcanza el desdén antimonárquico de Podemos, pero el peligro le acecha. Y es que Sánchez debe el Gobierno a los enemigos de la monarquía. A ver cómo se las apaña.


EL MUNDO / DOMINGO 4 DE NOVIEMBRE DE 2018

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitada » Dom 28 Oct, 2018 2:29 pm

La diferencia es enorme, nosotros no gozamos con lo que pasa en Filipinas, lo que ciertamente pasara en Brasil, en Venezuela y otros paises de America Latina, nos entristece, al contrario que las personas que vienen aqui ( felizmente, una minoria no representativa de estos paises) con la intencion de ofender a lo que es español, un odio feroz, que nada justifica, mas cuando desgraciadamente en sus paises podrian ocuparse a defender muchos aspectos de la vida cotidiana, ser mas utiles, que ir propagando insultos, injurias a otro pais, pais que no les ofende, nunca he leido comentarios de la prensa, television que no sea cuando la actualidad tanto en Españacomo en otros paises los justifican.

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 28 Oct, 2018 3:08 am

Invitado escribió:
L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

PEDRO SÁNCHEZ
EL HOMBRE QUE NO TENÍA CARISMA


Y siendo cierto que Felipe VI apenas tiene carisma, es más cierto que Sánchez tiene todavía menos. Habrá que reservar balcones para verlos actuar a todos. Yo no me lo pierdo.

EL MUNDO / DOMINGO 21 DE OCTUBRE DE 2018


Valiente Carmen. El emperador va desnudo :clap: :clap: :clap:

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 28 Oct, 2018 3:03 am

Imagen
La ex ministra Alborch falleció el pasado miércoles.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

CARMEN ALBORCH
LA ÚLTIMA MUSA




Parece que fue ayer, pero el viernes hizo un mes que cenamos por última vez. Me despedí de las chicas, cerré la puerta del coche y el taxi enfiló Velázquez, aunque antes de arrancar aún tuve tiempo para mirar a través del cristal de la ventanilla y retener su imagen en mi cabeza como se retiene la primera página de una novela o la primera secuencia de una película.

Recuerdo la escena como si la hubiera memorizado desde antes de ocurrir. Y sobre todo la recuerdo a ella, Carmen, jugando con el bastón y riéndose con su risa de todos los días. Entre las imágenes que se han divulgado ahora, hay una del día en que le impusieron la distinción de la Generalitat, y aparece Carmen igual que la noche de nuestra cena, con la misma peluca, el mismo bastón y el mismo vestido a rayas. Pudo haber sucedido todo el mismo día, pero me resultaba extraño que Carmen no se hubiera cambiado de traje con lo presumida que era.

QUIÉN ERA: FUE LA ÚLTIMA MINISTRA DE CULTURA DE FELIPE GONZÁLEZ. SU VIDA: FUE UNA FEMINISTA PIONERA Y UN REFERENTE DE LA CULTURA. SU MUERTE: FALLECIÓ EL MIÉRCOLES A LOS 70 AÑOS TRAS UNA LARGA BATALLA CONTRA EL CÁNCER

Vuelvo a nuestra cena. Al terminar nos quedamos charlando en la calle porque hacía buena noche y no encontrábamos el momento de despedirnos. Salimos las últimas, pero no habíamos llegado las primeras. La primera fue Rosana Torres, que hizo su entrada triunfal con una silla de ruedas que parece una tanqueta. Llegó hasta el fondo y aparcó a un lado de la mesa que ocupamos habitualmente. Entonces pidió la bebienda. Lo sé porque siempre es el mismo ritual. En Madrid tenemos un par de restaurantes que se adaptan a nuestras necesidades (y el trono de Rosana es la principal necesidad).

En Barcelona, cuando hace buen tiempo solemos reservar en un restaurante de plaza Molina que pone mesas fuera y así tenemos toda la plaza para nosotras. Ver llegar a Rosana conduciendo el tanque es todo un espectáculo. Luego se va, con la satisfacción del deber cumplido (comerse un plato de casquería fina) y prometiendo quedar de nuevo en el mismo sitio y a la misma hora.

Madrid tiene más barreras arquitectónicas que Barcelona, pero en el restaurante Atlántico de Velázquez las puertas se abren como las puertas de una catedral, y pasa Rosana como si fuera la mismísima reina de Saba. Semejante trajín de hábitos empezó cuando Rosana se recuperaba de su enfermedad y poco a poco aprendía a vivir una vida nueva. Lo primero que hicimos fue crear un chat al que bautizamos como Nuestra Rosana y que en el momento de escribir estas líneas ha pasado a llamarse Nuestra Alborch y está encabezado con un precioso dibujo de Mariscal.

En esa época Alborch no tenía WhatsApp y casi no tenía ni teléfono, pues a lo largo de bastantes meses estuve recibiendo llamadas equivocadas de ella que tenían la pinta de ser llamadas de aprendizaje. Para mí que Alborch se resistía a utilizar el WhatsApp, pero acabó claudicando por Rosana, que luego nos ha dado a todas sopas con honda.

Antes de la muerte de Alborch, y antes también de la enfermedad de Rosana, se nos murió Carmen Rico Godoy, también de cáncer. Con Carmen Rico vivimos una primera catarsis colectiva, y ahora vamos por la segunda. El grupo se fortalece, ahora estaremos más unidas que nunca. Alborch se ha ido dejándonos su ejemplo de luchadora. Espero que lo sepamos gestionar como procede, y si es así, que Amparo Rubiales nos lo demande. Nuestro club siempre ha contado con mujeres jabatas, y Carmen y Amparo eran las principales. Fue precisamente Alborch quien le puso nombre al grupo. Lo recordó la noche de la última cena: Mejor Imposible. Como homenaje a Carmen no debe caer en el olvido. Somos herederas de un grupo anterior que se malogró y juntas hemos reconstruido con paciencia. Cuando lo pusimos en pie hablamos de cubrir nuevos retos con proyectos edificantes, pero llegamos a la conclusión de que no había nada tan edificante como disfrutar de nuestras mutuas compañías. En ésas estamos.

El día 26 de septiembre nació finalmente el espíritu de Mejor Imposible, del que Alborch fue la principal inspiradora. Durante la cena, Carmen le confesaría a Rosana: «El intruso ya está en mi cabeza», alertándonos así sobre el futuro que le esperaba. En la mesa no estábamos todas. Algunas se habían ido de viaje (Concha Giménez, Margarita Kramer, Titalux y Mariví Fernández Palacios) y Geles no había podido asistir. Las demás (Amparo Rubiales, Montserrat Domínguez, Ángeles Aguilera y yo) recogimos el testigo de Alborch. Esa misma noche llamé desde el taxi a Geles y le dije «Alborch ha venido a despedirse». Y así fue.

Lo he hablado con Amparo Rubiales antes de escribir esta página. Ella ha sido la gran amiga de Alborch antes y durante la enfermedad. Uña y carne. Debo decir que yo fui consciente de la gravedad del estado de Alborch a través del ánimo de Amparo. Mientras la valenciana necesitó la fortaleza de Amparo, ésta vivió para darle ánimos. Pero al final era Amparo la que parecía necesitar a Carmen. El ultimo día, asumido su pronóstico fatal, no paró de hablar y de sonreír, intuyendo quizás que pronto íbamos a echar en falta su compañía.

Carmen habló mucho de las mujeres solas. Aprovechando su condición de divorciada, escribió el libro Solas, aunque pronto salió al paso para corregirse a sí misma diciendo que ella no estaba sola. Era simplemente una mujer impar.

La única entrevista que le hice fue siendo ella ministra de Cultura, recién importada del IVAM. Aquel día la tuve frente a frente por primera vez y la percibí magnífica como una diosa. Vestía un traje verde de falda de tubo y llevaba la melena roja y perfectamente ondulada. No tenía nada que envidiarle a Rita Hayworth. Hay mujeres más guapas que Alborch, pero sólo ella alcanzaba la categoría de bellezón. En todas partes lucía espléndida y singular. Fue la primera mujer de este país que llevó un traje de Miyake a una cena de Estado. En una noche acaparó más flashes que Felipe González en un año. Ningún hombre le hizo sombra, y las mujeres habríamos hecho cola para verla llegar a las galas y entrar en los sitios con uno de esos abrigos de colores que paseaba con tanto arte.

El feminismo no siempre ha ubicado bien a las mujeres. Yo conozco a feministas que pierden la estabilidad si no van del bracete de un hombre. A Carmen Alborch le conocí un novio (José Luis Gutiérrez) y cientos de amigos y colegas. Pero su mundo era el de las mujeres. Solas fue un retrato maravilloso de la mujer que quiso ser ella y que siempre fue.


EL MUNDO / DOMINGO 28 DE OCTUBRE DE 2018

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Mar 23 Oct, 2018 12:20 am

Tu opinion querida Invitada es respetada. A Penafiel como a la Eyre le he pillado varias menteras. A la Rigal no le he pillado ninguna mentira. Solo cometio la gran estupidez de comparar a la Infanta Elena con la muy querida y popular Infanta, LA CHATA. Fijate Invitada, la cara de enfadado que puso Pedro Sanchez cuando alguien de LA CASA REAL se lo llevo de estar junto a Letizia. Hoy, en Espana como en Australia, los periodistas contratados solo dan sus opiniones con el mismo valor que esas opiniones las puedas dar tu, aquel o yo, en este foro. LA PRENSA ESTA EN CRISIS Y NO HAY DINERO PARA PAGAR A BUENOS PERIODISTAS INVESTIGADORES QUE NO NOS DABAN SUS OPINIONES. SOLO INVESTIGABAN SUS ARTICULOS ANTES DE ESCRIBIRLOS.

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitada » Lun 22 Oct, 2018 11:48 am

Carment Rigalt tiene la misma credibilidad que Pilar Eyre.

Arriba