LOS PRINCIPES DE ASTURIAS SE SEPARAN ?¿

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: LOS PRINCIPES DE ASTURIAS SE SEPARAN ?¿

LOS PRINCIPES DE ASTURIAS SE SEPARAN ?¿

Mensaje por Invitada » Mié 13 Jun, 2018 3:43 pm

Nueve años lleva abierto este tema :lol: cuanto tardan en separarse

LOS PRINCIPES DE ASTURIAS SE SEPARAN ?¿

Mensaje por Invitada » Mar 12 Jun, 2018 12:52 pm

Jolines con los de El Español como cotillean en este digital, la concurrencia es ruda es a quien saca la mayor bobada dirigido por el ex marido de Agatha Ruiz de la Prada, Pedro Jose Ramirez menudo ejemplo el que a los tres meses de
celebrar una segunda boda la dejo plantada, la dijo tengo otra mujer, radipamente se caso con ella y adios, asi que hablando de divorcios ..., a esta gente no les gusta el anonimato quieren que se hable de ellos por lo que sea , no importa el tema es una ocasion de criticar, estan agriados se ve tienen la envidia, el rencor presentes en sus vidas.

LOS PRINCIPES DE ASTURIAS SE SEPARAN ?¿

Mensaje por Invitado » Dom 27 May, 2018 12:27 am

LOS PRINCIPES DE ASTURIAS SE SEPARAN ?¿

Mensaje por Invitado » Sab 19 May, 2018 3:33 am

Imagen

"El divorcio de Felipe y Letizia es inminente": la frase más repetida en 14 años de matrimonio

El próximo martes los reyes cumplen su decimocuarto aniversario sin que se hayan cumplido los permanentes augurios de separación
El último motivo de tensión en la pareja se debe a la visita prevista a la Casa Blanca, en junio, debido a la que la reina tiene dudas sobre su encuentro a solas con Melania



"El divorcio es inminente". Así de rotunda se mostraba la revista alemana Neue Post en su edición del pasado 28 de abril. Con la resaca de la crisis de las Reinas en la mente, el semanario germano daba por hecho una separación entre los reyes Felipe y Letizia. Incluso iba más allá: describían cómo iba a ser la nueva vida de la ex Reina como mujer divorciada.

En contra de lo que muchos españoles pudieron pensar tras la crisis del vídeo de Palma, este episodio no se vivió internamente en Zarzuela como un punto sin retorno en la relación entre los monarcas. En los 14 años de matrimonio ha habido, al menos, dos grandes ocasiones en los que parecía que iban a activarse las capitulaciones de la separación real.

Lo cierto es que la escena tras la Misa de Pascua en la isla balear no ha supuesto un antes y un después en el día a día del matrimonio. La mala relación entre la Reina Sofía y la Reina Letizia no es algo nuevo, aunque el gesto de la esposa de Felipe VI hacía su suegra fue uno más de los muchos que se han sucedido en los últimos años. Para la pareja sólo supuso un punto de fricción la decisión de que las niñas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, acudieran al hospital con su abuela a ver a don Juan Carlos. Letizia se negaba a exponer a sus hijas mientras que el Rey veía claro, por el bien de ellas, que era necesario un gesto por parte de las pequeñas.

Imagen
Los reyes Felipe y Letizia el 22 de mayo de 2004, cuando contrajeron matrimonio en la catedral de La Almudena

Hemos tenido mucha tensión en el ambiente. Pero no sólo entre ellos, también dentro de la Casa. Nos afectó a todos. Después del tema de Palma la cosa ha estado complicada, es normal, estuvieron en el punto de mira durante más de diez días. Pero entre ellos no hemos notada nada raro, cosas que no hayan pasado otras veces. No creo que esta vez estuvieran a punto de separarse ni mucho menos. Ahora estamos ya centrados en el viaje a Estados Unidos, eso sí que está creando cierto roce entre el matrimonio", asegura a EL ESPAÑOL una fuente cercana a los monarcas.

El viaje del que se habla es el que los Reyes tienen programado a Estados Unidos a mediados del mes que viene. Felipe VI y Letizia acudirán el 15 de junio a San Antonio, en Texas, para asistir a los actos conmemorativos del 300 aniversario de la fundación de la ciudad por los misioneros españoles. La idea es aprovechar el desplazamiento para hacer una escala en Washington y reunirse con Trump, ya que para protocolo de Zarzuela no casa el visitar un país y que los Reyes no sean recibidos por su anfitrión, al que ni si quiera conocen personalmente.

Imagen
Pero a la hora de entrar en faena para montar la logística del encuentro, el personal que trabaja en él (comunicación, seguridad y protocolo) se encuentra con dos problemas: uno exterior y otro interior.

El primero, la agenda del Presidente de los Estados Unidos, que es una verdadera pesadilla. Encontrar un hueco en el día a día del hombre más poderoso del planeta para que reciba a Felipe VI en el Despacho Oval está siendo mucho más complicado de lo que nadie puede imaginar. Han hecho ya tres viajes a la capital americana para reunirse con sus homólogos estadounidenses y poder cerrar ya una fecha.

El segundo escollo a salvar está dentro de la propia Zarzuela. Se trata de la Reina Doña Letizia, quien no tiene ningún interés en conocer a Melania Trump. Sus ilusiones por acudir a la Casa Blanca distan mucho de aquel junio de hace dos años, cuando llegó con ilusión para encontrarse con Michelle Obama que le enseñó el huerto que cultivaba en los jardines de la residencia oficial del Presidente de los Estados Unidos.

La Reina española no quiere otro encuentro como el que vivió con Carla Bruni en Zarzuela en 2009. Aquella foto de la entonces Princesa de Asturias y la Primera Dama francesa de espaldas subiendo las escaleras del palacio dio la vuelta al mundo y provocó un gran enfado en la esposa de Felipe VI.

No quiere comparaciones con la mujer de Trump, ¿qué van a hacer mientras sus maridos se sientan en el Despacho Oval a tratar problemas vitales para España? ¿ver la nueva decoración que ha creado Melania para las habitaciones? Letizia se niega, ella pretende que se trate de un encuentro entre los dos mandatarios y punto. Mientras, la Reina puede visitar un colegio, un hospital, un centro de investigación contra el cáncer… Pero nada de foto con la Primera Dama americana, nada de duelos de estilismo, nada de comparaciones… No quiere ni oír hablar del tema.

Este tema ha creado algunos roces entre los Reyes, pero el Rey sabe qué si su mujer tiene que ir a la Casa Blanca, irá, no tendrá más remedio que acatar lo mejor para todos, lo mismo que terminó abriéndole la puerta a su suegra el día de la reconciliación entre ambas Reinas.

Porque al final, y por muchas pataletas que tenga Letizia, es el Rey el que manda, es el Jefe de Estado el que en realidad importa. Esta norma, tatuada inivisiblemente en todas las personas que trabajan en Zarzuela, nunca pensó que fuera también para ella cuando hace 14años, aquel lluvioso 22 de mayo de 2004 en la Catedral de la Almudena de Madrid, le dio el sí quiero al Príncipe de Asturias. Hasta entonces, todo había sido para la ex periodista un cuento de hadas, con pequeñas desilusiones, pero el amor del principio lo puede todo. Una década y cuatro años después, el matrimonio sigue unido, pero han vivido como cualquier pareja, dos fuertes crisis que casi terminan con el comieron perdices tan tradicional de las historias de amor.

PRIMERA GRAN CRISIS

La mayor de estas dos crisis de pareja tuvo lugar en agosto de 2013. Aquellas vacaciones en Palma de Mallorca tuvieron a la pareja al borde del divorcio real. Fueron 48 horas trepidantes. Los Príncipes de Asturias: vacaciones privadas entre rumores de distanciamiento, títuló el diario nacional más monárquico de todos, viendo que la noticia era obvia y que era más que evidente. Aquel verano don Felipe y doña Letizia acudieron cada uno por su lado a Mallorca (ella llegó tres días antes y se fue tres días antes también que Felipe y sus hijas). El círculo más estrecho de la pareja confesó: "El príncipe lo está pasando mal. Felipe sigue enamorado; mientras que Letizia sigue marcando un espacio propio fuera de la familia, continuación de su vida anterior, que en ocasiones choca con su actual condición".


Imagen
El Rey Felipe VI, solo durante la entrega de premios de la Copa del Rey en el verano de la primera gran crisis

Los rumores desataron una pequeña crisis institucional. Dos días después. Fuentes de Zarzuela tuvieron que salir a desmentir la noticia. "No hay una crisis matrimonial, sino una crisis en la percepción pública del matrimonio motivada por la interpretación errónea de determinados hechos. Pero son dos cosas distintas", aseguró el que en ese momento era jefe de comunicación de la Casa, el periodista Javier Ayuso. "Los príncipes siguen compartiendo un proyecto de vida en común y en familia". Para Letizia es fundamental "mantener un espacio privado propio, continuación de su vida anterior, en el que busca refugio para amortiguar la presión a la que se siente sometida", decía el vocero real.

Nadie sabe con seguridad a dónde se marchó la entonces Princesa de Asturias tres días antes que su familia, muchos aseguran que a Suiza, donde al parecer va con frecuencia a buscar la tranquilidad. El caso es que la pareja superó aquel bache y todo quedó en agua de borrajas.


SEGUNDA GRAN CRISIS

Ya como Reyes, Felipe y Letizia volvieron a vivir un bache en su matrimonio que se escenificó durante el Fórum Impulsa de la Fundación Princesa de Girona el 26 de junio 2015. La tensión entre ellos quedó latente nada más entrar en la sala y tomar asiento. La reina dio muestras de un visible enfado con su marido, e incluso se sentó lejos de él. El semblante serio de ambos durante todo el acto no dejó lugar a dudas de los problemas del matrimonio. Ya con Jordi Gutiérrez como jefe de comunicación de Zarzuela, detrás del teléfono no hubo respuesta a las preguntas de los periodistas sobre la actitud de los Reyes y sobre qué estaba pasando entre ellos. La respuesta quedó en un "eso es del ámbito privado". Pero era evidente que algo estaba pasando.

Fuentes cercanas a la pareja aseguran que aquella crisis hizo replantearse su vida a la Reina. Las ataduras de Zarzuela siguen molestándole. Al parecer, todo comienza unos días antes del foro con una fuerte discusión entre los Reyes en plena calle en Pozuelo de Alarcón. La pareja va a cenar a casa de unos amigos del Rey en la localidad cercana a Zarzuela, cita a la que la Reina no acude muy feliz. Letizia quiere seguir con sus amigos de toda la vida y es cierto que los de Felipe nunca la han admitido en su círculo. Ese ha sido uno de los problemas que la pareja no ha conseguido resolver en estos años de matrimonio hasta hace poco, cuando decidieron llevar un poco su vida por su lado.

"Son un matrimonio fuerte. Se complementan. Pero hasta hace poco no se han dado cuenta de que teniendo grupos amigos y aficiones distintas de ocio la cosa va mejor. Hacen un buen equipo. El Rey templa a la Reina, Letizia sitúa a Felipe en la realidad. No les gustan las mismas cosas, pero eso no es impedimento para que las cosas vayan bien. Cada uno tiene su espacio y eso es sano. Aunque muchas veces los medios de comunicación aseguran que es la madre la que se empeña en esconder a sus hijas, lo cierto es que es él quién está más preocupado por ese tema. No quiere que la princesa de Asturias y su hermana vivan expuestas, como le ocurrió a él. Por supuesto que su mujer está de acuerdo, pero no es ella la empeñada en este tema. Con esto no tienen ningún problema. Son un matrimonio bastante normal, en el día a día, con los problemas que tenemos todos’, cuenta a EL ESPAÑOL una amiga de la pareja que lleva a su lado desde hace más de 14 años.


¿Quién se quedaría con la custodia de las niñas?

Pero ¿qué ocurriría si como muchos españoles -en nuestro país el número de divorcio duplica al de matrimonios- los Reyes pusieran fin a su relación? Todo está cerrado y bien cerrado desde antes de mayo de 2004. La maquinaria legal de Zarzuela quiso blindar el matrimonio entre el entonces heredero y la periodista. Se encargó personalmente Aurelio Menéndez, fundador del prestigioso bufete Uría Menéndez y mentor de don Felipe. El pacto fue casarse en régimen de separación de bienes, y no gananciales. Eso fue cosa sencilla.

David Rocasolano, que en aquel momento era el mejor amigo de la Reina y su primo favorito, abogado profesional, supervisa el documento final de capitulaciones, de unos 50 folios. En su famoso libro Adiós Princesa -uno de los mayores disgustos que ha tenido la Reina en su vida- no autorizado sobre su prima, el joven abogado lo cuenta de forma clara: "En caso de separación, mi prima no iba a tener problemas. Le quedaba una asignación. Algo más que una asignación, se debería decir. Una residencia de verano y otra de invierno. O sea, también algo más que una residencia. Con su servicio y sus cosas. La vida solucionada, en resumen". Según Rocasolano, la Reina también sometió a la aprobación de su ex cuñado, Jaime del Burgo, el documento. Del Burgo estuvo casado con Telma Ortiz.

Imagen
Los reyes Felipe y Letizia ni se cruzan la mirada durante un acto oficial.


Poco más se sabe de este contrato firmado por los entonces Príncipes ante notario semanas antes de su boda. Las capitulaciones fueron inscritas en el Registro Civil específico que tiene la Familia Real en el Ministerio de Justicia. Allí se inscribió también el matrimonio, el 22 de mayo de 2004, y los posteriores nacimientos de las Infantas Leonor y Sofía.

Uno de los puntos más conflictivos de aquel trámite fue la custodia de los hijos en caso de divorcio. Letizia tuvo que aceptar que, en caso de separación, la custodia fuera otorgada a Don Felipe. Si el matrimonio se rompiera, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía seguirían residiendo en Zarzuela, y su formación sería asunto exclusivo de la Corona.

En las capitulaciones también se describió el estatus de Letizia si hubiera cese de la convivencia. En caso de divorcio -disolución canónica del matrimonio- perdería el título de Reina consorte y el tratamiento de Majestad. Si el matrimonio simplemente se separase -sin disolución del vínculo- mantendría el título y el tratamiento, en atención a que es la madre de la futura Reina. Es una adaptación de lo dispuesto en el Real Decreto de 6 de noviembre de 1987 sobre la cónyuge del Rey: "La consorte del Rey de España, mientras lo sea o permanezca viuda, recibirá la denominación de Reina y el tratamiento de Majestad, así como los honores correspondientes a su Dignidad que se establezcan en el ordenamiento jurídico".

Sólo los Reyes saben lo que pasa dentro de su matrimonio y como en todas las historias de parejas hay rachas buenas o rachas malas. Lo que queda claro es que en estos 14 años ambos han cambiado mucho y que sólo el tiempo dirá en qué quedan todos los rumores que aseguran que hace ya tiempo que cada uno hace su propia vida.

Mensaje por Invitado » Lun 23 Mar, 2015 7:14 pm

Imagen

Urdangarín, su gran enemigo
Vanity Fair: "Felipe y Letizia tuvieron una crisis. Y gorda. Nos temíamos lo peor"

La revista Vanity Fair dedica la portada y un extenso reportaje a Letizia, cuando quedan poco más de dos meses de su primer año como reina.

La revista Vanity Fair dedica la portada del mes de abril a doña Letizia. Bajo el titular La Reina soy yo, la publicación ofrece un retrato íntimo de la soberana y cómo ha cambiado su vida desde que Felipe VI fue proclamado Rey el 19 de junio de 2014.

Incluso la publicación cuenta alguna anécdota y datos que no se conocían públicamente hasta ahora. Como el accidente de tráfico que sufrió Letizia Ortiz poco antes de anunciarse su compromiso con el entonces príncipe de Asturias. Sucedió una tarde lluviosa de octubre de 2003. Como cada jornada, Letizia se dirigía desde su casa en Valdebernardo a los estudios de RTVE, señala la publicación. "Conducía su propio coche a gran velocidad. Le gustaba correr", recuerda a Vanity Fair Alfredo Urdaci. "Al salir del túnel que enlaza la M-30 con la calle O' Donell la sorprendió una tromba de agua. Los vehículos se agolpaban en la vía. Ella intentó frenar, sin poder evitar el aquaplaning, y provocó una colisión múltiple. 'Está usted viva de milagro, se podría haber matado', le recriminaron los efectivos del SAMUR. Antes que a ellos, Letizia hizo una sola llamada telefónica. Fue al príncipe Felipe. Él la calmó y envió hasta el lugar de los hechos a dos agentes de la Guardia Real, que la condujeron en moto a Torrespaña. Al llegar estaba muy nerviosa. Se tomó una tila y siguió trabajando toda la tarde. Aquello le podía haber costado un disgusto", asegura Urdaci.

Fue uno de sus últimos informativos. El 1 de noviembre la Casa Real emitía un comunicado en el que se anunciaba su compromiso con el heredero. Aunque, poco antes de la boda, se planteó que siguiera trabajando como periodista. "Ella intentó seguir ejerciendo. Durante tres semanas realizó llamadas insistentemente, proponiendo incluso ocupar puestos sin gran relevancia. El entonces director de RTVE, José Antonio Sánchez, y yo nos reunimos con la Zarzuela para valorar las opciones, una de las cuales consistía en habilitar un despacho desde el que Letizia dirigiese programas especiales. Pero era casi imposible mantener en secreto en qué iba a estar trabajando la princesa de Asturias. Todo acabaría por magnificarse. El asunto se llegó a consultar con otras Casas Reales europeas. Finalmente, la idea se desechó", revela el ex jefe de los Servicios Informativos de TVE.

No obstante, a lo que no ha querido renunciar la actual reina es a sus gustos y preferencias, que ha introducido en la pareja. De hecho, "desde que es reina sale más que nunca, otro cosa es que los paparazzi no lo documenten –aseguran a la revista desde su entorno-. Siempre la fotografían cuando acude al cine, o con sus pantalones rotos, pero en realidad visita muchísimas exposiciones de forma privada sin repercusión pública".

Siempre y cuando sus compromisos no se lo impidan. Su jornada comienza a las seis y cuarto de la mañana, momento en el que suena el despertador en el Pabellón de los Príncipes. La reina recibe a su peluquera de confianza, la misma desde sus tiempos de presentadora del informativo de TVE. Ya peinada, baja a la cocina para preparar el desayuno de Leonor y Sofía. Es ella quien las despierta y las viste. Cereales, lácteos, fruta e infusiones. Mientras las niñas se dirigen al colegio, ella aprovecha para leer la prensa y, si tiene acto oficial, elegir vestido.

"Ella misma escribe sus discursos, pero son convenientemente revisados por quienes tienen la responsabilidad de gestionar la institución", señala su amigo Matías Rodríguez a Vanity Fair. "También mete pluma en los de Felipe, a quien le gusta mucho escribir, confirma un antiguo colega de profesión. Él los redacta mano a mano con el jefe de la Casa, Jaime Alfonsín".

"Es una mujer impulsiva, muy directa. Ha tenido que construirse un personaje y acatar que su posición ha de ser neutral. Su papel consiste en estar detrás del rey. No ser, no sentir, no opinar. Le ha costado mucho trabajo asumirlo", manifiesta Urdaci. Tanto, como sobrellevar la actitud del rey emérito o de los duques de Palma, que a punto estuvieron de "dilapidar la herencia que iba a asumir su marido", añade. "El caso Nóos le afectó mucho. Se mostraba distante, a la defensiva. Pero si hubo mal rollo entre ambos (Felipe y Letizia), ya desapareció. Ahora van de la manita", zanja un ex alto cargo de la Casa.

Más clara es una de las personas consultadas por la revista, alguien que en el momento en que trascendió la crisis del matrimonio estaba muy unido a ella. "Sí atrevesaron una crisis. Y gorda. Nos temíamos lo peor", admite. En aquellos tiempos, lejos de lo que pudiera pensarse, no era don Juan Carlos su mayor enemigo. "Urdangarin siempre fue el enemigo número uno de Letizia, incluso antes de que estallara el caso Nóos", revela una persona que conoce desde niña a la reina. "Ni el rey ni las infantas. Iñaki", afirma.

"Al principio existía una entente cordial, hasta que Letizia supo que Iñaki ponía a Felipe en contra de ella", dice un testigo directo del deterioro de la amistad de los reyes con los duques de Palma, dato que también confirma uno de los allegados de la reina. "Si antes la relación era fría, tras el caso Nóos se hizo insostenible". Los correos de Urdangarin evidenciaron la mofa de la que era objeto por parte de su cuñado.

Y mientras el contacto es inexistente entre el Rey y su hermana, sucede todo lo contrario con los Ortiz-Rocasolano. La madre de Letizia es uno de sus pilares. "Aunque cuida a su padre, con quien vive, le ayuda con sus hijas", señala una de las personas consultadas por Vanity Fair. "Nunca hablamos de política. Pero lo que sí te puedo decir es que, antes de casarse con Felipe, era una mujer tremendamente conservadora en lo concerniente al matrimonio. A veces caemos en la ligereza de pensar que alguien divorciado es liberal", critica Urdaci. La familia para Letizia es fundamental.

Se desmienten también los retoques a los que se habría sometido la reina. "Sólo se ha operado la nariz, jamás se tocó el mentón y es completamente falso, como se ha publicado, que vaya a someterse a una braquioplastia (intervención para tratar la flacidez de los brazos). ¡Pero si es pura fibra!", señalan sus íntimos. Eso sí, le gusta hacer ejercicio: footing o bici. Pero "no tiene entrenador personal".

"La vemos mucho más feliz ahora. Pero ella insiste en que sonríe y trabaja igual que antes".

Mensaje por Invitado » Mié 11 Jun, 2014 10:41 pm

Van a esperar a ser reyes para

Mensaje por Invitado » Mié 16 Abr, 2014 11:27 pm

Imagen

Mensaje por cumple » Sab 22 Mar, 2014 4:51 pm

Imagen

Imagen

Mensaje por + cine » Mié 12 Mar, 2014 9:14 pm

Imagen

Mensaje por Invitado » Jue 20 Feb, 2014 7:34 pm



La noche en el teatro de los Príncipes de Asturias
Don Felipe y doña Letizia acudieron hace unos días a ver 'Brokeback Mountain'

Mensaje por Invitado » Jue 20 Feb, 2014 1:05 am

Imagen


Pilar Eyre: "No le doy mucho futuro al matrimonio de Felipe y Letizia"

[...] Vives cerca del polémico palacete de la infanta Cristina. ¿Se la echa de menos en Barcelona?

Pues no.


¿Crees en su inocencia?

Jajaja no me hagas reír. ¿Tú crees que los niños vienen de París? Pues lo mismo.


El juez Castro le está echando un valor!!!

El juez Castro es mi héroe, se ha enfrentado a los estamentos más poderosos del país y gracias al apoyo de algunos periodistas y de casi todos los ciudadanos, sigue adelante. Pero me temo que esta guerra a la larga le pasará factura…


¿Te gustaría escribir Duques de Palma Confidencial? ¿Qué sorpresas nos encontraríamos?

Cada sábado en mi columna de El Mundo saco alguna, la última, los nombres que les daba el rey a sus dos yernos, a uno lo llamaba “el florero” y al otro “el arribista”.


Últimamente se habla mucho de la crisis matrimonial de los Príncipes de Asturias, ¿cómo les ves tú?

Yo no le doy mucho futuro a ese matrimonio, la verdad, la vida me ha hecho un tanto cínica y hay tan pocos matrimonios que duren… De todas formas, si somos un país moderno, también aceptaríamos un rey divorciado ¿o no? Mira el caso de Inglaterra, ¡divorciado y casado por segunda vez!


¿Cómo crees que están viviendo la imputación de sus familiares en el caso Noos?

El rey, destrozado… Por el daño que se le ha hecho a la institución y por lo que está sufriendo su hija…


¿Cómo ves a Letizia? ¿Crees que confía en reinar algún día o que lo ve muy crudo?

Letizia está muy segura en su papel, es la madre de la futura reina de España y eso no se lo va a quitar nadie, aunque se divorcie, aunque al rey le caiga muy mal, aunque su marido se enamore de otra… Ella sabe que este factor la protege de todo, es difícil no sentirte muy por encima de los demás con este as en la mano…[...]

Mensaje por Invitado » Mar 18 Feb, 2014 1:42 pm

Imagen
Los Príncipes de Asturias, sin crisis y en el cine

Las caras de sorpresa de la gente y los cuchicheos entre las parejas de novios y grupos de amigos poco tenían que ver con la película que acababan de ver, sino con la presencia de los Príncipes de Asturias en los pasillos de los céntricos cines Princesa de Madrid.

No tenemos conocimiento de por dónde entraron o por dónde salieron. Pero sí sabemos que las personas que se cruzaron con la pareja en el pasillo salían de la sala nueve, donde acaban de visionar 'La gran estafa americana'. Una película basada en hechos reales, con diez nominaciones a los Oscar, que muestra la trayectoria de un brillante estafador y su seductora compañera, que se ven obligados a trabajar para un tempestuoso agente del FBI que los arrastra al peligroso y, a la vez, atractivo mundo de la política y la mafia.

Ya se tenía conocimiento de que los Príncipes son asiduos a estos cines del centro de Madrid, pero no era a primera hora de la tarde, ni un día en el que está lleno hasta los topes. Fue el pasado sábado, a las doce de la noche. De hecho, la mayoría de las películas tenían el aviso luminoso de 'entradas agotadas'.

Como otra pareja más que el sábado por la noche hace el plan de ir al cine, esa era su actitud. Parados en el estrecho pasillo y con un comportamiento totalmente normal: ropa informal, poniéndose los abrigos y hablando amistosamente con otra pareja, con la que no parecía que hubieran acudido al cine. Y sin escolta visible. Tanto es así, que los cinéfilos pasaban a escasos centímetros de los Príncipes con actitud incrédula, sorprendida y el pensamiento de 'esto no me lo esperaba y, lo más seguro, es que no me vuelva a ocurrir'.

Muchos fueron los que esperaron en la puerta principal la salida de los Príncipes, pero pasados unos minutos y sin la presencia de la pareja la Plaza de los Cubos comenzó a despejarse. Ayudó a ahuyentar la masa de la puerta de un grupo de policías municipales que, casualmente, comenzó a inspeccionar la zona, llena bares y discotecas y grupos de jóvenes haciendo 'botellón'.

Parece extraña esta exposición de la pareja real a tanto público un sábado por la noche. Pero, ¿sólo acudían al cine como tantas parejas? ¿Atenúan los rumores de distanciamiento con este tipo de actos? ¿Se acercan a la población en un contexto en el que la imagen de la Familia Real no pasa por su mejor momento? ¿O tiene relación con el apoyo al cine y a los cines? Todos recordamos la última Gala de los Goya, el pasado 9 de febrero, a la que no acudió el ministro de Cultura, José Ignacio Wert. Sea como fuere, los Príncipes de Asturias disfrutaron de una noche de cine el pasado sábado.

Mensaje por forever » Lun 17 Feb, 2014 1:33 am

Imagen

Mensaje por Lisensiada » Dom 16 Feb, 2014 4:55 pm

Lo que nos faltaba: ahora se divorcian los princesos, ahora no se divorcian. Todo según informe la prensa rosa, que si letizia sale que si no sale. Jolin que mierda de prensa.......

Mensaje por Invitado » Dom 16 Feb, 2014 4:29 am

Imagen


Los Príncipes de Asturias despejan su agenda para San Valentín

Imagen

La repentina marcha de la princesa en Palma desató rumores de crisis

En las últimas semanas han protagonizado varias salidas nocturnas



Día libre. Para sus cosas. Cosas de príncipes y de princesas en San Valentín. La agenda de la Casa del Rey ha liberado al heredero y a su esposa de cualquier acto oficial. Ayer mismo inauguraban la nueva sede central de la agencia EFE, en Madrid, pero hoy disponen del día completo para renovar, si así lo desean, sus votos de amor. ¿Hay motivos? En las últimas dos semanas los columnistas y tertulianos ávidos de actualidad monárquica andan revueltos. Un titular inédito del diario El Mundo, señalaba a finales de enero que en el matrimonio del Príncipe “solo hay altibajos”. Y es inédito porque la información cita una fuente oficial de Zarzuela. De ahí el entrecomillado. ¿Una fuente oficial que se pronuncia sobre lo que ocurre en un matrimonio real? El resultado fue que, lejos de aplacar los rumores que desde hace unos meses sobrevolaban a la pareja, llevó de nuevo la crisis a la mesa de tertulia. “En mi opinión, esto es como el juego del teléfono estropeado. Todo se remonta al verano pasado. Quienes estamos habitualmente en Palma, fuimos testigo directo de la “huida” de doña Letizia de Marivent. Eso manifestó que había un problema, tal como publicamos en La Vanguardia y también los compañeros de ABC”. Mariángel Alcázar, cronista muy cercana al devenir de los Príncipes de Asturias, explica por qué doña Letizia abandonó Palma antes de tiempo: “Ella llevaba desde primavera muy tensa. Por un lado, el proceso a Iñaki Urdagangarin y por el otro, la publicación del libro de su primo, David Rocasolano, revelando detalles muy íntimos de su vida. Así como algunos periodistas sabemos que el Príncipe tapa de cara al exterior los problemas que pueda haber en el seno de la pareja, esta vez se plantó. El Rey despachaba con Mariano Rajoy y él quiso quedarse. A mi entender, doña Letizia antepuso sus sentimientos a la institución y el Príncipe no lo hizo. Sin embargo, tras ese episodio, ella reacciona y así vemos una Letizia distinta un mes después, en la presentación en Buenos Aires de la candidatura olímpica de Madrid”.

Imagen

En efecto. El Príncipe llega Buenos Aires el 4 de septiembre y ella se le suma dos días después. Él se muestra adusto y será ella quien lo busca. Con la mano y con la mirada, como recogen las imágenes de esos días. Es Letizia quien está pendiente. Incluso manda callar a políticos pocos respetuosos de la delegación española que cuchichean durante uno de los mejores discursos que haya dado su marido. También se le empañan los ojos en algún momento de la alocución de don Felipe. Algo ha cambiado desde el mes anterior. A finales de septiembre, los dos se van de copas por Madrid. En la coctelería Jose alfredo son testigos. Y volvemos a ver un pareja que se entiende en el teatro Campoamor de Oviedo durante la ceremonia de entrega de los premios Príncipe de Asturias, en el mes de octubre. Comienzan las salidas nocturnas de modo habitual. Cine y cena. Hasta se comen un kebab. Él no parece poner pegas a que la princesa asista a ver Depeche Mode, Jaume Anglada o Supersubmarina con sus amigas. Ni ella a que él se vaya a esquiar a Formigal. Juntos disfrutan de artistas más comerciales, como Shakira o Alejandro Sanz. La normalidad sui generis de la pareja parece ser de nuevo la tónica dominante.


Pilar Eyre, escritora especializada en monarquía e historia monárquica, apunta en esa dirección: “Si me lo preguntas hace unos meses, te hubiese dicho que estaban próximos a divorciarse. Ahora te diré que es justo todo lo contrario. Tengo dos fuentes excelentes que no me han fallado nunca. Una de ellas ve a la pareja en Madrid varias veces por semana. La segunda es de Barcelona, con quien también se encuentran cuando vienen por aquí. Ambas coinciden: se quieren y están muy unidos. Él está enamoradísimo de ella. También coinciden en que la princesa tiene un carácter difícil y eso ha ocasionado momentos complicados como el que conocemos de Palma. La institución monárquica a veces le pesa mucho. Pero por lo que me dicen, apuesto a que no se van a separar”. En los últimos días los hemos visto acudiendo a ver la adaptación operística de Brokeback Mountain en el Teatro Real y, sin constancia gráfica, sabemos que fueron a cenar al triestrellado restaurante DiverXo para celebrar el 46 cumpleaños de don Felipe el pasado 30 de enero. Ese mismo día, comieron en una pizzería de la Cava Baja con sus hijas. Son demasiadas las salidas públicas que hace la pareja como para tratarse del encubrimiento de una crisis que se habría conjurado a finales de agosto de 2013. Publicaciones europeas tan reputadas como ‘Paris Match’ recogen esos rumores pero apuestan por presentarlos como “la esperanza de una monarquía en crisis”.

Arriba