Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Jue 13 Dic, 2018 3:25 am

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Mié 12 Dic, 2018 3:19 pm


Los Libros: La conspiración monárquica que quiso acabar con Franco
Amorós recomienda a Federico el libro Don Juan contra Franco sobre la conspiración para derrocar al régimen franquista.

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Sab 08 Dic, 2018 11:14 am

Imagen

Y la bruja esa os sigue poniendo sopita de ortigas para comer? Un día os llevo a cenar conmigo y con tita Elena, vais a ver lo que es ponerse morao

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitada » Sab 08 Dic, 2018 10:53 am

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen



Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitada » Sab 08 Dic, 2018 10:45 am

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Imagen
Imagen

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitada » Sab 08 Dic, 2018 10:34 am

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


Imagen




Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Sab 08 Dic, 2018 3:24 am

Imagen


EL REY JUAN CARLOS SE RECONCILIA CON SU HIJO

Don Felipe ha resistido las presiones de quienes le aconsejaban que el acto por el 40º aniversario de la Constitución no diera todo el protagonismo al Monarca Emérito. El Rey creía de justicia reivindicar a su padre, quien aún estaba dolido por los desplantes institucionales sufridos.

EDUARDO ÁLVAREZ


FALTABAN DOS MINUTOS para la una del mediodía. Una gran ovación de la mayoría de los presentes este jueves en el Congreso para asistir al acto por el 40º aniversario de la Constitución –no así los parlamentarios de Unidos Podemos– interrumpía por primera y única vez el discurso de Felipe VI, que acababa de reivindicar a su padre. La emoción brotó en el rostro de Don Juan Carlos, quien, junto a Doña Sofía, también había recibido el saludo más cálido al entrar en el salón de plenos.

El reconocimiento al Rey Emérito era un acto de justicia. Y, sin embargo, los protagonistas de este último episodio para la Historia han tenido que vencer grandes obstáculos para que los hechos se produjeran tal como han acabado ocurriendo. Según ha podido confirmar LOC de fuentes muy próximas a La Zarzuela, muchas voces han aconsejado en los últimos tiempos a Don Felipe que no diera todo el protagonismo a su padre en el homenaje a la Constitución. Distintos consejeros le habrían intentado persuadir para encontrar fórmulas de tributo a Don Juan Carlos y Doña Sofía sin que el acto central del 40º aniversario acabara girando sobre la figura del primero. Esas voces advertían a Don Felipe de que la imagen pública del anterior Jefe del Estado se ha visto dañada y temían que se arruinara la proyección de la Corona como fuente de consenso en una efemérides tan importante. La inoportuna fotografía en Abu Dabi del Rey Juan Carlos y el príncipe heredero saudí recrudeció las posiciones de algunos consejeros áulicos.

Pero las mismas fuentes nos aseguran que esta vez el Rey estaba decidido a hacer caso omiso a los más críticos con Don Juan Carlos. Don Felipe tenía tomada desde hace tiempo la decisión. Sentía que buena parte de los españoles no comprenderían un reconocimiento al máximo nivel a los llamados Padres de la Constitución y que se arrinconara a quien todos los historiadores señalan como el gran motor del cambio. Pero, además, pesaba en este caso un motivo mucho más personal. El Rey sentía que debía a su padre un gesto público de rehabilitación, puesto que Don Juan Carlos aún tenía la espinita por lo que consideró una traición shakespereana el 28 de junio del año pasado.


Imagen


LA EXCLUSIÓN DE LA DISCORDIA

Aquel día, en el Congreso de los Diputados se conmemoraron los 40 años de las primeras elecciones democráticas en nuestro país. Don Juan Carlos no estuvo presente. A pesar del amor y de la lealtad que siente por su hijo, fue aquel un jarro de agua fría, otro castigo que se le infligía desde Zarzuela. Y explotó. Aquel mismo día transmitió a EL MUNDO su “gran dolor”. “Hasta han invitado a las nietas de La Pasionaria, y a mí me han excluido”, lamentó con pesar. Desde la Casa del Rey se intentó quitar hierro justificando la ausencia por un problema irresoluble de protocolo, ya que dos reyes no podían presidir el acto en el Hemiciclo. Pero la realidad era bien distinta. Consejeros como los que ahora no han logrado torcer la voluntad de Don Felipe sí le convencieron hace año y medio de que podía dañar la imagen de la Corona convertir el acto en un homenaje al Emérito. Y se planteó minimizar su protagonismo sentándolo en la tribuna de invitados –igual que había hecho Doña Sofía en la proclamación de Felipe VI en 2014–. Para Don Juan Carlos ser tratado como un florero resultaba insultante.

El Monarca Emérito pasó varios días recluido en su área privada del Palacio de La Zarzuela, sin querer recibir apenas visitas y con la única compañía de su ayuda de cámara. La tensión entre los dos Reyes aquellas fechas fue más que notable. Y los acontecimientos posteriores dificultarían que las aguas volvieran a su cauce.

En la Casa del Rey se las prometían muy felices al arrancar 2018. Dado que este año iban a cumplir 80 años tanto Don Juan Carlos como Doña Sofía, se empezó a diseñar una programación de actos especiales para homenajearles. De hecho, el 5 de enero se celebró una multitudinaria comida en La Zarzuela para festejar el cumpleaños de Don Juan Carlos, que reunió a todos sus familiares lejanos, todo un cónclave dinástico. Faltaron, sin embargo, la Infanta Cristina, su marido y sus hijos. Aún tardaría en producirse el acercamiento familiar de la primera, hoy en marcha.

Pero para el Rey Emérito esa rehabilitación pública resultaba ya por entonces agridulce. Porque su deseo de volver a ser tenido en cuenta con peso en la agenda institucional de la Corona contrastaba con sus problemas físicos, que cada vez le coartaban más la movilidad y le impedían sentirse cómodo en audiencias públicas. En esas, saltó la noticia a principios de abril de que Don Juan Carlos tenía que volver a ser intervenido quirúrgicamente para cambiarle la prótesis de su rodilla derecha. Aunque la operación fue un éxito, según los médicos, la movilidad del Rey cada vez va a estar más limitada porque tiene muy deteriorada la cadera. Una realidad que preocupa y entristece mucho a Don Juan Carlos, quien teme verse obligado algún día a tener que usar una silla de ruedas como le ocurrió a su madre, María de las Mercedes, los últimos años de su vida.

Se añade el hecho de que, pese a sus 80 años cumplidos, el Monarca se resiste a perder cierta coquetería. Por ello sorprendió, pero al mismo tiempo arrojó luz sobre la realidad de la situación, que a finales de mayo Zarzuela hiciera públicas unas fotografías en las que se le veía en esa silla de ruedas que tanto rechaza, con motivo de la visita a los Reyes que realizaron la princesa Margarita, custodia de la Corona rumana, y su esposo, Radu Duda.


Imagen
EX PRESIDENTES Don Juan Carlos conversa animado con Felipe González y José María Aznar, este jueves, en el Congreso, durante el acto por la Constitución


NUEVO ESCÁNDALO

Semanas después, cuando todo estaba preparado para que la Familia Real pasara un agosto en Mallorca más relajado que el de los últimos años, y con el anuncio de que iban a volver a coincidir Don Juan Carlos y su hijo en las regatas de vela, explotó el gran escándalo de las grabaciones del ex comisario Villarejo, en las que se escuchaba a la antigua amiga entrañable del Rey acusarle de haberla usado como testaferro. Los peores nubarrones volvieron a cernirse sobre Zarzuela. Y, una vez más, Don Felipe se vio obligado a extender un cordón sanitario. La primera consecuencia fue la de impedir que el Rey Emérito se trasladara a Marivent. Se informó entonces de un inoportuno problema de muñeca. A Don Juan Carlos, que en realidad se encontraba bastante bien de salud como se vio en la cena en Torrelodones junto a amigos como Javier Solana o Esther Koplowitz desvelada en exclusiva por LOC, se le pidió que mantuviera la máxima discreción posible hasta que se viera en qué quedaba judicial y políticamente el Corinnagate.

A regañadientes, Don Juan Carlos se hizo invisible casi todo el verano. Apenas asistió a una corrida de toros a mediados de agosto en San Sebastián, o posteriormente a Sanxenxo para las regatas. Pero volvió a tomarse como una afrenta el que durante más de tres meses fuera completamente apartado de la agenda institucional. Hubo acontecimientos tan irritantes como el hecho de que el Gobierno anunciara que sería él quien representara a España en la toma de posesión, en agosto, del nuevo presidente de Colombia y que Moncloa se desdijera a las pocas horas arguyendo que todo había sido “un error”.

El juez de la Audiencia Nacional que investigó los audios de Corinna dio carpetazo a la causa en septiembre. Pero no sólo porque los supuestos hechos hubieran ocurrido en un tiempo en el que Don Juan Carlos era inviolable. Sino porque no existían indicios sólidos que permitieran incriminarle.

Con el escenario judicial despejado y con el cierre de filas de los principales partidos, en especial del PSOE, se volvió a respirar en Zarzuela. Y Don Felipe ya no tuvo dudas de que el 40º aniversario de la Constitución iba a dar el máximo protagonismo a su padre.

Pero aún habría de llegar un último episodio desagradable. El pasado 25 de noviembre Don Juan Carlos se encontró con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, en el palco de autoridades del circuito de Yas Marina, en Abu Dabi, donde presenciaron la prueba de Fórmula 1 con la que se despedía Fernando Alonso. La foto recibió un sinfín de críticas por la inoportunidad. Hay que tener en cuenta que Salman acababa de ser señalado por la CIA como responsable último del asesinato del periodista Jamal Khashoggi. El Ministerio de Exteriores saudí difundió con gran intención la instantánea porque Juan Carlos I se convertía en el primer dirigente occidental que saludaba al heredero desde el estallido del escándalo, buscando transmitir normalidad en un acto lúdico.

Al día siguiente, Zarzuela se vio obligada a dejar claro que había sido un viaje privado del Emérito, «no institucional». Y el ministro de Exteriores, Josep Borrell, tuvo que explicar que «el Gobierno no es responsable de la agenda de Don Juan Carlos», poniendo en evidencia la incomodidad que causa el comportamiento tan poco discreto que a veces caracteriza al ex jefe del Estado.

Este último escándalo fue bien aprovechado por Podemos y por otros partidos antisistema que apoyan al Gobierno para presionar y tratar de rebajar el protagonismo de Don Juan Carlos en el acto institucional del 6 de diciembre.

Nada ha impedido, sin embargo, que esta vez el Rey que pilotó la Transición fuera homenajeado en las Cortes. Y las fuentes consultadas por LOC aseguran que Don Juan Carlos está feliz, que se siente agradecido y que está muy satisfecho con el comportamiento de su hijo, que ha hecho caso omiso a ciertos cantos de sirena.

Pese a los problemas físicos que no pudo disimular el jueves, y que le obligaron a participar en el cóctel del Congreso desde una silla alta dispuesta para él, disfrutó con el cariño que le demostraron muchos de los asistentes, entre ellos Felipe González o Adolfo Suárez Illana, que fueron algunos de los más atentos. Don Juan Carlos se sintió reivindicado por su hijo. Se cierra así una herida real que todavía supuraba.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 8 DE DICIEMBRE DE 2018

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Vie 07 Dic, 2018 11:34 pm


La reconexión entre la Reina Letizia y Sofía en el 40 Aniversario Constitución

Ayer se celebró el 40 aniversario de la Constitución en el COngreso y los reyes Felipe y Letizia presidieron el acto solemne, con presencia de las infantas Leonor princesa de Asturias y su hermana Sofía. Los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía, además de los ex presidentes vivos. La reina Letizia y la reina Sofía se besaron y saludaron y pudimos ver el rostro aparentemente feliz de verla y saludarla, a la abuela de la primogénita Leonor con la que apenas si tienen contacto. El beso de la reconciliación

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Dom 02 Dic, 2018 4:22 pm



Begoña Gómez, la otra 'reina', desplaza a Letizia como imagen por el mundo

Gómez ha decidido dejar atrás la sombra de sus antecesoras en el cargo y acompaña a Sánchez en todos sus viajes internacionales.
Mientras, en el Instituto de Empresa: “Aquí no la hemos visto nunca”, cuentan fuentes del IE. “Desconozco si tiene despacho siquiera”.

Son apenas unas líneas, unas palabras sucintas con las que Begoña Gómez marca su terreno en el escenario institucional. “Agenda del presidente del Gobierno: acude acompañado de su mujer”. Es el último escalón, la descripción oficial de una realidad más que evidente: la esposa de Pedro Sánchez, una profesional ligada durante toda su carrera al márketing y a la captación de fondos, ha decidido dejar atrás la sombra de sus antecesoras en el cargo y no conformarse siquiera con el papel de primera dama. No, ella ha asumido que ahora es la 'reina'. La otra 'reina' de España.

Empezó de manera discreta, como en un segundo plano. En España no existe la figura ―ni política ni institucional― de la pareja del presidente o presidenta. Es un campo abierto, en el que se puede hacer fuerte quien decida llevarlo por bandera. Todo apuntaba a que Gómez sería nuestra Hillary Clinton o nuestra Michelle Obama. Desde los primeros tientos de su marido, ella siempre estuvo ahí. Frente a las cámaras. Mirando desde el atril. Ahora es su +1, la encarnación femenina de nuestro país en el extranjero.

Gómez se desenvuelve con soltura entre el resto de cónyuges presidenciales. En los actos en los que debería acudir la reina Letizia, consorte del Jefe del Estado, aparece ella. Su tour particular comenzó en Estados Unidos y Canadá, pero cuando se ha hecho evidente el sorpasso ha sido en los actos en conmemoración del centenario del armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial —a los que Pedro Sánchez acudió para acompañar, a su vez, a Felipe VI— o en la visita histórica a Cuba, la primera de un presidente del Gobierno en 30 años. Ningún rey español ha visitado la isla caribeña en viaje de Estado.

Su función en el IE es estar ahí, en círculos de poder

“La cuestión de base es que Begoña Gómez no es ni siquiera nuestra primera dama, esa es una figura norteamericana que en España se corresponde con la Reina”, explicaba a EL ESPAÑOL Jordi Rodríguez Virgili, profesor de comunicación política de la Universidad de Navarra. “Legalmente no tiene reconocimiento y tradicionalmente va con la personalidad del jefe del Gobierno: queda al criterio de ambos, de la pareja, decidir el papel político o público que puede desempeñar esa persona”.

Imagen

A Begoña Gómez la utilizó su marido al inicio de su carrera, pero desapareció en la segunda campaña presidencial, la del 26J, porque desde el PSOE se llegó a la conclusión de que restaba más votos de los que aportaba su presencia. Justo después de la moción de censura que elevó a Sánchez a la Moncloa, y tras volver a pasearse de su mano por mítines y eventos, se conoció su fichaje por el Instituto de Empresa (IE) dentro del Africa Center para captar fondos —una de sus especialidades laborales— en uno de los contientes claves en la agenda política de su esposo. La institución educativa factura, anualmente, en torno a 100 millones de euros.

De todos modos, sus funciones como parte del IE Business School no están tampoco claras. Fuentes del centro de enseñanza, que ha rechazado hacer declaraciones a través de los canales oficiales, recalcan a este periódico que ella no da clase, que no es profesora, que no tiene responsabilidades puramente educativas. “Aquí no la hemos visto nunca”, cuenta uno de los profesores del IE. “Desconozco si tiene despacho siquiera”. Los alumnos, por su parte, no tienen ni idea de quién es Begoña Gómez, aunque lo cierto es que en su mayoría son estudiantes extranjeros que se trasladan a Madrid.

“Parte de su trabajo para el IE es estar ahí, hacer conexiones con líderes, conseguir financiación para una institución como la nuestra, que es privada y apenas recibe fondos públicos”, admiten las fuentes consultadas. “Para eso no es necesario estar en Madrid y mucho menos en la sede de María de Molina”. Fuentes del sector cifraban, en conversación con El Mundo, entre los 80.000 y los 100.000 euros el sueldo que suele percibir un directivo de tales características.

Imagen

Letizia le deja: ella no quiere ser acompañante sin más

A la Reina de España, Letizia, no parece importarle, pues nunca le gustó el papel de acompañante sin más. En los actos de París de conmemoración del armisticio de la Primera Guerra Mundial no apareció. Todos acudieron acompañados de sus parejas menos el Rey. La razón esgrimida por la Zarzuela fue que Letizia no tenía papel en los hechos que estaban sucediendo en la capital francesa, a pesar de que las esposas de otros jefes de Estado y Gobierno, entre ellas, además de la anfitriona Brigitte Macron, la reina Matilde de Bélgica, Melania Trump, Charlene de Mónaco, sí estaban. De hecho, la primera dama francesa ofreció una comida a sus colegas y todas posaron felices con Brigitte, incluida Begoña Gómez. En las las agencias internacionales, por ejemplo, Gómez aparecía identificada como primera dama española.

Cuando Juan Carlos I era Jefe de Estado, Sofía de Grecia participaba en todas las actividades que las primeras damas iberoamericanas tenían programadas en las cumbres. Letizia ni va, los tiempos han cambiado: ella prefiere conciliar y dedicarle los fines de semana a sus hijas. La silla ha quedado vacía, en cambio, en la cumbre del G20 de este fin de semana en Buenos Aires (Argentina).

El presidente está procurando dar la imagen de líder global, con visitas y encuentros allí y allá. Los viajes de Pedro Gulliver Sánchez suman kilómetros y países, con citas semanales en países europeos, árabes, norteamericanos y latinos: Francia, Bélgica, Alemania, Portugal, Chile, Bolivia, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Suecia, Austria, Canadá, Estados Unidos, Italia, Guatemala, Marruecos, Cuba o Argentina han sido escenario del apretón de manos del líder español, lo que limita la acción de Felipe VI, ya que la Constitución establece que el Ejecutivo "dirige la política interior y exterior”. Zarzuela es un complemento. Y, mientras tanto, Begoña Gómez campará a sus anchas: reinando y representando a partes iguales.

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Vie 30 Nov, 2018 2:30 pm



Monarquía, un negocio rentable. 360º - EITB

¿Se ha traspasado la impunidad de Juan Carlos I y sus negocios a Felipe VI? Cuentas ocultas en Suiza, cobro de comisiones sospechosas, amigos interesados... Muchos son los escándalos que han rodeado a la Monarquía española, a la que se acusa de haberse aprovechado de su posición para enriquecerse.

El equipo de '360º' emprende una investigación para descubrir qué intereses se ocultan actualmente tras la familia real. 'La monarquía: Un negocio rentable' es el título del programa de reportajes '360º' que se emitirá hoy a las 22:10 horas en ETB2.

Conducido por Eider Hurtado, el equipo se traslada a Suiza siguiendo la pista de las cuentas ocultas. Nos citamos en Zúrich con el exbanquero suizo que afirma que las monarquías siempre han sido muy buenos clientes de las cuentas suizas. ¿Incluida la española?

El programa mira también hacia Arabia Saudí. '360º' consigue el testimonio en exclusiva de un exempleado de la embajada española en Riad, que confirma el papel que ha jugado Corinna zu Sayn-Wittgenstein en los supuestos negocios del rey emérito en el país árabe. ¿Se rodean Juan Carlos I y Felipe VI de amistades peligrosas? ¿Se heredan? La imputación de los amigos más íntimos de los monarcas genera sospechas sobre las relaciones que tienen.

El periodista y escritor José García Abad destaca el nombre de Manuel Prado y Colón de Carvajal como actor principal en los negocios más turbios del rey emérito, ¿Quién daba las órdenes? ¿Tiene también amigos controvertidos Felipe VI? Nos centramos en el perfil comisionista del monarca. El exconsejero de Campsa Roberto Centeno nos habla de los beneficios que los contratos de petróleo le han aportado a Juan Carlos I. Pero, ¿Está siguiendo el hijo la estela del padre? ¿Será Felipe VI el último rey de España? Por primera vez, un programa de televisión se fija en la vida del Rey Felipe VI para descubrir si la monarquía sigue siendo un negocio rentable.

https://www.eitb.tv/es/video/360/5937/1 ... -rentable/

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Lun 26 Nov, 2018 3:10 am

Imagen
Don Juan Carlos charla con al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salmán, este domingo en Abu Dabi.


El rey Juan Carlos coincide con el polémico príncipe Bin Salmán en la despedida de Alonso

El monarca emérito charla en el circuito de Yas Marina con el heredero saudí, a quien la CIA culpa de ordenar el asesinato de Khashoggi


El rey emérito, don Juan Carlos, ha viajado con la infanta Cristina a Abu Dabi para asistir este domingo a su Gran Premio de Fórmula 1, en el que el piloto asturiano Fernando Alonso se despedía de la competición. En el palco de autoridades del circuito de Yas Marina, ha coincidido con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salmán. Del encuentro hay una sola foto, distribuida por la Corona saudí, recogida por las agencias Efe y Reuters y tuiteada por el Ministerio de Exteriores saudí.



La CIA considera que el príncipe heredero y gobernante de hecho de Arabia Saudí ordenó el asesinato de Jamal Khashoggi en la embajada saudí de Estambul el pasado 2 de octubre. El resultado de la investigación deja en una situación muy difícil a Bin Salmán, a quien Riad ha tratado de desvincular completamente del crimen pese a las crecientes insinuaciones turcas en sentido contrario.

Mohamed Bin Salmán inició el viernes en Abu Dabi una gira por varios países árabes, de camino a su participación en el G-20 en Buenos Aires. El viaje, el primero que hace fuera del reino desde que estallara el caso Khashoggi, se interpreta como un intento de contrarrestar el daño que el asesinato del periodista crítico ha causado a su imagen y mostrar la solidez de su liderazgo. La principal prueba llegará cuando coincida con el resto de los dirigentes mundiales en Argentina, entre ellos el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Este domingo, el príncipe ha asistido al gran premio de Fórmula 1, al igual que don Juan Carlos, gran aficionado a los deportes de motor y que ha acudido al país en un viaje privado acompañado de su hija menor. Padre e hija no se dejaban ver en público juntos desde que estalló el caso Nóos. Ambos han asistido a la prueba en el palco de autoridades y han visitado la caseta de McLaren, donde han saludado al piloto asturiano, y también a la de Renault, en la que han deseado suerte a Carlos Sainz padre e hijo.

Arabia Saudí es el primer socio comercial de España en Oriente Próximo, con un volumen de intercambios de 5.951 millones de euros en 2017 y un saldo deficitario para España de 1.417 millones, que en parte se compensa con la creciente presencia de empresas españolas en Arabia Saudí con contratos como el AVE La Meca-Medina o el metro de Riad.

En abril, Bin Salmán viajó a España por primera vez y la convirtió en socio preferente para su plan Vision 2030. Su escala en Madrid incluyó la firma de cinco acuerdos; entre ellos, el que da cobertura a la compra de cinco corbetas de los astilleros públicos Navantia por 2.000 millones de euros. El padre de Bin Salmán, el rey Salmán, es un enamorado de España, donde tiene casa y una excelente relación personal con el rey Juan Carlos.

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Sab 24 Nov, 2018 8:31 pm

EL SOBRECOGEDOR CARACTER DE LA REINA LETIZIA ANTES Y AHORA

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Sab 24 Nov, 2018 3:36 am



:lol:

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por Invitado » Sab 24 Nov, 2018 3:35 am

Imagen


La monarquía española necesita un referéndum

David Jiménez


Las papeletas han sido impresas, la campaña lleva días en marcha y los estudiantes han sido llamados a votar el jueves 29 de noviembre en un referéndum simbólico que se repetirá en al menos trece universidades españolas con la misma pregunta: “¿Estás a favor de abolir la monarquía como forma de Estado e instaurar una república?”. El resultado es lo de menos, incluso para los convocantes. La intención es dar un nuevo paso en una ofensiva que al final tiene como objetivo derrocar al rey Felipe VI, quien llegó al trono hace cuatro años con la promesa de renovar la institución.

La votación universitaria se une a las organizadas en varios distritos de Madrid la próxima semana y a la decisión de Unidos Podemos, el tercer mayor partido del país, de presentar mociones en favor de organizar referendos similares en un millar de ayuntamientos. Los defensores de la monarquía, incluidos los partidos que la sostienen, ven las consultas como un ataque al corazón del Estado español. En realidad harían bien en aceptar el envite: la monarquía necesita un referéndum para garantizar su continuidad a largo plazo y renovar su legitimidad democrática.

Los intentos de tumbar la Corona parten de la premisa de que representa un sistema arcaico y antidemocrático. Solo lo primero es cierto. Las dinastías europeas son vestigios del pasado, con sus miembros reducidos a menudo al papel de celebridades, pero la monarquía española forma parte del modelo de Estado apoyado masivamente por los españoles en la Constitución de 1978, redactada tras la muerte del dictador Francisco Franco. Los partidos favorables a mantener ese pacto constitucional sumaron cerca del 70 por ciento de los votos en las últimas elecciones generales de 2016, muy por encima de los que piden abiertamente una república.

El argumento que vincula de forma inseparable realeza y autoritarismo es endeble. Tres de las cinco democracias más avanzadas del mundo —Noruega, Suecia y Dinamarca— mantienen sus monarquías. Muchos ciudadanos de Corea del Norte, Irán o Venezuela discreparían de la idea de que una república es garantía de mayor democracia, libertad o prosperidad. Y, sin embargo, incluso monarquías parlamentarias como la española, con un rey que reina pero no gobierna, tienen su punto débil en lo que Pablo Iglesias, el líder de Unidos Podemos, describe como el acceso a la jefatura del Estado “por fecundación”. Es decir, su carácter hereditario.

Ni las tradiciones monárquicas ni la atención educativa que reciben los herederos garantizan que el cargo pase siempre a una persona con suficiente capacidad intelectual o moral. Lo contrario es más probable: que el trono sea ocupado, tarde o temprano, por alguien incompetente o corrupto. Pero la eliminación de la Corona no es la única vía para subsanar un déficit que puede ser compensado con mecanismos constitucionales que permitan destituir a un monarca inapropiado e incluso eliminar la institución cuando una mayoría de la ciudadanía lo quiera. Ambas opciones son en teoría posibles en España, pero los padres de la Constitución se cuidaron de diseñar un proceso lo suficientemente complejo como para que nunca fuera puesto en marcha.

Resulta difícil saber qué apoyo tiene entre los españoles Felipe VI, visto por sus partidarios como una figura de estabilidad y unidad en un momento de fragmentación política y de desafíos independentistas en Cataluña y el País Vasco. El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el organismo público encargado de medir el pulso social del país, dejó de preguntar sobre la monarquía en 2015, después de que los escándalos de Juan Carlos I hundieran su popularidad.

Nadie ha encontrado falta en su hijo Felipe VI. Quienes conocen al rey de España aseguran que, de todos sus antepasados, encuentra especial inspiración en Carlos III, un monarca austero, ilustrado y reformista que convirtió su corte en la más aburrida de Europa por las mejores razones. Un retrato del regidor del siglo XVIII, al que se le conoce como el “mejor alcalde de Madrid”, adorna su despacho y fue la imagen que le acompañó en el discurso más importante de su reinado, hasta ahora, en respuesta al desafío del independentismo catalán.

Aunque Felipe VI no ha sido implicado en ninguna irregularidad, sus primeros años como monarca se han visto dañados por acusaciones a algunos familiares cercanos. Iñaki Urdangarin, su cuñado, se encuentra en la cárcel acusado de haber utilizado sus vínculos con la familia real para lograr contratos públicos. Mientras, los escándalos que obligaron a abdicar a su padre siguen ocupando las portadas. La revelación de audios en los que la examante del rey emérito, la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, aseguraba que Juan Carlos I cobró comisiones ilegales en el extranjero ha sido utilizada por los republicanos para pedir una investigación en el parlamento y dar un empujón a su campaña de consultas populares.

Lejos quedan los días en los que la monarquía española vivía un idilio casi perfecto con la ciudadanía, la familia real tenía una imagen impoluta y el debate sobre el modelo de Estado permanecía en la marginalidad política. Si la caída de Juan Carlos I fue especialmente dura, tanto para él como para los partidarios de la monarquía, fue porque durante demasiado tiempo su imagen estuvo sostenida en una fantasía. La prensa ocultó sus excesos, los políticos miraron para el otro lado y la élite económica le agasajó en busca de privilegios e influencia, creando un muro de protección tan cortesano como ficticio.

La tentación de los defensores de la monarquía, temerosos de que sus opositores busquen desmontar el sistema democrático salido de la Transición, es otorgar al actual rey una protección similar a la que se concedió a su padre. Felipe VI necesita exactamente lo contrario: abrir la institución a la calle, huir del hermetismo que promueve su entorno más conservador y reanudar el impulso reformista de sus comienzos, abrazando incluso la idea de que al final su futuro sea decidido en un referéndum.

Para muchos historiadores Carlos III fue un adelantado a su época, por la forma en la que comprendió que la monarquía solo tenía sentido si demostraba su utilidad a la ciudadanía. Hay allí una enseñanza para Felipe VI. Los reyes modernos, además, deben estar dispuestos a medir esa legitimidad en las urnas.

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensaje por atico » Vie 23 Nov, 2018 9:09 pm


El artículo que ha puesto los pelos de punta a la Reina Letizia

El New York Times publica un artículo del periodista David Jiménez donde habla de un referendum simbólico sobre la monarquía española representada en el REy Felipe Vi y la reina Letizia para proclamar la República. Al parecer se llevaría a cabo mediante instancia de Podemos y en las universidades españolas, así como en ayuntamientos. El objetivo según el artículo es derrocar al Rey

Arriba