CASA IMPERIAL DE JAPÓN

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: CASA IMPERIAL DE JAPÓN

CASA IMPERIAL DE JAPÓN

Mensaje por Invitado » Mar 05 Sep, 2017 6:11 pm

Assia escribió:Segun el canal 9 australiano, hay preocupacion por la casi desaparicion de la Princesa Massaco. En 1 decada, ha aparecido muy pocas veces en publico. Sabiamos que Massaco llevaba anos sufriendo y entratamiento por 1 profunda depresion, pero ahora, corre el rumor que pueda sufrir de 1 enfermedad mental. Ojala y todo sea 1 rumor falso.
Assia


Se llama Masako, no Massaco.
Imagina que a ti te llamaran Macaco o Affrika Subsajariana. Que disgusto, ¿no?
Una, en su ingenuidad, creía hasta hoy que una depresión grave era una enfermedad mental, pero ya veo que no, que es un trastorno vaginal.
Hay que ver lo que se aprende en la red cuando una se asesora adecuadamente.

CASA IMPERIAL DE JAPÓN

Mensaje por Invitado » Lun 04 Sep, 2017 3:37 pm

Imagen

Nieta de Akihito
La princesa Mako se compromete y renuncia por amor a sus derechos

La boda se celebrará el año que viene y tras el enlace ella perderá su condición de miembro de la familia imperial

La princesa Mako de Japón, de 25 años, se casará el año que viene con Kei Komuro, un antiguo compañero de universidad. El hecho de contraer matrimonio con un plebeyo supondrá para la nieta mayor del emperador Akihito perder sus derechos y deberes como miembro de la familia Imperial nipona, según marca la controvertida ley que regula la institución y que solamente se aplica a las mujeres.

Mako y Kei Komuro anunciaron su compromiso de forma oficial este domingo en rueda de prensa después de que el emperador diera su visto bueno a la relación. Según adelantaron, la ceremonia se celebrará el próximo año, una vez pasado el verano. La princesa se mostró "realmente feliz" por el anuncio y ambos aprovecharon su primera comparecencia juntos ante los medios para explicar los orígenes e historia de su relación, a pesar de que había trascendido desde el pasado mayo.

La princesa contó que conoció a Komuro en 2012, durante su primer año como alumna en la Universidad Internacional de Tokio, durante una sesión de orientación para programas de intercambio para estudiar en el extranjero. Empezaron a salir antes de que ella se fuera a Edimburgo y él a California. "Estuvimos muy lejos el uno del otro durante un largo periodo de tiempo, pero mantuvimos el contacto y profundizamos nuestra relación", dijo Komuro, que trabaja actualmente en un despacho de abogados.

Komuro pidió casarse con la princesa en 2013, y ella aceptó. "Me atrajo de él su sonrisa brillante como el sol", aseguró Mako ante los periodistas, a lo que su prometido respondió: "Ella cuida de mí con calma, como la luna". El futuro marido de la princesa explicó que pretenden formar una familia "tranquila y pacífica".



Una vez celebrado el enlace, Mako deberá renunciar a su condición de miembro de la familia Imperial y su vida cambiará radicalmente. Será registrada como una ciudadana más, con sus derechos y deberes, incluido el de votar. "Estaba avisada desde mi infancia de que dejaría mi estatus real una vez me casara", afirmó. "Mientras trabajé para ayudar al emperador y cumplí con las tareas de miembro de la familia real tanto como pude, me gustó mi vida", añadió, según informa France Presse.

Esta circunstancia, sin embargo, avivó el debate en el país sobre una polémica ley que no se aplica a los hombres: tanto el propio emperador Akihito como sus dos hijos, el príncipe heredero Naruhito y su hermano menor Fumihito, se casaron con plebeyas y no perdieron su condición por esta razón. Además de la discriminación por género, la ley sálica que regula la institución ha provocado que el número de miembros de la familia y los que están en la línea de sucesión al trono del Crisantemo se haya reducido. Tras el emperador Akihito, que según las previsiones abdicará a finales del año que viene, solamente hay cuatro herederos: sus dos hijos; el hijo pequeño de Fumihito, Hisahito; y el hermano menor del actual emperador, Masahito, de más de 80 años.

Con la rígida legislación actual, el sucesor al trono debe ser un hombre cuyo padre sea de la familia imperial. Por lo tanto, si el pequeño Hisahito no tiene un hijo varón y las leyes no cambian -algo que no parece que vaya a suceder a corto plazo- esta dinastía milenaria podría romperse.

Re: CASA IMPERIAL DE JAPÓN

Mensaje por Assia » Mar 20 Jun, 2017 11:09 am

Segun el canal 9 australiano, hay preocupacion por la casi desaparicion de la Princesa Massaco. En 1 decada, ha aparecido muy pocas veces en publico. Sabiamos que Massaco llevaba anos sufriendo y entratamiento por 1 profunda depresion, pero ahora, corre el rumor que pueda sufrir de 1 enfermedad mental. Ojala y todo sea 1 rumor falso.
Assia

CASA IMPERIAL DE JAPÓN

Mensaje por Invitado » Mié 17 May, 2017 6:13 pm



Hija de Akihito
La princesa japonesa Mako renunciará a la vida imperial por un plebeyo

La nieta mayor del emperador Akihito contraerá matrimonio con un antiguo compañero de universidad

La princesa japonesa Mako, la nieta mayor del emperador Akihito, se casará con un plebeyo, según informa la prensa local, por lo que perderá su condición imperial. Mako tiene 25 años y en 2018 contraerá matrimonio con Kei Komuro, un antiguo compañero de universidad de su misma edad. La legislación japonesa establece que, si quieren conservar sus derechos y deberes como miembros de la familia imperial, las mujeres deben casarse con alguien de orígenes reales. De lo contrario, pierden su estatus. Así, la princesa Mako de Akishino pasará a ser simplemente Mako Komuro. La casa imperial no se ha pronunciado al respecto.

Kei Komuro, el futuro marido de la princesa, ha sido interpelado por los periodistas este miércoles frente al despacho de abogados en el que trabaja en Tokio. "No es el momento de hacer comentarios, pero hablaré cuando sea oportuno", ha afirmado Komuro. Mako, hija del príncipe Fumihito, se graduó en la Universidad Cristiana Internacional, tiene un máster de la Universidad de Leicester y ha estado trabajando como investigadora en un museo. Dentro de un año previsiblemente perderá todos sus derechos como miembro de la familia imperial y cambiará radicalmente de vida.

La noticia ha avivado en Japón el debate acerca de la menguante familia imperial. La ley sí permite que los hombres se casen con plebeyas. El príncipe heredero Naruhito lo hizo y ha mantenido su estatus y sus títulos. Su hermana, la princesa Sayako, los perdió en 2005 al contraer matrimonio con un funcionario del Ayuntamiento de Tokio.



El compromiso de Mako se ha hecho público solo unos días antes de que el Gobierno japonés apruebe un proyecto de ley que permitirá que el emperador Akihito abdique. A sus 83 años, ha reconocido que la edad le hará difícil cumplir con sus obligaciones. Será la primera abdicación de un emperador en casi dos siglos. La legislación que será aprobada no hará referencia, sin embargo, a la ley sálica que rige en el país o a la posibilidad de permitir a las mujeres continuar siendo parte de la familia imperial después del matrimonio, algo que los conservadores temen que podría ser el primer paso para permitir que las mujeres hereden el trono. Esto hace que solo haya cuatro herederos: los dos hijos del emperador Akihito, un hermano octogenario y el hermano de Mako, Hisahito, que tiene 10 años. Tras la abdicación, el sucesor será Naruhito, hijo de Akihito, que no ha tenido hijos varones, por lo que el próximo emperador podría ser el príncipe Hisahito.

Al ser consultado acerca de la escasez de miembros de la familia imperial, el ministro portavoz del Gobierno japonés, Yoshihide Suga, ha afirmado este miércoles en una rueda de prensa que el Ejecutivo no ha cambiado de opinión "respecto a la forma de actuar o los pasos que dar para asegurar la estabilidad de la sucesión imperial".

Re: CASA IMPERIAL DE JAPÓN

Mensaje por -Artemisa- » Vie 09 Dic, 2016 10:27 pm

La princesa Masako cumple 53 años

Imagen

Imagen

Re: CASA IMPERIAL DE JAPÓN

Mensaje por -Artemisa- » Dom 04 Dic, 2016 11:11 pm

Princesa Aiko

Mensaje por Invitado » Lun 09 May, 2016 5:41 pm



Así es Aiko, la princesa que pudo ser pero nunca será emperatriz de Japón
Única hija de los príncipes herederos y futuros emperadores de Japón, ha visto cómo la actual ley de sucesión japonesa le quitaba la posibilidad de llegar a ser emperatriz. Aiko a sus 14 años vive centrada en sus estudios y en sus dos grandes pasiones, la música y el deporte

El Príncipe Heredero del Japón Visita Coria del Río

Mensaje por Invitado » Dom 16 Jun, 2013 7:38 pm



Naruhito visita a Coria del Rio




Naruhito, como un turista más en Sevilla
El príncipe heredero de Japón, Naruhito que estos días visita España ha llegado hoy a Sevilla. Su jornada maratoniana comenzaba a primera hora con un paseo por el río Guadalquivir. Puntual el Príncipe Naruhito acudía con su sequito al pantalán junto a la Torre del Oro para zarpar en una de las barcazas turísticas que suelen trabajar en la zona. Como un turista más, el príncipe cámara en mano ha realizado fotos y ha permanecido atento en su paseo.





Naruhito completa a pie un tramo del Camino de Santiago

EL TRONO QUE SOLO HABLA CUANDO EL PUEBLO LLORA

Mensaje por Tragedia en Japón » Sab 19 Mar, 2011 3:30 pm

Imagen

EMPERADOR AKIHITO
EL TRONO QUE SOLO HABLA CUANDO EL PUEBLO LLORA

Le consideran un dios por lo que apenas se deja ver. Cultiva arroz y compone poemas, pero tras el terremoto ha tenido que salir en TV para confortar a su pueblo. El trono les cuesta 171 millones

ARTURO ESCANDÓN


[table color=#eeeeee][col]Imagen
SE REPITE LA HISTORIA

2011. Tras el terremoto y el peligro procedente de la central nuclear, su hijo Akihito se ha dirigido al pueblo.
1945. Arriba: Hirohito, que murió en 1989 a los 88 años. Tras el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki, anunció la rendición. Era la primera vez que los japoneses oían la voz del emperador. En los días previos al armisticio se suicidaron 10.000 personas que se habían acogido a una orden imperial que prometía la vida eterna a quienes perecieran en el combate. Para evitar ser juzgado, renunció a su estatus de divinidad.



[/table]
Como salida de un ancestral panteón divino o un espectro de una era remota, la figura del emperador Akihito (77 años) vestido de traje oscuro y cana cabellera fue cobrando forma en la retina y mente de una ciudadanía impávida y pasmada. De mofletes algo más rellenos que de costumbre, el primer plano del emperador japonés apareció de pronto y casi sin aviso en los inmensos aparatos de televisión de plasma de las tiendas de electrodomésticos y del resto de hogares de la nación.

«Desconocemos el número de víctimas, pero rezo porque cada persona se pueda salvar», dijo en la voz baja, pausada, casi irritantemente estudiada, que es la marca prosódica que divide a nobles de lacayos en el país del Sol Naciente. Es más, resulta muy difícil para ese japonés medio, que se desplaza del trabajo a la casa y de la casa al trabajo por el metro de Tokio, seguir las inflexiones cultas y churriguerescas de un habla que ha quedado circunscrita a un número cada vez menor de cortesanos y allegados de la Casa Imperial japonesa. «Estoy profundamente preocupado por el accidente nuclear y espero que la situación se resuelva», añadió el «emperador Heisei», su nombre japonés.

El discurso fue retransmitido desde el Palacio Imperial, situado en el corazón de Tokio, a 15 minutos a pie de la estación de tren más importante de Japón, centro neurálgico de toda la red ferroviaria japonesa. Está claro que Akihito y el resto de la prole imperial han permanecido todo el tiempo en esta residencia y no se ha hablado en ningún momento de evacuarlos de la capital.

    PALACIOS

Los emperadores conservan todavía un palacio de características muy similares en Kioto, a 400 Km al oeste de Tokio, pero este edificio casi no lo ocupan y también sus jardines han sido abiertos al público para su disfrute y con fines turísticos, principalmente. El Palacio Imperial es en verdad un complejo que incluye varios palacios en que se llevan a cabo las tareas oficiales propias del emperador, incluida la recepción de credenciales diplomáticas y encuentros con jefes de Estado que acuden a Japón en visita oficial. Es también la sede administrativa de la Casa Imperial. Además, es la residencia oficial de la familia imperial, aunque los príncipes herederos viven fuera del recinto, en el palacio Tôgû, situado en el tradicional barrio tokiota de Akasaka La superficie del Palacio Imperial es de 7,41 Km cuadrados, equivalente a unas tres veces la superficie comprendida por el Parque del Retiro, el Jardín Botánico y el Museo del Prado. Al igual que ocurrió con la Zarzuela y el Retiro, sus jardines están abiertos al público, pero no así el recinto central, que se encuentra amurallado. Un dato curioso es que el recinto es de propiedad del Estado japonés, pero no así los santuarios sintoístas situados en el complejo, que son propiedad de la familia imperial y que sirven para llevar a cabo importantes rituales de la religión vernácula japonesa. En este sentido, se aprecia una extraña mezcla de poder político y religioso en la figura de la familia imperial, que aún refleja una transición apresurada de una Monarquía premoderna a una Monarquía constitucional.

Resulta imposible desvincular este discurso de sencillo contenido, pero extremadamente inusual, con aquel que su padre pronunciara con motivo de la rendición del imperio japonés ante la avanzada nuclear estadounidense en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, que se saldó con las ciudades de Hiroshima y Nagasaki completamente destruidas, en el verano de 1945, bajo la sombra de sendas nubes con forma de hongo y la muerte de más de 200.000 habitantes. El infierno atómico en tierras japonesas obligó a su padre, el emperador Hirohito (que murió en 1989 a los 88 años), mejor conocido por emperador Shôwa en Japón, a hacer su primera intervención pública. El pueblo japonés se agolpó junto a los receptores de radio para oír una voz completamente desconocida que anunciaba la rendición incondicional del imperio a los vencedores de ojos azules provenientes allende el Pacífico. Se trataba de un dios, del dios de Japón, descendiente directo de la diosa Amaterasu, quien dio vida al archipélago en el origen de los tiempos y cuya dinastía sirve también para fundar la religión animista japonesa llamada shinto o kamino- michi, es decir, camino de los dioses. De forma tal que el emperador no solo es regente temporal sino una personalidad divina, lo cual difiere del concepto occidental de monarca. Y es que hasta hace muy pocos años, la percepción física del emperador estaba vedada, por ser considerada tabú. A lo sumo, los invitados a palacio o aquellos notables que presentaban sus credenciales en la Casa Imperial solo podían intuírle detrás de una celosía japonesa que impedía ver su rostro divino. Sólo a partir de la Reforma Meiji de 1868 sus súbditos pudieron verle y oírle.

El señor del trono de la orden del Crisantemo apenas habló seis minutos, pero sus palabras vibraron con fuerza. Se trata del primer mensaje que profiere referido a un hecho contingente, que se estaba desarrollando en esos precisos momentos. Sus súbditos suelen escucharlo para Año Nuevo, cuando, siguiendo la tradición, el emperador, tras pergeñar unos versos originales, lee ante las cámaras de televisión un poema o uta y remonta a la nación nipona a la Edad Media, cuando la capital del imperio se situaba en Heian-kyô, la actual ciudad de Kioto, y las normas de etiqueta y refinamiento las dictaba la China clásica. Esto incluía vestimentas de doce capas y tocados de laca azabache. Hoy por hoy, Akihito lleva traje y viaja, en primera clase, en el tren de alta velocidad, aunque no por ello deja de cultivar artes y oficios tradicionales japoneses, como el plantar algunas variedades ya vernáculas de arroz o escribir poemas sencillos que capturan la contemplación de lo efímero. De hecho, sus guiños con la modernidad han implicado una especie de transformación de los fines y objetivos de la Casa Imperial, todo en el marco de esa Constitución redactada en el despacho del general americano Douglas MacArthur. Fue el primer monarca japonés en desposar lacaya, la emperatriz Michiko (76 años), quien al igual que su nuera, la princesa Masako (47 años) —casada con el príncipe heredero Naruhito (51 años)— proviene de una familia aristócrata, pero no de sangre azul. Pero las cosas no han sido precisamente un cuento de hadas para el reformador de la Casa Imperial. La emperatriz tardó mucho tiempo en acostumbrarse a la vida palaciega y al estricto régimen que imponen los chambelanes de la Agencia Imperial, que cuidan de los más mínimos detalles de la vida en la corte, atienden a los emperadores y la familia en su conjunto, pero también restringen sus movimientos hasta hacerlos parecer unas meras marionetas.

[table color=#eeeeee][col]Imagen
¿LA PRINCESA MÁS TRISTE?

MASAKO. La última prisionera del trono del crisantemo es la mujer del príncipe Naruhito, el próximo emperador de Japón. Tiene 47 años, se licenció cum laude en Económicas en Harvard y comenzó una prometedora carrera diplomática con su padre, Hisashi Owada, viceministro de Exteriores. Pero cuando se casó se retiró de la vida pública y comenzó a padecer depresiones. El pueblo le exigía que diera un heredero varón. Ella se defendía: «La cigüeña es un pájaro muy tímido y no se le debe molestar». En 2001, nació la princesa Aiko (ambas, a la izda. de la imagen). Pero no acaba con la ley sálica porque tiene un primo de 4 años, hijo de los príncipes Fumihito y Kiko, tercero en la línea de sucesión.



[/table]
    SUCESIÓN

En algunas publicaciones se señala que 160 sirvientes atienden a los emperadores y se comenta que algunas sirvientas solo se encargan de desempolvar las mesas y otras, en tanto, limpian el suelo, pero estas tareas no se realizan de manera intercambiable, es decir, cada sirvienta cumple un papel único preestablecido. Cuatro médicos les atienden las 24 horas del día. Al emperador, hace algunos años, se le detectó un cáncer de próstata, del cual se ha recuperado. El presupuesto de la Casa Imperial japonesa es de unos 171 millones, unas 2,5 veces superior al de la Casa Imperial británica.

La princesa Masako, que ha sufrido muchísimas crisis nerviosas durante el largo aprendizaje como cónyuge del heredo al trono, ha cancelado varias citas importantes debido a su débil salud. La presión a la que se le ha sometido para que engendre un heredero viable en un país que, como España, se rige por la atávica ley sálica, ha sido motivo de numerosas citas en clínicas de fertilidad. Recién el 1 de diciembre de 2001, tras larga espera, pudo dar a luz a la princesa Aiko, cuyo título oficial es Toshi no Miya, pero con el nacimiento de la pequeña no se ha solucionado el problema de la sucesión. De hecho, la princesa y el príncipe heredero han pasado a un segundo lugar y el foco de atención se centra en el hermano de Naruhito, Akishino (45 años), que sí tiene heredero varón, el príncipe Hisahito, de apenas cuatro años de edad.

Se cree que Naruhito y Masako no participarán en la boda del príncipe William y Kate Middleton, aunque han sido invitados, debido a los trágicos acontencimientos acecidos en Japón. En cualquier caso, a la princesa Masako no se le ha visto en una gala pública desde su visita a Holanda en 2006. Las esperanzas de verla de nuevo en un papel más extrovertido se extinguen. Todo ha cambiado en la Casa Imperial dentro de lo que cabe y este discurso televisado el pasado miércoles es la mejor prueba de ello. El emperador se ha mostrado involucrado con su pueblo y, aunque es difícil que se acerque a la zona más golpeada por terremotos y tsunamis, el gesto ha calado hondo en el alma japonesa. Acaso el único momento parecido a éste fue cuando se dirigió a la nación para expresar sus condolencias tras el terremoto ocurrido el 17 de enero de 1995 en la ciudad de Kobe.

En esa oportunidad, unas 6.500 personas perdieron la vida tras un devastador movimiento telúrico. Esta vez, la naturaleza se ha cobrado con creces esa cifra. En este sentido, el significado del discurso del emperador ha tenido indirectamente una connotación catastrófica vinculada a este pánico colectivo a un arma letal invisible que Japón conoce muy bien. De allí que este discurso haya sido tan impactante como inesperado.

Su padre anunció que Japón había perdido la guerra tras sendas explosiones atómicas que dejaron no solo secuelas físicas en el pueblo japonés sino mentales, esta vez en Japón y el mundo entero. «La situación de la guerra no se ha saldado necesariamente en favor de Japón», señaló en 1945. Akihito, en cambio, ha tenido que infundir fuerza y valor. Ese valor que cincuenta «liquidadores » demuestran al pie de la central atómica de Fukushima en un intento in extremis por apagar los reactores nucleares, recibiendo dosis letales de radiación en una especie de remake de Hiroshima que llega esta vez prácticamente en directo a todos los hogares del planeta. Para ellos fueron sus palabras. «Estoy profundamente preocupado sobre la situación nuclear porque es impredecible». Y añadió con tranquilidad y firmeza: «Estoy profundamente herido por la grave situación en las áreas afectadas. Espero desde lo más profundo del corazón que la gente, mano a mano, se tratará una a otra con compasión y superará estas dificultades». Esta figura casi irreal de 77 años agradeció a los trabajadores que están realizando labores de emergencia en todo el país y a los más de 100 países que han ofrecido ayuda.

Y así, tal y como apareció, con cierta extrañeza e irrealidad, desapareció su imagen de las pantallas.


EL MUNDO AÑOIII Nº112 - LA OTRA CRONICA - SÁBADO 19 MARZO 2011

Mensaje por Anti-Monarquica » Vie 18 Mar, 2011 9:08 pm

Me estoy acordando de dos cosas:

1 - La Princesa Sayako que tal y como manda el protocolo renunció a sus derechos y priveligios por amor a un plebeyo .. Trás la sencilla boda que se celebró empezó su nueva vida como una ciudadana más de a pie .. Y como tal no figura en las fotos oficiales de la familia real nipona.

2 - El Principe Akishino y la Princesa Kiko .. Teniendo ya dos hijas,Kiko una edad avanzada para concebir y con ciertos riesgos,engendraron a su hijo Hisahito por ambición .. En busca de un varon para posicionarse mejor en la linea de sucesión al trono japones y desplazar a otros.

Emperador de Japón aparece en TV por primera vez en 22 años

Mensaje por TV » Mié 16 Mar, 2011 11:22 pm

Mensaje por Invitado » Vie 13 Nov, 2009 2:21 pm

Akihito pide aprender del pasado en su 20 aniversario en el Trono

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Mensaje por cacahuete » Jue 16 Abr, 2009 4:51 pm

No se que tienen las señoras estas orientales, parece que van por la vida pidiendo perdon por haber nacido. Fijaos en la forma de andar de la emperatriz tan inclinada y con la cabeza mas bien baja y esa sonsrisita como de no haber roto un plato en su vida.... y mas arriba hay unas fotos anteriores de los principes herederos, la niñita se esconde tras la mama como si tuviera iedo de que la vea alguien y digo yo que siendo princesita deberia estar acostumbrada a los flashes y esas cosas. Sera que las orientales son diferentes a nosotos, al menos por las fotos se ven muy muy distintas. Saludos!!!!

Familia Imperial japonesa fiesta de primavera

Mensaje por nipon » Jue 16 Abr, 2009 1:43 pm

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Mensaje por Image » Mar 17 Jun, 2008 10:44 am

Masako y Aikko despiden al Principe Heredero japones antes de su viaje oficial a Brasil :up:

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Arriba