TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 17 Mar, 2019 2:58 am

Imagen
Irene Montero se dirige a los militantes de Podemos.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

‘EVITA’ MONTERO
EL FUTURO QUE VIENE




Desde que tiene dos hijos y medio, Irene Montero es otra. Más fuerte que Pablo, más brava, más entera. Y más radiante. En cuanto a él, se diría que estos meses de baja paternal han sido como una experiencia religiosa. Mientras Leo y Manuel le chupaban la sangre, Irene iba creciendo fuerte como un roble. Le sobra savia.

Lista como el hambre, ella no profiere ante Pablo ni una sola queja. No es el modelo de mujer que llaman geisha, pero Pablo ha depositado su confianza en ella y ella está dispuesta a complacerlo. Qué menos. Pablo supo desde el primer momento que Irene llegaría lejos. Y era verdad. Aún no ha llegado a ningún lado, pero todo es cuestión de echarle tiempo. Llegará.

QUIÉN: IRENE MONTERO, LA PORTAVOZ DE PODEMOS EN EL CONGRESO. SU FUERZA: LOS HIJOS LA HAN HECHO MÁS PODEROSA. ESTÁ LLAMADA A RESISTIR. LA PERSPECTIVA: SUSTITUIR A IGLESIAS AL FRENTE DE LA FORMACIÓN MORADA

Pocos recuerdan ya el momento en que Pablo la puso donde Errejón y a Errejón lo mandó al gallinero. El cambio ni se notó. A eso hay que añadir que Irene es como la mujer fuerte de la Biblia: todo lo aguanta, parece hecha de acero. Pablo, en cambio, da la impresión de ser más vulnerable e inseguro. Todo lo piensa muchas veces. Mira que le dio vueltas a la paternidad. La gente tiene hijos porque no lo piensa. Si lo pensara no los tendría. En el caso de Pablo Iglesias ocurrió además que la política se había convertido en una idea obsesiva y hasta excluyente.

La política es mezquina y no deja tiempo para la familia. Pablo e Irene no están dispuestos a eso, por eso le daban tantas vueltas. Y por eso compraron Villa Tinaja, el nombre con el que los chistosos bautizaron la casa de Galapagar. Realmente, esa compra marcó un punto de inflexión en la trayectoria política de la pareja. Sobre todo en la de Pablo. Para él fue una apuesta personal. Sabía que el partido había tocado techo y que él nunca sería presidente de Gobierno. Era pues el momento de dedicarse a la familia y endosarle a la militancia la «hipoteca moral» (Errejon dixit) de la operación inmobiliaria.

Había empezado la desbandada, y Pablo, más que nunca, estaba obsesionado por darle calidad de vida a la familia, o lo que es lo mismo, ese lujo pequeño burgués que los psiquiatras llaman felicidad. Muchos opinan que, de haber continuado al frente de su proyecto, no se habría embarcado en la aventura de la casa. Ahí se llegó por los hijos.

Esto es distinto. Ahora Pablo ha pasado de ser un líder revolucionario a un baby brother con el perfil de Irene cada vez más politizado. No es la primera vez que Iglesias la señala con la mirada cuando habla del futuro de la formación. Con la hija que está en camino vuelve la psicosis de las bajas maternales y paternales, que ya no conducirán a ningún equívoco porque están bien claras. Aunque Pablo e Irene cogen en parte sus bajas por solidaridad con la clase trabajadora, ellos no son trabajadores por cuenta ajena, como ya apuntó Ana Pastor en su momento. Ellos lo hacían por dar ejemplo de solidaridad y buenrollismo de una pareja que se quiere.

Con la nueva hija en camino, los Iglesias Montero perfilan su estatus laboral, al menos de puertas adentro. Tendrían que cambiar mucho las cosas para que Pablo diera marcha atrás en sus decisiones. Prácticamente él ya había ungido a Irene como heredera y, aunque el estrepitoso cartel del regreso del líder pudiera sugerir un súbito cambio de planes, quienes conocen bien a Iglesias aseguran que nunca volverá al cien por cien.

Irene no se preocupa tanto. Es más fuerte y lleva menos camino recorrido. Los 10 años que le separan de Pablo le proporcionan un ímpetu que a él le falta. Curtida por sus años de militancia comunista, está llamada a resistir. En su puesto, ha demostrado ser una chica inteligente y voluntariosa que llega siempre al Congreso con los deberes hechos, quizás como retrospectivo homenaje al padre que no la vio triunfar del todo porque la muerte se lo llevó de un zarpazo.

Tiene la sonrisa cosida al rostro y la oratoria siempre a punto: habla por los codos, con la cadencia monocorde de una opositora a notarías. Con ella, Pablo fue muy rápido. No se si procede hablar de amor fou, pero era la chica ideal para sus planes. Enérgica, expresiva, sociable. Está a todo. A los biberones y el Twitter, al apiretal y el canutazo, al amor y a la vida. Ella lo resume así: «Político de profesión, psicóloga, feminista, madre».

Ajena a los ambientes universitarios en los que se movía Pablo Iglesias, no estuvo presente en el momento fundacional de Podemos. Su caída del caballo data de 2014, cuando fue candidata al Consejo Ciudadano. Un año después, Pablo ya ponía la mano en el fuego por Irene, a la que había empezado a mirar con ojitos de cordero.

La historia de Podemos, en estos años, ha vivido bastantes convulsiones, todas parecidas a las que sacudieron el epicentro de la bicefalia Iglesias/Errejón. Aparte estaban los motivos personales, que incidieron con los políticos. Pablo había roto con Tania y se unió a Irene. Errejón rompía cada cierto tiempo con Rita Maestre, la portavoz de Carmena. Por su parte, Ramón Espinar, con merecida fama de mujeriego, sentaba la cabeza con la compañera Lucía Martinez Quiroga, la madre de su hijo.

El ejemplo de la paternidad del jefe puso los dientes largos a muchos. Ahora, a un mes y pico de las elecciones generales, la gente de Podemos aparece diluida, cuando no espantada. Sus vidas personales han seguido los pasos de Irene y Pablo. Es el caso de Espinar, que salió por pies de la Asamblea de Madrid. La mañana que fue a devolver el acta de diputado, cuentan que Ramón llevaba un bebé de meses en brazos. (¡Cuánto había cambiado el chico de los recados de Pablo!). Tania Sánchez espera ahora un hijo de su pareja, David Campo, asesor de Podemos. Ella no sólo prepara pañales. También organiza su futuro politico en Más Madrid, de cuyas listas formará parte.

Que se sepa, Errejón no tiene novia. O la tiene, pero no la enseña. Con Rita Maestre rompió en una de sus idas y venidas. Ahora Rita está casada con Manuel Guedán, escritor y editor. Ya han empezado los rumores de embarazo.

Irene y Pablo son ejemplo constante para los militantes de su formación. Ahora sólo falta por confirmar si Irene se convertirá en número uno de UP. Aunque a lo mejor se montan una alternancia a lo Kirchner. A Irene no le pega mucho, pero si es por amor, capaz la veo de hacerse pasar por Evita.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 17 DE MARZO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 10 Mar, 2019 3:20 am

Imagen
Ramos durante el Madrid-Barcelona de Liga del 2 de marzo.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

SR4, SACANDO PECHO
EL ÍDOLO TUNEADO




Si no lo digo reviento: lo mejor de Sergio Ramos es Pilar Rubio. Espero que me comprendan. No está de más que por una vez invoque la belleza de una señora sin hacerme la estrecha por ello. Lo digo porque así lo dicta mi real gana. A las mujeres demasiado guapas se les suele pedir que paguen por su guapura con un cociente intelectual alto o un currículo a lo madame Curie, y eso no es justo.

Dado pues que el martes pasado el Real Madrid tropezó con el Ajax y que con tan infeliz pretexto Sergio Ramos sufrió las iras de Florentino, tomo yo la libertad que me otorgan Valladolid y el Pisuerga para sumarme al carro de las críticas fáciles. Espero que Ramos no me lo tenga en cuenta, pero su figura es muy golosa, como golosas son sus macetas craneales y sus fantasías epidérmicas en tecnicolor. Puesto que además no pienso meterme con Solari (prodigio de sensatez y buena educación, como Valdano) y doy por buenas las ideas que me inspira el defensa central, portento de futbolista/torero que ha encontrado su olimpo en el palco tuneado de los jugadores, donde descansan los ídolos cuando se les suben los humos a la cabeza.

QUIÉN ES: ASERGIO RAMOS, SEVILLANO, 32 AÑOS. SU PROBLEMA: EL REAL MADRID, EQUIPO DEL QUE ES CAPITÁN, APEADO DE LAS PRINCIPALES COMPETICIONES. ENFRENTADO: A FLORENTINO EN LOS VESTUARIOS, TRAS PERDER CON EL AJAX

El día que Sergio Ramos llegó al Real Madrid, estaba ya harto de ver a sus predecesores montando el número con ataques de divismo continuados. Acababa de pasar a la historia la famosa quinta del buitre, apodo con el que Julio César Iglesias (periodista de querencia merengue) bautizó a la pandilla formada por Butragueño, Pardeza, MartÍn Vázquez, Manolo Sanchís y José Miguel González, alias Michel, una generación de futbolistas que mantuvo para el equipo el récord de tiempo invicto.

Precisamente en aquella época tuve yo ocasión de entrevistar a Butragueño, grande entre los grandes, y escuchar algunas de sus confesiones. Butragueño tenía fama de chico formal, y no llegaba al entrenamiento conduciendo cada día un coche de alta gama. Su discreción era proverbial. El propio Emilio, aunque estaba imbuido de timidez, tenía largas conversaciones con los compañeros de plantilla en las que no perdía ocasión de aconsejarles que ahorraran para invertir en ladrillo. Así era él y así se lo hacía saber a los demás. Claro que eran otros tiempos. Comparados con los futbolistas galácticos que habrían de venir enseguida, aquellos chavales de la quinta eran modélicos.

Todavía quedaba lejos el Madrid de las 13 copas de Europa, pero se estaba gestando, con los consiguientes altibajos. Es muy difícil sobrellevar una crisis de liderazgo cuando uno está acostumbrado a vivir en las nubes. Durante las épocas de transición, mientras se jubila una generación de futbolistas y aparece otra nueva, suelen producirse estas sacudidas vertiginosas. Los hombres del fútbol no están hechos de la fibra de los héroes. Su talón de Aquiles es demasiado vulnerable. Destacan como futbolistas, pero difícilmente saben mantener el equilibrio como hombres. A menudo el éxito les hace perder pie, y no es extraño verlos rodeados de palmeros que se ofrecen a llevarles los negocios.

La tentación es muy fuerte en el fútbol. Los ases tienen fácil acceso al dinero, se casan pronto y aspiran a llevar la buena vida que otros llevaron antes. En este sentido, futbolistas como Cristiano Ronaldo o Beckham no han sido nada ejemplares, de ahí que algunos se hayan arruinado intentando emularlos.

Los galácticos no sólo hacían ostentación de poderío. También presumían de licenciosos y estupendos, iban siempre rodeados de misses, eran los dueños de la noche y salían en las revistas del couché envueltos en escándalos. Los más problemáticos eran siempre los brasileños, muchachos forjados en la calle que no tenían ni idea de gestionar sus pequeñas fortunas. En las plantillas de los grandes equipos se los rifaban, pero duraban poco porque eran indisciplinados y cada dos por tres les ponían falta. No me extraña. Los brasileños siempre han tenido una especial habilidad para irse por las noches de discotecas y quedarse dormidos a la mañana siguiente. Eran hombres idolatrados que se movían rodeados siempre de una corte de mujeres hermosas que soñaban con cazarlos a lazo y darles hijos. Sigue ocurriendo así. A los futbolistas les gusta llevar un pibón al lado, comprarse toneladas de ropa de marca y cambiar de coche como de camisa.

Sergio Ramos nació en Camas (Sevilla) en 1986. De habérselo propuesto habría podido cursar Económicas y hacer un máster de ocasión, pero no se lo propuso y salió ganando. A cambio le daba muy bien al balón y su familia vio el cielo abierto. En realidad todos los que llegaban al Real Madrid sabían darle al balón, pero sólo unos pocos le sacaban provecho. Reconozcamos que SR4 tuvo unos comienzos muy atinados. No es que fuera Einstein, pero sabía moverse por el césped con inteligencia, era de natural simpático y su familia ejercía sobre él un estrecho placaje.

Hubo otro futbolista que llegó al Madrid antes que Sergio, pero descubrió el bingo y ya no hubo manera de hacer carrera de él. Años después, la alcaldesa de su ciudad natal me contó que lo tenía medio acogido en los servicios sociales porque se había fundido hasta la calderilla.

Sergio Ramos jugó en las categorías filiales del Sevilla y debutó pronto en Primera, pero la prisa pudo con él y en 2005 ya estaba en el Real Madrid. Allí jugaban entonces Beckam, Zidane, Roberto Carlos, Raúl y Ronaldo, de la pléyade de los galácticos, que no alcanzaron ni a mirarlo por encima del hombro. Normal. Sergio apenas tenía 19 años.

Las fotos de la época muestran a un Sergio de nariz aguileña y pómulos angulosos, con la melena lacia sujeta a la frente por una cinta. Parecía un indio cheroki. Su aspecto, unido a cierta tosquedad de modales y su afición por decorarse, hicieron de él un hombre poco atractivo. Decidió entonces operarse la nariz, y después cortarse el pelo y tatuarse el cuerpo. Cada semana salía al campo con alguna excentricidad distinta. Era una versión nueva de Guti, aquel rubiales que volcaba sus ideas en el pelo. En realidad las ideas no eran suyas, sino del peluquero, pero Guti lo animaba a coronar el Tourmalet de la creatividad, y tan contento. Con Ramos ocurrió lo mismo. Ya que no podía usar ropa de colores en su vida deportiva, todo se lo llevaba a la cabeza. En la última etapa se ha apuntado a la maceta craneal, la moda del pelo/alfombra en la parte superior de la cabeza, un peinado espantoso que se hacen los que no saben qué hacerse.

Respecto a los tatuajes de SR4, todos tienen un motivo. Unos están dedicados a la mujer, otros a sus hijos, a sus padres, etc. Los hay típicamente carcelarios, con vírgenes, cristos y amor de madre. No pasa un trimestre sin que se haga una chorradita nueva en alguna esquina de su cuerpo, pero apenas le quedan huecos libres. Pensándolo bien, debería dibujarse a Florentino en el ombligo. «Amor de Floren», podría escribir con caligrafía inglesa. Sería una buena forma de hacer las paces.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 10 DE MARZO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 03 Mar, 2019 3:23 am

Imagen
Retrato suyo que el propio torero de Olot colgó en sus redes sociales.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

ABEL ROBLES
LA RECONQUISTA DEL TORERO CATALÁN




En esta época del año, con más o menos algazaras y críticas, vuelven los toros a los cosos. Dicho sea con una cadencia verbal menos ortodoxa: vuelven a volver. Entre medias han pasado cosas. Unas veces ha sido la política, que se pone estupenda y castiga a los taurinos, y otras la justicia, que desempolva leyes para sentenciar que la tauromaquia forma parte de nuestro patrimonio cultural y, por tanto, hay que apoyarla.

No todo el mundo está de acuerdo con semejantes premisas y, aunque la llamada fiesta nacional acusa últimamente un dolorido sentimiento de derrota, todavía no se ha dicho la última palabra. Los magistrados del Constitucional no parecen ir en la misma dirección que el pueblo soberano, tan sensible a la manipulación política. Pero, como dicen los clásicos, el tiempo siempre pone las cosas en su sitio, si bien la historia las vuelve a quitar.

QUIÉN ES: ABEL ROBLES, 29 AÑOS, NACIDO EN OLOT, GERONA. SU PROYECTO: RECUPARAR LAS CORRIDAS DE TOROS EN CATALUÑA. SU PROBLEMA: LA BARCELONA PROFUNDA HA DECIDIDO EMPRENDER ACCIONES LEGALES PARA FRENAR SU IDEA.

Hoy quiero hablar de Abel Robles, torero de finas hechuras, natural de Olot, la segunda plaza más antigua de España (1859). Para este hombre, la prohibición de ofrecer espectáculos taurinos (extensiva a toda Cataluña) le ha servido de acicate para reforzar su lucha: «El toro no es catalán ni español. El toro es toro y tiene derecho a existir».

Olot se encabrona ante una negativa fruto de la incoherencia política. En Cataluña han existido toros desde muy antiguo. No sólo en Olot, sino también en Vic, Manlleu, Cardona, San Feliu de Guixols, Figueras… Y también en Barcelona, donde hubo tres plazas de toros, tres, dando testimonio de tradición inquebrantable. Ahora sólo queda una plaza, la Monumental, de corte bizantino, que se consuela montando espectáculos deportivos y falsos números de circo.

Paco March, que fue crítico taurino de La Vanguardia además de «rojo, catalán, esplaista y culé», según reza en su Twitter, se complace en recordar a los catalanes que presumen de no haber visto un toro ni por el forro (cultureta), «que Barcelona siempre ha sido más taurina y apasionada que Madrid». Y para muestra, este dato: la primera corrida de toros celebrada en Barcelona tuvo lugar en 1387, aunque ya antes, Alfonso X el sabio había dado ejemplo de ser un gran aficionado a la fiesta.

Volviendo a Olot, capital de La Garrotxa y al novillero Abel Robles, que se ha propuesto devolver los toros a las plazas catalanas, el chico insiste: «Mi sueño es torear en Olot porque ahí están mis raíces y en su plaza aprendí las suertes taurinas. Tengo derecho a perseguir esa ilusión hasta verla realizada. Olot no es cualquier plaza. Es la plaza de mis sueños».

El novillero saca fuerzas para hacer frente a una contrariedad que desde hace tiempo martillea en su cabeza como un tambor. Y es que en La Garrotxa a diario tienen lugar cientos de sacrificios de animales, quizás miles. Las industrias cárnicas de la zona hacen aquí su agosto, pero a la hora de los reproches sólo existe el toro de lidia.

Proyecto Olot se llama la iniciativa que impulsó Abel Robles para devolver la vida (o mejor, la muerte) a la plaza de su pueblo. Le acompañan en esta aventura la Fundación del Toro de Lidia, la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña y la Asociación de Criadores del Toro Bravo de las tierras del Ebro. Se han puesto todos en marcha, con Abel a la cabeza, y están convencidos de que lograrán su objetivo. El momento es decisivo. Mientras tanto, Robles permanece en San Sebastián de los Reyes, su campamento base. «Yo no huí de Olot, pero si pretendo dedicarme a esta profesión, necesito rodearme de ganaderías y arroparme con gente del ambiente».

Hoy, Abel habla de Villena, la plaza alicantina que es motivo de esperanza. Villena podría obtener en un tiempo no demasiado lejano el permiso para ofrecer toros en su plaza, ahora cerrada. En Villena la sentencia obligaba al Ayuntamiento a promover las corridas de toros y darles apoyo, cumpliendo así lo establecido con el patrimonio cultural y creando jurisprudencia, con lo que también Olot podría acogerse a ella.

Ya es casualidad que la Cataluña profunda (Vic, Manlleu, Cardona, Olot, etc.) haya decidido emprender acciones legales con el Proyecto Olot, un reto que podría dar la campanada. Hay quien cree que los catalanes no van más allá del senderismo o la espeleología pero es mentira. En el sur de Francia también existe gran afición taurina (¿a quien no le suenan las arenas romanas de Nimes?) y los taurinos aprovechan cualquier ocasión para recordarles a los parisinos que no saben lo que se pierden.

En tiempos, Cataluña estuvo sembrada de plazas que se llenaban hasta la bandera. En las fotos que se conservan, aparecen los señores trajeados y con sombrero, casi como si fueran a la ópera. La plaza de toros de Vic, concretamente, tenía la curiosidad de haber sido edificada junto a la vía del tren, facilitando así el transporte de las reses. En Olot, la afición fue más allá. Hubo un matador local que toreó a finales de los 50 y se hizo acreedor de un pasodoble: «Joaquin soy El Nardo», le decían. Parece un chiste pero no lo es. Así se le presentaba por escrito, con cierta confusión gramatical, pero existen pruebas de su buen hacer taurino. Hoy, «Joaquín soy El Nardo», tiene 86 años y sigue en Olot contando batallitas. Se puede ver su nombre en algún viejo cartel, así como videos de orquestinas locales cantando el pasodoble dedicado en las fiestas mayores del pueblo. El Nardo toreó a finales de los 50 y se hizo acreedor de un pasodoble que suena marchoso y arrastrado como todos los pasodobles.

El Nardo es una reliquia que merece pasar a la historia, aunque algunos jamás hayan oído pronunciar su nombre. La verdad es que, si no hay plazas, no hay recuerdos. Muchas de las plazas de toros catalanas fueron demolidas en su día para construir bloques de apartamentos.

Los aficionados saben que los ayuntamientos son implacables y ponen trabas a la programación de espectáculos taurinos, pero las autoridades municipales también saben que los recursos son fáciles de ganar cuando se obstaculizan las muestras del patrimonio cultural. Todo esto y mucho más lo sabe Abel Robles, natural de Olot, un lugar donde la geografía húmeda del paisaje convive con la tierra volcánica (la plaza de toros está al pie de un volcán) y las líneas nacidas del estudio de arquitectura RCR, donde trabajan tres genios de la disciplina que obtuvieron en 2017 el premio Pritzker, conocido como popularmente como el Nobel de arquitectura.

Olot es la mezcla sabia de todos estos elementos: la tierra y el aire, la cultura y la contracultura, Caín y Abel, los toros y la vaca sinforosa.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 3 DE MARZO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 24 Feb, 2019 2:49 am

Imagen
Celia Villalobos esgrimiendo el símbolo del feminismo.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

CELIA TERREMOTO
NACIDA ROJA




El compañero Juanma Lamet recogia días atrás una frase de un ex ministro del PP que había dicho: «Ha comenzado el éxodo del sorayismo, un éxodo interior». La frase no sólo es un presagio de melancolía. También es un ejemplo de elocuencia. Entre los afectados por el desahucio está Celia Villalobos, con 30 años de currículo a las espaldas (ministra, vicepresidenta del Congreso, diputada, eurodiputada, alcaldesa de Málaga, etc.), 30 años que pueden ser arrojados por la borda. Esta semana de enredos amorosos y ruido de colchones, Villalobos se ha asomado a la actualidad para proclamar su futuro inmediato: el fin de su carrera política.

Celia se va cinco minutos antes de que la echen. Es una estrategia propia de gente lista y poco acostumbrada a las derrotas. La ex alcaldesa sospecha que no habrá sitio para ella en las listas, de ahí que haya decidido quitarse de en medio. Estos cambios en las jefaturas siempre dejan un reguero de víctimas. Sobre todo, de mujeres. Celia es una mujer activa y no se quedará mano sobre mano viendo como suben los nietos. Siempre se ha crecido en la dificultad y ahora no será menos. Antes de llegar a la política ya era funcionaria, y antes de ser funcionaria ya trabajaba en una peletería.

QUIÉN: CELIA VILLALOBOS. MOTIVO: ANUNCIA SU ABANDONO DE LA POLÍTICA DESPUÉS DE 30 AÑOS AL FRENTE DE TODO TIPO DE CARGOS. OPORTUNIDAD: SE MARCHA ANTES DE QUE LA ECHEN DESPUÉS DE DECLARARSE ‘SORAYISTA’.

Todos los hits que nos ha deparado el paso de Celia por el PP no son sino expresiones de su faceta de mujer todoterreno, capaz de hacer muchas cosas a la vez (incluyendo el juego del Frozen para hacer frente a las tediosas tardes del Congreso). Aunque no lo parezca, Celia fue de niña a un colegio de monjas jesuitinas, que seguramente serían monjitas de la rama de los jesuitas. Ya entonces Celia tenía fama de rebelde. Y si no pudieron con ella las jesuitinas, peor lo iba a tener Pablo Casado.

Todo empezó el día que Villalobos apostó por Soraya en las primarias. Lo volvería a hacer, porque ella es así de echada para delante, pero hay que asumir las consecuencias. En este caso, los leales a Pablo exigieron que su fidelidad fuera recompensada debidamente, y en esas andamos. Celia piensa que no es necesario esperar a la confección de las listas para saber que ella será apeada. En política estas cosas se pagan y Celia no es una excepción. Las consecuencias de la falta de sintonía con Pablo Casado, Villalobos ya las había notado en el Congreso en el que resultó elegido secretario general. Aquel día, en los pasillos, Celia comentó: «De Casado no podría afirmarlo, pero la mayoría de su entorno es de extrema derecha: fijo».

Cierto es que la cúpula de Génova ha tenido un gesto compasivo con los sorayistas, a quienes ha conminado a esperar (sentados) por si suena la flauta, que no sonará. Pero Celia no necesita ser consolada con paños calientes. ¡Qué le van a decir que ella no sepa! Lleva muchos años en el partido y conoce el percal. La política siempre se repite, y Celia ha visto pasar a tres presidentes del PP (contando a Fraga, cuatro) y lo tiene todo muy visto. A estas alturas no cree en milagros. Es verdad que con el nuevo PP tiene muchas reservas. No lo dice, pero se nota. A mucha gente no se la ve venir, en cambio todo el mundo sabe por dónde respira Celia. Hasta los españoles de a pie lo saben.

Ella es la conciencia social del partido. Se ausentó cuando la votación de la ampliación del aborto para no dar el cante y más tarde, en tiempos de Zapatero, cuando se votó el matrimonio homosexual. Una chulería que le costó una sanción del partido. Y es que Celia Villalobos es homologable a cualquier mujer del PSOE. Yo misma he dudado muchas veces si era del PP o del PSOE, y no por falta de memoria sino porque su tufillo progre inducía a la confusión.

Descarada, combativa, chula y sin pelos en la lengua, Villalobos siempre ha mostrado su carácter. Quizás le falta cierto don para el matiz. Entre los hits que ha hecho célebres hay uno que ha sido muy criticado. Fue en febrero de 2011. Aquel día Celia rompió la pana cuando, en una reunión de la junta de portavoces, tocó hablar de la contratación de discapacitados para trabajar en el Congreso y Celia, haciéndose la graciosa, dijo: «Bueno, ahora pasamos al capítulo de los tontitos». Realmente no tenía ninguna gracia.

Matices aparte, Villalobos es una mujer a la que hace un cuarto de siglo ya definían como feminista, abortista, agnóstica y tertuliana. Puede que los años y los hijos hayan contribuido a suavizar algunas aristas, pero en líneas generales sigue fiel a sus esencias de juventud, cuando frecuentaba un grupo de inspiración maoísta y se comía el mundo en dos zancadas.

Entonces ya había descubierto a Pedro Arriola, un sevillano que estudiaba Económicas en Málaga. Pedro recuerda que se conocieron practicando deporte. Ella jugaba al balonmano y él hacía atletismo. Les presentó un entrenador que era amigo común y al poco empezaron a salir. No fueron dos novios convencionales, y tampoco dos cónyuges dóciles. Se casaron por la Iglesia porque no había más remedio. Con Franco vivo, si querías casarte por lo criminal tenías que abjurar, y a ellos no les apetecía complicarse la vida. No llevaban trajes de novios ni siguieron los protocolos de una boda al uso. Se vistieron de domingo, y fuera. Tanta fijación tenían por alejar el fantasma del tul ilusión y las flores blancas que terminaron por olvidarse de la boda civil, lo que más les interesaba.

Cayeron en la cuenta del olvido pasada una semana y hubo que correr para deshacer el entuerto. Celia y Pedro se ríen ahora cuando relatan los pormenores de su boda progre. «Teníamos una espina clavada y con nuestros hijos nos la hemos quitado. ¡Para ellos hemos hecho auténticos bodones!».

Sus inicios matrimoniales no fueron de manual, ni siquiera de reportaje de Telva (eso, para Josemari y Botella). Celia ya apuntaba entonces modales de mariquilla terremoto y hacía varias cosas a la vez: la casa, los niños, el sindicato, etc. Siempre ha sido muy dispuesta. De rompe y rasga, que decían los clásicos.

En sus cinco años de alcaldesa siempre vivió alejada de la familia. Ella estaba en Málaga y Pedro se quedó en Madrid con los hijos, aunque los fines de semana juntaban los planes. Los hijos se quedaban en Madrid, y Pedro cruzaba Despeñaperros y se plantaba en Málaga para visitar a Celia. Como a Celia no le gustaba vivir sola, trató de convencer a su hijo, el menor, para que se fuera con ella, pero no tragó. Ahora, con este nuevo paso, a Celia se le presenta un plan B en el que puede encontrar la cara oculta de la felicidad. Quién sabe. A lo mejor Celia rescata de la memoria genética el arte de hacer bolillos.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 24 DE FEBRERO DE 2019

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Sab 16 Feb, 2019 5:07 am

Algo que me ha venido a la memoria: No se Carmencita si te refieres a la Lita Trujillo nuera del dictador asesinado. Si te refieres a esa Lita Trujillo, nunca estuvo rodeada de gete de bien porque se comentaba que la fortuna que heredo del suegro estaba llena de sangre, pese a que Lita decia que ella tenia su propia fortuna de cuando fue artista de cine. Pero nadie la creyo porque era 1 mujer de gustos mus costosos.

Volviendo a tu comentario sobre Trevijano, nadie sabe quien sera su heredero/a. Los 3 Albaceas NO HABLAN y el cuarto Albacea nombrado por Trevijano se largo por estar en desacuerdo con los otros 3 albaceas nombrados por Trevijano. A Elena Bazan le dejo algo pero no es la heredera universal de Trevijano hasta donde yo se.

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Sab 16 Feb, 2019 4:16 am

No nos dice nada nuevo. Desde antes de morir Trevijano ya dije yo que la mayor fortuna de Trevijano fue su apoyo al dictador Macias que puso el negocio en Guinea E. de cacao y cafe a nonbre de su mujer (de Trevijano) y de su cunada Simone. Cesar Vidal lo desenmascaro cuando murio.
En cuanto a Lita Trujillo, (creo que te refieres a la nuera del dictador) siempre fue 1 pobre idiota. Tan idiota fue Lita creyo que se casaria con el ex-torero Jaime Ostos y la tuvo enganada hasta el mismo dia de su boda. Dejo a Lita, CREO y digo CREO (de esto hace ya anos) en Marbella diciendole hasta dentro de 1 semana y Ostos la dejo para casarse al dia siguiernte con la mujer medico que aun creo estan juntos. Lita fue el hazmereir de todas sus amistades.

Aqui, quien deberian de hablar son los 2 hijos de Trevijano y no dicen nada. Y si nos metemos en politica, ya lo dije yo hace mucho tiempo en este foro: Trevijano jugo con dos cartas sucias la monarquia como asesor del Conde de Barcelona y por otra parte, con la III Republica.PERDIO EN LAS DOS JUGADAS Y FORMO SU MCRC Y SUS REPUBLICOS QUE ALGUNOS LO HAN TRAICIONADO.

En cuanto a su secretaria Elena Bazan, creo y digo CREO que esta siendo fiel a Trevijano hasta despues de muerto. Elena lo cuido por 3 anos, y ahora sigue en el palacete para que no roben nada de los objetos tan valioso que hay en ese palacete. Sin embargo, hay mas de 1 Republico de Trevijano que les gustaria echarla. Para que...? Ese palacete con tantos objetos y muebles de lujos NO DEBE DE CERRARSE.

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Sab 16 Feb, 2019 3:20 am

Imagen

TREVIJANO Y EL DINERO DE TRUJILLO

CARMEN RIGALT



EL PASADO SÁBADO, Marina Pina rememoró aquí la vida y milagros de Antonio García-Trevijano, un hombre que se ha ganado a pulso su pertenencia a la fauna de LOC. Durante toda la semana no paré de recibir llamadas comentando el escándalo post mortem de Trevijano. Sin embargo, la llamada que más esperaba no llegó nunca y tuve que salir a su encuentro.

Estoy aquí para añadir algo sobre Trevijano. Algo ingrato y penoso. Porque no sólo los famosillos dan disgustos. A veces quien más nos decepciona es esa gente de la que nunca esperarías un mal gesto. Trevijano (a secas para sus enemigos) pertenecía al grupo de notables, pero su fama ha sido fulminada en dos líneas de periódico. El caso es que él ya no está aquí y queda exento de agradecer los comentarios desde el silencio de ultratumba.

Lo último que supe del insigne AGT es que había desheredado a sus hijos y que en la casa familiar de Somosaguas se había atrincherado una asistente a la que él obsequió con la presidencia de su fundación. LOC desveló el secreto de su fortuna, que no era tan exigua como nos habían hecho creer, y yo aporto hoy una noticia que muestra el lado más siniestro del personaje y su obsesiva relación con el dinero. Yo misma fui testigo de un maniobra que tuvo lugar en 1991 y ha durado hasta su muerte, acaecida sin moratorias en 2018.

Trevijano fue una de las personas más soberbias que he conocido en mi vida. Se gustaba tanto a sí mismo que no encontraba adjetivos suficientes para engalanarse. En ocasiones sufrí accesos de vergüenza ajena asistiendo a esos monólogos que él convertía en alaridos de exaltación para impresionar a los amigos. Era como la madrastra de Blancanieves. No necesitaba espejo para mirarse en él, entonando la retahíla de preguntas que formulaba y respondía de una tacada. (¿Hay otro más guapo y listo que yo? Etc.).

Cuando entró en mi vida Trevijano, lo que más llamaba mi atención era su cortesía y sus alusiones al arte. Durante un tiempo atrajo a su órbita al juez Navarro, un tipo silencioso en el que Trevijano estaba interesado por razones que desconozco. Íbamos todos a comer, bajo la batuta de Trevijano. Menos pagar, todo lo decidía. Lo demás, esto es, la cuenta y el chófer, corrían a cargo de Lita Trujillo, consciente del dominio que ejercía Trevijano sobre ella. Lita no pasaba apuros entonces. O no lo decía. La crisis aún tardaría en llegar.

Mi sister (así se llamaba) era acérrima de Trevijano. Él le daba consejos y Lita los obedecía sin rechistar, convencida de que era el hombre más lúcido de la Tierra. Trevijano conocía bien el universo de Lita y se aprovechaba de esa circunstancia. Por eso acabó quedándose con su dinero. A mis ojos, el granadino era un farsante, pero yo no tenía vela en ese entierro, y cuando la tuve ya era demasiado tarde.

Un día de 1991, Lita le entregó a Trevijano 350.000 dólares para que los invirtiera en Brasil. La había convencido. Él era como un líder espiritual de una secta y bastaba con que le indicara un camino para que ella lo siguiera a ciegas. Lita le hizo entrega del dinero, así consta en un documento firmado por Antonio García-Trevijano, Lea Menshell (Lita Trujillo) y Pablo García-Trevijano Chouraki (hijo de Antonio). En el documento también constaba que el dinero sería devuelto en 1993 y que ascendería a 700.000 dólares (capital e intereses).

Pero pasó el tiempo y Lita no cobró nada. Se optó por firmar nuevos documentos acogiéndose a nuevas prórrogas, pero todo fue en vano. Comenzaba así una larga pesadilla que aún no ha visto su fin. Para calmar las presiones de Lita, Trevijano se vio obligado a inventar historias de un cacique brasileño que, seguramente, soló habitaba en su mente.

Mientras todo esto ocurría, llegó la crisis y se cebó con muchas economías familiares, entre ellas la de Lita, que se vio forzada a abandonar la casa de la Moraleja y refugiarse en un apartamento junto al Bernabéu. Si tiempo atrás se había dicho que la economía de Trevijano fue boyante gracias a Guinea (país al que habría dotado de un borrador de constitución), ahora podría decirse que también había disfrutado del dinero de los Trujillo.

Ésta es una historia de ambición y usura en la que muchos de sus protagonistas responden al cliché de la dudosa reputación. Yo he vivido en el epicentro de esta sacudida y doy fe de lo que escribo. Solo una persona es inocente y hasta torpe en su inocencia: Lita Trujillo. Ella sabe que lo he visto todo. Lo que no sabe es que nada me ha parecido más patético que ver cómo la gente le daba la espalda al perder el dinero.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 16 DE FEBRERO DE 2019

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Jue 14 Feb, 2019 2:32 am

Te lo vuelvo a repetir Carmencita: '' EL CONAZO ERES TU Y LA ROSALIA'' ABC.es (Pagina Cultura) Titular: ROSALIA, GIPSY-FAKE Y MACHISMO FEMINISTA..'' No he necesitado leer el articulo para saber que Rosalia NO SABE DECIR LA COPLA ANDALUZA. Defiendo la copla andaluza como defiendo el flamenco ligero y lo que fue la TAUROMAQUIA.
Hace poco, encontre en GOOGLE a 1 tal Juan Legido y me he quedado sorprendida de haber encontrado en ese flamenco ligero tantisimos pasodobles toreros donde se ve torear a los toreros y si no se ven torear SI SE VEN COMO DEBE COLOCARSE 1 TORERO DELANTE DEL TORO.
La copla andaluza hay que pronunciar bien en andaluz que se entiendan todas las palabras muy clara. Solo en los tanguillos gaditanos graciiosos y cantados con ligereza no se entienden bien toda la letra. PERO LAS DEMAS LLAMADAS COPLAS ANDALUZAS HAY QUE SABER DECIRLA CLARA Y CON FUERTE PRONUNCIACION DE ALGUNAS CONSONANTES. En esto fallaba la valenciana Concha Piquer, que algunas consonantes no las pronunciaba tan fuertes como las andaluzas.

Te repito Carmencita: a la CONA TU Y LA TAL ROSALIA Y NO DESPRESTIGIE MAS NI LA COPLA ANDALUZA NI EL FLAMENCO LIGERO.

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Dom 10 Feb, 2019 5:03 am

'' EL CONAZO'' ERES TU Y ROSALIA CARMENCITA.
Si no sabes escribir de segun que Tema no escribas mas de lo que sepas. Ya Carmencita metistes la ''pata'' cuando comparastes a la Infanta Isabel La CHATA con la Infanta Elena. Y ahora crees que los que entendemos de coplas andaluza y del flamenco ligero somo ''UN CONAZO'' porque Rosalia no sabe interepretar ni la copla andaluza ni el flamenco ligero.? No se necesta tener buena VOZ ni estudiar musica para cantar la copla andaluza o el flamenco ligero, SOLO SE NECESITA SABER COMO DECIR Y ENTONAR LA COPLA ANDALUZA.

Vete a GOOGLE Carmencita, y escucha ''Dona Luz de Lucena'' por Juan Legido acompanado de los churumbeles y ya veras la diferencia de como se canta y se dice la copla andaluza. Juan Legido nacio en TETUAN, pero se nos fue de este mundo en 1 pais de America Latina el siglo pasado y la ultima voz de coplas andaluza y flamenco ligero se nos fue a final del pasado ano 2018.
Ya esta bien que petardas como tu, Carmencita nos tome el pelo. Verguenza te deberia de haber dado Carmenciita de haber comparado a la Infanta Isabel La Chata con la Infanta Elena. No solo porque La Chata era 1 gran aficionada taurina y Elena es 1 ''taurinilla iletrada'' Porque LA CHATA se paraba hablar con todo el mundo en la calle, hasta el punto que la Casa Real le dijo que dejara de mezclarse con los de la calle a lo que contesto la Infata Isabel: '' A QUIEN NO LE GUSTE QUE NO MIRE'' Molesta a la Infanta Elena que ya llamo a su Tany para que no se acercaran los periodistas o fotografos a ella.

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 10 Feb, 2019 3:13 am

Imagen
Rosalía, el pasado sábado, cantando en la gala de los premios Goya.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

ROSALÍA
FLAMENCA, QUE NO CHARNEGA




De Rosalía oí hablar por primera vez hará algo más de un año: poca cosa, un par de referencias flamencas acompañadas de unas imágenes en las que aparecía felina y movediza, con una garganta capaz de engatusar a las masas. La gente la trataba como si fuera un fenómeno y yo me lo creí. Es decir, una parte me la creí y la otra no, pero mi imaginación se encargó de hacer el resto.

En cualquier caso, Rosalía no es nueva. Se pueden seguir sus huellas en internet, cuando participó en el concurso Tú si que vales y fue rechazada. De eso hace 11 años, tiempo durante el cual ha cursado estudios superiores de música y ha investigado en los yacimientos más hondos del flamenco. Todo iba viento en popa. Supe entonces que había nacido en Barcelona, como Carmen Amaya. No se podía pedir más. En mi cabeza se forjó entonces la imagen de una gitanilla de cobre bailando con los pies descalzos en un remoto Somorrostro. Que no salga de aquí, pero yo soy como una guiri, a folklórica y obvia no me gana nadie.

QUIÉN ES: ROSALÍA VILA TOBELLA, 25 AÑOS. SU GRAN NOCHE: DESLUMBRÓ EN LOS GOYA CON ‘ME QUEDO CONTIGO’. ES LA ESPAÑOLA CON MÁS GRAMMYS LATINOS (2 Y 4 NOMINACIONES) POR UNA ÚNICA CANCIÓN, ‘MALAMENTE’

Rosalía entró así en el camino de mis aficiones (discos dedicados, que decíamos ayer) aunque nunca me tomé la molestia de buscar su discografía en Youtube. Eso vendría luego, después de hacer lo propio con Silvia Pérez Cruz, otra catalana de voz estremecedora y prodigiosa con repertorio en catalán, castellano, gallego, portugués, francés, inglés y lo que le pongan por delante. Silvia abarca todos los géneros y todos los aprieta, del bolero al jazz y del flamenco a las habaneras.

Rosalía y Silvia coincidieron en su camino con Raúl Refree, un productor que ha cantado con las dos, y con bastantes más. Refree tiene una idea de Rosalía que expongo aquí porque ayudará a que algunos lectores, autoengañados como yo por el tópico de la gitanilla, constaten la magnitud del fenómeno. Dice Refree: «Hay mucha gente que canta bien, pero eso no significa nada. Rosalía, además de un timbre vocal muy bonito, tiene algo que escapa a la mayoría, y es un criterio musical avanzado para su edad. Rosalía ha escuchado mucha música y es capaz de tomar decisiones arriesgadas y experimentales. Su estética siempre ha sido la de mezclar el flamenco con la música urbana, ella es la primera cantaora ligada con su tiempo de forma muy clara».

Silvia Pérez Cruz nació en Palafrugell, y Rosalía en Sant Esteve de Sesrovires, en el Baix Llobregat. Las dos hablan catalán pero no sabría decir si en ambos casos es lengua materna o vehicular. Respecto a sus opiniones sobre la situación política en Cataluña, Silvia reconoce que no es nacionalista, aunque el hecho de no serlo apenas le ha servido para evitar incidentes. Sirva este ejemplo: a Silvia, en Madrid, se le ocurrió una vez cantar en mallorquín y le pasó lo que a Serrat pero al revés: un tipo le pegó un bufido y se largó del teatro mascullando. El caso de Rosalía es distinto. A ella no le gusta responder a preguntas de carácter político. No es la única. Antes del dichoso procés, incluso antes del antes, muchos cantautores escurrían el bulto de la política alegando que el arte no tenía fronteras y ahí se plantaban. Rosalía no es de antes, y si me apuran ni siquiera de ahora, pues dada su juventud, la chica todavía está llegando. Sin embargo, ella se planta, por si acaso.

He buscado rastros de entrevistas a Rosalía y he encontrado alguna bastante significativa. Por ejemplo, una rueda de prensa recogida puntualmente en ElNacional.cat, periódico independentista hasta el tuétano. Para ElNacional.cat hay dos clases de periodistas: los unionistas (el término parece sacado del conflicto del Ulster, pero se refiere a los periodistas de Madrid y, en concreto, a los de EL MUNDO) y los periodistas propiamente dichos, ungidos por el sagrado dogma de la independencia.

A Rosalía el periódico unionista EL MUNDO le hizo la pregunta por tres veces, y ella por tres veces escurrió el bulto. Afortunadamente, la cantante salió indemne, pero EL MUNDO cobró lo suyo. Dos ejemplos. Un titular: «El anticatalanismo cree que Rosalía roba flamenco: paya y sin sangre andaluza». Y una puyita suelta: «La cantante de flamenco-trap recibe tres preguntas sobre el procés; ella, que es de Sant Esteve de Sesrovires y tiene 25 años, responde como quien se sabe en una rueda de reconocimiento policial». Visto lo visto, se entiende que el periodismo sea considerado un oficio de riesgo. Las ruedas de prensa, el formato más aburrido de la profesión, en Cataluña llegan a adquirir tintes de rojo vivísimo. No hay que desesperarse. A lo mejor gracias a Rosalía los compañeros de ElNacional llegan al Pulitzer.

El momento clave de la cantante Rosalía (al menos para los periodistas de sensibilidad unionista) tuvo lugar el sábado pasado en la gala de los premios Goya, la fiesta por excelencia del cine español (con perdón). Rosalía cantó Me quedo contigo, una canción de los Chunguitos que popularizó Carlos Saura al incluirla en su película Deprisa, deprisa (1981). Muchos descubrimos la canción con la versión que Manu Chao hizo de ella en 2009. Yo misma me quedé colgada de Chao, y ahí seguiría si no hubiera descubierto a Rosalía en la gala de los Goya celebrada la semana pasada. Media España se quedó boquiabierta (la otra media ya lo estaba). Cierto es que los puretas del flamenco enseguida pusieron reparos pero eso estaba más que cantado. Los puretas son un coñazo, los puretas de todo, que sólo están para poner pegas. Rosalía, en cambio, es la pureza del mestizaje, la impureza esencial. Hasta los Chunguitos dijeron que a las mujeres de la familia (las chunguitas) no les gustaba la versión de Rosalía porque había perdido el flamenco en su viaje a la modernidad trap.

Vayamos al grano: el trap es un género, una mezcla de rap, reguetón y demás sonidos urbanos que dan como resultado un género nuevo. La versión de Me quedo contigo, en la boca ensangrentada de Rosalía Vila no era nada urbana. A mi llegó a parecerme gregoriana y celestial.

Sin embargo, y a pesar de lo que decían los puretas (incluidas las chunguitas), la versión de Rosalía, acompañada por el coro joven del Orfeó Catalá, que ocupaba la ausencia de música, se elevó como una oración hacia la estratosfera. Rosalía es una reina del barullo, pero cuando quiere hacer silencio, no hay otra como ella. Hemos asistido a la consagración de una estrella que sienta cátedra desde el Baix Llobregat. Su infancia la pasó escuchando la música que les gustaba a sus padres, de los Beatles a Bruce Springsteen y Bob Marley. Pero Rosalía estaba hecha un lío entonces. Creía que el flamenco era un cante de Estopa, ingenua de ella.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 10 DE FEBRERO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Lun 04 Feb, 2019 3:36 am

Imagen
Pablo Iglesias entra en el hemiciclo del Congreso de los Diputados.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

COLETA BRAVA
EL HOMBRE QUE TENÍA PRISA




Pablo Iglesias me recuerda a una matrioska. Su vida es una, pero en ella están contenidas varias vidas más que no se asemejan entre sí. Pienso en el hombre que ha tenido hijos a los que dedica unos meses extra con una fe que mueve las montañas del feminismo. Su baja es maternal más que paternal, y espero que no vea malicia en el quiebro lingüístico. Antes de que Irene Montero hiciera público el estado que llaman de buena esperanza, ya se presumía que la pareja tramaba algo. Sobre todo, Pablo. A él se le veía especialmente ilusionado, y prueba de ello es que no esperó a la confirmación del embarazo para empezar a instruirse en la crianza.

Desde hacía tiempo todo estaba encaminado al proyecto de vida familiar, empezando por la compra de la casa (el casoplón, que decían sus adversarios). Cierto es que la operación no estuvo bien aconsejada. Pablo quería empezar la casa por el tejado, y valga la metáfora de los ladrillos para aplicarla también al proyecto familiar. A punto estuvo de escribir a la cigüeña antes de conocer a Irene.

QUIÉN: EL LÍDER DE PODEMOS, PABLO IGLESIAS. LA TESIS: SU VIDA ESTÁ CONTENIDA EN VARIAS VIDAS Y SER PADRE LE HA HECHO MADURAR. LA CONCLUSIÓN: TAMBIÉN ES EL POLÍTICO AMARGADO QUE INCUMPLE EL MANDATO QUE SE LE DIÓ

A propósito de la baja paternal, Ana Pastor, presidenta del Congreso, sugiere que utilicemos adecuadamente la expresión, ya que los diputados no gastan altas ni bajas al tratarse de un concepto estrictamente laboral sólo aplicable a trabajadores por cuenta ajena. Tampoco fichan cuando llegan al Congreso, y si hacen novillos porque tienen otras prioridades, no llaman a la madre superiora pidiéndole que no les ponga falta.

La expresión pertinente, pues, no es baja paternal, aunque por el uso que Pablo Iglesias hace de ella, lo dé a entender. Como estrategia publicitaria es válida y mueve a que otros padres tomen ejemplo. Pero no hay que confundir. El concepto, en sí mismo, es pura terminología laboral y no atañe a los señores diputados, acostumbrados a que sus esposas traigan hijos al mundo sin que a ellos se les mueva un pelo del bigote.

En el caso de Pablo Iglesias, él decidió convertirse en padre militante el mismo día que decidió tener hijos, y así lo hizo saber: «Ahora soy más padre que político». Los periodistas le creíamos. No conozco a nadie que quiera pillar en renuncios a Coleta Brava con preguntas de puericultura avanzada. El ha leído más informes sobre las ventajas de la lactancia materna que todos los padres del 68, tan ceñidos a las barricadas. Si Pablo Iglesias es capaz de quedarse un día entero en casa con los gemelitos Leo y Manuel a su cargo, ya tiene ganado el cielo en la tierra: propondremos que la baja paternal solidaria pase a llamarse baja Iglesias Turrión en homenaje a su capacidad de aguante.

La mala racha que atraviesa Podemos está produciendo gran erosión en sus proyectos inmediatos. Analistas políticos atribuyen los recientes fracasos a picos de inmadurez no resuelta. Puede ser. En todo caso, es más comprensible encontrar restos de inmadurez en los jóvenes podemitas que en los viejos peperos. Unos tienen 30 años y otros 60.

El paso de la política universitaria a la política profesional coincide con un momento vital que a muchos podemitas les pilló sin madurar. Ninguno tenía hijos ni pagaba hipoteca. Casi todos mantenían el cordón umbilical conectado a la universidad y sus ingresos eran escuetos. La solución vital estaba por definir. Al contrario que los sociatas del 82, no se casaron por la vía rápida con compañeros de facultad (así les fue) sino que prefirieron esperar. Todavía están en ello.

El primero de los nuevos políticos que sintió ese desajuste existencial fue Pablo Iglesias. La biología le metía prisa, se sentía mayor y cansado. Tenía novias (Tania Sánchez) que, de prosperar en el noviazgo, habrían acabado protagonizando el papel inverso al de los viejos sociatas, que se fueron a por tabaco y no volvieron. En este caso serían ellas las que irían a por jamón york sin dar razones.

A juzgar por los tiempos transcurridos, Pablo no tardó en convencer a Irene de que la prioridad eran los hijos. A los podemitas se les acusa de haber trastocado el orden natural de las cosas. A la hora de constituir Podemos, convencieron primero a los fieles y luego armaron el partido. Con el proyecto personal sucedió algo parecido. Pablo sintió primero el deseo de la paternidad y después el de compartirlo. Desconozco si los gemelos forman parte del proyecto común o son herencia genética. El caso es que Pablo estaba loco por traer hijos al mundo y le contagió su locura a Irene.

Con las prisas, los niños nacieron antes de tiempo y tuvieron que completar el ciclo en la UCI. Esas horas de espera en el Gregorio Marañon, pegado al cristal que le separaba de sus hijos, he hicieron un hombre. La prueba fehaciente de que Pablo también crecía eran Leo y Manuel, símbolo del nuevo rumbo emprendido por algunas parejas del partido. A Juan Carlos Monedero, que analiza los vaivenes de la política a vuelo de Twitter, no le pasó inadvertido. El escribió en la red social: «En Podemos aguantamos el tirón porque no teníamos hijos. Era una metáfora del precio que pagamos». Monedero no hablaba de sí mismo porque él no tiene hijos. Se refería a Pablo y en todo caso a Ramón Espinar, más pablista que el propio Pablo. Él no tardó en seguir los pasos de Coleta Brava, copiándole incluso la metodología: primero anunció el nacimiento de un hijo, y días más tarde, la existencia de una madre. Hace poco, tras su dimisión, Espinar fue a entregar el acta llevando a su hijo de meses.

El miércoles pasado, el Consejo Ciudadano de Podemos celebró una reunión en ausencia de Iglesias, que andaba concentrado en los biberones. Como fue incapaz de morderse la lengua, Pablo entró por teléfono a dar su opinión y luego se lió a escribir editoriales por Facebook.

A Lucía Méndez, de EL MUNDO, que conoce bien al líder, la situación le pareció extravagante. «Debió de pensar que si no iba al Consejo, la visión cósmica y religiosa de la baja paternal quedaría seriamente dañada», comentó. Todo ese misticismo de izquierda forma parte del relato que un día Pablo hizo de si mismo y en el que confía dar la talla. Méndez ha confesado en alguna ocasión que Iglesias nació para ser presentador de la tele. No es que ella pretenda ridiculizarlo. Es así y así le parece. Basta verlo en Ford Apache, su pequeño programa de tele. Ahí es otro. Está en su salsa, se muestra relajado, feliz, y no se mete con nadie.

Todo forma parte de las distintas vidas de Pablo Iglesias. Versiones reales y coincidentes: padre entregado, hombre débil y vulnerable, líder carismático, profesor paciente y el político amargado que ha incumplido el mandato para el que fue votado.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 3 DE FEBRERO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 27 Ene, 2019 3:25 am

Imagen
Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

SERRAT Y EL MEDITERRÁNEO
SE LES GASTÓ EL AMOR




En una epístola de Pablo Iglesias a Íñigo Errejón publicada en diciembre de 2016, el líder de Podemos decía a su lugarteniente: «Si la gente leyera nuestros chats, sabría por las risas y las bromas que somos amigos». Lo que entonces le preocupaba a Iglesias, como reconocía unas líneas más adelante, era que la relación entre ambos se convirtiera en una telenovela. No se trataba de una preocupación infundada. Muchos españoles sospechaban ya que no eran tan amigos. En realidad habían empezado a odiarse.

La política tiene estas cosas. La evolución de las relaciones entre dos personajes que se inician emparejados en la vida pública (González/Guerra, Suárez/Abril Martorell, Iglesias/Errejón, etc.) suele estar marcada por los sobresaltos. Sólo se quiebra lo que está pegado, pero a los políticos no les gusta reconocerlo. Cuando Iglesias presumía de amistad con Errejón, estaba asumiendo que había razones para sospechar lo contrario. Normal. Todos los políticos están hechos de la misma fibra y reproducen actitudes parecidas: conspiran, disimulan, vuelven a conspirar y si te descuidas, se apuñalan.

CONFLICTO: ERREJÓN HA ROTO CON IGLESIAS Y ACOMPAÑARÁ A CARMENA EN LAS ELECCIONES. RESPUESTA: IGLESIAS ESCRIBIÓ UNA CARTA: “ÍÑIGO NO ES MANUELA”. OTRA HUIDA: RAMÓN ESPINAR HA DEJADO SU PUESTO EN MADRID

El reciente pacto de Carmena y Errejón, conocido como «el pacto de las empanadillas» y firmado a espaldas de Podemos, es un ejemplo de cómo se las gastan en política. Desde que Errejón hizo pública su alianza con la alcaldesa en una única plataforma (Más Madrid), las hostilidades con los podemitas se han recrudecido. Ahora están todo el día repartiendo mandobles. No me extrañaría que alguna vez se les escapara un navajazo, aunque de todas las armas afiladas, las más dolorosas son las palabras, y los políticos lo saben. Ellos esconden su beligerancia atrincherados en el cinismo. Aparentemente Errejón mantiene la compostura y se niega a entrar al trapo de las andanadas que le dedican, pero su jugada huele a vendetta. Es comprensible. El que dio el primer paso en el campo de batalla fue Iglesias. Errejón mascó la tragedia durante meses y ahora que ya la había digerido, se la ofrece en bandeja al gran timonel de la coleta. No quedará ahí, pues en la política las desgracias nunca vienen solas. Una pataleta conduce a un bufido y un bufido a una espantá. Lo de Errejón trae cola. Ahí está Ramón Espinar para contarlo, ya desde fuera.

Como dice el refrán, el que mejor chifle, capador. Las oportunidades, para quien las trabaje. El insumiso Errejón sale del ostracismo como caballo favorito, y el pablista Espinar elige el ostracismo cuando el partido también se le viene encima. Aunque Iglesias aún no ha dicho su última palabra.

Errejón es un animal político. Empezó en casa y su familia fue la mejor academia. Los padres le transmitieron lo que hoy es el poso de su talento. Vivían en Pozuelo de Alarcón, rodeados de un entramado de urbas que eran el alimento de la derecha electoral. Papá y mamá estaban catalogados como dos progres de manual. José Antonio, el padre, funcionario de carrera y alto cargo de la Administración, militó en el Partido del Trabajo y participó en la fundación de Los Verdes. Guille, el hermano menor, sigue los pasos de Íñigo y es el autor de una célebre pintada: «Sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios».

La juventud de Íñigo empezó con los fuegos de campamento (era scout) y se forjó en los colectivos sociales y políticos. Le daba igual una asamblea de barrio que una manifestación de estudiantes, el «no a la guerra» o las jornadas antiglobalización.

Supo compaginar los libros y la calle. Sus notas prueban que siempre fue buen estudiante. Dominaba el lenguaje y lo sigue dominando. Hace pocos días, en un periódico amigo (del tipo de amistad a la que me he referido antes), Errejón escribió un largo artículo que debieron de entender, tirando por lo alto, una docena de personas. La razón era evidente. Los políticos pertenecen a esa clase de personas que hablan para impresionar, no para que les entiendan. En el citado artículo, el futuro candidato de Más Madrid al sillón de la Puerta del Sol hizo gala de estar en su salsa. Hablaba mezclando retórica y metalenguaje, significante y significado, patria y relato, en un discurso sin fin. El habla de Errejón es científico, reflejo del habla de sus maestros, como Ernesto Laclau, con cuya viuda escribió a cuatro manos un libro que es toda una expresión de fervor.

Sentadas estas premisas, lo digo: me encanta Íñigo Errejón. Es marisabidillo, gusta a las mujeres, sigue al Real Madrid y menciona entre sus libros preferidos las Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar y La caída de Madrid de Rafael Chirbes. Habla inglés y catalán. Tararea Alfabets de futur, de Feliu Ventura, un cantautor nacido en Xátiva (como Raimon), que se declara favorable a la independencia de los Països Catalans. Fue novio de Rita Maestre (la de las tetas en la capilla), que el año pasado se casó con otro y a la que las fans de Errejón le echaron en cara que no hubiera invitado a su ex a la boda. Francamente, no sé si es mujeriego, pero a las mujeres (incluida Carmena) sí les gusta Errejón, aunque prefiera los relatos de Laclau a las declaraciones de amor. Hablando de Carmena, su partenaire en Más Madrid: muy difundida fue una foto del pacto de las empanadillas en la que aparece Errejón (1,78 de estatura) con el espinazo doblado para saludar a la alcaldesa y ésta le corresponde acariciándole la mejilla. La revista El Jueves ilustró la foto con un titular que no podía ser más elocuente: «Carmena adopta a Errejón».

No lo he dicho antes, pero yo cené en una ocasión con Errejón en casa de Jorge Javier Vázquez, del Sálvame. Íñigo apareció con dos de sus mariscales, activistas de guardia de sus redes sociales y su web. Los podemitas pusieron de moda ir en tropel, y así se desplazaban por el Congreso de los Diputados. Escoltado y marcando el paso llegó también aquella noche. No dio la mejor versión de sí mismo, pero todo llegará, cuando aprenda a estar con naturalidad entre periodistas.

En aquella época yo no estaba al corriente de las curiosidades de su lenguaje, así que no fui capaz de detectar cuántas veces invocó el «patriotismo de partido» como una patología de la política española. Vázquez, que en aquella época era más gamberro, le había dado día libre al servicio y nos puso a todos a servir la mesa... Creo recordar que de primer plato comimos pollo y de segundo también. Errejón no estuvo simpático porque no se fiaba de nosotros, pero corría una campaña electoral y no le quedaba otra que tragar. A Íñigo le costaba ponerse a nuestra altura, que era la altura del betún. Cuando salí me hice la firme proposición de no votarle nunca, pero creo que a la semana ya lo había olvidado.


EL MUNDO / DOMINGO 27 DE ENERO DE 2019

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Dom 20 Ene, 2019 4:24 am

Estas equivocada Carmencita. Cierto que alguna prensa espanola dijo que era ''la primera vez que Serrat paro 1 concierto...''
No fue asi, segun 1 valenciano, el pasado Septiembre, (colgo la resena)Serrat canto en Valencia en catalan y 1 espectador le pidio que cantara en castellano a lo que contesto Serrat: '' NOS HA COSTADO MUCHAS CUNETAS Y CARCELES HABLAR EN NUESTRO IDIOMA..'' No recuerdo si fue 1 espectador o mas de 1 espectador que Serrat pidio que abandonara el recinto devolviendole el dinero de la entrada o entradas.
Estoy hasta la coronilla de estos que se llaman de izquierdas y chuparon mucho pagne del PSOE (del arca publica) en conciertos promocionando a la izquierda.
Hoy,dice la prensa espanola: '' SABINA, DONES Y SANZ INVESTIGADOS POR SGAE POR EVASION DE IMPUESTOS''
Ya sabemos como hace tiempo la prensa espanola hablo de que Teddy Bautista habia robado mucho dinero del arca publica. No estoy segura si Bautista fue encarcelado porque de esto hace mucho que lo lei. No me sorprende quer 1 mayoria de espanoles no saben ya porque partido politico votar. Esa abstencion en Andalucia es lo que ha hecho que haya ese pacto de 3 lideres que han vividos todas sus vidas de la politica de otros partidos politicos a los que pertenecieron antes.

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 20 Ene, 2019 3:16 am

Imagen
Serrat, objetivo de los independentistas.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

SERRAT Y EL MEDITERRÁNEO
A LA ORILLA, CON LOS PIES MOJADOS




El tiempo se confunde. Parece que fue ayer cuando Joan Manuel Serrat, el cantautor tímido y guaperas al que los catalanes llamaban «el noi del Poble Sec» forjaba sus primeros éxitos aferrado al tras-pum de una guitarra. Como tantos jóvenes que probaban suerte en la canción, Serrat visitaba las radios locales, que entonces eran pasto de las coplas, ofreciendo sus trovas en catalán. Hasta que surgió la oportunidad de la Cova del Drac, un café cantante en el que hacían sus primeros pinitos María del Mar Bonet, Quico Pi de la Serra, Enric Barbat, etc. El local estaba situado en Tuset Street, una calle que pronto se convertiría en referente de la Barcelona vanguardista y donde lo mismo encontrabas a los escritores de la futura gauche divine que a un pintor estrafalario (Dalí) arrastrando un abrigo de leopardo.

La Cova del Drac hizo historia porque en ella germinó la Nova Cançó, y concretamente un grupo llamado Els Setze Jutges (trabalenguas que significa 16 jueces). Aquel movimiento fue, según Manuel Vázquez Montalbán, autor de la Antología de la Nova Cançó, uno de los fenómenos culturales más relevantes de Europa, si no el que más. Todos los cantautores de la zona establecieron contacto con la Nova Cançó, como fue el caso de Serrat y el del valenciano Raimón. Lo que les unía era la lengua: cantaban en catalán. La Cova del Drac era la plataforma musical y literaria de aquellos artistas, incluido Serrat, aunque él alcanzó el éxito a mayor velocidad que el resto.

QUÉ SUCEDIÓ: SERRAT DETUVO EL RECITAL PORQUE UN ESPECTADOR LE RECRIMINÓ QUE NO CANTARA EN CATALÁN. SOLIDARIO: EL LUNES 14 PARTICIPÓ EN UN HOMENAJE AL BOLERISTA MONCHO, FALLECIDO. Y, ANTES, EN OTRO POR AUTE.

En 1965, Joan Manuel Serrat ya tenía su primer disco en el mercado. Eran composiciones de primerizo, pero al público le gustaron. La canción La guitarra se hizo enseguida conocida: un cantautor no es nadie si no dedica una canción a su guitarra. No habían pasado muchos años cuando Serrat empezó a probarse componiendo alguna pieza en castellano. La primera la dedicó a su madre, aragonesa, y era en realidad una canción híbrida, mitad en catalán, mitad en castellano. Cançó de bresol se llamaba. O sea, canción de cuna.

A Serrat se le vio enseguida el plumero del bilingüismo. Aunque su madre era aragonesa y su padre catalán, el chico estudiaba en castellano porque así lo imponían las leyes de educación de la época. Joan Manuel se hizo perito agrónomo, lo cual no debió de suponerle mucho esfuerzo salvo que los nombres de los árboles tuviera que aprenderlos en latín. Al principio las canciones en castellano contenían rimas facilonas. Pero no era tanto culpa del poco entendimiento de Serrat con la gramática como de la edad. Cuando se plantó en 1970 todo cambió. Aquel año Serrat ya llevaba entre manos Mediterráneo. El disco vio la luz en 1971 y fue la obra maestra que convertiría a Serrat en un cantautor universal. Todavía hoy, Mediterráneo es una de las canciones más escuchadas del siglo XX. Todo el mundo la canta: el propio Serrat, solo o acompañado, en la versión clásica o en cien mil versiones que han surgido en el camino. Y no sólo eso. Mediterráneo es hoy la banda sonora del drama de la emigración, que diariamente siembra el mar de cadáveres y lágrimas.

Con el éxito deslumbrante de Mediterráneo, Joan Manuel Serrat dejaba atrás la pesadilla de Eurovisión, cuando se le negó cantar en catalán («aunque sólo sea una estrofita», había pedido él) y fue sustituido por Massiel, que ganó el festival. Para el noi del Poble Sec fue un duro golpe. Las presiones de sus colegas, al considerar que el festival era una gran ocasión para dar visibilidad al catalán, pusieron a Serrat contra las cuerdas y éste arrojó la toalla. Televisión Española le puso el veto (duró hasta poco antes de la muerte de Franco) y media España lo tachó de separatista y le dio la espalda.

Lo que son las cosas: ha pasado más de medio siglo y resulta —oh, cielos— que Serrat ya no es separatista sino botifler (simplificando quiere decir traidor, y sin simplificar, partidario de los Borbones). Eso dicen los fans del procés, ese gentío informe que se mueve según sopla el viento. Y es que las mayorías cambian con facilidad de sentido. Aquí el único que no ha cambiado es Serrat, que permanece fiel a sus esencias, a la tierra que lo vio nacer y al chico del Poble Sec que lleva dentro. El pasado diciembre, durante su gira Mediterráneo, en Barcelona, Serrat suspendió el concierto porque un espectador le increpó diciendo: «¡Canta en catalán, que estamos en Barcelona!». Era la primera vez que le sucedía. Serrat detuvo el concierto para contar lo que estoy contando yo ahora: su larga historia de amor y coherencia con el catalán y Cataluña. Volverá a sucederle, porque en todas partes hay gente que no se entera.

Desde 2012, fecha en la que se agita la ventolera del procés, Serrat ha asumido una postura respetuosa pero discrepante con la política de los independentistas. Ahora suele mantener una actitud callada y más bien distante, a la espera de que la realidad abra los ojos por algún lado. Mientras, el cantante se ha convertido en un observador impenitente. Siempre lleva consigo una libreta de pequeñas dimensiones (tipo Moleskine) y toma nota de todo aquello que le llama la atención. Supongo que de un tiempo a esta parte se habrá hinchado a escribir porque en su tierra, que es la mía, la vida no para de sorprendernos.

Reducida su agenda de cantante y correcaminos, dedica hoy más tiempo a sí mismo —su cáncer de vejiga lo ha llevado tres veces al quirófano— y a su familia. Su mujer le ha acompañado en algún periplo, y juntos viajan a Madrid, donde vive su hija Candela, que es actriz y pronto contraerá matrimonio con el también actor Daniel Muriel. En Barcelona está María, la hija mayor. Completa el elenco familiar el llamado Pepe, un perro que últimamente acapara las atenciones de todos.

Cuando no canta, ni toma nota, ni sale de gira, ni saca a Pepe, Joan Manuel Serrat se dedica a ser buena gente. El lunes 14 participó en un homenaje al bolerista Moncho, fallecido días atrás. Serrat cantó a dúo en catalán con Miguel Poveda y juntos estremecieron al público. Con anterioridad, en Madrid, Joan Manuel había participado en otro homenaje a Luis Eduardo Aute, que pasa por momentos difíciles.

Es importante reseñar también el tiempo que el cantante dedica a la emigración, especialmente en el Mediterráneo, que tantos sufrimientos ha causado con motivo de las últimas guerras. Lampedusa y las playas griegas han sido dos puntos de referencia en la ayuda a los migrantes. Allí ha viajado Serrat para conocer el problema. El noi del pobre Sec se siente en deuda con estos hombres y mujeres desde que compuso Mediterráneo. Él es uno más de ellos apostado a la orilla de la vida con los pies mojados.


EL MUNDO / DOMINGO 20 DE ENERO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 06 Ene, 2019 2:32 am

Imagen
Cristina Pedroche durante las Campanadas de Nochevieja en la Puerta del Sol.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

CRISTINA PEDROCHE
BELLEZÓN DE BARRIO




Me huelo que Cristina Pedroche ha sido el nombre más invocado estos días tras el destape que protagonizó en las campanadas de Antena 3 junto al chef Alberto Chicote. No, él no se destapó. Él se limitó a mostrar al mundo su delgadez tras un largo y supongo que tedioso régimen (20 o 30 kilos ha perdido el pavo en el camino).

Pero el reto de Cristina era otro. Ella trataba de ofrecerse al personal luciendo más superficie epidérmica que en anteriores ocasiones, suponiendo que eso fuera posible, pues desde hace años la chavala se aplica la máxima del «más difícil todavía» y ya no le queda casi nada por enseñar. Es un decir.

EDAD: 30 AÑOS. PROFESIÓN: PRESENTADORA Y COLABORADORA DE PROGRAMAS DE TELEVISIÓN Y RADIO. PROTAGONISMO: LLEVA CUATRO AÑOS SEGUIDOS PRESENTANDO LAS CAMPANADAS EN ANTENA 3.

La otra noche, ella demostró que con el «casi» podía hacer todavía algunas virguerías.

Cristina Pedroche se llama en realidad Cristina Cepeda, para mayor gloria de Entrevías, un barrio que ha dado fama a gente de teatro y a curas rojos como Enrique de Castro, a quien Rouco Varela tuvo enfilado durante una larga temporada.

Cristina es la última famosa de Entrevías. Ella se había propuesto llegar y llegó (al cine, a la tele, a Twitter y a todo lo que se le ponía por delante). Ahora también triunfa dando las campanas y las campanadas que, junto con Dabiz Muñoz, constituyen la principal actividad de su vida. Recordemos que Dabiz es el creador de DiverXo, y con él comparte hambre y ganas de comer. No en vano son marido y mujer desde que se casaron ante notario.

Lo dicho. Mujerona de chasis contundente y pierna suelta, allá donde va llama la atención de todo el mundo. En Twitter fue la primera española que llegó al millón de seguidores. Y en las páginas de los diarios ha sido la última en ponerse las botas. Algunos la tachan de ordinaria (y no precisamente los que acreditan mucha finura) pero ella cada día abre más la sonrisa y los ojos, como si quisiera hacer méritos para salir en los billetes de 20 (euros).

Es una musa tirando a podemita, cachonda y jacarandosa, de boca suculenta y muslo apretado. Sólo le falta coger en brazos a su chico (el chef de pelo pincho y cuerpo recogido) para ser proclamada la auténtica Madonna de Madrid, versión aproximada de la Virgen de la Paloma con un Niño Jesús de Praga al cuello.

El caso es que este bellezón de barrio que ha conquistado España desde La Sexta se metió a la audiencia en el bolsillo un día que se le ocurrió recibir el año nuevo forrada de transparencias. Era 2014 y Pedroche deslumbraba. La timidez apenas le dejaba moverse y parecía un soldado con los brazos pegados al cuerpo, pero seguía deslumbrando. Aquel apunte de timidez fue visto y no visto. Al año siguiente, Cristina subió el listón del destape y la audiencia se lo agradeció subiendo a su vez el share.

Cuatro años después, Pedroche ha dado la bienvenida a 2019 con un conjunto de Tot-Hom, la firma catalana que lidera Marta Rota. La diosa de La Sexta salió envuelta como una peladilla con una capa color rosa empolvado rematada con sépalos del mismo tono en el cuello de la chica. La sorpresa estaba sin duda bajo la capa. Lo más lógico habría sido encontrar un desnudo integral —también empolvado, suavizando así el golpe de carne— y luego el discurso feminista previsto en el guión.

El desnudo no fue. En su lugar apareció el biquini floral, un dos piezas más recatado que cualquiera de las transparencias de ediciones anteriores. Envolviéndolo todo estaba el discurso feminista, que sonó como una oración. Qué pena que los críticos no le aplicaran ninguna indulgencia. El discurso estaba aderezado con un toque de sentido común que era asumible por todos. He aquí algunas frases: «Tengamos unos bosques en los que podamos correr libres y seguras… Que llevemos zapatos de cristal no significa que seamos cenicientas…. Y que nos pongamos zapatillas y salgamos a correr solas no significa que no sepamos si vamos a volver a casa sanas y salvas». Y a modo de dedicatoria concluyó: «Por las mujeres que ya no podrán levantar su voz en este año que empieza».

Entre todo el repertorio de vestidos femeninos que desfilan la noche de fin de año, el de Pedroche es el que últimamente crea más expectación. La chica, que no es tonta, lo sabe y lo fomenta. Ella ha superado una máxima según la cual los vestidos de novia y los trajes de fiesta son los que suscitan más curiosidad. Para Pedroche la curiosidad no depende de la tela, sino de la ausencia de ella. Y así le va: a más cantidad de cuerpo mostrado, más éxito.

Con las galas de los hombres no hay ley que valga. Y es que los atuendos masculinos ofrecen pocas alternativas para las grandes ocasiones. El esmoquin no aporta nada nuevo porque ya está muy visto. Antes o después, todas nos hemos enamorado alguna vez de un tío vestido de camarero.

Pedroche no es periodista, ni actriz, ni presentadora, ni modelo, ni tuitera. Lo es todo, y en cada una de esas variantes pone el máximo empeño, como si lo hiciera por primera vez. Es morena racial, de pelo espeso y ojos brillantes como canicas. La belleza la adorna, pero le favorece sobre todo el desparpajo. Es la típica mujer que te encuentras de bailongo en Nochevieja y nada mas verla te entra la tiritona. El suyo es un cuerpo que —reconozcámoslo— despierta solidaridad.

Las chicas de la tele siempre van destapadas. El otro día Anne Igartiburu lucía, como el año pasado, un vestido rojo (ídem) de Lorenzo Caprile (ídem, ídem) que, para diferenciarse del vestido rojo de años anteriores, tenía una manga sí y otra no. Supongo que el tándem Igartiburu-Caprile no quiere correr riesgos. O sea: todo lo contrario de Pedroche, que necesita correrlos para mantener a la audiencia enganchada. Es lo malo que tienen los artistas consagrados: no les importa jugarse el tipo ni caer en el déjà vu. Espero que en una de las ediciones futuras pongan a prueba nuestra capacidad de sorpresa.

Respecto a las campanadas de Mediaset, retransmitidas desde Sant Llorenç (Mallorca), la idea era buena, pero la luz resultaba tan escasa que parecía que acaba de producirse la inundación. A Lara Álvarez apenas se la veía (los colores hicieron cuerpo con la noche) y la melena, recién oscurecida, parecía la de Pantojita. Menos mal que Jesús Calleja brillaba desde lejos como un hilo de oro. El año que viene, que tome nota Vasile: ¡todos rubios!


EL MUNDO / DOMINGO 6 DE ENERO DE 2019

Arriba